Printer Friendly

El Motu Proprio Mitis Iudex dos anos despues. Experiencias de su aplicacion en Espana en materia de la investigacion prejudicial o pastoral previa al proceso de nulidad matrimonial y la practica del proceso brevior.

Resumen: A partir de la experiencia en la aplicacion de las reformas efectuadas en el Derecho Procesal Canonico por el Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus, el articulo aborda los problemas que se presentan en la regulacion de la investigacion prejudicial o pastoral que esta prevista en la Reglas Procedimentales del Motu Proprio y analiza su reflejo en la puesta en marcha del proceso brevior ante el obispo.

Palabras clave: Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus, Investigacion prejudicial o pastoral previa, Proceso brevior.

Abstract: Drawing on experience in the application of the reformed processes relating to marriage nullity set out in the Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus, this article addresses the issues that arise in the regulation of the pre-judicial or pastoral inquiry phases as foreseen in procedure outlined in the Motu Proprio, and analyzes how it is reflected in the implementation of the briefer process before the bishop.

Keywords: Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus, Pre-Judicial or Pastoral Inquiry, Briefer Process.

Motu Proprio Mitis Iudex: Two Years On. Experiences Relating to its Application in Spain in the Pre-Judicial or Pastoral Inquiry Phases, Prior to the Marriage Nullity Process, and the Briefer Process Before the Bishop in Practice

1. PANORAMA DE UNA CORTA EXPERIENCIA

Desde que el 8 de septiembre de 2015 se hizo publico el contenido del Motu Proprio mediante el cual se modificaban los canones que regulaban las causas matrimoniales en el libro V del Codigo de Derecho Canonico, junto al que hacia lo propio para con el Codigo de Canones de las Iglesias Orientales, se ha escrito mucho sobre lo que este cambio ha significado, mejor dicho, sobre lo que ese cambio parecia que iba a significar (1).

Ahora, ademas de los muchos articulos y libros publicados, contamos con la experiencia de su aplicacion, y a la vista de esta puede analizarse si aquello que se pretendia con la reforma se esta consiguiendo y en que modo. La experiencia ha puesto tambien de manifiesto algunas carencias de la propia norma. Ignoro si dos anos son suficientes para valorar los resultados de la reforma operada mediante el Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus (en adelante MIDI); creo que en un sentido positivo (logros patentes), seguramente no, pero quiza dos anos sea un plazo de tiempo suficiente para recordar las premoniciones que se hicieron en el momento de su promulgacion y analizar cuales no se han producido.

Las cuestiones a las que me voy a referir son dos autenticas novedades introducidas por el MIDI: la creacion del nuevo procedimiento llamado brevior, regulado en los canones 1683 a 1687, y en los arts. 14 a 20 de las Reglas de Procedimiento (2) y el establecimiento de una investigacion prejudicial o pastoral que se hace en los arts. 2 a 5 de estas Reglas.

Antes de continuar quiero hacer una puntualizacion pues, al hilo de esta reforma del proceso declarativo de nulidad matrimonial, se ha insistido mucho en una supremacia de lo pastoral sobre lo legal que recuerda a viejas pero no olvidadas enemistades entre lo pastoral y lo juridico en la Iglesia; pues bien, no creo que se deba dar una contradiccion entre lo que pertenece a uno u otro ambito, al contrario, son dos aspectos que han de compenetrarse especialmente. No puedo dejar de recordar lo que fue una ensenanza constante del Prof. Bernardez Canton que hablaba siempre del Derecho como un instrumento necesario para una eficaz accion pastoral y escribia que <<la norma canonica no nace al margen de las necesidades de la Iglesia, sino que sus autores, que tambien son pastores, la formulan de acuerdo con estas necesidades de tal manera que contiene una opcion pastoral es decir la eleccion del medio que se considera mas adecuado>> (3). Con este espiritu quiero acercarme al analisis de estas dos novedades introducidas por el MIDI.

Para indagar en la experiencia de la aplicacion de las novedades introducidas en el proceso declarativo de nulidad matrimonial por el MIDI, cuento con unos datos que fueron presentados en las XXXVII Jornadas de la Asociacion Espanola de Canonistas en de abril de 2017 y publicados en el volumen que recoge las actas de estas jornadas (4), editado en octubre de este ano. Para obtenerlos se distribuyeron unos cuestionarios entre los tribunales eclesiasticos espanoles con la finalidad de recabar datos que permitieran tener idea de la repercusion que la aplicacion de las normas contenidas en el Motu Proprio habia tenido en nuestro pais. Pues bien, la segunda de las preguntas del cuestionario se referia a los procesos mas breves. Se interrogaba acerca del numero de los iniciados y sobre los capitulos de nulidad invocados en estos procesos (5). Practicamente la mitad de los tribunales que responden a la encuesta han iniciado algun proceso brevior, y por consiguiente la otra mitad no lo ha hecho. La mayor parte de los iniciados habian concluido con sentencia pro nullitate, y algunos devinieron en proceso ordinario. Esto es lo que los periodistas llamarian "situacion de autentica normalidad". Lejos quedan los augurios que practicamente desde la tarde del 8 de septiembre de 2015 hablaban de una avalancha de nulidades ante esta "formula de divorcio encubierto". Algunos periodicos usaban para referirse a este nuevo proceso, la expresion "nulidad expres", paragonandola con la del "divorcio expres" que estuvo en boga por mor de la reforma del Codigo civil que permitia en Espana acceder al divorcio sin causa legal alguna y sin periodo de separacion previo (6).

?Cuales han sido los capitulos de nulidad invocados en estos juicios mas breves? De los treinta y cinco casos que acabaron con sentencias pro nullitate, en la mayor parte de los casos, tal como senala Rodriguez Chacon, las sentencias se fundamentan en los numeros 2 y 3 del c. 1095. Solo cuatro de los tribunales que han usado este procedimiento no han recurrido a este canon. Hay tres tribunales que solo han seguidos procesos mas breves por causas de simulacion, en total hay ocho causas basadas en este capitulo de nulidad. Despues siguen en numero las causas de procesos mas breves donde se invoca el dolo, y dos que se basan en error en la persona. Solo en un caso se ha dado la nulidad por existencia de impedimento, en concreto por el contemplado en el c. 1086. Llama la atencion pues, el recurso casi habitual al c. 1095.

Igual que la Asociacion Espanola de Canonistas tambien su homonima italiana quiso analizar la experiencia de la aplicacion del MIDI (7), y gracias a la Associazione Canonistica Italiana que ha editado recientemente las actas de su XLVIII Congreso he podido conocer datos de la experiencia de la aplicacion del proceso mas breve no solo en las diocesis italianas sino tambien en la norteamericana de Denver (8) y en Alemania (9).

La aplicacion del MIDI en Italia contempla una situacion muy especial ante la existencia, generalizada en este pais, de tribunales regionales, en los que se sustancian causas procedentes de varias diocesis. Una situacion que ha condicionado la interpretacion del MIDI, hasta el punto de que hubo de constituirse una Tavolo di Lavoro, una mesa de negociacion, integrada por personas que interpretarian el Motu Proprio adaptandolo a la situacion italiana (10). Es por todo esto que la aplicacion real del proceso brevior en Italia se demoro hasta el verano de 2016, momento en el cual la Conferencia Episcopal Italiana, a la vista de los resultados de las deliberaciones de los miembros de la Mesa, emitio una circular con fecha 20 de julio, aclarando que serian los obispos diocesanos respectivos y no los tribunales regionales los que se encargarian de establecer los criterios para la admision de estos procesos y en su momento, de dar las sentencias. A partir de entonces la praxis ha sido la de admitir procesos breviores, si bien en un numero bastante bajo, a fecha de septiembre de 2017 no llegaban a treinta los contabilizados (11). No puede decirse que no se use este proceso, pero ciertamente hasta el momento son muy pocos los casos en los que se ha aplicado, en proporcion al numero de causas que se substancian en Italia (12).

Por otra parte, contamos con los datos estadisticos que el Vicario judicial de Denver, EE.UU., aporto a la reunion de canonistas en Roma, en ellos figuraba el numero de causas que habian llegado a su tribunal en el ano de aplicacion de las normas del MIDI, habian sido ciento cuarenta y uno de las cuales solo cuatro solicitaban su tramite por el proceso brevior. Hay una razon que justifica este dato: en esta diocesis se ha entendido requisito obligatorio para que se pueda seguir el tramite del proceso abreviado la realizacion de la investigacion pre judicial-pastoral previa, en el convencimiento que esta debe ser la unica via para determinar la evidencia de la nulidad, que requiere el Codigo para seguir este proceso. La practica de esta investigacion como requisito previo al proceso retrasa necesariamente el comienzo de la causa, y dado que el tiempo medio de resolver la causa en este tribunal mediante el procedimiento ordinario oscila en torno a los doce meses, quienes acuden a solicitar la nulidad no consideran el seguir el proceso brevior una mejor opcion.

La experiencia en Alemania, al menos tal como la describe la juez del Tribunal Metropolitano de Colonia que intervino en la reunion de canonistas italianos, resulta muy critica con los cambios legales propuestos en el MIDI y en relacion con el proceso brevior, manifiesta que en el primer ano de aplicacion de la nueva normativa ningun obispo aleman ha actuado como juez en un proceso de este tipo y que ni siquiera se ha solicitado (13).

Son menos los datos que se han publicado sobre la experiencia en estos anos de la "investigacion previa al proceso". Los que nos ofrece la encuesta realizada por la Asociacion Espanola de Canonistas nos hablan de veintiocho tribunales que cuentan con servicio de orientacion, mientras solo doce tribunales manifiestan que carecen de este. Entre los que afirman contar con un servicio de orientacion muchos senalan que las tareas de este servicio las realizan los Centro de Orientacion Familiar diocesanos, los que conocemos por las siglas COF. Estos datos contrastan con los que se obtienen en otras preguntas, y, por ejemplo, puede extranar que dos de los tribunales que dicen no contar con servicio de orientacion manifiesten que han realizado investigaciones previas. Por otra parte, al contestar al cuestionario algunos tribunales han declarado el numero de consultas recibidas en los servicios de orientacion o consultas, senalandolas como numero de investigaciones realizadas; tambien ha habido casos en los que el tribunal ha respondido identificando el servicio de orientacion con el establecido en virtud el art. 113 de la Instruccion Dignitas connubii, gracias al cual las personas que acuden al tribunal pidiendo informacion sobre la posibilidad de plantear la nulidad de su matrimonio son redirigidas a uno de los abogados inscritos en el elenco (14). No esta claro, para los tribunales eclesiasticos la funcion de los servicios de orientacion en relacion con los procesos de nulidad, sobre todo tras la regulacion de esa fase de investigacion prejudicial o pastoral en las Reglas procedimentales que acompanan al Motu Proprio.

A la vista de esto, creo que merece la pena volver sobre los temas de la investigacion prejudicial o pastoral previa y de su aplicacion en los procesos breviores, por resultar dos temas fundamentales dentro de la reforma y que no cuentan con una aplicacion uniforme a pesar del tiempo transcurrido desde que entrara en vigor el MIDI. En primer lugar, cabe preguntarse, como se hacia en los trabajos clasicos, por el estado de la cuestion.

2. LA INVESTIGACION PREJUDICIAL O PASTORAL

Desde un primer momento me llamo la atencion esta novedad: <<Se establece, en el ambito de la pastoral matrimonial diocesana, una indagacion entre los fieles separados o divorciados que dudan acerca de la validez de su matrimonio o incluso estan convencidos de su nulidad. Sera llevada a cabo por personas que el Ordinario del lugar considere idoneas (15)>>.

Cuando tuve, en febrero de 2017, el documento elaborado en el Tribunal de la Rota Romana y que conocemos como "Subsidio Aplicativo"16, comprobe que tambien alli se colocaba como primer pilar de la reforma <<la centralidad del obispo en el servicio a la justicia>> y paginas despues, al senalar <<las medidas inmediatas del obispo diocesano>>, situa en primer lugar "el servicio juridico pastoral". Mas adelante este mismo documento se refiere a otro de los capisaldi de la reforma, la sinodalidad y en ese punto de puede leer: <<Segun la nueva ley, las conferencias episcopales organizaran un Vademecum para garantizar la organizacion y la uniformidad de los procedimientos, con particular atencion al desarrollo de la investigacion pastoral de la cual se habla mas adelante>>. Sin embargo, no encontre desarrollo de lo previsto en relacion con la investigacion prejudicial.

2.1. Su diseno

No han faltado autores que han escrito sobre esta cuestion. Especialmente se han centrado en este tema un articulo de Enrique de Leon Rey, que recoge una intervencion de este en un congreso celebrado en septiembre de 2015 (17); otro de Arroba Conde (18), tambien tras intervenir en unas Jornadas a raiz de la entrada en vigor del MIDI; sendos articulos de Pedro Moreno (19) y de Gerardo Nunez (20) publicados en esta revista, otro de Francisco Regordan (21), a los que hay que unir los de publicados en Italia por Constantino Fabris (22) y Zanetti (23), sin olvidar a otros autores que han dedicado algunas paginas a este tema en obras que han tratado de forma general temas de la reforma de las causas matrimoniales (24).

Hay una serie de cuestiones que estos autores se plantean. En primer lugar, el significado canonico de esta investigacion. Para encontrarlo buscan otros momentos en los que el Derecho procesal usa esta expresion, y de este modo se ha comparado con la investigacion previa al juicio penal, regulada en los cc. 1717-1719 CIC (25). con las indagaciones previas a la admision de la demanda de nulidad matrimonial que se contemplan en el art. 120 de la instruccion Dignitas connubii (26); o con la tarea que realiza el servicio de asesoramiento con el que deben contar las curias diocesanas por mor del art. 113 de la mencionada Instruccion (27). Con ello pretenden llegar a perfilar lo que estas investigaciones suponen y sobre cual sea su finalidad. A partir de aqui los autores se preguntan acerca de quien debe encargarse de realizar esa investigacion, a quienes o a que casos va dirigida, si debe haber una formula determinada de realizarlas y de cual sea su eficacia. Sin perjuicio de las respuestas que la doctrina ha ido ofreciendo a estos interrogantes, y que pueden conocerse accediendo a los articulos citados, en mi caso intentare recurrir a la praxis para intentar responder a las imprecisiones que se pueden apreciar tras una lectura atenta de los articulos 1 al 5 de las Reglas Procedimentales que fueron dadas por el Papa al mismo tiempo que los dos Motu Proprio (28) y que como dicen en su art. 6, <<no pretenden exponer minuciosamente el conjunto de todo el proceso, sino sobre todo aclarar las principales innovaciones legislativas y, donde sea necesario, integrarlas>>.

?Que papel ha tenido en la corta experiencia de aplicacion del MIDI esta investigacion prejudicial? Segun los datos de la encuesta realizada por la Asociacion Espanola de Canonistas, han sido ochos los tribunales que manifiestan haber recibido causas en las que se habia hecho una investigacion prejudicial previa. Las sumas de las investigaciones llevadas en estos ocho tribunales, segun los datos de la encuesta, habian sido 69, pero solo en seis causas se incorporaron a los autos resultados de la investigacion previa. ?Como podemos interpretar este dato? Se puede explicar en tanto los terminos utilizados en el art. 3 de las Reglas de procedimiento dan lugar a confusion, pues de un lado se habla de "investigacion" y de otro de "oficio de consulta" (29). Los tribunales eclesiasticos (hay que recordar que se ha realizado la encuesta enviandola a quienes trabajan en ellos y no a las diocesis), que en su mayor parte cuentan con un servicio de asesoramiento, han entendido que las consultas que los fieles hacen en ellos, con frecuencia con la finalidad de conocer aspectos concretos de los procesos de nulidad y de saber si podrian eventualmente obtener la declaracion de nulidad de su matrimonio, son investigaciones previas al proceso. Sin embargo, cuando se trata de responder sobre el numero de casos en los que en estas investigaciones se han recopilado datos para presentar en la causa, la encuesta habla que esto solo ha sucedido en seis ocasiones. Cabe pensar que se refieran a casos, pocos, en los que no solo se ha tratado de consulta, sino que se ha seguido una fase de investigacion acerca de la posible duda sobre la validez del matrimonio. Aunque tambien se ha dado un tipo de respuesta diferente, pues de entre los doce tribunales que declaran no contar con un servicio de orientacion, dos de ellos manifiestan que han seguido causas en las que se habia realizado una investigacion previa. En estos casos el tribunal parece distinguir la consulta de las indagaciones prejudiciales y no relacionan los servicios de informacion general del tribunal con la investigacion pastoral que puede llevar a entablar un proceso de nulidad.

2.2. Quienes la realizan

Otro dato de la experiencia que nos puede ilustrar acerca de como se ha entendido la investigacion prejudicial es analizar quienes la estan realizando. En los tribunales espanoles, como se ha dejado apuntado, prevalece la idea de que se trata de una tarea que desarrollan las oficinas de asesoramiento incardinadas en los tribunales, que se constituyeron tras la Dignitas connubii. Es cierto que estas oficinas nunca han sido disenadas de una manera uniforme. Tampoco se ha hecho una interpretacion o mejor, una adaptacion del c. 1490 (30). No se hizo a pesar de que los arts. 112 y 113 de la Dignitas connubii mencionaban este canon, distinguiendo entre abogados del elenco y abogados estables, como tampoco se ha hecho en el MIDI, a pesar de tratarse de un canon que se refiere expresamente a las causas matrimoniales (31). Precisamente este "olvido" del MIDI, confirma la vigencia en este punto de la Dignitas connubii, provocando la actualidad de lo establecido en 2005, acerca de la mision que deben desarrollar los abogados estables y la que corresponde a los que estan admitidos en el elenco del tribunal, una adaptacion que ademas ahora parece hacerse mas necesaria a la vista de la institucion de la investigacion prejudicial, y del deseo de que las causas matrimoniales no resulten onerosas para los que quieran proponerla o para quien se vea demandado. Convendria dibujar bien el perfil de ambas figuras, partiendo de que en los dos casos se trata de la intervencion en estos procesos de letrados expertos en Derecho Canonico, profesionales sin los cuales no es posible que se lleve a cabo un procedimiento judicial y, no hay que olvidar que la reforma del papa Francisco se fundamenta en la naturaleza judicial del procedimiento para declarar la nulidad matrimonial (32). En cualquier caso, hay que plantear la posibilidad de que sean abogados quienes realicen la investigacion prejudicial que se define en las Reglas Procedimentales del MIDI. Veremos hasta que punto esto es factible y conveniente, o no.

En otros casos se indica que esta investigacion pastoral se encarga a los Centros diocesanos de Orientacion Familiar, habitualmente conocidos por sus siglas COF. Estos centros reunen a profesionales o expertos en diversas disciplinas relacionadas con la vida familiar (psicologos, pedagogos, medicos, juristas, etc.) que atienden a quienes se acercan a pedir consejo y organizan actividades de promocion o campanas de divulgacion de cuestiones de interes para las familias. El Directorio de Pastoral Familiar elaborado por la Conferencia Episcopal Espanola los senala como colaboradores con el Tribunal en determinadas cuestiones: en primer lugar como el organo adecuado para llevar a cabo el intento de reconciliacion de los matrimonios que plantean la nulidad (33), por otra parte se deben encargar de informar a quienes han decidido plantearla sobre las caracteristicas del proceso de nulidad y lo que significa (34), tambien pueden desarrollar un papel en el caso de levantamiento del vetitum, para pasar a unas nuevas nupcias (35). Por ultimo, este documento senala que estos Centros pueden colaborar con los tribunales eclesiasticos aportando pruebas a los procesos (36). Ciertamente varias de estas tareas pueden relacionarse con la investigacion prejudicial o pastoral del MIDI.

Solo uno de los tribunales de los que ha contestado a la encuesta explica que esa investigacion prejudicial la realiza un sacerdote colaborador de la Vicaria judicial. Me consta que algunas diocesis pueden contar con personas que, tras jubilarse en el tribunal, han decidido hacerse cargo de este tipo de tarea cuando se las han encomendado. En todo caso carecen entonces de la condicion de miembros del tribunal. Sin embargo, la doctrina se ha planteado la posibilidad de que miembros del tribunal se hagan cargo de la investigacion prejudicial. Ros Corcoles afirma que nada obsta a que el Vicario judicial sea el que realice esa investigacion, al menos para los casos de proceso brevior, pues su mision se limita a dictaminar el seguir el proceso y nombrar a instructor y asesor (37), mientras que Gerardo Nunez opina, invocando el art. 113, 2 de la Dignitas connubii que podria dar la sensacion, si se involucra el Vicario judicial (u otros jueces del tribunal) en la investigacion prejudicial, que esta causa esta avalada por el Vicario, o por el juez que ha intervenido (38). Se esta considerando como solucion que el tribunal cuente con una persona encargada de estas investigaciones prejudiciales.

En consecuencia, parece que la practica nos presenta estas tres opciones: que sean los letrados colaboradores del tribunal, los COF, o unas personas de terminadas por el tribunal eclesiastico quienes se hagan cargo de la investigacion prejudicial o pastoral mencionada en los articulos del 2 al 5 de las Reglas de Procedimiento del MIDI.

2.3. Quienes pueden solicitarla

Otra cuestion practica que convendria analizar es quienes son los sujetos de estas investigaciones, quienes son las personas que directa o indirectamente van a solicitar que se realicen. No tenemos datos de las caracteristicas de quienes se han acercado a los tribunales solicitando informacion acerca de los procesos de nulidad. Si que se ha constatado, con los datos de la encuesta, un aumento extraordinario del numero de ellas en los dias en que se conocio la reforma, que como se recordara fue muy difundida por todos los medios de comunicacion. Independientemente de la labor de informacion que asumen los tribunales eclesiasticos que pueden solicitar todos los fieles, si nos estamos cinendo a las normas canonicas del MIDI, y por extension tambien a las de las Reglas de Procedimiento, el art. 2 se refiere concretamente a los <<fieles separados o divorciados que dudan sobre la validez del propio matrimonio o estan convencidos de su nulidad>>.

En primer lugar, los terminos que usa la norma no dejan lugar a dudas de que estas investigaciones se llevan a cabo en casos de fieles ya separados o divorciados (39), por tanto, no se trata de matrimonios en los que se detectan problemas, sino casos en los que ya se ha interrumpido la convivencia matrimonial (40). Se tratara siempre de matrimonios que de algun modo se presentan ya rotos, y aunque nunca hay que olvidar plantear la posibilidad de reconciliacion a los conyuges que establece en los canones 1676 y 1685 de Codigo, en estos casos habitualmente sera muy dificil.

No hay que descartar que haya casos de matrimonios rotos entre personas que no estan dispuestas a abandonar su fe y la practica religiosa, hay que pensar que quienes tienen esta buena disposicion acudiran a asesorarse habitualmente al parroco o incluso directamente a los COF de la diocesis, y asi conocer si existen indicios de que su matrimonio sea nulo. Pero no son estos los casos mas frecuentes. Generalmente los casos son de personas que, habiendo contraido en su dia matrimonio ante la Iglesia, decidieron romperlo ante determinadas dificultades, acudiendo a las leyes civiles. Esta situacion les ha alejado, si no lo estaban ya, de la Iglesia. Estas personas pueden, tiempo despues, querer contraer matrimonio de nuevo y eligen para ello a una persona catolica para la cual si es importante contraer un matrimonio sacramental. Indagar sobre el matrimonio canonico que aquella persona contrajo, sobre las circunstancias en las que se celebro y las causas de su fracaso, puede dar luz sobre la posibilidad de plantar un proceso de nulidad o ser inicio de una fase de discernimiento acerca de la propia situacion. Algo parecido sucede en los casos de los separados, divorciados civilmente y ya vinculados en una nueva union; personas que contrajeron matrimonio canonico, que en su momento recurrieron al divorcio y despues a una nueva union, en este caso civil, en la que han formado una familia, y que, por alguna razon, muchas veces al hilo del nacimiento de un hijo, se acercan de nuevo a la Iglesia con intencion de volver a la comunion con ella. Tambien en este caso, la investigacion sobre los primeros matrimonios de estas personas podra aportar indicios acerca de una posible causa de nulidad o sentar las bases de un proceso de acercamiento a la Iglesia considerando todas las opciones que cabrian, dado que es un hecho ya esa segunda union (41). Creo que estos serian los casos tipicos en los que cabe aplicar esas investigaciones prejudiciales o pastorales.

2.4. Sus caracteristicas

Volviendo de nuevo al texto de las Reglas de Procedimiento que regulan la investigacion prejudicial o pastoral, intentando desentranar el sentido con el que se emplea en ella el termino "investigacion", comprobamos que son seis las ocasiones en las que se menciona esta palabra:

1. La investigacion acoge dentro de las estructuras parroquiales o diocesanas a los fieles separados o divorciados, para conocer su condicion y recoger elementos utiles para una eventual celebracion de un proceso judicial ordinario o brevior.

2. Debe estar integrada en una pastoral matrimonial diocesana unitaria.

3. Es confiada por el obispo a personas idoneas, no exclusivamente con competencias juridico-canonicas.

4. Puede organizarse mediante una estructura estable y en cooperacion con otras diocesis para desarrollarla mejor (vademecum).

5. Recoge elementos para introducir la causa, por parte de los conyuges o de su patrono, e indaga si estan ambos de acuerdo.

6. Concluye en la demanda a presentar, si fuera el caso.

Ademas, una vez se usa el termino "investigacion" en la nueva redaccion del Codigo, en el c. 1683, 2, cuando se senala que se podran plantear como causas a tramitar por el procedimiento mas breve ante el obispo: aquellas que no requieran una investigacion o una instruccion mas precisa, o sea cuando la investigacion prejudicial realizada siguiendo las pautas anteriores se entienda (a juicio del Vicario) suficiente a la vista de los datos recopilados y las pruebas con las que tras esta se cuenta.

A la vista de las seis primeras premisas, considerandolas como caracteristicas, se puede intentar una definicion de lo que sea esta investigacion prejudicial; al hilo de la mencion en el canon, se puede relacionar esta con el procedimiento mas breve.

2.4.1. Acogida conforme a la pastoral matrimonial

Este proceso de investigacion no puede ser de inquisicion, sino de acogida. Se trata por tanto de un instrumento de integracion en las estructuras eclesiales (habitualmente en la parroquia), de estas parejas que han formado una familia partiendo de un matrimonio no valido. Esta acogida se hace con la finalidad de profundizar en el conocimiento de la realidad de estas personas con la idea ultima de conducirles a una comunion con la Iglesia que ellos realmente desean, de modo que debe estar contemplada dentro de la pastoral diocesana, y en consecuencia en la de cada parroquia. Sucede a menudo que estas parejas, en situacion irregular, contactan con la parroquia en momentos concretos (catequesis de los hijos, enfermedad, actos de cofradias a las que se pertenece por tradicion familiar, etc.), y debe estar prevista la forma para que, a partir de estos contactos, puedan ser acogidos y en su caso soliciten que se hagan estas indagaciones acerca de su situacion familiar, con objeto de detectar eventualmente alguna causa de nulidad en el matrimonio fracasado.

Quiza no haya sido buena idea llamar a la investigacion prejudicial o pastoral, usando para denominarla estos dos terminos y senalando ademas a ambos como equivalentes (42). Si se realiza, como queda establecido, en el ambito de "la pastoral matrimonial diocesana unitaria", es logico que se llame pastoral. Pero al decirse que tambien puede denominarse prejudicial, parece darse a entender que lo judicial esta dentro del marco de la pastoral y ?es esto exactamente asi? Arroba Conde ha hablado de una accion pastoral especializada que denomina pastoral judicial (43). Que dentro del munus del obispo que es pastoral, se incluye la potestad judicial que debe ejercer en las causas matrimoniales, como recuerda constantemente el papa Francisco, no hay duda. Pero no se puede obviar que el proceso judicial se caracteriza por la existencia del "contradictorio", y por la aplicacion en el de las garantias procesales, especialmente los derechos de igualdad y de defensa de las partes y el derecho de apelacion. Se podria entender que las indagaciones que se hagan a partir de la pastoral familiar lleguen a convertirse en investigacion prejudicial, pero eso sera solo si se encuentran indicios de nulidad matrimonial. No obstante, hay una serie de precauciones que habran de tomarse para el caso de que la investigacion derive a prejudicial, a riesgo si no de desvirtuar el uso posterior del proceso, y en consecuencia no aplicarlo con justicia. Por ejemplo, habra que tomar precauciones con respecto a quien lo va a llevar a cabo. De ser una accion meramente pastoral, no tendria relevancia que la llevara a cabo un miembro del tribunal, o el mismo obispo. Pero ante la posibilidad de que algunos de ellos puedan llegar a ser los encargados de emitir un veredicto sobre el matrimonio si se plantea la causa de nulidad, a riesgo con esto de quebrar la igualdad de las partes, hay que entender que los miembros del tribunal o el obispo no puedan ser personas adecuadas para efectuar estas investigaciones.

2.4.2. Confiada por el obispo

La eleccion del encargado de esta investigacion es algo importante, por ello su designacion corresponde al obispo (el texto dice "ordinario del lugar"), que es al mismo tiempo pastor y quien tiene la potestad de administrar la justicia en su diocesis. No se trata de que cada persona pueda escoger a alguien que realice esa investigacion. La expresion que se usa en la norma es <<se confia por el obispo>>. ?Quienes seria estas personas idoneas? Las Reglas procedimentales solo senalan como requisito: no tendran competencia juridico-canonica exclusivamente (44). A continuacion, se indica que de modo preferente se designa al parroco propio o aquel que los preparo para el matrimonio, en segundo termino lo haran otros clerigos, consagrados o laicos, que tengan la aprobacion del ordinario del lugar. Hay que entender, pues, que siempre que el parroco actue como tal no necesitara una autorizacion previa y especifica del obispo para realizar esta investigacion (45).

Del texto de este articulo se deduce que el parroco goza de esa confianza del obispo para llevar a cabo la tarea de esta investigacion, bien sea el del lugar donde vive el solicitante en el momento en el que requiere de la investigacion o bien sea el del lugar donde vivia en la epoca en la que se preparaba para el matrimonio (46). Creo que la idea que subyace en estas disposiciones es intentar que las personas que dudan acerca de su situacion matrimonial tengan otra opcion diferente a la de acudir al tribunal eclesiastico. Y esta idea es buena. En primer lugar porque el tribunal no es un organo adecuado para este tipo de consultas, precisamente por ser el encargado por el obispo para decidir, tras un proceso judicial, si el matrimonio fue valido o no; y en segundo lugar porque no siempre plantear la causa de nulidad sera la solucion y en caso de que no haya indicios que aconsejen plantearla, solo en el ambito de la pastoral se podra llevar a cabo con estas personas un acompanamiento que les ayude a comprender y acepta su situacion en la Iglesia (47).

En este punto hay que constatar que si bien los documentos de la III Asamblea Extraordinaria del Sinodo, que se celebra en octubre de 2014, se menciona expresamente el art. 113 de la Dignitas connubii al referirse a este servicio de asesoramiento (48), en el Instrumentum Laboris de la XIV Asamblea Ordinaria, de junio de 2015 (49) la propuesta ya no se menciona. La Relacion final de esta Asamblea, que se da a conocer el 24 de octubre de 2015, tampoco se refiere al precepto de la Dignitas connubii, pues menciona ya lo establecido en el MIDI, promulgado el mes anterior (50). Entiendo que conforme se iba profundizando en el sentido del discernimiento y el acompanamiento pastoral que se propone para estas personas separadas o divorciadas, mas se hacia patente la necesidad de separar estas tareas de las que desarrollan jueces y abogados en los procesos matrimoniales.

Creo que estas son las razones que justifican el que se pretenda separar la funcion de consulta de las tareas que habitualmente viene realizando el tribunal eclesiastico, con la colaboracion de los abogados del elenco. Entiendo que estos servicios de consulta, vinculados al tribunal, deben seguir ejerciendo las labores de asesoria tecnico-juridica para todos los que lo soliciten (51), asi como encargarse de proveer de patronos estables (52), pero sus miembros (que seran cargos del tribunal o abogados en ejercicio) no deben involucrarse en la realizacion de estas investigaciones prejudiciales (53).

Muy en segundo lugar puede haber pesado a la hora de tomar esta decision el que para la mayoria de los fieles la idea de acudir a un tribunal eclesiastico se plantea como algo extraordinario. De entrada, los tribunales se encuentran en las sedes episcopales, de modo que existe una primera distancia fisica, pero no es solo esa, tambien hay que considerar esa "distancia moral", que cohibe a los ajenos al mundo del derecho a acercarse a ellos.

La importancia que a la luz de las nuevas normas procesales tiene el parroco es paralela a la que se le ha dado al papel del obispo en la reforma (54). Asi lo pone de manifiesto el papa Francisco cuando se dirige a un grupo de parrocos que asistian a un curso organizado en febrero de 2017 por el Tribunal de la Rota para profundizar en el conocimiento del MIDI (55), a ellos les correspondera en primera instancia asistir a quienes quieran clarificar la situacion de su matrimonio, poniendoles en contacto en su caso con quienes en un segundo momento les podran asesorar cara a plantear su nulidad.

Pero consciente de que el parroco puede no contar con el tiempo que requiere esta investigacion y con las herramientas precisas, se preve que haya otras personas que puedan desarrollar esta tarea. ?Que competencias deben poseer las personas para obtener la aprobacion del obispo para poder llevar a cabo estas investigaciones? ?Se trata de una designacion ad casum o de una habilitacion general? El hecho de que se senale ya como idoneo al parroco viene a ofrecer un perfil de la persona que podra estar capacitada para esta tarea y, por el contrario, que se desdene a quienes solo tienen competencias juridico-canonicas, descarta que sean letrados los que la realicen. El legislador se inclina por habilitar a una persona que ofrezca confianza, que tenga unos conocimientos generales sobre las materias a dilucidar y que conozca tambien el ambiente en el que se desarrolla actualmente la vida de estas.

A partir de ahi cada obispo sopesara la formacion y las capacidades de las personas con las que puede contar, teniendo en cuenta que, si forman parte del tribunal, o del elenco de abogados, no debieran asumir ese papel, en este caso por motivos de etica profesional. Las personas que trabajan en los COF pueden presentar en ocasiones un perfil adecuado, y eso ha de tenerse en cuenta, pero entiendo que la norma habla de personas con capacidad aprobada por el ordinario local (56) y por tanto no parece correcto que sean los COF, como institucion quienes asuman esta mision.

No esta claro si, una vez la persona esta habilitada por el obispo, debe ser designada por el cada vez que actue o si es el parroco quien debe escoger a alguna entre el grupo de las autorizadas por el obispo, en el caso de que no pueda asumir el mismo la investigacion. En principio parece mas logica la segunda opcion. El obispo puede hacer una delegacion general en el parroco para que este designe a una persona concreta. Si que convendra que el encargo se materialice en un escrito, firmado y que recoja las correspondientes clausulas de confidencialidad.

Sin embargo, el resumen que con relacion al tema del servicio juridico-pastoral, ofrece el Subsidio aplicativo no concuerda con lo estipulado en la norma que lo regula y que he venido comentando. La sintesis con la que concluyen las paginas que le dedica se limita a decir:

<<En el ambito de la pastoral matrimonial diocesana deben ser identificadas personas idoneas que puedan: ayudar a superar las crisis conyugales; recoger los elementos utiles para la causa de nulidad; confeccionar el escrito de demanda para presentar ante el tribunal (57)>>.

Creo que, si nos atenemos a lo establecido en la norma, tal como hemos ido analizando, hay que colegir que:

1. No se trata de un servicio de ayuda a las crisis matrimoniales sino de un servicio de ayuda para clarificar la situacion de los fieles que tras un fracaso matrimonial quieren permanecer o retornar a la comunion con la Iglesia.

2. No se trata de identificar a personas capaces de realizar estas funciones, sino de que existan personas designadas por el obispo para hacerlas.

3. La investigacion que prestaria el servicio no tiene como fin recoger elementos utiles para la causa de nulidad, sino indagar si hubiera indicios de nulidad.

4. No tienen por que ser personas idoneas para confeccionar un escrito de demanda, tarea que debera desarrollar una persona con formacion juridico-canonica (precisamente la cualidad que no se exige como regla general para ser designado para llevar a cabo las investigaciones pastorales), en el entendido de que solo una demanda bien elaborada puede dar lugar a un proceso rapido y con garantias, ya sea ordinario o brevior.

2.4.3. Estructuras para proveer el servicio juridico-pastoral

El segundo parrafo del art. 3 de las Reglas de Procedimiento deja previsto que la diocesis por si misma o junto a otras puede <<constituir una estructura estable a traves de la cual proveer a este servicio>>. No se trata de instituir una estructura para prestar el servicio de apoyo juridico-pastoral sino para proveerlo de personas capacitadas para ejercitarlo. En este sentido cabria pensar para nuestro pais en una adecuacion de los COF, para que pudieran impartir formacion especial a quienes quieran colaborar en esta tarea y encargarse de estas investigaciones pastorales, tras ser designado para ello por el obispo. Tambien, y siempre a la vista de las necesidades y los medios de cada diocesis, cabe que haya una estructura que ayude a los parrocos a tener formacion en estas tareas. En este punto se sugiere la elaboracion de un vademecum. El Subsidio Aplicativo dice que la tarea de elaborar este u otros vademecum corresponde a la Conferencia episcopal, pero aparte de esta asignacion, no queda claro cual es el objetivo de estos documentos:

<<Segun la nueva ley, las Conferencias episcopales organizaran un vademecum para garantizar la organizacion y la uniformidad de los procedimientos, con particular atencion al desarrollo de la investigacion pastoral>> (58).

En efecto, no se concreta si el contenido de este documento versaria sobre la forma de hacer las investigaciones previas (fases, documentos a completar, preguntas que hacer, temas que abordar, etc.) o debe tratar sobre la forma en la que se estructura su organizacion (forma de solicitarla, designacion de quien las realiza, formacion que se requiere, obligacion de secreto, relacion con abogados ...). Me inclino a pensar que se refiera a lo segundo, pues la forma en la que se deba llevar a cabo estas investigaciones sera muy diferente en cada caso, dependera de muchos factores y dificilmente habra un modelo general. Se ha hablado de la conveniencia de elaborar un cuestionario a seguir en el desarrollo de esas investigaciones, pero esa solucion que puede ser util en los servicios de asistencia juridica que se prestan en los Tribunales, sin embargo, dificilmente se adaptan a las situaciones tan diferentes que se pueden presentar ante el parroco (59).

La experiencia nos muestra gran variedad entre las personas divorciadas que solicitan investigacion de su matrimonio, ante la sospecha de que al contraerlo se hubiese dado una causa de nulidad. Con frecuencia se trata de matrimonios rotos hace muchos anos; a menudo, fueron matrimonios breves, algunos celebrados en lugares distantes de la residencia actual de la persona; tambien es frecuente que la otra persona no quiera recordar nada de lo sucedido, que no colabore. Con todo esto la tarea de quien lleva la investigacion a menudo no consiste solo en recabar datos, tambien comprende la de convencer a unos y otros acerca de la utilidad de todo ese proceso. Y en su caso informarles de como se lleva a cabo el proceso judicial, con cuidado de explicarles los derechos y deberes que se ejercitan en el. En suma, se trata de un proceso largo y a menudo intrincado, en el que dificilmente se puede seguir un guion predeterminado, aunque si debe tener una finalidad clara y dotar a las personas de formacion adecuada.

2.4.4. Fines

Si, como puede suceder, hubiera indicios de nulidad ?como se debe actuar? Lo primero y principal es ser consciente de que en ningun caso los resultados de la investigacion pastoral van a concluir por si solos que existio un matrimonio nulo. Es mas, creo que siempre se debe advertir, expresamente y por escrito, que en ningun caso la opinion de quien realice la investigacion prejudicial, por fundada que este, es vinculante para el tribunal que examine y decida la causa. Por eso es importante destacar que durante la investigacion solo se recogen los "elementos" que dan indicios de nulidad. La prueba se practicara en el momento procesal adecuado y de acuerdo con las reglas que la regulan. Deberan ser entonces apreciadas por el juez y sin intervencion de quien ha dirigido la investigacion prejudicial. Estos elementos, indicios de nulidad, como explica el art. 4 de las Reglas de Procedimiento, deben ponerse en manos de quienes tienen la legitimidad para interponer la nulidad, para que ellos directamente, o como sera mas frecuente, sus representantes legales, planteen la causa de nulidad (60), pero cualquier memorial hecho con este fin no deja de ser un documento privado (61).

En este mismo articulo se senala algo muy concreto que se debe hacer durante esta investigacion: indagar si ambas partes estan de acuerdo en pedir la nulidad. Al recogerse expresamente esta cuestion en las Reglas de Procedimiento que regulan la investigacion prejudicial se esta relacionando, indirectamente al menos, a esta con el procedimiento brevior, pues es bien sabido que solo si ambos conyuges firman la demanda el proceso podra sustanciarse de este modo. Esto anade una dificultad mas a esta investigacion pues, aun cuando la otra parte no este interesada en plantear la nulidad, debera ser oida por el responsable de la investigacion, solo sea por comprobar si esta de acuerdo o no con la demanda.

Pero la persona que se encarga de la investigacion ?debe buscar el consenso de las partes en orden a acusar la nulidad del matrimonio? Podria pensarse que es asi a la vista de esta referencia expresa a indagar <<sobre si ambos estan de acuerdo en pedir la nulidad>>. Si pensamos en el adjetivo "pastoral" que califica a esta investigacion, hay que concluir que en ningun caso se debe favorecer la confrontacion entre aquellos que un dia contrajeron matrimonio. El ejercicio de la misericordia nunca debe olvidarse, tampoco cuando se trata de practicar la justicia. El contradictorio procesal, que es un medio que con tribuye al esclarecimiento de la verdad, no debe convertirse en un arma de contienda entre las partes. Pero al mismo tiempo, para nada puede ser admisible que quien se encargue de esta fase de indagacion intente siquiera amanar un acuerdo entre las partes que favorezca la declaracion de nulidad. En orden a saber si estarian ambas partes de acuerdo en solicitar la nulidad, lo que hay que comprobar es que los dos admiten los hechos ocurridos y las circunstancias en las que contrajeron matrimonio y en segundo lugar si ambos admiten que la Iglesia juzgue sobre esos hechos y circunstancias.

2.4.5. Conclusion con la demanda

Por ultimo, las Reglas de Procedimiento indican que la investigacion prejudicial <<se concluye con la demanda>>. En el Subsidio Aplicativo se lee <<la investigacion concluye con la redaccion de la peticion y/o del escrito de demanda, para presentar, si fuera el caso, al juez competente>> (62). Sin entrar en la cuestion de cual pudiese ser la diferencia entre la peticion o el escrito de demanda (63), parece que no cabe otra opcion para concluir esta fase que el paso a la via judicial, sin embargo, resulta logico que tuviese que quedar prevista la forma de conclusion de estas investigaciones cuando, tras las realizarlas, no se aprecien indicios de nulidad. No hay que olvidar que se trata de una investigacion pastoral y no se podra dejar sin solucion la situacion de estas personas en relacion con la comunidad eclesial. Al menos deberia quedar previsto dotar de alguna utilidad a los resultados de esta investigacion en orden a discernir el futuro de la nueva union en que viven.

Quiza el hecho de que nos encontremos ante unas reglas de procesales, dictadas por tanto con la finalidad de seguir un proceso judicial, justifica esta falta de prevision, que quedaria suplida en tanto la investigacion se ha realizado dentro de la pastoral de matrimonio diocesana. Es de imaginar que quienes realizan la investigacion previa esten al tanto de las distintas vias previstas dentro de la pastoral para estos casos de uniones irregulares.

En cualquier caso, quiza hubiese sido preferible no senalar tan tajantemente la demanda como resultado final de la investigacion y hubiera sido mas conveniente que esta concluyera con algun tipo de informe que se trasladaria, si las partes lo quieren, a una persona con formacion especificamente juridica, un letrado especialista, que daria forma a la solicitud y la presentaria ante un tribunal competente (64). Se acabaria de este modo la fase prejudicial para comenzar la judicial. Lo que debe quedar claro es que la tarea de quien hace la investigacion no suple la de la asistencia tecnica juridica que es fundamental en el proceso, y que la fase previa es esencialmente pastoral, y para nada judicial. De modo que su eventual fracaso, o el hecho de que nunca se concluyan, no tiene las consecuencias que podria tener el desistir de una causa, o su caducidad.

2.5. Una definicion practica

A la vista de las caracteristicas de la investigacion prejudicial o pastoral que se desprenden de las normas vigentes y de la praxis que hasta el momento he podido analizar, se podria decir que, de acuerdo con lo establecido en el MIDI, las personas separadas o divorciadas pueden solicitar al parroco del lugar donde viven, o aquel que en su dia los preparo para el matrimonio, que el mismo o una persona entre las habilitadas por el obispado para ello, se interese por su situacion y analice las circunstancias en las que contrajo el matrimonio canonico que fracaso. Con este fin la persona encargada se entrevistara con ambos conyuges y con otras personas, especialmente con quienes los prepararon para el matrimonio en la Iglesia. La persona encargada de esta investigacion se compromete a informar sobre la investigacion realizada a quien la solicito y en caso de que haya indicios de nulidad, le comunicara los datos que ha encontrado y que pueden contribuir a plantear la causa. Asimismo, se compromete a informar en este caso al otro conyuge y averiguar si esta o no de acuerdo en solicitar la nulidad del matrimonio.

En este punto, informara ademas a ambos sobre el desarrollo de los procesos de nulidad y de la forma en la que pueden acceder a un asesoramiento legal especifico, de los costes del proceso, de los honorarios de los abogados, y de las posibilidades de ver reducidas las tasas y los honorarios.

En caso de no haber indicios de nulidad, con el consentimiento de quien ha solicitado la investigacion previa, se pondran los resultados de esta en conocimiento del parroco del lugar donde actualmente viva (si no ha sido el quien haya hecho esa investigacion), para que este pueda acompanarlos en su intencion de participar, aun desde su estado, en la vida de la Iglesia (65).

3. LA INVESTIGACION PREJUDICIAL Y EL PROCESO BREVIOR

Como indique antes, solo en una ocasion entre los canones reformados en 2015 se menciona la palabra investigacion (66), al senalar, como uno de los requisitos para que se siga el proceso brevior, el que no sea necesaria "mas investigacion". Con esto se pone de manifiesto que los elementos extraidos de una investigacion pueden hacer innecesaria la fase de instruccion, y no siendo imprescindible la instruccion es posible que se siga la causa por el proceso brevior.

?Hay una relacion entre las investigaciones prejudiciales pastorales y el proceso mas breve ante el obispo? Siendo dos novedades de la reforma del proceso promovida por el papa Francisco, ambas habran de responder al mismo espiritu. El obispo es llamado, de un lado, a ejercer personalmente la justicia y, al mismo tiempo, a compartir con los parrocos el servicio a los fieles que se encuentran en situaciones matrimoniales irregulares y que <<por ello hayan abandonado la practica religiosa>> (67). No puede extranar que en ocasiones se mezclen aspectos en la regulacion de estos dos nuevos elementos del proceso matrimonial canonico.

3.1. ?Es obligatoria la investigacion prejudicial?

Como hemos visto al principio, en la mayor parte de las diocesis se han dado casos de procesos breviores, pero no hay datos de si estos han venido precedidos de una investigacion prejudicial. Es la indeterminacion de lo que exactamente sea la investigacion previa la que impide saber con certeza si esta se ha producido o no, en los casos en los que se ha seguido un proceso mas breve. Aunque pueda parecer que ya haya transcurrido mucho tiempo desde la entrada en vigor del MIDI, y aunque modificaciones como la eliminacion de la confirmacion de sentencias declarativas de nulidad surtieron un efecto casi inmediato, hay que pensar que cambiar la actitud para recibir en la comunidad a personas con una situacion familiar irregular, no se produce de un dia a otro. La doctrina contenida en el cap. VIII de la Exhortacion postsinodal Amoris Laetitia (68), todavia no se ha acomodado entre nosotros y entiendo que hay una relacion directa entre el mecanismo de la investigacion prejudicialpastoral y esa acogida en la Iglesia a quienes se apartaron de la practica religiosa por estar en una situacion matrimonial irregular de la que se trata en el documento final del Sinodo. Mientras tanto es cierto que algunas de las causas que se han sustanciado por el proceso brevior han sido causas en las que no cabia mas instruccion que la que se habia realizado y que a la vista de los cambios en materia de apreciacion de las pruebas (69), se han presentado ahora, recurriendo a este proceso mas breve.

Sabemos que la investigacion prejudicial puede concluir demandando la nulidad del matrimonio por el proceso ordinario o por el proceso mas breve, pero ?es imprescindible que se haya llevado una investigacion prejudicial para solicitar el proceso brevior? En principio, si tenemos en cuenta que este tipo de proceso se contempla para causas en las que no se preve la realizacion de mas instruccion, la logica indica que alguna indagacion previa se habra debido hacer, dado que no se planea hacer ninguna mas y no hay otro tipo de investigacion reglada excepto esta que aparece en los arts. 2 a 5 de las Reglas de Procedimiento. Pero por otra parte los canones 1683 y 1684 no la exigen como requisito para solicitar que se siga este proceso (70). Nada obsta en principio a que se pueda acudir a este proceso, si ha sido el abogado por ejemplo quien, directamente o sirviendose de alguna persona, ha realizado indagaciones y ha encontrado gracias a ellas elementos claros para solicitar la nulidad, pero en este caso no estamos ante la investigacion que se contempla en el MIDI.

3.2. Obligatoriedad del litisconsorcio activo

Para que sea admitida la causa al proceso brevior <<la peticion debe haber sido propuesta por ambos conyuges o por uno de ellos, con el consentimiento del otro>> (71). Este requisito puede conectarse con uno de los objetivos que se marca a quien realiza la investigacion previa que <<debe indagar si las partes estan de acuerdo en pedir la nulidad>>.

Varias de las dudas surgidas en torno a la cuestion del litisconsorcio obligatorio fueron abordadas en las primeras respuestas privadas dadas por el Pontificio Consejo para los Textos Legislativos sobre la reforma del proceso declarativo de nulidad, y que se hicieron publicas en la web de este dicasterio. En octubre de 2015 (72), en dos de estas respuestas se aclaraba la necesidad de que la adhesion de ambas partes a la causa fuese expresa. Descartando que pudiese usarse un consentimiento tacito en los casos en los que no se conozca el paradero de la otra.

Arroba Conde hablaba ya en marzo de 2016 del porque se exige el acuerdo sobre el objeto que sustenta la litis que requiere el MIDI". Si se trata de un proceso extraordinario y abreviado donde no caben mas pruebas que las ya recogidas al inicio de la causa, cualquier discordancia entre las partes, de entrada, o sobrevenida, sobre las circunstancias probadas (que no serian pues <<probadas>> si se ponen en duda) o sobre los capitulos de nulidad invocados (que no pueden variar durante este tipo de proceso), darian al traste con la finalidad del proceso brevior que no admite contraste de posturas. Por ultimo, el hecho de que vaya a ser el obispo quien juzgue es otro dato que aconseja este litisconsorcio activo. De otro modo el pastor, aunque fuera en aras de la justicia, se veria obligado a colocarse del lado de una de las partes y por tanto frente a la otra. Una ultima razon podria arguirse, y que haria necesario el consentimiento expreso de ambos conyuges para evitar que se denuncie una denegacion del derecho de defensa ante la autoridad civil, como ya ha sucedido en alguna ocasion (74).

Sin embargo, el hecho de que sea necesaria la firma de ambos conyuges en la demanda ha llevado a algunos, especialmente en Italia, a hablar de consenso entre las partes para obtener la nulidad y de algun modo asimilaron este proceso al de divorcio civil consensuado (75). Pero ?que significa declaracion de nulidad consensuada? ?Es ese el riesgo al que se ve sometido el principio de indisolubilidad del matrimonio en estos casos, el consenso? (76)

Entre los problemas que en la practica del nuevo proceso se presentan, Bueno Salinas (77) senalaba la probabilidad de que este litisconsorcio fuese "ficticio" logrado no tanto por la conformidad autentica de ambas partes, sino obtenida mediante algun pacto que, sin ser ilicito, contente a la parte remisa quiza a plantear la nulidad (piensese por ejemplo en otorgar unas ventajas en la disolucion de la sociedad de gananciales, cesion de la vivienda familiar, regimen de visitas a los hijos, etc.). La necesidad de obtener la conformidad del otro conyuge podria llevar al redactor de la demanda a silenciar determinados hechos, pues de ponerlos de manifiesto entiende probable que la otra parte no consentiria firmarla.

Por eso se trae aqui la enigmatica frase que aparece en el proemio del MIDI, precisamente en el punto IV al referirse al proceso brevior: <<No se me escapa, sin embargo, cuanto un juicio abreviado pueda poner en riesgo el principio de la indisolubilidad del matrimonio>> (78). Si se ha seguido una investigacion antes de comenzarlo, y la ha llevado a cabo una persona en la que ha confiado el obispo, los resultados de esta investigacion aun no siendo concluyentes (hay que recordar que solo el proceso judicial se ha de pronunciar acerca de la validez o no del matrimonio) en cualquier caso seran fiables, esto es, gracias a esta investigacion pastoral se pueden descartar dudas que en buena y humana logica se presentan acerca de la sinceridad del consentimiento de ambas partes para acceder a este proceso o de la honradez con la que se hubieran podido hacer las indagaciones o presentar los resultados. Quiza fuese conveniente que la persona que haya hecho estas investigaciones comparezca en la sesion en la que se dilucidara la causa. Nada parece que obste a ello, toda vez que el c. 1685 establece que el instructor debe citar a <<todos aquellos que deben participar>>. ?Que efecto debe tener el testimonio de la persona que se encargo de la investigacion (79)? Pues habra que dejarlo a la prudencia del propio instructor. Si ha preparado un memorial sobre los resultados de sus indagaciones, y ese documento se ha aportado como prueba, sera logica su presencia como autor de este (80).

3.3. La gratuidad de los procesos

?Cabe relacionar estas dos cuestiones, investigacion prejudicial y proceso brevior, con la gratuidad de las causas canonicas? A la vista de la indefinicion de los fines de la investigacion prejudicial no ha faltado quien lo relacione (81). Tambien porque es logico plantearse, despues de haber hablado de la especializacion y de la dedicacion que supone encargarse de la investigacion prejudicial, que el llevarla a cabo supone un esfuerzo economico, piensese en esa adaptacion de los COF para que desde alli se formase a personas capaces de realizarlas. Los tribunales tienen fijados el importe de sus tasas y los casos de exencion (tambien las situaciones en las que se les proporciona asistencia letrada gratuita) y con ello preven cubrir los gastos de funcionamiento. ?Debe suceder lo mismo con estos servicios de investigacion pastoral? De una lectura atenta de algunos documentos que podriamos llamar precursores de la reforma, se puede desprender que se preveia algo en este sentido.

En el Instrumentum Laboris elaborado en 2014, al abordar el tema de la simplificacion de las causas matrimoniales mencionaba la <<reduccion del costo economico>>. En efecto en los nn. 48 y 49 de la Relatio del Sinodo Extraordinario sobre la Familia, ya se hacia referencia a la gratuidad, distinguiendo entre la gratuidad del proceso y de las consultas previas (82).

Por otra parte, en el Instrumentum Laboris del Sinodo de 2015 se puede leer en relacion a lo primero: <<Se observa un amplio consenso sobre la oportunidad de hacer mas accesibles y agiles, posiblemente gratuitos, los procedimientos para el reconocimiento de los casos de nulidad matrimonial>> (83); mientras que en relacion con lo segundo, la propuesta es que <<en cada diocesis se garanticen, de manera gratuita, los servicios de informacion, asesoramiento y mediacion relacionados con la pastoral familiar, especialmente a disposicion de personas separadas o de parejas en crisis. Un servicio asi cualificado ayudaria a las personas a emprender el recorrido judicial, que en la historia de la Iglesia resulta ser el camino de discernimiento mas acreditado para verificar la validez real del matrimonio>> (84).

La posibilidad de que los procedimientos judiciales eclesiasticos sean gratuitos ya existe. Al menos ya existe en Espana, pues es cierto que en otros lugares esto puede no ser asi, pero en nuestro pais esta prevista la formula para que quien no cuente con medios economicos para proponer o personarse en una causa de nulidad pueda hacerlo, aunque quiza suceda que muchos fieles cristianos espanoles lo desconozcan. La intencion de la Iglesia es que esto siga siendo asi y que este sistema se extienda a otros paises, especialmente los que tienen una cultura juridica diferente. Pero por otra parte esta el servicio de acompanamiento familiar y de asesoramiento en estas materias (que eventualmente podra incluir a las personas idoneas para la realizacion de las investigaciones prejudiciales, o al menos la tarea de suministrar la formacion adecuada para quienes la realizan) y que se plantea como gratuito para todos los fieles. Ofrecer un servicio de orientacion pastoral-familiar es caro, seguramente mantenerlo resulta mas gravoso que mantener un tribunal eclesiastico, pues habra de contar con especialistas en diversas materias y tener sus puertas abiertas de manera constante.

En el Subsidio Aplicativo no parece que se siga la diferenciacion que si se aprecia en los documentos sinodales que propone la posibilidad de una justicia gratuita para quienes lo necesiten, y ademas tambien un servicio general gratuito de asesoria a los matrimonios dentro del cual se atienda a quienes estan separados civilmente o divorciados. El texto del Subsidio deja ademas abierto un interrogante al invocar la generosidad de los fieles con las causas de los pobres (85). Es dificil pensar en establecer una aportacion voluntaria para sostener el coste de las causas de quienes carecen de medios, es mucho mas sencillo seguir equilibrando los ingresos y los gastos del tribunal para poder atender y re bajar o suprimir las tasas a aquellos que lo necesitan. Quiza este parrafo del Subsidio se pueda referir a solicitar una contribucion economica en vez de una tasa fijada en los juicios mas breves, que con unos tramites tan simplificados deben resultar mucho menos gravosos. Ademas, siendo el obispo el juez, quiza desde algun punto de vista pudiera apreciarse inadecuado que por su actuacion se requiriera unas tasas determinadas. Por lo que puedo comprobar tras consultar las tasas publicadas de varios tribunales espanoles, no hay una tasa fijada para el proceso brevior (86). Tambien podria resultar logico que se tratara de pedir donativos destinados a los servicios de asesoramiento general o que se solicitara una contribucion economica voluntaria por haberse realizado la investigacion prejudicial. De cualquier modo, se trata unicamente de ideas que me sugiere la lectura de las normas. Sin embargo, hay que apuntar que se constata una preocupacion por el tema de las tasas en las contestaciones a la encuesta realizada desde la Asociacion Espanola de Canonistas. Son once los tribunales espanoles de los que responden a la encuesta que han suprimido las tasas frente a otros treinta que las mantienen, una situacion que, segun reconocen los miembros de los tribunales, crea confusion entre los propios fieles (87).

4. CONCLUSION

A modo de conclusion cabe decir que, dos anos despues de la entrada en vigor del MIDI, nada o muy poco se ha hecho para promocionar la investigacion prejudicial prevista aqui para salir al encuentro de quienes se alejaron de la Iglesia a causa de un fracaso matrimonial ante el que recurrieron al divorcio y que sinceramente quieren acercarse de nuevo a ella, quiza junto a una familia que han formado despues. La pastoral matrimonial, y no tanto los tribunales eclesiasticos, debe abrir caminos para que estas personas puedan participar de la vida de la Iglesia y no hay que olvidar que entre los instrumentos que los pastores ponen al servicio de este fin, tambien se encuentra el Derecho. Una aplicacion recta, justa y profesional de las normas puede ofrecer un camino de retorno de estas personas y sus familias al seno de la Iglesia. Dadas las particularidades de cada sociedad, corresponde a los obispos de cada pais senalar el mejor modo de llevar a cabo las investigaciones pastorales-prejudiciales, que bien orientadas y en el marco de otras aspiraciones de la reforma de las causas matrimoniales (celeridad, gratuidad, etc.) deben contribuir a reforzar el matrimonio sacramento.

RECIBIDO: 12 DE ABRIL DE 2018 / ACEPTADO: 22 DE MAYO DE 2018

Aurora Ma Lopez Medina

Profesora Titular de Derecho Eclesiastico

Universidad de Huelva. Facultad de Derecho. Huelva

orcid 0000-0002-6210-9285

aurora.lopez@dthm.uhu.es

DOI 10.15581/016.115.011

Bibliografia

Aa. Vv., La riforma del processo matrimoniale ad un anno del Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus, Libreria Editrice Vaticana, Ciudad del Vaticano 2017.

Alwan, H., Les enjeux de l'application du motu proprio Mitis et misericors lesus par les tribunaux ecclesiastiques en orient speciale?nentau Liban, Reveu du Droit Canonique 67 (2017) 191-218.

Arroba Conde, M., Le proposte di snellimento deiprocessi matrimoniali nel recente Sinodo, en L. sabbarese (a cura di), Sistema matrimoniale canonico in synodo, Urbaniana University Press, Ciudad del Vaticano 2015, 61-85.

--, La experiencia sinodal y la reciente reforma procesal en el Motu proprio Mitis Iudex Dominus lesus, Anuario de Derecho Canonico Suplemento 5 (2016) 165-191.

--, La pastoral judicial y la preparacion de la causa en el Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus, en M. E. OLMOS (ed.), Procesos de nulidad matrimonial tras la reforma del Papa Francisco, Dykinson, Madrid 2016, 63-82.

--, El proceso mas breve ante el obispo, en L. RUANO--C. GUZMAN (coords.), Refalaria de los procesos de nulidad y otras novedades legislativas de derecho canonico y eclesiastico del Estado, Dykinson, Madrid 2017, 249-278.

Bernardez Canton, A., Parte General de Derecho Canonico, Centro de Estudios Ramon Areces, Madrid 1998.

Bogarin Diaz, J., Repercusiones canonicas de Amoris Laetitia, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 41 (2016) 1-64.

Bueno Salinas, S., La reforma de los procesos canonicos de declaracion de nulidad de matrimonio. La celeridad del proceso, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 40 (2016) 1-17.

Capucci, G.--Fanella, A., Uattuazione del Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus nelVesperienza del tribunale metropolitano dell'arcidioceci di Denver-Colorado-USA, en Aa. Vv., La riforma del processo matrimoniale ad un anno del Motu Proprio Mitis Iudex Dominus Iesus, Libreria Editrice Vaticana, Ciudad del Vaticano 2017, 173-184.

De Leon Rey, E., La tramitacion de los procesos de nulidad: consulta previa e inmediacion, en S. Sanchez Maldonado (ed.), IX Simposio de Derecho Matrimonial y Procesal Canonico. Granada 24 a 26 de septiembre de 2015, Arzobispado de Granada, Granada 2016, 139-150.

Del Pozzo, M., Il processo matrimoniale pio breve davanti al vescovo, PUSC, Roma 2016.

Di Bernardo, E., Problemi e criticita della nuova procedura, en Aa. Vv., La riforma del proceso matrimoniale ad un anno del Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus, Libreria Editrice Vaticana, Ciudad del Vaticano 2017, 109152.

Fabris, C. M., Indagine pregiudiziale o indagine pastorale nel motu proprio Mitis Iudex Dominus lesus. Novita normative e profili problematici, lus Ecclesiae 28 (2016) 479-503.

Ferrer, J., Valoracion de las circunstancias que pueden dar lugar al proceso abreviado, Ius Canonicum 56 (2016) 157-192.

Gallego Perez, J., Los tribunales eclesiasticos espanoles, en Aa. Vv., Curso de Derecho matrimonial y procesal canonico para profesionales del foro. XV Simposio de Derecho matrimonial canonico, UPSA, Salamanca

2000, 431-489.

Glaubitz, E., L'attuazione del Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus nell'esperienza dei tribunali ecclesiastici tedeschi, en Aa. Vv., La riforma del proceso matrimoniale ad tin anno del Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus, Libreria Editrice Vaticana, Ciudad del Vaticano 2017, 185-193.

Gullo, C., Comentario alean. 1490, en Comentario Exegetico al Codigo de Derecho Canonico, Eunsa, Pamplona 1997, vol. IV/1, 1065.

Guzman, C., Instruccion y decision de la causa en el proceso abreviado ante el obispo. Practica de los tribunales eclesiasticos espanoles, Estudios eclesiasticos 92 (2017) 603-641.

Llobell, J., Cuestiones acerca de la apelacion y la cosa juzgada en el nuevo proceso de nulidad del matrimonio, Anuario de Derecho Canonico Suplemento 5 (2016) 53-96.

Lopez Medina, A. M., Actualidad del ordenamiento juridico de la Iglesia en el ano 2015, en l. Ruano--C. guzman (coords.), Reforma de los procesos de nulidad y otras novedades legislativas de derecho canonico y eclesiastico del Estado, Dykinson, Madrid 2017, 289-337.

Moreno, P. A., El servicio de indagacion prejudicial, Ius Canonicum 56 (2016) 65-85.

Nunez, G., La fase preliminar del nuevo proceso de nulidad, Ius Canonicum 57 (2017) 9-44.

Pinto, P. V, Matrimonio y Familia en el camino sinodal del Papa Francisco, Edigraficas Mariana E.U., Bogota 2017.

Regordan, f. J., La investigacion preliminar en las nuevas normas procesales del Motu Proprio Mitis iudex dominus lesus, Anuario de Derecho Canonico Suplemento 5 (2016) 65-85.

Rodriguez Chacon, R., Principales novedades en el proceso canonico de nulidad matrimonial tras la reforma del Papa Francisco, Revista de Derecho de Familia, 1 de septiembre de 2016.

--, Resultados de la encuesta realizada por la Asociacion Espanola de Canonistas sobre la aplicacion de MIDI en su primer ano de vigencia en los tribunales eclesiasticos espanoles, en L. ruano--J. L. Sanchez Giron (eds.), Novedades de Derecho canonico y Derecho eclesiastico del Estado. A un ano de la reforma del proceso matrimonial, Dykinson, Madrid 2017, 295-320.

Ros Corcoles, J., El Vicario judicial y el instructor en los procesos de nulidad matrimonial tras el Motu Proprio Mitis Iudex, lus Canonicum 56 (2016) 87-103.

Ruano, L., Amoris Laetitia: Referencias juridico-canonicas y su proyeccion pastoral, Familia 54(2017) 41-67.

Sabbarese, L.--Santoro, R., Il processo matrimoniale piu breve. Disciplina canonica e riflessi concordatari, Dehoniane, Bolonia 2016.

Tawil, E., Le motu proprio Mitix Iudex au regard de P arret Pellegrini de la CEDH, en C. Dounot--F. Dussaubat (coords.), La reforme des nullites de mariage: une etude critique, Lethielleux Editions, Paris 2016, 210 y ss.

Tribunal Apostolico de la Rota Romana, Subsidio aplicativo del Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus, Ciudad del Vaticano 2016.

Zanetti, E., La consulenza previa alPintroduzione di una causa, en Redazione di quaderni di diritto ecclesiale (a cura di), La riforma dei Processi matrimonian di Papa Francesco. Una guida per tutti, Ancora, Milano 2016, 9-27.

(1) Queda fuera de este trabajo la aplicacion del Motu Proprio Mitis et Misericors lesus, puede verse H. Alwan, Les enjeux de l'application du Motu Proprio Mitis et misericors lesus par les tribunaux ecclesiastiques en orient specialement au Liban, Reveu du Droit Canonique 67 (2017) 191-218.

(2) El termino latino utilizado es ratio procedendi. En el libro VII del CIC, en espanol solo se usa la palabra reglamento al traducir del latin ordinatio. Sobre la naturaleza juridica de esta parte de la reforma llevada a cabo por el Papa Francisco ha habido discusion desde el principio.

(3) <<Se ha pretendido tambien recriminar la funcion del Derecho Canonico so pretexto de que obstaculiza y aparta de sus fines salvificos la accion pastoral de la Iglesia, viniendose por este conducto a formular una pretendida incompatibilidad entre Pastoral y Derecho. Esta especie de persuasion se cae por su propio peso si pensamos que el Derecho Canonico (como el de cualquier sociedad humana) esta al servicio de la propia sociedad, de la persona y de los fines especificos de una y otra. Si por Pastoral se ha de entender el arte de aplicar los medios mas adecuados para la consecucion de los fines de la sociedad eclesiastica, el Derecho no puede considerarse como un elemento obstaculizador de lo pastoral>>. a. Bernardez Canton, Parte General de Derecho Canonico, Centro de Estudios Ramon Areces, Madrid 1998, 37.

(4) R. Rodriguez Chacon, Resultados de la encuesta realizada por la asociacion espanola de canonistas sobre la aplicacion de MIDI en su primer ano de vigencia en los tribunales eclesiasticos espanoles, en L. Ruano--J. L. Sanchez Giron (eds.), Novedades de Derecho canonico y Derecho eclesiastico del Estado. A un ano de la reforma del proceso matrimonial, Dykinson, Madrid 2017, 295-320. No es la primera vez que se publican datos de una encuesta realizada a los tribunales eclesiasticos espanoles, conviene recordar la realizada en 1999 y que ya se cuestionaba acerca de la <<relevancia de la pastoral judicial para la jerarquia diocesana>>, J. Gallego Perez, Los tribunales eclesiasticos espanoles, en Aa. Vv., Curso de Derecho matrimonial y procesal canonico para profesionales del foro. XV Simposio de Derecho matrimonial canonico, UPSA, Salamanca 2000, 431-489.

(5) Fueron sesenta y nueve los Vicarios judiciales a quienes se paso el cuestionario y tambien se envio al Tribunal de la Rota de Madrid, y fueron cuarenta y tres las respuestas obtenidas, por consiguiente, estamos hablando de datos que corresponden a un 62,31 % de los tribunales eclesiasticos espanoles. Sin ser mucho, es un porcentaje que puede considerarse significativo. Pues bien, en veintiuno de ellos se han iniciado procesos breviores, y en veinte no se ha iniciado ninguno. El total de estos procesos abiertos, recuerdo que hablamos del primer ano de aplicacion de la nueva redaccion del Codigo, ha sido cuarenta y nueve, de los que en el periodo treinta y cinco tuvieron sentencia, afirmativa como es consecuencia. Cuatro de ellos devinieron en proceso ordinario.

(6) De este modo el titular del periodico ABC <<el arzobispo de Sevilla firma la primera sentencia de nulidad expres>> del mes de abril de 2016, contrastaba con <<los obispos espanoles no concederan la nulidad expres hasta el verano>> que se publicaba en el mismo periodico en noviembre de 2015. La noticia de la sentencia de Sevilla se reprodujo en todos los puntos de nuestro pais. No obstante, hay que decir que meses despues la prensa daria la noticia que habia sido el Obispo de Bilbao quien tras un proceso que comenzo el 5 de febrero de 2016 habia dado la primera nulidad expres de Espana el 30 de marzo de 2016. Cuando en marzo de 2017 la prensa local recoge la noticia de la primera sentencia dada tras un proceso brevior en Malaga, ya no aparecera la expresion <<nulidad expres>>.

(7) Tambien la prestigiosa Revue de Droit Canonique ha publicado en su primer numero de 2017, una serie de articulos sobre el MIDI; varios de ellos se detienen en lo que ha significado su aplicacion en determinados paises como Suiza, Canada, en los paises africanos, la aplicacion del Mitis et Misericors Iesus en el Libano, y de un modo mas concreto nos da noticias de la aplicacion de procesos mas breves ante el obispo en la diocesis francesa de Lille.

(8) G. Capucci--A. Fanella, L'attuazione del Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus nell'esperienza del tribunale metropolitano dell'arcidioceci di Denver-Colorado-USA, en Aa. Vv., La riforma del processo matrimoniale ad un anno del Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus, Libreria Editrice Vaticana, Ciudad del Vaticano 2017, 173-184.

(9) E. GlaubitZ, L'attuazione del Motu Proprio Mitis Iudex Do?ninus lesus nell'esperienza dei tribunali ecclesiastici tedeschi, en Aa. Vv., La riforma del proceso matrimoniale ad un anno del Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus, Libreria Editrice Vaticana, Ciudad del Vaticano 2017, 185-193.

(10) Vid. J. LLOBELL, Cuestiones acerca de la apelacion y la cosa juzgada en el nuevo proceso de nulidad del matrimonio, Anuario de Derecho Canonico Suplemento 5 (2016) 59.

(11) Los datos publicados corresponden al tribunal sardo, a la diocesis de Cagliari, a la region eclesiastica de Puglia, a los tribunales regionales de Abruzo-Molisano, de Sicilia, al Vicariato de Roma, a la region eclesiastica de Piamonte y al tribunal de Calabria, Aa. Vv., La riforma del processo matrimoniale ad un anno del Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus, Libreria Editrice Vaticana, Ciudad del Vaticano 2017, 195-233.

(12) Quiza por esto el Santo Padre haya decidido, a modo de ejemplo, dar el mismo una sentencia mediante este proceso. La firmo el 13 de julio de 2017, aparece publicada en latin y espanol en P. V. Pinto, Matrimonio y Familia en el camino sinodal del Papa Francisco, Edigraficas Mariana E.U., Bogota 2017, 89-94 y 278-283.

(13) E. Glaubitz, L'attuazione ..., cit., 189.

(14) Esto sucede en Espana. En Italia la situacion es diferente por mor de las Normas sobre el regimen administrativo de los tribunales eclesiasticos regionales italianos y la actividad de patrocinio desarrollada ante los mismos dictadas en 1998, publicadas con una breve resena en Revista Espanola de Derecho Canonico 54 (1997) 753-771.

(15) A. M. Lopez Medina, Actualidad del ordenamiento juridico de la Iglesia en el ano 2015, en l. ruano --C. Guzman (coords.), Reforma de los procesos de nulidad y otras novedades legislativas de derecho canonico y eclesiastico del Estado, Dykinson, Madrid 2017, 291.

(16) Uso la version en espanol, tribunal apostolico de la Rota Romana, Subsidio Aplicativo del Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus, Ciudad del Vaticano 2016, 70 pp.

(17) E. de Leon Rey, La tramitacion de los procesos de nulidad: consulta previa e inmediacion, en S. Sanchez Maldonado (ed.), IX Simposio de Derecho Matrimonial y Procesal Canonico. Granada 24 a 26 de septiembre de 2015, Arzobispado de Granada, Granada 2016, 139-150.

(18) M. Arroba Conde, La pastoral judicial y la preparacion de la causa en el Motu Proprio Mitis Iudex Dominus Iesus, en M. E. olmos (ed.), Procesos de nulidad matrimonial tras la reforma del Papa Francisco, Dykinson, Madrid 2016, 63-82.

(19) P. A. moreno, El servicio de indagacion prejudicial, Ius Canonicum 56 (2016) 65-85.

(20) G. Nunez, La fase preliminar del nuevo proceso de nulidad, Ius Canonicum 57 (2017) 9-44.

(21) F. J. Regordan, La investigacion preliminar en las nuevas normas procesales del Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus, Anuario de Derecho Canonico Suplemento 5 (2016) 65-85.

(22) C. M. Fabris, Indagine pregiudiziale o indagine pastorale nel Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus. Novita normative e profiliproblematici, Ius Ecclesiae 28 (2016) 479-503.

(23) E. Zanetti, La conzulenza previa al Pintroduzione di una causa, en Redazione di quaderni di diritto ecclesiale (a cura di), La riforma dei processi matrimoniali di Papa Francesco. Una guida per tutti, Ancora, Milano 2016, 9-27.

(24) Tal seria el caso de M. DEL POZZO, II processo matrimoniale pio breve davanti al vescovo, PUSC, Roma 2016, 151-155.

(25) Vid. F. J. Regordan, La investigacion ..., cit., 42; G. Nunez, La fase ..., cit., 19.

(26) G. Nunez, La fase ..., cit., 16; F. J. Regordan, La investigacion ..., cit., 42, en nota.

(27) G. Nunez, La fase ..., cit., 18; P. A. Moreno, El servicio ..., cit., 68-69.

(28) <<[A]l presente documento se unen reglas de procedimiento, que he considerado necesarias para la correcta y esmerada aplicacion de la ley renovada, que debe observarse diligentemente, para la tutela del bien de los fieles>>.

(29) Dice este articulo <<La misma investigacion (investigatio) sera confiada por el Ordinario de lugar a personas consideradas idoneas, dotadas de competencias no solo exclusivamente juridico-canonicas. Entre ellas estan en primer lugar el parroco propio o el que ha preparado a los conyuges para la celebracion de las nupcias. Este oficio de consulta (.munus hoc consulendi) puede ser confiado tambien a otros clerigos, consagrados o laicos aprobados por el Ordinario de lugar>>. En otras versiones del texto tambien se aprecia la diferencia entre las palabras que tienen raiz en el termino <<inquirir>> frente a las que lo tienen en el termino <<consultar>>. De este modo encontramos en ingles inquiry vs. function of counseling o, en italiano indagine vs. compito di consulenza.

(30) Desde la doctrina se ha interpretado restrictivamente el alcance de esta prescripcion. Refiriendose a los abogados o patronos estables, se ha escrito: <<Dicho oficio, en efecto, aunque abundantemente utilizado en algunos paises, es completamente extrano a otras culturas juridicas (p. ej., la italiana). Por otra parte, la constitucion de este oficio se habia hecho necesaria por los extravios que habia provocado la ausencia de una clase forense privada en algunos paises (me refiero al Este europeo durante el periodo de dominacion comunista)>>. Cfr. C. Gullo, Comentario al can. 1490, en Comentario Exegetico al Codigo de Derecho Canonico, Eunsa, Pamplona 1997, vol. IV/1, 1065.

(31) <<En la medida de lo posible, en todo tribunal ha de haber patronos estables, que reciban sus honorarios del mismo tribunal, y que ejerzan la funcion de abogado o de procurador, sobre todo en las causas matrimoniales, en favor de las partes que libremente prefieran designarlos>> (c. 1490 CIC).

(32) <<Quod fecimus vestigia utique prementes Decessorum Nostrorum, volentium causas nullitatis matrimonii via iudiciali pertractari, haud vero administrativa, non eo quod rei natura id imponat, sed potius postulado urgeat veritatis sacri vinculi quam maxime tuendae: quod sane praestant ordinis iudiciarii cautiones>>, francisco, Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus, AAS CVII (2015) 959.

(33) <<[Ajun cuando existan razones legitimas en orden a iniciar un proceso de separacion, nulidad matrimonial, disolucion del matrimonio en favor de la fe o dispensa del matrimonio rato y no consumado, antes de aceptar la causa, el juez, o por delegacion el Centro de Orientacion Familiar, empleara medios pastorales (Orientacion Familiar) tendentes a la reconciliacion de las partes. De ahi la importante necesidad de la coordinacion de los Tribunales Eclesiasticos con los Centros de Orientacion Familiar>>, conferencia episcopal espanola, Directorio de Pastoral Familiar, n. 210.

(34) <<En el caso de que, convencidos, y tras la pertinente orientacion familiar, esten decididos a acudir a los Tribunales Eclesiasticos (...) conviene que el asesoramiento juridico sea ejercido por profesionales verdaderamente catolicos que puedan explicar no solo los procedimientos sino el sentido de los mismos, y hacer presente a la Iglesia en esa situacion conflictiva. De ahi la importante necesidad, tambien en esta ocasion, de la coordinacion de los Tribunales Eclesiasticos con los COF>>, Conferencia Episcopal Espanola, Directorio de Pastoral Familiar, n. 213.

(35) <<En los procedimientos de levantamiento de veto para contraer nuevas nupcias tras una declaracion de nulidad, los Tribunales Eclesiasticos podran recurrir tambien a los COF para solicitar de ellos los pertinentes informes periciales (psicologicos, espirituales, etc.)>>, conferencia episcopal Espanola, Directorio de Pastoral Familiar, n. 213.

(36) Conferencia Episcopal Espanola, Directorio de Pastoral Familiar, n. 277. Tambien podra ejercer una funcion pericial en relacion a los Tribunales eclesiasticos.

(37) J. Ros Corcoles, El Vicario judicial y el instructor en los procesos de nulidad matrimonial tras el Motu Proprio Mitis Iudex, Ius Canonicum 56 (2016) 98. En este caso de pasar la causa al proceso ordinario el Vicario que hubiese hecho la investigacion no podria actuar como juez en el turno.

(38) G. Nunez, La fase ..., cit., 32.

(39) Asi lo ha senalado C. M. Fabris, Indagine frregiudiziale ..., cit., 488.

(40) En este punto se ha restringido el ambito de actuacion que se contemplaba al concluir el Sinodo de la familia y que entendia este servicio tambien para matrimonios en crisis: <<Sera por lo tanto necesario poner a disposicion de las personas separadas o de las parejas en crisis, un servicio de informacion, de asesoria y de mediacion, vinculado con la pastoral familiar, que podra tambien acoger a las personas con ocasion de la investigacion preliminar al proceso matrimonial>> (Sinodo de la Familia, Relatio finalis, n. 82).

(41) Me estoy refiriendo a los que resultan de la aplicacion del art. VIII de la Amoris Laetitia.

(42) Asi lo ponen de manifiesto F. J. Regordan, La investigacion ..., cit., 41; P. A moreno, El servicio..., cit., 67. Este ultimo autor ofrece dos razones para inclinarse por el uso del calificativo <<prejudicial>>.

(43) M. Arroba Conde, La pastoral judicial ..., cit., 70 y ss.

(44) Dice el art. 3 RP <<... dotadas de competencias no solo exclusivamente juridico-canonicas>>. El Subsidio Aplicativo dice <<dotadas de competencias incluso no exclusivamente juridico-canonicas>>, 15.

(45) Asi tambien C. M. Fabris, Indaginepregiudiziale ..., cit., 492.

(46) Ciertamente la determinacion de quienes son el parroco propio o el parroco que los preparo para el matrimonio puede presentar alguna dificultad, C. M. Fabris, Indagine pregiudiziale ..., cit., 492-493. Sin embargo, entiendo decisivo que se trata del parroco al que acuda el solicitante, siempre que en efecto lo sea en alguno de los dos sentidos que recoge la norma. No entiendo que se trate de un acto administrativo. Tratandose de cuestiones que afectan a la intimidad de las personas este margen de eleccion facilita ese primer acercamiento.

(47) En este sentido quiero comentar que en el Reglamento del Tribunal Diocesano de Huelva se introdujo esta prescripcion: <<Art. 13. Cuando, en un proceso matrimonial se dicte sentencia declarando no consta la nulidad o se deniegue por la Santa Sede la gracia de la disolucion, la parte dispositiva de la resolucion sera comunicada a la Delegacion Diocesana para la Familia a los solos efectos de procurar o facilitar el acompanamiento pastoral de las personas implicadas, en particular quienes han visto defraudada su aspiracion a verse libres del vinculo conyugal>>. Este reglamento fue remitido a la Signatura Apostolica a efectos meramente informativos, y alli repararon que el contenido de este articulo podria contravenir los principios de confidencialidad sancionados por el ordenamiento canonico.

(48) <<Exige resaltar la responsabilidad del Obispo diocesano, quien en su diocesis podria encargar a consultores debidamente preparados que aconsejaran gratuitamente a las partes acerca de la validez de su matrimonio. Dicha funcion puede ser desempenada por una oficina o por personas calificadas (cfr. Dignitas connubii, art. 113, 1)>>, sinodo de los Obispos, III Asamblea general extraordinaria. Los desafios pastorales de la familia en el contexto de la evangelizacion, Relatio Synodi, 18 de octubre de 2014, n. 49.

(49) <<Se propone que en cada Diocesis se garanticen, de manera gratuita, los servicios de informacion, asesoramiento y mediacion relacionados con la pastoral familiar, especialmente a disposicion de personas separadas o de parejas en crisis. Un servicio asi cualificado ayudaria a las personas a emprender el recorrido judicial, que en la historia de la Iglesia resulta ser el camino de discernimiento mas acreditado para verificar la validez real del matrimonio>>, SINODO DE LOS OBISPOS, XIV Asamblea General Ordinaria. La vocacion y la mision de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporaneo, Instrumentum Laboris, junio 2015, n. 117.

(50) Sinodo De Los Obispos, XIV Asamblea General Ordinaria. La vocacion y la mision de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporaneo, Relacion Final, octubre 2015, n. 82.

(51) En otro sentido, sobre la pervivencia de esos servicios de asistencia se ha escrito: <<consideramos que el Mitis Iudex no pretende anular dicho servicio sino ampliarlo, involucrando un mayor numero de agentes pastorales a diversos niveles>>. P. A. Moreno, El servicio ..., cit., 69.

(52) C. 1490 CIC.

(53) Si estas personas dejaran de pertenecer al tribunal o de ejercer la abogacia, seguramente si que podrian solicitar incorporarse al grupo de los designados para efectuar estas investigaciones.

(54) Es mas, si se lee con detenimiento el art. 1 de las Reglas de Procedimiento, no pasa desapercibido el detalle de que es el obispo el que comparte con los parrocos la solicitud pastoral hacia los conyuges separados y divorciados, y no viceversa.

(55) <<En la mayor parte de los casos sois los primeros interlocutores de los jovenes que desean formar una nueva familia y casarse por el sacramento del matrimonio. Y tambien se dirigen a vosotros esos conyuges que, a causa de serios problemas en su relacion, se encuentran en crisis, necesitan reavivar la fe y redescubrir la gracia del sacramento; y en ciertos casos piden indicaciones para iniciar un proceso de nulidad. Nadie mejor que vosotros conoce y esta en contacto con la realidad del tejido social en el territorio>>. L'Osservatore Romano (ed. en espanol), n. 9, 3 de marzo de 2017, 3; Ecclesia, n. 3876, 25 de marzo de 2017, 441-442; Communicationes XLIX (2017) 51-53.

(56) <<Puesto que se trata de indagar en cuestiones delicadas, conviene que la persona responsable de la investigacion prejudicial sea una sola, actuando bajo juramento de preservar el secreto profesional, esa persona responsable podra, con consentimiento del solicitante, pedir la colaboracion de las personas que considere oportunas para llevar a cabo esta labor>>. P. a. moreno, El servicio ..., cit., 74.

(57) Subsidio Aplicativo, 16.

(58) Subsidio Aplicativo, 10-11.

(59) Vid. P. A. Moreno, El servicio ..., cit., 80; E. de Leon Rey, La tramitacion ..., cit.

(60) Vid. M. arroba Conde, La pastoraljudicial y la preparacion de la causa en el motu proprio Mitis Iudex Dominus lesus, en M. E. olmos (ed.), Procesos de nulidad matrimonial tras la reforma del Papa Francisco, Dykinson, Madrid 2016.

(61) <<Como sucede con los memoriales escritos por las partes que ya hoy se adjuntan a las demandas, se tratara de declaraciones que forman parte de los "acta" pero no de los "probata">>. M. Arroba Conde, La pastoral judicial ..., cit., 76. Sobre adjuntar memoriales a la demanda vid. Respuesta del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos de 23 de febrero de 2017. Prot. N. 15720/2017. http://www.delegumtextibus.va/content/testilegislativi/it/risposte-particolari/ procedure-per-ladichiarazione-della-nullita-matrimoniale.html (consultado por ultima vez el 28 de marzo de 2018).

(62) Subsidio Aplicativo, 15.

(63) C. M. Fabris, Indagine pregiudiziale ..., cit., 499. Ha querido ver una relacion del termino "peticion" con lo establecido en el c. 1683 para la solicitud del proceso brevior.

(64) Sobre el papel institucional del abogado en las causas matrimoniales tras la reforma del MIDI, M. Arroba Conde, La pastoral judicial ..., cit., 76-82.

(65) Para con los fieles en estas situaciones matrimoniales irregulares: <<los presbiteros tienen la tarea de acompanar a las personas interesadas en el camino del discernimiento de acuerdo con la ensenanza de la Iglesia y las orientaciones del Obispo>>, Amoris Laetitia n. 300. Vid. J. Bogarin Diaz, Repercusiones canonicas de Amoris Laetitia, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 41 (2016) 56-61.

(66) Vid., c. 1683, 2: <<concurran circunstancias de las personas y de los hechos, sostenidas por testimonios o documentos, que no requieran una investigacion o una instruccion mas precisa, y hagan manifiesta la nulidad>>.

(67) Reflexiones interesantes sobre esta responsabilidad en E. ZANETTI, La consulenzaprevia ..., cit., 9.

(68) AAS CVIII, 1 Aprilis 2016, 428-440. Vid. J. Bogarin Diaz, Repercusiones canonicas ..., cit., y L. Ruano, Amoris Laetitia: Referencias juridico-canonicas y su proyeccion pastoral, Familia Ius Canonicum 54 (2017) 41-67.

(69) <<En cuanto a las pruebas, no hay novedad sustancial, sino mas bien una codificacion de lo que venia siendo interpretacion y praxis mayoritarias, que quedan asi confirmadas con rango legal: La deposicion de un solo testigo puede hacer prueba plena si se trata de un testigo cualificado que depone sobre asuntos de su oficio o si las circunstancias de los hechos o de las personas lo indican. Las confesiones judiciales y otras declaraciones de las partes pueden tener valor de prueba plena, teniendo en cuenta los indicios y adminiculos existentes y recurriendo si es necesario a testigos sobre la credibilidad de dichas partes>>. A. M. LOPEZ Medina, Actualidad del ordenamiento juridico ..., cit., 291.

(70) Nos consta que por ejemplo en el tribunal de Denver, EE.UU., siempre se exige una investigacion prejudicial para que se admita al proceso brevior.

(71) Vid., c. 1683, 1 CIC.

(72) Me refiero a las respuestas que se publican con los titulos <<On the conversion of the formal process to the processus brevior>> Prot. N. 15138/2015, <<On the consent of both parties as requirement for the processus brevior (new c. 1683 Mitis Iudex)>> Prot. N. 15139/2015. http://www. delegumtextibus.va/content/testilegislativi/it/risposte-particolari/procedure-per-la-dichiarazione-della-nullita- matrimoniale.html (consultado por ultima vez el 28-III-2017).

(73) M. Arroba Conde, El proceso mas breve ante el obispo, en L. ruano--C. guzman (coords.), Reforma de los procesos de nulidad y otras novedades legislativas de derecho canonico y eclesiastico del Estado, Dykinson, Madrid 2017, 249-278.

(74) En este punto vid. E. Tawil, Le motu proprio Mitix Iudex au regard de l'arret Pellegrini de la CEDH, en C. Dounot--F. Dussaubat (coords.), La reforme des nullites de mariage: une etude critique, Lethielleux Editions, Paris 2016, 210 y ss. Otros problemas podrian plantearse cuando se trata de dar efectos civiles a estas sentencias de nulidad, vid. L. Sabbarese--R. Santoro (eds.), Il processo matrimoniale pio breve. Disciplina canonica e riflessi concordatari, Dehoniane, Bolonia 2016, 85 y ss.

(75) En este sentido vid. E. di bernardo, Problemi e criticita della nuova procedura, en Aa. Vv., La riforma del processo matrimoniale ..., cit., 127. Logicamente en estos casos se esta olvidando que siempre habra una parte contraria que sera el Defensor del vinculo.

(76) Esto parece afirmar Ferrer al decir: <<No se nos oculta que estamos ante una medida innovadora y que ha suscitado reservas>>, para inmediatamente recordar las palabras del papa Francisco. J. Ferrer, Valoracion de las circunstancias que pueden dar lugar al proceso abreviado, Ius Canonicum 56 (2016) 162.

(77) <<El proceso breve, como novedad procesal, debera irse aplicando y desarrollando segun ensene la practica, pero la formulacion actual plantea ya ciertas cuestiones problematicas: a) como asegurarse de que el litisconsorcio (o el consentimiento) sea autentico y no forzado o meramente formal, y evitar asimismo el fraude de ley; b) como conjugar la presencia de prueba inicial segura con los ejemplos que ofrece el art. 14, [seccion] 1 de las Reglas de procedimiento que incluye el motu proprio; c) si la presencia del obispo diocesano como juzgador ha de contribuir realmente a la celeridad del proceso>>. S. Bueno Salinas, La reforma de los procesos canonicos de declaracion de nulidad de matrimonio. La celeridad del proceso, Revista General de Derecho Canonico y Eclesiastico del Estado 40 (2016) 8.

(78) <<Nos tamen non latuit, in quantum discrimen ex breviato iudicio principium indissolubilitatis matrimonialis adduci possit>>, francisco, Motu Proprio Mitis Iudex Dominus lesus, AAS CVII (2015) 960.

(79) <<El contexto sinodal, por el reforzamiento pastoral de la actividad judicial que conlleva, induce a considerar el aprovechamiento de la investigacion previa como un objetivo de gran calado para poder contar con la aportacion del testimonio de credibilidad que pueden ofrecer el parroco o los profesionales que intervinieron en ella. Tal testimonio se relaciona solo con la credibilidad subjetiva de la parte, no con su credibilidad objetiva, teniendo presente ademas que la investigacion se realiza en un tiempo cercano al proceso y, por tanto, en el limite del comienzo del tiempo sospechoso>>. M. arroba Conde, La experiencia sinodal y la reciente reforma procesal en el Motu proprio Mitis Iudex Dominus lesus, Anuario de Derecho Canonico Suplemento 5 (2016) 186.

(80) <<El vicario judicial citara para la sesion instructora a "todos cuantos deban participar en ella" (can. 1685 CIC), entre los que se encuentran, ademas de las partes y los testigos (incluso los autores de documentos privados que deban ser reconocidos o de informes periciales o medicos que haya que ratificar)>>. C. guzman, Instruccion y decision de la causa en el proceso abreviado ante el obispo. Practica de los tribunales eclesiasticos espanoles, Estudios eclesiasticos 92 (2017) 611-612.

(81) <<Lo cierto es que en parte alguna se concreta positivamente cuales vayan a ser las estructuras eclesiales de las que se habla, como haya de ser su proceder, ni tampoco por que via y en que medida los resultados de lo que se denomina una "investigacion prejudicial pastoral previa al proceso" (cfr. los articulos 2 a 5 de las Reglas de procedimiento), vaya luego en su caso a integrarse en el proceso judicial canonico propiamente dicho. En ese marco, por cierto, parece insertarse la invitacion que se hace en el texto pontificio que apunta a orientarse hacia una "gratuidad" de los procesos>>. R. Rodriguez Chacon, Principales novedades en el proceso canonico de nulidad matrimonial tras la reforma del Papa Francisco, Revista de Derecho de Familia, 1 de septiembre de 2016.

(82) M. Arroba Conde, Le proposte di snellimento dei processi matrimoniali nel recente Sinodo, en L. Sabbarese (a cura di), Sistema matrimoniale canonico in synodo, Urbaniana University Press, Ciudad del Vaticano 2015, 76.

(83) Instrumentum Laboris, n. 115.

(84) Instrumentum Laboris, n. 117.

(85) Ayudaran tambien, salvada la justa y digna retribucion de los operadores de los tribunales, a que sea asegurada dentro de lo posible la gratuidad de los procedimientos. Deberan, por lo tanto, donde sea necesario, actualizar la distribucion de los medios economicos disponibles cooperando en la busqueda de los recursos necesarios para los tribunales diocesanos. Se dejara a la justa sensibilidad de los pastores y de quienes atienden los tribunales la posibilidad de solicitar a las partes, con tacto pastoral, una contribucion para la causa de los pobres. Ellos seran ciertamente generosos para que el perfume de la caridad impregne la mente y el corazon de los fieles de la Iglesia. Subsidio Aplicativo, 12.

(86) En el tribunal de Denver en EE.UU., del que ya hemos hablado, las tasas del proceso brevior estan fijadas en 100 dolares (frente a las 550 que importan en el proceso ordinario). En este tribunal se establece una contribucion testimonial de 25 dolares por asesoramiento acerca de los procesos. Tambien es interesante la advertencia que realizan: <<No es nuestro deseo crear dificultades financieras a nadie o dar la impresion de que se puede comprar una declaracion de nulidad. Por el contrario, seremos sensibles a su situacion financiera y nunca se le negara a nadie una declaracion de nulidad por la imposibilidad de pagar. Si necesita fraccionar el pago, comuniquese con nuestra oficina. La mayoria de los fieles no saben que el gasto que supone para la Archidiocesis de Denver cada causa de nulidad es de $1,500. Gracias a la generosidad de los feligreses de la Archidiocesis, esta puede asumir la mayor parte de este gasto. Aun asi, es justo que quienes soliciten nuestros servicios hagan una contribucion apropiada y compartan este costo>>. De la pagina web del tribunal de la Archidiocesis de Denver http://archden.org/wp-content/uploads/2015/12/payment-schedule-12-16-15.pdf (consultado por ultima vez el 28 de marzo de 2018).

(87) <<En bastantes casos, los respectivos Vicarios judiciales han senalado en la seccion dedicada a las "observaciones" que consideran necesario que en esta materia haya directrices concretas de la Conferencia Episcopal Espanola (...) a fin de que no existan desigualdades entre los Tribunales de las diversas diocesis en el territorio nacional, unos que han suprimido las tasas y otros que las mantienen>>. R. Rodriguez Chacon, Resultados de la encuesta ..., cit., 302.
COPYRIGHT 2018 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Lopez Medina, Aurora Ma.
Publication:Ius Canonicum
Date:Jun 1, 2018
Words:17593
Previous Article:Dulcor Misericordiae III. Las situaciones irregulares desde el Concilio hasta A Moris Laetitia.
Next Article:Justicia eclesiastica en la diocesis de Coimbra en el siglo XVI: organizacion, estructura y jurisdiccion.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters