Printer Friendly

El Nino con su Padre de Fray Diego Padilla (1).

RESUMEN

Con este articulo se procura dar a conocer el pensamiento pedagogico del P. fray Diego Francisco Padilla, en un opusculo titulado El Nino con su Padre, del que se hace un estudio y se reproduce. Diego Padilla fue el agustino mas conspicuo de la Ilustracion en America a finales del siglo XVIII y comienzos del XIX. Siendo criollo e ilustrado, promovio la filosofia moderna y la educacion popular. Era un poco enigmatico al no firmar sus libros. En la introduccion se analizan algunas facetas de su vida y obras, como educador y promotor de la Independencia del Nuevo Reino de Granada. Fue profesor universitario, provincial y parroco con dotes de gobierno y de periodista. Para el ano 1809, tenia ya escritos 49 opusculos "sobre el modo y circunstancias de hacer feliz" a su patria, a la que sirvio redactando el Acta de la Independencia de Colombia y llego a ser presidente del Congreso. Fue amigo de Antonio Narino y de Simon Bolivar. Estuvo preso y sufrio el destierro por defender la independencia de America y los derechos humanos. Fue neo-rousseau-niano en economia y tradujo al castellano el tratado de Economia de J. J. Rousseau. Le contradijo en educacion, refutando el Emilio con su libro El Nino con su Padre, que es un modelo de educacion civica, integral y cristiana.

Palabras clave: Revista Historia de la Educacion Latinoamericana, independencia de America, Economia, educacion y libertad.

ABSTRACT

This article aims at presenting the pedagogical thought of Father Fray Diego Francisco Padilla, in a pamphlet entitled The Boy in his Father, where emerged a study it is made and played. Diego Padilla was the most agustinian conspicuous of the american enlightment in the late eighteenth and early nineteenth centuries. As an illustrated Creole he was pioneer in the modern philosophy and popular education. He was a bit puzzling to not sign his books. The introduction discusses some facets of his life and works, as an educator and promoter of the independence of the new Kingdom of Granada. He was parish priest, provincial and university professor with skills of governor and journalist. In 1809, he had already written 49 booklets "on the way and circumstances to make happy" to his homeland, he served that drafting the Act of independence of Colombia and became President of the Congress. ?He was a friend of Antonio Narino and Simon Bolivar. He was prisoner and he suffered the exile for defending the independence of America and the human rights. He was neo-rusonian in economy and he translated into Spanish the treaty of Economy of J.J. Rousseau. He contradicted in education, refuting the Emilio with his book The boy with his father, who is a complete model of civic ans Christian education.

Key words: Journal History of the Latin American education, independence of America, economy, education and freedom.

RESUMO

Com este artigo se procura dar a conhecer o pensamento pedagogico de P. Frei Diego Francisco Padilla, em um opusculo intitulado A crianca com seu pai, em que faz urn estudo e o reproduz. Diego Padilha foi o agostiniano mais notavel da ilustracao na America no final do seculo XVIII e comeco do XIX. Sendo crioulo e ilustrado, promoveu a filosofia moderna e a educacao popular. Era um pouco enigmatico al nao assinar seus livros. Na introducao se analisam algumas facetas de sua vida e obras, como educador e promotor da independencia do Novo Reino de Granada. Foi professor universitario, provincial e paroco com dotes de governo e periodista. Ate o ano de 1809, teve escritos 49 opusculos "sobre o modo e circunstancias de fazer feliz" a sua patria, a que serviu redigindo a Ata da Independencia da Colombia e chegou a ser presidente do Congresso. Foi amigo de Antonio Narino e de Simon Bolivarivar. Esteve presoivar. Esteve preso e sofreu o exilio por defender a independencia da America e os direitos humanos. Foi neo-russoniano em economia e traduziu ao castelhano o tratado de Economia de JJ. Rosseau. Se opos a ele na educacao, refutando o Emilio com seu livro A crianca com seu pai, que e um modelo de educacao civica, integral e crista.

Palavras-chave: Revista Historia da Educacao Latina-americana, independencia da America, Economia, educacao y liberdade.

INTRODUCCION

Se ha escrito bastante sobre el P. Diego Francisco Padilla, con su vida (3) y obras, (4) analizando algunos aspectos relevantes como filosofo, teologo, politico, promotor de la independencia, economista y algo como pedagogo. Quedan algunas facetas aun sin clarificar, como las que aparecen en El Nino con su Padre, publicado en los ultimos anos de su vida. (5) En sus paginas se nota un latido vital de este gran pedagogo, promotor de los estudios universitarios y de la educacion popular en la Republica de Colombia; por eso conviene darle a conocer segun el libro El Nino con su Padre

En este opusculo demuestra su gran cultura y como seguia el curso de los estudios en Europa y America con una defensa del derecho a la educacion. Habia que consolidar a la naciente nacion sobre los pilares de la libertad y la democracia, con una autonomfa administrativa y progresista. El es el representante mas conspicuo del metodo y de la escuela agustiniana en Hispanoamerica en el siglo XVIII. (6)

Un resumen de su vida y obra aparece en la placa que se le ha colocado en la iglesia de San Agustin de Bogota, donde reposan sus restos: "In Memoriam. La Provincia Agustiniana de Nuestra Senora de Gracia de Colombia rinde homenaje a un hijo religioso y Procer de la Independencia. El Padre Fray Diego Francisco Padilla Rico Osa. Nacio el 12 de noviembre de 1751 y murio el 9 de abril de 1829. En este templo de San Agustin yacen sus restos mortales. Bogota, mayo 8 de 2012, dia de la Provincia de Nuestra Senora de Gracia".

Con la colocacion de esta placa se hace justicia al P. fray Diego F. Padilla, que quiso orientar al pueblo americano, especialmente al de Nueva Granada, en la educacion y enrumbamiento democratico hacia la Gran Colombia. Trato en su epoca de conciliar la fe con la cultura segun la Ilustracion, dentro de una orientacion apologetica y cientifica, como profesor en la Universidad de San Nicolas de Bari en Bogota y luego como parroco de Bojaca, donde para el ano 1810 "habia escrito 49 Opusculos sobre el modo y circunstancias de hacerla feliz" (7) (a la patria) y han desaparecido casi todos. Quizas este sea uno de ellos, revisado durante los ultimos anos de su vida en Bojaca, donde habia establecido una escuela para adultos, ademas de la existente para ninos. Se conserva un solo ejemplar de El Nino con su Padre, que convine estudiar y dar a conocer dado su valor. Jose Maria Vergara llego a ver varios manuscritos encuadernados del P. Diego F. Padilla en la biblioteca del convento san Agustin de Bogota. (8)

1. Composicion de El Nino con su Padre y su publicacion en 1824

Siendo parroco de Bojaca y con muchos anos de experiencia docente y pastoral, dio a conocer El Nino con su Padre, que podia estar ya compuesto desde antes y fue mejorado como fruto de sus catequesis y clases parroquiales. Aparecio en siete fasciculos desde el 8 de enero hasta el 8 de agosto de 1824. Esta escrito en forma de dialogo sobre los malos libros, entre los que incluye especialmente el libro de J. J. Rousseau, Emilio, o De la educacion y la Julia, o la Nueva Eloisa (Eloysa y Abelardo), que el llevo en 1786 al Nuevo Reino de Granada con otros de la Enciclopedia Francesa, como el Tratado de Economia Politica de Rousseau, (9) que tradujo y publico como suplemento del Aviso al publico. Se ve la gran erudicion que tenia y como estaba al tanto de los libros que se publicaban. Es lamentable que una obra como El Nino con su Padre haya permanecido marginada y olvidada.

Queria formar buenos ciudadanos, como J. J. Rousseau, pero con una etica cristiana, sin perder de vista la vida domestica y civil. Refuto a Rousseau que quiso marginar a Dios en la educacion de los ninos, antes de los 18 anos, aunque la admitio para las ninas. Rousseau, en su religion naturalista y deismo, reconocio a su manera el sentido religioso de la voz de la conciencia que todos tenemos, como verdadera guia del hombre. Hay una amalgama indigesta en J. J. Rousseau con su etapa de protestante y luego de catolico, resultando heterodoxo, por lo que su Emilio fue rechazado por catolicos y protestantes. Rousseau siguio el materialismo del baron de Holbach, autor del Sistema de la Naturaleza, que fray Diego F. Padilla censuro en un folio sin fecha, donde aparece su nombre. (10) Rousseau corrigio en parte el materialismo ateo de Holbach, al ver a Dios en la naturaleza. Su pensamiento sobre la religion lo expuso en el libro 4o con la celebre Profesion de fe del vicario saboyano, que deja mucho que desear y que conviene tener en cuenta. (11) Necesitaba de una correccion critica y seria como lo intento hacer el P. Diego F. Padilla en su tiempo con este libro.

El Nino con su Padre aparecio en forma de semanario. Los tres primeros numeros aparecieron los dias jueves y los cuatro ultimos los dias domingo, procurando repartirlos entre sus alumnos y el pueblo. Tiene un total de 59 paginas numeradas, aunque de hecho no son mas que 56, al saltarse la pagina 8 y luego desde la 56 hasta la 58, como se ha observado antes.

Aunque no lo firmo, se sabe que es de el porque lo menciona entre sus obras el P. Agustin Fernandez. (12) Es poco conocido este opusculo. Su importancia ha sido reconocida por el benemerito historiador, critico y buen amigo Mons. Mario German Romero. (13)

2. El porque de esta obra y su orientacion pedagogica

Sorprende como el, que fue eminente profesor universitario y destacado politico, supo acomodarse al publico dentro de unas circunstancias conflictivas, con gran habilidad pedagogica y sentido cristiano. Puso al principio de cada numero una frase latina, como era costumbre en su epoca y se siguio practicando hasta pasado el medio siglo XX, al comenzar los discursos y sermones eclesiasticos. A pesar de estar escrito con sencillez y elegancia, tiene frases y expresiones muy atrevidas como la de un escritor modernista y hasta naturalista. Su pluma posee brillantez, calor y lozania con atrevidos escorzos de pinceladas humanas. Defensor de la libertad de su patria, se muestra como maestro educador de ninos, reconociendo el derecho primario de los padres en la formacion de sus hijos. Buen conocedor del latin y del idioma hispano, sabe conjugar la sencillez con la habilidad estilistica. Esto va unido a una imaginacion patriotica y expresiva de vivo realismo. No pierde de vista el soporte religioso-evangelico. Pone en este opusculo el impetu de su temperamento como en el Aviso al publico, donde aparece su personalidad literaria como pensador, filosofo, politico de altura y forjador de nuevas ideas culturales y democraticas. La humildad y la prudencia le llevaron a ocultar su nombre cuando era muy conocido en su entorno, especialmente en la elite neogranadina. Pensaba en la Gran Colombia. Se habia retirado a un pueblecito de Bojaca, en la sabana de Bogota, donde las casas se concentraban en torno a la Virgen de la Salud, con su iglesia y escuela rural.

El P. Diego Francisco Padilla considero fundamental algo en lo que no habia pensado Rousseau, al reconocer el derecho fundamental de los padres en la educacion de sus hijos segun su religion. Rousseau se propuso hacer un plan de educacion para ser evaluado por los expertos y no en un metodo para los padres y madres. Reconocio el papel de la "tierna y prudente madre", a la que menciona en el libro primero.14 Padilla intento, como san Agustin, elaborar un tratado de educacion cristiana para el mundo americano. Critico a Rousseau que no llego a conocer, al "hombre natural" como sucedia en la realidad de los pueblos aborigenes indigenas de America, en los que habia un instinto o sentimiento religioso de diversa indole. El hombre es por naturaleza social y religioso, y la educacion no es integral si le falta ese sentimiento, como la educacion fisica o sexual, ademas de la intelectual.

Al ser un hombre muy culto, el P. Padilla llego a conocer los principales temas y publicaciones de su tiempo, como los de la Enciclopedia francesa, especialmente a Rousseau, del que tradujo el Tratado de Economia Politica y le refuto en El Nino con su Padre.

3. Desarrollo de contenidos y estructura de este opusculo

Comienza preguntando un nino a su padre: "?Hoy he dado bien la leccion? Si hijo mio, la has aprendido perfectamente. ?Que quieres pedirme?".15 El nino le pidio un libro muy bonito por fuera, que el profesor de musica le habia ofrecido a su hermana. Al decirle que se titulaba Cartas de Heloysa y Abelardo, el padre se sorprendio observando que era un "mal librito". Se alegro el buen padre de saber que su hija habia rechazado el libro, porque no se lo habia regalado el y no lo aceptaba sin su permiso. Le observo a su hijo que "una cosa no es buena porque lo exterior sea hermoso: el veneno suele estar encerrado en una pildora dorada". Para demostrar esto, observo que habia comprado una bacinilla de plata. Le dijo que al dia siguiente la recogiese de la recamara y se la llevase al gabinete, como estuviese. El nino observo: "Gai, gai, Papa, no me digas eso que me hace vomitar". El mismo nino reconocio que tenia "K K". Eso pasaba con los malos libros que la misma Iglesia prohibia. Semejaban al riachuelo que iba junto al convento de san Agustin en Bogota, donde habia que tapar la nariz al pasar su puente. Luego expuso quienes eran Abelardo y Eloisa, cuyo libro habia leido, como persona mayor, alegando que el podia beber un vaso de vino con algo de agua y el nino no.

A partir del dialogo del numero 2o observa que "no conviene saber mas de lo que conviene" y relata como Adan y Eva pecaron por comer de la fruta prohibida y querer ser como Dios. Algo parecido sucede con los malos libros que despiertan las pasiones y danan a los jovenes. Despues de decirle como habian sido Voltaire y Rousseau, le propuso en el No. 4 traducir el libro del frances al castellano, como leccion. Aunque alego que no sabia bien esa lengua, llego a traducir: "Prediccion de un viejo manuscrito sobre la Nueva Heloysa, romance de J. J. Rousseau". (16) Sigue traduciendo y observa que llega a decir: "Solo entre los salvajes hay virtud". Su padre observo que el no habia vivido nunca entre ellos. Le hizo ver otros grandes errores y que fomentaba el odio. Menciona como obras malas: "Cartas filosoficas, la muchacha de Orlean, el Tratado de la tolerancia y otras obras de Voltaire, el Espiritu de Helvesio, La nueva Eloisa y Abelardo y el Emilio de Rousseau", etc. Le demostro que habia contradicciones en la obra de Rousseau.

Despues de refutar estas obras daninas, como el Emilio y otros libros llenos de herejias, al preguntarle el nino que le propone para las vacaciones, el padre le sugiere que aprenda el latin. Cuando el nino alega que es una lengua muerta, le observa que fue y es muy importante para poder leer obras antiguas que estaban en esa lengua.

CONCLUSION

En este articulo de investigacion critica y de revision sobre el libro El Nino con su Padre, se llega a las siguientes conclusiones:

Se trata de todo un tratado de pedagogia segun los principios de aquella epoca moderna y, en parte tambien, de la actual. Cada capitulo esta encabezado por una frase latina de autores clasicos y de La Biblia que refleja su contenido, como se hacia con los sermones, sin que llegue a ser un sermon, sino una coleccion de charlas dialogadas semejantes a los sermones que hacia san Agustin, dialogando con su pueblo o con sus discipulos cuando era profesor de Retorica, para explicar la doctrina cristiana. Habia que educar a la familia en la fe cristiana.

1. El P. Padilla tuvo el proposito de corregir el Emilio de Rousseau y los malos libros para educar "al buen ciudadano" con valores cristianos y teniendo muy en cuenta el fenomeno religioso. Procuro hacer tambien una filosofia y teologia de la educacion con principios eticos y morales que estan en la conciencia de todo hombre. Lo que san Agustin llamo ley eterna o divina que "manda conservar el orden natural y prohibe perturbarlo". (17) En ella se apoya la ley natural, escrita en el corazon del hombre.

2. El P. Diego Padilla defendio la educacion de la mujer y sus derechos frente a Rousseau, que la dejo malparada en el Emilio, y condeno la novela Abelardo y Eloisa. Hizo ver los peligros de la lectura de estos y otros libros, condenados por la Iglesia, que estaba sufriendo ataques de algunos enciclopedistas como Voltaire y Rousseau, junto con otros que menciona expresamente, insistiendo en los derechos y la obligacion que tienen los padres en la educacion de sus hijos. Se debia educar en la fe de la familia.

3. No se trata de un "breve catecismo" como opino el P. Francisco Javier Campos, (18) aunque tenga algo de parecido a los catecismos en su estructura y forma de dialogo. Su contenido es mucho mas profundo como se ha visto al tratar de su razon de ser y orientacion. Tiene un aspecto catequetico y es mas bien un buen tratado de pedagogia con fundamentos filosoficos y teologicos.

4. Con esta resena y la publicacion del opusculo El Nino con su Padre, se procura dar a conocer el ideario y los principios pedagogicos del P. fray Diego F. Padilla, complementando estudios anteriores y clarificando su figura un poco enigmatica al no firmar sus escritos por razones circunstanciales y por su humildad siendo un sabio. Se clarifica que, ademas de ser defensor de la democracia y la libertad, fue un gran pedagogo.

DOCUMENTOS

EL NINO CON SU PADRE (19)

Num. 1[grados]. Bogota, Jueves 8 enero de 1824. [1]

0 pueri fugite hinc, latet anguis in Libro [Oh ninos, huid de aqui,
esta oculta una serpiente en el libro]. (20)


El nino con su padre

N. Mi Papa: ?hoy he dado bien la leccion?

P. Si hijo mio, la has aprendido perfectamente. ?Que quieres pedirme? Pide lo que deseas, pues quiero regalarte.

N. Dame V. Papa, un librito como el que trajo hoy el maestro de musica cuando vino a dar leccion a mi hermana.

P. ?Que librito es ese, hijo mio, para buscarlo?

N. Un librito muy bonito de tafilete encarnado, doradito: es muy precioso, y el maestro se lo ofrecio a mi hermana.

P. Pero ?que titulo tiene el tal librito? ?O como se llama?

N. Se llama: Cartas de Heloysa y Abelard;21 es muy bonito.

P. !Oh hijo mio! Pideme otra cosa: ese es un mal librito. Pero dime ?con que / [2] objeto te mostro el maestro de musica ese librito?

N. Se lo mostro a mi hermana antes de dar la leccion.

P. ?Y tu hermanita lo recibio? ?Lo leyo?

N. No, Papa; ni lo recibio, ni lo leyo; dijo al maestro: que ella no queria leer mas libros, que los que V. le daba, y se puso colorada.

P. Bendiga Dios su inocencia y en ella la conserve. Si ella hubiere recibido, o leido ese librito, no la quisiera yo tanto, como la quiero. Su modestia es incomparable.

N. Papa, V. no ha leido ese librito: mire que es muy bonito, muy bonito, y el maestro de musica dijo a mi hermana, que contiene cosas muy bonitas, y divertidas: compremelo.

P. !El maestro de musica es un malvado! Yo lo remediare. No, hijo mio, no contiene cosas buenas, ni divertidas, sino cosas malas y perjudiciales. Yo lo he leido, y se que es malo.

N. ?Como ha de ser malo, Papa, si es tan bonito y divertido?

P. Mira, hijo mio, una cosa no es buena porque lo exterior sea hermoso: el veneno suele estar encerrado en una pildora dorada.

N. No, Papa: el librito es bueno; !si V. lo / [3] viera! !Tan bonito, tan coloradito, tan doradito! Y el maestro de musica dijo a mi hermana, que lo leyera, y veria en el cosas muy alegres, y bonitas.

P. !O malvados! !Ministros de Asmodeo! ?Hasta cuando os sufrira la justicia de Dios? !He! Bien, hijo mio, ?te ha parecido el librito por defuera muy bonito; ?no es asi?

N. Si, mi Papa; es muy bonito, y divertido tambien, como dijo el maestro.

P. Pues bien. ?Te acuerdas, que el otro dia compre una bacinilla de plata, y la puse en la recamara en donde dormimos? ?No me dijiste entonces, que te parecia muy bonita?

N. Si Papa, !que bonita es, que blanca, que brillante! !Lastima que no pueda servir para la mesa! !Que bonita es, Papa mio!

P. Pues bien: manana, cuando nos levantemos de la cama, y hayamos salido de la recamara, me has de llevar a mi gabinete esa bacinilla, que te ha parecido tan bonita; pero la has de llevar conforme la hallares.

N. ?Para que, Papa?

P. Para que veas y consideres despacio lo que hubiere en ella, y lo registres y manosees. / [4]

N. Gai, gai, Papa, no me diga eso que me hace vomitar.

P. Pues mira, hijo mio, lo mismo te habia de suceder con el librito que me pides: no solamente por defuera es bonito, sino tambien por dentro tiene un estilo muy fino, y unas pinturas muy vivas; pero en el centro tiene...

N. ?Que es lo que tiene, Papa?

P. Tiene, tiene, no se como te lo diga...

N. ?Tiene tambien K. K, como la bacinilla?

P. Ya tu lo dijiste: no lo quieras leer.

N. ?Como ha de ser eso, Papa, si el maestro de musica dijo a mi hermana, que todas las Senoritas y caballeritos lo leen?

P. Ese musico es un embustero: las ninas honradas y de educacion no se emplean en leer esos libretes: ellas saben que la Iglesia lo prohibe, y sus padres las inspiran el santo horror, que deben concebir a esa lectura. Las que leen esos libritos son las que cuidan poco de su alma, y de su honor, o las que no tienen padres que las impidan sus riesgos y perdicion.

N. Pues si son tan malos esos libritos, digame Papa ?como hay hombres y mujeres que los lean?

P. Cuando pasas por el puente de S. Fran / [5] cisco, o de S. Agustin, ?no te tapas las narices con el panuelo, y vuelves los ojos a otra parte?

N. Si, Papa, asi es.

P. ?Y por que lo haces?

N. Porque me da mucho asco de ver esas inmundicias y ese olor podrido me revuelve el estomago.

P. Y no has reparado cuando vas por alli, que muchas gentes hombres y mujeres estan recostados sobre el puente recibiendo el mal olor de esas sentinas, y aun en los mismos muladares no has visto gentes sentadas sobre el estiercol como sobre una alfombra de rosas y jazmin

N. Si, Papa, lo he visto, y me he maravillado de verlos tolerar esa hediondez, rodeados de puercos y de burras, que no faltan alli.

P. Pues lo mismo sucede con esos libritos: las gentes que han perdido la delicadez de los Sentidos, de la vista y olfato, no extranan la fetidez e inmundicia de esos lugares: y las que han perdido la delicadez de la conciencia y del honor y temor de Dios, no reparan en leer esos libros obscenos, y que inspiran corrupcion. !A que no has visto algun Caballero, ni / [6] alguna Senorita, que se ponga a mirar despacio, ni a sentarse en el muladar!

N. No, no lo he visto jamas.

P. Pues lo mismo sucede con esos libritos. El musico es un embustero.

N. Pero, Papa, ?como dice V. que ha leido un libro tan malo?

P. Dime: cuando vamos a comer, ?no ponen en la mesa una botella de vino?

N. Si Senor.

P. ?Y tu tomas de ella?

N. No, Papa, por que siendo yo todavia muy debil, me haria mucho mal, me daria calentura y dolor de cabeza, y tal vez: tabardillo, y podia morirme.

P. Pues ya ves, que yo tomo un sorbo por que lo necesita mi salud, y edad; pero ves, que lo tomo aguado, por que puro me puede danar: asi yo por mi obligacion he leido ese librito; pero lo he leido con templanza y de prisa; porque aunque soy de edad, me podia hacer mucho dano: los jovenes deben evitar con mas cuidado esos riesgos.

N. Digame ahora Papa, ?quienes eran esos Abelardo y Eloysa?

P. Abelardo fue hombre de mucho ingenio, pero fue muy malo, tuvo muchos errores. / [p. 7] en la Fe, S. Bernardo los combatio; y a mas de eso falto a la confianza que de el hicieron los padres de esa nina que se llamaba Eloysa: le encargaron que la diese lecciones y la ensenase las ciencias liberales: el la engano, la pervirtio, la hizo mala, y deshonro a su familia. Pero al fin la pago, porque se vengaron de el sus deudos.

N. ?Que le hicieron?

P. El mayor agravio, que se le puede hacer a un hombre.

N. ?Cual es ese agravio?

P. No me hagas hoy mas preguntas, porque estoy muy ocupado. Si dieres bien la Leccion otro dia, te contare un cuento muy bonito de una culebra. Vete a estudiar.

N. Deme V. Papa, la mano para besarla.

P. Dios te bendiga.

*Bogota, Imp. de Espinosa; ano de 1824 (22)

Num. 2o Bogota, jueves, 15 de enero, 1824 [9]

Non plus sapere quam oportet sapere. (23) [No conviene saber mas de lo que conviene]

El nino con su padre

N. Papa: ya que di la leccion, voy a decirle, que el Maestro de musica se afirma, en que el librito es muy bueno, y dilo a mi hermana, que si V. no nos dejaba leerlo, era porque no nos ilustrasemos, y la aconsejo que no fuese simple, que se instruyese, que esos libritos son los que nos han de sacar de las preocupaciones, y ensenarnos la filosofia; y que V. no queria que saliesemos de la ignorancia. ?Es asi, Papa?

P. Yo te voy a desenganar, hijo mio, de la mala fe de ese musico.

N. No, Papa mio, antes digame V. el cuento de la culebra, que estoy desesperado por saberlo.

P. Pues oye. Dios hizo el primer jardin que / [10] ha habido en el mundo.

N. ?Seria tan bonito como el de casa?

P. Oye: era un jardin muy grande: tenia muchos canales de agua, le planto muchos arboles frutales, crio en el toda especie de animales; alli estaba el soberbio caballo, el manso buey, la oveja, el asno, el tigre, el leon, la ardita, el conejo, y toda especie de cuadrupedos: puso tambien las culebras, los sapos...

N. Ay! Papa! que mal hizo en poner culebras en el jardin.

P. No, hijo mio: las culebras entonces no mordian, ni los tigres ni los leones eran bravos; antes venian mansitos a la mano. Pues para adornar mas su jardin, puso tambien muchos pajaritos, el Turpial que gorjeaba como un musico, la Mirla que trinaba, el Babagui, el Cisne, el Toche cantador, el Lorito parlero, el...

N. !Quejardin tan primoroso! ?Y esos animalitos se dejaban coger?

P. Si, hijo mio: eran todos domesticos, y venian a cantar al hombro.

N. Si yo hubiera estado alla, me habria traido un piriquito.

P. Pues ya que el jardin estuvo hecho, trajo Dios un hombre que crio, y le habia casado con una mujer, y les regalo aquel / [11] jardin, y les dijo: todo esto he criado para vosotros, este jardin es vuestro, todos los animales os obedeceran, y las aves os divertiran con su canto: Ahora venid, y os dire lo que habeis de comer: entonces los saco a pasear el jardin, y !cuanto fue el gusto que recibieron, cuando vieron tantos arboles frutales! Alli estaban los platanos cargados de racimos amarillos como yema de huevo, las higueras colmadas de brevas rajadas ya de puro maduras, los duraznos de persia que destilaban miel, los melones naranjados que embalsamaban el aire con su fragancia, las ciruelas negras, las cerezas pardas, los melocotones los...

N. Papa, !quien hubiera entrado en el jardin !Se me hace la boca agua!

P. Pues ya que hubieron paseado su jardin, les dijo Dios: ?ya habeis visto toda esa multitud de frutas? Pues de todas ellas podeis comer, todas son inocentes, a ninguno hacen mal, antes son provechosas. Pero mirad lo que os digo: de aquel arbol que esta en medio del jardin, no comais, porque es venenoso, y en el momento en que comiereis de su fruta os vendra la enfermedad y la muerte: miradlo bien, conocedlo; yo os lo advierto, no vais a / [12] comer de el; y diciendo esto, los dejo. Ellos siguieron su camino, comiendo de las otras frutas; y un dia se le antojo a la mujer salir a pasearse sola, paso por donde estaba el arbol venenoso, y se encontro con una culebra grande, que estaba enroscada al pie del arbol, y la llamo.

N. !Que! Papa, ?las culebras hablaban?

P. El que hablaba en la culebra era el Diablo, que se habia metido en ella, para enganar a la mujer.

N. ?Y la mujer no tuvo miedo de hablar con la culebra?

P. No, hijo mio, porque ya te he dicho, que las culebras entonces no eran bravas, ni mordian. Pues la culebra llamo a la mujer, y la dijo: ?por que te vas de largo, y no comes de la fruta de este arbol? La mujer le respondio: de las frutas de todos los demas arboles, como; pero de las de este arbol no puedo comer. ?Por que? la pregunto la culebra; y la mujer respondio: porque Dios me mando, que no comiese, y me dijo, que si llegaba a comer me moriria. Entonces la dijo la culebra: ?todavia estas creyendo en esas supersticiones, y fanatismos? ?No ves, que Dios lo que quiere es, que no os ilustreis, ni salgais de esa ignorancia, en que estais? / [13] Dios bien sabe que si comieseis de esta fruta, sereis como unos dioses, conocereis el bien y el mal, se abriran vuestros ojos, os iluminareis, saldreis de esa estupidez e ignorancia. Dios te amenazo con la muerte. Que muerte, ni no muerte: no morireis, ni os sucedera mal. !No seas simple, come, mira que manzanas tan hermosas, y dulces! - ?Y no es esto mismo lo que decia el musico a tu hermana?

N. Si, Papa, asi le ha dicho el musico a mi hermana.

P. Pues en ese musico habla el mismo Demonio, que hablaba en la culebra.

N. Pero, Papa, ?la mujer creyo lo que la culebra le decia?

P. Si, hijo mio, la creyo para su desgracia, y la nuestra. La curiosidad, la golosina, y el deseo de ilustrarse la perdieron.

N. ?Que le sucedio?

P. Comio de la manzana, (24) y habiendo visto venir a su marido; mira, le dijo, !que manzana tan dulce, y tan sabrosa! Mujer, la dijo el marido ?como te atreves a comer de esa fruta, que Dios nos ha prohibido? ?No te acuerdas, que nos amenazo con la muerte, si llegasemos a probarla? Dejate de eso, respondio la mujer: ahora me ha desenganado esta culebra, y asegura, que /[14] no moriremos comiendola: dice, que Dios, nos engana, que no quiere que nos ilustremos, ni que sepamos lo que es bueno, y lo que es malo, ni que seamos sabios como dioses, y por eso nos la prohibio. Toma, come, como yo he comido, y veras que es fruta delicada.

N. Y el hombre ?que hizo?

P. El infeliz comio tambien, y se perdio.

N. ?Que le sucedio?

P. Lo que enganosamente les habia predicho la culebra se les abrieron los ojos al momento, supieron lo que era el bien y el mal, y aprehendieron lo que para su felicidad habria sido conveniente ignorar.

N. ?Que ilustracion y ciencia adquirieron?

P. Adquirieron la ciencia y conocimiento del bien que acababan de perder, y del mal que empezaban a padecer.

N. ?Que bien era el que perdian?

P. Perdieron la inocencia, la paz del espiritu, la tranquilidad del animo, el imperio de la razon, la sujecion de las pasiones, y la inmortalidad.

N. ?Y que mal fue el que conocieron?

P. Males sin numero empezaron a conocer: el primero fue la verguenza de si mismos, el miedo de parecer delante de Dios; luego empezaron a sentir la guerra de la carne / [15] contra el espiritu, el ruido y alboroto de las pasiones; despues los animales que eran mansos, se volvieron bravos; los tigres, los leones ya les embestian, los pajaritos que venian a cantarles, se volvieron ariscos, y les huian: Dios se enojo contra ellos, los arrojo del jardin, los sentencio a trabajar para comer, y la muerte se les aparecio para llevarselos. ?No te parece, que se ilustraron mucho esos dos Esposos?

N. !Ay! Papa, !que ilustracion tan funesta! Pero digame, Papa ?los ninos y ninas que leen esos libros del musico se ilustran del mismo modo, y conocen el bien y el mal, como ese hombre y esa mujer?

P. Si, hijo mio: al punto que los leen, se les abren los ojos, y empiezan a conocer el bien perdido, y el mal adquirido. Empiezan a sentir el ruido de las pasiones, el desasosiego del animo, la importunidad de las imagenes indecentes; ya no tienen sosiego, en el corazon sienten un tumulto, una inquietud, un gusano, un fuego que los abraza: ya se desvelan, lloran sin saber porque, y empiezan a conocer el mal que les ha causado la ilustracion filosofica, y el bien que perdieron y de que gozaban antes de ilustrarse. ?No te parece buena la nueva ilustracion, que ha traido esos libritos?/ [16]

N. !O! Papa, yo no quiero ilustrarme: pero digame ?mataron esa mala culebra?

P. No la mataron: vive todavia en los libros, y en el pecho de esos nuevos filosofos: el demonio que hablo en ella esta en el infierno aguardando a los que escriben, a los que venden, a los que compran y leen esos libros de nueva ilustracion.

N. Pero por fin, ?en que paro la culebra?

P. Dios la maldijo, la sentencio a arrastrarse, a comer tierra, y a acechar los pies de las mujeres. Lo mismo que sucede a los ilustrados de este tiempo. Ellos son malditos de Dios, se arrastran hasta igualarse con los reptiles, acechan siempre los pies de las mujeres, y se alimentan de cieno, no piensan, ni hablan, ni desean otra cosa. El jefe de los ilustrados de estos tiempos (Voltaire) (25) llego a comer su propio excremento, y a beber sus orines.

N. Papa, no me diga mas, por que puedo sonar esta noche con las culebras.

P. Vete a estudiar.

Bogota - Impr. de Espinosa: por Valentin Rodriguez Molano, ano de 18

Num. 3o Bogota, domingo, 11 de julio, 1824 / [17]

Non plus sapere quam oportet sapere (26) [No conviene saber mas de lo que conviene]

N. Me vasta, Papa mio, el que V. me mande, que no lea aquel librito, porque no quiere, que me instruya en cosas malas: pero si otros los leen, ?que les puede suceder?

P. Tu lo acabas de decir: leeran y aprenderan cosas malas: y esto vasta para que ningun nino lo lea. No me has dicho, que aunque el vino es sabroso, no lo probaras: ?porque te haria mal, te causaria una fiebre, y te vendria la muerte? Pues lo mismo sucederia a otros ninos, si leyesen estos libritos: perderian la salud del animo, se apoderaria de ellos la fiebre de las pasiones, y se expondrian a morir espiritualmente. ?No te parece, que aquella curiosidad podia costarles muy caro? / [18]

N. Es verdad, Papa lo que V. me ha dicho otra vez, que es una imprudencia, exponerse a perder la salud corporal por una golosina, y la salud de la alma por una curiosidad.

P. Pues lo peor es, que en el mismo acto de verlos, pierden la salud espiritual, y caen en la muerte los que los leen.

N. ?Por que? ?Papa?

P. Por que cometen un pecado grave, y quedan excomulgados.

N. !Jesus Papa! Yo no sabia eso, ?y por que cometen un pecado grave?

P. Lo primero, por que el que se expone voluntariamente al peligro de pecar, ya peca; y lo segundo, porque falta a la obediencia, y respeto a la Iglesia de Dios, que tiene prohibida esa lectura.

N. ?Cuando prohibio la Iglesia la lectura de esos libros?

P. Desde el tiempo de San Pablo se daban al fuego los libros hereticos, magicos o / [19] impios; y en un solo dia se quemaron tantos, que su valor ascendia a cincuenta mil dineros. (27) Los Concilios que se celebraron despues, como son el Constantinopolitano, el Calcedonense, el Concilio II Romano, y finalmente el Concilio Tridentino (28) han siempre prohibido, y anatematizado la lectura de tales libros; y un Teologo de mucha doctrina, y virtud (29) (a) dice que el librito de que se trata, y otros sus semejantes son de su naturaleza tan pestilenciales, que no se puede dar licencia para leerlos.

N. ?Y quien da esa licencia para leerlos?

P. El Sumo Pontifice.

N. ?Y la da a todos los que la piden?

P. La da a los profesores de teologia o Sagrados Canones, personas doctas y piadosas, y ordinariamente con algunas excepciones que dicta la prudencia y sabiduria del que dispensa. / [20]

N. ?Cuales excepciones suele poner en las licencias?

P. Cuando se concede por S. S. la lectura de libros prohibidos, ordinariamente se exceptuan los libros de los heresiarcas como los de Calvino, Lutero y los que directamente, y de proposito combaten la Religion, que se llaman de primera clase. Se exceptuan tambien muchos, que aunque sus autores sean Catolicos, pero que son sospechosos de error, que contienen errores contra la Fe, que corrompen las buenas costumbres, que ofenden los oidos piadosos, y principalmente los que inflaman la concupiscencia, y provocan a deshonestidad y estos se llaman de segunda clase.

N. ?Y los que no leen, sino que oyen leer esos libros, tambien pecan?

P. Si, peca tambien, e incurre en la excomunion, del mismo modo que incurre el que retiene el libro, y no lo entrega al ordinario, el impresor que lo imprime, los que ayudan a la impresion, los que le ministran, letra y tinta, los que los venden y compran, y todos aquellos que tienen / [21] parte en la obra, aunque esta sea un folleto de pocas hojas.

N. Papa ?por que sera que la Iglesia ha perseguido tanto esos libros?

P. Porque los malos libros son las mas poderosas armas con que el demonio vence a los hombres y llena de almas el infierno.

N. Pero esos malos libros solamente podian pervertir a los bobos; ?mas que a mi no me pervertian?

P. Es verdad, hijo mio, que los malos libros hacen la mayor presa en los simples que piensan, que todo lo que esta de letra de molde, es cierto: y por eso es, que vemos tantos mozalbetes, que apenas saben leer el castellano, dar por cierto lo que han escrito los modernos herejes de Francia y de Inglaterra. Esos miserables sostienen a puno cerrado los sofismas, y cavilaciones de los incredulos, y se confiesan ridiculos, creyendo que aquellas producciones son nuevas, que estan fundadas, y que no tiene respuesta. [22]

N. Papa ?Y no es asi?

P. No hijo mio: nada han escrito los nuevos filosofos, que no sea copiado de los filosofos antiguos; nada afirman, que no haya sido rebatido, y dado por falso por los Doctores Catolicos hasta la demostracion; nada mas han hecho, que encender una negra mecha en una negra tea.

N. Pero a los que han estudiado y son Doctores; no les podran pervertir esos libros, por que sabran que son malos, y conoceran su falsedad.

P. Aun las personas doctas corren mucho peligro con la leccion de libros hereticos, e impudicos. El que sin licencia, y aun con licencia, pero sin necesidad se entrega a esa lectura, ordinariamente cae en error, o en duda; y si el libro es impuro, por lo comun enciende la tea de la concupiscencia. Oye lo que dice un hombre muy docto, y muy espiritual: si el que tiene licencia de S. S. para leer libros prohibidos, siente algun peligro de seduccion o perversion, y padece combates de graves tentaciones, peca mortalmente leyendolos: porque la / [23] (3) licencia Pontificia no le puede librar de la obligacion de evitar la ocasion en que gravemente peligra. (30) (e) Y ya antes te he dicho, que en las licencias para leer libros prohibidos, casi siempre se exceptuan los libros impuros y lascivos.

N. Pues entonces de nada les sirve haber estudiado, si no conocen la falsedad del libro, y se dejan enganar.

P. Advierte, que la temeridad es una especie de soberbia, y que Dios suele castigar la soberbia con caidas escandalosas; por que como dice San Agustin: unos pecados suelen ser castigo de otros pecados (31). El que siente, que a pesar de su doctrina, y sabiduria esta en riesgo de pervertirse con la leccion de libros malos debe abstenerse de leerlos; y si confiado en sus talentos se expone al riesgo, no es maravilla que Dios castigue su presuncion dejandole caer en el lazo, que el mismo se prepara. Origenes (32) era hombre muy sabio, y la lectura de un librito lo corrompio; Marco Antonio de Dominis (33), Obispo / [24] muy erudito confiesa en el prefacio de sus obras, que la lectura de unos libros le hizo apostatar, y escribir contra la Religion, contra el primado, y autoridad Pontificia, contra la eclesiastica jerarquia. Berengario (34), hombre tambien instruido cayo en muchos errores con la leccion de un libro de Juan Erigena (35). Por lo cual, hijo mio, amonesto por el amor de Padre, que jamas leas libro alguno, que pueda manchar tu fe y tu pureza: sigue el consejo de San Isidoro Arzobispo de Sevilla, que decia: mejor es ignorar los errores, que exponerse a caer en ellos; menos cuenta vencer la curiosidad de leer libros tiernos, y lesivos, que pelear contra las imagenes que imprimen en la alma, y que lloran para apagar con lagrimas el fuego que encienden el corazon (36).

Bogota, Imp. De Espinosa, por Valentin Rodriguez Molano. Ano de 1824

Num. 4o Bogota, Domingo, 18 de Julio, 1824

Pinxisli venerem...

?Et miraris, opus displicuissetum?

Martial. Epigr. (37) [Heriste a Venus.... Y miras tu obra desagradable]

El nino con su padre

N. Papa, digame V. ?solamente ese librito esta prohibido?

P. No, hijo mio, hay muchos libros, que no se pueden leer sin incurrir en anatema, como son los impuros, tales como la nueva Teologia [Eloysa o Heloisa] (38) peor que la vieja, y los hereticos, tales como los de Rousseau, y los de Voltaire.

N. ?Quien [es] ese Rousseau?

P. En este libro te puedes imponer quien es ese ministro del infierno. Lee.

N. Esto esta en frances.

P. Pues traducelo al castellano. / [26]

N. Papa: todavia no se traducir bien esa lengua.

P. No obstante, traducela como puedas, y te servira de leccion.

N. Dice asi: "Prediccion de un viejo manuscrito sobre la nueva Heloisa, Romance de J. J. Rousseau. ?Va bien? Papa. (39)

P. Si, bien traducido esta, prosigue.

N. Pues dice asi: "En estos tiempos aparecera en Francia un hombre extraordinario, venido de las margenes de un lago; y gritara al pueblo: yo estoy poseido del demonio del entusiasmo: yo he recibido del Cielo el don de la inconsecuencia: yo soy filosofo, y profesor de paradojas"

"La multitud de simples le seguira, y muchos le creeran...."

"El les dira: todos vosotros sois sceleratos [sic: sceleratus = malvados] y bribones: vuestras esposas son todas mujeres perdidas: yo vengo a vivir, no obstante con vosotros. El abusara de la dulzura, y candor del pueblo, para / [27] decirles injurias absurdas."

"El anadira: todos los hombres son virtuosos en el pais en que yo naci, pero jamas volvere yo a habitar entre ellos."

N. Papa, ?va bien la traduccion?

P. Si, hijo mio, bien va; prosigue.

N. Dice asi: "El anadira, que las ciencias, y la artes corrompen necesariamente las costumbres; y no obstante escribira sobre las ciencias, y las artes. El sostendra, que el teatro es la causa de la prostitucion y de la corrupcion; y el hara otras, operas y comedias."

"El escribira, que solo entre los salvajes hay virtud; aunque el no haya vivido jamas entre ellos; y aunque sea digno de habitar con ellos. (40) El dira, que todos, los grandes son unos menospreciables criados; y al mismo tiempo frecuentara y hara muchas sumisiones a los grandes."

"El dira, que la musica francesa no vale nada; y con todo eso / [28] (41) se ocupara en copiar piezas de la musica francesa."

"El dira, que es imposible tener buenas costumbres leyendo romances, y el hara un romance, y en su romance se vera el vicio en accion, y la virtud en palabras; y los personajes del romance seran poseidos de las furias del amor y de la filosofia."

"El procurara hacer creer a todo el mundo, que sabe escribir cartas amorosas, y que las ha recibido de... [sic]. Y en su romance se ensenara el arte de sobornar filosoficamente una joven doncella."

"Tendra una discipula; y esta perdera todo pudor, y verguenza, y aprendera todas sus maximas y locuras, llenandose de ideas metafisicas, y sus billetes [cartas] seran homilias filosoficas".

"El Filosofo le ensenara, que los Padres no tienen alguna autoridad sobre las hijas cuanto a la eleccion de esposos, y se los pintara / [29] como barbaros, y desnaturalizados" (42).

"El rehusara recibir honorarios del Padre de su discipula, por la natural delicadeza que tiene todo el que teme una pena aflictiva; pero el recibira ocultamiento el dinero que a escondidas le regala su discipula; y el probara que esto es justo y honesto."

"El ira a Paris y no frecuentara gentes sensatas y honestas sino mujercillas y artesanos y dira, que ha visto a Paris". (43)

"El querra matarse, y hara una larga disertacion para probar que un hombre por celos debe matarse, y por persuasiones de su amigo no cometera el suicido; pero se ira al rededor del mundo para dar tiempo a que crezcan los hijos de su discipula; para despues volver a ser su Preceptor, y ensenarles la virtud, como se la enseno a su madre.

"El hallandose en su Eliseo procurara arrojar a su discipula en / [30] un pozo, y precipitarse con ella, y dira, que todo eso es virtud y filosofia."

"A fuerza de hablar de filosofia, y de virtud, no se comprendera lo que es la virtud, ni la filosofia: pondra la virtud en el placer, y la filosofia en el arte de hacer interesantes los vicios".

"La discipula criara con mucha virtud a sus hijos, y cuidara con mucho celo el que no se les ensene que hay un Dios. Ella sera pedante en el hablar y hara desprecio de todas las mujeres".

"El y ella amaran el vino, se embriagaran y diran cosas dignas de taparse los oidos; y anadiran, que solos los borrachos son gente honrada".

"La discipula para morir se vestira como se visten las prostitutas, y dira al filosofo, que ella muere como ha vivido, y se dira, que ella ha muerto como una Santa."

"El libro que entre los dos han / [31] compuesto sera moral, util y honesto, pues en el se prueba, que las ninas tienen derecho de disponer de su corazon, de su mano, y de sus favores sin consultar con sus padres y sin respecto a la desigualdad de condiciones: y se demuestra en el, que como se hablo siempre de virtud, no hay necesidad de practicarla".

"El filosofo probara o dira que el prueba, que el amor es inutil entre dos Esposos".

"El libro sera escrito en estilo enfatico para imponer a los simples, y el autor amontonara frases y creera amontonar razones: el acumulara exageraciones, y jamas pondra excepciones; querra parecer nervioso y no sera mas que un atolondrado, el cuidara de concluir siempre del particular al general; y el sarcasmo le servira de razon".

"Todo el talento del autor sera dar a la virtud insultos y al buen sentido puntapies: el emponzonara / [32] las almas, y dira que quiere curarlas: El se gloriara de haber abierto un precipicio y se excusara diciendo: tanto peor para las ninas que cayeren en el; yo se lo adverti en el prefacio del libro, pero las ninas jamas leen los prefacios. (44)

"Y despues que en su obra habra degradado las costumbres por la filosofia, y la filosofia por las costumbres, dira, que a un pueblo corrompido le conviene tales romances" (45) (a).

N. Papa, Yo no leo mas esto: el autor me parece un loco.

P. Es uno de los principales corifeos, que estiman en mucho los incredulos: haces muy bien en no continuar leyendo, porque lo que sigue es muy indecente. Pero cuando tu tio venga esta noche releele lo que has traducido y preguntale ?si por hay [ahi], ha visto algunos retratos parecidos a este original.

Bogota

Imp. De Espinosa, por Valentin Rodriguez Molano. Ano de 1824.

Num. 5o Bogota, domingo, 18 de julio, 1824

Loquevatur penitus contraria, tacit. in-trver. (46) [Se decia en el fondo lo contrario] (47)

El nino con su Padre

N. Papa: hice a mi tio la pregunta, que V. me previno, y respondio, que conocia algunos, que como J. J. llevaban siempre el pro y el contra. ?Digame V. que quiere decir: llevar el pro y el contra? (48)

P. Quiere decir: que el que habla, se contradice, que tan presto afirma, como niega, que habiendo asegurado que una cosa es blanca, luego dice, que es negra.

N. Papa; ?y el tal J. J. es de ese caracter?

P. ?Pues no lo viste en la traduccion, que hiciste el otro dia?

N. Pero yo pensaba, que en sus otros escritos (por que mi tio dijo, que eran muchos) usaria de mas formalidad. / [34]

P. Pues te equivocaste en ese juicio; porque en todos sus papeles esta la contradiccion, o como decia Tulio (49), el pro y el contra: y si no, atiende, y veras como es cierto lo que te digo.

N. Si, Papa, lo tengo por cierto, solo por que V. me lo dice, y sin necesitar de pruebas; pero gustaria de oir a V.

P. Pues oid: primero dice, que a los ninos y ninas no se les debe hablar de Dios, ni ensenarles el Catecismo hasta la edad de diez y ocho o veinte anos, por que antes no pueden tener idea de Dios (a); (50) y luego dice, que quiere ensenar a las ninitas desde su tierna edad, porque si fuese preciso aguardar a que fuesen grandes, y capaces de discurrir, se pondria a riesgo de no poder nunca ensenarlas (b) (51). ?No ves ahi el pro y el contra? (52)

N. Lo veo en verdad; ?pero cual de los dos extremos le parece a V. mas conveniente?

P. Ya sabes, que la primera obligacion del hombre cuando entra en el uso de la razon, es adorar y amar a Dios. ?Te parece, que el que no sabe, si hay Dios, le podra amar, y adorar?

N. Es asi Papa, que no podra. Y ahora advierto, que toda la instancia con que V. y mi Mama nos ensenaban todos los dias, y todas las noches; que hay un Dios, a quien no podiamos ver con los ojos del cuerpo, porque es un espiritu purisimo, que esta en todas partes, y que este Dios es tan bueno, que sin necesitar de nosotros lo crio a V. y a mi y a todos, y nos sustenta y nos redimio del infierno, y otras tantas cosas, que nos decian, era para que cuando fueramos grandes, y tuvieramos juicio, adoraramos, y amaramos a Dios.

P. Si, hijo mio ese era el fin, conque tu Madre, y yo os ensenabamos.

N. Es verdad, Papa, que entonces, como era yo chiquito, no atendia/[36] ni hacia caso de lo que V. me ensenaba, pero se me quedaba en la memoria, y ya cuando fui creciendo, me acorde de lo que me habian dicho, y como que se me abrieron los ojos, y empece a recapacitar.

P. ?Y entonces que hiciste?

N. Me postre de rodillas, adore a Dios, le di gracias, conforme V. me habia ensenado, y le prometi hacer todo lo que me mandase.

P. Cumpliste con tu obligacion.

N. Pero, Papa, los que hasta la edad de 20 anos no saben si hay Dios, ni se les debe hablar de Dios, como dice ese hombre J. J. ?cuando podran aprender esa obligacion?

Porque el negrito Miguel que nos sirve no tiene 20 anos, y ya es casado, y todo el dia esta en su trabajo, y no tiene momento desocupado para aprender el Catecismo; con que si de chiquito no lo hubiera aprendido, se muriera sin aprenderlo, sin saber que hay Dios, sin adorarle, y sin amarle. / [37]

P. Discurres bien, porque ese caballero J. J. dice, que a la gente del pueblo tampoco se le debe ensenar que hay un Dios hasta esa edad.

N. Y digame, Papa, ?si los ninos en edad de 16 anos se mueren sin saber que hay Dios, sin adorarle, y sin amarle, se iran al Cielo? Porque sin conocer a Dios, no podran arrepentirse de sus pecados, ni pedir misericordia, y sin saber el Catecismo, no sabran que pecados tienen, ni se podran confesar.

P. Asi es, hijo mio, ?pero que quieres que te diga, sino lo que dijo Jesucristo: el que no creyere, se condenara (53) (c)

N. Con que los ninitos chiquitos que se mueren, no se pueden salvar; por que no conocen a Dios, ni lo adoran, ni tienen fe.

P. Los ninos que mueren antes de tener uso de razon se salvan estando bautizados, porque aunque no hagan actos de fe, en el bautismo / [38] se les infunden los habitos de fe, de esperanza, y caridad, y les aprovecha la fe de sus padrinos, que responden a nombre del bautizado.

N. ?Y si mueren despues de tener uso de razon sin haber conocido, ni adorado, ni amado a Dios

P. Una cosa es no conocer a Dios, otra no quererle conocer (54) (d). El que ignora, por que no quiere instruirse, peca; y el que muere en esta culpa voluntaria, se condena. Un joven de 16 anos, nacido entre cristianos, si ignora la ley, es porque no quiere aprenderla. El que por negligencia no la aprende, vive en pecado, y muere en pecado, si muere en esta ignorancia.

N. ?Pero si ignora la ley por que sus Padres no se la ensenan, y no quieren que se le hable de Dios, ni de ley?

P. La ignorancia de aquellos no les excusa del infierno, si absolutamente no creyeron; pero porque de ningun modo oyeron, tal vez tendran menos tormentos en el infierno, porque ninguno puede tener ignorancia invencible de la existencia de un Dios, y de la obligacion de amarle. (55) (e)

N. ?Pero la culpa sera de sus Padres que no les ensenaron. / [39]

P. Sus Padres son reos de esa culpa; pero eso no quita que los hijos lo sean tambien. ?No has leido en la Constitucion del Estado, que para poder ser Senador, es preciso tener una propiedad de valor de cuatro mil pesos? (56)

N. Asi lo dice la Constitucion.

P. Pues dime: ?Si un pobre que no tiene esa cantidad, pretendiese ser Senador, le valdria alegar, que si era pobre era por que su Padre habia disipado su herencia, y no le habia ensenado, ni permitido aprender algun oficio, para formar su capital de 4000 pesos?

N. No, Papa, ?no le valdria ese alegato contra la ley.

P. Pues ?si en un Tribunal terreno no vale la excusa de que su Padre no le enseno oficio para juntar 4000 pesos, en el Tribunal de Dios valdra la excusa de que mi Padre no me enseno el Catecismo? No: el uno no entrara en el Senado, por que no tuvo dinero, y el otro no entrara en el Cielo, porque no tuvo fe.

N. Pero, Papa, ?le parece a V. justo el que este joven se condene porque no le ensenaron el Catecismo?

P. ?Y te parece justo, que el otro joven no sea Senador por que su Padre no le proporciono medios para juntar 4000 pesos? / [40]

N. Si, Papa, porque la ley lo dice.

P. Pues la ley de Jesucristo esta expresa: el que no creyere se condenara. (57) Y advierte, que si el joven que muere sin fe, no tuviere pecado personal que merezca el infierno, levantara el pecado de su primer Padre (5&) (f) como le bastara al otro la negligencia de su Padre para no poder entrar en el Senado.

N. Pero me asombro el que J. J. quiera que los ninos con ese riesgo no tengan religion.

P. No, hijo mio, J. J. quiere que tengan Religion, (g) (59)

N. Pero, Papa, ?podra haber Religion sin conocer un Dios?

P. No te dijo tu tio, que ese caballero y sus semejantes llevan siempre el pro y el contra?

N. Es verdad; pero les hace a los ninos muy poco favor.

P. No les hace mas favor a sus Madres.

Errata. En el N. 4, p. 25, linea 6, dice: nueva Teologia, lee nueva Eloisa. (60)

Bogota, Imp. de Espinosa, por ValentinRodriguez Molano, ano de 1824

Num. 6o Bogota, Domingo Io de agosto, 1824 [41]

Loquevatur penitus contraria, Tacit. in tiber. (61) [Se decia interiormente lo contrario]

El nino con su Padre

N. Papa. V. me dijo, que el Senor J. J. hacia tan poco favor a los ninos como a sus madres. ?Que es lo que dice de ellas?

P. Las mujeres deben estar muy agradecidas a ese Senor, por que dice, que son unos jumentos, unas borricas incapaces de discurso, ni de raciocinio, y que deben seguir a sus maridos como una bestia sigue al que la lleva con el cabestro (62) (a). Pero en otra parte (63) (b) finge una senorita mas sabia que Platon, y mas discreta que Socrates.

N. Entonces ese Senor se contradice.

P. ?No te he dicho, que es de los filosofos del pro y el contral Tambien / [42] dice, que los maridos las deben inspirar la Religion que se les antoje, y que ellas como puros automatas deben seguir la creencia de sus esposos, renunciando su entendimiento, por que son incapaces dejuzgar, de suerte que si el varon no tiene Religion, por esta regla la mujer no debe tenerla.

N. Papa: eso me parece un disparate.

P. Pero luego lo enmienda, porque pinta a la Senorita Julia como buena protestante, y a su marido como un perdido ateo, y la hace llorar, y procurar de todos modos la conversion de su esposo, sin que este pretenda reducirla a no tener Religion, ni se incomode por las exhortaciones de su mujer, dejando en paz al hombre sin Religion, y a l a mujer con ella (64) (c).

N. Y sera verdad, que vivian en paz.

P. El Senor J. J. asi lo dice.

N. ?Pues como dice, que la Senora Julia decia, que el amor que tenia a su marido era su mayor tormento? / [43] Que tener precision de habitar en un mismo cuarto, y sentarse a una misma mesa, era para ella un martirio, y una desesperacion ?No lo acaba V. de leer ahora? (65) (d)

P. Cuando tu has reparado en esta contradiccion, ella debe ser muy clara. Pero advierte, que una paz simulada es puramente exterior, consiste en aparentar una tranquilidad, que realmente falta, en evitar las rinas, y disgustos que turban el sosiego de las familias, y en disimular los sentimientos del animo pero en lo interior en el fondo del corazon, alli no hay paz: la misma Julia confiesa, que no habia ocasion de placer, que no fuese acibarada por el extravio de su marido, que si le acompanaba al paseo, si discurria con el, si recibia sus agasajos, se veia precisada a ocultar su dolor; pero que sentia un tormento, que casi llegaba a desesperacion (66) (e). / [44]

En efecto, ?Cuantas mujeres se veran precisadas a disimular los extravios religiosos de sus maridos, y a presentarseles placenteras, risuenas y contentas como la Senora Julia, cuando su corazon esta despedazado de dolor, y se consumen, y lloran en secreto?

N. Papa: Entonces mejor era para las mujeres no casarse con esos hombres, si habian de padecer ese tormento.

P. Si se hubiera de seguir el sistema del Senor J. J., las mujeres no debian casarse con esos, ni con ningunos.

N. ?Por que? Papa.

P. Porque el tal Sr. en una carta (67) (f) dice mil execraciones contra el Sacramento del Matrimonio. Oid lo que dice, hablando de los Sacerdotes: los Catolicos con una resolucion barbara predican el nudo conyugal. ?Por que no se casan ellos? ?Por que? / [45] Porque un estado tan santo, ha venido a ser por vuestras imprudentes instituciones un estado infeliz, en el cual es imposible vivir sin ser un malvado, o un loco: es un cetro de hierro. !O leyes insensatas! A vosotras culpamos de no haber podido cumplir nuestras obligaciones. Las leyes que llama insensatas son las de la Iglesia.

N. ?Porque llama al matrimonio cetro de hierro?

P. Por su indisolubilidad, o tal vez porque no permite la poligamia, y esto es lo que le incomoda, como incomoda tambien a otros senores sus semejantes. Ellos dicen, que la abolicion del repudio es la causa de los pesares, y disgustos que sufren los casados: que la indisolubilidad del matrimonio, cuando mas se debe restringir a los pobres y labradores: que no se debe privar a los hombres la satisfaccion de mudar esposas, cuando se les antoje: que la poligamia no es mas que un negocio de calculo sobre las expensas y gatos: finalmente lo que aborrece el Sr. J. J. es la ley que establecio N. Sr. Jesucristo, y consta en el c. 19 de S. Mateo, (68) y la decision del Concilio Tridentino en la sesion 24, De matrimonio c. 2, que dice asi: si alguno / [46] dijere que a los Cristianos es licito tener muchas mujeres a un tiempo, y que esto no esta prohibido por ninguna ley divina, sea excomulgado. (69)

N. Conque entonces el Sr. Juan Jacobo y esos otros senores a quien llaman imprudente, y barbaro ?es a N. S. Jesucristo?

P. Asi es, hijo mio, que blasfeman esos filosofos: asi es que inculpan a Dios, y al Sagrado Concilio, diciendo, como dice J. J. que las sagradas instituciones son la causa de sus desgracias que por estas santas instituciones es, que no pueden los filosofos cumplir con sus obligaciones: que por estas instituciones, que el llama barbaras, e imprudentes se ha convertido el estado santo del matrimonio en un estado infeliz, y ridiculo, en el cual es imposible vivir sin ser un malvado o un loco; contra estas sagradas instituciones, es que dice, que la naturaleza levanta la voz para quejarse de su barbarie, porque han reducido a los hombres a la miseria. Estas leyes santas son las que llama insensatas y cetro de hierro.

N. Pues si esos senores aborrecen el matrimonio, y lo llaman cetro de hierro, querran que todos los hombres sean clerigos y frailes, y que todas las mujeres sean monjas.

P. Peor es eso, porque esa gente / [47] aborrece mas a los clerigos y frailes que a las sagradas instituciones del Sacramento del Matrimonio. Dice, que el Matrimonio...

N. Papa ?por que aborrecen a los clerigos y frailes?

P. No me interrumpas: estamos hablando del Matrimonio: otro dia satisfare a esa tu pregunta. Dice pues, que el Matrimonio es de obligacion a todo hombre, porque todo hombre lleva un grande enemigo consigo, y que es de derecho natural. Pero luego dice, que es conveniente, que los grandes senores, los ricos, y los poderosos no se casen, y les dispensa en la ley, que dice de la naturaleza; les dispensa tambien el llevar consigo el formidable enemigo que llevan consigo todos los hombres; y como ha dicho, que los que no se casan, no son hombres, les dispensa tambien el que puedan ser hombres sin casarse: y finalmente como ha asegurado, que solo los jornaleros, los artesanos, y villanos son verdaderamente utiles a un estado, parece que a los que dominan, y a los ricos y grandes les habra de dispensar para que en alguna cosa puedan ser utiles, aunque no verdaderamente, segun dice este tal Senor. De suerte que la ley de la naturaleza solo se hizo para la gente pobre y miserable, solamente estos / [48] llevan consigo el enemigo terrible, solo ellos son hombres, y solo ellos son verdaderamente utiles a la patria, segun J. J. Rousseau. Verdaderamente los ricos y poderosos deben ser muy agradecidos a este caballero.

N. Papa: Me parece, que en esas pocas palabras ha dicho ese hombre muchas contradicciones, y disparates, que me causan admiracion.

P. Mas admiracion te debe causar el que haya quien lo lea, quien lo elogie y a ciegas crea lo que dice.

N. ?Y todo eso lo habra el sacado de su cabeza, u otros se lo habran dicho?

P. Algunos rasgos son originales de su pluma, que lo mas es copiado de otros incredulos, que han corrompido la moral, e insultado el Evangelio, como despues veras, porque quiero instruirte, para que no te dejes seducir de esos filosofos, que prodigan alabanzas a una filosofia corruptora, inmoral, y perversa. No leas esos sofistas, no te acompanes con los que siguen sus errores, huye de esos aspides venenosos, que matan con solo su aliento.

N. Asi lo hare con la gracia de Dios.

Imp. de Espinosa, por Valentin Rodriguez Molano. Ano de 1824

Num. 7o y ultimo Bogota, Domingo 8 de agosto, de 1824 [49]

Principus obsta. (70) [Resiste desde el primer momento]

El Nino con su padre

N. ?No sabe V. Papa, que ya todas las escuelas se han cerrado, y que todos los ninos estan en vacaciones?

P. Si, hijo mio, ya lo se, ?pero tu que quieres decirme con esa pregunta? ?Tambien quieres usar del asueto que se concede a los estudiantes en este tiempo?

N. Si a V. le parece bien, yo querria, que me concediese algunos dias de descanso para divertirme en este asueto.

P. Tienes razon, y aunque deseaba en estos dias acabar de instruirte sobre la persona, y doctrina de Sr. J. Jacobo y de los otros filosofos de su tiempo; pero veo, que tienes justicia en pedirme las vacaciones acostumbradas.

N. ?Y por que desea V. tanto el instruirme en las personas, y escritos de esos senores?

P. Porque la obligacion de un Padre es instruir a sus hijos en el riesgo y males que causan las malas companias. Veo que vas creciendo como espuma, y que en estando mas grandecito, te han de echar el ojo los filosofos, para llevarte a su partido / [50]: a excusas mias te han de hacer mil elogios de los incredulos; te ponderaran la sabiduria de Voltaire, aunque el no fuese mas que un sofista; la honestidad de Rousseau, aunque no fue sino un corruptor, por lo que fue desterrado de Francia; el ingenio de Oves, [Hobbes] (71) de Alamber [D'Alembert] (72) de Baile, etc., (73) aunque no fuesen mas que hombres carnales, y espiritus fuertes. Y despues habiendote hecho formar estimacion de estos y otros filosofos, te inspiraran curiosidad por ver sus escritos, ellos te los proporcionaran; te pondran en la mano las cartas filosoficas, la muchacha de Orleans, el tratado de la tolerancia, y otras obras de Voltaire; luego te presentaran el Espiritu [De l'Esprit 1758] de Helvecio, de los filosofos modernos, la nueva Eloisa y el Emilio de Rousseau, el amor socratico del Diccionario filosofico, el sistema de la naturaleza, (74) y otros libritos impios, sucios, y deshonestos y te querran persuadir, a que nada tienen de malo, que sus autores son sabios, modestos y religiosos, y que su doctrina es util, necesaria y conveniente par ilustrar el entendimiento, para salir de preocupaciones, para practicar la virtud, y ser hombre de espiritu, de moda y de estimacion.

Quiero prevenirte con tiempo, para que no te dejes seducir, para que sepas, que esos autores son herejes, malvados, [51] corruptores, enemigos de Dios, precursores del Anticristo, o la cuarta bestia del Apocalipsis. Ya te lo prevengo, hijo mio: si no quieres precipitarte en un abismo, no des un paso hacia el; la piedra que se arranca de la sima de un monte no se para, corre precipitada, y mientras mas baja, mas se apresura a llegar al valle: lo mismo sucede en nuestro caso. Malo es que un hombre afloje, y de un paso fuera del monte de la religion, porque en el momento se precipita. Por ejemplo: oye un joven elogiar las poesias y gracias de Voltaire; la curiosidad le infunde deseos de leerlas, atropella las censuras, y las lee: como la conciencia es un fiscal importuno, se reconoce incurso en anatema. ?Que remedio? Busca pretextos, y sofisterias par negar el valor de las censuras; como estas son vibradas por la Iglesia, se precipita a dudar de la legitimidad o de la facultad de imponerlas. Como no puede hallar fundamento que destruia la facultad que Jesucristo dio a la Iglesia, torna sus miras hacia J. C. mismo, de ahi vienen las altercaciones sobre sus milagros, las invectivas sobre su doctrina, las blasfemias sobre su divinidad. La carrera no para en esto: no pudiendo aquietar sus temores, ocurre a buscar en la filosofia, en la cronologia, / [52] en la historia con que negar sus remordimientos, y por un terrible, pero justo castigo de su presuncion, se le presentan historias fabulosas, cronologias imaginarias, sofisticos y embusteros raciocinios, que los dejan perplejos, y dudosos, y que los conducen al pirronismo, al deismo, y al ateismo. Tan cierto es lo que dijo un poeta, que es facil la bajada al infierno. Pero habiendo llegado a la profundidad, !oh Dios! ya no hay remedio: ni la razon, ni la autoridad, ni los remordimientos de la conciencia bastan a hacerle dar un paso atras; porque en llegando el pecador a lo profundo de faltar a la fe, todo lo desprecia, dice el Espiritu Santo.

N. !Jesus! Que V. me hace estremecer con los riesgos que me amenazan. Ya no quiero tal asueto; instruyame y defiendame, Papa de esos peligros: yo renuncio ya de esas vacaciones.

P. No, hijo mio, bien puedes usar de ellas, porque aun no estas en peligro inminente; todavia eres chico, y te ire instruyendo para cuando haya riesgo. Usa de las vacaciones, pero que tus vacaciones sean prudentes, y provechosas, tanto para tu salud, como para tu aprovechamiento.

N. Digame V. como me he de portar en ellas. / [53]

P. Quiero decir, que no sea todo pasatiempo; que le des su tiempo a la Religion, algun tiempo al estudio y todo el demas tiempo a la diversion. Por ejemplo: antes oias misa a las cinco, y comenzabas el estudio a las siete: ahora empiezalo a las ocho, y que dure hasta las diez; desde esa hora empiece la diversion hasta la noche, en la que puedes estudiar otras dos horas. ?Quieres proporcionarte un buen antidoto contra la seduccion de los incredulos? Aplicate en estas vacaciones a aprender la lengua latina.

N. !Ay! Papa, que vacaciones me ordena V. si la lengua latina es tan dificil.

P. Nada hay dificil para el que tiene aplicacion; ademas que no es tan dificil, como te parece. En un autor75 (a) he leido, que en dos o tres meses enseno a un nino las lenguas latina, griega, e inglesa; y otro dice [b]76 que en ocho dias se puede aprender la latina.

N. Pero Papa ?de que sirve ya la lengua latina? Yo he oido decir, que ya es una lengua muerta, que no se necesita y que no se debe hablar aun en conclusiones sino en lengua castellana, y se burlan de los que hablan en latin. / [54]

P. Tu no sabes cual es el objeto que tienen los nuevos filosofos en querer, que se olvide el latin.

N. ?Cual es el objeto?

P. Quitar a los cristianos las armas con que defienden la fe catolica. Sobre esto debes advertir dos cosas. La primera es, que todos los dogmas, y los preceptos de moral los tenemos en latin: en latin estan todos los concilios generales y sinodos provinciales en latin estan todas las obras de los Santos Padres, todos los expositores de la Biblia, todos los controversistas, todas las Bulas de los Papas, todo el Derecho Canonico, todas las decisiones de las diversas congregaciones, todo en fin lo que conduce a la fe, al culto, a la moral y ceremonial de la Iglesia. Quita la lengua latina y con solo esto, seran inutiles para nosotros todos esos preciosos, divinos y magistrales libros. Lo segundo, que debes advertir, es, que todos los argumentos de que usan los incredulos son copiados de los antiguos herejes, y que en latin los han rebatido los Santos Padres, y en latin han sido condenados por los concilios. Los herejes han renovado los antiguos sofismas en sus libritos; pero no han publicado las soluciones; y para que no aparezcan estas, procuran que se olvide el latin, ?como responden a / [55] (77) los Arrianos, sino se entiende el latin de San Hilario? (78) Como a los libertinos que niegan la Encarnacion del Verbo, si no se entiende el latin de Santo Tomas en los 26 capitulos en que destruye los sofismas que ha renovado el autor del Examen de la Religion (79) ?como a los judios, a los paganos, a los herejes, sino se entiende el latin de San Agustin? Verdaderamente, asi como un conquistador para humillar una plaza, procura apoderarse de la artilleria, y quitar las armas a los contrarios; asi los incredulos pretenden apoderarse de las armas de los catolicos, que estan como en un parque encerrados en el latin. Tal vez te diran, que esos libros latinos se pueden verter al castellano. Pero ademas de que hoy dia no se hacen traducciones, sino de libritos impuros e irreligiosos, ?quien, ni cuando traducir una infinidad de volumenes que componen todas las obras de que te he hablado?

N. Me parece, que por lo que toca a la religion catolica, es una verdad lo que V. me dice: pero para las ciencias sucedera lo mismo.

P. Bastaba el que la lengua latina fuese util a la Religion, para que todos se empenasen en aprenderla: pero como los iluminados pretender dejar al mundo en tinieblas / [59] (80) tambien quieren quitar este auxilio a las ciencias. Casi todas estan en latin: la jurisprudencia, empezando desde el Vinnio [Arnol de] (81), esta en latin: en latin escribieron las matematicas Newton, Wolfio (82) Gravesand, (83) Brixia, (84) Bacon [Francisco] etc., (85) la filosofia de Purchot, (86) de Corsini (87) y otras estan en latin; los historiadores, los poetas, los oradores, toda quasi la literatura esta en lengua latina, de suerte, que desterrando el estudio de esta lengua, ya los impios conseguirian no solo propagar sin oposicion sus errores, sino tambien destruir todos los conocimientos cientificos: dad al fuego, decian los Jacobinos de Francia, dad al fuego esas viejas bibliotecas que no sirven sino para sostener la supersticion, y el fanatismo de los catolicos. En efecto entre otras muchas quemaron la gran biblioteca de San German. (88)

Por lo cual, o hijo mio, yo quiero que aprendas ese idioma, aplicate a estudiarlo en estas vacaciones; y te ofrezco poner en tus manos unos libros preciosos, en que te desenganes, y estes prevenido contra los sofismas, supercherias y enganos de los nuevos filosofos, de esos espiritus fuertes que con pretexto de ilustrar al mundo, quieren sepultarlo en las tinieblas. Bogota. -Impr. de Espinosa, por Valentin Rodriguez Molano. Ano de 1824.

FUENTES

Archivo del Convento San Agustin de Bogota (ACAB), donde hay fotocopia de las escritos del P. Diego Francisco Padilla, recopilados en 5 volumenes por Mauricio Saavedra Monroy en el ano 2003.

Biblioteca Nacional de Colombia (BNAC), Fondo Pineda, 726. MF, 213, donde se encuentra El Nino con su Padre. Bogota: Impr. de Espinosa, por Valentin Rodriguez Molano, 1824. Se consulta en Biblioteca Luis Angel Arango.

Biblioteca Nacional de Viena, donde se encuentran las obras de J. J. Rousseau, en sus primeras ediciones, especialmente el Emile ou de l'education y Julie, ou la Nouvelle Heloise.

REFERENCIAS (89)

Campo del Pozo, Fernando. "Fray Diego F. Padilla, educador y procer de la Independencia de la Gran Colombia. En Educadores en America Latina y el Caribe de la colonia al siglo XIX y XX, eds. Diana Soto Arango, Jesus Paniagua Perez, Jose Rubens Lima Jardilino y Maria Ctristina Vera de Flachs. Tunja: Ediciones Doce Calles, 2011, 47-81.

Campos y Fernandez de Sevilla, F. Javier. El P. Diego Padilla y el "Aviso al Publico" El Escorial: Ediciones Escurialenses (EDES), 2011.

Fernandez, Agustin. Oracion funebre en las honras que hizo el convento de agustinos calzados de Bogota el dia 18 de Mayo de 1820 a la feliz memoria de su hijo y padre N. M. R. P. Diego Francisco Padilla. Bogota: Imprenta de Bruno Espinosa. Por Jose Ayarza, 1829.

Padilla, Diego. El Nino con su Padre. Bogota: Imp. de Espinosa, por Valentin Rodriguez Molano 1824.

Popescu, Oreste. Un Tratado de Economia Politica en Santafe de Bogota, en 1810. El enigma de Fray Diego Padilla. Bogota: Imprenta de Salazar, 1968.

Romero, Mario German. "Fray Diego Francisco Padilla". En Proceres 1810 en el Sesquicentenario de la Independencia, eds. Juan Lozano y otros. Bogota: Banco de la Republica, 1960.

Rousseau, Jean Jacques. Emile ou de T Education. La Haye: Chez Jean Neaulme, 1762. (Hay varias ediciones en sus Obras completas de 1765, 1772 y 1782, que pudo usar el P. Diego F. Padilla. En Bogota y Madrid hay ediciones del siglo XIX).

Rousseau, Jean Jacques. Emilio o la Educacion, ed. Angeles Cardona de Gilbert y Agustin Gonzalez Gallego. Barcelona: Ediciones Bruguera, 1976, 52-53.

Rousseau, Jean Jacques Julie ou La Nouvelle Heloise, Lettres de deux amns, Habitans d"une petite Ville su pie des Alpes . Amsterdams: Chez Marc-Michelets Rey, 1761. En 1772 se hizo alli mismo la tercera edicion.

Saavedra Monroy, Mauricio. Lista critica de los escritos del Reverendo Padre Diego Francisco Padilla. O.S.A., (1751-1829). Tesina de graduacion en el Instituto Agustiniano de Estudios Superiores. Facultad de Filosofia, Bogota, 2003.

Campo del Pozo, Fernando. "El Nino con su padre de Fray Diego Padilla". Revista Historia de la Educacion Latinoamericana. Vol. 16 No. 23 (2014): 145 -174.

The Boy with his Father by Fray Diego Padilla

A Crianca com seu Pai de Frei Diego Padilla

Fernando Campo del Pozo (2)

Colegio de San Agustin--Espana Grupo de investigacion ILAC fernandocampo@picos.com

Recepcion: 02/03/2013

Evaluacion: 11/07/2013

Aceptacion: 15/05/2014

Articulo de Revision

(1) Este trabajo es resultado del proyecto de investigacion Discursos Politicos de Criollos Ilustrados en las Independencias Americanas (codigo SGI: 1128), avalado por el Consejo Superior de Investigaciones Cientificas (CSIC) y la Universidad Pedagogica y Tecnologica de Colombia (UPTC). Esta investigacion fue desarrollada por el grupo Ilustracion en America Colonial (ILAC), reconocido y visible por Colciencias.

(2) Doctor en Derecho Civil y Canonico. Miembro correspondiente de la Academia Boyacense de Historia y de la Academia de Historia de Venezuela en Caracas. Miembro del Instituto Historico Agustiniano con sede en Roma y de la Academia de la Hispanidad. Miembro del grupo de investigacion Ilustracion en America Colonial (ILAC), adscrito a la UPTC.

(3) Agustin Fernandez, Oracion funebre en las honras que hizo el convento de agustinos calzados de Bogota el dia 18 de Mayo de 1820 a la feliz memoria de su hijo y padre N. M. R. P. Maestro Fray Diego Francisco Padilla (Bogota: Imprenta de Bruno de Espinosa. Por Jose Ayarza, 1829), 39.

(4) Fernando Campo del Pozo, "Fray Diego F. Padilla, educador y procer de la Independencia de la Gran Colombia. En Educadores en America Latina y el Caribe de la colonia al siglo XIX y XX, eds. Diana Soto Arango, Jesus Paniagua Perez, Jose Rubens Lima Jardilino y Maria Cristina Vera de Flachs (Tunja: Ediciones Doce Calles, 2011), 47-81; Mauricio Saavedra, Lista critica de los escritos del Reverendo Padre Diego Francisco Padilla. O.S.A., (1751-1829) (Tesina de graduacion en el Instituto Agustiniano de Estudios Superiores. Facultad de Filosofia, en Bogota, 2003), 60-94; Francisco Javier Campos, El P. Diego Francisco Padilla y el "Aviso al Publico" (San Lorenzo de El Escorial: Ediciones Escurialenses, 2011), 59-72.

(5) Diego Padilla, El Nino con su Padre (Bogota: Imp. de Espinosa, por Valentin Rodriguez Molano, 1824), 59. Se encuentra en la Biblioteca Nacional de Colombia, Bogota, Fondo Pineda, 726, MF 213. Esta el texto completo, aunque hay algunos fallos de paginacion en la p. 8 y 56-58, que se omiten y se saltan. No aparece su nombre y se menciona entre sus obras por A. Fernandez, Oracion funebre, 22.

(6) Fernando Campo del Pozo, "Fray Diego Francisco Padilla ilustrado y pedagogo", en Cientificos criollos e Ilustracion, eds. Diana Soto Arango, Miguel Angel Puig-Samper y Maria Dolores Gonzalez-Ripoll (Madrid: Ediciones Doce calles, COLCIENCIAS, RUDECOLOMBIA, 1999), 123-234; "El modelo universitario en America", en Autonomia y Modelos Universitarios en America Latina, eds. Diana Soto Arango y Maria Isabel Guantes (Leon: Universidad, 2007), 27-63.

(7) Fernandez, Oracion funebre, 23. El P. Padilla fue tambien un inspirado y buen poeta.

(8) Jose Maria Vergara y Vergara, Obras escogidas, vol. 3, Biografias (Bogota: Edit. Minerva, 1931), 40.

(9) Oreste Popescu, Un Tratado de Economia Politica en Santafe de Bogota, en 1810. El enigma de Fray Diego Padilla (Bogota: Imprenta de Salazar 1968), 98.

(10) Diego F. Padilla, "Censura al libro Sistema de la Naturaleza del Baron D'Holbach", en Diccionario filosofico, teologico y cientifico, ms. 416, sin fecha. Se encuentra en la Biblioteca Nacional de Colombia (BANC), Bogota, Colombia, sin fecha, f. 13, donde aparece la censura condenatoria. El ms. tiene 157 folios, con distintas letras. Pertenecio al P. Diego F. Padilla, que puso anotaciones sobre la Revolucion francesa. Hay variacion de letras con textos en latin y en castellano.

(11) Jean Jacques Rousseau, Emilio o la Educacion, ed. Angeles Cardona de Gilbert y Agustin Gonzalez Gallego (Barcelona: Ediciones Bruguera, 1976), 52-53.

(12) Fernandez, Oracion funebre, 22.

(13) Mario German Romero, "Fray Diego Francisco Padilla", en Proceres 1810 en el Sesquicentenario de la Independencia, eds. por Juan Lozano y otros (Bogota: Banco de la Republica, 1960), 31.

(14) Rousseau, Emilio, 65. Rousseau quedo pronto huerfano de madre y su padre le abandono a los 10 anos. Se encargo de el un tio materno, por lo que va a tener una vida azarosa, siendo revolucionario.

(15) Padilla, El Nino con su Padre, 1.

(16) Jean Jacques Rousseau, Julie, au la Nouvelle Heloise. Lettres de deux amants. (Amsterdam: Chez Marc Michel Rey, 1761). El P. Padilla pudo usar esta edicion o la de sus obras, en Geneve, A. Neuchatel, 1764.

(17) San Agustin, "Contra Fausto Maniqueo, lib. 22, cap. 27", en Obras Completas, vol. 3 (Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos, BAC, 1993), 540.

(18) Campo, El P. Diego Padilla, 64.

(19) Se hace la trascripcion indicando la pagina y con grafia moderna para facilitar su lectura. Se respeta el texto original, porque nos indica el modo de hablar entonces y el nivel cultural de los santaferenos. Se han corregido tambien algunos signos, especialmente de puntuacion. Se respetan las citas como estan y se procuran aclarar algunas dentro de lo posible, ya que hay deficiencias en algunas de ellas y en la maquetacion del semanario, cuyas galeradas no se corregian antes de pasar a los torculos de la imprenta, con algun salto de pagina, como se ha indicado. Se procura aclarar o complementar algunas notas, que en el original van con letras. Quedan las notas originales, como estan en el texto, y se complementan algunas. Se intento compulsar las notas de Rousseau en ediciones que hay en la Biblioteca de Viena y no se pudo lograr, aunque coincidian algunas citas, no correspondian con la paginacion o foliacion del texto. Hay alli copias manuscritas, lo mismo que en Ginebra, por donde paso el P. Padilla, que da la impresion de usar varios libros con p y f.

(20) Ovidio Naso, Tercera Egloga, verso 93, donde aparece: Frigidus, o pueri, fugite hinc latet anguis in herba. El P. Padilla pone libro en vez de hierba, porque le interesa.

(21) Jean Jacques Rousseau, Julie ou La Nouvelle Heloise, 1. En 1772 se hizo alli mismo la tercera edicion. Es tal vez la novela mas famosa del siglo XVIII, escrita en forma de cartas como la antigua Eloisa y Abelardo del siglo XII, en la Edad Media, que se titulaba Cartas de Eloisa y Abelardo, con citas de la Sagrada Escritura, Seneca, Ovidio, Lucano, Horacio Ciceron, San Agustin, San Jeronimo y otros. Se divulgo tambien en copias manuscritas, por lo que se cita a veces por folios. Se hicieron muchas ediciones. Ya la combatio san Bernardo, que murio en 1153. La Nueva Eloisa es peor que la antigua segun el P. Diego F. Padilla. Se hicieron varias ediciones y hasta copias manuscritas, asi como de Emilie ou de L'Education.

(22) No hay 8. Se salta esa pagina.

(23) San Pablo, Rom 12, 3. Se dan las citas como en texto original y el modo de citar la Biblia.

(24) Gen 3, 6, donde se habla de fruto del arbol y no se precisa si era manzana, que se supuso despues por anadidura de la tradicion.

(25) Fran^ois Arouet de Voltaire (1694-1778) tuvo mucha fama y fue muy importante en su epoca, contando con la amistad y proteccion de Federico el Grande de Prusia y de Catalina de Rusia. Su principal obra es el Essai sur les moeurs et l'esprit des nations. Tuvo mucha influencia con el Diccionaire philosophique, que recoge las ideas del siglo XVIII con criticas irreligiosas y anticlericales. Llego esta obra a manos del P. Padilla con otros escritos que condeno fuertemente por ser demoledores y daninos en su epoca. El P. Padilla tiene frases muy fuertes para el.

(26) San Pablo, Rom 12, 3. Repite el mismo texto, ya que continua con la materia sobre lo que conviene saber. Las citas de la Biblia se citan conforme a la terminologia actual.

(27) San Lucas, Hechos de los apostoles (Hech.) 19, 19. Los fieles de Efeso, movidos por la predicacion de San Pablo, quemaron todos sus libros malos. En el Concilio de Nicea del ano 325, se condenaron los libros de Arrio y en el de Efeso del 431 los de Nestorio, etc., como en los siguientes que menciona el P. Padilla.

(28) Concilio de Trento, ses. 25, cap. 21. Conciliorum Oecumenicorum decreta, ed. J. Alberigo (Bolonia: Intituto per le scienze religiose, 1983), 797. El Indice de libros prohibidos fue establecido por la Sagrada Congregacion de la Inquisicion o del Santo Oficio y denominada posteriormente Congregacion para la doctrina de fe. El P. Diego Francisco Padilla formo parte de la Inquisicion como censor y podia no solo leer, sino tambien llevar y retener libros prohibidos como parte de la Enciclopedia Francesa. La censura de libros se ha reducido mucho en el Codigo de Derecho Canonico 1983. Ha existido y existe tambien por parte de las autoridades civiles. El Indice ceso de incorporar titulos en 1961 y en 1966 se decreto que no se siguiese renovando. Tenian facultades especiales los obispos para que pudiesen dispensar segun los casos.

(29) (a) Concin. Lib. 3, dist. 1. C: 11. No corresponde al Decreto de Graciano, no da el nombre del autor, por lo que no se ha podido identificar de momento a ese teologo.

(30) (e) Id., Ib. Al no dar el nombre del autor, libro y pagina, no es posible identificarlo.

(31) San Agustin fue el primer expositor de la doctrina y teoria del pecado original y su transmision. Lo hizo en varios de sus tratados como Del pecado original, 39, 44; Del libre albedrio, 3, 20; De la Ciudad de Dios, 17,11. etc.

(32) Origenes (185-254) estuvo al frente de la escuela de Alejandria y fue ordenado sacerdote sin permiso del obispo Demetrio, que le hizo huir. Estuvo algun tiempo en Palestina y luego en Grecia, donde escribio muchos libros. Se consideraban algunas de sus doctrinas heterodoxas e influyo mucho en la escolastica. Cometio el error de castrarse para evitar las tentaciones de la lujuria.

(33) Marco Antonio de Dominis (1560-1624) fue obispo en Croacia y apostato pasando luego a la Iglesia anglicana. Es autor de varios libros como De republica eclesiastica, Londres, 1713.

(34) Berengario de Tours (1000-1008) nego la presencia real de Jesucristo en la Eucaristia y fue condenado en Concilio de Paris de 1051 y en Roma el ano 1078.

(35) Juan de Escoto Erigena (810-877) escribio varios libros, como uno Sobre la division de lo natural, que fue condenado por la Inquisicion al defender cierto panteismo.

(36) San Isidoro de Sevilla, "Regula monachorum, cap. 8, n. 5", en Obras completas, vol. 83, Patrologia Latina (Paris: Jacques Paul Migne, 1850), 875-876, donde tiene esta frase al tratar de la biblioteca: "Gentilium libros vel haereticorum volumina monachus legere chaveat, melius est enim eorum perniciosa dogamata ignorare, quam per experientiam in aliqueum errores incurrere". Traducido al castellano: "El monje no debe leer libros de autores paganos a herejes; pues es preferible ignorar sus doctrinas perniciosas que caer en el lazo de sus errores".

(37) M. Valero Marcial, Epigrammae, 40 Ad Artemidorum, Pinxisti venerem [colis Artemidorem, Minervam] Et miraris opus displicuisse tuum? Heriste a Venus. Y miras tu obra desagradable. Se trata de un escarnio que hace al pintor Artimidore.

(38) En la p. 40, como luego veremos aparece en nota: ERRATA.- En el No. 4, pag. 24, lin. 6, dice: nueva Teologia, lee nueva Heloisa.

(39) Se ve que tenia una de las primeras ediciones o un manuscrito de Julie ou La Nouvelle Heloise de Rousseau, que aparece como editor de cartas con notas, que son un anticipo del Contrato social.

(40) El P. Padilla, que si visito las misiones y vio a los aborigenes salvajes, se dio cuenta de que Rousseau desconocia la realidad de estos pueblos que de suyo eran religiosos a su manera.

(41) Se hace ver las contradicciones que hay en Rousseau sobre la musica y la religion.

(42) Los padres tienen derecho y obligacion de aconsejar bien a sus hijas, por eso se exigia antes su consentimiento para la licitud del matrimonio.

(43) Algunas erratas son de imprenta, donde se cambiaba de letras porque no entendian bien el manuscrito.

(44) J. J. Rousseau puso un "Prefacio" en la segunda edicion con una conversacion entre el editor y un hombre de letras, justificando algunos pasajes eroticos por su propio corazon y el objeto de sus escritos.

(45) (a) Journ. Enciclop. T. 3. Cita tomada de La Enciclopedia Francesa. Aqui se ve que tenia ejemplares de la Enciclopedia Francesa, de la que tomo textos.

(46) In-trer. Luego en la p. 41 pone Tacit. in Tiber.

(47) Cornelio Tacito tiene frases parecidas, lo mismo que otros, como san Agustin, para indicar que se dice lo contrario de lo que interiormente se piensa. Sucede esto con la historia que no corresponde a veces con la realidad. Hay contradicciones. Lo utilizaron los sofistas y ha tenido sus seguidores.

(48) Este metodo fue utilizado por Abelardo, con el sic et non, y sus seguidores para inquirir la verdad, aunque se uso a veces como los sofistas, ocultando la verdad, por razones politicas o de otra indole.

(49) M. Tulio Ciceron pone el pro y el contra al tratar sobre la naturaleza de los dioses. J. J. Rousseau cita a Ciceron en Emilio o De la educacion, lib. 4, ed. Angeles Cardona de Gilbert y Agustin Gonzalez, Gallego (Barcelona: Bruguera, 1975), 480.

(50) (a) Emil. T 2.

(51) (b) Emil. 2. [y] 4. p. 72. [Es aqui donde trata de la religion de las ninas] Se busco en las ediciones que hay en la Biblioteca de Viena y no coincidia con ninguna de ellas.

(52) J. J. Rousseau afirmo que el nino es incapaz de comprender los conceptos religiosos complejos y los aceptaran o seguiran. Segun el, no lo creeran a pesar de que lo repitan. Para el "es un mal menor ser ignorante de Dios que ofenderlo". Esto es un error con contradicciones. Jesus dijo: "Dejad que los ninos se acerquen a mi" (Lc. 18, 16). Rousseau queria alejarles. Al tratar del contrato social, termina con un inesperado capitulo: "Sobre la religion civil". Rechaza todas las religiones positivas y acepta solo la natural, aunque luego reconocio al Evangelio como el mas hermoso de los libros. Su profesion de fe cristiana parece un credo sentimental, negando lo sobrenatural. Lleva a un materialismo ateo.

(53) (c) Marc. 16. 16.

(54) San Agustin, De la gracia y del libre albedrio, vol. VI, c. 3, n. 5, en Obras Completas (Madrid: BAC, 1959), 226-227. Aparece la cita asi: (d) S. otug. De Gran et lib. Arb. C. 3. Esta bien la cita y mal la palabra de San Agustin. Se cometian los errores al imprimir sin la correccion de pruebas.

(55) (e) Ibid. La idea aparece en Ibid. c 3, donde se menciona un texto de san Lucas, 12, 48. Se aclara esto en otros capitulos del mismo libro De la gracia y del libre albedrio de san Agustin.

(56) Constitucion de Colombia de 1821, art. 95, 4. Para senador se requeria ser "dueno de un principal que alcance al valor libre de cuatro mil pesos en bienes raices o en su defecto el usufructo o renta de quinientos pesos anuales o ser profesor de alguna ciencia".

(57) Marc. 16, 16.

(58) (f) S. Aug. Ep. Ad Sisot. Quiere decir San Agustin, Epistola 191 ad Sixtum. De finales de l ano 418, nn. 32-46., en Obras de San Agustin, vol. IX, Cartas, trad. Lope Cilleruelo (Madrid: BAC, 1991), 87-99. El P. Padilla conocia bien a los Santos Padres, especialmente a san Agustin, que expone este tema tambien en otros tratados

(59) (g) Emil. T. 1, 224. Probablemente se refiera al libro 4, donde acepta la religion natural o positiva. Por esta y otras citas se podra saber la edicion que uso, lo cual resulta dificil por ahora.

(60) Ya se observo esto en nota 36.

(61) Aparece la cita algo cambiada y mejor. Mikel. Cornelio Tacito es autor de Annales, Germania, Brevioarium vitae Julii Agricolae y Breviarium Historicum. Las palabras In Tiber pudiera referirse a Tiberio o al Tiber. No se ha podido localizar esta cita.

(62) (a) T. 3. pag. 6. [Aqui pone la pag. 6, que no corresponde a la edicion de Ginebra de 1782].

(63) (b) Nuev. Helois. t. 5, f. 243. No se pudo identificar, a veces pone p. y otras f.

(64) (c) Ib. (sic).

(65) (d) Ib. f. 238. Con esta numeracion de folios se penso que se podia identificar la fuente y no fue posible, a pesar de que se vieron algunas ediciones diferentes en la biblioteca de Viena.

(66) (e) Ib. (sic).

(67) (f) 73. Segun Rousseau, el matrimonio no es sacramento sino un contrato civil. Considero al celibato como antinatural y que el voto de castidad no deberia permitirse por el poder civil. El hizo mucho dano.

(68) Mat 19, 3-10

(69) Concilio de Trento, ses. 24, cap. 2, en Conciliorum Oecumenicorum Decreta, ed. J. Alberigo y otros (Bolonia: Instituto per le scienze religiose, 1973), 757. Aqui dio bien la cita en el texto.

(70) Publio Ovidio, Remedia amoris, versos 91-92: Principiis obsta: sero paratur/ cum mala per longas convaluere mora. [Resiste desde el primer momento, la medicina llega tarde/cuando el mal se ha fortalecido]. En Ars Amatoria, ed. y trad. Jose Ignacio Ciruelo (Barcelona: ed. Bilingue s.a.), 220-221.

(71) Tomas Hobbes (88-1679) es autor de varios libros como el Leviatan, donde aparece su teoria del Estado, tomando el titulo de la bestia de que habla el Libro de Job, 3, 8 y 40, 25; Salmo 74, 14.

(72) Jean le Rond d'Alambert (1717-1783) fue exposito a la puerta de la iglesia de Saint Jean le Rond, de donde tomo el nombre. Fue con Diderot el promotor principal de L'Encyclopedie y sobresalio en el campo de las matematicas

(73) Pierre Bayle (1647-1706) escribio Dictionnaire historique et critique, con una critica aguda y negativa de cuestiones historicas y religiosas. Era esceptico y defiende un aparcamiento de la religion. Ha sido seguido por los enemigos del cristianismo.

(74) Pablo Enrique Thiry, Baron de Holbach (1723-1789), autor de Systeme de la Nature au des lois du Monde Physique et du Monde moral (Londres Amsterdam: Leyden, 1770). Se trata de un manual ateo. El P. Padilla hizo una censura al tratado Sistema de la Naturaleza del Baron d'Holbach, con notas de Diderot, que se encuentra en el f. 13, de un codice manuscrito titulado Diccionario filosofico, teologico y cientifico que se halla en la Biblioteca Nacional de Colombia, ms. 416. l. Este ms. tiene 157 folios y es del P. Padilla; al menos lo tuvo y lo completo con varias letras, como se ha observado anteriormente.

(75) (a) D' Aguess. (sic).

(76) (b) Caramuel. Juan Caramuel fue monje cisterciense espanol (1606-1682), un gran filologo y latinista que estuvo en el monasterio de la Santa Espina, cerca de Medina de Rioseco, en el monte de Torozos (Valladolid), donde Felipe II conocio a su hermano Don Juan de Austria (Jeromin).

(77) Aunque se pasa de la p. 55 a la 59 se trata de un error de paginacion, ya que es 46. Lo exige el sentido y que cada numero lleva tres folios.

(78) San Hilario de Poitier (315-367), autor de un libro sobre la Trinidad, donde refuto la doctrina arriana. San Agustin le considero "un glorioso defensor de la fe". Sus obras y las de otros Santos Padres se encontraban en la biblioteca del convento San Agustin de Bogota.

(79) Cesar Cherneu du Marsais (1676-1756), autor de Examen de la religion in cherche l'ecaircissement de bona foy, que se publico en el tomo XII de la Enyiclopedie, en 1765, 9 anos despues de su muerte. Se atribuyo algun tiempo a Saint-Evremont, pero se reconocio la autoria de Du Marsais, en una carta de D'Alembert, cuando Voltaire hacia la revision del opusculo para la Encyclopedie. Se publico como opusculo aparte, que se vendia en Paris y como articulo con algunas diferencias por las correcciones y mutilaciones, al ser condenada esta obra al fuego y prohibida por el rey.

(80) Se pasa de la pagina 55 a la 59, que debe ser 56. Hay continuidad de pensamiento y se debe a un error de paginacion.

(81) Arnol de Vinnio (1588-1657) es uno de los primeros expositores del Derecho moderno y autor de Cuestiones juris selectae. In quatuor libros mperialium tratatus, etc.,

(82) Cristian Woll (1679-1754), autor de Pensamientos racionales sobre... la ilustracion (Aufklarung). Habia libros de todos estos autores que menciona en el Libro inventario de la libreria del Convento San Agustin de Bogota, que se hizo en 1789 y en 1819. Lamentablemente se da el titulo de la obra sin indicar lugar y ano de la edicion.

(83) Willem Jacob's Gravessande (1686-1742), autor de Pfysices elementa matematica, experimentis confirmata, sive introductio ad philosophiam Newtonianam. Fue un gran filosofo y matematico.

(84) Fortunado de Brixia (1701-1754), autor de Phylosophia, en 4 volumenes que aparecen en los inventarios de la Biblioteca de la Universidad de San Nicolas y "Biblioteca de la Universidad de San Nicolas en Santafe de Bogota", en Provincia Agustiniana de Nuestra Senora de Gracia en Colombia, Escritos varios IV (Bogota: Provincia de Nuestra Senora de Gracia, 2008), 250.

(85) Estas obras le eran familiares porque las tenia el en su celda. Eran de la biblioteca del convento.

(86) Edmundo Furchot, Instituciones philosoficae ad faciliorem veterum a recentiorem philosophorum lectionem comparatae (Paris 1695, 1700 y 1733; Lyon, 1711, 1716-1717; Padua, 1733 y 1751; Amsterdam, 1740, etc.). Este texto era utilizado en bastantes conventos de agustinos, tomo el de Burgos en Espana y en el de Bogota. Su nombre latino es Edmundus Furchotius y era frances (1651-1734). Servia en algunos lugares como manual y en otros de consulta.

(87) Eduardo Corsini (1702-1765), escolapio que explicaba la filosofia moderna y era buen humanista, ademas de matematico. Hasta la obra de Karl (Carlos) Marx, Das Kapital. El capital se encuentra en latin en la biblioteca de la Universidad de Treveris. Me enseno el original el profesor Klaus Reinhardt.

(88) Lo que no preveia el era que la biblioteca del convento San Agustin y de la antigua Universidad de San Nicolas iba a sufrir el fuego de la guerra los dias 26 y 27 de febrero de 1862.

(89) Aunque la bibliografia sobre el P. Diego Francisco Padilla es abundante, sobre El Nino con su Padre es escasa, porque se desconocia su existencia en la Biblioteca Nacional de Colombia. Algunos se limitaban a citar esta obra como el P. Agustin Fernandez, que no es poco. La mayoria ni siquiera la mencionan.
COPYRIGHT 2014 Universidad Pedagogica y Tecnologica de Colombia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Campo del Pozo, Fernando
Publication:Revista historia de la educacion latinoamericana
Date:Jul 1, 2014
Words:18178
Previous Article:Un realista neogranadino: Don Joaquin Mosquera y Figueroa (1).
Next Article:El discurso politico de Manuel de Salas: Criterios para el presupuesto reformista de Chile en el contexto independentista latinoamericano (1).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters