Printer Friendly

Efecto de la interaccion entre el sexo y el peso sobre el comer emocional en adolescentes.

Effects of the sex-weight interaction on emotional eating by teenagers

En los ultimos anos se han llevado a cabo diversas investigaciones que reportan una relacion entre los estados emocionales negativos y la conducta alimentaria; especificamente, se ha propuesto que hay una asociacion entre las emociones negativas y la ingesta de una cantidad considerable de alimentos. Este fenomeno ha sido denominado por los investigadores de distintas maneras: "sobrepeso emocional" (Clerget, 2009), "desinhibicion emocional" (Hays y Roberts, 2008) y "comer emocional" (Adriaanse, De Ridder y Evers, 2011; Goossens, Braet, Van Vlierberghe y Mels, 2009; Ouwens, Van Strien y Van Leeuwe, 2009; Tomori y Rus-Makovec, 2000). Es este ultimo termino el que mejor se adecua a los propositos de la presente investigacion.

Se ha propuesto que las personas con obesidad tienden a tener una mayor ingesta relacionada con la presencia de emociones negativas cuando se las compara con personas con peso normal o bajo peso (Acevedo y Gomez-Peresmitre, 2013; Gallant et al., 2010; Geliebter y Aversa, 2003); de igual modo, en numerosos estudios se ha encontrado una relacion positiva entre el indice de masa corporal (IMC) y el comer emocional (Adriaanse et al., 2011; Benito y Torrado, 2012), tanto en poblaciones adolescentes como en jovenes adultos (American Psychiatric Association [APA], 2013; Eddy et al., 2007; Goossens et al., 2009; Tanofsky-Kraff et al., 2007).

Desde un punto de vista biologico, al comer emocional se le ha considerado como un fenomeno paradojico, toda vez que las emociones negativas provocan que el organismo sufra estres, el que a su vez genera la liberacion de hormonas inhibidoras del apetito (Blair, Wing y Wald, 1991); de esta manera, pareciera ser que las emociones negativas deberian de suprimir el apetito, pero se ha observado que algunas personas comen grandes cantidades de alimento tras experimentar emociones negativas--esto es, comer emocional-, por lo que se ha considerado que una emocion negativa no es responsable por si sola de la sobreingesta alimentaria, sino la forma en la que la persona afronta aquella (Benito y Torrado, 2012). Es por lo anterior que diversos autores (Faith, Fontaine, Baskin y Allison, 2007; Goossens et al., 2009; Snoek, Van Strien, Janssens y Engels, 2007; Stice, Burton, Bearman y Rohde, 2007) consideran el comer emocional como un estilo de afrontamiento aprendido que regula y reduce el efecto nocivo de las emociones. En este sentido, algunos estudios han demostrado el papel modulador que ese comer emocional tiene sobre el afecto depresivo y los sintomas ansiosos, por lo que se ha propuesto que el comer emocional es una estrategia de afrontamiento de evitacion que provoca la supresion emocional y el distanciamiento de la situacion amenazante (Blaine, 2008; Konttinen, Mannisto, Sarlio-Lahteenkorva, Silventoinen y Haukkala, 2010; Spoor, Bekker, Van Strien y Van Heck, 2007); en otras palabras, la persona "elige comer en vez de elaborar psiquicamente la realidad" (Cordella, 2008, p. 183).

Otros autores han sugerido que el comer emocional genera unicamente el apaciguamiento emocional temporal y evita el desarrollo de una estrategia que resuelva los problemas (Gross y John, 2003), lo cual unicamente produce en el individuo un bienestar esporadico y trae como consecuencia la ganancia de algunos kilos en el largo plazo.

Asi, el comer emocional es una estrategia de afrontamiento individual que puede estar asociada en gran medida al sobrepeso, por lo que las consecuencias de utilizar tal metodo de afrontamiento pueden ser los diversos problemas fisicos y psicologicos que se asocian a la obesidad; en el nivel colectivo, lo anterior se traduce en el incremento del sobrepeso y la obesidad en el pais. De hecho, Mexico ocupa el primer lugar en obesidad en el mundo (Stevens et al., 2008), lo que la convierte en uno de los principales problemas de salud publica; ademas, entre los adolescentes se ha observado un mayor incremento del sobrepeso (Gutierrez et al., 2012), lo que los pone en riesgo de padecer importantes problemas fisicos y psicologicos a edades cada vez mas tempranas.

Se estima que el sobrepeso es el resultado de un desequilibrio entre la ingesta y el gasto energetico -esto es, se consume mas energia de la que se utiliza (Barrera, Rodriguez y Molina, 2013)--y que existen diversos factores asociados a tal desequilibrio, tales como la permanente disponibilidad de alimentos con alto contenido energetico o la falta de tiempo o de espacios para la practica de actividades fisicas (Van den Bos y De Ridder, 2006).

Un factor asociado al peso es la forma en que los individuos afrontan las situaciones complejas de su entorno. No obstante, no se sabe con precision hasta que punto el comer emocional se asocia en realidad con el peso, y si hombres y mujeres recurren de igual modo a tal estrategia cuando experimentan emociones negativas. Si el peso y el sexo tienen efectos sobre el comer emocional en los adolescentes, podran suponerse ciertas caracteristicas diferenciadas entre ellos, lo que es posible que aporte una mejor comprension de los factores obesogenicos en dicha poblacion.

METODO

Participantes

Participaron en este estudio 455 adolescentes (269 hombres y 186 mujeres), con edades de entre 13 y 19 anos (M = 15.3, D.E. = 1.59), de los cuales 63% cursaba secundaria y 37% bachillerato. Los participantes se seleccionaron de manera intencional no probabilistica en diversas escuelas publicas de la Ciudad de Mexico a las que asisten estudiantes provenientes de diferentes delegaciones del Distrito Federal y municipios del Estado de Mexico.

Fue necesario conformar grupos de acuerdo al peso, el que comunmente se evalua mediante el IMC (Organizacion Mundial de la Salud [OMS], 2006), mismo que fue calculado a partir del autorreporte del peso y la talla proporcionado por cada uno; de hecho, se ha visto que el autorreporte de tales medidas guarda una adecuada relacion con las medidas reales (Osuna, Hernandez, Campuzano y Salmeron, 2006).

Se excluyo a aquellos individuos que padecian alguna enfermedad medica que provocara cambios en el IMC, tales como trastornos de la conducta alimentaria, hipotiroidismo y diabetes, entre otras, para lo cual se empleo una lista de verificacion. Asi, el grupo de participantes quedo conformado segun su peso y sexo de la siguiente manera:

Instrumento

Cuestionario de Emociones y Creencias acerca de la Alimentacion y el Peso (CECAP).

Este instrumento fue elaborado en Mexico por Silva y Jimenez (en prensa) con el fin de tener un instrumento confiable y valido para la poblacion mexicana que pudiera ser util para la evaluacion de adolescentes y jovenes. Es un inventario autoaplicable constituido por 28 reactivos en una escala tipo Likert de cinco opciones de respuesta que van de "nunca" a "siempre". Esta conformado por cinco factores: Creencias erroneas acerca del control de peso ([alfa] = .91), Alimentos y emociones agradables ([alfa] = .822), Desinhibicion emocional ([alfa] = .825), Desinhibicion situacional ([alfa] = .670) e Importancia otorgada al peso corporal ([alfa] = .694). Durante el analisis de las caracteristicas psicometricas de dicho cuestionario se obtuvo un coeficiente alfa total de .87, explicando los seis factores en conjunto 62. 86% del total de la varianza.

En este caso, con el fin de evaluar el comer emocional de los participantes, unicamente se presentaron los reactivos del factor de Desinhibicion emocional, que--como se dijo antes--se considera en la literatura como un sinonimo del comer emocional, tras de lo cual se obtuvo el puntaje total de cada individuo en dichos reactivos.

Procedimiento

Una vez obtenido el consentimiento de las autoridades de la institucion, de los jovenes y de sus tutores, se procedio a la aplicacion grupal de los reactivos del CECAP en los salones de clase, previa autorizacion y supervision del profesor a cargo. A cada participante se le entregaron fotocopias con los reactivos del CECAP, se leyeron en voz alta las instrucciones y se procedio a la evaluacion.

Es importante senalar que, una vez terminada esta, se invito a los participantes con bajo peso o con sobrepeso a acudir al servicio medico de su escuela debido al riesgo que tal condicion podia representar para su salud.

Analisis de datos

Con el fin de conocer si el peso y el sexo afectan el comer emocional de los adolescentes, se realizo, por un lado, un analisis de varianza univariante de naturaleza factorial 4 (Peso: bajo peso, normopeso, sobrepeso y obesidad) x 2 (sexo: mujer y hombre), en lo que las variables independientes fueron el peso, determinado con el IMC percibido y contrastado con las tablas de la OMS (2006), y el sexo. La variable dependiente fue el comer emocional (obtenido de los puntajes en los reactivos del CECAP). Puesto que el analisis mostro que habia una interaccion entre las variables independientes, se realizaron dos analisis de varianza simple (ANOVA) con las categorias de peso en mujeres y hombres por separado para analizar tal interaccion, y por medio de pruebas post hoc de Tukey se observaron las diferencias entre grupos.

Por otro lado, se llevo a cabo un analisis de regresion lineal simple para conocer si el comer emocional puede predecir el IMC.

RESULTADOS

Los resultados del analisis de varianza factorial univariante de 4 x 2 muestran que existe un efecto de su interaccion sobre el comer emocional (F[3.445] = 5.933,p < .01); es decir, de acuerdo con los efectos principales, tanto el sexo (F[1.445] = 17.689,p < .001) como el peso (F[3.445] = 4.341, p < .01) tienen efecto sobre el comer emocional; sin embargo, para poder analizar la interaccion de las variables independientes sobre el comer emocional, se realizaron dos ANOVA de una via para encontrar las diferencias entre los puntajes de comer emocional en las cuatro categorias de peso en mujeres y hombres por separado. Asi, se encontro que habia diferencias significativas en las medias del comer emocional entre los cuatro grupos de las categorias de peso en las mujeres (F[3.181] = 5.885, p < .01), pero no en los hombres (F[3.264] = 1.591, p > .05).

Toda vez que los analisis anteriores mostraron tales diferencias, y con la finalidad de conocer entre que grupos de peso de las mujeres habia diferencias significativas en las medias del comer emocional solamente en ellas, se hicieron comparaciones post hoc con la prueba de HSD Tukey. Los resultados de esta prueba mostraron que el grupo con normopeso tenia diferencias significativas con los grupos con sobrepeso (p = .004) y obesidad (p = .006), por lo que las mujeres con sobrepeso y obesidad alcanzaron puntajes mas altos de comer emocional que el grupo con normopeso (Tabla 2).

Adicionalmente, para conocer si el comer emocional podia predecir el peso de los adolescentes, se llevaron a cabo dos analisis de regresion lineal simple, uno con el grupo de mujeres y otro con el de hombres, tomando el puntaje de comer emocional como variable independiente, y el peso como variable dependiente.

Los resultados mostraron que el comer emocional es un predictor confiable del peso en las mujeres (F[1.183] = 10.442, p < .01; [beta] = .232; [R.sup.2] = .049), pero no en los hombres (F[1.266] = .001, p > .05).

DISCUSION

Por un lado, los resultados de este estudio indican que hay una interaccion entre el sexo y el peso sobre el comer emocional, mostrando que las mujeres con sobrepeso y obesidad son quienes tienen niveles mas altos de comer emocional.

La asociacion entre el sobrepeso y el comer emocional se ha evidenciado en diversos trabajos, los cuales han dado cuenta de que esa forma de comer es un estilo de aprontamiento que utilizan principalmente las personas con sobrepeso y obesidad (Elfhag y Linne, 2005; Gallant et al., 2010; Konttinen et al., 2010); sin embargo, el que haya una mayor tendencia a exhibir comer emocional en las mujeres que en los hombres no se habia reportado previamente en la literatura (veanse, por ejemplo, Adriaanse et al., 2011; Benito y Torrado, 2012; Eddy et al., 2007; Geliebter y Aversa, 2003; Goossens et al., 2009; Tanofsky-Kraff et al., 2007).

Debido a que algunos autores proponen el comer emocional como una forma de afrontamiento de evitacion (Faith et al., 2007; Goossens et al., 2009; Snoek et al., 2007; Stice et al., 2007), es probable que el hallazgo del presente estudio de que las mujeres tienden a tener mayores puntajes de comer emocional que los hombres se deba a caracteristicas propias de la sociedad hispana, pues existen evidencias de que en dicha poblacion los hombres y las mujeres utilizan distintos estilos de afrontamiento (De la Paz, Teva y Buela, 2009; Gonzalez, Montoya, Casullo y Verdu, 2002). Asi, se ha propuesto que los hombres tienden a tener estilos de afrontamiento activos, en tanto que las mujeres suelen emplear estilos de afrontamiento de evitacion y centrados en la emocion (Gomez, Luengo, Romero, Villar y Sobral, 2006; Lara, Bermudez y Perez, 2013; Rodriguez, Victoria, Torres y Paez, 2012).

La informacion obtenida sugiere que de entre las estrategias de afrontamiento que utilizan los adolescentes varones podria excluirse el comer emocional, y que este predice el peso unicamente en las mujeres, lo que coincide parcialmente con la literatura internacional, ya que se ha planteado que utilizar esa forma de comer como estrategia de afrontamiento se asocia con el desarrollo y mantenimiento del sobrepeso (Andrews, Lowe y Clair, 2011; Grant y Boersma, 2005). Habria que explorar si el hecho de que en este estudio unicamente se encontrara tal asociacion en las mujeres pudiera ser un efecto de las caracteristicas de las sociedades en la que los roles de genero y lo permitido y lo prohibido para cada sexo es todavia muy marcado (Mendoza, Gonzalez y Silva, 2013). Es necesario llevar a cabo investigaciones que evaluen los factores que hacen diferentes a los adolescentes segun su sexo respecto al comer emocional, lo que haria posible identificar factores obesogenicos diferenciados en tal poblacion.

REFERENCIAS

Acevedo R., S.P. y Gomez-Peresmitre, G. (2013). Propiedades psicometricas de la Escala de Factores de Riesgo Asociados con Trastornos de la Alimentacion (efrata-II) en preadolescentes mexicanos. Psicologia y Salud, 23(2), 251-259.

Adriaanse, M., De Ridder, D. y Evers, C. (2011). Emotional eating: Eating when emotional or emotional about eating? Psychology and Health, 26(1), 23-39. doi: 10.1080/08870440903207627.

American Psychiatric Association (2013). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (5th ed.). Washington, D.C.: apa.

Andrews, R.A., Lowe, R. y Clair, A. (2011). The relationship between basic need satisfaction and emotional eating in obesity. Australian Journal of Psychology, 63(4), 207-213. doi: 10.1111/j.1742-9536.2011.00021.x.

Barrera C., A., Rodriguez G., A. y Molina A., M.A. (2013). Escenario actual de la obesidad en Mexico. Revista Medica del Instituto Mexicano del Seguro Social, 51(3), 292-299.

Benito J., S. y Torrado Y., P. (2012). Influencia de las emociones en la ingesta y control de peso. Nutricion Hospitalaria, 27(6), 2148-2150. doi: 10.3305/nh.2012.27.6.6061.

Blaine, B. (2008). Does depression cause obesity? A meta-analysis of longitudinal studies of depression and weight control. Journal of Health Psychology, 13(8), 1190-1197. doi: 10.1177/1359105308095977.

Blair, E., Wing, R. y Wald, A. (1991). The effect of laboratory stressors on glycemic control and gastrointestinal transit time.

Psychosomatic Medicine, 53(2), 133-143.

Cordella, P. (2008). ?Incluir la obesidad en el Manual de Enfermedades Mentales (dsm-iv)? Revista Chilena de Nutricion, 35(3), 181-187. doi: 10.4067/S0717-75182008000300003.

Clerget, S.D. (2009). Les kilos emotionnels: comment s'en liberer sans regime ni medicaments. Paris: Albin Michel.

De la Paz B., M., Teva, I. y Buela C., G. (2009). Influencia de variables sociodemograficas sobre los estilos de afrontamiento, el estres social y la busqueda de sensaciones sexuales en adolescentes. Psicothema, 21(2), 220-226.

Eddy, K.T., Tanofsky-Kraff, M., Thompson-Brenner, H., Herzog, D.B., Brown, T.A. y Ludwig, D.S. (2007). Eating disorder pathology among overweight treatment-seeking youth: Clinical correlates and cross-sectional risk modeling. Behaviour Research and Therapy, 45(10), 2360-2371. doi: 10.1016/j.brat.2007.03.017.

Elfhag, K. y Linne, Y. (2005). Gender differences in associations of eating pathology between mothers and their adolescent offspring. Obesity Research, 13(6), 1070-1076. doi: 10.1038/oby.2005.125.

Faith, M., Fontaine, K., Baskin, M. y Allison, D. (2007). Toward the reduction of population obesity: Macrolevel environmental approaches to the problems of food, eating, and obesity. Psychological Bulletin, 133, 205-226. doi: 10.1037/00332909.133.2.205.

Gallant, A.R., Tremblay, A., Perusse, L., Bouchard, C., Despres, J.P. y Drapeau, V (2010). The Three-Factor Eating Questionnaire and BMI in adolescents: results from the Quebec family study. British Journal of Nutrition, 104(7), 1074-1079. doi: 10.1017/S0007114510001662.

Geliebter, A. y Aversa, A. (2003). Emotional eating in overweight, normal weight, and underweight individuals. Eating Behaviors, 3(4), 341-347. doi: 10.1016/S1471-0153(02)00100-9.

Gomez, J.A., Luengo, A., Romero, E., Villar, P. y Sobral, J. (2006). Estrategias de afrontamiento en el inicio de la adolescencia y su relacion con el consumo de drogas y la conducta problematica. International Journal of Clinical and Health Psychology, 6(3), 581-597.

Gonzalez, R., Montoya I., M. Casullo, M. y Verdu, J. (2002). Relacion entre estilos y estrategias de afrontamiento y bienestar psicologico en adolescentes. Psicothema, 14(2), 363-368.

Goossens, L., Braet, C. y Decaluwe, V. (2009). Loss of control over eating in obese youngsters. Behaviour Research and Therapy, 45(1), 1-9. doi: 10.1002/erv.892.

Grant, P.G. y Boersma, H. (2005). Making sense of being fat: A hermeneutic analysis of adults' explanations for obesity. Counselling and Psychotherapy Research, 5(3), 212-220. doi: 10.1080/17441690500310429.

Gross, J.J. y John, O.P. (2003). Individual differences in two emotion regulation processes: Implications for affect, relationships, and well-being. Journal of Personality and Social Psychology, 85(2), 348-362. doi: 10.1037/00223514.85.2.348.

Gutierrez, J.P., Rivera, P., Shamah, T., Villalpando, S., Franco, A., Cuevas. L., Romero, M. y Hernandez, M. (2012). Encuesta Nacional de Salud y Nutricion 2012. Resultados nacionales. Mexico: Instituto Nacional de Psiquiatria.

Hays, N.P. y Roberts, S.B. (2008). Aspects of eating behaviors "disinhibition" and "restraint" are related to weight gain and BMI in women. Obesity, 16(1), 52-58. doi: 10.1038/oby.2007.12.

Konttinen, H., Mannisto, S., Sarlio-Lahteenkorva, S., Silventoinen, K. y Haukkala, A. (2010). Emotional eating, depressive symptoms and self-reported food consumption. A population-based study. Appetite, 54(3), 473-479. doi: 10.1016/j.appet.2010.01.014.

Lara M., D., Bermudez, J. y Perez G., A.M. (2013). Positividad, estilo de afrontamiento y consumo de tabaco y alcohol en la adolescencia. Electronic Journal of Research in Educational Psychology, 11 (30), 345-366. doi: 10.14204/ejrep.30.13036.

Mendoza, J. I., Gonzalez, K.E. y Silva, C. (2013). Autopercepcion, ideal personal y prescripcion social del rol de genero con relacion a las actitudes hacia la alimentacion en un grupo de mujeres adolescentes. Psicologia y Salud, 25(1), 63-73.

Organizacion Mundial de la Salud (2006). Obesidad y sobrepeso. Nota descriptiva No. 311. Disponible en linea: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/-index.html.

Osuna, I., Hernandez, B., Campuzano, J. C. y Salmeron, J. (2006). Indice de masa corporal y percepcion de la imagen corporal en una poblacion adulta mexicana: la precision del autorreporte. Salud Publica de Mexico, 48(2), 94-103.

Ouwens, M.A., Van Strien, T. y Van Leeuwe, J.F. (2009). Possible pathways between depression, emotional and external eating. A structural equation model. Appetite, 55(2), 245-248. doi: 10.1016/j.appet.2009.06.001.

Rodriguez F., M.M., Victoria, M., Torres, T. y Paez, J.M. (2012). Diferencias por sexo y edad en afrontamiento infantil del estres cotidiano. Electronic Journal of Research in Educational Psychology, 10(26), 95-110.

Silva, C. y Jimenez B., E. (En prensa). Construccion de un cuestionario de emociones y creencias acerca de la alimentacion y el peso.

Snoek, H.M., Van Strien, T., Janssens, J.M. y Engels, R.C. (2007). Emotional, external, restrained eating and overweight in Dutch adolescents. Scandinavian Journal of Psychology, 48(1), 23-32. doi: 10.1111/j.14679450.2006.00568.x.

Spoor, S.T., Bekker, M.H., Van Strien, T. y van Heck, G.L. (2007). Relations between negative affect, coping, and emotional eating. Appetite, 48(3), 368-376. doi: 10.1016/j.appet.2006.10.005.

Stevens, G., Dias, R., Thomas, K., Rivera, J., Carvalho, N. y Barquera, S. (2008). Characterizing the epidemiological transition in Mexico: National and subnational burden of diseases, injuries, and risk factors. PLoSMed, 5, 125131. doi:10.1371/journal.pmed.0050125.

Stice, E., Burton, E., Bearman, K.S. y Rohde, P. (2007). Randomized trial of a brief depression prevention program: An elusive search for a psychosocial placebo control condition. Behaviour Research and Therapy, 45(5), 863876. doi: 10.1016/j.brat.2006.08.008.

Tanofsky-Kraff, M., Theim, K.R., Yanovski, S.Z., Bassett, A.M., Burns, N.P., Ranzenhofer, L.M. y Yanovski, J.A. (2007). Validation of the emotional eating scale adapted for use in children and adolescents (EES-C). International Journal of Eating Disorders, 40(3), 232-240.

Tomori, M. y Rus-Makovec, M. (2000). Eating behavior, depression, and self-esteem in high school students. Journal of Adolescent Health, 26(5), 361-367. doi: 10.1016/S1054-139X(98)00042-1.

Van den Bos, R. y de Ridder, D. (2006). Evolved to satisfy our immediate needs: Selfcontrol and the rewarding properties of food. Appetite, 47, 24-29. doi: 10.1016/j.appet.2006.02.008.

Javier Hernan Ramos Rosales, Karla Edith Gonzalez Alcantara y Cecilia Silva (1)

(1) Division de Investigacion y Posgrado, Edificio D Posgrado, Cubiculo 12, Facultad de Psicologia, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Av. Universidad 3004, Col. Copilco Universidad, Del. Coyoacan, 04510 Mexico, D.F., Mexico, correo electronico: csilva@posgrado.unam.mx. Articulo recibido el 31 de enero de 2014 y aceptado el 5 de febrero de 2015.
Tabla 1. Distribucion de participantes segun su sexo e IMC.

Participantes   Mujeres   Hombres   Total

Bajo peso         47        66       113
Normopeso         48        68       116
Sobrepeso         48        66       114
Obesidad          43        69       112
Total            186       269       455

Tabla 2. Puntajes promedio de comer emocional.

                Mujeres         Hombres
Categorias
de peso         M     D.E.      M     D.E.

Bajo peso     8.45    2.77    7.66    1.97
Normopeso     7.83    1.71    8.37    1.93
Sobrepeso     9.90    2.89    8.20    2.37
Obesidad      9.86    3.95    7.75    2.50
COPYRIGHT 2016 Universidad Veracruzana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Hernan Ramos Rosales, Javier; Edith Gonzalez Alcantara, Karla; Silva, Cecilia
Publication:Psicologia y Salud
Article Type:Ensayo
Date:Jan 1, 2016
Words:3886
Previous Article:Factores que impiden la adherencia a un regimen terapeutico en diabeticos: un analisis descriptivo.
Next Article:Efectos de una intervencion de sesion unica sobre la ansiedad y depresion en cuidadores primarios informales.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters