Printer Friendly

Editorial.

Poco antes de tener evidencia de la magnitud de la actual catastrofe invernal, en nuestras actividades profesionales percibiamos sutiles sintomas de lo que se avecinaba. En efecto, los especialistas reportan que la cota de altura para el pasto Brachiaria brizantha ya alcanza los 2600 msnm (lo normal son 2200 msnm) y la presencia de Riphicephalus (Boophilus) microplus a los 2903 msnm (los reportes normales eran de 2100 msnm), lo cual, de por si, constituye una alerta acerca de lo que tendremos que reaprender.

Ahora, en la pausa de este invierno, sin que todavia se conozca la total dimension del desastre (no se le ha dado suficiente cobertura mediatica a lo que ocurrio en La Mojana, valle del Cauca, a la desvertebracion de la region santandereana, a la saturacion freatica y a la perdida de productividad; tampoco a la incidencia de enfermedades en las zonas de ladera), todo nos invita a iniciar profundas reflexiones.

Solo cuando se avecina el impacto socioeconomico de una incierta inflacion se piensa en lo cardinal que es la produccion agropecuaria y, sabemos que, aparte de las causas globales, el fenomeno se ha intensificado por la deforestacion, por el desecamiento irresponsable de humedales y cienagas, y por la arrogante intervencion en el curso de los rios, nos damos cuenta del redireccionamiento que debemos dar a muchas de las politicas y de la prudencia que en los proximos tiempos debe caracterizar el accionar humano, particularmente en cuanto atane a la relacion con la naturaleza, como es el caso de dicha produccion.

Si en otras epocas hablar de produccion sostenible o de la ensenanza de la ecologia parecia un simple ejercicio de futurologia, hoy es simplemente una urgencia.

Ademas de los retos sanitarios y epidemiologicos predecibles, tal parece que ahora es necesario cuestionar la certidumbre con que veniamos impartiendo la instruccion en los sistemas de produccion; asi, recurrir a los abonos organicos, al silvopastoreo, a la adaptabilidad de las especies, al aprovechamiento de factores mas endogenos, y a formas de produccion menos extensivas y mas acordes con las realidades del medio natural, ya no se podran contemplar como otras entre las tantas opciones, sino que deberan ser parte de nuestras herramientas cotidianas en el ejercicio docente.

La naturaleza esta dando una gran voz de alerta frente a la que no podemos ser sordos. se esta reclamando un viraje en la concepcion de nuestros paradigmas productivos, de nuestros enfoques de ensenanza, del compromiso y la vision que cada persona tiene sobre el objetivo de la profesion. En consecuencia, debemos trazar una nueva guia de reflexion y, aunque no lo hayamos previsto, es pertinente reorientar nuestros quehaceres con esta reflexion del presente, como itinerario para las proximas decadas.

GONZALO MEJIA

Decano

COPYRIGHT 2010 Universidad Nacional de Colombia, Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Mejia, Gonzalo
Publication:Revista Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia
Article Type:Editorial
Date:Sep 1, 2010
Words:501
Previous Article:Prueba de sensibilidad antimicrobiana de cepas de Salmonella grupo D (moviles e inmoviles) aisladas de ponedoras comerciales en Colombia.
Next Article:El plan decenal de las ciencias veterinarias y zootecnicas de Colombia 2010-2020.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters