Printer Friendly

El agro argentino en doscientos anos de historia.

El agro en la Argentina de 1810: "la civilizacion del cuero"

El modo de vida desarrollado por los espanoles en las regiones que hoy integran el territorio argentino no les impuso la exigencia de conquistar y colonizar la pampa. Durante tres siglos las praderas pampeanas pertenecieron a los venados, los flamencos, los avestruces y mas tarde tambien a los caballos y vacas salvajes. La tierra estaba cubierta por el pasto pampa y de tanto en tanto algun ombu interrumpia el horizonte.

Ciertas tribus nomadas consideraban a esas tierras como su propio hogar y despues que los espanoles introdujeron el caballo, los indios recorrian su extension en todas direcciones.

Diversas cronicas senalan que en los inicios del siglo XIX la vida era sumamente cara y que los agricultores y ganaderos trabajaban denodadamente pero no tenian mercado para los productos de sus haciendas y de sus cultivos.

El aislamiento geografico de las distintas regiones, y las trabas opuestas al trafico interprovincial obligo a desarrollar las producciones que permitieran la subsistencia diaria pero asimismo impidio la prosperidad de las actividades despues de satisfacer las necesidades internas de cada jurisdiccion. Trabas mediante, se fue generando el intercambio comercial de los distintos productos con que contaba cada region.

En lineas generales, el interior volcaba sus excedentes de produccion --transformaciones simples de materias primas rurales--hacia regiones cuya riqueza metalifera (Alto Peru) o ganadera (Litoral), les proporcionaba medios de pago suficientes para despreocuparse del abastecimiento. Los excedentes de produccion del interior no disponian de gran mercado pero ademas tampoco eran mayormente exportables.

"Buenos Aires, Entre Rios, Corrientes y Montevideo, por su ubicacion y produccion, requerian para su vida economica amplia libertad de exportar e importar. En cambio Cordoba, San Luis, San Juan, Mendoza, Tucuman, Salta, Jujuy y La Rioja, que vivian de industrias rudimentarias, necesitaban de una politica aduanera que las protegiera de productos similares extranjeros que competian en calidad y precio". Esa era dice Oddone, "la situacion que se presento el dia 25 de mayo de 1810, cuando los hacendados de Buenos Aires, que constituian la parte mas culta y progresista del Virreinato, hubieron destituido al virrey Cisneros, despues de gestionar en vano medidas encaminadas a asegurar y facilitar el comercio exterior y el desarrollo de la ganaderia" (Oddone, 1937).

Cuando la Revolucion de Mayo aseguro la libertad comercial, comenzaron a exportarse grandes cantidades de productos pecuarios pero a su vez entraron al pais torrentes de mercaderias extranjeras. El interior perdia totalmente sus mercados del litoral pero ademas los productos extranjeros llegaban a sus puertas y desplazaban a los propios. La industria domestica desarrollada durante el siglo XVII en pleno aislamiento interprovincial y una agricultura tecnicamente apenas desarrollada, no podian competir con los productos de paises mucho mas desarrollados que llegaban sin mayores trabas.

Pese a todas las divergencias, el interior no rompe con Buenos Aires, como lo hicieron Uruguay, Paraguay y Bolivia, pues ella era su unica salida al mundo exterior (Ingenieros, 1951). Las provincias del interior deseaban dominar el puerto bonaerense, mas que independizarse de el.

A fines del siglo XVIII aparece en el Rio de la Plata el saladero de carnes en forma comercial merced a franquicias aduaneras y abaratamiento de la sal, pero la verdadera industria bonaerense surge posteriormente por el libre intercambio y medidas de fomento que implantan los primeros gobiernos patrios.

Existiendo desde tiempo atras amplio mercado exterior, fundamentalmente constituido por esclavos de las plantaciones cubanas y brasilenas, el saladero encontraba ahora reunidas todas las condiciones necesarias para su desarrollo: novillos baratos, mercado seguro, facilidades de exportacion y seguridad en el aprovisionamiento de sal patagonica. La hacienda vacuna encuentra en el saladero su principal punto de colocacion.

Dice Ingenieros (1951) que "el salado necesita para su desarrollo: puertos, sal, peones y tierra: quien manejara esos elementos podria dirigir a su arbitrio la industria".

Mientras el saladero extendia sus actividades los ejercitos americanos luchaban por su independencia.

La aparicion del saladero como entidad industrial independiente de la estancia y su agrupamiento bajo un comando unico tuvo profundas repercusiones en la vida nacional. Estaban ubicados necesariamente sobre puertos pues sus productos iban a ultramar. La industria se concentro, pues, en las puertas de Buenos Aires y hasta alli debian llegar los animales de las estancias bonaerenses. Cuando solo se utilizaba el cuero, los estancieros criaban y mataban los animales en sus campos y alli mismo obtenian el cuero y la grasa que llevaban por medios propios al comerciante. Pero la preparacion del tasajo en gran escala introduce profundas modificaciones. El estanciero vende ahora el animal en pie; corre por cuenta del saladerista sacar el cuero, preparar el tasajo y extraer la grasa. Si la estancia no posee ubicacion adecuada, existe otra etapa mas: el invernador que compra al criador para vender al saladero.

Hacia 1810 nuestro pais debia tener apenas dos o tres millones de ovinos, de pesima calidad. Existian dos razas de caracteristicas dispares: una muy numerosa, era la criolla, de menudo cuerpo, con lana escasa, corta, enrulada y de colores diversos; la raza pampa, poco comun, tenia mas cuerpo y lana mas suave. En el litoral nunca se habia mostrado mayor interes por el ganado lanar; se dejaba a las ovejas procrear sin ningun cuidado, valorando mas su pellon que la lana, pero cuando el Rio de la Plata se libero de Espana, desaparecieron muchas de las limitaciones que trababan el desarrollo lanar. En 1813 llego a Buenos Aires un plantel compuesto por cien ovejas merinas y sus carneros y con ellos se fundo la primera cabana argentina en el campo "Los Altos", partido de Moron, que en el ano 1821 ya tenia 900 cabezas hasta que un incendio termino con la mayor parte de ellas.

A fines de 1815 Juan Manuel de Rosas abre el primer saladero "Las Higueritas" en el partido de Quilmes despues de formar, junto a otros socios capitalistas, la razon social: Rosas, Terrero y Cia. En poco tiempo surgen al menos otros 145 saladeros vinculados a la misma razon social.

Los saladeros, dice Barsky (2003) "introdujeron asimismo una forma de encarar estrategicamente el proceso de produccion, que tendia a la integracion de sus distintas etapas, exigia una infraestructura de mayor nivel y la realizacion de actividades complementarias".

El grupo saladeril hizo sus mas lucrativos negocios entre 1818 y 1825 con un repunte de 1833 a 1835 fecha en el que el Restaurador de las Leyes liquida la sociedad y se retira a los negocios ganaderos.

Los saladeros son los primeros establecimientos no pastoriles que concentran una masa considerable de trabajadores. Ante la declinacion veloz de la esclavitud los operarios de los saladeros fueron asalariados, no esclavos, categoria que predominaba en los otros oficios. Los trabajadores viviran cerca del saladero o en sus mismos terrenos, pero en forma independiente del establecimiento y no en viviendas colectivas como el peon de estancias.

Los principales centros consumidores de tasajo eran Brasil y Cuba, paises no industriales, que solo podian ofrecer en retorno harinas y otros productos agricolas. Los cueros iban en cambio a inglaterra, Francia y otras naciones industrializadas que ofrecian a su vez productos manufacturados.

Los saladeros estaban ubicados necesariamente sobre los puertos pues sus productos iban a ultramar. El Riachuelo, Ensenada y otros lugares del sur de la capital eran asientos ideales para la industria, que se concentro a las puertas de Buenos Aires, alli tambien se asentaron las invernadas donde una ganaderia de antiguo arraigo refino por si misma los duros pastos primitivos. En cambio las zonas mas proximas a las fronteras, por ser nuevas ofrecian pastos de menor calidad y aqui radica la principal diferencia con las invernadas de nuestros dias, porque al faltar todo medio de transporte de nada valia como invernada un campo bueno ubicado lejos del saladero.

Cuando llegan el frigorifico y el ferrocarril esas invernadas se transforman en campos de cria.

La libertad comercial lograda mediante la guerra de la independencia y el accionar de Rivadavia, por ejemplo, que introdujo diversas manadas de merinos, hizo prosperar este tipo de ganado que sin embargo encontro en el caudillismo, montoneras y luchas intestinas una fuerte traba para su desarrollo. Los lanares, por necesitar estrecha vigilancia humana, adquirian importancia en momentos de tranquilidad social, para perderla rapidamente cuando las guerras civiles impedian las tareas rurales.

A partir de 1835 los embarques de lanares adquieren impulso debido a que las cabanas ya llevaban anos de trabajo y su accionar se extendia a las majadas generales; a pesar de ello en 1837 los embarques de lana representaban solo el 6.6% del valor exportado (excluido metales preciosos y dinero); cueros vacunos y tasajo absorbian en cambio el 75%.

Los caballos existentes en el Rio de la Plata, denominados criollos, eran producto de una larga seleccion natural ejercida sobre equinos que se multiplicaron en total libertad durante largo tiempo. La primera importacion de equinos de raza se debe a Rivadavia, pero las circunstancias por las que atravesaba el pais no fueron propicias para mejorar la caballada que por el contrario se devoraba en la Frontera y en la graseria que se desarrollaba como anexo de los saladeros y consumia gran cantidad de yeguas. Segun Gibson (1909), hubo anos en que las graserias de los saladeros mataron mas de 500,000 yeguas.

Los progresos de la ganaderia posteriores a 1810 forjaron un mayor interes por la tierra, a lo que se unio una voracidad por la propiedad, resultante del sistema exclusivista colonial. Con la independencia politica y el desarrollo ganadero, la tierra pasa a desempenar un papel preponderante. La Junta decreta entonces que Pedro Andres Garcia se ponga al frente de una expedicion con destino a la frontera.

Asi al regresar de su viaje a las Salinas Garcia expresa su preocupacion por haber hallado estancias del otro lado del Salado, hasta 60 leguas de Buenos Aires, las cuales se hallaban totalmente desguarnecidas de proteccion militar (De Angelis, 1910). En consecuencia propone el traslado de la frontera.

Ya en 1816--aceptado el hecho del poblamiento mas alla del Salado--se otorgaron algunas suertes de estancia en ese sector con la condicion de levantar viviendas, plantar arboles, hacer corrales zanjeados y poblar de hacienda; esto fue un antecedente de la enfiteusis que regiria desde 1826 para toda la nacion y aunque los representantes de las provincias la aprobaron, en la practica no rigio mas que en Buenos Aires.

La enfiteusis (vease Figura 1) consistia en arrendar la tierra publica por largo plazo, contra el pago de un canon de 4% sobre el valor de la tasacion para lotes agricolas y 8% para pastoriles: la diferencia de canon era un estimulo para la agricultura.

En Caseros no solamente cae un sistema politico; se cierra una etapa de la vida nacional pero como en 1810 el pais se encuentra en plena civilizacion del cuero. Este era la primera materia prima basica de la industria bonaerense; lo que no se fabricaba con cuero, se importaba, o sencillamente faltaba. La vida rural era semicivilizada. "Los pobladores se alimentaban solo de carne, sin sal ni pan, no conocian las verduras ni probaban leche" (Mac Cann, 1937).

La vida economica nacional se reducia a un sistema casi exclusivamente pastoril; se aprovechaba del ganado el cuero, carne, astas, huesos, grasa, sebo, crines, dedicandolos al consumo interno, de poca importancia, o a la exportacion, fuente casi unica de recursos para el pais. Una agricultura primitiva producia pequenas cantidades de productos, que no alcanzaban para cubrir las necesidades internas; la falta de transportes obligaba a su venta por minimo precio en las mismas cercanias del establecimiento. Durante mas de medio siglo los cultivos sanjuaninos se mantuvieron sin gran aumento; la cana reimplantada en Tucuman en 1821, apenas cubria 200 hectareas en 1855. En otras provincias habia algo de maiz y legumbres en torno a las poblaciones, para consumo de aquellos pocos no acostumbrados al solo uso de la carne. El trigo llegaba de Estados Unidos, Chile y Australia; el azucar del Brasil, Cuba y Francia; el tabaco de Estados Unidos, Cuba y Brasil; el aceite de Espana, Italia y Francia.

La estancia orientada al saladero, como la estancia colonial, se limita a mantener reunido el ganado, sin realizar mas tarea que marcacion y castrada; los campos permanecen sin cercar ni subdividir y solo existen pasturas naturales, debido todo, al escaso valor de la hacienda. Nadie invierte capitales en escala mayor a la que aconsejan los posibles ingresos.

Auge del ganado lanar

Entre 1848 a 1851 repunta el valor de las vacas especialmente si eran mansas pero entre los anos 1850-1855--escribe Lemee--empezo a notarse que habia en cada partido del norte de la provincia de Buenos Aires unos cinco o seis estancieros dedicados exclusivamente a la cria de ovejas y propietarios de fortunas considerables, adquiridas al cabo de unos pocos anos de trabajo. Esto movilizo un movimiento a favor del ovino, similar, segun el mismo autor a la fiebre del oro californiana. Las ovejas, que en 1852 se cotizaban a dos pesos, llegaron en cinco anos hasta 30 y 35 pesos. Francia, inglaterra y Estados Unidos adquirian las explotaciones laneras argentinas.

Los estancieros dejaban las vacas y adoptaban el lanar. Cada cinco o seis anos los ovinos ocupaban diez o quince leguas mas y la vaca pasaba a otra zona paralela mas alejada. El desplazamiento paulatino se debia a la conveniencia de pastos tiernos y bajos para el ovino, cuando las praderas bonaerenses autoctonas estan formadas por pastos altos y duros. Los vacunos transformaban la flora de modo analogo al arado. En ausencia de agricultura suficiente, el lanar debia ir forzosamente tras la vaca pues quedaba supeditado a su accion refinadora de campos brutos.

En 1845 nace el alambrado que convierte a la estancia en un dominio verdaderamente privado y con el tambien sufre un fuerte golpe el gaucho que finaliza inexorablemente su vida andariega. Con menos peones se puede atender igual numero de cabezas.

Mientras tanto aumenta el numero de la poblacion rural debido a que la explotacion ovina es mas intensiva en mano de obra que la vacuna.

En mayo de 1879 Roca celebra a orillas del rio Negro la derrota total del indio, 400,000[km.sup.2] de territorio quedan definitivamente conquistados.

El censo provincial bonaerense de 1881 indica que de cada 1,000[km.sup.2], 684 eran dedicados al pastoreo y solo 18 a la agricultura y es justamente Buenos Aires la provincia que se mecaniza a menor ritmo respecto de Santa Fe, Entre Rios o Tucuman.

Entre 1865 y 1868 se desarrolla la dilatada guerra contra Paraguay y en 1866 se crea la Sociedad Rural Argentina que se esfuerza por abrir nuevos mercados al ganado vacuno y que celebra en 1875 su primera exposicion en un local ubicado en Florida y Paraguay, entonces suburbios de la ciudad con escaso exito. A partir de 1870 cobran cierto vuelo las invernadas, paralelamente con la difusion del alambrado y el ferrocarril y en 1875 llega el primer buque frigorifico a la Argentina procedente de Ruan con carnes enfriadas en esta ciudad tres meses antes. Si bien ni el viaje de ida ni el de retorno, con carne argentina, fueron totalmente satisfactorios este acontecimiento marco el inicio de un nuevo sistema de comercializacion con los mercados de ultramar. Diez anos mas tarde, por efectos de la valorizacion de la carne ovina que produce el frigorifico, los criadores buscan obtener animales de mas aptitudes carniceras que el Merino por lo que lo comienzan a desplazarlo por el Lincoln. La desmerinizacion no alcanzo por igual a todo el territorio, rapidamente se transformaron las areas mas proximas a Buenos Aires donde existia la posibilidad de embarcar las carnes y aquel ganado mas alejado de esta area fue llevado a la Patagonia con intencion de producir solo lana. El fin de siglo registra mas de 70,000,000 de lanares.

La edad de oro de la industria frigorifica fueron los anos 1900, 1901 y 1902 que obligo a mejorar los rodeos para no ser excluidos de los frigorificos.

Colonizacion ganadera y agricultura

Cuando los hacendados arriendan sus tierras a chacareros italianos con elementos y recursos propios bajo la obligacion de dejar el terreno sembrado con alfalfa al finalizar el contrato, se observa a fines del siglo y comienzos del siguiente, un aumento inusitado de la superficie sembrada con cereales y lino, algo mas tarde sucede lo mismo con los alfalfares y el bovino recupera su prestigio. El lino es un cultivo bueno para el campo virgen o siembra conjunta con alfalfa. El mediero comienza sembrando lino sobre campo virgen, trigo al ano siguiente y alfalfa consociada, con uno u otro, durante el tercer ano. Los alfalfares se convierten en una excelente forrajera de verano y la avena en un cereal de invierno.

El fomento agricola por parte de los ganaderos hace que convivan ambas ramas de la produccion rural.

De 1875 a 1878 se aprecia fuerte aumento del ganado, sobre todo vacuno, debido a la expansion economica y la conquista del desierto; a partir de entonces se estanca virtualmente el progreso numerico para dar paso a una profunda transformacion cualitativa: alentado por la industria frigorifica y la exportacion en pie, el vacuno desplaza al ovino y se mejoran los rodeos. El chacarero ara los campos virgenes y luego de algunas cosechas los entrega alfalfados; en esa forma aumenta la receptividad.

A partir de 1908 ambas actividades agricultura y ganaderia comienzan a competir mutuamente en forma cada vez mas intensa.

Al estallar la Primera Guerra Mundial avanza la explotacion pecuaria con un escaso retroceso agricola observable hasta 1922. Dice Giberti (1970) que desde 1922 la superficie ocupada, casi sinonimo de superficie apta, no varia en la region pampeana mientras la poblacion aumento. Afirmando mas adelante que: "es hora que la ganaderia salte la valla, nada infranqueable para la tecnica moderna, que limita su desarrollo hacia norte y oeste, a fin de permitir mayor expansion agricola".

Modificaciones en las relaciones de precios a favor de los granos y la disponibilidad de colonos nacionales y extranjeros, posibilitaron el avance agricola, llegando a representar la superficie implantada alrededor del 33% de la superficie agropecuaria de la region pampeana a mediados de la decada de los anos treinta. Sigue a la anterior una etapa de estabilizacion en donde no se registran mayores avances en la superficie cultivada, pero si una variacion dentro de ella en lo que respecta a la distribucion de cultivos y pasturas.

El sector agropecuario pampeano desde los origenes de su actividad hasta la decada de los anos treinta se constituyo en la actividad economica predominante, basada en el aprovechamiento de sus recursos naturales y la constante ampliacion de la superficie cultivada (primera expansion horizontal).

La incidencia de factores externos, tales como la crisis de los anos treinta, dificultades comerciales a nivel internacional y la Segunda Guerra Mundial, derivaron en la decada de los anos cuarenta en un estimulo al desarrollo industrial nacional y en un estancamiento, cuando no retroceso, de la actividad agropecuaria. Desde el primer quinquenio de los anos cincuenta se inicio una etapa de aliento a la generacion, adaptacion y transferencia tecnologica orientada a modernizar la actividad agraria, con el apoyo de medidas impositivas y crediticias.

El avance agropecuario durante el periodo 1950-2000, en comparacion con el pasado, ha sido calificado como de etapa vertical, aunque con diferente grado de intensidad de acuerdo a los rubros productivos. Se caracteriza por un uso mas intensivo del factor tierra, lo que implica el empleo de mayor cantidad de capital y mano de obra por unidad de superficie, que en epocas precedentes.

En un clima en el que la aftosa ocasionaba perdidas y limitaba el acceso a varios mercados y de un marcado estancamiento tecnologico y productivo del sector agropecuario, la facultad de Agronomia de la Universidad de Buenos Aires y el Ministerio de Agricultura, inician en la decada de los anos cincuenta la introduccion de practicas de manejo desarrolladas en paises de agricultura templada.

En 1957 se crea en el ambito oficial, el instituto Nacional de Tecnologia Agropecuaria (INTA) y paralelamente comienzan a funcionar en el sector privado los Consorcios Regionales de Experimentacion agricola, adquiriendo relevancia los semilleros privados y la industria de agroquimicos. Desde 1960 se registra un aumento en agricultura y ganaderia aunque mayor en la primera y siguen prevaleciendo los establecimientos mixtos agricola-ganaderos y diversificados para hacer frente a probables riesgos. No se aplicaban insecticidas ni fungicidas para controlar plagas y enfermedades los, suelos estaban cansados y con piso de arado.

Aumento de la produccion agricola

Desde poco antes de mediados del siglo XX se sientan las bases para efectuar un crecimiento vertical, consistente en aumentar la produccion mediante el mejoramiento de la productividad.

A partir de la decada de los anos sesenta se alento la incorporacion tecnologica, avances en la tractorizacion y mecanizacion de las labores, la cosecha mecanica de los granos, el empleo de herbicidas para el control de malezas fue reduciendo la demanda de trabajo que acentuo el problema de la desocupacion de la mano de obra familiar en el sector rural. Mientras en los anos cincuenta para cultivar una hectarea de trigo hacian falta dos jornadas de trabajo, en la decada de los anos setenta en ese mismo tiempo, se podian cultivar casi cuatro hectareas.

En cuanto se refiere a la produccion de granos las oleaginosas soja y girasol (Figura 2) comienzan a desplazar en importancia a los cereales, fundamentalmente trigo y maiz y la ganaderia bovina, comparada con la produccion granaria fue perdiendo importancia y enfrentando un significativo proceso de relocalizacion, que la desplaza de la region pampeana a otras areas del pais, en especial hacia el noreste.

Una mayor demanda de alimentos--fruto del crecimiento de los grandes paises de desarrollo intermedio--, con sus consecuentes procesos de urbanizacion, y de las paulatinas mejoras en los niveles de ingreso promedio de la poblacion mundial, el despegue de los mercados de combustibles de origen vegetal y el incipiente uso de vegetales como materia prima industrial, se traducen en demandas sostenidas para las actividades que tienen como epicentro lo biologico (cereales, oleaginosas, cultivos industriales). Se inicia asi en la Argentina una segunda etapa de expansion horizontal que reconoce sus origenes a fines de la decada de los anos setenta y se refiere en la literatura como proceso de agriculturizacion. En este contexto irrumpe el cultivo comercial de la soja que se adapta para implantarse luego de la cosecha de trigo, lo que disminuira, y con el tiempo tambien deslocalizara de la region pampeana, a la tradicional actividad ganadera. El aumento de la renta agricola relativa a la ganadera provoca una resignacion en el uso de las tierras que se aprecia en el desalojo de la ganaderia y en el aumento de la agricultura.

[FIGURA 2 OMITIR]

Para fines de la decada de los anos sesenta y principios de los anos setenta, la presion de los productores por conocimiento para la produccion del cultivo de soja, desbordo a las agencias de extension de la pampa humeda. A su vez, una serie de sucesos internacionales como la caida de la oferta de harina de pescado a consecuencia de la virtual desaparicion de la anchoveta peruana, unida a una eficaz politica interna, determino, que la Secretaria de Agricultura y Ganaderia importara semilla de soja certificada proveniente de Estados Unidos y la distribuyera para su implantacion. A partir de entonces la soja se fue convirtiendo en el cultivo extensivo de mayor y mas rapida expansion de la region pampeana.

A partir de la llegada de Horacio Giberti a la Secretaria de Agricultura en los anos 1973 y 1974 se sistematizo el trabajo realizado precedentemente por el sector publico y privado y se impulso el cultivo de soja.

La mayor tendencia hacia la agricultura que a la ganaderia que habia comenzado levemente a partir de la segunda mitad de la decada de los anos cincuenta, va a continuar creciendo en las decadas de los anos setenta y ochenta marcandose acentuadamente en la decada de los anos noventa potenciada por el avance de la soja.

El cultivo se fue desarrollando y adquiriendo incomparables ventajas respecto de otros cultivos (vease Figura 2).

[FIGURE 3 OMITTED]

Comenzada la decada de los anos ochenta se fue observando en todo el pais una expansion de la soja hacia areas que por su aptitud ecologica estaban consideradas como marginales o regulares. En la segunda parte de esta decada la frontera del cultivo avanza hacia el oeste y la necesidad de implementar rotaciones para mejorar la productividad de las tierras agricolas de la region canera-algodonera del norte santafesino, empuja el avance de la soja hacia el norte, es entonces cuando empieza a densificarse el domo agricola chaqueno.

La buena adaptacion de la soja y los buenos precios internacionales ayudan favoreciendo el proceso de agriculturizacion que ya venia gestandose. Con el avance de la soja se fue reemplazando ganaderia por agricultura con las consecuencias previsibles: descapitalizacion ganadera y liquidacion de stocks.

La produccion de soja, mientras tanto se fue incrementando a mayor ritmo que la demanda interna y asi se fueron generando precios internos inferiores a los del mercado externo, lo que hizo que sin mayores perturbaciones la Argentina se fuera convirtiendo en un pais exportador de soja.

Hasta la decada de los anos noventa la extraordinaria difusion del cultivo se debio, en buena medida, a su excelente rentabilidad comparativa respecto de las demas actividades agricolo-ganaderas de la region pampeana norte (maiz, trigo, sorgo, girasol y vacunos). Un estudio de Peretti (1990) senala, que para ese entonces, el margen por hectarea del cultivo de soja era 104.5% mayor al de maiz, el cultivo mas difundido.

En el nordeste se destacan dos areas bien diferenciadas: la del Chaco, Formosa y Corrientes y la de Misiones. Mientras en las primeras provincias los sistemas productivos son semejantes a los pampeanos, es decir, extensivos y mecanizados, en Misiones la situacion es distinta debido a una serie de condicionantes naturales que impiden la prosperidad del cultivo.

En el Chaco la soja ocupo las tierras de las viejas colonias del Chaco oriental, la region central y el suroeste, pero luego, avanzo hacia el oeste superando el limite con Santiago del Estero. Algunas de las razones que explican la expansion de la soja en el Chaco, siendo una provincia agroecologicamente marginal para este cultivo, son: la declinacion del algodon, la facilidad del desmonte y por ello la existencia de nuevas tierras a bajos precios, tambien los avances geneticos y las mayores capacidades de adaptacion de la soja. Ademas, la menor cantidad de labores culturales y el menor ciclo vegetativo de la soja respecto del algodon, el corrimiento de la isohieta de 800 milimetros que incorporaba la expansion agricola hacia Santiago del Estero desperto en los productores pampeanos capitalizados, su interes por expandirse.

Los cultivos de la region noroeste se distribuyen en las areas de lluvias suficientes de las provincias de Jujuy, Salta y Tucuman y tambien desde esta direccion penetran en Santiago del Estero. En la segunda mitad de la decada de los noventa la difusion de la soja transgenica acompanada de la disminucion de los costos de produccion, que significa la implementacion de la siembra directa, acelera el proceso de deforestacion en el area humeda del chaco occidental y en las selvas pedemontanas de las Yungas, es decir en las llanuras humedas.

En la region pampeana la soja desplazo a cultivos como maiz, sorgo y pasturas. La expansion de la soja para el quinquenio 1996-2000 muestra la compactacion del area de difusion que podriamos denominar tradicional, pero a su vez un gran crecimiento en Entre Rios, que ya se visualizaba algo moderado en el quinquenio anterior, y un notorio aumento hacia el sur de la provincia de Buenos Aires, norte de Cordoba y este de Santiago del Estero. Buena parte de la disminucion del bosque en el sector chaqueno de la provincia de Cordoba, se debio entre otros motivos, a la expansion del cultivo de soja en esa area.

En sintesis, la incorporacion de la soja en la agricultura argentina fue posible, por la interaccion entre una demanda explicita del capital del sector privado (industria de alimentos balanceados), el conocimiento cientifico-tecnologico desarrollado a lo largo de varios anos sobre los requerimientos agroecologicos del cultivo y una oportuna intervencion del gobierno nacional al que luego se agrego la industria aceitera.

Pero ademas otros factores sumados a los anteriores darian un impulso decisivo a la expansion de la soja en la Argentina.

A mediados de la decada de los anos setenta se realizan las primeras experiencias en un sistema productivo denominado siembra directa que permite practicar la agricultura sin efectuar labranzas y con la presencia de una cobertura permanente del suelo, producto de los cultivos o rastrojos de cultivos anteriores. Basado en una serie de buenas practicas agricolas el sistema permite obtener altos niveles productivos, disminuye la evaporacion del agua, la erosion, la perdida de materia organica y la emision de anhidrido carbonico. Sin embargo debieron pasar varios anos hasta que en 1985 se conjugaron una serie de inconvenientes fisicos y beneficios economicos que convirtieron a la siembra directa en una tecnica viable.

A mediados de la decada de los anos ochenta un gran estudioso y desarrollador del cultivo, el ingeniero Pascale (1984), expreso: "han sido cultivadas casi todas las regiones que por su aptitud ecologica, fotoperiodo, humedad y temperatura del suelo, han sido consideradas como excelentes y buenas". Faltaban aun desencadenarse una serie de acontecimientos que le darian otro vuelco a la cuestion.

Mientras el proceso de agriculturizacion habia sometido a los suelos a mayores problemas de erosion y ya muchos mostraban signos de deterioro evidente, se invierte la relacion desfavorable entre el precio del grano y el fertilizante. Al disminuir los costos de los herbicidas, un mejor y mayor control de las malezas favorece a su vez la difusion de la siembra directa que los utiliza como insumo. Se genera asi un proceso de difusion espacial de la siembra directa que alcanza en la actualidad cerca del 80% de la superficie agricola de la Argentina.

De esta forma se incrementa el empleo de plaguicidas y fertilizantes y disminuye el precio unitario promedio de los herbicidas en mas de un 60% probablemente debido al mayor consumo de glifosato, plagicida especifico para la soja, de menor valor aun, que los demas. El capital penetra en la agricultura y va desplazando la fuerza de los otros factores productivos.

Con el programa economico iniciado a comienzos de 1991 en el marco de las leyes de Reforma del Estado, de Convertibilidad y de Emergencia Economica se produjeron una serie de reformas que incidieron en la competitividad de los productos agropecuarios. Como resultado de las nuevas normas el tipo de cambio se fija por ley, se suprime la intervencion del Estado en el comercio de granos, se eliminan las retenciones a las exportaciones y se abre la importacion sin gravamenes a los insumos agropecuarios. Todo esto conducira a un proceso de intensificacion y concentracion de la agricultura.

En 1996 se aprueba en la Argentina la soja transgenica especificamente denominada soja RR es decir resistente al glifosato y se produce su rapida difusion debido a que sus costos de implantacion y proteccion son menores que los de la soja comun. Esto va a producir una rapida expansion de cultivo llegandose a obtener 8,400,000 hectareas sembradas a fines de la decada de los anos noventa.

Una combinacion del avance de la soja con el retiro del Estado de su funcion rectora, creo una enorme concentracion de la produccion. Por otra parte todos los avances tecnologicos contribuyeron al refuerzo de la concentracion en mano de los grandes productores ya que los pequenos no encuentran apoyo tecnico (el INTA practicamente se desmantela) y menos aun apoyo economico, ya que al retirarse el Estado no hay credito que permita obtener financiacion para las nuevas innovaciones. Todo esto contribuye a la conformacion del mapa agricola actual de la Argentina donde la soja ocupa en grandes extensiones territoriales, pampeanas y extrapampeanas, hasta el 80% de la superficie sembrada por departamento.

Actualmente el cultivo de soja ocupa una amplia zona ecologica que se extiende desde los 23[grados] (en el extremo norte del pais) a los 39[grados] de latitud sur, concentrandose principalmente en la Region Pampeana, con cerca del 94% de la superficie sembrada y el 95% de la produccion total del pais. Santa Fe, Cordoba y Buenos Aires representan las provincias de dicha region con mayor produccion por area sembrada y magnitud de rendimientos.

El progresivo aumento de la soja en la estructura del sector agropecuario argentino, habiendose llegado a alcanzar en extensas regiones valores tipicos de monocultivo, senala la extrema sojizacion del agro. En la campana 2010 el cultivo de soja alcanza 18,343,272, el 54% de la superficie sembrada y 52,677,373 toneladas de produccion.

La concentracion de la produccion en un solo cultivo sugiere ineficiencia en el uso de los recursos, ya que la especializacion productiva contrasta con la diversidad agroecologica de los ambientes naturales del pais. La expansion agricola en areas no tradicionales implica una serie de riesgos derivados de la intensificacion de la tecnologia (por ejemplo por un mayor uso de insumos), aumentan tambien los riesgos de que se produzcan efectos negativos, como degradacion de los suelos, contaminacion de acuiferos, etc. Pero a su vez hay que reconocer que lo acontecido refleja la falta de competitividad de otras opciones productivas, algo que resulto en buena medida como producto de la falta de politicas publicas que permitieran el surgimiento de mercados que las hagan mas rentables.

Las innovaciones tecnologicas adoptadas reducen la heterogeneidad de los sistemas productivos potenciando las economias de escala y propiciando, junto a otros factores la expansion territorial de la soja que alcanza, a comienzos del nuevo siglo y en extensas superficies, los niveles propios de un monocultivo.

Crecientemente y desde hace unos pocos anos, las producciones vegetales no solo son insumos para elaborar alimentos, sino tambien para abastecer a la produccion de energia y algunos requerimientos de la industria.

Por un lado existe, desde el inicio de los noventa, un crecimiento acelerado del comercio internacional de alimentos. Por el otro, la produccion y el intercambio tienden a estructurarse bajo la forma de cadenas globales de valor (CGV). En esta linea (al igual que con varios bienes industriales y/o servicios) se verifica un fenomeno de relocalizacion de las actividades a escala mundial, segmentada por etapas y coordenadas por diversos agentes economicos que despliegan estrategias globales. En tal contexto de cambio estructural, se resignifica el rol de las grandes empresas --locales y multinacionales--a la vez que ingresan nuevos agentes economicos, como las cadenas internacionales de supermercados, los proveedores industriales de insumos agropecuarios y las empresas de logistica y se replantea, entre otros temas, el rol del propio Estado.

La actividad se ha tornado muy dinamica en lo tecnologico y con capacidad de generar rentas sustantivas (rol que, anteriormente, era casi exclusivo de la actividad industrial). Esto determina la conformacion de ciertos activos criticos, indispensables para llevar adelante las empresas de produccion agropecuaria. Son asi imprescindibles la coordinacion y el conocimiento sobre el mercado de tierras para alquilar y o comprar, los formatos juridicos convenientes para cada una de las empresas (sociedades de hecho, comerciales, fondos comunes de inversion, union transitoria de empresas, etc.), los formatos financieros existentes para la nueva organizacion (autofinanciacion, bancos, proveedores de insumos, o incluso capitales externos a la actividad) y los nuevos aspectos productivos (oferentes de insumos, paquetes tecnologicos, nuevos sistemas de almacenamiento, etc.).

En este sentido (Bisang, Anllo y Campi, 2010) sostienen que la agricultura (y sus posteriores etapas de transformacion) se encuentra inmersa en un cambio de paradigma productivo, emulando la idea primigenia de Khun (1971) para las ciencias, aplicada posteriormente a las actividades economicas, con enfasis en lo industrial.

Ese nuevo paradigma, segun varios autores, esta centrado en nuevas practicas de cultivo (como la siembra directa), el creciente uso de organismos geneticamente modificados (semillas transgenicas, animales clonados, micropropagacion, etc.) y una agricultura de precision (atenta a la diversidad de climas y suelos), fuertemente diversificada (segun requerimiento de demandas segmentadas) altamente tecnificada e inducida por demandas no solo alimenticias sino tambien energeticas e industriales.

El desplazamiento hacia un nuevo paradigma productivo implica la presencia creciente de nuevos agentes economicos. Surgen asi numerosos proveedores de paquetes tecnologicos, nuevas formas de relacionamiento y marcos regulatorios aplicables incluso a escala global como las practicas desleales o las patentes de invencion, entre muchos otros.

La agricultura argentina en la actualidad se encuentra inmersa en un cambio de paradigma donde conviven dos modelos de produccion con sus consecuentes tensiones. El modelo tradicional, por un lado, acorde con el paradigma que la revolucion verde dispone, presenta la integracion vertical de la mayoria de las actividades por parte del productor, localizado en la explotacion con sus propios equipos y con mano de obra familiar o asalariada y el modelo actual, por otro lado, con su forma de organizacion en red presenta al dueno de la tierra diferenciado de la empresa agropecuaria que realiza la explotacion, buena parte de los servicios se subcontrata y los insumos son provistos por empresas industriales especializadas y de alta densidad tecnologica.

El modelo tradicional o de integracion vertical evidencia: una reducida articulacion con el resto de la economia al operar como unidades integradas con escasa subcontratacion de insumos y servicios, con relativo dinamismo innovador, medianos requerimientos de capital operativo (pero altos para proveerse de capital fijo); y una relacion directa entre quienes producen y controlan el proceso y quienes tienen la posibilidad de captar rentas asociadas con la actividad. El operador del modelo reside en el campo o se encuentra ligado territorialmente al mismo y, como tal, es el eje del proceso de toma de decisiones.

A pesar de los cambios acontecidos en la politica economica de la Argentina a partir de 2002, en cierta forma diferentes a los operados en la decada de los anos noventa, no puede negarse el hecho de su integracion al mercado internacional y por lo tanto su fuerte inmersion en el funcionamiento del capitalismo globalizado. Esta situacion plantea serios desafios a la agricultura familiar en la Argentina relacionados principalmente con los niveles de productividad, de inversion, y de conocimientos de quienes operen esas explotaciones.

La Argentina rural en 2010: "el nuevo paradigma agricola"

En el modelo actual que viene gestandose a lo largo de las dos ultimas decadas, quien desarrolla las actividades agricolas ya no es necesariamente, quien posee la propiedad de la tierra, existen empresas que coordinan capital financiero, deciden las actividades a desarrollar y contratan tierras y servicios para llevarlas a cabo. Al desverticalizarse las actividades de la anterior Explotacion Agropecuaria cobran mayor presencia los proveedores de servicios e insumos de origen industrial; los intercambios (productivos, comerciales, tecnologicos) se sustentan en base a contratos --de arrendamiento, temporarios para la realizacion de actividades--la tecnologia gana relevancia como sustento de la competitividad y finalmente; la demanda de productos (granos) se traduce tanto en mas cantidad, como en calidad y diferenciacion. En este modelo se diferencia el propietario de la tierra que en muchos casos cede el uso de este medio de produccion, de las empresas de produccion agropecuaria, que desarrollan la produccion coordinando tareas en base a la posicion del conocimiento y al que le confieren un conjunto de proveedores de bienes y servicios por lo cual suele reconocerse este modelo como de organizacion en red.

Los propietarios de tierras que suelen ser menos en numero, pero duenos de mayor cantidad, suelen operar bajo la logica de integrantes de cadenas de valor, otro grupo de propietarios cede el uso a terceros de su explotacion (bajo diferentes modalidades de contrato.

Las empresas de produccion agropecuaria no se distinguen por la propiedad de la tierra o el acceso al capital sino por la coordinacion que la misma desempena y por la posesion del "conocimiento". Coordina el uso de las tierras (propias y ajenas) con los conocimientos de las tareas productivas para desarrollar los cultivos. Se financia a partir de concentrar capitales monetarios (desde fondos de inversion a acuerdos privados) y tratan de minimizar los riesgos lo que logra mediante seguros (cobertura de precios futuros, seguros contra adversidades climaticas, etc.) y/o diversificacion de cultivos, produciendo en distintas localizaciones o combinando diversas actividades.

El modelo actual de integracion productiva en el marco de una red se complementa con los proveedores industriales de insumos que en muchos casos poseen activos patentables y que ademas operan bajo la logica de Centros de Servicios, es decir, ofrecen insumos--semillas, biocidas, fertilizantes, asesoramiento tecnico y financiamiento para operaciones. Esta red se complementa con los sistemas de almacenamiento particularmente los silos de terceros (cooperativas y acopiadores) o silos propios (silos fijos o galpones y silos bolsa en pvc) y ademas con los transportistas y los agentes financieros.

Los cambios acontecidos en las dos ultimas decadas pueden resumirse en una serie de innovaciones que pueden denominarse de producto (semillas transgenicas, herbicidas), de proceso (la siembra directa o el doble cultivo) y de organizacion (las nuevas empresas de produccion agropecuaria) que operan bajo la logica de cadenas de valor, que no son ya simples establecimientos productivos sino que contratan una gran variedad de servicios a los contratistas, que mediante diversos mecanismos contractuales ofrecen servicio de siembra directa, fumigacion, fertilizacion trilla, cosecha, acopio y hasta transporte. Esta nueva estructura productiva produce la deslocalizacion del campo tradicional, hay un campo donde se produce y tambien uno donde se consume e invierte que al decir de Bisang (2010) "a medida que se consolida este modo de organizar la produccion se desdibuja la figura de Explotacion Agropecuaria y su sentido de establecimiento productivo, reemplazandola por un conjunto de empresas--calificadas como primarias, industriales y de servicios--que, en un espacio rural ampliado, coordinan sus actividades".

Conclusiones

La intencion primordial del trabajo fue abordar el estudio del agro argentino, plenamente capitalista desde sus inicios e integrado al mercado mundial durante sus periodos de expansion, mediante sucesivas etapas de ocupacion economica efectiva del territorio. En segundo lugar se procuro determinar, a su vez, quienes fueron los diversos actores sociales que propiciaron esa ocupacion. Comprender estos procesos historico-territoriales para interpretar la realidad actual, requiere necesariamente de formas complejas de analisis.

Con estas premisas analizamos el estado del agro en visperas de Mayo de 1810. Con un territorio de explotacion casi exclusivamente ganadera, la agricultura constituia apenas una actividad de mera subsistencia y mientras el saladero extendia sus actividades en la pampa argentina los ejercitos americanos luchaban por su independencia.

Despues del auge vacuno se introduce el ganado lanar y una eslabonada aparicion de innovaciones asegura, a comienzos del siglo XX, la edad de oro de la industria frigorifica.

A partir de 1908 agricultura y ganaderia comienzan a competir en forma cada vez mas intensa.

Concluidas ambas guerras mundiales y habiendo impactado diferencialmente cada una de ellas en el territorio agrario argentino, un intenso proceso de cambio tecnologico se inicia a fines de los anos cincuenta. Impulsado por la accion del INTA hace eclosion en la decada de los anos ochenta y cambia considerablemente los volumenes de produccion de los cereales y oleaginosas, con una gran mecanizacion de las tareas que permite producir una nueva expansion horizontal de la agricultura. Ese proceso de agriculturizacion impacta en el territorio y da lugar a un proceso de intensificacion que reconoce la incorporacion de nuevos agentes economicos.

En cuanto se refiere a la produccion de granos las oleaginosas (soja y girasol) desplazaron en importancia a los cereales (trigo y maiz). La ganaderia bovina, comparada con los granos fue perdiendo importancia y simultaneamente enfrento un significativo proceso de relocalizacion, desplazandose desde la region pampeana a otras zonas del pais, en especial, el noreste.

Un profundo cambio en las formas de organizacion de la produccion agropecuaria tradicionales (productor-propietario o productor-arrendatario) esta dando lugar a la nueva empresa agropecuaria en red que contribuye, mediante la implantacion de innovaciones de producto, de proceso y organizacionales, a la incorporacion de nuevos agentes economicos que desverticalizan, deslocalizan y relocalizan la produccion agropecuaria.

El resultado del estudio realizado muestra un agro capitalista, tanto en sus caracteristicas estructurales como en su evolucion reciente, con rasgos evidentes de un proceso de transicion en el que la concentracion no implica solamente el control de la tierra sino particularmente el control de muchos activos para los que intervienen multiples agentes economicos.

Bibliografia

Barsky, O., Historia del capitalismo agrario pampeano: la expansion ganadera hasta 1895/Osvaldo Barsky y Julio Djenderdjian, la. ed., Siglo XXI Editores Argentina, Buenos Aires, 2003, 536 pp.

Bisang, F. Anllo, G. Campi, M., "Organizacion del agro. La transicion de un modelo de integracion vertical a las redes de produccion agricolas", El crecimiento de la agricultura argentina: medio siglo de logros y desafios, pp. 231-254, en Reca, L. Lema; L., Flood C., la. ed., Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, 20l0.

Conte, A. S., "Expansion territorial del cultivo de soja en la Argentina", Primeras Jornadas Platenses de Geografia II, Universidad Nacional de La Plata, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educacion, La Plata, 1993, pp. 315-321.

Conte A., et al., "Oleaginizacion de la agricultura argentina", La Argentina en Mapas, Evolucion de la Agricultura, 2009 <http://www.laargentinaenmapas. com.ar/caste/docu/oleaginizacion_de_la_agricultura_argentina.pdf>, 2012-07-21.

de Angelis, P., "Biografia de D. Juan Manuel de Rosas", Ensayo historico sobre la vida del Exmo. Sr. D. Juan Manuel de Rosas Gobernador y Capitan General de la Provincia de Buenos Aires, Instrucciones a los mayordomos de estancias, Theoria, Buenos Aires, pp. 17-36, 2007.

Giberti, H., Historia economica de la ganaderia argentina, Solar Hachette, Buenos Aires, 1970, 217 pp.

Gibson, H., "La evolucion ganadera", Censo Agropecuario de 1908, tomo III, Buenos Aires, 1909, pp. 55-102.

Ingenieros, J., La evolucion de las ideas argentinas, 3 tomos, Problemas, Buenos Aires, 1946, 112 pp.

Kuhn, T., La estructura de las revoluciones cientificas, Fondo de Cultura Economica, Buenos Aires, 2002, 319 pp.

Lemee, C., La agricultura y ganaderia en la Republica Argentina. Origen y desarrollo, Sola, La Plata, 1894, 408 pp.

Mac Cann W., Viaje a caballo por las provincias argentinas, Hispamerica, Buenos Aires, 1939, 242 pp.

Oddone, J., El factor economico en nuestras luchas civiles, La Vanguardia, Buenos Aires, 1937, 276 pp.

Scobie J. R., Revolucion en las Pampas: historia social del trigo argentino 1860-1910, Solar-Hachette, Buenos Aires, 1967, 245 pp.

Analia S. Conte, Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas (CONICET) Instituto Multidisciplinario de Historia y Ciencias Humanas (IMHICIHU), Universidad Nacional de La Plata (FAHCE), correo electronico: analiasconte@hotmail.com
Figura 1. Evolucion historica del agro en la Argentina.
Hitos y procesos.

ETAPAS HISTORICAS   ANOS   EVOLUCION           HITOS
                           AGROPECUARIA        AGROPECUARIOS

Etapa               1810   Civilizacion        * 1ra cabana
  Revolucionaria             del cuero
                    1820   |Ley enfiteusis
                    1830
Caudillismo         1840                       * Alambrado
  organizado
Caseros *           1850
Reorganizacion      1860   Ganado lanar        * Sociedad Rural
  Nacional                                       Argentina
Conquista,          1870                       * 1er buque
  del desierto                                   frigorifico
                    1880   Inmigracion
Republica           1890     rural
  conservadora
                    1900   Inmigracion         * Federacion
Radicalismo         1910     rural               Agraria Argentina
                    1920
Decada infame       1930   Estancamiento       * CARBAP
Peronismo           1940                       * CRA
                                               * Estatuto
                                                 peon rural
                    1950   Transicion          * INTA
                    1960                       *AACREA
Restaur. Heromsmo   1970
Dictadura militar
                    1980   Agriculturizacion   * AAPRESID
                                               * Semillas trang.
                                               * Soja transgenica
Democracia          1990
                    2000   Intensificacion     * Brote de anosa
                    2010     y consolidacion   * Conflicto
                             nuevo paradigma     campo-gobierno
                             agricola
COPYRIGHT 2012 Instituto Panamericano de Geografica e Historia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Conte, Analia S.
Publication:Revista Geografica
Date:Jan 1, 2012
Words:8599
Previous Article:Editorial.
Next Article:El cultivo de la borraja (Borago officinalis) en Argentina, como suplemento dietetico o productora de aceite para uso industrial.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters