Printer Friendly

Efectividad del ejercicio fisico como intervencion coadyuvante en las adicciones: una revision.

Effectiveness of exercise as a complementary intervention in addictions: a review

Dados los numerosos beneficios que el ejercicio fisico aporta tanto sobre la salud fisica (p.ej. United States Department of Health and Human Services [USDHHS], 1996) como sobre la salud mental (Fox, 1999; Penedo y Dahn, 2005; Taylor y Faulkner, 2008; Taylor, Sallis y Needle, 1985), varias instituciones han confeccionado guias con prescripciones de ejercicio fisico para la promocion de la salud y la prevencion de enfermedades en la poblacion general (Bull y the Expert Working Groups, 2010; Generalitat de Catalunya, 2007; USDHHS, 2008a; Whitelaw, Swift, Goodwin y Clark, 2008). Paralelamente, se han delimitado las directrices y recomendaciones sobre el tipo, cantidad e intensidad de ejercicio adecuado para que se consigan estos efectos beneficiosos sobre la salud (Blair, LaMonte y Nichaman, 2004; Haskell et al., 2007; Pate et al., 1995; USDHHS, 2008b).

Asimismo, a lo largo de los ultimos anos, un numero importante de autores han explorado la eficacia del ejercicio fisico en el tratamiento de diversas patologias, tanto medicas (Pedersen y Saltin, 2006) como psiquiatricas (Daley, 2002; Stathopoulou, Powers, Berry, Smits y Otto, 2006; Wolff et al., 2011), elaborandose guias y manuales especificos (Durstine, Moore, Painter, y Roberts, 2009; Generalitat de Catalunya, 2009; Moore, 2004). Concretamente, en el ambito de las enfermedades psiquiatricas, se ha comprobado la utilidad del ejercicio fisico como tratamiento complementario en el abordaje de la depresion (Dimeo, Bauer, Varahram, Proest y Halter, 2001; Knubben et al., 2007; Lawlor y Hopker, 2001; Mead et al., 2009), la esquizofrenia (Holley, Crone, Tyson y Lovell, 2011) y el trastorno bipolar (Wright, Everson-Hock y Taylor, 2009), entre otros.

En relacion con el consumo de sustancias psicoactivas, no solo se ha observado una asociacion negativa entre la practica regular de ejercicio fisico y el consumo de sustancias (Goodwin, 2003; Kaczynski, Manske, Mannell y Grewal, 2008; Pate, Heath, Dowda y Trost, 1996), sino que ademas se ha identificado la ausencia de actividad fisica como una variable predictora del consumo de sustancias psicoactivas en la adolescencia (Aveyard y Ussher, 2007; Korhonen, Kujala, Rose y Kaprio, 2009; Kujala, Kaprio y Rose, 2007). Asimismo, el ejercicio fisico regular ha sido sugerido como una actividad alternativa al consumo de sustancias psicoactivas, siendo altamente recomendado como elemento facilitador del cambio de estilo de vida (Marlatt, 1985), asi como estrategia util para la prevencion de recaidas (deRuiter y Faulkner, 2006).

Entre los mecanismos mediadores y/o explicativos de los efectos positivos del ejercicio en el tratamiento de la dependencia de sustancias psicoactivas (Marlatt, 1985; Read y Brown, 2003), se encuentran: (i) conseguir estados placenteros similares a los producidos por el consumo, mediante la activacion de los mecanismos de neurotransmision y las areas de refuerzo, (ii) la reduccion de la sintomatologia ansiosa y depresiva inducida durante la abstinencia y, en general, la mejora de los estados de animo, (iii) el incremento de la autoeficacia, (iv) la promocion del ejercicio como una alternativa positiva al consumo, con el objetivo de progresar hacia un cambio de estilo de vida mas saludable, (v) el empleo del ejercicio como estrategia de afrontamiento y reduccion del estres, (vi) como tecnica que facilite la reduccion del craving y, (vii) como estrategia para incrementar las relaciones interpersonales y el apoyo social cuando el ejercicio se realiza en grupo.

Debido a la ausencia de una revision que sintetice la evidencia disponible sobre la utilidad del ejercicio fisico como intervencion coadyuvante en el tratamiento de la dependencia de las diferentes sustancias psicoactivas tanto legales como ilegales, el presente articulo tiene como objetivo revisar la literatura existente sobre la efectividad del ejercicio fisico como intervencion coadyuvante en el tratamiento de la dependencia de sustancias psicoactivas.

Metodo

Para la elaboracion de esta revision se realizo una busqueda bibliografica en profundidad en las siguientes bases de datos: MEDLINE/PubMed, Scopus, ISI Web of Knowledge y The Cochrane Library. Asimismo, se realizo una busqueda de la denominada literatura gris mediante el motor de busqueda Buscador Web de Google y en las bases de datos de tesis doctorales TESEO y TDX. Con el objetivo de identificar estudios relevantes adicionales, se revisaron ademas las referencias de los articulos seleccionados.

Para la busqueda electronica en dichas bases de datos bibliograficas se utilizo una combinacion de tres subgrupos diferentes de terminos. El primer subgrupo estaba formado por los terminos "physical activity" o "exercise". El segundo subgrupo lo formaban los terminos "treatment" y "substance abuse" o "substance dependence". Finalmente, el tercer grupo estaba formado por terminos especificos por sustancias: "smok*", "alcohol", "cocaine", "cannabis", "opioid" o "heroin". El primer subgrupo se combino con los otros dos.

A partir del resumen se seleccionaron aquellos articulos que evaluaban la efectividad del ejercicio fisico como intervencion coadyuvante en el tratamiento de la dependencia de sustancias psicoactivas y evaluaban el efecto del ejercicio sobre: (i) el craving, (ii) la sintomatologia de abstinencia, (iii) el mantenimiento de la abstinencia en el tratamiento de la dependencia de sustancias psicoactivas y, (iv) en el caso de la dependencia de nicotina, el aumento de peso al dejar de fumar.

Aunque no se aplicaron restricciones de fecha de publicacion y la busqueda bibliografica finalizo en el mes de enero de 2012, si hubo restricciones relacionadas con el idioma, limitandose la busqueda a trabajos publicados en castellano, ingles y frances. Ademas, la poblacion objeto de estudio debia ser adulta, excluyendose aquellos estudios con poblacion infantil, adolescente o anciana. Asimismo, se excluyeron los trabajos donde la intervencion de ejercicio fisico se realizaba en una sola sesion o cuando no formaba parte de un tratamiento de intervencion para la dependencia de sustancias psicoactivas. De los 239 articulos inicialmente identificados, 17 cumplieron los criterios de inclusion.

Resultados

El ejercicio fisico en el tratamiento de la dependencia de nicotina

La mayoria de los intentos para dejar de fumar se realizan sin ayuda profesional, pero solo entre un 3-5% de las personas que lo intentan logran mantener la abstinencia mas alla de los 6 meses, produciendose la mayoria de las recaidas durante los primeros dias despues de cesar el consumo (Hughes, Keely y Naud, 2004). Con el objetivo de mejorar estos indices, en las ultimas decadas se han desarrollado intervenciones para el tratamiento del tabaquismo y prevenir las recaidas (Hajek, Stead, West, Jarvis y Lancaster, 2009), aunque la eficacia de las mismas es limitada y dichas intervenciones siguen presentando elevados indices de recaida (Hajek et al., 2009; Piasecki, 2006).

Entre las variables asociadas de forma consistente con la recaida del consumo de tabaco destacan la sintomatologia de abstinencia y el deseo de consumo o craving (Hughes, 2006; Piasecki, 2006). Asimismo, sobretodo en mujeres, la preocupacion y el miedo a aumentar de peso al dejar de fumar ha mostrado ser tanto un elemento motivador para no abandonar el consumo de tabaco (USDHHS, 2001) como un factor de riesgo para la recaida en dicho consumo (Clark et al., 2006; Pisinger y Jorgensen, 2007).

A continuacion, se revisan los estudios que evaluan la efectividad del ejercicio fisico en (i) la reduccion de la sintomatologia de abstinencia y el craving de tabaco, (ii) en la reduccion del aumento de peso al dejar de fumar y (iii) en el mantenimiento de la abstinencia de nicotina. En la tabla 1 se exponen cronologicamente los ensayos clinicos aleatorizados que utilizan un programa de ejercicio fisico como intervencion coadyuvante en el tratamiento de la dependencia de nicotina. Una revision anterior centrada en el craving y la sintomatologia de abstinencia puede hallarse en Taylor y Ussher (2005). Asimismo, una revision sistematica actualizada, focalizada en la consecucion y mantenimiento de la abstinencia puede consultarse en Ussher, Taylor y Faulkner (2012).

Efecto del ejercicio fisico en la reduccion de la sintomatologia de abstinencia y el craving de tabaco.

La sintomatologia de abstinencia de nicotina, tal y como se describe en el texto revisado del Manual diagnostico y estadistico de los trastornos mentales (DSM-IV-TR) incluye cuatro o mas de las siguientes variables (American Psychiatric Association [APA], 2002): estado de animo disforico o depresivo, insomnio, irritabilidad, frustracion o ira, ansiedad, dificultades de concentracion, inquietud, disminucion de la frecuencia cardiaca y aumento del apetito o del peso. Aunque el craving no se considera una variable propia de la sintomatologia abstinencial, el mismo manual le concede un elevado grado de importancia diciendo que: "La necesidad irresistible (craving) es un elemento importante en la abstinencia de nicotina y puede explicar las dificultades de los sujetos para dejar de consumir productos que la contienen." (APA, 2002, p. 307). En cualquier caso, el craving es un elemento central en el tratamiento de las adicciones (Iraurgi y Corcuera, 2008).

El ejercicio fisico se ha postulado como estrategia para reducir tanto la sintomatologia de abstinencia como el craving de tabaco, debido a los efectos que ha demostrado tener sobre estados psicologicos como el malestar en general, la ansiedad y el estres, entre otras (Faulkner y Taylor, 2005, 2009; Marquez, 1995). En este sentido, Bock, Marcus, King, Borrelli y Roberts (1999) examinaron el efecto agudo (cambios ocurridos justo despues de la sesion de tratamiento) y cronico (cambios ocurridos entre el inicio y final de tratamiento) de un programa de ejercicio fisico sobre la sintomatologia de abstinencia y el craving de tabaco en mujeres sedentarias incluidas en un programa de cesacion tabaquica. Dichas mujeres fueron asignadas aleatoriamente al grupo que realizaba ejercicio fisico o al grupo control. El grupo de ejercicio fisico realizaba, ademas de terapia cognitiva-conductual para dejar de fumar, un programa supervisado de 12 semanas de duracion, consistente en 3 sesiones semanales de 45-60 minutos de duracion y de intensidad vigorosa. El grupo control recibia la terapia cognitiva-conductual para dejar de fumar y asistia a sesiones informativas sobre salud y bienestar. Los resultados mostraron una reduccion significativamente superior de la sintomatologia de abstinencia y el craving de tabaco en el grupo de ejercicio, aunque solo en el caso del efecto agudo en cada sesion de tratamiento y no en el del efecto cronico.

En otro trabajo mas reciente, Williams et al., (2011) observaron una tendencia hacia la significacion estadistica en la reduccion del craving pre-post sesion en el grupo de ejercicio. Aunque dicha reduccion no se mantenia de sesion a sesion, cabe senalar que el programa de ejercicio, en comparacion con el realizado por Bock et al., (1999), era de menor duracion e intensidad (tres sesiones semanales de 50 minutos de ejercicio aerobico de intensidad moderada durante 8 semanas). Incluso sin la supervision in situ de la ejecucion del programa de ejercicio, Ussher, West, McEwen, Taylor y Steptoe (2003) observaron una reduccion de la sintomatologia de abstinencia durante la primera semana despues de dejar de fumar aplicando counseling para aumentar el nivel de actividad fisica y Bize et al., (2010) observaron una tendencia a la significacion en la reduccion de la depresion al final de una intervencion de 10 semanas de duracion en la que programaban el ejercicio para realizarlo la mayor parte del tiempo en casa.

Si bien el objetivo de la revision se centra en el efecto del ejercicio fisico en el tratamiento de la dependencia de sustancias para el mantenimiento de la abstinencia y no en la abstinencia temporal, una linea de investigacion con notable produccion cientifica es la que evalua el impacto de una sola sesion de ejercicio en la reduccion de la sintomatologia de abstinencia y el craving de tabaco en fumadores sedentarios abstinentes de forma temporal (durante unas 15 horas). Puede consultarse la revision de Taylor, Ussher y Faulkner (2007) para una presentacion pormenorizada de los resultados de dicha linea de investigacion. No obstante, a continuacion resumimos sucintamente los principales resultados de dichos trabajos debido a su relevancia de cara a estudios posteriores.

En un primer estudio, Ussher, Nunziata, Cropley y West (2001) evaluaron el efecto que tenian 10 minutos de ejercicio aerobico de intensidad moderada (mediante bicicleta estatica) en la intensidad del deseo de fumar, asi como en variables del sindrome de abstinencia en comparacion con un grupo control que no recibia dicha intervencion. Los resultados mostraron reducciones significativamente superiores, tanto de la intensidad del deseo de fumar como de la mayoria de variables de sintomatologia de abstinencia evaluadas (excepto en la variable 'hambre'), en el grupo que realizaba ejercicio, hasta 20 minutos despues del ejercicio.

El mismo grupo analizo si una menor duracion (5 minutos de ejercicio en lugar de 10) a diferentes intensidades (baja o moderada) de ejercicio era suficiente para producir efectos positivos sobre dichas variables, mediante la asignacion aleatoria de los participantes a una de las tres condiciones: control, ejercicio a intensidad baja y ejercicio a intensidad moderada (Daniel, Cropley, Ussher y West, 2004). En este caso, se confirmo que solo 5 minutos de ejercicio aerobico tenian un efecto inmediato en la reduccion del craving durante y despues del ejercicio, aunque solo cuando la intensidad de la actividad era moderada y no a intensidades bajas. Algunas de las variables de abstinencia disminuyeron de forma significativa, aunque la efectividad de solo 5 minutos fue inferior a la encontrada en el estudio previo (Ussher et al., 2001) con el doble de duracion. Asimismo, no se hallaron diferencias en la reduccion del craving y sintomas de abstinencia entre el grupo de intensidad baja y el grupo control (Daniel et al., 2004). No obstante, Taylor, Katomeri y Ussher (2005) si consiguieron mostrar el efecto positivo del ejercicio aerobico de baja intensidad en el deseo de fumar. En este estudio los participantes debian recorrer una milla (1,6 km) caminando a su intensidad preferida. El tiempo medio empleado fueron unos 20 minutos a una intensidad de ejercicio baja (12,5 minutos el km).

Dado que no todas las situaciones son aptas para realizar ejercicio aerobico, el grupo de Ussher evaluo si el trabajo de fuerza mediante ejercicios isometricos era igual de efectivo que el ejercicio cardiovascular en la reduccion de la sintomatologia abstinencial y el craving de tabaco, mediante dos estudios donde se realizaban sesiones de 5 (Ussher, West, Doshi y Sampuran, 2006) y 10 (Ussher, Cropley, Playle, Mohidin y West, 2009) minutos de ejercicio. Los resultados mostraron que una sola sesion de 5 minutos de ejercicios isometricos era suficiente para disminuir el deseo de fumar hasta 5 minutos despues del ejercicio en comparacion con el grupo control; y como 10 minutos del mismo tipo de ejercicio, reducia ademas variables de sintomatologia de abstinencia hasta 30 minutos despues de la intervencion. Sin embargo, estos resultados no fueron tan clinicamente significativos como los obtenidos anteriormente con ejercicio aerobico.

Efecto del ejercicio fisico en la reduccion del aumento de peso al dejar de fumar.

La ganancia de peso tras el abandono del consumo de tabaco ha sido consistentemente mostrado en numerosos estudios (p.ej., Caan et al., 1996; Klesges et al., 1997; Travier et al., 2012; USDHHS, 1990). Aunque el aumento de peso varia en funcion de variables como la edad, las caracteristicas del consumo de tabaco, el peso antes de dejar de fumar, el peso ganado en intentos anteriores, el tipo de dieta y los habitos saludables previos (Pinto et al., 1999; Pomerleau, Zucker y Stewart, 2001), la preocupacion por el peso es comun entre los fumadores, situandose la prevalencia de fumadores preocupados por ganar peso al dejar de fumar en un 50% en el caso de las mujeres y en un 25% en el de los hombres (Clark et al., 2006).

La creencia de que el tabaco ejerce un control sobre el peso y sobre las emociones negativas, asi como el miedo a ganar peso al dejar de fumar son variables que se asocian, especialmente en las mujeres, al inicio del consumo de tabaco, a su mantenimiento y a la recaida en el despues de abandonar dicho consumo (Pisinger y Jorgensen, 2007; Pomerleau et al., 2001; USDHHS, 2001). Sin embargo, los mecanismos por los cuales existe esta ganancia de peso tras la abstinencia no estan del todo claros, aunque entre ellos se incluyen el aumento del consumo de calorias y la disminucion de la tasa metabolica en reposo (Caan et al., 1996; Filozof, Fernandez Pinilla y Fernandez-Cruz, 2004).

Un estudio realizado unicamente con enfermeras (Kawachi, Troisi, Rotnitzky, Coakley y Colditz, 1996) evaluo, en aquellas que habian dejado de fumar, si habian modificado su nivel de actividad fisica y si este influia en la ganancia ponderal. Aquellas que incrementaron su nivel de actividad fisica aumentaron menos de peso en comparacion con aquellas que no habian modificado su nivel de actividad fisica. Al ajustar los datos por variables potencialmente confusoras, los resultados indicaron que aquellas mujeres que no modificaron su nivel de actividad fisica aumentaron una media de 2,3 y 4,5 kg en funcion de si fumaban menos de 25 o 25 o mas cigarrillos al dia, respectivamente. En el caso de las mujeres que incrementaron su nivel de actividad fisica en 8-16 METs (Unidad Metabolica de Reposo) a la semana (equivalente a 1-2 horas de actividad vigorosa), la media del aumento de peso fue de 1,8 kg en las que fumaban menos de 25 cigarrillos al dia y de 3,9 kg en las que fumaban 25 o mas cigarrillos al dia. Aquellas que aumentaron su nivel de actividad fisica en mas de 16 METs a la semana presentaron una ganancia de peso de 1,3 kg o de 2,9 kg en funcion de si fumaban menos de 25 cigarrillos al dia o 25 o mas cigarrillos al dia, respectivamente.

En un estudio realizado con posterioridad, Marcus et al., (1999) evaluaron el efecto que tenia un programa de ejercicio fisico en el aumento de peso al dejar de fumar. Aunque las participantes que se mantuvieron sin fumar aumentaron significativamente de peso (durante el tratamiento y en el seguimiento a 3 y 12 meses) en comparacion con aquellas que no lograron mantener la abstinencia, dicho aumento fue inferior (3,1 kg vs. 5,4 kg) en el grupo que realizaba ejercicio fisico en comparacion con el grupo control. En cambio, no se hallaron diferencias significativas entre grupos en aquellas participantes que no habian logrado dejar de fumar. El efecto del tratamiento, sin embargo, no se mantuvo en el seguimiento a 3 y 12 meses, cuando ya no se realizaba el programa de ejercicio de forma supervisada. En esta misma linea, estudios posteriores que han intentado aumentar el nivel de actividad fisica a traves de counseling (Ussher, West, McEwen, Taylor y Steptoe, 2007) o mediante intervencion motivacional (Bize et al., 2010) han mostrado una tendencia a la significacion a favor del menor aumento de peso en los participantes asignados al grupo de ejercicio.

Considerando la contrastada eficacia de los tratamientos con sustitutivos de nicotina en la reduccion del aumento de peso al dejar de fumar (Parsons, Shraim, Inglis, Aveyard y Hajek, 2009), Prapavessis et al., (2007) realizaron un estudio con una muestra de 142 mujeres inactivas para evaluar el efecto anadido del ejercicio fisico sobre dicho tratamiento. Entre aquellas que mantuvieron la abstinencia, no se mostraron diferencias en la ganancia de peso entre los grupos de ejercicio fisico y control cuando las participantes recibian tratamiento farmacologico con parches de nicotina. En cambio, cuando las participantes no recibian los parches de nicotina, aquellas que formaban parte del grupo de ejercicio aumentaron significativamente menos de peso que aquellas que recibian unicamente tratamiento cognitivo-conductual (2,0 kg de diferencia entre ambos grupos aproximadamente).

Aunque la gran mayoria de los estudios se han focalizado exclusivamente en el efecto del ejercicio aerobico, un reciente estudio piloto sugiere que el ejercicio de fuerza muscular favorece la reduccion tanto del peso como del porcentaje de grasa corporal en personas en tratamiento para dejar de fumar (Ciccolo et al., 2011).

Efecto del ejercicio fisico como intervencion coadyuvante en el mantenimiento de la abstinencia de tabaco.

Uno de los estudios que mayor influencia ha tenido en el desarrollo de posteriores investigaciones sobre el efecto del ejercicio fisico como co-intervencion en el tratamiento de la dependencia de nicotina, tanto por los resultados obtenidos como por su rigor metodologico, fue el desarrollado por Marcus et al., (1999). El objetivo de este ensayo clinico aleatorizado fue evaluar si realizar un programa de ejercicio aerobico supervisado (45-60 minutos a intensidad vigorosa tres veces por semana durante 12 semanas) junto con el tratamiento cognitivo-conductual habitual para dejar de fumar facilitaba la abstinencia a corto y largo plazo (el grupo control recibia sesiones de contacto junto al tratamiento cognitivo-conductual habitual para dejar de fumar). Realizado en un grupo de mujeres sedentarias (134 en el grupo de ejercicio y 147 en el grupo control), los resultados de este estudio mostraron que el grupo de ejercicio fisico presentaba un mayor porcentaje de abstinencia sostenida al finalizar el tratamiento, a los 3 y a los 12 meses de seguimiento. Concretamente, el 11,9% de las mujeres del grupo de ejercicio en comparacion con el 5,4% de las del grupo control mantenian la abstinencia de forma continuada a los 12 meses de seguimiento. Asimismo, las participantes asignadas al grupo de ejercicio lograron un significativamente mayor numero de dias sin consumir que las participantes del grupo control tanto al final del tratamiento (30,1 vs. 22,4 dias) como a los 3 meses (65,9 vs. 36,0 dias) y a los 12 meses (127,1 vs. 69,6 dias) de seguimiento. Ajustando los resultados por la adherencia al programa, un analisis de regresion logistica revelo que las participantes asignadas al grupo de ejercicio presentaban un 35% menos de probabilidades de recaer en el consumo de tabaco al finalizar el tratamiento, asi como un 34% menos y un 36% menos a los 3 y 12 meses de seguimiento, respectivamente.

En estudios pilotos previos, este mismo grupo (Marcus, Albrecht, Niaura, Abrams y Thompson, 1991; Marcus et al., 1995) ya habia sugerido que el ejercicio fisico combinado con el tratamiento cognitivo-conductual para dejar de fumar mejoraba las tasas de abandono y podia ser una estrategia eficaz para facilitar el mantenimiento de la abstinencia. No obstante, ambos estudios se realizaron con muestras pequenas, hecho que limitaba la generalizacion de los resultados.

Aunque los resultados de estos tres primeros estudios son globalmente positivos, la aplicabilidad de dicho programa de ejercicio a una poblacion fumadora sedentaria podria verse comprometida (es decir, ser de dificil implementacion mas alla del ambito de la investigacion), debido a la intensidad del programa aplicado (intensidad vigorosa). El ejercicio aerobico de intensidad vigorosa, aunque se ha relacionado con una reduccion del estres, por ejemplo a traves de la reduccion del cortisol en fumadores temporalmente abstinentes (Scerbo, Faulkner, Taylor y Thomas, 2010), tambien se ha relacionado con un empeoramiento del estado de animo (Everson, Daley y Ussher, 2008) y un aumento de los niveles de ansiedad y tension (Russell, Epstein, Johnston, Block y Blair, 1988) en personas que dejaban de fumar. Ademas, realizar ejercicio aerobico a dicha intensidad requiere de un nivel de condicion fisica especifica, raramente presente en fumadores sedentarios de larga evolucion, que suelen presentar concomitantemente enfermedades cronicas y limitaciones funcionales asociadas al tabaquismo (deRuiter y Faulkner, 2006).

Los estudios mas recientes han focalizado la atencion en el uso del ejercicio aerobico de intensidad moderada, en lugar del de intensidad vigorosa, por las ventajas que presenta. Segun Marcus et al., (2005), entre estas destacan las siguientes: la mejora de la adherencia, el requerimiento de menor supervision medica, el menor riesgo de lesion y la posibilidad de realizarse mediante el ejercicio fisico mas habitual y de mas facil implementacion, es decir, caminar.

De esta forma, Marcus et al., (2005) evaluaron en una muestra de 217 mujeres sedentarias la eficacia del ejercicio fisico de intensidad moderada, junto al tratamiento cognitivo-conductual para dejar de fumar, en el mantenimiento de la abstinencia. La intervencion de ejercicio combinaba un programa supervisado mas un programa para casa que recomendaba realizar ejercicio de intensidad moderada 5 dias a la semana durante un total de 165 minutos semanales. Los resultados de esta intervencion no mostraron diferencias entre ambos grupos en la abstinencia sostenida al final del tratamiento, ni en el seguimiento a 3 y 12 meses. No obstante, teniendo en cuenta que no todas las participantes cumplieron las recomendaciones de ejercicio a realizar en casa, un analisis de regresion mostro que aquellas participantes que realizaron mas semanas de ejercicio presentaban una mayor probabilidad de estar abstinente.

Mas recientemente, un estudio con una muestra total de 60 mujeres sedentarias (Williams et al., 2010) ha evaluado el efecto de un programa de ejercicio aerobico supervisado de intensidad moderada en combinacion con el tratamiento habitual para dejar de fumar. En comparacion con el grupo control que realizaba sesiones de contacto, las participantes asignadas al grupo de ejercicio fisico (150 minutos de ejercicio aerobico semanales) tendian a presentar tasas superiores de abstinencia continua tanto al final del tratamiento (8 semanas) como al mes de seguimiento (34,5% vs. 20% y 17,2% vs. 13,3%, respectivamente).

Otros estudios han mostrado que la intervencion combinada mediante terapia sustitutiva de nicotina y un programa de ejercicio fisico supervisado facilita la abstinencia de tabaco en mujeres fumadoras sedentarias (Prapavessis et al., 2007) y que un incremento del nivel de actividad fisica podria ayudar a mantener la abstinencia durante las primeras semanas (Ussher et al., 2003). Asimismo, tal y como muestra un estudio reciente (Ciccolo et al., 2011), el ejercicio de fuerza muscular, al igual que el ejercicio aerobico, podria mejorar las tasas de abstinencia prolongada, aunque este tipo de ejercicio ha sido poco estudiado hasta la actualidad en el ambito de los trastornos adictivos.

Mientras que las intervenciones para dejar de fumar que anaden un programa de ejercicio se han desarrollado en personas sedentarias, un estudio realizado en personas fumadoras que ya participaban regularmente en programas de ejercicio fisico, sugiere que el ejercicio regular es un factor protector de la recaida en el tratamiento del tabaquismo (Abrantes et al., 2009). En este ensayo clinico, doble ciego, controlado con placebo y de 12 semanas de duracion, se compararon 4 intervenciones para dejar de fumar: (a) tratamiento habitual mas bupropion, (b) tratamiento habitual mas placebo, (c) tratamiento habitual mas terapia cognitivo-conductual para la depresion mas bupropion y, (d) tratamiento habitual mas terapia cognitivo-conductual para la depresion mas placebo. Aunque solo el 28% de la muestra referia en la evaluacion basal ser fisicamente activa, aquellos que realizaban ejercicio eran mas frecuentemente mujeres, presentaban un menor indice de masa corporal, fumaban menos cigarrillos al dia, referian presentar una menor urgencia de fumar y un menor numero de sintomas depresivos al inicio del tratamiento. Al final del tratamiento e independientemente de la intervencion asignada, aquellos que realizaban ejercicio regular presentaban mayores tasas de abstinencia que los sedentarios (40,1% vs. 32,9%), aunque estas diferencias no se mantuvieron en el seguimiento a 12 meses. Asimismo, aun siendo similares en funcion de la practica o no de ejercicio fisico las tasas de abstinencia en los participantes tratados con bupropion, en los que recibian placebo las tasas de abstinencia fueron significativamente superiores en los que practicaban ejercicio fisico (36,9% vs. 24,1%).

El ejercicio fisico en el tratamiento de la dependencia de alcohol y de sustancias psicoactivas ilegales

En la dependencia de alcohol y de las sustancias ilegales, se dispone de un menor numero de estudios publicados que evaluen el efecto del ejercicio fisico como intervencion coadyuvante en el tratamiento de dichos trastornos adictivos. Sin embargo, en los ultimos anos parece que ha aumentado la investigacion en este ambito, tal como se desprende de la realizacion de algunos estudios piloto (Brown et al., 2010; Roessler, 2010) o del desarrollo de un importante ensayo clinico (Trivedi et al., 2011).

La tabla 2 muestra un resumen de los estudios que han introducido el ejercicio fisico como intervencion en el tratamiento del alcohol y/o drogas ilegales y han evaluado su efectividad en la reduccion del craving, de la sintomatologia de abstinencia o de los niveles de depresion y ansiedad, asi como su potencial relevancia como variable facilitadora del mantenimiento de la abstinencia. Una revision sobre el desarrollo de este ambito de investigacion hasta mediados de la ultima decada puede hallarse en Donaghy y Ussher (2005).

Eficacia del ejercicio fisico en el tratamiento de la dependencia de alcohol.

En el caso de la dependencia del alcohol, Sinyor, Brown, Rostant y Saraganian (1982) estudiaron el efecto de un programa de ejercicio diario durante seis semanas, junto al tratamiento terapeutico habitual en el consumo de dicha sustancia psicoactiva. En este estudio, 58 hombres y mujeres realizaron un programa de ejercicio con aumento progresivo de la intensidad, empezando con aproximadamente 20 minutos de estiramientos y ejercicios de calentamiento, seguido de ejercicios calistenicos y finalmente 12 minutos de trabajo aerobico. El grupo que realizaba el programa de ejercicio, en comparacion con el grupo que no realizaba ejercicio presento un mayor porcentaje de personas abstinentes de alcohol tanto al final de la intervencion como en el seguimiento a los 3 y 18 meses.

Con el objetivo de estudiar si el ejercicio reducia los niveles de ansiedad y depresion en pacientes dependientes de alcohol en tratamiento hospitalario durante 28 dias, Palmer, Vacc y Epstein (1988) seleccionaron consecutivamente dos grupos de pacientes, uno de los cuales realizaba un programa de ejercicio anadido al tratamiento habitual. El programa se realizaba tres veces por semana a intensidad de entre 60-80% de la frecuencia cardiaca maxima. Cada sesion empezaba con 10 minutos de calentamiento, 20-30 minutos de ejercicio aerobico y 10 minutos de vuelta a la calma. Aquellos pacientes que participaron en el programa de ejercicio junto al tratamiento habitual para el alcoholismo redujeron sus niveles de ansiedad y depresion en mayor medida que el grupo control.

Recientemente, Brown et al., (2009), superando los problemas metodologicos de los anteriores estudios, desarrollaron una intervencion basada en ejercicio aerobico como complemento al tratamiento ambulatorio para pacientes con dependencia del alcohol. Dicho estudio muestra tanto un incremento del porcentaje de dias de abstinencia del consumo de alcohol como una reduccion del numero de consumiciones al dia, al comparar el estado al finalizar el tratamiento y a los 3 meses de seguimiento con la situacion basal.

Asimismo, con el objetivo de evaluar la efectividad del ejercicio fisico en la reduccion de la urgencia para beber alcohol, Ussher, Sampuran, Doshi, West y Drummond (2004) seleccionaron una muestra de hombres y mujeres que habian finalizado un proceso de desintoxicacion de alcohol de 10-14 dias de duracion en regimen hospitalario. Los pacientes fueron asignados a los grupos experimental (10 minutos de ejercicio aerobico de intensidad moderada) o control (10 minutos de ejercicio aerobico de intensidad leve). Diez minutos de ejercicio aerobico de intensidad moderada, en comparacion con la misma duracion de ejercicio de intensidad baja, produjo una superior reduccion del craving de alcohol, tal como ya habian mostrado anteriores estudios realizados en el ambito de la dependencia de nicotina.

Efecto del ejericicio fisico en el tratamiento de la dependencia de sustancias psicoactivas ilegales.

Hasta la actualidad, existe un numero limitado de estudios que analicen el efecto del ejercicio fisico como intervencion coadyuvante en el tratamiento de la dependencia de sustancias ilegales y/o en policonsumidores (ver tabla 2). No obstante, a continuacion expondremos los resultados de algunos estudios recientes que parecen aportar resultados prometedores sobre el efecto beneficioso del ejercicio fisico en el tratamiento de la dependencia de dichas sustancias psicoactivas.

Brown et al., (2010) evaluaron la efectividad de un programa de ejercicio aerobico de intensidad moderada de doce semanas de duracion en una muestra de 16 hombres y mujeres consumidores de dos o mas sustancias psicoactivas, en tratamiento de su adiccion. Al final de la intervencion se produjo un incremento del porcentaje de dias de abstinencia de alcohol y de otras drogas, respecto a la valoracion basal, observandose asimismo una tendencia a la significacion estadistica a los 3 meses de seguimiento. Ademas, los participantes que asistieron al 75% o mas de las sesiones presentaron una menor tasa de recaida en el consumo.

En otro estudio piloto (Roessler, 2010), 38 personas con dependencia de sustancias psicoactivas en tratamiento ambulatorio (13% heroina, 21% metadona, 23% otros opiaceos, 23% analgesicos opiaceos, 10% cocaina, 13% anfetaminas y 58% cannabis) participaron, ademas del tratamiento habitual, en un programa de ejercicio consistente en sesiones de ejercicio aerobico y sesiones de deportes de oposicion/colaboracion (badminton y voleibol). Los 20 participantes que finalizaron el estudio mejoraron significativamente su nivel de forma fisica, redujeron su consumo de alcohol y otras drogas y refirieron una disminucion tanto de los niveles de urgencia de consumir alcohol y otras drogas como de la sintomatologia de abstinencia.

En Espana, el numero de estudios publicados que analicen la efectividad de programas de ejercicio fisico en dependientes de sustancias psicoactivas es muy escaso. Dichos estudios se han centrado en pacientes ingresados en comunidades terapeuticas (Pimentel Gonzalez, 2001) y en internos en centros penitenciarios en tratamiento con metadona (Perez, 2002). Ademas, esta en marcha un estudio con pacientes en tratamiento con sustitutivos opioides procedentes tanto del ambito extrapenitenciario como de prision (March Cerda, Romero Vallecillo, Danet Danet, Prieto Rodriguez y Martinez Amat, 2011). El interes de estos trabajos se centra en el efecto del ejercicio fisico sobre la mejora de la condicion fisica, la reduccion o la estabilizacion de las dosis de las medicaciones administradas (entre ellas los sustitutivos opioides), la mejora de las relaciones interpersonales y, en definitiva, la optimizacion de la calidad de vida de los participantes.

Interes y preferencias hacia el ejercicio fisico en pacientes en tratamiento por dependencia de sustancias psicoactivas

Aunque tuviera interes implementar programas de ejercicio fisico como herramienta complementaria en el tratamiento habitual de los trastornos adictivos, en ultima instancia y tal como sucede con cualquier otra estrategia terapeutica, es importante tener en cuenta la aceptacion de la intervencion por parte de la poblacion a la que va dirigida. Es por ello que, conocer las preferencias, intereses y barreras percibidas por los potenciales beneficiarios nos puede ayudar a favorecer la participacion y la adherencia, adecuando el programa de ejercicio a las necesidades de los diferentes usuarios.

En este sentido, Read et al., (2001) examinaron el interes, el tipo de ejercicio preferido y las barreras percibidas en pacientes con abuso o dependencia de alcohol en tratamiento en un hospital de dia. Los pacientes consideraron que realizar ejercicio fisico regular tenia, en general, mas ventajas que inconvenientes. Entre los beneficios mas destacados senalaron el alivio o reduccion de la tension, sentirse menos estresados y tener una actitud mas positiva. En cambio, la fatiga al final del dia y la baja condicion fisica eran las mayores dificultades o inconvenientes para su realizacion. Entre dichas barreras para realizar ejercicio regular se hallaban tambien la baja motivacion, el poco tiempo y la percepcion de los costes economicos asociados a la practica de ejercicio. No obstante, mas del 75% de los pacientes se mostro interesado en participar en un programa de ejercicio fisico como parte del tratamiento de su dependencia. El tipo de ejercicio mas frecuentemente preferido fue caminar, levantar pesas e ir en bicicleta.

En un estudio reciente con pacientes en tratamiento por abuso de sustancias psicoactivas (Abrantes et al., 2011), aunque la mayoria de los pacientes no realizaban ejercicio de forma regular, la gran mayoria se mostraban interesados en participar en un programa de ejercicio especifico para personas que se encontraban en tratamiento por su adiccion. Un gran numero mostro interes en realizar ejercicio de intensidad moderada, en sesiones de entre 30 y 60 minutos, tanto de trabajo aerobico como de fuerza, con gran variedad de ejercicios en cada sesion, en un gimnasio o al aire libre. En el caso de los hombres destacaba asimismo una preferencia por el ejercicio no supervisado. Al igual que en el estudio de Read et al., (2001) el tipo de ejercicio preferido fue caminar, especialmente en el caso de las mujeres. Los pacientes se mostraron igualmente dispuestos a utilizar podometros como medida de registro de su evolucion, instrumento cuya utilizacion se ha demostrado que favorece el incremento de la motivacion y los niveles de actividad fisica tanto en poblacion general (Bravata et al., 2007) como en fumadores (Prochaska et al., 2008).

En el caso concreto de la dependencia de opioides, Neale, Nettleton y Pickering (2012) realizaron 40 entrevistas a consumidores de heroina que iniciaban tratamiento. La mitad de los entrevistados habian participado de forma reglada en deportes cuando eran ninos o adolescentes, pero dichos niveles de participacion se redujeron drasticamente cuando el consumo de heroina se hizo habitual. En el momento de las entrevistas los pacientes, que ya habian empezado a reducir el consumo de heroina o se encontraban en una fase de abstinencia temprana, referian estar retomando el interes por la practica de ejercicio, interes facilitado por el hecho de que en los centros o servicios en los que estaban en tratamiento organizaban actividades deportivas. En una segunda entrevista, realizada 3 meses mas tarde, los participantes en el estudio referian una disminucion del consumo de heroina y una mayor practica de ejercicio fisico, pudiendo ser considerados mas de la mitad como fisicamente activos. Dichos pacientes realizaban frecuentemente actividades no estructuradas como caminar, ir en bicicleta, solos o acompanados por amigos. Aunque hombres y mujeres diferian en la tipologia del ejercicio practicado, en ambos casos se mostraban igualmente interesados en mantenerse fisicamente activos y consideraban las actividades como divertidas y generadoras de bienestar fisico y mental. En relacion con la salud mental, los participantes referian que sentirse fisicamente activos les ayudaba a reducir los sintomas ansiosos y depresivos y les producia un sentimiento de satisfaccion. Asimismo, la realizacion de ejercicio les ayudaba a mantener la mente apartada de las drogas, a llenar el tiempo libre y a reducir los episodios de aburrimiento. La barrera mas importante detectada para realizar ejercicio fisico fue el propio consumo de drogas cuando este se hallaba en una fase activa. Otras barreras identificadas fueron una debilitada salud fisica (por ejemplo, bajo peso, hepatitis C). Entre las barreras psicologicas para el inicio y mantenimiento de la practica fisica, destacaban la baja motivacion y el no sentirse a gusto acudiendo a un gimnasio publico.

Discusion

Una vez revisada la literatura cientifica que evalua la efectividad de programas de ejercicio fisico como intervencion coadyuvante en el tratamiento de la dependencia de sustancias psicoactivas, puede afirmarse que es cuanto menos prometedora, incluso consistente en el caso de la dependencia de nicotina, la evidencia empirica acumulada hasta la actualidad sobre la utilidad del ejercicio fisico como herramienta complementaria en el tratamiento habitual de las adicciones.

En el caso de la dependencia de nicotina, el ejercicio puede ayudar a reducir la sintomatologia de abstinencia, el craving y la ganancia de peso. Para conseguir estos resultados es importante determinar de forma precisa el tipo, la frecuencia y la intensidad del ejercicio a realizar. De acuerdo con Ayan Perez (2009), la duracion de las sesiones deberia ser de al menos 20 minutos, preferiblemente de intensidad moderada y de tipo aerobico. En aquellos casos en los que no sea posible realizar este tipo de ejercicio (por ejemplo en situaciones donde uno ha de permanecer sentado durante largo tiempo), ha demostrado ser efectivo realizar trabajos de fuerza con ejercicios isometricos. Aunque este tipo de ejercicio parece ser menos potente que el aerobico, es una tecnica percibida como util para la reduccion inmediata del craving y de la sintomatologia de abstinencia al dejar de fumar (Al-Chalabi et al., 2008).

Para prevenir y/o reducir el aumento de peso que se produce en muchas ocasiones al dejar de fumar, la duracion y la intensidad de las sesiones deberian ser mayores y, en cualquier caso, teniendo presente que el control del peso mediante ejercicio fisico no es inmediato--al requerir tiempo para compensar el gasto energetico--deberia adecuarse tanto el volumen y la intensidad de las sesiones (Blundell, Stubbs, Hughes, Whybrow y King, 2003; Chaput et al., 2011), como su frecuencia, preferiblemente diaria. En este sentido, aunque el tipo de ejercicio mas estudiado ha sido el aerobico, tambien el entrenamiento de fuerza podria ayudar a regular el peso y la grasa corporal, aunque son necesarios nuevos estudios que lo corroboren.

En el caso de la dependencia de alcohol y de sustancias psicoactivas ilegales, aunque el numero de estudios es menor que en el caso de la dependencia de nicotina, el ejercicio aerobico tambien ha mostrado su efectividad en la reduccion de los niveles tanto del craving como de la sintomatologia de abstinencia. No obstante, son necesarios mas estudios para posibilitar la obtencion de resultados mas concluyentes.

Debido al efecto del ejercicio fisico sobre la activacion de los mecanismos de neurotransmision y las areas de refuerzo (Dishman et al., 2006; Dishman y O'Connor, 2009) y su consiguiente funcion, demostrado en estudios preclinicos, como refuerzo alternativo al consumo de sustancias (Cosgrove, Hunter y Carroll, 2002; Smith y Lynch, 2011; Smith, Schmidt, lordanou y Mustroph, 2008; Zlebnik, Anker, Gliddon y Carroll, 2010), el potencial del ejercicio fisico como estrategia de intervencion en el tratamiento de la dependencia del alcohol y/o de sustancias ilegales es, como minimo una hipotesis digna de un mayor numero de estudios. De hecho, incluso en el caso de consumidores de alcohol (Murphy, Pagano y Marlatt, 1986) y cannabis (Buchowski et al., 2011) que no se hallaban en tratamiento y no se mostraban interesados en abandonar dicho consumo, el ejercicio aerobico parece mostrarse efectivo en la reduccion del consumo.

Ya sea como intervencion para la reduccion del consumo, para la disminucion de la sintomatologia de abstinencia producida tras la retirada de la sustancia o como alternativa al consumo de sustancias psicoactivas, la utilidad del ejercicio fisico como estrategia coadyuvante de los tratamientos terapeuticos habituales parece demostrado, al menos en el caso de algunos de los trastornos adictivos. Sin embargo, no es una herramienta utilizada en la practica habitual, incluso a sabiendas de ser una intervencion rentable, flexible, accesible y con pocos efectos secundarios, ademas de conocerse ampliamente sus efectos beneficiosos sobre la salud fisica y mental.

Como principales limitaciones de nuestro estudio podemos destacar que, dado que solo se incluyeron articulos publicados en castellano, ingles o frances podrian haberse omitido, en caso de existir, aquellos trabajos publicados en otras lenguas. Asimismo, tampoco se incluyeron eventuales estudios en los que la poblacion de estudio fuera infantil, adolescente o de la tercera edad, por lo que nuestros resultados se centran exclusivamente en poblacion adulta.

Como conclusion, parece razonable y potencialmente util proponer la incorporacion de programas de ejercicio fisico en el tratamiento habitual de la dependencia de sustancias psicoactivas. Esta incorporacion podria realizarse de diferentes maneras: desde el simple asesoramiento de pautas de actividad fisica a realizar, mediante counseling o intervenciones motivacionales breves, hasta la incorporacion de programas supervisados por especialistas vinculados a los centros de tratamiento. Estableciendo una buena supervision y asesoramiento por parte de profesionales formados adecuadamente, los usuarios podrian obtener beneficios no despreciables, entre ellos una mejoria de su salud y bienestar y, en definitiva, una mejora de su calidad de vida. Para ello resulta necesario realizar nuevas investigaciones que ayuden a determinar tanto el momento optimo de inicio de dichas intervenciones como las caracteristicas adecuadas del ejercicio a practicar, para optimizar su efectividad. Finalmente, destacar que la existencia de un elevado interes, buena aceptacion y actitud positiva hacia el ejercicio fisico en poblacion adicta, convierte dicha intervencion en especialmente viable y factible en el colectivo de personas en tratamiento de su trastorno adictivo.

Conflicto de intereses

Los autores del articulo manifiestan no tener ningun conflicto de intereses.

Referencias

Abrantes, A. M., Battle, C. L., Strong, D. R., Ing, E., Dubreuil, M. E., Gordon, A. y Brown, R. A. (2011). Exercise preferences of patients in substance abuse treatment. Mental Health and Physical Activity, 4, 79-87. doi:10.1016/j.mhpa.2011.08.002

Abrantes, A. M., Strong, D. R., Lloyd-Richardson, E. E., Niaura, R., Kahler, C. W. y Brown, R. A. (2009). Regular exercise as a protective factor in relapse following smoking cessation treatment. The American Journal on Addictions, 18, 100-101. doi:10.1080/10550490802545182

Al-Chalabi, L., Prasad, N., Steed, L., Stenner, S., Aveyard, P., Beach, J. y Ussher, M. (2008). A pilot randomised controlled trial of the feasibility of using body scan and isometric exercises for reducing urge to smoke in a smoking cessation clinic. BMC Public Health, 8, 349. doi:10.1186/1471-2458-8-349

American Psychiatric Association. (2002). Manual diagnostico y estadistico de los trastornos mentales. Texto revisado. [Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. Text Revision] (4a ed.). Barcelona: Masson.

Aveyard, P. y Ussher, M. (2007). Does exercise in adolescence prevent smoking uptake? Addiction, 102, 1025-1026. doi:10.1111/j.1360-0443.2007.01919.x

Ayan Perez, C. (2009). Prescripcion de ejercicio en el tratamiento de deshabituacion del tabaco. Archivos de Bronconeumologia, 45, 556-560. doi:10.1016/j.arbres.2008.08.004

Bize, R., Willi, C., Chiolero, A., Stoianov, R., Payot, S., Locatelli, I. y Cornuz, J. (2010). Participation in a population-based physical activity programme as an aid for smoking cessation: A randomised trial. Tobacco Control, 19, 488-494. doi:10.1136/tc.2009.030288

Blair, S. N., LaMonte, M. J. y Nichaman, M. Z. (2004). The evolution of physical activity recommendations: How much is enough? The American Journal of Clinical Nutrition, 79, 913S-920S.

Blundell, J. E., Stubbs, R. J., Hughes, D. A., Whybrow, S. y King, N. A. (2003). Cross talk between physical activity and appetite control: Does physical activity stimulate appetite? The Proceedings of the Nutrition Society, 62, 651-661. doi:10.1079/PNS2003286

Bock, B. C., Marcus, B. H., King, T. K., Borrelli, B. y Roberts, M. R. (1999). Exercise effects on withdrawal and mood among women attempting smoking cessation. Addictive Behaviors, 24, 399-410.

Bravata, D. M., Smith-Spangler, C., Sundaram, V., Gienger, A. L., Lin, N., Lewis, R.,... Sirard, J. R. (2007). Using pedometers to increase physical activity and improve health: A systematic review. JAMA, 298, 2296-2304. doi:10.1001/jama.298.19.2296

Brown, R. A., Abrantes, A. M., Read, J. P., Marcus, B. H., Jakicic, J., Strong, D. R.,. Gordon, A. A. (2009). Aerobic exercise for alcohol recovery: Rationale, program description, and preliminary findings. Behavior Modification, 33, 220-249. doi:10.1177/0145445508329112

Brown, R. A., Abrantes, A. M., Read, J. P., Marcus, B. H., Jakicic, J., Strong, D. R.,. Gordon, A. A. (2010). A pilot study of aerobic exercise as an adjunctive treatment for drug dependence. Mental Health and Physical Activity, 3, 27-34. doi:10.1016/j.mhpa.2010.03.001

Buchowski, M. S., Meade, N. N., Charboneau, E., Park, S., Dietrich, M. S., Cowan, R. L. y Martin, P. R. (2011). Aerobic exercise training reduces cannabis craving and use in non-treatment seeking cannabisdependent adults. PloS One, 6, e17465. doi:10.1371/journal. pone.0017465

Bull, F. C. y the Expert Working Groups. (2010). Physical activity guidelines in the U.K.: Review and recommendations. Loughborough University: School of Sport, Exercise and Health Sciences, Loughborough University.

Caan, B., Coates, A., Schaefer, C., Finkler, L., Sternfeld, B. y Corbett, K. (1996). Women gain weight 1 year after smoking cessation while dietary intake temporarily increases. Journal of the American Dietetic Association, 96, 1150-1155. doi:10.1016/S0002-8223(96)00296-9

Chaput, J. P., Klingenberg, L., Rosenkilde, M., Gilbert, J. A., Tremblay, A. y Sjodin, A. (2011). Physical activity plays an important role in body weight regulation. Journal of Obesity, 2011, 360257. doi:10.1155/2011/360257

Ciccolo, J. T., Dunsiger, S. I., Williams, D. M., Bartholomew, J. B., Jennings, E. G., Ussher, M. H.,. Marcus, B. H. (2011). Resistance training as an aid to standard smoking cessation treatment: A pilot study. Nicotine & Tobacco Research, 13, 756-760. doi:10.1093/ntr/ntr068

Clark, M. M., Hurt, R. D., Croghan, I. T., Patten, C. A., Novotny, P., Sloan, J. A.,. Loprinzi, C. L. (2006). The prevalence of weight concerns in a smoking abstinence clinical trial. Addictive Behaviors, 31, 1144-1152. doi:10.1016/j.addbeh.2005.08.011

Cosgrove, K. P., Hunter, R. G. y Carroll, M. E. (2002). Wheel-running attenuates intravenous cocaine self-administration in rats: Sex differences. Pharmacology, Biochemistry, and Behavior, 73, 663-671.

Daley, A. J. (2002). Exercise therapy and mental health in clinical populations: Is exercise therapy a worthwhile intervention? Advances in Psychiatric Treatment, 8, 262-270.

Daniel, J., Cropley, M., Ussher, M. y West, R. (2004). Acute effects of a short bout of moderate versus light intensity exercise versus inactivity on tobacco withdrawal symptoms in sedentary smokers. Psychopharmacology, 174, 320-326. doi:10.1007/s00213-003 1762-x

deRuiter, W. y Faulkner, G. (2006). Tobacco harm reduction strategies: The case for physical activity. Nicotine & Tobacco Research, 8, 157-168. doi:10.1080/14622200500494823

Dimeo, F., Bauer, M., Varahram, I., Proest, G. y Halter, U. (2001). Benefits from aerobic exercise in patients with major depression: A pilot study. British Journal of Sports Medicine, 35, 114-117.

Dishman, R. K., Berthoud, H. R., Booth, F. W., Cotman, C. W., Edgerton, V. R., Fleshner, M. R.,... Zigmond, M. J. (2006). Neurobiology of exercise. Obesity, 14, 345-356.

Dishman, R. K. y O'Connor, P. J. (2009). Lessons in exercise neurobiology: The case of endorphins. Mental Health and Physical Activity, 2, 4-9.

Donaghy, M. E. y Ussher, M. H. (2005). Exercise interventions in drug and alcohol rehabilitation. En G. E. Faulkner y A. H. Taylor (Eds.), Exercise health and mental health: Emerging relationships (pp. 48-69). New York: Routledge.

Durstine, J. L., Moore, G. E., Painter, P. L. y Roberts, S. O. (Eds.) (2009). ACSM's exercise management for persons with chronic diseases and disabilities (3rd ed.). Champaign, IL: Human Kinetics.

Everson, E. S., Daley, A. J. y Ussher, M. (2008). The effects of moderate and vigorous exercise on desire to smoke, withdrawal symptoms and mood in abstaining young adult smokers. Mental Health and Physical Activity, 1, 26-31.

Faulkner, G. E. y Taylor, A. H. (2005). Exercise health and mental health: Emerging relationships. New York: Routledge.

Faulkner, G. E. y Taylor, A.H. (2009). Promoting physical activity for mental health: A complex intervention? Mental Health and Physical Activity, 2, 1-3.

Filozof, C., Fernandez Pinilla, M. C. y Fernandez-Cruz, A. (2004). Smoking cessation and weight gain. Obesity Reviews, 5, 95-103. doi:10.1111/ j.1467-789X.2004.00131.x

Fox, K. R. (1999). The influence of physical activity on mental well-being. Public Health Nutrition, 2(Supl. 3a), 411-418.

Generalitat de Catalunya. (2009). Manual d'activitat fisica en atencio primaria. Barcelona: Direccio General de Salut Publica (Departament de Salut). Recuperado de: http://www.gencat.cat/ics/professionals/ pdf/manual_activitat_fisica.pdf

Generalitat de Catalunya. (2007). Guia de prescripcio d'exercici fisic per a la salut (PEFS). Barcelona: Direccio General de Salut Publica (Departament de Salut), Secretaria General de l'Esport (Departament de la Vicepresidencia). Recuperado de: http://www20.gencat.cat/ docs/canalsalut/Home%20Canal%20Salut/Professionals/Temes_de_ salut/Activitat_fisica/documents/Guiadeprescripcioversioextensa. pdf

Goodwin, R. D. (2003). Association between physical activity and mental disorders among adults in the United States. Preventive Medicine, 36, 698-703.

Hajek, P., Stead, L. F., West, R., Jarvis, M. y Lancaster, T. (2009). Relapse prevention interventions for smoking cessation. Cochrane Database of Systematic Reviews, (1), CD003999. doi:10.1002/14651858. CD003999.pub3

Haskell, W. L., Lee, I. M., Pate, R. R., Powell, K. E., Blair, S. N., Franklin, B. A.,. Bauman, A. (2007). Physical activity and public health: Updated recommendation for adults from the American College of Sports Medicine and the American Heart Association. Medicine and Science in Sports and Exercise, 39, 1423-1434. doi:10.1249/ mss.0b013e3180616b27

Holley, J., Crone, D., Tyson, P. y Lovell, G. (2011). The effects of physical activity on psychological well-being for those with schizophrenia: A systematic review. The British Journal of Clinical Psychology, 50, 84-105. doi:10.1348/014466510X496220; 10.1348/014466510X496220

Hughes, J. R. (2006). Clinical significance of tobacco withdrawal. Nicotine & Tobacco Research, 8, 153-156. doi:10.1080/14622200500494856

Hughes, J. R., Keely, J. y Naud, S. (2004). Shape of the relapse curve and long-term abstinence among untreated smokers. Addiction, 99, 29-38.

Iraurgi, I. y Corcuera, N. (2008). Craving: Concepto, medicion y terapeutica. Norte de Salud Mental, 32, 9-22.

Kaczynski, A. T., Manske, S. R., Mannell, R. C. y Grewal, K. (2008). Smoking and physical activity: A systematic review. American Journal of Health Behavior, 32, 93-110. doi:10.5555/ajhb.2008.32.1.93

Kawachi, I., Troisi, R. J., Rotnitzky, A. G., Coakley, E. H. y Colditz, G. A. (1996). Can physical activity minimize weight gain in women after smoking cessation? American Journal of Public Health, 86, 999-1004.

Klesges, R. C., Winders, S. E., Meyers, A. W., Eck, L. H., Ward, K. D., Hultquist, C. M.,... Shadish, W. R. (1997). How much weight gain occurs following smoking cessation? A comparison of weight gain using both continuous and point prevalence abstinence. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 65, 286-291.

Knubben, K., Reischies, F. M., Adli, M., Schlattmann, P., Bauer, M. y Dimeo, F. (2007). A randomised, controlled study on the effects of a short-term endurance training programme in patients with major depression. British Journal of Sports Medicine, 41, 29-33. doi:10.1136/bjsm.2006.030130

Korhonen, T., Kujala, U. M., Rose, R. J. y Kaprio, J. (2009). Physical activity in adolescence as a predictor of alcohol and illicit drug use in early adulthood: A longitudinal population-based twin study. Twin Research and Human Genetics, 12, 261-268. doi:10.1375/ twin.12.3.261

Kujala, U. M., Kaprio, J. y Rose, R. J. (2007). Physical activity in adolescence and smoking in young adulthood: A prospective twin cohort study. Addiction, 102, 1151-1157. doi:10.1111/j.1360-0443.2007.01858.x

Lawlor, D. A. y Hopker, S. W. (2001). The effectiveness of exercise as an intervention in the management of depression: Systematic review and meta-regression analysis of randomised controlled trials. BMJ, 322, 763-767.

March Cerda, J. C., Romero Vallecillo, M., Danet Danet, A., Prieto Rodriguez, M. A. y Martinez Amat, A. (2011). METAHEROGYM: Programa de actividad fisica e inclusion digital para personas en tratamiento con opioides. RevistaeSalud.Com, 7, 25.

Marcus, B. H., Albrecht, A. E., King, T. K., Parisi, A. F., Pinto, B. M., Roberts, M.,. Abrams, D. B. (1999). The efficacy of exercise as an aid for smoking cessation in women: A randomized controlled trial. Archives of Internal Medicine, 159, 1229-1234.

Marcus, B. H., Albrecht, A. E., Niaura, R. S., Abrams, D. B. y Thompson, P. D. (1991). Usefulness of physical exercise for maintaining smoking cessation in women. The American Journal of Cardiology, 68, 406-407.

Marcus, B. H., Albrecht, A. E., Niaura, R. S., Taylor, E. R., Simkin, L. R., Feder, S. I.,. Thompson, P. D. (1995). Exercise enhances the maintenance of smoking cessation in women. Addictive Behaviors, 20, 87-92.

Marcus, B. H., Lewis, B. A., Hogan, J., King, T. K., Albrecht, A. E., Bock, B.,... Abrams, D. B. (2005). The efficacy of moderate-intensity exercise as an aid for smoking cessation in women: A randomized controlled trial. Nicotine & Tobacco Research, 7, 871-880. doi:10.1080/14622200500266056

Marlatt, G. A. (1985). Lifestyle modification. En G. A. Marlatt y J. R. Gordon (Eds.), Relapse prevention (pp. 280-348). New York: The Guildford Press.

Marquez, S. (1995). Beneficios psicologicos de la actividad fisica. Revista de Psicologia General y Aplicada, 48, 185-206.

Mead, G. E., Morley, W., Campbell, P., Greig, C. A., McMurdo, M. y Lawlor, D. A. (2009). Exercise for depression. Cochrane Database of Systematic Reviews, (3), CD004366. doi:10.1002/14651858. CD004366.pub4

Moore, G. E. (2004). The role of exercise prescription in chronic disease. British Journal of Sports Medicine, 38, 6-7.

Murphy, T. J., Pagano, R. R. y Marlatt, G. A. (1986). Lifestyle modification with heavy alcohol drinkers: Effects of aerobic exercise and meditation. Addictive Behaviors, 11, 175-186.

Neale, J., Nettleton, S. y Pickering, L. (2012). Heroin users' views and experiences of physical activity, sport and exercise. The International Journal on Drug Policy, 23, 120-127. doi:10.1016/j. drugpo.2011.06.004

Palmer, J., Vacc, N. y Epstein, J. (1988). Adult inpatient alcoholics: Physical exercise as a treatment intervention. Journal of Studies on Alcohol, 49, 418-421.

Parsons, A. C., Shraim, M., Inglis, J., Aveyard, P. y Hajek, P. (2009). Interventions for preventing weight gain after smoking cessation. Cochrane Database of Systematic Reviews, (1), CD006219. doi:10.1002/14651858.CD006219.pub2

Pate, R. R., Heath, G. W., Dowda, M. y Trost, S. G. (1996). Associations between physical activity and other health behaviors in a representative sample of US adolescents. American Journal of Public Health, 86, 1577-1581.

Pate, R. R., Pratt, M., Blair, S. N., Haskell, W. L., Macera, C. A., Bouchard, C.,. King, A. C. (1995). Physical activity and public health. A recommendation from the centers for disease control and prevention and the American College of Sports Medicine. JAMA, 273, 402-407.

Pedersen, B. K. y Saltin, B. (2006). Evidence for prescribing exercise as therapy in chronic disease. Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports, 16 (Supl. 1), 3-63. doi:10.1111/j.1600-0838.2006.00520.x

Penedo, F. J. y Dahn, J. R. (2005). Exercise and well-being: A review of mental and physical health benefits associated with physical activity. Current Opinion in Psychiatry, 18, 189-193.

Perez, F. (2002). Programa de adherencia al ejercicio fisico, dirigido a usuarios de Programas de Mantenimiento con Metadona (PMM). Revista Espanola de Sanidad Penitenciaria, 4, 114-117.

Piasecki, T. M. (2006). Relapse to smoking. Clinical Psychology Review, 26, 196-215. doi:10.1016/j.cpr.2005.11.007

Pimentel Gonzalez, M. (2001). Analisis de los programas de actividad fisica y su efecto en la condicion fisica saludable de los sujetos drogodependientes ingresados en las comunidades terapeuticas de Galicia. A Coruna: Universidade da Coruna.

Pinto, B. M., Borrelli, B., King, T. K., Bock, B. C., Clark, M. M., Roberts, M. y Marcus, B. H. (1999). Weight control smoking among sedentary women. Addictive Behaviors, 24, 75-86.

Pisinger, C. y Jorgensen, T. (2007). Weight concerns and smoking in a general population: The Inter99 study. Preventive Medicine, 44, 283-289. doi:10.1016/j.ypmed.2006.11.014

Pomerleau, C. S., Zucker, A. N. y Stewart, A. J. (2001). Characterizing concerns about post-cessation weight gain: Results from a national survey of women smokers. Nicotine & Tobacco Research, 3, 51-60. doi:10.1080/14622200020032105

Prapavessis, H., Cameron, L., Baldi, J. C., Robinson, S., Borrie, K., Harper, T. y Grove, J. R. (2007). The effects of exercise and nicotine replacement therapy on smoking rates in women. Addictive Behaviors, 32, 1416-1432. doi:10.1016/j.addbeh.2006.10.005

Prochaska, J. J., Hall, S. M., Humfleet, G., Munoz, R. F., Reus, V., Gorecki, J. y Hu, D. (2008). Physical activity as a strategy for maintaining tobacco abstinence: A randomized trial. Preventive Medicine, 47, 215-220. doi:10.1016/j.ypmed.2008.05.006

Read, J. P. y Brown, R. A. (2003). The role of physical exercise in alcoholism treatment and recovery. Professional Psychology: Research and Practice, 34, 49-56.

Read, J. P., Brown, R. A., Marcus, B. H., Kahler, C. W., Ramsey, S. E., Dubreuil, M. E.,. Francione, C. (2001). Exercise attitudes and behaviors among persons in treatment for alcohol use disorders. Journal of Substance Abuse Treatment, 21, 199-206.

Roessler, K. K. (2010). Exercise treatment for drug abuse--a Danish pilot study. Scandinavian Journal of Public Health, 38, 664-669. doi:10.1177/1403494810371249

Russell, P. O., Epstein, L. H., Johnston, J. J., Block, D. R. y Blair, E. (1988). The effects of physical activity as maintenance for smoking cessation. Addictive Behaviors, 13, 215-218.

Scerbo, F., Faulkner, G., Taylor, A. y Thomas, S. (2010). Effects of exercise on cravings to smoke: The role of exercise intensity and cortisol. Journal of Sports Sciences, 28, 11-19. doi:10.1080/02640410903390089

Sinyor, D., Brown, T., Rostant, L. y Seraganian, P. (1982). The role of a physical fitness program in the treatment of alcoholism. Journal of Studies on Alcohol, 43, 380-386.

Smith, M. A. y Lynch, W. J. (2011). Exercise as a potential treatment for drug abuse: Evidence from preclinical studies. Frontiers in Psychiatry, 2, 82. doi:10.3389/fpsyt.2011.00082

Smith, M. A., Schmidt, K. T., Iordanou, J. C. y Mustroph, M. L. (2008). Aerobic exercise decreases the positive-reinforcing effects of cocaine. Drug and Alcohol Dependence, 98, 129-135. doi:10.1016/j. drugalcdep.2008.05.006

Stathopoulou, G., Powers, M. B., Berry, A. C., Smits, J. A. J. y Otto, M. W. (2006). Exercise interventions for mental health: A quantitative and qualitative review. Clinical Psychology: Science and Practice, 13, 179-193.

Taylor, A. H. y Faulkner, G. (2008). Inaugural editorial. Mental Health and Physical Activity, 1, 1-8.

Taylor, A. H., Katomeri, M. y Ussher, M. (2005). Acute effects of self-paced walking on urges to smoke during temporary smoking abstinence. Psychopharmacology, 181, 1-7. doi:10.1007/s00213-005-2216-4

Taylor, A. H. y Ussher, M. H. (2005). Effects of exercise on smoking cessation and coping with withdrawal symptoms and nicotine cravings. En G. Faulkner y A. H. Taylor (Eds.), Exercise health and mental health. Emerging relationships (pp. 135-158). New York: Routledge.

Taylor, A. H., Ussher, M. H. y Faulkner, G. (2007). The acute effects of exercise on cigarette cravings, withdrawal symptoms, affect and smoking behaviour: A systematic review. Addiction, 102, 534-543. doi:10.1111/j.1360-0443.2006.01739.x

Taylor, C. B., Sallis, J. F. y Needle, R. (1985). The relation of physical activity and exercise to mental health. Public Health Reports, 100, 195-202.

Travier, N., Agudo, A., May, A. M., Gonzalez, C., Luan, J., Wareham, N. J.,. Peeters, P. H. (2012). Longitudinal changes in weight in relation to smoking cessation in participants of the EPIC-PANACEA study. Preventive Medicine, 54, 183-192. doi:10.1016/j.ypmed.2011.09.003

Trivedi, M. H., Greer, T. L., Grannemann, B. D., Church, T. S., Somoza, E., Blair, S. N.,... Nunes, E. (2011). Stimulant reduction intervention using dosed exercise (STRIDE)--CTN 0037: Study protocol for a randomized controlled trial. Trials, 12, 206. doi:10.1186/1745-6215 12-206

United States Department of Health and Human Services. (1990). The health benefits of smoking cessation. A report of the surgeon general. Washington D.C.: U.S. Department of Health and Human Services. Recuperado de: http://profiles.nlm.nih.gov/ps/access/ NNBBCV.pdf

United States Department of Health and Human Services. (1996). Physical activity and health: A report of the surgeon general. Atlanta: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion. Recuperado de: http:// www.cdc.gov/nccdphp/sgr/pdf/sgrfull.pdf

United States Department of Health and Human Services. (2001). Women and smoking. surgeon general's report. Washington D.C.: U.S. Department of Health and Human Services. Recuperado de: http://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/sgr/2001/complete_ report/index.htm

United States Department of Health and Human Services. (2008a). Physical activity guidelines for americans. Washington DC: U.S. Department of Health and Human Services. Recuperado de: http:// www.health.gov/paguidelines/pdf/paguide.pdf

United States Department of Health and Human Services. (2008b). Physical activity guidelines advisory committee report. Washington D. C.: U.S. Department of Health and Human Service. Recuperado de: http://www.health.gov/paguidelines/report/pdf/CommitteeReport. pdf

Ussher, M., Cropley, M., Playle, S., Mohidin, R. y West, R. (2009). Effect of isometric exercise and body scanning on cigarette cravings and withdrawal symptoms. Addiction, 104, 1251-1257. doi:10.1111/ j.1360-0443.2009.02605.x

Ussher, M., Nunziata, P., Cropley, M. y West, R. (2001). Effect of a short bout of exercise on tobacco withdrawal symptoms and desire to smoke. Psychopharmacology, 158, 66-72. doi:10.1007/ s002130100846

Ussher, M., Sampuran, A. K., Doshi, R., West, R. y Drummond, D. C. (2004). Acute effect of a brief bout of exercise on alcohol urges. Addiction, 99, 1542-1547. doi:10.1111/j.1360-0443.2004.00919.x

Ussher, M., Taylor, A. y Faulkner, G. (2012). Exercise interventions for smoking cessation. Cochrane Database of Systematic Reviews, (1), CD002295. doi:10.1002/14651858.CD002295.pub4

Ussher, M., West, R., Doshi, R. y Sampuran, A. K. (2006). Acute effect of isometric exercise on desire to smoke and tobacco withdrawal symptoms. Human Psychopharmacology, 21, 39-46. doi:10.1002/ hup.744

Ussher, M., West, R., McEwen, A., Taylor, A. y Steptoe, A. (2003). Efficacy of exercise counselling as an aid for smoking cessation: A randomized controlled trial. Addiction, 98, 523-532.

Ussher, M., West, R., McEwen, A., Taylor, A. y Steptoe, A. (2007). Randomized controlled trial of physical activity counseling as an aid to smoking cessation: 12 month follow-up. Addictive Behaviors, 32, 3060-3064. doi:10.1016/j.addbeh.2007.04.009

Whitelaw, S., Swift, J., Goodwin, A. y Clark, D. (2008). Physical activity and mental health: The role of physical activity in promoting mental wellbeing and preventing mental health problems: an evidence briefing. Edinburgh: NHS Health Scotland.

Williams, D. M., Dunsiger, S., Whiteley, J. A., Ussher, M. H., Ciccolo, J. T. y Jennings, E. G. (2011). Acute effects of moderate intensity aerobic exercise on affective withdrawal symptoms and cravings among women smokers. Addictive Behaviors, 36, 894-897. doi:10.1016/j. addbeh.2011.04.001

Williams, D. M., Whiteley, J. A., Dunsiger, S., Jennings, E. G., Albrecht, A. E., Ussher, M. H.,... Marcus, B. H. (2010). Moderate intensity exercise as an adjunct to standard smoking cessation treatment for women: A pilot study. Psychology of Addictive Behaviors, 24, 349-354. doi:10.1037/a0018332

Wolff, E., Gaudlitz, K., von Lindenberger, B. L., Plag, J., Heinz, A. y Strohle, A. (2011). Exercise and physical activity in mental disorders. European Archives of Psychiatry and Clinical Neuroscience, 261 (Supl. 2), S186-91. doi:10.1007/s00406-011-0254-y

Wright, K. A., Everson-Hock, E. S. y Taylor, A. H. (2009). The effects of physical activity on physical and mental health among individuals with bipolar disorder: A systematic review. Mental Health and Physical Activity, 2, 86-94.

Zlebnik, N. E., Anker, J. J., Gliddon, L. A. y Carroll, M. E. (2010). Reduction of extinction and reinstatement of cocaine seeking by wheel running in female rats. Psychopharmacology, 209, 113-125. doi:10.1007/s00213-010-1776-0

NURIA SINOL *; ESTER MARTINEZ-SANCHEZ **; ELISABETH GUILLAMO ***; M. JOSEFA CAMPINS *; FATIMA LARGER *; JOAN TRUJOLS *, ****

* Unitat de Conductes Addictives, Servei de Psiquiatria, Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Institut d'Investigacio Biomedica Sant Pau (IIB Sant Pau), Barcelona

** CAP Florida Sud, L'Hospitalet de Llobregat, Barcelona

*** Facultat de Medicina, Departament de Ciencies Fisiologiques II, Unitat Fisiologia i Fisiopatologia de l'Exercici, Universitat de Barcelona (UB Bellvitge), L'Hospitalet de Llobregat, Barcelona

**** Centro de Investigacion Biomedica en Red de Salud Mental (CIBERSAM), Madrid

Enviar correspondencia a:

Nuria Sinol

Unitat de Conductes Addictives, Servei de Psiquiatria,

Hospital de la Santa Creu i Sant Pau,

Institut d'Investigacio Biomedica Sant Pau (IIB Sant Pau)

C/ Sant Antoni Maria Claret, 167

08025 Barcelona

nsinol@santpau.cat

recibido: Julio 2012

aceptado: Diciembre 2012
Tabla 1. Ensayos clinicos aleatorizados que han aplicado un
programa de ejercicio fisico como intervencion coadyuvante en
el tratamiento de la dependencia de tabaco

Estudio            Grupos de intervencion        Tipo

Marcus et al.,     (i) Control (n=10): CBT       Aerobico
1991               (ii) Ejercicio (n=10): CBT    supervisado
                   + ejercicio

Marcus et al.,     (i) Control (n=10): CBT +     Aerobico
1995               sesiones de contacto          supervisado
                   (ii) Ejercicio (n=10): CBT
                   + ejercicio

Marcus et al.,     (i) Control (n=147): CBT      Aerobico
1999               + sesiones de contacto        supervisado
                   (ii) Ejercicio (n=134): CBT
                   + ejercicio

Bock et al.,       (i) Control (n=18): CBT +     Aerobico
1999               programa wellness             supervisado
                   (ii) Ejercicio (2 muestras:
                   n=24 y n=44): CBT +
                   ejercicio

Ussher et al.,     (i) Control (n=145): CBT      Counseling
2003, 2007         + TSN + 5 min educacion       para realizar
                   para la salud                 ejercicio
                   (ii) Ejercicio (n=154):       aerobico
                   CBT + TSN + 5 min
                   counseling para realizar
                   ejercicio

Marcus et al,      (i) Control (n=108): CBT +    Aerobico
2005               con o sin TSN + sesiones      supervisado +
                   de contacto                   programa para
                   (ii) Ejercicio (n=109):       casa (caminar)
                   CBT + con o sin TSN +
                   ejercicio

Prapavessis et     (i) Control (n=66): CBT       Aerobico
al., 2007          + con o sin TSN +             supervisado
                   educacion para la salud
                   (ii) Ejercicio (n=76):
                   CBT + con o sin TSN +
                   ejercicio

Williams et al.,   (i) Control (n=30): coun-     Aerobico
2010, 2011         seling + TSN + programa       supervisado
                   de wellness
                   (ii) Ejercicio (n=30):
                   counseling + TSN +
                   ejercicio

Bize et al.,       (i) Control (n=252):          Aerobico
2010               counseling + TSN +            supervisado +
                   programa de salud             intervencion
                   (ii) Ejercicio (n=229):       motivacional
                   counseling + TSN +            para incrementar
                   ejercicio                     el nivel
                                                 de actividad
                                                 fisica

Ciccolo et al.,    (i) Control (n=13):           Fuerza
 2011              counseling + sesiones de      supervisado
                   contacto (ii)
                   Ejercicio (n=13):
                   counseling + ejercicio

                   Ejercicio

Estudio            Frecuencia         Duracion
                   sesiones/          min/sesion
                   semana             [sem]

Marcus et al.,     3                  30-45
1991                                  [15]

Marcus et al.,     3                  30-45
1995                                  [15]

Marcus et al.,     3                  45-60
1999                                  [12]

Bock et al.,       3                  45-60
1999                                  [12]

Ussher et al.,     Objetivo:          Objetivo: [mayor
2003, 2007         que o igual a] 5   que o igual a]
                                      30
                                      [7]

Marcus et al,      Supervisado: 1     Supervisado:
2005               Programa casa:     60
                   [mayor que o       Programa
                   igual a] 4         casa:
                                      [mayor que o
                                      igual a] 30

                                      [8]

Prapavessis et     3                  45
al., 2007                             [12]

Williams et al.,   3                  50
2010, 2011                            [8]

Bize et al.,       Supervisado: 1     Supervisado:
2010               Programa           60
                   casa: [mayor que   Programa
                   o igual a] 4       casa:
                                      [mayor que o
                                      igual a ] 30 [9]

Ciccolo et al.,    2                  60
 2011                                 [12]

                   Ejercicio                          Resultados

Estudio            Intensidad       Craving           Sintomas
                                                      Abstinencia

Marcus et al.,     Vigorosa
1991               (70-85%
                   FCmax)

Marcus et al.,     Vigorosa
1995               (70-85%
                   FCmax)

Marcus et al.,     Vigorosa
1999               (60-85% FCR
                   / Escala Borg:
                   11-15)

Bock et al.,       Vigorosa         Reduccion del     Reduccion
1999               (60-85% FCR)     craving pre-      de sintoma-
                                    post sesion       tologia de
                                    en (ii)           abstinencia
                                                      y del afecto
                                                      negativo pre-
                                                      post sesion
                                                      en (ii)

Ussher et al.,     Objetivo:                          Reduccion
2003, 2007         Moderada                           de los niveles
                   (40% FCR /                         de tension,
                   Escala Borg:                       ansiedad y
                   11)                                stres en (ii)
                                                      en la primera
                                                      semana de
                                                      abstinencia

Marcus et al,      Moderada
2005               (45-59%
                   FCR/ 50-69%
                   FCmax / Escala
                   Borg: 11-12)

Prapavessis et     Vigorosa
al., 2007          (60-75% FCR)

Williams et al.,   Moderada         Reduccion del
2010, 2011         (70% FCmax)      craving en el
                                    grupo (ii) pre-
                                    post sesion

Bize et al.,       Moderada                           Tendencia a
2010               (Escala Borg:                      menor sin-
                   11-13)                             tomatologia
                                                      abstinencial
                                                      en (ii)

Ciccolo et al.,    65%-75%
 2011              fuerza maxima
                   estimada

                   Resultados

Estudio            Peso                Abstinencia

Marcus et al.,                         Ausencia de
1991                                   diferencias
                                       significativas
                                       entre grupos

Marcus et al.,                         Ausencia de
1995                                   diferencias
                                       significativas
                                       entre grupos

Marcus et al.,     Las                 Abstinencia
1999               participantes       continua
                   abstinentes         mayor en (ii)
                   del grupo (ii)      al final de
                   aumentaron          tratamiento
                   menos de peso       y a los 3 y
                   al final del        12 meses de
                   tratamiento         seguimiento

Bock et al.,
1999

Ussher et al.,     Tendencia           Entre los
2003, 2007         a un menor          participantes que
                   aumento de          decidieron un
                   peso a los 12       dia concreto
                   meses en los        para dejar de
                   participantes       fumar, mayor
                   abstinentes         abstinencia
                   de (ii)             continua
                                       de (ii) en las
                                       dos primeras
                                       semanas de
                                       abstinencia
                                       vs. (i)

                                       Realizar mas
Marcus et al,                          minutos de
2005                                   ejercicio/sem
                                       se relaciono
                                       con mayores
                                       indices de
                                       abstinencia

Prapavessis et     Al final del
al., 2007          tratamiento
                   el grupo (ii)
                   gano menos
                   peso que el
                   grupo (i)

Williams et al.,                       Tendencia
2010, 2011                             a mayor
                                       abstinencia
                                       continua en
                                       (ii) al final del
                                       tratamiento
                                       y en el
                                       seguimiento a
                                       1 mes.
                                       Relacion
                                       positiva en
                                       el grupo
                                       (ii) entre el
                                       cumplimiento
                                       a las sesiones
                                       de ejercicio y
                                       la abstinencia

Bize et al.,       Tendencia no
2010               significativa a
                   una ganancia
                   menor de peso
                   de (ii) vs. (i) a
                   los 12 meses
                   de seguimiento
                   en los
                   abstinentes

Ciccolo et al.,    Reduccion del       Mayor
 2011              peso y el % de      abstinencia
                   grasa corporal      prolongada
                   del grupo (ii)      en el grupo
                   a los 3 y 6         (ii) a los
                   meses               3 y 6 meses de
                                       seguimiento

CBT: Terapia Cognitivo Conductual; Escala de Borg: evalua de forma
subjetiva el esfuerzo percibido en una determinada actividad; FCmax:
Frecuencia Cardiaca maxima; FCR: Frecuencia Cardiaca de Reserva;
TSN: Terapia Sustitutiva con Nicotina

Tabla 2. Estudios que han aplicado un programa de ejercicio
fisico como intervencion coadyuvante en el tratamiento de la
dependencia de alcohol y/o sustancias ilegales

Estudio          Sustancia     Grupos de intervencion

Sinyor et al.,   Alcoho        (i) Control (2 muestras;
1982                           n=9 y n=12): intervencion
                               para el alcoholismo
                               (ii) Ejercicio (n=58):
                               intervencion para el
                               alcoholismo + ejercicio

Palmer et al.,   Alcoho        (i) Control (n=26):
1988                           intervencion para el
                               alcoholismo
                               (ii) Ejercicio (n=27):
                               intervencion para el
                               alcoholismo + ejercicio

Brown et al.,    Alcoho        Ejercicio (n=19):
2009                           intervencion para el
                               alcoholismo + ejercicio

Brown et al.,    Policonsumo   Ejercicio (n=16):
2010                           tratamiento habitual para
                               dependencia de sustancias
                               + ejercicio

Roessler, 2010   Policonsumo   Ejercicio (n=20):
                               tratamiento habitual para
                               dependencia de sustancias
                               + ejercicio

                                               Ejercicio

Estudio          Tipo             Frecuencia   Duracion
                                  sesiones/    min/sesion
                                  semana       [sem]

Sinyor et al.,
1982             Estiramientos    7            60
                 + Calistenicos                [6]
                 + Aerobico
                 supervisado

Palmer et al.,   Aerobico         3            40-50
1988             supervisado                   [4]

Brown et al.,    Aerobico         1            35-60
2009             supervisado                   [12]

Brown et al.,    Aerobico         1            35-60
2010             supervisado                   [12]

Roessler, 2010   Aerobico         3            [8-24]
                 + deporte
                 oposicion/
                 colaboracion

                                             Resultados

Estudio          Intensidad   Craving        Sintomas
                                             Abstinencia

Sinyor et al.,
1982             Progresiva

Palmer et al.,   Moderada                    Menores
1988             (60-80%                     niveles de
                 FCmax)                      ansiedad y
                                             depresion
                                             del grupo (ii)
                                             al final de la
                                             intervencion

Brown et al.,    Moderada
2009             (55-69%
                 FCmax)

Brown et al.,    Moderada
2010             (55-69%
                 FCmax)

Roessler, 2010                Reduccion de
                              la urgencia
                              por consumir

Estudio          Abstinencia

Sinyor et al.,   Mayor
1982             abstinencia de
                 (ii) al final del
                 tratamiento
                 y a los 3 y
                 18 meses de
                 seguimiento

Palmer et al.,
1988

Brown et al.,    Aumento
2009             del numero
                 de dias
                 abstinentes
                 al final de la
                 intervencion
                 y a los 3
                 meses de
                 seguimiento.
                 Disminucion
                 del numero de
                 consumiciones
                 diarias a los
                 3 meses de
                 seguimiento

Brown et al.,    Aumento
2010             del numero
                 de dias de
                 abstinencia
                 al final de la
                 intervencion
                 y a los 3
                 meses de
                 seguimiento

Roessler, 2010

FCmax: Frecuencia Cardiaca maxima
COPYRIGHT 2013 Socidrogalcohol
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:REVISION
Author:Sinol, Nuria; Martinez-Sanchez, Ester; Guillamo, Elisabeth; Campins, M. Josefa; Larger, Fatima; Truj
Publication:Adicciones
Date:Mar 1, 2013
Words:12958
Previous Article:Uso de alcohol y tabaco y variables cognitivo-motivacionales en el ambito escolar: Efectos sobre el rendimiento academico en adolescentes espanoles.
Next Article:La entrevista Cannabis Abuse Screening Test (CAST) para el diagnostico de trastornos psiquiatricos en jovenes consumidores de cannabis.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters