Printer Friendly

Dos aportes del latin al espanol: el verbo derivar y los sufijos en--aria.

Two contributions from latin to Spanish: the verb derivar and suffix--aria

1. Del verbo derivar

La vigesima primera edicion del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Espanola registra para la entrada derivar la siguiente informacion:
   derivar. (Del lat. derivare.) intr. Traer su origen una cosa de
   otra. U. t. c. prnl. [paralelo] 2. Mar. abatir, desviarse el buque
   de su rumbo. [paralelo] 3. tr. Encaminar, conducir una cosa de una
   parte a otra. [paralelo] 4. Gram. Traer una palabra de cierta raiz
   (1992: 685).


Salta a la vista la ausencia del sentido matematico de esta voz, a saber, obtener la derivada de una ecuacion. Esta acepcion se uso durante muchos anos por estudiantes y profesores de los cursos de Calculo diferencial e integral en expresiones como derivemos esta ecuacion. Con esta acepcion, se constituyo como sinonimo de diferenciar, voz que significa en su cuarta acepcion

Mat. Calcular la diferencial de una cantidad variable (1992: 748).

Los libros de texto se cuidaron por largo tiempo de no emplear este uso para derivar, aunque si recurrian a expresiones como al derivar tal ecuacion, etc., que de alguna manera lo presuponen.

Sin embargo, en ese entonces la Real Academia si registraba como lema derivada:
   derivada. f. Mat. En las funciones matematicas respecto a una
   variable, limite hacia el que tiende el cociente entre el
   incremente que resulta para la funcion y el atribuido a la
   variable, cuando este ultimo tiende a cero. Si esta derivada se
   deriva con relacion a la misma variable, se obtiene la derivada
   segunda y sucesivamente la tercera, etc. (1992: 685).


Aqui podria encontrarse el origen de este cambio semantico, ya que, aunque se trata de un sustantivo, tiene forma pasiva, lo que podria establecer una asociacion hipotetica con un supuesto verbo derivar en sentido matematico. En este sentido, derivar consistiria en un procedimiento de esta indole, descubierto de manera independiente por Newton y Leibniz, que puede ilustrarse con estos dos ejemplos: si f(x) = 2, entonces f'(x) = 0, lo cual significa que cuando una ecuacion es una constancia, su derivada (que se representa f'(x) es 0). En cambio, si f(x) = x2, entonces f'(x) = 2x.

Al igual que su sinonimo diferenciar, derivar seria un verbo transitivo.

Ahora bien, en su vigesima segunda edicion, el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Espanola acepto esta entrada:
   derivar. (Del lat. derivare.) intr. Dicho de una cosa: Traer su
   origen de otra. U. t. c. prnl. [paralelo] 2. Gram. Dicho de una
   palabra: Proceder de cierta raiz o de alguna otra palabra. U. t. c.
   tr. y c. pronl. Algunos derivan adrede de ad directum, pero otros
   no. [paralelo] 3. Mar. Dicho de un buque: abatir ([paralelo]
   desviarse de su rumbo). [paralelo] 4. tr. Encaminar, conducir algo
   de una parte a otra. [paralelo] 5. Mat. Obtener la derivada de una
   funcion (2001: 752).


Salta a la vista el empleo de este termino en matematicas y en la gramatica. Su historia, en este ultimo campo, fue semejante al explicado para el primero.

Desde el punto de vista de la lengua derivar es un verbo con doble regimen, transitivo e intransitivo, el cual contrasta sobremanera, tanto en este aspecto como en su semantica, con su precedente latino. Santiago Segura Munguia nos indica al respecto:
   derivo,--are,--avi,--atum [de, rivus], tr. desviar, derivar [las
   aguas]: ex flumine, de un rio; d. humorem extra segetes, desviar el
   agua fuera de los sembrados [paralelo] [fig.] desviar: aliquid in
   domum suam, desviar algo hacia su casa, en provecho propio; d.
   culpam in aliquo, echar la culpa a alguno [paralelo] [Gram.]
   derivar [una palabra].


La semantica original procede de una accion concreta de caracter fisico: desviar algo, en particular el agua. Este sentido originario es ejemplificado en la siguiente cita del Truculentus de Plauto, que corresponde a un monologo de Ciamo, esclavo de Diniarco, al llevarle unos presentes a Fronesia, la hermosa cortesana:
   nam iam de hoc obsonio de mina deminui una modo

   quinque nummos: mihi detraxi partem Herculaneam.

   nam hoc adsimile est quasi de fluvio qui aquam derivat sibi:

   nisi derivetur, tamen omnis ea aqua abeat in mare;

   nam hoc in mare abit misereque perit sine bona omni gratia. 565

   haec cum video fieri, suffuror suppilo,

   de praeda praedam capio.

   meretricem ego item esse reor, mare ut est:

   quod des devorat <nec dat> is umquam abundat (561-569).

   Pues ya disminui de la mina para las provisiones tan solo

   cinco monedas: separe para mi la parte de Hercules.

   Es como cuando alguien desvia agua de un rio para si:

   si no se desviara, toda esa agua iria al mar;

   Pues esto va a un mar y se pierde inutilmente sin ni un solo
   "gracias".

   Cuando veo que esto pasa, hurto y tomo la presa de una depredadora.

   Yo creo que una meretriz es como el mar:

   lo que le des, lo devora, y nunca da nada aunque este en la
   abundancia.


Tal sentido evoluciono a un sentido figurado en derecho, echar la culpa a alguien, y a la gramatica, en la que se aprovecho para expresar el fenomeno de formacion de palabras. Este ultimo cambio, de acuerdo con Charlton T. Lewis, habria tenido lugar despues de la epoca de Augusto para sustituir la voz duco, empleada con este proposito (1879: 554). Al respecto, Segura Munguia ejemplifica esta particularidad con nomen d ..., entendida como toma su nombre de ... (2003: 237).

Ciceron recurre a esta acepcion en De finibus bonorum malorumque:
   quid autem est amare, e quo nomen ductum amicitiae est, nisi velle
   bonis aliquem affici quam maximis, etiamsi ad se ex iis nihil
   redundet?

   ?Pero que es amar, de la cual se deriva la palabra amistad, sino
   querer que el mayor de los bienes se prodigue a alguien en
   particular, aunque nada redunde en beneficio propio? (2012, II,
   78).


La sintaxis ducti e vocabulo (ser derivada de una palabra) es sumamente proxima a la inteligencia contemporanea. Sin embargo, al asumir este papel la voz derivare enfrento ciertos problemas, ya que en este campo semantico se aprecian algunas irregularidades iniciales en su empleo.

Su uso en gramatica fue muy extendido. De acuerdo con el Oxford Latin Dictionary significa:
   3 (gram.) To form (derivatives).

   ~ata (nomina), ut a "uelocitate".. "uelox", et composita QUINT.
   Inst. I.6.38; nostri..in ~ando paulum..ausi 8.3.31; 8.3.36.


En este sentido, Lewis es coincidente al senalar:
   B. Esp. in gramm., to derive, sc. one word from another (1879:
   554).


Sin embargo, al consultar las fuentes clasicas se aprecia que la nocion inicial que los romanos tuvieron de derivar diferia considerablemente de la moderna.

Considerese la siguiente cita de Quintiliano:
   XXXVIII. Sed hoc tanti fuit vertere, ut "merula", quia sola volat,
   quasi mera volans nominaretur. Quidam non dubitarunt etymologiae
   subicere omnem nominis causam, ut ex habitu, quem ad modum dixi,
   "Longos" et "Rufos", ex sono "stertere" "murmurare", etiam
   derivata, ut a "velocitate" dicitur "velox", et composita pleraque
   his similia (...)

   Algunos no dudaron referir todas las causas de las palabras a la
   etimologia, asi, por su apariencia, como antes indique, "Longo"
   (largo) y "Rufo" (rojizo), por su sonido, "roncar" y "murmurar", e
   igualmente las derivadas, como "velox" se dice de "velocitate", y
   la mayor parte de los compuestos semejantes a estos.


De acuerdo con la cita de Quintiliano, velox se dice que es una palabra derivada de velocitate. Salta a la vista que el orden de los factores no parece familiar, ya que, mas bien, se diria que velocitate es palabra derivada de velox, la cual representa la forma para el nominativo singular.

Aunque no se encuentran testimonios escritos del empleo de este verbo en oraciones transitivas, en cuanto verbo transitivo, derivare exige la presencia de un complemento directo. La informacion suministrada por Quintiliano nos permite asegurar que en una oracion de este tipo el sujeto, es decir, el elemento que produce la desviacion, que desvia a una palabra, es la palabra que hoy llamariamos derivada, lo cual es consistente con la etimologia de la palabra. Asi, por ejemplo, en latin se escribiria patronus derivat patrem, es decir, literalmente la voz patronus ha modificado, alterado, a pater, por lo que la voz derivada vendria a ser pater, no patronus.

Para los hablantes del espanol este sentido puede parecer un poco extrano, ya que se esta mas familiarizado con construcciones como: tal palabra deriva de tal otra, en la que se registra un uso intransitivo del verbo. Sin embargo, tambien puede usarse derivemos la palabra amor, para expresar el sentido de obtener las voces derivadas de amor, usos registrados por el Diccionario Panhispanico de Dudas, que al respecto consigna:
   derivar(se). Con el sentido de 'provenir',
   es intransitivo (pronominal o no) y lleva un
   complemento de origen con de: <<El aumento de
   contraste no deriva de un refuerzo de colores>>
   (Costa Fotografia [Chile 1993]); <<Esta amenaza
   se deriva de varios factores>> (Pais [Esp.] 25.9.96).
   Cuando significa 'encaminarse a otro lugar,
   desviandose del rumbo original', es intransitivo no
   pronominal y lleva un complemento de destino con
   hacia o, menos frecuentemente, a: <<La conversacion
   derivo hacia temas menos dramaticos>> (Savater
   Caronte [Esp. 1981]). De este sentido deriva el
   actual de 'desembocar o transformarse una cosa
   en otra distinta', caso en el que el complemento
   va introducido por en: <<La desazon derivaba en
   languidez>> (Longares Romanticismo [Esp. 2001]).
   Como transitivo, con el sentido causativo de 'hacer
   que [algo o alguien] tome un rumbo determinado,
   desviandose del original', el complemento directo
   suele ir acompanado de un complemento con hacia o a:
   <<Como el director estaba ocupado, los derivaron a mi
   despacho>> (Verbitsky Vuelo [Arg. 1995]) (2005: 215).


No seria admisible, por agramatical, la expresion: esta palabra deriva tal otra, mas si esta palabra derivo en tal otra.

La correccion de patronus derivat patrem se colige de numerosas referencias gramaticales en escritores romanos, quienes, si bien es cierto no la emplean en su sentido activo, mencionan algunos de los participios pasados del verbo, a saber, derivatus y derivativus, ambos con el mismo significado.

En sus Institutiones, Prisciano atestigua el empleo de la voz pasiva de este verbo:

nec solum in pronominibus deriuatiuis, sed etiam in nominibus possessiuis et quae a propriis deriuantur, infinitae possunt intellegi possessiones, nisi adiectione nominis alicuius discernantur, ut meus filius, Telamonius natus, Euandrius ensis, et uide, quod appellatiua magis asciscunt, quae communis sunt qualitatis (CGL 2, 588).
   No solo en los pronombres derivados, sino tambien en los posesivos
   y los que se derivan de los propios, puede entenderse una posesion
   indeterminada, a menos que sean delimitados por la adjuncion de
   algun sustantivo, como meus filius (mi hijo), Telamonius natus (el
   hijo de Telamonio), Evandrio ensis (la espada Evandria), y mira que
   los apelativos admiten todavia mas, pues son de cualidad comun.


En la expresion quae a propriis deriuantur se aprecia que ha operado un cambio de regimen verbal. Notese que Prisciano se refiere a los nomina possessiua que derivan de los nomina propria. Salta a la vista que aqui sigue el orden logico que nos resulta afin, ya que en los tiempos cercanos a Augusto la construccion habria sido inversa.

A partir de esta epoca, tal uso prevalecera. Asi lo atestigua posteriormente el Digesto de Justiniano:

Hi "magistri" appellantur. Quin etiam ipsi magistratus per derivationem a magistris cognominantur (Dig. 50.16.57, 2005: 12).
   A estos se les llama "maestros". Los mismos magistrados son
   llamados de esta manera por derivacion de la palabra "maestros".


Notese el complemento preposicional a magistris.

Unos cien anos despues, en el capitulo I de sus Etymologiarum, dedicado a la grammatica, Isidoro de Sevilla atestigua el siguiente uso:

Derivativa eo, quod es alio nomine deducantur, ut a monte "montanus".

Derivados son, en cambio, los que proceden de otra palabra, como "montano" de monte (2009: 282, I.8)

El cambio semantico y sintactico se ha consolidado y, a estas alturas, es irreversible.

2. Del sufijo--arius,--aria,--arium

Corresponde ahora examinar los aportes del latin al espanol a traves del sufijo--arius, --aria,--arium, que derivo al espanol en--ario, --aria.

De acuerdo con la Real Academia de la Lengua Espanola
   --ario, ria. (Del lat.--arius). suf. Forma adjetivos que indican
   relacion con la base derivativa. Bancario, embrionario. [paralelo]
   2. Forma sustantivos que significan, entre otras cosas, profesion.
   Boticario, ferroviario. [paralelo] 3. Se refiere a la persona a
   quien se cede algo. Concesionario. [paralelo] 4. Senala el lugar
   donde se guarda lo significado por el primitivo. Campanario,
   relicario (2001: 203).


En latin este sufijo es propio y caracteristico de la derivacion nominal,

servia para formar adjetivos y sustantivos; las inscripciones nos han conservado una serie de nombres de profesiones en--arius (por ejemplo, saccarius, "fabricante de sacos"; burgarius, "soldado que sirve en un burgus"; centenarius, "especie de centurion"--neologismo por centurio--, pecuarius, "criador de ganado bovino", etc.) y hay nombres de utensilios, de recipientes en--arium (y, con mucha menos frecuencia, en--arius), como, por ejemplo, atramentarium, "tintero", panarium "artesa"; pultarius "puchero", etc. Es posible que muchas de estas formaciones no fueran formaciones tardias y vulgares: se trata en gran parte de palabras con un sentido muy especial que podian existir muy bien en epoca clasica e incluso ser usadas, llegado el caso, en la lengua hablada de gentes cultivadas, sin, pese a ello, haberse conservado en los textos literarios (Herman, 2001: 126).

La aparicion de este sufijo data del periodo arcaico de la literatura latina, cuando los autores latinos lo emplearon en la elaboracion de elementos paratextuales como los titulos de sus comedias. La influencia tiene su origen en Gneo Nevio quien introdujo ciertas modificaciones linguisticas al momento de titular sus obras, asi tenemos Carbonaria, La carbonera; Chlamydaria, La comedia de la clamide; Corollaria, La comedia de la de la coronita; Nervolaria, La comedia de la flaquita; Testicularia, La comedia de los testiculos; Tunicularia, La comedia de la faldita (1). Este recurso fue heredado por Plauto, el que a su vez genero terminos como Aulularia, La comedia de la ollita; Cistellaria, La comedia de la cesta; Vidularia, La comedia del baul; Mostellaria, La comedia del fantasma; y Asinaria, La comedia del asno.

Estos sufijos tambien se emplearon en la atellana, en la que Novio presenta obras como Gallinaria, La comedia de la gallina; Lignaria, La comedia del leno; Tabellaria, La comedia de la tabla; y Togularia, La comedia de la toguita, junto a la Sarcularia, La comedia de la escardadora; de Pomponio y la Aulularia, La comedia de la ollita; de Laberio, esta ultima en el mimo (2).

En la comedia togata Afranio tiene un Temerarius, El temerario, y un Cinerarius, El peluquero. Paralelo a este proceso, Afranio realizo una modificacion distinta mediante patella, plato, y creo un adjetivo Patellea para La comedia del plato (3).

Victor Jose Herrero indica que se trata de un sufijo sustantival y adjetival, en ambos casos, con a. Entre los ejemplos que el ofrece para el primer grupo estan sicarius, sicario, sextarius, sextario, 6a parte del congio, datarius, regalo, viridarium, jardinero; mientras que para el segundo, nefarius, abominable, contrarius, contrario, vicarius, representante, temerarius, casual, gregarius, del rebano, de la masa (1971: 148-150).

Sobre el tema, Veikko Vaananem senala con gran profundidad que existen
   Adjetivos a partir de nombres de objetos: urceus aquarius
   "cantaro", asinus molarius "asno que hace girar la muela", etc.; ha
   hecho concurrencia a--aris,--are: App. Pr. 69 "primipilaris, non
   primipilarius", Val. Max. 6, 1, 12 manipularius miles=manipularis
   m. (Baehrens, pag. 121); sustantivos para designar a profesionales
   que producen, fabrican, trabajan, venden tal o cual genero, en
   concurrencia con--tor,--trix, proliferan en latin popular y
   tecnico y en las lenguas romanicas (rum.--ar, it.--aio y--aro,
   fr.--ier, esp.--ero, port. eiro, cat.--er), por ej. operarius
   "obrero", librarius "copista", lignarius "lenador", saccarius
   "descargador" y "fabricante de sacos", veterarius "remendon",
   taurarius "torero" (Pompeya, hapax), cubicularius,--is "ayuda de
   camara", "criada", ostiarius,--ia "portero, portera" (1967: 142,
   175).


Respecto de la formacion de sustantivos, Vaananem indica:
   --aria.--Nombres de oficio o de comercio obtenidos por elipsis de
   grupos, como taberna o ars argentaria, etc., y usados sobre todo
   como complementos de objeto de facere "ejercer": argentaria
   "banco", saccaria "oficio de descargados" (Apul.), salsamentaria
   "salchicheria" (Pompeya, hapax), scrutaria "baratillo" (glos.)
   unguentaria "perfumeria"; uso especial: nombres de comedias de
   Plauto Asinaria o "Fabula de los asnos", Aulularia o "Fabula de la
   marmita", Cistellaria o "Fabula de la caja", Mostellaria o "Fabula
   de las rentas". En romance, este sufijo designa mas en especial una
   cantidad de algo determinado o el lugar donde se encuentra en gran
   cantidad (cf. K. Baldinger, Kollektivsuffixe una Kollectivbegriffe,
   Berlin, 1950, pag. 236 ss.) (1967: 143, 177).


Otro grupo de palabras proceden del sufijo--arium, en particular
   Nombre de recipientes o de espacios donde se conserva tal o cual
   cosa, y sus congeneres: aerarium "hacienda publica", atramentarium
   "tintero", granarium "granero", panarium "artesa", tabularium
   "archivo", solarium "terraza de sol" (a. fr. solier),
   virid(i)arium>fr. verger, etc.; sentido especial: "suma de dinero
   entregada para tal gasto", por ej. calcearium (para calzado),
   exsequiarium (para las exequias), salarium (para sal, como
   consecuencia "salario"), vestiarium (para vestidos; otro sentido:
   "armario", "guardarropa") (1967: 142-143, 176).


Facilmente nos viene a la mente la voz notario en espanol, que deriva de notarius, sobre ella san Isidoro de Sevilla apunta esta explicacion:

De notis uulgaribus

1. Vulgares notas Ennius primus mille et centum invenit. Notarum usus erat ut, quidquid pro con[ten] tione aut [in] iudiciis diceretur, librarii scriberent conplures simul astantes, divisis inter se partibus, quot quisquie verba et quo ordine exciperet. Romas primus Tullius Tiro Ciceronis libertus commentus est notas, sed tantum praepositionum. 2. Post eum Vipsanius, Philargius, et Aquila libertus Maecenatis alius alias addiderunt. Deiden Seneca, contractu omnium digestoque et aucto numero, opus efficit in quinque millia. Notae autem dictae eo, quod verba vel syllabas praefixis characteribus notent et ad notitiam legentium revocent; quas qui didicerunt proprie iam notarii appellantur (2009: I. 22.1-2.).
   Primero Ennio invento mil cien abreviaturas vulgares. El uso de las
   abreviaturas consistia en que cualquier cosa que se dijera ante la
   asamblea o en los juicios, varios amanuenses presentes las
   escribirian simultaneamente, distribuyendose las partes entre si y
   cuantas palabras, asi como en que orden cada uno las captaria. En
   Roma, primero Tulio Tiron, liberto de Ciceron, comento sobre las
   notas, pero solo de las preposiciones. 2. Despues de el, Vipsanio,
   Filargio y Aquila, liberto de Mecenas, cada uno de ellos anadio
   otras. Despues Seneca, reunidas y clasificadas, asi como aumentadas
   en numero, hizo una obra con cinco mil. Se llaman "notas" pues
   denotan palabras o silabas mediante simbolos predefinidos y las
   conservan para inteligencia de los lectores. Quienes las han
   aprendido con propiedad son llamados "notarios".


3. Conclusiones

Este breve trabajo ha mostrado, por un lado, como ciertos procesos evolutivos de la lengua latina continuan presentandose en el uso contemporaneo del espanol. El fenomeno no es extrano, por cuanto rara vez responden exclusivamente a determinadas caracteristicas de una lengua especifica. Responden, en cambio, a leyes foneticas o linguisticas muy conocidas.

Por otra parte, se ha podido establecer una raigambre sumamente antigua en las voces terminadas en--aria, la cual se remota no solo a la Roma arcaica, sino a una parte de su literatura, la que no has llegado a traves de los siglos.

Notas

(1.) von Albrecht, Michael, (1997), p. 134.

(2.) Ballester, Xaverio, (1998), p. 38.

(3.) Ribbech, citado por Loprez Lopez, Aurora, (1983), p. 253. A esta comedia togata, para Ritschl, posiblemente habria que sumar una Vaccaria o Baccaria. Vease Ballester, Xaverio, (1998), p. 38.

Bibliografia

Ballester, Xaverio. (1998). Los mejores titulos y los peores versos de la literatura latina, 1a edicion, Publicaciones de la Universitat de Barcelona, Barcelona.

Ciceron. De finibus bonorum malorumque, II, 78. consultado el 23 de octubre del 2012 en https://www.thelatinlibrary.com/ cicero/fin2. shtml#78.

Oxford. (2007). Oxford Latin Dictionary. Edited by P. G. W. Glare. Reprinted. Oxford University Press Inc. New York.

Herman, Josef. (2001). El latin vulgar. Edicion espanola reelaborada y ampliada con la colaboracion de Carmen Arias Abellan. fa reimpresion. Editorial Ariel, S. A. Barcelona.

Herrero Llorente, Victor-Jose. (1971). La lengua latina en su aspecto prosodico, con vocabulario de terminos metricos. Editorial Gredos, S. A. Madrid, Espana.

Isidoro de Sevilla. (2009). Etimologias. Edicion bilingue. 2a reimpresion. Biblioteca de Autores Cristianos. Madrid.

Justiniano. (2005). Sobre el significado de las palabras (Digesto 50.16). Version de Martha Patricia Irigoyen Troconis. 2a edicion, corregida y aumentada.

Lewis, Charlton T. (1879). A Latin Dictionary Founded of Andrew's Edition of Freund's Latin Dictionary Revised, Enlarged, and in Great Part Rewritten. 1st Edition. Oxford University Press Inc. New York.

Lopez Lopez, Aurora. (1983). Fabularum togatarum fragmenta, 1a. edicion, Ediciones Universidad de Salamanca, Salamanca.

Real Academia de la Lengua Espanola. (1992). Diccionario de la lengua espanola. a-g. Tomo I. 21a edicion. Editorial Espasa Calpe, S. A. Madrid.

Real Academia de la Lengua Espanola. (2012). Diccionario de la lengua espanola. a-g. Tomo I. 22a edicion. consultado el 24 de octubre del 2012 en http://lema.rae.es/ drae/?val=derivar

Real Academia de la Lengua Espanola. (2001). Diccionario de la lengua espanola. a-g. Tomo I. 22a edicion. Editorial Espasa Calpe, S. A. Madrid.

Real Academia de la Lengua Espanola. (2005). Diccionario panhispanico de dudas. Santillana Ediciones Generales, S. L. Madrid.

Segura Munguia, Santiago. (2003). Nuevo diccionario etimologico Latin-Espanol y de las voces derivadas. 1a reimpresion. Universidad de Deusto. Bilbao.

Priscianus. (). Prisciani Institutiones.

Vaananem, Veikko. (1967). Introduccion al latin vulgar. Editorial Gredos, S. A. Madrid.

Von Albrecht, Michael. (1997). Historia de la literatura romana, desde Andronico hasta Boecio. Volumen I, 1a. edicion, Empresa Editorial Herder, S. A., Barcelona.

Henry Campos Vargas *

* Universidad de Costa Rica. Abogado, notario y filologo clasico. Costa Rica.

Correo electronico: hcamposv@yahoo.es

Recepcion:. 9/6/2013 Aceptacion: 15/11/2013.
COPYRIGHT 2014 Universidad de Costa Rica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Campos Vargas, Henry
Publication:Kanina
Date:Dec 1, 2014
Words:3860
Previous Article:Competencia definicional de los escolares costarricenses.
Next Article:El lexico de la medicina: usos metaforicos y metonimicos.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters