Printer Friendly

Documentos de Edad Moderna en el Archivo General de la Administracion.

[en] Early Modern Documents in the General Archive of Administration

1. Preliminar

En 1969 el Archivo General de la Administracion fue creado en Alcala de Henares con el objetivo de recoger, seleccionar, conservar y disponer para informacion e investigacion cientifica los documentos generados por los organismos centrales del Estado ya carentes de vigencia administrativa. Este hecho no puede ser desconectado de su hilatura historica, que no es otra que la construccion del aparato burocratico liberal tras el fin del Antiguo Regimen. Este proceso genero a mitad del siglo XIX dos hechos fundamentales: la aparicion del Cuerpo Facultativo de Archiveros y la creacion en Alcala de Henares del Archivo General Central, destinado a la custodia tanto de los documentos de las extinguidas Juntas y Consejos del Antiguo Regimen como de los expedientes administrativos que periodicamente remitirian los nuevos Ministerios liberales (2). En 1939 el Archivo General Central desaparecio traumaticamente del elenco de archivos estatales, mientras la produccion documental administrativa crecia de un modo exponencial y espectacular. Sin archivo intermedio o historico al que remitir sus documentos, los Ministerios acumularon desde entonces importantes masas documentales, muchas de ellas de notable antiguedad, y que hoy son testimonio de su actividad. Desde que el Archivo General de la Administracion abrio sus puertas a principios de la decada de 1970 han ingresado 1.163 transferencias procedentes de los Archivos Centrales de los Ministerios Civiles, Empresas Publicas y Organismos Autonomos, y del suprimido Movimiento Nacional, sin olvidar los fondos de las instituciones judiciales radicadas en Madrid.

Asi pues, teniendo a la vista la norma y fines de su creacion, a nadie pasa desapercibido que los fondos documentales albergados en el Archivo General de la Administracion quedan acotados cronologicamente en el periodo de fundacion y desenvolvimiento de las instituciones contemporaneas, desde el segundo tercio del siglo XIX hasta practicamente la actualidad. Por tanto, con toda seguridad un usuario interesado en acceder a los documentos generados por el Estado en la Edad Moderna no anotara el archivo alcalaino entre los primeros de su lista, o probablemente nunca lo hara.

No siendo un centro fundamental para ese campo de estudio, con todo, el Archivo General de la Administracion custodia algunas fuentes que pueden ser de interes para el estudioso de la Edad Moderna espanola, tanto a nivel intemo como en el marco de las relaciones internacionales o la accion exterior, y que en cualquier caso son susceptibles de convertirse en un util complemento a las grandes series conservadas en los repositorios de fondos modernos, desde los Archivos Historicos Provinciales, Diocesanos, Universitarios, Municipales o Nobiliarios, hasta los Archivos Estatales como el Archivo de la Corona de Aragon, el Archivo General de Simancas, el Archivo General de Indias o el Archivo Historico Nacional, por citar solo algunos.

Pero, ?por que custodia el Archivo General de la Administracion, un archivo intermedio, documentos de fechas tan antiguas? ?Pudiera ser, acaso, una anomalia? Quiza se trate de un fenomeno habitual en los archivos centrales e intermedio de la Administracion Central, receptores de fondos de instituciones contemporaneas en los que siempre hay cabida para series o agrupaciones documentales historicas. Es sabido que aun a dia de hoy no son pocos los archivos publicos de rango central o administrativo que custodian series historicas, por tratarse de expedientes que siguen teniendo activo su valor primario, o por representar su permanencia en la organizacion productora un timbre de prestigio patrimonial para sus custodios. En otros casos, el desague de grandes masas documentales a las que no se podia dar salida durante decenios explica la llegada de documentos de cronologia no habitual para archivos de tales caracteristicas.

Sea como sea, en el Archivo General de la Administracion pueden identificarse cuatro grandes fuentes de interes para el estudio de la Edad Moderna. No son las unicas, pero forman conjuntos lo suficientemente coherentes como para exponerlos de forma diferenciada:

1. Para empezar, hay que tener en cuenta las series documentales generadas en periodo contemporaneo por las nuevas instituciones de la Administracion Central liberal que incorporaron en su acervo documentos de siglos anteriores en cumplimiento de sus competencias. Ejemplo de ello lo encontramos en los Expedientes de liquidacion y conversion de deudas antiguas y cargas de justicia tramitados en el siglo XIX por la antigua Direccion General de la Deuda del Ministerio de Hacienda, y que suelen incluir titulos de deuda u otros derechos suscritos en el periodo moderno (y en ocasiones medieval); o en el denominado "Archivo de la Beneficencia Particular" del Ministerio de la Gobernacion, que incluye, junto a los expedientes de fiscalizacion administrativa de las instituciones beneficas de los siglos XIX y XX, multitud de documentos de los siglos XVI al XVIII acreditativos de la fundacion o institucion de entidades de beneficencia privada. Se trataria de expedientes contemporaneos que incorporan documentos modernos o informacion sobre entidades originadas y activas en la Edad Moderna.

2. En segundo lugar encontramos los fondos documentales generados por las instituciones del Servicio Exterior de Espana, algunos de los cuales tienen fechas iniciales en el siglo XVIII. Estas representaciones, si bien no pueden sustraerse a los cambios estructurales politico-administrativos acaecidos en la metropoli, se mantienen estables funcionalmente a lo largo de los siglos, pues para ellas el final del Antiguo Regimen no supone un cambio significativo en la genesis documental y en la custodia de los documentos, los cuales se acumulan en sus archivos sin cesuras. En estos casos, el factor mas importante para la integridad del fondo es la propia evolucion politica del pais en que se situa la representacion, y el ejemplo mas claro se encuentra en las legaciones de la Corona espanola en los antiguos Estados de la Peninsula Italica previos a la Unificacion de esa nacion: por ejemplo, en el Reino de las Dos Sicilias, en el Ducado de Parma, o en el Gran Ducado de Toscana, de los que el Archivo General de la Administracion custodia fondos diplomaticos de la Edad Moderna y de los dos primeros tercios del siglo XIX. Fuera del ambito italiano, existen otros fondos diplomaticos que hunden sus cronologias en el siglo XVIII, tales como los de las representaciones de Espana en Tripoli, Washington o Estambul.

3. En tercer lugar, debe subrayarse la existencia de expedientes generados por el Consejo de Guerra, nacido a principios del siglo XVI dentro de la configuracion polisinodial del Estado moderno. Estos documentos forman parte del fondo del Consejo Supremo de Justicia Militar, denominacion que tomo a partir de 1939 el antiguo Tribunal o Consejo Supremo de Guerra y Marina, creado en 1834 para sustituir al antiguo Consejo de Guerra. La serie mas importante de este fondo, abrumadoramente contemporaneo, es la de "Expedientes de causas, cruces, retiros y casamientos" en la que ha pervivido un numero importante de expedientes de los siglos XVII y XVIII creados por el antiguo Consejo de Guerra, en su mayoria relativos a la gestion del personal de la institucion y a los meritos y servicios de militares.

4. Finalmente, hay que citar varios fondos judiciales y gubernativos del Antiguo Regimen, de ambito territorial mas reducido, que se interrumpen con la aparicion de las correspondientes instituciones sustitutorias liberales. Se trata de los fondos de los Corregimientos de Madrid y de Alcala de Henares, ingresados como "sedimentos" documentales heredados por sus sustitutos, los Juzgados de Primera Instancia e Instruccion.

A continuacion veremos con algo mas de detalle estos documentos, su historia archivistica, caracteristicas descriptivas e instrumentos de acceso, de manera que el potencial usuario pueda calibrar su idoneidad para sus propositos informativos o de investigacion. Y en primer lugar:

1.1. Los expedientes de la Deuda

En septiembre de 1976 tuvieron ingreso en el Archivo General de la Administracion siete remesas de legajos procedentes del Archivo de la Direccion General del Tesoro y Presupuestos del Ministerio de Hacienda (3). De acuerdo a las relaciones de entrega, conformaban estas transferencias mas de 2.800 legajos, de los cuales 1.406 correspondian a "expedientes de subastas y ventas de bienes de corporaciones civiles", 749 a "expedientes de deudas antiguas" y 717 a "expedientes de cargas de justicia", incoados y tramitados fundamentalmente en la segunda mitad del siglo XIX, acompanados de varios centenares de libros registro. Las transferencias fueron completadas con 55 legajos de juros, alcabalas, enajenaciones de oficios y servicios, remitidos por la citada Direccion General en julio de 1978 (4), entre los que se encontraron los documentos mas antiguos que hoy custodia el Archivo General de la Administracion (5). Esta documentacion venia acompanada de unas relaciones de entrega que constituyeron los primeros instrumentos de descripcion para su acceso y tratamiento. Recepcionadas las transferencias, pasaron a integrar el Grupo de Fondos de Hacienda, por entonces primera seccion del Archivo.

Los expedientes de deudas antiguas y cargas de justicia deben situarse en el contexto historico-administrativo del arreglo de la deuda que se inicia a mediados del siglo XIX de la mano de Juan Bravo Murillo y que se extendera hasta bien entrado el siglo XX. En 1850 la deuda publica constituia una verdadera pesadilla para el Gobierno, pues representaba el 91% del producto interior bruto de la nacion (6). Bravo, en su calidad de Presidente del Consejo de Ministros y Ministro de Hacienda, procuro sentar las bases de un sistema que permitiera convertir la deuda gigantesca del Estado en otra que fuera asumible mediante los fondos realmente disponibles en las arcas estatales. Este es el espiritu de la Ley de 1 de agosto de 1851, que permitia reanudar el pago de los intereses de la deuda, paralizado desde 1836. Durante la segunda mitad del siglo XIX varias disposiciones en forma de leyes, decretos y ordenes regularan este esfuerzo estatal para el arreglo de la deuda, "verdadera transaccion entre los derechos de los acreedores y la posibilidad de la nacion de hacer frente a sus obligaciones" (7), fielmente documentada en los expedientes de la Direccion General de la Deuda.

Jesus Gaite ya senalo en la decada de 1980 el interes que podian suscitar estas series hacendisticas decimononicas, "que nos permiten mirar con cierto optimismo la historia de nuestra Deuda Publica". Comparaba las transferencias al Archivo General de la Administracion con las realizadas a principios del siglo XX por la Direccion General de la Deuda, cuando remitio al Archivo Historico Nacional todo el fondo de Juros, poniendo de este modo "a salvo toda la historia de la Deuda de la Corona de Castilla, desde los Reyes Catolicos hasta mediado el siglo XVIII" (8). Efectivamente, ambos conjuntos documentales son complementarios, y si bien los expedientes de deudas antiguas y cargas de justicia se inician fundamentalmente en la segunda mitad del siglo XIX, enraizan con titulos de deuda del periodo moderno, pues son la base que permite la tramitacion de aquellos.

El arreglo de la deuda secular genero dos grandes series, a saber, los "expedientes de deudas antiguas" y "los expedientes de cargas de justicia". En el caso de los primeros se trata fundamentalmente de expedientes administrativos incoados de oficio o por iniciativa de las personas fisicas y juridicas que tienen como objeto la liquidacion de un credito contra el Estado mediante su reconversion en un titulo amortizable, capitalizando la deuda y haciendola susceptible de pago por parte de la Hacienda Publica. Estas deudas antiguas podian originarse por conceptos muy diversos, de tal modo que es muy dificil en estas paginas explicar la amplisima casuistica existente en la serie: asi, unos expedientes pueden iniciarse con el objeto de indemnizar a los particulares consignatarios afectados por presas maritimas, como las realizadas por los britanicos antes de 1808 (9); otros resuelven peticiones de atrasos adeudados a militares veteranos de las guerras contra Napoleon y de independencia americana, o a ciudades y particulares que financiaron el esfuerzo de guerra con contribuciones especiales (10). Pero otros muchos se remontan mas atras en el tiempo, a un privilegio que originaba una obligacion para la Hacienda Real, por ejemplo en forma de privilegio de juro cuyos intereses percibia el deudor en el "situado" de lugar y tributo que especificara el titulo correspondiente, y durante el plazo, temporal o perpetuo, que sus clausulas estipularan. Asi pues, son muy abundantes en estos expedientes los privilegios de enajenacion de rentas reales (tercias, alcabalas, medios diezmos, etc.) a favor de individuos (con fuerte presencia de aristocratas, como es logico) y entidades como concejos, colegios, cofradias, conventos, congregaciones, etc.

Los titulos originales o sus copias autenticadas ante los negociados del Ministerio de Hacienda estan presentes dentro de los expedientes o fuera de ellos, como en el caso de los centenares de titulos del Antiguo Regimen que ingresaron en 1978 fuera de sus expedientes, quiza porque en un momento determinado se identifico un alto valor diplomatico en estos documentos y se decidio formar un coleccion separada, hoy accesible a traves del inventario IDD (01)008.000, que es un clasico catalogo documental (11). Otros dos inventarios dan acceso a la serie de deuda antigua: el IDD (01)007.003, para la deuda antigua "cancelada", y el IDD (01)007.004, para la deuda antigua "pendiente", como asi se distinguio en la antigua Direccion General de la Deuda, por llevar estampado el sello "cancelado" en la guarda de pergamino del titulo original o en la portada del expediente.

En el caso de los expedientes de "cargas de justicia" nos encontramos fundamentalmente ante procedimientos incoados de oficio o por las personas fisicas o juridicas perceptoras de rentas procedentes de tales obligaciones. El objetivo perseguido era la declaracion de caducidad de la carga o, en caso contrario, la obtencion de una indemnizacion, con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, en concepto de liquidacion de un derecho originado generalmente en un privilegio por el que la Corona enajenaba oficios o rentas en favor de una persona o entidad a cambio de una cantidad (12). La indemnizacion adopto la forma de una conversion de la renta heredada en deuda corriente del Estado, y requeria la comprobacion administrativa de que la carga de justicia no habia caducado y que por tanto era perpetua y subsistente, circunstancias que se investigaban y sustanciaban en los expedientes con prolijidad, exigiendo para ello los titulos originales. Como en el caso de los expedientes de deuda, presentan un caracter diverso y complejo, siendo asi que los propios archiveros de Hacienda reconocian en 1951 la dificultad de distinguir entre un procedimiento administrativo de liquidacion de deuda de otro de cancelacion de carga de justicia (13).

En los expedientes de cargas de justicia originadas en la Edad Moderna, cuyos titulos o certificaciones se adjuntan a los expedientes o forman, como ya hemos visto, serie aparte, predomina el objetivo de liquidacion y capitalizacion de juros por alcabalas, los mas abundantes, pero tambien por conceptos fiscales tales como lanas, salinas, millones, mesa maestral de ordenes militares, puertos secos, venta de esclavos y negros, diezmos de mar; o por enajenacion a favor de particulares de oficios publicos como, por ejemplo, el de fiel medidor de liquidos de Malaga, el de prebostad de Bilbao, el de escribano del servicio de millones de Paredes de Nava (Palencia), el de alguacil mayor de la Audiencia de Sevilla o el de regidor perpetuo de Toledo, citando algunos casos. Los centenares de privilegios conservados fueron expedidos por las cancillerias de todos los soberanos titulares de la Monarquia de Espana, desde los Reyes Catolicos hasta Carlos IV. La carta de privilegio es por antonomasia el documento representativo del Antiguo Regimen, ya que es justamente el privilegio la piedra basilar de su estructura sociopolitica.

La diversidad de privilegios y titulos expedidos por la Hacienda Real, sobre los conceptos mas diversos y a favor de un mundo social heterogeneo, hace de estas series un conjunto documental a tener en cuenta para la investigacion de la fiscalidad, la deuda publica y la administracion de la Monarquia Hispanica y el Estado Liberal, en combinacion con los fondos hacendisticos conservados en el Archivo General de Simancas y en el Archivo Historico Nacional. Ademas, ofrece a estudiantes e investigadores una panoplia de tipos documentales de gran interes para el analisis diplomatico-paleografico y para la historia de la cultura escrita. Por otra parte, en estos expedientes no cuenta unicamente la existencia de los titulos originales de derechos constituidos en los siglos modernos, sino tambien la informacion acerca de las personas fisicas y juridicas que deciden convertirse en acreedores del Estado en ese periodo. Para cobrar/convertir la deuda, era esencial que tales entidades dieran prueba de su existencia y continuidad ante los negociados de Hacienda decimononicos, y para ello constan tambien en los expedientes las correspondientes certificaciones de los hechos fundacionales. Podia tratarse de fundaciones pias como el Colegio de la Encarnacion, vulgo "Casa de Recogidas", de Salamanca, fundado en 1648, cuyo patron era el cabildo de la Catedral, y que habia quedado exento de desamortizacion (14). En este sentido, los expedientes de deudas antiguas y cargas de justicia proveen de informacion notable sobre el origen y vicisitudes de estas instituciones tan propias del Antiguo Regimen.

1.2. El Archivo de la Beneficencia Particular

Si los expedientes de deudas antiguas y cargas de justicia nos hablan del esfuerzo del Estado liberal por identificar, comprobar y tratar de liquidar y consolidar las obligaciones contraidas por la Corona siglos atras, aliviando a las arcas publicas de tan pesada remora, los documentos del llamado "Archivo General de la Beneficencia Particular" ilustran sobre la funcion de control y fiscalizacion que ese mismo Estado liberal extendio a las entidades asistenciales privadas, muchas de ellas fundadas en los siglos modernos y pasadas por el tamiz del proceso desamortizador. El Archivo General de la Beneficencia Particular ingreso en el Archivo General de la Administracion en diciembre de 1976, mediante transferencia de 1.373 cajas que se encontraban en el edificio que fue sede de la Junta Provincial de Asistencia Social de Madrid, cajas que iban acompanadas de 569 legajos y 123 libros del Archivo de la Junta Provincial de Beneficencia de Madrid (15). Es fundamental recalcar, como hace Juan Jose Villar Lijarcio (16), que el Archivo de la Beneficencia Particular siempre tuvo una ubicacion y un tratamiento diferenciados respecto al Archivo Central del Ministerio de la Gobernacion, asi como una relacion especialisima con la Junta Provincial de Beneficencia de Madrid, en cuya sede de la calle Amor de Dios no. 6 fueron constituyendose tanto el fondo del Archivo General como el de la Junta Provincial.

Este conjunto documental, cuyo productor fue la Seccion de Beneficencia Particular de la Direccion General de Beneficencia (y en ocasiones la de Administracion) del antiguo Ministerio de la Gobernacion, alberga informaciones esenciales para la accion del Protectorado del Gobierno en este ramo, esto es, "la ordenacion, fiscalizacion y alta inspeccion de las obligaciones, bienes y recursos adscritos a fundaciones beneficas particulares" en aplicacion del marco normativo establecido por la legislacion decimononica de Beneficencia (17), que tenia como objetivo asegurar que las entidades privadas cumplieran la voluntad de sus antiguos fundadores y no desviaran sus recursos hacia fines distintos a los de su creacion. Asi pues, las series de este fondo se inician administrativamente en la decada de 1830 y finalizan un siglo despues, cuando se aprecia una decadencia de la beneficencia privada de origen religioso o testamentario al extenderse progresivamente la accion asistencial estatal. En cualquier caso, contienen tipologias diversas y ricas: expedientes de declaracion y clasificacion de fundaciones, expedientes de investigacion de su estado, estadistica, cuentas y presupuestos de las mismas, correspondencia con las Juntas Provinciales de Beneficencia, etc. Por lo general, el tratamiento archivistico que recibio cada fundacion fue la apertura de un legajillo o expediente general en el que se iban incorporando todos los documentos relativos a la institucion a medida que se iban produciendo o recibiendo.

Ademas, era totalmente imprescindible para una correcta gestion de la Beneficencia Particular disponer de los documentos que efectivamente acreditaran el origen, desarrollo y vigencia juridica de la fundacion benefica, asi como de los bienes y rentas sobre los que se sustentaba. Dada la existencia plurisecular de una buena parte de las fundaciones, es posible encontrar como cabecera de los expedientes generales un buen numero de titulos originales de fundacion a partir del siglo XVI, en forma de escrituras notariales, capitulos, actas de patronazgo y rendicion de cuentas, que alcanzan hasta siglo XIX (18). En ocasiones se trata de libros registro encuadernados en pergamino que se inician con el documento original de creacion de una memoria u obra pia, seguido de los asientos que de forma cronologica y sistematica van dando cuenta de los distintos actos juridicos de voluntad y patronazgo que determinan las condiciones de desenvolvimiento de la institucion, tal y como puede observarse en el caso de la memoria fundada en 1590 por Juana del Monte para dotes de huerfanas y limosnas, con sede patronal en la hoy desaparecida iglesia de San Miguel de los Octoes de Madrid (19). En otras ocasiones, pueden encontrarse ejemplares impresos de las ordenanzas o reglamentos de las instituciones, como la segunda impresion, de 1712, de los estatutos de la Santa Capilla y Obra Pia para casar huerfanas y vestir pobres fundada en 1512 en la parroquia de San Andres de Jaen por el protonotario apostolico Gutierre Gonzalez Doncel (20).

O puede tratarse de certificaciones, testimonios y copias autorizadas de los documentos fundacionales y su normativa interna, expedidas contemporaneamente a los procedimientos administrativos decimononicos de comprobacion y fiscalizacion, como podemos observar nuevamente en el caso de la Casa de Arrepentidas de Salamanca, arriba citada, y que reaparece ahora en el Archivo de la Beneficencia Particular con su legajillo especifico, y donde nos volvemos a topar, en traslado de 1841, con la escritura de fundacion de 1648, esta vez in extenso, acompanada de la relacion de fincas y rentas que los fundadores y patronos destinaron para su dotacion (21). En este caso, las comprobaciones del Ministerio de la Gobernacion tienen como objetivo verificar la legalidad de la obra pia y la correcta administracion y asignacion de rentas y bienes. Finalmente, pueden existir informaciones contemporaneas que resumen la historia de la institucion benefica desde su creacion, a efectos de identificar su titularidad juridica, siendo habitual que los expedientes se abran con una "resena historica de su fundacion", de gran interes para aquellas de las que ha quedado escaso rastro documental (22).

En complemento a los fondos que sobre beneficencia privada custodian los Archivos Historicos Provinciales, de Diputaciones Provinciales, Municipales, Notariales Eclesiasticos y privados, el Archivo General de la Beneficencia Particular aporta datos sobre hospitales, cofradias, casas de huerfanos, escuelas de parvulos, ollas de pobres y platos de pobres vergonzantes, casas de desamparados, memorias y obras pias para la dotacion de huerfanas, doncellas y arrepentidas, etc., etc., en un extenso arco temporal. En la actualidad este fondo ocupa el tramo de cajas comprendido entre la signaturas 44/05000 y 44/07613. Es accesible a traves de 51 inventarios mecanografiados, IDDs (08)005.001-(08)005.051, correspondiendo cada uno de ellos a una provincia (23), donde cada pagina ejerce la funcion de ficha descriptiva del contenido documental de una institucion benefica.

2. Los fondos del Servicio Exterior y el Ministerio de Estado

Otro vivero documental de interes para el modernista es el constituido por los archivos de legaciones y consulados de Espana en distintos puntos del planeta, existiendo varios en el Archivo General de la Administracion que arrancan su andadura en el siglo XVIII. Su correspondencia con las instituciones centrales de Madrid, con las representaciones de que dependian y con las autoridades de las naciones en que se radicaban, sus expedientes y registros de asuntos comerciales, judiciales, notariales y de navegacion, por citar algunos de tantos, aportan informacion para el estudio de la actividad exterior espanola en el periodo final del Antiguo Regimen, tanto en la esfera publica como privada, en logico complemento a los fondos generados por la Primera Secretaria de Estado y del Despacho, por el Consejo de Estado y por otras representaciones diplomaticas, conservados hoy en el Archivo Historico Nacional y en el Archivo General de Simancas. De manera habitual, se trata de agrupaciones documentales de muy larga duracion, pero que generalmente son de volumen discreto, al ser su contenido el material superviviente a multitud de contingencias, selecciones y mermas intencionadas y naturales sucedidas hasta el momento de su envio a la metropoli.

Asi, el 30 de abril de 1973, con las obras del archivo practicamente terminadas, tuvo ingreso, entre un conjunto diverso de fondos del Servicio Exterior procedentes del Ministerio de Asuntos Exteriores, uno del Consulado de Espana en Burdeos (24), cuya documentacion mas antigua, la correspondencia con el Secretario de Estado Ricardo Wall sobre apresamiento de buques por corsarios franceses, databa de mayo de 1756. Sin embargo, va a destacar por su importancia, numero y volumen el conjunto de archivos formados por las legaciones y consulados de Espana en los estados italianos durante el siglo XVIII y buena parte del XIX, los mas numerosos a causa de las estrechas relaciones mantenidas entre los territorios de ambas Peninsulas desde tiempos medievales, territorios que en muchos casos estuvieron bajo dominio directo de la Monarquia Hispanica, como Napoles y Sicilia. Asi, junto a los documentos de Burdeos (1756-1900), ingresaron en la citada transferencia un fondo del Consulado en Palermo (1766-1948) (25) y otro del Consulado en Trieste (1725-1938) (26); y en abril de 1974, con las obras ya terminadas, tuvo ingreso un importante fondo del Consulado de Espana en Genova (1756-1939) (27). Como es natural por su funcion tradicional, los fondos consulares abundan en asuntos comerciales y de navegacion, sanidad, asuntos judiciales, proteccion de subditos y demas circunstancias de los espanoles en el exterior, pero tambien la politica se trasluce en sus series de correspondencia.

Estos fondos consulares serian completados en abril de 1984 con la llegada de 131 cajones que, sin relacion de entrega alguna, contenian en gran mezcla y desorden los fondos de representaciones diplomaticas de Espana en diversas capitales de Italia, que habian sido concentrados en nuestra Embajada en Roma (Quirinal) (28). Abiertos los sellos diplomaticos y los del servicio aduanero italiano en junio de 1985 en presencia de los archiveros Elio Lodolini y Luigi Londei, se descubrio una amalgama desordenada de documentos, algunos en lamentable estado de conservacion, pertenecientes a representaciones diplomaticas de Espana ante los Estados italianos y, en menor numero, de algunas representaciones italianas ante otros Estados de la misma Peninsula Italica. A partir de 1989 se iniciaron los trabajos de identificacion y descripcion, hallandose conjuntos relevantes de los Archivos de la Legacion de Espana ante el Reino de las Dos Sicilias (Napoles, 1756-1863), la Legacion de Espana ante el Ducado de Parma (1740-1805), la Legacion de Espana ante el Gran Ducado de Toscana (Florencia, 1711-1798), la Legacion de Espana ante el breve Ducado de Lucca (1818-1842) y la Legacion de Espana ante el Reino de Cerdena-Saboya (Turin, 1814-1865), ademas de una parte relevante del fondo documental de la primera representacion diplomatica espanola ante el nuevo Estado Italiano asentado en Roma tras la unificacion del pais. Como es natural, los asuntos diplomaticos, protocolarios y de alta politica son mas abundantes en los documentos de estas legaciones que en los consulares (29).

En este sentido, cabe destacar igualmente el fondo de la Legacion de Espana en Suiza (Berna-Lucena, 1769-1917), formado por unas escasas 21 cajas, pero que contienen abundante correspondencia diplomatica de la segunda mitad del siglo XVIII, siendo de especial interes para la historia militar de Espana la documentacion relativa al reclutamiento y formacion de los regimientos suizos que estuvieron al servicio de la Corona hasta la decada de 1820 (30). Otro fondo diplomatico importante es el de la Legacion de Espana en Washington (1778-1981), que inicia sus series en fechas proximas al nacimiento de los propios Estados Unidos; ademas, su correspondencia con la Secretaria de Estado y con las autoridades gubernativas de la America y Filipinas espanolas tiene un volumen suficiente como para ser tenida en cuenta en investigaciones sobre las primeras relaciones diplomaticas hispanoestadounidenses y el fin de nuestra presencia colonial en el continente americano (31).

En relacion a Africa se encuentra disponible el fondo del Consulado General de Espana en Tunez (1796-1920), cuyas tres primeras cajas abarcan el periodo 1786-1832, con muy escasos testimonios del siglo XVIII (32). Seguidamente contamos con el fondo del Consulado General de Espana en Tripoli (1779-1932) (33). De sus escasas 19 cajas, las siete primeras contienen correspondencia diplomatica oficial, expedientes de navegacion, de corsarios, desertores, etc., para el periodo 1779-1828; las cajas se complementan con otros 19 libros, entre los que destaca un tomo del protocolo notarial consular de los anos 1784-1814, de interes para el estudio de la vida cotidiana de los espanoles en las llamadas "Regencias de Africa". No en vano, la paz con estas Regencias y con el Imperio Otomano era un objetivo perseguido por la diplomacia espanola, tal y como se declara en diversos puntos de la Ynstruccion dada por el Rey a la Suprema Junta de Estado (34) en 1787, de modo que el fondo de la Legacion de Espana en Constantinopla (1777-1905) tambien puede ser relevante para iluminar este punto de la politica exterior de la Monarquia hacia la Sublime Puerta. En el orden cultural, los testimonios de la labor de los dragomanes para hacer posible la comunicacion diplomatica son otra parte destacable de este conjunto documental (35).

Este repaso por los fondos diplomaticos mas antiguos no quedaria completo si dejaramos de citar la existencia de pequenos grupos documentales de Edad Moderna en el fondo del Ministerio de Estado custodiado en el Archivo General de la Administracion. En efecto, una parte del llamado "Archivo Historico" del Ministerio de Asuntos Exteriores fue transferida a Alcala en abril de 1973 (36). Fueron remesadas entonces algunas series relativas a las secciones ministeriales de Subsecretaria, Contabilidad, Interpretacion de Lenguas, Relaciones Culturales, Comercio y Asuntos Judiciales, arrancando algunas de ellas en tiempos de la antigua Primera Secretaria de Estado y del Despacho, en el siglo XVIII o incluso antes. No es posible detenernos en todos los testimonios de Edad Moderna que se espigan en este fondo del Ministerio de Estado, pero desde luego merece la pena hacer mencion a algunos, y el primero de ellos es el denominado "Expediente general sobre organizacion del Ministerio de Estado", que reune documentos datados entre 1707 y 1922, en tres cajas, 54/00039 a 54/00041. En la primera de ellas, albergando los documentos mas antiguos, se reune informacion de interes sobre la planta de la Primera Secretaria de Estado y del Despacho, las normas de procedimiento y gobierno interior, reparto de negociados (37), honores de los Secretarios del Despacho y dignidades y cargos anejos al oficio, asuntos de personal, retribuciones extraordinarias y gastos secretos del real servicio, del periodo 1707-1839.

Entre los expedientes que hemos tenido a la vista tambien habria que destacar uno procedente de Seccion de Contabilidad (edificios de representaciones en el extranjero) del ano 1747 relativo a la posible instalacion de los pensionados de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en el edificio de nuestra Embajada ante la Santa Sede, en la Piazza di Spagna, que incorpora unos magnificos planos y alzados del palacio adquirido por el VIII Conde de Onate en 1647 (38). Al lado de este expediente, en la misma caja, se halla el Discurso sobre los Archivos, y expecialmente del Archivo de Su Magestad Catholica en la Corte de Roma, de Jose Garcia del Pino, secretario de la Real Casa de Santiago de los Espanoles de Roma y archivero de la Embajada de Espana ante la Santa Sede. Redactado hacia 1716, es de gran interes para los archiveros por las consideraciones teoricas y practicas que aduce en el diseno de los requisitos de un archivo diplomatico y las condiciones de su responsable a principios del siglo XVIII (39).

No falta tampoco la tradicional agrupacion documental de "Varios" donde encontramos una coleccion facticia de normativa impresa de la Edad Moderna compilada probablemente en la misma Primera Secretaria de Estado y del Despacho. Se trata de impresos de Reales Cedulas publicadas por el Consejo de Castilla, asi como Reales Provisiones, Reales Resoluciones, Reales Ordenes, Pragmaticas y otros textos normativos datados e impresos entre 1600 y 1833. Su numero supera ampliamente el millar, si bien no se dispone por el momento de un inventario detallado de documentos (40).

Este corpus documental del Ministerio de Estado cuenta para su acceso con los instrumentos de descripcion mecanografiados IDDs (10)003.001 a (10)003.010, a disposicion en Sala de Consulta, que ofrecen al investigador una descripcion somera de series, asuntos, fechas extremas y paises. Ante la todavia escasa profundidad de la descripcion disponible para estas series, es de prever que en el futuro puedan salir a la luz un mayor numero de referencias documentales de interes para el modernista.

Finalmente, es necesario mencionar los documentos de origen diplomatico que heredo la Presidencia del Gobierno al asumir en 1925 los asuntos coloniales y de protectorado en Africa a traves de la Direccion General de Marruecos y Colonias (41). Bien temprano llegaron al archivo de ese centro directivo todas las series documentales generadas por la antiguas Secciones de Marruecos y Colonias del Ministerio de Estado, y desde la Presidencia del Gobierno fueron transferidas al Archivo General de la Administracion en enero de 19 81 (42). Forman los testimonios mas antiguos del llamado "Fondo Historico de Marruecos" expedientes y correspondencia de la Secretaria de Estado sobre asuntos relativos al Norte de Africa desde el ultimo tercio del siglo XVIII, sobre todo del Imperio Jerifiano y Berberia, pero tambien sobre Gibraltar y las islas de Fernando Poo y Annobon y su toma de posesion por Espana en 1779 (43). Destaca especialmente la correspondencia diplomatica del Conde de Floridablanca con el Consulado en Tanger y otras autoridades. Como es natural, los temas de navegacion, comercio y pirateria son predominantes en esta documentacion sobre las relaciones internacionales en el Mediterraneo Occidental, muy aprovechable en union de otros fondos ultramarinos custodiados en el resto de Archivos Estatales.

3. Los expedientes del Consejo de Guerra (1597-1834)

Aunque el Archivo General de la Administracion fue creado para serlo exclusivamente de la Administracion Civil del Estado, y no de la Militar, que siempre ha contado con su propio sistema de archivos, con todo, en los anos 1994, 1995 y 1998 el Archivo General del Ministerio de Defensa remitio en sendas transferencias 3.540 cajas, contenedoras de mas de 196.000 expedientes integrantes de una serie denominada de "Causas, cruces, retiros y casamientos" de personal militar, con fechas extremas situadas entre 1597 y 1965, cuyo ultimo productor habia sido el Consejo Supremo de Justicia Militar (1939-1987), pero que sorpresivamente tambien albergaba documentos del antiguo Consejo de Guerra nacido con los Austrias, y que son suplementarios de los albergados en el Archivo General de Simancas y en el Archivo General Militar de Segovia.

Como es conocido, no existe una fecha exacta de arranque de esta institucion, que en sus origenes se confunde notablemente con el Consejo de Estado, pero en cualquier caso puede reconocerse desde al menos la decada de 1580 un Consejo de Guerra plenamente formado dentro del marco del sistema polisinodial y con competencias delimitadas, consistentes en el apoyo consultivo al monarca en materias militares, la gestion administrativa de la Armada y el Ejercito, la seleccion de los cargos militares y la imparticion en ultima instancia de la justicia referente al fuero militar, tarea esta que con el paso del tiempo se iria convirtiendo en preponderante. Dotado de una sola secretaria o de dos, de Mar y de Tierra, sus integrantes eran expertos militares y diplomaticos, togados y de capa y espada, repartidos en dos salas, muchos de ellos miembros del Consejo de Estado, pues hasta 1714 lo fueron tambien del de Guerra. La denominacion escueta de Consejo de Guerra llega hasta el ano 1714, en que pasa a denominarse Consejo Supremo de Guerra, y en 1834 es suprimido junto al resto de Consejos del Antiguo Regimen. Con todo, las altas competencias judiciales en el fuero militar son de alguna manera recogidas por el Tribunal Supremo de Guerra y Marina, creado por Real Decreto de 24 de marzo de ese mismo ano; desde 1878 y hasta 1931 continuara como Consejo Supremo de Guerra y Marina, sufriendo diversos cambios de adscripcion y denominacion que desembocan en la franquista de Consejo Supremo de Justicia Militar, en titulo ultimo (44).

En la serie de "Causas, cruces, retiros y casamientos" del Consejo predominan en numero los expedientes contemporaneos. Su denominacion, una yuxtaposicion de asuntos, aglutina en realidad diferentes series generadas por las Salas del Consejo en funcion del negocio juridico tratado, de modo que los expedientes vistos por la Sala de Justicia versan sobre causas judiciales incoadas a personas sujetas al fuero militar y el resto, esto es, los vistos por la Sala de Gobierno, son expedientes relativos a la concesion de cruces y recompensas, permisos de matrimonio y clasificacion de pensiones de retiro a favor del personal militar o sus familiares. Con todo, tuvieron un tratamiento archivistico unificado, pues en un mismo expediente podian acumularse subexpedientes sobre negocios diversos, desde causas judiciales hasta pensiones de retiro u orfandad. En definitiva, evidencian estos expedientes las competencias del Consejo a partir de 1834.

?Y que ocurre con los expedientes de epoca anterior, de los siglos XVI al XVIII? Aunque todavia no conocemos con detalle todas las tipologias o subseries, dado que el instrumento actualmente disponible para acceder a este conjunto documental es un simple indice onomastico desprovisto de cualquier calificador o dato adicional que pueda dar luz sobre el asunto de cada unidad, las catas hasta ahora efectuadas permiten identificar expedientes relativos al nombramiento de Consejeros de Guerra, memoriales y hojas de servicios de militares, expedientes de concesion de pensiones y cedulas de preeminencias militares y expedientes personales de oficiales y empleados del Consejo. Cuando se complete la descripcion precisa de cada unidad documental, que en marcha esta, podremos presentar una tipologia detallada de las distintas subseries identificadas. En cualquier caso, si es posible afirmar que todos los expedientes tienen un denominador comun: versan exclusivamente sobre personal, bien sean integrantes del propio Consejo, bien militares que se dirigen al mismo para resolver algun negocio o consignar sus servicios.

Los expedientes de nombramiento de Consejeros de Guerra suelen ser muy breves, destinados a testimoniar documentalmente la incorporacion del nuevo miembro a la institucion colegiada y la notificacion de la merced real al interesado, siendo fundamentales el real decreto original y el testimonio de juramento del cargo. En ocasiones superan la formalidad burocratica y nos acercan a las realidades sociales del Antiguo Regimen, como ocurre en el expediente de nombramiento del Conde de Morata (45), que nos incluye un interesante relato de lo que ocurrio el 8 de enero de 1623 con motivo de su juramento como Consejero de Guerra. Estando reunido el Consejo, el de Morata tuvo que esperar en la puerta, "a la lumbre", junto a los porteros y pajes, a que llegara el Duque del Infantado (46). En el interin iban entrando los consejeros, y entre ellos cambiaban impresiones sobre la indecencia de la compania y el lugar en que quedaba el conde. No llegando finalmente el del Infantado, y no sufriendose mas la situacion, se le hizo entrar para verificar el juramento, ante el Marques de Villafranca. En cualquier caso, los expedientes de nombramiento son de gran interes para el interesado en los procedimientos y prosopografia de la institucion.

Otros expedientes nos hablan de los meritos de guerra y servicios de los militares, generalmente expresados en forma de certificacion expedida por los mandos de las unidades u otras autoridades y remitidas al Consejo de Guerra en orden a lograr la concesion de una pension, remuneracion o ayuda de costa. Estos documentos "biograficos" adoptan en ocasiones rasgos dramaticos, como en la carta fechada en Oran el 15 de enero de 1710 dirigida por el artillero Jose Agustin Pardo de Buenrostro a su esposa Beatriz Quintero, dando cuenta del naufragio de la saetia en la que habia zarpado desde Malaga con bastimentos y presidiarios para Melilla, y que dio de traves por "tormenta grande", arrojando a sus supervivientes a las costas de Berberia, donde fueron hechos cautivos. La carta forma parte de una informacion sobre el suceso instruida ante el alcalde mayor de Malaga con objeto de solicitar ayuda para el rescate del militar, perteneciente a la Compania de Artilleros con sueldo de esa ciudad (47).

Por ultimo, los expedientes personales de empleados del propio Consejo de Guerra nos presentan a la mano de obra, mas humilde, que permitia el funcionamiento cotidiano de la maquinaria burocratica, desde porteros y mozos de "estrados" hasta relatores. En este articulo no puede dejarse de destacar el expediente de Jose Rodriguez Arguelles, archivero del Consejo de Guerra entre 1777 y 1820, pues los datos que alberga no son unicamente los biograficos de este funcionario, sino tambien los que permiten dar luz sobre el Archivo General del Consejo de Guerra a fines del Antiguo Regimen. Las consultas que en el se hallan permiten saber que en noviembre de 1773 Carlos III ordeno al Consejo arbitrar los medios para ordenar el Archivo de la institucion comisionando a tres miembros, "quienes, despues de haber examinado el estado del antiguo Archivo expusieron que en el quarto de la Casa de los Consejos se hallaban varios legajos de papeles y expedientes sin inventario ni coordinacion, unos en estantes y otros en tierra, que unos y otros contenian muchos documentos correspondientes a los antiguos Consejos de Estado (48) y del de Italia, y que consideraban precisa su traslacion a este Consejo", lo que se hizo. Mas documentos de este expediente personal permiten reconstruir las metodologias de trabajo, los inventarios e indices elaborados, las dificultades materiales y presupuestarias, las incidencias durante el gobierno josefino y la restauracion borbonica hasta el ano 1820, en que fallecio el archivero, sin dinero alguno que permitiera costear su entierro. Este funcionario comenzo su carrera de archivero en 1777 como escribiente "entretenido" (esto es, meritorio, sin sueldo), ascendio a oficial del mismo en 1787 y finalmente fue elevado en 1791 a "archivero general", sustituyendo tras su muerte al mismo Tomas de Iriarte, quien reconocia en el mismo expediente que no pudo dedicar mucho tiempo a las tareas archivisticas (49).

Quien desee adentrarse en los filones informativos de esta serie de personal del Consejo de Guerra tiene a su disposicion en la Sala de Consulta un instrumento en forma de base de datos, IDD (02)078.001, que permite la localizacion de expedientes por criterio onomastico. La informacion cronologica disponible permite atisbar los siguientes volumenes de expedientes para el periodo de existencia del Consejo de Guerra hasta 1834, a saber: 1 para el siglo XVI; 172 para el siglo XVII (50); 527 para el siglo XVIII; y 807 para el periodo 1801-1834. Aunque minoritarios respecto a los expedientes de militares contemporaneos, constituyen un volumen no desdenable para todos los interesados en la carrera militar en la Edad Moderna y el personal del Consejo, o en la mera recuperacion de datos biograficos de antepasados. A fecha de hoy se encuentra iniciado el proceso de descripcion y digitalizacion completas de esta serie con el objetivo de que tanto los registros descriptivos como las imagenes de los expedientes sean accesibles en el Portal de Archivos Espanoles (PARES).

4. Los fondos de los Corregimientos: Madrid y Alcala de Henares

Aun no existiendo en el Decreto 914/69 de creacion del Archivo General de la Administracion referencia alguna a la incorporacion de fondos generados por la Administracion de Justicia, lo cierto es que, al igual que ocurre en los Archivos Historicos Provinciales, son multitud los fondos del poder judicial que han ingresado en el centro alcalaino. Los hay de alcance nacional, como los del Tribunal Supremo, la Audiencia Nacional o el extinguido Juzgado de Delitos Monetarios; de alcance provincial como los de la Audiencia Provincial de Madrid, Tribunal Tutelar de Menores de Madrid o los Juzgados Especiales de Vagos y Maleantes y Peligrosidad y Rehabilitacion Social de Madrid; de alcance territorial intraprovincial, como los Juzgados asentados en las cabezas de partido; y de alcance local, como los Juzgados de Primera Instancia y de Instruccion de la capital madrilena y Juzgados Municipales.

Como hemos podido comprobar en otros grupos documentales, tambien en este caso ingresaron junto a los fondos contemporaneos testimonios de periodos mas antiguos. Algunos restos del fondo documental del Corregimiento de Madrid ingresaron en las transferencias de legajos procedentes de los Juzgados de la capital verificadas a lo largo del ano 1985 (51). Los documentos de esta institucion gubernativa y judicial fueron identificados, reinstalados y descritos en 2015, resultando un total de 974 unidades documentales instaladas en 61 cajas (signaturas 81/18969-81/19029), con fechas extremas situadas entre 1568 y 1931, si bien predominan los testimonios de los siglos XVIII y XIX. Lamentablemente, mas de la mitad de este conjunto documental presenta un estado de conservacion regular o malo, debido a la humedad del local de custodia previo a su traslado a Alcala, por lo que la posibilidad de acceso esta logicamente limitada a este condicionante material. En cuanto a sus tipologias documentales, se trata mayormente de pleitos criminales y civiles y documentos aportados a ellos, informaciones, declaraciones, curadurias, suplicas y peticiones y testamentarias, esto es, asuntos que testimonian la funcion del Corregimiento de Madrid, sobre todo en su vertiente jurisdiccional, con alcance a la propia Villa y Corte y al territorio de su partido. Actualmente es accesible a traves del inventario IDD (07)042.011, que desciende hasta el nivel de unidad documental, estando prevista la disponibilidad de los registros descriptivos correspondientes en el Portal de Archivos Espanoles (PARES). Complementa sin duda a los 632 legajos del Corregimiento custodiados en el Archivo General de la Villa de Madrid (52) y, dada su especial conexion jerarquica con el Consejo de Castilla, al fondo documental de dicha institucion albergado en el Archivo Historico Nacional.

Mas relevante en su volumen y mejor conservado es el fondo del Corregimiento de Alcala de Henares (1524-1870), ingresado el 30 de junio de 1980 junto a las series contemporaneas del Juzgado de Primera Instancia e Instruccion de la ciudad (53). De los 650 legajos originales, los documentos del Juzgado alcalaino de los siglos XIX y XX se agrupaban en series de diligencias, sumarios penales, pleitos civiles, expedientes sociales, subastas de bienes nacionales y expedientes del ramo gubernativo, acompanados de los correspondientes libros registro; pero junto a ellos se descubrio un importante conjunto documental procedente del periodo anterior a la creacion del Juzgado de Primera Instancia e Instruccion, que fue adscrito al Corregimiento de Alcala de Henares, y que fue heredado al asumir el nuevo Juzgado las funciones jurisdiccionales en el ambito local y en el partido judicial a partir del segundo tercio del XIX. Las primeras actuaciones fueron realizadas por la primera y segunda Escuela-Taller de Archivos entre 1991 y 1993, y dieron a lugar a la identificacion, organizacion y primera instalacion del fondo, surgiendo dos inventarios someros, el IDD (07)041.001, propio del Juzgado de Primera Instancia e Instruccion, y el IDD (07)042.002, para el Corregimiento y otros organismos relacionados con el Juzgado de Alcala, como el Juzgado Mixto de la Propiedad Rustica (1929-1937), el Juzgado Municipal de Canillas (1895-1906), el Juzgado Municipal de Torrejon de Ardoz (1900-1902), el Juzgado Municipal de Vallecas (1922-1923) y el Tribunal de Subsistencias (1937-1939), junto a entidades no jurisdiccionales como la Comision de Positos (1771-1831), el Ayuntamiento de Camporreal (1907) y la Casa de Comercio de Juan de Lezameta (1835-1849). El fondo fue reinstalado, convirtiendose los 650 legajos en 1.542 unidades normalizadas de instalacion. A lo largo de las dos primeras decadas del siglo XXI se ha trabajado en colaboracion con el Taller de Empleo de Archivos de la Universidad de Alcala de Henares para la descripcion integral del fondo del Corregimiento hasta el nivel de unidad documental, de cara a su proxima puesta a disposicion al publico en el Portal de Archivos Espanoles (PARES), donde tambien podra accederse a buena parte de las imagenes digitales.

El fondo del Corregimiento de Alcala (1524-1870) esta formado en la actualidad por un total de 172 cajas normalizadas, goza en general de buen estado de conservacion (con las salvedades habituales) y se estructura en cuatro divisiones de fondo: Gobierno, Justicia, Jurisdiccion eclesiastica y Fe publica notarial. Las tres primeras testimonian la funcion del Corregidor como maxima autoridad gubernativa y judicial en la demarcacion del partido. Las funciones gubernativas se plasman en expedientes sancionadores en el ambito del concejo (infracciones por asuntos de pastos, precios, compraventas, etc.) y, en el ambito del partido judicial, en forma de expedientes sobre positos de abastecimiento, entre otros asuntos. Las funciones judiciales tienen su expresion material, en el orden penal, en las tradicionales causas criminales; en el ambito civil, en cuentas de curaduria, concursos de acreedores, testamentarias, pleitos de cuentas, pleitos ejecutivos, pleitos ordinarios e informaciones; y en el ramo judicial gubernativo, en expedientes de variada indole, muchas veces diligencias previas a la apertura de un procedimiento penal o civil. La division que concierne a la jurisdiccion eclesiastica es testimonio de la presencia de una potente autoridad religiosa en Alcala de Henares, como no podia ser de otro modo al estar la ciudad bajo el senorio del Arzobispo de Toledo y ser la sede de su vicaria general, ademas de acoger la Universidad y sus colegios y conventos. Todo ello se evidencia en forma de pleitos, autos y otros documentos judiciales, que se complementan con los fondos del Archivo Historico Nacional y el Archivo Municipal de Alcala. Es excusado enumerar todas las posibilidades que ofrecen a la investigacion estas series gubernativas y judiciales, con el aliciente de tener su data en un espacio social y cultural donde confluyen cuatro grandes poderes: el real, el eclesiastico, el universitario y el municipal.

Finalmente, la division correspondiente a la fe publica notarial engloba un pequeno conjunto de protocolos notariales y escrituras publicas de la Edad Moderna que ya fue detectado en la decada de 1990 y que han sido objeto de descripcion precisa en los ultimos anos. La pregunta es, ?por que aparecieron estos documentos notariales mezclados con los papeles judiciales del Corregimiento? Desde luego parece haber sido el resultado de la concentracion fisica de los protocolos historicos en el edificio del Juzgado y Prision de Partido de Alcala de Henares (hoy Museo Arqueologico de la Comunidad de Madrid). Los protocolos notariales del partido alcalaino anteriores a 1832 fueron trasladados provisionalmente al vecino Archivo General Central entre junio y julio de 1932 a la espera de su traslado definitivo al Archivo Historico de Protocolos de Madrid, cosa que no pudo verificarse al ser pasto de las llamas el primero el 11 de agosto de 1939. La perdida fue inconmensurable, pues esos 2.300 legajos, calificados de "relicario nacional" y fuente para "una verdadera renovacion de la historia social de Espana" (54), testimoniaban las transacciones y disposiciones de los habitantes de Alcala de Henares durante la Edad de Oro de la localidad, en que estuvieron activas las facultades y colegios de su Universidad. Sus famosas imprentas, que dieron a la luz la Biblia Poliglota Complutense o La Galatea de Cervantes, carecen hoy de estas importantes fuentes. Los escasos protocolos alcalainos conservados en el Archivo General de la Administracion permiten recuperar una pequena muestra de ese universo editorial, como el poder otorgado el 11 de noviembre de 1556 por Francisca de Angulo a favor de su hermano Andres para hacerse cargo de la imprenta de su marido, el difunto Juan de Brocar, hijo del impresor de la Biblia cisneriana, Arnao Guillen de Brocar (55).

Asi pues, los documentos notariales que han sobrevivido en el fondo del Corregimiento, probablemente albergados en las oficinas del Juzgado y salvados por no haberse incluido en la fatidica remesa de 1932, tienen el triste valor anadido de la rareza y excepcionalidad de su conservacion hasta nuestros dias. Se trata de registros de escrituras publicas de los escribanos Juan Ferrandez (1558-1565), Pedro de Madrid (1575-1580), Antonio de Madrid (1575), Eugenio de Villalba (1594), Pedro de Cuellar (1597), Gabriel Lopez de la Flor (1597-1609), Salvador Fernandez (1597-1609), Juan de Quintarnaya (1601), Jeronimo Ceballos (1617-1618), Juan de Medina (1626), Manuel de Hita (1658), Juan Antonio de la Torre (1675), Roque Rodriguez Morcillo (1706-1735), Eugenio Martinez de Ayuso (1712-1721), Jeronimo de la Oliva (1752), Tomas Dorado, Nicolas Azana y Francisco de Huerta (1776-1804), Jose Castellano (1823) y Urbano de Soria (1832-1833) (56), a los que se deben anadir 164 escrituras sueltas otorgadas entre 1542 y 1870. Los protocolos notariales del distrito alcalaino de mas de 100 anos de antiguedad y posteriores a 1832 se encuentran hoy depositados en el Archivo Historico de Protocolos de Madrid y en el Archivo Municipal de Alcala de Henares, donde tambien existen unos pocos registros de Edad Moderna.

Ultima consideracion

No podemos poner punto final a este viaje por los documentos mas antiguos del Archivo General de la Administracion sin hacer mencion a un ultimo conjunto documental, este procedente del Archivo Central del Ministerio de Educacion. Se trata de la serie de Asuntos Generales de Establecimientos Culturales y de Ensenanza. Esta constituida por expedientes "generales" (con este nombre se suele hacer referencia a la reunion, ano a ano, de documentos sobre un mismo asunto) que aglutinan los antecedentes documentales de creacion y desenvolvimiento de multiples instituciones culturales y docentes, sean escuelas de primera ensenanza, institutos, universidades, archivos, bibliotecas, museos, academias y sociedades cientificas. Algunos de estos expedientes se remontan al siglo XVIII, como es el caso de la Escuela de Bellas Artes de Segovia, la Escuela de Veterinaria de Madrid, la Escuela de Matematicas de Murcia o la Real Academia Espanola (57).

Finalmente, debemos considerar las posibilidades que ofrecen los documentos contemporaneos para la investigacion de aspectos de la Edad Moderna. A la mente acuden los datos que pueden aportar los proyectos liberales de carreteras para la indagacion sobre el sistema viario del Antiguo Regimen, sobre el que se superpone frecuentemente el nuevo trazado, o los proyectos de restauracion de monumentos para la compilacion de datos sobre la arquitectura de los siglos XV al XVIII, especialmente en los casos de inmuebles ya desaparecidos. Asi, terminando donde se empezo, cabe decir que habria sido muy dificil reconstruir la traza renacentista original del Palacio Arzobispal de Alcala de Henares, sede del Archivo General Central entre 1859 y 1939, sin recurrir a los proyectos y expedientes de restauracion y conservacion generados en los siglos XIX y XX por los Ministerios de Fomento e Instruccion Publica y Bellas Artes que se custodian en sus correspondientes fondos (58).

Valga este informe para la conmemoracion en este ano 2019 del medio siglo de existencia del Archivo General de la Administracion y el reconocimiento a las personas que han integrado su plantilla desde su creacion.

http://dx.doi.org/10.5209/CHMO.63921

Bibliografia

Aviles Betegon, E.: "El Consejo de Guerra en el AGA: una aproximacion a la serie de 'Causas, cruces, retiros y casamientos' del siglo XVII", Cuadernos de Historia Moderna, 33 (2008), pp. 153-173.

Badorrey Martin, B.: Los origenes del Ministerio de Asuntos Exteriores, Madrid, Ministerio de Asuntos Exteriores, 1999.

Bermejo Cabrero, J. L.: Estudios sobre la Administracion Central espanola (siglos XVII y XVIII), Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1982.

Cayetano Martin, M. C.: Archivo de Villa 2001, Madrid, Ayuntamiento de Madrid, 2001. Dominguez Nafria, J. C.: El Real y Supremo Consejo de Guerra (siglos XVI-XVIII), Madrid, Centro de Estudios Politicos y Constitucionales, 2001.

Gaite Pastor, J.: "Los Archivos del Ministerio de Hacienda", Studia Historica. Historia Contemporanea, 6-7 (1988-1989), pp. 197-224.

Garcia Garcia, C. y Pro Ruiz, J.: "Arreglar la deuda para consolidar el estado: de Bravo Murillo a Garcia Barzanallana (1851-1867)", en Alvarez Nogal, C. y Comin, F. (eds.): Historia de la deuda publica en Espana (siglos XVI-XXI), Madrid, Instituto de Estudios Fiscales, 2015, pp. 187-220.

Gozalbo Gimeno, D.: "El Archivo General Central (1858-1939). Aproximacion a los fondos documentales desaparecidos", en Chamorro Merino, G. (ed.): El Palacio Arzobispal de Alcala de Henares. Historia y Arquitectura, Alcala de Henares, ARPA-Institucion de Estudios Complutenses, pp. 199-222.

Maza, E.: Pobreza y beneficencia en la Espana contemporanea (1808-1936), Barcelona, Ariel, 1999.

Senent Diez, M. P.: "Los privilegios rodados del Archivo General de la Administracion Central de Alcala de Henares", Espacio, Tiempo y Forma, Serie III, Historia Medieval, t. V (1992), pp. 317-336.

Simal Lopez, M.: "El Palacio de Espana en Roma a traves de los dibujos de Ferdinando Puga y Jose de Hermosilla", Archivo Espanol de Arte, 321 (2008), pp. 31-48.

Torreblanca Roldan, M. D.: "Malaguenos cautivos en el norte de Africa (siglo XVIII)", Aldaba. Revista del Centro Asociado a la UNED de Melilla, 21 (1993), pp. 227-252.

Val Latierro, F.: "Direccion General de la Deuda y Clases Pasivas", en Guia de los Archivos de Madrid, Madrid, Direccion General de Archivos y Bibliotecas, 1952, pp. 227-253.

Villar Lijarcio, J. J.: "La provincia de Jaen en el Archivo de la Beneficencia Particular", Codice. Revista de Investigacion Historica y Archivistica, 26 (2012), pp. 31-40.

Daniel Gozalbo Gimeno (1)

Recibido: 18 de febrero de 2019 / Aceptado: 25 de marzo de 2019

(1) Archivo General de la Administracion

E-mail: daniel.gozalbo@cultura.gob.es

(2) Como es sabido, el Archivo General Central, creado en 1858 y activo desde 1860, fue custodio de importantes fondos documentales de la Edad Moderna, ya que el Real Decreto fundacional de 17 de julio de 1858 le asignaba el cometido de recibir "los Archivos de las suprimidas Camaras, Consejos y sus Presidencias". Efectivamente, hacia 1881 el cuadro de clasificacion del Archivo General Central incluia los fondos del Tribunal de la Inquisicion de Toledo, Tribunal de la Inquisicion de Valencia, Camara de Castilla, Audiencia de Madrid, Orden de San Juan de Jerusalen, Universidad Complutense, Universidad de Salamanca, Universidad de Valladolid, Colegiatas de Santa Maria y del Santo Sepulcro de Calatayud, Colegios y Casas de Jesuitas y Secretaria de Estado. Todos ellos fueron transferidos al Archivo Historico Nacional a fines del siglo XIX, salvandose del fuego de 1939, pero otros documentos de Edad Moderna, pertenecientes a los fondos de los Ministerios de Fomento, Gobernacion y Hacienda, Consejo Supremo de Guerra y Marina, Direccion General de Sanidad Militar, Tribunal de Cuentas e Iglesia Magistral de Alcala de Henares, junto a los protocolos notariales modernos del distrito notarial, no corrieron la misma suerte. Mas datos en Gozalbo Gimeno, D.: "El Archivo General Central (1858-1939). Aproximacion a los fondos documentales desaparecidos", en Chamorro Merino, G. (ed.): El Palacio Arzobispal de Alcala de Henares. Historia y Arquitectura, Alcala de Henares, ARPA-Institucion de Estudios Complutenses, 2014, pp. 199-222. Para conocer con detalle los fondos del Archivo General Central que poseian series iniciadas en la Edad Moderna, y valorar asi el alcance de la catastrofe, es fundamental el cuadro de clasificacion de 1897 custodiado en el fondo de la Junta Facultativa de Archivos, Bibliotecas y Museos del Archivo de la Biblioteca Nacional de Espana, Junta 11-010.

(3) AGA, Registro General de Entrada de Fondos, transferencias registradas con los numeros 121, 123, 124, 125, 128, 129 y 130. Por entonces los asuntos de Deuda estaban a cargo de dicho centro directivo.

(4) AGA, Registro General de Entrada de Fondos, transferencia registrada con el numero 297.

(5) El documento mas antiguo data de 1299 y es una carta de privilegio de Fernando IV de Castilla concediendo exencion de derechos de portazgo al Concejo de Niebla (Huelva). Tambien existen cuatro privilegios rodados, de Fernando IV, Enrique II y Juan I, que han sido editados por Senent, Ma. P: "Los privilegios rodados del Archivo General de la Administracion Central de Alcala de Henares", Espacio, Tiempo y Forma, Serie III, Historia Medieval, t. V (1992), pp. 317-336. En general, la serie conserva privilegios reales de los siglos XIV y XV emanados de las cancillerias castellana, catalano-aragonesa y navarra.

(6) Garcia Garcia, C. y Pro Ruiz, J.: "Arreglar la deuda para consolidar el estado: de Bravo Murillo a Garcia Barzanallana (1851-1867)", en Alvarez Nogal y Comin, F.: Historia de la deuda publica en Espana (siglos XVI-XXI), Madrid, Instituto de Estudios Fiscales, 2015, pp. 187-220.

(7) Exposicion del Real Decreto de 29 de abril de 1853, mandando cese la conversion de la Deuda diferida en consolidada al 3 por 100. La legislacion correspondiente al arreglo de la deuda forma un corpus ingente, que hace muy aconsejable la consulta de repertorios como el de Martinez Alcubilla para su compilacion ordenada. Baste aqui citar la referida Ley de 1 de agosto de 1851 y los Reales Decretos de desarrollo de 1 de noviembre de 1851, con su instruccion de 31 de diciembre, el Real Decreto de 18 de diciembre de 1851 y el Real Decreto de 1 de octubre de 1852.

(8) Gaite Pastor, J.: "Los Archivos del Ministerio de Hacienda", Studia historica. Historia Contemporanea, 6-7 (1988-1989), pp. 207-208. Con todo, las series de la Deuda conservadas en el Archivo General de la Administracion carecen de un alto indice de demanda por los usuarios, sobre todo si las comparamos con las de Clases Pasivas, que han suscitado grandisimo interes por la intensiva informacion biografica que aportan. Confiamos en que esta situacion pueda corregirse con su futura difusion en el Portal de Archivos Espanoles (PARES). En todo caso, sigue siendo de gran interes para adentrarse en este filon documental el capitulo de Felix Val Latierro sobre el Archivo de la Direccion General de la Deuda y Clases Pasivas en la Guia de los Archivos de Madrid, Madrid, Direccion General de Archivos y Bibliotecas, 1952, pp. 227-253, que sintetiza la historia de la deuda, sus conceptos y sus series documentales.

(9) Esto es asi porque la indemnizacion de los consignatarios afectados por las presas maritimas britanicas anteriores al ano 1808 quedo a cargo del Estado, de modo que entre esta serie de liquidacion de deuda pueden hallarse expedientes de indemnizacion a afectados por la perdida de la famosa fragata Mercedes el 5 de octubre de 1804. Vease, como ejemplo: AGA, Hacienda, caja 11/12489, exp. 2: Expediente de indemnizacion a Joaquin Maria de Avendano por valor de 114.539 pesos fuertes conducidos por varios buques apresados procedentes de Lima a Cadiz. Iniciado en 1852, no se concluira su tramitacion hasta 1903; se incluyen en el las certificaciones originales expedidas en 1804 por los capitanes de los buques y fragatas que componian el convoy, entre ellas la Mercedes.

(10) El inventario elaborado en 1951 en la Seccion de Liquidacion de Deuda de la antigua Direccion General de la Deuda y Clases Pasivas relaciona los siguientes asuntos motivadores de expedientes de deudas antiguas y cargas de justicia: "Haberes del Clero; Haberes de personal exclaustrado; Haberes de militares y paisanos por las Guerras Civiles y Coloniales; Creditos al Estado por servicios, suministros, alquileres, material y analogos; Presas de guerra; Juros; Diezmos; Tercias; Alcabalas; Compensaciones; Depositos y fianzas; Bienes procedentes de secuestros; Capellanias; Obras Pias; Fundaciones; Cofradias; Censos; Acciones del Banco de San Fernando y de San Carlos; Conversiones y extravios de Titulos y Laminas; Abono de intereses; Renta del Tabaco; Enajenaciones; Ventas". Vease IDD (01)007.001, introduccion.

(11) Este instrumento tambien ofrece relacion de algunos documentos que pudieran considerarse extranos a la serie de deuda (veanse pp. 149-153). Se trata de varios legajos de cuentas de gastos ocasionados por los ejercitos en Flandes entre 1586 y 1636, en las cajas 31293 a 31298 Top. 12/78; una cuenta justificativa de las cantidades concedidas al secretario Luis de Oyanguren para hacer frente a los reales gastos secretos en el ano 1663, en las cajas 31298-31300 Top. 12/78; una cuenta del asiento con el banquero Lelio Imbrea sobre la provision en Flandes y Genova para hacer frente a los gastos de la Armada, de 1637, en las cajas 31300-31303 Top. 12/78; cuentas rendidas por Horacio Levante del asiento ajustado en 1627 para la provision de la Real Armada del Mar Oceano, de los anos 1626-1634, en las cajas 31303-31304 Top. 12/78; pliegos de cargo sacados de los Libros de Flandes sobre cartas de pago contra varias personas (1634-1832), en las cajas 31304 y 31305 Top. 12/78; cartas de pago en favor del banquero Octavio Centurion y Negro como proveedor de la Factoria de Presidios de Cataluna desde 1633, en las cajas 31306-31307 Top. 12/78; y cedulas y decretos de Felipe V de los anos 1708 y 1709 para el libramiento de cantidades a particulares en recompensa por servicios prestados, en el marco de la Guerra de Sucesion, en las cajas 31307-31309 Top. 12/78.

(12) Para hacernos una idea de cual era el objeto de las cargas de justicia es util echar un vistazo al capitulo de gastos presente por este concepto en alguno de los Presupuestos Generales del Estado. Asi, la Ley de Presupuestos del ano 1885 contempla las siguientes obligaciones de la Hacienda en concepto de cargas de justicia: oficios y derechos enajenados; recompensas por salinas; asignaciones censuales sobre terrenos y derechos del Estado; recompensas por derechos, rentas y servicios; censos y pensiones afectas a fincas del Estado; y rentas vitalicias.

(13) En las notas aclaratorias y de manejo del inventario original confeccionado en 1951 se da al usuario elsiguiente consejo: "Cuando se trate de buscar un asunto de Deudas Antiguas o Cargas de Justicia, conviene hacerlo en los tomos de ambos conceptos, pues, dada la diversidad de materias que en ellas se comprenden, el precisar juridicamente a que concepto correspondian todos requeria cierta especializacion y tecnica que no podia exigirse al personal auxiliar, frecuentemente renovado, que en su mayor parte ha confeccionado las fichas base de este inventario". Lo que explicaria la presencia de expedientes de deuda en la serie de cargas de justicia, y viceversa. Vease IDD (01)007.001, introduccion. Los expedientes de cargas de justicia disponen del inventario IDD (01)007.005 para las cargas de justicia "canceladas", y del IDD (01)007.006, para las "pendientes".

(14) AGA, Hacienda, caja 11/12505, exp. 14: Expediente incoado por Robustiano Boada, apoderado del Colegio de Recogidas de Salamanca, sobre liquidacion de una lamina de deuda corriente al 5% no negociable no. 735 presentada con carpetas numeros 3641 y 3642. Tramitado entre 1862 y 1864, este expediente incluye una certificacion de la fundacion de "una casa y recogimiento de aprobacion con el nombre y titulo de la Encarnacion, destinada al recogimiento de mugeres pecadoras" mediante escritura publica fechada en 21 de abril de 1648 otorgada por Gabriel de Solis, regidor perpetuo de Salamanca, y su esposa Feliche Alonso. Este ejemplo de institucion benefica ha sido tomado al azar entre muchos otros existentes en los expedientes. De hecho, el fondo documental de la Casa de Recogidas de Salamanca se custodia en el Archivo Catedralicio salmantino y ha sido objeto de pesquisa por parte de los investigadores, pero he aqui que no siempre estas instituciones cuentan con una poderosa institucion eclesiastica que se haga cargo de sus papeles, de modo que, ante la ausencia de datos, la informacion secundaria que ofrecen los expedientes estatales de la deuda antigua no puede ser ajena al estudioso.

(15) AGA, Registro General de Entrada de Fondos, transferencia registrada con el numero 161.

(16) Villar Lijarcio, J. J.: "La provincia de Jaen en el Archivo de la Beneficencia Particular", Codice. Revista de Investigacion Historica y Archivistica, 26 (2012), pp. 31-40.

(17) Ibidem, pp. 31-32. Entre la legislacion sobre Beneficencia Particular merece la pena destacar los textos siguientes: la Ley de Beneficencia de 1849, su reglamento de ejecucion de 14 de mayo de 1852, la Instruccion para el ejercicio del Protectorado del Gobierno en la Beneficencia aprobada por Real Decreto de 27 de abril de 1875 y el Real Decreto e Instruccion de 14 de marzo de 1899 para el ejercicio del Protectorado del Gobierno en la Beneficencia Particular. Una util introduccion historica, seguida de textos normativos y documentos de diversa indole pueden encontrarse en la obra de Maza, E.: Pobreza y beneficencia en la Espana contemporanea (1808-1936), Barcelona, Ariel, 1999.

(18) En este sentido, todavia puede reconocerse hoy en la estructura archivistica de este fondo el tenor del articulo 46 de la Instruccion de 27 de abril de 1875 para el ejercicio del Protectorado del Gobierno en la Beneficencia: "Todos los titulos de fundacion y de propiedad, escrituras, estatutos, constituciones, reglamentos y disposiciones oficiales que autoricen, modifiquen, agreguen o supriman alguna fundacion de Beneficencia, formaran bajo el nombre de esta, en el Archivo de la Seccion, un legajo especial, para que pueda ser consultado en cuantos expedientes lo necesiten, sin ocasionar nuevas molestias ni gastos innecesarios a los interesados".

(19) AGA, Interior, caja 44/06319. La administracion de esta memoria, a la que se unio la fundada por Alonso del Monte, ocupa diversos libros, que alcanzan el siglo XIX. La antigua provincia de Madrid tiene, en el Archivo General de la Beneficencia Particular, una presencia superior a la del resto de provincias, pues, ademas de los documentos generados por la Direccion General de Beneficencia del Ministerio de la Gobernacion, integra tambien una parte del fondo de la Junta Provincial de Beneficencia, al que pertenecen los libros de la fundacion de Juana del Monte. Otra parte del fondo documental de la Junta Provincial de Beneficencia de Madrid se conserva hoy en el fondo de la Diputacion Provincial en el Archivo Regional de la Comunidad de Madrid.

(20) Villar Lijarcio, op. cit. (nota 16), p. 45. El amigo y autor de este articulo ha llamado mi atencion sobre la rareza de este impreso, que se conserva en AGA, Interior, caja 44/05778, lo que le agradezco.

(21) AGA, Interior, caja 44/06839, exp. 3368: Expediente de la Casa de Beneficencia (vulgo Recogidas) de Salamanca.

(22) En el expediente de la Casa Cuna de Ciudad Rodrigo se encuentra una de esas resenas, fechada en octubre de 1858: "... en virtud de una orden espedida por el Supremo Consejo de Castilla en 25 de junio de 1771, y a instancia del reverendo Obispo Don Cayetano Cuadrilleros, se mando construir en Ciudad Rodrigo un edificio casa cuna para atender a la criacion de los ninos espositos de que hasta entonces cuidaba el reverendo Obispo y su Cavildo. No se dio principio a dicha casa por falta de suficientes recursos hasta el 26 de marzo de 1778, quedando concluida en poco tiempo, pero que constando el dia y ano fijo de su conclusion, tampoco se sabe el dia en que empezaron a recibir en ella sus recogidos, que fue luego tan pronto como se concluyo. En esta casa se recibieron desde el principio no solo los ninos, que fue el principal objeto de su fundacion, sino tambien ancianos y desgraciados, viniendo a ser a la vez que casa de cuna, casa de misericordia y desamparados; sobre ella conservo siempre la corona el derecho de patronato, y asi continuo hasta el ano de 1810, en que, maltratada la ciudad a causa de las guerras, quedo arruinado casi enteramente el edificio con sus fabricas; el cual reedificado despues en una parte, quedo como hoy se conserba en el solo concepto de casa cuna y bajo la misma administracion que hoy tiene con poca diferencia, a cargo y bajo la inmediata dependencia de la Junta Provincial de Beneficencia, que la considera como hijuela o filial de la de Salamanca": AGA, Interior, caja 44/06839, exp. 3369.

(23) Excepto el ultimo, IDD (08)005.051, que relaciona documentacion varia y suelta que no puede incluirse en la sistematizacion del fondo documental, y que versa, entre otros asuntos, sobre las Juntas Generales de Beneficencia y el Hospital de Santa Catalina de los Donados, que fue la primitiva sede de la Junta Provincial de Beneficencia de Madrid.

(24) AGA, Registro General de Entrada de Fondos, transferencia registrada con el numero 16. El inventario que da acceso a este fondo, con descripcion bastante detallada, es el IDD (10)029.000.

(25) Accesible a traves del inventario IDD (10)046.000, mecanografiado.

(26) Accesible a traves del inventario IDD (10)049.000, mecanografiado.

(27) AGA, Registro General de Entrada de Fondos, transferencia registrada con el numero 37. El instrumento actualmente disponible es el IDD (10)041.000, mecanografiado.

(28) AGA, Registro General de Entrada de Fondos, transferencia registrada con el numero 709.

(29) En la actualidad ocupan estos fondos un total de 422 cajas normalizadas (signaturas 54/13443-54/13864), mas un conjunto de libros registro. En cuanto a su acceso, tiene la peculiaridad de contar con una descripcion disponible on-line, a traves de la base de datos de la "Guia de Fuentes Documentales" en la pagina web de los Archivos Estatales http://www. culturaydeporte.gob.es/cultura-mecd/areas-cultura/archivos/bases-de-datos. html. Para realizar una busqueda optima es necesario seleccionar la opcion "Guia de Fuentes de Historia de Europa" y seguidamente introducir en el campo "Archivo" el nombre del Archivo General de la Administracion. Con estos requisitos ya podemos recuperar todos los registros, pero es recomendable afinar la busqueda filtrando a traves del resto de campos de interes.

(30) Este fondo es accesible a traves del inventario IDD (10)083.000. Ingresado junto a los fondos italianos recien mencionados.

(31) AGA, Registro General de Entrada de Fondos, transferencia registrada con el numero 37, ingresada en julio de 1977. Este fondo es accesible a traves del inventario IDD (10)026.001.

(32) AGA, Registro General de Entrada de Fondos, transferencia registrada con el numero 16, ingresada en abril de 1973. Este fondo es accesible a traves del inventario IDD (10)085.000.

(33) AGA, Registro General de Entrada de Fondos, transferencia registrada con el numero 778, ingresada en abril de 1985. Este fondo es accesible a traves del inventario IDD (10)054.000.

(34) La redaccion original manuscrita de este texto capital de Floridablanca destinado a dotar de un proyecto politico a la Junta Suprema, en forma de prontuario de Estado, se encuentra en AHN, Estado, leg. 2808. Jose Luis Bermejo Cabrero lo publica y coteja con la version abreviada remitida a la imprenta en sus Estudios sobre la Administracion Central espanola (Siglos XVII y XVIII), Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1982, pp. 223-255.

(35) AGA, Registro General de Entrada de Fondos, transferencia registrada con el numero 16, ingresada en abril de 1973. Este fondo es accesible a traves del inventario IDD (10)087.000.

(36) AGA, Registro General de Entrada de Fondos, transferencias registradas con los numeros 15 y 16. En 2012 el Archivo General del Ministerio de Asuntos Exteriores remitio la practica totalidad de los fondos documentales que conservaba en su sede de Plaza de la Provincia al Archivo Historico Nacional y al Archivo General de la Administracion. Al primero llego la parte restante del "Archivo Historico", esto es, los documentos hasta 1930 fundamentalmente, caracterizados por su signatura "H", y al segundo el llamado "Archivo Renovado", es decir, el fondo del Ministerio de Estado/Asuntos Exteriores desde el ano 1931 aproximadamente, caracterizado por sus signaturas "R".

(37) Pertenece este expediente general a las series de la Subsecretaria, y ha sido utilizado por Beatriz Badorrey Martin en su estudio sobre Los origenes del Ministerio de Asuntos Exteriores (1714-1808), Madrid, Ministerio de Asuntos Exteriores, 1999.

(38) AGA, Asuntos Exteriores, caja 54/00261. Estos planos iban acompanados de una copia de la impresionante Recentis Romae ichnographia et hypsographia sive planta et facies ad magnificentiam quae sub Alexandro VII P.M. urbs ipsa directa exculta et decorata est por el arquitecto y grabador Giovanni Battista Falda, impresa en Roma en 1667. Todo ha sido extraido de su expediente de origen, encarpetado e instalado en mueble planero para su mas eficaz conservacion. Ha sido objeto de investigacion por Mercedes Simal Lopez: "El Palacio de Espana en Roma a traves de los dibujos de Ferdinando Puga y Jose de Hermosilla", en Archivo Espanol de Arte, 2008, no. 321, pp. 31-48.

(39) AGA, Asuntos Exteriores, caja 54/00261. Algunas de sus consideraciones podrian trasladarse a la actualidad, en lo tocante a los documentos creados por los mas altos gabinetes: "Sera muy acertado que al fin de cada Ministerio se entren en el Real Archivo los despachos y escrituras del tal Ministerio para que se enquadernen, y se forme un yndice para poderlas encontrar quando se buscan, porque si no, son mas las que se extravian y andan por afuera que las que quedan, haviendo visto por experiencia que todavia andavan por la Secretaria los despachos y papeles del tiempo del Duque de Uzeda y Monsenor Molines, cuyos negocios pendientes devian ya estar digeridos, y de este descuydo proviene que el archivero se este olgazan, paseando todo el dia, sin atender a la yncumbencia de su oficio, que los papeles en la misma Secretaria se confunden, y que los oficiales de ella, valiendose de la ocasion del tiempo, dejan de continuar y acelerar sus registros, y las cosas quedan todas retrasadas".

(40) AGA, Asuntos Exteriores, cajas 54/05233-54/05240. El Archivo General de la Administracion guarda otra de estas colecciones facticias en la serie de Asuntos Generales de la Subsecretaria de la Presidencia del Gobierno, bajo la denominacion de "expedientes abultados". Se trata de una coleccion de "Reales cedulas, provisiones, autos acordados y otras soberanas disposiciones", tambien impresas, del periodo 1730-1884, accesibles a traves del inventario IDD (09)002.008; abarcan las signaturas 51/00444-51/00447, correspondiendo las tres primeras al periodo 1730-1814.

(41) Por Real Decreto de 15 de diciembre de 1925. Su articulo 13 regula la entrega de Archivos.

(42) AGA, Registro General de Entrada de Fondos, transferencia registrada con el numero 527. Se trata de la gran transferencia de fondos sobre el Africa espanola, que propicio la creacion de la famosa Seccion de Africa del Archivo General de la Administracion, con los documentos de la antigua Direccion General de Marruecos y Colonias, la Alta Comisaria de Espana en Marruecos, las Intervenciones Territoriales del Protectorado en Marruecos y otros organismos.

(43) Los documentos mas antiguos que referimos se encuentran en las cajas 81/00007, 81/00010, 81/00080, 81/00081, 81/00099, 81/00201, 81/00202, 81/00226, 81/00227, 81/00229, 81/00271, 81/00274, 81/00275, 81/00331, 81/00381, 81/12879 y 81/12933. El principal instrumento de descripcion disponible es el inventario mecanografiado IDD (15)017.000, si bien pronto se pondra a disposicion del publico en PARES.

(44) No es posible en este espacio mencionar toda la legislacion sobre funciones, composicion y modo de proceder del Consejo de Guerra durante la Edad Moderna, por lo que se remite al lector a la obra de Dominguez Nafria, J. C.: El Real y Supremo Consejo de Guerra (siglos XVI-XVIII), Madrid, Centro de Estudios Politicos y Constitucionales, 2001, si bien no puede dejarse de destacar la Real Cedula de 3 de octubre de 1714 ordenando el cumplimiento del decreto de 23 de abril del mismo ano por el que se da nueva planta al Consejo de Guerra, en AHN, Consejos, libro 1474, fols. 363r-365v. Para la Edad Contemporanea, predominante en la cronologia de este fondo, es imprescindible el reglamento organico del Consejo Supremo de Guerra y Marina publicado por Real Decreto de 17 de diciembre de 1890.

(45) Antonio Manrique de Lara y Luna, fallecido en 1624.

(46) Juan Hurtado de Mendoza de la Vega y Luna, VI Duque del Infantado, muerto en 1624.

(47) AGA, Marina, caja 2038 Top. 12/00, exp. 12. Vease tambien Torreblanca Roldan, Ma. D.: "Malaguenos cautivos en el norte de Africa (siglo XVIII)", Aldaba. Revista del Centro Asociado a la UNED de Melilla, 21 (1993), pp. 227-252, donde se cita un fragmento de esta misma informacion, conservada en este caso en el Archivo de la Catedral de Malaga.

(48) La estrecha vinculacion de los Consejos de Estado y Guerra a nivel funcional y documental podria explicar la presencia en esta serie del expediente de nombramiento del Conde de Floridablanca, a la sazon titular de la Primera Secretaria de Estado y del Despacho como Consejero de Estado el 31 de enero de 1777, en AGA, Marina, caja 116 Top. 83/71, exp. 24.

(49) AG A, Marina, caja 2038 Top. 12/00, exp. 1. Lamentablemente, no figura en esta serie el expediente personal del fabulista como archivero del Consejo de Guerra.

(50) Los expedientes del siglo XVII han sido estudiados por Elisa Aviles Betegon en "El Consejo de Guerra en el AGA: una aproximacion a la serie de "Causas, cruces, retiros y casamientos" del siglo XVII", Cuadernos de Historia Moderna, 33 (2008), pp. 153-173.

(51) AGA, Registro General de Entrada de Fondos, transferencias registradas con los numeros 800 y 808, ingresadas en junio y octubre de 1985.

(52) Esta constituido este fondo por nombramientos, visitas y residencias (1219-1888) y documentos relativos a pueblos de la jurisdiccion de Madrid (eleccion de justicias, apeos y reconocimientos de terminos, memoriales, peticiones e informes, siglos XV-XIX): Cayetano Martin, Ma. del C.: Archivo de Villa 2001, Madrid, Ayuntamiento de Madrid, 2001, p. 64.

(53) AGA, Registro General de Entrada de Fondos, transferencia registrada con el numero 498, y asignada al Grupo de Fondos de Justicia. Al parecer, los fondos que integraban esta transferencia fueron organizados originariamente en el propio Juzgado de Alcala, y remitidos al Archivo de la Audiencia Provincial de Madrid, desde donde fueron remitidos finalmente al Archivo General de la Administracion en la fecha indicada, pero ya en estado de desorden.

(54) AGA, Educacion, caja 31/05143. La consideracion de "relicario nacional" procede del Ministerio de Justicia; la reflexion sobre la "historia social" es de Miguel Gomez del Campillo, inspector general de Archivos. El traslado se efectuo teoricamente en aplicacion del Decreto de 12 de noviembre de 1931 del Ministerio de Justicia, que incorporaba los protocolos de mas de cien anos de antiguedad al servicio del Cuerpo Facultativo de Archiveros; pero, en el orden practico, unas obras de acondicionamiento de la Prision de Partido fueron determinantes para la decision administrativa de transferir provisionalmente los protocolos al Archivo General Central, distante menos de 100 metros: Gozalbo Gimeno, op. cit. (nota 2), pp. 216-218.

(55) AGA, Justicia, caja 44/13380, registro de escrituras publicas del escribano Juan Ferrandez de 1556-1557, asiento 1.

(56) Signaturas 44/13879-44/13886, 44/13889, 44/13895, 44/13899, 44/13915, 44/13918, 44/13920, 44/13921, 44/13923, 44/13924, 44/13926-44/13928, 44/13930, 44/13931, 44/13938, 44/13940, 44/13956, 44/13973, 44/13979, 44/13986, 44/13988, 44/13993, 44/13995, 44/14000, 44/14005, 44/14006, 44/14008, 44/14010, 44/14017, 44/14018, 44/14020, 44/14025, 44/15423 y 44/15424.

(57) Los expedientes de las instituciones docentes son accesibles a traves del instrumento en base de datos IDD (05)016,000; los de instituciones culturales a traves del inventario IDD (05)001.004 (inventario mecanografiado) e IDD (05)003.000 (base de datos). En el caso de la RAE, los antecedentes se remontan hasta 1725.

(58) Son numerosos los instrumentos que dan acceso a las series de restauracion y conservacion de edificios de interes historico-artistico, ingresadas en multiples transferencias, pero desde luego es necesario citar el inventario IDD (05)014.002, en base de datos, que da acceso a los Expedientes de Obras de Construcciones Civiles, generados por los Ministerios de Gobernacion y Fomento decimononicos. Esta serie integra tanto proyectos de restauracion como expedientes urbanisticos de ensanches de poblaciones, y ello explica la existencia de mas de 130 titulos de propiedad y cargas de las casas expropiadas para el "embellecimiento y ensanche" de la Puerta del Sol de Madrid a mediados del siglo XIX. Las escrituras estan datadas entre 1481 y 1858, y se conservan en 64 cajas: AGA, Educacion, cajas 31/08300-31/08363. Algunos edificios oficiales cuentan tambien con sus titulos antiguos de propiedad, como el Palacio de Viana, desde 1939 residencia oficial y de representacion de los Ministros de Asuntos Exteriores, del que se custodian antecedentes desde 1566 en el fondo del Ministerio de Asuntos Exteriores, cajas 82/09151 y 82/09152 (Seccion de Compras).
COPYRIGHT 2019 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:INSTRUMENTOS
Author:Gozalbo Gimeno, Daniel
Publication:Cuadernos de Historia Moderna
Date:Jan 1, 2019
Words:15106
Previous Article:"II poco numero de' libri Spagnuoli": La defensa de Espana en las Efemeridi letterarie di Roma en el ultimo tercio del siglo XVIII.
Next Article:Entre archivos, despachos y noticias: (d)escribir la informacion en la Edad Moderna.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters