Printer Friendly

ENTRE EL HELENISMO Y EL IMPERIO ROMANO. LA VISITA DE PAUSANIAS A CORINTO.

BETWEEN HELLENISM AND THE ROMAN EMPIRE. THE VISIT OF PAUSANIAS TO CORINTH

Introduccion

Pausanias es un autor bastante enigmatico, que pertenecia a la elite urbana del Asia Menor romana, del area de Magnesia del Sipilo en Lidia (1). La escasa informacion biografica que se tiene proviene, exclusivamente, de la propia Periegesis y ha llegado a nosotros, por lo tanto, a traves de un filtro controlado por el narrador (2). Como senala J. Akujarvi, cualquier elucubracion biografica mas alla de la constatacion de que se trataba de un individuo bien educado y lo suficientemente rico como para viajar y llevar a cabo una investigacion no tiene mucho sentido (3). Sobre la base de referencias historicas internas, se cree, ademas, que Pausanias escribio y publico entre c. 155-175 d.C. los diez libros de su Periegesis, que los estudios modernos generalmente traducen como Recorrido, Descripcion o Guia de Grecia.

En la misma se lleva adelante una verdadera operacion de relectura del pasado con una propuesta general de (re)pensar la identidad griega bajo dominio romano. Pausanias no era ajeno, en ese sentido, al vasto proyecto contemporaneo de autoexamen cultural en el cual la elite griega se habia embarcado con la Segunda Sofistica (4). El aspiraba a construir, en concordancia con esta, una memoria "panhelenica", seleccionando y recuperando para ello "las cosas griegas ([phrase omitted])" (Paus. 1.26.4), lo que implicaba la pretension de brindar una imagen coherente y uniforme de Grecia, que lo ponia ante el problema de domesticar y enmarcar la polifonia de memorias locales.

De acuerdo con lo expuesto en la historiografia de las ultimas dos decadas, la actitud del periegeta en el proceso de seleccion e interpretacion del material recogido en sus fuentes, tanto escritas como orales, fue activa. Su visita a la ciudad de Corinto, cabeza de la provincia romana de Acaya, ofrece para ello un estudio de caso interesante. Una vasta literatura academica ha resaltado, en ese sentido, que existe una articulacion entre procesos globales y locales, y que la 'localidad' no existe en si misma, sino que constituye un producto especifico del contacto con las perspectivas supralocales (5). Recientemente, el tema ha sido explorado tambien para el mundo grecorromano (6). En ese sentido, vale preguntarse, entonces, que huellas del dialogo y de la tension entre el proyecto de memoria panhelenico de Pausanias y las memorias "locales" con las que entro en contacto puede reconocerse en la Periegesis. ?Como intento el periegeta hacer prevalecer su propia vision? O, en otras palabras, ?como logro dar voz a una multiplicidad de tradiciones "locales", sin por ello renunciar a disciplinarlas y enmarcarlas dentro de su propio proyecto personal de "(re) construccion" de una memoria "panhelenica"?

Pausanias en los ultimos anos: el problema de las fuentes

Pausanias viajo y conocio personalmente buena parte de Grecia continental, experiencia que utilizo para redactar una obra en la que propuso un recorrido bastante fiable por los lugares y monumentos arcaicos, clasicos y helenisticos mas destacados aun visibles en el paisaje de la provincia de Acaya en su epoca. Su recorte del espacio griego fue bastante personal, puesto que, aunque era casi equivalente al territorio de la provincia romana, no habia una coincidencia exacta. Buena parte de las regiones tradicionalmente consideradas pertenecientes a Grecia fueron, sin embargo, excluidas: las islas del Egeo -excepto Egina-, Etolia, Acarnania, Tesalia y, logicamente, Epiro y Macedonia (7). En las descripciones, por su parte, introdujo numerosas digresiones, o "discursos" ([phrase omitted]), con informacion adicional para los lectores sobre la historia y la cultura griegas, que permitia enmarcar y resignificar su descripcion de los monumentos, lugares y rutas dignos de ver ([phrase omitted]) (8). De cualquier modo, la obra pudo haber tenido poco impacto en la Antiguedad, dado que practicamente no fue citada, quiza por su caracter poco convencional. Su formato particular, unico en la literatura griega conservada, convirtio a Pausanias, no obstante, en un autor muy popular entre los primeros aristocratas europeos que, a comienzos del siglo XIX, se embarcaron rumbo a Grecia para realizar su Grand Tour formativo llevando consigo una copia de la Periegesis en sus maletas como guia (9).

Muchas fuentes de informacion intervinieron, por su parte, en la composicion de la obra y su identificacion a menudo es dificil, cuando no imposible, a pesar de los esfuerzos de la Quellenforschung desde el siglo XIX (10). Las historias orales y las tradiciones locales, aunque dificiles de identificar salvo mencion por parte del autor, constituian una preocupacion extendida entre los contemporaneosen tanto "servian como un idioma comun en la interaccion entre las comunidades", y el periegeta debio entrar en contacto con ellas, por lo tanto, en cada poblado visitado (11). Se ha sostenido, en efecto, que la Periegesis ofrece un acceso a huellas de estas historias locales que dan cuenta, en ultima instancia, del involucramiento activo de las comunidades griegas en la compleja vida cultural del imperio romano (12).

Pausanias realizo, por su parte, una seleccion propia de lo que, desde su optica, constituian cosas "dignas de recuerdo" ([phrase omitted]) capaces de conducir a los griegos contemporaneos a comportarse como sus antepasados y, de ese modo, seguir siendo griegos aun bajo dominio romano (13). Y. Lafond advierte, por su parte, que la Periegesis constituye, en ese sentido, un esfuerzo intelectual por superar la realidad historica de las divisiones de los griegos en el pasado, apelando a las posibilidades de una historia intencional para volver posible "una Grecia libre y unificada" (14). El viaje, por lo tanto, no era un acto pasivo de contemplacion, sino que implicaba una construccion cultural activa vinculada a las preocupaciones panhelenicas contemporaneas.

Con todo, el periegetano es ingenuo sobre las posibilidades practicas de recuperar para sus lectores una imagen monolitica de la historia y la cultura griega en el imperio romano. Por un lado, como un pepaideumenos, tenia la formacion intelectual comun de la elite griega del imperio romano y, si bien sus lecturas no eran vastas, su conocimiento en algunos campos era profundo, en particular, en religion, arte e historia. Por otro lado, tambien tuvo acceso a tradiciones orales, recogidas en el campo durante sus entrevistas, su observacion de los sitios y monumentos y su lectura de epigrafes antiguos (15). Sabe perfectamente, por lo tanto, que "la mayor parte de los asuntos de Grecia son objeto de disputa ([phrase omitted])" (Paus. 4.2.3). Esta aproximacion diversa a la memoria, y a las tradiciones, queda plasmada en varios pasajes de su obra que imitan indisimuladamente, y con cuidado, el estilo expositivo de Herodoto (16).

Recientes interpretaciones han contribuido a atenuar la importancia prestada al recorrido en la obra y a reconocer, por el contrario, la centralidad de las historias asociadas a la descripcion (17). Historiadores y arqueologos desde fines del siglo XIX hasta el tercer cuarto del XX expurgaban el texto y desestimaban las digresiones por considerarlas "pequenas informaciones mentirosas destinadas a forzar dulcemente la conviccion del lector", una actitud que esta siendo objeto de revision en la actualidad (18). Por ejemplo, se ha reconocido a la obra cierta perspectiva "historica" derivada de los objetivos del autor. D. Musti opina asi que la Periegesis es una "lectura historica del paisaje" (19), mientras que F. Chamoux la ve como "una obra de historia sobre una base topografica" (20). A. Trendelenburg habia advertido ya que las digresiones mitico-historicas representaban casi la mitad del texto, y que las historicas, en especial, cubrian 330 paginas de las 860 de la edicion de Spiro (21). Asi, por ejemplo, la introduccion historica de Laconia ocupa el 36% del libro, la de Arcadia el 10%, la de Mesenia el 80%, mientras que la de Acaya el 56% (22).

La valoracion actual de la obra ha cambiado en consonancia con estos estudios. En especial, se ha desestimado absolutamente una equiparacion directa con las guias turisticas modernas. En efecto, no es una compilacion "objetiva" de informacion para viajeros. Segun W. Hutton, se pensaba que Pausanias era un "zopenco fiable", prolijo y honesto en la informacion compilada, pero absolutamente incapaz de integrarla dentro de un marco interpretativo propio (23). No es extrano, entonces, que durante mucho tiempo se lo considerara una fuente util solo para que los arqueologos pudieran identificar monumentos y que, en ese sentido, se desestimaran sus "discursos".

En algunos casos, el periegeta individualiza sus fuentes orales, como ocurre, por ejemplo, con los exegetai ([phrase omitted]), generalmente traducidos como "guias" o "expositores" (24). Estos individuos no deberian ser confundidos con los Ciceroni modernos, que ofrecian sus servicios a turistas, pues se trataba mas bien de hombres de la elite, que tenian a su cargo tareas en los cultos civicos tradicionales, o bien, en todo caso, de anticuarios locales (25). A veces, el periegeta se refiere a sus informantes de otros modos. En algunos casos, muestra cierta precision, por ejemplo, cuando menciona informacion proporcionada por "el guardian de las leyes de los eleos ([phrase omitted])" (6.23.6). Otras veces, sin embargo, exhibe cierta vaguedad, como cuando se pregunta retoricamente "si el anciano ([phrase omitted])" al que interrogo le ha dicho o no la verdad (6.24.9), o cuando afirma lo que dicen "los que recuerdan las cosas mas antiguas en Patras ([phrase omitted])" (7.18.2). En cualquier caso, sus interlocutores son generalmente "locales", que exponen al autor sus propias tradiciones.

Buena parte de esta informacion puede constituir, entonces, una base adecuada para explorar el problema de las tradiciones locales griegas, tal como ha sido abordado en algunos trabajos recientes (26). Al respecto, puede senalarse que Pausanias utiliza el termino [phrase omitted] ("local"), y sus derivados en 64 oportunidades, mas que cualquier otro autor griego, lo que revela en si cierta sensibilidad por lo "local" (27). Las tradiciones eran vehiculos de memorias e identidades "locales" polifonicas, por ello, los asuntos de Grecia, como admitia el propio periegeta, eran objeto de disputa porque siempre existia cierta apropiacion del pasado en clave "local", y Grecia era a la vez una y multiple. El recorrido geografico y cultural por Grecia en la Periegesis habria buscado justamente orientar a su lector para ser un correcto theoros, observador/juez, de la cultura griega mas alla de los matices regionales (28). En el campo de estudios sobre la memoria griega bajo dominio romano la (re)evaluacion de la tension entre lo "local" y lo "panhelenico" se ha vuelto en los ultimos anos un topico importante de discusion, lo que ha repercutido en las reflexiones sobre Pausanias (29). En un plano teorico general, esta tension local/global solo tiene sentido dentro del nuevo marco imperial romano, y cultural general, de redefinicion general del helenismo. Ambas realidades "globales" permiten a los pueblos y ciudades construir perspectivas desde lo "local" para diferenciarse, distinguirse, preservar y construir ciertos rasgos identitarios frente al fenomeno homogeneizador (30). Pausanias responde a una cierta vision panhelenica, que incluye en el "helenismo" a los griegos continentales y a los asiaticos, y que mucho debe para su conformacion paradojicamente a la realidad politica imperial romana. Su descripcion del rito sacrificial en honor de Artemis Lafria en Patras (Paus. 7.18.11-13), o la de los despojos expuestos en el templo de Atenea Alea en el territorio de Tegea (Paus. 8.45.4-7), nos alertan sobre su disenso implicito con determinadas tradiciones "locales" en el marco del imperio. Este disensoes bastante notable en el caso de la Corinto romana, como veremos a continuacion.

Corinto en epoca romana

La historia de la ciudad sufrio un quiebre con la conquista romana. Tras derrotar a las ultimas fuerzas aqueas en el Istmo, L. Mumio ordeno arrasar Corinto, que habia sido uno de los principales focos de la resistenciaa Roma (146 a.C.) (31). El saqueo y la destruccion no se habrian limitadoal nucleo urbano, sino que, en el territorio, Istmia, Cencreas y el Hereo de Peracora tambien fueron alcanzados (32). Algunos testimonios, especialmente Ciceron, y tambien arqueologicos, brindan indicios en favor de alguna continuidad en la ocupacion humana del sitio (33), pero la ciudad como comunidad politica, como polis, habia cesado su existencia. El territorio, por su parte, quedo dividido en dos areas. La primera fue incorporada al ager publicus Romanus, mientras que la segunda, por su parte, fue asignada a Sicion, que junto con Argos recibio tambien el honor de organizar los Juegos Istmicos. Un epigrama de Antipatro de Sidon (s. II a.C.) acentua esta imagen de destruccion y abandono de Corinto: "Nada, en efecto; ni siquiera un rastro, desventurada, ha quedado de ti, lo devoro completamente la guerra tras arrebatarlo todo" (34).

Unos cien anos mas tarde, en el 44 a.C., Julio Cesar promovio una refundacion como Colonia Laus Iulia Corinthiensis, cuyos primeros habitanteshabrian sido libertos romanos, asi como tambien algunos veteranos de las campanas de Cesar (35). A. Spawforth realizo un estudio prosopografico de los 42 duoviros firmantes en las acunaciones civicas de bronce durante el primer siglo (44 a.C.-69 d.C.), que demostro, sin embargo, que la composicion de la elite corintia se volvio progresivamente mas variada (libertos acaudalados, negotiatores del oriente romano, veteranos de las legiones y notables griegos provenientes de otras ciudades peloponesias) (36). Es posible, ademas, que los colonos no fueran inicialmente muy numerosos, quiza apenas unos 3000, aunque esta cifra es hipotetica, y esta basada enuna analogia con el numero de colonos asignados por Cesar a Cartago el mismo ano (37).

Un fuerte terremoto en el 77 d.C. destruyo buena parte de la ciudad, lo que ocasiono la intervencion deVespasiano y, como agradecimiento, la adopcion del nuevo nombre de Colonia Flavia Augusta Corinthiensis, aunque solo hasta el fin de la dinastia flavia. En su camino a las Guerras Judias, Adriano se detuvo en la colonia y la doto, entre otras cosas, de un nuevo bano y de un importante acueducto para traer agua del lago Estinfalo. En definitiva, dos tipos de monumentos que hacian a la identidad de toda ciudad romana. Durante el siglo II d.C., como advierte D.Engels, "Corinto alcanzo el apogeo de su tamano y prosperidad" (38). Los restos materiales, en particular las estructuras edilicias judiciales y administrativas, se volvieronmas numerosos que en cualquier otra ciudad griega (39). Como ha senalado C. Fornis, tanto el ordenamiento del paisaje urbano-rural, como el diseno espacial y arquitectonico fueron propiamente romanos (foro, capitolio, centuriacion y planificacion urbana, red viaria, banos publicos, acueducto, etc.) (40). Incluso, a diferencia de la otra colonia romana en la provincia de Acaya, Patras, habia mayor numero de estatuas togadas, incluso, mas que en las demas ciudades de Acaya, Macedonia, Creta y Cirene (41). Finalmente, en una epoca tan tardia como el reinado de Adriano, quien habia hablado de las colonias romanas como efigies parvae simula craque Romae ("imagenes o copias en pequeno de Roma") en su oratio pro Italicensibus, los corintios exhibieron su adhesion al imperio y a su modelomediante la ereccion de una estatua de Roma sobre las siete colinas (42).

En su clasico estudio, S. Alcock habia puesto el acento en el impacto concreto del control romano sobre Grecia continental, que habia transformado el paisaje rural y las estructuras de ocupacion del espacio (43). Sabemos ahora que el impacto romano no se manifesto unicamente en el plano politico, sino tambien en el cultural. A. Spawforth ha relacionado los rasgos morales generales de la reforma augustea con el desarrollo contemporaneo en Grecia de ciertos topicos de la historia y de la cultura griega clasicas en la literatura de la epoca, pero, sobre todo, en las fiestas locales (44). En el caso de la Corinto romana, el impacto cultural fue particularmente profundo y duradero, debido especialmente a su estatus de colonia romana.

Algunos autores, como P. Cartledge y A. Spawforth han calificado a la ciudad como "el centro de la romanidad" en Grecia; S. Alcock, por su parte, como "la comunidad cabeza de puente" de la influencia romana en Acaya (45). La elite, quiza compuesta en gran parte por el nucleo de familias colonas originales, como senala Engels, "se identificaban con la lengua latina y la cultura romana", como correspondia a la elite civica de una capital provincial, pero buena parte de los miembros de las clases trabajadoras probablemente tambien lo hicieran. Al menos, los nombres latinos inscriptos en las lamparas y en las terra sigillata, que eran producidas en la ciudad y exportadas, parecen apuntar en esa direccion (46). Fue famosa tambien, en epoca imperial, la aficion de los corintios por las luchas de gladiadores yla caza de bestias salvajes, un interes que sorprendia a muchos griegos (47). Esta aficion duro bastante. En la segunda mitad del siglo III d.C. se construyo un gran anfiteatro para alojar estas actividades, incluso mayor que el Coliseo (48). La Carta 198 de Ps. Juliano, de fines del siglo I d.C. o quiza comienzos del II d.C., confirma esta critica griega a practicas culturales no propias del helenismo (408d-409a) (49).

Dado su estatus de colonia, hasta el reinado de Adriano (117-138 d.C.) se da en la ciudad un predominio de las inscripciones en latin, que se utilizan en dedicatorias, monumentos funerarios, inscripciones monumentales y en registros de beneficios, es decir, para todo motivo excepto para las inscripciones por los Juegos Istmicos. A partir de ese momento, comienzan a primar, por el contrario, aquellas escritas en griego (50). El sentido contextual del uso de una lengua impide, sin embargo, dar a este testimonio un sentido de pertenencia etnica. Es notable, por otro lado, que las inscripciones funebres muestren un mayor grado de solapamiento cultural entre el griego y el latin, y que, ademas, practicamente todos los grafitis conservados esten en griego (51). El helenismo de la ciudad era, por lo tanto, mas marcado de lo que podriamos imaginarnos si tuvieramos en cuenta solo los testimonios tradicionales. Finalmente, es posible que se produjera ademas una tendencia tardia a la adopcion del griego incluso en las inscripciones publicas, en consonancia con la nueva politica cultural impulsada por Adriano. Pese a estos cambios culturales, la ciudad no perdio su caracter de punto clave del dominio romano en oriente (52). De hecho, un contemporaneo de Pausanias, Apuleyo, escribia sobre Corinto caput est totius Achaiae provinciae ("es la cabeza de toda la provincia de Acaya") (53).

Algunos indicios parecen apuntar, con todo, a que a partir del siglo II d.C. la elite corintia habria intentado asociarse activamente con el pasado de la ciudad griega (54). Pudo tratarse, en efecto, de un fenomeno extendido al conjunto de los habitantes, que no solo revivieron antiguos cultos de deidades olimpicas, sino que adoptaron simbolos civicos como los de Belerofonte y Pegaso para sus monedas, o administraron, incluso, los Juegos Istmicos haciendo uso exclusivamente del griego (55). Algunos autores, como G. Bowersock, incluso imaginaron que este exito se debia en realidad a que los libertos, que habian conformado el nucleo inicial de poblacion, eran de origen griego y su asignacion como colonos habria sido un retorno (56). Segun Dion Crisostomo, Favorino habria elogiado, aunque quiza burlonamente, el caracter helenico de los nuevos pobladores de la ciudad en el segundo cuarto del siglo II d.C. (57) En un pasaje de la Fisiognomia - que se conserva en una traduccion arabe- tambien el celebre orador de Esmirna, Antonio Polemon, que Adriano habia invitado por su prestigio a pronunciar un discurso en la dedicacion del Olimpeion en el 130 d.C., senalaba su interes por los griegos "puros", que no se habian mezclado con otras razas. Entre los primeros, mencionaba, sorprendentemente, a argivos, corintios y a "los demas" (58). En epoca imperial, en especial en el marco del Panhelenio, del cual Corinto formo parte, las ciudades del oriente griego buscaron apelar de forma sistematica a su pasado griego clasico, asociandose al mismo y reinventando su identidad civica. Corinto no parece haber sido, entonces, la excepcion.

Pausanias y los colonos corintios

Se desconoce la fecha exacta de la visita de Pausanias a Corinto, pero se supone quela redaccion definitiva del libro 2 se produjo entre c.155-170 d.C. (59) Con respecto a esta visita, su actitud frente a la presencia de la cultura material romana en la colonia es de extraneza, cuando no de hostilidad, como ha senalado M. Torelli, puesto que se detiene muy poco en sus edificios, que exhiben una fachada publica demasiado romana (60). La materialidad de la ciudad, en efecto, no provee mucho al periegeta para su proyecto cultural panhelenico, lo que hace que esta vez su relato no sea tan util para ayudar a los arqueologos modernos a identificar correctamente edificaciones.

Pero la actitud de Pausanias es aun mas compleja. C. Calame se refiere a la multiplicidad de actitudes que los griegos desplegaron frente a su pasado en los santuarios como "lugares de memoria", entendidos como signos ([phrase omitted]), o "conectores", entre presente/pasado que permitian articular la memoria colectiva (61). Alli, celebraciones ritualizadas eran llevadas a cabo regularmente para reactivar en el presente, y de manera comunitaria, la "historia" que las comunidades construian como propia. En ese sentido, Pausanias muestra un claro disenso con las tradiciones corintias desde el comienzo del libro 2: "No conozco a nadie que dijera hasta ahora en serio que Corinto era hijo de Zeus, a no ser la mayoria de los corintios" (Paus. 2.1.1). La hostilidad, mezclada con indiferencia, es el principal rasgo de su relato. Sin embargo, en esta indiferencia, y en sus correspondientes silencios, hay elementos importantes. Me detendre, en especial, en un indicio notable, a mi modo de ver, que es su digresion sobre los sacrificios anuales a Deima ("el Terror"). Escribe Pausanias lo siguiente:

"(6) Yendo desde el agora por otro camino que conduce a Sicion se puede ver a la derecha del camino un templo y una imagen de bronce de Apolo, y un poco mas alla una fuente llamada de Glauce, pues en esta se lanzo Glauce, segun dicen, pensando que el agua seria un remedio contra las pocimas de Medea. Mas arriba de esta fuente esta el llamado Odeon, y junto a el esta el sepulcro de los hijos de Medea; sus nombres son Mermero y Feres, y se dice que ellos fueron apedreados por los corintios a causa de los regalos que le llevaron a Glauce. (7) Como su muerte fue violenta e injusta, aniquilaba a los ninos pequenos de los corintios, hasta que por vaticinio del dios se establecieron sacrificios anuales en su honor y se erigio una estatua de Deima. Esta todavia existe entre nosotros; es la figura de una mujer que inspira terror. Pero despues de que Corinto fue destruida por los romanos y los antiguos corintios murieron, aquellos sacrificios ya no se celebraban entre los colonos, ni sus hijos cortan sus cabellos, ni llevan vestidos negros". (Paus. 2.3.6-7)

Pausanias creia que los ninos estaban, en efecto, enterrados en el lugar, aunque es probable que estuviera mal informado al respecto porque el templo de Hera Akraia, donde los ninos supuestamente habian sido muertos y, luego, se habian vuelto objeto de culto civico se encontraba a casi 65 km de distancia en Peracora (62). El hiato fisico, biologico, entre los antiguos habitantes de la ciudad, los corintios, y los nuevos, los colonos, producto de la destruccion experimentada por la ciudad, se completa con un quiebre definitivo en una practica ritual especifica de la comunidad civica sacrificial. El ritual, que implicaba un sacrificio y una performance particular de duelo colectivo por parte de los ciudadanos por un acontecimiento ocurrido en el pasado mitico de la polis, habia desaparecido, como si los nuevos habitantes no se consideraran ya responsables de mitigar su culpa por la injusticia cometida contra los hijos de Medea en el pasado, que, de ese modo, se volvia para ellos ajeno.

Como hemos senalado, algunos estudios han avanzado la hipotesis de una continuidad en la ocupacion del espacio de la Corinto destruida, entre los anos 146-44 a.C., intentando llamar la atencion sobre el hecho de que los antiguos habitantes habrian podido permanecer dispersos por el territorio o, incluso, ocupando partes del antiguo nucleo urbano. Pero esto no constituye un argumento en favor de la continuidad de la ciudad, porquela polis, con sus instituciones y sus rituales civicos colectivos, que fundaban la comunidad politica sacrificial, no parece haber tenido continuidad justamente por la eliminacion del cuerpo civico original (la comunidad sacrificial). Resulta de interes, al respecto, la postura especifica de Pausanias sobre la discontinuidad. Muchos otros pasajes en la Periegesis confirman, en mi opinion, esta drastica lectura del periegeta, a contrapelo de la tradicion local.

En primer lugar, para el periegeta hay una discontinuidad biologica entre ambas poblaciones. En el pasaje citado arriba lo explicita: Corinto fue destruida y sus antiguos habitantes murieron (Paus. 2.3.6). En la obra existe, en efecto, una marcada distincion entre los "mas recientes corintios" ([phrase omitted]) o "los presentes habitantes" ([phrase omitted]) (Paus. 2.2.2), que no son griegos, y los "antiguos corintios" ([phrase omitted] K.: Paus. 5.25.1; [phrase omitted] K.: Paus. 5.17.5; K. [phrase omitted]: Paus. 5.10.5). Los nuevos colonos son considerados recien llegados sin vinculos con la antigua polis: "En Corinto no vive ya ninguno de los antiguos corintios, sino colonos enviados por los romanos ... Mumio, que estaba al mando del ejercito romano, asolo Corinto, y dicen que despues la repoblo Cesar, que fue el que establecio el actual regimen politico de Roma; y tambien reconstruyo Cartago durante su mandato" (Paus. 2.1.2). Si tenemos en cuenta que, para la perspectiva griega, y en ello la opinion de Aristoteles es orientadora, la polis son los ciudadanos, la desaparicion de estos ultimos, sostenida por el periegeta, extingue el fenomeno poliada, estableciendo una ruptura decisiva entre la Corinto griega y la romana.

En segundo lugar, una discontinuidad en el asentamiento urbano, en la dimension material de la ciudad, en los monumentos que la polis ofrecia para ver a sus visitantes (y a traves de su obra Pausanias a sus lectores). Se ha advertido que la Corinto que Pausanias visito era muy pobre en el tipo de material que interesaba mas al periegeta: obras de arte y monumentos previos a la conquista romana (63). Es interesante que en 2.3.1, por ejemplo, el periegeta introduzca la siguiente noticia: "Por encima del agora hay un templo de Octavia, hermana de Augusto, que fue emperador de los romanos despues de Cesar, el fundador de la Corinto actual ([phrase omitted])" (64). Por su parte, antes habia expuesto lo siguiente: "Entre los monumentos dignos de mencion en la ciudad hay unos que son vestigios del pasado, pero otros, la mayoria, fueron construidos en el esplendor posterior" (Paus. 2.2.6). La ciudad tiene "esplendor", es imponente, como toda capital provincial, pero casi no tiene huellas de su pasado griego. En su materialidad es romana, impensable sin el dominio romano, su caracter de capital de Acaya y de colonia romana. ?Queda sitio, entonces, para ser pensada como una ciudad griega?

Finalmente, en tercer lugar, Pausanias no deja de advertir la discontinuidad cultural entre la ciudad griega y la romana. En efecto, lo habia senalado de forma implicita en el caso del discontinuo sacrificio a Deima, pero lo advierte, de forma logica, tambien en el caso de la lengua de los pobladores, al menos, de la lengua oficial en la que se inscribian las decisiones publicas en la ciudad, propias del habito epigrafico de una ciudad imperial romana: "Mas arriba del teatro hay un santuario de Zeus Capitolino en lengua de los romanos; en lengua griega seria llamado Corifeo" (65). La Corinto actual no posee, por lo tanto, ni la lengua, ni los ritos de la antigua y, por lo tanto, dificilmente puede considerarsela "griega", parte del "helenismo", al menos, tal como el mismo es concebido por Pausanias.

Conclusion

En su recorrido por la Corintia Pausanias no dejo de advertir la centralidad de una ciudad que, bajo el imperio, se habia convertido en el centro del dominio romano sobre Grecia. En su proyecto cultural el periegeta, sin embargo, no estaba particularmente interesado en la realidad historica presente, sino, por el contrario, en la construccion discursiva de un pasado griegoanterior a la conquista romana. Rara vez menciona, por lo tanto, monumentos, personajes o acontecimientos posteriores al 150 a.C. (66) El caso de Corinto resulta, en ese sentido, particular por el significado de la presencia de la colonia romana cabecera de la provincia para la imagen del helenismo que se queria resaltar. Un pasaje del libro 5 resulta al respecto esclarecedor:

"Los arcadios desde el comienzo hasta hoy, han continuado en posesion de su tierra. Los restantes han venido de fuera. En efecto, los corintios de hoy son los mas nuevos de los peloponesios, y desde que recibieron del emperador la tierra hasta mi epoca han pasado doscientos diecisiete anos ([phrase omitted])". (Paus. 5.1.2).

En un mundo griego como el del siglo II d.C., que valoraba de forma especial la antiguedad y pedigri arcaico y clasico que las ciudades eran capaces de exhibir, a menudo recurriendo a historias ficticias e invenciones de tradiciones para avalarlos, no es banal la sugerencia de que los actuales corintios eran los "mas nuevos" del Peloponeso. K. Arafat ha senalado que es probable que Pausanias viera en Corinto el centro del influjo de la "romanidad" en Grecia, y que ello lo predispusiera a desdenarla (67). Pero en la epoca de suvisita, no mas alla del 155 d.C. tras la revitalizacion del helenismo bajo Adriano, parece mas probable que la elite corintia estuvieraintentando asociarse con el pasado griego de la polis, tal como sugieren los testimonios de Favorino y Antonio Polemon. Una tradicion "local" de continuidad con la Corinto antigua habria sido conocida por Pausanias, quien, en consecuencia, habria optado por acentuar ciertas debilidades de esta memoria "local" francamente incongruente con su propio constructo cultural panhelenico. Su recorrido por la Corintia, desde esa perspectiva, constituiria el intento de construir una memoria a contrapelo de la de la elite corintia.

Lo "local" y lo "global", o lo "panhelenico", eran puntos de vista relativos. Uno implicaba necesariamente el otro. La memoria "local" corintia pudo haberse definido en relacion con el fenomeno global "panhelenico", impulsado a partir del siglo II d.C., a su vez, desde el poder global imperial, y haber buscado asociarse al mismo a partir de las tradiciones e historias del pasado poliada. Por su parte, Pausanias, que reconocia el caracter disputado y contradictorio de las tradiciones "locales" griegas, busco presentarse como una voz autorizada sobre monumentos y tradiciones: "porque interpretar los restos del pasado griego requiere mucho mas que solo conocimiento local" (68). En ese sentido, su punto de vista sobre lo "panhelenico", sobre la forma adecuada de percibir lo griego, podia no necesariamente coincidir con lo "panhelenico" a lo que apelaban los corintios de epoca imperial. Su Grecia imaginaria era un mundo cultural previo a la conquista romana, un espacio inmaterial, pero central para la identidad griega, donde los corintios, colonos romanos, no tenian lugar. La postura del periegeta no era "biologicista", no apelaba a reconocer la pureza etnicade la ascendencia griega, y el parentesco real, sino todo lo contrario. Como "griego cultural" originario de Lidia, el estaba muy atento al modo en que los hombres del oriente griego se habian asociado con la herencia cultural griega (69), incorporando un cumulo de leyendas y tradiciones. Estas en muchos casos se habian convertido en parte de la herencia cultural comun del helenismo, de una identidad agregativa, que, por ejemplo, habia permitido a los lidios de epoca imperial considerarse tan griegos como los atenienses o los espartanos.

Pausanias visito y conocio una dimension de lo "local/peculiar", que vio y evaluo desde su marco cultural global de referencia del helenismo. Pero las 'localidades' que visito, y menciono, estaban ya atravesadas, a su vez, inevitablemente por el fenomeno global politico del imperio (como tambien lo estaba el propio autor). El periegeta tiene un proyecto cultural que podriamos denominar total, pues expresa su interes por los panta ta Hellenika, "todas las cosas griegas", lo que se construye en un doble movimiento: a partir del helenismo, se define primero que es griego, y que no lo es, y, en un segundo momento, a partir de las tradiciones 'locales' se redefine un helenismo mas plural. De esta manera, sobre la base de un proyecto cultural panhelenico apela a construir una memoria de Grecia que esta anclada en lo antiguo, en el pasado, en lo tradicional, aunque sin poder desenmaranarlo de la realidad imperial romana. Alli se evidencia la paradoja de su viaje real, no cultural, puesto que, despues de todo, la Periegesis no es una invitacion a visitar Grecia, sino a recorrer la provincia romana de Acaya a la luz del pasado griego.

Las reservas de Pausanias con respecto a los corintios romanos estaban relacionadas con el hecho de haberse incorporado demasiado tarde y, ademas, de forma demasiado imperfecta al "helenismo". Un lector atento de Herodoto, como lo era el periegeta, no podia desconocer la nocion de "helenismo" ([phrase omitted]) que aquel habia expuesto: origen comun e identidad linguistica, comunidad de santuarios y sacrificios a los dioses, asi como tambien usos y costumbres similares. Dionisio de Halicarnaso reformulo esta definicion en el siglo I a.C., pero le quito el criterio excluyentede la sangre comun, del parentesco (70). Los nuevos habitantes de Corinto eran asi candidatos pobres a formar parte de la definicion pausaniana del helenismo. Sus tradiciones locales dificilmente eran aceptables para dialogar constructivamente con su memoria "panhelenica", bastante selectiva y, sobre todo, personal dentro de un mundo marcado por los fenomenos globales del imperio romano y el helenismo del Panhelenio,

Please note: Some non-Latin characters were omitted from this article.

Recibido: 9.11.2017--Aceptado: 15.01.2018

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS:

AKUJARVI, J. (2005). Researcher, Traveller, Narrator: Studies in Pausanias' Periegesis. Lund: Almqvist & Wiksell International.

ALCOCK, S. (1993). Graecia Capta. The Landscapes of Roman Greece. Cambridge: Cambridge University Press.

ARAFAT, K. (2004). Pausanias' Greece. Ancient Artists and Roman Rulers. Cambridge: Cambridge University Press.

BANCALARI MOLINA, A. (2007). Orbe Romano e Imperio Global. La Romanizacion desde Augusto a Caracalla. Santiago: Editorial Universitaria.

BEARZOT, C. (1992). Storia e storiografia ellenistica in Pausania il periegeta, Venezia: il Cardo.

BOWERSOCK, G. (1965). Augustus and the Greek World. Oxford: Clarendon Press.

CALAME, C. (2009). Practicas poeticas de la memoria. Representaciones del espacio-tiempo en la Grecia antigua. Mexico: Siglo XXI-Universidad Autonoma Metropolitana Iztapalapa.

CARTLEDGE, P. Y SPAWFORTH, A. (1989). Hellenistic and Roman Sparta: A Tale of Two Cities. Londres: Routledge.

CHAMOUX, F. (1974). "Pausanias geographe", Caesarodunum, 9 bis, 83-90.

DIFABIO, E. (2015). "Un mapa de la nostalgia: ciudades otrora florecientes en el libro 9 de Antologia Palatina", AFC, 28, 5-18.

DORATI, M. (2005). "Pausania e il modelo erodoteo: le tradizioni di Fliunte", en M. Giangiulio (ed.), Erodoto e il 'modello erodoteo'. Formazione e trasmissione delle tradizion istoriche in Grecia.Trento: Universita di Trento, 315-348.

DUNN, F. (1995). "Pausanias on the tomb of Medea's children", Mnemosyne, 48 (3), 348-351.

DUNN, F. (1994). "Euripides and the Rites of Hera Akraia", GRBS, 35, 103-115.

DYSON, S. (2008). En busca del pasado clasico. Una historia de la arqueologia del mundo grecolatino en los siglos XIX y XX. Madrid: Ariel.

ENGELS, D. (1990). Roman Corinth. An Alternative Model for the Classical City. Chicago: University of Chicago Press.

FORNIS, C. (2007). "La construccion de la identidad romana en Corinto", Habis 38, 205-224.

FRIEDMAN, J. (2001). Identidad cultural y proceso global. Madrid: Amorrortu.

GOLDHILL, S. (2010). "What is local identity? The politics of cultural mapping", en T. Whitmarsh (ed.), Local Knowledge and Microidentities in the Imperial Greek World. Cambridge: Cambridge University Press, 46-68.

HABICHT, CH. (1985). Pausanias' Guide to Ancient Greece. Berkeley-Los Angeles: University of California Press.

HAVE-NIKOLAUS, F. (1998). Untersuchungen zu den kaiserzeitlichen Togastatuen griechischer Provenienz. Mainz: von Zabern.

HALL, J. (2005). Helleni city. Between Ethnicity and Culture. Chicago: University of Chicago Press.

HERRERO INGELMO, M.C. (1994). Pausanias. Descripcion de Grecia, libros I-X, vol. I-III. Madrid: Gredos.

HOLLEAUX, M. (1895). "Pausanias et la destruction d'Haliarte par les Perses", RPh, 19, 109-115.

HUTTON, W. (2005). Describing Greece. Landscape and Literature in the Periegesis of Pausanias. Cambridge: Cambridge University Press.

JONES, CH. (2001). "Pausanias and his Guides", en S. Alcock, J. Cherry y J. Elsner (eds.), Pausanias: Travel and Memory in Roman Greece. Oxford: Oxford University Press, 33-39.

JONES, CH. (2004). "Multiple Identities in the Age of the Second Sophistic", en B. E. Borg (ed.), Paideia: The World of the Second Sophistic. Berlin: Walter de Gruyter, 13-21.

KENT, J. (1966).Corinth. Results of Excavations Conducted by the American School of Classical Studies at Athens, vol. VIII (3) ("The Inscriptions 1926-1950"). Nueva York: Princeton.

KONIG, J. (2001). "Favorinus' Corinthian Oration in its Corinthian context", PCPhS, 47, 141-171.

KONSTAN, D. (2014). "Seeing Greece with Pausanias", en F. Mestre y P. Gomez (eds.), Three Centuries of Greek Culture under the Roman Empire. Barcelona: Universitat de Barcelona, 257-266.

LAFOND, Y. (2001). "Lire Pausanias a l'epoque des Antonins, reflexions sur la place de la Periegese dans l'histoire culturelle, religieuse et sociale de la Grece romaine", en D. Knoepfler y M. Pierart (eds.), Editer, traduire, commenter Pausanias en l'an 2000. Ginebra: Universite de Neuchatel, 387-406.

MEADOWS, A. (1995). "Pausanias and the historiography of Classical Sparta" (pp. 92-113), CQ, 45 (1).

MILLIS, B. (2010). "The Social and Ethnic Origins of the Colonists in Early Roman Corinth", en S. Friesen, D. Schowalter y J. Walters (eds.), Corinth in Context: Comparative Studies on Religion and Society. Leiden: Brill, 13-36.

MORENO LEONI, A. (2014). "Pausanias, la libertad griega y la historia de la Confederacion Aquea helenistica: Memoria e identidad en el Imperio Romano", NT, 32 (1), 45-79.

MUSTI, D., MADDOLI, G. y MOGGI, M. et al., Pausania. Guida della Grecia, libros I-X, Milano: Arnoldo Mondadori (Fondazione Lorenzo Valla.

MUSTI, D. (1994)."La struttura del discorsostorico in Pausania", en J. Bingen (dir.), Pausanias historien. Fondation Hardt: Ginebra, 9-34.

PORTER, J. (2001), "Ideals and Ruins. Pausanias, Longinus, and the Second Sophistic", en S. Alcock, J. Cherry y J. Elsner (eds.), Pausanias: Traveland Memory in Roman Greece. Oxford University Press: Oxford, 63-92

PRETZLER, M. (2007). Pausanias. Travel Writing in Ancient Greece. Duckworth: Londres.

PRETZLER, M. (2005). "Pausanias and Oral Tradition", CQ, 55 (1), 235-249.

PRETZLER, M. (2005a). "Pausanias at Mantinea: Invention and Manipulation of Local History", Cambridge Classical Journal, 51, 21-34.

ROBERT, C. (1909). Pausanias als Schriftsteller. Studien und Beobachtungen, Weidmann: Berlin.

ROBINSON, H. S. (1974). "A Monument of Roma at Corinth", Hesperia, 43, 470-484.

ROY, J. (2016). "Pausanias and Hadrian, Mantinea and Bithynion", Histos. The On-line Journal of Ancient Historiography, 10, 111-131.

SPAWFORTH, A. (1994). "Corinth, Argos, and the imperial cult. Pseudo-Julian, Letters 198", Hesperia, 63, 1994, 211-232.

SPAWFORTH, A. (1996). "Roman Corinth: The Formation of a Colonial Elite", en A. D. Rizakis (ed.), Roman Onomastic in the Greek East: Social and Political Aspects, Meletemata, 21, 167-182.

SPAWFORTH, A. (2001). "Shades of Greekness: a Lydian case-study", en I. Malkin (ed.), Ancient Perception of Greek Ethnicity: Cambridge (Ma): Harvard University Press, 375-400.

SPAWFORTH, A. (2008).Greece and the Augustan Cultural Revolution, Cambridge: Cambridge University Press.

SWAIN, S. (ed.) (2007). Seeing the Face, Seeing the Soul: Polemon's Physiognomy from Classical Antiquity to Medieval Islam. Oxford: Oxford University Press.

SWAIN, S. (1996).Hellenism and Empire. Language, Classicism, and Power in the Greek World, AD 50-250, Oxford: Clarendon Press.

TORELLI, M. Y MUSTI, D. (1986). "Nota introduttiva al libro II" (pp. ix-xxxiii), en Pausania. Guidadella Grecia, Libro II. La Corinzia e l'Argolide, a.c. di D. Musti. Milano: Fondazione Lorenzo Valla.

TORELLI, M. (2001). "Pausania a Corinto. Un intellettuale greco del secondo secolo e la propaganda imperiales romana", en D. Knoepfler y M. Pierart (eds.), Editer, traduire, commenter Pausanias en l'an 2000, Ginebra: Universite de Neuchatel, 135-184.

TRENDELENBURG, A. (1914).Pausanias' Hellenika, Berlin: Weidmann, 1914.

WITHMARSH, T. (ed.) (2010). Local Knowledge and Microidentities in the Imperial Greek World. Cambridge: Cambridge University Press, 46-68.

WITHMARSH, T. (2005). The Second Sophistic. Oxford: Oxford University Press.

WITHMARSH, T. (2013). Beyond the Second Sophistic. Adventures in Greek Postclassicism. Berkeley-Los Angeles: University of California Press.

ZIZZA, C. (2006). Le iscrizione nella Periegesi di Pausania. Commentoai testi epigrafici. Pisa: Edizioni ETS.

Alvaro Moreno Leoni

Universidad Nacional de Rio Cuarto de. Cordoba. Argentina

Correspondencia: Alvaro M. Moreno Leoni

Email: moreno.leoni@gmail.com

Doctor en Historia. Profesor Adjunto de Sociedades Antiguas de la Universidad

Nacional de Rio Cuarto y Profesor Asistente de Historia Antigua General de la Universidad Nacional de Cordoba (Argentina). Investigador en el Consejo

Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas. Pertenencia Institucional: Universidad Nacional de Rio Cuarto--CIECS/UNC-CONICET.

(1) Habicht (1985: 10-15); Paus. 5.13.7. Sobre su identidad lidia: Jones (2004). Para este trabajo se ha utilizado la edicion de Musti, Maddoli y Moggi (19822012) y la traduccion al castellano de Herrero Ingelmo (1994), con ligeras modificaciones.

(2) Akujarvi (2005: 54-55).

(3) Akujarvi (2005: 45). A proposito de Tebas, Orcomeno y Delos, dice que "les faltan medios iguales a aquellos de un hombre con una fortuna promedio", reproduciendo la vision de un hombre de fortuna: Paus. 8.33.2.

(4) Withwarsh (2005: 22). Un movimiento mas amplio de "reconquista y de reapropiacion activa del pasado griego" por las elites griegas: Lafond (2001: 406).

(5) Friedman (2001).

(6) Withmarsh (2010).

(7) El recorte del territorio griego: Hutton (2005: 55-68).Parecido con el territorio de la provincia romana: Alcock (1993). Pero existe una referencia a un libro XI sobre Eubea (Steph. Byz., s.v.Tamyna), que se considera un error de un copista.

(8) Paus. 1.39.3; Robert (1909: 3-7, 8-38, 39-68).

(9) Sobre las huellas de E. Dodwell, W. Gell, W. M. Leake, entre otros, que se sirvieron de Pausanias como guia para sus grabados, mapas y estudios sobre Grecia a comienzos del siglo XIX: Dyson (2008: 97-99, 110).

(10) Una buena muestra del enfoque, de sus limites y de la historiografia sobre el tema: Meadows (1995). Cf. Bearzot(1992).

(11) Pretzler (2005: 237).

(12) Pretzler (2005: 247).

(13) Moreno Leoni (2014); Porter (2001: 75).

(14) LAFOND (2001: 390).

(15) Para los epigrafes, ver: Zizza (2006).

(16) Paus. 4.4.3; 6.20.18; 2.12.3; 3.11.5-6; 8.53.5; 9.16.7, 31.6; etc. La imitacion del estilo de Herodoto es conocida. Para una sintesis actual: Dorati (2005).

(17) Konstan (2014).

(18) Holleaux (1895: 113).

(19) MUSTI (1994: 14).

(20) Chamoux (1974: 83); cfr. Hutton (2005: 117).

(21) Trendelenburg (1914: 15-17).

(22) Akujarvi (2005: 181, n. 1).

(23) Hutton (2005: 4, passim).

(24) Paus. 1.35.1, 8, 41.2; 1.42.4; 2.9.7, 23.6; 4.33.6; 5.10.7, 18.6, 20.4, 21.8, 21.9; 7.6.5; 9.3.3; etc.

(25) Jones (2001).

(26) Pretzler (2005; 2005a); Roy (2016).

(27) Goldhill (2010: 57-58).

(28) Goldhill (2010: 67).

(29) Pretzler (2007:152); Goldhill (2010:62-68).

(30) En espanol se dispone afortunadamente del importante estudio sobre la romanizacion de Bancalari Molina (2007).

(31) Plb.38.9.1-18.12; 39.2-6; Str. 8.6.23; D.S. 32.26.1-5; Paus.7.14.1-16.10; Liv. Perioch. 52; Iust. 34.2.1-6; Flor. 1.32.4-7; Oros. 5.3; Zonar. 9.31.

(32) Fornis (2007: 208).

(33) Cic., Agr. 1.2.5; 2.19.51; Tusc. 3.53.

(34) Anth. Pal. 9.151; Difabio (2015: 11-12), de quien tomo la traduccion del epigrama.

(35) Str. 8.6.23; 17.3.15; App., Pun. 136; Plu., Caes. 57.8. Es particularmente acido con respecto ala composicion social de la nueva colonia Crinagoras de Mitilene (Anth. Pal. 9.284), aunque esta lejos de ser antirromano: Withmarsh (2013: 151). Contra la presencia de veteranos romanos: Millis (2010: 17-21).

(36) Spawforth (1996).

(37) App., Pun. 136; Engels (1990: 67).

(38) ENGELS (1990: 20).

(39) ENGELS (1990: 44).

(40) FORNIS (2007: 212-213).

(41) Have-Nikolaus (1998: 25-52).

(42) Robinson (1974).

(43) Alcock (1993).

(44) Spawforth (2008).

(45) Cartledge & Spawforth (1989: 104); Alcock (1993: 156, 166-169).

(46) ENGELS (1990: 69).

(47) D. Chr. 31.121.

(48) Patras, otra colonia romana, esta el unico otro ejemplo en Grecia de un anfiteatro: Spawforth (1994: 217).

(49) KONIG (2001: 152).

(50) Existen 104 inscripciones anteriores al reinado de Adriano: 101 en latin y 3 en griego. 15 textos griegos y 10 latinos sobreviven del reinado de Adriano y, hasta Galieno, 24 textos griegos y 7 latinos: Kent (1966).

(51) MILLIS (2010: 23-27).

(52) ALCOCK (1993: 169).

(53) Apul., Met. 10.18.

(54) Ver el interesante estudio: Millis (2010).

(55) Millis (2010: 14-15), con bibliografia previa.

(56) Bowersock (1965: 67).

(57) D. Chr.37.1; 26. Cfr. Arist., Or. 46.Sobre la burla de Favorino a las pretensiones de helenismo de los corintios: Konig (2001).

(58) SPAWFORTH (2008: 254); SWAIN (2007: 427).

(59) Torelli & Musti (1986: xxxi-xxxii).

(60) Torelli (2001: 181). La postura casi hostil de Pausanias frente a la Corinto romana y otros asentamientos (Nicopolis, Patras): Swain (1996: 347-349).

(61) Calame (2009: 40-41).

(62) Dunn (1995: 349).Varias fuentes reportan la muerte de los hijos de Medea: DUNN (1994: 105-108).

(63) Las consecuencias del saqueo de Corinto para la cultura material: Arafat (2004: 92-97).

(64) Posiblemente el templum Gentis Iuliae: Torelli (2001: 179).

(65) Paus. 2.4.5.

(66) La preferencia por lo antiguo: Arafat (2004: 43-79); Swain (1996: 331-332).

(67) ARAFAT (2004: 90, 109-112).

(68) KONIG (2001: 157).

(69) Spawforth (2001: 388-392).

(70) Hdt. 8.144.2; D. H. 1.89.4; Hall (2005: 224-225). del cual, sin embargo, Corinto formaba parte muy activamente en los hechos.
COPYRIGHT 2018 Universidad de Chile, Facultad de Filosofia y Humanidades
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Moreno Leoni, Alvaro
Publication:Byzantion Nea Hellas
Date:Jan 1, 2018
Words:8085
Previous Article:ETICA Y SOCIEDAD. A. W. H. ADKINS Y LOS VALORES MORALES EN HOMERO.
Next Article:"... POR UNA HELENA ..." FILOSOFIA Y RETORICA EN EL MITO DE LA MUJER MAS BELLA.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters