Printer Friendly

El arte de contar tributarios. Provincia de Chiapas, 1560-1821.

TADASHI OBARA-SAEKI y JUAN PEDRO VIQUEIRA ALBAN, El arte de contar tributarios. Provincia de Chiapas, 1560-1821, Mexico, El Colegio de Mexico, 2017, 788 pp. ISBN 978-607-628-096-6

Los tributos americanos se establecieron en el siglo XVI por la corona espanola para sujetar a los nuevos vasallos y a sus senores naturales, garantizar la permanencia de los espanoles, de un gobierno y de la religion, y atraer para el rey un excedente hacia sus cajas. La tributacion duro un buen tiempo puesto que los tributarios se extinguieron en el siglo XIX. Hacer cuentas sobre esos mismos sujetos del pasado es un arte que perdura hasta nuestro presente, aunque ahora son los historiadores quienes aprecian las calidades, establecen conceptos, suman y restan, en su trabajo por conocer este proceso en si y acercarse a la demografia del pasado. Los tributarios, los tributos y las formas de tributar son interes de los estudiosos de la Nueva espana desde las primeras decadas del siglo XX. Podemos hacer memoria de los libros de Lesley B. Simpson, The Encomienda in New Spain (Berkeley, 1929); de Jose Maria de la Pena y Camara, "El tributo", sus origenes. Su implantacion en la Nueva Espana. Contribucion al estudio de la Real Hacienda indiana (Sevilla, 1934); y de Silvio Zavala, La encomienda indiana (Mexico, 1935). El siglo entrego libros como los de Jose Miranda, El tributo indigena en la Nueva Espana durante el siglo XVI (Mexico, 1952); Charles Gibson, The Aztecs Under Spanish Rule (Stanford, 1964), y la edicion del Fondo de Cultura Economica de Woodrow Borah, El Juzgado General de Indios en la Nueva Espana (Mexico, 1996); formidables introducciones a esa realidad politica y social en la que diferenciarse como tributario, medio tributario, ausente, reservado, laborio, exento, cacique, indio, casta o de otras maneras, era el diario vivir de los pueblos.

El interes por una nueva revision de lo que conocemos acerca de los tributos americanos, desde los tributarios y a la luz de las nuevas investigaciones, lo senalo Aaron Pollack en un articulo publicado en Historia Mexicana. (1) Pollack puso en perspectiva una interesante bibliografia y explico la necesidad de conocer mas y mejor tanto el proceso de la tributacion como el de las contribuciones de indios que les siguieron. De hecho, anuncio el libro que comentamos sobre la creacion, desarrollo y abolicion del tributo en Chiapas, de Tadashi Obara-saeki y Juan Pedro Viqueira Alban, autores a los que felicito enormemente por su trabajo paciente hasta encontrar una forma de transmitirnos la aritmetica politica de hace siglos, de refrescarnos las formas antiguas de contar a las personas y a las cosas, y de frecuentar otra vez los documentos, ordenandolos y fotografiandolos para promover su consulta en la red. El arte de contar tributarios. Provincia de Chiapas, 1560-1821, es el libro indicado para los que gustan de las series largas de personas y de cosas, de cuentas en tostones, pesos, reales y maravedis, aunque no se trata de un drama en numeros sino en gente: el libro lo previene desde la portada, un fragmento del Codice de Tepetlaoztoc o Kingsborough. se trata de un espanol que golpea con un garrote a un indio y corre sangre, accion representada por multiples motivos y convertida en una imagen emblematica para referirse al siglo XVI. Una version estilizada sirvio para ilustrar la edicion en castellano del mencionado libro de Gibson, Los aztecas bajo el dominio espanol, 1519-1810 (Mexico, 1967). La corona espanola efectivamente tuvo que crear un orden en los tributos para acabar con algunos de los muchos abusos propiciados por la conquista. La recoleccion del tributo produjo en America y Espana abundantes legislaciones y legajos de documentos que fueron pormenorizando, lo que cambio o permanecio desde el origen y hasta el final de esta relacion de compromiso de los indios americanos para con los reyes espanoles, en debido reconocimiento de su soberania.

Los tributos para los espanoles: para la corona, los funcionarios, los encomenderos y la Iglesia, representaron una derrama como lluvia una o dos veces al ano, aunque las leyes siempre aspiraron a una mayor frecuencia (los tercios anuales). Eran casi un mana, pues el empadronamiento de las personas, el rateo y la recoleccion de los productos y el dinero nunca fueron propiamente faciles: el sistema tributario probo modalidades a lo largo de los siglos, estaba condicionado por las distancias, era proclive a los abusos de los gobernadores indios y funcionarios espanoles, tardaba anos la reparacion de las ofensas, llego a ocasionar protestas y hasta estallo por varios lugares y tiempos en una gran violencia. sin embargo, el tributo estaba tan asumido por los indios y suficientemente atendido por las autoridades, que se convirtio en el ramo mas constante y permanente de las cajas del rey. Este solo volumen es el resultado de una larga investigacion sobre ese tributo y la poblacion en la provincia de Chiapas, amigable con el lector y ameno hasta donde los calculos lo dejan, algo sobresaliente tratandose de cifras armadas por convenciones sobre una sociedad clasificada en razon de sus distintos compromisos. La preocupacion de los autores por no ofrecernos un texto arido, ambiguo o muy repetitivo es sobresaliente, aunque para lograrlo en un solo tomo el libro sacrifico la impresion de sus cuadros en el papel. No insertar los cuadros en el libro debio ser una decision dificil.

Es tan sencillo sostener que a partir de manana el libro sera de consulta imprescindible como complicado abordar su contenido. Podria la investigacion haberse entregado en mas tomos, ya que sus capitulos se pueden desprender con facilidad: sobre los tributarios, sobre los contadores, la tributacion y sus diferencias, las legislaciones, la calidad de las fuentes y el tratamiento de los papeles, las instrucciones para servirse de la base de datos, o la huella de la poblacion indigena en el tiempo. Los capitulos se componen de una introduccion y ofrecen una narracion cuyos apartados se exponen en cronologia para llegar a una conclusion, una coda o un parrafo que se encabalga con el del capitulo que sigue, capitulos que "depositaron" sus cuadros en el ciberespacio. Estos, junto con sus bases de datos y los respaldos fotograficos de las fuentes demograficas que avalan algunas de sus partes, se pueden visitar. (2) Asi acompanados, dichos capitulos dejan atras su lectura sencilla y se vuelven dificiles hasta para los estudiosos. El arte de contar tributarios forma parte de una transmision algo mas compleja del conocimiento, pues hablamos de una obra cuyos capitulos invitan a dos posibilidades de lectura: a extenderlos, o no, en la inmensidad de planas que ofrecen sus mencionados respaldos electronicos: las bases de datos con la que podemos interactuar y el archivo fotografico que nos permite cotejar. Es, pues, un libro apto para los interesados en la historia de por si que ofrece una forma directa de leerlo, sencilla y desprovista, aunque tambien permite una lectura en verdad compleja solo con analizar, capitulo tras capitulo, cada cuadro en su sitio para superar la lectura primera, con peligro de volverla infinita segun la intensidad del escrutinio. Lo cierto es que deberemos leer con el libro en las manos y frente a una pantalla para acceder al mismo tiempo a sus cuadros, hasta que sea posible descargarlos para contar con la comodidad de ambos en el papel.

El arte de contar tributarios cumple con la empresa de ensenarnos lo que atestiguan los archivos sobre la poblacion tributaria chiapaneca y los montos y destinos de lo que se tributo en dinero y en especie. Es un aporte al estudio de los tributos porque reune las dos cualidades: ser un acercamiento a la condicion de los tributarios de Chiapas durante los siglos coloniales y, a la vez, proporcionar una mirada universal y alargada de este sistema de vasallaje tan complicado, abarcador y exclusivo de America e Islas del Mar Oceano. Los capitulos senalan conceptos cuyo entendimiento no se tenia para comprender las modificaciones a las cargas tributarias, sus diferencias y desigualdades. Algo fundamental porque, cito del libro: "La definicion de tributarios es cambiante, detras se encuentran realidades distintas". Por eso, es de celebrar que la investigacion sustente con solidez un capitulo final sobre como evoluciono la poblacion indigena en el Chiapas colonial. Estamos tambien, pues, frente a un aporte sustancial a la demografia historica de Mexico y de America. El libro que aqui comentamos es de esos que necesitan un indice simple de entrada y el mismo indice desglosado al final, por hacerse indispensable la guia estructural de la obra. Con su repaso puede iniciarse la lectura del libro, si bien, para adentrarse en los capitulos existen otras propuestas: "el dos antes que el primero", como les propuso Thomas Calvo a los autores, es decir, leyendo el capitulo: "La cambiante definicion de tributario" antes que "Las cuentas y padrones de tributarios (1524-1817)". Los autores de libros como estos, grandes y complejos, no son partidarios de un solo orden de lectura y terminan invitando al lector a inventar cada quien el suyo, a modo de "una rayuela cortazariana", como proponen Obara-Saeki y Viqueira Alban en su introduccion, o Guilhem Olivier en las "Palabras finales". (3) A este ultimo autor, esa posible lectura cortazariana lo inspiro para propiciar desde su orden personal el otro abordaje.

Los interesados en los tributos y los tributarios americanos tienen en este libro un formidable mundo de comparacion. Si la tributacion es una, son notables las variantes que observa en Chiapas este sistema de transferencia de la riqueza de los indios a los espanoles. Tambien sobresalen las variantes que en el fondo no lo eran, o la observancia de los mismos procedimientos en diferentes moldes y por distintos agentes recaudadores. En una comparacion al vuelo con la Nueva Espana, por ejemplo, la palabra "matricula" o "retasa", siendo tan sustantiva en la organizacion del tributo en sus once provincias, no es palabra que aparezca en El arte de contar tributarios mas que un par de veces. Son de llamar la atencion, ademas, los desfases en la legislacion tributaria del siglo XVIII, cuyos cambios mas grandes se plasmaron en Chiapas en las Instrucciones de 1767, cuando en Nueva Espana el momento llego en 1770 y se intensifico entre 1784 y 1795. Es curioso que los frutos de los indios en encomienda, en especie y en dinero, se administraran tan distinto, en especial hacia el final de la tributacion. El sistema se modernizo mas y mas pronto en Chiapas y en la provincia de Merida que en las restantes provincias tributarias de la Nueva Espana, desde que en las primeras dejo de considerarse tanto a la mujer como a las diferencias de estado civil de los hombres en el calculo de los tributos y pudo determinarse un unico sujeto tributario. Admira que en Chiapas la tributacion hubiera terminado con medio siglo de padrones de puros tributarios enteros, como en Yucatan, y no en las restantes provincias tributarias, donde prevalecieron los medios tributarios. Por cierto, El arte de contar tributarios, que cultiva cuando estima pertinente la comparacion con Nueva Espana, no se acerco lo que yo hubiera querido a la historiografia particular sobre la cuestion tributaria de la provincia de Merida de Yucatan. Son sensibles las semejanzas con Chiapas respecto de la conversion de los tributarios en enteros, segun se dijo, y por demas interesantes las diferencias entre ambas provincias, tanto en el destino de los productos del tributo, los de doctrinas y diezmos, como en la vitalidad de la encomienda en la provincia de Merida, en contraste con su extincion en la de Chiapas.

Volviendo a la comparacion con las provincias de Nueva Espana, diferencias muy notables atanen, por ejemplo, a los conceptos del tributo "de servicio": del toston, los medios reales de ministros y hospital y la siembra de comunidad. En el caso de Chiapas, como asientan los autores respecto de tributos y servicios: "nunca lo entendieron diferente los mismos sujetos en los que recayeron". En Chiapas, ademas, se englobaba en la clase de los laborios a la gente de color quebrado que debia tributar, lo que impide reconstruir la serie vital de los negros. Tambien es notable que entre los "reservados" del tributo en Chiapas se incluyera a los viejos, pues en Nueva Espana dejaron de contarse muy pronto, ya que ningun beneficio retribuia entretenerse con ellos. Como dicen nuestros autores, "nunca habia tenido sentido apuntar a los hombres que habian rebasado la edad de tributar". Pero haberlos contado resulto formidable pues aumento la certeza de la cuenta poblacional para reconstruir estadisticas vitales mas certeras. Las series, como bien dicen los autores, en Chiapas son mas homogeneas de lo que parece: asi pudieron concluir su libro con un "Panorama general de la evolucion de la poblacion tributaria en la provincia de Chiapas (1585-1817)", un regalo para una reconstruccion de la poblacion total. Aparte de la utilidad de la comparacion, me parece importante subrayar que nuestros autores siguen fortaleciendo su critica al concepto que habia prevalecido de mestizaje de sangre, al explicar la exogamia o matrimonio de indios e indias con los de otros pueblos, tal como lo han hecho desde trabajos previos. Termino felicitandolos por la destreza que desarrollaron para comprender el sentido de las operaciones antiguas, la logica de los "calculos prudenciales" para deducir tributarios, atendiendo a equivalencias, variables, con fanegas de grano, con mantas, gallinas de castilla, chiles, y por la agilidad para sumar fracciones de tributarios haciendo enteros: las mujeres solteras y viudas alguna vez se tomaron como un tercio de tributario.

Marta Teran

Instituto Nacional de Antropologia e Historia

(1) Aaron POLLACK, "Hacia una historia social del tributo de indios y castas en Hispanoamerica. Notas en torno a su creacion, desarrollo y abolicion", en Historia Mexicana, LXVI: 1 (261) (jul.-sep. 2016), pp. 65-160.

(2) http://juanpedroviqueira.colmex.mx/elartedecontartributarios

(3) Guilhem OLIVIER, Caceria, sacrificio y poder en Mesoamerica. Tras las huellas de Mixcoatl, "Serpiente de Nube", dibujos de Elbis Dominguez y Rodolfo Avila, Mexico, Fondo de Cultura Economica, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Fideicomiso Felipe Teixidor y Montserrat Alfau de Teixidor, Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos, 2015.
COPYRIGHT 2019 El Colegio de Mexico, A.C.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Teran, Marta
Publication:Historia Mexicana
Date:Apr 1, 2019
Words:2540
Previous Article:El poder de las letras. Por una historia social de las universidades de la America hispana en el periodo colonial.
Next Article:Ciclos de tiempo y significado en los libros mexicanos del destino.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters