Printer Friendly

El "Epilogo de Lina": oraculo y semilla de la memoria de En Diciembre llegaban las brisas de Marvel Moreno.

En agosto de 2005, despues de dieciocho anos de espera, el publico colombiano se encontro con la reedicion, recien salida de la imprenta, de una de las novelas mas importantes de la narrativa colombiana del siglo XX: En diciembre llegaban las brisas de la escritora barranquillera Marvel Moreno. Esta obra fue originalmente publicada por la editorial Plaza & Janes en 1987 y a pesar de su limitada difusion, genero un impacto notable que tan solo pudo tener resonancias en los circulos intelectuales y universitarios. Sin embargo en su momento suscito comentarios como: "Una novela con un impulso formal faulkneriano, pero con el contenido contemporaneo, actual y morboso de un John Irving o acaso un Gunther Grass" (Stevenson 43), "Marvel Moreno ha producido una obra densa y laboriosa, de controlada energia" (Costa 71), "una de las novelas mas importantes entre las que se han publicado ultimamente en castellano" (Gilard, "La novela ..." 4).

La esperada reedicion de esta novela, que finalmente lograria difundir la obra de Marvel Moreno frente al gran publico, fue una completa decepcion pues la obra, en su impresion de agosto de 2005, aparecio incompleta. Esta publicacion no incluyo a la ultima parte de la novela, el "Epilogo de Lina" y el contenido de la obra aparecio tergiversado en un texto de contracaratula que contradecia uno de los postulados esenciales de la narracion.

La editorial corregiria la omision epilogar en una segunda impresion de la reedicion de En diciembre llegaban las brisas, esta fechada en enero de 2006, sin embargo conservaria el equivoco texto de la tapa, manteniendo de esta manera su vision errada sobre los contenidos de la novela y de su texto final.

Es en ese epilogo de la novela cuando Lina, la narradora ficticia (1) de las tres primeras partes, asume finalmente ese yo negado durante 277 paginas; pues en ninguna ha usado la primera persona ni en singular ni en plural. Ella comienza su texto epilogar diciendo: "Los anos han pasado y no he vuelto a Barranquilla, aquel lugar donde nuestras abuelas llegaron ..." (EDLLB 281). Muy a pesar de esta primera afirmacion, en la contracaratula de la nueva edicion (2005) de En diciembre llegaban las brisas encontramos el siguiente texto: "En esta novela, Marvel Moreno nos presenta una galeria de personajes femeninos a partir de los recuerdos de Lina, que regresa a Barranquilla muchos anos despues de haber emigrado a Paris."

Cabe anotar que en la totalidad de En diciembre llegaban las brisas no existe un solo indicio de este presumible(do) retorno de Lina a Barranquilla y que el epilogo hace parte integral del texto que la autora reconocio como su novela. Solo queda entonces preguntamos: ?Que paso en la reedicion de En diciembre llegaban las brisas? ?De donde vienen entonces las afirmaciones erroneas de la contracaratula? ?Son acaso la consecuencia de una omision inadvertida del epilogo? ?O son simplemente un traspie editorial?

Este articulo intentara responder a estas preguntas y ademas abordara algunos de los efectos narratologicos e ideologicos de esta elision de la novela original. Para ello comenzaremos con un breve estudio de la historia del texto que genera estos interrogantes; pues ademas del epilogo publicado en la edicion de 1987 se cuenta con una version preliminar. Esta primera version se encontro entre los papeles de la escritora despues de su muerte y su existencia puede ofrecemos algunas claves sobre la funcion de este texto dentro del tejido de la novela y nos permite acercamos al estudio de su genetica textual.

Continuaremos analizando los elementos paratextuales de ambas ediciones de la novela, en este caso los textos de contracaratula de la edicion de 1987 y de la reedicion de 2005, lo que nos permitira referimos tambien a la historia de la escritura de En diciembre llegaban las brisas. Luego analizaremos los efectos narratologicos de la ausencia del epilogo y las consecuencias literarias de una publicacion incompleta. Y finalmente, despues de tratar de comprender que sucedio con la esperada edicion concluiremos destacando el valor del epilogo y de una de las novelas mas importantes de la literatura colombiana del siglo XX.

Los epilogos de En diciembre llegaban las brisas

En 1997, Jacques Gilard en el articulo "La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronologia" senalo que habia existido un primer epilogo que la autora habia escrito en 1984 un ano antes de enviar la novela al concurso de la editorial Plaza & Janes. La novela solo quedaria entre las finalistas del concurso y sin embargo la editorial, consciente de su valor, propondria publicarla al ano siguiente. En aquel momento la novela se titulaba Muy cerca del mar, frase con la que ese mismo epilogo terminaba. Gilard senala tambien que la publicacion de la novela trajo consigo la redaccion de una nueva version del texto epilogar: "el epilogo en su forma definitiva fue escrito mas de un ano despues de concluida la novela, o sea en el verano o el otono de 1985, cuando se fue confirmando la posibilidad de una publicacion por Plaza & Janes de Barcelona." (191)

Con relacion a la existencia de las dos versiones del "Epilogo de Lina" podemos senalar que la version publicada en 1987 posee elementos que mejoran, completan y superan a aquella primera version gracias a la elaboracion y a la inclusion de nuevos contenidos. El epilogo original, que era una especie de primera clausura necesaria para darle distancia al momento de la narracion, evoluciona a un texto de contenido seminal que abarca y completa a la novela. La existencia de esa primera version del epilogo, en todo caso, le da vida y bases a su version final y nos muestra todo aquello que la autora conscientemente anadio, por considerarlo vital para amarrar las tres partes - o casi novelas independientes- que la conforman y de esta manera culminar su novela.

Es importante notar que los dos epilogos comienzan y terminan con la misma frase, pero que es el contenido anadido al segundo epilogo lo que lo hace convertirse en un texto clave, vital, evocador y profundamente conmovedor. Sin embargo en ambos textos se resalta que Lina, ese personaje centro de las historias que narra, nunca regresaria a Barranquilla.

En la primera version del "Epilogo de Lina" se observan dos elementos primordiales, la voz de Lina que dice que nunca regreso a Barranquilla (pero no senala especificamente que esta en Paris), y el relato sobre la historia de la ciudad. Moreno recuerda los viejos caserones y las historias llenas de nostalgia de las abuelas que habian llegado a Barranquilla anorando a "otras ciudades mas antiguas del litoral Caribe." Luego se refiere a las mujeres jovenes sentadas alrededor de una piscina de un club y a su mundo "ligero y facil." Ellas nunca imaginarian que sus grandes casas del barrio del Prado iban a desaparecer ante la llegada de los traficantes de drogas quienes iban a levantar "palacetes de marmol" en el gran barrio de la gente bien. Menciona ademas, ese proceso de permeabilidad cultural que hizo de Barranquilla una ciudad-puerto cosmopolita y que termino tambien adoptando a estos narcotraficantes: "... y se dispararian tiros en las calles, antes de ser absorbidos tambien por la ciudad, como muchos anos atras lo fueron inmigrantes, buhoneros y profugos de Cayena," (1).

Como hemos afirmado en nuestro trabajo anterior con esta obra, (2) la ciudad se encuentra omnipresente en la novela; es mas un marco de referencia dentro de una geografia de sentimientos, que un lugar situable en un plano con cuadras, plazas y esquinas que se puedan percibir. De la misma manera, Marvel Moreno entendio pronto que el primer epilogo debia referirse a algo mas que a la cronica de la ciudad; debia aludir tambien a esos sentimientos, a sus duenos y a las historias que invadirian esos espacios y que en efecto serian los elementos constituyentes de las tres primeras partes de la novela.

Por esto la autora, tomando un ano de distancia respecto al final de la redaccion, reescribe este texto, le anade algo mas de una cuartilla, pues el epilogo en su version final tiene 1215 palabras mientras que la primera version constaba solamente de 283 palabras. En el narra, entre otras historias, la suerte de algunos de sus personajes: Benito Suarez, Divina Arriaga, Catalina, Aurora y la tia Eloisa, quizas aquellos que mas la perturbaban. Los situa mas alla de las dos decadas que cubre el relato en las tres primeras partes y habla de su destino, diciendo para algunos: "... ningun naipe habria pronosticado entonces sus inauditos caprichos." (EDLLB 281)

Marvel Moreno no tardaria en comprender que tambien era necesario que el personaje de Lina, la narradora en la que se focalizan las historias y quien para algunos es un alter ego de la escritora, encontrara un espacio epilogar en el cual fuera posible conocer su historia y despejar de esta manera una de las grandes incognitas de la novela. Sobre ella nos cuenta finalmente en esta segunda version del epilogo que vive en Paris, pero que esta enferma:

A veces, cuando en las noches la fiebre vuelve a subirme, pienso que como las abuelas yo habito en medio de recuerdos. Todos estos anos vividos en Paris no han logrado borrarlos; al contrario, las fiebres y hasta el frio que saca sus navajas a la salida del Metro cuando regreso del hospital, parecen devolverme con obstinacion a la ciudad del Prado ... (EDLLB 281)

Luego se hace protagonista de la propia historia de su vida cuando senala que ella misma habia querido morir una vez en un pueblo de Mallorca:

Era de noche y el viento helado del invierno me secaba las lagrimas burlandose de mi tristeza. Decidida a ponerle fin a todo atravesaba las calles desiertas de aquel pueblo de fantasmas cuando de pronto oi la musica de un violin: en un caseron de postigos cerrados alguien repetia incansablemente una frase musical de la sonata de la tia Irene. [...] Hui de alli corriendo en vano porque nadie me siguio, porque, como yo, el violinista sabia que esa sonata habia sido compuesta para ser escuchada una sola vez y extraviarse luego en las sombras del olvido. Pero ya mi decision se me antojaba un sueno absurdo: acababa de recordar que todos tenemos una cita en Samarcanda. (EDLLB 283)

Tambien habla de las mujeres de esas nuevas generaciones, que vivian en Paris o que pasaban por esta ciudad, y senala que la miraban con alguna consideracion pues "... sabian vagamente que alguna vez escribi un libro denunciando la opresion que sufrian sus madres." (EDLLB 282) Se convierte ademas en un puente generacional cuando afirma: "Quiza solo yo comprendia que ese frenetico consumo de hombres elegidos y devorados sin ternura ni compasion, era simplemente la venganza que una generacion de mujeres ejercia, sin saberlo, en nombre de muchas otras." (EDLLB 282-283)

En su epilogo Lina no solo es memoria, conciencia y comprension; ella tambien se hace testigo, personaje de la historia, complice del presente y quizas cronista del futuro. De esta manera Lina continua su papel de gran interprete del mundo, pero al mismo tiempo se convierte en eslabon de la memoria y en lazo con aquellas generaciones del porvenir. Y es gracias a ello que Marvel Moreno situa la piedra angular de su siguiente novela, que aun permanece inedita, El tiempo de las amazonas.

Observamos por consiguiente como en esta ultima version del epilogo, la novela multiplica sus dimensiones. Se situa, se observa, se narra, se escribe; pero tambien se vive y se recuerda una cita, esa que todos tenemos en Samarcanda, el lugar simbolico de todo aquello que podemos ser. En el caso de Lina, el lugar en donde iba a encontrarse con las preguntas de la memoria y con sus respuestas en la escritura, como lo senalaria tambien Helena Araujo:

Ademas, al final de su historia no hay renuncia ni capitulacion, sino una autolimitacion impuesta por la madurez. Cierto, esta nina que crece y aprende poco a poco a lidiarse en el mundo, logra obviar los comportamientos extremos o estereotipados. Ni inocente ni promiscua, ni amazona ni vestal, ni dominante ni sometida, vive observandose y observando a los demas para luego consignar por escrito lo sucedido en esa epoca. (Araujo 156)

Los textos de la contracaratula de la primera edicion y de la reedicion

El texto de la contracaratula de la primera edicion de En diciembre llegaban las brisas fue escrito por Jacques Gilard, que habia sido designado albacea literario de la autora. Y quien cuidadosamente habia guardado los manuscritos originales de cada una de las tres partes que la autora le envio durante el periodo de escritura, cerca de siete anos comenzando en 1978. Segun testimonio oral de Jacques Gilard, ya para ese entonces el proyecto de novela tendria como titulo: En diciembre llegaban las brisas, no es claro por que la novela se presento con otro titulo al concurso de Plaza & Janes; sin embargo antes de ser publicada recuperaria uno de sus elementos paratextuales primordiales. En cuanto a la contracaratula de esta edicion fue el entonces esposo de la autora, el politico y periodista Plinio Mendoza, quien se encargaria de solicitarle a Gilard el controvertido texto: (3)

En agosto de 1986 (la carta no lleva fecha y el matasellos del sobre es ilegible, pero el texto lleva alusiones que no dejan lugar a dudas), Plinio me pidio que escribiera el texto para la contracaratula del libro. (Gilard, "La obra ..." 191)

Jacques Gilard escribio un texto para el que Plinio realizaba una solicitud especial, pues tenia miedo de lo que pudiera escribir un editor que no conociera la obra, y Gilard se encontraba en una posicion mas que privilegiada para opinar sobre ella pues habia sido uno de los primeros criticos pendientes del trabajo de la autora. Sobre el resultado final de la edicion de este texto destaca lo siguiente:

Y lo firmaba con mi nombre y apellido. Salio sin firma, lo que debia formar parte de las reglas del juego (no recuerdo que ese anonimato me extranara o molestara cuando salio la novela; mas bien me sorprende hoy haber firmado esas lineas). Los editores respetaron mi texto: solamente me cambiaron "postboom" por "posboom," y le pusieron una mayuscula a la humanidad para la que me habia contentado con una minuscula. (Gilard, "La obra ..." 192)

La importancia de esas lineas es innegable pues en ellas el critico se encarga de alejar a En diciembre llegaban las brisas de las lecturas feministas y localistas. Y es muy posible que por esto el editor de la nueva edicion de la novela haya decidido hacer una adaptacion del primer parrafo del texto de Gilard, para situarlo como conclusion del nuevo texto de la contracaratula de la reedicion de 2005. Veamos el texto original publicado en la edicion de la novela en 1987:
   Con este libro, la colombiana Marvel Moreno irrumpe de manera
   espectacular en la novelistica de lengua espanola. Superando desde
   un principio las posturas feministas y las normas ya gastadas del
   realismo magico, rechazando los dogmatismos de nuestra epoca,
   prolonga audazmente las indagaciones de la narrativa
   hispanoamericana y propone aqui uno de los grandes logros del
   posboom.


Y ahora veamos el ultimo parrafo de la contracaratula de la reedicion de En diciembre llegaban las brisas de 2005: "Con su libro En diciembre llegaban las brisas, Marvel Moreno supera desde un principio las posturas feministas y las normas del realismo magico, y presenta uno de los libros latinoamericanos mas logrados de la epoca posterior al boom." En esta reelaboracion de las lineas de Jacques Gilard se puede observar la forma en que el editor se permite una parafrasis mal lograda de una formulacion de gran profundidad critica. De esta manera vemos como el paratexto de la reedicion de la novela, tergiversa su significado y parodia torpemente al texto de la primera edicion.

Efectos de la ausencia epilogar

Llegamos al instante en el cual debemos analizar las consecuencias literarias de la publicacion de la novela sin epilogo. Sabemos que desde el punto de vista narratologico su presencia es vital; pues el narrador omnisciente focalizado de las tres primeras partes, extradiegetico-heterodiegetico, se transforma en un narrador en primera persona intradiegetico-homodiegetico:

Un narrador que lleva a cabo el engano final, porque el lector tiene la sensacion de que la voz narrativa de las tres partes de la novela fue la misma que en el epilogo. Y, sin embargo, es cierto que antes de leer el epilogo tambien se tiene una sensacion muy proxima: un enigma que reside en un matiz que el analisis no logra develar del todo" (Abdala-Mesa, "El devenir ..." 72)

Un lector que no encuentre el "Epilogo de Lina" al final del libro, puede sentir esa voz de familiaridad y tambien puede tener la percepcion de esa Lina que narra y sin embargo no es una verdadera narradora de las tres primeras partes de la novela. Sin embargo ese lector nunca entrara en el juego de la narracion pues al no encontrarse con la voz de Lina en primera persona, no tiene la conviccion completa del testimonio de su memoria. Es en el epilogo en donde se devela ese gran artificio de persuasion, en donde quien supuestamente escribio la historia, afirma su testimonio y se encarga de solucionar algunas de las incognitas que quedaron abiertas. Todo esto desde un espacio y un tiempo distintos, como lo afirma Jacques Gilard:

... el epilogo aporta un suplemento de unidad al introducir distancia, nostalgia y lucidez, y al especificar por fin donde se situa el presente de la narracion. Con esa perspectiva temporal y espacial, con ese infinito alargarse de la mirada --mas alla del ruido y el furor de multiples historias -- la novela adquiere otra dimension. (Gilard, "La novela ..." 6)

El epilogo de En diciembre llegaban las brisas tambien posee otra fuerza, que radica en que en el se introduce lo que hemos llamado el peso del tiempo (Abdala-Mesa "El engranaje ..." 235), pues habla de un presente en Paris cercano a los anos 80 "... en Regine o en cualquier otro lugar neoyorquino de moda," (282), y sin embargo tambien situa a la historia mas de un siglo atras: "... aquel lugar donde nuestras abuelas llegaron trayendo a lomo de mula, en un hervidero de polvo, sus muebles y anoranzas,"(281) una accion que no podia haber sucedido sino en los ultimos decenios del siglo XIX. (4) Ese peso del tiempo cumple varias funciones. En principio ubica a la narracion en el presente de Lina y a lo narrado en su pasado, como afirmo Montserrat Ordonez: "Solo en un corto epilogo aparece la voz de Lina en primera persona, cerrando la obra, situando el libro en el pasado de Lina, y subrayando su distancia espacial y temporal ante el material relatado." (23) Pero tambien crea una tension, estira la historia al presente y la atrae consigo al futuro; pues es ahi en donde el lector se da cuenta de que apenas va a enterarse de unos pocos rasgos de la vida de Lina.

De hecho ese interes por conocer su historia es uno de los hilos conductores de la novela, pues, durante las tres partes que la componen, es Lina quien analiza y percibe, pero ha sido practicamente hermetica con relacion a los hechos de su existencia. En el epilogo se llega un poco a ese final del arco iris. Lina devela su alma al lector de forma conmovedora y sin embargo de nuevo juega con el. Le da unos cuantos detalles sobre su vida y tambien le siembra nuevas inquietudes sobre el resto de la historia que no conoce; se emprende asi el viaje al porvenir.

De esta manera construye distintas realidades espacio-temporales en el epilogo "... un espacio/tiempo de la mente ..." (Rodriguez Amaya 13) que se pasea creando tensiones entre el pasado, el presente y el futuro. Y es ahi donde, claro, se crea el antecedente ya que despues de En diciembre llegaban las brisas todavia queda una novela que el publico no conoce y que hace muchos anos esta esperando, la novela inedita titulada El tiempo de las amazonas.

En este caso la ausencia epilogar nos roba ese presente, nos usurpa ese futuro, nos deja con una diegesis situada entre los anos 50 y los anos 70 en Barranquilla. El lector se queda con la sensacion de encontrarse frente a un horizonte brumoso en el cual se extienden tres historias en distintas direcciones con finales inciertos y sin esa sensacion de resolucion y de anticipacion que logra condensar tan bien este texto epilogar. Solo nos queda afirmar que quizas en la carencia del texto final radique la diferencia entre una buena novela y una obra maestra.

La gran pregunta: ?Que paso con el epilogo?

El critico y albacea literario Robbie Ross comentaba que una vez Oscar Wilde se quejaba de que alguien le habia robado una idea; al Ross decirle que en efecto el era conocido por ser un renombrado ladron literario, Wilde le contesto que cuando veia un monstruoso tulipan con cuatro maravillosos petalos en el jardin de otra persona, se sentia obligado a cultivar un tulipan monstruoso con cinco petalos maravillosos; pero que no habia razon alguna por la cual alguien debia cultivar un tulipan con tres petalos (Frye 250).

?Y que pasa cuando se sabe que se tiene un magnifico tulipan de cinco petalos y por alguna razon desconocida se ofrece un tulipan con solo cuatro petalos? Las respuestas posibles nos llevan a pensar en una posible censura, o quiza, siendo un poco mas condescendientes, a pensar en un oneroso error editorial.

Si retomamos la pregunta alrededor del desacertado texto de la contracaratula podemos afirmar que la novela no da ningun indicio sobre un retorno de Lina a Barranquilla, con o sin epilogo incluido. No queda sino pensar en una desafortunada observacion de un editor que, al carecer o prescindir de uno de los elementos claves de la narracion (el epilogo de la novela), no comprendio del todo el sentido de las tres primeras partes.

Pero entonces ?de quien es la responsabilidad de esta reedicion desintegrada? ?del editor? ?de los herederos de la obra? A finales de 2005 Jacques Gilard publico una resena en la revista Caravelle de la Universidad de Toulouse -- Le Mirail, refiriendose a esta situacion de mutilacion del texto. En ella realizo una airada denuncia pues Gilard vio en el texto de la contracaratula y en la situacion de escision de la novela las senales de una "tenebreuse strategie" y afirmo que su objetivo era buscar la muerte literaria de Marvel Moreno diez anos despues de su desaparicion fisica. Gilard se refirio a esta publicacion como una "scandaleuse edition" en donde se realizo una "falsification deliberee" (283) que le atribuyo a la autora una novela que nunca escribio, un intento de ocultar su verdadera creacion escrita. (5)

Dice George Steiner que la censura es tan antigua y tan universal como la propia escritura, y la mayoria de los grandes escritores de nuestro tiempo han sido victimas de alguna de sus formas (3). Segun las afirmaciones de Jacques Gilard, Marvel Moreno entraria dentro de la galeria de escritoras y escritores cuya obra ha sido objeto de mutilaciones, censuras, expurgaciones, falsificaciones, silencios y desapariciones. Mencionemos tan solo a Proust, a Nadine Gordimer y a Reinaldo Arenas entre los muchos que la han sufrido.

Conclusiones

A partir de estas reflexiones pueden establecerse varios puntos importantes. En principio se puede destacar que el titulo con el que la novela En diciembre llegaban las brisas se presento al concurso de Plaza & Janes fue Muy cerca del mar, que era la ultima frase del primer epilogo de la novela, lo que es una muestra clara de su presencia inicial dentro de la obra. Segundo, que el texto reconocido como el epilogo tuvo dos versiones y que la segunda version fue escrita un ano despues de terminado el libro. Tercero, que en el epilogo se senala claramente que Lina nunca iba a regresar a Barranquilla.

Gracias al estudio de los dos epilogos se puede afirmar que en su escritura habia una intencion de cierre y de unificacion de las tres historias que conforman las tres partes de la novela. Tambien existia un fuerte interes en mostrar que era Lina quien habia sido testigo y que tambien era -anos despues- la encargada de relatar y de escribir estas historias desde la lejania, desde Paris su lugar de la memoria. De esta manera, como dice Montserrat Ordonez: "Su traicion, al relatar y al relatarse, es, sin embargo, su unica accion realmente valida. Su palabra se opone al recuerdo secreto y a la confidencia, y asi transforma las vidas en denuncia y les impide ser apenas curiosidades." (24)

Este comentario sobre la elision epilogar sin embargo se convierte en la perfecta oportunidad para destacar la importancia del epilogo dentro del cuerpo de la novela, pues la novela incompleta no permite que el lector descubra ese punto de vista que da situacion geografica a la obra, tampoco lo deja aliviar la necesidad de buscar a Lina en la novela --que es una parte vital de la estrategia narrativa-- pues es alli en donde finalmente Lina habla de si misma. Sin el epilogo el lector se encuentra con la sensacion de que las tres partes de la novela pueden ser cada una un libro distinto sin tener un elemento crisol que las agrupe.

Steiner tambien senalaba que la relacion entre censura y creatividad puede resultar en principio extranamente productiva, una afirmacion que hace referencia a las vicisitudes de un proceso de escritura. La temprana desaparicion de la escritora nos priva entonces de su reaccion creativa. Le queda a la novela la tarea de defenderse por si misma. Y ahi radica otro de los alcances del epilogo pues tiene la virtud de la ultima frase bien lograda de un poema. Es ese gran cierre, es ese quinto petalo maravilloso que no deja lugar a dudas sobre el valor real y la importancia de la obra.

Por lo pronto solo nos resta decir, despues de haber senalado la condicion en que quedo este texto --o como Barthes diria, tejido-- sin su epilogo, que este es vital para la comprension y para la ejecucion del proyecto de la novela.

Y si la escision del epilogo pudo haber sido un error particular --que luego fue reparado --es en la frase del texto de contracaratula, con la que se comienza el analisis de este articulo, y en la que se afirma que Lina regresa a Barranquilla despues de muchos anos de ausencia, donde se advierte una estrategia de condena. En esta frase encontramos la negacion rotunda del contenido del texto epilogar. Es aqui donde se puede observar la gran mordaza de la palabra, un regreso obligado al origen, a esa ciudad a la que Marvel Moreno en vida nunca quiso retornar.

Con esa frase de la contracaratula se desforma a la novela y se evitan los posibles cabos sueltos que dejaba la ausencia epilogar. Hay, en esta estrategia paratextual, una contradiccion demasiado grande con relacion al contenido original de la novela como para que verdaderamente se pueda pensar en un error.

El epilogo de En diciembre llegaban las brisas es el gran oraculo de la novela, es el lazo esencial, el hilo conductor de las historias, el espacio de expansion temporal y espacial, de multidimensionalidad tematica y de conclusion de la tension narrativa pues en el:

... se hace la sintesis y se delata la clave del edificio ... al mostrarse tambien como un remate visible --a la vez adorno y condicion sine qua non-- En diciembre llegaban las brisas no es, en rigor, la suma o combinacion de tres historias de mujeres barranquilleras. Es la historia de Lina, la historia de quien vio, penso y termino alcanzando una forma de conocimiento. Es tambien la historia de quien escribio (las tres historias) y sigue escribiendo (el epilogo). (Gilard, "La novela ..." 6)

Lina es esa persona que sigue escribiendo el epilogo desde Paris, desde la distancia, desde su Samarcanda personal, Lina es aquella que nunca regresa a Barranquilla pues su verdadero regreso se encuentra en la semilla de la memoria evocada, en la novela escrita.

Al publicarse la novela sin el "Epilogo de Lina," al cortarse el hilo principal de la trama, se llevo a los lectores a asumir lo que la obra no es y nunca sera, es decir un compendio de tres historias de mujeres, que se relatan desde un fingido retorno a Barranquilla. Un regreso del que jamas se hace mencion en la novela y que solo existe en la imaginacion del redactor de la contracaratula de la edicion de 2005. De esta manera se altero completamente su proceso de recepcion y de comprension.

Lastimosamente la esperada reedicion de la primera novela de Marvel Moreno pasara a la historia literaria como otro olvido editorial, como un error sin responsable, que sin embargo no puede evitar ligarse a una tarda maniobra paratextual al leer el desatinado texto de la contracaratula. Ni siquiera las brisas del titulo lograran aliviar el bochorno o esfumar la imperante sensacion de perplejidad que genera esta publicacion.

Bibliografia citada

Abdala-Mesa, Yohainna. El devenir de la creacian, Marvel Moreno: escritura, memoria, tiempo, Beca Nacional de Investigacion en Literatura 2004, Bogota, Ministerio de Cultura 2004. Print.

--. "El engranaje del tiempo en las novelas de Marvel Moreno." Caravelle [Toulouse] 84 (2005): 235-246. Print.

Araujo, Helena. "En diciembre llegaban las brisas.," La Scherezada Criolla. Ensayas sobre Escritura Femenina Latinoamericana. Bogota: Universidad Nacional, 1989. Print.

Costa, Jordi. "Mujeres en Barranquilla." Quimera [Barcelona] 62 (1987): 71. Print.

Frye, Jonathan. Robbie Ross. Oscar Wilde's Devoted Friend. New York: Carroll & Graf Publishers, 2000. Print.

Gilard, Jacques. "La novela de Marvel Moreno. La historia de Lina Insignares." Magazin Dominicalde El Espectador [Bogota] 227 (1987): 4 - 6. Print.

--. "La obra de Marvel Moreno: elementos para una cronologia." La obra de Marvel Moreno. Actas del coloquio internacional de Taulouse. 3 - 5 de abril de 1997. Ed. Jacques Gilard y Fabio Rodriguez Amaya, Fabio. Viareggio -- Lucca: Mauro Baroni Editor, 1997. 181-199. Print.

--. "Compte rendu de En diciembre llegaban las brisas." Caravelle [Toulouse] 85 (2005): 280-283. Moreno, Marvel. "Epilogo de Lina.," ts. Coleccion personal de Jacques Gilard, 1984. Print.

--. En diciembre llegaban las brisas. Barcelona: Plaza & Janes, 1987. Print.

--. En diciembre llegaban las brisas. Bogota: Norma, 2005. Impresion: agosto de 2005. Print.

--. En diciembre llegaban las brisas. Bogota: Norma, 2005. Impresion: enero de 2006. Print.

Nichols Theodore E. Tres puertos de Calombia. Bogota: Banco Popular, 1973. Print.

Ordonez Vila, Montserrat. "Tres momentos en la literatura colombiana: Soledad Acosta, Elisa Mujica, Marvel Moreno," Correa de los Andes, no 57, 1989, p. 23-25. Print.

Rodriguez Amaya, Fabio, "Primera novela de Marvel Moreno. La alucinacion de Barranquilla," Lecturas Dominicales de El Tiempo, Bogota, 5 de abril de 1987, p. 13. Print.

Steiner, George, "Rabia a los libros." Letra Internacional [Madrid] 87 (2005): 2-11. Print.

Stevenson, Jose, "Rienda suelta a la inspiracion. En diciembre llegaban las brisas ameno relato de Marvel Moreno." Vision [Bogota] 3.5 (1990): 43. Print.

Yohainna Abdala-Mesa

University of Colorado Denver

Notas

(1) Nos referimos a una narradora ficticia pues se usa la tecnica de un narrador omnisciente focalizado, es decir un narrador extradiegetico-heterodiegetico que da la impresion de narrar en primera persona.

(2) Al respecto ver, Abdala Mesa, Yohainna, El devenir de la creacion, Marvel Moreno: escritura, memoria, tiempo, Beca Nacional de Investigacion en Literatura 2004, Bogota, Ministerio de Cultura 2004, p. 85.

(3) Ver la reaccion del conocido critico y periodista barranquillero German Vargas en "En diciembre llegaban las brisas, de Marvel Moreno," Revista de Estudios Colombianos, Bogota, no 5, 1988, p. 60.

(4) Establecer una fecha exacta para el momento en que las abuelas llegaron a Barranquilla es complejo. La ciudad comenzo a tener un cierto auge y crecimiento a partir del establecimiento de la navegacion a vapor por el rio Magdalena en 1823. Sabemos ademas que hubo una importante migracion de clases burguesas a partir de la construccion del ferrocarril entre Barranquilla y Puerto Colombia en 1871. Y que esta obra vendria a completarse con la construccion del muelle metalico de Puerto Colombia en 1893. Segun estos datos podemos inferir que es probable que las abuelas hubieran llegado alrededor de 1870; fecha en que se acelera el desarrollo de la ciudad. (Para una vision mas profunda ver Theodore E. Nichols, Tres puertas de Colombia, Bogota, Banco Popular, 1973, p. 113 - 120.)

(5) Vale la pena incluir aqui un fragmento de la mencionada resena de Jacques Gilard publicada en frances: "Ce texte commence par l'affirmation que Marvel Moreno ecrit " a partir de los recuerdos de Lina, que regresa a Barranquilla muchos anos despues de haber emigrado a Paris". Simple gaucherie, peut-on d'abord penser en decouvrant le livre edite par Norma, puisque rien dans l'epilogue ne parle d'un retour de la narratrice a la ville de ses origines. Mais c'est une falsification deliberee, qui prend tout son sens quand est constatee la suppression de l'epilogue et qui, tout a la fois, donne a celle-ci plus de sens : non seulement elle annule le contenu anecdotique de l'epilogue--extraordinairement riche dans sa brievete--mais encore elle modifie le roman en totalite. C'est attribuer a Marvel Moreno un toman qu'elle n'a jamais ecrit et occulter celui qu'elle a reellement ecrit ... La coupure effectuee dans le roman et le texte de quatrieme de couverture temoignent d'une tenebreuse strategie qui, si elle n'etait pas stigmatisee, aboutirait a tuer litterairement Marvel Moreno dix ans apres sa disparition physique. Telle est notre affirmation a propos de cette scandaleuse edition, sur laquelle, de toute evidence, le debat n'est pas pros de se clore." (282-283)
COPYRIGHT 2011 University of Northern Colorado, Department of Hispanic Studies
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Estudios y confluencias
Author:Abdala-Mesa, Yohainna
Publication:Confluencia: Revista Hispanica de Cultura y Literatura
Date:Mar 22, 2011
Words:6130
Previous Article:El pan nuestro, la mascarada jibara y los jibaros de Ramon Frade y de Miguel Melendez Munoz.
Next Article:Prisioneras del pasado: Isabel y Maria de Merce Rodoreda.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters