Printer Friendly

EL PORTICO DEL RECINTO DE CULTO A DIVUS AUGUSTUS EN LA ACROPOLIS DE TARRACO: LA DECORACION DEL ATICO Y SU REFLEJO EN LAS CIUDADES ROMANAS DE LA GALIA.

The portico of the cult precinct to Divus Augustus on the acropolis at Tarraco: the decoration of the attic and its reflection in the Roman cities of the Galia

1. Introduccion (1)

Como es bien conocido, sobre la acropolis de Tarraco, capital de la provincia Hispania anterior (Fig. 1), a lo largo del s. i d. C. se construyo un conjunto de edificios estructurado en tres terrazas (Fig. 2): la superior, sede de un recinto de culto imperial; la central, donde se alzaba una imponente plaza; y la inferior, ocupada por un circo (2). De todas estas construcciones, probablemente el mayor interes lo ha despertado el recinto de culto de la terraza superior, en cuyo interior se alza hoy la catedral medieval. Pionero en su estudio fue, sin duda, Hauschild (1972-1974, 1983, 1992 y 2009), quien durante las decadas de 1970 y 1980 llevo a cabo la documentacion de los muros conservados, asi como varias excavaciones en el entorno de la catedral. No menos importante fue la labor desarrollada en la decada de 1980 por Dupre y por el Ted'A (1989: 151-167), sobre todo en lo que respecta al desarrollo de nuevas excavaciones en varios sectores del recinto. Desde principios de los anos 90 el testigo ha sido recogido por el equipo comandado por Mar y Ruiz de Arbulo que, partiendo de la revision de las excavaciones previas, las estructuras y los elementos arquitectonicos conservados, han publicado numerosos estudios (Mar, 1993; Pensabene y Mar, 2004; Mar y Pensabene, 2009 y 2010; Pensabene y Mar, 2010: 243-277), cuyos principales resultados han sido reunidos en dos monografias de muy reciente aparicion (Mar et al., 2012: 348-374; 2015: 83-129). Junto a ello, desde comienzos del s. XXI, otro equipo integrado por Macias, Menchon, Munoz y Teixell ha reactivado el estado de la cuestion al presentar nuevos datos producto de las diferentes actividades arqueologicas que han tenido ocasion de realizar tanto en el interior de la catedral como en su entorno inmediato. Esa labor se ha plasmado igualmente en numerosas publicaciones (Macias et al., 2007b: 160-188; 2007c; 2010a y b; 2010-2011; 2011; 2012 y 2014) (3). En los ultimos anos, tambien nosotros hemos prestado atencion al recinto, especialmente en lo que respecta a sus elementos arquitectonicos. Fruto de la revision de los materiales atribuibles a este espacio, ya publicados por Gimeno (1991) y Pensabene (1993), y de las estructuras documentadas por Hauschild es la propuesta que presentamos a continuacion sobre el portico del recinto en epoca flavia, mas concretamente sobre el aspecto que debio tener su atico.

2. El recinto de culto a Divus Augustus

Tal y como lo conocemos hoy en dia, el recinto de culto era un espacio de unos 133 m de anchura y 156 m de longitud delimitado por un triportico en forma de n provisto de exedras cuadradas y semicirculares en los brazos laterales y una gran sala de unos 29 [PI] de anchura dispuesta en el eje del brazo septentrional. Al s, una gran escalinata axial de casi 30 m de anchura y posiblemente dos mas pequenas situadas en el extremo de los porticos laterales ponian en conexion el recinto con la plaza de la terraza intermedia (Macias et al., 2007a: 32, fig. 22) (Fig. 3). Si bien en un principio se penso que el complejo era una obra ex novo de epoca flavia (Ted'A, 1989: 158-160; Mar, 1993: 111-113), en 2004 Mar propuso que en realidad constituia una ampliacion de epoca flavia de un recinto preexistente, fechado en epoca tiberiana, presidido por el afamado templo dedicado a Divus Augustus, situado en el emplazamiento de la catedral (Pensabene y Mar, 2004: 83-86) (4). La confirmacion de esta hipotesis se produjo unos anos despues gracias a diferentes actividades arqueologicas: primeramente, en 2007 el equipo formado por Macias, Menchon, Munoz y Teixell llevo a cabo prospecciones geofisicas en el interior de la catedral que demostraron la existencia bajo su nave central de una estructura de unos 27 m de anchura que aparentemente cabia poner en relacion con el citado templo (Casas et al., 2009: 281, fig. 8; Macias et al., 2010a: 435, n. 9, 436; Macias et al., 2010b: 55); unos anos despues, en 2010 y 2011 las excavaciones realizadas por Macias, Munoz y Teixell bajo la nave central de la catedral documentaron una plataforma de opus caementicium de 2,30 m de grosor, interpretable como la plataforma sobre la que apoyaba la cimentacion de sillares del podio (Macias et al., 2012: 154, n. 7). A favor de la identificacion de esta estructura con el templo de Divus Augustus podria manifestarse tambien una inscripcion fragmentaria encontrada en las excavaciones realizadas en 2000 por Menchon, Munoz y Teixell junto a la capilla de San Salvador, al o del claustro de la catedral. Segun la reciente propuesta de Gorostidi, Macias, Munoz, Roda, Teixell y nosotros mismos (Pena et al., 2015), muy probablemente en ella estaria mencionado el templo. En virtud de la evidencia arqueologica y de los fragmentos marmoreos de fuste de grandes dimensiones procedentes del entorno cercano, cabe reconstruir un templo de 30 x 53 m, octastilo y quiza periptero sine postico, segun su posible modelo, el templo de Mars Ultor (Macias et al., 2014: 1542)5. A excepcion de algunos otros elementos arquitectonicos atribuibles a su alzado (Pensabene y Mar, 2010: 258-262, 266, n. 64), no se ha conservado resto alguno del mismo.

Como hemos senalado antes, segun la propuesta de Mar el edificio surgia en el interior de un recinto porticado, tambien construido en epoca tiberiana. Sin embargo, de este portico no queda resto alguno pues fue desmantelado en epoca flavia para ampliar el recinto y construir uno nuevo. En su opinion, testimonio de este primer portico seria la zanja documentada por Sanchez Real (1969: 279-280 y 278, fig. 2) en sus excavaciones en el claustro de la catedral, producto del desmonte de la cimentacion de sillares del muro de cierre de dicha construccion (Pensabene y Mar, 2004: 83)6. La datacion flavia del segundo portico esta confirmada por las ceramicas aparecidas en los rellenos constructivos de la pavimentacion exterior al recinto--coetanea a la construccion del muro de fondo del portico--por su lado oriental, analizadas por Aquilue (1993: 87-91); y, sobre todo, por los elementos de la decoracion arquitectonica, estudiados por Gimeno (1991) y Pensabene (1993). Puesto que se conservan practicamente todos los componentes de su alzado, tanto de las columnas como del entablamento, es posible llevar a cabo su reconstruccion de un modo bastante fidedigno. A todos estos elementos arquitectonicos cabria anadir varios fragmentos de clipeos decorados con las cabezas de Jupiter Amon y de Medusa (Gimeno, 1991: 1230-1251, nos. 1673-1716; Pensabene, 1993: 89-97, nos. 85-93) (Fig. 4) asi como de placas decoradas con candelabros (Gimeno, 1991: 1187-1204, nos. 1621-1638; Pensabene, 1993: 98-100, nos. 96-100) (Fig. 5), igualmente fechables en epoca flavia7, producto de hallazgos fortuitos y de diversas intervenciones arqueologicas en la catedral y su entorno inmediato. Aunque se desconoce su ubicacion precisa dentro del recinto, existe consenso en atribuirlas al atico del portico segun el modelo ofrecido por los porticos del Foro de Augusto, en cuyo atico alternaban clipeos y cariatides (Ungaro, 2011: 43-54) (Fig. 6). Si bien los motivos decorativos varian, el concepto seria similar.

3. El atico del portico de epoca flavia: restituciones previas

Hasta la fecha, las unicas reconstrucciones de este atico han venido de la mano de Mar (Fig. 7). La mas antigua corresponde a 1993. En ella situa los clipeos sobre los ejes de las columnas y en los intercolumnios y los separa mediante candelabros (Mar, 1993: 138-144, 139, fig. 21). La mas reciente, de 2009, supone una modificacion del esquema anterior, pues situa ahora los candelabros sobre los ejes de las columnas y dos clipeos en los intercolumnios separados por un candelabro (Mar y Pensabene, 2009: 375-376, 408, fig. 17). A pesar de su enorme interes, pensamos que ninguna de las dos restituciones es aceptable, puesto que las medidas otorgadas al entre-eje de las columnas y a clipeos y candelabros no se corresponden con las reales.

Ciertamente, cualquier restitucion del atico que pretenda llevarse a cabo debe tener presentes una serie de premisas: en primer lugar, la anchura de los clipeos es de 1,60 m. Tomando en consideracion varios de los fragmentos empleados en la restitucion del clipeo de Jupiter Amon expuesto en el Museu Nacional Arqueologic de Tarragona (Pensabene, 1993: 89-90, no. 85) (Fig. 4a), esta medida resulta de sumar la anchura de cada uno de los elementos que integran el motivo, esto es, 11 cm de la trenza exterior--incluidos los tres listeles--, 39 cm de los meandros--incluida la hilera de perlas--y 60 cm del emblema (8). Se trata de la misma medida que presentan los clipeos del portico del area sacra de la c/ Sagasta en Merida (De la Barrera, 2000: 79-80, nos. 243, 245 y 247) (9); en segundo lugar, la anchura de los candelabros es de 60 cm. Esta medida resulta de reproducir por simetria los 30 cm de anchura que median entre el borde y el eje de uno de los candelabros mas completos (Pensabene, 1993: 98, no. 96) (Fig. 5b). La medida coincide igualmente con la de las cariatides del portico del citado recinto emeritense (De la Barrera, 2000: 107, no. 378); en tercer lugar, el diametro inferior de los fustes es de 80 cm, segun se infiere de medir uno de los fragmentos completos igualmente expuesto en el citado Museo (Pensabene, 1993: 64, no. 48) (Fig. 8); por ultimo, la distancia entre el eje de las columnas es de 3,70 m. El calculo de esta medida se deduce a partir del dibujo realizado por Hauschild del sector noroccidental del muro de fondo del portico septentrional (Hauschild, 1983: 102-103, fig. 10) (Fig. 9). Como puede apreciarse hoy en dia, en el se abrian ventanas de unos 2,10-2,15 m de anchura separadas unos 5,25-5,30 m. Disponiendo las columnas delante de las ventanas o entre ellas, resultaria un entre-eje de 7,40 m--ventanas de 2,10 m de anchura separadas 5,30 m--, a todas luces excesivo. En cambio, si las colocaramos delante de las ventanas y entre ellas, resultaria un entre-eje de 3,70 m, mas reducido y razonable. Dando por buena esta medida, una disposicion mas "estetica" seria situar dos columnas entre ventanas. En ese caso, quedaria una separacion de 80 cm desde cada ventana a cada eje de columna. Con fustes de 80 cm de diametro, el intercolumnio resultante seria de 2,90 m.

Volviendo a las restituciones de Mar, ninguna de ellas se ajusta a tales premisas. Por lo que respecta a la propuesta de 1993, supone un intercolumnio de 3,70 m que, unido a los 70 cm que otorga al diametro inferior de los fustes, daria lugar a un entre-eje de columnas de 4,40 m. En virtud de la anchura asignada a clipeos y candelabros, 1,50 m y 60 cm respectivamente, la propuesta seria asumible, dado que el resultado final seria de 4,20 m, medida inferior a la del entre-eje de las columnas. Sin embargo, puesto que la medida real de este ultimo es de 3,70 m, la restitucion no es aceptable. En cuanto a la propuesta de 2009, supone un entre-eje de columnas de 3,76 m. En virtud de la anchura otorgada a clipeos y candelabros, 1,36 m y 48 cm respectivamente, la propuesta seria asumible, dado que el resultado final seria de 3,68 m, medida inferior a la del entre-eje de las columnas. Sin embargo, puesto que la anchura real de clipeos y candelabros es de 1,60 m y 60 cm respectivamente, lo que arrojaria un entre-eje de 4,40 m, la restitucion tampoco es aceptable (10).

4. El atico del portico de epoca flavia: nueva restitucion, paralelos y posible modelo

Partiendo de las cuatro premisas anteriormente expuestas y considerando las restituciones de los complejos de Roma, tanto del Foro de Augusto (Ungaro, 2007: 120-121, fig. 144) como del Foro de Trajano (Milella, 2007: 206-207, fig. 285), pensamos que el diseno mas adecuado para el atico es el que situa los candelabros sobre el eje de las columnas y los clipeos sobre los intercolumnios. La disposicion de un unico clipeo entre dos candelabros daria lugar a una separacion de 75 cm por lado, a nuestro juicio excesiva. Por ello, hemos planteado otra posibilidad: la disposicion de dos candelabros sobre el eje de las columnas y un clipeo sobre el intercolumnio (Fig. 10). Desde el punto de vista estrictamente metrico, la hipotesis es aceptable, pues da lugar a un atico en el que cada una de las placas se distancia 30 cm. La medida es similar a la documentada en el Foro de Augusto (Ungaro, 2004: 23, fig. 5) y en el area sacra de la c/ Sagasta en Merida (De la Barrera, 2000: plano 2) (Fig. 11), entre 35 y 40 cm aproximadamente.

Argumento importante a favor de esta restitucion es tambien la existencia en diversas ciudades de la Galia de placas con una decoracion similar a la de los clipeos y candelabros de Tarragona. En efecto, en Arles (Esperandieu, 1925: 112-113, no. 6731) (Fig. 12), Nyon (Bossert, 2002: 41-42, nos. 26-27, lams. 32-33) (Fig. 13) y Avenches (Verzar, 1977: 14-17, nos. 21-25, lams. 11-16; Bossert, 1998: 45-47, no. 19, lams. 10-12) (Fig. 14) encontramos placas provistas de un tondo central con imagenes de Jupiter Amon y de otras divinidades, flanqueado por candelabros vegetales. La yuxtaposicion de dos de estas placas daria lugar al motivo reconstruido en Tarragona (Fig. 15). Existen diferentes propuestas sobre la ubicacion precisa de todos estos relieves: los de Arles proceden del denominado forum adiectum, complejo ubicado en el costado occidental del foro, consistente en un area sacra probablemente presidida por un templo y una estrecha plaza de disposicion transversal provista de dos exedras laterales (Gros, 1987: 357-361). Segun Verzar (1977: 39) las placas corresponderian al podio del templo; los de Nyon proceden del foro (11), compuesto por un area sacra presidida por un templo y un area publica delimitada por una basilica (Rossi, 1995: 13-50; Brunetti y Henny, 2012: 29-86). Segun Bridel (1994: 137, fig. 1) las placas corresponderian a la fachada de esta ultima; los de Avenches se han puesto en relacion con el templo galorromano del santuario de La Grange des Dimes, situado a unos 300 m al so del foro (Verzar, 1977; Bridel, 2015). Segun Verzar (1977: 26, 30, fig. 8) las placas corresponderian al podio del templo, mientras que para Bridel (2015: 51-52, lam. 18) se situarian en el atico del triportico adosado al edificio.

A pesar de esta aparente diversidad de ubicacion, en virtud de la propuesta que acabamos de presentar para Tarragona, pensamos que lo mas probable es que la disposicion de todos estos relieves fuera similar: en el caso de Arles, la presencia de una moldura en talon en la parte inferior trasera de uno de los clipeos (Goldbeck, 2015: 97, fig. 138) impide que se adosara al podio del templo y favorece su colocacion en el atico del portico del area sacra o de la plaza (12); en el caso de Nyon, su uso como decoracion de la fachada de la basilica seria justificable en virtud de la reconstruccion de la fachada de la Basilica Emilia en Roma propuesta por Freyberger, Ertel, Lipps y Bitterer (2007: 518, 510, fig. 18), segun la cual el edificio conto con un atico en el que alternaban clipeos con representaciones de orientales (13). Sin embargo, vistos los ejemplos del Foro de Augusto, de Merida o de la propia Tarragona, la disposicion en un atico en los porticos del area sacra o del area publica del foro nos parece mas probable. El caso de Avenches demanda una atencion especial. En nuestra opinion, la supuesta vinculacion de las piezas con un templo galorromano, posiblemente dedicado a Mercurio (Bossert et al., 2007: 195-197), resulta completamente insolita por comparacion con el resto de casos considerados. Que uno de los clipeos apareciera en las excavaciones de 1905-1906 junto a elementos arquitectonicos de su alzado (Cart, 1907: 10-11, no. 4367, lam. III) no significa que realmente hubiera formado parte del mismo. De hecho, en el area sacra del templo se han encontrado otras piezas cuya atribucion al edificio nos parece dudosa: en primer lugar, una basa atica sin plinto con el imoscapo del fuste, aparecida en las excavaciones de 1964 delante de la escalinata del templo, atribuida por Bridel (2015: 142-143, no. 56, fig. 129, lam. 6, 2.1.1.) al pronaos. Estas caracteristicas, unidas a los dos toros de similar diametro y a la escocia escasamente desarrollada, son propias de epoca augustea o, a lo sumo, de las primeras decadas del s. I d. C. (Marquez, 1998: 116-117) (14). En consecuencia, no parece probable que pueda pertenecer al templo, construido en epoca tardoflavia o trajanea (Bossert et al., 2007: 174) (15); y, en segundo lugar, varios fragmentos escultoricos en marmol lunense correspondientes a cinco estatuas imperiales de epoca tiberiano-caligulea aparecidos en las excavaciones de 2004 en una trinchera que atraviesa el area sacra del templo de ne a so (Bossert et al., 2007: 175-192). Segun Bossert, Meylan, Chevalley y Mazur (2007: 176), en un primer momento se situaron al aire libre sobre un basamento ubicado en el extremo nororiental del area sacra y posteriormente pudieron disponerse en el templo. Esta propuesta presenta una objecion fundamental, a saber, que este basamento fue destruido en epoca vespasianea, como ellos mismos reconocen (Bossert et al., 2007: 171), con lo cual se las privaba del unico emplazamiento del santuario que podia albergarlas antes de la construccion del templo. Asi las cosas, nuestra impresion es que todas estas piezas se transportaron hasta aqui desde otro lugar para ser reelaboradas por un taller ubicado en las proximidades del templo (Pena, 2009b: 607, n. 160) (16). Prueba de su existencia seria el conjunto de elementos lapideos de diferente naturaleza y enormemente fragmentarios -decoracion arquitectonica en caliza, estatuas de marmol blanco- hallado en las citadas excavaciones de 1905-1906 (Cart, 1907: 6), posiblemente interpretable como un deposito de materiales, quiza para convertirlos en cal (17). Y prueba de su actividad seria el aserrado del clipeo encontrado para producir una placa de forma rectangular (Verzar, 1977: 14-16, nos. 21-23, lams. 11-14) (18). Si estamos en lo cierto, el clipeo habria sido trasladado alli desde otro complejo de la ciudad. Vistos los ejemplos anteriores y teniendo en cuenta su datacion flavia (Verzar, 1977: 39-41; 1995: 19-25; Bossert, 1998: 52-53), lo mas probable es que proceda del foro renovado en epoca tardoflavia-trajanea (Bossert y Fuchs, 1989: 38), situado en un atico en los porticos del area sacra o en los de la plaza (19). La citada basa con imoscapo y los fragmentos del ciclo estatuario tiberiano-caliguleo podrian compartir la misma procedencia: la basa corresponderia al templo forense (20), mientras que las estatuas formarian parte de un ciclo estatuario imperial de la misma epoca aparecido en las excavaciones del foro en 1972 (Bossert y Kaspar, 1974) (21).

Aunque el esquema decorativo del atico esta inspirado en el atico del Foro de Augusto, la sustitucion de cariatides por candelabros invita a pensar en otro modelo para Tarragona y el resto de ejemplos considerados. Al respecto, cabe plantear dos posibilidades: la primera, que deriven de un modelo comun de Roma. En este sentido, dada la cronologia flavia de todos ellos (22), podriamos tomar en consideracion el Templum Pacis. Ciertamente, la evidencia conocida de este complejo (Meneghini et al., 2009: 197-199; Pinna, 2014) no ofrece testimonio alguno ni de clipeos ni de candelabros, lo cual podria ser un argumento en contra de esta opcion. Sin embargo, el portico si que dispuso de un atico, como bien ha argumentado Tucci (2009: 158-159; 2017: 89-101), en el que pudieron figurar estos elementos (23) (Fig. 16); y la segunda, que Tarragona fuera el modelo en el que se inspiraron las ciudades de la Galia. Esta opcion no resulta en absoluto descabellada si aceptamos que el conjunto de construcciones de la acropolis formaba parte de un proyecto imperial (24).

A favor de ello se manifiestan la magnitud del mismo, unas 12 ha (Macias et al., 2007a: 40) (25) y su ejecucion por parte de un avezado arquitecto--como se advierte del perfecto encaje del conjunto dentro de las murallas--; la colosalidad de los edificios del recinto de culto, tanto de la sala axial (Mar y Pensabene, 2009: 378-379) como del templo dedicado a Divus Augustus (Pensabene y Mar, 2010: 255-277), cuya construccion fue autorizada por Tiberio (Tac. Ann. i, 78) y su restauracion emprendida por Adriano (Spart. Hadr. XII, 3); el empleo sistematico del marmol lunense (26), y, por ultimo, la presencia de talleres vinculados a Roma o incluso procedentes de ella (Pensabene, 1996: 202). Todo ello en la capital de la provincia mas grande del Imperio (Oscariz, 2009: 324).

De las dos posibilidades consideradas, pensamos que la opcion mas probable es la primera, esto es, que el modelo fuera el atico del portico del Templum Pacis, a favor de lo cual podria esgrimirse tambien la semejanza de la planta del recinto tarraconense con la del complejo de Roma. Sin embargo, ante la falta de evidencias materiales que sustenten esta hipotesis, por el momento habra que dejar la cuestion abierta.

DOI: http://dx.doi.org/10.14201/zephyrus201882167185

Bibliografia

Alvarez, A.; Macias, J. M.; Munoz, A.; Pitarch, A.; Teixell, I. y Menchon, J. (2012): "The marmora used in the imperial cult area of Tarraco (Hispania Citerior)". En Gutierrez, A.; Lapuente, P. y Roda, I. (eds.): Interdisciplinary studies of ancient stone. Tarragona: ICAC, pp. 196-203.

Alvarez, J. M. y Nogales, T. (2003): Forum Coloniae Augustae Emeritae. 'Templo de Diana'. Merida: Asamblea de Extremadura.

Aquilue, X. (1993): La seu del Collegi d'Arquitectes. Una intervencio arqueologica en el centre historic de Tarragona. Tarragona: Col-legi d'Arquitectes de Catalunya.

Ayerbe, R.; Barrientos, T. y Palma, F. (2009a): "Arquitectura, configuracion y restitucion de los recintos monumentales". En Ayerbe, R.; Barrientos, T. y Palma, F. (eds.): El foro de Augusta Emerita. Genesis y evolucion de sus recintos monumentales. Merida: CSIC, pp. 667-806.

Ayerbe, R.; Barrientos, T. y Palma, F. (2009b): "Genesis y evolucion del foro de Augusta Emerita". En Ayerbe, R.; Barrientos, T. y Palma, F. (eds.): El foro de Augusta Emerita. Genesis y evolucion de sus recintos monumentales. Merida: csic, pp. 807-831.

Bossert, M. (1998): Die figurlichen Reliefs von Aventicum. Lausanne: Cahiers d'Archeologie Romande.

Bossert, M. (2002): Die figurlichen Skulpturen von Colonia Julia Equestris. Lausanne: Cahiers d'Archeologie Romande.

Bossert, M. y Fuchs, M. (1989): "De l'ancien sur le forum d'Avenches", Bulletin de l'Association Pro Aventico, 31, pp. 12-105.

Bossert, M. y Kaspar, D. (1974): "Eine iulisch-claudische Kaiserkultgruppe in Avenches", Bulletin de l'Association pro Aventico, 22, pp. 17-26.

Bossert, M.; Meylan, M.-F.; Chevalley, C. y Mazur, A. (2007): "Aventicum. Presence imperiale dans les sanctuaires de la Grange des Dimes et de Derriere la Tour", Bulletin de l'Association Pro Aventico, 49, pp. 159-205.

Bridel, P. (1982): Aventicum III. Le sanctuaire du Cigognier. Lausanne: Cahiers d'Archeologie Romande.

Bridel, P. (1994): "Le programme architectural du forum de Nyon (Colonia Julia Equestris) et les etapes de son development". En Actas XIV Congreso Internacional de Arqueologia Clasica. La ciudad en el mundo romano. Tarragona, vol. 1, pp. 137-151.

Bridel, P. (2015): Le sanctuaire de la Grange des Dimes a Avenches. Les temples et le peribole-Etude des architectures. Lausanne: Cahiers d'Archeologie Romande.

Brunetti, C. y Henny, C. (2012): Recherches sur Parea publica de la Colonia Iulia Equestris (Nyon, canton de Vaud). Lausanne: Cahiers d'Archeologie Romande.

Burnett, A.; Amandry, M. y Ripolles, P. P. (1992): Roman Provincial Coinage i. London: BMP.

Cart, W. (1907): "Le Temple Gallo-Romain de la 'Grange du Dime' a Avenches", Bulletin de l'Association Pro Aventico, 9, pp. 3-23.

Casas, A.; Cosentino, P. L.; Diaz, Y.; Fiandaca, G.; Garcia, E.; Himi, M.; Lafuente, M.; Martorana, R.; Macias, J. M.; Menchon, J.; Munoz, A.; Sala, R. y Teixell, I. (2009): "Integrated archaeological and geophysical survey for searching the Roman temple of Augustus in Tarragona, Spain". En Scienza epatrimonio culturale nelMediterraneo. Palermo, pp. 277-283.

De la Barrera, J. L. (2000): La decoracion arquitectonica de los foros de Augusta Emerita. Roma: L'Erma di Bretschneider.

Dupre, X. y Carrete, J. M. (1993): La "AntigaAudiencia". Un acceso al Foro Provincial de Tarraco. Tarragona: Autoridad Portuaria.

Dupre, X.; Masso, J.; Palanques, M. L. y Verduchi, P. A. (1988): El circ roma de Tarragona, I. Les voltes de Sant Ermenegild. Barcelona: Generalitat de Catalunya.

Esperandieu, E. (1925): Recueil general des bas-reliefs de la Gaule romaine. Paris: Imprimerie Nationale, vol. 9.

Freyberger, K. S.; Ertel, C.; Lipps, J. y Bitterer, T. (2007): "Neue Forschungen zur Basilica Aemilia auf dem Forum Romanum. Ein Vorbericht", Romische Mitteilungen, 113, pp. 493-552.

Gimeno, J. (1991): Estudios de arquitectura y urbanismo en las ciudades romanas del nordeste de Hispania. Madrid: ucm, 2 vols.

Goldbeck, V. (2015): Fora Augusta. Das Augustusforum und seine Rezeption im Westen des Imperium Romanum. Regensburg: Schnell & Steiner.

Gros, P. (1987): "Un programme augusteen: le centre monumental de la colonie d'Arles", Jahrbuch des Deutschen Archaologischen Instituts, 102, pp. 339-363.

Gros, P. (2008): La Gaule Narbonnaise. De la conquete romaine au lile siecle apr. J.-C. Paris: Picard.

Guell, M.; Pena, I.; Tobias, O. y Tubilla, M. (1993): "La restitucion arquitectonica de la plaza de representacion (el denominado 'Foro Provincial')". En Mar, R. (ed.): Els monuments provincials de Tarraco. Noves aportacions al seu coneixement. Tarragona: URV, pp. 157-190.

Gutierrez Behemerid, M. A. (1991): "El templo romano de Barcino. Analisis de la decoracion arquitectonica", Cuadernos de Arquitectura Romana, 1, pp. 95-105.

Hauschild, T. (1972-1974): "Romische Konstruktionen auf der oberen Stadtterrasse des antiken Tarraco", Archivo Espanol de Arqueologia, 45-47, pp. 3-44.

Hauschild, T. (1983): "Constructions romanes a la terrassa superior de l'antiga Tarragona". En Hauschild, T.: Arquitectura romana de Tarragona. Tarragona: Ayto. de Tarragona, pp. 87-129.

Hauschild, T. (1992): "Los hallazgos romanos de marmol en la Parte Alta de Tarragona", Butlleti Arqueologic, 14, pp. 107-135.

Hauschild, T. (2009): "Algunas observaciones sobre la construccion de la sala-aula situada detras de la Catedral de Tarragona", Butlleti Arqueologic, 31, pp. 313-344.

Kleinwachter, C. (2001): "Tiberius in Arles?". En Bergemann, J. (ed.): Wissenschaft mit Enthusiasmus.

Beitrage zu antiken Bildnissen und zur historischen Landeskunde Klaus Fittschen gewidmet. Rahden: Leidorf, pp. 145-166.

Koppel, E. (1990): "Relieves arquitectonicos de Tarragona". En Trillmich, W. y Zanker, P. (eds.): Stadtbild und Ideologie. Die Monumentalisierung hispanischer Stadte zwischen Republik und Kaiserzeit. Munchen: Bayerische Akademie der Wissenschaften, pp. 327-340.

Macias, J. M.; Fiz, I.; Pinol, L.; Miro, M. T. y Guitart, J. (dirs.) (2007a): Planimetria arqueologica de Tarraco. Tarragona: ICAC, 2 vols.

Macias, J. M.; Menchon, J.; Munoz, A. y Teixell, I. (2007b): "L'Arqueologia de la Catedral de Tarragona. La memoria de les pedres". En La catedral de Tarragona. In Sede, 10 anys del Pla Director de Restaurado. Tarragona: Arola edit., pp. 151-213.

Macias, J. M.; Menchon, J.; Munoz, A. y Teixell, I. (2007c): "Excavaciones en la catedral de Tarragona y su entorno: avances y retrocesos en la investigacion sobre el culto imperial". En Nogales, T. y Gonzalez, J. (eds.): Culto imperial: politica y poder. Roma: L'Erma di Bretschneider, pp. 765-787.

Macias, J. M.; Menchon, J.; Munoz, A. y Teixell, I. (2010a): "La construccion del recinto imperial de Tarraco (provincia Hispania Citerior)", Butlleti Arqueologic, 32, pp. 423-479.

Macias, J. M.; Menchon, J.; Munoz, A. y Teixell, I. (2010b): "La acropolis de Tarraco y la implantacion urbana del culto imperial en la capital de la Hispania Citerior", Bollettino di Arqueologia on line, 1, A/ A8/4, pp. 50-66.

Macias, J. M.; Munoz, A.; Pena, A.; Ramon, M. y Teixell, I. (2012): Praesidium, Templum et Ecclesiae. Les interventions arqueologiques a la catedral de Tarragona 2010-2011. Tarragona: ICAC.

Macias, J. M.; Munoz, A.; Pena, A. y Teixell, I. (2014): "El templo de Augusto en Tarraco: ultimas excavaciones y hallazgos". En Alvarez, J. M.; Nogales, T. y Roda, I. (eds.): Centro y periferia en el mundo clasico, vol. 2. Merida: mnar, pp. 1539-1543.

Macias, J. M.; Munoz, A. y Teixell, I. (2010-2011): "Arqueologia a la nau central de la Catedral de Tarragona", Tribuna d'Arqueologia, 2010-2011, pp. 151-173.

Macias, J. M.; Munoz, A.; Teixell, I. y Menchon, J. (2011): "Nuevos elementos escultoricos del recinto de culto del Concilium Provinciae Hispaniae Citerioris (Tarraco, Hispania Citerior)". En Nogales, T. y Roda, I. (eds.): Roma y las provincias: modelo y difusion. Roma: L'Erma di Bretschneider, vol. 2, pp. 873-886.

Mar, R. (1993): "El recinto de culto imperial de Tarraco y la arquitectura flavia". En Mar, R. (ed.): Els monuments provincials de Tarraco. Noves aportacions al seu coneixement. Tarragona: URV, pp. 107-156.

Mar, R. y Pensabene, P. (2009): "Financiacion de la edilicia publica y calculo de los costes del material lapideo: el caso del foro superior de Tarraco", Butlleti Arqueologic, 31, pp. 345-409.

Mar, R. y Pensabene, P. (2010): "Finanziamento dell'edilizia pubblica e calcolo dei costi dei materiali lapidei: il caso del foro superiore di Tarraco". En Camporeale, S.; Desalles, H. y Pizzo, A. (eds.): Arqueologia de la construccion II. Los procesos constructivos en el mundo romano: Italia y provincias orientales. Madrid: CSIC, pp. 509-537.

Mar, R.; Ruiz de Arbulo, J.; Vivo, D. y Beltran-Caballero, J. A. (2012): Tarraco. Arquitectura y urbanismo de una capital provincial romana. De la Tarragona iberica a la construccion del templo de Augusto. Tarragona: URV.

Mar, R.; Ruiz de Arbulo, J.; Vivo, D.; Beltran-Caballero, J. A. y Gris, F. (2015): Tarraco. Arquitectura y urbanismo de una capital provincial romana. La ciudad imperial. Tarragona: URV.

Marquez, C. (1998): La decoracion arquitectonica de Colonia Patricia. Cordoba: UCO.

Meneghini, R. (2014): "L'architettura del Templum Pacis". En Meneghini, R. y Rea, R. (eds.): La biblioteca infinita. I luoghi del sapere nel mondo antico. Milano: Electa, pp. 284-299.

Meneghini, R.; Corsaro, A. y Pinna, B. (2009): "Il Templum Pacis alla luce dei recenti scavi". En Coarelli, F. (ed.): Divus Vespasianus. Il bimillenario dei Flavi. Milano: Electa, pp. 190-201.

Milella, M. (2007): "Il Foro di Traiano". En Ungaro, L. (ed.): Il Museo dei Fori Imperiali nei Mercati di Traiano. Milano: Electa, pp. 192-211.

Miro, M. T. (2017): "El circ, un edifici d'espectacles com a element vertebrador de l'urbanisme de Tarraco: 35 anys de recerques". En Lopez, J. (ed.): La gloria del circ. Curses de carros i competitions circenses. In memoriam X. Dupre i Raventos. Tarragona: Fund. Privada Mutua Catalana, pp. 219-230.

Oscariz, P. (2009): "Organizacion administrativa y territorial de las provincias hispanas durante el Alto Imperio". En Andreu, J.; Cabrero, J. y Roda, I. (eds.): Hispaniae: las provincias hispanas en el mundo romano. Tarragona: ICAC, pp. 323-338.

Pensabene, P. (1993): "La decorazione architettonica dei monumenti provinciali di Tarraco". En Mar, R. (ed.): Els monuments provincials de Tarraco. Noves aportacions al seu coneixement. Tarragona: URV, pp. 25-105.

Pensabene, P. (1996): "Classi dirigenti, programmi decorativi, culto imperiale: il caso di Tarraco". En Leon, P. (ed.): Colonia Patricia Corduba. Una reflexion arqueologica. Sevilla: Junta de Andalucia, pp. 197-219.

Pensabene, P. y Mar, R. (2004): "Dos frisos marmoreos en la Acropolis de Tarraco, el Templo de Augusto y el complejo provincial de culto imperial". En Ruiz de Arbulo, J. (ed.): Simulacra Romae. Roma y las capitales provinciales del Occidente Europeo. Tarragona: Edic. El Medol, pp. 73-86.

Pensabene, P. y Mar, R. (2010): "Il tempio di Augusto a Tarraco. Gigantismo e marmo lunense nei luoghi di culto imperiale in Hispania e Gallia", Archeologia Classica, 61, pp. 243-307.

Pena, A. (2009a): "La decoracion arquitectonica". En Ayerbe, R.; Barrientos, T. y Palma, F. (eds.): El foro de Augusta Emerita Genesis y evolucion de sus recintos monumentales. Merida: csic, pp. 525-582.

Pena, A. (2009b): "La decoracion escultorica". En Ayerbe, R.; Barrientos, T. y Palma, F. (eds.): El foro de Augusta Emerita. Genesis y evolucion de sus recintos monumentales. Merida: csic, pp. 583-621.

Pena, A.; Gorostidi, D.; Macias, J. M.; Munoz, A.; Roda, I. y Teixell, I. (2015): "Mas datos sobre el templo del Divus Augustus de Tarraco: a proposito de una nueva inscripcion". En Lopez, J. (ed.): August i les provincies occidentals. 2000 aniversari de la mort d'August. Tarragona: Fund. Privada Mutua Catalana, vol. II, pp. 181-189.

Pinna, B. (2014): "I portici e il muro di delimitazione settentrionale". En Meneghini, R. y Rea, R. (eds.): La biblioteca infinita. I luoghi del sapere nel mondo antico. Milano: Electa, pp. 300-306.

PociNA, C. A. y Remola, J. A. (2000): "La Plaza de Representacion de Tarraco: intervenciones arqueologicas en la Plaza del Forum y la Calle d'en Compte". En Ruiz de Arbulo, J. (ed.): Tarraco 99. Arqueologia d'una capital provincial romana. Tarragona: URV, pp. 27-45.

Rossi, F. (1995): L'area sacra du forum de Nyon et ses abords. Lausanne: Cahiers d'Archeologie Romande.

Ruiz de Arbulo, J. (1998): "Tarraco. Escenografia de poder, administracion y justicia en una capital provincial romana (ss. II a. C.-II d. C.)", Empuries, 51, pp. 31-61.

Ruiz de Arbulo, J. y Mar, R. (2001): "El circo de Tarraco. Un monumento provincial". En El circo en la Hispania romana. Merida: Ministerio de Educacion, Cultura y Deporte, pp. 141-154.

Sanchez Real, J. (1969): "Exploracion arqueologica en el jardin de la Catedral de Tarragona", Madrider Mitteilungen, 10, pp. 276-295.

Ted'A (1989): "El Foro Provincial de Tarraco, un complejo arquitectonico de epoca flavia", Archivo Espanol de Arqueologia, 62, pp. 141-191.

Tucci, P. L. (2009): "Nuove osservazioni sull'architettura del Templum Pacis". En Coarelli, F. (ed.): Divus Vespasianus. Il bimillenario dei Flavi. Milano: Electa, pp. 158-167.

Tucci, P. L. (2017): The Temple of Peace at Rome, vol. 1. Cambridge: cup.

Ungaro, L. (2004): "La decorazione architettonica del Foro di Augusto a Roma". En Ramallo, S. (ed.): La decoracion arquitectonica en las ciudades romanas de Occidente. Murcia: umu, pp. 17-35.

Ungaro, L. (2007): "Il Foro di Augusto". En Ungaro, L. (ed.): Il Museo dei Fori Imperiali nei Mercati di Traiano. Milano: Electa, pp. 118-129.

Ungaro, L. (2011): "Il cantiere del Foro di Augusto, luogo di sperimentazione e modelo formale". En Nogales, T. y Roda, I. (eds.): Roma y las provincias: modelo y difusion, vol. 1. Roma: L'Erma di Bretschneider, pp. 43-62.

Ungaro, L.; Milella, M. y Vitti, M. (2004): "Il sistema museale dei Fori Imperiali e i Mercati di Traiano". En Ruiz de Arbulo, J. (ed.): Simulacra Romae. Roma y las capitales provinciales del Occidente Europeo. Tarragona: Edic. El Medol, pp. 11-47.

Verzar, M. (1977): Aventicum II. Un temple de culte imperial. Avenches: Association Pro Aventico.

Verzar, M. (1995): "Bemerkungen zum Problem der Kaiserkultstatte in Aventicum". En Arculiana. Ioanni Boegli 65. feliciter peracto. Avenches: laott, pp. 15-31.

Antonio Pena Jurado

Dpto. de Arte y Musicologia. Facultad de Filosofia y Letras-UAB. Campus de Bellaterra, Edificio b. 08193 Cerdanyola del Valles (Barcelona). Correo-e: antonio.pena@uab.cat. orcid id: 0000-0002-1763-4355

Recepcion: 5/02/2018; Revision: 22/06/2018; Aceptacion: 2/09/2018

(1) Trabajo realizado en el marco del grupo de investigacion atpa (ICAC), financiado por la Generalitat de Catalunya.

(2) La bibliografia sobre el tema es extensisima, de ahi que solo mencionemos los trabajos de mayor relevancia. En general sobre el conjunto: Ted'A, 1989 y Macias et al., 2007a: 40-46; cf tambien Vinci, S.: El 'Foro Provincial'de Tarraco: documentacion de analisis de tecnicas y procesos de construccion. Tesis doctoral inedita defendida en 2014 en Tarragona. Sobre la plaza: Ted'A, 1989: 167-182; Dupre y Carrete, 1993; Guell et al., 1993; Pocina y Remola, 2000; Mar et al., 2015: 131-169. Sobre el circo: Dupre et al., 1988; Ruiz de Arbulo y Mar, 2001; Mar et al., 2015: 171-211; Miro, 2017; cf tambien Pinol, L.: El circ roma de Tarragona: noves interpretations arqueologiques. Estudi historic-arquitectonic de l'edifici. Memoria de Licenciatura inedita presentada en 1995 en Tarragona.

(3) Para un comentario mas detallado sobre la historiografia y la historia de la investigacion del recinto: Hauschild, 1983: 89-94; Ted'A, 1989: 142-149; Mar, 1993: 107-111; Macias et al., 2007b: 157-160; Macias et al., 2010a: 425-430; Vinci, op. cit. n. 2: 45-54.

(4) Hasta entonces, el edificio solo era conocido por las fuentes literarias y numismaticas. En efecto, segun constata Tacito (Ann. I, 78), en el ano 15 d. C. una embajada de ciudadanos de la Hispania Citerior marcho a Roma para solicitar permiso al emperador Tiberio para la construccion del templo en Tarragona, permiso que fue concedido. Las monedas acunadas en la ciudad en epoca tiberiana transmiten la imagen del edificio, representado como un templo octastilo situado sobre un estilobato o sobre un podio (Burnett et al, 1992: 104-105, nos. 219, 222, 224 y 226, lam. 16).

(5) Pensabene y Mar (2010: 251, fig. 6) son de otra opinion, pues restituyen un edificio octastilo periptero de unos 31 x 64 m. En general sobre el templo: Pensabene y Mar, 2010: 243-277; Mar et al, 2012: 348-374.

(6) Mar hace coincidir el limite septentrional del recinto con el muro N del claustro (Pensabene y Mar, 2004: 84, fig. 7). Sin embargo, dicho limite estaria mas al s, concretamente en el abside de la catedral, lugar donde Hauschild (1992: 114, 125, fig. 9) excavo una zanja de las mismas caracteristicas que la encontrada por Sanchez Real.

(7) Gimeno discrepa de esta datacion unitaria, pues fecha los clipeos a finales de epoca julioclaudia o principios de la flavia y situa los candelabros en el s. II d. C. (Gimeno, 1991: 1235 y 1204). En opinion de Koppel (1990: 332-339, lam. 32), salvo un ejemplar netamente flavio, el resto de clipeos corresponderian a la epoca julioclaudia.

(8) Gimeno (1991: 1232) les otorga una medida de 1,57 m.

(9) Sobre este recinto: Ayerbe et al., 2009a: 753-769. Sobre los elementos arquitectonicos y decorativos del portico: Pena, 2009a: 565--columnas y entablamento--y Pena, 2009b: 605-607--clipeos y cariatides--.

(10) En 2015, Mar ha vuelto nuevamente sobre el asunto, aunque sin formular una nueva propuesta (Mar et al, 2015: 126-128, 112, 113 y 115, figs. 76, 77 y 79). De hecho, mantiene la reconstruccion de 2009, pero recupera las medidas de 1993. La problematica sigue siendo la misma que entonces, esto es, la medida excesiva del entre-eje de las columnas, lo cual invalida la restitucion una vez mas.

(11) Aunque las piezas se hallaron en Ginebra y Versoix, su procedencia de Nyon es segura (Bossert, 2002: 41).

(12) De la misma opinion es Goldbeck (2015: 97-98).

(13) Ignoramos los argumentos utilizados por Bridel para defender dicha ubicacion, puesto que no nos consta ninguna publicacion en la que los haya expuesto.

(14) Ejemplos similares los encontramos en las basas de los templos forenses de Merida y Barcelona, ambos fechados en epoca augustea (De la Barrera, 2000: 23, no. 1, fig. 7; Gutierrez Behemerid, 1991: 103, fig. 3).

(15) En el templo del cercano santuario de El Cigognier, situado a unos 50 m al SE del templo del santuario de La Grange des Dimes y construido en la misma epoca (Bridel, 1982: 152-155), las basas aticas responden a una tipologia completamente distinta, mas habitual en epoca altoimperial, pues constan de plinto, dos toros de diferente diametro y escocia desarrollada (Bridel, 1982: 64, lam. 82).

(16) En el caso de la basa, la evidencia arqueologica no contradice la propuesta, pues de ella solo se conoce el lugar de hallazgo, pero no el contexto en que aparecio. En cuanto a las estatuas, los autores senalan que se encontraron en niveles de destruccion del s. III d. C. junto a elementos arquitectonicos correspondientes al templo (Bossert et al., 2007: 175). Al no tener acceso a los informes de excavacion, no hemos podido contrastar esta informacion referente al contexto y datacion de dichos niveles. Sin embargo, la destruccion de estatuas imperiales en el s. III d. C. resulta del todo sorprendente, puesto que en estas fechas estaban protegidas por la legislacion (Dig. 48, 4, 6). Por esta razon, no juzgamos imposible que las estatuas se hubieran destruido en otro lugar y sus fragmentos se hubieran trasladado hasta el emplazamiento del templo.

(17) De la misma opinion es Bossert (1998: 44).

(18) Si bien en las excavaciones de 1905-1906 solo se encontro este clipeo (Bridel, 2015: 135-136, nos. 39-40), es de suponer que los otros dos fragmentos sin procedencia albergados en el Museo de Avenches desde mediados del s. XIX (Bridel, 2015: 128-130, nos. 26 y 29), provistos de un aserrado, forma y tamano similar, tambien fueron reelaborados en este mismo lugar.

(19) Sobre la configuracion arquitectonica del foro en esta fase: Bossert y Fuchs, 1989: 24-35, lam. 22. En caso de que el clipeo realmente no procediera del foro, otra posible ubicacion seria el santuario de El Cigognier -cuya planta se asemeja notablemente a la del recinto de Tarragona-, tanto por su coetaneidad como por el hecho de que sobre la columnata del portico discurria un alto muro similar a un atico (Bridel, 1982: 128, lam. 83).

(20) Ante la ausencia de elementos arquitectonicos per tenecientes al edificio (Bossert y Fuchs, 1989: 28), la hipotesis resulta plausible. La cronologia augustea o tiberiana de la pieza no constituye ningun obstaculo para dicha atribucion puesto que no existe evidencia alguna de que el templo, como el resto del foro, fuera reformado en epoca tardoflavia-trajanea. Antes bien, cabe pensar que se mantuvo sin cambios desde su construccion, fechada en epoca tiberiana (Bossert y Fuchs, 1989: 38). Estariamos, por tanto, ante un caso similar al del foro augusteo de Merida, integramente reconstruido en marmol en epoca flavia a excepcion del templo, que mantuvo su aspecto original en granito estucado (Ayerbe et al., 2009b: 820). Sobre el edificio emeritense cf. Alvarez y Nogales, 2003.

(21) En el caso de que realmente los clipeos hubieran formado parte de la decoracion del templo de La Grange des Dimes, podria aceptarse la propuesta de Bridel de ubicarlos en el atico del triportico adosado al edificio. En cambio, la colocacion en el podio del templo, sugerida por Verzar, deberia ser descartada puesto que, como senalo Bossert segun indicacion de Bridel, el podio estuvo revestido por placas lisas de arenisca, una de las cuales se encontraba aun in situ (Bossert, 1998, 56, n. 55).

(22) Sobre Arles: Kleinwachter, 2001: 158-159; Pena, 2009a: 576-577; Goldbeck, 2015: 97. En cambio, Gros (1987: 357-361; 2008, 48-50) los fecha en epoca tiberiana o claudia. Sobre Nyon cf Bossert, 2002: 42; Pena, 2009a: 577'. En cambio, Rossi y Bridel los consideran mas antiguos pues corresponden a la segunda fase constructiva del foro, fechable por el primero en epoca tiberiano-claudia (Rossi, 1995: 24) y por el segundo en epoca claudio-neroniana (Bridel, 1994: 149). Sobre Avenches: Verzar, 1977: 39-41; Verzar, 1995: 1925; Bossert, 1998: 52-53.

(23) Meneghini, Corsaro y Pinna (2009: 191, fig. 1) son de otra opinion, pues defienden la existencia de un portico sin atico con cubierta a una sola vertiente. En publicaciones posteriores, Meneghini (2014) rechaza la hipotesis de Tucci, mientras que Pinna (2014) ni siquiera la menciona.

(24) En cambio, otros investigadores (Pensabene, 1996: 210-211; Ruiz de Arbulo, 1998: 53-54) han considerado el conjunto como un proyecto financiado por las elites provinciales o bien el resultado de una financiacion mixta que reunia a la administracion provincial, las elites provinciales y la propia Tarraco (Mar y Pensabene, 2009: 368).

(25) Para la comparacion de sus dimensiones respecto a otros grandes complejos edilicios del Imperio: Ted'A, 1989: 188, fig. 28.

(26) Asi se deduce de las inspecciones de visu, confirmadas plenamente por las analiticas realizadas a algunos de los materiales recuperados en las excavaciones de Macias, Menchon, Munoz y Teixell (Alvarez et al., 2012: 201).

Leyenda: Fig. 1. Mapa de Hispanla en epoca altoimperial con indicacion de las provincias y situacion de sus respectivas capitales.

Leyenda: Fig. 2. Planta de Tarraco en el s. II d. C.; en la parte superior se encuentran los edificios de la acropolis. La flecha indica la ubicacion del recinto de culto a Divus Augustus (Macias et al., 2007a:plano IV).

Leyenda: Fig. 3. Planta del recinto de culto en epoca flavia con situacion del templo de Divus Augustus (Macias et al., 2007a: plano a). Tamano y posicion del templo modificados por el autor.

Leyenda: Fig. 4. Fragmentos de clipeos con representacion de: a) Jupiter Amon y b) de Medusa (Macias et al., 2007c: 779, fig. 6, 3).

Leyenda: Fig. 5. Fragmentos de placas con candelabros (a: Macias et al., 2007c: 782, fig. 9, 1; b: Pensabene, 1993:98, no.96).

Leyenda: Fig. 6. Reconstruccion 3d del portico del Foro de Augusto (Ungaro et al., 2004: 18, fig. 9).

Leyenda: Fig. 7. Reconstrucciones del portico del recinto segun Mar (1993: 139, fig. 21) y segun Mar y Pensabene (2009: 408, fig. 17).

Leyenda: Fig. 8. Fuste con contracanales del portico.

Leyenda: Fig. 9. Dibujo de Hauschild (1983: 102-103, fig. 10) del segmento noroccidental del muro de cierre del portico.

Leyenda: Fig. 10. Nueva propuesta de reconstruccion del portico y su atico.

Leyenda: Fig. 11. Reconstruccion del atico del portico del area sacra de la c/ Sagasta en Merida (De la Barrera, 2000: plano 2).

Leyenda: Fig. 12. Placa con tondo y candelabro vegetal de Arles (Verzar, 1977: lam. 24, 1). Dimensiones: alt. 1,26 m, anch. max. 1,11 m, grosor 28 cm.

Leyenda: Fig. 13. Placa con tondoy candelabro vegetal de Nyon (Bossert, 2002: lam. 33, no. 27). Dimensiones: alt. max. 54 cm, anch. max. 1,15 m, grosor max. 46 cm.

Leyenda: Fig. 14. Placas con tondo y candelabro vegetal de Avenches (Bridel, 2015: 129, fig. 97; 130, fig. 100; 136, fig. 115). Dimensiones: alt. max. 95 cm, anch. max. 56 cm, grosor 36 cm (a); alt. 1,20 m, anch. max. 67 cm, grosor 41 cm (b); alt. max. 56 cm, anch. max. 1 m, grosor 36 cm (c).

Leyenda: Fig. 15. Propuesta de reconstruccion del atico del portico de Tarraco y restitucion del motivo a partir de la placa de Arles.

Leyenda: Fig. 16. Reconstrucciones del portico del Templum Pacis sin y con atico (Tucci, 2009: 159, figs.1 y 2).
COPYRIGHT 2018 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Pena Jurado, Antonio
Publication:Zephyrus
Date:Jul 1, 2018
Words:8210
Previous Article:Nuevas contribuciones tecnologicas al estudio de la salsa garum a partir del analisis quimico de restos ictiologicos de la 'Tienda del Garum' de...
Next Article:Las iglesias de epoca bizantina en Nablus (Neapolis), Palestina.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters