Printer Friendly

EVALUACION SUBJETIVA Y CONDUCTUAL DE LA IMPULSIVIDAD MOTORA EN UNA "TAREA DE RESPONDER/NO RESPONDER" (GO/NO-GO) EMOCIONAL.

Subjective and behavioral assessment of motor impulsivity on an emotional Go/No-Go task

Introduccion

Si bien la impulsividad es un concepto clave dentro de la psicopatologia, con un lugar prominente en el diagnostico de numerosos trastornos del desarrollo, no posee una definicion consensuada ni siquiera en los manuales diagnosticos (Gay, Rochat, Billieux, d'Acremont y Van der Linden, 2008; Moeller, Barratt, Dougherty, Schmitz y Swann, 2001). Diversos estudios han constatado su caracter multifactorial (Barrat, 1985; Enticott, Ogloff y Bradshaw, 2006; Nigg, 2000), aunque se discuta cuales son los factores que la integran o si varian a traves del desarrollo. Por ejemplo, Cosi, Vigil-Colet, Canals y Lorenzo-Seva (2008) encontraron una estructura factorial diferente en la "Escala de impulsividad de Barratt" (Barratt Impulsiveness Scale, BIS; Patton, Stanford y Barratt, 1995) aplicado a ninos versus adolescentes; asimismo, Leshem y Glickson (2007) obtuvieron una estructura bifactorial para los adolescentes (impulsividad general e impulsividad cognitiva), mientras que en los adultos hallaron tres factores (un factor de impulsividad general y dos factores de impulsividad cognitiva). Antes, Fossati, Barratt, Acquarini y Di Ceglie (2002) ya habian propuesto que los componentes de la impulsividad se van diferenciando con la edad, lo cual no resulta extrano si consideramos su relacion con ciertas funciones ejecutivas y con la inteligencia (Vigil-Colet y Morales-Vives, 2005). Comunmente se han descrito tres componentes distintos de la impulsividad: a) motor, relacionado con la conducta emitida sin previa reflexion; b) cognitivo, asociado con la rapidez en la toma de decisiones cognitivas y c) de no planificacion, ligado a la incapacidad para planificar o resolver problemas futuros (Barrat, 1985; Cosi et al., 2008; Patton et al., 1995). Segun Arce y Santisteban (2006), los componentes de la impulsividad se podrian dividir de acuerdo a factores antecedentes o cognitivos, por un lado

y/o a factores relacionados con las consecuencias motoras o conductuales, por otro. La falta de inhibicion de respuestas, caracteristica principal del componente motor, ha sido estudiada con frecuencia (Christodoulou, Lewis, Ploubidis y Frangou, 2006; Moeller et al., 2001) y medida con la "tarea de detencion ante senales" (Stop Signal Task) o la "tarea de responder/no responder" (Go/No-Go), que requieren del participante que inhiba una respuesta promovida anteriormente. Usando este tipo de medidas, Logan, Schachar y Tannock (1997) investigaron si el comportamiento impulsivo refleja un deficit en la habilidad para inhibir respuestas prepotentes, es decir, respuestas promovidas con anterioridad. En concordancia con sus hipotesis, encontraron que los individuos impulsivos tardaban mas en inhibir sus respuestas que aquellos que eran menos impulsivos.

En la evaluacion de la impulsividad, ademas de la utilizacion de tareas conductuales, se han empleado con frecuencia escalas de autoinforme, entre las que destaca la BIS (Patton et al., 1995). Algunos autores han planteado que estos dos tipos de instrumentos, conductuales y de autoinforme, reflejan distintos aspectos de la impulsividad al no existir una relacion significativa entre los resultados obtenidos con cada uno de ellos (Claes, Nederkoorn, Vandereycken, Guerrieri y Vertommen, 2006; Gerbing, Ahadi y Patton, 1987; Milich y Kramer, 1984; Reynolds, Ortengren, Richards y de Wit, 2006; Reynolds, Patak, Shroff, Penfold, Melanko, Duhig, 2007; Swann, Bjork, Moeller y Dougherty, 2002). Al reconocer la diversidad de elementos que integran la impulsividad, se ha subrayado la necesidad de evaluar los distintos componentes especificos, combinando diferentes tipos de medidas (Cuevas-Aguirre y Hernandez-Pozo, 2008; Dougherty et al., 2009; Iribarren, Jimenez-Gimenez, Garcia-de Cecilia y Rubio-Valladolid, 2011; Reynolds et al., 2006).

Con frecuencia, la impulsividad motora ha sido concebida como un deficit de la inhibicion conductual, es decir, de la capacidad para inhibir conductas preparadas o facilitadas (Barkley, 1997). A su vez, la inhibicion conductual se considera un componente fundamental de la funcion ejecutiva (Barkley, 1997; Leshem y Glickson, 2007), definida especificamente como el conjunto de procesos cognitivos complejos involucrados en el control del pensamiento y la accion (Trujillo y Pineda, 2008). Estos se encuentran mediados a su vez por el lobulo frontal y, mas concretamente, por la corteza prefrontal, estructura cerebral que se desarrolla en la adolescencia (Barkley, 1997; Halperin y Schulz, 2006). La relativa inmadurez de los sistemas de control cortical durante esta etapa del desarrollo, sumada a la reciproca madurez de los sistemas responsables del procesamiento de los refuerzos y recompensas, hacen de este periodo evolutivo una etapa vulnerable o de riesgo, dado que el sistema de refuerzo prevalece sobre el de autocontrol. Asi, varios estudios han relacionado la impulsividad, como falta de inhibicion conductual, con factores de riesgo, como el consumo de sustancias, el fracaso academico o la agresividad (Andreu, Pena y Larroy, 2010; Claes et al., 2006; Chambers, Taylor y Potenza, 2003; Groman, James y Jentsch, 2009; VerdejoGarcia, Lawrence, Clark, 2008; Vigil-Colet y Morales-Vives, 2005). Teniendo en cuenta que es la autorregulacion emocional la que permite al individuo inhibir su comportamiento para optar por refuerzos futuros mas convenientes que los inmediatos y que, por tanto, se relaciona tanto con el control voluntario como con la inhibicion conductual (Rueda, Posner y Rothbart, 2005), es interesante evaluar si en la adolescencia el componente motor de la impulsividad es modulado por el procesamiento emocional de los estimulos.

A este respecto, cabe senalar que ha habido un aumento reciente en la utilizacion de versiones "emocionales" de tareas clasicas de inhibicion conductual como la "tarea responder/no responder" (Go/No-Go). Desde que Reynolds y Jeeves (1978) sustituyeran los estimulos habitualmente utilizados en este tipo de tareas, consistentes hasta entonces en letras o palabras, por caras, la "tarea responder/no responder" se ha visto transformada de varias maneras. Asi, Elliott, Rubinsztein, Sahakian y Dolan, (2000), remplazaron los estimulos "tradicionalmente utilizados" por palabras de contenido afectivo, con el objetivo de evaluar las bases cerebrales del procesamiento de las caracteristicas emocionales de las palabras en sujetos normales. Sus resultados confirmaron la importancia de las regiones prefrontales mediales en el procesamiento emocional. Tambien, en su estudio con poblacion adolescente, Schulz y colaboradores (2007) comprobaron que, en una version emocional de la "tarea responder/no responder", al medir la precision y velocidad de procesamiento de imagenes afectivas, se evaluaba no solo la inhibicion conductual, sino tambien la modulacion emocional de la misma. Estos autores observaron que los tiempos de reaccion son mas breves y se cometen mas errores frente a caras felices que frente a caras tristes, sugiriendo que las caras felices evocan un afecto positivo y consiguiente tendencia a la aproximacion, que hace que las respuestas a ellas sean mas dificiles de inhibir especialmente en edades tempranas. Respecto al procesamiento emocional, otros autores (Lipp y Derakshan, 2005; Ohman, Flykt y Esteves, 2001) proponen que, dado su valor de supervivencia, los estimulos negativos captan mas la atencion y dificultan su desplazamiento hacia otro punto o imagen, incrementandose asi los tiempos de reaccion y la comision de errores. Por otro lado, Schimmak (2005) y Brosch y sus colaboradores (2007) plantean que seria la activacion (arousal) evocada por los estimulos emocionales la que generaria tiempos de reaccion mas breves y mayor numero de errores, con independencia de su valencia afectiva. Tambien el procesamiento preferencial de los estimulos afectivos ha sido relacionado con rasgos de personalidad. Asi, en su investigacion con jovenes adultos, Gomez y Gomez (2002) proponen que la impulsividad y su correspondiente sistema de activacion (BAS), estarian vinculados al procesamiento preferencial de estimulos de valencia agradable.

Considerando la ambiguedad presente en la operacionalizacion de la impulsividad, parece relevante examinar de forma complementaria distintas aproximaciones que permitan revelar los distintos elementos que la integran y asi potenciar la validez y confiabilidad de los resultados. Siguiendo este criterio, nos planteamos evaluar el componente motor de la impulsividad a traves de la inhibicion conductual. Dado el interes por conocer si el componente motor de la impulsividad es modulado por el procesamiento emocional de los estimulos, utilizaremos una version emocional de la "tarea responder/no responder" (Go/NoGo), para abordar los siguientes objetivos: 1) examinar la asociacion entre una medida subjetiva (autoinforme) y otra objetiva (conductual) de la dimension motora de la impulsividad, concretamente de la inhibicion conductual y 2) investigar si la valencia afectiva de las imagenes emocionales utilizadas afecta la precision y la rapidez de las respuestas en una "tarea responder/no responder" emocional y si esta modulacion conductual, reflejada en los tiempos de reaccion (TR) y la proporcion de aciertos y falsas alarmas (FA) en dicha tarea, se relaciona con el nivel de impulsividad de los adolescentes.

Metodo

Participantes

Setenta y ocho adolescentes (56 mujeres), entre 14 y 19 anos de edad (M=15,98; DT= 1,26) (tabla 1) participaron voluntariamente en una investigacion sobre educacion fisica y habitos saludables, de la que este estudio formaba parte, tras previa autorizacion de cada centro y de los padres y profesores responsables de los estudiantes. A cada participante se le entrego un codigo numerico, asegurando de esta manera el anonimato y confidencialidad de los datos. Fueron excluidos aquellos adolescentes cuya lengua materna no era el espanol.

Instrumentos

* "Escala de impulsividad de Putchik" (ImpulsivityScale, IS; Plutchik y Van Praag, 1989). La adaptacion espanola de esta escala (en adelante EIP) (Paez et al., 1996) representa una alternativa breve para evaluar impulsividad. Consiste en 15 items que son valorados mediante una escala Likert, con puntuaciones que van desde 0 (nunca) a 3 (casi siempre), donde una mayor puntuacion refleja mayor impulsividad. Incluye cuatro factores, de los cuales cabe destacar el de Autocontrol, que se corresponde con el componente motor de la impulsividad (o falta de inhibicion conductual) descrito por otros autores (Cosi et al., 2008; Fossati et al., 2002; Patton et al., 1995). Los otros tres factores son: Planeacion de las acciones en el futuro, Conductas fisiologicas y Actuacion espontanea. La consistencia interna del instrumento medida mediante el alfa de Cronbach, fue de 0,66 en la adaptacion espanola y de 0,73 en la escala original.

* "Escala de sinceridad del cuestionario de personalidad para ninos de Eysenck" (Eysenck Personality Questionnaire - Junior, EPQ-J; Eysenck y Eysenck, 1975) adaptacion espanola de Sanchez-Tuset, Cordero-Pando y Seisdedos (1984). Consta de 20 items con respuestas de Si/No y evalua diferencialmente deseabilidad social, en la version inglesa y sinceridad, en la espanola (Sanchez Tuset et al., 1984). A mayor puntuacion, mayor sinceridad. Esta escala se incorporo con el fin de corroborar la veracidad de las respuestas del participante. La consistencia interna de este instrumento para la poblacion espanola, medida a traves del alfa de Cronbach, iba de 0,65 a 0,88 y presenta una validez de constructo aceptable, realizada mediante el analisis de correlaciones con autoinformes de adaptacion, inteligencia y depresion.

* "Cuestionario de autocontrol infantil y adolescente" (CACIA; Capafons y Silva, 1986). Con 19 items de respuesta Si/No, registra comportamientos relacionados con el control de respuestas impulsivas. Las puntuaciones altas reflejan organizacion, estructuracion de tareas y control de conductas impulsivas. El alfa de Cronbach para esta escala es de 0,78. Este instrumento se incluyo para contrastar los niveles de impulsividad y los presuntamente inversos de autocontrol en un mismo participante.

* "Tarea responder/no responder" (Go/No-Go) emocional. Se utilizo una version computarizada realizada con software E-prime, con el fin de obtener precision de milisegundos en los tiempos de reaccion (TRs) de los participantes. Los estimulos eran imagenes de valencia afectiva agradable, desagradable y neutra seleccionados del "Sistema internacional de imagenes afectivas" (International Affective Picture System, IAPS; Lang, Bradley y Cuthbert, 1999). La presentacion de imagenes era aleatoria dentro de cada bloque. La tarea incluia las siguientes imagenes afectivas: imagen neutra de un hombre (no. 2190); imagen neutra de un nino (no. 2280); imagen agradable de un grupo de paracaidistas (no. 5621) e imagen desagradable de un nino llorando (no. 2800). La tarea estaba dividida en tres bloques de 100 ensayos que incluian dos imagenes que servian alternativamente de diana (objetivo) y de distractor. Los participantes debian responder lo mas rapidamente posible (pulsando la barra espaciadora) al ver la imagen diana e inhibir la respuesta ante la imagen distractora. La imagen diana se le indicaba al sujeto al iniciarse cada bloque. Tras la presentacion de los primeros 50 ensayos de cada bloque, un sonido indicaba el cambio de la imagen diana en los siguientes 50 ensayos. Los sujetos escuchaban un sonido despues de cada ensayo que les indicaba si la respuesta dada era correcta o no. Las imagenes se presentaban durante 400 ms con intervalos entre ensayos que variaban aleatoriamente entre 400, 450, 500, 550 y 600 ms. El 70% de los ensayos requerian una respuesta (ensayos para "responder") y el 30% restante requeria la inhibicion de la respuesta (ensayos para "no responder"). Los bloques que integraban la tarea se presentaban con dos ordenes, comenzando siempre con el bloque neutro y alternando aleatoriamente los otros dos emocionales: 1) bloque neutro, con las dos imagenes de valencia emocional neutra; 2) bloque agradable, con una de las imagenes neutras (no. 2190) del bloque anterior y la imagen agradable; 3) bloque desagradable, con la misma imagen neutra del bloque agradable (no. 2190) y la imagen desagradable. Las imagenes agradable y desagradable, tenian niveles de activacion (arousal) similares de acuerdo a la baremacion espanola del IAPS (Molto et al., 1999; Vila et al., 2001).

Procedimiento

El grupo de participantes fue seleccionado a partir de una muestra de conveniencia de 1180 estudiantes de colegios e institutos publicos de Andalucia Oriental, de acuerdo a la puntuacion obtenida en la EIP. De la muestra evaluada en cada centro educativo, se seleccionaron aquellos participantes que tenian puntuaciones extremas, esto es, por encima y por debajo de una desviacion tipica del promedio obtenido en la adaptacion espanola del instrumento (M= 15,6; DT=5,5). Tambien se selecciono un numero equivalente de participantes con puntuaciones intermedias, es decir, aquellos que se encontraban entre [+ o -] 1 DT del promedio antes mencionado.

Las medidas de autoinforme fueron administradas de forma grupal y luego, con el objetivo de evaluar diferencias en la modulacion emocional en funcion del nivel de impulsividad, los participantes fueron divididos en grupos de alta y baja impulsividad, de acuerdo con dos criterios:

* "Subjetivo", mediante las puntuaciones en Autocontrol de la EIP (Me= 7) se formo un grupo de alta impulsividad (n= 36) y un grupo de baja impulsividad (n= 42).

* "Conductual", operacionalizado como el promedio de los tiempos de reaccion (TRs) de las falsas alarmas impulsivas (FAmp), es decir, aquellas falsas alarmas (FAs) con TRs por debajo del promedio de los TRs de los aciertos para ese participante. Esta medida de impulsividad combina dos expresiones conductuales de la impulsividad: los errores de comision en los ensayos "No responder" (es decir, los fallos en la inhibicion conductual; Schulz et al., 2007) y los tiempos de reaccion mas rapidos (por debajo de la media de respuesta motora promedio para cada adolescente), que se han utilizado como medidas de impulsividad en ciertos trastornos del desarrollo, como el trastorno por deficit de atencion con hiperactividad (Querne y Berquin, 2009). De acuerdo con esta medida, la muestra se dicotomizo por la mediana (275,35 ms) en dos grupos de 39 adolescentes cada uno.

Analisis de datos

Se utilizaron como medidas para el analisis conductual la precision de las respuestas (proporciones de aciertos y FAs) y la rapidez de las mismas (TRs). Estas variables fueron sometidas, en primer lugar, a un analisis de normalidad mediante la prueba Shapiro Wilks y, en el caso de no cumplir con el supuesto de normalidad, transformadas utilizando el procedimiento que mejor ajustaba los datos a la curva normal (arcoseno en el caso de las proporciones y raiz cuadrada en el caso de los tiempos de reaccion). Estos datos fueron posteriormente analizados mediante correlaciones y MANOVAs de medidas repetidas, metodo que no requiere asumir el criterio de esfericidad y, por tanto, es mas adecuado que el ANOVA para los disenos de medidas repetidas (O'Brien y Kaiser, 1985). Se realizaron dos tipos de MANOVA. El primero, centrado en la modulacion emocional de la "tarea responder/no responder", tenia un unico factor intrasujeto o de medidas repetidas (valencia) con tres niveles (agradable, neutro-afectlvo, desagradable). Puesto que una misma imagen neutra se tenia que discriminar respecto de las afectivas en los bloques agradable y desagradable, se llevo a cabo un analisis de diferencias entre las medias obtenidas frente a la misma imagen neutra en estos dos contextos afectivos. Cuando no se diferenciaban significativamente, se promediaron las puntuaciones, obteniendose un unico indice para la imagen neutra. En los casos en que habia diferencias significativas, el factor Valencia incluia los dos contextos afectivos de la imagen neutra, ademas de la imagen agradable y desagradable (cuatro niveles). El segundo tipo de MANOVA incluia un factor adicional de grupos independientes (el nivel de impulsividad). Los resultados de los MANOVAs se presentan indicando el valor de F asociado al estadistico Lambda de Wilks. Las pruebas post-hoc de comparacion multiple se realizaron mediante la t de Student aplicando la correccion de Bonferroni para evitar la acumulacion del error alfa. Todos los analisis estadisticos fueron realizados con el paquete estadistico SPSS 15. El nivel de significacion se fijo en 0,05 para todos los analisis.

Resultados

Medidas de impulsividad motora

CORRELACIONES

Se obtuvo una correlacion inversa entre la medida subjetiva (Autocontrol de la EIP) y la medida conductual de impulsividad (r= -0,27; p< 0,02), que muestra que las puntuaciones mas altas en impulsividad motora estan asociadas a las FAmp, es decir, a las falsas alarmas con TRs mas cortos.

RESPUESTAS EN LA "TAREA RESPONDER/NO RESPONDER" (Go/No-Go)

Tanto para el analisis de los TRs como de las proporciones de aciertos, la categoria de imagenes "neutras" incluye los promedios correspondientes a la imagen neutra-agradable y neutra-desagradable. Dadas las diferencias, en el caso de las proporciones de FAs, no se utilizo el promedio (media neutraagradable=0,15; media neutra-desagradable=0,27).

ACIERTOS Y ERRORES

Como puede observarse en la figura 1, la valencia de las imagenes afecto significativamente la precision de las respuestas, F(2,76)=7,502; p= 0,001, siendo mayor la proporcion de aciertos a la imagen desagradable que a la agradable (p= 0,024) o a la neutra afectiva (p= 0,019). No se obtuvieron diferencias significativas entre la categoria neutra afectiva y la agradable (p> 0,05).

La proporcion de errores de comision o FAs tambien vario significativamente en funcion de la valencia de las imagenes, F(3,75)=11,232; p< 0,001. Los adolescentes respondieron erroneamente a la imagen neutra desagradable significativamente con mayor frecuencia que a la agradable (p< 0,001) o que a la neutra-agradable (p< 0,05). Tambien se obtuvo una diferencia marginalmente significativa en el numero de errores de comision o FAs entre la imagen desagradable y la imagen neutra del bloque desagradable (p= 0,054) (figura 2).

TIEMPOS DE REACCION

Como se puede apreciar en la figura 3, se observaron diferencias significativas relacionadas con la valencia afectiva en base a los TRs de los aciertos, F(2,76)=4,836; p< 0,05, siendo mas rapidas las respuestas ante la imagen desagradable que ante la agradable (p< 0,01). Los TRs de las imagenes neutras afectivas no se diferenciaron significativamente de los TRs de la imagen desagradable (p> 0,05), pero si de los de la agradable (p< 0,05).

Por otra parte, los TRs de las FAs no variaron significativamente en funcion de su valencia afectiva.

CORRELACION ENTRE LA PROPORCION DE FALSAS ALARMAS Y LOS TIEMPOS DE REACCION DE LOS ACIERTOS

Se observo una correlacion inversa entre la proporcion de FAs y los TRs de los aciertos (r= -0,298; p< 0,01), es decir, cuanto mas lentos eran los TRs de los aciertos, menor era la cantidad de FAs. Esta correlacion apoya la operacionalizacion de nuestra medida de impulsividad conductual, que combina estas dos variables.

CORRELACIONES ENTRE LA EDAD Y LAS MEDIDAS DE DESEMPENO EN LA "TAREA RESPONDER/NO RESPONDER" (GO/NO-GO)

Se observa una correlacion significativa e inversa entre la edad de los participantes y la proporcion total de FAs (r= -0,264; p< 0,05), que sugiere que los errores de comision van disminuyendo a lo largo del desarrollo. Asimismo, se registra una correlacion significativa e inversa entre la edad y la proporcion de FAs emitidas ante la imagen desagradable (r= -0,299; p> 0,01) y ante la neutra desagradable (r= -0,305; p< 0,01), que indica que la tendencia evolutiva a cometer menos errores con la edad es particularmente pronunciada en un contexto emocional desagradable. Ademas, la edad se asocia significativa y directamente con la proporcion de aciertos obtenidos cuando la imagen es desagradable (r= 0,238; p< 0,05).

La edad no se correlaciona significativamente con los TRs de los aciertos, sea cual sea la valencia de la imagen. Sin embargo, si es significativa la correlacion entre la edad y los TRs de las FAs, pero solo de las [FAi.sub.mp] (r=0,277; p< 0,05), lo cual apunta hacia un enlentecimiento selectivo de las respuestas mas rapidas, que es mas probable que sean erroneas.

Analisis en funcion del grado de impulsividad

En los analisis siguientes, los MANOVAs cuentan con un factor inter-sujetos (nivel de impulsividad, definido subjetiva o conductualmente) y un factor intrasujetos (valencia).

Es de senalar que no se obtuvieron diferencias significativas en terminos de impulsividad cuando esta variable se definio subjetivamente. A continuacion, se indican los efectos conductuales asociados con la impulsividad, cuando esta se midio conductualmente.

TIEMPOS DE REACCION Y PROPORCIONES TOTALES

Solo se obtuvieron diferencias significativas respecto a la impulsividad en las proporciones de aciertos totales, F(1,76)=8,277; p< 0,05. Es el grupo de "alta impulsividad" (definido conductualmente) el que presenta mayor cantidad de aciertos respecto al de "baja impulsividad".

TIEMPOS DE REACCION Y PROPORCIONES SEGUN LA VALENCIA AFECTIVA

La precision y rapidez de las respuestas ante las imagenes afectivas no se vio afectada por el nivel de impulsividad de los participantes.

Autocontrol

Se encontro una correlacion inversa entre las puntuaciones obtenidas en esta escala y la puntuacion total del Plutchik (r= -0,584; p< 0,001), asi como respecto al Factor de Autocontrol del mismo instrumento (r= -0,559; p< 0,001). Por tanto, se puede decir que a menor impulsividad, mayor autocontrol o tolerancia ante el retraso de la recompensa. Ademas, es significativa la correlacion inversa entre las puntuaciones de esta escala (CACIA) y las obtenidas en sinceridad (r= -0,773; p< 0,001), lo cual indica que un mayor nivel de autocontrol esta asociado con menor sinceridad.

Sinceridad

En esta escala, se obtienen diferencias significativas entre los grupos de alta y baja impulsividad, siendo aquellos sujetos del grupo de alta impulsividad los mas sinceros. Esto, tanto al dividir a los participantes por el criterio conductual (TR [FA.sub.imp]), F(1,76)=5,709 p< 0,019, como por el subjetivo (Autocontrol de la EIP), F(1,76)=14,653 p< 0,001 (figura 4).

Discusion

Nuestro primer objetivo pretendia examinar la asociacion entre una medida subjetiva y una medida objetiva de la dimension motora de la impulsividad, concretamente de la inhibicion conductual. A este respecto y al contrario que en estudios previos (Reynolds et al., 2006; Reynolds et al., 2007, Swan et al., 2002; Claes et al., 2006; Lijffijt, Bekker, Quick, Bakker, Kenemans y Verbaten, 2004), pudimos obtener correlaciones significativas entre una medida subjetiva (autoinforme) y una medida objetiva (conductual) de impulsividad. Este resultado sugiere, en primer lugar, que la EIP posiblemente constituya un instrumento valido de impulsividad motora para adolescentes, a pesar de que la version espanola de este instrumento fue validada en poblacion clinica adulta. En segundo lugar, la correlacion obtenida confirma que los adolescentes de nuestra muestra (14-19 anos) fueron capaces de evaluar su propio nivel de impulsividad puesto que su estimacion subjetiva se vio corroborada por una medida conductual de la misma. Es posible que las correlaciones significativas obtenidas en nuestro estudio se deban a la caracterizacion especifica de la impulsividad como falta de inhibicion motora, tanto a nivel subjetivo (Autocontrol de la EIP) como conductual (TRs de las FAs impulsivas). De hecho, algunas investigaciones previas con adultos, que utilizaron medidas diferentes a las empleadas en este estudio (Enticott et al., 2006; Marsh, Dougherty, Mathias, Moeller y Hicks, 2002) tambien encontraron correlaciones entre medidas de autoinforme y conductuales, al definir la impulsividad como falta de inhibicion conductual.

Nuestro segundo objetivo era investigar la posible modulacion conductual generada por imagenes afectivas. Podemos suponer que nuestra "tarea responder/no responder" emocional presento un nivel de dificultad adecuado, puesto que la proporcion de errores de comision o FAs vario en funcion de la velocidad de respuesta (TRs), tal como se observa en la correlacion inversa obtenida entre la proporcion de FAs y los TRs de los aciertos (Shulz et al., 2007). Obtuvimos modulacion emocional en terminos tanto de precision, como de velocidad de procesamiento de las imagenes de distinta valencia afectiva. La mayor cantidad de aciertos y los TRs mas cortos correspondieron a la imagen desagradable frente a las otras categorias. Asimismo, una identica imagen neutra (imagen del hombre) evoco diferencias significativas en precision (proporcion de FAs) en funcion del contexto emocional en el que aparecia. A los adolescentes les resulto mas dificil inhibir la respuesta a la imagen neutra cuando el estimulo diana era la imagen desagradable. Esto podria deberse tanto a una tendencia a evitar las respuestas a la imagen desagradable como a una mayor incapacidad de inhibicion de respuestas en el contexto desagradable. El hecho de que la proporcion de aciertos sea mayor ante la imagen desagradable sugiere que no hay evitacion de esta imagen y, por tanto, nos lleva a descartar la primera de estas explicaciones. En conclusion, se observo una deteccion "preferencial" de la imagen desagradable. Esto podria estar relacionado con el valor adaptativo de reaccionar ante estimulos negativos o desagradables (Carretie, Lopez-Martin y Albert, 2010; Lipp y Derakshan, 2005; Ohman et al., 2001; Schimmak et al., 2005) y/o con las caracteristicas de la imagen desagradable usada en este estudio (cara de un nino llorando), que puede haber impulsado a una identificacion y una respuesta mas rapidas ante este estimulo. De hecho, Brosch y colaboradores (2007), al obtener TRs mas breves frente a caras de bebes respecto a otras categorias (adultos, cachorros, gatos, etc.), plantearon que las caras de bebes capturan la atencion preferencialmente al constituir un estimulo biologico altamente relevante para la supervivencia de la especie.

La modulacion emocional obtenida en esta muestra de adolescentes no se vio afectada por el nivel de impulsividad de los sujetos. En realidad, la impulsividad, definida conductualmente, solo estuvo relacionada con una mayor proporcion total de aciertos. Esta relacion entre la impulsividad y la precision tendria sentido si la impulsividad fuera adaptativa en un contexto que favorece las respuestas. Si existiera una tendencia evolutiva a favorecer las respuestas (incluso las impulsivas) hasta que la funcion ejecutiva y la inhibicion selectiva de respuestas (basada en el desarrollo del lobulo frontal) se "sobrepusieran" a la tendencia a responder, podriamos ver que, a partir de la post-adolescencia, un mayor nivel de impulsividad estaria relacionado no solo con mayor proporcion de aciertos, sino tambien con mayor proporcion de falsas alarmas. Desafortunadamente, nuestro estudio no tiene poder suficiente para detectar la posible existencia de esta tendencia evolutiva. Sin embargo y aunque sea al margen de la impulsividad, nuestros resultados confirman que a medida que se avanza en el desarrollo se cometen menos errores "impulsivos" y que su latencia, cuando se cometen, es selectivamente mas prolongada en un contexto afectivo desagradable. Esto ultimo, podria estar relacionado con el valor adaptatlvo que tiene responder adecuadamente en contextos aversivos.

Es posible que la impulsividad no modulara significativamente las respuestas a las imagenes afectivas debido a que, al menos en esta etapa del desarrollo, la ejecucion se ve mas afectada por la valencia de las imagenes que por variables de personalidad ya que los resultados que registran relacion entre el grado de impulsividad y el procesamiento afectivo provienen de estudios con participantes de mayor edad (Gomez y Gomez, 2002) o con adolescentes que presentan problemas de comportamiento (Loney, Frick, Clements, Ellis y Kerlin, 2003). En este sentido, Leshem y Glickson (2007) proponen que los diferentes factores de los que esta compuesta la impulsividad se irian diferenciando en funcion de la edad y de la relacion que existe entre algunos componentes de la impulsividad y la funcion ejecutiva (Fossati et al., 2002).

La falta de modulacion emocional de las respuestas de acuerdo al grado de impulsividad de los participantes tambien podria deberse a algunas limitaciones de este estudio. En este sentido, quizas la variable que mas haya afectado los resultados obtenidos haya sido la "tarea responder/no responder" utilizada. Pudiera ser que las imagenes no evocaran suficiente modulacion afectiva en los adolescentes de 14 a 19 anos que participaron en el estudio. Tambien, la seleccion de una sola imagen por categoria afectiva pudiera no haber sido suficientemente representativa o no haber potenciado la modulacion emocional de forma especifica en sujetos mas o menos impulsivos. Actualmente hemos refinado esta version de la "tarea responder/no responder" emocional para subsanar estas limitaciones y administrarla a una muestra de adolescentes mucho mas amplia. Hemos aumentando el numero de imagenes por categoria afectiva y modificado tambien otros aspectos de la tarea, tales como los intervalos entre ensayos y las instrucciones, entre otros, que creemos aportaran a ajustar la dificultad de la tarea. Ademas hemos modificado el protocolo de evaluacion incluyendo una medida autoinformada mas tradicional de impulsividad en adolescentes y otras variables relacionadas con este constructo, tales como sensibilidad al refuerzo y medidas de funcionamiento ejecutivo; todas ellas relevantes en esta etapa del desarrollo.

En conclusion, pensamos que el presente estudio muestra que las medidas subjetivas y conductuales de la impulsividad son posibles de relacionar cuando el concepto de impulsividad es definido de manera precisa; en concreto, como falta de inhibicion conductual dentro del componente motor de la impulsividad. Ademas, este estudio confirma que existe modulacion afectiva con el paradigma "responder/no responder" emocional y con las imagenes utilizadas en esta muestra de adolescentes espanoles, aunque dicha modulacion no estuviera relacionada con medidas conductuales o de autoevaluacion de la impulsividad. En sintesis, es la imagen desagradable la que muestra mayores efectos diferenciales respecto a las otras dos valencias afectivas (agradable y neutra). Sera necesario realizar las modificaciones propuestas anteriormente para extender la generalizacion de estos hallazgos.

Referencias

Andreu, J. M., Pena, M. E. y Larroy, C. (2010). Conducta antisocial, impulsividad y creencias justificativas: analisis de sus interrelaciones con la agresion proactiva y reactiva en adolescentes. Behavioral Psychology/Psicologia Conductual, 18, 57-72.

Arce, E. y Santisteban, C. (2006). Impulsivity: a review. Psicothema . 18, 2, 213-220.

Barkley, R. A. (1997). Behavioral inhibition, sustained attention and executive functions: constructing a unifying theory of ADHD. Psychological Bulletin, 121, 65-94.

Barratt, E. S. (1985). Impulsiveness subtraits: arousal and information processing. En J. T. Spence y C. E. Izard (dirs.), Motivation, emotion and personality (pp. 137-146). North Holland: Elsevier.

Brosch, T., Sandre, D. y Scherer, K. (2007). That baby caught my eye. Attention capture by infant faces. Emotion, 7, 685-689.

Capafons, A. y Silva, F. (1986). "Cuestionario de autocontrol infantil y adolescente" (CACIA). Madrid: TEA.

Carretie, L., Lopez-Martin, S. y Albert, J. (2010). Papel de la corteza prefrontal ventromedial en la respuesta a eventos emocionalmente negativos. Revista Neurologia, 50, 245252.

Chambers, R., Taylor, J. y Potenza, M. (2003). Developmental neurocircuitry of motivation in adolescence: a critical period of addiction vulnerability. American Journal of Psychiatry 160, 1041-1052.

Christodoulou, T., Lewis, M., Ploubidis, G. B. y Frangou, S. (2006). The relationship of impulsivity to response inhibition and decision-making in remitted patients with bipolar disorder. European Psychiatry, 21, 270-273.

Claes. L., Nederkoorn, C., Vandereycken, W., Guerrieri, R. y Vertommen, H. (2006). Impulsiveness and lack of inhibitory control in eating disorders. Eating Behaviors, 7, 196-203.

Cosi, S., Vigil-Colet, A., Canals, J. y Lorenzo-Seva, U. (2008). Psychometric properties of the Spanish adaptation of the Barratt Impulsiveness Scale-11-A for children. Psychological Reports, 103, 336-346.

Cuevas-Aguirre, E. y Hernandez-Pozo, M. (2008). Evaluacion de la impulsividad en fumadores: una revision sistematica. Revista Mexicana de Analisis de la Conducta, 34, 293-311.

Dougherty, D., Mathias, C., Marsh-Richard, D., Furr, M., Nouvion, S. y Dawes, M. (2009). Distinctions in behavioural impulsivity: implications for substance abuse research. Addictive Disorders and Their Treatment, 8, 61-73.

Elliott, R., Rubinsztein, J. S., Sahakian, B. J. y Dolan, R. J. (2000). Selective attention to emotional stimuli in a verbal Go/No-Go task: an fMRI study. Neuroreport. 11, 1739-1744.

Enticott, P., Ogloff, J. y Bradshaw, J. (2006). Associations between laboratory measures of executive inhibitory control and self-reported impulsivity. Personality and Individual Differences 41, 285-294.

Eysenck, H. J. y Eysenck, S. B. (1978). Adaptacion Eysenck Personality Questionnaire - Junior (EPQ-J). Madrid: TEA. (Orig. 1975).

Fossati, A., Barratt, E.S., Acquarini, E. y Di Ceglie, A. (2002). Psychometric properties of an adolescent version of the Barratt Impulsiveness Scale (BIS-11-A) for a sample of Italian high school students. Perceptual and Motor Skills, 95, 621-635.

Gay, P., Rochat, L., Billieux, J., d'Acremont, M. y Van der Linden, M. (2008). Heterogeneous inhibition processes involved in different facets of self-reported impulsivity: evidence from a community sample. Acta Psychologica 129, 332-339.

Gerbing, D., Ahadi, S. y Patton, J. (1987). Toward a conceptualization of impulsivity: components across the behavioral and self-report domains. Multivariate Behavioral Research, 22, 357-379.

Gomez, A. y Gomez, R. (2002). Personality traits of the behavioural approach and inhibition systems: associations with processing of emotional stimuli. Personality and Individual Differences, 32, 1299-1316.

Groman, S., James, A.S. y Jentsch, D. (2009). Poor response inhibition: at the nexus between substance abuse and attention deficit/hyperactivity disorder. Neuroscience and Behavioral Reviews, 33, 690-698.

Halperin, J. M. y Schulz, K. P. (2006). Revisiting the role of the prefrontal cortex in the pathophysiology of attention-deficit/hyperactivity disorder. Psychological Bulletin, 132, 560-581.

Iribarren, M., Jimenez-Gimenez, M., Garcia-de Cecilia, J. y Rubio-Valladolid, G. (2011). Validacion y propiedades psicometricas de la escala de impulsividad estado (EIE). Actas Esp Psiquiatr, 39, 49-60.

Lang, P. J., Bradley, M. M. y Cuthbert, B. N. (1999). International affective picture system (IAPS): technical manual and affective ratings. Gainesville, FL: The Center for Research in Psychophysiology, University of Florida.

Leshem, R. y Glickson, J. (2007). The construct of impulsivity revisited. Personality and individual Differences, 43 681-691.

Lijffijt, M., Bekker, E., Quick, E., Bakker, J., Kenemans, J. y Verbaten, M. (2004). Differences between low and high trait impulsivity are not associated with differences in inhibitory motor control. Journal of Attention Disorders, 8, 25-32.

Lipp, O. y Derakshan, N. (2005). Attentional bias to pictures of fear-relevant animals in a dot probe task. Emotion, 5, 365-369.

Logan, G., Schachar, R. y Tannock, R. (1997). Impulsivity and inhibitory control. Psychological Science, 8, 60-64.

Loney, B., Frick, P., Clements, C., Ellis, M. y Kerlin, K. (2003). Callous Unemotional traits, impulsivity and emotional processing in adolescents with antisocial behaviour problems. Journal of Clinical Child and Adolescent Psychology, 32, 1, 66-80.

Marsh, D., Dougherty, D., Mathias, C., Moeller, F. y Hicks, L. (2002). Comparisons of women with high and low trait impulsivity using behavioral models of response disinhibition and reward choice. Personality and Individual Differences, 33, 1291-1310.

Milich, R. y Kramer, J. (1984). Reflections on impulsivity: an empirical investigation of impulsivity as a construct. Advances in learning and Behavioral Disabilities, 3, 57-94.

Moeller, F., Barratt, E., Dougherty, D., Schmitz, J. y Swann, A. (2001). Psychiatric aspects of impulsivity. The American Journal of Psychiatry, 158, 1783-1793.

Molto, J., Montanes, S., Poy, R., Segarra, P., Pastor, M. C., Tormo, M. P., Ramirez, I.,

Hernandez, M. A., Sanchez, M., Fernandez, M. C. y Vila, J. (1999). Un nuevo metodo para el estudio experimental de las emociones: the International Affective Picture System (IAPS). Adaptacion espanola. Revista de Psicologia General y Aplicada, 52, 5587.

Nigg, J. T. (2000). On inhibition/disinhibition in developmental psychopathology: views from cognitive and personality psychology and working inhibition taxonomy. Psychological Bulletin, 126, 220-246.

O'Brien, R. G. y Kaiser, M. K. (1985). MANOVA method for analyzing repeated measures designs: an extensive primer. Psychological Bulletin, 97, 316-333.

Ohman, A., Flykt, A. y Esteves, F. (2001). Emotion drives attention: detecting the snake in the grass. Journal of Experimental Psychology: General, 130, 3, 466-478.

Paez, F., Jimenez, A., Lopez, A., Raull Ariza, J. P., Ortega Soto, H. y Nicolini, H. (1996). Estudio de validez de la traduccion al castellano de la Escala de Impulsividad de Plutchik. Salud Mental, 19, 10-12.

Patton, J. H., Stanford, M. S. y Barratt, E. S. (1995). Factor structure of the Barratt impulsiveness scale. Journal of Clinical Psychology, 6, 768-774.

Plutchik, R. y Van Praag, H., (1989). The measurement of suicidality, aggressivity and impulsivity. Progress in Neuro-Psychopharmacology. y Biological. Psychiatry, 13, 23-24.

Querne, L. y Berquin, P. (2009). Distinct response time distributions in attention deficit hyperactivity disorder subtypes. Journal of Attention Disorders, 13, 66-77.

Reynolds, B., Ortengren, A., Richards, J. B. y de Wit, H. (2006). Dimensions of impulsive behaviour. Personality and behavioral measures. Personality and Individual Differences, 40, 305-315.

Reynolds, B., Patak, M., Shroff, P., Penfold, R., Melanko, S. y Duhig, A. (2007). Laboratory and self-report assessments of impulsive behavior in adolescent daily smokers and nonsmokers. Experimental and Clinical Psychopharmacology, 15, 264-271.

Reynolds, D. y Jeeves, M. (1978). A developmental study of hemisphere specialization for recognition of faces in normal subjects. Cortex, 14, 51 1-520.

Rueda, R., Posner, M. y Rothbart, M. (2005). The development of executive attention: contributions to the emergence of self-regulation. Developmental Neuropsychology, 28, 573-594.

Sanchez-Tuset, M., Cordero-pando, A. y Seisdedos-Cubero, N. (1984). EPI Cuestionario de personalidad (HJ Eysenck, SBG Eysenck). Adaptacion espanola. Madrid: TEA. (Orig. 1975).

Schimmack, U. (2005). Attentional interference effects of emotional pictures: threat, negativity, or arousal? Emotion, 5, 55-66.

Schulz, K., Fan, J., Magidina, O., Marks, D., Hahn, B. y Halperin, J. (2007). Does the emotional Go/No-Go task really measure behavioral inhibition? Convergence with measures on a non-emotional analog. Archives of Clinical Neuropsychology, 22, 151-160.

Swann, A., Bjork, J., Moeller, G. y Dougherty, D. (2002). Two models of impulsivity: relationship to personality traits and psychopathology. Biological Psychiatry, 51, 988-994.

Trujillo, N. y Pineda, D. (2008). Funcion ejecutiva en la investigacion de los trastornos del comportamiento del nino y del adolescente. Revista de Neuropsicologia, Neuropsiquiatria y Neurociencias, 8, 77-94

Verdejo-Garcia, A., Lawrence, A. y Clark, L. (2008). Impulsivity as a vulnerability marker for substance-use disorders: review of findings from high-risk research, problem gamblers and genetic association studies. Neuroscience and Behavioral Reviews 32, 777-810.

Vigil-Colet, A. y Morales-Vives, F. (2005). How impulsivity is related to intelligence and academic achievement. The Spanish Journal of Psychology, 8, 199-204.

Vila, J., Sanchez, M., Ramirez, I., Fernandez, M. C., Cobos, P., Rodriguez, S., Munoz, M. A. Tormo, M. P., Herrero, M., Segarra, P., Pastor, M. C., Montanes, S., Poy, R. y Molto, J. (2001). El Sistema internacional de imagenes afectivas (IAPS): adaptacion espanola. Segunda parte. Revista de Psicologia General y Aplicada, 54, 635-657.

Recibido: 12 de marzo de 2012

Aceptado: 18 de julio de 2012

Marlen Figueroa-Varela, Sonia Rodriguez-Ruiz, Miguel A. Munoz, Ma. Carmen Fernandez Santaella, Juan C. de la Cruz, Jaime Vila y Lourdes Anllo-Vento

Universidad de Granada (Espana)

La investigacion descrita en el presente trabajo ha sido financiada por el Ministerio de Ciencia e Innovacion (proyecto: DEP2009-13394).

Correspondencia: Marlen Figueroa Varela, Dpto. de Personalidad, Evaluacion y Tratamiento Psicologico, Universidad de Granada, Campus de Cartuja, s/n, 18071 Granada (Espana). E-mail: marlenfiva@gmail.com

Leyenda: Figura 1 Proporcion de aciertos en la "tarea responder/no responder" (Go/No-Go) emocional ante las imagenes de distinta categoria afectiva

Leyenda: Figura 2 Proporcion de falsas alarmas (FAs) en la "tarea responder/no responder" (Go/NoGo) emocional ante las imagenes de distinta categoria afectiva

Leyenda: Figura 3 Tiempos de reaccion (TRs) de los aciertos en la "tarea responder/no responder" (Go/No-Go) emocional ante las imagenes de distinta categoria afectiva

Leyenda: Figura 4 Puntuaciones en sinceridad (en la EPQ-J) de acuerdo con el nivel de impulsividad de los participantes, definido conductual y subjetivamente
Tabla 1
Caracteristicas de la muestra segun edad y sexo

Edad         Hombres      Mujeres      Total

14           7            6            13
15           3            11           14
16           6            14           20
17           6            18           24
18           3            3            6
19           1            0            1
Total        26           52           78
COPYRIGHT 2013 Fundacion VECA, Asociacion Psicologia Iberoamericana de Clinica y Salud
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Figueroa-Varela, Marlen; Rodriguez-Ruiz, Sonia; Munoz, Miguel A.; Fernandez Santaella, Ma. Carmen; d
Publication:Behavioral Psychology/Psicologia Conductual
Date:May 1, 2013
Words:6650
Previous Article:Ansiedad, depresion y su relacion con el dolor y la gravedad de la fibromialgia.
Next Article:Evaluando la ansiedad social por medio de cinco medidas de autoinforme, SPAI, LSAS-SR, SPIN, SPS y SIAS: un analisis critico de su estructura...

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |