Printer Friendly

EL CONCEJO FRONTERIZO DE AVILA Y ALFONSO I DE ARAGON Y PAMPLONA EN LA SECUNDA LEYENDA DE LA POBLACION DE AVILA.

THE BORDER COUNCIL OF AVILA AND ALFONSO I OF ARAGON AND PAMPLONA IN THE SECOND LEGEND OF THE POPULATION OF AVILA.

La conquista de Toledo en 1085 trajo relevantes cambios cuantitativos y cualitativos a la zona abulense: no unicamente esa zona se integro a la jurisdiccion leonesa, sino que supuso la articulacion y organizacion de esa sociedad. La repoblacion se realizo sobre territorios ocupados y organizados (1); habia aldeas, villas y ciudades que tenian ya un recorrido de mas de tres siglos y medio de dominacion musulmana. Basta con fijar los parametros que geografos arabes como al-Razi o Yakut (2) indican para entender que los cristianos debian considerar estos antecedentes sociales y organizacionales a la hora de fijar limites municipales de los enclaves sociales que se irian formando, desde la capitulacion misma, los repartos de donadios y heredamientos de vecindad (3). Rapidamente Alfonso VI dio fuero al nucleo principal, a sus territorios y lugares que dependian de el. Dos son los modos de conocer la realidad social toledana plasmada en esta base de organizacion juridica: por un lado los mismos privilegios y cartas regias que reflejan el derecho vigente de la ciudad. Por lo tanto, nos dan noticias bien directas; por otro lado, los fueros, por ejemplo: Sevilla y Cordoba, que se basan en el fuero de la ciudad del Tajo, y que representan de modo indirecto una forma de conocer al fuero toledano (4). Es relevante poder estudiar la progresion de la sociedad toledana tanto en esos documentos que refuerzan la realidad social inicial como, en el caso privativo de la ciudad del Tajo, en el fuero mozarabe (5). Progresion social foral y concejil, porque no es poco importante la aplicacion del fuero de Toledo a otras ciudades y territorios como hemos ya senalado. El fuero toledano fue considerado, entonces, bueno y justo en el sentido de la aceptacion por parte de las comunidades nuevas, toda vez que su aplicacion cumplia con las expectativas organizacionales sociales y economicas de las comunidades que se regirian por esa ordenacion juridica (6).

Con la conquista de Toledo, se abrio todo un frente de expansion leonesa y castellana hacia el sur del Tajo y tanto la zona de frontera, como la frontera misma, se amplio directamente hacia las taifas musulmanas, teniendo el enclave cristiano como base de las mismas incursiones. Desde el punto de vista socio economico, las nuevas tierras que se incorporaron a la jurisdiccion/explotacion y permitieron la consolidacion de ciertos grupos sociales (7), especialmente los relacionados con la actividad guerrera, denotandose claramente una naciente conciencia de clase (8), y la creacion de nuevos oficios, especialmente vinculados a la explotacion de la tierra, e institucionalidad que tienden a reforzar estructuras feudales/senoriales en la vida rural de los reinos de Leon y Castilla (9). En este primer momento, no se debiera desestimar todo lo referido a la estructura concejil y la capacidad del organismo para auto gestionar el territorio; desde el municipio la organizacion interna de la comunidad y del alfoz (10), desde el municipio la organizacion con otros concejos de actividades variadas y por supuesto con la corona (11). En el presente estudio nosotros nos concentraremos en Avila a traves de una fuente poco trabajada.

Junto a la Cronica de la Poblacion de Avila (CPA), la Segunda Leyenda de la muy noble, leal y antigua ciudad de Avila (SL) se presenta como fuente indispensable para conocer la mentalidad y memoria historica de una epoca. Fuente poco recurrida y estudiada por los historiadores (12), la SL es una cronica que recoge las vicisitudes de la repoblacion de Avila entre finales del siglo XI y los comienzos del siglo XII (13). La version que utilizare ha sido preparada por Angel barrios Garcia y se basa en el manuscrito 1991 de la Biblioteca de la Universidad de Salamanca (14). Segun el manuscrito salmantino, la obra fue creada por Hernando de Illanes quien la finalizo en 1315. Luego la copia fue hallada en el arca del concejo abulense en 1599. El manuscrito salmantino informa que Luis Pacheco de Espinosa, personaje de finales del siglo XVI o principios del XVII transcribio fielmente la SL. Pero ademas el copista no unicamente se dedico a su oficio, sino que anadio al texto opiniones personales a la vez que reelaboro el texto en las partes que le parecia que debian reforzarse para hacerlos mas verosimiles (15).

En 119 "titulos" o capitulos la SL refiere, menciona y recrea hechos historicos, momentos, anecdotas, leyendas, repasa personajes, centrandose en alguno de ellos, y narra coyunturas locales y del reino durante la repoblacion que Alfonso VI encomendo a su yerno Raimundo de Borgona. De entre todos los temas expuestos, dos son los mas recurrentes que dan a su vez hilo conductor a la cronica.

En primer lugar, la llegada de los caballeros a Avila, siempre jalonados por la iniciativa regia por medio del conde Raimundo de Borgona, yerno del rey Alfonso VI. En este ciclo se relata el llamamiento regio a repoblar la ciudad, la organizacion del gobierno de la misma, la dotacion del fuero, la reconstruccion de murallas y de la iglesia catedral, la defensa del alfoz, de la ganaderia y campesinado en las poblaciones aledanas, la dinamica fronteriza, y, finalmente, las desavenencias entre quienes obtuvieron cargos dirigentes concejiles una vez que Raimundo de Borgona deja la residencia en la ciudad, siendo las alianzas matrimoniales y el fortalecimiento de relaciones privativas de tipo personal, los canales para resolver las coyunturas siempre presentes, y que se exponen ricamente, en un gobierno de una ciudad enclavada geopoliticamente como Avila lo esta, la frontera abierta y dinamica (16).

El segundo eje articulador de la narracion pone de protagonista a la generacion de caballeros descendiente de la inicial repobladora. Aqui la SL se dedica a detallar las actividades individuales y de grupo que denotan de mejor manera el ethosde los caballeros de Avila. Dos son los personajes mas recurrentes que con sus acciones engrandecen a este arquetipo de caballero de frontera abulense: Nalvillos Blazquez y Zurraquin Sancho (17). Estos son los portentos de la encarnacion de los valores de los fundadores del grupo de caballeros, y a la vez, la actualizacion de las costumbres, codigos e ideario tradicionales que los situan en los mas idoneos para dirigir los destinos de los de Avila (18). Por lo mismo, no es de extranar que la SL finalice con un verdadero decalogo de las virtudes propias de los caballeros y en las cuales se deben reflejar como individuos y grupo. Pero tambien, y dentro de estas mismas virtudes, la fidelidad incuestionable de los caballeros abulenses a la monarquia castellana.

Asi, la SL remata en la exposicion de eventos y coyunturas donde se ejemplifican las hazanas de los caballeros de Avila al servicio del rey en momentos dificiles, claves y donde los personajes ademas de mostrar toda su valentia, quedaran en la memoria historica del grupo noble abulense. Esta parte de la edicion de Angel Barrios fue anadida por Luis Pacheco a fin de presentar elementos gravitantes en el relato a ser tratados en a tercera parte (19), que no se ha conservado. Es en este apendice que el copista agrega a la obra, en la que me detendre para analizar el episodio de la afrenta de los caballeros de Avila al rey Alfonso I de Aragon y Pamplona.

La parte de la SL que estudiare corresponde a una narracion simple que se ubica en el ano 1110 (20), en el contexto de la guerra entre la reina Urraca I y su ex marido el rey Alfonso I (21), es decir, en la ocupacion aragonesa en Leon y Castilla, por la que el monarca "batallador" ocupaba con alcaides aragoneses diversas plazas en los territorios urraquenos. Ante esta situacion ilegitima, la fuente nos dice que los nobles de los reinos deciden separar a los regios conyuges (22) y jurar lealtad al hijo de dona Urraca, Alfonso Raimundez, futuro Alfonso VII, producto de su primer matrimonio con el desaparecido, y muy recordado conde Raimundo de Borgona. La reaccion del aragones fue someter aquellas plazas cercanas a aquellas en la que ejercia jurisdiccion, sea por el pacto o por la guerra (23). Estando Blasco Ximeno con regente del gobierno de Avila, llegaron embajadores del aragones quienes arribaban a la ciudad para pactar la adhesion abulense a la jurisdiccion del monarca Alfonso I. La tentativa de Aragon habia sido atraer a los lideres de Avila por medio de la promesa de grandes mercedes, y el envio de regalos consistentes en caballos, armas y telas (24). Los nobles de Avila, dice la SL, y algunos de los homes buenos, fueron reunidos por Ximeno para tratar la carta recibida. Paralelamente a ello, Ximeno informo del contenido epistolar a Fernan Lopez, alcalde de la ciudad que se encontraba en Valladolid, y a Nalbillos Blazquez, gobernador de Avila, quien estaba en la zona del Tajo "(...) a correr tierra de moros con gran poderio" (25). La respuesta de los caballeros dirigentes fue precisa y contundente: la fidelidad de Avila, el concejo y su gente era con la reina Urraca I de Leon y Castilla, su legitima y natural senora. Agregaba la respuesta que ellos serian fiel al rey de Aragon, "(...) a tal e con tal que dicho senor rei abitase y iciese bibienda con la noble reina (...)" (26). Pero ademas se le ponian una serie de condiciones al "batallador" para que el concejo abulense le fueran fieles, buenos vasallos y aportaran a la tropas aragonesas con gentes y pertrechos. Dichas clausulas dispositivas de los nobles abulenses seran analizadas mas abajo. Alfonso I de Aragon y Pamplona reacciono apoderandose por la fuerza, fincando, de pueblos, plazas y territorios cercanos a la villa abulense, "por suias'" (27). El ataque directo a la villa se produjo luego que se supiera la muerte de Nalbillos Blazquez, el nombramiento por parte del infante Alfonso Raimundez de Blasco Ximeno como gobernador de la ciudad, y que el joven estaba enfermo en Avila. Alfonso de Aragon pidio entrar en la ciudad para visitar a su hijastro. Para garantizar la visita y la integridad del aragones, se nombraron cien caballeros como rehenes del de Aragon. Por su parte, el batallador juro sobre un misal dejar libres y sanos a sus garantias una vez que saliera de la ciudad y estuviera en las plazas bajo su jurisdiccion. Ocurrida la entrevista regia, la SL relata que ya una vez alejado de Avila, Alfonso I reunio a los rehenes y "(...) mando a los suios los ficiesen piezas, non perdonando alguno por doncel o nino que fuesse, mostrando gran folgura en los ver matar" (28). Tras esto, mando quemar un molino recien construido de Blasco Ximeno y otro de Fernan Lopez. Ademas, hizo arder Aldeanueba, propiedad de Sancho Estrada, otro miembro de los linajes de caballeros fundadores de Avila. Blasco Ximeno decide el mismo ir contra el soberano aragones para vengar la afrenta; su hermano habia sucumbido con el resto de los rehenes ajusticiados.

Llegado al punto de encontrarse con el aragones, el caballero le increpa, recordandole la buena fe de los abulenses en acceder a sus demandas de rehenes y el juramento que hizo, para finalmente sentenciar: "E vos, como malo, alevoso e perjuro, non merecedor de aber corona y nombre de rey, non cumpliste lo jurado, antes, como alevoso, mataste los nobles rehenes que, fiados en la vuestra palabra y juramento, heran en el buestro poderio. Y por tal, vos rieto, en nombre del concejo de Abila, y digo que vos are conocer, dentro una estacada, ser alevoso y perjuro" (29). La SL continua su relato describiendo como el rey de Aragon mando matar, por ballesteros y lanceros, a Blasco Ximeno por la temeridad con la que le hablo al monarca. Para concluir, se narran las visiones tanto aragonesas como abulenses respecto de la muerte de Ximeno y la decision bilateral del nombramiento de dos jueces expertos en causas de " acaesimiento de desafios y rietos" (30).

Marcia Ras, en un interesante articulo (31), analizando la CPA, se detenia e explicar e interpretar lo que pudiera parecer un detalle de la cronica Avila. El relato de la fuente tambien nos situa en la lucha entre Alfonso VII y Alfonso I, en particular en la peticion del aragones de la entrega inmediata de la villa a su jurisdiccion, ya que los abulenses serranos, protagonistas indiscutidos de la narracion, apoyan en todo momento al joven rey de Leon y Castilla. Se senala habia un pacto entre el concejo y el monarca. Este ultimo produjo el rompimiento del mismo por medio del asesinato de los rehenes abulenses que garantizaban el cumplimiento de la villa del acuerdo. Es ahi cuando el concilium de la asamblea del grupo serrano decidio "que embiasen reptar al rey de Aragon porque mato aquellos cavalleros a tuerto, e embiaron senaladamente a Velasco Ximeno e a un su sobrino con el" (32). El enviado de los de Avila frente a don Alfonso I expuso la postura del concejo: realizar un duelo judicial para reparar el agravio cometido al grupo a pesar que ellos habia cumplido lo pactado. Y en este momento es donde se da un hecho importante que Ras destaca: "'El rrey mando los matar' porque--en mi opinion--solo veia ante sus ojos un miserable campesino a caballo que intentaba pateticamente imitar los codigos caballerescos de respeto a la palabra empenada. El rey es implacable ante este campesino que pretende haber sido afrentado en su honor, virtud absolutamente incompatible con su condicion social" (33).

De tal modo, y tanto en la SL como en la CPA (34), los caballeros de Avila, segun su uso costumbre y derecho, se sintieron con la obligacion de plantear sus problemas y demandas ante el soberano, de hacer valer el fuero que tenia (35), de restablecer su honor, tal cual estaban acostumbrados en la dinamica de poder que conocian, pero tambien de demostrar que tenian una moral caballeresca al mantener su palabra. El batallador aragones, por su parte, solo vio una realidad a la que no estaba habituado, ajena a su tradicion, y que no comprendia: a un enviado de villa que pedia en nombre de su comunidad, un juicio por medio de un medio claramente aristocratico, el duelo. Un hombre que en estricto rigor conocia sus derechos y los de su comunidad, los queria hacer cumplir y que se presentaba en igualdad de condiciones ante un monarca poderoso.

Impecable apreciacion entonces de Ras, observacion que bien podria ser pasada por alto, pero que es capital a la hora de comprender la realidad social de grupo de las noblezas locales rurales de los reino de Leon y Castilla. El juicio del batallador respecto a estos campesinos guerreros nos ensena justamente una realidad que poco podria ser conocida por otras fuentes que no sean locales y de memoria social (36) como la SL y CPA.

En el estudio de la historia social del poder se hace necesario establecer aquellas dinamicas y mecanismos por los cuales el poder surgio, se fundamento y distinguio del resto de la sociedad, como, a la vez, cuales son las relaciones que tienen aquellos que detentan la potestad con los suyos y con el resto del cuerpo social. En el reino de Leon y Castilla, a partir del devenir social y politico derivado de la ocupacion del espacio y el avance constante, a la vez que espontaneo, en los territorios ocupados por el Islam por parte de comunidades de campesinos, la colonizacion (37), se creo una red de enclaves rurales con autonomia propia que bien se pueden llamar "comunidad de vecinos" (38), las que ademas de organizarse segun su ethos, lograron mantenerse en el tiempo y marcar impronta en los terminos de los territorios donde ejercieron jurisdiccion efectiva. Esas comunidades son la evidencia del nivel organizacional estamental del campesino medieval hispano, en base a los medios de produccion y explotacion de los recursos disponibles en cada particularidad socioeconomica. El concejo reflejo la naturaleza de las agrupaciones vecinales rurales a la vez que el grado de auto organizacion de las mismas mantenidas en fueros, leyes, y ordenamientos orales que complementaban el abanico de los derechos y deberes de los ayuntados. La comunidad se reconocia en sus normas y estas brotaban de la dinamica propia de su conformacion y vivencia (39). Esa misma fortaleza llevo a que las comunidades de vecinos de los distintos y determinados territorios pudieran incorporarse en el sistema senorial, manteniendose, siendo reconocidos en sus dinamicas propias y particulares y fueran la base de todo el sistema feudal hispanico (40).

En el reconocimiento, redaccion, otorgamiento o confirmacion de los fueros de cada particularidad social la corona avalo las normativas y leyes propias de cada grupo de vecinos en cada conformacion. El concejo se fortalecio al ser el garante del vinculo entre la comunidad y el monarca, por medio del encuadramiento que el fuero zanjo para cada unidad dentro del territorio leones. Desde esa relacion que corresponde a la vinculacion entre las comunidades particulares con el poder regio, se comienza a denotar la preponderancia social y politica, a la vez que economica, de cada entidad rural. Todo ello dentro del marco de la reorganizacion interior llevada a cabo desde comienzos de la implantacion del feudalismo en el territorio, producto de las repoblaciones de Alfonso VI en todo el Camino de Santiago y la Extremadura del Duero (41), especialmente. De ahi el caso paradigmatico del fuero de Sepulveda (42). El concejo paso a ser la base de la estructura social en la Extremadura con esas formas y originalidad de organizacion que databan del proceso de colonizacion y que justamente por su origen distaba de la organizacion e implantacion del senorio nobiliario del norte del Duero (43). La dinamica social se articulo en los fueros, conjunto de normas que regularon la vida de la comunidad de los vecinos y de las aldeas dependientes en distintas manifestaciones de la actividad vecinal particular en relacion social, dinamismo productivo y comercial, entre otras. Sobre esta base, y para el aspecto que nos convoca, se produjo la inclusion de esas particularidades sociales en la estructura politica del reino leones. De tal modo la repoblacion Alfonsina tuvo como fin ultimo substancialmente la consolidacion e integracion de las comunidades locales dentro de la potestad regia leonesa y castellana (44).

Durante la etapa de la repoblacion, en estas comunidades, se comenzo a instaurar el sistema senorial por medio del nexo juridico con el monarca, una estratificacion de la sociedad y los individuos que la compusieron respecto de las actividades y relevancia de las mismas. A la distincion, jerarquizacion y territorializacion de espacios (45), por parte de cada comunidad local, le acompano la diferenciacion de tareas y especializacion de sus oficiantes lo que llevo a una distincion economica que desemboco en una tendencia aristocratizadora inherente al proceso de enriquecimiento de ciertos y precisos grupos dentro de la colectividad vecinal, que en un primer momento fueron el de los caballeros aldeanos, campesinos militarizados diferenciados de los peones que combatian a pie, pero que luego se extendio tanto a la produccion artesanal como a las labores comerciales en si mismas. La mencion de infanzones en ciertos fueros extremenos (46), y el registro documental a la vez que cronistico bajo la denominacion de burgueses de nuevos grupos sociales en las particularidades sociales leonesas, ensenaron un cambio en los modos de produccion y de organizacion en relacion con la importancia de ciertas funciones dentro de la sociedad. Privilegios, exenciones de trabajo y vinculos personales seran las garantias que los grupos de mayor jerarquia iran ganando para cumplir de manera mas eficiente e idonea sus actividades dirigentes. Desde el punto de vista politico corporativo, y tambien desde el economico, significaba la posibilidad de realizar una explotacion ganadera que no tenia las evocaciones serviles del trabajo de la tierra. Para el caso de Avila, esto fue crucial: la SL muestra en varios pasajes el valor del ganado como sinonimo de patrimonio, pieza de intercambio comercial y de pagos por servicios, las empresas por perseguir y las penas por abigeato (47).

Fue la aristocracia local vecinal, quienes tuvieron mayor preponderancia en los concejos locales hacia finales del siglo XI. La accion del ejercicio de la jurisdiccion del concejo y de manera indirecta del monarca, llevo al territorio urbano a vigilar y defender la frontera, especialmente tras la capitulacion de Toledo, a la vez que asentar un sistema productivo de la tierra y del control de los pasos para la actividad ganadera trashumante y comercial con el Islam peninsular (48) lo que entrego amplias e inagotables proyecciones de expansion territorial hacia el sur del Tajo. En esa ocupacion del espacio traducida en politica oficial de la corona leonesa (49) las milicias concejiles tuvieron un factor determinante como refleja la Cronica de Alfonso VII (50), la SL y la CPA en diversos pasajes. La relevancia de los concejos y sus milicias tambien quedaria reflejada en toda la accion repobladora y de repartimientos en el territorio andaluz (51).

Se denota, por lo tanto, el aumento progresivo y sostenido de la participacion politica de nuevas fuerzas sociales y economicas dentro del reino de Leon y Castilla desde la inclusion de las realidades particulares vecinales rurales en el entramado jurisdiccional de la corona. La aristocracia urbana tendra dos derroteros que conjugara en la dinamica politica y social: la actividad militar y la complejidad de las funciones economicas. Esto queda claramente expresado en el transcurso de la narracion tanto en la SL como en la CPA. Esos derroteros tendran un radio local que se proyectara al territorial y claramente a la esfera propia del soberano leones, quien proyectaba desde el segundo tercio del siglo XI la repoblacion interior, teniendo como base la realidad y dinamica social que acabo de describir. No fue, por tanto, antojadiza la activacion de una politica de concesion de tenencias como vinculo entre la monarquia y las comunidades locales, que tuvieran o estuvieran alcanzando superioridad regional, a la vez se fomentaron los concejos de realengo, hacia el siglo XII, muchas veces a costa de senorios nobiliarios, lo que amplio de manera fehaciente la jurisdiccion regia por medio de un dominio directo. Para palear la expropiacion nobiliaria a la vez que dotar de territorio y jurisdiccion al alfozde los concejos recien institucionalizados, los monarcas recurrieron a ceder otro tipo de donaciones de renta o de jurisdiccion a los nobles afectados. En todo momento, como Minguez hace notar, el monarca hace valer su posicion y potestas debido al respaldo de la fuerza militar (52) con la que puede contar y que es a la postre la gran garantia regia en la dinamica feudal frente a la oposicion armada de los nobles. De esto ya nos hemos hecho cargo en otro lugar (53).

Asi, la dinamica de colonizacion y repoblacion, que no parece ser privativa de Leon y Castilla (54), posicionaron, en definitiva, la relacion entre la comunidad y el monarca por medio del fuero (55). Una comunidad con base autonomica tradicional pero enraizada en leyes romanas. Aquel ordenamiento plasmado en el fuero primitivo de Avila, de ordenamiento de la villa y en la vida cotidiana de los nuevos habitantes se debio basar principalmente en el derecho que esos inmigrantes trajeron consigo desde sus zonas de origen (56). El punto para avalar esto radica en la pervivencia del liber iudiciorum que era el referente de orden, conocimiento, mantencion y distribucion de los derechos de las personas y de la conceptualizacion reciente de la costumbre y los usos, como vocablos que en la edad media peninsular se usaron como categorias esencialmente juridicas, tal como exquisitamente lo plantea Paola Miceli (57).

Este fuero primitivo, de frontera, no se conoce directamente ni en su contenido ni en su origen. Se puede especular que ha tenido como base las normas de cada poblacion y ocupacion con sus derechos y deberes que han tenido las personas en su lugar de origen y en base al ordenamiento tradicional visigodo. Y que sea el rey Alfonso VI, de manera directa dio el fuero, o lo zanjo por medio de su enviado el conde Raimundo de Borgona o bien la organizacion se dio, en los parametros mencionados, desde la comunidad, pero siempre en base a la norma juridica que se trajo como carga social y cultural. El original fuero abulense, es conocido por medio del fuero de Evora, conquistada en 1165 (58) por Geraldo Sem-Pavor (59) y que recibio del rey Afonso Henriquez quien sentencio: "Damus Vobis forum et costume de Avila" (60), formula que se repite en otros documentos regios portugueses y castellanos (61). Carta de organizacion primera que regulo la vida fronteriza de ese territorio y medio entre la poblacion y el monarca. En la SL, queda expresamente claro que Avila debe quedar normada, "(...) manteniendola en justicia e a toda su tierra e moradores della, conforme a los fueros e las leyes de Castiella, e non de otramente" (62). Aqui sigue haciendo sentido las propuestas de Miceli.

Los terminos y garantias de la convocatoria regia que propicio el desplazamiento humano, ademas del primitivo fuero, debio marcar en un primer momento por la vida de esos abulenses. En la SL, los nobles inmigrantes, dejan todo para desplazarse a Avila y hacer de este territorio su hogar (63), y reciben grandes prebendas de Raimundo de Borgona, de todas ellas, el tener el gobierno de la ciudad (64), cuando no del mismo Alfonso VI. La CPA no nos habla de estos factores propiciadores de la migracion, pero bien quedan a la vista cuando el relato comienza a construir la memoria social del grupo serranodurante toda la narracion.

A juicio de Felix Martinez, la realidad repobladora no necesitaba mas que una carta de privilegios de inmunidad para la atraccion y asentamiento de los inmigrantes del norte peninsular en tierras abulenses (65). Lo anterior en el hecho que justamente la garantia regia de exencion de les daba derechos y deberes privativos a la sociedad que le era otorgada, muchos de ellos relativos tanto a normativas juridicas, clarificacion de los terminos de la villa, lo concerniente a la jurisdiccion sobre el territorio, inmunidad respecto a oficialidad regia, dispensa de responsabilidad civil o penal, de cargas tributarias, multas, y garantias de equiparacion con infanzones, uso de bosques, aguas y pastos (66). Todo ello en un contexto de una sociedad organizada tanto por la lucha por el mantenimiento de lo adquirido, tierras y jurisdiccion, como por ganar mayor tierra cultivable al islam. Ya senale para el caso de la CPA, las disposiciones que apuntan a ello, pero en especial a consagrar aquellas prerrogativas de exclusividad del grupo dirigente serrano (67), cuando el fuero de Alfonso X (68).

Por tanto, se puede concluir que la jurisdiccion leonesa, basada en los fueros, fue el modo mas certero y practico para alcanzar la implantacion de la potestad cristiana en las zonas conquistadas al islam, principalmente por medio de pioneros (69).

En toda esta dinamica historica, esta inserto, como se menciono, la union de Aragon con Castila y Leon por medio del matrimonio de Alfonso I con Urraca I. Pero de manera gravitante, la separacion, o el abandono de la reina de su regio esposo, el problema legal tras ella y la ocupacion aragonesa en territorios urraquenos. El reino de Aragon tambien se vio envuelto, y de alguna manera seducido, por la detentacion de Alfonso I de los reinos vecinos occidentales cuando se produjo la union regia con la reina leonesa. En la carta de arras de la real pareja la reina Urraca I cedio a su conyuge la potestad integra de sus reinos patrimoniales, siempre y cuando se respetasen ciertas clausulas, dentro de las cuales las de mayor gravitacion fueron las de respeto a la integridad del genero femenino y la condicion de esposa de dona Urraca (70). Como esas estipulaciones fueron violadas por el batallador, como he mencionado consta en la denuncia que la propia reina hace y que la HC registra, el acuerdo politico y diplomatico se rompio de manera inmediata. Las consecuencias politicas de dicha disolucion conyugal podrian ser consideradas como bastante espinosas para los proyectos politicos y militares del rey aragones.

Ya desde la conquista de Toledo por Alfonso VI en 1085, e incluso antes de este evento, los reinos de Pamplona y Aragon por sus cancillerias, reconocian la superioridad institucional del monarca de Leon (71). Por eso mismo se debe tener bien presente que las premisas de la ideologia imperial hispana leonesas eran bien conocidas en ese territorio y podian ser asimiladas justamente cuando las coronas se unieran, cuando se produjera una union dinastica como sucedio con el matrimonio de Urraca I y Alfonso I.

Producido el enlace nupcial, y traspasada toda la herencia de la casa gobernante leonesa al monarca de Aragon y Pamplona, la intitulacion de Alfonso I evolucionaria hacia ese componente supra hispanico y de mayor autoridad teoretica del imperio (72). Como resultado de la extension de la soberania de Alfonso el batallador al reino de Leon y los reinos engarzados por la corona leonesa, el monarca adopto el titulo de "Dei gratia imperator" y sus variantes. La primera vez que lo hace fue en un documento confirmado conjuntamente con su esposa la reina Urraca cerca de Ezcaray en algun momento del ano 1110 (73). Paralelamente en el reino de Leon la reina abandonaba la dignidad imperial en sus documentos, "Da la impresion de que los notarios curiales tienen conciencia de que la continuidad del titulo imperial quedase reservada a la persona del Batallador, que lo usa desde los comienzos de su matrimonio e incluso despues del repudio de su esposa" (74). Lo que juridicamente era valido segun lo dispuesto en los pactos de union de los monarcas. El titulo imperial sera recobrado por la reina en septiembre de ese mismo ano, una vez que ya ha dejado al aragones. Otra vez en el mes de diciembre de 1110, la reina Urraca es reconocida como imperatrix (75). Al igual que la cancilleria leonesa, la aragonesa vinculo la supremacia del batallador con el ambito territorial de competencia de dicha dignidad. Es asi como se registra que Alfonso I se reconocio como "Hispanie imperator" o "totius Hispanle imperator" junto con las diversas variantes que se pueden hacer entre los conceptos, que desde 1109 y en siete documentos regios se utilizan (76). Tambien encontramos que los notarios alfonsinos tambien distinguieron y unieron las dignidades regias e imperiales; es asi como encontramos un "rex imperator Hispanle" cuando entre 1124 y 1127 concede fueros a la villa de Maranon; quizas en 1129 el reconocimiento de "Dei gratia imperator totius Hispanie"; "Ego emperator Adefonsus., Dei gratia rex" posiblemente tambien en 1129; y finalmente en 1130, se le reconoce como "Dei gratia rex Aragonum (et) imperator" (77). Hay que destacar que estos encabezamientos de los que hace gala el batallador son en su mayoria de periodos cuando ya no gobernaba la reina Urraca sino que el Imperator Alfonso VII (78).

Si los documentos oficiales alfonsinos presentan la mismas intitulaciones que los leoneses, y si los primeros son en este sentido fiel reflejo de los segundos en cuanto se sienten herederos de la tradicion imperial traspasada y trasladada a la potestasdel rey de Aragon, queda claramente establecido que la idea del "regnum-Imperium" era un hecho latente y evidente en el siglo XII (79). Un documento de dificil datacion entre 1109 y 1112 donde el batallador confirma el fuero de Sepulveda concedido por Alfonso VI, hace la siguiente referencia: "(Adefonsus, Dei Gratia) IIs. Hispanle imperator, quod antecesor meus fecit, confirmo et signum facio" (80). La reina Urraca I confirma el instrumento como esposa del confirmante del fuero e hija del mencionado emperador de Leon. En un primer momento, segun los acuerdos matrimoniales, el rey de aragones podia en pleno derecho arrogarse la dignidad imperial heredada por la reina y transmitida por dichos pactos a su marido. Disuelto el pacto, el derecho patrimonial de la soberana leonesa recayo nuevamente en ella, fue la que formula que comenzo a utilizar directamente o de manera indistinta por frases homologables a la de Imperatrix. Las tentativas de Alfonso I de reunirse otra vez con la reina, y el uso en sus intitulaciones del lema imperial, o el nombramiento de los estados patrimoniales de Leon, propiedad de la soberana, antes que las posesiones en Aragon, puede significar que para los aragoneses la extension de la jurisdiccion alfonsina a los reinos de su mujer seguia siendo un hecho, a pesar de que claramente la cancilleria y los nobles leoneses daban el pacto por disuelto. Hay que decir que las posesiones y los avances de las fuerzas militares aragonesas en pleno corazon de Leon y Castilla, y en la zona del Tajo, ayudaban a que por lo menos las pretensiones de posesion del titulo imperial del batallador pudieran seguir manteniendose.

Claramente los fieles de Castilla y Leon no podian seguir sosteniendo la potestad aragonesa en los territorios patrimoniales urraquenos. Llegado el momento en que se produjo la separacion de dona Urraca de Alfonso I, inmediatamente la monarca se dedico a consolidar su poder por aquellas zonas mas vulnerables a una ocupacion inmediata de fuerzas aragonesas. Castilla y La Rioja fueron sus primeros objetivos. Asi lo demuestra el diploma de junio de 1110 a favor del monasterio de Santo Domingo de Silos, y el documento de agosto del mismo ano en el que dispensa al monasterio de San Millan de la Cogolla y a su abad los servicios al palacio real de Najera (81). Una vigorizada reina Urraca, "tocius Ispanie Regina" firmaba con poderosa compania de confirmantes laicos y religiosos dichos manuscritos. El contexto en que estas donaciones fueron entregadas fue el de la retirada del batallador de tierras de Galicia a su reino luego de las fuerzas del conde de Traba lograran neutralizar a los aragoneses y que los senores de Astorga le amenazaran con su destruccion total si no se replegaba al territorio de Aragon (82). A los leoneses ahora debian preocuparles las posiciones que como en Sahagun, los aragoneses mantenian. El caso de facundino ha sido ampliamente estudiado en virtud de la excelente e ingeniosa labor estrategica y diplomatica que la reina utilizo para recuperar ese enclave (83).

De tal modo, y volviendo al momento de la SL en que el aragones requiere al concejo abulense incorporarse a su jurisdiccion aludiendo su potestad sobre el territorio en virtud del matrimonio con la soberana de Leon y Castilla, las clausulas condicionales de los de Avila son juridicamente validas y precisas en indicar que unicamente reconocerian la jurisdiccion de Alfonso I si nuevamente los conyuges se unian.

Dejando fehacientemente claro que la senora natural de Avila era dona Urraca, las condiciones abulenses para reconocer soberania a Alfonso I parece ser unicamente una estratagema diplomatica; era suponer que realmente el aragones y la leonesa cumplirian sus votos de ser buen marido y esposa, lo que en la practica no habia podido ser y, mas alla de momentos coyunturales que la Historia Compostellana relata (84), no ocurrio jamas mientras la reina vivio. Las pretensiones aragonesas imperiales siguieron vigentes una vez que asumio el infante regio como Alfonso VII de Leon y Castilla (85). Asi, la nobleza abulense, bien cercana a los circulos regios, como se denota en toda la narracion de la SL, estaba al tanto y en expectativa de los acontecimientos entre la real pareja, primero, y entre el monarca leones y el aragones, despues. Por lo tanto, los de Avila se mostraban proclives a respetar los pactos entre los reinos contrayentes, por medio de sus oficiantes regios, pero siempre que la politica entre los dos monarcas les entregara el derecho y deber de seguir como senor natural al batallador, dependiendo de las circunstancias, pero siempre a la senora propietaria de la tierra que era la reina Urraca I.

Los nobles abulenses en la narracion de la SL siempre fueron fieles a la corona de Leon y Castilla, al monarca Alfonso VI, a la emperatriz Urraca y al emperador Alfonso VII, a quienes defienden en su minoria de edad (86) segun lo que expongo a continuacion. Cuando a Alfonso I se le pide volver con la reina para hacer efectiva su potestad en la villa de Avila, se le exhorta ademas que Aragon no haga nada en contra del infante don Alfonso, "(...) a quien todos los mas concejos de Castilla an por su verdadero rei y senor em pos de la muerte de la reina dona Urraca, su madre, que non le ayudara el dicho concejo de Abila" (87).

Por cierto que todos estos relatos que nos entrega la fuente, y que he mencionado en su contexto, no exculpaban a los nobles abulenses de ser vistos como nobles rurales, campesinos, su denominacion de origen, por ojos aragoneses. Caballeros locales que afrentaban a un poder regio potente que ademas juridicamente consideraba tener argumentos para detentar la potestad sobre Leon y Castilla y poder intitular como "imperator" a su gobernante.

Bibliografia

* AGUNDEZ, Leticia, <<La memoria de u conflicto: una nueva aproximacion a las fuentes para el estudio de la revuelta burguesa de Sahagun (1110-1117)>>, Conflicto y sociedades en la Historia de Castilla y Leon, Universidad de Valladolid, 2010 (pp. 119-132).

* ANDRES LASO, Rebeca, <<El matrimonio de Urraca Ide Leon-Castilla con Alfonso Ide Aragon y Pamplona. La carta de arras premontora del fracaso conyugal>, Intus~Legere, v.2, no. 1, 2008.

* ALVAREZ, Ignacio, Monarquia feudal y organizacion territorial. Alfoces y merindades en Castilla (siglos X~XIV), CSIC, Madrid, 1993.

*--, Comunidades locales y transformaciones sociales en la Alta Edad Media. Hampshire (Wessex) y el sur de Castilla, un estudio comparativo, Universidad de la Rioja, Logrono, 1999.

* ASTARITA, Carlos, Del feudalismo al capitalismo. Cambio social y politico en Castilla y Europa Occidental, 1250-1520, Publicaciones de la Universidad de Valencia, Valencia, 2005.

* BARRIOS GARCIA, Angel, Segunda Leyenda de la muy noble, leal y antigua ciudad de Avila, Fuentes Historicas abulenses, Institucion "gran duque de Alba" de la Excma. Diputacion Provincial de Avila, Avila, 2005.

*--, Estructuras agrarias y de poder en Castilla. El ejemplo de Avila (1085-1320), Ediciones Universidad de Salamanca, Salamanca, 1983.

* BLASCO, Ricardo, "El problema del fuero de Avila", Revista de archivos, bibliotecas y museos. LX-I, Biblioteca Nacional de Espana.

* CHAMOCHO, Miguel Angel, Los fueros del reino de Toledo y Castilla la nueva, Agencia estatal Boletin Oficial del Estado, Madrid, 2017.

* CLEMENTE, Julian, <<Estructura concejil y sociedad feudal>>, Hispania. Revista Espanola de Historia, Ll/177, 1991 (pp. 41-71).

* DEL SER, Gregorio, <<Acerca de las fuentes medievales abulenses>>, en Historia de Avila, Vol. 2, 1998 (Edad Media (siglos VIII-XIII) Institucion Gran Duque de Avila--Fundacion Caja de Avila. Avila. 2009 (pp. 165-192).

* De Sousa Pereira, Armando, Geraldo sem pavor. Umguerreiro de frontera entre cristiaos e muculmanes. C.1162-1176, Fronteira do caos editores, Porto, 2008.

* ESCALONA, Julio, <<Construir la identidad en la edad media. Poder y memoria en la Castilla de los siglos VII al XV>>, en Territorialidad e identidades locales en Castilla condal, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, Toledo, 2010 (pp. 55-82).

* FALQUE, Emma. Historia Compostellana. Corpvs Christianorvm. LXX. Contivatio Medievalis. Tvrnholti Typographi Brepols Editores Pontificii, Brepols, 1988.

* GAMBRA, Andres, "Alfonso VIy la repoblacion de Sepulveda". Los fueros de Sepulveda, Dykinson, Madrid, 2005.

*--, <<Los fueros de Alfonso VI: configuracion diplomatica y transmision documental>>, en Los fueros de Sepulveda y las sociedades de frontera, A. Gambra y F. Suarez (ed.), Madrid, 2008 (pp. 355-433).

* GARCIA ArancoN, M. R., <<Ecos de la Reconquista de Toledo en los reinos de Pamplona y Aragon". Estudios sobre Alfonso VI y la Reconquista de Toledo>> Actas del II Congreso Internacional de Estudios Mozarabes, Instituto de Estudios visigoticos-mozarabes, vol. II, Toledo, 1988 (pp. 244-257).

* GARCIA DE CORTAZAR, Jose Angel, et. al., Organizacion social del espacio en la Espana Medieval. La corona de Castilla en los siglos VIII a XV, Ariel, Barcelona, 1985.

*--, La sociedad rural en la Espana Medieval, Siglo XXI, Madrid, 1988.

* GARCIA Fitz, Francisco, Castilla y Leon frente al Islam: estrategias de expansion y tacticas militares (siglosXI-XILI), Universidad de Sevilla, Sevilla, 2001.

* GONZALEZ, Julio, Repartimiento de Sevilla. I. Estudio y Edicion, Ayuntamiento de Sevilla, CSIC, Sevilla, 1998.

*--, Repoblacion de Castilla la nueva, Universidad Complutense, vol. II. Madrid, 1975.

* GONZALEZ Jimenez, Manuel, "Repartimientos andaluces del siglo XIII Perspectivas de conjunto y problemas". De Al~Andalus a la sociedad feudal: los repartimientos bajomedievales, CSIC, Barcelona, 1990.

* GORDO, Angel, <<Una revision de los conceptos de "Regnum" e "Imperium" en la historiografia del reino leones>>, Intus-Legere. Revista de Filosofia, Historia y Letras, Facultad de Humanidades. Universidad Adolfo Ibanez, no.7, vol. 1. Vina del Mar, 2004 (pp. 113- 121).

*--, <<Alfonso VII, sucesion e Imperium. El principe cristiano en la Chronica Adefonsi Imperatoris y el diplomatario regio como modelo de virtud. Fuentes cronisticas e imagen del soberano de Leon>>, Tiempo y Espacio, ano 15, vol.18, Universidad del Bio-Bio, Chillan, 2007 (pp.115-144).

* GORDO, Angel y Jimenez, Cristian, <<Trasfondo de las revueltas burguesas en la villa de Sahagun a la luz de las Cronicas Anonimas en los reinados de Alfonso VI y Urraca I>>, Intus- Legere. Historia. no. 1, vol. 5, Facultad de Artes Liberales. Universidad Adolfo Ibanez., Santiago de Chile, 2011.

* GORDO, Angel, <<La praeparatio de Alfonso VII y sus descendientes al trono leones. La formacion en el oficio regio. Siglos XII-XIII>>, Mundos medievales: espacios, sociedades y poder. Homenaje al Profesor Jose Angel Garcia de Cortazar y Ruiz de Aguirre. II Vols, Universidad de Cantabria, Oviedo, 2012 (pp.573-582).

* GORDO, Angel y MELO, Diego, <<"et cum electis civibus ex singulis civitatibus". Consideraciones en torno al registro de los concejos en la documentacion leonesa>>, Miscelanea Medieval Murciana, XXXVIII, Murcia, Espana, 2014 (pp. 91-107).

* GORDO, Angel, <<Urraca I, praeparatio, revueltas y diplomacia. Labores de una reina en el contexto sociopolitico del reino de Leon en la primera mitad del siglo XII>>, Studi Medievali, anno LIV--I, CISAM, Spoleto, 2013 (pp. 177-231).

*--, <<Construyendo la memoria de grupo social: los caballeros serrano en la cronica de la poblacion de Avila>>, en La edad media peninsular. Aproximaciones y problemas, Altazor Ediciones, Valparaiso, 2016.

* GORDO, Angel y MELO, Diego, La reina Urraca I (1109-1126) La practica del concepto de Imperium Legionense en la primera mitad del siglo XII, Ediciones TREA, Gijon, Espana, 2018.

* LEMA, Jose, Coleccion diplomatica de Alfonso I de Aragon y Pamplona. (1104-1134), Editorial Eusko Ikaskuntza, San Sebastian, 1990.

*--, Instituciones politicas del reinado de Alfonso I el Batallador, rey de Aragon y Pamplona. (1104-1134), Universidad del Pais Vasco, Bilbao, 1997.

* LUCAS, Manuel, <<Las Cancillerias Reales (1109-1230) El Reino de Leon en la Alta Edad Media>>, Coleccion Fuentes y Estudios de Historia Leonesa, Centro de Estudios e investigacion "San Isidoro", V, Leon, 1993.

* LUIS Lopez, Carmelo y DEL SER Quijano, Gregorio, Documentacion Medieval del Asocio de la Extinguida Universidad y Tierra de Avila. Vol. I, Fuentes Historicas Abulenses, Avila, 1990.

* LUIS Lopez, Carmelo, <<Mitos, leyendas, tradiciones y hazanas>>, en Historia de Avila III. Edad Media (SiglosXIV-XV), Institucion Gran Duque de Avila--Fundacion Caja de Avila, Avila, 2006 (pp. 457-532).

*--, La formacion del territorio abulense: precisiones a una problematica delimitacion, especialmente en las comarcas al sur de Gredos, Institucion Gran Duque de Alba--Ediciones, Avila, 2010.

*--, <<La imagen de Avila en la Edad Moderna (I)>>, en Historia de Avila V Edad Moderna (Siglos XVI-XVIII, 1aparte), Institucion Gran Duque de Avila--Fundacion Caja de Avila, Avila, 2013 (pp. 37-102).

* ABELEDO, Manuel, Cronica de la Poblacion de Avila, SECRIT, Buenos Aires, 2013.

* MARTIN, Therese, <<De "gran prudencia, graciosa habla y elocuenci"' a "mujer de poco juicio y ruin opinion": Recuperando la historia perdida de la reina Urraca (1109-1126)>>, Compostellanum, no. 50, Santiago de Compostela, 2005 (p. 551-578).

*--, Queen as King: Politics and Architectural Propaganda in Twelfth-Century Spain, Brill, New York, 2006.

* MARTINEZ sopena, Pascual, "Los concejos, la tradicion foraly la memoria regia en Castilla y Leon", La construccion medieval de la memoria regia. Universidad de Valencia, Valencia, 2011.

* MARTINEZ, Felix, Regimen juridico de la Extremadura castellana medieval. Las comunidades de villa y tierra (s. X-XIV), Universidad de Valladolid, Valladolid, 1990.

* MARTINEZ DIEZ, Gonzalo, <<Recepcion de fueros locales leoneses o castellanos en territorio portugues>>, en Estudos em homenagem aos Profs. Manuel Paulo Merea e Guilherme Braga da Cruz, pp. 451--470.

* MATTOSO, Jose, D AfonsoHenriques. 1109-1185, Circulo de Leitores, Lisboa, 2007.

* Maya, Alfonso, Chronica Adefonsi Imperatoris. Corpvs Christianorvm. LXXI. Chronica Hispana Saecvli XII. Pars. I. Brepols, Turnholti Typographi Brepols Editores Pontificii, 1990.

* MELO, Diego, <<Cautividad y rescate en la frontera castellano-granadina (s. XIII-XV): entre adalides, alcaldes, rastreros y redentores>>, en El mundo medieval. Legado y alteridad, Ediciones Universidad Finis Terrae, Santiago de Chile, 2009 (pp. 107-134).

*--, Compendio de cartas, tratados y treguas entre Granada, Castilla y Aragon (s. XIII-XV), Editum, Universidad de Murcia, Murcia, 2016.

*--, Las alianzas y negociaciones del Sultan: un recorrido por la historia de las "relaciones internacionales" del Sultanato Nazari de Granada (Siglos XIII-XV), Editum, Universidad de Murcia, Murcia, 2016.

* MICELI, Paola, <<El derecho consuetudinario en Castilla. Una critica a la matriz antropologica de las interpretaciones sobre la costumbre>>, Hispania. Revista Espanola de Historia, vol. LXIII/1, no. 213, 2012 (pp. 9-27).

*--, <<La costumbre en perspectiva historica: desde el consensupopulia la voluntad popular>>, Anales de Historia Antigua, Medieval y Moderna, vol. 44, 2012 (pp. 277--304).

* MINGUEZ, Jose Maria, Alfonso VI. Poder, expansion y reorganizacion interior, Nerea, Hondarrabia, 2000.

*--, La Espana de los siglos VI al XIII. Guerra, expansion y transformaciones. En busca de una fragil unidad. Nerea, San Sebastian, 2004.

* MONDRAGON, Silvina, Estrategias campesinas. Formas cotidianas de resistencia y participacion politica de pecheros en Castilla bajomedieval, Biblioteca del CEM, 1. Ediciones Compobell, Murcia, 2015.

* MONSALVO, Jose Maria, <<Avila del rey y de los caballeros. Acerca del ideario social y politico de la Cronica de la Poblacion>>, en Memoria e Historia. Utilizacion politica en la corona de Castilla al final de la Edad Media, Silex, Madrid, 2010 (pp. 163-200).

*--, <<Frontera pionera, monarquia en expansion y formacion de los concejos de villa y tierra. Relaciones de poder en el realengo concejil entre el Duero y el Tajo (c. 1072-c. 1222)>>, Arqueologia y territorio medieval, 10. 2., Universidad de Jaen, Jaen. 2003 (pp. 45--126).

*--, Transformaciones sociales y relaciones de poder en los concejos de frontera, siglos XI-XIII. Aldeanos, vecinos y caballeros ante las instituciones municipales. Relaciones de poder, de produccion y de parentesco en la Edad Media y Moderna. Aproximacion a su estudio, CSIC, Madrid, 1990.

* OLIVA Manso, Gonzalo, La expansion del derecho de Extremadura por Portugal en el reinado del Alfonso VI. Alfonso VI. Imperator totius orbis Hispanie, Sanz y Torres, Madrid, 2011

* PALLARES, Maria Carmen y PORTELA, Emerlindo, La reina Urraca, Editorial Nerea S. A., San Sebastian, 2006.

* PASCUA, Esther, <<Las otras comunidades: Pastores y Ganaderos en la Castilla medieval>>. El lugar del Campesino. En torno a la obra de Reyna Pastor, Universitat de Valencia y CSIC, Madrid, 2007.

* PASTOR, Reyna, Del Islam al cristianismo. En las fronteras de dos formaciones economico- sociales: Toledo, siglosXI-XIII, Ediciones Peninsula, Barcelona, 1975.

*--, Conflictos sociales y estancamiento economico en la Espana medieval, Ariel. Barcelona, 1980.

*--, Resistencias y luchas campesinas en la epoca del crecimiento y consolidacion de la formacion feudal. Castilla y Leon, siglos Xy XIII., Siglo XXI, Madrid, 1993.

* PENA PEREZ, Francisco Javier, "Las comunidades de aldeas en la alta edad media. Precisiones terminologicas y conceptuales" Comunidades locales y poderes feudales en la Edad Media, Universidad de la Rioja, Logrono, 2001.

* PORTELA, Emerlindo, "Del Duero al Tajo". Organizacion social del espacio en la Espana Medieval. La corona de Castilla en los siglos VIII a XV, Ariel, Barcelona, 1985.

* PORTUGALIAE Monumenta Historica. A saeculo octavo post Christum usque ad Quintumdecimum. Diplomata et Chartae. Vol I. Academia das Ciencias de Lisboa. Krauss Reprint. Liechtenstein, 1967.

* RAS, Marcia, <<Percepcion y realidad guerrero-campesina en la Cronica de la poblacion de Avila>>, Anales de Historia Antigua, Medieval y Moderna, no. 32, Instituto de Historia Antigua y Medieval, Buenos Aires, 1999 (pp. 189-228).

* REILLY, Bernard, The Kingdom of Leon-Castilla under Queen Urraca. 1109-1126, Princeton University Press, New Yersey, 1982.

*--, El reino de Leon y Castilla bajo el rey Alfonso VI (1065-1109), Instituto de Estudios visigoticos-mozarabes de San Eugenio, Toledo, 1989.

*--, The Kingdom of Leon-Castilla under king Alfonso VII. 1126-1157, University of Pennsylvania Press, Philadelphia, 1998.

* RODRIGUEZ, Magdalena, <<Notas para una teoria general de las vertebracion juridica de los concejos en la alta edad media>>, en Concejos y ciudades en la Edad Media hispanica. II Congreso de Estudios Medievales, Fundacion Sanchez-Albornoz, Madrid, 1990.

* RODRIGUEZ, Ana, La consolidacion territorial de la monarquia feudal castellana. Expansion y fronteras durante el reinado de Fernando III, CSIC, Madrid, 1994.

* RUIZ Albi, Irene, La Reina Dona Urraca (1109-1126) Cancilleria y Coleccion Diplomatica, Centro de Estudios e Investigacion San Isidoro, Leon, 2003.

* RUIZ DE LA PENA solar, Juan, Reconquista, repoblacion y sociedad en la frontera castellano- leonesa (1085-1212), Editorial Universitaria, Madrid, 2008.

* SALVADOR, Martinez, La rebelion de los burgos. Crisis de estado y coyuntura social, Tecnos, Madrid, 1992.

* SANCHEZ, Juan Pedro (ed.), Oralidad y escritura en la edad media hispanica, Tirant Humanidades, Valencia, 2012

* UBIETO, Antonio, Cronicas Anonimas de Sahagun, Valencia, 1961.

* VILLAR, Luis Miguel, La Extremadura castellano-leonesa. Guerreros, clerigos y campesinos (711-1252), Junta de Castilla y Leon, Valladolid, 1986.

* ZAPATERO, Mariana, Alimentacion y abastecimiento de carne. El caso castellano durante la baja edad media: Mercado, consumo y cultura, Biblioteca del CEM, 2. Ediciones Compobell, Murcia, 2015.

Angel G. Gordo Molina **

Universidad de Chile (Chile)

Articulo Recibido: 15 de Octubre de 2018

Articulo Aprobado: 20 de Noviembre de 2018

* El presente articulo se realizo con materiales correspondientes al proyecto FONDECYT Regular No. 1180-860.

** E-mail: espanamedieval@gmail.com

(1) Minguez, Jose Maria, Alfonso VI. Poder, expansion y reorganizacion interior, Nerea, Hondarrabia, 2000, pp. 119-120.

(2) Martinez, Gonzalo, Estructura administrativa local en el naciente reino de Toledo. Estudios sobre Alfonso VI y la reconquista de Toledo. Actas del II Congreso Internacional de estudios mozarabes, Instituto de Estudios Visigotico-mozarabe, Toledo, 1988, p. 48.

(3) Gonzalez, Julio, Repoblacion de Toledo, Estudios sobre Alfonso VI y la reconquista de Toledo, Actas del II Congreso Internacional de estudios mozarabes, Instituto de Estudios Visigotico-mozarabe, Toledo, 1988, pp. 99-113

(4) Garcia Gallo, Alfonso, Los Fueros de Toledo, AHDE 45 (1975), Madrid, 1975, pp. 341-488.

(5) Molenat, Jean Pierre, <<L'identite mozarabe dans l'Iberie reconquise specialement a Tolede>>, en Mutations d'identites en Mediterranee. Moyen Age et Epoque contemporaine, Editions Bouchene, Paris, 2000, pp. 123-140.

(6) Chamocho, Miguel Angel, Los fueros del reino de Toledo y Castilla la nueva, Agencia estatal Boletin Oficial del Estado, Madrid, 2017.

(7) Gonzalez, Julio, Repoblacion de Castilla la nueva, Universidad Complutense, Madrid, 1975, vol. II, pp. 67-159. Se denotan muy bien los grupos sociales que se mantuvieron en Toledo en el paso del islam al cristianismo, asi como los nuevos pobladores de origen franco y castellano.

(8) Barrios Garcia, Angel, Estructuras agrarias y de poder en Castilla. El ejemplo de Avila (1085-1320), Ediciones Universidad de Salamanca, Salamanca, 1983; Astarita, Carlos, Del feudalismo al capitalismo. Cambio social y politico en Castilla y Europa Occidental, 1250-1520, Publicaciones de la Universidad de Valencia, Valencia, 2005.

(9) Clemente, Julian, La economia campesina en la corona de Castilla (1000-1300), Editorial Critica. Barcelona, 2003.

(10) Monsalvo, Jose Maria, Transformaciones sociales y relaciones de poder en los concejos de frontera, siglos XI-XIII. Aldeanos, vecinos y caballeros ante las instituciones municipales. Relaciones de poder, de produccion y de parentesco en la Edad Media y Moderna. Aproximacion a su estudio, Madrid, CSIC, 1990, pp. 107-170.

(11) Clemente, Julian, <<Estructura concejil y sociedad feudal>>, Hispania. Revista Espanola de Historia. LI/177, 1991 (pp. 41-71).

(12) Al parecer unicamente Jose Maria Monsalvo y Carmelo Luis Lopez han referido trabajos utilizando a la SL. Monsalvo, Jose Maria, <<Avila del rey y de los caballeros. Acerca del ideario social y politico de la Cronica de la Poblacion>>, en eds. Fernandez de Larrea, J. A. y Diaz de Durana, J. R., Memoria e Historia. Utilizacion politica en la corona de Castilla al final de la Edad Media, Silex, Madrid, 2010 (pp. 163-200). Luis, Carmelo, <<Mitos, leyendas, tradiciones y hazanas>>, en Historia de Avila III. Edad Media (Siglos XIV-XV), Institucion Gran Duque de Avila, Fundacion Caja de Avila, Avila, 2006 (pp. 457-532). Tambien, Luis, Carmelo, <<La imagen de Avila en la Edad Moderna (I)>>, en Historia de Avila V. Edad Moderna (Siglos XVI-XVIII, 1a parte), Institucion Gran Duque de Avila, Fundacion Caja de Avila. Avila. 2013 (pp. 37-102). Ambos historiadores recalcan en sus estudios lo complejo de la utilizacion de la fuente por las interpolaciones que la misma declara lo que llevaria finalmente al registro bien tardio de una realidad creada en el siglo XIV. Si bien Luis despeja las dudas de su procedencia y su veracidad de manera contundente, Luis, Carmelo, La imagen de Avila ... op.cit., pp. 44-45. Por otro lado esta la distinta procedencia y naturaleza de las fuentes que son la base de la SL. Debo agradecer al profesor Monsalvo su buena voluntad de responder diligente y macizamente a mi pregunta del porque la SL ha tan poco recurrida. Si bien es cierto tomo las precauciones indicadas por el catedratico de Salamanca, el problema que desarrollo en el presente articulo creo que escapa a esos elementos exogenos de la narracion original de la cronica de la SL ya que trato un tema puntual abulense-aragones desde una perspectiva de la conformacion de la sociedad rural leonesa y la vision de la misma de Alfonso I el Batallador. Interesante que Gregorio del Ser Quijano en su articulo no incluya la SL en su repertorio. Del Ser, Gregorio, <<Acerca de las fuentes medievales abulenses>>, en Historia de Avila, Vol. 2, 1998 (Edad Media (siglos VIII-XIII), Institucion Gran Duque de Avila, Fundacion Caja de Avila, Avila, 2009 (pp. 165-192). Sin embargo, reconoce que su trabajo versara sobre los instrumentos juridicos, y que don Angel Barrios en el capitulo "Historiografia general abulense" del primero volumen de la Historia de Avila si recoge textos menos notorios, por ejemplo, que la CPA. Lamentablemente no disponemos de ese material por el momento. Del Ser, Gregorio, op. cit., pp. 171-172. Agradecer tambien a Jose Maria Minguez, Fernando Luis Corral e Inaki Martin por sus aportaciones y guias respecto de la SL.

(13) Luis, Carmelo, La imagen de Avila ... op. cit., pp. 47-51. Explica que era una trilogia que correspondio a un amplio proyecto de hacer una Historia de Avila.

(14) Barrios Garcia, Angel, Segunda Leyenda de la muy noble, leal y antigua ciudad de Avila, Fuentes Historicas abulenses, Institucion "gran duque de Alba" de la Excma. Diputacion Provincial de Avila, Avila, 2005. En adelante CPA.

(15) En la edicion de Angel Barrios se destacan esas apreciaciones y reformulaciones entre corchetes.

(16) Melo, Diego, <<Cautividad y rescate en la frontera castellano-granadina (s. XIII-XV): entre adalides, alcaldes, rastreros y redentores>>, en El mundo medieval. Legado y alterldad, Ediciones Universidad Finis Terrae, Santiago de Chile, 2009 (pp. 107-134). Tambien en Melo, Diego, Compendio de cartas, tratados y treguas entre Granada, Castilla y Aragon (s. XIII-XV), Editum, Universidad de Murcia, Murcia, 2016, pp. 45-46. Ademas, Melo, Diego, Las alianzas y negociaciones del Sultan: un recorrido por la historia de las "relaciones internacionales" del Sultanato Nazari de Granada (Siglos XIII-XV), Editum, Universidad de Murcia, Murcia, 2016, pp. 99 y ss.

(17) Ambos tambien ampliamente nombrados y recordados por sus hazanas en la CPA. Para este trabajo se ha consultado la edicion de Abeledo, Manuel, Cronica de la Poblacion de Avila, SECRIT, Buenos Aires, 2013. Cap. III y Cap. V en su integridad se refiere a las acciones de estos adalides.

(18) Angel Barrios nos dice que justamente en este segundo ciclo, y en especial en el termino de la obra, se denota que la SL tiene ademas una intencionalidad clara de ser un exempla para quienes pudieran leer o escuchar el relato en su integridad. Barrios Garcia, Angel, Segunda Leyenda ..., op. cit., p.27.

(19) Idem.

(20) Ibidem, p. 215.

(21) Pallares, Maria Carmen y Portela, Emerlindo, La reina Urraca, Editorial Nerea S. A., San Sebastian, 2006, pp. 40-54; Martin, Therese, <<De "gran prudencia, graciosa habla y elocuenci"' a "mujer de poco juicio y ruin opinionRecuperando la historia perdida de la reina Urraca (1109-1126)>>, Compostellanum, no. 50, 2005 (pp. 551-578). Martin, Therese, Queen as King: Politics and Architectural Propaganda in Twelfth-Century Spain, Brill, New York, 2006, pp. 177-182; Andres Laso, Rebeca, <<El matrimonio de Urraca I de Leon-Castilla con Alfonso I de Aragon y Pamplona. La carta de arras premonitora del fracaso conyugal>>, Intus--Legere, v. 2, no. 1, 2008; Ruiz Albi, Irene, La Reina Dona Urraca (1109-1126) Cancilleria y Coleccion Diplomatica, Centro de Estudios e Investigacion San Isidoro, Leon, 2003, pp. 291, 292, 293, 307 y 308; Salvador, Martinez, La rebelion de los burgos. Crisis de estado y coyuntura social, Tecnos, Madrid, 1992, pp. 111-118; Reilly, Bernard, The Kingdom of Leon-Castilla under Queen Urraca. 1109-1126, Princeton University Press, New Yersey, 1982, pp. 87-118; Lema Pueyo, Jose, Instituciones politicas del reinado de Alfonso I el Batallador, rey de Aragon y Pamplona. (1104-1134), Universidad del Pais Vasco, Bilbao, 1997, pp. 47-59; Gordo Molina, Angel, <<Urraca I, praeparatio, revueltas y diplomacia. Labores de una reina en el contexto sociopolitico del reino de Leon en la primera mitad del siglo XII>>, Studi Medievali, anno LIV--I, 2013 (pp. 177-231). Tambien, Gordo, Angel, La reina Urraca I (1109-1126) La practica del concepto de Imperium Legionense en la primera mitad del siglo XII, Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 2016. En prensa.

(22) Jose Angel Lema en su diplomatario del Alfonso I recoge la carta de arras matrimonial. Lema, Jose, Coleccion diplomatica de Alfonso I de Aragon y Pamplona. (1104-1134), Editorial Eusko Ikaskuntza, San Sebastian, 1990. Vid. Doc. 33 y Doc. 34. He senalado en otro lugar que esta "separacion" es producto del rompimiento del pacto matrimonial donde el rey de Aragon se comprometia a ser bonus vir, atendido esta estipulacion por su caracter bien conocido, con su regia esposa, situacion que no ocurrio por el relato que la Historia Compostellana pone en boca de la reina Urraca quien acusa haber sido victima de violencia verbal y fisica. Por lo tanto, y en relacion al incumplimiento la separacion se produce, en realidad porque dona Urraca deja, abandona a su marido aragones, en primer termino, para luego y en virtud del derecho y de pacto roto, ser esto ratificado por los nobles leoneses. Gordo Molina, Angel, <<Conflicto de mujer, de reina y de mito historico. Urraca I de Leon en primera y tercera persona>>, Estudio de Historia de Espana, XVII, 2015. En prensa.

(23) "E cuando fue sabidor este don Alfonso de Aragon desto tal, ubo gran dolor en su corazon e mando facer en el su reino ayuntamiento de nobles. Y en esta junta fue hordenado que dicho rey don Alfonso ajuntase todo su poderio y entrase por Castilla e ficiese le obedeciesen en todas las ciudades y villas y todos los gobernadores y alcaides castellanos mal de su grado". Barrios Garcia, Angel, Segunda Leyenda ..., op. cit., p. 205.

(24) Ibidem, p. 206.

(25) Idem.

(26) Idem.

(27) Ibidem, p. 207.

(28) Ibidem, p. 209.

(29) Ibidem, p. 211.

(30) Ibidem, p. 215.

(31) Ras, Marcia, <<Percepcion y realidad guerrero-campesina en la Cronica de la poblacion de Avila>>, Anales de Historia Antigua, Medieval y Moderna, no. 32, Instituto de Historia Antigua y Medieval, Buenos Aires, 1999 (pp. 189-228).

(32) Abeledo, Manuel, op. cit., p. 15.

(33) Ras, Marcia, Percepcion y realidad guerrero-campesina ... op.cit., p. 222.

(34) Claramente no unicamente en ese punto coinciden como lo ha hecho constar hace poco Jose Maria Monsalvo. Monsalvo, Jose Maria, Avila del rey ..., op. cit. Es importante considerar la propuesta de Carmelo Luis quien plantea que posiblemente la SL es anterior a la CPA. Luis, Carmelo, La imagen de Avila ..., op. cit., pp. 44-47.

(35) Gordo Molina, Angel, <<Construyendo la memoria de grupo social: los caballeros serrano en la cronica de la poblacion de Avila>>, en La edad media peninsular. Aproximaciones y problemas, Altazor Ediciones, Valparaiso, 2016. En prensa.

(36) Interesa aqui las conceptualizaciones e interpretaciones de Escalona, Julio, <<Construir la identidad en la edad media. Poder y memoria en la Castilla de los siglos VII al XV>>, en Territorialidad e identidades locales en Castilla condal, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, Toledo, 2010 (pp. 55-82). Ademas, Sanchez, Juan Pedro (ed.), Oralidad y escritura en la edad media hispanica, Tirant Humanidades, Valencia, 2012.

(37) Minguez Fernandez, Jose Maria, La Espana de los siglos VI alXIII. Guerra, expansion y transformaciones. En busca de una fragil unidad, Nerea, San Sebastian, 2004, pp. 133 y ss.; Garcia de Cortazar, Jose Angel, La sociedad rural en la Espana Medieval, Siglo XXI, Madrid, 1988, pp. 19 y ss.; Garcia de Cortazar, Jose Angel, et. al., Organizacion social del espacio en la Espana Medieval. La corona de Castilla en los siglos VIII a XV, Ariel, Barcelona, 1985, pp. 62 y ss.

(38) Pena Perez, Francisco Javier, <<Las comunidades de aldeas en la alta edad media. Precisiones terminologicas y conceptuales>>, en Comunidades locales y poderes feudales en la Edad Media, Universidad de la Rioja, Logrono, 2001, p. 347.

(39) Rodriguez, Magdalena, <<Notas para una teoria general de las vertebracion juridica de los concejos en la alta edad media>>, en Concejos y ciudades en la Edad Media hispanica. II Congreso de Estudios Medievales, Fundacion Sanchez-Albornoz, Madrid, 1990 (pp. 323-345).

(40) Pena, Francisco Javier, op. cit., pp. 356-357.

(41) Minguez, Jose Maria, Alfonso VI ..., op. cit., pp. 119-120.

(42) Gambra, Andres, "Alfonso VI y la repoblacion de Sepulveda". Los fueros de Sepulveda, Dykinson, Madrid, 2005, pp. 31-55. Tambien Ruiz de la Pena Solar, Juan, Reconquista, repoblacion y sociedad en la frontera castellano-leonesa (1085-1212), Editorial Universitaria, Madrid, 2008; Gambra Gutierrez, Andres, <<Los fueros de Alfonso VI: configuracion diplomatica y transmision documental>>, en eds. Gambra, A. y Suarez, F., Los fueros de Sepulveda y las sociedades de frontera, Madrid, 2008 (pp. 355-433). Oliva Manso, Gonzalo, <<La expansion del derecho de Extremadura por Portugal en el reinado de Alfonso VI>>, en coords. Gambra, A. y Suarez, F., Alfonso VI, Imperator totius orbis Hispanie, Sanz y Torres, Madrid, 2011 (pp. 93-128).

(43) Portela, Emerlindo, "Del Duero al Tajo". Organizacion social del espacio en la Espana Medieval. La corona de Castilla en los siglos VIII a XV, Ariel, Barcelona, 1985, pp. 110-112.

(44) Clemente, Julian, op. cit., pp. 41-71; Minguez, Jose Maria, La Espana ..., op.cit, p. 255. Martinez Sopena, Pascual, <<Los concejos, la tradicion foral y la memoria regia en Castilla y Leon>>, en La construccion medieval de la memoria regia, Universidad de Valencia. Valencia, 2011 (pp. 135-167).

(45) Garcia de Cortazar, Jose Angel, op. cit., pp. 70 y ss.

(46) Minguez, Jose Maria, La Espana ..., op. cit., p. 257.

(47) Barrios Garcia, Angel, Segunda Leyenda ..., op. cit., por ejemplo, Titulos 30, 37, 38, 40, 42, 46, 47. Creo que para estos fenomenos se hace actualmente imprescindible el estudio de Mondragon, Silvina, Estrategias campesinas. Formas cotidianas de resistencia y participacion politica de pecheros en Castilla bajomedieval, Biblioteca del CEM 1, Ediciones Compobell, Murcia, 2015. Tambien, Zapatero, Mariana, Alimentacion y abastecimiento de carne. El caso castellano durante la baja edad media: Mercado, consumo y cultura, Biblioteca del CEM 2, Ediciones Compobell, Murcia, 2015.

(48) Pastor, Reyna, Del Islam al cristianismo. En las fronteras de dos formaciones economico-sociales: Toledo, siglos XI-XIII, Ediciones Peninsula, Barcelona, 1975.

(49) Martinez, Felix, Regimen juridico de la Extremadura castellana medieval. Las comunidades de villa y tierra (s. X-XIV), Universidad de Valladolid, Valladolid, 1990, pp. 116-117; Villar, Luis Miguel, La Extremadura castellano-leonesa. Guerreros, clerigos y campesinos (711-1252), Junta de Castilla y Leon, Valladolid, 1986. p. 163; Garcia Fitz, Francisco, Castilla y Leon frente al Islam: estrategias de expansion y tacticas militares (siglos XI-XIII), Universidad de Sevilla, Sevilla, 2001. p. 83; Alvarez, Ignacio, Monarquia feudal y organizacion territorial. Alfoces y merindades en Castilla (siglos X-XIV), CSIC, Madrid, 1993, pp. 101-102.

(50) "Et fortitudo Sarracenorum et maxima uirtus eorum permansit, usquequo accepit Auriculam et Coriam. Sed quamuis Sarraceni magna bella faciebant, consuetudo Semper fuit Christianorum, qui habitabant trans Serram et in tota Extrematura, sepe per singulos annos congregare se in cuneos, qui erant quandoque mille milites aut duo militia aut quinque milia aut decem milia aut plus aut minus, et ibant in terram Moabitarum et Agarenorum et faciebant multas cedes et captiuabant multos sarracenos et multam predam multaque incendia faciebant et occidebant multos reges et duces Moabitarum et Agarenorum et bellando destruebant castella et uillas et maiora faciebant quam accipiebant a Sarracenis". Maya, Alfonso, Chronica Adefonsi Imperatoris. Corpvs Christianorvm. LXXI. Chronica Hispana Saecvli XII. Pars. I. Brepols, Turnholti Typographi Brepols Editores Pontificii, 1990, p. 204.

(51) Gonzalez, Julio, Repartimiento de Sevilla. I. Estudio y Edicion, Ayuntamiento de Sevilla, CSIC, Sevilla, 1998, pp. 236-237; Gonzalez Jimenez, Manuel. "Repartimientos andaluces del siglo XIII. Perspectivas de conjunto y problemas". De Al~Andalus a la sociedad feudal: los repartimientos bajomedievales, CSIC, Barcelona, 1990, p. 101; Rodriguez, Ana, La consolidacion territorial de la monarquia feudal castellana. Expansion y fronteras durante el reinado de Fernando III, CSIC, Madrid, 1994, pp. 282-283. Conviene ver la nueva interpretacion de Alvarez, Ignacio, Comunidades locales y transformaciones sociales en la Alta Edad Media. Hampshire (Wessex) y el sur de Castilla, un estudio comparativo, Universidad de la Rioja, Logrono, 1999, pp. 137-138.

(52) Minguez, Jose Maria, La Espana ..., op. cit., p. 322.

(53) Gordo, Angel; Melo, Diego, <<"et cum electis civibus ex singulis civitatibus". Consideraciones en torno al registro de los concejos en la documentacion leonesa>>, Miscelanea Medieval Murciana, XXXVIII., Murcia, Espana, 2014, pp. 91-107.

(54) Minguez Fernandez, Jose Maria, La Espana ..., op. cit., pp. 228, 229, y 339-348.

(55) Minguez, Jose Maria, Alfonso VI ..., op.cit., pp.75-84.

(56) Luis, Carmelo, La formacion del territorio abulense: precisiones a una problematica delimitacion, especialmente en las comarcas al sur de Gredos, Institucion Gran Duque de Alba--Ediciones. Avila, 2010, p. 23.

(57) Miceli, Paola, <<El derecho consuetudinario en Castilla. Una critica a la matriz antropologica de las interpretaciones sobre la costumbre>>, Hispania. Revista Espanola de Historia, vol. LXIII/1, no. 213, 2012 (pp. 9- 27). Tambien, Miceli, Paola, <<La costumbre en perspectiva historica: desde el consensu populi a la voluntad popular>>, Anales de Historia Antigua, Medieval y Moderna, vol. 44, 2012 (pp. 277--304).

(58) Mattoso, Jose, D. Afonso Henriques. 1109-1185, Circulo de Leitores, Lisboa, 2007, p. 299.

(59) De Sousa Pereira, Armando, Geraldo sem pavor. Um guerreiro de frontera entre cristiaos e muculmanes. C.1162-1176, Fronteira do caos editores, Porto, 2008.

(60) Portugaliae Monumenta Historica. A saeculo octavo post Christum usque ad Quintumdecimum. Diplomata et Chartae. Vol. I, Academia das Ciencias de Lisboa, Krauss Reprint, Liechtenstein, 1967, p. 392.

(61) Blasco, Ricardo, <<El problema del fuero de Avila>>, Revista de archivos, bibliotecas y museos, LX-I, Biblioteca Nacional de Espana, p. 14. Aun cuando segun Gonzalo Martinez Diez la normativa recibida de Avila fue reducida a la ida de caballeros a fonsado. Martinez Diez, Gonzalo, <<Recepcion de fueros locales leoneses o castellanos en territorio portugues>>, en Estudos em homenagem aos Profs. Manuel Paulo Merea e Guilherme Braga da Cruz, pp. 451-470.

(62) Barrios Garcia, Angel, Segunda Leyenda ..., op. cit., pp. 32-33.

(63) <<(...) quiso el magnanimo rey don Alfonso se hallasen a su poblacion los muy honrrados y nobles cavalleros que en el mundo havia a esta sazon (...) por si cada uno de los que vinieron a habitar a Avila, como se dira en este discurso, donde veran los nobles cavalleros que, por mandado de su rey, venian a habitar de nuevo a Avila como no hizieron en desnaturar de sus tierras, pues venian a otra mas noble y antigua que la suya (...)>>, Barrios Garcia, Angel, Segunda Leyenda ..., op. cit., p. 59.

(64) Ibidem. Todo el titulo 30 se dedica a ensenar la labor del conde de Borgona en repartir terminos concejiles para que sean labrados e indicar quienes debian tener gobierno de la villa.

(65) Martinez, Felix, op. cit., pp. 416-417.

(66) Ibidem, p. 417.

(67) Gordo Molina, Angel, Construyendo la memoria ..., op. cit.

(68) Luis Lopez, Carmelo y Del Ser Quijano, Gregorio, Documentacion Medieval del Asocio de la Extinguida Universidad y Tierra de Avila. Vol. I, Fuentes Historicas Abulenses, Avila, 1990, p. 47-52.

(69) Monsalvo, Jose Maria, <<Frontera pionera, monarquia en expansion y formacion de los concejos de villa y tierra. Relaciones de poder en el realengo concejil entre el Duero y el Tajo (c. 1072-c. 1222)>>, Arqueologia y territorio medieval, no. 10. 2, 2003 (pp. 45-126).

(70) Lema, Jose, Coleccion diplomatica ..., op. cit.

(71) Garcia Arancon, M. R., <<Ecos de la Reconquista de Toledo en los reinos de Pamplona y Aragon". Estudios sobre Alfonso VI y la Reconquista de Toledo>>, Actas del II Congreso Internacional de Estudios Mozarabes, Instituto de Estudios visigoticos-mozarabes, vol. II. Toledo, 1988 (pp. 244-257).

(72) Gordo, Angel, <<Una revision de los conceptos de "Regnum" e "Imperium" en la historiografia del reino leones>>, Intus-Legere. Revista de Filosofia, Historia y Letras. Facultad de Humanidades. Universidad Adolfo Ibanez, no.7, vol. 1, 2004 (pp. 113-121).

(73) Lema, Jose, Coleccion Diplomatica ..., op. cit., pp. 47-48.

(74) Lucas, Manuel, <<Las Cancillerias Reales (1109-1230). El Reino de Leon en la Alta Edad Media>>, Coleccion Fuentes y Estudios de Historia Leonesa. Centro de Estudios e investigacion "San Isidoro", V. Leon, 1993, pp. 53-54.

(75) Gordo, Angel, <<Las intitulaciones y expresiones de la potestas de la reina Urraca I de Leon. Trasfondo y significado de los vocativos Regina e Imperatrix; en la primera mitad del siglo XII>>, Intus-Legere. Revista de Filosofia, Historia y Letras. Facultad de Humanidades. Universidad Adolfo Ibanez. no. 9, vol. 1, 2006 (pp. 77-92).

(76) Lema, Jose, Instituciones politicas ..., op. cit., p.41.

(77) Sucesivamente la relacion de documentos es la que sigue: doc. 188 (1109-1127); doc. 219 (1129); doc. 222 (enero de 1130); y doc. 231 (4 de septiembre de 1130). Lema, Jose, Coleccion Diplomatica ..., op. cit.

(78) Gordo, Angel, <<La praeparatio de Alfonso VII y sus descendientes al trono leones. La formacion en el oficio regio. Siglos XII-XIII>>. Mundos medievales: espacios, sociedades y poder. Homenaje al Profesor Jose Angel Garcia de Cortazar y Ruiz de Aguirre. II Vols. Universidad de Cantabria, Oviedo. 2012 (pp.573-582).

(79) Gordo, Angel, <<Papado y monarquia en el reino de Leon. Las relaciones politico religiosas de Gregorio VII y Alfonso VI en el contexto del Imperium Legionense y de la implantacion de la reforma pontifical en la peninsula iberica>>, Studi Medievali, 3era Serie--Anno XLIX, Fasc. II Diciembre 2008 (pp. 519-559).

(80) Lema, Jose, Coleccion Diplomatica ..., op. cit., doc. 57 (1109-1122).

(81) Ruiz Albi, Irene, La reina dona Urraca (1109-1126). Cancilleria y Coleccion Diplomatica, Leon, 2003, doc. 9, agosto de 1110.

(82) Ubieto, Antonio, Cronicas Anonimas de Sahagun, Valencia, 1961, p. 38.

(83) <<En este tienpo todos los rusticos e labradores e menuda gente se ayuntaron, faciendo conjuracion contra sus senores que ninguno de ellos diese a sus sennores servicio devido: e esta conjuracion llamaban <<hermandad>>(...) Levantaronse entonces a manera de bestias fieras, faciendo grandes asonadas contra sus senores e mayores, e contra sus bicarios, mayordomos e facedores, por los valles e collados perseyendolos e afoyentandolos, rompiendo e quebrantando los palacios e las granxas e obediencias de los abbades>>, Ibidem, p. 36; Reilly, Bernard, El reino de Leon y Castilla bajo el rey Alfonso VI (1065-1109), Instituto de Estudios visigoticos-mozarabes de San Eugenio, Toledo, 1989, pp. 74 y ss.;Pastor, Reyna, Conflictos sociales y estancamiento economico en la Espana medieval, Ariel, Barcelona, 1980, pp. 86-87; Pascua, Esther, <<Las otras comunidades: Pastores y Ganaderos en la Castilla medieval>>, en El lugar del Campesino. En torno a la obra de Reyna Pastor, Universitat de Valencia y CSIC, Madrid, 2007, p. 231; Pallares, M. y Portela, E., op. cit., p 177; Pastor, Reyna. Resistencias y luchas campesinas en la epoca del crecimiento y consolidacion de la formacion feudal. Castilla y Leon, siglosXy XIII, Siglo XXI, Madrid, 1993, p 114; Agundez, Leticia, <<La memoria de u conflicto: una nueva aproximacion a las fuentes para el estudio de la revuelta burguesa de Sahagun (1110-1117)>>, en Conflicto y sociedades en la Historia de Castilla y Leon, Universidad de Valladolid, 2010 (pp.119- 132); Gordo, Angel y Jimenez, Cristian, <<Trasfondo de las revueltas burguesas en la villa de Sahagun a la luz de las Cronicas Anonimas en los reinados de Alfonso VI y Urraca I>>, Intus-Legere. Historia. no.1, vol. 5. Facultad de Artes Liberales. Universidad Adolfo Ibanez. Santiago de Chile, 2011 (pp. 21-38).

(84) Falque, Emma. Historia Compostellana. Corpvs Christianorvm. LXX. Contivatio Medievalis. Tvrnholti Typographi Brepols Editores Pontificii, Brepols, 1988. Por ejemplo, libro I, cap. LXXX, LXXXIX, CII, entre otros.

(85) Reilly, Bernard, The Kingdom of Leon-Castilla under king Alfonso VII. 1126-1157, University of Pennsylvania Press, Philadelphia, 1998, pp. 125 y ss. Tambien, Gordo, Angel, <<Alfonso VII, sucesion e Imperium. El principe cristiano en la Chronica Adefonsi Imperatoris y el diplomatario regio como modelo de virtud. Fuentes cronisticas e imagen del soberano de Leon>>, Tiempo y Espacio, ano 15, vol. 18, Universidad del Bio-Bio, Chillan, 2007 (pp.115-144).

(86) La CPA dice expresamente que "Este don Alfonso fue asi criado en Avila". Barrios Garcia, Angel, Segunda Leyenda ..., op. cit., p. 18.

(87) bidem, p. 207.
COPYRIGHT 2018 Universidad Adolfo Ibanez
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Gordo Molina, Angel G.
Publication:Intus-Legere Historia
Date:Dec 31, 2018
Words:13223
Previous Article:LA FRONTERA EN DISPUTA: EL YIHAD COMO DISCURSO CENTRALIZADOR Y EL ESPACIO FRONTERIZO EN AL~ANDALUS (S. X).
Next Article:EN TORNO A LAS FRONTERAS MENTALES E IDEOLOGICAS EN LAS CRONICAS CASTELLANOLEONESAS DEL S. XIII.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters