Printer Friendly

Efecto de la frecuencia de quema prescripta sobre la composicion mineral de los pastizales en el nordeste Argentino.

EFFECT OF FREQUENCY PRESCRIBED BURNS ON THE MINERAL COMPOSITION OF GRASSLANDS IN NORTHEASTERN ARGENTINA

Introduccion.

El fuego es un instrumento util en la explotacion de los pastos destinados a la cria del ganado de las zonas subhumedas a aridas del mundo por una razon clave: el fuego crea forraje (Kunst & Moscovich, 1996; Bernardis, 2008). En ciertas regiones, como en el Este y Sur de los Estados Unidos de Norte America, Latinoamerica y Africa, el uso del fuego aparece rutinariamente como el unico medio disponible para mantener la productividad de los pastizales y esta casi siempre asociado a la ganaderia extensiva, principalmente en areas que presentan bajo potencial agricola. El regimen de fuego de distintas regiones de la Argentina recien comienza a estudiarse. En la region Pampeana, en el limite con el monte (sur de la Pcia. de Bs. As), se estima que un fuego cada 5 anos seria 'normal'; mientras que sabanas y pastizales humedos el intervalo de fuego es 1-2 anos, y en zonas aridas es 4-8 anos o mas (Kunst & Bravo; 2000). En los pastizales, el fuego es considerado como una alternativa de manejo, por su bajo costo y facil adopcion, cuya principal finalidad es la eliminacion de material senescente o seco que es rechazado por el ganado. Estimulando el crecimiento de pasto nuevo, mas tierno, mas palatable y de mejor calidad, que es aprovechado por los animales rumiantes obteniendose mejores resultados en la produccion animal (Heringer & Jacques, 2001).

Para lograr estas ventajas de manejo es necesario conocer el buen uso de esta herramienta. El fuego bien manejado, sobre una superficie circunscripta, en el momento preciso y bajo condiciones adecuadas, es lo que se conoce como quema prescripta. (Jacques, 2003).

La quema debe ser aplicada por profesionales experimentados, en un area confinada bajo condiciones climaticas seleccionadas y en la epoca adecuada, a fin de alcanzar objetivos de manejo definidos. Con una quema prescripta es posible incrementar la palatabilidad, la calidad y la produccion de las especies forrajeras y al mismo tiempo controlar la proliferacion de especies indeseables. De esta manera, se logra reducir la competencia por agua, luz y nutrientes que ejercen estas especies sobre las especies forrajeras, haciendo posible acelerar el ciclo de nutrientes (Zanine & Diniz, 2006) y rejuvenecer individuos de especies forrajeras lenosas, reduciendo las probabilidades de ocurrencia de fuegos accidentales (Bernardis, 2008). Zanine & Diniz, (2006), concluyeron que una de las principales ventajas de la quema prescripta de los pastizales estaria centrada en la incorporacion de nutrientes minerales de la materia seca al suelo, contribuyendo asi a mejorar la fertilidad del mismo.

Obviamente para que los objetivos de la quema sean logrados sin ocasionar perjuicios, debe considerarse principalmente la frecuencia y la epoca del ano en que se realiza y tambien el manejo posterior del pastizal.

Como la frecuencia de quema esta muy relacionada con el tiempo necesario para la recuperacion de la vegetacion esta deberia adecuarse al crecimiento de las especies predominantes y que son deseables dentro del pastizal. Segun Jacques (2003), considera que las especies postradas o rastreras sufren mas los efectos del fuego que las especies cespitosas que naturalmente estan mas protegidas. Bernardis (2008) ha demostrado que la quema anual puede ocasionar efectos no deseados para el tapiz vegetal e inclusive el incremento de malezas y especies lenosas. Trabajos mas recientes, especificos en pastizales del nordeste argentino (Bernardis et al., 2008) sugieren que las quemas deberian ser aplicadas cada dos o tres anos en la misma area ya que intervalos mayores pueden ocasionar una acumulacion excesiva de material combustible tornando a la quema mucho mas intensa.

Zanine & Diniz (2006) demuestran que despues de consecutivos y frecuentes eventos de quema se comprometeria el ambiente del suelo. Esta situacion llevaria a esperar que existan cambios quimicos, tanto en el suelo como en el forraje, afectando su calidad. Jacques (2003) observo que en el tejido aereo del forraje, la quema bienal de los pastizales no produjo mayores cambios en el contenido de elementos minerales, salvo en el mantillo y hojas senescentes donde la concentracion de fosforo y calcio disminuyo al compararlo con los tratamientos sin quema.

Con respecto al balance de Carbono, Bernardis et al. (2008) observaron que en el sistema la quema prescripta en forma anual o bienal capturo mayor cantidad de CO2 que lo emitido por efecto del evento del fuego, por lo tanto se considera que se produjo un balance positivo.

Sacido et al. (2004) sostienen que la composicion quimica de las especies forrajeras, puede ser utilizada como parametro de calidad de las mismas, pero se debe tener en cuenta, que tal composicion depende fundamentalmente de aspectos geneticos y ambientales, y no debe ser utilizada como un unico factor determinante de la calidad de una pastura ni tampoco el menos importante.

Como el intervalo en el que se realizan las quemas prescriptas del pastizal son determinantes de la calidad de los pastos destinados al consumo animal, el objetivo del presente trabajo fue evaluar la concentracion de elementos minerales en la biomasa aerea de los pastizales con diferentes sistemas de manejo de quema prescripta en el ano.

Materiales y metodos.

El trabajo se desarrollo en la EEA INTA Corrientes (27[grados] 39' S ; 58[grados] 46' O y 57 msnm) ubicada en la region occidental de la Provincia de Corrientes, Argentina. El suelo pertenece a la serie Valencia, correspondiente a un Alfisol, endoacualfe tipico con epipedon ocrico, de color gris claro a blanco con textura franco a franco arenoso, de pH acido, baja fertilidad, permeabilidad y escurrimiento lento. El indice de productividad es 5 y la capacidad de uso es VIw (Escobar et al., 1996).

La experiencia se realizo durante 2 anos consecutivos sobre un pastizal del tipo Albardon, representativo de la region, con predominio de Poaceae estivales que aportan el 70 % a la materia seca total. El resto esta compuesto por especies de la familia Ciperaceae (10%), Fabaceae (5%) y otras (15%). Las especies de mayor participacion en el rendimiento de biomasa aerea fueron: Sorghastrum agrostoides, S. nutans, Andropogon laterales, Paspalum notatum, P. urvillei, P. plicatulum, Schyzachirium paniculatum, Sporobolus poiretii, S. Indicus, Desmodium incanum, Eryngium horridum, E. Paniculatum, Cyperus entrerrianus y Vernonia chamaedris.

El area de estudio no fue quemada por un periodo de 20 anos previo al inicio de la experiencia. El diseno utilizado correspondio a bloque completo al azar (DBCA) con parcela dividida en el tiempo (estaciones del ano), con cuatro repeticiones. Los tratamientos aplicados fueron: sin quema = Q0, con quema anual = Q1 y con quema bianual = Q2. Se considera a los tratamientos de quema como parcela principal y el efecto de las estaciones del ano a la sub-parcela del diseno. De esta manera queda definida la unidad experimental del ensayo, como el muestreo que fue realizado durante una estacion del ano y en un determinado tratamiento. El modelo matematico al que se ajusta el diseno es:

[y.sub.ijk] = [my] + [[alfa].sub.i] + [[beta].sub.j] + [([alfa][beta]).sub.ij] + [[epsilon].sub.ijk]

para: i= 1 a 3 j= 1 a 4; donde:

- [y.sub.ijk] = ijk- esima observacion de los componentes minerales.

- [my] = media general para cada variable

- [[alfa].sub.i] = efecto del i-esimo tratamiento de quema

- [[beta].sub.j] = efecto de la i-esima estacion del ano

- [([alfa][beta]).sub.ij] = efecto la interaccion entre del i-esimo tratamiento de quema y la j-esima estacion del ano.

- [[epsilon].sub.ijk] = componente aleatorio del error experimental determinado por la ijk-esima observacion de cada variable.

Las quemas prescriptas se realizaron al final del periodo invernal (fines de agosto). En el momento de la quema, se monitoreo la temperatura de la llama y del suelo; humedad del material combustible, velocidad del viento y humedad relativa del aire. A la mitad de cada estacion del ano (febrero, mayo, agosto y diciembre) y en cada parcela (unidad experimental), se realizaron los muestreos del pastizal mediante cortes, a una altura de 12 cm, de una superficie de 0,25 [m.sup.2]. Las muestras fueron secadas en estufa a 65[grados]C hasta peso constante. Estas muestras fueron sometidas a molienda en un molino tipo Willey, con un tamiz de 1,0 mm y sobre tres alicuotas, se analizaron quimicamente los componentes siguiendo los lineamientos de la A.O.A.C (2000). Los macro y micronutrientes fueron analizados en el Laboratorio de Quimica Analitica y Agricola de la Facultad de Ciencias Agrarias--Universidad Nacional del Nordeste, Argentina. Por espectrometria de Absorcion Atomica de Llama fueron determinados K, Na, Ca, Mg, Cu, Zn, Fe, Mn en un Espectrofotometro, Marca GBC Modelo 932 Plus y P mediante espectrofotometria de absorcion molecular UV-visible (Kalra, 1998).

Los resultados fueron analizados por un ANOVA y test de media de Duncan con el Infostat 2008p.

Resultados y discusion.

Los contenidos de macro y micronutrientes estudiados no presentaron interaccion significativa entre estaciones del ano y tratamientos de quema. Esto demuestra que los macronutrientes se comportan de igual manera en las distintas estaciones del ano, por este motivo solo se considera los efectos de los tratamientos en promedio para todo el ano. El contenido de Ca, P y Na del tratamiento quema bienal difirio significativamente en los contenidos al de quema anual (Tabla 1), sin embargo los contenidos de K y Mg fueron similares entre tratamientos.

El tratamiento con quema bienal registro valores de P significativamente superiores al de quema anual pero no al tratamiento sin quema. Estos resultados no son coincidentes con Sacido (1999), quien encontro un aumento en el contenido de este elemento en las gramineas de las areas quemadas con respecto a las no quemadas.

Los valores promedios de la concentracion de P registrados en esta experiencia son mayores a los observados Mufarrege (2004) para pastizales de la Region Mesopotamica, cabe aclarar que los registros obtenidos por este ultimo autor se refiere a valores medios de un pool de especies que conforman el pastizal en condiciones de pastoreo.

En las estaciones de verano y otono fueron obtenidos los valores promedios mas altos, las medias fueron de 0,16 y 0,18% respectivamente. Resultados similares fueron obtenidos por Pascale et al. (2002) quien encontro un escaso flujo de P del suelo a la planta durante el invierno, lo que explicaria la mala calidad forrajera de los pastizales, mientras que a partir de la primavera aumenta el flujo, mejorando la calidad, la produccion de biomasa y los contenidos de P en las plantas.

Durante las estaciones de invierno y primavera las medias de fosforo obtenidas en esta experiencia fueron del 0.06% y menores a los encontrados por Mufarrege 2004, (0.09%) para la region Mesopotamica. Underwood y Suttle (1999) y Whitehead (2000), encontraron que los contenidos de P del 0.25% en plantas forrajeras, muy superiores a los del presente estudio.

[FIGURA 1 OMITIR]

Los resultados de esta experiencia son similares a los registrados por Pascale et al. (2002) en especies forrajeras naturales de Entre Rios (Argentina) y Bernardis et al. (2005). Trabajos de quemas realizados por Goldfarb et al. (2006) en los malezales de Corrientes, demostraron que el contenido de minerales y particularmente fosforo en los rebrotes de los pastos aumentaron respecto a los tratamientos sin quema. Diversos autores (Sacido et al., 2004; Mufarrege, 2004), consideran que en pastizales que han sido quemados se observa un aumento en la velocidad del ciclo de nutrientes debido al aporte de fosforo y potasio que se incrementan en el suelo, y son transferidos a los rebrotes, lo que explicarian los incrementos en sus contenidos y valores proteicos.

El contenido de K no fue significativamente diferente entre tratamientos con o sin quema. Underwood (1981), informo que el K, dada su abundancia en distintos tipos de pasturas, ha sido considerado un nutriente util, pero no critico para el requerimiento del ganado bovino. Este autor sostiene que los valores de K oscilan entre 0.6 a 0.8 % para ganado en crecimiento, y de 0.8 a 1.0 % para animales en lactancia. Nosotros obtuvimos valores menores en esta experiencia, observandose diferencias significativas entre las medias estacionales. Las mayores concentraciones se obtuvieron en primavera (0,44%) y las menores en verano y otono (0,08 y 0,05% respectivamente). Perez & Frangis (2007) observaron a diferencia nuestra una disminucion de los contenidos de este elemento en primavera en pastizales serranos.

El tratamiento de quema bienal tuvo contenidos de Na significativamente mayores, con una media de 0.06%, mientras que los tratamientos sin quema y quema anual no difirieron entre ellos logrando valores promedios de 0.04% (Tabla 1), siendo la estacion de verano, al igual que el P, en la que se registro los mayores valores (0.06%). En invierno y primavera, se obtuvieron registros promedios de 0.01%. Los requerimientos de sodio del ganado para carne estan afectados por diversos factores; por lo tanto, es dificil establecer una dieta minima para consumo. Underwood (1981) cita valores que oscilan entre 0.06 y 0.1 % de Na como indispensables para una dieta adecuada, por lo que con la quema bienal se alcanzaria el minimo requerido.

El contenido de Ca en planta fue significativamente mayor en el tratamiento de quema bienal con respecto a la de quema anual (Tabla 1). Sin embargo, las concentraciones de Mg no fueron significativamente diferentes entre tratamientos. En relacion al comportamiento de estos elementos minerales en las estaciones de invierno y primavera las concentraciones de Ca y Mg fueron significativamente mayores a las dos restantes, con medias que oscilaron entre 0.20 y 0.09%, respectivamente. Estos valores coinciden con los obtenidos por Bernardis et al. (2005), en pastizales de Sorgastrum setosum en la provincia de Formosa, Argentina, quienes registraron en invierno valores de 0.20% de Ca.

Al igual a lo manifestado anteriormente en los elementos mayores, la concentracion de los microelementos en la parte aerea del pastizal, no presento interaccion entre las distintas epocas del ano y los diferentes tratamientos de quema. No hubo diferencias significativas entre tratamientos, observandose solo variaciones en las concentraciones dependiendo de las estaciones del ano. Esta situacion no esta de acuerdo con lo observado por Khan et al. (2007), quien no detecto diferencias estacionales en los contenidos de Fe, Cu, Zn y Mn en siete especies forrajeras estudiadas (Figura 1). Sin embargo se puede decir que nuestros resultados estarian de acuerdo con lo reportado por diversos autores como Arizmendi-Maldonado et al. (2001a,b); Faria-Marmol (1983); Predomo et al. (1977); Underwood (1981), quienes reportaron una tendencia a la reduccion de la concentracion de micronutrientes con el incremento de la madurez de la plantas, especialmente en cuanto al Mn y Fe, aunque en Zn y Cu las concentraciones durante el verano y otono fueron sensiblemente menores.

Con respecto a las concentraciones de Mn, estas fueron superiores a los requerimientos minimos para una vaca de cria propuesto por la NRC (1996) durante todas la estaciones. Resultados similares fueron obtenidos por Khan et al. (2007) y Bernardis et al. (2005), en pastizales naturales de Sorgastrum setosum en el Norte Argentino, en donde los minerales Mn y Fe cubren los requerimientos medios para el ganado vacuno de carne. Los registros de la presente experiencia demostraron fluctuaciones estacionales en los contenidos de Mn coincidentes con otros autores como Velasquez- Pereira et al. (1997) en pastizales de Nicaragua y diferente a lo reportado por Khan et al. (2007).

A diferencia de Khan et al. (2007) los contenidos de Fe superaron los valores propuestos por la NRC (1996) salvo durante el invierno.

Las concentraciones de Cu y Zn encontrados en nuestro pastizal no cubrieron los requerimientos de la NRC (1996) en ninguna de las estaciones.

Coincidimos con Underwood & Suttle (1999) y Whitehead (2000), que la concentracion de nutrimentos del forraje refleja la fertilidad del suelo donde este crece.

Las concentraciones de Cu encontradas en este estudio fueron mas altos que los reportados por Tiffany et al. (2001) en el norte de Florida, y Espinoza et al. (1991) en Venezuela y Florida central. Los valores de Cu reportados en el presente estudio fueron similares a los reportados para Indonesia (Prabowo et al., 1990) y menores que los reportados por Tejada et al. (1987) in Guatemala.

McDowell et al. (1993) reporto que el Cu interactua fuertemente con trazas de minerales y macronutrientes en la absorcion de las plantas. El Ca bajo la forma de carbonatos precipita el Cu poniendolo no disponible para las plantas. Siendo el contenido de cobre inversamente proporcional a la madurez de las plantas (McDowell et al., 1983).

Las concentraciones de Zn dependen del tipo de tejido analizado (Underwood, 1981; Kabata-Pendias & Pendias, 1992). Estudios llevados a cabo en Kenia por Corbett (1990) indican que los requerimientos de Zn son de aproximadamente 25 / g de materia seca, sin embargo han registrado valores de de solo 5 a 10 ppm sin que ello afecte los rendimientos del pastizal ni del ganado que lo consume. En esta experiencia se ha observado valores similares a lo registrado por Corbett (1990), por lo que se podria esperar que no tenga efecto en la produccion del pastizal.

Conclusiones.

La quema bienal provoco un incremento significativo de las concentraciones de P, Ca y Na en la biomasa aerea del pastizal de los Albardones del Nordeste Argentino. En los minerales K, Mg, Fe, Cu, Mn y Zn la quema prescripta no modifico la concentracion de los mismos en la biomasa aerea del pastizal.

Presentado: 23/12/2010

Aceptado: 04/07/2011

Literatura citada.

Arizmendi-Maldonado D., McDowell L.R., Sinclair T.R., Mislevy P., Martin F.G. & Wilkinson N.S. 2001a. Mineral concentrations in four tropical forages as affected by increasing daylength. I. Macrominerals. Communication in Soil Science and Plant Analysis, 33: 1991-2000.

Arizmendi-Maldonado D., McDowell L.R., Sinclair T.R., Mislevy P., Martin F.G. & Wilkinson N.S. 2001b. Mineral concentrations in four tropical forages as affected by increasing daylength. II. Microminerals. Communication in Soil Science and Plant Analysis, 33: 2001-2009.

Association of Official Analytical Chemists (AOAC). 2000. Official methods of analysis of the Association of Official Analytical Chemists, 17a ed. Ed. Helrich K. & Arlington VA. USA-2000.

Bernardis A.C. 2008. Evaluacion del impacto ambiental de quemas prescriptas en pastizales en el N.O. de Corrientes. Tesis M.S. Universidad Tecnologica Nacional. Facultad Regional Resistencia, Argentina.

Bernardis A.C., Fernandez J.A., Cespedes Flores F., Goldfarb M.C. & Casco J.F. 2008. Efecto de la quema prescripta de un pastizal sobre el balance de CO2. Agrotecnia 18.

Bernardis A.C., Roig C.A. & Bennasar Vilcheets M. 2005. Productividad y calidad de los pajonales de Sorghastrum setosum (Griseb.) Hitchc. en Formosa, Argentina. Agric. Tec. (Chile) 65(2):177-185.

Corbett J.D. 1990. Small-holder agriculture in semiarid Kenya. Presented at the Association of American Geographers Annual Convention, Toronto, Canada, April 15.

Escobar E.H., Ligier H.D., Melgar R., Matteio H. & Vallejos O. 1996. Mapa de suelos de la provincia de Corrientes 1:500.000--INTA--Corrientes. 432 p.

Espinoza J.E., McDowell L.R., Wilkinson N.S., Conrad J.H. & Martin F.G. 1991. Monthly variation of forage and soil minerals in Central Florida. II. Trace Minerals. Communication in Soil Science and Plant Analysis, 22: 1137-1149.

Faria-Marmol J. 1983. Concentration de nutrientes en el suelo y en los pastos natives del Guarico Oriental. Zootecnia Tropical, 1: 111-128.

Goldfarb M.C., Pizzio R., Jimenez L.I. & Nunez F. 2006. Caracterizacion, produccion forrajera y calidad de pastizales del tipo "malezal". XXI Reuniao do Grupo Tecnico em Forrageiras do Cone Sul--Grupo Campos. Desafios e Oportunidades do Bioma Campos Frente a Expansao e Intensificacao Agricola. 4-05.

Heringer I. & Jacques A.V.A. 2001. Effect of burning and management alternatives on forage litter composition of a native pasture. ID # 09-13. In Proceedings of XIX International Grassland Congress. Sao Paulo, Brasil.

Infostat. 2008. Infostat version 1.1. Grupo Infostat, Facultad de Ciencias Agrarias, Universidad Nacional de Cordoba, Argentina.

Jacques A.V.A. 2003. A queima das pastagens naturais efeitos sobre o solo e a vegetacao. Ciencia Rural, Santa Maria, v.33, n.1, p.177-181.

Kabata-Pendias A. & Pendias H. 1992. Trace Elements in Soils and Plants. CRC Press Inc.: Boca Raton.

Kalra Y.P. 1998. Handbook of referente methods for plant analisis. Soil and Plant Analisis Council, Inc. CRC Press, USA: 300 p.

Khan Z.I., Ashraf M., Ahmad K., Mustafa I. & Danish M. 2007. Evaluation of micro minerals composition of different grasses in relation to Livestock requirements. Pak. J. Bot., 39(3): 719-728.

Kunst C. & Moscovich F. 1996. Fuego prescripto: introduccion a la ecologia de fuego y manejo de fuego prescripto. INTA EEA Sgo del Estero, 1996.

Kunst C., Bravo S., Moscovich F., Herrera J., Godoy J. & Velez S. 2000. Control de tusca (Acacia aroma Gill ap. H. et A.) mediante fuego prescripto. Rev. Argentina de Produccion Animal 20: 199-213.

McDowell L.R., Conrad J.H., Ellis G.L. & Loosli L.K. 1983. Minerals for Grazing Ruminants in Tropical Regions. Extension Bulletin 1149. Animal Science Department, University of Florida: Gainseville.

McDowell L.R., Conrad J.H. & Hembry F.G. 1993. Minerals for grazing ruminants in tropical regions. University of Florida. Gainseville.

Mufarrege D. 2004. El fosforo en los pastizales de la region NEA. Noticias y Comentarios No 388 E.E.A INTA Mercedes, Corrientes, Argentina

National Research Council (NRC) 1996. Nutrient requirement of beef cattle. (Seventh Revised Edition). National Academic Press, Washinton, D.C. 242 p.

Pascale C., Heredia O. S. & Giuffrel L. 2002. Fosforo en la biomasa de un pastizal natural y su relacion con el fosforo del suelo. Revista Cientifica Agropecuaria. Facultad Ciencias Agropecuarias--Universidad Nacional de Entre Rios. Argentina. 6: 29-34.

Perez C.A. & Frangis J.L. 2007. Ciclos de macronutrientes en pastizales serranos de Sierra de la Ventana. Ecol. Austral. v.17 n.2 Cordoba. Argentina.

Prabowo A., McDowell L.R., Wilkinson N.S, Wilcox C.J. & Conrad J.H. 1990. Mineral status of grazing cattle in South Sulawesi, Indonesia; I. Macrominerals. American Journal of Animal Science, 4: 111-120.

Sacido M. 1999. Relationship between floristic composition and soil in a managed ecosystem in Argentina. Proceedings of the VI International Rangeland Congress. 2: 1036-1037.

Sacido M.B, Loholaberry F.K. & Latorre E. 2004. Dinamica de la oferta en pasturas naturales posquema: cantidad y calidad. Arch. Zootec. 53:153-164.

Tejada R., McDowell L.R., Martin F.G. & Conrad L.H. 1987. Evaluation of the macro-mineral and crude protein status of cattle in specific regions in Guatemala. Nutrition Reports International, 35: 989-998.

Tiffany M.E., McDowell L.R., O'Connor G.A., Nguyen H., Martin F.G., Wilkinson N.S. & Katzowitz N.A. 2001. Effects of residual and reapplied biosolids on forage and soil concentrations over a grazing season in north Florida. II. Microminerals. Communication in Soil Science and Plant Analysis, 32: 2211-2226.

Underwood E.J. 1981. The Mineral Nutrition of Livestock. 2nd Ed. Commonwealth Agricultural Bureau, Farmham Royal, England, 180 p.

Underwood E.J. & Suttle N. F. 1999. The Mineral Nutrition of Livestock. 3rd ed. CABI. London, UK. 613 p.

Velasquez-Pereira J.B., McDowell L.R., Conrad J.H., Wilkinson N.S. & Martin F.G. 1997. Nivel existente en suelos, forrajes y Ganado bovino en Nicaragua: II Macro-minerals y composicon organica de forages. Revista de la Faccultad de Agronomia, Universidad del Zulia, Maracaibo-Venezuela, 14: 91-110.

Whitehead C.D. 2000. Nutrient elements in grassland. SoilPlant-Animal Relationships. CABI Publishing International. University Press, Cambridge. UK. 369 p.

Zanine A.M. & Diniz D. 2006. Efeito da queima sob o teor de umidade, caracteristicas fisicas e quimicas, materia organica e temperatura no solo sob pastagem. Rev. Electronica de Vet. REDVET VII No 4.

Juan Alfredo Fernandez (1), Maria Andrea Schroeder (2), Maria Cristina Goldfarb (3) y Aldo Ceferino Bernardis (4)

(1) Juan Alfredo Fernandez;_Facultad de Ciencias Agrarias. U.N.N.E. Sargento Cabral 2131 - (3400) Corrientes. Argentina, jualf@agr.unne .edu.ar.

(2) Maria Andrea Schroeder; Facultad de Ciencias Agrarias. U.N.N.E. Sargento Cabral 2131 - (3400) Corrientes. Argentina. mandrea@agr.unne.edu.ar.

(3) Maria Cristina Goldfarb; Estacion Experimental Agropecuaria - INTA- Corrientes -- Ruta Nacional No 12, km1008. CC.57--(3400). Corrientes--Argentina. cgoldfarb@corrientes.inta.gov.ar.

(4) Aldo Ceferino Bernardis; Facultad de Ciencias Agrarias. U.N.N.E. Sargento Cabral 2131 - (3400) Corrientes. Argentina. qaaber@agr.unne.edu.ar.
Tabla 1: Concentracion promedio anual de
macroelementos de pastizales con distintas
frecuencias de quema.

                                       Macroelementos

Tratamientos               P        Ca        Na       K        Mg

                                  g 100[g.sup.-1] de MS

Sin quema               0.12 ab   0.162 b   0.04 a   0.20 a   0.07 a
Quema anual             0.09 a    0.137 a   0.04 a   0.18 a   0.06 a
Quema bienal            0.14 b    0.167 b   0.06 b   0.23 a   0.07 a

Letras distintas en las columnas indican diferencias
significativas (p [menor que o iqual a] 0,05).
COPYRIGHT 2011 Universidad Nacional Agraria La Molina
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Fernandez, Juan Alfredo; Schroeder, Maria Andrea; Goldfarb, Maria Cristina; Bernardis, Aldo Ceferino
Publication:Ecologia Aplicada
Date:Jan 1, 2011
Words:4303
Previous Article:Evaluacion de cambios en la cobertura y uso de la tierra con imagenes de satelite en Piura - Peru.
Next Article:Humedales de la costa central del Peru: estructura y amenazas de sus comunidades vegetales.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |