Printer Friendly

ESTRATEGIAS DE INTERPRETACION DE ORACIONES RELATIVAS CON DOBLE ANTECEDENTE EN ESPANOL.

STRATEGIES IN THE INTERPRETATION OF SPANISH RELATIVE SENTENCES WITH DOUBLE ANTECEDENT

MARCO DE DISCUSION

Este trabajo examina la ambiguedad sintactica en oraciones de relativo, es decir, aquella que provoca que estructuras que contienen una misma cadena de palabras puedan, sin embargo, agruparse de manera distinta para interpretarse como dos proposiciones semanticamente diferentes. El objetivo es indagar las condiciones gramaticales que permiten estas ambiguedades y estudiar las decisiones que toma un receptor al enfrentarse con este tipo de oraciones. Consideremos la siguiente oracion:

(i) El hijo de un amigo mio que trabaja en los juzgados ha sido procesado por trafico de drogas.

Esta oracion es ambigua sintacticamente debido a que el antecedente de la relativa puede ser cualquiera de los dos grupos nominales que preceden al pronombre relativo: el hijo o un amigo. Para interpretar (i) es necesario elegir una de las dos posibilidades siguientes:

(i) a. El hijo de un amigo trabaja en los juzgados.

b. Mi amigo trabaja en los juzgados.

Es decir, esta ambiguedad reside en un problema de adjuncion de la clausula de relativo a uno de los dos nombres que la anteceden, y puede resolverse con una decision de adjuncion alta o cierre tardio asociando la clausula al primer nombre (hijo) o de adjuncion baja o cierre temprano si la clausula se asocia al segundo nombre (amigo) (1).

Segun los estudios acerca del procesamiento de oraciones, los hablantes de espanol, al enfrentarse con este tipo de oraciones, prefieren la adjuncion alta (2). Asi, en el caso de (i), la tendencia de los hispanohablantes seria la de elegir el primer sintagma nominal (hijo de un amigo) como antecedente de la clausula de relativo, al contrario de hablantes de otras lenguas, como el ingles o el italiano, que prefieren adjuntar la clausula de relativo al grupo nominal mas cercano (amigo). Diversas investigaciones se han centrado en descubrir cuales son los tipos de informacion que guian el procesamiento de estas oraciones (3). El debate que ha surgido de los resultados de estas investigaciones se puede sintetizar en dos cuestiones: primera, si los tipos de informacion que llevan a la desambiguacion de una oracion son de naturaleza sintactica, extrasintactica o de ambos tipos a la vez; segunda, se discute si las estrategias empleadas son universales o dependen de la arquitectura gramatical de cada lengua en particular.

Los estudios sobre procesamiento de oraciones de relativo ambiguas fueron, en un principio, unicamente realizados en y sobre el ingles (4). Estudios posteriores realizados en otras lenguas demostraron su importancia, pues comprobaron que las estrategias empleadas en una lengua no seran las mismas utilizadas en otra.

Los modelos de procesamiento sintactico mas importantes pueden ser clasificados en dos grupos con base en la postura que toman respecto a la universalidad del operador sintactico. En primer lugar esta el grupo de los llamados modelos universales. Estos modelos proponen que aunque haya diferencias lexicas y gramaticales entre diferentes lenguas, el procesador sintactico opera invariablemente empleando las mismas estrategias sin importar el idioma de entrada. Los modelos de este tipo que mas influencia han tenido son el de via muerta (garden path) y su heredero, el modelo construal, ambos basados en una vision modular del lenguaje.

Los partidarios del modelo de via muerta proponen una concepcion modular del lenguaje, segun la cual el proceso de decodificar una oracion "consiste en una serie de etapas de procesamiento autonomas" (Carreiras 1992, p. 4), es decir, cada etapa de procesamiento tiene un dominio especifico (la fonetica, el lexico, la sintaxis, la pragmatica y la semantica) y actua como un modulo independiente que no es afectado por los procesos que ocurren en los niveles inferiores. Esta propuesta concede un papel primordial a la informacion sintactica, pues sugiere que el procesador "identifica en primer lugar las relaciones formales, basandose en reglas gramaticales" sin tomar en cuenta la informacion pragmatica o semantica que solo sera utilizada, de ser necesaria, en una etapa posterior.

Este modelo supone que dichas estrategias son universales y se emplean al analizar cualquier oracion y en todas las lenguas naturales. Sin embargo, numerosos estudios realizados en lenguas como el espanol y el frances han sugerido que ante una oracion relativa con doble antecedente el hablante prefiere adjudicar la clausula al primer sintagma nominal, es decir, emplea una estrategia de cierre tardio. Para compensar dicha falla, Frazier y sus colaboradores reajustaron su propuesta, de la cual nacio el modelo construal (Frazier y Clifton 1996). Dicho modelo opera bajo el principio de que todas las lenguas establecen relaciones primarias y secundarias entre constituyentes: las primarias incluiran las relaciones argumentales de los constituyentes oracionales, como los verbos con sus argumentos; las secundarias incluirian los adjuntos, los modificadores, los predicados secundarios y las series no iniciales de sintagmas coordinados.

En el centro de la hipotesis construal se afirma que las estrategias de procesamiento sintactico propuestas por la teoria del garden path o de via muerta (cf. Alonso y Leon 2015) solo se aplicaran a las relaciones primarias. La comprension de oraciones secundarias, en cambio, se regira por factores de naturaleza extrasintactica, asociando, mas que adjuntando, la clausula de relativo, por ejemplo, al dominio tematico en curso, lo cual quiere decir que ante una oracion relativa con doble antecedente como (i), el receptor, en un principio, asociara la clausula al ultimo tema. En este momento entraran en operacion factores no estructurales como los semanticos o los pragmaticos; de esta manera el hablante podra escoger el antecedente mas apropiado (5). En efecto, la hipotesis construal difiere principalmente del modelo de via muerta al postular que no siempre se utiliza en primera instancia informacion exclusivamente sintactica, admitiendo asi la importancia del contenido semantico, el contexto previo y el conocimiento pragmatico.

El segundo grupo de modelos para el procesamiento de oraciones parte de la idea de que los procesamientos de oraciones son especificos para cada lengua. Estos modelos operan bajo la idea de que algunas estrategias de procesamiento sintactico estan determinadas por los rasgos particulares de una lengua dada y basadas en el uso. Su representante principal es el modelo de ajuste linguistico, el cual establece que la frecuencia de uso de las estructuras de un idioma es la informacion clave que tiene en cuenta el procesador para formar una representacion sintactica de la oracion. Este modelo sugiere que ante una oracion ambigua, el hablante optara por la opcion que con mas frecuencia haya probado ser la mas apropiada en el pasado (Meseguer y Carreiras 1999). Dado que el espanol suele colocar los modificadores despues de los sustantivos, cuando hay dos antecedentes, como en el caso de nuestro ejemplo (i), el segundo (amigo) podria ser tomado como modificador del primero (hijo); por tanto, la clausula de relativo deberia adjuntarse al primer sustantivo, es decir, al nucleo nominal y no a su modificador. Para este modelo, los procesos que llevan a la comprension de una oracion no son universales, sino que las decisiones del procesador sintactico vienen dadas por las reglas gramaticales especificas de cada lengua.

En apariencia, el modelo de ajuste linguistico parece explicar las diferencias entre las preferencias de los hablantes del ingles y del espanol; sin embargo, el modelo de ajuste linguistico tambien ha resultado problematico, pues idiomas con estructuras similares al espanol, como el italiano, han mostrado una preferencia por la adjuncion baja, e idiomas con estructuras similares al ingles, como el holandes, han mostrado preferencias por la adjuncion alta. Ademas, el material y la metodologia empleada por Cuetos y Mitchell (1988) han sido muy cuestionados por Clifton y Frazier (1996), quienes sugieren que los resultados obtenidos por aquellos tienen que ver mas con el tipo de frases que eligieron que con los procesos empleados por el operador.

La abundante bibliografia sobre el procesamiento de clausulas de relativo con doble antecedente ambiguo ha senalado que el espanol prefiere adjuntar la clausula al primer sintagma nominal. En esta investigacion no esperabamos encontrar un resultado distinto; mas bien el objetivo era buscar claves sobre el tipo de informacion utilizada por el procesador sintactico para acceder al significado de una oracion. Los resultados de nuestra investigacion no mostraron la esperada preferencia por el primer sintagma como antecedente de la clausula de relativo. Sin embargo, comprobaron que al momento de enfrentarse a la incertidumbre sobre como asociar las relaciones de una oracion, el hablante se vale tanto de informacion sintactica como de informacion lexica, semantica y pragmatica.

Para explicar estos resultados revisaremos primero los conceptos centrales del estudio, asi como la manera en que se han entendido en estudios similares; posteriormente presentaremos el material utilizado en esta investigacion y los resultados obtenidos.

CARACTERISTICAS DE LA AMBIGUEDAD EN LAS ORACIONES DE RELATIVO

Las oraciones de relativo se caracterizan por modificar un antecedente, esto es, un elemento que precede al relativo en el contexto inmediato y que al mismo tiempo lo recupera y reproduce. Desde el punto de vista semantico, el antecedente es la entidad de la que se predica el contenido de la subordinada.

Generalmente, el antecedente en una relativa es facil de recuperar, aun en aquellas oraciones sin antecedente expreso. Sin embargo, las construcciones con doble antecedente, es decir, las del tipo sustantivo+de+sustantivo+relativo en donde, gracias a la sintaxis, es posible adjuntar la clausula a cualquiera de los dos sustantivos, se vuelven complicadas especialmente debido a que las reglas gramaticales del espanol permiten ambas construcciones.

Las oraciones de relativo son, por tanto, aquellas que modifican un elemento llamado antecedente y que se encuentran encabezadas, ya sea por un pronombre o por un adverbio relativo, el cual se distingue de otros pronombres por cumplir con tres funciones: 1) ser un nexo subordinante, por introducir una clausula dependiente; 2) ser el sujeto, objeto o complemento de dicha clausula, es decir cumplir una funcion sintactica; y 3) ser el elemento que recupera semanticamente el antecedente al cual hace referencia, gracias a la naturaleza anaforica de los relativos (6).

AMBIGUEDAD SINTACTICA

La ambiguedad es, evidentemente, la posibilidad de que algo pueda ser interpretado de dos o mas maneras. En el caso del lenguaje, la ambiguedad se refiere a la posibilidad de que una emision linguistica tenga distintos significados. Esta no se produce de manera accidental ni ocasional, sino que es una caracteristica inherente al lenguaje y, como tal, es "un rasgo significativo de las estructuras particulares de cada lengua" (Radelli 1985, p. 10).

Es preciso distinguir la ambiguedad de otros fenomenos que se le aproximan, como la vaguedad, que ocurre cuando una palabra o enunciado expresa una idea de manera imprecisa, por ejemplo en (ii), donde el alcance del adjetivo "gordo" podria describir a una persona de complexion gruesa o incluso a una persona obesa. Tambien debemos distinguir a la ambiguedad del equivoco, que hace referencia a los casos en los que el significado de algun constituyente de la oracion resulta ambiguo momentaneamente, hasta que mas adelante se aclara el significado, como en (iii).

(ii) El senor es gordo.

(iii) Juan dijo que Susana se iria ayer pero aun esta aqui.

La ambiguedad sintactica en espanol es un fenomeno muy extendido que se debe a causas multiples; sin embargo, unicamente nos centraremos en distinguir los tipos de ambiguedad que afectan a las oraciones de relativo. En primera instancia tenemos las ambiguedades por funcion sintactica; este fenomeno ocurre cuando el elemento portador de ambiguedad es el pronombre que, el cual por su forma puede ser interpretado ya sea como sujeto u objeto directo de la relativa (Radelli 1985). Considerese, por ejemplo, (iv) y (v):

(iv) Vendi la moto que abollo el coche.

(v) La mujer que alabo la revista es colombiana.

Para interpretar las oraciones anteriores es necesario elegir entre las siguientes posibilidades:

(iv) a. Vendi la moto que causo abolladuras al coche.

b. Vendi la moto que el coche abollo.

(v) a. La mujer colombiana alabo a la revista.

b. La revista alabo a la mujer colombiana.

En el caso de (iv), si elegimos interpretar el pronombre de relativo como el sujeto de la clausula, obtenemos una oracion como (iva); sin embargo, si damos al pronombre el papel de complemento obtenemos una oracion como (iv b). En espanol, esto ocurre porque no existen dos palabras para oponer ambos significados, a diferencia de otras lenguas que cuentan con pronombres especificos para distinguir al sujeto del objeto (por ejemplo, el frances que/qui). Asi, las clausulas de relativo que incluyen el pronombre que en espanol pueden ser funcionalmente ambiguas debido a que la sintaxis de la lengua permite que el sujeto de una oracion siga al verbo. Independientemente de esta regla, existe otra que requiere que el pronombre de relativo encabece la clausula relativa y que ademas dicho pronombre cumpla con una funcion sintactica. Por otra parte, es necesario observar que este tipo de ambiguedades aparece unicamente cuando los verbos utilizados son transitivos. En espanol, el orden de los constituyentes, sumado a la concordancia de genero y numero, suman la totalidad de la informacion sintactica disponible para interpretar una oracion.

ESTRATEGIAS DE DESAMBIGUACION. METODOLOGIA DE RECOLECCION DE DATOS

Para explorar las preferencias de adjuncion que tienen los hablantes de espanol al enfrentarse a una oracion de relativo con doble antecedente y con el objetivo de reconocer cuales son las circunstancias linguisticas que determinan la eleccion del receptor sobre uno u otro elemento de la oracion, se llevaron a cabo tres pruebas para la recoleccion de datos. Las primeras dos se basaron en un cuestionario de lectura autoadministrada, compuesto por oraciones de relativo con doble antecedente que los participantes debian leer para inmediatamente contestar una pregunta, como se muestra en el siguiente ejemplo en el que se pregunto "?Quien estaba en el balcon?":

(vi) Le dispararon al asistente del actor que estaba en el balcon.

En el primer experimento, a diferencia del segundo, las preguntas iban acompanadas con respuestas de opcion multiple, siguiendo el modelo de los experimentos clasicos realizados por Fernandez (2002) y por Carreiras (1992), entre otros. En el segundo cuestionario, aunque se utilizaron las mismas oraciones y preguntas, se omitieron las respuestas, con la finalidad de asegurar que el orden en que se presentaban no fuera un factor de influencia entre una u otra eleccion y de evitar que las respuestas se hicieran de manera automatica, lo cual llevaria a obtener resultados mas confiables.

Una tercera prueba consistio en evaluar las estrategias de reformulacion que los informantes manejan al enfrentarse a una oracion sintacticamente ambigua, ya que suponemos que una prueba de reformulacion de oraciones podria aportar claves sobre las estrategias de desambiguacion que el receptor utiliza. Los resultados obtenidos en este ejercicio sirvieron de complemento para apoyar los resultados de las pruebas 1 y 2. Para lograr dicho objetivo, se presentaron a los participantes las mismas oraciones que formaron el cuestionario, pero ahora con la instruccion de que las reformularan manteniendo el mismo significado.

Las oraciones utilizadas para el cuestionario fueron seleccionadas de distintas fuentes. Algunas se recogieron de la literatura sobre la ambiguedad, las cuales constituyen ejemplos clasicos; otras, aunque modificadas, de los trabajos de Fernandez (2002), Carreiras (1992) y Meseguer y Carreiras (1999); y otras, del discurso oral, previamente escuchadas y recolectadas. La mayoria, sin embargo, fueron creadas especificamente para estas pruebas.

La muestra estuvo compuesta por 90 informantes, todos hablantes nativos del espanol y estudiantes universitarios de la Facultad de Psicologia de la Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo de 30 y 50 semestres (en Morelia, Mexico). Estos sujetos formaron tres grupos de 30 integrantes cada uno. Al primero de ellos se le asigno el cuestionario 1, conformado por 21 oraciones de relativo, seguidas de una pregunta y dos posibles respuestas. Al segundo grupo se le aplico el mismo cuestionario pero omitiendo las respuestas de opcion multiple. En ambos cuestionarios habia 21 oraciones, 17 ambiguas y 4, de relleno, no ambiguas (las numeradas 5, 9, 14 y 19, segun el listado de abajo), intercaladas para evitar que los sujetos emitieran respuestas automaticas. Finalmente, al tercer grupo se le presento el mismo cuestionario, pero sin las oraciones no ambiguas, es decir, el ejercicio constaba unicamente de 17 oraciones. Como se explico anteriormente, se dio a los participantes la instruccion de reformular las oraciones de modo que mantuvieran el mismo significado. Cabe mencionar que ninguna prueba fue presentada a los informantes que llegaron a preguntar sobre su proposito, como una investigacion sobre la ambiguedad, sino como un examen de comprension lectora, en el caso de la primera y segunda pruebas, y de variacion sintactica en el de la tercera. Por tanto, no se advirtio sobre la naturaleza ambigua de las oraciones (de lo que posiblemente tampoco se percataron) ni se les dijo que para las pruebas 1 y 2 habia dos respuestas correctas. El listado de oraciones es el siguiente:

(1) Alguien le disparo al asistente del actor que estaba en el escenario.

(2) Pedro conocio al hijo de la maestra que estuvo en Alemania.

(3) El periodista entrevisto al hermano del tenista que se lastimo.

(4) La pelota del gato que estaba en el sillon desaparecio.

(5) Melisa compro una television para su hija que se caso en diciembre.

(6) Vi al dueno del perro que atropellaron mis vecinos.

(7) Esta tarde vino el hijo del candidato que estaba muy contento por los resultados.

(8) Juan leyo la critica de la poesia que venia impresa al final de la revista.

(9) La mama de los ninos que rompieron la silla esta muy enojada.

(10) Maria reemplazo el cable del amplificador que estaba estropeado.

(11) Mi tia salio con el hijo del maestro que esta calvo.

(12) El libro del escritor que gano el premio va a ser publicado en diez idiomas.

(13) La hija de una amiga mia que trabaja en gobierno fue amenazada por los narcos.

(14) La hermana de Julian ceno con el politico que gano la eleccion.

(15) Ayer conoci al hermano de mi amiga que vivio en Australia cuando era joven.

(16) Mi hermano se peleo con la hija de la vecina que esta gorda.

(17) La directora cito a los maestros de los estudiantes que fueron al congreso de biologia.

(18) Amelia entrevisto al guardaespaldas del Rey quien recientemente fue protagonista de un escandalo.

(19) Manana visitare a la esposa de mi amigo que esta enferma.

(20) Esta tarde he visto al hijo del doctor que estuvo en nuestra casa curando al abuelo.

(21) El ministro converso con los padres de los estudiantes que habian tomado el colegio.

RESULTADOS DE LOS CUESTIONARIOS CERRADOS

Numerosas investigaciones, algunas ya mencionadas en este trabajo, han demostrado que ante una oracion de relativo ambigua con doble antecedente, los hablantes de espanol prefieren adjuntar la clausula de relativo al primer sintagma nominal, es decir, prefieren emplear una estrategia de cierre tardio. Sin embargo, los resultados de nuestra investigacion apuntan en otra direccion. De las 17 oraciones ambiguas que contenia el cuestionario, en solo seis de ellas (4, 7, 8, 10, 13 y 15) se observo una preferencia por la adjuncion alta mayor al 60%, e incluso del 90% en (10). En cambio, siete de las oraciones del cuestionario (3, 6, 11, 12, 17, 20 y 21) mostraron preferencia por la adjuncion baja. Las oraciones restantes (1, 2, 16 y 18) no mostraron una preferencia clara por algun tipo de adjuncion, pues se encontraron en un rango de distribucion menor al 60/40.

Debemos mencionar que tanto en la prueba 1 (que contenia respuestas de opcion multiple) como en la prueba 2 (que solo contenia las preguntas) las preferencias por uno u otro elemento se mantuvieron constantes, esto es, se encontro que las predisposiciones tanto por la adjuncion alta como por la baja en las mismas oraciones de ambas pruebas eran casi equivalentes, con porcentajes muy cercanos, salvo para las preguntas (1) y (18), en donde se encontraron preferencias opuestas en ambos cuestionarios. Sin embargo, la diferencia promedio de ambas pruebas no alcanza el 20% en las dos oraciones, por lo que podemos tomar estos resultados como casos de oraciones que no mostraron preferencia clara por algun tipo de adjuncion. Por lo tanto, de ahora en adelante los datos que se manejan se referiran a los obtenidos en ambas pruebas en conjunto.

La constancia de los resultados, por tanto, no solo revelo las preferencias por la adjuncion baja o por la alta en determinadas oraciones, sino que ademas permitio encontrar un dato adicional: es posible afirmar que hay oraciones menos ambiguas que otras, pues se obtuvo una menor dispersion en las respuestas. En algunas oraciones hay una evidente y mayoritaria proclividad hacia alguno de los dos sintagmas, como puede observarse en las Figuras 1 y 2 correspondientes a las preguntas (3) y (6) del cuestionario, lo cual nos indica que hay algo en estas oraciones que esta disparando las preferencias y posiblemente facilitando el procesamiento de las mismas.

El fenomeno +ambiguo -ambiguo podria llevarnos a responder la incognita sobre los tipos de informacion que guian el procesador sintactico. De esta manera, para analizar los resultados tomamos en cuenta tanto los elementos que tienen en comun las oraciones para las cuales hubo preferencia por las adjunciones baja o alta como el factor + o -ambiguedad.

Al contrario de los que participaron en las pruebas 1 y 2, los informantes de la prueba 3, al enfrentarse a la ambiguedad, tenian tres posibilidades: desambiguar la oracion optando por el primer sintagma; desambiguarla mediante el segundo sintagma o, bien, mantener la ambiguedad de la oracion incluso despues de reformularla. En total, la tercera prueba arrojo 277 oraciones distintas, es decir, reformuladas, descontando aquellas repetidas. De estas 277 oraciones, 190 fueron desambiguadas, lo cual representa un 68.59%, esto es, se desambiguo mas de la mitad de las oraciones reformuladas.

Los resultados de esta investigacion muestran que al momento de desambiguar una oracion relativa con dos posibles antecedentes entran en juego diversos factores y no todos de naturaleza sintactica. Estos resultados van en contra de los esquemas modulares y secuenciales, que abogaban por la autonomia sintactica. Encontramos, en cambio, evidencia para apoyar aquellos modelos, como el construal, que se inclinan por la existencia de un operador sintactico que trabaja de manera conjunta con la informacion extrasintactica, es decir, con informacion lexica, semantica y pragmatica.

Los datos recolectados senalan que la informacion lexica se encuentra entre los tipos de informacion extrasintactica que contribuyen a que el receptor se decida por una u otra opcion. Esto es evidente en las oraciones (3), (20) y (21) del cuestionario, en donde alguno de los dos sintagmas estaba fuertemente ligado a alguna palabra de la clausula de relativo. La estrategia de desambiguacion que se emplea aqui es la adjuncion de la clausula de relativo a uno de los dos sintagmas por medio de la asociacion lexica:

(3) El periodista entrevisto al hermano del tenista que se lastimo (7).

(20) Esta tarde he visto al hijo del doctor que estuvo en nuestra casa curando al abuelo.

(21) El ministro converso con los padres de los estudiantes que habian tomado el colegio.

En el caso de (3) el verbo lastimar fue asociado al sustantivo tenista. En (20) el gerundio curando fue asociado a doctor y en (21) el vocablo estudiantes fue asociado a la idea de tomar el colegio. Cabe resaltar que estas asociaciones requieren de cierto conocimiento del mundo que se activa en el procesamiento cognitivo de la oracion, como ha sido demostrado en el estudio de la semantica de marcos (8) y del procesamiento del discurso (9). Debemos resaltar que estos tres ejemplos se encuentran dentro del grupo de oraciones con menor ambiguedad, pues, como puede observarse en las Figuras 3 y 4, la preferencia por la adjuncion baja en estas oraciones fue mayor al 75%.

Todo parece indicar que las preferencias asociadas a ciertas palabras y, por ende, al procesamiento semantico, son un factor importante en la toma de decisiones.

Al igual que el criterio + - ambiguo, el criterio + - plausible resulto ser de suma importancia para la desambiguacion de oraciones. En efecto, la plausibilidad semantica parece ser uno de los mejores recursos que tiene el informante para tomar una decision; esto es evidente en la interpretacion de las oraciones (4), (6)y(21):

(4) La pelota del gato que estaba en el sillon desaparecio.

(6) Vi al dueno del perro que atropellaron mis vecinos.

(21) El ministro converso con los padres de los estudiantes que habian tomado el colegio.

Estas oraciones resultaron ser--ambiguas (en un rango mayor al 70%), lo que se explica por la mayor o menor plausibilidad semantica de ambas opciones. En el caso de (4) lo mas plausible es que lo que estaba en el sillon es lo que desaparecio, y como aqui el verbo desaparecer se refiere a la pelota, que ademas es el topico de la oracion, lo mas logico y plausible es que la clausula de relativo se refiera en efecto a pelota, el primer sintagma nominal. De la misma manera en el caso de (6), lo mas plausible es que el atropellado haya sido el perro y no el dueno. Por otro lado, si fuese el dueno el atropellado, el espanol ofrece un modo no ambiguo de identificarlo como tal, a traves del uso de la preposicion a + el pronombre relativo quien, por lo que ademas de la plausibilidad semantica, el otro factor que podria estar favoreciendo la eleccion de la adjuncion baja en esta oracion es el principio de cooperacion de Grice, ya que el hablante asume que su emisor esta siendo lo mas claro posible. Por lo que respecta a (21), la preferencia por el segundo sintagma nominal estudiantes se debe, ademas de a las preferencias asociativas que tiene tomar con la palabra estudiantes, a que el conocimiento de mundo dicta a los informantes (cuando menos en el entorno local en el que se realizo el estudio) que los que realizan normalmente tomas de una escuela son los estudiantes y, por lo tanto, elegir el segundo sintagma como antecedente de la clausula de relativo resulta la opcion mas plausible.

La importancia de la plausibilidad semantica para la toma de decisiones en oraciones ambiguas se observa ademas en el hecho de que no todas las oraciones mostraron las mismas concentraciones de procesamiento por la adjuncion alta o por la adjuncion baja, sino que ademas se presento un grupo de oraciones mas ambiguas, a pesar de sus equivalencias sintacticas como oraciones de relativo con doble antecedente. Estos tres datos permiten afirmar que la decision por la adjuncion alta o por la adjuncion baja, en terminos tipologicos para el espanol, no se basa en un factor exclusivamente sintactico, sino tambien en factores de orden semantico en diferentes niveles, y que las correlaciones semanticas establecidas en el nivel proposicional pueden variar entre los diferentes interpretantes, lo que a su vez tambien permite ratificar que el contenido preposicional de las oraciones conlleva una carga interpretativa que no ha sido suficientemente considerada en otros estudios.

RESULTADOS DEL EJERCICIO DE REFORMULACION

El objetivo del ejercicio de reformulacion era obtener mayor informacion acerca de los mecanismos de desambiguacion que emplean los informantes. Las dos posibilidades generales eran desambiguar o mantener la ambiguedad de la oracion.

Las oraciones (10), (17), (20) y (21) del cuestionario, que tuvieron preferencias mayoritarias por algun sintagma de 88%, 85%, 76% y 83% respectivamente, resultaron las menos ambiguas de todas, de ahi que fueran las menos desambiguadas en el ejercicio de reformulacion. En solo 8 casos de las 16 reformulaciones de (17), se perdia la ambiguedad sintactica del doble antecedente. En (20), de las 16 reformulaciones, 6 fueron desambiguadas y en (21) solo 5 de 16 fueron desambiguadas. Lo contrario ocurrio en las oraciones que resultaron +ambiguas (1, 12, 16 y 18), para las que hubo preferencias minimas por uno u otro sintagma de 55%, 45%, 47% y 51% respectivamente. La tendencia a desambiguar estas oraciones en el ejercicio de reformulacion fue mayor. Hubo desambiguacion de (1) en 13 de 17 reformulaciones que se obtuvieron; en (12), de 18 casos reformulados, 12 fueron desambiguados; en (16), 14 de 18 y, finalmente en (18), 13 de 18. Esto datos indican que a mayor ambiguedad corresponde una necesidad mayor de esclarecer la oracion; lo mismo aplica en el caso contrario: mientras la ambiguedad sea menor, menor sera la necesidad de desambiguar la oracion. Lo anterior puede ser resumido en el cuadro de la Figura 5.

Este patron es logico, pues en las oraciones que por factores semanticos, sintacticos, lexicos o pragmaticos resultan menos ambiguas, el informante no sentira necesidad de aclarar la ambiguedad que se presente; de hecho es posible que ni se percate de ella.

Las estrategias de desambiguacion pueden agruparse en cuatro recursos generales: 1) la desambiguacion por organizacion sintactica; 2) desambiguacion por utilizacion de recursos morfologicos; 3) desambiguacion por utilizacion de recursos lexicos; y 4) desambiguacion por interpretacion semantica.

Desambiguacion por organizacion sintactica

Bajo este rubro agrupamos aquellas estrategias en que la oracion se desambiguaba modificando su clasificacion sintactica o intercambiando sus constituyentes.

La modificacion de la clasificacion sintactica consiste en cambiar la oracion subordinada de relativo por una coordinada, por una subordinada causal o por una doble subordinacion. Asi, por ejemplo, en (7a), (10a) y (11a), podemos observar como es que funcionan estas estrategias:

(7) a. Hoy por la tarde vino el hijo del candidato y estaba muy contento por los resultados.

(10) a. Maria cambio el cable del amplificador porque estaba roto.

(11) a. El maestro que esta calvo tiene un hijo que salio con mi tia.

En (7a), al sustituir la clausula relativa de la oracion original por una coordinacion, la ambiguedad queda eliminada. En (10a), al explicar la causa del cambio, queda claro que lo roto es el cable y no el amplificador, debido a que las oraciones causales se subordinan respecto a la accion principal, que en (10a) es la accion de remplazar algo, es decir, estas oraciones se subordinan a un verbo al contrario de las relativas, que se subordinan a un sustantivo. En (11a) lo que elimina la ambiguedad es una doble subordinacion, lo cual permite que cada clausula de relativo tenga su propio antecedente y, por ende, se elimine la confusion. Cabe mencionar que la estrategia de cambiar la oracion subordinada por una coordinada, ya sea copulativa o yuxtapuesta, fue la estrategia mas utilizada (y por el mayor numero de hablantes), mientras que el cambio por otras oraciones subordinadas no fue utilizado en la misma medida.

Una segunda estrategia importante bajo el marco de la organizacion sintactica de las oraciones fue el cambio de la posicion de los constituyentes de la oracion; esta estrategia consiste en cambiar el lugar de los elementos de la oracion para asi lograr la desambiguacion. Es el caso de oraciones como (1a), (8a) y (10b):

(1) a. Al asistente del actor alguien le disparo en el escenario.

(8) a. En la ultima pagina de la revista venia la critica de la poesia que Juan leyo.

(10) b. Maria cambio el cable que estaba estropeado del amplificador.

En (1a) lo que permite la desambiguacion es colocar el objeto indirecto en la primera posicion y el complemento circunstancial en el ultimo lugar, mientras que la desambiguacion de (8a) se debe a que el complemento circunstancial en primera posicion se refiere inequivocamente al elemento que le sigue: la critica; sin embargo, si bien se elimina la ambiguedad de la oracion original, se produce otra, pues ahora no es claro si lo que se leyo fue la critica o la poesia. En (10b), al cambiar el segundo sintagma a una posicion post clausula queda perfectamente claro que 'lo que estaba estropeado es el cable'.

Lo que podemos concluir de estos ejemplos es que en algunas ocasiones el orden va a ser uno de los factores que permiten determinar a cual constituyente pertenece un elemento de la oracion, pero esto no aplicara en el contexto de una relativa a la que precedan dos sustantivos.

Desambiguacion por utilizacion de recursos morfologicos

En espanol es sabido que la concordancia de genero y numero es uno de los mecanismos que mejor esclarecen las relaciones entre los constituyentes de una oracion. No es de sorprender entonces que estos recursos morfologicos puedan ser utilizados para desambiguar una oracion. La eleccion del antecedente apropiado puede depender de los rasgos de concordancia, como es el caso de (1 b), o de los rasgos flexivos propios de los relativos, como en (4a) y (15a):

(1) b. Un sujeto le disparo al ayudante de la estrella la cual se encontraba en el escenario.

(4) a. La bola del felino, la que se encontraba en el sillon.

(15) a. Conoci al hermano de mi amiga que vivio en Australia cuando era chica.

En (1b), al cambiar la palabra actor por estrella se permite la utilizacion del relativo cual, que en espanol tiene flexion de genero y numero; este pronombre solo puede concordar con un elemento que sea de su mismo genero, por lo tanto, queda claro que el antecedente de la relativa es estrella y no ayudante. En (4a) el articulo femenino la pone de manifiesto que se elige la bola como antecedente. En (15a) sabemos que el antecedente de la relativa es amiga, porque es el que concuerda con el adjetivo chica.

Desambiguacion por utilizacion de recursos lexicos

La estrategia mas utilizada fue la sustitucion de la clausula de relativo adjetiva por un adjetivo atributivo. En efecto, en oraciones como (2), (6), (7), (10), (11), (12) y (16) del cuestionario, en las que la clausula de relativo estaba anadiendo o poniendo de manifiesto una caracteristica de su referente, fue posible hacer dicha sustitucion. Asi, por ejemplo en (11b) y (11c), al colocar el adjetivo calvo inmediatamente despues del sustantivo al que modifica, la ambiguedad queda anulada.

(11) b. El hijo del maestro calvo salio con mi tia.

(11) c. Mi tia salio con el hijo calvo del maestro.

De la misma manera en (3a) la ambiguedad queda eliminada al introducir el adjetivo lastimado:

(3) a. Entrevistaron al hermano del tenista lastimado.

La informacion lexica tambien muestra como se incorpora conocimiento del mundo en el procesamiento semantico, es decir, se incorpora informacion contextual que no estaba contenida en las oraciones iniciales:

(3) b. El hermano de Nadal fue entrevistado por la prensa.

En (3b) resulta interesante como a traves del conocimiento del mundo se determina que el tenista es Rafael Nadal, lo que hace suponer que lo importante para la prensa seria la salud de Nadal y no la de su hermano.

Desambiguacion por interpretacion semantica

Es el caso de oraciones como (12a) y (17a), en donde los informantes decidieron dar prioridad a la informacion semantica descartando simplemente eliminar el elemento que promovia la ambiguedad. Es decir, mantuvieron la misma estructura que les fue dada, pero eliminaron uno de los sintagmas. En (12a), por ejemplo, al eliminar el elemento escritor la ambiguedad queda bloqueada, pues el predicamento del doble antecedente ya no causa problemas. De la misma manera en (17a), al suprimir el segundo sintagma, que era estudiantes, la ambiguedad queda resuelta.

(12) a. El libro que gano el premio sera publicado en diez idiomas.

(17) a. Los maestros que fueron al congreso de biologia fueron citados por la directora.

Lo importante en estas reformulaciones para los informantes no fue conservar todos los elementos, sino mas bien reproducir la idea principal de la oracion. No obstante, a pesar de que se elimino alguno de los constituyentes, es claro que el informante tomo una decision respecto al sintagma que eligio como antecedente. Esto no es tan evidente en reformulaciones como (10c) y (12b), cuya estrategia consiste en hacer inferencias y resumir la informacion dada, lo que deriva en una vision panoramica de la oracion original.

(10) c. Maria arreglo el amplificador.

(12) b. Tiene tanto exito el libro que sera publicado en diez idiomas.

Como podemos observar, en el ejercicio de reformulacion las estrategias semanticas no fueron tan efectivas para desambiguar las oraciones como las sintacticas, morfologicas o lexicas. La importancia de la informacion semantica para resolver la ambiguedad no se refleja en las estrategias de reformulacion, lo que indica que existe un reconocimiento del nivel sintactico como el productor de ambiguedad y que, por tanto, sea el que se aproveche en las reformulaciones.

CONCLUSIONES

Los resultados de esta investigacion nos indican que las estrategias empleadas para la desambiguacion no parecen ser universales, pues la variedad de preferencias dentro de un mismo grupo de informantes con caracteristicas similares muestran lo contrario. Las estrategias para tomar una u otra decision en la tarea de desambiguar oraciones con doble antecedente, dependeran de la informacion encontrada en cada oracion. Entre la informacion que guia el analisis del operador sintactico, encontramos que tanto la informacion sintactica como la extrasintactica tienen un papel importante. El tipo de metodologia utilizado no nos permite saber en que momento del procesamiento entra en operacion cada factor, pero si podemos afirmar que existen diversos principios que conducen la toma de decisiones. De acuerdo con lo estudiado aqui, el modelo de procesamiento que nos parece mas acertado es el modelo construal.

Los resultados del ejercicio de reformulacion corroboran nuestra hipotesis de que tanto la informacion sintactica como la extrasintactica participan en la desambiguacion de oraciones y por ende en las rutinas empleadas por el operador sintactico. En el primer apartado dimos cuenta de las condiciones linguisticas que permitian la ambiguedad sintactica; el ejercicio de reformulacion de oraciones nos permitio dar cuenta de las herramientas que tiene la lengua para evitar ambiguedades, como los recursos morfologicos de concordancia de genero o numero, el cambio de posicion de constituyentes y el cambio de la categoria sintactica de la oracion. Los resultados obtenidos nos ayudaron a senalar no solo cuales son las estrategias de desambiguacion, sino que ademas nos revelaron varios aspectos importantes acerca de como se relacionan los elementos de una oracion en espanol.

Pudimos comprobar que hay, en efecto, oraciones mas ambiguas que otras. Las oraciones -ambiguas son aquellas en las que el porcentaje de preferencia, ya sea por la adjuncion alta o la adjuncion baja, es mayor al 65%. En estas oraciones habia elementos sintacticos, lexicos y/o semanticos que arrojaban algunas pistas y facilitaban la desambiguacion. Por otro lado, las oraciones que resultaron ser +ambiguas fueron las que tuvieron preferencias por uno u otro sintagma menores a 65%. Las razones por las que el informante se decidio por uno u otro sintagma no son del todo claras; en estas oraciones no podemos hablar de que haya una preferencia por la adjuncion alta o por la adjuncion baja, porque el porcentaje de preferencia por ambas es muy cercano. Nos parece que esta es una cuestion importante que merece ser estudiada con mayor detenimiento en una futura investigacion, donde la eleccion de las oraciones para las pruebas de lectura considere algunas variantes controladas en los diferentes niveles (encontrados ya en este estudio), como palabras marco que permitan inferir mayor conocimiento del mundo o el tipo de relativa en cada oracion que se encuentre en relacion con aspectos locativos o adjetivos, segun algunos de los patrones mostrados en los ejercicios de reformulacion.

Al analizar los datos del cuestionario y los del ejercicio de reformulacion podemos concluir que cuando se presentan varios sustantivos como posibles antecedentes de un relativo, la eleccion puede estar en funcion de factores gramaticales, como la concordancia de genero y numero por ejemplo, pero tambien puede estar en funcion de criterios discursivos cuando los factores sintacticos no proporcionan una unica respuesta.

DOI:10.24201/nrfh.v65i1.2827

REFERENCIAS

ALONSO, LAURA y JOSE ANTONIO LEON 2011. "La influencia del contexto referencial en la resolucion de ambiguedades oracion completiva/oracion de relativo: evidencia en espanol", Signos, 44, 77, pp. 201-214.

ARANCIBIA GUTIERREZ, BEATRIZ, MARCELA BIZAMA MUNOZ y KATIA SAEZ CARRILLO 2015. "Preferencias de adjuncion sintactica de clausulas de relativo en escolares", Estudios Filologicos, 55, pp. 7-22.

CARREIRAS, MANUEL 1992. "Estrategias de analisis sintactico en el procesamiento de frases: cierre temprano versus cierre tardio", Cognitiva, 4, 1, pp. 3-27.

CUETOS, FERNANDO & DON C. MITCHELL 1988. "Cross-linguistic differences in parsing: Restrictions on the use of the late closure strategy in Spanish", Cognition, 30, pp. 73-105.

FERNANDEZ, EVA 2002. Bilingual sentence processing: Relative clause attachment in English and Spanish, J. Benjamins, Amsterdam-Philadelphia.

FILLMORE, CHARLES J. 1982. "Frame semantics", en Linguistics in the morning calm, Linguistic Society of Korea-Hanshin, Seoul.

FRAZIER, LYN & CHARLES CLIFTON 1996. Construal, MIT Press, Cambridge, MA.

GILIBOY, ELIZABETH & JOSEP M. SOPENA 1996. "Segmentation effects in the processing of complex noun pronouns with relative clauses", en Language processing in Spanish. Comp. Manuel Carreiras, Lawrence Erlbaum Associates, Newjersey.

MESEGUER, ENRIQUE y MANUEL CARREIRAS 1999. "Procesamiento de ambiguedades sintacticas", en Psicolinguistica del espanol. Coords. Fernando Cuetos Vega y Manuel de Vega Rodriguez, Trotta, Valladolid.

PEREIRA REYES, YASNA 2007. "Determinacion del patron prosodico de las oraciones ambiguas con adjuncion alta de las clausulas de relativo", Onomazein, 16, pp. 139-158.

RADELLI, BRUNA 1985. La ambiguedad, un rasgo significativo para el analisis sintactico, Instituto Nacional de Antropologia e Historia, Mexico.

RAE y ASALE 2009. Nueva gramatica de la lengua espanola, Espasa, Madrid. van Dijk, Teun A. & Walter Kintsch 1983. Strategies of discourse comprehension, Academic Press, New York.

JIMENA TENA DAVALOS

Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo

jimenatd@hotmail.com

BERNARDO E. PEREZ ALVAREZ

Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo

perezbernardo@hotmail.com

(1) Veanse CARREIRAS 1992 y Pereira Reyes 2007.

(2) Cf. M. CARREIRAS 1992; ARANCIBIA GUTIERREZ, M. BIZAMA MUNOZ y K. SAEZ CARRILLO 2015; y FERNANDEZ 2002.

(3) L. ALONSO y J.A. LEON 2011; E. MESEGUER y M. CARREIRAS 1999; F. CUETOS & D.C. MITCHELL 1988.

(4) Por ejemplo, L. FRAZIER & C. CLIFTON 1996.

(5) Vease E. GILIBOY & J.M. SOPENA 1996.

(6) Cf. RAE y ASALE 2009.

(7) El numero que precede a estos ejemplos corresponde al que tenia la oracion dentro del cuestionario que se aplico a los informantes (cf. supra). En adelante, y cuando sea el caso, todas las oraciones con que se ejemplifique remitiran al numero original con una letra adjunta (a, b, c ...) para distinguir las oraciones del cuestionario de las reelaboraciones de los participantes.

(8) Vease FILLMORE 1982.

(9) Vease T.A. VAN DIJK & WALTER KINTSCH 1983.

Leyenda: Figura 1

Leyenda: Figura 2

Leyenda: Figura 3: 20. Esta tarde he visto al hijo del doctor que estuvo en nuestra casa curando al abuelo.

Leyenda: Figura 4: 21. El ministro converso con los padres de los estudiantes que habian tomado el colegio.
FIGURA 5

Prueba 1            Ejercicio de reformulacion

Oracion + ambigua   + Oraciones reformuladas desambiguadas
Oracion - ambigua   - Oraciones reformuladas desambiguadas
COPYRIGHT 2017 El Colegio de Mexico, A.C.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Tena Davalos, Jimena; Perez Alvarez, Bernardo E.
Publication:Nueva Revista de Filologia Hispanica
Date:Jan 1, 2017
Words:7765
Previous Article:JOAN L. BROWN (ed.), Approaches to teaching the works of Carmen Martin Gaite.
Next Article:AHORITA: LEXICALIZACION Y CAMBIO LINGUISTICO EN LA COMUNIDAD DE HABLA CARAQUENA.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters