Printer Friendly

EL PRESTE JUAN: EL <> CRISTIANO EN LA FRONTERA DEL MITO (SIGLOS XII-XIII).

THE PRESENT JUAN: THE "OTHER" CHRISTIAN ON THE BORDER OF MYTH (CENTURIES XII-XIII)

Presentacion

En un seminario sobre <<frontera y espacios fronterizos>> no podia faltar la mirada utopica e idealizada al <<otro cristiano>>. No al que se situa mas alla de la frontera de la ortodoxia, es decir, al enemigo cristiano cismatico de la Europa oriental y bizantina, ni tampoco al enemigo cristiano tildado de hereje que opera en el interior de la Iglesia catolica; nos vamos a referir, mas bien, al <<otro cristiano>> que se situa en la nebulosa de la lejania, en el espacio fronterizo de la conciencia, alli donde es mas facil construir el mito, un mito que sirve de esperanza en las horas bajas del miedo y la incertidumbre, o que se utiliza como resorte para la propaganda en los tiempos revueltos de la confrontacion. Vamos a hablar aqui de un mito conocido, el del Preste Juan, de cuando, como y por que se construye y de como evoluciona.

Las primeras noticias

Un mito es siempre un referente, un recurso que nos autoafirma, que nos ayuda especialmente en tiempos de turbulencia. Algo asi debio suponer el del Preste Juan para la Cristiandad occidental a mediados del siglo XII que es cuando nace. En efecto, a diferencia de otros mitos, el del Preste Juan tiene una fecha casi exacta de aparicion. La primera mencion directa que poseemos nos la proporciona el obispo y cronista cisterciense, Oton de Freising, nieto de Enrique IV, hermanastro de Conrado III y tio de Federico Barbarroja. La noticia sobre este curioso personaje la incluye en su Cronica o Historia de las Dos Ciudades, una obra historico-filosofica cuya redaccion fue concluida en 1145. Como veremos esta fecha explicara muchas cosas.

Fue precisamente ese ano de 1145 cuando el obispo-cronista, segun nos narra en el libro VII de su obra (1), conocio en la corte papal de Viterbo a un obispo procedente del principado cruzado de Antioquia; era Hugo, titular de la diocesis de Jabala, el antiguo Biblos libanes, un entusiasta prelado latino (2), del que Oton nos dice que, ademas de lamentarse por la caida de Edesa y de comentar su intencion de viajar a Alemania para solicitar la ayuda de Conrado III, contaba que hacia no muchos anos un tal Juan, rey y sacerdote, que habitaba con su pueblo en el extremo oriente, mas alla de Persia y Armenia, y que era cristiano, aunque nestoriano, hizo la guerra a los dos reyes hermanos que gobernaban sobre persas y medos, los llamados Samiardos, conquistando su capital Ecbatana. Los reyes agredidos reunieron un poderoso ejercito compuesto por tropas persas, medas y asirias, y se enfrentaron a Juan en un encarnizado combate que duro tres dias porque ambos contendientes preferian morir antes que huir. Finalmente el preste (presbyter) Juan--Oton especifica que, segun el obispo, asi en efecto solian llamarle--salio victorioso de tan cruel carniceria poniendo en fuga a los persas. Tras la victoria parece que Juan estaba dispuesto a prestar su ayuda a la Iglesia de Jerusalen, pero cuando en su marcha al oeste llego al Tigris, se dio cuenta de que no disponia de embarcaciones adecuadas para pasar el rio y tomo rumbo hacia las regiones del norte donde le habian comentado que en invierno su curso se congelaba. Alli permanecio algunos anos esperando el acontecimiento, pero la temperatura no lo permitia, y se vio obligado a volver a sus bases por las numerosas bajas que entre sus hombres causaba un clima al que no estaban acostumbrados.

La narracion concluye con un ultimo dato que proporciono el obispo de Jabala, el de que se decia que el Preste Juan procedia del antiguo linaje de los magos a los que alude el Evangelio, y que ahora gobernaba sobre los mismos pueblos que lo hicieron ellos, disfrutando de tanta gloria y prosperidad que se decia utilizaba un cetro de esmeraldas. Precisamente habia sido el ejemplo de sus antecesores que se pusieron en marcha para adorar a Cristo en la cuna, el que le habia inspirado su frustrado viaje a Jerusalen.

El texto de Oto de Freising, de entrada, nos plantea tres cuestiones que deben ser abordadas antes de proseguir con la historia de la construccion del mito: la primera es la del posible fundamento historico en que se habria apoyado la narracion; la segunda, la conexion de esa fundamentacion con un personaje concreto, un cristiano de nombre Juan y heredero de los magos biblicos; y finalmente la tercera, es la de la intencionalidad que tuvo la inclusion del dato en la obra del cronista germano.

Hay amplio consenso historiografico sobre la primera de las cuestiones. Hace ya mas de un siglo que los especialistas creen que la narracion del obispo Hugo de Jabala era la distorsionada version creada a partir de los ecos que pudieron llegar a Siria de un acontecimiento de extraordinario significado: la batalla de Qatwan de 1141, cerca de Samarcanda, en la que el sultan Mu'izz al-din Sanjar (1118-1157), responsable del Gran Imperio Selyucida, perdio liderando un numeroso ejercito turco frente a Ye Liu Dashi, un principe proto-mongol de la etnia kitan, que intentaba consolidar un khanato al oeste del desierto del Gobi, el de Qara-Khitai, y que presionaba para ello sobre los principes turcos mas o menos dependientes del gran sultanato selyucida. De resultas de tal choque, las tropas de Ye Liu Dashi hicieron huir a los turcos y ocuparon Samarcanda y Bujara amenazando seriamente su sultanato (3). Todas las alarmas se encendieron entre los selyucidas que veian desarrollarse una potencia al este de sus dominios antes de que hubiesen sido capaces de neutralizar, por el oeste, la amenaza franco-cruzada.

Ni que decir tiene la inyeccion de moral que podia significar una noticia de este tipo entre los cristianos de Ultramar con independencia de la exactitud con que les hubieran llegado los ecos de la victoria. Lo que si creian tener claro es que esa victoria era la de una potencia cristiana frente al islam turco de Sanjar, los hermanos Samiardos del relato recogido por Oton. Tal suposicion era logicamente equivocada pero si tenia tambien cierto fundamento. Las tribus proto-mongolas integradas en el khanato de Qara-Khitai eran en proporcion importante budistas y cristianonestorianas, y aunque Ye Liu Dashi debia practicar el chamanismo de sus ancestros, su cuidada educacion y olfato politico, le llevaron a una cierta ambiguedad religiosa, tolerante y equidistante, que no le impidio que su heredero portara un nombre cristiano, Ilia o Elias. Lo cierto es que parece que sus subditos uigures, mayoritariamente nestorianos, impulsaron, y desde luego celebraron, una victoria frente a los turcos que les aseguraba un control casi monopolistico de las rutas caravaneras que surcaban el actual Uzbekistan, sobre las que tantos intereses tenian (4).

La segunda de las cuestiones que nos planteabamos era la de la conexion de este dato historico con un personaje concreto, un cristiano de nombre Juan que era el descendiente de los magos de Oriente a los que alude el evangelio de Mateo. Para abordar la cuestion es preciso saber cual podia ser a mediados del siglo XII el grado de informacion que los cristianos de Occidente tenian acerca de sus correligionarios situados en las lejanas tierras asiaticas situadas mas alla de los dominios del islam. Y en este sentido, parece que desde muy temprano se conocio la leyenda del viaje y evangelizacion de la India por parte del apostol santo Tomas, ya que contamos con versiones muy tempranas de los <<Hechos Apocrifos de los Apostoles>> (5).

Lo que desde luego si sabemos, a traves de una carta enviada a mediados del siglo XII por el abad Odon de Saint-Remi al conde Tomas, senor de Coucy, es que el ano 1122 un misterioso arzobispo Juan de la India, que habia tenido unos contactos previos con el emperador Juan Comneno de Bizancio, acabo aquel ano en la corte papal de Calixto II informandole del milagroso acontecimiento que todos los anos se operaba en la catedral de su diocesis donde se hallaba el cuerpo incorrupto de santo Tomas; este presidia la liturgia de su fiesta patronal y aceptaba de sus fieles ofrendas abriendo los brazos o las rechazaba cerrandolos con decision cuando quien se acercaba era un pecador contumaz o un hereje. Aunque el papa no queria dar credito a tal historia, el arzobispo no dudo en jurar que respondia a la realidad. Con independencia del grado de inventiva del arzobispo indio, el hecho de su informacion esta atestiguado por una segunda fuente independiente de la primera--De adventu patriarchae Indorum ad Urbem sub Calisto papa secundo--en la que se relata pormenorizadamente la visita de aquel prelado al papa desde aquella tierra, quae ultima finem mundi facit, asi como el prodigioso milagro anual de santo Tomas. Esta segunda narracion se halla adornada con todo tipo de descripciones maravillosas de su pais, regado por uno de los cuatro rios del Paraiso, el Pison, que atravesaba Hulna, la capital, y del que se obtenia oro en abundancia que se venia a sumar a la extraordinaria riqueza en joyas de que hacia gala aquella tierra poblada de piadosos cristianos (6).

El nombre del arzobispo indio de 1122, asi como su pais de ensueno poblado de cristianos, pudo ser probablemente la inspiracion que a Hugo de Jabala--o quiza directamente a Oton de Freising--le hizo pensar en el nombre de Juan para atribuirlo al presbitero que, sin dejar de serlo, gobernaba sobre tan extraordinarias tierras y que, incluso, tras su hazana frente a los persas y medos pensaba en alcanzar Jerusalen. Por otra parte, la conexion de esa remota India y su evangelizador Tomas con los magos biblicos resulta aun menos problematica. En Occidente fue muy difundido un comentario del evangelio de Mateo atribuido falsamente a Juan Crisostomo, el Opus imperfectum in Matthaeum, y ello pese a ser un texto de claro sesgo arriano; pues bien, en el se afirmaba que los magos, habitantes de la India, estaban todavia vivos cuando Tomas arribo a las costas de su pais y de el recibieron el bautismo (7).

Unas lejanas tierras santificadas por la presencia apostolica de santo Tomas, lugar de procedencia de los magos de Oriente, y un arzobispo indio de nombre Juan cantando las excelencias milagrosas de una autentica tierra de promision, son elementos suficientes para evocar en la mente de Hugo de Jabala, y quiza tambien de Oton de Freising, la ensonacion de una leyenda asociada a un protector del cristianismo que acababa de derrotar a los enemigos de los cruzados en las cercanias de Samarcanda. Los cimientos de la leyenda eran, pues, relativamente solidos. Pero ?que intencion abrigaba el obispo germano al introducir, dandole pabulo por tanto, la narracion del obispo sirio? Es la tercera cuestion que se nos plantea a partir de la narracion. La explicacion, quiza, convenga ponerla en relacion con la perspectiva desde la que el obispo cisterciense elaboro su Cronica o Historia de las Dos Ciudades. Como es sabido, el fundamento agustiniano del obispo, claramente manifestado en el titulo de la obra, no esconde, sin embargo, una argumentacion de sesgo claramente apocaliptico en que se reflejan las seis edades y las cuatro monarquias en una progresion de deterioro que anuncia el inminente final (8). De hecho el octavo y ultimo de los libros de que se compone la obra es un ensayo meta-historico que habla del fin del mundo. Pues bien, el libro septimo, en el que se contiene la noticia sobre el Preste Juan, no deja de ser la caotica antesala de ese final anunciado (9). No debemos olvidar que Oton era un hombre de espiritu abiertamente cruzadista, comprometido personalmente con la <<segunda cruzada>> en la que participo al mando de un contingente militar integrado en el ejercito de su medio hermano Conrado III. La obra se acabo de escribir justo en el momento en que se preparaba la expedicion, en plena conmocion por la caida de Edesa. No seria del todo descabellado que la historia del Preste Juan, hacia la que el obispo germano no muestra especial entusiasmo (10), fuera el apunte que quedaba en la recamara de quien no cierra la puerta al horizonte escatologico de un providencial enviado de Dios venido de tierras lejanas. Quiza pudo ser esta la matizada intencion del cronista a la hora de incluir el dato en visperas de su incierta partida a Tierra Santa.

La carta del Preste Juan

El retrato del Preste Juan y la descripcion de su maravilloso reino no tardarian en ser completados. Lo hizo una supuesta carta enviada por el mismisimo Preste Juan al emperador bizantino Manuel Comneno (1143~1180) invitandole a aceptar su senorio, y de la cual habria llegado copia a Federico I a instancias del remitente (11). La carta no esta fechada pero se admite la cronologia que en la primera mitad del siglo XIII le atribuyo el abad Alberico de Trois-Fontaines que la fechaba en 1165 (12). Se trata, por lo demas, de un texto de amplisima difusion que cuenta con mas de doscientos manuscritos, y diversas versiones interpoladas con nuevos datos, no muy posteriores al texto latino original y que generaron, a su vez, numerosisimos ejemplares en las mas diversas lenguas vulgares (13).

?Que nuevos datos o matizaciones respecto a los textos anteriores se advierten en la carta? El primero, el de la denominacion del propio Preste Juan que, manteniendo su condicion de presbiter, no es calificado de rex et sacerdos como ocurria en el relato de Hugo de Jabala. Es mas, al final del texto se elabora toda una justificacion de tan humilde calificativo en comparacion con las altas dignidades eclesiasticas y seculares--primados, arzobispos, reyes ...--, o ambas cosas al mismo tiempo, que integran su propia corte a su servicio. Eso si, en el encabezamiento de la carta, y junto al titulo de presbiter., aparece el de dominus dominantium, <<senor de senores>>, una expresion que en la Biblia se emplea en escasas ocasiones para designar siempre a Dios (Dt 10:17; Sal 136: 3.26; 1Tim 6:15) o a Cristo en el contexto del Apocalipsis (Ap 17:14; 19:16).

El frustrado intento de alcanzar Jerusalen por parte del Preste Juan en el primer relato, se convierte ahora en un voto solemne que implicara la movilizacion de un portentoso ejercito con el que destruira a los enemigos de la cruz de Cristo. No hay mencion, por supuesto, a la confesion nestoriana.

Sus dominios se identifican con las Tres Indias, en una de las cuales, la mas alejada, descansa el cuerpo del apostol Tomas, y se extienden desde la torre de Babel, en el desierto de Babilonia, hasta el lugar por donde sale el sol. Estos inmensos dominios se dividen en setenta y dos provincias gobernadas cada una por un rey que sirve como tributario al Preste Juan. Lo curioso es que este evocador numero biblico (14), no se corresponde en todo caso con pueblos cristianos, es mas, paucae sunt christianorum. De modo que un responsable ultimo cristiano, devotus sum christianus, dice de si mismo el Preste, quien en su condicion de tal, distribuia limosnas entre los pobres y visitaba anualmente el santuario del profeta san Damiel en el desierto de Babilonia, ese cristiano gobierna sobre un mundo heterogeneo en el que, ademas, de judios--los reyes de las Diez Tribus Perdidas le pagan tributo~, existen pueblos paganos como el de las amazonas de la antigua mitologia clasica o el de los brahmanes del hinduismo, por no hablar de poblaciones de extranos y monstruosos humanoides como hombres con cuernos, faunos, satiros, hombres con cabeza de perro, gigantes o con un solo ojo. Se trata de una llamativa diferencia respecto al relato anonimo de la llegada del patriarca Juan a la corte papal, en el que se dice que sus tierras a fidelissimis autem christianis universa interiusplenissime est habitata.

Pues bien, este heterogeneo mundo se caracteriza por la presencia de una flora y fauna exotica y riquisima--elefantes, dromedarios, camellos, hipopotamos, cocodrilos, leones blancos y rojos, osos blancos ... e incluso grifos y el ave fenix, aunque hay regiones en las que no existen animales venenosos~, y desde luego caracterizada tambien por una riqueza material, ya insinuada en los relatos anteriores, pero que ahora entra en el horizonte de una desmesurada e imaginativa exuberancia. Abunda la leche y la miel, signo biblico de una naturaleza generosa, en la que no faltan piedras preciosas en los cauces de los rios, ni productos tan ricos como la pimienta que permite sostener un activo comercio (15), tejidos finisimos provenientes de la piel de salamandras que viven en el fuego (16) o purpura extraida de la sangre de algunos peces. Hay ademas rios portentosos, alguno en el que en vez de agua fluye arena y del que, no obstante, se extraen sabrosisimos peces (17), pero hay tambien agua en la que los ninos pueden vivir bajo su superficie durante meses buscando piedras preciosas. Todo es riqueza y prodigiosa exuberancia, aunque, eso si, en una excepcional muestra de debilidad, se dice que en aquellas tierras los caballos son pocos y de muy mala calidad (18).

Tanta riqueza en los dominios del Preste Juan se traduce en salud corporal y, sobre todo, salud moral para sus habitantes. La preocupacion por los aspectos fisicos se reconoce a lo largo del texto de la carta en forma de hierbas medicinales que impiden que los espiritus inmundos se posesionen de las personas, o de aguas cristalinas que, como la de la fuente que se encuentra al pie del Olimpo, retiene los sabores de todas las especias y cuyo consumo en ayunas elimina las enfermedades y garantiza una apariencia fisica que se detiene en los treinta y dos anos. Pero tambien hay piedras cuyo contacto rejuvenece, permite recobrar la vista y produce efectos saludables en el animo de las personas eliminando el odio y facilitando la convivencia. Y es este precisamente uno de los puntos fuertes de la sociedad dominada por el Preste Juan: no hay pobreza, se recibe sin condiciones a huespedes y peregrinos, porque todo el mundo tiene lo necesario para que carezca de sentido enfrentarse a los demas, no hay ladrones ni aduladores porque la avaricia no tiene razon de ser, y el adulterio tampoco existe porque no cabe la mentira entre los subditos del Preste Juan, y si alguien se atreviera a mentir, la muerte social o el ostracismo seria su condena.

La carta proporciona tambien datos desconocidos hasta ahora sobre la vida del Preste Juan y su descomunal ejercito. Este estaba integrado por 13.000 caballeros y 1.300.000 peones armados que, movilizados, se distribuian en trece columnas precedidas cada una por una gran y elevada cruz a modo de estandarte. Pero cuando el Preste se trasladaba en son de paz siempre iba precedido del lignum crucis, sin adorno ni imagen alguna, y de dos recipientes, uno de oro lleno de arena y otro de plata repleto de oro, el primero para recordar cual era su origen y el segundo para manifestar el poder de quien era <<senor de senores>>.

La descripcion del palacio del Preste ocupa una parte importante del texto documental. Su riqueza y los costosos y delicados materiales con que se describe obedecen a que quiso ser la replica del que, segun los Hechos de Tomas, el Apostol construyo en el cielo para el rey Gundafor. Por lo demas, el palacio y su descripcion sirven para mostrar tres facetas clave del gobierno del Preste Juan: su justicia, su generosidad y su eficacia. La primera, mediante la <<platea>> en que, ante el palacio, se celebran los duelos judiciales en su presencia. La generosidad, mediante los 30.000 invitados que se sentaban diariamente a su mesa, incluidas las maximas autoridades de la Iglesia de sus dominios. Y finalmente, la eficacia, que se ponia de manifiesto a traves de un prodigioso artilugio, un espejo gigantesco situado donde se celebraban los duelos judiciales y custodiado por 12.000 soldados, y que permitia al Preste controlar todo lo que ocurria a lo largo y ancho de su imperio.

Por lo demas, el Preste era un hombre casto que solo veia a sus bellisimas mujeres cuatro veces al ano y exclusivamente con el fin de procrear, y a la castidad unia la humildad de quien, teniendo todo el poder y estando a su servicio reyes, duques, condes y elevadas dignidades eclesiasticas, no esgrimia otro titulo que el de presbiter.

Hoy dia, y gracias a las clarificadoras reflexiones de Hamilton (19), tenemos pocas dudas sobre la autoria e intencionalidad politica de la famosa carta del Preste Juan. La carta es con toda probabilidad una elaboracion de la cancilleria imperial de Federico I, controlada por el todopoderoso Rainaldo Dassel, y obedece, por tanto, a los designios programaticos entonces esgrimidos por el Imperio romano-germanico. Es sabido que el canciller, que ocupa su responsabilidad como tal desde 1156 y asume la dignidad de arzobispo de Colonia tres anos despues, en 1159, es el principal responsable de la conversion de la inicial politica alemana de Federico Barbarroja en autenticamente imperial (20). Le ayudo en esa labor la postrera e inacabada obra de Oton de Freising, Gesta FredericiImperatoris, compuesta entre 1157 y 1158, fecha de su muerte. En ella el viejo obispo cambia absolutamente el registro pesimista y apocaliptico de su Cronica o Historia de las dos Ciudades, en la que se incluia la primera mencion del Preste Juan, y lo cambia por una comprometida y entusiastica contribucion al programa imperial y universalizador de su sobrino (21), en el que tambien creia Rainaldo Dassell. Al comienzo de su prologo Oton afirma que <<gracias a los valores de nuestro victorioso principe, tiene tanto poder la autoridad del imperio romano, que, bajo su mandato, la gente vive humildemente descansando en silencio, y los barbaros y griegos, alejados de nuestras fronteras, tiemblan presionados por el peso de su autoridad>> (22). Y es que, continua el obispo de Freising, las virtudes de que hace gala el emperador parecen ser propias del cielo y concedidas a el por Dios <<como regalo universal para todo el orbe>> (23).

Pero un proyecto de estas caracteristicas no era concebible sino desde dos presupuestos fundamentales: una armoniosa unidad en el interior del Imperio, un autentico reto dada la heterogeneidad de su compleja estructura integrada por reinos, ducados y grandes senorios eclesiasticos con muy diversos grados de autonomia, y un reconocimiento de poder eminente en el exterior que evidenciara su pretension hegemonica. La armonia perseguida en el interior queda bien reflejada en un diploma dirigido a su propio canciller el arzobispo Dassel en 1166 proclamando que nada podia ser mas adecuado y glorioso que un emperador reuniendo y protegiendo a sus fieles, miembros de un cuerpo cuyos meritos recibian la apropiada recompensa de su cabeza (24). Armonia y unidad bajo una autoridad a la que la Iglesia no podia escapar. Muerto ya Dassel, en 1170, Federico I se dirigia con vena sarcastica a su gran enemigo el papa Alejandro III resucitando el viejo cesaropapismo carolingio e invitando al pontifice a rezar, mientras el se dedicaba a los asuntos del Imperio entre los que estaba garantizar la paz y la justicia en la propia Iglesia (25), y es que no en vano, muchos anos antes, en 1157, ya habia declarado haber recibido de la divina clemencia <<el gobierno de la Ciudad y del Universo>> (Urbis et Orbs) (26).

Mas complejo era aun alcanzar un consenso universal de reconocimiento de poder, lo era respecto al papa y, por supuesto tambien, en relacion a Bizancio, maxime si creyesemos al cronista Juan Kinnamos, secretario de Manuel Comneno, cuando afirma que, despues de 1160, en pleno enfrentamiento entre el papa y Federico I, el pontifice habia ofrecido reconocer como emperador de Roma al bizantino (27). No es el momento de entrar en las complejas y a menudo tensas relaciones de ambos emperadores (28), pero que Federico I consideraba incompatible con su autoridad la existencia del gobierno imperial de Constantinopla es de alguna manera confirmado por la propension de sus colaboradores a apoyarse en las citas biblicas del libro de Daniel para confirmar lo que era ya desde hacia mucho tiempo una evidencia para ellos: era el Imperio romano dirigido desde Occidente el cuarto y ultimo de los imperios antes de la finalizacion del tiempo politico (29).

Desde tan escatologico convencimiento, es hora ya de encajar en todo este entramado la intencionalidad que presidio la elaboracion de la carta del Preste Juan en la cancilleria imperial. En efecto, de lo que se trataba era de presentar un modelo idealizado de gobierno, que basicamente respondiese al programa imperial germanico, pero que contara a los ojos del mundo, y muy en especial de los responsables de formulas universalistas de poder--Bizancio y papado~ con el aval de su materializacion en tierra sagrada, apostolica y cercana a la Paraiso terrenal, como eran las Indias en el imaginario colectivo.

Ese modelo respondia a la imagen de mesianizacion del poder politico que reivindicaban los colaboradores de Federico I para el ejercicio de su gobierno. Acabamos de mencionar en este sentido la propension del momento a identificar el Imperio romano-germanico con la cuarta bestia del relato biblico de Daniel y, por tanto, con el ultimo imperio de la historia, y en este sentido, conviene recordar la visita anual al santuario de san Daniel que protagoniza anualmente el Preste Juan.

Fue, ademas, en la decada de 1160, en el momento en que ya habia estallado la pugna con el papa y habia sido provocado el cisma en el interior de la Iglesia, cuando, a nivel popular, comienza a identificarse a Federico I con <<el ultimo emperador>>, el que segun la doble tradicion extra~biblica y greco~oriental del Pseudo~Metodio y la Sibila Tiburtina, recuperaria Jerusalen y depondria su corona para dar paso a la inevitable figura escatologica del Anticristo. En cierto modo, aunque no sin ambiguedades, es lo que puede atisbarse en el Ludus de Anticristo, una representacion liturgico-sacramental de caracter popular y cuyo origen, en torno a 1160, hay que situar en el monasterio imperial de Tegernsee, en Baviera, muy proximo a la corte (30). Y abundando en la cuestion mesianica del <<ultimo emperador>>, es preciso aludir a la canonizacion de Carlomagno el mismo ano de 1165 en que se data la carta del Preste Juan, una canonizacion a todas luces irregular, realizada a instancias del emperador y oficiada por un sumiso <<anti~papa>>, Pascual III, en Aquisgran (31). No olvidemos que es entonces cuando se escatologiza definitivamente la figura de Carlomagno como primer emperador de Occidente que habia vinculado Jerusalen con el destino del Imperio romano, y cuyo <<retorno>> se esperaba para consumar el fin del relato historico (32). Nada impedia que Federico I fuera el instrumento del que, desde la gloria de Dios, se sirviera Carlomagno para ello. En cualquier caso, anos despues, en 1188, una dieta imperial celebrada en Maguncia, llamada por Federico I <<curia de Jesucristo>>, era el escenario donde se solemnizaba la proxima marcha a Jerusalen del emperador, instrumento mesianico de Dios para la consumacion de la historia (33).

Sin perder de vista esta perspectiva mesianica conviene ahora volver al contenido de la carta del Preste Juan, una carta formalmente enviada al emperador bizantino, al que, desde una indisimulada hostilidad, no se le reconoce en ella otro titulo que el de "gobernador romano" y hacia el que, ademas, el redactor ironiza en lo que se refiere a su condicion humana, a veces desdibujada por la dimension divina que sobre el proyectaban sus subditos (34).

A los efectos que nos interesan la carta recoge cinco ideas fundamentales que conectan directamente con las inquietudes programaticas del emperador:

1. La armonia de un gobierno capaz de integrar reinos, ducados y grandes principados eclesiasticos bajo la autoridad de un unico responsable. Obviamente, y como ya hemos tenido ocasion de apuntar, el redactor tiene presente la compleja y heterogenea realidad del Imperio romanogermanico, contemplandola como una formula viable y armoniosa.

2. La baja condicion clerical del Preste Juan no es obstaculo para que las mas altas dignidades eclesiasticas esten supeditas a su poder. Tambien en este caso, la trasposicion del relato al ideal cesaropapista del emperador resulta evidente. En efecto, al igual que un presbitero como Juan puede controlar al maximo responsable de la Iglesia, el patriarca de Santo Tomas, significativamente sentado a su mesa, tambien el emperador Federico, un ungido de Dios, y por tanto con una condicion clerical ajena a ordenes mayores (35), puede controlar al jefe de la Iglesia catolica, tal y como lo hacia con el <<antipapa>> por el nombrado, su habitual cortesano.

3. El poder del Preste Juan se extiende a cristianos y no cristianos, es decir, su liderazgo es radicalmente universal, no circunscrito, por tanto, a un credo concreto o una confesion determinada. Con independencia de las matizaciones que podrian hacer los colaboradores de Federico I, lo innegable es que la proyeccion universal de su poder no conoce, en principio, limite alguno: es el unico y definitivo poder sobre la tierra.

4. Esta realidad no es incompatible para que el Preste Juan aspire a la conquista de Jerusalen y, con ella, a la destruccion de los enemigos de la cruz. Y ciertamente para Federico I, monarca universal, el objetivo cruzadista de Jerusalen constituye una prioridad incuestionable. Su propio designio universalista conecta directamente con la simbologia escatologica de Jerusalen.

5. Un poder de estas caracteristicas se ajusta a patrones de justicia, garantiza el bienestar de sus subditos y evita guerras y divisiones. Y es este el mensaje que, en ultimo termino, quiere dar el responsable de la redaccion de la carta con el ejemplo del Preste Juan.

Ahora bien, este modelo, que se situa en la raiz misma de las aspiraciones programaticas del emperador germanico, es en realidad algo constatable en la clave mesianica del reino del Preste Juan, y esa clave es la que explica todo el adorno folclorico e imaginativo que ofrece el relato. El mesianismo biblico es una ideologia muy compleja y con muchas implicaciones derivadas, cambiantes segun momentos y circunstancias (36), pero lo cierto es que el mesias, en cuanto ungido de Dios, y el reino sobre el que ha de proyectar su poder, cuenta con algunos elementos caracteristicos que nos pueden ayudar a entender toda esta exuberancia descriptiva de la carta.

En primer lugar, el ungido es alguien especialmente bendecido por Dios, preservado milagrosamente por el, y que se halla, ademas, dotado en cierta medida de su potencialidad, y de forma especial de su sabiduria. Tales elementos son facilmente detectables en el relato del Preste Juan, asociado, por un lado, a la simbologia protectora de la cruz que preside sus movimientos y, por otro lado, capaz de saberlo todo acerca de sus dominios y prevenir, asi, cualquier problema, a traves de su prodigioso espejo.

En segundo lugar, el gobierno mesianico se traduce en prosperidad material y en riqueza para sus subditos. El simbolo biblico de la leche y miel preside las descripciones de la carta acerca de sus extraordinarias riquezas, piedras preciosas y productos de valor inigualable.

En tercer lugar, ese mismo gobierno mesianico significa sanacion fisica y moral para quienes se benefician de el, y ya conocemos la preocupacion que a lo largo de la narracion se traduce en relacion con este punto: salud corporal, eterna edad juvenil, ausencia de odio, divisiones o avaricia, inexistencia del engano, del adulterio o del robo, etc ...

En cuarto y ultimo lugar, tambien el gobierno del ungido implica un control universal que, si por un lado, conlleva el gobierno sobre pueblos paganos sometidos, por otro lado, se traducira en unidad--reunificacion de las Doce Tribus de Israel~ y, en ultimo termino, en integracion recapituladora de todo lo creado. La insistencia del relato en la alusion a pueblos paganos que forman parte del territorio, ademas de los judios de las Diez Tribus Perdidas, es muy significativa, y tambien la descripcion de todo tipo de especies se seres vivientes, incluidos hombres ajenos por completo a los prototipos habituales, nos habla de lo conocido y lo desconocido en un intento de descripcion de todo lo creado que el mesias sera capaz de integrar en el definitivo proyecto salvifico de Dios.

En resumen, y en conclusion, es facil apreciar una clara voluntad politica de vincular este relato fantastico y su mesianismo implicito con el programa imperial germanico, y esa voluntad comportaba, en definitiva, el deseo de asociar la figura del Preste Juan, su aval--no olvidemos que durante siglos se asumio su historicidad~, con el propio Federico Barbarroja. No es extrano, por tanto, que solo un ano antes de la probable datacion de la carta, en 1164, el propio canciller imperial marchara a Milan a rescatar una preciada reliquia que los milaneses habian descubierto apenas unos anos antes, las de los tres Reyes Magos. Segun la tradicion, sus cuerpos habian sido hallados en tierras del Este por la emperatriz Elena, madre de Constantino, y trasladados a Constantinopla, y fue un obispo de Milan, san Eustorgio quien a mediados del siglo IV, las traslado a su ciudad donde permanecieron en el olvido hasta poco antes de interesarse por ellas el canciller imperial. El objetivo de este ultimo era depositar definitivamente los sagrados restos en su catedral de Colonia y construir alli un santuario que se erigiera en centro de culto para la realeza cristiana en el corazon mismo del Imperio, muy cerca de Aquisgran (37).

?Pero que sentido podia tener ese santuario? El culto a los Reyes Magos era practicamente ignorado hasta ese momento en Occidente, y ello quiza explique, aunque desde luego no deje de ser sorprendente, que la carta del Preste Juan, a diferencia del relato recogido en su momento por Oton de Freising, no los mencione como sus antecesores. Pero es que fue a partir de este momento cuando intereso comenzar a hacer explicito un mensaje de hondo calado politico dirigido tanto al emperador bizantino como al papa de Roma, y de paso al conjunto de la Cristiandad; en este sentido, insistimos en los dos centenares largos de manuscritos latinos conservados a partir del original, y previos--al menos algunos de ellos~ a las versiones interpoladas ulteriores.

Ese mensaje consistia en mostrar la proteccion dispensada a la memoria de quienes crearon un reino mesianico, el que ahora dirigia el Preste Juan, un reino modelico, muy proximo en sus planteamientos al del Imperio romano~germanico que, como aquel, estaba destinado a imponer la paz y la prosperidad en una Cristiandad refundada en el crisol de un nuevo Imperio universal. Esa Cristiandad no podia ser la del <<gobernador de Bizancio>> a quien la translatio imperii habia privado de su corona en beneficio de Carlomagno, el antecesor de Federico, y cuya canonizacion, como acabamos de ver, y desde luego no por casualidad, viene a coincidir con la probable datacion de la carta y la ereccion del nuevo santuario de Colonia. Pero esa Cristiandad tampoco podia ser la del papa de Roma, ahora Alejandro III, cuya obstinacion a la hora de reivindicar un gobierno eclesiastico para dirigirla en regimen de monopolio, habia provocado el cisma y llevado al enfrentamiento de los cristianos. El unico modelo valido de Cristiandad era el del reino mesianico del Preste Juan, el mas parecido al del Imperio romano~germanico, identificado en realidad con el en el contexto de confusion entre historia y meta~historia que es tan propia de la mentalidad mesianica, un modelo, en definitiva, llamado a protagonizar la nueva y definitiva etapa apocaliptica de la historia.

La carta de Alejandro III al Preste Juan

No tenemos constancia de que el emperador Manuel Comneno diera de un modo u otro respuesta a la carta del Preste Juan. Si lo haria el papa a quien sin duda tambien llego la misiva, pero su respuesta no fue ni mucho menos inmediata. Es obvio que a Alejandro III no se le escapaba quien era el responsable de su redaccion (38). Por eso quiso esperar a dar una contestacion al Preste Juan, siguiendo de este modo el juego del emperador, cuando su posicion frente a este ultimo fuera lo suficientemente fuerte, y eso no comenzo a ser una realidad hasta diez anos despues de la redaccion de la carta.

En efecto, la batalla de Legnano de mayo de 1176 en que la Liga lombarda, aliada del pontifice, derroto con contundencia a las tropas germanicas del emperador, constituye el definitivo punto de inflexion en las relaciones entre ambos. Poco mas de un ano despues, en julio de 1177, Barbarroja, a cambio del levantamiento de su excomunion, se veia obligado a poner fin al cisma iniciado veinte anos antes, a raiz de la eleccion de Alejandro III. Solo entonces, con un emperador postrado ante el poder del papa, este decidio hacerse eco de la famosa carta enviada por el Preste Juan dirigiendole una respuesta formal en septiembre de 1177 (39). La carta se referia a el como <<ilustre y magnifico rey de las Indias>>, omitiendo deliberadamente su condicion sacerdotal; despues de una breve pero contundente sintesis doctrinal sobre el primado apostolico que mostraba a las claras la responsabilidad exclusiva del pontifice romano sobre la Iglesia universal, le informaba del pronto envio de una mision encargada de confirmarle en la fe ortodoxa de la Iglesia, ya que algunos emisarios papales habian trasmitido a la curia informaciones sobre ciertas desviaciones que los propios subditos del rey y el mismo deseaban corregir. Obviamente el mensaje iba dirigido al propio emperador Federico al que, vencido, deseaba trasmitir su triunfante y particular discurso asumiendo con sutileza el montaje propagandistico de la cancilleria imperial: el papa es el lider indiscutible de la Iglesia universal y el responsable de corregir los desvios de sus fieles por poderosos que estos pudieran ser.

El Preste Juan en la <<quinta cruzada>>

Para volver a encontrar informacion sobre el Preste Juan, y por tanto para poder acabar de perfilar su figura, debemos trasladarnos al escenario de la llamada <<quinta cruzada>>, la que basicamente se desarrollo entre 1218 y 1221 en torno al asedio, ocupacion y perdida de la estrategica ciudad egipcia de Damieta. Los especialistas en cruzada estan de acuerdo en senalar este momento como uno de los mas intensamente marcados por una preocupacion apocaliptica asociada al sentimiento de ultimidad con que anos atras el papa Inocencio III habia planteado el llamamiento a la cruzada a traves de la celebre bula Quia maior de 1213; en ella, como sabemos, se habia atrevido a predecir un final cierto y no muy alejado en el tiempo para el islam, un islam personificado en la bestia servidora del Anticristo de que habla el capitulo 13 del Apocalipsis (40). El movimiento cruzado se desgastaba en fracasos sucesivos y era preciso actuar con una celeridad y contundencia que en el asedio de Damieta se transformaron en recrudecimiento de las expectativas mesianicas.

La Cristiandad se jugaba mucho en Damieta, un largo asedio que acabo con la toma de la plaza en noviembre de 1219 en lo que fue una victoria pirrica muy dificil de consolidar. Los animos estaban a flor de piel, las tensiones entre los grupos de poder que dirigian el ejercito cruzado--o querian hacerlo--neutralizaban sus posibilidades de accion, y en Roma un papa, Honorio III, ansioso por obtener resultados definitivos, contribuyeron a crear un clima de credula expectacion, y en ese clima fueron oportunamente "hallados" dos textos profeticos que hablaban de proximas victorias sobre el islam y de la decisiva contribucion a ellas de un misterioso rey cristiano procedente de Oriente. Tambien en aquel momento, y no menos oportunamente, comenzo a circular un <<informe historiografico>> que incluia la cronica victoriosa y estrictamente contemporanea de un rey oriental de nombre David dispuesto a sumar sus esfuerzos a los de los cruzados.

Describamos brevemente cada uno de estos tres importantes testimonios. Empezaremos por el primero de los textos profeticos. De el da cuenta el obispo aleman Oliverio de Paderborn, sin duda el mas importante cronista de la cruzada, testigo y protagonista de su desarrollo. En efecto, en el capitulo 35 de su Historia Damiatina nos cuenta que, antes de la toma de Damieta, se hallo--la expresion utilizada es nobis apparuit~un libro escrito en arabe cuyo autor negaba ser judio, cristiano o sarraceno, pero que contenia predicciones ya pasadas, y por tanto comprobables--entre ellas la toma de Jerusalen a manos de Saladino~, y otras por venir como la propia conquista cristiana de Damieta, e incluso la destruccion de La Meca y la dispersion de los huesos del pseudo~profeta Mahoma, que llevaria a cabo el rey de los cristianos nubios (41).

El texto de Oliverio (42) se estaba haciendo eco de la llamada Profecia de Hannan, hijo de Isaac, un texto elaborado sin duda en el ambiente cruzado de Damieta despues de la conquista de la ciudad, aunque nada impediria que la base de dicha elaboracion la constituyera el texto de un cristiano nestoriano sirio, como en su dia aventuro Paul Pelliot, su gran estudioso (43). Se trata de un texto extraordinariamente complejo--se conocen cinco versiones con algunos cambios significativos (44)~y de muy dificil interpretacion sobre la que los especialistas no acaban de concordar. En lineas generales puede decirse que una buena parte de su contenido, que acaba prediciendo la conquista de todo Egipto y Siria, gira en torno a un gran protagonista que, sin citarlo directamente, no es otro que el cardenal Pelayo de Albano, legado apostolico para la cruzada, cuya descripcion como <<hombre de rostro enjuto y elevada estatura>> se correspondia sin duda con el. A los efectos que nos interesan, el texto tiene dos informaciones teoricamente posteriores a la conquista de Damieta, que conviene subrayar: por un lado, y mientras el ejercito cruzado, vencedor en Egipto, se dirigira a Oriente, un hombre de nobili genere ocupara Damasco y su territorio durante un ano y dos meses; por otro lado, mas adelante, el rex de Alberi destruira La Meca. Si aceptamos la interpretacion de Pelliot, ninguna de esas referencias harian alusion al Preste Juan o de su heredero David, del que, en seguida hablaremos, y concretamente la segunda aludiria a un <<rey de Abisinia>> (45). De ser asi, tendriamos una primera referencia mesianica al <<Negus etiope>>, ajena a la tradicion del Preste Juan, y que, por tanto, Oliverio de Paderborn habria interpretado correctamente como <<rey de los cristianos nubios>>.

Menos dudas y mas interes tiene para nosotros el segundo de los textos profeticos <<hallados>> en Damieta. Oliverio de Paderborn nos proporciona tambien informacion sobre ella en el capitulo 56 de su Historia Damiatina. Dice que, en este caso despues de la toma de Damieta, el legado pontificio, Pelayo, hizo leer en voz alta a los cruzados el resumen traducido de un libro escrito en arabe, encontrado junto a unas viejas cartas. Anade el obispo que se trataba del Libro de Clemente, escrito por este ultimo, segun se decia, de boca del mismisimo san Pedro de quien era discipulo, a partir de una serie de revelaciones que Cristo le habia hecho al apostol entre la resurreccion y la ascension. El libro era un compendio de informacion desde la creacion misma hasta la consumacion de los tiempos, y contenia muy variadas profecias, entre ellas la de la conquista de Damieta, y tambien la de Jerusalen como resultado de una operacion conjunta llevada a cabo por dos reyes, uno de Occidente y otro proveniente de Oriente. Oliverio afirma que este libro tenia relacion directa con el citado anteriormente, el de la profecia de Hannan, pero en este segundo caso las informaciones profeticas se veian avaladas por una serie de cartas que se estaban divulgando entre cristianos y sarracenos acerca de las acciones victoriosas que estaba llevando a cabo <<el rey David>>, y por la prueba que suponia el testimonio de unos cautivos cristianos capturados en Damieta y enviados como regalo al califa de Bagdad por el sultan ayyubi de Egipto, y que ahora habian sido liberados con motivo de la embajada que el rey David habia hecho llegar al califa (46).

Precisamente este rey David es el protagonista del tercero de los textos que oportunamente fueron conocidos por los cruzados de Damieta, y que, a diferencia de los anteriores de naturaleza profetica, constituia una especie de "informe" sobre la ascendente y victoriosa carrera del cristiano rey David, mas que probable aliado de los cruzados. De este texto, la llamada Relatio de Davide, cuya autoria en origen habra que relacionar seguramente con un cristiano oriental, existen tres versiones, de la cual la mas detallada, la conocida como Historia gestorum David regis Indorum, se ha conservado precisamente gracias a los cronistas de la <<quinta cruzada>>, Oliverio de Paderborn, que apunta la posible filiacion del rey David respecto al Preste Juan (47), y, sobre todo Jacobo de Vitry, el obispo de Acre, que el 18 de marzo escribia una importante carta a Honorio III y otras personalidades, en la que incluia el extracto de la Historia y de otra de las dos versiones de la Relatio de Davide; es esta carta nuestra principal fuente de informacion sobre esta importante fuente que, segun el prelado, era el resultado del material que los espias de Bohemundo IV de Antioquia tenia destacados en paises musulmanes y tambien de informaciones provenientes de comerciantes de especias y piedras preciosas (48).

La Relatio en sus diversas versiones describen las victorias llevadas a cabo por un rey de las Indias de nombre David y religion cristiano-nestoriana (49). Su padre se habia llamado Israel, su abuelo Sarkis (Sergio?) y su bisabuelo Juan. La dinastia reconocia la soberania ultima de un <<rey de reyes>> llamado Chancana que gobernaba sobre la tierra de Chata. Como no era cristiano, en un momento dado el rey David se rebelo contra el, y con la ayuda de la cruz que utilizaba como emblema, lo vencio y lo hizo prisionero. Despues la Historia sigue narrando acciones victoriosas del rey David, como la conquista de la tierra de Alaanary su capital Ghazna, una ciudad infiel donde habia 500 mezquitas, 500 madrasas y 600 conventos sufies, y donde extermino a todos los que no mostraban voluntad de convertirse al cristianismo. Su ejercito era muy poderoso. Las cifras que proporciona uno de los dos relatos secundarios, es de 255.000 jinetes no cristianos y 122.000 cristianos, organizados en 40 companias de 100 caballeros cada una, precedidos de una cruz por ensena (50). Al sometimiento de Ghazna y su rey, siguieron muchas conquistas mas, entre ellas el <<reino del sultan Tagiel>>, que era Persia o el <<Gran Iraq>>, siendo la ultima la de la <<tierra del emir Bobacre>> o <<Pequeno Iraq>>, a solo cinco dias de Bagdad y Mosul. El final de la narracion consiste precisamente en la embajada que, con estandartes desplegados y la imagen de la cruz en ellos, el rey David habria enviado al califa de Bagdad ofreciendole generosas condiciones para la rendicion de la capital, pero no hubo acuerdo porque el califa no deseaba abandonar la ciudad y el rey David no estaba dispuesto a aceptar el ofrecimiento de su tributo a cambio de no entregarla: el rey no necesitaba dinero y para demostrarlo el autor de la Historia concluye que, de hecho, pensaba restaurar a sus expensas las derruidas murallas de Jerusalen.

Jean Richard nos proporciona la <<traduccion historica>> de este relato cuya base real es bastante exigua. El rey David no es otro que Kuchlug, el ultimo principe naimano, cuyo pueblo, nomada y cristiano, situado al oeste de Mongolia, fue sometido por Gengis Khan en los primeros anos del siglo XIII. Kuchlug huyo y consiguio ponerse a salvo entre los Qara~Khitai, precisamente el pueblo cuyo lider setenta anos antes habia derrotado a los turcos cerca de Samarkanda dando pie a la creacion de la leyenda del Preste Juan. Fue contra su sucesor, que habia adoptado desde la segunda mitad del siglo XII el titulo de Gur-khan o <<Khan de khanes>>--el Chancana de la Relatio~, contra el que acabo rebelandose Kuchlug, no sin haber establecido previamente contra el una alianza con el sultan Muhammad de Khwarezm. Kuchlug consiguio apoderarse del tesoro del Gur~khan, depositado en Ozkend, e hizo prisionero a su antiguo protector. El nuevo dueno del imperio Qara-Khitai para entonces habia abandonado el cristianismo y abrazado la fe budista (51). El control de Kuchlug sobre sus nuevos dominios Qara~Khitai se extenderia entre 1211 y 1218, y parece que se inicio con problemas de fricciones territoriales con su antiguo aliado el sultan Muhammad de Khwarezm, y que, en general, no se mostro demasiado prudente. Se indispuso con la dinastia qarakhanida de Kasghar, un antiguo principado turco-musulman dependiente hasta entonces de los Qara~Khitai, y acabo asolandolo obligando a su poblacion a adoptar el cristianismo o el budismo mediante una politica de autentica persecucion religiosa. Para entonces la fuerza emergente de Genghis Khan no podia tolerar el poder alcanzado por Kuchlug, y en 1218 decidio enviar un poderoso ejercito de 20.000 hombres al mando de su general Jebe para destruirlo. Los viejos dominios de Qara~Khitai no opusieron resistencia, y Kuchlug huyo para refugiarse en Kasghar, pero su poblacion, que no olvidaba la represion a que se habia visto sometida por el, recibio a los mongoles de Jebe como autenticos libertadores. Kuchlug entonces decidio refugiarse en la zona de Pamir pero, alcanzado por los hombres de Jebe, fue muerto en 1218 (52).

Lo curioso es que el autor de la Relatio de Davide, desconocedor de este hecho y ajeno a una identificacion correcta de los mongoles, a partir de este momento identifica al fallecido Kuchlug, su rey David, con el responsable de su muerte, Gengis Khan, atribuyendole, a partir de este momento, su victoriosa carrera. Para la Relatio fue, en efecto, David y no Gengis Khan quien destruyo el extraordinario poderio del rey de Persia que no era otro que el sultan Muhammad de Khwarezm, cuyo inmenso territorio, correspondiente a lo que hoy serian Uzbekistan, Afganistan e Iran, se tardaba tres meses en cruzarlo. Tambien para la Relatio fueron las tropas de David y no las de Jebe, el general de Gengis Khan, las que se apoderaron del <<Pequeno Iraq>> a comienzos de 1221 y las que, poco despues, dieron su ultimatum al califa al-Nasir de Bagdad (53).

Pues bien, fueron estos testimonios, profeticos o pretendidamente historicos, los que los hombres del papa destacados en Damieta, empezando por el legado Pelayo y siguiendo por los cronistas eclesiasticos Oliverio de Paderborn y Jacobo de Vitry, utilizaron para elevar la moral de los cruzados desde finales de 1220 (54). No sabemos si estos testimonios sirvieron para rechazar las propuestas negociadoras del sultan ayyubi al~Kamil o fueron precisamente la justificacion de su rechazo (55). Lo cierto es que el papa, bien informado de todo ello tanto por su legado como por Jacobo de Vitry, quedo convencido de que era preciso proseguir la cruzada en Egipto y muy necesario redoblar los esfuerzos que mantuvieran viva la presencia cristiana en Damieta.

De hecho, sabemos que ya en marzo de 1221 el papa daba instrucciones en este sentido a los distintos arzobispos (56). Se conocen solo dos ejemplares de esta circular de 14 de marzo, la enviada al arzobispo de Treveris y sus obispos sufraganeos (57) y la remitida al arzobispo de Tarragona y los suyos (58). En ellas les pedia la movilizacion de cruzados bien equipados y con buena cantidad de caballos y bestias de carga para ayudar a sus correligionarios apostados en Egipto, y lo hacia precisamente a la luz de las buenas nuevas que de alli llegaban, y que detalla con toda minuciosidad. El papa, en efecto, comunicaba a los arzobispos y a sus sufraganeos que el legado Pelayo le habia informado de como el rey David, vulgarmente conocido como Preste Juan, hombre catolico y temeroso de Dios, habia entrado en Persia y derrotado a su sultan bello campestri ocupando durante 24 dias ciudades fortificadas y castillos; de hecho, habia avanzado tanto que se hallaba a menos de 10 dias de Bagdad, famosa ciudad en la que tenia su sede el califa, al que los sarracenos llamaban summum sacerdotem. Precisamente por temor al citado rey, el sultan de Alepo, hermano de los de Damasco y Babilonia, que habia reunido un ejercito contra los cristianos que sitiaban Damieta, decidio marchar contra el. El legado le habia informado tambien de que habia enviado nuncios a Georgia--concretamente a Avigniam o Aviguttam~, tierra de hombres catolicos y buenos guerreros para que combatiesen a los sarracenos (59). Por todo ello, el papa confiaba que si el ejercito de Damieta contaba con la posibilidad de este contingente de apoyo, podria ocupar Egipto con cierta facilidad, dada la necesidad que tendrian de atender a varios frentes los que se disponian a acudir en defensa de los egipcios.

Al contenido de esta enciclica hay que anadir el de las cartas enviadas por los templarios de que nos informa Alberico de Trois-Fontaines y en las que se iban abultando las cifras: el reino de Persia conquistado por el rey David tenia 300 ciudades sin contar castillos explotaciones rurales, y otro de los reinos por el conquistados constaba de 300 fortalezas y por el discurrian 66 rios, y todo ello gracias a un ejercito constituido por 40 secciones integrada cada una por 100.000 guerreros (60).

Conclusion

A lo largo de estas paginas hemos revisado cuando y como nacio y se fue consolidando el mito del Preste Juan. El porque es facil de deducir. Los tres hitos que conforman la primera fase, y mas decisiva, de su leyenda se relacionan con momentos en cierto modo criticos. Lo fue el ano de 1145, cuando Oton de Freising oyo de boca del obispo Hugo de Jabala la fabulosa noticia, justo a raiz de que la perdida de Edessa hiciera ver al conjunto de la Cristiandad, o al menos a sus sectores dirigentes, que probablemente la conquista de Jerusalen habia constituido una victoria pirrica, y que peligrando la presencia de los cruzados en Tierra Santa, el cristianismo romano podia perder algo mas que un ansiado objetivo. No menos criticos fueron los anos que transcurren entre 1165 y 1177, las dataciones del <<intercambio epistolar>> del Preste Juan. Eran anos de cisma en la Iglesia y de violencia en los territorios del Imperio romano-germanico. Se enfrentaban dos modelos de organizacion de la Cristiandad que resultaban incompatibles hasta la exclusion, y la sola idea del cuestionamiento de uno u otro hacia peligrar los fundamentos mismos en que descansaba esa Cristiandad. Y critico, desde luego, fueron los anos 1220~1221 en que volvieron a hacerse presentes, casi plasticas, las imagenes de un Preste Juan redivivo en forma de rey David. Era un momento tenso en que estaba en juego la propia idea de cruzada, hasta el punto de que muy poco antes, un mistico de aspecto andrajoso, Francisco de Asis, contra toda prudencia, habia sido capaz de superar la linea que separaba al ejercito cruzado de sus enemigos musulmanes enrocados en Damieta, demostrando que las palabras eran, al menos, tan inutiles como las armas: en 1221 se estaba cuestionando el sistema de legitimacion en el que durante siglos se habia fundamentado la Cristiandad.

Estamos ante tres momentos en cierto modo angustiosos, momentos en que era preciso el recurso a la imaginacion para devolver la fuerza de animo a cruzados desmoralizados, en el caso del primer y tercer hitos, o en el segundo, para proporcionar un modelo de organizacion alternativo, o por lo menos lo suficientemente atractivo, como para evitar el descredito politico del universalismo cristiano y el consecuente y previsible desmoronamiento de la sociedad. En cualquier caso, y en las tres circunstancias el mito ejerce de tal: se presenta como una forma de propaganda sacralizada capaz de suscitar sentimientos de credibilidad y entusiasmo compatibles con la utopia. Ese y no otro es el porque del mito del Preste Juan en el que todos creian de un modo u otro: los dirigentes como instrumento vivo capaz generar ilusion, los destinatarios como expresion de un anhelo posible, y todos como signo de esas imprecisas fronteras entre historia y meta-historia que genera el mesianismo.

Cuando la <<quinta cruzada>> finalizo tras la desastrosa y frustrante evacuacion de Damieta en septiembre de 1221, la figura del Preste Juan y la del rey David, identificado con el o con uno de sus descendientes, no desaparecio, pero perdio mucha de la fuerza e intensidad pasadas. Pronto se empezaria a descubrir que el pueblo con que se identificaban sus subditos eran los mongoles. Ya Alberico de Trois-Fontaines, sin referirse explicitamente a ellos, si sugiere que esas gentes de las que se hablaban tantas maravillas no eran en realidad ni cristianos ni sarracenos (61). Y es que cuando el finaliza su famosa cronica, en 1241, Hungria esta siendo invadida por los mongoles y los caballeros teutonicos se enfrentan a ellos en Polonia (62). Evidentemente ya no era facil seguir asimilandolos con potenciales aliados cristianos, y sin embargo costaba desvincularlos del todo de la aureola mitica del Preste Juan: el benedictino ingles Mateo Paris que escribe a mediados del siglo XIII todavia sugiere que los mongoles, descendientes de los Reyes Magos, venian a Occidente a rescatar sus cuerpos de la Catedral de Colonia (63). La Iglesia de Roma, sin embargo, ya no se enganaba sobre el peligro que significaban para la seguridad del conjunto de la Cristiandad. La amenaza de los tartaros era considerada por el I concilio de Lyon de 1245 como una de las <<cinco llagas>> que padecia la Iglesia (64), y solo unos anos despues la Sede apostolica quiso involucrar a una orden militar hispanica en su estrategia defensiva frente a ellos (65). Los mongoles habian dejado de ser los potenciales aliados de los cristianos para convertirse en sus enemigos, y por esas ironias del dinamismo legendario, en los enemigos, incluso, del Preste Juan. El franciscano Juan de Pian del Carpine, enviado en 1245 por el papa Inocencio IV a tierras mongolas (66), elaboro a su vuelta un clarificador informe en el que, sin embargo, no dudaba en afirmar que, despues de la conquista del reino de la India Menor, los mongoles se dispusieron a conquistar el reino de la India Mayor, pero que su rey, el Preste Juan, los rechazo utilizando jinetes de cobre provistos del famoso fuego griego (67). Poco despues, pasaba de vencedor a vencido, y asi lo encontramos hacia 1300 en el famoso Libro de las Maravillas de Marco Polo. En el se habla del Preste Juan como senor de los mongoles a los que mantendria bajo tributo; estos, descontentos, acabarian rebelandose, y en ese contexto de deslealtad Gengis Khan habria solicitado la mano de la hija del Preste, pero su airado rechazo, provocaria el enfrentamiento belico que acabaria con su vida (68).

La evocacion del mitico personaje fue persistente, pero el progresivo conocimiento de Asia obligaria ya en el siglo XIV a trasladar su residencia a Etiopia e identificarlo con el Negus de los cristianos abisinios (69). En realidad no era la primera vez que los etiopes asomaban al imaginario relacionado con el Preste Juan. Juan de Pian del Carpine habia llamado etiopes a los vecinos del Preste Juan habitantes de la India Menor. La ensonacion mesianica, que no conoce de limites temporales ni tampoco espaciales, haria el resto. Lo cierto es que el mito del Preste Juan permaneceria todavia vivo en Occidente durante mucho tiempo. Lo vemos, por ejemplo, en los tratados de los <<reyes de armas>> de los siglos XVI y XVII (70).

Bibliografia

* AGUSTIN (San), Obras Completas, XVII. La Ciudad de Dios (2a), Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid, 2004.

* ALBERIGO, Giuseppe, et ai, eds. Conciliorum Oecumenicorum Decreta. Istituto per le scienze religiose, Bologna, 1973.

* ARNOLD, Benjamin, <<The Western Empire, 1125-1197>>, en ed. David Luscombre and Jonatan Riley-Smith, The New Cambridge Medieval History, IV c 1024--c.1198. PartII, Cambridge University Press, 2004 (pp. 384-421).

* AYALA MARTINEZ, Carlos de, <<Sentimiento apocaliptico y movimiento cruzado>>, Temas Medievales, no. 24, 2016 (pp. 25-43).

* BADENAS DE la Pena, Pedro, <<El viaje de Carlomagno a Jerusalen y a Constantinopla>>, en coord. Miguel Cortes Arrese, Caminos de Bizancio, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, Cuenca, 2007 (pp. 215-237).

* BAURA GARCIA, Eduardo, Aetatismundisunt ... La division de la Historia durante la Edad Media (siglos IV a XIII), La Ergastula, Madrid, 2012.

* BECKINGHAM, Charles F., <<The Achievements of Prester John>>, en eds. Beckingham, Charles F. y Hamilton, Bernard, Prester John, the Mongols and the Ten Lost Tribes, Variorum, I, 1996 (pp. 1-22).

* BEJCZY, Istvan, La Lettre du Pretre Jean. Une utopie medievale, Imago, Paris, 2001.

* BREWER, Keagan, PresterJohn: The Legend and its Sources, Ashgate, 2015.

* CARDINI, Franco, Barbarroja. Vida, triunfos e ilusiones de un emperador medieval, Peninsula, Barcelona, 1987 (orig. italiano 1985).

*--, Los Reyes Magos. Historia y Leyenda, Peninsula, Barcelona, 2001 (orig. italiano 2000).

* CAROZZI, Claude, Visiones apocalipticas en la Edad Media. El fin del mundo y la salvacion del alma, Siglo XXI, Madrid, (original aleman 1996).

* CHIMENO DEL Campo, Ana Belen, <<La "Carta del Preste Juan" y la literatura utopica>>, Hesperia. Anuario de filologia hispanica, no. XIII-2, 2010 (pp. 117-135).

* CHRONICA ALBRICI MONACHI TRIUM FONTIUM, MG.H., Scriptores, 23, Hannover, 1874.

* CIPOLLA, Carlo M., Allegro ma non troppo, Critica, Barcelona, 2007 (orig. italiano 1988).

* CLAVERIE, Pierre-Vincent, Honorius III et 'Orient: Etude et publication de sources inedites des Archives Vaticanes (ASV), Brill, Leiden, 2013.

* COLE, Penny J., The Preaching of the Crusades to the Holy Land, 1095-1270, The Medieval Academy of America, Cambridge, Massachusetts, 1991.

* DEVOS, Paul, "Le miracle posthume de saint Thomas Fapotre", Analecta Bollandiana, no. 67, 1948 (pp. 231-275).

* DIAGO, Maximo, <<La pervivencia y utilizacion historica del mito: los casos de Carlomagno y Federico I Barbarroja>>, en coord. de la Iglesia Duarte, Jose Ignacio, Memoria, mito y realidad en la Historia Medieval. XIII Semana de Estudios Medievales, Instituto de estudios Riojanos, Logrono, 2003 (pp. 239-246).

* DUCHET-SUCHAUX, G., Jacques de Vitry--Lettres de la cinquieme croisade, Turnhout, 1988.

* FELLNER, Felix, <<The Two Cities of Otto of Freising and its influence on the Catholic Philosophy of History>>, Catholic Historical Review, no. 20, 1934-1935 (pp. 154-174).

* FLORI, Jean, El islam y el fin de los tiempos. La interpretacion profetica de las invasiones musulmanas en la Cristiandad medieval, Akal, Madrid, 2010 (orig. frances 2007).

* FOLZ, Robert, <<La Chancillerie de Frederic et la canonisation de Charlemagne>>, LeMoyen Age, no. 6, 1964 (pp. 13-31).

* FREED, John B., Frederick Barbarossa: the prince and the mith, Yale University Press, New Haven, 2016.

* FRIDERICI I DIPLOMATA (1168-1180), M.G.H. Diplomata regum et imperatorum Germaniae, 10-3, Hannover, 1985.

* GARCIA ESPADA, Antonio, El Imperio mongol, Sintesis, Madrid, 2017.

* GIL, Juan, En demanda del Gran Kan. Viajes a Mongolia en el siglo XIII, Alianza Universidad, Madrid, 1993.

* GONZALEZ Rolan, Tomas, <<La carta del Preste Juan de las Indias. Un ejemplo de la superacion de las fronteras culturales y del interes europeo por el mundo maravilloso de Oriente>>, Cuadernos del cEMyR, no. 22, 2015 (pp. 11-28).

* GROUSSET, Rene, El Imperio de las Estepas. Atila., Gengis Kan, Tamerlan, Edaf, Madrid, 1991 (orig. frances 1965).

* GRZYBOWSKI, Lukas Gabriel, <<Fundamentos do poder imperial em meados do seculo XII: A fortitudo e a translatio imperii na obra de Otto de Freising>>, Locus: Revista de Historia, no. 22, 2016 (pp. 69-91).

* GUMILEV, Lev N., La busqueda de un reino imaginario. La leyenda del Preste Juan, Critica, Barcelona, 1994 (orig. ruso 1970).

* HAMILTON, Bernard, The Latin Church in the Crusades States. The Secular Church, London: Variorum, 1980.

*--, <<Prester John and the Three Kings of Cologne>>, en eds. Beckingham, Chales F. y Hamilton, Bernard, Prester John, the Mongols and the Ten Lost Tribes, Variorum, VIII, 1996 (pp. 171-185).

*--, <<Continental drift: Prester John's progress through the Indies>>, en eds. Beckingham, Chales F. y Hamilton, Bernard, Prester John, the Mongols and the Ten Lost Tribes, Variorum, XIII, 1996 (pp. 237-269).

* HARRIS, Jonathan, Byzantium and the Crusades, Hambledon Continuum, 2003.

* HUYGENS, R. B. C. (ed.), Lettres de Jacques de Vitry, Leiden, 1960.

* JACQUES de Vitry, Histoire orientale. Hitoria orientalis, ed. Jean Donnadieu, Brepols, 2008.

* LADERO QUESADA, Miguel Angel, <<El Preste Juan de las Indias y los Reyes de Armas castellanos del siglo XVI>>, en Medievo hispano. Estudios in memoriam del Prof. Derek W Lomax, Sociedad Espanola de Estudios Medievales, Madrid, 1995 (pp. 221-234).

* LATOURELLE, Rene, Fisichella, Rino y Pie-Ninot, Salvador (dirs.), Diccionario de Teologia Fundamental, San Pablo, Madrid, 2000 (orig. italiano 1990).

* LATOWSKY, Anne A., Emperor of the World. Charlemagne and the construction of imperial authority, 800-1229, Cornell University Press, 2013.

* LESTER K. LITTLE Y BARBARA H. ROSENWEIN (eds.), La Edad Media a debate, Akal, Madrid, 2003 (orig. ingles 1998).

* LIBRO DEL FAMOSO MARCO POLO VENECIANO, (ed. facs. Logrono, 1529), ed. Juan Miguel Valero, Cilengua, 2006.

* LINEHAN, Peter, <<Documento espanol sobre la Quinta Cruzada>>, Hispania Sacra, no. 20, 1967 (pp. 177-182).

*--, <<La documentacion pontificia de Honorio III (1216-1227): unas adiciones a la Regesta de D. Demetrio Mansilla>>, Anthologica Annua, no. 16, 1968 (pp. 385-408).

* MARTIN LALANDA, Javier, La carta del Preste Juan. Anonimo del siglo XII, Ediciones Siruela, Madrid, 2003, pp. 89-142.

* MITRE FERNANDEZ, Emilio, <<Roma y el fin del mundo antiguo desde la Edad Media>>, en ed. Bravo Castaneda, Gonzalo, La caida del Imperio romano y la genesis de Europa, Editorial Complutense, Madrid, 2001 (pp. 209-270).

* MORGAN, David, Los mongoles, Alianza Editorial, Madrid, 1990 (orig. ingles 1986).

*--, <<Prester John and the Mongols>>, en eds. Beckingham, Chales F. y Hamilton, Bernard, Prester John, the Mongols and the Ten Lost Tribes, Variorum, VII, 1996 (pp. 159-170).

* OLIVERIO DE PADERBORN, ed. Dr. Hoogeweg, Die Schriften des Kolner Domscholasters, Spateren Bischofs von Paderborn und Kardinal-Bischofs von S. Sabina Oliverus, IV. Historia Damiatina, Tobingen, 1894.

* ORCASTEGUI, Carmen y Sarasa, Esteban, La Historia en la Edad Media. Historiografia e historiadores en Europa Occidental: siglos V-XIII, Catedra, Madrid, 1991.

* ORTEGA Y COTES, IJ. de; Alvarez de Baquedano J.F. y Ortega Zuniga y Aranda, P. de, Bullarium Ordinis Militiae de Calatrava, Madrid, 1761 (ed. facs. Barcelona, 1981).

* OTTO DE FREISING-RAHEWIN, Gestas de Federico Barbarroja (ed. Eustaquio Sanchez Salor), Caceres: Universidad de Extremadura, 2016.

* OTTONIS EPISCOPI FRISIGENSIS CHRONICA SIVE HISTORIA DE DUABUS CIVITATIBUS, M.G.H., Scriptores, 45, Hannover-Leipzig, 1915.

* PACAUT, Marcel, Federico Barbarroja, Espasa-Calpe, Madrid, 1971 (orig. frances 1967).

* PELLIOT, Paul, Notes on Marco Polo, Adrien-Maisonneuve, Paris, 1949.

*--, <<Deux passages de La Prophetie de Hanan, fils d I'saac>>, en Melanges sur lepoque des Croisades. Memoires de PAcademie des Inscriptions et Belles-Lettres, Paris, 1951 (pp. 73-97) (reed. en Beckingham, Charles F. y Hamilton, Bernard, eds., Prester John., the Mongols and the Ten Lost Tribes, Variorum, V, 1996).

* PINERO, A. y Cerro, Gonzalo del (eds.), Hechos apocrifos de los Apostoles, II. Hechos de Pablo y Tomas, Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid, 2005.

* POWELL, James M., Anatomy of a crusade, 1213-1221, University of Pennsylvania, Philadelphia, 1986.

* RICHARD, Jean, <<L'Extreme-Orient legendaire au Moyen Age. Roi David et Prete Jean>>, Annales dEthiopie, no. 2, 1957 (pp. 225-242) (reimp.: Orient et Occident au Moyen Age. Contacts et relations, Variorum, London, 1976).

*--, <<The Relatio de Davide as a source for Mongol History and the Legend of Prester John>>, en eds. Beckingham y Hamilton, Prester John, the Mongols and the Ten Lost Tribes, Variorum, VI, 1996 (pp. 140-158).

*--, Au-dela de la Perse et de PArmenie. LOrient latin et la decouverte de l'Asie interieure, Turnhout, 2005.

* RODRIGUEZ DE LAMA, Ildefonso, La documentacion pontificia de Alejandro IV (1254-1261), Instituto Espanol de Historia Eclesiastica, Roma, 1976.

* ROHRICHT, R. (ed.), Quinti belli sacri scriptores minores, Ginebra, 1879.

* RUNCIMAN, Steven, Historia de las Cruzadas, 2. El Reino de Jerusalen y el Oriente franco, 1100'1187, Alianza Editorial, Madrid, 1973 [orig. ingles 1954].

* RYCCARDI DE SANCTO GERMANO NOTARII CHRONICA, ed. Carlo Alberto Garufi, Bologna, 1938.

* SCHLATTER, Fredric W. SJ, <<The Autor of the Opus Imperfectum in Matthaeum>>, Vigiliae Christianae, no. 42, 1988 (pp. 364-375).

* TOLAN, John V., Sarracenos. El Islam en la imaginacion medieval europea, Universitat de Valencia, Valencia, 2007 (orig. ingles 2002).

* TORO VIAL, Jose Miguel de, <<Las seis edades del mundo llegan a su fin ... Nuevas propuestas sobre la periodizacion de la historia de la cristiandad occidental (siglo XII)>>, Revista Chilena de Estudios Medievales, no. 6, 2014 (pp. 43-60).

* ZARNCKE, Friedrich, <<Zur Sage vom Priester Johannes>>, Neues Archiv der Gesellschaft fur altere deutsche Geschichtskunde, no. 2, 1877 (pp. 611-615).

*--, <<Der Patriach Johannes von Indien und der Priester Johannes>>, en eds. Beckingham y Hamilton, Prester John, the Mongols and the Ten Lost Tribes, II, pp. 23-38.

Carlos de Ayala Martinez **

Universidad Autonoma de Madrid (Espana)

Articulo Recibido: 15 de Octubre de 2018

Articulo Aceptado: 3 de Diciembre de 2018

* El presente estudio forma parte del proyecto de investigacion I+D Violencia religiosa en la Edad Media peninsular: guerra, discurso apologetico y relato historiografico (ss. X-XV), financiado por la Agencia Estatal de Investigacion del Ministerio de Economia y Competitividad del Gobierno de Espana (referencia: HAR2016-74968-P).

** E-Mail: carlos.ayala@uam.es

(1) Ottonis Episcopi Frisigensis Chronica sive Historia de Duabus Civitatibus, Scriptores, 45, Hannover-Leipzig, 1915, lib. VII, [seccion] 33, pp. 363-367. Este texto, como todos los relativos al tema del Preste Juan, ha sido recogido en Brewer, Keagan, Prester John: The Legend and its Sources, Ashgate, 2015, pp. 43-45.

(2) Hugo de Jabala habia jugado un papel de cierta importancia cuando pocos anos antes, en 1142, el emperador bizantino Juan Comneno quiso apoderarse de Antioquia (Hamilton, Bernard, The Latin Church in the Crusades States. The Secular Church, Variorum, Londres, 1980, pp. 39-40). Por otra parte, su postura de inequivoca defensa de los derechos de la Iglesia de Roma en el principado, es lo que quiza llevo a sus autoridades a enviarlo como embajador a la curia papal para recabar la necesaria ayuda de Occidente a raiz de la caida de Edesa, capital no solo del primero de los <<estados cruzados>> sino sede, ademas, del santuario de Santo Tomas, donde se veneraban sus restos o parte de ellos (Beckingham, Charles F., <<The Achievements of Prester John>>, en eds. Beckingham, Charles F. y Hamilton, Bernard, Prester John, the Mongols and the Ten Lost Tribes, Variorum, 1996, pp. 6-7). En cualquier caso, la razon del desplazamiento a Occidente se debio tambien a otras motivaciones. Pudo representar al patriarca de Antioquia, Aimery de Limoges, frente a su oponente y antecesor destituido, Raul de Domfront, que en torno a 1140 escapo del monasterio de San Simon donde habia sido encerrado personandose en la curia papal para solicitar justicia (Hamilton, Bernard, The Latin Church ..., op. cit., pp. 370-372); si es que fue asi, y este era otro de los motivos de su viaje, no tuvo en el mucho exito, si bien la oportuna muerte del patriarca exiliado acabo resolviendo el conflicto a favor del patriarca Aimery (Ibidem, p. 39). Lo que desde luego si sabemos a traves de Oton de Freising, es que Hugo de Jabala acudio tambien al papa, y hasta cierto punto podria ser contradictorio con la noticia anterior, para quejarse ante el tanto del patriarca como de la princesa madre del principado por habersele impedido acceder a una curiosa renta, el diezmo del botin capturado a los musulmanes o <<diezmo de Melquisedec>>, cuyo origen habia que buscarlo, y efectivamente asi lo explica el cronista, en el pasaje biblico (Gn 14:17-20) en el que Abraham, despues de vencer a los cuatro reyes de Oriente con sus 318 hombres y liberar a su sobrino Lot, ofrecio a Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altisimo, el diezmo de toda la riqueza obtenida en la batalla (Beckingham, Charles, op. cit., p. 6; Hamilton, Bernard, The Latin Church., op. cit., p. 151).

(3) La bibliografia sobre la cuestion es muy abundante y tambien antigua. Baste aqui mencionar el bonito trabajo de Gumilev, Lev N., La busqueda de un reino imaginario. La leyenda del Preste Juan, Critica, Barcelona, 1994 (orig. ruso 1970), pp. 120-137; una vision clara y sintetica del contexto en que nace el imperio Qara-Khitai a partir de la descomposicion del Imperio proto-mongol de Liao, en la China del norte, a partir de la decada de los anos 20 del siglo XII, en Morgan, David, Los mongoles, Alianza Editorial, Madrid, 1990 (orig. ingles 1986), pp. 66-72.

(4) Gumilev, op. cit., pp. 136-137.

(5) La fabulosa historia del envio directo de Tomas por Cristo hacia la India y la conversion del rey Gundafor la hallamos en los Hechos de Tomas, probablemente redactados en el siglo III: Pinero, A. y Cerro, Gonzalo del (eds.), Hechos apocrifos de los Apostoles, II. Hechos de Pablo y Tomas, Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid, 2005, pp. 863 y ss. Sobre la recepcion temprana en Occidente: Hamilton, Bernard, <<Prester John and the Three Kings of Cologne>>, en eds. Beckingham, Charles F. y Hamilton, Bernard, Prester John, the Mongols and the Ten Lost Tribes, Variorum, 1996, p. 178.

(6) Los dos textos fueron publicados en Zarncke, Friederich, <<Der Patriach Johannes von Indien und der Priester Johannes>>, en Beckingham y Hamilton, Prester John, the Mongols and the Ten Lost Tribes, Variorum, pp. 29-35 y 37-38. Los encontramos tambien en Brewer, op. cit., pp. 30-42. Devos, Paul, <<Le miracle posthume de saint Thomas l'apotre>>, Analecta Bollandiana, no. 67, 1948 (pp. 231-275); Hamilton, Bernard, Prester John ..., op. cit., p. 173.

(7) Ibidem, p. 175; Schlatter, Fredric W. SJ, <<The Autor of the Opus Imperfectum in Matthaeum>>, Vigiliae Christianae, no. 42, 1988 (pp. 364-375); Cardini, Franco, Los Reyes Magos. Historia y Leyenda, Peninsula, Barcelona, 2001 (orig. italiano 2000), pp. 34-35 y 44.

(8) Baura Garcia, Eduardo, Aetatis mundi sunt ... La division de la Historia durante la Edad Media (siglos IV a XIII), La Ergastula, Madrid, 2012; Toro Vial, Jose Miguel de, <<Las seis edades del mundo llegan a su fin ... Nuevas propuestas sobre la periodizacion de la historia de la cristiandad occidental (siglo XII)>>, Revista Chilena de Estudios Medievales, no. 6, 2014 (pp. 43-60).

(9) Fellner, Felix, <<The Two Cities of Otto of Freising and its influence on the Catholic Philosophy of History>>, Catholic Historical Review, no. 20, 1934-1935 (pp. 154-174); Orcastegui, Carmen y Sarasa, Esteban, La Historia en la Edad Media. Historiografia e historiadores en Europa Occidental: siglos V-XIII, Catedra, Madrid, 1991, pp. 161-165; Carozzi, Claude, Visiones apocalipticas en la Edad Media. El fin del mundo y la salvacion del alma, Siglo XXI, Madrid, (original aleman 1996), pp. 100-101; Mitre Fernandez, Emilio, <<Roma y el fin del mundo antiguo desde la Edad Media>>, en ed. Bravo Castaneda, Gonzalo, La caida del Imperio romano y la genesis de Europa, Editorial Complutense, Madrid, 2001, pp. 235-236; Grzybowski, Lukas Gabriel, <<Fundamentos do poder imperial em meados do seculo XII: A fortitudo e a translatio imperii na obra de Otto de Freising>>, Locus: Revista de Historia, no. 22, 2016 (pp. 69-91), pp.70-75.

(10) Nos parece acertada la critica de Beckingham a Steven Runciman sobre el entusiasmo de Oton de Freising por la noticia del Preste Juan (Runciman, Steven, Historia de las Cruzadas, 2. El Reino de Jerusalen y el Oriente franco, 1100-1187, Alianza Editorial, Madrid, 1973 [orig. ingles 1954], pp. 229-230). En realidad, nada apunta a creer que el obispo esperara ninguna ayuda efectiva a corto plazo (Beckingham, op. cit., pp. 5-6), pero probablemente tampoco deba ser desestimado en un autor, nada dado a reproducir simples habladurias, segun el propio Beckingham, que si pensaba en una posibilidad de futuro.

(11) El texto en Zarncke, Friedrich, Der Patriach Johannes ..., op. cit., pp. 77-92, y en Brewer, op. cit., pp. 46-91. Traduccion al castellano, tanto del texto latino como de las versiones anglonormanda y francesa, en Martin Lalanda, Javier, La carta del Preste Juan. Anonimo del siglo XII, Ediciones Siruela, Madrid, 2003, pp. 89-142. Una lectura sistematica acompanada de un util estudio literario en Gonzalez Rolan, Tomas, <<La carta del Preste Juan de las Indias. Un ejemplo de la superacion de las fronteras culturales y del interes europeo por el mundo maravilloso de Oriente>>, Cuadernos del CEMyR, no. 22, 2015 (pp. 11-28). Otro estudio de interes, centrado en las relaciones del texto con la literatura utopica, en Chimeno del Campo, Ana Belen, <<La "Carta del Preste Juan" y la literatura utopica>>, Hesperia. Anuario de filologia hispanica, no. XIII-2, 2010 (pp. 117-135).

(12) En el registro de 1165 escribe: ... Et hoc tempore presbiter Iohannes Indorum rex litteras suas multa admiratione plenas misit ad diversos reges christianitatis specialiter autem imperatori Manueli Constantinopolitano et Romanorum imperatori Frederico ..., y reproduce a continuacion las primeras lineas de la carta: Chronica Albrici Monachi Trium Fontium, MG.H., Scriptores, 23, Hannover, 1874, pp. 848-849.

(13) Hamilton, Prester John ..., op. cit., p. 183; Gonzalez Rolan, La carta del Preste Juan ..., op. cit., p. 14; Bejczy, Istvan, La Lettre du Pretre Jean. Une utopie medievale, Imago, Paris, 2001, pp. 193-194. Una apretada sintesis de este complejo panorama en Martin Lalanda, Javier, op. cit., pp. 17-18.

(14) Son setenta y dos los pueblos de la tierra que nacen a partir de la repoblacion de los tres hijos de Noe (Gn 10:1-32), y setenta los ancianos que se sumaron a Moises y Aaron para gobernar el pueblo (Num 11:16), y finalmente fueron tambien setenta y dos los discipulos que reforzaron a los apostoles en las tareas evangelizadoras (Lc 10:1).

(15) En clave de humor Carlo M. Cipolla ha destacado el significado de la pimienta de origen indio en Occidente, su escasez generadora de elevado coste economico, e incluso su valor como elemento de intercambio a modo de moneda: Cipolla, Carlo M., Allegro ma non troppo, Critica, Barcelona, 2007 (orig. italiano 1988).

(16) La compatibilidad de la salamandra y el fuego era una vieja creencia de epoca helenistica que san Agustin retoma en el siglo V para intentar demostrar que es pensable que un individuo condenado a las llamas del infierno no vea consumido su cuerpo inmediatamente: Agustin (San), Obras Completas, XVII. La Ciudad de Dios (2a), Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid, 2004, lib. xxi, [seccion] 4, p. 755.

(17) El tema del rio de arena tiene su origen en el prodigioso y mitico rio Sambatyon que aislaba a las Diez Tribus Perdidas y que por respeto a la Tora dejaba de fluir el sabado. Noticias acerca de el tenemos ya desde el siglo IX (Hamilton, Prester John ..., op. cit., p. 172).

(18) Este curioso dato sirve a Hamilton para plantear la unica excepcion que cabria plantear a la inexistencia de fuentes de procedencia no occidental para la elaboracion de la carta. Obviamente en Occidente nadie podria saber que las condiciones de la India meridional no eran las mejores para la cria de caballos, aunque siempre cabe la explicacion de informacion recibida de boca de mercaderes musulmanes por comerciantes cristianos en Ultramar (Ibidem, p. 185).

(19) Ibidem, passim.

(20) Cardini, Franco, Barbarroja. Vida, triunfos e ilusiones de un emperador medieval, Peninsula, Barcelona, 1987 (orig. italiano 1985), p. 118.

(21) En su dia Marcel Pacaut cuestionaba el <<sueno de una monarquia universal>> dado el caracter practico de Federico I, si bien admitia que estuvo presente entre algunos de sus colaboradores y tal vez <<en el fondo de su corazon, en un momento de frenesi>>: Pacaut, Marcel, Federico Barbarroja, Espasa-Calpe, Madrid, 1971 (orig. frances 1967), p. 67.

(22) Otto de Freising-Rahewin, Gestas de Federico Barbarroja (ed. Eustaquio Sanchez Salor), Universidad de Extremadura, Caceres, 2016, p. 57.

(23) Ibidem, p. 59.

(24) Arnold, Benjamin, <<The Western Empire, 1125-1197>>, en ed. David Luscombre and Jonatan RileySmith, The New Cambridge Medieval History, IV. c.1024-c.1198. Part II, Cambridge University Press, 2004, pp. 412-413.

(25) <<... Imperatorie maiestatis est officium negotiis imperii iuxta legum instituta et canonum decreta pacem et iustitiam providere et precipue ecclesie Dei, cuius precibus et oratione promoveri speramus et in domino confidentius regnare ...>>, Friderici I Diplomata (1168-1180), M.G.H. Diplomata regum et imperatorum Germaniae, 10-3, Hannover, 1985, doc. 568, p. 39.

(26) Pacaut, op. cit., p. 90.

(27) Harris, Jonathan, Byzantium and the Crusades, Hambledon Continuum, 2003, p. 104.

(28) Tensas relaciones ejemplificadas en la famosa dieta de Wurzburgo de 1157, orquestada por Rainaldo Dassel, y a la que asistio, junto a delegaciones de diversas procedencias de fuera de las fronteras del Imperio, una griega enviada por el emperador Manuel Comneno: Cardini, Franco, Barbarroja ..., op. cit., pp. 150-151.

(29) Arnold, Benjamin, op. cit., p. 392. La vision de Daniel de las cuatro bestias y su significado biblico en Dn 7:1-28.

(30) Carozzi, Claude, op. cit., pp. 101-104. Ayala Martinez, Carlos de, <<Sentimiento apocaliptico y movimiento cruzado>>, Temas Medievales, no. 24, 2016 (pp. 25-43). Una vision que cuestiona el caracter propagandistico del Ludus en el sentido apuntado, en Latowsky, Anne A., Emperor of the World. Charlemagne and the construction of imperial authority, 800-1229, Cornell University Press, 2013, pp. 149-160.

(31) Folz, Robert, <<La Chancillerie de Frederic et la canonisation de Charlemagne>>, Le Moyen Age, no. 6, 1964 (pp. 13-31). Diago, Maximo, <<La pervivencia y utilizacion historica del mito: los casos de Carlomagno y Federico I Barbarroja>>, en coord. de la Iglesia Duarte, Jose Ignacio, Memoria, mito y realidad en la Historia Medieval. XIII Semana de Estudios Medievales, Instituto de estudios Riojanos, Logrono, 2003, pp., 239-246.

(32) Hemos resumido los datos relativos a la leyenda de Carlomagno y su viaje a Jerusalen en nuestro trabajo: Ayala Martinez, Carlos de, Sentimiento apocaliptico ..., op. cit., pp. 25-43, en especial notas 22 y 36, pp. 32 y 37. Vease tambien el interesante estudio de Badenas de la Pena, Pedro, <<El viaje de Carlomagno a Jerusalen y a Constantinopla>>, en coord. Cortes Arrese, Miguel, Caminos de Bizancio, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, Cuenca, 2007 (pp. 215-237).

(33) Cardini, Barbarroja ..., op. cit., pp. 274-278; Carozzi, op. cit., p. 104; Flori, Jean, El islam y el fin de los tiempos. La interpretacion profetica de las invasiones musulmanas en la Cristiandad medieval, Akal, Madrid, 2010 (orig. frances 2007), p. 265; Freed, John B., Frederick Barbarossa: the prince and the mith, Yale University Press, New Haven, 2016, pp. 472-473.

(34) Latowsky ha insistido recientemente en la necesidad de resituar el analisis de la carta en el destinatario bizantino como clave de comprension de su contenido: Latowsky, op. cit., pp. 175-179.

(35) El siglo XII contempla todo un debate acerca de los efectos sacramentales de la uncion regia, en el marco de una tendencia canonica que busca privar a las monarquias de apoyatura sacral, un debate que a principios del siglo XIII Inocencio III intentara dar por concluido sin realmente conseguirlo del todo: Lester K. Little y Barbara H. Rosenwein (eds.), La Edad Media a debate, Akal, Madrid, 2003 (orig. ingles 1998), p. 501. Oton de Freising no tenia dudas y afirmaba que el emperador, ungido sacramentalmente en Aquisgran en 1152, se habia convertido ritualmente en <<propiedad de Cristo>> (Otto de Freising, Gestas, II, iii [seccion] 3, p. 149).

(36) Veanse los articulos de <<Espera mesianica>> (G. Rochias) y <<Realizacion mesianica>> (R. Fisichella) que integran la voz <<Mesianismo>> del Diccionario de Teologia Fundamental, Rene Latourelle, Rino Fisichella y Salvador Pie-Ninot (dirs.), San Pablo, Madrid, 2000 (orig. italiano 1990), pp. 884-908.

(37) Hamilton, Bernard, Prester John ..., op. cit., pp. 175-177; Cardini, Franco, Los Reyes Magos ..., op. cit., pp. 75-85.

(38) Cualquier otra explicacion alternativa, aparte de haber evidenciado una ingenuidad impropia del inteligente Rolando Bandinelli, no resulta en absoluto probable. Hamilton sigue siendo esencial con relacion a este punto (Hamilton, Bernard, Prester John ..., op. cit., pp. 18).

(39) El texto en Zarncke, Friedrich, Der Patriach Johannes ..., op. cit., pp. 109-112, y en Brewer, op. cit.,, pp. 92-96.

(40) Cole, Penny J., The Preaching of the Crusades to the Holy Land, 1095-1270, The Medieval Academy of America, Cambridge, Massachusetts, 1991, pp. 105-106.

(41) Oliverio de Paderborn, ed. Dr. Hoogeweg, Die Schriften des Kolner Domscholasters, Spateren Bischofs von Paderborn und Kardinal-Bischofs von S. Sabina Oliverus, Tobingen, 1894, IV, Historia Damiatina, [seccion] 35, pp. 231-234.

(42) Aparte de en la Historia Damiatina, el texto aparece reproducido en el libro III de la Historia orientalis de Jacobo de Vitry (Flori, Jean, op. cit., p. 296), pero hoy sabemos que tal libro no fue redactado por el obispo franco: Jacques de Vitry, Histoire orientale. Hitoria orientalis, ed. Jean Donnadieu, Brepols, 2008, p. 9.

(43) Pelliot, Paul, <<Deux passages de La Prophetie de Hanan, fils d'Isaac>>, en Melanges sur l'epoque des Croisades. Memoires de l'Academie des Inscriptions et Belles-Lettres, Paris, 1951 (pp. 73-97) (reed. en Beckingham, Charles F. y Hamilton, Bernard, ed., Prester John, the Mongols and the Ten Lost Tribes, Variorum, 1996 (pp. 113-127), p. 128. El personaje que acredita la profecia es el celebre medico cristiano nestoriano y traductor de griego a siriaco Hunayn ibn Ishaq, muerto en 873 (Ibidem, p. 120). No era esta la vision que Jacobo de Vitry proporciona del presunto profeta al que define como <<astrologo que los sarracenos tienen por un gran profeta>>. Asi lo hace en su carta de 18 de abril de 1221 dirigida al papa Honorio III, al duque Leopoldo de Austria y a las autoridades universitarias de Paris: Huygens, R. B. C. (ed.), Lettres de Jacques de Vitry, Leiden, 1960, Epistola VII, pp. 86-89; DuchetSuchaux, G., Jacques de Vitry--Lettres de la cinquieme croisade, Turnhout, 1988, p. 199.

(44) Rohricht, R. (ed.), Quinti belli sacri scriptores minores, Ginebra, 1879, pp. 205-228.

(45) Pelliot, Deux passages ..., op. cit., pp. 124-128.

(46) Oliverio de Paderborn, op. cit., [seccion] 56, pp. 258-259. La identificacion de ese rey venido de Oriente como David, la incluye tambien Jacobo de Vitry cuando informa del contenido del Libro de Clemente a los destinatarios de la carta que de 18 de abril de 1221 que ya hemos mencionado: Huygens, R. B. C., op. cit., Epistola VII, pp. 86-89; Duchet-Suchaux, op. cit., p. 200.

(47) El obispo tras una serie de citas biblicas, enlaza la ultima extraida de Sal 88:21 con este <<providencial>> personaje: <<... Encontre a David, mi siervo, el rey de los Indios--regem Indorum--, ungido con el oleo sagrado, a el a quien ordene vengar las injurias perpetradas contra mi, levantarse contra todas las cabezas de la bestia, a quien di la victoria contra el rey de los Persas, que tenia bajo sus pies a gran parte de Asia. El rey de los Persas, llevado por su soberbia, quiso ser el monarca de toda Asia, y frente a el, a este rey David, que llaman hijo del Preste Juan, le di las primicias de la victoria, despues sometio a otros reyes y otros reinos, y como hemos conocido por las numerosisimas noticias que nos han sido trasmitidas, no hay poder sobre la tierra que sea capaz de resistirsele. Creemos que es el ejecutor de la venganza divina, el martillo de Asia>>. Oliverio de Paderborn, op. cit., [seccion] 55, p. 258.

(48) Huygens, R. B. C., op. cit., Epistola VII, pp. 86-89; Duchet-Suchaux, op., cit., p. 200. El gran especialista sobre el tema, y al que nos remitimos en lo que se refiere a las lineas siguientes es Richard, Jean, <<L'Extreme-Orient legendaire au Moyen Age. Roi David et Prete Jean>>, Annales d'Ethiopie, no. 2, 1957 (pp. 225-242) (reimp.: Orient et Occident au Moyen Age. Contacts et relations, Variorum, Londres, 1976); Richard, Jean, <<The Relatio de Davide as a source for Mongol History and the Legend of Prester John>>, en eds Beckingham, Charles y Hamilton, Bernard, Prester John, the Mongols and the Ten Lost Tribes, Variorum, 1996, pp. 140-158; Richard, Jean, Au-dela de la Perse et de l'Armenie. L'Orient latin et la decouverte de l'Asie interieure, Turnhout, 2005.

(49) Richard, Jean, The Relatio de Davide ..., op. cit., pp. 140-145.

(50) La fuente es la llamada tertia charta: Ibidem, p. 154, n. 44.

(51) Ibidem, pp. 140-141. Kuchlug se habria casado con una hija del Gur-khan, y estara llamado a heredar su imperio, pero su impaciencia le habia llevado a rebelarse contra su suegro. En cuanto a su cambio de religion habria venido determinado por la influencia de su esposa: Grousset, Rene, El Imperio de las Estepas. Atila, Gengis Kan, Tamerlan, Edaf, Madrid, 1991 (orig. frances 1965), p. 275.

(52) Ibidem, pp. 276-277.

(53) Richard, Jean, The Relatio de Davide ..., op. cit., pp. 143-145. Morgan, David, <<Prester John and the Mongols>>, en eds. Beckingham, Chales F. y Hamilton, Bernard, Prester John, the Mongols and the Ten Lost Tribes, Variorum, 1996, pp. 159-170. Contrasta la recepcion acritica de estas noticias con la reaccion que generaron en la cercana Armenia, donde se rechazaba la identificacion de los mongoles como cristianos, segun subraya David Morgan en el trabajo que acabamos de citar (Ibidem, p. 160).

(54) La evidencia testimonial de la llegada de estas informaciones a Damieta, parece confirmada por una fuente arabe, <<La Historia de los Patriarcas de Alejandria>>, segun indico en su momento Pelliot, Paul, Notes on Marco Polo, Adrien-Maisonneuve, Paris, 1949, p. 304.

(55) Powell, James M., Anatomy of a crusade, 1213-1221, University of Pennsylvania, Philadelphia, 1986, pp. 178-179; Tolan, John V., Sarracenos. El Islam en la imaginacion medieval europea, Universitat de Valencia, Valencia, 2007 [orig. ingles 2002], pp. 234-236; Claverie, Pierre-Vincent, Honorius III et l'Orient: Etude et publication de sources inedites des Archives Vaticanes (ASV), Brill, Leiden, 2013, pp. 61-62.

(56) Alberico de Trois-Fontaines glosa el contenido de las enviadas a omnibus archiepiscopis Galliarum: MGH SS, XXIII, p. 911.

(57) Zarnke, Friedrich, <<Zur Sage vom Priester Johannes>>, Neues Archiv der Gesellschaft fur altere deutsche Geschichtskunde, no. 2, 1877, pp. 611-615.

(58) Publ. Linehan, Peter, <<Documento espanol sobre la Quinta Cruzada>>, Hispania Sacra, no. 20, 1967, (pp. 177-182), pp. 180-182; reg. Linehan, Peter, <<La documentacion pontificia de Honorio III (1216-1227): unas adiciones a la Regesta de D. Demetrio Mansilla>>, Anthologica Annua, no. 16, 1968, doc. 44a, p. 399. El resumen siguiente se basa en la edicion de este ultimo documento para el que su editor ha tenido en cuenta las diferencias de detalle.

(59) En el capitulo 35 que ya conocemos de Oliverio de Paderborn, en el que alude a la Profecia de Hannan, hijo de Isaac, hace una curiosa descripcion de las cualidades belicas de los georgianos que son las probablemente llegaron tambien al papa: <<Los georgianos son cristianos vecinos de los persas, no muy alejados de la Tierra de Promision, y su dominio se extiende hasta los montes Caspios, en los que las Diez Tribus, encerradas, esperan el tiempo del Anticristo en el que saldran precipitadamente ocasionando grandes estragos. Los georgianos son hombres belicosos que llevan la cabeza rasurada, los clerigos de forma redonda y los laicos cuadrada. Sus mujeres son expertas en el combate de caballeria--mulieres eorum equistris ordinis docte sunt ad prelium--. Cuando los hombres estan en formacion dispuestos a tacar a sus enemigos, cada uno bebe una calabaza repleta de vino puro y ataca inmediatamente y con vigor a sus adversarios>>: Oliverio de Paderborn, op. cit., [seccion] 35, p. 233

(60) Tambien el cronista afirma que ese mismo ano de 1221 se habia anunciado al rey de Francia una campana llevada a cabo por el rey David a Cumania, mas alla de Hungria, en tierras rusas, y alli habia estado durante dos anos combatiendo a los infieles cumanos y tambien a sus vecinos rutenos y destruyendo sus dominios (MGH SS, XXIII, p. 911). La noticia parece estar relacionada con otra mas desarrollada, y atribuida por un contemporaneo de Alberico, Ricardo de San Germano, al ano 1223; dice en efecto el cronista italiano que el rey Andres II de Hungria habia informado al papa de que un tal rex Davit, que algunos conocian popularmente como el Preste Juan, habia salido hacia siete anos de la India con un inmenso ejercito y llevando consigo el cuerpo del apostol Tomas; habia llegado Rutenia y alli habia exterminado en un solo dia a 200.000 paganos. El cronista anade algunos detalles procedentes de la Relatio de Davide y de otras fuentes conocidas: los subditos del rex Davit se circuncidaban y bautizaban, y se santiguaban con un solo dedo; a sus 40 estandartes con cruces seguian 400.000 jinetes perfectamente armados y haciendo ostentacion de la abundancia de oro y piedras preciosas que poseian; alla donde llegaban exigian la conversion de los infieles para asi poder respetar su vida y propiedades, pero en caso contrario se producia su exterminio y el sometimiento de sus dominios: Ryccardi de Sancto Germano notarii Chronica, ed. Carlo Alberto Garufi, Bologna, 1938, pp. 110-111.

(61) MGH SS, XXIII, p. 911.

(62) Morgan, David, Los mongoles ..., op. cit., pp. 66-67.

(63) Morgan, David, Presten John ..., op. cit., pp. 163-164. Pero la conexion en ese momento no es del todo gratuita; sabemos que un general nestoriano del Ilkhan de Persia Hulegu, de nombre Ketbugha, combatio contra los mamelucos y murio en 'Ayn Jalut, en 1260, proclamandose descendiente de los Reyes Magos (Cardini, Franco, Los Reyes Magos ..., op. cit., p. 88).

(64) Alberigo, Giuseppe, et al., eds. Conciliorum Oecumenicorum Decreta, Istituto per le scienze religiose, Bologna, 1973, p. 175.

(65) Tenemos informacion acerca de la orden de Calatrava: Ortega y Cotes, I.J. de; Alvarez de Baquedano J.F. y Ortega Zuniga y Aranda, P. de, Bullarium Ordinis Militiae de Calatrava, Madrid, 1761 (ed. facs. Barcelona, 1981), pp. 117-119; Rodriguez de Lama, Ildefonso, La documentacion pontificia de Alejandro IV (1254-1261), Instituto Espanol de Historia Eclesiastica, Roma, 1976, doc. 374, pp. 346-347.

(66) Gil, Juan, En demanda del Gran Kan. Viajes a Mongolia en el siglo XIII, Alianza Universidad, Madrid, 1993, pp. 71-77.

(67) Morgan, David, Prester John ..., op. cit., p. 164; Hamilton, Bernard, <<Continental drift: Prester John's progress through the Indies>>, en eds. Beckingham, Chales F. y Hamilton, Bernard, Prester John, the Mongols and the Ten Lost Tribes, Variorum, 1996, XIII, p. 248. Nos proporciona una version castellana del texto del informe, La historia de los mongoles: Gil, Juan, op. cit., pp. 159-249; la referencia a los jinetes de cobre y sus evidentes paralelos con la historia de Alejandro Magno y su conquista de la India, en p. 189 y n. 98.

(68) Libro del famoso Marco Polo Veneciano, (ed. facs. Logrono, 1529), ed. Juan Miguel Valero, Cilengua, 2006, caps. 41-42 y 48, pp. 285-286 y 292-293. En realidad esta version es anterior a la obra de Marco Polo. La encontramos ya en la Historia Tartarorum de Simon de Saint-Quentin, integrante de una mision dominica liderada por Ascelino de Cremona, y que fue enviada por Inocencio IV a tierras mongolas, al igual que la del franciscano Juan de Pian del Carpine, a raiz del I concilio de Lyon. Diecinueve de los capitulos de esta importante obra se nos han conservado por haber sido incluidos en el Speculum Historiale de Vicente de Beauvais. Alli se vuelve a hablar del rey David pero se identifica con el Preste Juan, y se alude a la rebelion mongola contra el y a su derrota y muerte por parte de Gengis Khan; anade, eso si, que este ultimo finalmente caso con la hija del Preste, y fue una gran protectora de los cristianos (Richard, Jean, The Relatio de Davide ..., op. cit., p. 148).

(69) Garcia Espada, Antonio, El Imperio mongol, Sintesis, Madrid, 2017, p. 156. Resume bien este proceso de traslacion del reino del Preste Juan, y las tardias noticias que seguian situandolo en Asia: Martin Lalanda, Javier, op. cit., pp. 69-83.

(70) Ladero Quesada, Miguel Angel, <<El Preste Juan de las Indias y los Reyes de Armas castellanos del siglo XVI>>, en Medievo hispano. Estudios in memoriam del Prof. Derek W. Lomax, Sociedad Espanola de Estudios Medievales, Madrid, 1995 (pp. 221-234).
COPYRIGHT 2018 Universidad Adolfo Ibanez
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:de Ayala Martinez, Carlos
Publication:Intus-Legere Historia
Date:Dec 31, 2018
Words:17091
Previous Article:EN TORNO A LAS FRONTERAS MENTALES E IDEOLOGICAS EN LAS CRONICAS CASTELLANOLEONESAS DEL S. XIII.
Next Article:DINAMICAS DE CONQUISTA EN LAS FRONTERAS DE LA MONARQUIA HISPANA.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters