Printer Friendly

El archivo del cabildo colonial antecedentes historicos.

Resumen

En la misma linea expositiva de Maria del Carmen Cayetano Martin en su articulo Archivos Municipales en America y Espana (S. XV-XVIII), nos detenemos en un aspecto no muy frecuentado por los estudios archivisticos: la historia de los "archivos de cabildo" o "archivos municipales" que surgen en la America colonial con la fundacion de ciudades. De manera divulgativa, rastreamos sus antecedentes historicos desde la romanizacion de la Peninsula Iberica hasta la plasmacion de la legislacion archivistica en la Recopilacion de Leyes de los Reynos de las Indias.

Palabras clave: historia archivistica, legislacion archivistica, archivos de cabildo, America colonial

Abstract

In the same expositive line of Maria del Carmen Cayetano in her article Municipal Archives in America and Spain (S. XV-XVIII), we stop in an aspect not very frequented by the archivistic studies: the history of the "archives of the town council" or "municipal archives" that emerged in the colonial America with the foundations of cities. As an informative way, we trace its history antecedents, from the romanization of the Iberian Peninsula to the shape of the archivistic legislation in the Recopilacion de Leyes de los Reynos de las Indias (Spanish Law codes of the Indian Kingdoms).

Key words: archivistic history, archivistic legislation, archives of the town council, colonial America

El archivo se funda

El registro de la memoria a traves de la creacion y la formacion del archivo, constituido este por la sedimentacion documental, natural y espontanea del desarrollo de cualquier actividad de gestion, se origina con el nacimiento de los primeros grupos sociales, en epoca prehistorica, incluso antes de la invencion de la escritura1. Antes, matizariamos con Goody, que la invencion de un "sistema completo de escritura". Jack Goody, junto a otros estudiosos de la cultura escrita, considera que, en sociedades antiguas, el uso "no textual" de la escritura, "no sintactico" o "descontextualizado" (en terminos de la estructura de la oracion), materializado en listas de varias clases que conllevaban el mantenimiento de archivos, afecto a distintas areas de la comunicacion, pero domino los usos administrativos. Y la "administracion", es decir, "la contabilidad", nos dice, "tiene primacia en el origen de la escritura, esto es, el tipo de administracion que caracteriza el estado burocratico complejo" (2.)

Precisamente seria este "estado burocratico complejo", con el Descubrimiento de America y durante tres siglos, el que soportaria la relacion entre instituciones civiles, militares y religiosas de la Metropoli y las instituciones, con sus respectivos archivos, que se iban creando en el Nuevo Mundo. Un estado centralista que con un solido sistema administrativo y juridico, tendria en el documento legal el medio de enlazar el Viejo Mundo con el Nuevo y, por tanto, perpetuar su dominio.

A los descubridores y conquistadores les siguieron los letrados, a la accion militar siguio la accion legal. Las Capitulaciones, el Requerimiento y las Actas fundacionales de poblaciones se iban a erigir en tres tipos documentales emblematicos que posibilitaban legitimar mediante la ley la construccion de un sistema administrativo rigurosamente organizado (3.) Por el interes que ahora nos concierne, limitandonos a las Actas fundacionales de poblaciones, previa emision de Real Cedula de fundacion, con estas se legitimaba en derecho la concesion a las recien nombradas poblaciones (ciudades, villas o pueblos) de "terminos y jurisdiccion competente" para poder solicitar en ellas "merced de solares" (4.)

Despues del desconcierto de los primeros descubrimientos, inmersos ya en un proceso de racionalizacion y estabilizacion del dominio de las tierras del nuevo mundo, habia que constituir un modelo administrativo institucional a imagen y semejanza hispanica, que garantizase el control y la gestion de hombres, recursos y bienes y para ello debian aplicarse las normas, sujetas al Derecho castellano, que regulaban la constitucion y el gobierno de nuevas poblaciones.

Cenidos al marco de las leyes espanolas, los interesados en llevarse a cabo la nueva fundacion, buscaran a traves de un proceso de burocratizacion en el que deben intervenir los propios interesados e instituciones como los Cabildos, las Gobernaciones, las Reales Audiencias y el Consejo de Indias, que esa fundacion se haga realmente efectiva y se legitime ante la ley para ser asumida y aceptada por los ciudadanos. Por tanto, el "documento escrito" y su custodia, como prueba y testimonio de fundamento juridico, sera el instrumento material que de constancia de ello (5.) Con la nueva fundacion, se hace realidad el ideal urbano de hacer planta en forma de pueblo "y formando el Cabildo, Justicia y Regimiento [...] senalen o hagan casas de Cabildo, Juzgado y Carcel y demas obras necesarias para la expedicion de todo, que para ello se les amplia facultad sin limitacion" (6.)

La casa del cabildo cobijara dos espacios de poder tan decisivos como las propias instituciones del cabildo y el juzgado: la carcel y el archivo, simbolos de dominacion y efectivos habitaculos que ordenan, regulan y controlan la sociedad. Como ejemplo de la preocupacion por ambos, el Procurador General de la Villa de Medellin, el 2 de enero de 1676 solicita, en el capitulo tercero, se refuercen las medidas de seguridad de la carcel: "nombradas casas de Cabildo con separacion de Archivos y carceles y sala de ayuntamiento y que la carcel no es como debe estar, se le eche puertas de madera fuertes y reja de fierro por donde tengan socorro los presos pobres y que la dicha carcel tenga suficientes prisiones de grillos, cepo y corrientes y las mas necesarias y se requieran a los que son de su cargo nombre prisiones que de buena cuenta de dichos presos". Y en el capitulo decimo de la misma solicitud, se piden similares medidas de seguridad para que "los privilegios, cedulas y provisiones reales que puedan ser favorables a esta villa se traigan y guarden en un arca de tres llaves y que tenga la una el Alcalde ordinario y las demas a quien le pertenecieren segun uso y costumbre de villas y ciudades" (7.) lugar reservado proporciona una imagen del archivo que pivota generalmente en torno a lo

Pero mas que cualquier otro espacio, "la consustancial concepcion del archivo como oculto precioso [...] La voz archivo [sugiere] una suerte de lugar recondito, oculto a la mayoria de los ojos, gobernado por normas que ademas de regular estrictamente el acceso, definen el caracter patrimonial y privativo de un deposito documental, sacralizado en su simbologia, pues a su detentor corresponde articular el modo de acceso restringido" (8.) Mas alla de las acepciones mas usuales de custodia, guarda, proteccion y vigilancia que se le daba en los siglos XVI y XVII al termino archivo, "el poder, el secreto y la ley estan en el origen del Archivo; en su forma mas concreta, era la estructura en la que se alojaban quienes administraban la ley, sus lectores, sus magistrados; era el edificio que encerraba el poder de mandar" (9.)

Origenes de los Archivos de Cabildo

Durante trescientos anos, la historia de los archivos municipales o de cabildo en Espana y America, compartira caracteristicas comunes. Asi como se exportaron a las Indias metodos de construccion o sistemas de explotacion agricola y ganadera basados en la practica cotidiana y en la experiencia acumulada, tambien se llevaron las practicas de la escritura del quehacer burocratico cotidiano. La racionalizacion administrativa puesta en marcha en el siglo XVI espanol, tuvo en America un cauce de expresion inmejorable (10.) Como tantos otros autores, volvamos a repetir aqui las palabras de Vicenta Cortes Alonso: "Espana lleva a America todas sus instituciones, tal cual existian en la metropoli. La herencia medieval de registrar todos los actos publicos y privados en documentos pertinentes, sigue prosperando en el continente nuevamente descubierto y, al igual que en la Peninsula e Islas adyacentes, los hispanos redactaron peticiones, memoriales, testamentos, cartas, ventas, pesquisas, probanzas con el mismo interes" (11.) Parece relevante, por tanto, hacer una breve trayectoria historica de estos archivos municipales como depositarios de unos conjuntos documentales producidos en el ejercicio de las funciones cotidianas de los cabildos o ayuntamientos. Por otro lado, la historia de los archivos suele ser una parcela olvidada de la Archivistica. Profundizar en la historia de un archivo, en el estudio evolutivo de la organizacion y funciones de la institucion productora, son requisitos imprescindibles a la hora de afrontar su organizacion y descripcion.

Los pueblos prerromanos de la Peninsula Iberica

Siguiendo la sintesis realizada por Javier Barrientos Grandon en la Primera Parte de su Curso de Historia del Derecho (Derecho Romano y Romanizacion, s. III a.C.- s. V d. C.)(12), al momento de la llegada de los romanos a la Peninsula Iberica (segunda decada del siglo III a.C.), existian en ella diversos pueblos, que podian agruparse en dos grandes areas historico-culturales:

1) La indoeuropea, que se extendia en el norte y oeste peninsular y que comprendia desde el Cantabrico por el norte hasta el rio Guadiana por el sur y desde el valle medio del Ebro y el sistema Iberico por el oeste hasta el Atlentico por el sur. En esta area se encontraban, entre otros pueblos, los celtiberos ubicados en los valles del Jalon y Jiloca, margenes derechas del Ebro, altas cuencas del Duero y la llanura hasta el Tajo; los carpetanos en el valle del Tajo; los vacceos en el valle medio del Duero; los vetones en ambas vertientes de las Sierras de Gredos y Gata; los verones en La Rioja; los vardulos en parte de la provincia de Guipuzcoa; los cantabros en la cornisa cantabrica entre los rios Anson y Sella; los astures al oeste de los anteriores; y los galaicos en la luego Gallaecia romana. La formacion de estos pueblos del area indoeuropea estuvo vinculada a la llegada a la Peninsula Iberica de pueblos indoeuropeos (celtas) a traves de los Pirineos durante la primera mitad del primer milenio antes de Cristo.

2) La Iberica, que ocupaba el sur de la Peninsula e incluia la region del Levante, Cataluna, Andalucia, parte de la Extremadura y el Algarve portugues, influida por las culturas de los campos de urnas y la tartesica, y por las colonizaciones griega, fenicia y cartaginesa. Se encontraban, entre otros pueblos, los arenosios, andosinos, cerretanos, ausetanos, indiketas, bergistanos y lacetanos en Cataluna; los ilergetas, sedetanos y suesetanos en el valle del Ebro; los edetanos y contestanos en el pais Valenciano; los deitanos, mastienos y bastetanos en el Sudeste hispanico; los oretanos en la Alta Andalucia; y los turdetanos en el valle del Guadalquivir. Al comenzar el primer milenio antes de Cristo, que coincide con la etapa del Bronce Final, se advierte en esta area la influencia tartesica. En Cataluna y el valle del Ebro se produjo la penetracion de la cultura de los campos de urnas y entre los siglos VIII y VI a.C. se vivio una fase orientalizante, marcada por el influjo de la colonizacion fenicia y, a partir de este ultimo siglo en el que se produjo la crisis de la cultura tartesica, comenzo a notarse la influencia griega.

Se conoce la existencia de diversos documentos epigraficos denominados "tesseras", documentos portatiles de bronce o plata que tenian formas figuradas de animales (osos, caballos, jabalies, delfines), o formas geometricas, o manos entrelazadas y algunas de ellas estaban escritas en lengua iberica y celtiberica y otras en latin, cuyas fechas se situan entre el siglo II a C. y el siglo I d.C. Igualmente es conocido el elevado nivel cultural de los tartessos, comparable al de sus contemporaneos griegos, entre cuyas manifestaciones destaco su singular alfabeto propio. Estrabon, en su Geografia, refiriendose a los turdetanos y turdulos (descendientes de los tartessos), escribia que poseian leyes escritas en versos: "Tienen fama de ser los mas cultos de los iberos, poseian un alfabeto, y tienen escritos de antigua memoria, poemas y leyes en verso, que ellos dicen de seis mil anos" (13.) Pero dentro de cada una de estas areas (la indoeuropea y la iberica) existia una pluralidad de pueblos, como acabamos de ver, con manifestaciones culturales mas o menos semejantes, solo testimoniadas a traves de la arqueologia y las obras de autores griegos y romanos, que no constituian ninguna unidad politica territorial.

La romanizacion

El origen de los gobiernos municipales y, en consecuencia, el origen de sus archivos en la Peninsula Iberica coincide con el dominio romano (S. III a.C.-S. V d.C.). Como en el resto de las provincias del Imperio, su intensa actividad economica y administrativa exigia la creacion de archivos en los gobiernos municipales, practica municipal inspirada, como en otros aspectos institucionales, en los modelos estatales.

Segun principios administrativos y juridicos bien definidos, la civilizacion romana trae consigo los sistemas de organizacion interna de las colonias y municipios, creando unas nuevas relaciones sociales y estructuras politicas. Las ciudades o localidades indigenas eran incorporadas a la influencia romana mediante un estatuto juridico particular, definido por las condiciones en las que hacian la paz con Roma, y en dicho estatuto se consignaba el marco juridico de sus relaciones reciprocas. De esta manera podian ser ciudades federadas, libres, estipendiarias o dediticias. La determinacion de su situacion juridica, no afectaba su organizacion propia, pues la ciudad se mantenia conforme a su estructura interna, sin embargo, anota Javier Barrientos, "la politica romana tendia a difundir su modelo urbano de vida que estaba representado por el municipio al cual se pretendia que progresivamente se adecuaran las localidades indigenas" (14.)

El municipio (munus-capere) era una ciudad de tipo romano organizada a imagen de la Roma republicana y en el habia magistraturas, una curia (senado) y una asamblea municipal (comicios). Los magistrados mayores del municipio eran los duoviri, elegidos anualmente por la asamblea municipal, podian convocar a la curia y fiscalizaban a actuacion de los quaestores (encargados de la recaudacion y administracion de la hacienda local). Se encontaban tambien los aediles (magistrados menores) y los apparitores (diversos subalternos). La curia u ordo decurionum, hacia las veces del Senado en el municipio. Sus miembros eran los decuriones, vitalicios, generalmente aristocratas locales y de numero variable en las diversas ciudades, normalmente cercano a la centena. La asamblea municipal se dividia por tribus y su principal competencia consistia en la eleccion de los magistrados.

En el intento de asimilar a los indigenas a la vida civil (civitas), Roma actuo gradualmente. Solo cuando una ciudad indigena se encontraba lo suficientemente romanizada en el plano cultural, o como privilegio por su fidelidad o adhesion, le otorgaba la posibilidad de convertirse en un municipio latino y, solo posteriormente podia alcanzar la calidad de municipio romano. La ciudad convertida en municipio recibia una lex municipal que fijaba su organizacion. Existio un modelo de ley municipal que era otorgado a cada ciudad con las variantes o modificaciones exigidas por las particularidades propias del asentamiento.

No se han conservado los archivos de estas comunidades, pero conocemos relativamente bien el funcionamiento de las mismas gracias, sobre todo, "a la conservacion en parte de algunos estatutos locales por los que se rigieron algunas de ellas. La que fue antigua provincia Betica ha aportado los principales testimonios. A las ya conocidas leges municipales de Salpensa [Hacialcazar] y Malaca [Malaga], epoca flavia, y a la que tuvo la colonia de Urso [Osuna], creada por Cesar, ha venido a anadirse [...] la publicacion del estatuto del Irni, un pequeno municipio Flavio"15. Esa documentacion, mas otra de caracter epigrafico, la legislacion imperial o las fuentes literarias y numismaticas, nos permiten comprobar cual era la dinamica municipal de las ciudades occidentales del Imperio Romano: competencias de las magistraturas con poder ejecutivo, poderes y funcionamiento de la curia o senado municipal, los comicios para elegir cargos, la organizacion del sistema judicial, las obras publicas, festividades religiosas, finanzas comunales, espectaculos publicos, etc.

Las ciudades contaban con personal burocratico a las ordenes de los magistrados y curia, que estaba dedicado a redactar, organizar y custodiar la documentacion generada por sus actividades administrativas. El escriba publico, un funcionario mezcla de escribano, archivero y notario, seria la figura encargada de ello (16.) La propia existencia del archivo testimoniaba la soberania y capacidad gestora de las autoridades locales o municipales. El registro de los expedientes municipales (documentacion de control administrativo, legislativa o financiera) obedecio a exigencias practicas y era necesario para cualquier futura referencia, podia servir como prueba y constatacion oficial de antecedentes. En el estatuto de Urso (44 a. C.), senala Rodriguez Neila, "la expresion tabulae publicae sirve para denominar genericamente al archivo de la colonia, como vemos tambien en uno de los Decreta Pisana del 4 d. C., mientras que en la ley municipal de Irni se habla de las tabulae communes municipum eius municipii en el mismo sentido. En ambos casos la voz tabulae indica cual era el principal tipo de soporte material utilizado para conservar los documentos locales, las tabulae ceratae (tablillas enceradas), tal como era uso comun en el mundo romano, aunque podia utilizarse igualmente el papiro. De ahi que se empleara corrientemente la palabra tabularium con el significado de archivo" (17.)

Como personal competente del tabularium o archivo, Ildefonso Fernandez, nos habla del Magistrado (el encargado de la custodia y direccion del archivo y del personal que en el trabajaba), el Tabularius (el archivista encargado del ordenamiento y deposito de los registros) y los Adiutores (ayudantes de archivo) (18.) Y entre la documentacion que debia custodiar el tabularium, notemos en ella las similitudes con la documentacion actual, podiamos encontrar: los decretos y actas de la curia, registros financieros que tienen que ver con la contabilidad del erario publico (registros de multas, libros de caja, registros de sueldos, prestamos, arrendamientos, de manumisiones, etc.), registros de las propiedades inmobiliarias rusticas y urbanas (catastros), listas de ciudadanos (padrones y censos), juramentos de magistrados y escribas (expedientes de nombramiento y juramento de cargos), documentacion de los comitia (las elecciones anuales), relaciones de decuriones, de magistrados municipales, de personal auxiliar; documentos concernientes a las relaciones exteriores de las ciudades (las tablas de hospitium y patronatus), calendarios de dias festivos e inhabiles para actividades oficiales, o documentacion de actividades judiciales (19.)

El dominio visigodo

El dominio visigodo (S. V-VIII) implanto un nuevo Estado basado en una monarquia fuertemente respaldada por la Iglesia a traves de sus concilios. Segun Rosana de Andres (20), la administracion del Estado hispano-visigodo, la organizacion de sus instituciones politico-administrativas, se apoyo en la doble tradicion romana y germanica. La maxima direccion de la administracion publica correspondia al rey. El nombraba a los delegados que actuaban en su nombre en todos los territorios que formaban el reino con la colaboracion de organismos reales como el Oficio Palatino, el principal. El Oficio Palatino era el nucleo del Consejo del rey o Aula Regia y estaba constituido por la Casa o Corte real, con los grandes o maiores platii, jefes de los diferentes servicios del palacio, y con los minoris palatii, los oficiales subalternos. Estos servicios eran dirigidos por distintos comites que tenian a su cargo los oficios de la Casa del rey (Ej.: conde de los camareros de palacio, conde de la mesa real) y los oficios publicos como el conde del Patrimonio o el conde de los Notarios.

La Administracion territorial del Estado hispano-godo, aun con elementos de la organizacion germanica, tomo las bases de la organizacion de las antiguas provincias hispanicas del Bajo Imperio romano. Los grandes distritos administrativos (ducatus) controlados por los visigodos estaban a cargo de jefes militares llamados duces o de funcionarios con el titulo de comes o condes. En cuanto a la administracion municipal, el aumento de latifundios privados hizo que la curia municipal perdiera la administracion de grandes territorios de las provincias y su estatus como centros de una unidad administrativa territorial. Asi, se puso al cargo de las ciudades a un nuevo funcionario, el judex o tambien comes civitatis, con funciones judiciales, financieras y militares, pero sometido a la inspeccion del duce de la provincia. Aun asi, existian aldeas o vicos libres de la dependencia senorial y con una organizacion local rudimentaria basada en la asamblea publica de los vecinos. En general, recuerda Rosana de Andres, "la Administracion de los Estados hispanocristianos de la Espana medieval, presenta caracteres comunes derivados de la organizacion administrativa visigoda. El jefe supremo era el rey o el conde que dirigia todos los organos y oficiales de la Administracion central, territorial y tambien local desde que los nucleos de poblacion urbanos empezaron a constituirse, a partir del siglo XI, en Concejos o Municipios. No obstante, las grandes propiedades territoriales o senorios pronto quedaron sustraidas a la accion directa de la Administracion publica, pues era el senor el que administraba y organizaba su territorio" (21.)

La conservacion de documentos hispano-visigodos es escasa y algunos motivos de su desaparicion son los del inevitable paso del tiempo, las persecuciones religiosas en la epoca de Leovigildo, la anulacion de documentos redactados segun la legislacion derogada por Recesvinto y la invasion musulmana. Segun noticias de la historiografia visigoda, existieron depositos documentales bajo diferentes denominaciones: scrinium, archa, thesaurus. Destacaba el archivo real y dado el caracter itinerante de las cortes, los traslados de su documentacion suponian perdidas y dispersion de la misma, acumulandose en distintos centros eclesiasticos. Desaparecida la monarquia visigoda, ya en la Alta Edad Media (siglos VIII-XI), apunta Concepcion Mendo, los lugares de conservacion de los documentos fueron las iglesias y los monasterios. Para el caso castellano-leones, el archivo que cuenta con los fondos reales mas antiguos es el de la Catedral de Leon, donde se conserva un palimpsesto del siglo VI y un diploma original en pergamino del rey Silo de Asturias del ano 775 (22.)

La formacion y consolidacion de los concejos medievales y sus archivos

Las ciudades musulmanas, nos dira Cayetano Martin, "a pesar de su elevado grado de desarrollo y de los valiosos prestamos culturales e institucionales que hicieron a la cultura occidental, no sobrevivieron a la conquista, ni en su organizacion, ni en sus archivos" (23.) El Municipio que los paises hispanicos conocen en la actualidad nace en la Edad Media. La creacion de los archivos municipales espanoles coincide con la formacion y consolidacion de los concejos medievales en un periodo que va del siglo IX al XIII, como consecuencia del proceso de repoblacion y reconquista iniciado tras la invasion musulmana (24.) A partir del siglo XII, el municipio ya era una entidad constituida de derecho publico, con jurisdiccion y autonomia, formada por el Concejo local y gobernada y administrada por sus propios magistrados y oficiales. "La necesidad de asegurar sus derechos, privilegios y terminos fue el motor que impulso a los pueblos a conservar, desde su fundacion, los documentos enviados por las autoridades civiles y religiosas, formando con ello el nucleo fundacional del archivo" (25.)

Para Borja de Aguinagalde, a lo largo del siglo XIII se consolidara el primer salto cualitativo en la historia de los archivos. La difusion del uso del papel (26), la sustitucion del latin por las lenguas "romances", la difusion social de la escritura y la recepcion del derecho romano, son algunos elementos importantes de esa concolidacion. Para el mismo autor, en el periodo que va de los siglos XIII al XV, tienen lugar algunos hechos sustanciales para la historia de los archivos:

1) Los archivos de este periodo nacen vinculados a los nuevos grupos sociales urbanos (comerciantes e intelectuales) que encuentran en la escritura el vehiculo idoneo de su desarrollo.

2) Se renuevan las instituciones juridicas, que mantendran tribunales y notariado estables.

3) La evolucion de la gestion administrativa forma la red o "servicios" de archivos de las administraciones centrales, que se mantendran durante todo el Antiguo Regimen.

4) Las nuevas administraciones territoriales y locales dan lugar a sus respectivos archivos, estables los municipales hasta hoy en dia en la mayoria de los casos.

Asi, sera durante este periodo cuando se forme, por un lado, la red de archivos y por otro, la tipologia de depositos documentales que caracterizaran el mundo de los archivos durante los siglos siguientes y, con algunas variaciones, hasta la actualidad (27.)

Las primeras normas legales de archivistica municipal

Para el estudio de tipologias documentales producidas por los municipios espanoles durante los siglos XII al XVIII que realiza Maria del Carmen Cayetano Martin en la obra

Los Archivos de la Administracion Local, entre las fuentes documentales que utiliza se encuentran las fuentes legislativas y al respecto de las mismas senala:
   Antes de 1348 el derecho tiene un ambito de vigencia puramente local.
   Cada ciudad,cada villa, tiene su sitema de leyes. El derecho
   visigodo, Fuero Juzgo, domina en Leon,Toledo...Fueros breves
   en Galicia, Asturias y parte de Castilla la Vieja. El derecho libre
   (Albedrio) en Burgos y parte de La Rioja, Alava y Vizcaya. Y los
   Fueros Extensos en la Extremadura Castellana, Cuenca, Jaen...
   Los reyes procuraron ordenar este caos legal favoreciendo la difusion
   de ciertos fueros, el de Cuenca por ejemplo. Alfonso X culminando
   esta politica intento imponer el Fuero Real, redactado entre 1252 y
   1255. En principio se promulga para ser concedido a las ciudades
   que carecian de fuero, o tenian un ordenamiento que no era aceptable
   para la corona, Talavera (1257), Madrid y Guadalajara (1262). La
   iniciativa no prospero. Ademas Alfonso X impulso la redaccion de un
   codigo universal por el que se debian regir Corte y el los
   funcionarios, el Rey, la Reino: Las Partidas (28.)


En 1348, en las Cortes de Alcala, Alfonso XI fija el sistema de prelacion de fuentes legales en Castilla: 1. Ordenamiento de Alcala, 2. Fueros Municipales y 3. Las Partidas. Durante el reinado de los Reyes Catolicos se impulsa la redaccion de compilaciones que recogen la legislacion dictada por la corona durante los dos siglos anteriores: Las Ordenanzas Reales de Castilla, impresas en 1484; el Libro de las Bulas y Pragmaticas (1503); las Leyes de Toro (1505); la Nueva Recopilacion (1567), vigente durante dos siglos y la Novisima Recopilacion de las Leyes de Espana (1805).

Con Alfonso X el Sabio (1252-1284) tiene lugar la recepcion del Derecho romano y la reorganizacion de la Cancilleria Castellana, que se mantuvo hasta 1474, ano del comienzo del reinado de los Reyes Catolicos. Y con Alfonso X se dictan las primeras normas legales que afectan a los archivos municipales y obligan a los escribanos de concejo a llevar registro de las cuentas y los documentos emanados por el concejo:
   Tenudos son los escrivanos publicos de las ciudades, e de las villas
   de guardar e fazer todas estas cosas que aqui mostramos primeramente
   que deven aver un libro por registro en que escrivan las notas de
   todas las cartas en aquella manera que el juez les mandare, o que
   las partes que les mandan y fazer la carta se acordaren ante ellos.
   E despues de esto deven fazer las cartas, guardando las formas de
   cada una de ellas assi como dicho es de suso en el titulo de las
   escrituras non mudando nin canbiando ninguna cosa de la substancia
   del hecho assi como en el registro fuere puesto [...] E otrosi
   dezimos, que en cada ciudad, e en cada villa deven aver otro
   registro, en que escrivan todas las cuentas de las rentas de su
   concejo para saber quantas son, porque si el Rey quisiere demandar
   cuenta de como fueron despendidas, que lo pueda saber por alli; e
   porque non sean demandadas las cosas a aquellos que non son en
   culpa (29.)


Se ha senalado a menudo "la casi total ausencia de normas legales de tipo general" que regulan los archivos municipales durante el Antiguo Regimen30. Hasta el reinado de los R.C. no llegaremos a encontrar archivos municipales correctamente estructurados desde el punto de vista legal. Dos son las leyes fundamentales que los R.C. redactaron:

1) La Pragmatica del 9 de junio de 1500, conocida tambien como Capitulo 19 de la Instruccion de Corregidores del mismo ano. Es la norma mas importante aprobada en todo el Antigio Regimen sobre archivos municipales. En ella se obliga a los corregidores a "hacer casas de Concejo y carcel do no la hubiere y arca en que se custodien los privilegios y escrituras y los libros de las leyes del Reyno"(31):
   Mandamos a los Corregidores, que se informen si en la ciudad, villa
   o lugar donde fueren proveidos, hay casa de Concejo, y carcel qual
   convenga, y prisiones; y si no las hubiere,den o rden como se hagan.
   Y otrosi, que hagan arca donde esten los privilegios y escrituras del
   Concejo a buen recaudo, que a lo menos tengan tres llaves, que la
   una tenga la Justicia, y la otra uno de los Regidores, y la otra el
   Escribano del Concejo, de manera que no se puedan sacar de alli; y
   que quando hobiere necesidad de sacar alguna escritura, la saque la
   Justicia y Regidores; y que aquel a quien la entregaren se obligue
   de tornarla dentro de cierto termino, y de conoscimiento dello, y
   quede en el arca del Concejo; y que el Escribano del Concejo tenga
   cargo de solicitar que se torne; el qual Escribano haga hacer los
   libros que tenemos mandado que se hagan, segun y como se contiene en
   la ley siguiente, y execute la pena en ella contenida; y haga que en
   la dicha arca esten las Siete Partidas, y las leyes del Fuero, y este
   nuestro Libro,y las mas leyes y pragmaticas, porque habiendolas,
   mejor se puede guardar lo contenido en ellas (32.)


Se institucionaliza con esta ley la famosa "arca triclave de privilegios y escrituras" como deposito documental cuyas llaves se repartiran entre la justicia, uno de los regidores y el escribano. Los prestamos documentales deben realizarse durante un tiempo limitado y deben ser controlados por el escribano. Tambien el escribano es el encargado de conservar en el arca las leyes generales del reino como las Siete Partidas y las Leyes del Fuero. Ademas de ser las bases, archivisticamente hablando, de lo que podriamos llamar la "biblioteca auxiliar" del archivo como apoyo a la gestion administrativa (33), la Ley, el Derecho escrito como una forma de control social de una nacion organizada burocraticamente que comenzaba a ser un imperio, custodiada en un arca de tres llaves, podria adquirir un caracter sacroinstitucional dentro de los concejos (34.)

2) La Pragmatica del 3 de septiembre de 1501 obliga a los escribanos de los concejos a formar registros de papel, en forma de "libro", con las cartas, ordenanzas, alcabalas y cedulas enviadas por los reyes. Estos libros-registro deben llevar sus correspondientes indices (tablas). Igualmente se les obliga a registrar en pergamino todos los privilegios y sentencias que la poblacion reciba. Los concejos para ello debian remunerar el trabajo de los escribanos:
    Mandamos a los Escribanos de Concejo de todas las ciudades y villas
    de nuestros Reynos, o a sus Lugares-tenientes, que cada uno dellos
    en su lugar haga hacer un libro de papel de marca mayor, en que se
    escriban todas las cartas y ordenanzas que, despues que reynamos
    aca, hobieremos enviado a cada una de las dichas ciudades y villas,
    sobre qualquier causa y razon que sea; y de ahi adelante hagan
    escribir en el todas qualesquier nuestras albalaes y cedulas que en
    los dichos Cabildos fueren presentadas; y en el comienzo de dicho
    libro este una tabla, en que se haga mencion de las cartas que
    alli estan, y sobre que es cada a, por manera que se pueda haber
    razon y cuenta de las dichas cartas y ordenanzas cada vez que fuere
    mandado: y ansimismo, que hagan hacer otro libro de pergamino
    enquadernado, en se escriban todos los privilegios que las dichas
    ciudades y villas y sus tierras tienen, y todas las sentencias que
    en su favor se han dado, asi sobre razon de los terminos como sobre
    otras qualesquier cosas tocantes al bien y pro comun de las dichas
    ciudades y villas; en el qual asimismo se escriban todos los
    privilegios que de aqui adelante les fueren dados y otorgados, y
    las sentencias que en su favor fueren dadas. Y mandamos a los
    Concejos d elas dichas ciudades y villas, que den y libren a los
    dichos Escribanos los maravedies que fueren menester para hacer los
    dichos libros, de manera que haya efeto lo de suso contenido (35.)


Estas dos Pragmaticas reales son las bases del desarrollo archivistico municipal y la legislacion posterior se apoya en ellas. Muestran ademas las practicas archivisticas que el siglo XV espanol estaba desarrollando, pues las disposiciones aprobadas por los R.C. regulan una situacion que de hecho ya venia produciendose (36.)

Todavia los volumenes documentales no eran cuantiosos, pero si, nos recuerda Cayetano Martin, se habian definido con claridad los tipos documentales basicos de la administracion municipal. Distribuidos en una clasificacion funcional, quedan agrupados de la siguiente manera: 1. GOBIERNO: Fueros, Cartas pueblas, Libros de actas, Cartas de hermandad, Ordenanzas, Cartas de poder y procuracion, Nombramientos, Mandamientos. 2. JUSTICIA: Autos judiciales, Sentencias sobre terminos. 3. ADMINISTRACION: Informes, Licencias municipales, Registros. 4. HACIENDA: Libros de mayordomazgo, cuentas de propios, Padrones, Repartimientos.

Sin querer ser exhaustiva, esta relacion, nos dice la misma autora, "da una idea, aproximada, del contenido del "arca". Sumando los documentos reales (privilegios, provisiones, sobre todo), tenemos el prototipo del archivo municipal que pasa al siglo XVI y se lleva a America" (37.)

La tradicion archivistica medieval espanola, normalizada legislativamente por los R.C., fue continuada y perfeccionada durante la Edad Moderna en los municipios espanoles. Considera Borja de Aguinagalde que los siglos XVI y XVII acentuan el periodo precedente que va del siglo XIII al XV (38):

1) Aumenta la difusion de la educacion y el aprendizaje de la escritura

2) El volumen de papel escrito crece de manera incontrolable tanto en los archivos administrativos centrales, judiciales y eclesiasticos, como en los municipales.

3) Sufriran evoluciones las practicas descriptivas archivisticas a la hora de formar los inventarios documentales en los archivos y los cambios se notaran sobre todo a partir del siglo XVIII.

4) Los archivos comenzaran a utilizarse con fines diferentes a los administrativos y por usuarios distintos a sus productores.

5) Aparecen los primeros textos desarrollando teorias archivisticas: "De Archiviis" (Venecia, 1623), de Baldassarre Bonifacio.

6) Se racionalizan las estructuras administrativas, especializandose y jerarquizandose, promulgando ordenanzas de gobierno y ordenando los escalafones de cargos administrativos.

7) La necesidad de informarse queda institucionalizada y asi, se ordenan y mejoran los sistemas y redes de correo.

La reglamentacion archivistica en los cabildos americanos En los objetivos sustanciales de conservar y custodiar la documentacion, garantizar su consulta e impedir su manipulacion, la reglamentacion establecida para los reinos de la Peninsula no va a ser diferente a la reglamentacion archivistica que regula la America espanola.

Las poblaciones que van fundandose durante la conquista y colonizacion del territorio americano, recibiran sucesivas disposiciones generales para regular sus archivos de cabildo o municipales y seran plasmadas en la Recopilacion de Leyes de los Reynos de las Indias. Una Real Cedula del 24 de julio de 1530 dada por Carlos I y otra de Felipe II del 1 de septiembre de 1548, incluidas ambas como Ley XXXI, Titulo I del Libro II, ordena a los cabildos y regimientos recoger la documentacion que concierne a sus comunidades, se haga inventario de la misma y se deposite en un archivo o arca de tres llaves que deben repartirse entre el alcalde ordinario, uno de los regidores y el escribano del cabildo. Ademas, un traslado del inventario documental, debia estar fuera del arca para su consulta. La Ley de 1530 nos habla ya de las tres funciones basicas de los archivos: recoger, conservar y describir su documentacion (39):
   Ordenamos y mandamos a los Cabildos y Regimientos de las Ciudades y
   Villas, que hagan recoger todas las Cedulas y Provisiones por los
   Senores Reyes nuestros antecesores, y por Nos dadas, en beneficio y
   privilegio de sus Comunidades, y las demas Escrituras y papeles que
   convengan, y hecho inventario de ellas, las pongan en un Archivo, o
   Arca de tres llaves, que la una tenga un Alcalde Ordinario por el
   ano que ha de servir su oficio, otra un Regidor, y otra el Escribano
   del Cabildo, o Ayuntamiento, donde esten en buena forma, y un traslado
   del inventario este fuera del Archivo, para que facilmente se pueda
   saber lo que contiene; y no pudiendose hallar en la Provincia algunas
   Provisiones, Cedulas, Ordenanzas, o Instrucciones,las pidan a los
   Presidentes y Oidores de las Audiencias del distrito, los quales les
   envien traslados de ellas autorizados, y los Cabildos nos avisen de
   las que conviniere enviar originalmente.


El 15 de abril de 1540, otra real cedula del emperador, confirmada doblemente el 13 de febrero de 1541 y el 21 de noviembre de 1600, obliga a las Audiencias a sacar copias autorizadas y validadas de todas las provisiones y cedulas reales para entregarlas a los

cabildos que las solicitaren con el fin de custodiarlas en sus archivos o copiarlas en sus libros (40):
   Mandamos que de todas nuestras Cedulas y Provisiones despachadas, y
   que se despacharen, y de las Provisiones de nuestros Virreyes y
   Presidentes Gobernadores, que tcaren al gobierno y bien de las
   Ciudades, pareciendo a las Audiencias que son comunes a toda la
   tierra, hagan sacar copias autorizadas y signadas en publica forma,
   y las dar y entregar a las Ciudades, Villas y Lugares de sus
   distritos que las pidieren, pagando los erechos que justamente deben
   a los Escribanos, para que las pongan en los Archivos y libros
   de Cabildo...


Sucesivamente, la legislacion referente al archivo del cabildo sigue insistiendo en el registro y guarda de sus documentos: que en los cabildos haya un libro en que se asiente todo lo que se acordare y se guarde con secreto; que las cedulas y provisiones no se abran sino en Cabildo; que sus originales se pongan en las arcas "para que esten con la decencia, guarda y custodia que conviene, dexando cada ciudad en un libro traslado de todas". Igualmente, que la correspondencia de virreyes, ministros y oficiales dirigida a los cabildos se asiente en sus libros; que no se extraigan del archivo documentos originales, pues "si algun juez, ordinario o delegado" tuviese necesidad de consultarlos, debe solicitarlos declarando los documentos que "ha de ver, reconocer y copiar" (41).

La regulacion archivistica no solo afectaba a ciudades y villas, tambien en los pueblos de indios existia una "caxa de comunidad" donde "ha de haber quatro libros de la cuenta, y razon: los dos de la entrada, y partidas por menor, que hacen su caudal, y de lo que se librare, y saliere de la Caxa para gastos necesarios, y comunes de las parcialidades, a quien tocan, y pertenecen: y otros dos, que en el uno se pondra por inventario relacion de todos los censos, con distincion de Comunidades, cuyos fueren, y que personas particulares son deudores, o quales Caxas Reales, y a que plazos, y sobre que bienes estan impuestos, con dia, mes, y ano, de las escrituras, y nombres de los Escribanos ante quien se otorgaron..." (42.)

Por supuesto, como vimos en Las Partidas y en la Real Pragmatica del 3 de septiembre de 1501, las funciones archivisticas del escribano del concejo, como oficial tecnico que daba valor publico a los procesos documentales, van a ser fundamentales para la "seguridad y buena forma de los registros y protocolos" y, con ellos, la averiguacion de la verdad y "la relacion de lo cierto" (43.) En el archivo del cabildo, entre los tipos documentales mas caracteristicos producidos por estos escribanos, podemos encontrar, ademas de las Reales Cedulas y Provisiones recibidas, las Actas capitulares, los Expedientes de elecciones de cabildantes y sus nombramientos, los Autos y Sentencias judiciales, las Solicitudes del Procurador General, las Cuentas de propios, los Padrones y los Repartimientos

Conclusiones

Ciertamente, como nos recuerda Constantino Bayle, el archivo que los escribanos formaban y custodiaban a traves del cumplimiento legal de sus funciones archivisticas (custodia de los libros, registros municipales, formacion de inventarios documentales), "fue uno de los simbolos de la ciudad, junto con el pendon real y el arbol de justicia o rollo" (44.)

La formacion de inventarios documentales en los municipios coloniales, demuestra la necesidad que tenian las autoridades locales de controlar la documentacion que producian los cabildos de los nucleos urbanos. La creacion de un nuevo centro urbano por parte de conquistadores o colonizadores espanoles, no solo significaba la apropiacion de los recursos economicos de sus respectivas jurisdicciones, sino tambien privilegios sociales y politicos en forma de puestos en el cabildo, precisamente la institucion que controlaba el acceso a los recursos. "Inicialmente, apunta Colmenares, los Cabildos de las ciudades distribuyeron no solo solares y huertas del perimetro urbano sino que comenzaron tambien a otorgar mercedes de tierras a veces en grandes extensiones". Y en el caso de los encomenderos, las primeras generaciones "monopolizaron los puestos en el Cabildo, lo que les permitio atribuirse grandes concesiones de tierras, a menudo en la vecindad de sus encomiendas. En este caso, como en el de la encomienda, se ve muy claramente como de los privilegios politicos se derivaban privilegios economicos y no a la inversa". En la epoca de la conquista, la ciudad surgia entonces "como un concepto patrimonial (derivaba del derecho de conquista) mas que como un mercado o un centro de especializacion de funciones economicas. Era fundamentalmente un concepto politico-patrimonial de dominio en el que privilegios economicos se derivaban de funciones politicas y no a la inversa" (45.)

Asi, los archivos de los cabildos, custodios de las actuaciones de sus cabildantes, reflejadas y validadas documentalmente ante la ley, asi como de los registros legales de sus propiedades, constituian "una herramienta fundamental al servicio de sus oligarquias en la medida en que reflejan sus decisiones y el cumplimiento de las leyes de la Monarquia. La conservacion de la documentacion se convertia asi en una necesidad al ser el elemento fundamental utilizado [...] y no faltarian razones de prestigio, de honor, para garantizar su custodia en el archivo, y legitimar asi sus actuaciones ante las generaciones venideras" (46.) Ademas, el archivo era fuente de informacion imprescindible para el gobierno y administracion del cabildo y, por tanto, para su mantenimiento y, con el, el mantenimiento de los privilegios de los cabildantes y sus redes.

Aunque ya matizada por varios autores como Jose Luis Rodriguez de Diego (47), Diego Navarro Bonilla, F. Borja de Aguinagalde o, en el contexto de los archivos municipales, por Mariano Garcia Ruiperez y Maria del Carmen Fernandez Hidalgo (48), segun la periodizacion de la historia de los archivos realizada por R.H. Bautier (49): 1. Epoca de los archivos de palacio (antiguedad); 2. La de los tesoros de cartas (siglos XII - XVI); 3. La de los archivos como arsenal de autoridad (siglos XVI - comienzos del XIX) y 4. La de los archivos laboratorios de historia (comienzos del siglo XIX a mediados del siglo XX); segun esta periodizacion, decimos, si podriamos hacer coincidir la etapa colonial espanola en America con la tercera fase de Bautier: la de los archivos como arsenal de autoridad (siglos XVI - comienzos del XIX), pues los archivos de las instituciones coloniales, por supuesto incluidos los archivos de cabildo de los que hablamos, iban a ser archivos satelites al servicio de la Administracion Central espanola.

Bibliografia

ALFONSO X el Sabio. Las siete partidas del sabio rey don Alonso el nono, nuevamente glosadas por el licenciado Gregorio Lopez del Consejo Real de Indias de su Magestad [Edicion facsimilar de la obra impresa en Salamanca por Andrea de Portonariis en 1555]. Madrid: Boletin Oficial del Estado, 1974, 3 vol.

ANDRES DIAZ, Rosana de. El Estado: documentos y archivos. En : ARTOLA, Miguel. Enciclopedia de Historia, VII. Madrid: Alianza Editorial, 1993. p. 85-130.

BARRIENTOS GRANDON, Javier. Curso de Historia del Derecho. Primera Parte: Derecho romano y romanizacion, s.IIIa.C.-s.V d.C. Santiago de Chile: Editorial LexisNexis, 2003. p. 1-56.

BAUTIER, Robert Henri. La phase cruciale de l'histoire des archives : La constitution des depots d'archives et la naissance de l'archivistique (XVIeme debut du XIXeme siecle. En : Archivum. Vol. XVIII (1968), p. 149-149.

BAYLE, Constantino. Los cabildos seculares en la America espanola. Madrid: Sapientia Ediciones, 1952.

BORJA DE AGUINAGALDE, F. Elementos para una historia de los archivos y la archivistica desde una perspectiva interdisciplinar. En : Irargi: Revista de Archivistica. No I (1988); p. 63-109.

BOUZA ALVAREZ, Fernando J. Del escribano a la biblioteca: La civilizacion escrita europea en la Alta Edad Moderna, siglos XV-XVII. Madrid: Sintesis, 1992. 160 p. CAYETANO MARTIN, Maria del Carmen. Archivos municipales en America y Espana (S. XV-XVIII). En : Boletin de la ANABAD. Vol. 1, No XXXIX (ene.--mar. 1989); p. 314.

--Introduccion a las series documentales de los archivos municipales castellanos. En : CAYETANO MARTIN, Maria del Carmen et al. Los archivos de la administracion local. Toledo: ANABAD Castilla-La Mancha, 1994. p. 13-92.

COLMENARES, German. La formacion de la economia colonial (1500-1740). En : OCAMPO, Antonio. Historia economica de Colombia. Bogota: Imprenta Nacional de Colombia, 1997. p. 3-54.

CORTES ALONSO, Vicenta. Archivos de Espana y America: Materiales para un manual. Madrid: Universidad Complutense, 1979.

CRONICA MUNICIPAL. Medellin: Concejo Municipal, 1966.

FERNANDEZ ROMERO, Ildefonso. Tabularium: el archivo en epoca romana. En : Anales de documentacion. No 6 (2003); p. 59-70.

GALLEGO DOMINGUEZ, Olga. El Archivo del Concejo de la Ciudad de Orense. En : Boletin Auriense. No XI (1981); p. 177-194.

GARCIA RUIPEREZ, Mariano y FERNANDEZ HIDALGO, Maria del Carmen. Los Archivos Municipales en Espana durante el Antiguo Regimen: Regulacion, conservacion, organizacion y difusion. Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 1999. 303 p.

GARCIA RUIPEREZ, Mariano y GOMEZ DIAZ, Rafael. Historia del Archivo Municipal de Talavera. En : Cuaderna: Revista de estudios humanisticos de Talavera y su antigua tierra. No 2 (1995); p. 89-114

GONZALEZ ECHEVARRIA, Roberto. Mito y archivo: Una teoria de la narrativa latinoamericana. Mexico: Fondo de Cultura Economica, 2000. 283 p.

GOODY, Jack. La logica de la escritura y la organizacion de la sociedad. Madrid: Alianza Editorial, 1990. 241 p.

GUAJARDO-FAJARDO CARMONA. Maria de los Angeles. Escribanos en Indias durante la primera mitad del siglo XVI. Madrid: Consejo General del Notariado, 1995. T. I. 555 p.

LODOLINI, Elio. El archivo del ayer al manana: La Archivistica entre tradicion e innovacion. En: Boletin de la ANABAD. Vol. 1, No XLV (1995); p. 39-50.

MATILLA TASCON, Antonio. Elementos de paleografia y diplomatica. Zamora: Imprenta Zamorana, 2000. 109 p.

MENDO CARMONA, Concepcion. Los archivos y la archivistica: Evolucion historica y actualidad. En : RUIZ RODRIGUEZ, Antonio Angel. Manual de archivistica. Madrid: Ed. Sintesis, 1995. p. 19-38.

MERCHAN FERNANDEZ, Carlos. Gobierno municipal y administracion local en la Espana del Antiguo Regimen. Madrid: Tecnos, 1988.

NAVARRO BONILLA, Diego. La imagen del archivo: representacion y funciones en Espana (siglos XVI y XVII). Gijon: Ediciones Trea, 2003. 227 p.

NOVISIMA RECOPILACION de las Leyes de Espana. 2 ed. facsimil de la de 1805. Madrid: Boletin Oficial del Estado, 1993.

RODRIGUEZ DE DIEGO, Jose Luis. Archivos del poder, archivos de la administracion, archivos de la historia (s. XVI-XVII). En : GENERELO, Juan Jose y MORENO LOPEZ, Angeles. Historia de los Archivos y de la Archivistica en Espana. Valladolid: Universidad, 1998. p. 29-42.

RODRIGUEZ NEILA, Juan Francisco. Archivos municipales en las provincias occidentales del Imperio Romano. En : Veleia : revista de prehistoria, historia antigua, arqueologia y filologia clasicas. No 8-9 (1991-92); p. 145-174.

* Articulo de Investigacion Cientifica tipo 3: de revision, segun clasificacion de COLCIENCIAS. Presenta resultados de investigacion. Fecha de recepcion: 22/06/06 Aceptado para su publicacion: 01/08/06

** Licenciado en Filosofia y Letras. Division de Filologia. Seccion: Filologia Hispanica. Especialidad: Linguistica, por la Universidad de Zaragoza-Espana. Doctor en Sistemas de Informacion y Documentacion. Ciencias de la Documentacion e Historia de la Ciencia de la Universidad de Zaragoza-Espana. Profesor del Area de Paleografia y Archivistica del Departamento de Historia de la Universidad del Valle. Alfonsorubi@telesat.com.co

(1) Lodolin, Elio. El archivo del ayer al manana: La Archivistica entre tradicion e innovacion. en: Boletin de la ANABAD. Vol. 1, No XLV, 1995. p. 39

(2) Goody, Jack. La logica de la escritura y la organizacion de la sociedad. Madrid: Alianza Editorial, 1990. p. 79.

(3) Por las Capitulaciones de Santa Fe, en las que se suscribia un contrato donde se senalaban los derechos de Colon y los de la Corona sobre cualesquiera territorios descubiertos, podriamos decir que "America existio como documento legal antes de que fuera materialmente descubierta". Gonzalez Echevarria, Roberto. Mito y archivo: Una teoria de la narrativa latinoamericana. Mexico: Fondo de Cultura Economica, 2000. p. 78.

(4) Acta del 29 de marzo de 1671 de la primera fundacion de la "villa nueva de Nuestra Senora de la Candelaria": "...y en este estado se presentaron algunas peticiones de diferentes personas pidiendo se les hiciese merced de solares para fundarse en esta villa por ser vecinos y las cuales se mandaron proveer en ellas mismas y que se asiente las mercedes y titulos que se despachan para que conste en este cabildo". CRONICA MUNICIPAL. Medellin: Concejo Municipal, 1966. p. 125).

(5) Al mismo tiempo que durante la Edad Moderna se fueron organizando un buen numero de archivos reales, tambien "se fueron fundando cada vez mas archivos municipales, nobiliarios, monasticos o, simplemente, de particulares. Y es que todos los poderes reconocidos como tales dentro de la estructura de la Sociedad por Estamentos quisieron recurrir a la escritura como prueba y testimonio de sus derechos". Bouza Alvarez, Fernando J. Del escribano a la biblioteca: La civilizacion escrita europea en la Alta Edad Moderna, siglos XV-XVII. Madrid: Sintesis, 1992. p. 12.

(6) Auto de fundacion de la villa de Medellin dado por el Gobernador Miguel de Aguinaga el 2 de noviembre de 1675. CRONICA MUNICIPAL, Op. cit., p. 163.

(7) Ibid., p. 167-168. "El arca, en la epoca que estudiamos, era una gran caja de madera con la tapa sujeta con goznes que se cerraban con una o dos cerraduras. Las otras llaves que se requerian implicaban generalmente el uso de candados". Guajardo-Fajardo Carmona, Maria de los Angeles. Escribanos en Indias durante la primera mitad del siglo XVI. Madrid: Consejo General del Notariado, 1995. T. I, p. 217. Una definicion mas exacta de estas arcas, nos la proporcionan M. G. Riperez y Ma. C. Fernandez al estudiar los archivos municiaples espanoles durante el Antiguo Regimen: "Estan construidas en madera, generalmente de nogal, y recubiertas en algunas partes de elementos metalicos. A ellos se unen las distintas cerraduras, en un numero variable [...] y las asaa para su transporte. Casi en su totalidad tienen forma rectangular, y su tamano varia notablemente, aunque siempre se suele garantizar su movilidad aun llenas de documentos, por lo que no podian ser excesivamente grandes. Algunas llevan grabadas el escudo de la localidad, inscripciones alusivas a su contenido u otros elementos decorativos. Las fuentes se refieren a ellas generalmente como "arcas", aunque no faltan otras denominaciones tales como ["arcon", "cofre", "cajon", "caxa", etc.]. Garcia Ruiperez, Mariano y Fernandez Hidalgo, Maria del Carmen. Los Archivos Municipales en Espana durante el Antiguo Regimen: Regulacion, conservacion, organizacion y difusion. Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 1999. p. 124.

(8 ) Navarro Bonilla, Diego. La imagen del archivo: representacion y funciones en Espana (siglos XVI y XVII). Gijon: Ediciones Trea, 2003, p. 85.

(9 )Gonzalez Echevarria, Op. cit., p. 61.

(10) Navarro Bonilla, Op. cit., p. 48-49.

(11) Cortes Alonso, Vicenta. Archivos de Espana y America: Materiales para un manual. Madrid: Universidad Complutense, 1979. p. 321.

(12) Barrientos Grandon, Javier. Curso de Historia del Derecho. Primera Parte: Derecho romano y romanizacion, S. III a.C.- S.V d.C. Santiago de Chile: Editorial Lexis-Nexis, 2003. pp. 1-56.

(13) Citado en: Barrientos Grandon, Op. cit., p. 16.

(14) Ibid., pp. 23-24. Igualmente, en el proceso de difusion del regimen municipal, tuvieron un papel importante las colonias de latinos o de ciudadanos que se fundaban en los territorios conquistados, pues ellas constituian los primeros modelos de vida civil romana.

(15) Rodriguez Neila, Juan Francisco. Archivos municipales en las provincias occidentales del Imperio Romano. en: Veleia: revista de prehistoria, historia antigua, arqueologia y filologia clasicas. No 8-9, 1991-92. p. 145. En 1981 se descubrieron en la colina del Molino del Postero, en las cercanias del Saucejo, seis tablas de bronce que contenian la ley municipal de Irni, Lex Irnitana, cuyo autor probablemente fue Domiciano, y que constaba de 96 capitulos, mas uno extravagante y una epistola de Domiciano fechada el ano 91, de los cuales solo no se conservan los 18 capitulos iniciales y los comprendidos entre el 52 y 58 (En: www.solorzano.cl/lex_municipalis_irni.htm).

(16) "En Urso [la actual Osuna sevillana] los escribas que no prestaban juramento no podian redactar los documentos de archivo: qui ita non iuraverit, is tabulas publicas ne scribito...(Lex Urs,. cap. 81)". Rodriguez Neila, Op. cit., p. 155.

(17) Ibid., p. 146-147.

(18) Fernandez Romero, Ildefonso. Tabularium: el archivo en epoca romana. en: Anales de documentacion. No 6 2003. pp. 67-68.

(19) Rodriguez Neila, Op. cit., pp. 149-173.

(20) Andres Diaz, Rosana de. El Estado: documentos y archivos. en: Artola, Miguel. Enciclopedia de Historia, VII. Madrid: Alianza Editorial, 1993. pp. 85-86.

(21) Ibid., p. 86.

(22) Mendon Carmona, Concepcion. Los archivos y la archivistica: Evolucion historica y actualidad. en: Ruiz Rodriguez, Antonio Angel. Manual de archivistica. Madrid: Ed. Sintesis, 1995. p. 23. Cfr. Matilla Tascon, Antonio. Elementos de paleografia y diplomatica. Zamora: Imprenta Zamorana, 2000. p. 14.

(23) Cayetano Martin, Maria del Carmen. Archivos municipales en America y Espana (S. XV-XVIII). en: Boletin de la ANABAD. Vol. 1, No XXXIX. Ene -mar. 1989. p. 5.

(24) Garcia Ruiperez y Fernandez Hidalgo, Op. cit., p. 19.

(25) Cayetano Martin, Op. cit., p. 6.

(26) Originario de China, inventado hacia el ano 153, de donde lo tomaron los arabes en el siglo VIII, introduciendolo en el IX en Espana; si bien no se tienen noticias de que hubiera fabricas en Espana hasta el siglo XII. El documento oficial en papel mas antiguo conocido en este pais es el "repartimiento de Valencia", por Jaime I, en 1237. En cuanto a documentos particulares, se conservan cartas del 1211. Matilla Tascon, Op. cit., p. 15.

(27) Borja de Aguinagalde, F. Elementos para una historia de los archivos y la archivistica desde una perspectiva interdisciplinar. en: Irargi: Revista de Archivistica. No I 1988, pp. 69-70.

(28) Cayetano Martin, Maria del Carmen. Introduccion a las series documentales de los archivos municipales castellanos. en: Cayetano Martin, Maria del Carmen et al. Los archivos de la administracion local. Toledo: ANABAD Castilla-La Mancha, 1994, p. 22.

(29) Partida III, Tit. XIX, Ley IX. ALFONSO X el Sabio. Las siete partidas del sabio rey don Alonso el nono, nuevamente glosadas por el licenciado Gregorio Lopez del Consejo Real de Indias de su Magestad [Edicion facsimilar de la obra impresa en Salamanca por Andrea de Portonariis en 1555]. Madrid: Boletin Oficial del Estado, 1974. vol. 2, p. 124-125.

(30) Garcia Ruiperez y Fernandez Hidalgo, Op. cit., p. 35.

(31) Tras esta Pragmatica, el corregidor castellano ve definitivamente consolidado su papel en la vida y el regimen local. Fue en realidad un personaje independiente del municipio, donde reside y ejerce su poder, y dependiente de la Corona. Es el delegado-comisario del poder real-central, preside las sesiones del regimiento o Ayuntamiento, detenta competencias judiciales, ejerce poderes gubernativos, despacha directamente con el Consejo Real, posee a veces poderes militares, es garante de buen orden ciudadano, controla precios del mercado local, actua como "interventor" de la hacienda municipal con atribuciones fiscales sobre rentas regias y convoca, preside y dirige las reuniones del cabildo. Merchan Fernandez, Carlos. Gobierno municipal y administracion local en la Espana del Antiguo Regimen. Madrid: Tecnos, 1988. pp. 83-84.

(32) NOVISIMA RECOPILACION de las Leyes de Espana. 2 ed. facsimil de la de 1805. Madrid: Boletin Oficial del Estado, 1993 [Ley II, Tit. II, Libro VII].

(33) Cayetano Martin, Maria del Carmen. Archivos municipales... p. 6.

(34) "Los compiladores de la Torah afirman que fue el propio Moises quien registro las leyes y las decisiones legales por escrito e hizo llevar una memoria de los viajes de los israelitas. El "escribio todas las palabras del Senor" y leyo el libro de la alianza a su pueblo cuando "acabado que hubo Moises de escribir en un libro las palabras de esta Ley", mando a los levitas poner "este libro de la Ley...en el arca de la alianza de Yave". El nombro funcionarios para que registraran las decisiones y ordenaran los asuntos en general". Goody, Op. cit., p. 64.

(35) NOVISIMA RECOPILACION de las Leyes de Espana. Ed. cit. [Ley III, Tit. II, Libro VII].

(36) Cfr. Garcia Ruiperez, Mariano y Gomez Diaz, Rafael. Historia del Archivo Municipal de Talavera. en: Cuaderna: Revista de estudios humanisticos de Talavera y su antigua tierra. No 2 (1995); pp. 89-114 y Gallego Dominguez, Olga. El Archivo del Concejo de la Ciudad de Orense. en: Boletin Auriense. No XI. 1981, pp. 177-194.

(37) Cayetano Martin, Maria del Carmen. Archivos municipales... pp. 8-9.

(38) Borja de Aguinagalde, Op. cit., pp. 84-85.

(40) Ibid., Ley XXX, Libro II, Tit. I.

(41) Ibid., Leyes XVI, XVII, XVIII, XIX y XX, Libro IV, Tit. IX.

(42) Ibid., Ley IX, Libro VI, Tit. IV.

(43) La Ley I, Tit. VIII del Libro V, es la Ley dedicada a los "escribanos de Gobernacion, Cabildo, y Numero, Publicos, y Reales, y Notarios Eclesiasticos". El escribano del cabildo se convertia en "el principal artifice de la actividad normal de la ciudad, y una de las primeras personas de la vida publica de la misma. De hecho, en la misma fundacion de una nueva ciudad, y al lado del fundador, siempre se encontraba el Escribano dando caracter oficial al acto y garantizando su reconocimiento tanto en las Indias como en Espana". GuajardoFajardo Carmona, Op. cit., p. 27. Para detallar las funciones de los escribanos del concejo, vease completo el apartado dedicado a la Escribania del Concejo. pp. 197-221.

(44) Bayle, Constantino. Los cabildos seculares en la America espanola. Madrid: Sapientia Ediciones, 1952. p. 360.

(45) Colmenares, German. La formacion de la economia colonial (1500-1740). en: Ocampo, Antonio. Historia economica de Colombia. Bogota: Imprenta Nacional de Colombia, 1997. p. 24-25.

(46) Garcia Ruiperez y Fernandez Hidalgo, Op. cit., p. 24-25.

(47) Rodriguez de Diego, Jose Luis. Archivos del poder, archivos de la administracion, archivos de la historia (s. XVI-XVII). en: Generelo, Juan Jose y Moreno Lopez, Angeles. Historia de los Archivos y de la Archivistica en Espana. Valladolid: Universidad, 1998. pp. 29-42.

(48) Para estos autores veanse aqui sus referencias bibliograficas.

(49) Bautier, Robert Henri. La phase cruciale de l'histoire des archives : La constitution des depots d'archives et la naissance de l'archivistique. XVIeme debut du XIXeme siecle. en: Archivum. Vol. XVIII. 1968, p. 140.
COPYRIGHT 2006 Universidad del Valle
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2006 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Rubio Hernandez, Alfonso
Publication:Historia y espacio
Date:Jul 1, 2006
Words:10673
Previous Article:Consideraciones en torno a la esclavitud de los etiopes y la operatividad de la ley, siglos XVI y XVII.
Next Article:Territorio Indigena de la sal en la Sierra Nevada del Cocuy. S. XVI.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters