Printer Friendly

Editorial.

Recientemente, la noticia del dia fue la muerte en Somalia de millones de personas por hambre, y el periodico El Espectador de aquel domingo editorializo que esas muertes en Africa no le importaban al mundo. Es una situacion de indiferencia que tal vez no nos sea tan lejana; hay que recordar que las cifras mas conservadoras puntualizan que la pobreza rural en Colombia cifra el 69% --hay quienes dicen que es del 80%-- y que la pobreza colombiana es del 45%. En estas situaciones de pobreza y de creciente desempleo, la amenaza mas tangible es la desnutricion y el hambre. No obstante, la problematica del hambre, que justamente lleva a considerar la alimentacion como un derecho fundamental, no se resuelve si no se dispone de la produccion suficiente de alimentos inocuos y si no hay una adecuada distribucion del ingreso, debido entre otras cosas a la generacion de empleos rurales o a la distribucion de la tierra. Tiene sentido mencionar estas crudas realidades porque uno de los objetivos misionales de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia de la Universidad Nacional, especialmente por el hecho de formar parte de la Universidad publica de la nacion, es el contribuir a la produccion de alimentos y apuntalar la generacion de empresas y empleo. Se entiende el porque la zootecnia adquiere el caracter de disciplina estrategica pese a los imponderables en la vinculacion laboral de sus egresados, y por que a pesar de que la gama del desempeno laboral del veterinario es mas diversa, ser una profesion que esencialmente contribuya a la productividad de los alimentos de origen animal debe constituir uno de los ingredientes sustanciadores de su perfil profesional.

Pero entretanto, las realidades de un mundo que se urbaniza crecientemente y en el que es muy dinamica la transformacion de las estructuras familiares --y de los hogares--, y donde ademas es evidente el impacto del cambio climatico, conducen a plantear tensiones con respecto a si la prioridad de nuestras profesiones reside exclusivamente en el bienestar animal, la preservacion del medio ambiente y la atencion de los animales de compania. Entonces, se le atribuye a la profesion enfasis impensables hara 30 anos, cuando las sociedades solo apostaban al crecimiento economico y a lo que llamaban progreso y modernizacion. Pasaron muchos anos antes de que recayeramos en la critica del caracter sesgadamente utilitario y antropocentrico (exclusivamente centradas en el hombre, relegando el ambiente) de profesiones como la zootecnia y la veterinaria.

De manera que hoy ya no podemos desatender a la contradiccion implicita entre si se le da prioridad a la conservacion y al bienestar o se sigue pensando que unicamente importa la generacion de riquezas y empleo. Por otra parte, particularmente en las sociedades mas modernas, surgen fuertes movimientos proteccionistas con poder politico suficiente como para regular las condiciones del ejercicio profesional, de manera que hay ocasiones en que nos encontramos sin los instrumentos para atender a nuestros pacientes o en que todavia --incluso en las condiciones del desarrollo cientifico actual-- no contamos con las herramientas para intervenir, a un costo razonable, en esas realidades del mundo animal sin que pretendamos desconocer los que se imponen como nuevos imperativos eticos.

En el contexto de estas tensiones y contradicciones, muchos de los aspirantes a ejercer nuestras profesiones y de los nuevos profesionales se polarizan y toman partido por las opciones exclusivamente conservacionistas y del bienestar, condenando a quienes con propositos igualmente loables continuan con los objetivos mas tradicionales de la profesion. Es innegable que nuestras profesiones viven momentos de azaroso ejercicio; no se puede producir sin cuidar de la preservacion del medio ambiente y sin atender que el animal es algo mas que eso y que su condicion no es tan distinta de la nuestra. El hombre puede pensarse como el rey de la naturaleza y la razon de ser de la historia, pero lo que tambien es innegable es que el hambre y las desigualdades no se han erradicado, que los profesionales del sector no se pueden olvidar de su compromiso y participacion en la atencion a esas realidades, y que nuestras profesiones seguiran siendo actividades productivas y economicas.

Al mencionar esta polarizacion, no se sugiere que haya que tomar partido por una u otra alternativa. No nos abanderamos del productivismo y condenamos el proteccionismo. Senalamos que nuestro ejercicio profesional es fuertemente contradictorio y tenso pues vive inmerso en un insoluble equilibrismo. Asi pues, es preciso actuar con fuertes dosis de realismo sin que este se convierta en una excusa para olvidarnos de los imperativos eticos. Produccion o conservacion, intervencion o preservacion, parecen ser opciones insolubles, no sera la primera vez que el ser humano discurra por entre mareas contradictorias. El riesgo esta en tomar faciles opciones al olvidar el contexto contradictorio en que se enmarca el ejercicio profesional.

Gonzalo Metia

Editor

gmejiaor@unal.edu.co
COPYRIGHT 2011 Universidad Nacional de Colombia, Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Metia, Gonzalo
Publication:Revista Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia
Article Type:Editorial
Date:Aug 1, 2011
Words:871
Previous Article:Criopreservacion de embriones bovinos producidos in vitro.
Next Article:Artritis septica en equinos. reporte de 11 casos (2000-2004).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |