Printer Friendly

EN CONSTANTE MOVIMIENTO. DOS EPISODIOS SOBRE LA CIRCULACION DE SABERES TECNOLOGICOS A TRAVES DE LA INVENCION DE LAS MAQUINAS DESFIBRADORAS DE HENEQUEN, SIGLO XIX.

IN CONSTANT MOTION. TWO EPISODES ON THE CIRCULATION OF TECHNOLOGICAL KNOWLEDGE THROUGH THE INVENTION OF HENEQUEN DECORTICATING MACHINES, 19TH CENTURY

MOUVEMENT SANS ARRET. DEUX EPISODES SUR LA CIRCULATION DE SAVOIRS TECHNOLOGIQUES A TRAVERS L'INVENTION DE MACHINES BROYEURS D'HENEQUEN AU XIXE SIECLE

Recientemente en la historia de la tecnologia se ha puesto enfasis en los fenomenos de circulacion de los conocimientos tecnologicos para desentranar la configuracion de los artefactos. (1) En estos estudios el termino de circulacion no se utiliza para referirse a los eventos donde simplemente se presenta la transferencia, desplazamiento o trasmision de saberes de un lugar a otro, sino los procesos de encuentro, negociacion, adherencia y adecuacion que ocurren mediante la interaccion social en distintas escalas. Bajo esta perspectiva se concibe que la tecnologia es resultado del ensamblaje o la conjugacion de multiples saberes locales que se encuentran circulando a traves de cuerpos, objetos y textos. Asimismo, es una propuesta para interpretar la construccion de la tecnologia que puede desmontar antiguos estilos explicativos como la nocion lineal y progresiva del cambio tecnologico, la representacion del inventor heroico y la idea difusionista de la transferencia tecnologica desde un centro activo hacia las periferias pasivas.2 Este acercamiento, por tanto, nos ensena que la tecnologia se genera de forma heterogenea, mediante el entrecruzamiento de multiples aportes individuales y gracias a la reunion de elementos provenientes de diferentes fuentes, espacios y culturas que, al interactuar, producen una hibridacion de los saberes que constituyen a los artefactos.

Desde luego, estos fenomenos de circulacion e hibridacion de saberes tecnologicos se presentan durante toda la existencia de los artefactos. En este articulo, sin embargo, me centrare especialmente en los procesos de invencion e innovacion. Al respecto, en la literatura especializada regularmente se acepta que los desplazamientos de saberes tecnologicos son determinantes para desarrollar nuevos artefactos porque enriquecen el acervo de conocimientos utiles disponibles en la sociedad. Los caudales que nutren este acervo provienen de distintas fuentes tecnologicas como los manuales, diagramas, tratados, dibujos, maquinas, patentes, etcetera. No obstante, tambien se debe advertir que la existencia de dichos flujos no siempre garantiza que lleguen todos los saberes necesarios para realizar una tecnologia que satisfaga los requerimientos, los deseos o las expectativas de un momento o contexto dado. Gran parte del problema pasa por la naturaleza especial del conocimiento tecnologico, el cual contiene una carga sustancial de saberes prescriptivos y tacitos. Los primeros consisten en los metodos, preceptos o reglas para ejecutar una accion y son transmitidos mediante instructivos, manuales o indicaciones directas; mientras que los segundos son las habilidades o destrezas que se van adquiriendo a traves de la imitacion, la experiencia o el ensayo y error. Es decir, el saber hacer o know-how que no se puede compartir por medios codificados. (3)

En consecuencia, muchos saberes tecnologicos de naturaleza tacita no se pueden desplazar facilmente porque estan incorporados a las personas, por lo que solamente se pueden compartir de manera directa, mediante la interaccion de los sujetos, viendo como se realizan las cosas. De la misma forma, muchos conocimientos tecnologicos se reproducen en virtud de los recursos naturales, medios tecnicos y relaciones sociales existentes en un escenario en particular. Son resultado de sistemas sociotecnicos de mayor o menor complejidad que no se pueden transportar a otro sito en su totalidad. Por tanto, la unica manera de acceder a esta porcion de conocimientos tecnologicos es acudiendo directamente a los sitios donde se reproducen para entrar en contacto con los personajes que los dominan. Este camino, sin embargo, demanda un caracter y un esfuerzo especial. Requiere de individuos que esten dispuestos a buscar estos saberes a traves de la movilidad o mediante la participacion en espacios de interaccion. Desde luego, tambien demanda sujetos que sepan donde acudir, con quien dirigirse y como amalgamar los saberes necesarios para la creacion de un artefacto. Todo lo cual es una tarea dificil de efectuar, mas aun si nos situamos en el contexto del siglo XIX donde las fuentes del saber tecnologico eran menos accesibles y mas limitadas.

La movilidad humana, entonces, puede revestir un papel crucial en los procesos de invencion e innovacion. Dentro de una dimension local resulta muy ventajosa porque potencia los intercambios entre sujetos con saberes relevantes, impulsa la generacion de redes de interaccion y extiende las posibilidades de cooperacion. Del mismo modo, hacia el exterior incrementa significativamente la adquisicion de saberes tecnologicos prescriptivos y tacitos. No en vano en muchas ocasiones los gobiernos han promovido la adquisicion de conocimientos tecnologicos con practicas de movilidad tan diversas como las expediciones cientificas, el espionaje industrial, las estadias de investigacion o las misiones especiales para recabar datos sobre una tecnologia. En sentido inverso, tambien han fomentado la introduccion de conocimientos externos en sus territorios con programas de colonizacion selectiva, acogida de sujetos cualificados o asignacion de contratos a empresas extranjeras. De hecho, los inmigrantes han sido considerados como uno de los vectores mas activos en los procesos de circulacion tecnologica, pues traen consigo una serie de saberes que de otra forma seria complicado o imposible de obtener. (4) El punto es que la movilidad humana, interna y externa, es muy importante en los eventos de cambio tecnologico porque detona la circulacion de saberes tecnicos y sus consecuentes fenomenos de negociacion, adaptacion e hibridacion.

Por otro lado, tambien se debe tener en cuenta que las condiciones sociotecnicas de los espacios donde surgen o manipulan los artefactos son esenciales para comprender su configuracion. Un contexto sociotecnico es la union de diversas practicas humanas (legales, economicas, politicas, culturales) y factores materiales (tecnologia instalada, materias primas, servicios tecnicos especializados) en un evento tecnologico. Dicho de otra manera, es el "tejido sin costuras" o la interaccion reciproca entre los elementos materiales e inmateriales que permiten el desarrollo de cualquier suceso tecnologico (de invencion, innovacion, adecuacion, uso, etcetera). (5) Finalmente, se debe considerar que el conocimiento tecnologico esta marcado por multiples complejos de orientacion: debe resolver al mismo tiempo toda clase de problemas tecnicos, cientificos, politicos, economicos y culturales. (6) Esa yuxtaposicio n de factores es la que acaba configurando a cualquier artefacto y es la que le da un caracter heterogeneo y contextual. Por mas relevante que sea la solucion tecnica de un problema, siempre existen condiciones y limitaciones sociales, materiales y culturales que definen el caracter del conocimiento tecnologico y que no pueden ser ignoradas.

Desde estas ideas, en este texto me propongo estudiar dos episodios de la historia de la tecnologia mexicana en torno a uno de los artefactos mas relevantes en la vida del pais durante el siglo XIX: la maquina desfibradora de henequen. (7) A traves de ellos podemos observar la importancia de la movilidad para la circulacion de los saberes tecnologicos y para la configuracion de artefactos adecuados a un contexto dado, asi como la influencia de las condiciones sociotecnicas y los complejos de orientacion en su diseno y creacion. En el primer episodio, la configuracion de la desfibradora Solis, la movilidad de su inventor fue basicamente endogena, al interior del estado de Yucatan, con conexiones hacia el exterior, pero teniendo como base la localidad. En el segundo caso, la configuracion de la desfibradora Prieto, la movilidad de su principal inventor fue mucho mas exogena, con constantes traslados en el pais y el extranjero, estableciendo multiples conexiones con el exterior tanto en los procesos de invencion como en los de innovacion. En el fondo, tenemos dos tipos de desplazamientos, dos dimensiones de movilidad, dos puntos de observacion de como circulan los saberes para configurar artefactos exitosos. En ambos casos, a fin de cuentas, la movilidad de los inventores les permitio acceder a saberes, practicas e ideas que entraron en un proceso de hibridacion, mezcla o amalgamacion. Multiples prestamos, adecuaciones y negociaciones fueron necesarias para producir ambos objetos tecnologicos.

LOS SABERES RUEDAN: LA CONFIGURACION DE LA RUEDA SOLIS

Durante la segunda mitad del siglo XIX la fibra de henequen se convirtio en una de las principales materias de exportacion por encima de productos valiosos como el palo de tinte, maderas finas, caucho natural, vainilla, cafe y tabaco. En efecto, paradojicamente el henequen comenzo a ser un producto valorado en el mercado nacional porque fue demandado por la industria extranjera. Desde la decada de 1820 se apuntalo como un elemento clave para la navegacion maritima en Norteamerica porque resulto ser mas flexible y resistente que el canamo a bajas temperaturas. Durante la siguiente decada la invencion de la segadora mecanica de Cyrus McCormick incremento su importancia, pues comenzo a emplearse como hilo para amarrar las gavillas de trigo. Por ultimo, su auge definitivo ocurrio en la decada de 1880 cuando el mismo inventor perfecciono su maquina logrando segar y atar las espigas de trigo automaticamente. Desde entonces, la insaciable engavilladora McCormick demando millones y millones de metros de hilo de henequen o binder twine, como lo llamaron los norteamericanos. Asi, la produccion masiva de esta fibra siempre estuvo sujeta al comercio con Estados Unidos.

No obstante, antes de que esto sucediera, los hacendados yucatecos se toparon con un obstaculo para sus ambiciones: el desfibrado de las hojas o pencas de henequen. En efecto, como esta planta no podia exportarse en bruto--pues la rapida fermentacion de las pencas afecta la calidad de la fibra--, la unica alternativa que tenian era hacerlo en rama o cordel. Esto, sin embargo, implicaba una operacion de raspado o desfibrado que era demasiado lenta y pesada con los medios existentes. Desde epocas ancestrales el tallado del henequen se efectuaba con una tecnologia propia de los pueblos indios, cuya logica de relacion con los recursos naturales era opuesta al interes capitalista de los hacendados. Al respecto, los objetos para llegar a la fibra (llamados toncos y pacche por los indios mayas) eran instrumentos de madera que se usaban de forma manual, apoyados directamente en las piernas, por lo que tenian el inconveniente de mojar el cuerpo del operario con el jugo expedido por las pencas. Esto originaba que las faenas fueran cortas y lentas. Unicamente se desfibraba por la manana y el atardecer, pues en Yucatan todos sabian que el henequen "arroja de si un jugo caustico y mordicante que dana la piel y causa ardores agudisimos que aumentan con los rayos del sol". (8)

Ante esta problematica los hacendados yucatecos se empenaron en conseguir una maquina que les permitiera mecanizar el desfibrado para aumentar la explotacion, las exportaciones y las ganancias, pues en el ambiente rondaba la certidumbre de que tal "invencion hara que el cultivo de estas plantas sea una fuente de inagotable riqueza industrial para la nacion mexicana, de mas valor que todas las minas que posee". (9) Asi, entre 1830 y 1850, se presentaron los primeros intentos comandados por mecanicos e inventores extranjeros. El primero del que tenemos noticia acontecio en 1830. Ese ano varios hacendados de Merida establecieron una compania para "promover, aumentar y perfeccionar el plantio, cultivo y manufactura del henequen". (10) Una de sus primeras acciones fue introducir un artefacto que desfibrara las pencas. Para ello consiguieron que el jefe superior de Yucatan, Jose Segundo Carvajal, les otorgara un privilegio para el uso exclusivo de un aparato inventado por el norteamericano Mr. Freeman Graham. La maquina, sin embargo, dejo mucho que desear y pronto fue desechada. Mas tarde, Basilio Ramirez, alcalde de Merida y socio de la compania, invento un artefacto donde se utilizaba el viejo pacche con "un juego proporcionado por resortes y ruedas". (11) Este hibrido tampoco ofrecio resultados y la compania desparecio al cabo de algun tiempo de trabajo infructuoso. El henequen habia mostrado que no seria facil de roer.

Posteriormente, se presentaron mas intentos fallidos. En 1831 el Dr. Henry Perrine, consul estadounidense en la ciudad de Campeche, se asocio con varios comerciantes y hacendados de la capital yucateca para construir una maquina desfibradora. Sin duda, su intencion era ambiciosa, pero como ninguno de los socios era mecanico ni inventor, decidieron reunir una buena suma de dolares para animar el ingenio de los inventores norteamericanos. Durante los ultimos meses de 1832 aparecio el siguiente anuncio en varios periodicos de aquel pais:
   El Dr. Henry Perrine, consul de los Estados Unidos en Campeche,
   ofrece un premio de mil dolares por un invento que separe la
   llamada Sisal Hemp de las hojas frescas de los agaves, con una
   maquina que permita ahorrar tanto trabajo como la desmotadora
   Whitney. (12)


En los siguientes meses varios inventores ensayaron distintas configuraciones poniendo a prueba la firmeza del agave yucateco. Para ello se enviaron a Estados Unidos enormes cajas con cientos de pencas cubiertas con un bano de cera para evitar la evaporacion de sus jugos. (13) Todo parece indicar que algun inventor anonimo logro construir la maquina, pues el 29 de mayo de 1833 el Dr. Perrine obtuvo una patente mexicana por una "maquina para elaborar el henequen". (14) No obstante, a diferencia de la Whitney que revoluciono el cultivo de algodon, esta fue demasiado complicada de manejar y bastante delicada en su constitucion.

Algunos anos despues aparecio en tierras yucatecas un coronel aleman: Ferdinand von Salisch. Arribo a la capital expresando haber inventado una maquina que raspaba henequen con gran provecho. En noviembre de 1840 se acerco al gobierno de Yucatan pidiendo una recompensa por el invento. El congreso del estado formo una "junta de inteligentes" para examinar los resultados de la maquina "y declarar a este acreedor o no al premio que solicita". Despues de reiteradas operaciones, al parecer ejecutadas con dedicacion y en la mayor escala posible, la junta dictamino que su aparato no era ventajoso ni ofrecia un progreso para la produccion de la fibra. (15) En consecuencia, se decidio que el senor Salisch no tenia los meritos para recibir la recompensa de dos mil pesos que el gobierno estaba dispuesto a otorgar de las rentas del estado. El inventor aleman fracaso, pero la recompensa de dos mil pesos quedo como un precedente que mas tarde seria retomado en la convocatoria de un premio oficial.

La circulacion de conocimientos e inventores continuo siendo constante. Aparecio, entonces, un nuevo pionero norteamericano: un tal Thompson de Boston. Su maquina no sirvio de mucho, solo sabemos que sus demostraciones fueron desventuradas. (16) En 1847, el empresario James R. Hitchcock y el inventor Eliphalet Scripture, introdujeron un aparato construido en Nueva York que resulto demasiado rebuscado, imposible de operar e ineficiente al raspar. (17) No obstante, los neoyorkinos siguieron perfeccionado su creacion. El artefacto reformado se desempeno mejor pero continuaba requiriendo multiples arreglos para funcionar a cabalidad. El senor Hitchcock, incapaz de afrontar la inversion, pidio al gobierno del estado diez mil pesos para seguir con los ensayos. El gobierno local no se decidio a conceder esa cantidad por un aparato que aun estaba en proyecto. Ademas, para ese momento ya habia iniciado la rebelion indigena conocida como guerra de castas que dejo a las arcas del estado en la mas completa miseria.

De este modo, en el transcurso de veinte anos se presentaron diversas propuestas, sobre todo de extranjeros, que no satisficieron las expectativas de los hacendados. Sin embargo, todas ellas fueron sedimentando multiples saberes tecnologicos que, tarde o temprano, fueron relevantes para el desarrollo de las desfibradoras. Varias propuestas de este periodo efectivamente desfibraban, pero lo hacian mal o no estaban a la altura de las necesidades. En algunos casos los artefactos eran muy ambiciosos y en otros muy elementales. Ninguno se adecuaba a las condiciones de produccion del henequen durante la primera mitad del siglo XIX. En este momento, era notorio que no habia claridad sobre lo que se pretendia. Los esfuerzos eran aislados, sin un camino establecido, sin una meta a la cual ir. Naturalmente todos los hacendados deseaban una desfibradora que se "desempenara satisfactoriamente", pero que significaba eso, con que caracteristicas, para satisfacer que clase de necesidades, para ser manipulada por que tipo de operarios, para colocarla en que sitios. En fin, faltaba definir multiples complejos de orientacion que guiaran el trabajo de los inventores.

Dicha indefinicion finalmente se supero en la decada de 1850. A partir de entonces los yucatecos asumieron y resolvieron sus problemas iniciando una segunda fase en la invencion de la desfibradora. En efecto, quizas por tantos intentos fallidos, de manera excepcional dichas necesidades quedaron netamente definidas el 30 de abril de 1852, cuando el congreso local publico una convocatoria totalmente inedita donde ofrecia un premio de dos mil pesos como recompensa a quien "invente la mejor maquina de raspar henequen". (18) Las requisitos publicados poco despues fueron los siguientes:

1 Que por cada hombre empleado en ella haya un producto de 20 lbs. diarias de filamento.

2 Que la calidad de este no sea inferior a la del producido por el metodo usual.

3 Que el costo del aparato no sea excesivo en relacion con sus productos.

4 Que su construccion sea sencilla y posible de reparar en el pais. 18 Ancona, Coleccion de leyes, t. i, pp. 137-138.

5 Que sea facilmente transportable de un lugar a otro.

6 Que no haya desperdicio de filamento al tiempo de raspar la penca.

7 Que no se empleen en esta operacion sino ingredientes o elementos de poco costo. (19)

Esos requisitos, aunque parecian minimos, eran altamente rigurosos y complicados si consideramos las condiciones del contexto sociotecnico mexicano. En ese entonces ni siquiera en las ciudades mas desarrolladas habia suficientes operarios capacitados, talleres especializados y materiales para la construccion y compostura de maquinas de hierro. La convocatoria, por tanto, exigia las habilidades de alguien que conociera la naturaleza del henequen, las costumbres de los trabajadores, las ambiciones de los hacendados y los materiales disponibles en la region para proponer un artefacto digno del premio. Se requeria, una persona que pudiera realizar los deseos mecanicos con lo que habia en el medio. Es decir, alguien capaz de mezclar los saberes y los elementos existentes en lo local para generar una tecnologia apropiada.

A partir de entonces se desato una carrera tecnologica en la ciudad de Merida que concluyo con la creacion del primer artefacto que satisfizo las expectativas de la epoca. Durante los siguientes anos muchos yucatecos asumieron el desafio y se dedicaron con afan al desarrollo de una maquina que ya se consideraba como la "mas perentoria de todas las necesidades". (20) Entre ellos se encontraba Pilar Canto Zozaya, Juan Meric, Manuel Cecilio Villamor, Jose Esteba Solis, Jose Dolores Espinosa Rendon, Jose Maria Castro y seguramente muchos otros que no dejaron registro. El caso es que todo aquel que tuvo una idea se apresuro a construirla lo antes posible. En el transcurso de cinco anos se reunieron varias comisiones para evaluar las propuestas de inventores que salian con sus artefactos por doquier. Sin embargo, los dos mas adelantados, quienes finalmente se disputaron el galardon (y el epiteto de primer inventor) aparecieron en escena desde la primera prueba. El 11 de abril de 1853 ahi estaban Manuel Cecilio Villamor y Jose Esteban Solis haciendo maniobras con sus respectivas maquinas.

El primero, Villamor, era un hacendado de ideologia conservadora con una breve carrera en la politica. Fue diputado y senador de Yucatan entre 1840 y 1851. Provenia de una familia yucateca de conocido abolengo. De joven estudio el bachillerato, se caso e instalo su hacienda en Calotmul, donde se convirtio en un importante miembro de la sociedad llegando a ser "autoridad y principal". Mas tarde, durante la guerra de castas, su hacienda fue devastada por los indios, teniendo que escapar con su familia a Merida en 1851. (21) Derivado de esto tenia un marcado resentimiento contra los indigenas que, en aquel entonces, eran considerados por la aristocracia regional como una "raza maldita [incapaz] de amalgamarse con ninguna de las otras". (22) Con esa misma tonica racista publico una novela titulada Agripina y su duende--dedicada a la emperatriz Carlota--, donde narraba las vicisitudes de una hermosa joven criolla que vivio los sucesos de la guerra generada por los indios, por "esos barbaros, que destituidos de humanidad y revestidos con el asqueroso ropaje de las furias infernales destrozan la existencia de sus semejantes, solo porque no son de su propia raza". (23)

El segundo, Jose Estaban Solis, era uno mas de los artesanos de Merida. Carpintero de oficio, no contaba con los recursos economicos, la influencia politica ni el prestigio social de su mas cercano competidor. Lo que si poseia era "la conviccion de que mas hace el que quiere que el que puede". Primero trabajo como aprendiz y ayudante en el taller de su hermano Eleuterio Antonio Solis. Mas tarde, formo una familia, tuvo varios hijos, instalo un modesto taller donde comenzo los primeros ensayos de su maquina y, en 1848, cuando estallo la sublevacion indigena, decia: "deje mis ruedas para empunar el arma y marchar a la campana. Hice en esta mas de tres anos, donde si no me cupo la gloria de perecer en la defensa, recibi un balazo en el pie izquierdo cuya honrosa senal aun conservo". En 1851 volvio a Merida y con toda franqueza recordaba: "pobre y sin recursos, sin otros elementos de estudios previos que mi aplicacion y mis afanes, sin haber cursado, ni las matematicas, ni el tratado de maquinaria, y desprovisto de todo, absolutamente de todo, empene mi credito en el comercio y me proporcione una suma para hacer mis primeros ensayos". (24)

La rivalidad entre ambos incluso trascendio hasta los tribunales porque, en esencia, sus maquinas compartian la misma idea fundamental. Sin embargo, diferian mucho en el diseno y la colocacion de las piezas. La maquina Villamor constaba de un volante en forma de cruz para accionar una rueda maestra, un pinon conectado a dicha rueda que hacia girar un rodillo con cuchillas, una curva de madera donde se colocaban de seis a diez pencas y una palanca para ajustar la altura de la curva con el objeto de aproximar las pencas al rodillo raspador. La version mas avanzada de esta maquina, patentada en diciembre de 1854, se construyo en Nueva Orleans donde le incorporaron un segundo rodillo raspador por consejo del mecanico que la realizo (imagen 1). La maquina Solis, en cambio, siempre tuvo como principio nodal una rueda de madera, aunque siguio un camino de adaptaciones mas complejo hasta llegar al ejemplar definitivo patentado en enero de 1857. Este constaba de una rueda con siete cuchillas de bronce en su cara externa, una curva donde se depositaba una sola penca y una palanca para graduar la distancia entre la curva y la rueda raspadora (imagen 2). Aunque la descripcion de los elementos de ambas maquinas es muy semejante, el diseno variaba significativamente. Esa colocacion era la esencia de la invencion de cada uno.

En la primera prueba ambas maquinas fueron imperfectas, aunque claramente fue superior la de Villamor que contaba con la curva para aproximar las pencas al rodillo raspador. No obstante, Villamor nunca tuvo la suficiente creatividad ni humildad para disenar un artefacto mas sencillo que cumpliera con las condiciones y expectativas del entorno. Con su mentalidad de hacendado, pensando ambiciosamente en incrementar la explotacion, desarrollo un artefacto para desfibrar la mayor cantidad de pencas sin reparar en la fuerza y materiales que se requerian para lograrlo. En lugar de reformar su maquina para adecuarla a las condiciones locales, decidio construirla totalmente de metal en Estados Unidos. En Nueva Orleans las adecuaciones que sufrio solamente la hicieron mas costosa, pesada y dificil de manejar. El resultado fue predecible: al poco tiempo de estar en uso en una hacienda yucateca su complicado mecanismo comenzo a presentar problemas que nadie pudo solucionar, el peso de sus piezas revento a los animales, las navajas destrozaron las fibras y termino su breve carrera convertida en un moton de fierros destrozados. (25)

En cambio, las pretensiones de Solis siempre fueron mas someras, tenia en mente las condiciones sociales del contexto, la capacidad tecnica de la region y los materiales existentes en la zona para crear una tecnologia adecuada. Ademas, su comportamiento sugiere que era una persona observadora, abierta y despabilada. Generaba confianza, era apreciado en amplios sectores de la sociedad, establecio relaciones cercanas con muchos artesanos yucatecos y hasta sus detractores reconocian que "veia todo cuanto se hacia" respecto al desarrollo de otras maquinas. (26) Todo esto es importante porque, como lo menciona Carlo Belfanti, en las sociedades preindustriales la difusion de los conocimientos tecnologicos se realizaba a traves del movimiento de las personas, pues el saber tecnico de la epoca era esencialmente practico, adquirido por la experiencia personal directa. (27) En consecuencia, los sujetos que tenian la capacidad de interactuar, de establecer redes de comunicacion y colaboracion en funcion de la cercania gremial, poseian una ventaja para adquirir saberes relevantes que circulaban en el medio local.

Asi, entre 1853 y 1856, Jose Estaban realizo multiples adecuaciones en su maquina valiendose de las aportaciones y los consejos que conseguia en el taller de su hermano Eleuterio, en el trato con el carpintero Apolonio Marin, en las asesorias que recibia del cura Florencio Ceron. (28) El mismo Solis indico que durante anos mejoro su invento: "Yo continuaba luchando con mi humilde rueda, y ya la hacia mas grande, ya mas pequena, ya le daba mas peso de un lado, que de otro, ya le ponia rectas las cuchillas, ora se las canteaba mas o menos; en fin, la volvia y revolvia con mis pequenos recursos". En esos experimentos retomo las experiencias de otros inventores, realizo simplificaciones y adaptaciones de los complejos e ineficaces sistemas desarrollados hasta el momento, aunque tecnicamente se mantuvo en una misma linea: "nunca sali [decia] de mi idea y proposito de solo raspar una sola penca con una rueda". (29) Desde esa nocion matriz realizo adhesiones, prestamos y mezclas; supo amalgamar los saberes que circulaban localmente para desarrollar un artefacto apropiado para el contexto sociotecnico de la epoca. De manera que, al concluir el ano de 1856, su artefacto estaba terminado y obtuvo por el una patente del gobierno local el 13 de enero de 1857.

Es cierto que retomo la idea de Villamor de utilizar una base curva para colocar las pencas--como tambien adopto el principio de la rueda y el uso de navajas de diversos antecedentes tecnicos--, pero como lo argumento en un escrito donde contesto a las acusaciones de plagio de Villamor: "ni Ud., ni yo, ni nadie, ha inventado la curvatura: existe desde que el mundo es redondo, y los hombres la han usado aplicandola a sus combinaciones y moviendola a su placer". (30) En este sentido, la combinacion y diseno de la maquina Solis no tenia punto de comparacion con la desarrollada por Villamor. Toda su configuracion satisfacia con creces los requisitos del momento: producia mas de 80 libras de fibra por hombre empleado; la calidad del filamento no demeritaba a la tradicional; el costo del aparato era bastante accesible al estar practicamente formado de madera; su construccion y reparacion se podia efectuar por cualquier carpintero; desperdiciaba una cantidad razonable de fibra; se podia transportar de un sitio a otro sin problema; y todos los elementos empleados para su operacion eran de bajo costo (madera, cuchillas de bronce y un poco de metal). Todo esto, por mas que lo deseara Villamor, jamas lo consiguio con su rodillo raspador.

A partir de 1857 la invencion de Solis comenzo a propagarse rapidamente entre los hacendados que poseian suficientes agaves en etapa productiva. En 1867, de acuerdo con los calculos del propio inventor, estaban funcionando mas de 150 maquinas de su "invencion y perfeccion". Sin embargo, ese mismo ano caducaba su patente y hasta el momento solo habia recibido el pago de 64 maquinas a un precio individual de $125 pesos. (31) Asimismo, existian sospechas de que varios hacendados habian especulado en el cultivo, calculando que las plantas maduraran cuando el invento cayera en dominio publico, y se habian presentado diferentes casos de plagio y produccion indebida que repercutian negativamente en su economia. Por estos motivos, desde 1865 dirigio multiples solicitudes al gobierno federal para obtener una extension de su patente por seis anos mas. Sus peticiones no tuvieron exito, por lo que acudio al congreso local que en aquel entonces tambien estaba habilitado para conceder patentes. Los legisladores examinaron su peticion, la consideraron improcedente, pero le concedieron el premio de dos mil pesos como retribucion a los servicios prestados al pueblo yucateco. (32)

El 11 de septiembre de 1868 el congreso del estado le adjudico la distincion, la cual se sumo a la medalla "al merito civil" concedida por la emperatriz Carlota durante su visita a Yucatan en 1865. (33) Estos sucesos indignaron a Villamor, quien se consideraba el verdadero inventor del sistema que le daba vida a la "rueda Solis". Lo que siguio fue un largo litigio judicial que mantuvo la expectacion de la sociedad meridense. El caso llego hasta el Tribunal Superior de Justicia del estado donde, el 18 de agosto de 1876, se condeno a Jose Estaban Solis a pagar a la representacion de Manuel Cecilio Villamor la suma de cuatro mil pesos por el "perjuicio que le ha ocasionado en el goce de su invento durante diez anos". (34) La sociedad meridense considero tan injusto el fallo que, como protesta, reunio la cantidad de la multa. En el numero 12 de El Eco del Comercio, periodico que se publicaba en Merida, aparecio una nota bajo el titulo "Recompensa al Merito" con un expresivo mensaje y un listado de las personas que contribuyeron. Asi, se decia: "el Sr. Solis recibe plena satisfaccion con este hecho bien significativo. !Honor a los que abrigan tan elevados sentimientos de generosidad, justicia y gratitud! !Honor a Yucatan que cuenta con hijos cuyos hechos tanto enaltecen su nombre!". (35)

Durante los primeros anos del Porfiriato se conjugaron distintas circunstancias que modificaron las condiciones sociotecnicas de la peninsula yucateca. En el paso de unos cuantos anos se presentaron los siguientes sucesos que demandaron una desfibradora mas eficiente: 1) la propagacion de la engavilladora McCormick en Estados Unidos; 2) la expansion de los henequenales gracias al financiamiento, a la certeza de que habia medios tecnicos para raspar las hojas y a la "liberalizacion" de mano de obra indigena para el cultivo como resultado de la mecanizacion del desfibrado; 3) la incorporacion del motor a vapor en los sistemas de raspado; 4) la introduccion de los ferrocarriles portatiles Decauville en las plantaciones, lo cual permitio que las pencas pudieran ser transportadas a un sitio adecuado para el desfibrado. En dichas plantas inmoviles y especializadas se podia emplear una maquinaria fija de mayor peso y capacidad.

De este modo, como resultado de las transformaciones en el contexto sociotecnico, surgieron nuevos complejos de orientacion que guiaron el desarrollo de los artefactos. Las principales exigencias del Porfiriato fueron: aumentar la produccion y proteger la integridad fisica de los operarios. Ambos lineamientos, sin embargo, se impusieron en funcion de los intereses de los hacendados. En efecto, cuando se definieron las pautas para la invencion de la primera maquina desfibradora nadie penso en la seguridad de los operarios. En cambio, todo giro en torno a la productividad y la explotacion de los recursos naturales y humanos. Como consecuencia muy pronto las ruedas raspadoras comenzaron a causar destrozos humanos en brazos y manos. Los hacendados, al ver que perdian mano de obra--en realidad no les importaba otra cosa, como claramente fue senalado por Turner en su celebre Mexico Barbaro--, establecieron el criterio de la seguridad como otro de los requisitos que debian solventar las nuevas desfibradoras. Desde luego esto no significo redirigir la tecnologia a una perspectiva mas incluyente ni mejorar las condiciones laborales que tenian los indios. Lo unico que pretendian los hacendados yucatecos era mantener la fuerza de trabajo estable y produciendo. (36)

LOS SABERES VIAJAN: LA CONFIGURACION SOCIOTECNICA DE LA VENCEDORA PRIETO

Fueron cuatro los hermanos Prieto Nunez que estuvieron vinculados al desarrollo de un conjunto de maquinas desfibradoras: Demetrio, Manuel, Florentino y Miguel. De ellos, los dos primeros desarrollaron las actividades propiamente inventivas, mientras que Florentino y Miguel fungieron como representantes en tramites, litigios, eventos y negocios vinculados a las creaciones de sus hermanos inventores. Demetrio y Manuel poseian el genio creativo, mientras que Florentino y Miguel eran el cerebro comercial. Conformaron, entonces, una familia excepcional de inmigrantes espanoles que supo y pudo aprovechar las cualidades de sus miembros para incursionar de manera exitosa en uno de los campos tecnologicos mas complejos y competidos del Mexico porfirista. El pionero en esta historia, quien embarco a toda la familia en la aventura de inventar y desarrollar maquinas para raspar las pencas mexicanas, fue Demetrio Prieto. De su mente y actividad como mecanico surgio la maquina que lleno las nuevas expectativas del Porfiriato: "La Vencedora". Asimismo, compartio dotes inventivos con su hermano Manuel, quien fue su principal aprendiz, colaborador y asesor en el desarrollo de las primeras desfibradoras, asi como el sucesor de su legado tras su repentina muerte en septiembre de 1888.

Sobre el origen de Demetrio Prieto no tenemos datos detallados. La referencia mas antigua proviene de un pasaporte de ultramar solicitado por su hermano Miguel el 16 de julio de 1859 para trasladarse a la isla de Cuba. En dicho documento se indica que era originario de Ribadesella, Asturias. (37) Mucho tiempo despues, en otro registro de embarque, su hermano Manuel tambien declaro ser riosellano. (38) Por tanto, el origen asturiano de Demetrio Prieto es altamente probable. Ademas, a los datos anteriores se pueden anadir otros indicios esclarecedores de su comportamiento y predilecciones. Por ejemplo, los negocios mas importantes que realizo durante su estancia en Mexico estuvieron vinculados a dos de los asturianos mas acaudalados y poderosos del pais: Roman Romano e Inigo Noriega. Por ultimo, pero no menos significativo, seguramente una muestra de su regionalismo quedo patente en los frutos de su quehacer inventivo al bautizar a una de sus desfibradoras con el expresivo nombre de "La Asturiana". (39)

De este modo, los hermanos Prieto fueron parte de la corriente migratoria que llego a Mexico durante la segunda mitad del siglo XIX, sobre todo proveniente de la Cornisa Cantabrica, en busca de mejores condiciones de vida, eludiendo la crisis economica de la Peninsula o ante el temor del reclutamiento militar como consecuencia de la guerra contra Marruecos. Al respecto, fueron parte de una emigracion voluntaria conformada en su mayoria por hombres, jovenes y solteros, de estratos socioeconomicos medio y bajo. (40) De manera especifica, Demetrio Prieto ingreso en Mexico hacia el ano de 1863, pero no se asento en la capital de la republica ni en el puerto de Veracruz--como lo preferia la mayoria--, sino en un estado de menor tradicion migratoria: Tamaulipas. Ahi escogio la region conocida como el Cuarto Distrito, ubicada en las altiplanicies de la Sierra Madre Oriental, donde posteriormente recibio a sus hermanos. Entre 1863 y 1874 poseemos algunos datos aislados de los hermanos Prieto en las localidades de Santa Barbara (hoy ciudad Ocampo), Jaumave y Tula de Tamaulipas, donde finalmente se asentaron de manera permanente.

Los motivos de la aparicion de Demetrio Prieto en dicha region son vagos, aunque seguramente fue invitado por alguno de los hacendados espanoles que habitaban en la ciudad de Tula con el objeto de aprovechar sus destrezas mecanicas. (41) Una vez ahi no demoro mucho en reconocer la importancia de la lechuguilla--un agave originario de la zona que, despues del henequen, produce las mejores fibras del pais--, asi como las dificultades tecnicas para obtener su filamento conocido localmente con el nombre de "ixtle". En efecto, Demetrio se asento precisamente en la region que producia la mayor cantidad y calidad de fibra de lechuguilla: los valles de Tula y Jaumave. Al respecto, en 1873 se decia que "en las municipalidades de Jaumave y Palmillas la talla del ixtle de lechuguilla constituye tanto como en Tula, el ramo principal de industria y comercio; pudiendo asegurarse que en ambas poblaciones pasan de 3 000 hombres los que se ocupan en este trabajo". (42)

Desde 1875, en cambio, el nombre de Demetrio Prieto aparece regularmente en las notas locales, en ocasiones junto a sus hermanos. Es corresponsal del diario La Colonia Espanola en la villa de Santa Barbara, apoya el nombramiento de Juan Blanco del Valle como embajador espanol en Mexico, aporta una donacion de diez pesos para auxiliar a las familias de varios naufragos espanoles y, en febrero de 1878, aparece injustamente procesado por un delito que no cometio. El caso genero tanta indignacion en Tula que, durante los dias que estuvo detenido, "todo el vecindario de esta ciudad ha pedido la libertad del Sr. Prieto bajo su fianza". (43) Ese ano, precisamente, comenzo a realizar los primeros ensayos de su maquina desfibradora. Desde luego, su interes inicial fue crear una desfibradora de lechuguilla que supliera el raspado tradicional. En Tamaulipas las pencas se desfibraban con un tallador de fierro, un banco o tablon para colocar la hoja y un pequeno trozo de madera llamado bolillo para enredar un extremo de la penca y tirar fuertemente de ella al momento de pasar el tallador. Esta operacion, sin embargo, daba un rendimiento muy pequeno, "resultando que para enviar a los Estados Unidos un carro de ixtle, que generalmente lleva 20 000 kilos, se necesitaba del trabajo de 25 hombres por espacio de 250 dias consecutivos". (44)

Demetrio, en ese entonces ajeno a la historia que se habia suscitado en Yucatan, no era totalmente consciente del estado de la tecnica en la peninsula. Conocia el principio de la rueda Solis, pero no estaba al corriente de los nuevos experimentos encaminados a incrementar la produccion mediante el desarrollo de mecanismos que reemplazaran la alimentacion y sujecion manual de la penca al momento del desfibrado. Como todos los inventores de esta epoca mantuvo el sistema de la rueda raspadora y curva para el proceso de desfibrado de las pencas, concentrandose en la invencion de un sistema de alimentacion y sujecion. Para ello su idea fue desarrollar unos rodillos acanalados que tenian la funcion de prensar las pencas, eliminar una parte de sus jugos, y sostenerlas mientras la rueda raspadora efectuaba su accion. Asimismo, planeo una banda sin fin que se colocaba debajo de los cilindros para recibir la fibra y sacarla de la maquina.

Despues de varios tanteos construyo su proyecto y lo presento ante una "numerosa y escogida concurrencia" de la ciudad de Tula. Con este evento inauguro su tradicion de presentar todos sus inventos en espacios publicos para promocionarlos y obtener renombre. Una tradicion que, ademas, fue toda una estrategia para recabar opiniones, consejos y sugerencias tecnicas que le ayudaban a mejorar sus creaciones. De hecho, un par de dias antes de la presentacion le solicito al cabildo local la designacion de una "comision de personas inteligentes, para que en vista de la mencionada maquina, y probado el resultado practico de ella, den el informe que a bien tengan [...] y se me entregue para mis usos particulares". La tarde del 12 de agosto de 1879 esa comision se presento en la casa de Demetrio donde
   encontro varias personas que, guiadas por el interes que envuelve
   en si una mejora de esta naturaleza, querian persuadirse de la
   utilidad y de la realizacion de una idea que por algun tiempo ha
   preocupado a inteligencias verdaderamente cientificas. En
   presencia, pues, de una numerosa y escogida concurrencia de nuestra
   sociedad se puso a funcionar esta maquina, dejando satisfechos los
   deseos de los espectadores, asegurando con sus beneficos
   resultados, mayores ventajas de las que eran de esperarse de ese
   "pequeno aparato" que a la precision de sus operaciones reune la
   sencillez de su propia constitucion. (45)


A partir de esta invencion surgio la paulatina configuracion de la Vencedora. Se comenzaron a mover los engranajes sociotecnicos que impulsaron el desarrollo de la maquina que satisfizo los requerimientos industriales del Porfiriato. A partir de dicho evento, Demetrio y sus hermanos entraron en una carrera desenfrenada de constante movimiento: viajes, desplazamientos, experimentos, adecuaciones, presentaciones y reformas llenaron las horas de todos sus dias. Es verdad que desde entonces Demetrio no se quedo tranquilo, siempre estuvo buscando la forma de mejorar la constitucion y el rendimiento de su maquina. Apenas terminaba un ejemplar ya estaba pensando en mejorarlo; apenas presentaba un prototipo ya estaba pidiendo opiniones para llenar las demandas de los mas exigentes. Asi, despues de la presentacion en su casa de Tula, comenzo la circulacion de conocimientos.

De entrada, Demetrio y Manuel se dirigieron a la ciudad de Mexico para solicitar la patente respectiva y establecer contacto con la fundicion del espanol Valentin Elcoro. En ese viaje, segun cierto relato, tuvieron la fortuna de conocer a un militar que recien habia llegado de Yucatan con dos personas expertas en la desfibracion del henequen. Todos se mostraron interesados por el invento, aunque alguno de ellos menciono que era semejante a otras invenciones que ya se habian desarrollado en la peninsula sin mucho exito.46 Ahora sabemos que dicho militar era el general Francisco Naranjo de la Garza, quien tiempo despues fue Secretario de Guerra (1882-1884) y accionista de la primera compania explotadora de las maquinas Prieto. El hecho es que los hermanos Prieto aprovecharon su visita a la ciudad de Mexico para promocionar su creacion. En varios periodicos insertaron un pequeno anuncio que indicaba: "El Sr. Demetrio Prieto, vecino de Tula de Tamaulipas, ha inventado un aparato para extraer la fibra de la lechuguilla, conocida con el nombre de Ixtle". (47) Asimismo, segun Juan Duch, durante la estancia en la capital le mostraron su invento a varios yucatecos que, entusiasmados, los invitaron a Yucatan para que conocieran los sistemas de raspado de la peninsula. Demetrio y Manuel accedieron a la invitacion, fueron a estudiar el henequen, se dieron cuenta de las deficiencias de las desfibradoras y se propusieron conseguir la manera de remediarlas. (48)

En Yucatan, ciertamente, entraron en contacto con una realidad que transformo su percepcion de las cosas y la ruta de sus proyectos: conocieron las grandes extensiones de henequenales, examinaron las raspadoras tradicionales, vieron como se manejaban, advirtieron los accidentes que ocasionaban, intercambiaron ideas con los hacendados y tuvieron la capacidad de asimilar rapidamente las necesidades y requerimientos del momento. Ademas, en ese entonces la ciudad de Merida ya se habia convertido en una rica zona de contacto donde convergian multiples saberes relevantes para inventar. A diferencia de los primeros anos del siglo XIX, donde el ambiente industrial de Yucatan era practicamente inexistente, en la decada de 1880 se habian sedimentado multiples saberes y experiencias de cientos de inventores que por mas de cincuenta anos habian pasado por la localidad con una sola idea en mente: crear desfibradoras. Esta herencia, de una u otra forma, estaba presente para el observador inteligente. Del mismo modo, en el entorno circulaban muchas ideas para mejorar los artefactos aun sin concrecion o proyeccion en la realidad. Una de las mas comunes era incrementar la produccion y la seguridad de las ruedas raspadoras adicionandoles alguna especie de banda sin fin. En esa direccion estaban trabajando varios yucatecos como Rafael Portas, Florencio Laviada y los hermanos Isidoro y Timoteo Villamor (hijos del Manuel Cecilio). (49)

Asi, despues de este viaje a la peninsula de Yucatan, Demetrio regreso con la mente abierta. Tuvo claridad sobre los complejos de orientacion de la peninsula yucateca, las condiciones de produccion y las necesidades industriales para explotar el henequen. Se percato, por tanto, que la configuracion de su pequena desfibradora de lechuguilla seria incapaz de llenar los requisitos de la boyante industria henequenera. Entre otras cosas, su maquina requeria multiples adecuaciones porque la penca del henequen es mas grande, consistente y caustica. Ademas, estaba pensada para producir en pequena escala en virtud de la capacidad productiva de los hacendados tamaulipecos. A partir de entonces cambiaron sus prioridades, se concentro en desarrollar una desfibradora de henequen que potenciara la productividad y protegiera la integridad fisica de los operarios, los dos objetivos que en aquel entonces demandaban los hacendados.

De regreso en Tamaulipas lo que realizo fue un montaje de elementos diversos: una mezcla de los conocimientos empleados en su primer invento, las ideas absorbidas en su trayecto por Yucatan, los consejos asimilados de sus exposiciones y las experiencias embebidas en su cuerpo durante varios anos de quehacer como mecanico. Esta mezcla de elementos, esta conexion de pensamientos, no lo pudo llamar de mejor manera que con el nombre de "Eureka". Esa debio haber sido la primera expresion que surgio en la mente de Demetrio cuando dio con la idea que modifico el proceso de desfibrado. Se percato que todos los ejemplares de desfibradoras efectuaban el raspado de la penca en sentido vertical. Es decir, como en la rueda Solis donde se sostenia una punta de la hoja para colocar el extremo opuesto ante la accion de las cuchillas. Ese ejercicio era el que volvia lento y peligros el trabajo. Por el contrario, en su nueva propuesta cambio totalmente la configuracion de las maquinas tradicionales. Decidio introducir la penca en sentido horizontal para raspar ambas mitades sin necesidad de manipularla. Para lograrlo tuvo que emplear dos ruedas raspadoras de manera simultanea--una a cada lado del aparato para raspar, respectivamente, un extremo de la penca--y una cadena sin fin en el centro que conducia la hoja (imagen 3).

Con base en una descripcion mas detallada de esta maquina podemos explicar su funcionamiento del siguiente modo: primero se hacia pasar la penca por dos cilindros acanalados para exprimir parte de su jugo y desagregar la fibra. Despues, arrastrada la penca por la rotacion de los cilindros, era recogida por un operario que la colocaba en un sistema de bandas y cadenas. Este sistema sujetaba la penca y la presentaba frente a una rueda con cuchillas que raspaba la mitad de la hoja. Enseguida automaticamente otro juego de bandas y cadenas sujetaba la penca por la mitad raspada y la presentaba ante otra rueda con cuchillas que raspaba el extremo contrario. Ejecutada esta ultima operacion, la maquina arrojaba la fibra enteramente limpia. (50)

Con los planos en mano Demetrio se traslado a los Estados Unidos para construir el prototipo. El 17 de octubre de 1881 salio de Veracruz lleno de expectativas en el vapor "Nankin". (51) Durante algunos meses estuvo en los talleres neoyorkinos supervisando la elaboracion de algunas piezas, intercambiando puntos de vista con los mecanicos, aprendiendo tecnicas, observando la construccion de otros artefactos, obteniendo mas y mas ideas. Mas tarde volvio a Mexico donde realizo nuevos experimentos, cambios y adecuaciones en funcion de lo que demandaban las pencas de lechuguilla y henequen. En fin, practicamente durante un ano estuvo trabajando en Mexico y Estados Unidos, junto con su hermano Manuel, hasta producir la primera Eureka. En cuanto estuvo en buenas condiciones, siguiendo su costumbre, decidio organizar un evento para darla a conocer. Asi, el 15 de noviembre de 1882, llego el dia de su primera demostracion. En el periodico El Centinela Espanol aparecio una nota con el titulo "Una nueva maquina" donde se mencionaba que:
   El sabado de la semana ultima fuimos invitados para ver funcionar
   la nueva maquina que tan justamente fue bautizada con el grafico
   nombre de "Eureka" [...] Cuando la maquina se puso en movimiento,
   vimos que los cilindros trituraban las gruesas pencas de henequen,
   de pita y de lechuguilla, las que cruzaban instantaneamente por
   medio de los volantes, transformandose cada hoja o penca en
   manojitos de blancas hebras, que maquinalmente salian por el
   extremo opuesto del ultimo volante. Satisfechos, mas que
   satisfechos orgullosos, deben estar los Sres. Prieto Hermanos por
   el brillante resultado obtenido.


Asimismo, el editor de El Centinela avizoraba un rotundo exito de la maquina en los estados que se dedicaban a la industria de las fibras textiles porque ademas de la gran cantidad de filamento que diariamente podia elaborar, reunia la "inapreciable ventaja sobre todas las hasta hoy usadas, de ser de facil manejo y de no poner en peligro la vida de los operarios". Con esto, la Eureka satisfacia los principales requerimientos del momento: eficiencia y seguridad. Para concluir, los editores recomendaban:
   Una observacion nos resta que hacer a los Sres. Prieto Hermanos, y
   es la manera que deben pedir la patente de privilegio: la menor
   omision, el menor detalle que por circunstancias imprevistas
   faltase en el diseno o en la relacion que en estos casos se suele
   hacer; seria bastante para verse chasqueados en sus propositos,
   viniendo a resultar esteriles los trabajos de cuatro anos, que
   disfrutaria el primer quidam que le antojase imitar el mismo
   procedimiento. (52)


Los hermanos Prieto siguieron los consejos de El Centinela y solicitaron la patente el 20 de noviembre de 1882. En seguida se dirigieron a Yucatan donde realizaron una segunda presentacion. Con motivo de este evento la prensa menciono que en Yucatan la Eureka estaba destinada a propiciar "una revolucion en la industria del henequen, librando al mismo tiempo de la muerte y de infinidad de desgracias a muchos infelices que constantemente son triturados por las maquinas que alli se emplean". (53) Despues del exito obtenido en ambas demostraciones un grupo de empresarios se interesaron por la maquina, entraron en negociaciones con los Prieto, y conformaron a principios de 1883 la Compania Constructora y Explotadora de Maquinas para Raspar Plantas Textiles "La Azteca" con un capital inicial de cien mil pesos. (54) Como lo mencionamos, uno de los accionistas de esta compania fue el general Francisco Naranjo de la Garza, mientras que el gerente director fue el senador potosino Benigno Arriaga.

La primera gestion que realizo esta compania fue solicitar un subsidio indirecto. Le propuso al secretario de fomento la compra de diez desfibradoras Prieto, "construidas en el extranjero", a un precio individual de dos mil pesos, para que las consagrara al estudio practico en las escuelas de agricultura o para que las difundiera en los estados donde no habia despegado la industria de las fibras por falta de medios adecuados para su explotacion. Como parte de la peticion, La Azteca se comprometio a mostrar la eficacia de la maquina en una exposicion publica. El evento se realizo el 19 de mayo de 1883 en la Escuela Nacional de Agricultura bajo la inspeccion oficial del director del plantel, Jose Joaquin Arriaga, y del profesor de mecanica, Ignacio F. Monterde. Ambos estuvieron satisfechos con los resultados, aunque tambien indicaron algunos "defectos que indudablemente los inventores pondran esmero en corregir". El mas significativo fue la ausencia de conductores automaticos para introducir la penca en los cilindros, para pasarla hacia las cadenas transportadoras, y para sacar la fibra de la maquina al final del proceso. De acuerdo con los peritos esas carencias volvian al aparato un tanto ineficiente e inseguro, dado que
   cada penca para ser beneficiada, necesita de cuatro operarios, lo
   cual nos parece complicado y antieconomico: uno que atiende al
   vapor, otro que encamina la penca para que la tomen los cilindros
   trituradores, un tercero que al soltarla estos la arroja sobre el
   primer juego de bandas y poleas, y un cuarto que recibe del segundo
   juego de bandas el haz de fibra ya limpia [...] El recibir la fibra
   a mano, lo consideramos innecesario, pues la maquina misma debe
   arrojarla sin intervencion de operario alguno. El colocar a mano la
   penca entre los cilindros y de identica manera sobre las bandas, no
   solo lo consideramos impropio sino peligroso, pues el operario, por
   torpeza o por distraccion, podra correr el riesgo de que la
   maquina, en su rapido movimiento, le cogiese la mano y el brazo.
   (55)


No obstante, mas alla de las observaciones anteriores, los peritos de la Secretaria de Fomento dictaminaron que "en su conjunto, la maquina raspadora, ideada por los Sres. Prieto, es buena". Por tanto, el 4 de julio de 1883, se firmo un contrato donde se estipulaba la compra de diez y ocho desfibradoras que debian estar listas en un plazo de ocho meses. Estas unidades se entregarian en dos modelos distintos (lechuguilla y henequen) en los siguientes lugares: Ciudad de Mexico, Merida, Campeche, Tampico, Paso de Ovejas, Saltillo, Chihuahua, Pesqueria Grande, Mazatlan, Puerto de Guaymas y Veracruz. (56) Ante un pedido de tal magnitud Demetrio y Manuel de inmediato entraron en movimiento, viajando a Nueva York para supervisar la construccion. Demetrio, sin embargo, estaba obsesionado e insatisfecho con los resultados del modelo que habian presentado. En vez de enfocarse en la produccion, se concentro en mejorar el aparato, lo cual retraso considerablemente la entrega que tenian comprometida.

Por ello, cuando el tiempo les cayo encima, decidieron proponerle a la Secretaria de Fomento la cancelacion del contrato y la celebracion de uno nuevo, pero ahora por las Eureka reformadas con "considerables y ventajosas mejoras". Con toda la intencion de persuadir a las autoridades, enviaron a Yucatan uno de estos ejemplares para mostrar sus adelantos. Segun los funcionarios, dicha maquina estaba "perfeccionada en verdad, porque presenta, entre otras, la ventaja ostensible de no necesitar motor extrano, mas que generador de vapor, porque los pistones constituyen parte de la maquinaria". (57) Ademas, por la descripcion del artefacto, sabemos que tenia anadidos los conductores automaticos que habian sido requeridos por los peritos de fomento. En consecuencia, durante su presentacion en Yucatan dejo a todos satisfechos. En la prensa se publico una nota diciendo que los ensayos practicados con la Eureka reformada habian sido "bastante satisfactorios [...] pues rinde un producto de un veinte por ciento mas que las ruedas raspadoras que actualmente se emplean para extraer la fibra del henequen. Ventaja inmensa es tambien la de que los operarios no corren el menor peligro". (58) Sin embargo, a pesar de los comentarios favorables, Demetrio se quedo insatisfecho con un rendimiento como el indicado en la nota. En la presentacion detecto los siguientes elementos a reformar:
   1 Aumentar el cilindro triturador; 2 Hacer mas fuertes las cadenas
   alimentadoras; 3 Hacer que las cadenas conductoras-apretadoras
   anden mas despacio; 4 Separar un pie mas la segunda de la primera
   rueda, para que al empezar a raspar la segunda parte de la penca,
   haya salido de la curva que trascribe entre la primera y la segunda
   rueda; 5a Poner otro tornillo de presion en el apretador de la
   segunda rueda para que cuando empiece a raspar este bien apretado
   el filamento que raspo la primera rueda, y pueda aguantar la
   tension que da en la segunda al raspar la punta de la penca; 6a En
   los apretadores de la segunda rueda debe ponerse un colchon de lona
   de canamo, para que no sufra el filamento con la fuerte presion de
   las dos cadenas, y tampoco lo suelte con la repentina tension que
   le da al raspar la segunda parte de la penca. (59)


Decidieron, entonces, realizar una nueva presentacion en la ciudad de Mexico con las reformas anadidas. El 5 de abril de 1884, despues de corregir los defectos en los talleres de Elcoro, presentaron la nueva Eureka en la Escuela Nacional de Agricultura ante un publico selecto. Entre los asistentes estaban los ministros de fomento, guerra e instruccion publica: Carlos Pacheco, Francisco Naranjo y Joaquin Baranda, asi como Gustavo Ruiz Sandoval, Manuel Romero Rubio, Manuel Fernandez Leal, Jose C. Segura, Manuel M. Romero, Telesforo Garcia, Enrique Omana, Juan Fenelon, Ramon Rodriguez Rivera, entre otros. (60) Despues de la demostracion se menciono que "los esfuerzos de los Sres. Prieto hermanos han sido coronados con los mas brillantes resultados" y que su maquina estaba destinada a "llenar el vacio que se ha venido notando hace mucho tiempo" en la industria del henequen, la lechuguilla y otras plantas filamentosas. (61)

Gracias a los resultados de ambas presentaciones la Secretaria de Fomento accedio a firmar un nuevo contrato. En esta ocasion la compania "La Azteca" se comprometio a construir y entregar en el puerto de Nueva York 16 maquinas, 2 para raspar henequen y 14 para desfibrar lechuguilla, a los precios de 4 000 pesos las de tipo henequen y 3 500 las de tipo lechuguilla. (62) Demetrio, sin embargo, no pudo vencer la tendencia de su caracter y tropezo dos veces con la misma piedra. Regreso a Estados Unidos, cambio de propositos en la construccion de sus modelos, y se concentro una vez mas en perfeccionar su obra. Por este motivo, por incumplimiento en los tiempos, la Secretaria de Fomento rescindio el contrato a principios de 1885. Se menciona que la compania "La Azteca" se disolvio por la falta de recursos economicos, (63) pero mucho tuvo ver el caracter perseverante de los Prieto, quienes preferian perder un contrato a entregar un ejemplar que, desde su perspectiva, era imperfecto.

Despues de este trance Demetrio continuo realizando modificaciones en la Eureka. Buscaba aumentar el rendimiento a toda costa, queria desarrollar una maquina capaz de superar todas las dificultades que presentaba la tenaz penca yucateca y satisfacer las expectativas de los mas exigentes. Su momento cumbre llego cuando se le vino a la mente incorporar una tercera rueda raspadora para optimizar el tallado. El resultado fue la Vencedora (imagen 4). La nueva combinacion fue patentada en Mexico a fines de 1884. En este punto los hermanos Prieto decidieron no volver a Estados Unidos para construir su nuevo proyecto sino trasladarse a su patria: Espana. Demetrio se dirigio a Barcelona para realizar la construccion en los talleres de los acreditados mecanicos Puig y Negre. (64) Ahi, despues de dos anos de ensayos que quedaron registrados en dos patentes espanolas, produjo las primeras unidades. (65) Por medio de dos descripciones de la epoca podemos explicar el funcionamiento de la Vencedora del siguiente modo:
   Un hombre colocado de frente a la maquina entrega la penca
   diagonalmente; esta es conducida a los rodillos que, sin lastimar
   en nada a la fibra, exprimen gran parte del jugo y unifican el
   grosor de la penca. Al salir de los rodillos entra en una cadena
   sin fin, la cual posee un conductor que la sujeta fuertemente por
   la mitad de su largo, en una anchura de tres pulgadas; en esta
   posicion la conduce y la presenta en frente de dos ruedas armadas
   de cuchillas y cepillos, cada una de las cuales limpia la mitad de
   la hoja; hecha esta primera operacion, por medio de un mecanismo
   muy ingenioso, otro juego de cadenas sin fin coge el haz de fibras
   por un extremo y lo presenta ante otra rueda armada tambien de
   cuchillas y cepillos que limpia la fibra en la parte que el primer
   conductor apreto, saliendo el henequen limpio y listo para poder
   ser hilado. (66)


En Barcelona tambien entro en negociaciones con el empresario asturiano Roman Romano, con quien establecio una compania para explotar las patentes que poseia en Mexico, Espana, Estados Unidos, Inglaterra y Canada. Dicha sociedad se establecio en Barcelona en 1887 bajo la denominacion de Romano y Prieto. (67) Roman Romano era un indiano que habia amasado su fortuna en Tabasco exportando maderas finas. En la decada de 1870 regreso a su pueblo natal, Llanes, Asturias, donde fue alcalde entre 1875 y 1877. Despues se traslado a Barcelona donde establecio una empresa naviera de comercio ultramarino y una fabrica de hilados y textiles. Se dice que era "amante de empresas arriesgadas cuanto lucrativas". (68) De hecho, gracias a sus negocios textiles tenia contacto con los talleres Puig y Negre. Ahi conocio las ventajas de la Vencedora y decidio financiar los trabajos de Demetrio, siendo socio mayoritario de la compania. Asi, una vez concluida la construccion de la maquina y con un respaldo financiero muy importante, Demetrio Prieto regreso a Mexico con dos demostraciones programadas.

La primera de ellas se efectuo en noviembre de 1887 en la ciudad de Merida donde se menciono que la Vencedora sometida a "estudio y prueba para la talla del henequen dio resultados tan inesperados como admirables". La noticia se propago rapidamente hasta la ciudad de Mexico, donde Romano habia preparado una gran presentacion en la Escuela Nacional de Agricultura. El 6 de diciembre de 1887, en las instalaciones de San Jacinto, los hermanos Prieto "hicieron la prueba oficial de su excelente maquina, asistiendo al acto entre muchas otras personas, el senor Presidente de la Republica, el ministro de fomento, don Inigo Noriega y don Antonio Basagoiti". (69) El ingeniero Rafael Quintero, por encargo del gobernador de Yucatan, realizo un informe de dicho evento donde mencionaba:
   La Vencedora, a no dudarlo, es la maquina llamada a favorecer la
   industria henequenera en este Estado, por las inmensas ventajas que
   ella brinda sobre las actuales ruedas raspadoras, pues una maquina
   de las llamadas Vencedoras raspa 32 000 pencas en ocho horas y
   media, con dos hombres, mujeres o muchachos; mientras que para la
   misma cantidad de pencas, se necesitan cuatro ruedas con doce
   hombres y nueve horas de trabajo, donde se ve claramente que la
   maquina La Vencedora tiene sobre las actuales ruedas una ventaja de
   trecientos por ciento en tiempo y quinientos porciento en personal
   [...] no debiendo omitir tampoco que es puramente automatica y sin
   peligro alguno para los jornaleros. (70)


A partir de entonces la Vencedora comenzo a comercializarse desde Barcelona. En el transcurso de un par de anos se convirtio en la opcion mas elegida por los grandes hacendados de la peninsula yucateca. Demetrio Prieto, mientras tanto, volvio a Espana con la intencion de presentar su maquina en la Exposicion Universal de Barcelona. En ese viaje fallecio repentinamente el 5 de septiembre de 1888 cuando se trasladaba de la ciudad de Llanes a Barcelona. (71) Tres meses despues la Vencedora fue premiada con la medalla de oro en dicha exposicion. Demetrio no pudo disfrutar del reconocimiento, pero como muestra de su tenacidad dejo practicamente preparadas dos patentes con mejoras a la Vencedora. Ambas fueron registradas en 1889 por su hermano Manuel, quien durante los siguientes anos continuo con su legado.

CONSIDERACIONES FINALES

Los episodios examinados revelan que la movilidad tuvo una importancia crucial en la configuracion de las raspadoras de henequen mas exitosas del siglo XIX. Sus creadores, Solis y Prieto, fueron dos sujetos prototipicos de la movilidad porque, en la medida de sus posibilidades, crearon sus propios eventos de circulacion e hibridacion de saberes. En este sentido, su exito tecnologico radico en su capacidad de distinguir la relevancia que tiene la movilidad para el enriquecimiento de las experiencias y los conocimientos personales. En otras palabras, sobresalieron en un campo tecnologico muy competido porque--ademas de ser excelentes mecanicos e inventores--descubrieron que era conveniente moverse, transitar de un sitio a otro para interrelacionarse, obtener ideas, recabar opiniones, conseguir sugerencias, examinar antecedentes tecnicos, aprender procedimientos, adquirir experiencias y gozar de colaboraciones que les permitieron mejorar sus inventos. Se percataron, quizas de manera intuitiva, que la tecnologia se configura mediante procesos creativos de circulacion y ensamblaje de conocimientos, gracias a la combinacion activa de elementos preexistentes, y que ellos podian tomar una ventaja sobre sus competidores si propiciaban esos desplazamientos de saberes para despues sintetizarlos con sus capacidades imaginativas y destrezas manuales. En pocas palabras, intuyeron que para darle movimiento a sus inventos ellos debian estar en constante movimiento.

Ahora bien, durante el primer episodio, la movilidad que propicio el comienzo de la mecanizacion del desfibrado del henequen fue principalmente endogena, reproducida dentro de la peninsula de Yucatan. Su causante, Jose Estaban Solis, no se conformo con los elementos que poseia en su taller sino que se comporto de manera activa al salir a buscar mas. Aprovecho los saberes sedimentados en la region gracias a los proyectos de multiples inventores extranjeros y nacionales que, desde la decada de 1830, habian fracasado en su intento de crear un artefacto adecuado. Asimismo, se mantuvo en una constante interaccion con los artesanos, observando las nuevas propuestas tecnicas y examinando los aparatos que se producian en la localidad para obtener ideas, saberes y experiencias. Esta actitud fue decisiva en un contexto sociotecnico como el yucateco donde las condiciones para materializar un proyecto inventivo eran limitadas. En este sentido, su artefacto respondio totalmente a los elementos materiales y los complejos de orientacion de la localidad. No obstante, tambien se debe mencionar que su sencilla configuracion constituyo un logro formidable de adecuacion al medio, aportando una gran eficacia para el desfibrado de las pencas, por lo que se mantuvo como principio esencial en todas las innovaciones posteriores.

Mientras tanto, durante el segundo episodio, la movilidad que facilito la produccion masiva de fibra de henequen fue mucho mas exogena, con multiples conexiones con el exterior. Su promotor, Demetrio Prieto, se desplazo de manera regular en varios sitios de Mexico, Espana y Estados Unidos. Por supuesto, tuvo una estrecha vinculacion con Merida, la capital yucateca que al finalizar el siglo XIX se habia transformado en una rica zona de contacto donde se producian, circulaban y convergian multiples saberes relevantes para inventar una maquina desfibradora. No obstante, a diferencia de otros inventores mexicanos y extranjeros que habitaron esa ciudad, Demetrio la tomo como uno mas de sus puntos de conexion. Con ello logro beneficiarse de los saberes locales, pero reforzados con sus viajes, relaciones y experiencias nacionales e internacionales. Asimismo, como parte de su conducta circulatoria, Demetrio y sus hermanos tuvieron la costumbre de organizar demostraciones publicas de sus inventos. Esto demuestra que tenian claridad de los beneficios que produce la circulacion de la tecnologia, pues no solo aprovecharon esos eventos para recabar opiniones y sugerencias tecnicas que les ayudaron a perfeccionar sus inventos, sino tambien para promocionarlas y buscar financiamiento entre personajes destacados de la vida politica, economica e industrial. En este sentido, lo que tambien distinguio a Prieto fue su capacidad de movimiento en distintos planos sociales.

En suma, con el estudio de ambos episodios pudimos observar dos experiencias de movilidad que propiciaron la circulacion de saberes tecnologicos y sus consiguientes eventos de contacto, adecuacion, negociacion e hibridacion en virtud de los elementos sociotecnicos y los complejos de orientacion existentes en un contexto dado. Esto nos muestra que las condiciones contextuales mutan, los complejos de orientacion se van transformando, los saberes tecnologicos se desplazan a traves de distintos medios y la movilidad de las personas depende de su personalidad y circunstancias, pero la logica circulatoria que subyace a los eventos de configuracion de los artefactos tecnologicos permanece invariable. En este sentido, la tecnologia siempre es resultado de multiples saberes, experiencias e ideas que se van adhiriendo y mezclando en distintos tiempos y espacios. Como adecuadamente lo menciono Lewis Mumford: una invencion "nunca es la obra exclusiva de un solo inventor, por mas grande que pueda ser su genio, es el producto de los trabajos sucesivos de innumerables hombres, trabajando en tiempos diferentes y a menudo en diversas direcciones". (72)

Fecha de recepcion: 27 de noviembre de 2015

Fecha de aprobacion: 22 de abril de 2016

Vandari M. Mendoza * Universidad Autonoma de Madrid

Correo electronico: vandarimendoza@gmail.com

(1) Este articulo fue realizado con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnologia (Conacyt).RAj, Kapil, Relocating Modern Science. Circulation and the Construction of Knowledge in South Asia and Europe, 1650-1900, Hampshire, Palgrave Macmillan, 2007; PEREZ, Liliane y VERNA, Catherine, "La circulation des savoirs techniques du Moyen-age a l'epoque moderne. Nouvelles approches et enjeux methodologiques", Traces. Revue de Sciences humaines, vol. 16, no. 1, 2009, pp. 25-61.

(2) NIETO-GALAN, Agusti. "Centers and Peripheries Revisited: STEP and the Mainstream Historiography of Science", Theodore ARABATZIS, Jurgen RENN y ANA SIMOES (eds.), Relocating the History of Science. Essays in Honor of Kostas Gavroglu. Switzerland, Springer, 2015, pp. 69-84.

(3) Sobre la naturaleza del conocimiento tecnologico vease VINCENTI, Walter G., What Engineers Know and How They Know It. Analytical Studies from Aeronautical History, Baltimore, Johns Hopkins University Press, 1990; BAIRD, Davis, Thing Knowledge. A Philosophy of Scientific Instruments. Berkeley, University of California Press, 2004; CUPANI, Alberto, "La peculiaridad del conocimiento tecnologico", Scientiae Studia, vol 4, no. 3, 2006, pp. 353-371.

(4) PEREZ, Liliane y VERNA, Catherine, "La circulation des savoirs techniques"; BELFANTI, Carlo, "Guilds, Patents, and the Circulation of Technical Knowledge. Northern Italy during the Early Modern Age", Technology and Culture, vol. 45, no. 3, 2004, pp. 569-589.

(5) HUGHES, Thomas P., "The Seamless Web: Technology, Science, Etcetera, Etcetera", Social Studies of Science, vol. 16, no. 2, 1986, pp. 281-292.

(6) WEINGART, Peter, "The Structure of Technological Change: Reflections on a Sociological Analysis of Technology", Rachel LAUDAN (ed.), The Nature of Technological Knowledge. Are Models of Scientific Change Relevant?, Dordrecht, D. Reidel Publishing Co., 1984. pp. 115-42.

(7) En la historiografia mexicana existe una amplia y madura literatura sobre el tema del henequen. Un sintoma de esta madurez radica en su constante renovacion que actualmente se expresa en obras como: VILLANUEVA MUKUL, Eric (Coord.), Yucatan, historia y cultura henequenera. Surgimiento, auge, revolucion y reforma, Merida, ICY, 2010; PENICHE RIVERO, Piedad, La historia secreta de la hacienda henequenera de Yucatan. Deudas, migracion y resistencia maya (1879-1915), Merida, ICY-AGN, 2010. Del mismo modo, recientemente se han realizado varios estudios que han ampliado nuestra comprension de la compleja configuracion sociotecnica de la maquina desfibradora como: MILLET CAMARA, Luis, "En busca de una maquina raspadora", Henequen. Leyenda, historia y cultura, Merida, ICY, 2006, pp. 82-97; Soberanis, Alberto, "La invencion y la industria textil en Mexico durante el siglo XIX", Boletin del Archivo General de la Nacion, no. 19, 6a epoca, 2008, pp. 73-97; y RUIZ DE GORDEJUELA Urquijo, Jesus, "Eugenio Beovide, un inventor olvidado", Llull. Revista de la Sociedad Espanola de Historia de las Ciencias y de las Tecnicas, vol. 36, no. 77, 2013, pp. 93-113.

(8) ANCONA, Eligio, Coleccion de leyes, decretos, ordenes y demas disposiciones de tendencia general expedidas por el poder legislativo del estado de Yucatan, Merida, El Eco del Comercio, t. i, 1882, p. 359.

(9) El telegrafo, t. III, no. 5, 14 de septiembre de 1833, p. 2.

(10) Reglamento de la Compania para el Cultivo y Beneficio del Henequen, Merida, Oficina del Sol, 1830.

(11) ESPINOSA RENDON, Jose D., Nuevo metodo de agramar, rastrillar y limpiar la hoja del jenequen por medio de la maquina inventada por Jose D, Espinosa Rendon, Merida, Imprenta de Jose D. Espinosa, 1863, p. 6.

(12) El anuncio aparecio en los siguientes periodicos: The Genesee Farmer, vol. II., No 43, 27 de octubre de 1832; The New England Farmer, vol. XI, no. 18, 14 de noviembre de 1832; American Railroad Journal and Advocate of Internal Improvements, vol. I, no. 43, 20 de octubre de 1832.

(13) TRUJILLO, Narcisa, "Las primeras maquinas desfibradoras de henequen", en TRUJILLO ECHANOVE, Carlos (coord.), Enciclopedia Yucatanense, Mexico, Gobierno del Estado de Yucatan, t. III, 1977, p. 628.

(14) AZNAR PEREZ, Coleccion de leyes, decretos, ordenes o acuerdos de tendencia general del poder legislativo del estado libre y soberano de Yucatan, Merida, Imprenta del Editor, t. i, 1849, pp. 116-117.

(15) AZNAR PEREZ, Coleccion de leyes, t. i, p. 339.

(16) CLINE, Howard F., "El episodio del henequen en Yucatan", Secuencia, no. 8, mayo-agosto, 1987, p. 192.

(17) TRUJILLO, "Las primeras maquinas", p. 628.

(19) ANCONA, Eligio, Coleccion de leyes, t. I, p. 362.

(20) CAMARA Zavala, Gonzalo, Resena historica de la industria henequenera de Yucatan, Merida, Imprenta Oriente, 1936, p. 36.

(21) El verdadero inventor de la maquina de raspar henequen. Narracion historica, tomada de documentos autenticos, Merida, Imprenta y Linotipia de la "Revista de Yucatan", 1914, pp. 10-11.

(22) RODRIGUEZ, Antonio, El henequen. Una planta calumniada, Mexico, Costa-Amic Ed., 1966, pp. 104 y 110.

(23) VILLAMOR, Manuel Cecilio, Agripina y su duende, episodio historico de la sublevacion de los indios de Yucatan, t. i., Merida, Imprenta de M. Mimenza, 1865, p. 2.

(24) Trujillo, Narcisa, "Las primeras maquinas", p. 640.

(25) TRUJILLO, "Las primeras maquinas", p. 631.

(26) El verdadero inventor, p. 35. Por esa capacidad de observacion mas tarde lo acusaron de plagiario.

(27) BELFANTI, Carlo, "Guilds, Patents", p. 569.

(28) Archivo General de la Nacion (en adelante agn), Patentes y Marcas, c. 12, exp. 787.

(29) TRUJILLO, "Las primeras maquinas", p. 650.

(30) TRUJILLO, "Las primeras maquinas", p. 650.

(31) TRUJILLO, "Las primeras maquinas", p. 643.

(32) El verdadero inventor, p. 48.

(33) CLINE, "El episodio del henequen en Yucatan", p. 193.

(34) El verdadero inventor, p. 73.

(35) CANTON, Rodulfo G., Memoria de la Segunda Exposicion de Yucatan. Verificada del 5 al 15 de mayo de 1879, Merida, Imprenta de la Libreria Meridana, 1880, p. 137.

(36) Un estudio detallado sobre las innovaciones tecnologicas que se efectuaron en el mundo agricola del Porfiriato para aumentar la productividad de las haciendas, especialmente en el centro del pais, puede consultarse en: TORTOLERO, Alejandro. De la coa a la maquina de vapor. Actividad agricola e innovacion tecnologica en las haciendas mexicanas, 1880-1914, Mexico, Siglo XXI Eds., 1995. Asimismo, un analisis minucioso sobre las condiciones sociotecnicas que marcaron el desarrollo de las patentes de invencion en Mexico durante el siglo XIX y el Porfiriato se puede consultar en: MENDOZA, Vandari M., Las patentes de invencion mexicanas. Instituciones, actores y artefactos, 1821-1911, Zamora, El Colegio de Michoacan, en prensa.

(37) Boletin Oficial de la Provincia de Oviedo, ano 859, no. 114, 18 de julio de 1859, p. 1.

(38) "Passenger and Crew Lists of Vessels Arriving at New York, New York, 1897-1957", FamilySearch, consultado el 2 de octubre de 2015, en https://familysearch.org/ark:/61903/1:1:24L9-Y16.

(39) Archivo Historico de la Oficina Espanola de Patentes y Marcas (en adelante AHOEPM), pat. 7883.

(40) SALLE ALONSO, Maria Angeles, La emigracion espanola en America; historia y lecciones para el futuro, Madrid, Ministerio de Trabajo e Inmigracion-Fundacion Directa, 2009, p. 77. Por la fecha de su arribo a Mexico, los hermanos Prieto emigraron de Espana con un rango de edad de entre los 15 y 25 anos.

(41) Algunos de los hacendados que tuvieron relacion con los hermanos Prieto en Tula de Tamaulipas fueron Andres Dosal, Canuto Llarena, Juan Castanos o Pedro Landeta.

(42) PRIETO, Alejandro. Historia, geografia y estadistica del estado de Tamaulipas por el Ing. Alejandro Prieto, MEXICO, Tip. de Escalerillas, 1873, p. 352.

(43) "El progreso en Tula de Tamaulipas", La Bandera Nacional, 13 de marzo de 1878, p. 3.

(44) GOMEZ GARZA, Enrique, La lechuguilla, Mexico, Imprenta de la Secretaria de Fomento, 1908, p. 14.

(45) AGN, Patentes y Marcas, c. 15, exp. 869.

(46) REYES, Candelario, De como y por quien cuenta Tamaulipas con henequenales, Ciudad Victoria, UAT-Instituto de Investigaciones Historicas, 1980, p. 46.

(47) "Un invento", El siglo diez y nueve, 13 de octubre de 1879, p. 3.

(48) DUCH, Juan, Yucatan en el tiempo. Enciclopedia alfabetica, Merida, Inversiones Cares, t. 2, 1998, p. 397.

(49) Un analisis sobre las patentes de estos personajes se puede consultar en: Zamora Perez, Alfonso, Inventario critico de las maquinas desfibradoras en Mexico (1830-1890), Mexico, UAM-A, 1999, pp. 75-83.

(50) ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, Memoria presentada al Congreso de la Union por el secretario de Estado y del Despacho de Fomento [...] corresponde a los anos transcurridos de enero de 1883 a junio de 1885, Mexico, Oficina Tipografica de la Secretaria de Fomento, t. III. 1887, p. 974.

(51) "Buen viaje", La Voz de Mexico, 20 de octubre de 1881, p. 2.

(52) "Una nueva maquina", El Centinela Espanol, 15 de noviembre de 1882, p. 2.

(53) "Eureka", El Centinela Espanol, 13 de diciembre de 1882, p. 3.

(54) CERUTTI, Mario, "Los Militares, terratenientes y empresarios en el noreste de Mexico durante el porfiriato: los generales Trevino y Naranjo (1980-1910)", Argumentos, No. 1, junio de 1987, p. 67.

(55) ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, Memoria de Fomento 1883-1885, t. III, p. 975.

(56) ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, Memoria de Fomento 1883-1885, t. III, p. 972.

(57) Estados Unidos Mexicanos, Memoria de Fomento 1883-1885, t. III, pp. 979-980.

(58) "Eureka", El Nacional, 30 de enero de 1884, p. 3.

(59) SEGURA, Jose C., El maguey. Memoria sobre el cultivo y beneficio de sus productos, Mexico, Oficina Tip. de la Secretaria de Fomento, 3era edicion, 1891, p. 208.

(60) "Maquina raspadora", El Tiempo, 8 de abril de 1884, p. 3.

(61) "Nueva maquina", El Nacional, 21 de mayo de 1884, p. 2.

(62) ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, Memoria de Fomento 1883-1885, t. III, p. 981.

(63) SEGUR., El maguey, p. 205.

(64) Industria e invenciones, no. 87, 29 de agosto de 1885, p. 91.

(65) AHOEPM, pat. 5,277, 17-08-1885 y pat. 6,795, 14-03-1887.

(66) SEGURA, El maguey, pp. 210-211; Industria e invenciones, no. 87, 29 de agosto de 1885, p. 91.

(67) AHOEPM, pat. 6,795, 14-03-1887.

(68) MORALES SARO, Maria Cruz, Llanes y America. Cultura, arte y sociedad, Mexico, Ed. Porrua, 1998, p. 76.

(69) "Prueba oficial en Mexico de La Vencedora", El Album de la Mujer, 8 de enero de 1881, p. 16.

(70) Segura, El maguey, p. 213.

(71) "D. Demetrio Prieto", Los dos mundos, 8 de septiembre de 1889, p. 3.

(72) MUMFORD, Lewis, Tecnica y civilizacion, Madrid, Alianza, 1971, p. 158.

Leyenda: Imagen 1 Maquina desfibradora de Manuel Cecilio Villamor

Leyenda: Imagen 2 Maquina desfibradora de Jose Esteban Solis

Leyenda: Imagen 3 Desfibradora Eureka sin con conductores automaticos

Leyenda: Imagen 4 Primer modelo de la desfibradora Vencedora
COPYRIGHT 2017 Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo. Instituto de Investigaciones Historicas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Mendoza, Vandari M.
Publication:Tzintzun: Revista de Estudios Historicos
Date:Jul 1, 2017
Words:14016
Previous Article:LA REFORMA "A RAS DE TIERRA": CURAS, FUNCIONARIOS Y CATOLICOS EN EL ARZOBISPADO DE MEXICO, 1872-1876.
Next Article:LA IGLESIA METODISTA EPISCOPAL DEL SUR EN MICHOACAN. 1880-1919.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters