Printer Friendly

ESTUDIO Y ANALISIS DEL SUDARIO JUDIO CONSERVADO EN EL MUSEO BIBLICO DE LEON.

STUDY AND ANALYSIS OF THE JEWISH SHROUD OF THE FIRST CENTURY PRESERVED IN THE BIBLICAL MUSEUM OF LEON

1. INTRODUCCION

1 En este trabajo exponemos el estudio de una pieza de tela conservada en el Museo Biblico de Leon. Este objeto esta descontextualizado porque no se tienen datos precisos sobre su origen, lugar de procedencia, finalidad, etc. Aunque se le conoce como "Sudario Judio del siglo I del Museo Biblico de Leon", no se dispone de ningun dato objetivo directo que lo pueda confirmar, ni dataciones, ni contexto arqueologico, que pueda confirmar esta adscripcion cronologica.

2 La pieza de tela forma parte del material de museo y llego al mismo procedente de una donacion ocurrida en el mismo momento en que se inauguro en el ano 2009. Actualmente se conserva en los fondos del museo, enmarcado, plegado, y sin un control adecuado de las condiciones de humedad y temperatura (ver imagen 1.1).

3 En este trabajo se presentan los resultados del estudio macro y microscopico de este lienzo de tela, y se exponen las hipotesis hechas sobre su manufactura, finalidad, cronologia, etc.

2. METODOLOGIA SEGUIDA

4 En primer lugar, hemos realizado un estudio morfologico de la pieza, caracterizando sus dimensiones, peso y estado de conservacion (pliegues, partes deterioradas, manchas, etc.).

5 Luego, usando un microscopio binocular, se ha efectuado una primera observacion in situ del sudario, determinado las muestras a recoger, para posteriores estudios en laboratorio; y para detectar la presencia de posibles contaminantes, organicos e inorganicos. Dichos estudios se hicieron siguiendo las tecnicas convencionales aplicables al estudio de tejidos antiguos (Garcia Iglesias et al., 2007) en los laboratorios de la Universidad de Oviedo con microscopia optica de reflexion y de transmision y con Microscopio Electronico de Barrido (MEB); asi como tambien en la Universidad Catolica San Antonio de Murcia (UCAM), utilizando su servicio de microscopia electronica de barrido (MEB).

6 El microscopio binocular empleado fue un NIKON, modelo SMZ1000, dotado de camara digital de la misma casa, modelo DSFi1. Mientras que para la microscopia optica de transparencia se utilizo un microscopio de la casa LEICA, modelo DMLP. Para el estudio de Microscopia Electronica de Barrido se han utilizado el microscopio modelo MERLINTM, de la casa Carl Zeiss Microscopy, S. L., existente en la UCAM, asi como un modelo JEOL-6610LV, de la Universidad de Oviedo.

3. ESTUDIO DEL LIENZO

3.1. Division del lienzo en zonas

7 Una vez desplegado el lienzo para observacion de sus caracteristicas morfologicas, se establecio una division en zonas, tal como refleja la imagen 1.2.

Zona 1

8 La zona 1 corresponde al lado inferior del sudario expuesto en su vitrina. Es el unico borde del lienzo que presenta flecos, existiendo estos en toda su longitud (230,30 cm). Los flecos fueron anadidos al tejido una vez confeccionado este (ver imagenes 2 y 3).

9 Los flecos estan constituidos normalmente por haces de fibras sueltas que, en ocasiones, presentan aspecto enmaranado. De manera aislada, encontramos flecos que corresponden a hilos con su torsion original (imagen 4).

Zona 2

10 La zona 2 corresponde al lado superior del sudario, que es el otro lado mayor. Como el inferior, esta terminado con orillo, pero sin flecos. Mide unos 231,50 cm. Es el borde del sudario que presenta mas arrugas que el resto, en especial en la esquina que forma con el borde derecho, las cuales producen un aparente efecto de redondeamiento (ver imagen 5.1). Las arrugas estan muy marcadas y podrian indicar un uso previo como prenda de vestir.

Zona 3

11 Se corresponde con el lado derecho del sudario, cuando nos presenta su anverso, tal como lo vemos en su vitrina. Es tambien un lado recto y sin flecos, que mide aproximadamente 106 cm, y que tambien esta rematado con un dobladillocosido a "sobrehilo", identico al que vemos en la imagen 6.1; el dobladillo impide ver si la tela posee orillo o no.

12 El hilo empleado para el cosido del dobladillo, bastante mas grueso que los hilos usados en la confeccion del tejido, es un hilo de muy buena calidad, que se formo usando dos hilos con torsion en S, que se someten ahora a contratorsion conjunta en Z.

Zona 4

13 Esta zona corresponde al borde derecho del sudario, tal como lo vemos expuesto en la vitrina del museo. Tambien es un lado recto, con una longitud de unos 100 cm. En la esquina superior se observa el redondeamiento mostrado en la imagen 5.1, que es consecuencia de arrugas y pliegues que podrian corresponder a una fase de uso como prenda personal. Dado el deterioro que muestra la tela sobre dichas arrugas y pliegues, estos serian indudablemente antiguos. Este borde muestra un remate con dobladillo sobrecosido con hilo, identico al que describimos en el lado opuesto (ver imagen 6), y que tambien aqui nos oculta si la tela se termina o no con orillo.

14 Tal como se ve en la fotografia de la imagen 6, la tela en la zona del dobladillo y el hilo sobrecosido tienen un color notoriamente mas oscuro que el tejido inmediato. Eso indica una menor reflectividad de las fibras de lino, consecuencia del mayor deterioro mecanico que la confeccion del propio dobladillo causo sobre tela e hilo.

Zona 5

15 Denominamos zona 5 la parte interior del conjunto del lienzo que, a su vez, se ha dividido en cuatro subzonas, tal como se muestra en la imagen 1.2:

--5a. Esta subzona corresponde al cuadrante superior izquierdo del sudario, tal como lo mostramos extendido en la fotografia.

--5b. Esta subzona corresponde al cuadrante superior derecho, que posee flecos en su borde de la zona 1. En esta zona se encontraron manchas aisladas de cera; asi como un grupo de manchas de pequeno tamano--entre un maximo de 2 cm y un minimo de 5 mm de diametro--que, por sus caracteristicas organolepticas podrian resultar compatibles con gotas de fluidos cadavericos con cierta carga hematica. Se tomaron muestras de estas manchas para su estudio.

--5c. Esta subzona corresponde al cuadrante inferior izquierdo senalado en la imagen 1.

--5d. Esta subzona corresponde al cuadrante inferior derecho. Posee flecos a lo largo del borde de la zona 1. En esta zona se encontraron adheridos fragmentos de suelo, que se incorporaron por contacto con presion. Ese dato podria indicar que esa zona concreta era la que quedaba expuesta en la parte inferior del sudario plegado, y la que, logicamente, estableceria contacto con el suelo, en el caso en que el sudario plegado se hubiese depositado sobre el.

16 Es evidente que la parte mas afectada por posibles liquidos organicos es la superior (5a y 5b); lo que parece indicar que, tal como estuvo plegada la tela, esa parte del sudario fue la que formo los pliegues superiores, siendo la mas expuesta a recibir los posibles fluidos contaminantes. Tambien podria ser la parte donde la biodegradacion podria progresar, consecuentemente, de manera mas facil. De hecho, y en conformidad con lo indicado, la parte formada por los sectores 5c y 5d presentan un grado de conservacion del tejido notoriamente mejor que el que muestran los sectores 5a y 5b. Como ilustracion podemos comparar la tela que vemos en la imagen 6.1, que seria representativa de la subzona 5d, muy poco degradada, con la tela que vemos en la fotografia de la imagen 5.2, que corresponde a una zona con manchas y con mayor degradacion.

3.2. Descripcion del lienzo. Aspectos generales

17 El tejido de nuestro sudario es de tipo tafetan. Tanto los hilos de urdimbre como los de trama muestran torsion en S. Mientras que en la urdimbre tenemos unos 17 hilos por cm, en la trama encontramos variaciones entre 36 y 42 hilos por cm. Estas variacionesse deben a heterogeneidad en el grosor de hilos empleados en la trama y, mas especialmente, a un desigual apretado de los mismos en el propio telar (imagen 6.2). La heterogeneidad de grosor de hilos indicaria falta de un control de calidad del material empleado; mientras que el segundo factor-la desigual separacion entre los hilos de la trama--nos indicaria un trabajo del tejedor/a poco riguroso y sistematico. El resultado final ha sido un tejido con estructura irregular y bastante abierta. El peso total del sudario es de 327 gr.

18 El lienzo, claramente rectangular, presenta una longitud entre 231,50 y 230,30 cm y una anchura entre 106 y 100 cm. Muestra un aceptable estado de conservacion, sin signos llamativos de degradacion, mas alla de lo esperable dada su antiguedad. Si se observan abundantes fibras sueltas o en fase de separacion de los hilos, que sirven como indicadores de cierto maltrato fisico en el pasado (rozaduras, etc.). Y tambien encontramos agujeros en la tela, localizados principalmente en lineas de pliegues, donde el mayor rozamiento puede facilitar una mayor degradacion, mecanica y biologica, de las fibras de lino.

19 El borde inferior del sudario es un borde con orillo, rematado con flecos. Este remate refleja una artesania de gran calidad, realizada por consumados expertos. La existencia de flecos en el borde inferior del sudario, asi como la forma rectangular y las dimensiones del mismo, permiten suponer que pueda ser una prenda femenina, confeccionada para uso a modo de chal o manton. Esta prenda se habria confeccionado usando una pieza textil tejida a mano, que no esta completa. Este dato se verifica, como veremos, al extender el dobladillo, pues los bordes laterales corresponden a cortes del tejido; lo que nos indica que la pieza tejida tenia una longitud superior a la actual, y que fue tejida, evidentemente, en un telar vertical que era bastante mas largo que alto.

20 Las esquinas superiores del tejido presentan una disposicion ligeramente redondeada (imagen 5.1), a causa de arrugas y pliegues, que podrian indicar deformaciones por uso. Pero dado el buen estado de conservacion de los cuatro bordes, en donde los hilos no presentan erosion ni dano mecanico significativos, estos datos nos indicaria que, muy posiblemente, el sudario habria sido utilizado para fines funerarios habiendo tenido un escaso uso previo.

3.2.1. Los flecos

21 Los flecos que presenta el sudario en uno solo de sus lados-el inferior-constituye un rasgo singular, digno de especial atencion, por razones varias: finalidad, calidad, tecnica empleada, tipo de material incorporado, comportamiento ante la biodegradacion, y contaminantes que lo afectan.

22 Aunque algunos de estos aspectos se comentan en otros apartados, creemos conveniente exponer en un apartado exclusivo el conjunto de informacion obtenida en el estudio de los flecos, asi como las conclusiones que resultan pertinentes.

23 Se forman a partir de un borde con orillo, desde el que se introducen haces de fibras (y tambien trozos de hilos). La mayoria de estos haces (imagenes 2 a 4) carecen de torsion, no solo en el tramo externo sino tambien en su recorrido dentro del tejido. Lo que nos indica que, para formar los flecos, generalmente no insertaron hilos con torsion, como son los que constituyen el tejido. Ocasionalmente encontramos flecos en los que se ha integrado algun hilo con torsion.

24 Los flecos, que se introducen a partir del orillo siguiendo hilos de urdimbre, se hacen aflorar en el reverso del sudario de forma irregular, pues los haces de fibras usados no atraviesan el mismo numero de hiladas de trama, a contar desde el orillo por el que se introducen. Tampoco se observa regularidad en el espaciado entre flecos consecutivos (podemos observar de una a tres hiladas de urdimbre). Y tambien es variable la cantidad de fibras que componen cada fleco.

25 Cabe deducir que la opcion de usar flecos sin torsion sea resultado de una opcion puramente estetica, que busca unos efectos de liviandad que no se conseguiria con flecos hechos con hilos con torsion, mas densos y rigidos. Pero tambien esa opcion puede implicar criterios economicos, por cuanto que un hilo con torsion supone mas mano de obra y mayor costo.

26 La insercion de los flecos en el tejido genera una banda mas densa y mas rigida, de unos 5 cm, con falso aspecto de cenefa (imagen 2). Dentro de la cenefa, obviamente, las fibras de lino han sufrido una mecanizacion mas intensa, por lo que es logico encontrar un descenso de su reflectividad, tal como se nos muestra en la imagen 2. Se trata del mismo efecto y la misma causa que ya observamos en los orillos. Tambien ocurre que la cenefa, por su mayor rigidez, tiende a romper, logicamente, en su limite con la tela normal, motivando el desprendimiento de trozos de cenefa con sus correspondientes flecos (imagen 4.2).

27 La calidad del excelente trabajo artesano que implican estos flecos nos aproxima mas al artesano/a que confecciono los orillos tan cuidados y regulares de los bordes izquierdo y derecho del sudario, que no al tejedor/a, un tanto descuidado, que confecciono un tejido tan poco homogeneo como el que refleja la imagen 6.2.

28 Sobre las caracteristicas de la biodegradacion que afecta a estos flecos, remitimos a un apartado posterior, en el que ese tema se expone de manera global.

3.2.2. Diferencias entre hilos

29 Como hemos dicho, mientras que los hilos de urdimbre resultan muy homogeneos en grosor, los de trama son mucho menos homogeneos, con cambios bruscos en pasadas consecutivas, asi como en el grado de torsion que presentan. Esas diferencias se explican mejor por anudado de hilos diferentes que no por variaciones longitudinales en un mismo hilo; lo que indica que en el telar se anudaban, como hilos de trama, hilos de diferentes caracteristicas y procedencia. Este dato indica falta de control de calidad del hilo usado, tal vez por razones de disponibilidad en el mercado, o tal vez por meras razones de costo.

30 Una referencia especial la merece el hilo con el que se sobrecose el dobladillo que remata los bordes laterales del sudario (ver imagen 6.1). Se trata de un hilo de excelente calidad, muy torsionado y de grosor muy regular, que fue confeccionado con dos hilos sencillos con torsion en S, y a los cuales se les sometio a contratorsion en Z para fabricarlo. Es sin duda un hilo de calidad especial, que nada tiene que ver con los hilos de urdimbre y de trama.

3.2.3. Los hilos dobles

31 Un dato muy caracteristico del sudario de Leon es la frecuencia con que encontramos "hilos dobles" en la trama (ver imagenes 7.1 y 7.2). Estos hilos dobles estan formados por dos hilos normales, que discurren yuxtapuestos y paralelos, sin mostrar una segunda torsion conjunta. No son propiamente hilos dobles introducidos voluntariamente por el tejedor/a, sino que se deben a un error causado por simple descuido suyo, consistente en pasar un hilo de la trama por dos hilos consecutivos de urdimbre, en algun punto del recorrido. En ocasiones, cuando el error se produce en el borde del tejido, podria parecer que se trata de la introduccion intencionada de dos hilos como hilo doble desde el orillo; pero no cabe aceptar esta hipotesis, por cuanto que no existe ninguna razon objetiva que lo justifique.

32 El error del tejedor/a es mas patente cuando se produce lejos del borde, tal como se observa en la imagen 10.1. De esa manera, y mientras no se corrige el error, la pasada de hilo va disponiendose igual que la pasada anterior y generando lo que parece un hilo doble. No cabe aceptar, por tanto, que se trate de pasadas intencionadas con hilos dobles, buscando algun fin determinado; y mas que denominarlos como "hilos dobles", que no lo son, habria que hablar de yuxtaposicion de hilos normales debida a error causado por descuido del tejedor/a. La hipotesis de errores no voluntarios la refuerza la ausencia de motivos objetivos que pudiesen justificar la decision de introducir un doble hilo, alli donde aparecen; y, por otro, la distribucion aleatoria de este tipo de errores dentro de la pieza de tela con que se confecciono el sudario (ver imagenes 10.1 y 10.2).

3.2.4. Los nudos

33 Ademas de los hilos dobles, otra caracteristica singular de este tejido la constituye el hecho de presentar frecuentes nudos en hilos de trama y pocos en la urdimbre. Dadas sus caracteristicas singulares, los nudos merecen un estudio particular.

34 En primer lugar, resultan indicadores evidentes de frecuentes uniones entre tramos de hilos de caracteristicas muy heterogeneas (grosor, grado de torsion); lo que no ocurre en los nudos de hilos de urdimbre.

35 Un ejemplo de nudo tipo en hilo de urdimbre se muestra en la imagen 7.1, que corresponde a una zona del tejido bien conservada de la zona 5d, en la que observamos un espaciado regular de hilos bastante apretados. El nudo en hilo de urdimbre esta senalado con una flecha roja. Los cabos sueltos del nudo se disponen uno a cada lado, sin enrollar al hilo y paralelos a el, hasta su terminacion, senalada con las flechas negras. En ese tramo entre flechas, el hilo presenta un aspecto de hilo doble, logicamente. El mantenimiento de los cabos sueltos en esa posicion durante las sucesivas pasadas de los hilos de trama posibilita el que permanezcan ocultos, cooperando a un mejor aspecto de la tela; pero para lograrlo es evidente que se ha requerido una cooperacion especial por parte del tejedor/a.

36 En las zonas donde el tejido presenta la regularidad que vemos en las fotografias de la imagen 7, se contabilizan unos 35 hilos por cm en trama, y unos 15/16 hilos por cm en urdimbre.

37 En cuanto a los nudos en hilos de trama, su abundancia y el hecho de que a veces se anuden cabos de hilo de muy diferente grosor, nos lleva a la conclusion de que se trabajaba con tramos de hilos relativamente cortos, y de diferente procedencia. Conviene senalar que los cambios bruscos de grosor en hilos de trama se observan entre hilos de diferentes pasadas o entre hilos anudados; pero no a lo largo de cada tramo de hilo anudado. Insistimos en que estas caracteristicas nos obligan a pensar en una falta de control de calidad en la seleccion de los hilos de urdimbre, con aceptacion de hilos de diferente procedencia y grosor.

38 Una caracteristica comun de los nudos en hilos de trama la constituye el hecho de que tienen los dos cabos sueltos enrollados sobre un mismo lado del nudo, tal como vemos en las imagenes 8 y 9. Y tambien que los dos cabos sobrantes suelen ser mucho mas largos que los de nudos en urdimbre, buscando sin duda facilitar la estabilidad del enrollado sobre el hilo. En algun caso hemos encontrado el hecho casual de que un hilo con nudo forma parte de un hilo doble (imagen 9); pero, como sabemos, esta duplicidad es un simple indicador de error del tejedor/a.

39 En un mini-telar experimental hemos verificado que, al pasar un hilo de trama con nudo, los dos cabos sueltos, esten o no enrollados, siempre se posicionan en la parte posterior del nudo, paralelos y pegados al hilo (ver imagen 10), por arrastre debido al rozamiento con los hilos de urdimbre. Consecuentemente, para producir nudos como los que encontramos en hilos de trama del sudario de Leon se requiere un trabajo complementario del tejedor/a, que, ademas de realizar el enrollado de los dos cabos en la parte posterior del nudo, debe pasar y asentar el hilo evitando que el rozamiento deshaga ese enrollado; de no hacerlo, el nudo presentaria necesariamente el aspecto de la fotografia de la derecha de la imagen 10, con los cabos sueltos, paralelos y sin enrollar sobre el hilo.

40 Estas caracteristicas de los nudos nos permiten deducir que el tejedor/a, al hacer siempre este tipo de nudos, lo que pretende es conseguir que los cabos sueltos de los nudos, tanto en urdimbre como sobre todo en trama, queden lo mas ocultos posible; minimizando asi el efecto estetico negativo que los flecos de los nudos causarian, en el caso de aflorar y sobresalir sobre la superficie del sudario.

3.2.5. Los pliegues

41 El estudio de los pliegues que presenta el tejido (ver imagenes 1, 5 y 11) permite inferir que existio una fase de doblado en acordeon del lienzo, formando pliegues perpendiculares al eje mayor del sudario, a la que siguio otro plegado perpendicular al eje menor. Lo que determina que las marcas de los pliegues de ambos sistemas se crucen perpendicularmente.

42 Dentro del sistema perpendicular al eje mayor, observamos dos fases de plegado de diferente importancia y antiguedad. El mas antiguo presenta unas lineas de marca mas fuertes y un mayor deterioro de las fibras sobre las que se asienta; y parece que pueda haberse producido teniendo un peso encima. La causa podria deberse a que, a lo largo de la historia del tejido, este se plego de dos formas diferentes.

43 El sistema de pliegues perpendiculares al anterior, con lineas de plegado del tejido paralelas al eje mayor, presenta un unico sistema de pliegues "en plisado"; el primero de ellos mide unos 3 cm, y los siguientes van aumentando su tamano de forma sucesiva. Este sistema se produce cuando la tela ya estaba plegada con el otro sistema.

44 Como ya se indico (ver imagen 8), las manchas de fluidos posiblemente biologicos que presenta el sudario se produjeron estando este afectado por los dos sistemas de pliegues descritos.

4. ALTERACIONES Y CONTAMINACION DEL TEJIDO

4.1. La biodegradacion

45 El tejido presenta un buen estado de conservacion, dada la edad arqueologica que se le atribuye (siglo I). Tambien sorprende la flexibilidad de fibras e hilos, y su resistencia a romper cuando los sometemos a esfuerzos de flexion, traccion o cizalla (ver imagen 12). Ese hecho se debe sin duda a un buen estado de conservacion del interior de las fibras, que muestran biodegradacion exterior pero no interior (ver imagenes 15.2 y 15.3).

46 Tanto las fibras de hilos del tejido como las de los flecos estan muy adheridas entre si, a causa de una sustancia ligante incolora e isotropa. Con el microscopio optico de luz trasmitida, verificamos que esta sustancia tiene el aspecto caracteristico de las tipicas biocostras que hallamos en telas antiguas sometidas a procesos de biodegradacion (ver imagenes 12 a 14). Esas biocostras y esa biodegradacion se hacen mas patentes en el estudio con MEB (Microscopio Electronico de Barrido) (ver imagenes 15 y 16).

47 La textura granulada que poseen las biocostras (imagen 16) justifica la difusion de la luz incidente y la disminucion de la transparencia aparente de las fibras que recubre, cuando trabajamos con el microscopio de luz transmitida y con las fibras en aire. Y esa constatacion de difusion de luz seria ya un indicio de biodegradacion. Tambien se constata que la difusion se elimina cuando introducimos las fibras en aceite de inmersion (ver imagen 17).

48 El color marron que muestra el sudario podria llevarnos a pensar que la tela hubiese sufrido una impregnacion con resina, pero no es asi. El oscurecimiento de un tejido de lino inicialmente blanco es consecuencia normal de su envejecimiento, que implica, logicamente, varios agentes (degradacion mecanica, fotodegradacion, biodegradacion, etc.).

49 En la superficie degradada de las fibras de nuestro sudario y en las biocostras asociadas, son normales y frecuentes las adherencias de particulas con formas compatibles con microorganismos. Se trata de un hecho esperado, conforme con los datos obtenidos en otros estudios sobre tejidos de lino antiguos, y tambien sobre el Sudario custodiado en la Catedral de Oviedo (Monte Lopez, 1994).

50 La biodegradacion observada en el sudario de Leon no es homogenea, algo usual en telas de lino antiguas. En concreto, en los flecos--donde las fibras de lino estan mas sueltas y sufrieron mayor degradacion mecanica y biologica--encontramos mayor desarrollo de biocostras superficiales que en los hilos del tejido. Tambien se observa que, en los hilos que tienen sus fibras torsionadas y apretadas, las fibras exteriores del hilo presentan mas desarrollo de costra de degradacion que las fibras interiores.

51 Tambien se aprecia que existe una correlacion clara entre los agujeros causados por biodeterioro y las lineas de pliegues del lienzo (ver imagen 18); aunque tambien encontramos algunos agujeros de biodegradacion sin relacion con lineas de plegado. Esa correlacion se debe a que en las zonas de pliegue del sudario es donde las fibras de lino estan mas expuestas a rozamiento y donde sufren mayor deterioro mecanico y mayor desestructuracion; lo que facilita la digestion de la celulosa por los microorganismos.

52 Estos aspectos parecen indicadores logicos de que la biodegradacion tiende a desarrollarse mas sobre las fibras mas expuestas al aire, y tambien sobre las que presentan mayor deterioro mecanico.

53 La formacion de huecos por biodegradacion del lienzo resulta mas evidente cuando dichos huecos aparecen ligados a manchas de liquidos organicos, tal como vemos en la imagen 19. El material organico causante de esas manchas posiblemente tenia contenido hematico, que facilito la implantacion y desarrollo de los microorganismos, quienes terminaron comiendose la celulosa de las fibras de lino que servian de soporte. Este mismo fenomeno lo observamos en el Sudario de Oviedo, donde encontramos huecos de biodegradacion desarrollados en puntos del tejido en los que existen restos de coagulos de sangre.

54 En el estudio con microscopio de transparencia hemos observado, usando objetivos de fuertes aumentos, la presencia de peliculas de liquidos viscosos sobre la superficie de algunas fibras, tanto de lino como de algodon contaminante (imagen 20). Estos liquidos pueden ser biofilms activos. Dato que subraya aun mas la conveniencia de revisar y mejorar las condiciones de conservacion del sudario.

55 No cabe duda de que sobre el sudario de Leon se ha desarrollado, tanto sobre fibras individuales como sobre hilos, un proceso de biodegradacion, del que las biocostras derivan. Dicho proceso afecta fundamentalmente al exterior de las fibras de lino, mientras que observamos un interior sano y compacto (ver imagen 15): No hemos observado en los estudios microscopicos, incluyendo los hechos con el MEB, ni lumen ni huecos interiores causados por biodegradacion interna. Este hecho puede justificar la flexibilidad de las fibras, asi como su elevada resistencia a la rotura.

56 Las biocostras del sudario de Leon aqui estudiadas resultan similares a las encontradas en otras telas de lino antiguas, constituidas por una sustancia con propiedades tipicas: blanda, incolora e isotropa (no polariza en el microscopio de transparencia); posee textura microgranulada, es fragil y se desprende con facilidad de hilos y fibras al manipular las muestras de tejido, dando fragmentos de tamano muy variado, que suelen contener adherencias e incrustaciones de microorganismos. Esta biocostra actua como difusora de la luz incidente, enmascarando la transparencia de las fibras. Y, aunque resulta perfectamente identificable con el microscopio optico de transparencia, la mejor manera de caracterizarlas es utilizando un MEB.

57 Por la simple comparacion de las caracteristicas de biodegradacion que afectan a as fibras de lino del sudario de Leon y a las de fibras de lino del Sudario de la Catedral de Oviedo, cabe concluir que existen coincidencias notorias entre las dos telas en cuanto al grado de desarrollo y las caracteristicas de la biodegradacion que presentan; asi como en cuanto a las propiedades mecanicas de sus hilos y fibras (flexibilidad y resistencia a la rotura). Sin olvidar que, en teoria, a los dos tejidos se les atribuye una misma edad (siglo I) y un mismo origen (Palestina).

4.2. Los secretos del dobladillo

58 El dobladillo que remata los bordes izquierdo y derecho del sudario de Leon, tal como se indico, nos impedia ver si en ellos el tejido presentaba o no orillo (ver imagen 6). Por lo que, utilizando una muestra extraida de la esquina inferior del borde izquierdo que incluia dobladillo, procedimos a deshacerlo para exponer el borde de la tela, buscando respuesta.

59 La carencia de dobladillo en el borde superior, que presenta terminacion con orillo, nos lleva a sospechar que los bordes con dobladillo eran bordes carentes de orillo, motivo por el que precisarian ese remate para evitar el deshilachado del tejido.

60 Lo encontrado confirmo la sospecha: Se trataba de un borde carente de orillo y que muestra terminacion por corte (imagen 21.1). Logicamente, suponemos que en el borde opuesto el dobladillo corresponda a una circunstancia analoga. Consecuentemente, podemos concluir que los orillos fueron realizados no como un detalle de mejora estetica del sudario, sino como un remate necesario para evitar el deshilachado del tejido. Necesario si lo que se pretendia era confeccionar una prenda de uso personal; innecesario y absurdo (por el coste que implicaria), si se tratase de un tejido destinado desde el principio a simples fines funerarios.

61 Otro dato interesante revelado por el dobladillo fue descubrir en su interior algunos granos de cuarzo con caracteristicas propias de arena de ambito desertico (imagen 21.2). Ese seria, sin duda, el ambito geografico del taller en el que se confecciono el sudario de Leon, pues esos granos de cuarzo eolico habrian sido incorporados en el momento y en el lugar en que se cosio el dobladillo.

4.3. Fibras contaminantes

62 Se han encontrado fibras contaminantes algunas de ellas tenidas, de algodon, lino y lana (ver imagenes 22 y 23). Entre las de algodon, se ha observado tanto fibras sin tenir como tenidas en rojo, en azul y en marron (imagen 22). Se han identificado tambien alguna fibra de lino azul y de lana roja. Asimismo se ha observado la presencia de algun cabello ligado a la superficie del sudario, cuya incorporacion podria ser incluso reciente.

63 La presencia de estas fibras textiles resulta algo aleatorio y accidental, y no es mucha la informacion que aportan. En el caso de las fibras de algodon, podemos constatar, por su grado de biodeterioro, que se trata normalmente de fibras contaminantes antiguas. Algunas que estaban integradas en hilos del sudario, nos indicarian que fueron incorporadas en la fase de hilado; las que se encuentran suelas podrian ser fibras contaminantes desprendidas de prendas de uso personal. En cualquier caso, son prueba de que, en aquel momento y en aquel taller, el lino y el algodon convivian.

64 Asi como las fibras de lino y de algodon se ven muy degradadas, la lana, en cambio, muestra una superficie poco degradada; lo que podria corresponder a una contaminacion reciente.

4.4. Gotas de cera

65 Se ha observado la presencia de varias gotas de cera adheridas al sudario de Leon (ver imagenes 24 y 25). Es una sustancia facilmente identificable, por sus propiedades fisicas: incolora, tipico brillo cereo, baja dureza al rayado; tienen morfologia de gotas de un liquido viscoso y de rapida solidificacion por enfriamiento; y, ademas, encontramos que incluye abundantes particulas de la caracteristica carbonilla que se forma durante la combustion y quema de las mechas de velas de alumbrado.

66 Por la morfologia que presentan dichas gotas, se deduce que cayeron verticalmente impactando sobre la superficie expuestas del sudario, estando esta plana pero afectada de cierta inclinacion. Tambien se deduce que la altura de las velas sobre el tejido en el que impactaron las gotas de cera seria escasa, ya que estas no llevaban la fuerza suficiente para romper en el impacto y formar grupos de gotas de menor tamano, ni siquiera minimas salpicaduras en el entorno inmediato, tal como se refleja en las imagenes 24 y 25.

67 Otro dato interesante es el hallazgo de alguna fibra de color rojo incluida en la cera (imagenes 24 y 25). Nos indica que esa fibra ya estaba contaminando el tejido en el momento en que la gota de cera cayo sobre el sudario, y seria prueba evidente de una antiguedad no menor a la de la misma cera.

68 Se deduce, pues, que esa cera es una contaminacion debia a simples gotas caidas de velas de alumbrado, usadas por personas que estuvieron en el lugar donde el sudario estaba depositado, posiblemente una cavidad subterranea privada de iluminacion natural.

4.5. Manchas de cal

69 Otra contaminacion significativa de la tela la constituyen placas de lechada de cal caida sobre ella en forma de gotas (ver imagenes 26 a 28). Aunque algunas de esas placas se conserva completa (imagen 26), la mayoria fueron erosionadas, quedando unicamente restos que rellenan los huecos entre hilos, y que resultan protegidos por estos. Por la forma tan redondeada que muestran estas placas y por su aplastamiento, puede afirmarse que son debidas a gotas que caen verticalmente sobre una tela dispuesta en posicion horizontal. Ademas, son varias las razonas que nos indican que se trata de una lechada de cal densa (poco fluida): no genero salpicaduras que se proyecten en su entorno; penetro y relleno los espacios entre hilos, pero sin apenas percolar al otro lado; formo bordes muy definidos y netos, sin irregularidades debidas a filtracion lateral en el lienzo por capilaridad o difusion.

70 La cal se incorporo al sudario antes de ocurrir la contaminacion con los fluidos con posible carga hematica, ya senalados. Eso nos lo muestra alguna de esas manchas de cal bien conservada, como la que tenemos en la imagen 26, sobre la cual se observa el impacto de una gota de fluido con posible carga hematica.

71 En estas manchas compuestas originalmente por cal, actualmente encontramos un agregado de aspecto sacaroide constituido por granos mono y policristalinos de calcita idiomorfica, claramente autigena: Esta calcita se formo sobre el propio tejido por reemplazamiento de la cal (ver imagen 28). Estos granos de calcita se desagregan y sueltan con facilidad; lo que facilita su dispersion sobre el propio sudario, o incluso su integracion en el polvo local.

72 El idiomorfismo de la calcita, especialmente apreciable en las fotografias con MEB de la imagen 28, nos indica que no sufrieron transporte ni redondeamiento; por lo que no es posible considerarlos como polvo eolico exterior llegado en sus pension. Siempre nos indicaran transporte cero y fuente inmediata, aunque apareciesen mezclados con otros componentes de origen claramente eolico (granos minerales con fuerte redondeamiento, cenizas volantes, esporas, etc.).

73 La identificacion de esta calcita resulta facil con el microscopio de transparencia; tambien por la caracteristica reaccion que da al establecer contacto con una gota de solucion diluida de HCl (10%) (ver imagen 27). Ademas, por medio del analizador EDX del MEB, tambien se verifico que se trataba de cristales de carbonato calcico.

74 Dentro de los restos de cal, encontramos tambien inclusiones de cuarzo eolico (elevado indice de esfericidad y superficie esmerilada), caracteristico de ambitos deserticos (imagen 29). Su presencia como parte integrante de la lechada de cal original delata simplemente que esta se habria fabricado y utilizado en un area desertica.

75 Ademas de los granos redondeados de cuarzo, la cal tambien contenia esquirlas angulosas de cuarzo, producidas por fragmentacion mecanica y carentes de redondeamiento, lo que indica ausencia de transporte. Esquirlas con esta morfologia son componentes tipicos del polvo generado en la excavacion de cualquier cavidad en una roca silicea tipo arenisca.

76 Mientras que el cuarzo eolico sirve para localizar la cal en un ambito desertico, el cuarzo anguloso nos situa en el interior de un hueco excavado en roca silicea, dentro de la cual se encontraba el sudario en el momento de ser alcanzado por las gotas de cal.

4.6. Restos de suelo

77 En lo que parece un fragmento de suelo consolidado, que se presenta como una adherencia sobre la superficie del sudario de Leon (ver imagen 30), encontramos englobado un material detritico muy heterogeneo. Entre los granos de cuarzo se distinguen bien algunos muy redondeados, con morfologia derivada de erosion eolica. Son granos reveladores de que ese suelo pertenece a un area desertica. Pero, si tenemos en cuenta que ese material (el suelo), por su friabilidad y tamano, no resiste el transporte eolico minimo, necesariamente tiene que haber sido captado por el tejido en su area de procedencia y muy cerca de su fuente.

78 Se puede tambien establecer que este fragmento de suelo, por tamano y peso, no puede haberse incorporado al sudario como un grano en suspension en el aire; por lo que se habra incorporado por contacto directo del tejido con el suelo de alguno de los lugares en los que estuvo: un taller, o el mismo suelo del ultimo lugar de residencia, ya que su modo de fijarse al tejido es muy precario, y no habria resistido mucho trasiego sin desprenderse. Ademas, se pone en evidencia que esa incorporacion de la particula de suelo al sudario se realizo al tiempo que actuaba una presion que forzo su insercion en el tejido, a la vez que deformaba los hilos en los que se incrustaba (ver imagen 30).

4.7. Posibles fragmentos de laminas de papiro

79 Ligadas al tejido, y mas en concreto como material enredado entre las fibra de lino, se observa la presencia de fragmentos de posible papiro, que, por su forma plana y su textura parecen ser fragmentos de laminas obtenidas por corte longitudinal de un tallo (imagen 31). Algunas de menor tamano ligadas a hilos que aun conservan torsion, podrian corresponder a contaminaciones en la misma fase de hilado; otras son adherencias posteriores, que se encuentran enredadas entre fibras de los flecos, o formando parte de un ovillo de fibras sueltas que permanece adherido al sudario. La conclusion que cabe sacar es que el sudario tuvo una evidente relacion fisica con un taller en el que se trabajaba el papiro. Lo cual sigue siendo un claro indicador del ambito de procedencia de nuestro sudario.

4.8. Sobre el material biologico presente

80 Como material biologico contaminante, lo mas importante es sin duda, la abundantes presencia de biocostras y de estructuras compatibles con microorganismos colonizadores del tejido--bacterias, hifas de hongos, esporas--(ver imagenes 32 a 34), que podrian ser indicadores de una biodegradacion que aun sigue activa.

81 Se han localizado estructuras compatibles con esporas, en las que el analisis atomico con EDS muestra que estan constituidas exclusivamente por carbono y oxigeno, sin otros elementos, lo que nos demuestra su naturaleza organica.

82 Llama la atencion el hecho de que no se han observado particulas de polen, ni siquiera de polen procedente de dispersion eolica. Una posible explicacion es que el sudario de Leon, durante la mayor parte del tiempo, se mantuvo en unas condiciones que lo protegian del exterior, evitando que las particulas de polen, a pesar de su ubicuidad, no pudiesen llegar hasta el (Boi y Sanchez Hermosilla, 2017).

83 La presencia de material biologico compatible con bacterias y hongos es coherente con los resultados de la investigacion sobre otros lienzos antiguos, como por ejemplo el Sudario de Oviedo (Monte Lopez, 1994). Parece juicioso aconsejar, de cara a su conservacion, evitar la proliferacion de dichos microorganismos sometiendo al lienzo a unas condiciones de conservacion mas adecuadas.

4.9. Material organico de procedencia humana

84 Tambien ser realizo un estudio sobre la posible presencia de material biologico de origen humano, que confirme o desmienta el uso del sudario de Leon como lienzo funerario en algun momento; asi como sobre la contaminacion procedente de otros seres humanos que hayan podido manipular el material objeto de estudio a lo largo de la historia. Dicho estudio se realizo sobre pequenas muestras de tejido tomas de la zona 5b (imagen 1) y se llevo a cabo tanto en las dependencias de la Universidad de Oviedo, como en las de la Universidad Catolica San Antonio (UCAM) de Murcia.

85 Las manchas debidas a lo que parecian ser fluidos cadavericos no mostraron la presencia de elementos celulares sanguineos; algo esperable, pues la sangre cadaverica suele estar hemolizada, y las membranas celulares, con el paso del tiempo, se suelen danar hasta quedar practicamente irreconocibles. Sin embargo, la morfologia macroscopica y microscopica de dichas manchas, asi como su analisis atomico, mostro que si son compatibles con estar causadas por fluidos cadavericos. Aunque su presencia es escasa en el sudario de Leon. En estas manchas se observa que los fluidos impregnaron los hilos del tejido, ligando fuertemente las fibras de lino (imagenes 35 y 36).

86 Tambien se buscaron de forma activa productos naturales o de sintesis que pudieran haber sido utilizados para embalsamar o conservar el posible cadaver, o con los que pudiera haber estado en contacto el material textil, destinados a un uso funerario, pero sin exito. Esta ausencia, en si misma, no excluye la hipotesis de que el sudario de Leon hubiese podido ser usado para amortajar un cadaver, tambien pudo usarse para contener restos esqueleticos desprovistos de partes blandas, en cuyo caso, ya no era necesario el uso de estos productos. Tambien cabe la posibilidad de que en ningun momento embalsamaran ni emplearan ningun producto para su conservacion (Diez, 1994).

87 Tampoco esta descrito en la bibliografia que se usasen productos conservadores sobre restos humanos esqueletizados en ese entorno geografico, historico y antropologico en concreto. Debe senalarse que pasado el tiempo necesario, habitualmente un ano en las condiciones climaticas de Oriente Medio, solian recogerse los restos oseos del cadaver, se colocaban dentro de un osario, habitualmente tallado en roca caliza, y se enterraba todo el conjunto de forma definitiva (Diez, 1994).

88 El estudio paleotanatologico aporto una informacion muy relevante sobre el uso o usos a que pudo estar destinado el material textil en el pasado. Este analisis seria relevante, incluso en el caso de que no se detecte material biologico de origen humano, pues esta ausencia de informacion, por si sola, no descartaria su uso como sudario en el pasado.

89 Los resultados del estudio de las manchas de lo que parecian ser fluidos cadavericos resultan compatibles con la hipotesis de que sea ese su origen: tanto la morfologia de las manchas, como la composicion atomica de las mismas orientan hacia esa posibilidad.

90 Con los medios actualmente disponibles, es de esperar que los resultados del estudio genetico del material de estas manchas sea poco determinante, dada la ausencia de elementos celulares dotados de nucleo celular; lo que conlleva escasa presencia de material genetico y un elevado nivel de contaminacion anadida, asi como la mas que probable presencia de inhibidores de ADN. Todo ello hace juicioso esperar a que los medios tecnicos mejores, antes de emprender estudios geneticos, si se considerasen necesarios.

4.10. Reflexiones finales sobre el material inorganico hallado

91 Como se ha expuesto, resulta muy escasa la presencia de particulas minerales provenientes del polvo ambiental local. Lo que parece indicar que el tejido se mantuvo aislado en algun espacio cerrado o en un contenedor que lo protegia, y en el que se conservo plegado. La ausencia de polen observada podria obedecer a esta misma razon.

92 El analisis quimico hecho con la sonda del MEB de muestras procedentes de las Zonas 5a y 5b (imagen 1), confirmo la presencia abundante de particulas de carbonato calcico, cloruro sodico, cuarzo y alumino-silicatos. El carbonato calcico detectado no corresponde a polvo de roca caliza, sino principalmente a granos constituidos por microcristales de calcita idiomorfa y autoctona, formada sobre el tejido a partir de la contaminacion con cal.

93 Las caracteristicas exoscopicas (redondez y esfericidad elevadas, asi como abundantes huellas de impacto) de granos de cuarzo que fueron precozmente incorporados al sudario-son los granos encontrados en el interior del doblez y los englobados en las manchas de cal--, senalan que estos granos proceden de un ambito en el que fueron sometidos a transporte y deposicion eolicos (Krinsley Donahue, 1968; Campbell, 1963). Tambien se han encontrado algunos granos de travertino (CO3Ca) afectado de pulido eolico (ver imagen 37), los cuales, dada su baja dureza y su debil resistencia al desgaste, procederian necesariamente de una fuente no lejana. Estos datos resultarian compatibles con una localizacion del Sudario en un area de climatologia desertica, dentro de la cual habria sido confeccionado y en la que habria permanecido durante un tiempo.

94 Un hallazgo esperado fue la presencia de particulas esfericas de composicion silicatada, que resultan compatibles con polvo de origen extraterrestre (micrometeoritos), o con cenizas volantes procedentes de centrales termicas que queman carbon (imagen 37). Estas esferas son componentes muy ubicuos del polvo atmosferico, que se encuentran en cualquier punto de la superficie terrestre, incluido el polvo que se decanta en nuestros domicilios.

95 Tambien se verifico la presencia de silice, componente habitual de cualquier contaminacion con polvo de tejidos, antiguos o actuales, y en cualquier area geografica. Gracias al estudio con microscopia optica, hemos determinado dos morfologias diferenciadoras de dos poblaciones distintas: una la constituyen los granos de cuarzo redondeados, que sufrieron un transporte y pulido eolico y que representan granos de arena procedentes de un area desertica; la otra esta constituidas por las particulas angulosas de cuarzo debidas a fragmentacion mecanica, que se habrian generado por la excavacion en roca silicea de un hueco (posible tumba), y que quedarian como componente principal del polvo interior, sin sufrir transporte ni redondeamiento alguno (imagen 29).

96 Los granos de cuarzo eolico los encontramos tanto en el interior del dobladillo como cementados en las placas de lechada de cal; y tambien como componentes de la particula de suelo estudiada. Lo que nos indica que tanto el taller en el que se confecciono el sudario, como el lugar de fabricacion de la lechada de cal con que se contamino la tela, estaban localizados en un area desertica. Y tambien perteneceria a un area desertica el fragmento de suelo que se incorporo al sudario. En cambio, los fragmentos angulosos de cuarzo cementados en la lechada de cal nos indican que ese cuarzo fue incorporado en el interior del hueco, al caer gotas de cal sobre el tejido plegado y horizontal, y al integrar particulas del polvo interior depositado sobre el propio tejido. Este dato probaria que la cal se incorporo al tejido dentro del posible sepulcro, no anteriormente; y por las caracteristicas de las manchas de cal, sabemos que, ademas, el lienzo estaba plegado y en posicion horizontal.

97 Por su parte, los cristales de sal comun presentes en el sudario de Leon (imagenes 35 y 36), son el fruto de un proceso de condensacion-evaporacion del agua atmosferica, como consecuencia de fuertes oscilaciones termicas noche-dia, en el interior del hueco donde esta situado. Los microcristales de NaCl son componentes comunes en telas de lino antiguas procedentes de enterramientos. Esta sal es tambien un claro indicador de que el lienzo residio en un hueco subterraneo localizado en un ambito desertico.

98 Gran parte de las caracteristicas descritas, en especial las referentes a la biodegradacion presentes en hilos y fibras del sudario de Leon, son compatibles con las observadas en el Sudario de Oviedo (Montero Ortego, 1994 y 2007).

4.11. Sobre la biodegradacion y la datacion con C14

99 Hasta ahora, el protocolo seguido para la limpieza de telas sometidas a datacion mediante el C14 da por hecho que la eliminacion de contaminantes es completa. Pero hay sospechas fundadas de que eso no es asi. Nosotros hemos verificado con fibras de lino del Sudario de Oviedo que la eliminacion de biocostras no es completa, cuando se someten esas fibras al protocolo de limpieza establecido.

100 En este estudio hemos mostrado que las fibras del sudario de Leon presentan un estado de biodegradacion con buen desarrollo de biocostras, analogo al que hemos encontrado en el Sudario de Oviedo. Estos restos de biodegradacion, que poseen mayor proporcion de C14/C12 que las fibras de lino sobre las que se encuentran, si no fuesen eliminados completamente antes de la datacion mediante el C14, motivaran una edad radiocarbonica de la tela mas joven de la que le corresponde. Y esta es una objecion que cabe hacer a cualquier datacion radiocarbonica de telas antiguas hecha hasta el presente, en la que no conste una verificacion del grado de limpieza de la contaminacion por biodegradacion (Cabrera Lafuente y Rodriguez Peinado, 2007).

101 Por otro lado, los procesos de limpieza previos al analisis radiocarbonico de telas de lino, frecuentemente se constata fuerte disolucion del material constituyente de las fibras, en las que las fibrillas de celulosa resultan mas resistentes que la lignina cementante. Este hecho puede ser tambien causa de una modificacion al alza en la proporcion C14/C12 que le corresponderia a una fibra no afectada. En la foto derecha de la imagen 34 observamos fibras de lino del sudario de Leon que muestran importante corrosion por disolucion de la lignina que liga los haces de fibrillas; corrosion que es consecuencia del proceso de biodegradacion sufrido, y que facilita el desgajamiento de haces de fibrillas. Un efecto similar de corrosion se produce cuando se someten fibras actuales de lino a procesos industriales de mercerizacion, buscando ese mismo efecto para poder concentrar la celulosa.

102 Tanto la disolucion de lignina cementante durante el lavado del tejido previo a la datacion con C14, como la limpieza incompleta de material organico derivado de la biodegradacion, pueden motivar un "rejuvenecimiento" del tejido. Por lo que cualquier datacion radiocarbonica de tejidos de lino debe verificar estos aspectos --lixiviacion intensiva de lignina frente a la celulosa y eliminacion incompleta de biocostras--, antes de validar los resultados obtenidos. Una datacion sin esa verificacion resultaria siempre sospechosa. Como sabemos, muchos arqueologos prefieren actualmente usar criterios arqueologicos de datacion, relativizando el valor absoluto de la datacion radiocarbonica.

103 Dada la semejanza entre el estado de biodegradacion de este sudario de Leon y el que encontramos en el Sudario de la Catedral de Oviedo, resultaria interesante cotejar los resultados de analisis con C14 de ambos lienzos, hipoteticamente coetaneos. El sudario de Oviedo, por dos veces, nos ha dado edad radiocarbonica del siglo VII; y el hipotetico desvio de su edad real estaria ligado, al menos en parte, a los dos efectos anteriormente considerados: eliminacion no completa de la biocostra ligada a las fibras de lino (hecho constatado por nosotros experimentalmente); y disolucion elevada de materia fibrilar (constatado por el laboratorio que realizo la datacion), que podria implicar una eliminacion mas intensa de los componentes ligantes (lignina) frente a las fibrillas de celulosa.

5. CONCLUSIONES

104 El Sudario del Museo Biblico de Leon es una pieza textil de notable valor, dada su antiguedad, dimensiones y estado de conservacion. Esta confeccionado en lino, tejido de forma manual en un telar vertical, bastante mas largo que alto. Los hilos, que tambien fueron hilados a mano, presentan torsion en S.

105 Los rasgos singulares del tipo de nudos usados en hilos de trama, con los cabos fuertemente enrollados sobre el hilo, muestran un trabajo extra sistematico del tejedor/a, conducente a mantener ocultos esos cabos y darle mayor calidad al tejido.

106 Los remates con dobladillo de gran calidad en los bordes izquierdo y derecho del sudario, asi como el remate con flecos del borde inferior, son tambien pruebas de que no nos hallamos ante un simple tejido destinado a fines funerarios; sino que se trata de una pieza cuidadosamente rematada, destinada a servir como prenda de uso personal. La conclusion que parece mas logica es que se trata de una prenda tipo chal, manton o similar que, finalmente, se uso como componente del complejo funerario de un enterramiento, con una finalidad discutible.

107 La ausencia, tanto en hilos de urdimbre como de trama, de fibras contaminantes de origen animal (lana, pelo de cabra o pelo de camello) resultan compatibles con la hipotesis de que el sudario se tejiese en un telar judio; o que, si no era judio, estaba destinado a ser vendido en este mercado; y, por ello, se respetaron las escrupulosas normas de pureza ritual, es decir, no mezclar fibras animales y vegetales en un mismo tejido. Las fibras de lana encontradas son contaminantes anadidos ajenos al proceso de hilado y tejido del sudario.

108 Se trata de un objeto descontextualizado del que se desconoce su procedencia concreta. Los hallazgos sobre los efectos de la biodegradacion sufrida resultan compatibles con los obtenidos en el estudio del Sudario de Oviedo. Y la existencia en el mismo museo de Leon de otros objetos confeccionados en material textil, y datados entre finales del siglo I a.C. y principios del siglo I d.C. hacen creible la hipotesis de que el Sudario de Leon puede tener la cronologia que se le asigna (siglo I).

109 La ausencia de particulas de polen, asi como la presencia relativamente escasa de particulas minerales contaminantes en la superficie del tejido, resultan compatibles con la hipotesis de que el Sudario de Leon se ha conservado en unas condiciones de aislamiento que le han protegido en el pasado de estas contaminaciones.

110 Los hallazgos expuestos en este trabajo resultan compatibles con la hipotesis de que, aunque posiblemente el sudario de Leon fue fabricado para ser usado como prenda personal, finalmente pudo habersele dado un uso funerario, que justificaria la contaminacion con posibles fluidos cadavericos.

111 La ausencia de aloe, mirra, y otros productos que, segun la bibliografia disponible, solian usarse con fines funerarios en la Palestina del siglo I, nos llevan a la conclusion de que el sudario de Leon no fue empleado como mortaja de un cadaver. Pero las manchas que presenta y que resultan compatibles con fluidos cadavericos nos permiten formular la hipotesis de que esta prenda si fue usada como complemento funerario en un enterramiento.

112 Los sistemas de pliegues que muestra el sudario revelan que permanecio largo tiempo plegado y horizontal, y que incluso pudo soportar el peso de algun fardo puesto encima.

113 Dado que las manchas se producen estando el lienzo plegado, resulta logico suponer que este estaba localizado debajo de un cadaver amortajado y envuelto, desde el que le llegaron los fluidos cadavericos. Tambien cabria suponer que las manchas se producen al depositar encima del sudario plegado los restos esqueletizados de un cadaver; lo que tambien justificaria la escasa presencia de material biologico compatible con fluidos biologicos humanos; asi como la ausencia de aloe, mirra, y otros productos que, segun la bibliografia disponible, solian usarse en aquel contexto historico, geografico y antropologico para amortajar los cadaveres, pero que, al parecer, no se usaban sobre los restos humanos ya esqueletizados.

114 El estudio de las particulas minerales contaminantes ligadas al sudario (principalmente cuarzo) muestra que el ambito en el que este se confecciono y conservo era un ambito desertico. Tambien muestra contaminacion con esquirlas angulosas de cuarzo, componente caracteristico del polvo generado en la excavacion de una cavidad en roca silicea, dentro de la cual habria sido depositado el sudario.

115 La presencia de cristales de sal comun adheridos a las fibras de lino, que indica un proceso de condensacion-evaporacion en una cavidad subterranea localizada en un area de fuertes oscilaciones termicas, resulta ser otro indicador de area desertica.

116 Aunque el sudario de Leon muestra un buen estado de conservacion aparente, el estudio hecho nos muestra que esta afectado por un evidente proceso de biodegradacion, debido a microorganismos colonizadores, que, posiblemente siguen activos. Consecuentemente, parece razonable proponer que, en el futuro, se mejoren las condiciones de conservacion del tejido.

117 A tales efectos, el Sudario de Leon deberia conservarse en posicion horizontal y extendido, para minimizar los danos mecanicos del mismo. Tambien deberia conservarse dentro de algun contenedor que lo mantuviese aislado de las condiciones ambientales (exposicion continuada a la luz, cambios de temperatura y de humedad, etc.), asi como de cualquier organismo, macroscopico o microscopico, que pudiera danarlo. Se propone el uso de una teca similar a la que protege el Sudario de Oviedo, con atmosfera interior de gas argon, con el fin de limitar el desarrollo y actividad de microorganismos aerobicos.

118 Con independencia de la propuesta anterior, y para limitar el fotodeterioro del sudario, se aconseja disponer de un cristal que, sin impedir la observacion del sudario, permitiese la filtracion de luz ultravioleta, que dana el tejido.

119 Tambien vemos conveniente realizar controles periodicos de las condiciones de conservacion, con una periodicidad de entre dos y tres anos, prestando especial atencion al posible progreso del biodeterioro. La realizacion complementaria de algun ensayo de cultivo con muestras tomadas directamente del sudario, podria resultar util, como medio de control de la actividad microbiana.

120 Seria interesante poder datar el Sudario de Leon. Y aunque el metodo de Radiocarbono 14 ofrece reservas en el caso de telas antiguas, consideramos que seria interesante un estudio comparado con el Sudario de la Catedral de Oviedo, dado el paralelismo existente entre ambos tejidos, en especial su grado de biodegradacion y su consideracion de tejidos del siglo I.

121 El posible material biologico de probable origen humano podria ser investigado en el futuro, cuando los metodos analiticos paleogeneticos esten mas desarrollados tecnicamente.

DOI: 10.15581/012.27.007

BIBLIOGRAFIA

BOI, M. y SANCHEZ HERMOSILLAA. (2017), "Pollens on the Shroud of Turin and the Sudarium of Oviedo", The International Conference on the Shroud of Turin (ICST-2017), Pasco, Washington, July 19 to 22, 2017.

CABRERA LAFUENTE, A. y RODRIGUEZ PEINADO, L. (2007), "La datacion de C-14 aplicadas a tejidos: el caso de las manufacturas coptas", Actas del II Congreso Internacional sobre el Sudario de Oviedo, Oviedo, 13 al 15 de abril de 2007, 663-673.

CAMPBELL, D. H. (1963), "Percussion marks on quartz grains", Journal of Sedimentary Petrology, vol. 33, No. 4, 855-859.

DIEZ, F. (1994), "Ritos Funerarios Judios en la Palestina del s. I", Sudario del Senor. Actas del I Congreso Internacional sobre el Sudario de Oviedo, Universidad de Oviedo, Oviedo, 29, 30 y 31 de octubre de 1994, 273-283.

GARCIA IGLESIAS, J., ALVAREZ GARCIA, R. y GARCIA ALONSO J. I. (2007), "Valoracion y critica de tecnicas aplicables al estudio y correlacion de tejidos de interes arqueologico", Actas del II Congreso Internacional sobre el Sudario de Oviedo, Universidad de Oviedo, Oviedo, 13 al 15 de abril de 2007, 177-228.

GOMEZ FERRERAS, C. (1994), "El Sudario de Oviedo y la Palinologia", Actas del I Congreso Internacional sobre el Sudario de Oviedo, Universidad de Oviedo, Oviedo, 29, 30 y 31 de octubre de 1994, 83-90.

IRIARTE CHIAPUSO, M. J. (2007), "Sudario de Oviedo y Palinologia", Actas del II Congreso Internacional sobre el Sudario de Oviedo, Oviedo, 13 al 15 de abril de 2007, 125-134.

KRINSLEY, D. H. y DONAHUE, J. (1968), "Environmental interpretation of sand grain surface textures by electron microscopy", Geol. Soc. of Am. Bull., 79, 743-748.

MONTE LOPEZ, E. (1994), "Estudio Micologico del Sudario de Oviedo", Actas del I Congreso Internacional sobre el Sudario de Oviedo, Universidad de Oviedo, Oviedo, 29, 30 y 31 de octubre de 1994, 91-94.

MONTERO ORTEGO, F. (1994), "Sudario de Oviedo. Descripcion quimica y microscopica. Elementos encontrados", Actas del I Congreso Internacional sobre el Sudario de Oviedo, Universidad de Oviedo, Oviedo, 29, 30 y 31 de octubre de 1994, 67-82.

--(2007), "Descripcion quimica y microscopica del lienzo", Actas del II Congreso Internacional sobre el Sudario de Oviedo, Oviedo, 13 al 15 de abril de 2007, 103-124.

Alfonso SANCHEZ HERMOSILLA (1)-Jesus GARCIA IGLESIAS (2) Maria Luz MANGADO ALONSO (3)

(1) Medico Forense. Profesor de Antropologia y Genetica Forense en la Universidad Catolica San Antonio (Murcia). ORCID: 0000-0003-0874-8649.hubertus06@yahoo.es.

(2) Catedratico del Area de Prospeccion e Investigacion Minera, Universidad de Oviedo. ORCID: 0000-0002-0438-2611.jesgarig@uniovi.es.

(3) Profesora de Oriente Antiguo de la Facultad de Teologia de Vitoria-Gasteiz. ORCID: 0000-0002-8925-0828. marialuz.mangado@yahoo.es. Expresamos nuestro agradecimiento al Director del Museo Biblico y Oriental de Leon, Don Jesus Garcia Recio, por su colaboracion para el estudio del Sudario que se conserva en el Museo. Igualmente expresamos nuestro agradecimiento a la Dra. Celia Ropero por su ayuda en los dias de trabajo en la sede del Museo para la obtencion de muestras y estudio del sudario; asi como a los revisores anonimos por sus valiosas sugerencias, que nos han permitido mejorar el texto.

Leyenda: Imagen 1: Fotografia 1: El Sudario de Leon en su vitrina, mostrando su anverso. Fotografia 2: Zonas en las que se ha subdividido el lienzo, visto por su anverso.

Leyenda: Imagen 2: Detalles del borde inferior del sudario, visto por su anverso. Muestra una falsa cenefa provocada por la insercion de los flecos, que se introducen desde el orillo siguiendo hilos de urdimbre.

Leyenda: Imagen 3: Flecos emergiendo por el reverso del sudario con esquema representativo del modelo de insercion. No siguen una pauta regular, ni en la altura del punto de emergencia de los flecos ni en la distancia entre ellos. Tambien hay amplia variacion en la cantidad de fibras que componen cada fleco.

Leyenda: Imagen 4: Fotografia 1: Aspecto de flecos sin torsion, desordenados y enmaranados (se senala un hilo con torsion, que fue usado para formar flecos).

Fotografia 2: La falsa cenefa rompe en su limite, por el diferente comportamiento mecanico entre cenefa (densa y rigida) y el resto del tejido (mas ligero y flexible).

Leyenda: Imagen 5: Zonas del sudario manchadas con fluidos posiblemente organicos.

Fotografia 1: Una de las esquinas superiores del sudario, redondeada por pliegues y arrugas; los fluidos afectaron a la tela estando esta plegada. Fotografia 2: Manchas puntiformes que se deben a gotas caidas sobre la tela plegada y horizontal; la coloracion resulta compatible con un fluido hematico.

Leyenda: Imagen 6: Fotografia 1: Aspecto del dobladillo que remata el borde del sudario de la zona 4, y que presenta menor reflectividad. Fotografia 2: Otra zona del tejido con espaciado de hilos de trama muy desigual, y con un burdo "hilo triple" debido a error del tejedor/a.

Leyenda: Imagen 7: Zonas del sudario bien conservadas (zona 5d). Fotografia 1: Nudo tipo en hilo de urdimbre, y con los cabos no enrollados al hilo sino dispuestos paralelos a cada lado del nudo y aflorando en sus puntos terminales (flechas negras). Fotografia 2: Zona con abundantes hilos dobles carentes de justificacion logica.

Leyenda: Imagen 8: Ejemplos de nudos tipo en hilos de trama. Fotografia 1: Se senala en un hilo de trama un nudo con los dos cabos enrollados a su derecha. Fotografia 2: Otro ejemplo de nudo de igual tipo, localizado en el borde de la muestra de tejido extraida; siendo notoria la baja reflectividad del hilo en la zona anudada y enrollada.

Leyenda: Imagen 9: Zona del tejido con algunos "hilos dobles" en la trama. En el recuadro de la fotografia 1, uno de ellos presenta tambien un nudo tipico. En la ampliacion que tenemos en la fotografia 2, se senala el nudo con flecha, y se distinguen los cabos bien enrollados a su derecha.

Leyenda: Imagen 10: En un mini-telar experimental se verifico que, al pasar hilos con nudo, los dos cabos sueltos son forzados por rozamiento a situarse detras del nudo, paralelos al hilo. El enrollado de los cabos sueltos deberia realizarse estando el hilo en su posicion final, puesto que cualquier enrollado previo se deshace al pasar el hilo, por su rozamiento con los hilos de urdimbre.

Leyenda: Imagen 11: Vista de las zonas 5c y 5d del sudario, con los diferentes sistemas de pliegues. El deterioro mas intenso se produce precisamente sobre lineas verticales, mas marcadas, que corresponden a los pliegues mas antiguos.

Leyenda: Imagen 12: Microscopio de transparencia. Fibras del sudario de Leon, vistas en aire, con luz normal (fotografia 1) y con luz polarizada (fotografia 2). Muestran restos de biocostra superficial aun adheridos. La difusion que sufre la luz y los colores de interferencia de bajo orden indican biodegradacion. Es evidente la flexibilidad que muestran las fibras.

Leyenda: Imagen 13: Microscopio de transparencia. Fibra del sudario de Leon vista en aire con luz normal (izquierda) y con luz polarizada (derecha). Se esta desprendiendo una placa de biocostra con posibles hifas de hongos, que deja al descubierto una fibra muy corroida. Los colores de polarizacion de bajo orden indican que la fibra esta degradada y aplastada.

Leyenda: Imagen 14: Fotografia 1: Placa de biocostra desprendida, con abundantes adherencias e incrustaciones de posible microorganismos, vista con microscopio optico de transparencia, en aire. Fotografia 2: La misma imagen tratada con el programa Picasa 3, que hace mas evidente las formas compatibles con posibles microorganismos existentes.

Leyenda: Imagen 15: Fotografia con MEB. Fotografia 1: Hilo del sudario de Leon, con biocostra recubriendo las fibras, mas desarrollada cuanto mas exteriores son las fibras. Fotografias 2 y 3: Vistas de dos fracturas de tension recientes en dos fibras del sudario de Leon que presentan costra de biodegradacion superficial y, a la vez, un interior muy sano, sin lumen ni biodegradacion interna; lo que justificaria la elevada resistencia a romper de las fibras.

Leyenda: Imagen 16: Imagenes de MEB. Fotografia 1: Vista de fibra de lino del sudario de Leon, con recubrimiento tipico de biocostra, analogo al que encontramos habitualmente en otras fibras de tela antiguas. Fotografia 2: Vista de fragmento de biocostra, con su textura granulada, que justificaria la difusion de luz que observamos con el microscopio de luz transmitida.

Leyenda: Imagen 17: Fotografia 1: Fibra de lino del sudario de Leon inmersa en aceite, vista con microscopio de transmision y luz normal; muestra adherencias superficiales morfologicamente compatibles con microorganismos (hifas, esporas y bacterias). Se ve mas transparente que las fibras en aire porque el aceite impide la difusion de la luz. Fotografia 2: Vista con MEB de la superficie de otra fibra de lino, en la que resultan mas patentes los microorganismos adheridos, en especial posibles hifas de hongos.

Leyenda: Imagen 18: Microscopio de transparencia, luz normal. Fotografia 1: Posibles hifas de hongos con esporas incluidas, implantadas sobre fibra de lino del sudario de Leon. Fotografia 2: Imagen obtenida procesando la anterior con el programa Picasa 3, que hace mas evidentes hifas y esporas (se senala un punto donde esas esporas aparecen mas diferenciadas).

Leyenda: Imagen 19a: Fotografia 1: Los agujeros debidos al deterioro del tejido se localizan sobre lineas de pliegue que corresponde al sistema perpendicular al eje mayor del sudario; es en esas zonas donde las fibras sufrieron un mayor deterioro mecanico y donde resulta logico encontrar una intensificacion de la biodegradacion. Fotografia 2: Otros huecos de biodegradacion tambien ligados a lineas de pliegues con manchas redondeadas causadas por goteo estando el lienzo plegado.

Leyenda: Imagen 19b: Manchas formadas por goteo de liquido con posible contenido hematico. Fotografia 1: Zona del tejido que presenta bandas diferenciadas por un desigual apretado de hilos de trama, con mancha de forma elipsoidal, que indica cierta inclinacion del tejido. Fotografia 2: Mancha con coloracion mas oscura (posible mayor carga hematica), y con biodegradacion centrada en ella.

Leyenda: Imagen 20: Posibles biofilms, constituidos por peliculas de un liquido viscoso ligado a la superficie de fibras de lino (fotografias 1 y 2), y de algodon y lino (fotografia 3). Las peliculas se senalan con flechas negras. Los biofilms indicarian una biodegradacion actual del sudario. La flecha blanca de la fotografia 3 senala un fragmento de placa de biocostra.

Leyenda: Imagen 21: Fotografia 1: Al deshacer el dobladillo encontramos un borde sin orillo, formado por corte del tejido. Fotografia 2: Grano de cuarzo con elevado grado de redondez y superficie esmerilada (indicadores de erosion eolica), encontrado en el interior del dobladillo.

Leyenda: Imagen 22: Fibras en aceite, vistas con microscopio de transparencia y luz normal. Fotografia 1: Fibra de algodon azul. Fotografia 2: Fibra de algodon marron (la mas oscura) acompanada de otras de lino. Las dos provienen de hilos del sudario, y podrian representar contaminaciones durante el hilado.

Leyenda: Imagen 23: Fotografia 1: Fibra de lana vista con MEB, en la que se aprecia la buena conservacion de su superficie, sin microorganismos y sin erosion mecanica. Fotografia 2: Posible cabello humano ligado al tejido, en una zona donde los hilos muestran una fuerte impregnacion que ha causado ligazon de las fibras de lino.

Leyenda: Imagen 24: Gotas de cera de vela que incluyen particulas de carbonilla. En la fotografia 2 se muestra la baja dureza al rayado de la cera. La morfologia de las gotas de cera indica que cayeron verticalmente sobre el tejido, estando este ligeramente inclinado de izquierda a derecha.

Leyenda: Imagen 25: Fotografia 1: Gota de cera cuya forma muestra fluencia con direccion SW-NE, por inclinacion del tejido. Fotografia 2: Ampliacion del borde de la gota anterior, mostrando particulas de carbonilla incluidas; y tambien una fibra roja (se senala con flecha), que nos demuestra que ella estaba ya alli cuando la cera cayo sobre el sudario y la englobo.

Leyenda: Imagen 26: Placa de cal con textura microgranulada. Se formo a partir de una gota de lechada que cayo estando el tejido horizontal. La lechada era poco fluida, pues relleno y colmato huecos entre hilos, pero sin percolar, formando una placa plana y casi circular. Presenta una mancha rojiza por impacto de una gota de fluido con posible carga hematica.

Leyenda: Imagen 27: Restos de manchas de cal erosionadas; la cal ha sido reemplazada por cristales de calcita de neoformacion. En la fotografia 2 vemos la caracteristica reaccion de la calcita con una gota de solucion diluida de HCl (10%).

Leyenda: Imagen 28: Fotografia 1: Aspecto sacaroide del relleno que dejo una placa de cal desprendida. Esta constituido por microcristales de calcita idiomorfa, que reemplazo a la cal. Fotografias 2 y 3: Vistas con MEB de granos policristalinos de la calcita anterior, que muestran claramente su idiomorfismo.

Leyenda: Imagen 29: Granos de cuarzo incluidos en la placa de cal. Fotografias 1 y 2: Granos de cuarzo con elevado indice de redondez y superficie "esmerilada", indicadores de erosion eolica (son granos de polvo de ambito desertico que contaminaron la cal). Fotografia 3: Esquirlas de cuarzo de fragmentacion mecanica; no sufrieron transporte ni redondeamiento, y formarian parte del polvo generado en la excavacion de la cavidad subterranea donde estuvo el sudario, que es donde lo incorporaria la cal.

Leyenda: Imagen 30: Particula de suelo, friable y no resistente al transporte. Incluye material detritico heterogeneo, y no clasificado, con presencia de granos de cuarzo con superficie muy redondeada y pulida por desgaste eolico. La particula se incrusto en el tejido por contacto bajo presion, forzando y deformando los hilos. A la derecha, con mayores aumentos, observamos el caracter muy redondeado de un grueso grano de cuarzo.

Leyenda: Imagen 31: Fotografia 1: Vista con microscopio optico e iluminacion episcopica de un fragmento de papiro enredado entre fibras de lino del sudario de Leon. Fotografia 2: Vista con MEB de otro fragmento laminar de papiro, integrada en un fleco del sudario, cuyas fibras aun conservan algo de torsion (podria ser una contaminacion durante el hilado).

Leyenda: Imagen 32: Imagenes de MEB. Fotografia 1: Abundantes adherencias con morfologias compatibles con microorganismos sobre una fibra del sudario. Fotografia 2: Posibles esporas con ornamentacion superficial, adheridas a otra fibra de lino. Estas adherencias son un claro indicador de procesos de biodegradacion.

Leyenda: Imagen 33: Vistas con MEB de material ligado al sudario de Leon. Fotografia 1: Material particulado desprendido, con esporas de superficie rugosa, granos de calcita idiomorfa y particulas esfericas (micrometeoritos o cenizas volantes de centrales termicas). Fotografia 2: Espora con morfologia umbilicada adherida a una fibra de lino; detras, observamos posibles hifas de hongos sobre otra fibra de lino.

Leyenda: Imagen 34: Observacion con MEB de los efectos del biodeterioro sobre fibras de lino del sudario de Leon. Fotografia 1: Fibras recubiertas con biocostra, y con particulas adheridas (se aprecia una de morfologia esferica). Fotografia 2: Fibras corroidas y con escasa biocostra (aparece en la parte derecha de las fibras), que muestran como se despegan tiras de haces de fibrillas.

Leyenda: Imagen 35: Microscopio binocular con iluminacion episcopica. Fotografia 1: Mancha de contorno eliptico, compatible por su forma y color con goteo de fluido cadaverico sobre el tejido ligeramente inclinado. Fotografia 2: Hilos impregnados por el fluido, con particulas oscuras compatibles con mayor carga hematica (flecha), y con microcristales de sal adheridos a las fibras (evidentes en las zonas delimitadas en la fotografia 2).

Leyenda: Imagen 36: Otro ejemplo de hilos impregnados por posible fluido cadaverico y con fibras muy ligadas. Fotografia 1: Se observan particulas oscuras y microcristales de sal. Fotografia 2: Ampliacion del recuadro de la fotografia 1; la elipse delimita una zona donde se observan dos particulas oscuras y numerosos cristales de sal adheridos.

Leyenda: Imagen 37: Particulas minerales contaminantes del sudario, vistas con MEB. Fotografia 1: Particulas de carbonato calcico con textura de travertino y superficies con pulido eolico. Fotografia 2: Particulas esfericas de posibles cenizas volantes o polvo extraterrestre (micrometeoritos).
COPYRIGHT 2019 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Sanchez Hermosilla, Alfonso; Garcia Iglesias, Jesus; Mangado Alonso, Maria Luz
Publication:Cuadernos de Arqueologia de la Universidad de Navarra
Date:Jan 1, 2019
Words:13145
Previous Article:EL ALMACENAMIENTO EN EL CONJUNTO AMURALLADO XLLANGCHIC AN (EX PALACIO UHLE), COMPLEJO ARQUEOLOGICO CHAN CHAN, TRUJILLO, PERU.
Next Article:PEREX AGORRETA, Ma. J. y MIRO i ALAIX, C. (eds.) (2018), VBI AQVAE IBI SALVS. Aguas mineromedicinales, termas curativas y culto a las aguas en la...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters