Printer Friendly

El Trabajo Social sigue siendo una novedad.

Estamos presentes en gran parte de las Administraciones Publicas, y pocas organizacions no gubernamentales son las que no cuentan con un perfil academico como es el nuestro. Sin embargo y a pesar de tener mas de un siglo a las espaldas, en muchas ocasiones se nos continua considerando una disciplina joven, quizas a efectos solo de obviar el desconocimiento y la falta de reconocimiento (Barahona Gomariz, 2016, p.44).

Considerado esto y aceptando tambien que la novedad bien podria ser yo, refriendome a los anos que llevo en activo que, por suerte, han sido los mismos casi que los que hace que termine el grado. Esta misma suerte, es la que, motivada por la situacion general del empleo, me han llevado a ejercer en diferentes ambitos de la intervencion social (en su mayoria vinculados a la Administracion Publica), las dosis de impetu y curiosidad que aporta el cambio mismo, asi como la seguridad de que tenia una fecha fin, se ha traducido personalmente, en entrar a cada lugar con mucha implicacion pero tambien con cierta perspectiva. Actualmente, mi situacion es parecida, puesto que me encuentro cubriendo un puesto de duracion determinada como responsable de un Programa de Inclusion Laboral de la Asociacion Cantabra AMPROS, el cual depende por completo de las subvenciones publicas.

El analisis personal -en tanto que Trabajadora Social- de los servicios en los que he ejercido ha provocado una lista de preocupaciones mas larga de la que me habria gustado y aunque el objeto de esta reflexion es muy concreto, existen otras necesidades que no se pueden pasar por alto.

Otras reflexiones relativas a la profesion

Como apuntaba arriba, antes de adentrarme en la reflexion que da titulo a esta comunicacion, me gustaria exponer brevemente otras de las preocupaciones que, pese a parecer obvias, la evidencia con la que se presentan no deberia dejar de sorprendernos.

Por un lado, tenemos este concepto que parece albergar en su haber muchas de las soluciones a las situaciones-problema de la personas usuarias de los servicios sociales y que, sin embargo, no consigue en la mayoria de casos traspasar la dimension teorica... hablamos de la Prevencion. En su momento quisimos entender que la filosofia basica de la profesion era trabajar con el objetivo de algun dia no tener que intervenir mas, ese seria el gran logro, a nivel caso por caso y tambien a niveles mas globales. Es decir, orientarse hacia una praxis que cree oportunidades o remueva obstaculos para que las personas puedan elegir la vida que deseen vivir, una praxis que se enfoque en la emancipacion y la generacion de autonomia (Llobregat Navarro, 2016, p.16). Sin embargo, la Politica social esta muy alejada, al menos en su materializacion, de estos objetivos; tanto la Administracion como las asociaciones se colapsan irremediablemente en la casuistica diaria, y la gestion de una carta variada de prestaciones y apoyos precarios que mantienen a las usuarios/as en el circulo de la pobreza y a los/as profesionales convertidos en una suerte de Tramitadores Sociales, alejados cada vez mas de una intervencion con sentido y sensibilidad.

La otra de las preocupaciones que no pense que encontraria de manera tan evidente, y que me gustaria destacar, es la invisibilidad femenina existente y no, claro esta, porque no estemos presentes: en el curso academico de 2014-2015, eramos el 81% en esta carrera (Rodriguez, 2016); sino porque pese a esto, nuestra voz frente a la de nuestros companeros sigue siendo menos escuchada. Hace unos meses sin ir mas lejos, forme parte de una Seccion de Ayudas Economicas en un ayuntamiento cantabro, eramos un grupo de tres, dos mujeres y un hombre, y todavia no recuerdo una sola reunion con el resto del equipo de valoracion de casos en la que una idea u opinion propuesta por nosotras fuera escuchada con la misma recepcion que las de nuestro companero, muchas de ellas siendo una mera reproduccion de lo que--sin haber pasado el tiempo suficiente como para ser olvidadoalguna de nosotras acababa de decir. Hay una escena de una popular serie (2) que escenifica de manera muy clara, en clave de humor, este preocupante comportamiento.

Pese a la incuestionable importancia de las preocupaciones arriba descritas, me gustaria centrar este articulo en otra diferente, pero relacionada con ella.

La continua novedad del Trabajo Social

Lo que no es una novedad es que otros autores, como se ha visto en las primeras lineas de este articulo, han apuntado al desconocimiento de la profesion. La necesidad de profundizar mas en esta reflexion llego para mi, con la consecucion de una plaza temporal mediante un concurso-oposicion, llamado "Corporaciones Locales" (3).

Ello me llevo a ejercer como primera--y hasta ahora unica- trabajadora social de la residencia municipal de Castro-Urdiales, Cantabria. La idea con la que el centro requirio la incorporacion puntual de este perfil profesional sin la perspectiva de permanencia de la figura, trascendiendo por supuesto a mi persona, asi como a la persona que lo vaya -espero- a ejercer, ya resulta en si mismo complicado de comprender. El Trabajo Social como disciplina necesita continuidad para la realizacion de una intervencion eficaz y sus aportaciones en una residencia de la Tercera edad son multiples, interviniendose tanto de forma directa como indirecta (Filardo Llamas, 2011).

Ateniendonos solo a este dato, se deja en evidencia el desconocimiento al que estamos haciendo alusion y que ademas se sostiene y perpetua, segun mi consideracion, mediante tres canales que en conjunto provocan la infravaloracion que venimos historicamente sufriendo en la profesion.

Desde otros/as profesionales

De una parte, encontramos el desconocimiento entre el resto de profesionales al ejercicio del Trabajo Social. Si bien se conoce la figura, poco se comprende de la actividad concreta que la misma realiza. Esta misma premisa es la que justifica la interesante investigacion, El Trabajo Social desde Fuera. Perspectiva desde los estudiantes de otras titulaciones, realizada por Irene Soledad Estrada Moreno y Maria de la Olas Palma Garcia, estudiantes de la Facultad de Estudios Sociales y Trabajo de la Universidad de Malaga. La falta de informacion de los/as tecnicos/as sobre nuestros mutuos campos de actuacion no hace sino obstaculizar el ejercicio eficaz de los mismos, ya sea porque de ello deriva una falta de medios proporcionados para actuar, o bien porque termina por producirse un solapamiento de funciones, que consumen recursos pero reducen soluciones.

Desde las personas usuarias

Por otro lado, encontramos la desinformacion de las personas usuarias, o bien una informacion sesgada y cargada de prejuicios, tanto dirigidos al/la tecnico/a, como hacia el resto de personas usuarias, todos/as hemos lidiado con la famosa sentencia popular de que "a los extranjeros se les dan mas ayudas", o con aquel/aquella que viene a "la cita con la asistenta social".

Tan arraigados estan los prejuicios relativos a los Servicios Sociales que, en numerosas ocasiones, se tornan en contra de la persona usuaria (Se abandona la intervencion precipitadamente, no se accede a ciertas prestaciones a las cuales se tiene derecho porque "otras personas lo necesitan mas"...) Todo esto provoca que su paso por el sistema de servicios sociales se vea muy restringido, situando a las personas en una posicion de desigualdad y vulnerabilidad en cuanto a la proteccion y el ejercicio de derechos, ya que se sigue enfocando la intervencion social como un servicio para los mas desfavorecidos y no como una herramienta para el reconocimiento de los derechos sociales de los/as ciudadanos/as (Bueno-Abad y Perez-Cosin, 2005).

Derechos que, por otra parte, en un incontable numero de casos, ni se conocen ni se comprenden, para lo cual es necesario un salto mayor e improrrogable hacia la Educacion.

Desde las instituciones

La ausencia de trabajadores/as sociales en ciertas instituciones de intervencion social, carece de sentido, pero en este caso el problema no radica tanto en la ignorancia en si... sino en que esta ignorancia, lamentablemente, la ostenten unas personas que tienen poder para tomar decisiones (Plutarco, 2009). Es conocido por todos/as los/as trabajadores/as del ambito que los tramites administrativos pueden--y suelendilatarse en el tiempo. Pero tras cada solicitud se encuentra un/a usuario/a y/o una familia, a quienes no se puede dejar estancados/as en medio del extenuante procedimiento administrativo, a razon de que la institucion de partida desconozca la figura del trabajador/a social.

Es imposible logicamente obviar todas sus funciones, que son elementos fundamentales para la organizacion y el funcionamiento de cualquier centro dedicado a la atencion integral de personas de la Tercera edad (en el caso al que hago referencia). Asi, dichas funciones habian sido disgregadas, "ejerciendose" muchas de ellas por diferentes profesionales que aplicaban a su vez, sus propios puntos de referencia en lo que a intervencion social se refere. Esto no es una estrategia inteligente. Ni siquiera es una estrategia facil, por las cuales a veces se sacrifican opciones que podrian ser mas eficientes. A pesar de ello, con demasiada frecuencia se observa, que la pluralidad de ambitos que abarca esta profesion suele ser tomado como una definicion difusa de sus limites y por tanto, una puerta abierta a la intrusion de otros/as profesionales en la misma.

Conclusiones

Para abordar estas preocupaciones se dependera de un trabajo mas intenso de concienciacion; hacen falta mas investigaciones, como la citada de la Universidad de Malaga, mas actividades en el sistema educativo... que servirian como herramientas de divulgacion, empoderamiento y tambien como prevencion de situaciones de vulnerabilidad futuras.

Sin embargo, para que esto pueda darse y sostenerse, hay dos "partes" del Trabajo Social que deben reconciliarse: de una parte, la actividad politica, la concienciacion ideologica de la profesion; y de otra, la intervencion del dia a dia que, pese a contar con una limitacion ante la posibilidad de destinar tiempo y esfuerzo a las causas o la elaboracion de propuestas dirigidas a disenar o mejorar politicas sociales, contiene informacion de primera mano sobre las vivencias de las personas. Un buen canal de implicacion e informacion entre los ambitos de unos/as y otros/as profesionales permitiria la puesta en marcha de medidas necesarias para identificar y abordar las causas de los problemas compartidos que no son mas que resultado de la opresion social (Barahona Gomariz, 2016, p. 44).

El no abandono, como hemos dicho, del caracter ideologico y politico de la profesion, el fomento de la coordinacion entre unos/as y otros/as profesionales, asi como una mayor incursion en el sistema educativo, sera la llave para afrontar esta cuestion y para prevenir la aparicion de muchas otras.

Referencias

Barahona Gomariz, M.J. (2016). El trabajo social: Una disciplina y profesion a la luz de la historia. Acto inaugural curso academico. Madrid: Universidad Complutense de Madrid.

Llamas, C.F. (2011). Trabajo Social para la Tercera Edad. Documentos de Trabajo Social: Revista de trabajo y accion social, 204-219.

Llobregat Navarro, B. (2016). Apuntes para un trabajo social critico (que no criticon). I Jornadas de trabajo social de la Universidad de Almeria. Almeria.

Olas, T. (2016). El Trabajo Social desde Fuera. Perspectiva desde los estudiantes de otras titulaciones. Logrono: Universidad de la Rioja.

Perez Cosin, J.V. y Bueno Abad, J.R. (2005). Identidades y representaciones del Trabajo Social. Portularia, 165-173.

Plutarco (2016). Consejos a los politicos para gobernar bien (Jose Garcia Lopez, trad.). Madrid: Siruela.

Rodriguez, J.C. (19 de Enero de 2016). UniversIdad. Recuperado de: http://www.universidadsi.es/las-mujeres-en-la-universidad-espanola-progresion-hacia-la-igualdad/

Macarena Burgos Martinez

(1) macarena75v@gmail.com

(2) New Girl' Temporada 7, Capitulo 2; 8:48''.

(3) Programa de Colaboracion del Servicio Cantabro de Empleo con las Corporaciones Locales de la Comunidad autonoma que pretende la insercion laboral de personas desempleadas por periodos de contratacion de tres a seis meses como maximo

http://dx.doi.org/10.5209/CUTS.63090
COPYRIGHT 2019 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:CORRESPONDENCIA
Author:Martinez, Macarena Burgos
Publication:Cuadernos de Trabajo Social
Date:Jan 1, 2019
Words:2149
Previous Article:Innovacion social en la practica del Trabajo Social.
Next Article:Libros recibidos.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters