Printer Friendly

Dopico Cainzos, M. D., Villanueva Acuna, M. (eds.): Clausus est Ianus. Augusto e a transformacion do noroeste hispano. Philtate 1. Studia et acta antiquae Callaeciae.

Dopico Cainzos, M. D., Villanueva Acuna, M. (eds.): Clausus est Ianus. Augusto e a transformacion do noroeste hispano. Philtate 1. Studia et acta antiquae Callaeciae. Lugo: Diputacion de Lugo, 2016, 438 pp.

Clausus est Ianus se refiere, obviamente, a la ceremonia de cierre del templo de Jano en Roma, realizada con motivo de la victoria de Augusto sobre los cantabros y astures en el ano 25 a. C. Ningun titulo parece mas apropiado que este para dar inicio a una serie de estudios (Philtate, 1) que tienen como objeto la Gallaecia antigua en sus variados aspectos, historicos, epigraficos, arqueologicos y linguisticos, ya que es a consecuencia de la conquista romana cuando estos pueblos reciben en gran medida su identidad propia. El volumen que resenamos recoge las intervenciones producidas en un coloquio internacional que, con el mismo titulo, se desarrollo en el campus de Lugo, de la Universidad de Santiago de Compostela, en julio de 2014.

La obra esta subdividida en cuatro partes: O noroeste e o imperio romano, Os instrumentos do poder, Os cambios do territorio e das comunidades, y As transformacions economicas. La primera parte, O noroeste e o imperio romano, aborda los imprescindibles aspectos de la conquista del noroeste hispano y el conocimiento del territorio, sus gentes y sus recursos por parte de griegos y romanos. Una primera contribucion, <<Como se construe una rexion historica en epoca do emperador Augusto. O caso de Callaecia>> (Gerardo Pereira, U. Santiago de Compostela), abunda en un tema que siempre preocupo a este investigador: el de la genesis identitaria de la Galicia actual. El trabajo es una traduccion al gallego del mismo publicado en caste llano en la revista Studia Historica. Historia Antigua, 32, 2004. En ambos casos la publicacion se produjo tras el fallecimiento de Gerardo Pereira, con lo que su texto asume hasta cierto punto un caracter testamentario de su pensamiento. No deja de sorprender la peripecia intelectual de Pereira, quien en sus primeros trabajos sobre el tema (<<La formacion historica de los pueblos del norte de Hispania. El caso de Gallaecia como paradigma>>, Veleia, 1, 1984, pp. 271-288) partia de la idea de negar cualquier objetividad a la identidad galaica, subrayando que esta era principalmente una consecuencia de la actividad organizadora y clasificadora de los romanos, y que en este ultimo estudio, en cambio, sostenia una posicion casi diametralmente opuesta: <<Se as isoglosas marcan una frontera linguistica, por moito que haxa que matizar esta abrupta expresion, e que habia una frontera que o romano soubo apreciar en si mesma e en concurso con outros fenomenos fronteirizos>>. <<Todo iso presidido por imponentes formas xeoloxicas que o determinan todo>>, una sorprendente afirmacion que recuerda la pretension de Montesquieu de que la historia de los hombres es producto de la geografia y del paisaje. Por el contrario, la contribucion de Gonzalo Cruz Andreotti (UMA), <<Donde habita el olvido El conocimiento geografico de los territorios del Noreste: de la cartografia a la cultura>>, subraya precisamente el caracter de la Geografia antigua como constructo de la Historia. El autor aprovecha el objeto de su comunicacion para trazar un panorama muy completo de la evolucion de la Geografia antigua de la peninsula desde Polibio hasta Estrabon. Finalmente, la ultima contribucion de esta parte, <<A conquista do Noroeste>> <<Manuel Villanueva Acuna, U. Santiago de Compostela), ofrece una sintesis imprescindible del fenomeno de la conquista romana, sin el cual no pueden comprenderse los demas aspectos. Esta sintesis no es facil de hacer dados los silencios de las fuentes historicas acerca de los galaicos y sus relaciones pacificas o violentas con los romanos. Podemos asumir que la Gallaecia meridional, la bracarense, fue conquistada por Decimo Bruto en el ultimo tercio del siglo ii a. C., pero ?como se produjo la integracion de la Gallaecia lucense? ?Fue mediante la conquista militar, o como consecuencia de un proceso pacifico? El relato historiografico de las guerras de Augusto del 29-19 a. C. alude con claridad a los astures y los cantabros, pero no a los galaicos. Solamente recientes hallazgos epigraficos como el denominado Bronce de El Bierzo ayudan a comprender parcialmente (solo parcialmente) la complejidad de los hechos.

La segunda parte de la obra, Os instrumentos do poder, aborda como su titulo indica los mecanismos a traves de los cuales Roma ejercio su dominio sobre los territorios del noroeste. La organizacion administrativa: <<La integracion del NO en el imperio romano: la aportacion de la epigrafia juridica>> (Juan Santos Yanguas, UPV); el ejercito: <<El ejercito romano y el Noroeste hispano durante epoca agustea>> (J. J. Palao, USAL); la red viaria como soporte de la organizacion militar y civil: <<La vehiculatio (o cursus publicus) y las militares viae. El control politico y administrativo del imperio por Augusto>> (Pierre Sillieres, Universite Bordeaux III); y los elementos ideologicos, principalmente el culto al gobernante, materializado a traves de la realizacion de altares monumentales: <<Augusto y los altares del culto imperial>> (Santiago Montero Herrero, UCM). A traves del analisis de diferentes bronces juridicos, el bronce de Astorga, tambien conocido como pacto de hospitalidad de los Zoelas, el denominado bronce de Bembibre o edicto del Bierzo del ano 15 a. C., la tabula Lougeiorum del ano 1 d. C., J. Santos muestra como las estructuras organizativas basicas romanas, la civitas, el conventus y la provincia, se desarrollaron con gran rapidez despues de la conquista. La implantacion de estas estructuras no fue un proceso largo, sino muy rapido, en el que la poblacion indigena participo muy activamente. J. J. Palao analiza el papel del ejercito romano no solo como herramienta imprescindible para la sumision militar, sino tambien como el unico elemento que podia proporcionar un soporte organizativo desde el punto de vista territorial o fiscal, en unas zonas donde hasta ese momento la vida urbana no habia existido. Llama la atencion la parquedad de datos, tanto epigraficos como arqueologicos, acerca de la presencia militar en el noroeste en epoca augustea, subrayada por el autor. Esa parquedad contrasta con los datos, mas abundantes, que tenemos para otras actuaciones militares del principe, en Germania o en Oriente. Los especialistas deberian preguntarse si dicha parquedad es puramente casual o bien esta en relacion con un caracter especifico de la guerra de Augusto contra los pueblos del noroeste. El trabajo de S. Montero sobre los altares de Augusto en el noroeste subraya el caracter pionero de las Arae Sextianae en la introduccion del culto al gobernante en occidente, asi como su complejo significado, no solo religioso y propagandistico, sino tambien militar y judicial, como se desprende de su comparacion con otros monumentos semejantes, como el altar de los Ubios.

La tercera parte, Os cambios do territorio e das comunidades, aborda desde una perspectiva multidisciplinar los cambios introducidos por el dominio romano. Estos cambios son de naturaleza ecologica: <<Clima, paisaxe e accion humana no NO da peninsula Iberica durante a Idade do ferro e a Romanizacion: Mitos e realidades>> (Pablo Ramil Rego y Luis Gomez-Orellana Rodriguez, U. Santiago de Compostela); economica: <<Evolucion de las comunidades castrenas y la mineria aurifera en el occidente de Asturias tras la conquista de augusto>> (Angel Villa Valdes, Museo arqueologico de Asturias); e institucional (pero tambien territorial) con la potenciacion de la vida urbana como marco administrativo que modifica las realidades socio-habitacionales existentes, representadas por la cultura castrena: <<Os inicios da urbanizacion no Noroeste: as capitais conventuais>> (Dolores Dopico Cainzos, U. Santiago de Compostela); <<Bracara Augusta e as transformares do territorio. Homogeneizacao e diversidade>> (Helena Paula Abreu de Carvalho, U. do Minho, Braga). La valoracion de dicha cultura y su evolucion final es el objeto de dos estudios especificos: <<Roma potenciou a cultura castrexa ata diluila>> (Francisco Calo Lourido, Museo do Pobo Galego); y <<A etapa final da cultura castrexa. O castro de San Cibriao de Las>> (Yolanda Alvarez Gonzalez y Luis Francisco Lopez Gonzalez). Todos estos trabajos tienen el merito de romper con los esquemas interpretativos, fuertemente arraigados en la historiografia, que ven en la denominada cultura castrena una especie de modelo atemporal. Todos estos trabajos se benefician del aumento de excavaciones arqueologicas que permiten conocer con mas precision las fuentes de subsistencia, las actividades economicas y las manifestaciones sociales de la sociedad del noroeste. Los grandes castros como Monte Mozinho, San Cebrian de Las, Briteiros, Sanfins, Coana, Barona, etc., corresponden a epoca imperial y su desarrollo se debe a una reorganizacion del poblamiento en funcion de los nuevos intereses de los romanos, principalmente de la mineria del oro (<<Ainda ignoramos de onde saiu tanta xente para habitar estes grandes castros>>, Calo Lourido). El castro permanece, como forma de poblamiento, pero su funcionalidad y significado es completamente diferente (<<non habia de quien se defender baixo Roma, polo que as murallas estan so protexidas por estatuas de guerreros galaicos nas portas. Una vez mais estamos diante do caracter simbolico de murallas e portas>>, Calo Lourido). <<La continuidad aparente entre el mundo prerromano y las gentes castrenas de comienzos del siglo ii es un espejismo cuya explicacion debe buscarse en la pervivencia del castro como lugar preferente de habitacion, un escenario de aspecto arcaico, tradicional en sus formas, en el que no se advertian estrepitosas rupturas ni signos manifiestos de conflicto. Nos encontramos, sin embargo, ante la culminacion de un proceso de desestructuracion politica e ideologica de tal magnitud que, por su eficacia, es comprable con lo ocurrido con otros pueblos y regiones cuya romanizacion se ha considerado tradicionalmente mas profunda>> (A. Villa Valdes). El castro de San Cibrian de Las ejemplifica esta evolucion, constituyendo un paradigma por sus grandes dimensiones, muy semejantes a las de Monte Mozinho, y su consideracion de parque arqueologico de la cultura castrena. Aunque la fecha inicial de este poblado en el siglo II a. C. puede ser discutible (Monte Mozinho se data en epoca augustea, no anterior, y, por otra parte, la planificacion global de San Cibrian, muy bien expuesta por los autores, parece remitir a unas concepciones que son extranas a las pequenos castros indigenas del Hierro II), el castro muestra dos etapas diferenciadas, situandose el limite entre ambas a mediados del siglo i d. C., fecha en la que se produce una reestructuracion de las viviendas, con la aparicion de grandes diferencias de planimetria entre unas y otras, que parece estar en relacion, precisamente, con el desarrollo de la mineria del oro. Frente al castro, que periclita, el dominio romano supone el desarrollo de la civitas y, de manera sorprendentemente rapida que atestigua la tranquilidad politica general, de la villa agricola. Dolores Dopico analiza las capitales conventuales, Lucus, Bracara y Asturica, como expresion de una voluntad politica expresa del estado romano: <<encontramonos ante ciudades que non son o froito dunha evolucion de comunidades indixenas cara ao urbanismo nin o resultado da promocion xuridica de asentamientos fundados por maxistrados romanos. Tampoco se pretende asentar nelas colonos ou veteranos e recompesalos con lotes de tierra. Por ultimo, non podemos asegurar que se pretendera situalas no lugar mais facilmente defendible [...] E Augusto quien decide a sua fundacion>>.

La cuarta parte, As transformacions economicas, incide en algunos aspectos que se han tratado tambien en la seccion anterior, como es el caso de la mineria del oro, autentico motor del interes romano por el noroeste peninsular, como ya Floro y Dion Casio tuvieron ocasion de senalar: <<Del final de la conquista al inicio de la explotacion minera: Augusto y el control del Noroeste hispano>> (Almudena Orejas y Francisco Javier Sanchez-Palencia, CSIC). Otros aspectos, como el desarrollo del comercio: <<O desenvolvimento do comercio no Noroeste a partir da conquista. O caso de Bracara Augusta>> (Rui Manuel Lopes de Sousa Morais, U. Porto); o la introduccion de la economia agricola de signo romano: <<La introduccion del sistema de la villa en Hispania: vino y viticultura en el litoral oriental de la peninsula Iberica>> (Victor Revilla Calvo, U. Barcelona), son igualmente abordados. El caso de Bracara Augusta esta especialmente bien tratado a traves de las exposiciones de Helena Paula A. Carvalho y de Rui Morais, a pesar de que hayan sido incluidos en lugares diferentes de la monografia. El trabajo de la arqueologa portuguesa presta especial atencion al entorno agricola de Bracara Augusta y a las reordenaciones del territorio que se producen a consecuencia de la fundacion de la civitas por Augusto, con el desarrollo de la villa como forma principal de habitacion y explotacion. El trabajo del Rui Morais se centra mas en el nucleo urbano de Bracara, que muestra desde sus inicios una vocacion de cosmopolitismo, como atestiguan tanto la inscripcion dedicada a C. Caetronius Miccius por los cives romani qui negotiantur Bracaraugusta como una magnifica taza de plata con nielados de oro hallada en las termas de la ciudad, de epoca augustea. Este destacado papel de Bracara se debe a su privilegiada situacion en el cruce de vias maritimas y terrestres que debieron ser aprovechadas por el ejercito tanto para su abastecimiento como para el avance contra los pueblos septentrionales durante la guerra cantabro-astur. La unica objecion que puede hacerse al libro en su conjunto es, precisamente, que la otra capital conventual de Gallaecia, Lucus Augusti, no se halle igualmente representada en las contribuciones cientificas, lo que habria permitido una vision mas equilibrada del proceso historico.

En conjunto, esta obra proporciona un panorama muy completo de los conocimientos actuales acerca del noroeste hispano en epoca de Augusto. La publicacion es altamente recomendable, ya que proporciona un estado completamente actualizado de la investigacion historica en torno a la figura de Augusto y su decisiva actuacion en el noroeste hispano a raiz de las guerras contra los cantabros y astures, que implicaron tambien a los galaicos. El elenco de participaciones ofrece un equilibrio entre enfoques genericos y microhistoria local, abordando practicamente todos los aspectos relevantes desde el punto de vista historico. Transformaciones sociales y economicas, reestructuracion del territorio, implantacion de los cultos e ideologia romanos, creacion de un imaginario especifico sobre el noroeste hispanico y analisis concreto de casos urbanos. Todas las colaboraciones muestran un notable dominio de las Fuentes historicas y arqueologicas, una Bibliografia actualizada y un metodo riguroso de analisis cientifico. La informacion grafica (fotos, mapas, planos, graficos, tablas, etc.) es muy completa y la obra se cierra con los resumenes/ abstracts y la traduccion castellana de los textos en lengua gallega.

Manuel Salinas de Frias

Universidad de Salamanca

vafio@usal.es
COPYRIGHT 2018 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Salinas de Frias, Manuel
Publication:Studia Historica. Historia Antigua
Article Type:Resena de libro
Date:Jan 1, 2018
Words:2652
Previous Article:Silva, G. V. da; Silva, E. C. M. da; Lima Neto, B. M. (orgs.): Espacos do sagrado na cidade antiga.
Next Article:Cipres, P. (ed.): Plinio el Viejo y la construccion de Hispania Citerior, Anejos de Veleia, 14.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters