Printer Friendly

Distribucion y densidad de dos especies de holoturoideos en la isla de Cubagua, Venezuela.

Distribution and density of two holothurian species in Cubagua Island, Venezuela.

Las holoturias tienen un papel importante dentro de los ecosistemas marinos, se alimentan del sedimento y aprovechan la microbiota, materia organica y nutrientes (Sambrano et al. 1990), lo que produce cambios sobre el fondo marino pues evita la estratificacion, enriquece los sedimentos con paquetes fecales que pueden contener hasta el doble de nitrogeno que el sedimento circundante, y procesa la materia organica originada por las fanerogamas, indigerible para la mayoria de los individuos marinos (Conde et al. 1995).

Este recurso pesquero, posee gran demanda en los mercados asiaticos, donde es consumido seco, salado, crudo y fermentado (Guzman & Guevara 2002). Unas 60 especies son pescadas en mas de 40 paises (Purcell et al. 2010). Sin embargo, algunas caracteristicas biologicas como madurez tardia, reproduccion denso-dependiente, baja tasa de reclutamiento y la facilidad de sus capturas (Bruckner et al. 2003), implican que este recurso sea especialmente susceptible a la sobre-explotacion. Desde hace al menos dos decadas, nuevos casos de sobrepesca son reportados cada ano en los oceanos de todo el mundo (Lokani 1990, Conand & Hoffschir 1991, Leslie 1992, Steward 1993, Holland 1994, Powell & Gibbs 1995, Lokani 1996, Tsuda 1997, Rasolofoniri na & Conand 1998, Baine & Poh 1999, Samyn 2000, Conand 2001, Aguilar & Ramirez 2002, Uthicke et al. 2003, Lindsay & Simpson 2004, Uthicke & Conand 2005, Hearn & Pinillos 2006, Otero-Villanueva & Ngoc 2007, Hasan 2008, 2009, Al-Rashdi & Claereboudt 2010). Asi, poblaciones enteras del Pacifico han sido agotadas, por lo que empresarios coreanos y japoneses iniciaron la busqueda de nuevas areas de pesca en Latinoamerica y el Caribe, desarrollando pesquerias ilegales en areas no tradicionales, donde los habitantes locales no consumen el producto (Guzman & Guevara 2002), y se desconocen las caracteristicas mas basicas de sus poblaciones (Buitrago & Boada 1996).

En Venezuela, desde inicios de la decada de los noventa, existe la presencia de companias coreanas dedicadas a la extraccion de holoturias. Ante el vacio legal en que operaban, a mediados de 1994 se les otorgo un permiso temporal, condicionado a la colaboracion con institutos de investigacion, para la obtencion de datos referentes a la pesqueria, abundancia, reproduccion y crecimiento de las especies explotadas (Rodriguez-Milliet & Pauls 1998). De ese convenio, el trabajo de Buitrago & Boada (1996) reporta la extraccion de 16 840 ejemplares de Isostichopus badionotus (Selenka 1867), en 459 inmersiones realizadas en un area aproximada de 46ha en la region oriental del pais, distribuidas entre Araya, Cariaco, Cubagua, La Isleta, Coche y Macanao. Por su parte, Leon & Cabrera (1994) senalaron la extraccion de un total de 5.8 toneladas de I. badionotus y Holothuria mexicana, entre dos companias (12 botes) en cinco meses.

Actualmente, la pesca de holoturias esta totalmente prohibida (segun Gaceta Oficial No. 195 del 19 de julio de 1997). Sin embargo, por observaciones directas y decomisos reportados por la Guardia Costera de Cubagua al instituto encargado de regular la pesca (INSOPESCA), se sabe que estas companias continuan con la extraccion de grandes cantidades, con el uso de compresores de buceo. Laboy-Nieves & Conde (2006) senalan que existe una necesidad urgente de evaluar el recurso para determinar la sostenibilidad de las pesquerias de holoturias en el pais. Por lo anterior es que este trabajo pretende describir la distribucion, densidad y estructura de tallas de I. badionotus y H. mexicana (Ludwing 1875) en los alrededores de la isla de Cubagua, Venezuela, con el objetivo de generar informacion de linea base que permita realizar comparaciones con los estudios iniciales realizados en el pais, y contribuir con la regulacion de la extraccion del recurso.

MATERIALES Y METODOS

Area de Estudio: La isla de Cubagua se encuentra ubicada en la region nororiental de Venezuela, sobre la plataforma continental, entre los paralelos 10[grados]47' - 10[grados]51' N y 61[grados]8' 64[grados]14' W; a una distancia aproximada de 8km al sur de la Isla de Margarita (Pta. Piedras) y a unos 20km al norte de la Peninsula de Araya. Ademas, tiene una superficie de 22 438[km.sup.2] con una longitud aproximada de costa de 25km (Cervigon 1997).

Trabajo de campo: La zona costera de la isla de Cubagua fue dividida en 52 celdas imaginarias de 1[km.sup.2], hasta una profundidad maxima de 18m. Durante enero-diciembre 2008, se eligieron al azar, y sin reposicion, un minimo de cuatro y un maximo de cinco celdas por mes, hasta cubrir todos los alrededores de la isla. Cada una de las celdas o estaciones de muestreo fue reconocida al ubicar el punto central, y en campo mediante el uso de un Sistema de Posicionamiento Global (GPS). Dentro de cada celda, una pareja de buzos con equipo autonomo, trazo un total de cuatro replicas al azar de transectas bandas de 10m de largo x 5m de ancho (50[m.sup.2] cada una), y totalizo un area de muestreo de 200[m.sup.2] por celda de muestreo. Entonces, se realizaron 208 transectos banda, para un total de 10 400[m.sup.2] de substrato evaluado alrededor de toda la isla de Cubagua. Se contaron cada uno de los ejemplares de I. badionotus y H. mexicana observados; para evitar extraerlos del agua y ocasionarles algun tipo de dano, cada individuo fue medido in situ de la boca al ano, con una cinta metrica flexible (Fuente-Betancourt et al. 2001).

Para examinar la relacion entre la densidad de pepinos (ind/[m.sup.2]) y el tipo de fondo, fueron categorizadas, mediante estimaciones visuales, cada una de las 52 celdas en funcion al tipo de substrato dominante observado en cada transecto. Posteriormente, se comparo dicha abundancia utilizando un analisis de varianza desbalanceado de un factor, con seis niveles de substrato. Los tipos de substrato considerados fueron: arena, ostrales, parches coralinos, parches de octocoral, praderas de fanerogamas (Thalassia testudinum) y algas en descomposicion.

Para determinar el tipo de distribucion de los organismos en el area de estudio, se estimo en primer lugar el cociente entre la varianza y la media de la densidad de organismos observados en campo, para cada una de las especies. Una vez descartado el patron de distribucion uniforme (cociente entre la varianza y la media de la densidad > 1), se determinaron las frecuencias de aparicion de organismos por transectas, y las frecuencias esperadas para una distribucion binomial negativa (asociada a distribuciones agregadas), y se uso un estimado preliminar de k (parametro que describe la medida de agregacion de los organismos) mediante la siguiente formula:

[??] = [[[barra.x].sup.2]/[s.sup.2] - [barra.x]]

Luego, se calculo k por maxima verosimilitud, resolviendo iterativamente, y tratando de igualar las 2 ecuaciones siguientes:

n x [log.sub.e] x ([1 + [barra.x]/[??]]) = [suma]([A.sub.(x)]/[??] + x])

donde, [A.sub.(x)] es la suma de las frecuencias observadas superiores a x para cada x, y donde x corresponde al numero de organismos encontrados en cada celda de muestreo (Elliot 1977).

Las zonas con elevadas proporciones de jovenes fueron identificadas cuando el porcentaje de individuos menores o iguales a 15cm de longitud total superaban el 65% de los ejemplares encontrados por celda (en zonas con mas de 2 individuos). La talla utilizada para diferenciar jovenes de adultos (15cm) fue elegida en funcion del rango de talla observado, y por la talla de madurez sexual senalada por Leon & Cabrera (1994) para I. badionotus (18cm) y la indicada por Guzman & Guevara (2003) de 13 y 20cm de Lt para I. badionotus y H. mexicana respectivamente.

Finalmente, al utilizar el programa ArcView, fueron realizados los mapas de distribucion y densidad de ambas especies, clasificando los rangos de dichos mapas por quartiles.

RESULTADOS

En el 38% de las estaciones de muestreo hubo presencia de la especie I. badionotus. Fueron observados un total de 122 ejemplares, con un rango de abundancia entre 0-24 individuos por estacion. Se detecto una densidad promedio de 0.011ind/[m.sup.2] (C.I. 95% = 0.005-0.017), lo que corresponde a unos 117ind/ha, aproximadamente. La mayor densidad registrada (0.12ind/[m.sup.2]) se observo en la region suroeste de la isla. Sin embargo, es en la zona oriental donde se encuentra el mayor numero de celdas con presencia de I. badionotus. En cambio, en el noreste de la isla no fue observado ningun individuo (Fig. 1).

La distribucion geografica de I. badionotus estuvo estrechamente relacionada con el tipo de substrato predominante en cada una de las zonas (ANOVA, [gl.sub.res.] = 46, p = 0.03). La especie muestra un patron de distribucion espacial agregada, con un estimado del parametro de agregacion k de 0.20 (mientras menor es el valor de k, mayor es el grado de agregacion de los organismos en el espacio). La mayor densidad de I. badionotus se encontro en praderas de fanerogamas marinas y en ostrales (0.027[+ o -]0.04ind/[m.sup.2] y 0.024[+ o -]0.02ind/ [m.sup.2], respectivamente); en parches de corales y octocorales se detecto una abundancia intermedia (0.015[+ o -]0.01ind/[m.sup.2] y 0.008[+ o -]0.01ind/ [m.sup.2], respectivamente); y la menor densidad se observo en comunidades de fondos arenosos y algas descompuestas (0.001[+ o -]0.01ind/[m.sup.2] y 0.002[+ o -]0.003ind/[m.sup.2], respectivamente) (Fig. 2).

[FIGURA 1 OMITIR]

I. badionotus presento un rango de tallas de 7 a 35cm, con un promedio de 18[+ o -]5.3cm (Fig. 3). En el 50% de las estaciones fueron observados adultos y jovenes juntos; en un 45% solo adultos, y un 5% solo jovenes. Se identificaron cinco zonas ubicadas al suroeste y sureste de la isla, con mas de 65% de individuos inmaduros (Fig. 1).

Solo en el 13.5% de las estaciones de muestreo se detecto la presencia de H. mexicana, para un total de ocho individuos en toda el area, con una densidad promedio de 0.001ind/ [m.sup.2] (C.I. 95%=0.0002-0.0013) equivalente a unos 7.7ind/ha (Fig. 1). La especie muestra escasa agregacion, con coeficiente k de 1.34. No obstante, debido al escaso numero de ejemplares analizados, no se realizaron analisis de estructura de talla o de preferencia por algun tipo de substrato. Por lo tanto, su rango de tallas vario entre 8 y 23cm, con un promedio de 16[+ o -]4.7cm. Se registro un total de seis ejemplares adultos, y dos jovenes. Todos los individuos fueron observados solitarios, a excepcion de una estacion donde se encontro un adulto y un juvenil. Ademas, en todas las estaciones con presencia de H. mexicana, tambien se encontro I. badionotus.

DISCUSION

Las mayores abundancias y densidades observadas para ambas especies, corresponden a zonas donde el substrato predominante esta compuesto por praderas de T. testudinum, lo que coincide con lo reportado en otras areas del pais (Conde et al. 1995). Tambien se encontraron numerosas holoturias en substratos cubiertos por los moluscos bivalvos: Pinctada imbricata Roding 1798 y Arca zebra (Swaison 1833).

[FIGURA 2 OMITIR]

[FIGURA 3 OMITIR]

Asi pues, I.badionotus habita de forma agregada, hecho que coincide con la reproduccion denso-dependiente reportada para este grupo de organismos (Bruckner et al. 2003). Esta especie, muestra una mayor presencia en praderas de fanerogamas y ostrales, aunque, fue tambien observada entre arenales, parches de corales, octocorales y zonas de algas en descomposicion, pero en menores densidades. En cambio, H. mexicana solo fue observada de manera dispersa en zonas de fanerogamas (50%) y ostrales (50%).

En la region este de Cubagua se observo una mayor heterogeneidad de substratos, y mas amplia distribucion de ambas especies. No obstante, en la zona suroeste destacan dos de las mayores concentraciones observadas para I. badionotus, en la cual se incluyen tres areas donde mas del 65% de los ejemplares analizados fueron inferiores a 15cm, y tambien estuvo presente H. mexicana. La presencia de la fanerogama T. testudinum, puede explicar estas densidades. En la zona noroeste no fue observado ningun ejemplar, hecho relacionado a la presencia de grandes extensiones de arenales, substrato que demostro tener la menor densidad de holoturias. En el Caribe panameno, ambas especies muestran mayores densidades en areas con substratos heterogeneos compuestos por pastos marinos y arrecifes coralinos (Guzman & Guevara 2002).

Para I. badionotus se estimaron 117ind/ha, valor superior al calculado con datos provenientes de la pesqueria por Buitrago & Boada (1996) (90ind/ha), e inferior al estimado con los datos de Leon & Cabrera en 1994 (entre 530 y 1 100ind./ha).

H. mexicana muestra una disminucion en su densidad (7.7ind/ha) en comparacion con el rango de 110 a 210ind/ha, observado por Leon & Cabrera (1994); la cual coincide en que esta especie es menos abundante que I. badionotus; caso contrario a lo observado en el Caribe panameno (Guzman & Guevara 2002). Mientras que, H. mexicana, por alcanzar tallas mayores (Laboy-Nieves & Conde 2006) puede haber sido extraida en mayores cantidades y esto podria explicar la menor cantidad observada.

Los estudios previos realizados en la zona son escasos, y los que existen fueron desarrollados varios anos despues de la instalacion de empresas coreanas dedicadas a la extraccion del recurso en las costas orientales de Venezuela, por lo que la abundancia natural del recurso antes del inicio de la pesqueria es desconocida. En otras zonas del pais, como el Parque Nacional Morrocoy, se han reportado densidades de 7 667 ind/ha (Conde 1997), y el promedio general calculado para el mar Caribe, en el que se incluyen varias localidades ya explotadas por pesquerias, es de 6 585 ind/ha (Guzman & Guevara 2002), por lo que probablemente las densidades registradas para Cubagua son inferiores a las originales, y corroboran una lenta recuperacion del recurso en respuesta a la intensa extraccion llevada a cabo antes de que se decretara la veda total de la pesqueria.

Las densidades reportadas pueden estar siendo subestimadas, ya que este estudio se llevo a cabo hasta una profundidad maxima de 18m, pero se sabe que la extraccion ilegal se realiza con compresores de aire que poseen mangueras de unos 80m de largo, lo que probablemente permite a los pescadores bajar hasta unos 35m de profundidad para recolectar las holoturias.

Para I. badionotus, la estructura de tallas fue practicamente de tipo unimodal con predominio de talla entre los 15 y 20cm. En general, las poblaciones de holoturias estan compuestas de individuos de tallas similares (Sloan & von Bodungen 1980, Laboy-Nieves & Conde 2006), entonces los jovenes son raros de encontrar, o aparecen en poca cantidad (Shiell 2004a), ademas de presentar reclutamiento bajo y esporadico (Uthicke et al. 2003, Shiell 2004b). Contrariamente, en el lado sur de Cubagua, se observaron zonas con elevadas concentraciones de individuos con tallas inferiores a los 15cm (>65%) y escasa presencia de adultos. El 80% de estas zonas poseen un substrato predominante de praderas de fanerogamas, las cuales deberian ser consideradas como areas prioritarias de proteccion integral para la especie.

Fuente-Betancourt et al. (2001) indican un rango de tallas para H. mexicana ubicado entre 17 y 51cm para aguas del Caribe mexicano. Leon & Cabrera (1994) reportan para la isla de Cubagua tallas maximas cercanas a 30cm en las dos especies estudiadas. En general, H. mexicana es considerada como una especie de mayor tamano en comparacion con I. badionotus (Laboy-Nieves & Conde 2006). En el presente trabajo, H. mexicana mostro una talla maxima de 21cm y I. badionotus de 35cm. Sin embargo, las diferentes metodologias utilizadas para medir las holoturias entre los distintos trabajos, no permiten realizar una mejor comparacion.

Implicaciones de manejo: Observaciones directas en el area de estudio permiten inferir que la veda total implantada hace mas de diez anos (segun Gaceta Oficial No. 195 del 19 de julio de 1997) no se cumple. En septiembre de 2008 (durante las salidas de muestreo), la Guardia Nacional detuvo una embarcacion con buzos que utilizaban un compresor de aire para recolectar holoturias, y donde se decomisaron aproximadamente unos 200 ejemplares, que no fueron devueltos al agua, para ser usados como evidencia del delito. Sumado a esto, la pesca ilicita no solo ocurre en la zona de estudio, puesto que existen numerosas denuncias en los Parques Nacionales: Mochima, Morrocoy, Archipielago de los Roques y las Aves (Rodriguez-Milliet & Pauls 1998). Las pesquerias en veda, sin apropiada vigilancia y control, casi nunca cesan por completo, puesto que los elevados precios de exportacion del producto para mercados asiaticos, son un fuerte incentivo para que la pesca ilegal continue, sobre todo en sectores de bajos recursos economicos. Purcell et al. (2010) senalan que los precios de venta por kg de holoturia seca oscilan entre 300500USD. Por lo general, los elevados precios de venta del producto, en comparacion con las bajas multas o la posibilidad de pago de sobornos si son encontrados llevando a cabo pesca ilegal, incentivan a que muchos pescadores tomen el riesgo, por estar conscientes de que las perdidas son minimas. Ademas, es necesario revisar las vias y formatos en que esta siendo exportado ilegalmente el producto.

En muchas regiones del mundo, la pesca de pepino de mar aparece repentinamente como una actividad muy lucrativa para los pescadores, lo que trae como consecuencia el rapido declive de las especies objetivos una vez establecida la pesqueria. Algunas poblaciones agotadas no se recuperan inclusive despues de prohibirse por completo la pesca, y pueden requerir unos 50 anos para lograrlo (Bruckner et al. 2003).

Si asumimos que los alrededores de la isla de Cubagua poseen una superficie aproximada de 45ha, con una abundancia homogenea para todo el area, igual a la observada para I. badionotus (117ind/ha), permitir niveles de explotacion similares a los reportados por Buitrago & Boada (1996) (8hr por bote al dia, y capturas de 22ind/hora, o 176ind/dia), podria provocar que un solo bote agote el recurso en tan solo 29 dias. Ahora bien, la situacion podria ser mas grave, ya que la abundancia del recurso no es homogenea, lo que conlleva a que el esfuerzo de pesca se concentre tan solo en el lado sur y este de la isla. Guzman & Guevara (2002) para el Caribe panameno senalan que de permitir niveles de explotacion similares a los llevados a cabo en 1997 (25 000 ind/dia), agotarian las tres especies explotadas en la zona (H. mexicana, I. badionotus y A. multifidus) en tan solo 9 dias.

Por lo tanto, se recomienda el monitoreo continuo de las densidades de holoturia en la region oriental del pais, ademas de llevar a cabo estudios de reproduccion y reclutamiento de ambas especies. Continuar con la veda total, pero asegurar su cumplimiento, puesto que las densidades de individuos todavia son muy bajas para abrir la pesqueria. La Guardia Nacional e INSOPESCA, al realizar decomisos de pesca ilegal, deberian tomar fotografias y devolver inmediatamente al agua los animales, en lugar de conservarlos muertos como evidencia de pesca ilegal.

Las areas marinas protegidas son efectivas herramientas de manejo que deben ser implementadas junto con otras regulaciones para mantener los niveles estables de las pesquerias (Purcell et al. 2010). La zona protegida mas cercana a la isla de Cubagua, es el Parque Nacional Laguna de la Restinga, pero por sus caracteristicas ecologicas no representa un refugio importante para estas especies. En este sentido, Cubagua, ha sido senalada con antiguas riquezas pesqueras actualmente agotadas (Romero et al. 1999), y un alto valor historico (Cervigon 1997), por lo que existen numerosas justificaciones para protegerla y suficientes atractivos como para que los pescadores residentes puedan obtener beneficios economicos proveniente de actividades relacionadas al turismo. Entonces, se recomienda decretar algunas zonas de veda donde se prohiba por completo la pesca, para poder asegurar la recuperacion de estas especies.

En algunos paises, ya ha sido planteado utilizar la acuicultura para fines comerciales y de repoblacion como solucion a la evidente sobreexplotacion del recurso (Conand 2001, Toral-Granda et al. 2008, Azari et al. 2010). Inclusive, se han desarrollado co-cultivos exitosos con camarones (Pitt et al. 2004, Pursell et al. 2006). Ya que estos ultimos son el principal rubro cultivado del pais (Lodeiros & Freites 2008), habria que evaluar esta posibilidad para ambas especies de holoturia, ya que muestran signos de declive poblacional.

AGRADECIMIENTOS

Provita y fondo IEA por financiar el proyecto. Alexander Marcano y Alexis Marcano por toda la ayuda brindada en campo. A Jesus Rosas y todo el personal que labora en la estacion cientifica "Fernando Cervigon" de la Universidad de Oriente en la Isla de Cubagua, por todo el apoyo logistico. Regulo Lopez (padre e hijo) por valiosa colaboracion. Jose Silva por su ayuda en la realizacion de los mapas. Sebastian Rodriguez y Gabriela Perez por su asesoria. Hector Guzman por el envio de articulos sobre el tema. Edlin Guerra por la lectura critica del manuscrito. Denise Debrot y Richard Parkinson por la revision del Abstrac. A los revisores anonimos por sus acertadas sugerencias.

Recibido 30-VII-2010.

Corregido 10-XI-2010.

Aceptado 14-XII-2010.

REFERENCIAS

Aguilar, A. & G. Ramirez. 2002. Economic reasons, ecological actions and social consequences in the Mexican sea cucumber fishery. SPC Beche-de-mer Infor. Bull. 17: 33-36.

Al-Rashdi, K. & R. Claereboudt. 2010. Evidence of rapid overfishing of sea cucumbers in the Sultanate of Oman. SPC Beche-de-mer Infor. Bull. 30: 10-13.

Azari, D., B. Giraspy & I. Walsalam. 2010. Aquaculture potential of the tropical sea cucumbers Holothuria scabra and H. lessoni in the Indo-Pacific region. SPC Beche-de-mer Infor. Bull. 30: 29-32.

Baine, M. & C. Poh. 1999. Sea cucumber fisheries in Malaysia, towards a conservation strategy. SPC Beche-de-mer Infor. Bull. 12: 6-10.

Bruckner, A., K. Johnson & J. Field. 2003. Conservation strategies for sea cucumber: can CITES Appendix II listing promote sustainable international trade? SPC Beche-de-mer Infor. Bull. 24: 1-10.

Buitrago, J. & J. Boada. 1996. La pesca de la holoturia Isostichopus badionotus en el oriente de Venezuela. Mem. Soc. Cien. Nat. La Salle 56: 33-40.

Cervigon, F. 1997. Cubagua 500 anos. Fundacion Museo del Mar, Boca de Rio, Nueva Esparta, Venezuela.

Conand, C. & C. Hoffschir. 1991. Recent trends in sea cucumbers exploitation in New Caledonia. SPC Beche-de-mer Infor. Bull. 3: 5-7.

Conand, C. 2001. Overview over the last decade of sea cucumber fisheries: what possibilities for a durable management?, p. 339-344. In M. Barker (ed.). Echinoderms 2000: Proceedings of the 10th International Conference. A. A. Balkema, Rotterdam, Holanda.

Conde, J.E. 1997. Apres les bebes phoques, les concombres de mer. La Recherche 304: 61-64.

Conde, J.E., A. Sambrano & H. Diaz. 1995. Sedimertivorous activity, density and spatial distribution of the deposit-feeding holothurians Holothuria mexicana Ludwing and Isostichopus badionotus Selenka. Manuscrito, Caracas, Distrito Federal, Venezuela.

Elliot, J.M. 1977. Some methods for the statistical analysis of samples of benthic invertebrates. Freshwater Biological Association, Ambleside, Inglaterra.

Fuente-Betancourt de la G.M., A. Jesus-Navarrete, E. SosaCordero & M.D. Herrero-Perezrul. 2001. Assessment of the sea cucumber (Echinodermata; Holothuroidea) as potencial fishery resource in 274 Banco Chinchorro, Quintana Roo, Mexico. Bull. Mar. Sci. 68: 59-67.

Guzman, H. & C. Guevara. 2002. Population structure, distribution and abundance of three commercial species of Sea Cucumber (Echinodermata) in Panama. Caribb. J. Sci. 38: 230-238.

Guzman, H. & C. Guevara. 2003. Reproductive cycle of two commercial species of sea cucumber (Echinodermata: Holothuroidea) from Caribbean Panama. Mar. Biol. 142: 271-279.

Hasan, M. 2008. Fisheries status and management plan for Saudi Arabian sea cucumbers. SPC Beche-de-mer Infor. Bull. 28: 14-21.

Hasan, M. 2009. Stock assessment of holothuroid populations in the Red Sea waters of Saudi Arabia. SPC Beche-de-mer Infor. Bull. 29: 31-37.

Hearn, A. & F. Pinillos. 2006. Baseline information on the warty sea cucumber Stichopus horrens in Santa Cruz, Galapagos, prior to the commencement of an illegal fishery. SPC Beche-de-mer Infor. Bull. 24: 3-10.

Holland, A. 1994. The beche-de-mer industry in the Solomon Islands: recent trends and suggestions for management. SPC Beche-de-mer Infor. Bull. 6: 2-9.

Laboy-Nieves, E. & J.E. Conde. 2006. A new approach for measuring Holothuria mexicana and Isostichopus badionotus for stock assessments. SPC Beche-de-mer Infor. Bull. 24: 39-44.

Leon, L. & T. Cabrera. 1994. Informe de avance sobre la pesqueria del pepino de mar en las costas del nororiente de Venezuela. Informe Tecnico, Escuela de Ciencias Aplicadas del Mar, Universidad de Oriente, Boca de Rio, Nueva Esparta, Venezuela.

Leslie, J. 1992. Review of the beche-de-mer (sea cucumber) fishery in the Maldives, Programme Officer, Bay of Bengal Programme (April 1992). Bay of Bengal Programme, Madras, India.

Lindsay, S. & A. Simpson. 2004. Resource evaluation of current populations of two commercially harvested sea cucumber species (Actinopyga mauritiana and Stichopus chloronotus), and recommendations for management for Kosrae State, Federated States of Micronesia. SPC Beche-de-mer Infor. Bull. 19: 31-33.

Lodeiros, C. & L. Freites. 2008. Estado actual y perspectivas del cultivo de moluscos bivalvos en Venezuela, p.135-150. In A. Lovatelli, A. Farias & I. Uriarte (eds.). Estado actual del cultivo y manejo de moluscos bivalvos y su proyeccion futura: factores que afectan su sustentabilidad en America Latina. FAO Actas de Pesca y Acuicultura. Roma, Italia.

Lokani, P. 1990. Beche-de-mer research and development in Papua New Guinea. SPC Beche-de-mer Infor. Bull. 2: 8-11.

Lokani, P. 1996. Illegal fishing for sea-cucumber (bechede-mer) by Papua New Guinea artisanal fishermen in the Torres Strait protected zone. SPC Beche-de-mer Infor. Bull. 8: 2-6.

Otero-Villanueva, M. & V. Ngoc. 2007. Sea cucumber fisheries around Phu Quoc Archipelago: A cross-border issue between South Vietnam and Cambodia. SPC Beche-de-mer Infor. Bull. 25: 32-36.

Pitt, R., N. Duy, T. Duy & H. Long. 2004. Sandfish (Holothuria scabra) with shrimp (Penaeus monodon) co-culture tank trials. Beche-de-mer Infor. Bull. 20: 12-22.

Powell, J. & J. Gibbs. 1995. A report from Galapagos. Tree 10: 351-354.

Pursell, S., J. Patrois & N. Fraisse. 2006. Experimental evaluation of co-culture of juvenile sea cucumbers, Holothuria scabra (Jaeger), with juvenile blue shrimp, Litopenaeus stylirostris (Stimpson). Aquac. Res. 515-522.

Purcell, S., A. Lovatelli, M. Vasconcellos & Y. Ye. 2010. Managing sea cucumber fisheries with an ecosystem approach. FAO Fish. Aquac. Tech. Paper 520, Roma, Italia.

Rasolofonirina, R. & C. Conand. 1998. Sea cucumber exploitation in the Toliara region of south-west Madagascar. Beche-de-mer Infor. Bull. 10: 10-13.

Rodriguez-Milliet, E. & S.M. Pauls. 1998. Sea cucumbers fisheries in Venezuela, p. 513-516. In R. Mooi & M. Telford (eds.). Echinoderms. Balkema, San Francisco, Estados Unidos.

Romero, A., S. Chilbert & M. Eisenhart. 1999. Cubagua's Pearl-Oyster beds: the first depletion of a natural resource caused by Europeans in the American Continent. J. Polit. Ecol. 6: 57-78.

Sambrano, A., H. Diaz & J.E. Conde. 1990. Caracterizacion de la ingesta en Isostichopus badionotus (Selenka) y Holothuria mexicana (Ludwing). (Echinodermata: Holothuroidea). Caribb. J. Sci. 26: 45-51.

Samyn, Y. 2000. Conservation of aspidochirotid holothurians in the littoral waters of Kenya. SPC Beche-demer Infor. Bull. 13: 12-17.

Shiell, G. 2004a. Field observation of juvenile sea cucumber. SPC Beche-de-mer Infor. Bull. 20: 6-11.

Shiell, G. 2004b. Questionnarie on the field observation of juvenile sea cucumber. SPC Beche-de-mer Infor. Bull. 19: 41.

Sloan, N.A. & B. von Bodungen. 1980. Distribution and feeding of the sea cucumber Isostichopus badionotus in relation to shelter and sediment criteria of the Bermuda platform. Mar. Ecol. Prog. Ser. 2: 257-264.

Stewart, B. 1993. Evidence for a marked decline of bechede-mer populations in the Suva and Beqa areas of Fiji, and apreliminary description of a method of identifying beche-de-mer individuals based on characteristic-body wrinkles. University of the SouthPacific Marine Studies Technical Report No.1/93. University of Otago, Nueva Zelandia.

Toral-Granda, V., A. Lovatelli & M. Vasconcellos. 2008. Sea cucumbers. A global review on fishery and trade. Beche-de-mer Infor. Bull. 27: 4-6.

Tsuda, R. 1997. Survey of commercially-valued sea cucumbers in the Saipan Lagoon, CNMI Beche-demer Infor. Bull. 9: 15-17.

Uthicke, S., D. Welch & J. Benzie. 2003. Slow growth and lack of recovery in overfished holothurians on the Great Barrier Reef: evidence from DNA fingerprints and repeated large-scale surveys. Conserv. Biol. 18: 1395-1404.

Uthicke, S. & C. Conand. 2005. Local examples of beche-de-mer overfishing: An initial summary and request for information. SPC Beche-de-mer Infor. Bull. 21: 9-14.

Alejandro Tagliafico (1), Maria Salome Rangel (2), Nestor Rago (3)

(1.) Escuela de Ciencias Aplicadas del Mar, Nucleo de Nueva Esparta, Universidad de Oriente, Boca de Rio, Isla de Margarita, Venezuela; atagliafico@hotmail.com

(2.) Departamento de Ciencias, Nucleo de Nueva Esparta, Universidad de Oriente, Guatamare, Isla de Margarita, Venezuela; salome453@gmail.com

(3.) Maestria en Ciencias Marinas y Costeras. Universidad Nacional de Costa Rica; nestorrago@yahoo.es
COPYRIGHT 2011 Universidad de Costa Rica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Tagliafico, Alejandro; Rangel, Maria Salome; Rago, Nestor
Publication:Revista de Biologia Tropical
Article Type:Report
Date:Jun 1, 2011
Words:4927
Previous Article:Identificacion de las prioridades de conservacion de la biodiversidad marina y costera en Costa Rica.
Next Article:Influencia de las macrofitas sobre la estructura poblacional de rotiferos y microscrustaceos en un plano de inundacion tropical.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters