Printer Friendly

Duelo en la infancia: la constitucion de la perdida y la muerte en la ninez.

Grief in childhood: the constitution of childhood loss and death

Luto na infancia: a constituicao da perda e morte da infancia

Introduccion

"El duelo por la perdida de algo que hemos amado o admirado parece al lego tan natural que lo considera obvio. Para el psicologo, empero, el duelo es un gran enigma, uno de aquellos fenomenos que uno no explica en si mismos, pero a los cuales reconduce otras cosas oscuras" (Freud, 1916).

Sobre el duelo en psicoanalisis

El duelo infantil, especialmente en las primeras etapas del desarrollo del nino, ha ocupado una parte importante en la reflexion psicoanalitica. Desde las aproximaciones freudianas (Freud, 1917a) hasta la actualidad, el proceso de duelo ha tenido un lugar destacado, tanto en la clinica psicoanalitica como en la reflexion teorica, dado su aporte al entendimiento de la constitucion subjetiva del nino (Fleming-Holland, 2000-2008; Donzino, 2003; Scalozub; 1998) en relacion con los procesos intra-psiquicos del Yo (Freud, 1917a; Klein, 1940-1948), las investiduras libidinales, la renuncia objetal y los desenlaces afectivos de la perdida (Freud, 1917a; Peusner, 1999).

Freud (1917a) es considerado el precursor del estudio de los procesos psiquicos del duelo. En su texto, Duelo y melancolia, define este termino como: "La reaccion frente a la perdida de una persona amada, o de una abstraccion que haga sus veces, como la patria, la libertad, un ideal, etc." (p, 238). El duelo es entendido como la respuesta que se tiene ante una perdida significativa, la cual genera un conflicto psiquico, y puede manifestarse con estados melancolicos (Freud, 1917a).

El autor hace una distincion importante entre dos estados: la afliccion y la melancolia. El primero, es el resultado natural de la perdida del objeto y la libido debera re-direccionarse a otros objetos. El segundo, es el desenlace patologico de la perdida, causante de un profundo dolor psiquico y un severo extranamiento frente a la realidad; la energia libidinal se vuelca contra el Yo, desencadenando la culpa y la devaluacion sobre si mismo. Freud (1917a) indica, al respecto, que:
   La melancolia se singulariza en lo animico por una desazon
   profundamente dolida, una cancelacion del interes por el mundo
   exterior, la perdida de la capacidad de amar, la inhibicion de toda
   productividad y una rebaja en el sentimiento de si que se
   exterioriza en autoreproches y autodenigraciones y se extrema hasta
   una delirante expectativa de castigo. Cuando se presenta el duelo,
   el examen de la realidad ha mostrado que el objeto amado ya no
   existe mas, y de el emana ahora la exhortacion de quitar toda
   libido de sus enlaces con ese objeto (p, 242).


Freud, en su texto Inhibicion, sintoma y angustia (1926), manifiesta que las reacciones dolorosas vividas en el duelo estan vinculadas a las fuerzas libidinales puestas al servicio del objeto amado, pues su desprendimiento sucede con la misma fuerza como su investidura. En relacion con lo anterior, Nasio (1996) subraya que el dolor no es causado por la ruptura con el objeto amado, sino por el vinculo hacia el; es el aferrarse a lo perdido.

La anoranza por el objeto perdido genera, como lo plantea Freud (1917a), una herida narcisista, un desvanecimiento del Yo. Lacan (2006) expresa que "Llevamos luto y sentimos los efectos de la devaluacion del duelo, en la medida en que el objeto por el que llevamos luto era, sin que lo supieramos, aquello que nosotros habiamos constituido como el soporte de nuestra castracion" (p, 63). Asimismo agrega: "La castracion vuelve a nosotros" (p, 63); es decir, el sujeto se encuentra con su falta en ser. En este sentido, el objeto investido libidinalmente posee como funcion un soporte a la castracion.

En el caso del nino, el duelo es una vuelta a la falta y, la anoranza por el objeto perdido, es proveedor de dolor tanto fisico como psiquico. Asi lo plantea Scalozub (1998): "El dolor en el nino, a su vez, esta mas cercano en su expresion al dolor corporal. Cuanto mas pequeno el nino, mas tendran lugar estas expresiones corporales" (p, 373). Para algunos autores (Pontalis, 1978; Klein, 1940-1948; Winnicott, 1959-1971), el dolor, especialmente psiquico, es el punto de union entre la angustia y el duelo en el nino. Este displacer esta ligado al abandono obligado de las investiduras puestas en el objeto amado, y el desvalimiento que se gesta en un psiquismo en constitucion puede ser casi intolerable. La sensacion de desamparo y orfandad que acompana al nino es su fuente de dolor psiquico (Pontalis, 1978).

Duelo y desarrollo psicosexual en la infancia

Uno de los grandes aportes de Freud al entendimiento del psiquismo infantil, reside justamente en su estudio sobre la genesis del desarrollo psicosexual y su relacion con la organizacion libidinal.

En la etapa infantil, en especial entre los 4 y 6 anos de edad, la organizacion psicosexual esta situada, segun Freud (1905), en la etapa falica. Para el autor, es la fase de organizacion posterior a la etapa oral y anal, la cual se caracteriza por la union de las pulsiones situadas en los organos genitales; ademas debe corresponder con la disolucion del Complejo de Edipo y el predominio del Complejo de Castracion (Laplanche, 1996; Freud, 1905-1917b-1920).

De acuerdo con lo enunciado, el proceso de duelo infantil esta acompanado de un sentimiento de perdida, similar al temor que produce la castracion misma (Freud, 1905), dada la situacion que se genera al perder un integrante de la familia de una forma inesperada, lo que procura la ausencia de alguien significativo en su vida.

Esta perdida en la infancia puede ser causante de retrocesos en el desarrollo libidinal alcanzado hasta el momento, el cual debe expresarse en estados regresivos, tales como la enuresis y la encopresis; ademas, un regreso al reflejo de succion similar a los presentados en la etapa anal y oral (Dolto, 1996-2009; Aberastury, 2010; Klein, 1940). Esto genera, como consecuencia, mecanismos de defensa psiquicos tales como la represion infantil y la regresion con predominio de manifestaciones de tipo fisiologico (Klein, 1937). Dichos estados regresivos se veran en las ninas estudiadas y se detallara un poco mas adelante.

De acuerdo con lo expuesto, se considera que el duelo a temprana edad (entre los 4 a 6 anos) es un tema de alto interes investigativo, ya que el proceso de elaboracion ante una perdida es inherente a la condicion humana misma, y ademas, hace parte del desarrollo emocional, motivo por el cual la pregunta que se intentara responder en este estudio de orientacion psicoanalitica es la siguiente: ?como se presenta el proceso de duelo por muerte familiar en dos ninas entre los 4 a 6 anos de edad?

Es importante mencionar que, el duelo infantil, implica no solo una aproximacion al proceso mismo de elaboracion, sino que, exige, en primer lugar, comprender las reacciones emocional en esta etapa del desarrollo en terminos de investiduras libidinales y mecanismos defensivos que acompanan la perdida de un familiar; en segundo lugar, es preponderante entender la nocion de muerte que construyen las ninas ante la perdida.

Metodologia

Tipo de investigacion

La investigacion tiene una metodologia cualitativa, con un diseno de orientacion hermeneutico. El marco interpretativo utilizado es la teoria psicoanalitica.

De acuerdo a Sampieri (2014), en el diseno de orientacion hermeneutica "Se explora, describe y comprende lo que los individuos tienen en comun de acuerdo con sus experiencias con un determinado fenomeno (categorias que comparten en relacion a este)" (p, 493). Esto, con el fin de comprender la realidad de cada nina respecto a las manifestaciones presentadas en el proceso de duelo.

Esta investigacion busca interpretar la experiencia de cada individuo y no lleva un orden o unas reglas estrictas, aunque si debe seguir unos lineamientos sistematicos que contribuyan a la recoleccion de la informacion por medio de la relacion entre el problema de investigacion y las reflexiones que emergen del fenomeno estudiado a partir de los temas principales que constituyen el proceso de duelo y las experiencias vividas (Sampieri, 2014).

Alcance de la investigacion

El alcance investigativo que se llevo a cabo es de tipo comprensivo, entendiendo las concepciones y las experiencias de la poblacion objeto de estudio en cuanto al proceso de duelo por muerte familiar, teniendo como base la construccion de realidades. Sampieri (2014) lo manifiesta de este modo: "El analisis es un proceso eclectico (que concilia diversas perspectivas) y sistematico, mas no rigido" (p, 418), evidenciadas mediante los resultados obtenidos en los encuentros y la aplicacion de las tecnicas.

Poblacion

Se trabajo con dos (2) ninas entre los 4 y los 6 anos de edad que vivieron la muerte de uno de sus padres. Se entrevisto, ademas, a diferentes miembros de la familia de las ninas.

Tecnicas utilizadas

Las tecnicas empleadas en la investigacion para la recoleccion de la informacion fueron las siguientes:

Observacion: los propositos de la tecnica se basan en explorar, describir ambientes y aspectos de la vida social; analizar sus significados y actores, y comprender las situaciones significativas que han sucedido en el transcurso del tiempo, con el fin de identificar la naturaleza del problema (Sampieri, 2014).

Entrevistas a familiares: permite indagar aspectos especificos acerca de las experiencias de las ninas, y comprender su individualidad minuciosamente. Las entrevistas se realizaron a diferentes miembros de la familia que estaban al cuidado y crianza de las ninas.

Encuentros ludicos individuales con las ninas: los encuentros se llevaron a cabo con las ninas por medio de estrategias de juego, teatralidad, garabateo y tecnicas graficas, las cuales se realizaron en un espacio adaptado para ellas.

Encuentros ludicos grupales con las ninas: esta tecnica tenia por finalidad el encuentro entre las ninas, e indagar aspectos relacionados con el tema objeto de la investigacion. Se utilizaron elementos ludicos y graficos en un ambiente adecuado para ninos.

Elementos proyectivos: posibilitaron representar el mundo simbolico de las ninas mediante tecnicas que permitian deliberar sus sentimientos, pensamientos y emociones (dibujo libre, garabateo, hora de juego), mejorando la calidad de la interpretacion.

Diario de campo: permitio describir todos los aspectos de los encuentros, desde el entorno hasta las expresiones realizadas por los participantes, contribuyendo con el ordenamiento de las ideas, su categorizacion y su sistematizacion.

La informacion se recolecto y analizo a traves de la aplicacion de tecnicas tales como los encuentros ludicos individuales y grupales, elementos proyectivos, diarios de campo y entrevista. Este trabajo se realizo con dos (2) ninas, una de 5 y otra de 6 anos, las cuales perdieron una de sus figuras mas significativas. A la primera se le murio el padre y, a la segunda, la madre. Asimismo, se le realizo entrevista semi-estructurada al representante legal de cada nina.

Resultados

A partir de lo revisado en esta investigacion, y con base en las teorias dispuestas en este articulo sobre el duelo y la infancia, puede decirse que el duelo es un proceso en el cual se presentan diferentes manifestaciones emocionales, fisicas, sociales y psicologicas que varian dependiendo de la madurez emocional de cada nina, lo que en la mayoria de los casos influye en el desarrollo evolutivo y psicosexual; tambien es fundamental mencionar los recursos psicologicos de los que se disponen para la edad (Sardella, 2008; Aberastury, 2010).

El analisis de datos de esta investigacion, de caracter cualitativo, se realizo mediante la categorizacion o generacion de codigos relacionados con el tema de interes: Duelo a temprana edad, para asi obtener un orden logico y claridad en la informacion hallada en la recoleccion de los datos. La sistematizacion de la informacion se realizo con el software atlas.ti 8, el cual permitio organizar y analizar toda la informacion recolectada en los diversos momentos.

El marco interpretativo para la identificacion, analisis e interpretacion de las categorias emergentes fue la teoria psicoanalitica, la cual posibilito el uso de las teoricas de diversos autores, entre ellos Freud, Klein, Winnicott, Dolto, entre otros,

Esta informacion se organizo en las siguientes categorias emergentes: reacciones emocionales de las ninas en el proceso de duelo. Configuracion del concepto de muerte y presencia de los mecanismos regresivos en las ninas. De dicho analisis se obtuvieron los siguientes resultados.

Se evidencian resultados similares en las 2 ninas que atraviesan por el proceso de duelo. Una por perdida del padre, la cual se representara con el nombre de "Ana"; y, la otra, por la perdida de la madre, la cual se representara con el nombre de "Sandra"; esto por motivos de confidencialidad con la familia y proteccion de los nombres reales de las ninas.

Las manifestaciones mas recurrentes y que coinciden en ambas ninas son de caracter emocional y vincular; entre estas se encuentran alteraciones del sueno, representadas en pesadillas con patron onirico repetitivo, recuerdos y ensonaciones con la persona fallecida; tambien se identifica la presencia de mecanismos regresivos posteriores a la muerte del familiar. Respecto al concepto de muerte en la ninez, se destaca la funcion del sistema defensivo que desarrollan las ninas frente a una perdida significativa, en este caso, la madre o el padre. La nocion de perdida definitiva no es aprehendida con facilidad, pues asi como lo plantea Grimberg y Evelson (1962), la muerte en el nino es tomada como un evento transitorio, por eso puede jugarse a la muerte sin que el nino entienda la ausencia definitiva del objeto de amor.

En la entrevista realizada al representante legal (familiar) de Ana, este expresa que: "Lo mas significativo fue que me hizo saber ella que necesitaba volverlo a ver", anade, "la mama fue y les dijo y Ana lloro mucho, pero ya, se seco las lagrimas y salio y hablaba con todo el mundo normal y sabia que su papa no iba a volver, pero lo asumio mejor que todos"; anade, mas adelante: "A veces parecia como si no entendiera que hubiera muerto, recien murio preguntaba mucho por su papa".

En el caso de Sandra, el familiar entrevistado indico que ella dijo: "!Ah, y entonces yo cuando voy a ir a ver a mi mamita, papito, dime!". El padre manifiesta que la nina no lloro inmediatamente.

En ambos casos, los familiares entrevistados manifestaron que las ninas no expresaban sus sentimientos de manera inmediata, y en muchas ocasiones se comportaban como si el familiar no hubiera fallecido.

En los encuentros ludicos realizados con las ninas, se indago en torno a los recuerdos latentes y contenidos oniricos. Para ambas es recurrente recordar y sonar con la persona fallecida; cuando lo representaban con dibujos, tambien lo expresaban verbalmente sin dificultad ni angustia evidente.

Sandra exterioriza mas necesidad por hablar de su madre fallecida y sobre los pensamientos y suenos con ella, evidenciandose en las tecnicas proyectivas y en el encuentro ludico grupal, Arbol de la vida, en el que la madre esta presente en su nucleo familiar con otras personas significativas de la familia. Por el contrario, Ana pocas veces hablo de su padre, pero en encuentros individuales verbaliza algunos recuerdos asociados a el. Un elemento importante es la omision del padre en el dibujo de la familia y en el grupo de personas significativas para ella, lo que sugiere un conflicto emocional frente a la perdida, aun con fuertes resistencias y defensas psiquicas (Winnicott, 1954; Pallares, 2008; Freud, 1936).

En estas edades tempranas, como es el caso de Ana y Sandra, la psique humana es irrumpida ante circunstancias dolorosas, como lo es la muerte del ser amado. Pensar la muerte es ya un acontecimiento que genera miedo en la ninez, y es una vuelta a la angustia de castracion (Dolto, 1971-2009; Aberastury, 2010; Klein, 1940). Esta angustia tiende a generar reacciones afectivas nocivas y dolorosas, a veces, ocultas para los demas (Dolto, 1971).

Las pulsiones puestas al servicio de los padres, no logran sustituirse facilmente, y dicha imposibilidad es lo que genera el sintoma de duelo (Casanova, Merea, Morici, Pelento, Popilof, y Waine, 1993; Peusner, 1999; Dolto, 2009). La ausencia de alguien significativo en la vida de las ninas, es causante de retrocesos en el desarrollo alcanzado hasta el momento de la perdida, lo que se manifiesta con estados de naturaleza regresiva (Dolto, 1971-2009; Lafuente, 1996, citado por Ortego et al., 2001), tal como se presento en Ana y Sandra. Estas vivencias generan como consecuencia mecanismos de defensa psiquicos, como la represion y la regresion, y el predominio de manifestaciones de tipo fisiologico (Klein, 1937).

Nina 1. La vivencia de Ana

Reacciones emocionales en el proceso de duelo

En funcion de la primera nina, debe tenerse en cuenta que su proceso de duelo es por la muerte del padre, con quien tenia una relacion muy cercana; asi lo expresa el familiar entrevistado: "Eran uno solo, se expresaban el carino y el amor cada vez que podian, era una relacion de mucho amor". Ana lo recuerda como una persona muy importante en su vida, ademas de carinoso. A partir de su muerte le asigna el nombre de "Papa" a su tia paterna. La tia indica que: "Es como si yo hubiera pasado a ser mi hermanito para ella; ademas me dice apa'"; asimismo, al esposo de su tia y a su abuelo; al igual que con la figura femenina, ya que se refiere a su abuela paterna como "ama", y a su otra abuela como "mita"; a la tia que se le ha asignado el rol del padre le dice "mamita", la cual tiene en cuenta para todo en su vida.

Con relacion a las alteraciones del sueno, Ana presenta pesadillas en ocasiones, acompanadas de llanto y confusion mientras duerme y, al despertar, no recuerda nada. Las manifestaciones de ansiedad que se reportan en la entrevista, ademas de las pesadillas, estan ligadas a la succion del cabello despues de la muerte del padre. La madre expresa que: "Es feliz con el pelo en la boca, a toda hora el pelo en la boca, no lo muerde, se lo chupa"; al igual que comportamientos agresivos con su madre y con su hermana.

En cuanto a la realizacion del encuentro ludico grupal, se hallaron recursos psiquicos que favorecian el afrontamiento de la perdida a pesar del momento critico de su desarrollo psicosexual, logrando, de esta manera, establecer fuentes de motivacion en actividades cotidianas y procesos de identificacion y filiacion con los demas miembros de la familia, especialmente con su madre.

En la actividad ludica, El collage de la alegria, la nina dibuja el lugar donde solia ir con su padre al centro recreacional La Rochela y lo hace extremando los detalles. La instruccion era hacer un lugar donde se sintiera tranquila y protegida. En cuanto a la estrategia de la lectura del cuento relacionado con el tema de la muerte, titulado No es facil pequena ardilla, se le pidio contar y dibujar la parte que mas le gusto, a lo cual respondio: "Que la ardilla roja miro la estrella y dijo voy a contarle a papa, porque se dio cuenta que su mama no la habia abandonado". Se evidencia que la nina se identifico con el tema abordado con esta tecnica.

Configuracion del concepto de muerte

Ana conoce todo sobre la muerte de su padre. Las circunstancias en que se produjo y los detalles, y lo manifiesta tal y como se lo han contado sus familiares, especialmente su madre.

Es importante mencionar que la nocion de muerte para Ana no responde solo a procesos constitutivos del psiquismo en esta etapa de la infancia, sino que, ademas, la estructura social y cultural juega un papel importante tanto en la construccion y transmision de creencias como en las explicaciones que se le brindan alrededor de la muerte. Esto parece materializarse en los rituales que se realizan cuando una persona fallece. Al respecto, Ana participo en todos los rituales que se le hicieron al padre al morir: "Ella fue al entierro, a la iglesia, a la misa, al velorio, a las novenas, a todo... Al principio cuando ibamos al cementerio ella se acostaba en el pasto y le hablaba en secreto al papa, le contaba como todas las cosas que hacia, lo que pensaba y ya, pero de hecho ya eso ni siquiera lo hace, ella va le pone las flores al papa y ya".

El significado de la muerte deriva, tambien, de sus tradiciones familiares y de sus relaciones con el otro. El relato muestra la exposicion de Ana hacia la muerte como un evento definitivo. Los rituales de entierro, en este caso del padre, buscan eliminar de la subjetividad la trama de la muerte como juego transitorio y marcan la idea de la ausencia material del ser querido; sin embargo, asimilar la ausencia como acto definitivo y no transitorio es un proceso psiquico complejo que va mas alla de estos rituales.

Para Ana, la muerte es como no respirar, no hablar, pero si se puede pensar y sentir; como lo expresa en el encuentro ludico, en el que se descubre que es para ella la muerte. Incluso, indica que "es cuando una persona no respira, no habla, siente, puede que piense, por ejemplo, yo le digo a una persona algo y piensa o le duele".

Para diversos autores (Raimbault, 1995; Scalozub, 1999; Casanova et al., 1993; Ordonez y Lacasta, 2008), en la etapa de la ninez, especialmente en edades entre los 4 y 7 anos, los ninos conciben la muerte como un hecho reversible y temporal; por tal motivo, la muerte es equiparable con el dormir. En este sentido, morir no implica dejar de pensar o sentir.

En la ninez se pasa por procesos de duelo de manera similar a los adultos. Ante esta situacion los ninos responden inicialmente a modo de protesta, de queja, de ira; tambien presentan mecanismos de defensa como los de renegacion y la escision; ademas, pueden producirse fracasos en la libidinizacion debido a su mayor necesidad de la presencia de las figuras de apego, en este caso el padre, lo que a su vez podria desencadenar en sintomas somaticos y emocionales (Guillen, Gordillo, Ruiz y Gordillo, T. 2013; Casanova et al., 1993).

En los duelos mas tempranos pueden generarse falsas expectativas y sentimientos confusos en la ninez, debido a creencias que trasmiten sus cuidadores y dogmas socioculturales que el nino no alcanza a delimitar simbolicamente; sin embargo, es importante indicar que el adecuado posicionamiento simbolico de los adultos a cargo actua como catalizador, favoreciendo el entendimiento de la muerte y la perdida que este evento conlleva, dado que las respuestas que se le bridan a la nina (en este caso Ana) sobre sus cuestionamientos ante la muerte se dan por medio de las experiencias y las opiniones de sus cuidadores, muchas veces basadas en la espiritualidad.

Ocultar la muerte o la explicacion de lo sucedio impide que Ana experimente el dolor y despliegue sus impulsos hostiles, necesarios para su desarrollo (Dolto, 2009); aun asi, en ocasiones, el rol de los ninos ante el proceso de duelo parezca ser pasivo o desinteresado, lo que Ana experimenta en su mundo interno debe ser expresado y compartido con quienes la rodean, pues ellos tambien se encuentran al igual que ella en dicho duelo (Dolto, 2009; Guillen et al., 2013).

Aunque el pensamiento magico es una caracteristica comun en los ninos entre 4 y 6 anos de edad, es importante hablar siempre con claridad en relacion con la realidad de la muerte; es determinante hacerlo con palabras sutiles y de facil comprension; ademas explicar que ha sucedido en un periodo breve. Asimismo, es importante hacer que los ninos participen de los ritos, sean estos funerarios o no, de acuerdo con las creencias de las familias, tal como lo vivio Ana, ya que esto le ayudo a comprender un poco mas la perdida, lo cual contribuira a la elaboracion del duelo (Villegas, 2006).

Presencia de los mecanismos regresivos en el duelo

En la entrevista realizada al familiar, se describe la presencia de estados regresivos en Ana ante la muerte del padre, los cuales se expresaron en enuresis y reflejo de succion, acompanado de un cambio en el lenguaje (regresivo) durante algun tiempo despues de la muerte, pues la nina empezo a hablar como una bebe y estaba muy "mimada": "Si, hablaba como una bebe, empezaba a hablar como una bebe, asi paso por ahi un ano entero, cuando menos pensaba ella se sentaba y empezaba a hablar como bebe y mimada, a chuparse el dedo". Tambien indica que la enuresis fue recurrente a partir de la muerte del padre ("cuando mi hermanito se murio, ella si empezo a hacer chichi en la cama otra vez, ella ya habia superado esa etapa, muchas veces se hizo chichi, no era que todos los dias, no, sino que el dia menos pensado amanecia orinadita, pero fue despues de que mi hermanito se murio y paso muchas veces. Fue cuestion de 3 meses, los siguientes, podia pasar una vez a la semana, una vez en 15 dias").

El concepto de regresion desde la metapsicologica psicoanalitica de Freud (1990) se entiende como un retorno a etapas anteriores de la vida instintiva; sin embargo, para Winnicott (1959-1964), la regresion es un retorno al lugar seguro, al nivel de la primera infancia, la cual se da como una forma de afrontar situaciones emocionalmente intolerables para el psiquismo de la nina, en este caso, Ana. Estos mecanismos regresivos en Ana tratan de buscar el lugar seguro, el objeto amado y la proteccion ante la perdida.

Nina 2. La vivencia de Sandra

Reacciones emocionales en el proceso de duelo

Respecto a Sandra debe tenerse en cuenta que el proceso de duelo es por la muerte de la madre, con quien tenia una relacion menos cercana que en el primer caso. Asi lo manifiesta su padre: "Debido a que la nina ha vivido casi siempre conmigo mas no con ella no eran muy apegadas, o por lo menos asi lo veia yo"; incluso, en el momento del fallecimiento de la madre, Sandra no vivia con ella. La recuerda como una persona que queria mucho y que le daba abrazos y la amaba; la nina lo expresa de este modo: "Mi mama me queria mucho y me amaba, tambien me cuidaba y me daba comidas ricas".

La nina ha presentado suenos con la madre despues de su muerte, y los cuenta detalladamente. En uno de ellos, narra que experimento mucha tristeza porque sintio que su madre estaba sufriendo y se encontraba en el "infierno". Esta situacion obedece a que su crianza, y elaboracion de este proceso, se ha hecho a partir del pensamiento religioso catolico y, por tanto, se le han generado fantasias y esperanzas mesianicas con deidades "buenas" y "malas" que influyen entorno a su madre y su alma.

A partir de la muerte de su madre le asigno el nombre de "mama" a su abuela paterna, con quien ha vivido gran parte de su vida; y aunque ya no la llama de esta forma, la relacion es altamente maternal y reconoce su figura femenina en el hogar como la de su madre.

En cuanto a las alteraciones del sueno, manifiesta tener pesadillas en ocasiones, con personajes magicos de caracter malvado que le afectan el curso normal del sueno, especialmente cuando suena que algo le pasa a su mama; de hecho, no manifiesta otro tipo de contenido onirico ni presenta cuadros de ansiedad aparente en los encuentros ludicos.

Sandra carece de sentimientos de culpa frente a la muerte de su madre, e indica que su fallecimiento fue un llamado de Dios. Al respecto expresa que: "Es que Diosito nos necesita arriba a todos y el nos va llamando a cada uno cuando tengamos que ir". Aun asi, la nina tiene presente a su madre en su nucleo familiar y en la actividad ludica, Arbol de la vida, la muestra al lado de las personas mas significativas, sin eliminarla de la concepcion que tiene de su vida. Esto se ve reflejado en el encuentro ludico grupal como en el dibujo de la familia; contrario a la actividad Collage de la alegria, en la cual se dibujo totalmente sola, aclarando que queria estar en ese lugar sola, lejos de los ruidos y de los gritos.

En relacion con el encuentro ludico en el que se trabaja el cuento, No es facil pequena ardilla, se mostro identificada con el personaje, eligiendo la parte que se parece a su historia. Manifiesta bastante claridad con el tema abordado (la muerte del ser querido). Sandra lo expresa de esta manera: "Me gusto cuando encontro la estrella y sintio a su mamita cerca", y aclara que le gustaba porque ella sentia a su mama y mas cuando sonaba, en palaras de Sandra, "cosas bonitas" con ella y la recordaba.

Configuracion del concepto de muerte

A Sandra se le ha explicado todo el proceso de muerte de su madre a partir de creencias religiosas culturalmente transmitidas por su familia, desconociendo la causa de muerte de su madre. Indica, ademas, que el padre fue el encargado de contarle lo sucedido: "La mamita se fue para el cielo porque le dolio la barriguita y el estomago y se murio y esta con Diosito que la necesitaba para que lo ayudara en el cielo". No ha presentado cuestionamientos despues del fallecimiento y su explicacion de la muerte es basada en las creencias transmitidas por el padre.

La nina no asistio a todos los rituales de entierro de su madre, pero si fue al velorio y lo recuerda con un poco de ambivalencia, ya que manifiesta angustia por la perdida y felicidad porque la mama este en el cielo cuidada por Dios. Incluso, dice: "Ella esta siempre conmigo, me acompana donde yo este, ella esta con Diosito". Para Sandra, la muerte es un estado de reposo en el que la persona descansa, pero sigue cumpliendo funciones simbolicas de cuidado y presencia en su vida, asi lo expresa en los encuentro ludicos: "Mi mami se fue a descansar, pero ella desde alla me cuida y le dice a dios y a los angeles que me cuide y nos vemos en los suenos y esta conmigo".

La nocion de muerte, similar a la de Ana, no se ha configurado enteramente desde la ausencia definitiva; las tramas de la transitoriedad siguen latentes en el mundo simbolico de Ana y Sandra. Esa nocion de muerte como elemento no perentorio es un soporte a la castracion y, por tanto, a la angustia misma que genera la ausencia del objeto amado.

Presencia de los mecanismos regresivos

La nina tuvo presencia de estados regresivos a partir de la muerte de su madre. En la entrevista al padre, este manifesto que: "Ella se orino en la cama al tiempo de la mama haber fallecido, esto ocurrio en una sola ocasion"; ademas de dicho acontecimiento aislado, no se reportaron otros comportamientos regresivos.

Reflexiones y conclusiones

Esta investigacion tuvo como proposito comprender las manifestaciones del proceso de duelo por muerte familiar en dos ninas entre los 4 y 6 anos de edad. Al momento de investigar, se encuentra una amplia relacion con respecto a la categorizacion planteada. A continuacion se haran algunas reflexiones sobre el duelo a partir del trabajo realizado con las ninas y su familia.

No puede abordarse el concepto de duelo sin tener en cuenta la estructura psiquica del Yo como uno de los conceptos fundamentales en la teoria psicoanalitica, pues esta instancia psiquica media entre las fuerzas del Ello y la constitucion del Superyo. Esta mediacion viene acompanada del principio de realidad, el cual se encarga de la construccion simbolica del mundo y las vivencias experimentadas por el sujeto, impactando, de forma positiva o negativa, en el desarrollo del duelo (Freud, 1923).

Es importante considerar esta funcion del Yo, ya que los diversos mecanismos defensivos presentes en el proceso de duelo, incluida la negacion, son una fuente inhibitoria del Yo, la cual impide que la persona, en este caso las ninas mencionadas, realicen nuevas investiduras libidinales y depositen la energia psiquica sobre otros objetos (Freud, 1917a-1896; Baranger, 1962).

La negacion como mecanismo de defensa juega un papel importante en la vivencia de la perdida. Por un lado, protege al sujeto de la vivencia dolorosa y la afectacion traumatica; por el otro, inhibe al Yo para entregarse y vivir el duelo. Es determinante aclarar que el Yo debe reconocer la perdida y el objeto ausente para que se constituya verdaderamente el duelo (Baranger, 1962; Freud, 1896-1917a).

El duelo se desarrolla a raiz de una perdida significativa, entendiendo esta (la perdida) como la ausencia que genera vacios y sentimientos de angustia, y ocasiona continuidad en el transcurso de la ruptura, implicando necesariamente situarse en relacion con la dicha carencia (Lopez, 2011). De tal modo se evidencia en las ninas, quienes le dan el siguiente significado a la muerte: "Cuando una persona no respira, no habla, siente, puede que piense"; "Dormimos profundo y nos vamos para donde Diosito alla arribita y descansamos con El"; "El cuerpo ya se durmio y no esta, se fue para donde Dios y esta el alma y el espiritu que es lo que se siente".

De los resultados obtenidos en este estudio, puede decirse que, respecto a las reacciones emocionales de las ninas en el proceso de duelo, se desencadenaron una variedad de manifestaciones sintomaticas no presentadas con anterioridad al suceso de la perdida. Para Porta, Retes y Ramirez (2008), en los ninos es frecuente la presencia de pesadillas, llanto y confusion ante la perdida, tal y como se presento en Ana y, en menor medida, en Sandra. En el caso de Ana, hay manifestaciones agresivas con su madre y con su hermana, siendo este un sentimiento que aparece frecuentemente en los procesos de duelo, ya sea hacia la persona fallecida o, como en este caso, hacia personas de su entorno (Ortego et al., 2001).

En cuanto a los encuentros ludicos grupales desarrollados, se aprecia que las ninas tienen el recuerdo latente de la persona fallecida, el cual esta presente en el transcurso de las actividades. Ambas coinciden con recrear lo planteado en su diario vivir con una identificacion entre ellas sobre lo vivido. De acuerdo con Klein (1961-1987), el nino, a temprana edad, al encontrarse bajo las fantasias y las experiencias instintivas, observa que en medio de su juego o actividades ludicas todos los objetos utilizados son vistos en su imaginacion con otro simbolismo, en este caso, las representaciones y las fantasias en relacion con el objeto ausente.

Los primeros acercamientos que implican los actos ritualizados por la familia y la cultura, permiten una primera aproximacion a la nocion de muerte como la ausencia del objeto amado, lo cual genera confusion y angustia en las ninas. Asi, la falta se vive como algo que se ha perdido en el otro y en si mismo: esto implica situarse en relacion con la carencia (Freud, 1917a; Lacan, 2006).

Por otro lado, es importante mencionar las diferencias entre ambas ninas. La primera conoce todo lo sucedido y asistio a los rituales. "Ella fue cuando ibamos al cementerio ella se acostaba en el pasto y le hablaba en secreto al papa, le contaba como todas las cosas que hacia, lo que pensaba y ya, pero de hecho ya eso ni siquiera lo hace, ella va le pone las flores al papa y ya", expreso la tia. Mientras que Sandra asistio a todos los eventos rituales ni conoce los motivos de la muerte. El padre y la abuela de Sandra le brindaron explicaciones como: "La mamita se fue para el cielo porque le dolio la barriguita y el estomago y se murio y esta con Diosito que la necesitaba para que lo ayudara en el cielo". Esto muestra el esfuerzo que debe hacer el doliente para superar la perdida de forma "normal" y ayudar a las ninas a realizar el "trabajo de duelo" (Ortego et al., 2001)

Las ninas sienten necesidad de proteccion y contencion e inconscientemente desarrollan mecanismos regresivos como formas rudimentarias para afrontar y protegerse de la perdida; dichos mecanismos podrian llegar a generar un retraso en el desarrollo alcanzado hasta el momento si el proceso de duelo se estanca y estas conductas no vuelven a su curso normal (Villegas, 2005-2006; Dolto, 2009). En el caso de Ana, como ya se indico, la regresion se relato de la siguiente manera: "Empezaba a hablar como una bebe, asi paso por ahi un ano entero, cuando menos pensaba ella se sentaba y empezaba a hablar como bebe y mimada, a chuparse el dedo ... Cuando mi hermanito se murio, ella si empezo a hacer chichi en la cama otra vez, muchas veces se hizo chichi, no era que todos los dias, no, sino que el dia menos pensado amanecia orinadita, pero fue despues de que mi hermanito se murio y paso varias veces. Fue cuestion de 3 meses, los siguientes, podia pasar una vez a la semana, una vez en 15 dias." En el caso de Sandra, manifiesta su padre que "Se orino en la cama al tiempo de la mama haber fallecido, pero solo fue una vez", pudiendo concluir que la regresion fue un mecanismo de defensa importante en esta etapa del desarrollo libidinal.

De hecho, las reacciones emocionales de las ninas ante la muerte de su familiar dependen de su madurez emocional y la etapa del desarrollo en la que actualmente estan cruzando. Lozano y Chaskel (2009) sugiere, cada nino tiene diferentes formas de expresar su duelo, las cuales varian se perciben como manifestaciones fisiologicas, constantes cuestionamientos, comprension del sentido de perdida, sintomas somaticos, miedo o temores repetitivos.

Finalmente, se puede considerar que, al perder a un ser querido, las ninas llegan a experimentar diversas emociones de perplejidad, de negacion, de confusion, de ambivalencia afectiva y estados regresivos como mecanismo de defensa; en ocasiones se presentan con una aparente indiferencia ante el adulto, pero su mundo interior logra emerger constantemente en el juego y las producciones simbolicas (dibujos).

Referencia

Aberastury, A. (2010). El nino y sus juegos. Buenos Aires: Paidos SAICF.

Baranger, W. (1962). El muerto-vivo estructura de los objetos en el duelo y los estados depresivos. Revista uruguaya de psicoanalisis.

Casanova, E; Merea, A; Morici, S; Pelento, M. L; Popiloff, T y Waine, A. (1993). Algunas consideraciones sobre los duelos en la infancia. Duelo y Trauma. Diarios Clinicos Nro 6. Ed. Lugar. Buenos Aires.

Dolto, F. (1971). Psicoanalisis y pediatria. Francia: Ed. Du Seuil.

Dolto, F (1996). Etapa falica. Madrid: Siglo XXI Editores.

Dolto, F. (2009). Seminario de psicoanalisis de ninos. Mexico: Siglo XXI Editores

Donzino, G. (2003). Duelos en la infancia. Caracteristicas, estructura y condiciones de posibilidad. Revista Cuestiones de Infancia. Pp 39-57 5

Freud, A (1936). El Yo y los mecanismos de defensa. Barcelona: Ediciones Paidos.

Freud, A. (1936). El Yo y los mecanismos de defensa. Barcelona: Ediciones Paidos.

Freud, S. (1896). Fragmentos de la correspondencia con Fliess: Carta 52". En Freud, S (1985) Obras Completas, Buenos Aires: Amorrortu. Vol. I. Apartado II y III

Freud, S. (1905). Tres ensayos de teoria sexual. En Freud, S (1985) Obras Completas, Buenos Aires: Amorrortu. Vol. VII. Apartado II y III.

Freud, S. (1920). Mas alla del principio del placer. En Freud, S (1985) Obras Completas, Buenos Aires: Amorrortu. Vol. XVIII

Freud, S. (1917a). Duelo y melancolia. En Obras completas, Tomo II, traduccion de Lopez Ballesteros. Biblioteca Nueva, Madrid, 1981.

Freud, S. (1926). Inhibicion, sintoma y angustia. En Obras Completas. Buenos Aires: Amorrortu. Vol XX

Freud, S. (1900). La interpretacion de los suenos. En Obras completas, traduccion de Lopez Ballesteros. Biblioteca Nueva, Madrid, 1981

Freud, S. (1917b). Conferencia21: Desarrollo libidinalyorganizacionessexuales, En Freud, S (1985) Obras Completas, Buenos Aires: Amorrortu. Vol. XVI

Freud, S. (1923). El Yo Y El Ello. En Freud, S (1985) Obras Completas, Buenos Aires: Amorrortu.

Fleming-Holland, A. (2000). Desarrollo psicologico del nino. Revista Psicologia, marzo-abril, 2-12.

Fleming-Holland, A. (2008). Reflexiones sobre la Muerte: el Duelo Infantil y el Suicidio Juvenil. Psicologia Iberoamericana, vol. 16, num. 1, junio, 2008, pp. 8-14 Universidad Iberoamericana, Ciudad de Mexico Distrito Federal, Mexico.

Guillen, E. Gordillo, M. Gordillo, M. Ruiz, I. Gordillo, T. (2013). Crecer con la perdida: el duelo en la infancia y adolescencia. International Journal of Develo mental and Educacional Psychology.

Grimberg, R. y Evelson, E. (1962). El nino frente a la muerte. Revista de Psicoanalisis Argentina. Vol. 19

Klein, M. (1937). Amor, culpa y reparacion. En Obras completas, Vol 2. Ediciones Paidos, Barcelona, 1994.

Klein, M. (1940). El duelo y su relacion con los estados maniaco-depresivos. En Obras completas, Vol 2. Ediciones Paidos, Barcelona, 1994.

Klein, M. (1948) Sobre la teoria de la ansiedad y la culpa. En Obras completas, Vol 2. Ediciones Paidos, Barcelona, 1994.

Klein, M. (1961). Relato del psicoanalisis de un nino. Espana: Paidos.

Klein, M. (1987). El psicoanalisis de ninos. Barcelona: Paidos.

Lacan, J. (2006). Seminario 10 la angustia. Buenos Aires: Paidos.

Laplanche, J. (1996). Diccionario de psicoanalisis. Barcelona: Paidos.

Lopez, P L. (2011). El duelo, entre la falta y la perdida. Revista desde el Jardin de Freud, pp. 67-76.

Lozano, L. M y Chaskel, R. (2009). El diagnostico y manejo del duelo en nino y adolescentes en la practica pediatrica reconocimiento y manejo. CCAP, 8(3), 19-32.

Nasio, J. D. (1996). El libro del dolor y del amor. Barcelona: Gedisa.

Ordonez, A y Lacasta, M. A. (2008). El duelo en los ninos. Duelo En Oncologia, 121-136.

Ortego, M, Lopez, S, Alvarez, M y Aparicio, M. (2001). Tema11 Duelo. Ciencias psicosociales II, universidad de Cantabria.

Pallares, E. (2008). Los mecanismos de defensa. Como nos enganamos para sentirnos mejor. Bilbao: Ediciones Mensajero.

Peusner, P (1999). El sufrimiento de los ninos. Buenos Aires: JVE-Ediciones.

Porta, V. G., Retes, R. R y Ramirez, E. O. (2008). Manifestaciones del duelo. Instituto Valenciano de Oncologia (IVO). Valencia, 63-83.

Pontalis, J. (1978). Entre el sueno y el dolor. Bogota: Sudamericana.

Sampieri, R. H. (2014). Metodologia de la investigacion. Mexico. D, F: Interamerican Editores.

Sardella, C. M. (2008). Crisis e identidad. Aportes psicodinamicos para su intervencion analitica grupal. Revista Internacional On-Line, 7(3), 1-14.

Scalozub, L. (1998). El duelo y la ninez. En Abordajes en psicoanalisis de ninos. Revista APdeBA Nro 2 Vol XX. Ed. Asociacion Psicoanalitica de Buenos Aires. Buenos Aires.

Scaluzub, L. (1999). El duelo y la ninez. Revista de Psicoanalisis No 2, VoI. XX--Aborda--jes en psicoanalisis de ninos--, Asociacion Psicoanalitica de Buenos Aires, Buenos Aires.

Raimbault, G. (1995). El nino y la muerte. Ed. Saltes. Toulouse.

Villegas, J. (2005/2006). El duelo--como ayudar a los ninos/as a afrontarlo. Iratxe Apraiz Sagarna 3 Curso de Psicoterapia de Familia y de Pareja Escuela Vasco Navarra de Terapia Familiar.

Winnicott, D. W. (1959-1964). Clasificacion: ?Existe una aportacion psicoanalitica a la clasificacion psiquiatria? En: D. W. Winnicott (1979). El proceso de maduracion en el nino. Estudios para una teoria del desarrollo emocional (pp. 149-168). Barcelona: Editorial Laia.

Winnicott, D. W. (1954). Aspectos metapsicologicos y clinicos de la Regresion dentro del marco psicoanalitico. En: D. W. Winnicott (1981). Escritos de Pediatria y Psicoanalisis (pp. 377-398). Barcelona: Laia.

Winnicott, Donald W. (1971) Realidad y juego. Barcelona: Gedisa.

Winnicott (1949). La mente y su relacion con el psicosoma. En: D. W. Winnicott. (1981). Escritos de pediatria y psicoanalisis (pp.331-346). Barcelona: Laia.

* Anyerson Stiths Gomez Tabares

** Diana Marcela Arenas Betancourt

*** Juliana Duque Valencia

**** Maria Fernanda Gomez Layton

* Docente e Investigador adscrito al programa de psicologia de la Universidad Catolica Luis Amigo. Psicologo, UM. Esp en adicciones, FUNLAM. Mg en Educacion, UNINI. Maestrante en filosofia. U. Caldas. Correo: anyerspn.gomezta@amigo.edu.co

** Psicologa. Universidad Catolica Luis Amigo. Correo: diana.arenasbe@amigo.edu.co

*** Psicologa. Universidad Catolica Luis Amigo. Correo: juliana.duqueva@amigo.edu.co

**** Psicologa. Universidad Catolica Luis Amigo. Correo: maria.gomezay@amigo.edu.co

Recibido: 14 de julio de 2017

Aprobado: 19 de enero de 2018

(1) El presente articulo es el resultado del trabajo investigativo realizado para optar por el titulo de psicologo en la Universidad Catolica Luis Amigo. La investigacion estuvo adscrita al grupo de salud mental psicosocial.
COPYRIGHT 2018 Universidad Catolica de Pereira
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Gomez Tabares, Anyerson Stiths; Arenas Betancourt, Diana Marcela; Duque Valencia, Juliana; Gomez Lay
Publication:Textos & Sentidos
Date:Jan 1, 2018
Words:7947
Previous Article:La planeacion pedagogica para la atencion integral en la Primera Infancia.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters