Printer Friendly

Disfuncion tiroidea subclinica en poblacion adulta costarricense.

Subclinical thyroid dysfunction in adult Costa Rican population

INTRODUCCION

La disfuncion tiroidea subclinica es un desorden comun que puede representar la etapa temprana de una franca enfermedad tiroidea, especialmente en individuos de mediana y avanzada edad (1). Se define como hipotiroidismo subclinico el estado asintomatico en el cual la reduccion en la actividad de la glandula tiroidea se ve compensada por una elevacion de la hormona estimulante de tiroides (TSH); mientras que el hipertiroidismo subclinico es el estado donde la hormona TSH se encuentra disminuida para compensar una glandula tiroidea con actividad aumentada. En ambos casos, los niveles de [T.sub.4] y [T.sub.3] libres se mantienen dentro de los intervalos de referencia del laboratorio (1). La prevalencia del hipertiroidismo subclinico se estima en 3%, tanto en hombres como en mujeres con edad mayor a los 65 anos (2). Una de las causas exogenas mas comunes de esta disfuncion es el uso excesivo de L-tiroxina en pacientes hipotiroideos (3) o la ingesta de drogas supresoras de TSH (dopamina, esteroides) (4). Entre las causas endogenas asociadas con el desarrollo de hipertiroidismo subclinico se encuentran la enfermedad de Graves y el bocio multinodular (3). A lo largo de varias decadas los estudios han demostrado que el hipertiroidismo subclinico tiene importantes efectos clinicos en la funcion cardiaca (arritmias, fibrilacion y agitacion atrial) y en el tejido oseo (osteoporosis y riesgo de fracturas) (2,3).

Por otro lado, la prevalencia de hipotiroidismo varia en funcion del sexo, siendo dos veces mas frecuente en mujeres (4,8 a 10%) que en hombres (0,9%) y en funcion de la edad, con una prevalencia de 20% y 16% en mujeres y hombres, respectivamente, mayores de 60 anos (5). Se han postulado multiples condiciones relacionadas con el riesgo de desarrollar hipotiroidismo subclinico, a saber: enfermedades autoinmunes (Hashimoto, diabetes mellitus tipo 1, artritis), enfermedad de Addison y lupus eritematoso (6). El hipotiroidismo subclinico se ha asociado a disfuncion cardiaca, aumento del riesgo de desarrollar aterosclerosis y enfermedad cardiovascular (ECV), elevacion de colesterol total (CT) y colesterol asociado a lipoproteinas de baja densidad (LDL-C) con disminucion de colesterol asociado a lipoproteinas de alta densidad (HDL-C) (7), hipertension arterial, inflamacion con aumentos de proteina C reactiva ultrasensible (hs-PCR), hiperinsulinemia, hipertrigliceridemia (8) y sintomas neuropsiquiatricos (6).

Debido a la poca informacion disponible en torno a este tema, en nuestro pais se hace necesario conocer la prevalencia de disfuncion tiroidea subclinica en una muestra de adultos costarricenses, con el fin de contribuir a la deteccion temprana de estos trastornos, a la prevencion de sus efectos clinicos y a mejorar la calidad de vida de estos individuos.

METODOS

Se estudio 297 individuos de ambos generos, con edades entre 30 y 87 anos, en el area urbana de Costa Rica. Cada uno de los participantes voluntarios tuvo que firmar un consentimiento informado, aprobado por el Comite Etico Cientifico de la Universidad de Costa Rica. Se excluyo del estudio a las mujeres embarazadas y todos aquellos sujetos que refirieron padecer enfermedades autoinmunes, de la tiroides o glandulas adrenales, diabetes melllitus, insuficiencia en el hipotalamo e hipofisis, asi como aquellos que ingerian medicamentos como levotiroxina, glucocorticoides, acido acetil salicilico, heparina, anticonvulsivantes, litio, dopamina o anticonceptivos orales.

La informacion general de cada individuo, asi como algunas preguntas relacionadas con el estilo de vida, el consumo de medicamentos y la historia familiar de ciertas enfermedades fueron recolectadas mediante un instrumento validado. El estado nutricional de los individuos se establecio con el indice de masa corporal y conforme a la clasificacion internacional de la Organizacion Mundial de la Salud (9).

La sangre de cada individuo fue recolectada luego de un ayuno de 12 a 14 horas, por extraccion de la vena antecubital. Las muestras fueron centrifugadas a 3 000 rpm y los sueros de los participantes se almacenaron a -20[grados]C hasta ser analizados, para garantizar su estabilidad.

Se determino las concentraciones sericas de CT trigliceridos (TG), HDLC y glucosa utilizando metodos colorimetricos enzimaticos en un equipo Hitachi modelo 911 (Roche Diagnostics). Las concentraciones de LDL-C se estimaron utilizando la ecuacion de Friedwald (10). El indice de Castelli se obtuvo mediante el cociente matematico CT/HDL-colesterol. Las determinaciones de [T.sub.3] y [T.sub.4] totales y TSH se realizaron con tecnicas inmunoenzimaticas (ELISA) (Human, Ref. 54010, 54020 y 54030). La cuantificacion de [FT.sub.4] se efectuo mediante tecnicas de enzimoinmunoanalisis de microparticulas (MEIA), en un equipo automatizado AxSYM System [R] de Abbott Diagnostics.

De acuerdo a los criterios establecidos por la Asociacion Americana de Diabetes (ADA), se definio intolerancia a la glucosa cuando los niveles de glucosa serica en ayuno eran [mayor que o igual a] 5,55 mmol/L y < 6,99 mmol/L, mientras que se definio diabetes mellitus cuando los niveles de glucosa serica en ayuno eran [menor que o igual a] 6,99 mmol/L (11). Los valores de CT, TG, HDL-C y LDL-C fueron clasificados en deseables, marginales y elevados, de acuerdo a los criterios establecidos por el Panel de Expertos del Programa Nacional de Educacion en Colesterol de los Estados Unidos de America en el ano 2001 (Tratamiento en adultos, III Panel) (12). Los valores superiores a 4,5 en el indice de Castelli se consideraron de riesgo coronario. Por ultimo, para clasificar a los individuos como hipertiroideos o hipotiroideos subclinicos, se selecciono aquellos que presentaron una concentracion de [FT.sub.4] dentro del intervalo de referencia (9,2 a 23,9 pmol/L), pero con concentraciones sericas de TSH inferiores a 0,3 mUI/L o superiores a 6,2 mIU/L, respectivamente.

Los datos fueron analizados con el programa estadistico SPSS version 15,0 para Windows, Chicago, Illinois. Se aplico estadistica descriptiva y se realizaron las pruebas de chi-cuadrado ([X.sup.2]) para comparar proporciones y ANOVA para variables continuas. Se calculo los coeficientes de correlacion de Spearman para valorar la relacion entre las pruebas de funcion tiroidea y los otros parametros bioquimicos. Un valor de p < 0,05 se considero como significativo en todas las pruebas.

RESULTADOS

En el estudio participaron 297 adultos, 52% hombres y 48% mujeres con edades entre 30 y 87 anos. La edad promedio fue 55 [+ o -] 13 anos, sin diferencia significativa por sexo. Cerca de 50% de los participantes presento sobrepeso u obesidad. Se determino que 81,3% de los participantes era eutiroideo, 3% presento disfuncion tiroidea clasica y 15,7% disfuncion tiroidea subclinica.

Doce (3,9%) participantes presentaron disfuncion hipertiroidea subclinica, de los cuales 8 eran hombres y 4 mujeres. Los hipertiroideos subclinicos presentaron un IMC significativamente menor (21,6 [+ o -]12,0 versus 27,2 [+ o -] 4,6; p<0,001) y una talla significativamente mayor al compararse con la poblacion eutiroidea. El 58% presento sobrepeso y obesidad. La prevalencia de hipertension arterial fue mayor en personas con hipertiroidismo subclinico que en el grupo de los eutiroideos (83,3% versus 47,8%; p = 0,035). Sin embargo, no se observo mayores diferencias en cuanto a la presencia de antecedentes familiares de ECV y DM entre estos grupos. Los niveles sericos promedio de glucosa fueron significativamente mayores entre los pacientes con hipertiroidismo subclinico en comparacion con el grupo sin disfuncion tiroidea (7,22 [+ o -] 2,61 versus 5,99 [+ o -] 1,72; p = 0,020). El 83,3% de los hipertiroideos subclinicos presento niveles de glucosa en sangre por encima de 5,55 mmol/L. Con respecto al perfil lipidico, no se observo diferencias al comparar este grupo con la poblacion eutiroidea. La concentracion promedio de TSH estuvo disminuida en este grupo (0,1 [+ o -] 0,1 versus 2,8 [+ o -]1,6; p<0,001), y aunque la [FT.sub.4] se mantuvo dentro del intervalo de referencia, fue significativamente mayor si se compara con aquellos participantes eutiroideos (15,5[+ o -]1,3 versus 14,2 [+ o -]1,3; p<0,001). La edad promedio del grupo de individuos con hipertiroidismo subclinico fue mayor significativamente en relacion a la edad promedio del grupo de participantes clasificados como eutiroideos (62[+ o -]16 versus 54[+ o -]13; p = 0,040) (tabla 1).

Treinta y seis (11,8%) participantes presentaron disfuncion hipotiroidea subclinica, de los cuales 9 eran hombres y 27 mujeres. El 53% de los individuos con disfuncion hipotiroidea subclinica presento sobrepeso y obesidad. Los individuos con hipotiroidismo subclinico presentaron concentraciones promedio de TSH significativamente mas elevadas en comparacion con el grupo de individuos eutiroideos (9,7 [+ o -]3,9 versus 2,8 [+ o -] 1,6; p=<0,001). Los valores de [FT.sub.4] estuvieron disminuidos respecto a la poblacion sin disfuncion tiroidea (12,9 [+ o -]1,3 versus 14,2 [+ o -] 1,3; p=<0,001) (tabla 2). El porcentaje de hipotiroideos subclinicos con niveles de glucosa inferiores a 5,55 mmol/L fue significativamente mayor a los de la poblacion eutiroidea (69,4% versus 49,4%; p = 0,039). Aunque no hubo diferencias significativas entre las concentraciones promedio de los diferentes parametros del perfil lipidico, existio un predominio de factores de riesgo cardiovasculares, ya que 77,8% de este grupo presento niveles de CT superiores a 5,17 mmol/L, 88,2% niveles de LDL-C por encima de 2,58 mmol/L y 61,1% de los hipotiroideos subclinicos una concentracion promedio de TG superior a 1,69 mmol/L. Finalmente, el 66,7% de la poblacion con hipotiroidismo subclinico presento riesgo de un evento cardiovascular con indices aterogenicos superiores a 4,5.

Las concentraciones sericas de TSH en la poblacion total correlacionaron positivamente con el CT (r=0,165; p = 0,01) y con LDL-C (r=0,192; p = 0,01). FT4 correlaciono negativamente con el CT (r= -0,114; p = 0,05). Ni el IMC ni los TG sericos correlacionaron con la concentracion de TSH o [FT.sub.4].

DISCUSION

La disponibilidad en las ultimas decadas de ensayos de laboratorio mas sensibles para cuantificar TSH ha permitido que el diagnostico de disfuncion tiroidea subclinica se realice ahora con mayor frecuencia y de una manera mas eficiente. En la literatura se reportan prevalencias muy variables, dependiendo de los criterios de corte utilizados en el laboratorio para la TSH (< 0,1 o 0,3 mUI/L) y la edad de los participantes (13). La prevalencia de hipertiroidismo subclinico hallada en esta investigacion fue 3,9%, sin diferencias significativas por sexo. Un estudio aleman con condiciones y variables similares a las de este estudio (TSH <0,3 mUI/L y edades entre 20 y 79 anos) encontro una prevalencia de 1,8%, sin diferencias por genero y con un aumento en la prevalencia conforme aumentaba la edad (13). En este estudio, 92% de las personas diagnosticadas con hipertiroidismo subclinico era mayor de 48 anos y, de estos, 50% tenia 65 anos o mas, sugiriendo ciertamente un aumento en la prevalencia de esta condicion conforme aumenta la edad.

En el presente estudio se pudo observar que los participantes con hipertiroidismo subclinico presentaron concentraciones significativamente mayores de [FT.sub.4] que las de los participantes eutiroideos (15,5[+ o -]1,3 versus 14,2 [+ o -]1,3; p<0,001). Este aumento de [FT.sub.4] estimula la reestructuracion de huesos y musculo, promoviendo fisicamente un crecimiento longitudinal (14), de ahi el aumento significativo en la talla de los participantes diagnosticados con hipertiroidismo subclinico. Ademas, el sistema cardiovascular es uno de los principales objetivos de las hormonas tiroideas. Estas sensibilizan los organos a las catecolaminas (especialmente incrementando los p receptores) y aumenta la contractibilidad y la frecuencia cardiaca. Al haber un aumento en el consumo de oxigeno, se produce vasodilatacion, lo cual conlleva a un aumento en la presion sanguinea; de ahi que 83,3% de los hipertiroideos subclinicos indicaran padecer de hipertension arterial. Ademas, se menciona que al haber un aumento en la lipolisis se propicia la perdida de peso en los pacientes. En este estudio se encontro, de manera significativa, una disminucion en el IMC (21,6[+ o -]12,0 versus 27,2[+ o -]4,6; p<0,001) respecto a la poblacion eutiroidea. A la vez, la lipolisis propicia concentraciones disminuidas de colesterol total y LDL-C (14). Sin embargo, en la poblacion estudiada no se encontraron disminuciones significativas en las concentraciones promedio del perfil lipidico. Y a pesar de que el IMC promedio fue menor que el de la poblacion de referencia, 50% los participantes con hipertiroidismo subclinico presento problemas de sobrepeso. Varios estudios han relacionado el aumento serico de TSH con el incremento del IMC, e incluso se ha observado una correlacion entre los niveles de TSH y el porcentaje de grasa corporal. Otros estudios no han mostrado dicha asociacion (15). Las hormonas tiroideas tienen efecto tambien sobre el metabolismo de los carbohidratos, favoreciendo el desarrollo de DM de manera reversible. En este estudio se encontraron concentraciones promedio significativamente mas altas de glucosa en el grupo de individuos con hipertiroidismo subclinico respecto a las personas eutiroideas (7,22 [+ o -]2,61 versus 5,99[+ o -]1,72; p = 0,020), lo que los predispone a desarrollar intolerancia a la glucosa o DM con el tiempo.

Los efectos potencialmente daninos asociados al hipertiroidismo subclinico son las principales razones por las cuales hoy en dia las guias europeas recomiendan iniciar el tratamiento de este cuadro clinico (16). En aquellos adultos que presentan hipertiroidismo subclinico con niveles de TSH inferiores a 0,1 mUI/L, la recomendacion es tratarlos para evitar consecuencias cardiovasculares (16).

Por otro lado, en esta investigacion tambien se hallo una prevalencia de pacientes con hipotiroidismo subclinico de 11,8%. Este cuadro subclinico fue 3 veces mas frecuente en mujeres que en hombres y constituyo la mayoria de los casos de disfuncion tiroidea encontrados, especialmente en pacientes mayores de 55 anos, lo cual concuerda con multiples estudios realizados (5,6,16). El grupo de individuos con hipotiroidismo subclinico presento valores de [FT.sub.4] significativamente mas bajos que los vistos en la poblacion eutiroidea (12,9 [+ o -]1,3 versus 14,2 [+ o -] 1,3; p=<0,001). La poblacion hipotiroidea tiene predisposicion a padecer problemas cardiovasculares, al tener una disminucion en la contractibilidad del miocardio y favorecer procesos ateroscleroticos por la reduccion en la lipolisis y el consiguiente aumento en los niveles de lipidos sericos (17). Rodondi y colaboradores (18) han hallado concentraciones elevadas de colesterol total y LDL-C en poblaciones con hipotiroidismo subclinico en comparacion con grupos eutiroideos. En el presente estudio no se pudo demostrar significativamente un aumento en los niveles sericos de los lipidos en relacion a la poblacion eutiroidea. Unicamente se determino que en la poblacion con hipotiroidismo subclinico el 77,8% de los individuos presento hipercolesterolemia [mayor que o igual a] 5,17 mmol/L), 88,2% niveles elevados de LDL-C ([mayor que o igual a] 2,58 mmol/L), 61,1% hipertrigliceridemia ([mayor que o igual a] 1,69 mmol/L) y 30,6% niveles disminuidos de HDL-C (< 1,03 mmol/L).

Muchos estudios han sugerido que el hipotiroidismo subclinico tambien es un factor de riesgo para los desordenes depresivos. El hipotiroidismo subclinico incrementa el riesgo de depresion en mas de 4 veces (OR=4,886; IC95% = 2,768 a 8,627) (19). A pesar de esto, y de forma similar con los cuadros de hipertiroidismo subclinico, tambien existe a nivel internacional controversia en relacion a la importancia clinica del hipotiroidismo subclinico, su mortalidad y si se debe administrar algun tipo de tratamiento a estos pacientes. El presente estudio demuestra claramente que el nivel serico de TSH no constituye por si solo un buen marcador para hipotiroidismo subclinico. La mayoria de los autores se inclina a que si la TSH es superior a 10mUI/L, con presencia de bocio y anticuerpos antitiroides positivos, debe administrarse el tratamiento en dosis inferiores a las utilizadas en un hipotiroidismo clinico (18). Tambien es importante destacar que para evitar la sobre-prescripcion del tratamiento para el hipotiroidismo subclinico, debe descartarse que el aumento de TSH se deba a alteraciones en la molecula de la hormona que produzcan una disminucion de su actividad biologica, como por ejemplo, la presencia de autoanticuerpos para TSH o anticuerpos heterofilos. Una de las limitaciones de este trabajo es que la prevalencia de hipertiroidismo subclinico podria estar subestimada, ya que el metodo de ELISA utilizado para la cuantificacion de la TSH no tiene la precision indicada para distinguir entre los niveles de TSH de los individuos hipertiroideos y los eutiroideos.

En el estudio se observo como la poblacion en general presentaba un perfil lipidico por encima de las concentraciones deseables para una poblacion estandar. Los participantes eutiroideos tuvieron una prevalencia de 64,3% de hipercolesterolemia y 26,1% concentracion de CT por encima de 6,20 mmol/L. Es probable que debido a este fenomeno no se pudiera demostrar diferencias significativas entre el perfil lipidico de los subgrupos con hipotiroidismo e hipertiroidismo subclinicos en relacion a la poblacion eutiroidea, aunque si se demostrara correlacion positiva entre la TSH y los niveles de CT (r=0,165; p = 0,01) y LDL-C (r=0,192; p=0,01).

La disfuncion tiroidea subclinica es un estado no compensado bioquimicamente y por lo tanto muchos autores indican que tiene importantes efectos clinicos e implicaciones pronosticas (3). Son muchos los estudios que indican beneficios al tratar a estos pacientes, como por ejemplo mejoras en el perfil lipidico, prevencion de accidentes cardiovasculares tempranos, reversion de alteraciones hemodinamicas y sintomas neuropsiquiatricos, prevencion de fibrilacion atrial y desarrollo de osteoporosis con la terapia de reemplazo hormonal (19-21). Esto es particularmente importante en Costa Rica, donde historicamente desde la decada de los anos 70's la primera causa de muerte es la enfermedad cardiovascular. El aumento de la esperanza de vida en nuestro pais ha generado que las enfermedades cronicas no transmisibles hayan experimentado incremento de su frecuencia en la edad adulta. El beneficio del tratamiento temprano en la poblacion costarricense con disfuncion tiroidea mejoraria tambien su perfil lipidico y reduciria el riesgo de ECV Un metaanalisis demostro que los niveles de CT disminuyen hasta 5% y el LDL-C hasta 0,26 mmol/L en los pacientes tratados con levotiroxina (2). El tratamiento podria revertir tambien los sintomas psiquiatricos y cognitivos (22) y mejorar notablemente su calidad de vida.

En Costa Rica no hay una identificacion temprana ni una politica para el manejo del paciente con disfucion tiroidea subclinica. El conocer las comorbilidades asociadas a los trastornos de disfuncion tiroidea contribuiria a mejorar la calidad de vida de estos pacientes, revertir sus manifestaciones clinicas y alcanzar una mayor expectativa de vida.

http://dx.doi.org/10.15381/anales.v76i4.11402

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

(1.) Scheidegger P, Dell'Alli Cesar. Guia de Practica Clinica: Diagnostico y tratamiento de hipotiroidismo primario y subclinico en adultos. Hospital Provincial Neuquen: Dr. Eduardo Castro Rendon. 2011.

(2.) Vanderpump MPJ. Should we treat mild subclinical/ mild hyperthyroidism? No. Eur J Intern Med. 2011 Aug;22(4):330-3. doi: 10.1016/j.ejim.2011.03.009.

(3.) Biondi B, Palmieri EA, Lombardi G, Fazio S. Effects of subclinical thyroid dysfunction on the heart. Ann Intern Med. 2002;137(1 1):904-14.

(4.) Santos S, Pascual E, Galofre JC. Management of subclinical hyperthyroidism. Int J Endocrinol Metab. 2012;10(2):490-6. DOI:10.5812/ijem.3447.

(5.) Escobar M, Villamil M, Ruiz O. Prevalencia de anticuerpos antiperoxidasa y antitiroglobulina en jovenes con hipotiroidismo subclinico y clinico. Medicina & Laboratorio. 2011;17(7-8).

(6.) Subclinical Hypothyroidism. En: Nystrom E, Berg GEB, Jansson SKG, Torring O, Valdemarsson SV, editores. Thyroid Disease in Adults. Capitulo 13. Berlin: Springer-Verlag, 2011:127-9. DOI: 1 0.1007/978-3-642-13262-9_1 3.

(7.) Meier C, Staub JJ, Roth CB, Guglielmetti M, Kunz M, Miserez AR, et al. TSH-controlled L-thyroxine therapy reduces cholesterol levels and clinical symptoms in subclinical hypothyroidism: a doubleblind, placebo-controlled trial (Basel Thyroid Study). J Clin Endocrinol Metab. 2001 ;86(10):4860-6.

(8.) Kvetny J, Heldgaard PE, Bladbjerg EM, Gram J. Subclinical hypothyroidism is associated with a low-grade inflammation, increased triglyceride levels and predicts cardiovascular disease in males below 50 years. Clin Endocrinol. 2004;61:232-8.

(9.) Organizacion Mundial de la Salud. El estado fisico: uso e interpretacion de la antropometria. Informe de un Comite de Expertos de la OMS. Serie de informes tecnicos 854, Ginebra 1995.

(10.) Friedwald WT, Levy RI, Fredrickson DS. Estimation of the concentration of low-density lipoprotein cholesterol in plasma, without the use of the preparative centrifuge. Clin Chem. 1975;18:499-502.

(11.) American Diabetes Association. Diagnosis and classification of diabetes mellitus. Diabetes Care. 2010 Jan;33(Suppl 1):S62-9. doi: 10.2337/ dc1 0-S062.

(12.) National Cholesterol Education Program. Detection, Evaluation and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult Treatment Panel III). 2001; Publication No 01-3670.

(13.) Hoogendoorn EH, den Heijer M, van Dijk APJ, Hermus AR. Subclinical hyperthyroidism: to treat or not to treat? Postgrad Med J. 2004;80:394-8. DOI: 10.1136/pgmj.2003.01 7095.

(14.) Silbernagl S, Lang F. Atlas de Fisiologia Humana. Wurzburg: Ediciones Harcourt, S.A.; 2000.

(15.) Calvo R, Gallego E, Lozano ML, navarro O, Paramo J, Lopez F. Hipotiroidismo subclinico en pacientes con obesidad y sobrepeso. Rev Clin Med Familia. 2010;3(3):158-62.

(16.) Association of Clinical Biochemistry, British Thyroid Association and British Thyroid Foundation. UK Guidelines for the use of thyroid function tests. London: ACB and BTA; 2006. URL:http://www. british-thyroid-association.org/info-for-patients/ Docs/TFT_guideline_final_version_July_ 2006.pdf.

(17.) Devdhar M, Ousman YH, Burman KD. Hypothyroidism. Endocrinol Metab Clin north Am. 2007;36(3):595-615.

(18.) Rodondi N, newman AB, Vittinghoff E, de Rekeneire n, Satterfield S, Harris TB, et al. Subclinical hypothyroidism and the risk of heart failure, other cardiovascular events, and death. Arch Intern Med. 2005;165(21):2460-6.

(19.) Chueire VB, Romaldini JH, Ward LS. Subclinical hypothyroidism increases the risk for depression in the elderly. Arch Gerontol Geriatrics. 2007;44:21-8.

(20.) Munoz C, Martinez E, Dominguez M de la O, Garcia JA. Situaciones clinicas mas relevantes: hipo e hipertiroidismo. Capitulo 59. Tratado de Geriatria para residentes. Sociedad Espanola de Geriatria y Gerontologia. 2006:605-14.

(21.) Monzani F, Di Bello V, Caraccio N, Bertini A, Giorgi D, Giusti C, Effect of levothyroxine on cardiac function and structura in subclinical hypothyroidism: a double blind, placebo-controlled study. J Clin Endocrinol Metab. 2001 Mar;86(3):1110-5.

(22.) Frias MC, Tarraga PJ, Rodriguez JA, Solera J, Celada A, Lopez MA y col. Hipotiroidismo subclinico y factores de riesgo cardiovascular. nutr Hosp. 2011 ;26(6):1 355-62.

Articulo recibido el 20 de enero de 2015 y aceptado para publicacion el 22 de junio de 2015.

Conflictos de interes: Ninguno de los autores tiene conflictos de interes y el contenido del manuscrito no ha sido publicado previamente.

Consentimiento informado: Aprobado por el Comite Etico Cientifico de la Vicerrectoria de Investigacion de la Universidad de Costa Rica.

Fuente de financiamiento: Vicerrectoria de Investigacion de la Universidad de Costa Rica, Proyecto VI-807-A9-302.

Direccion para correspondencia y reimpresiones: Ileana Holst Schumacher

Facultad de Microbiologia, Universidad de Costa Rica

Codigo postal: 2410-2050

San Pedro de Montes de Oca, San Jose, Costa Rica, America Central

Numero de Fax: (506)2225-2374/(506) 2511-5440

Numero Telefonico: (506) 2511-5440/(506) 2511-3951

Correo electronico: iieana.holst@ucr.ac.cr

Oscar Guevara-Sanchez, Lic [1], Ileana Holst-Schumacher, MSc [1], Sandra Boza-Oreamuno, Lic [1], Mauro Barrantes-Santamaria, MBA [2], Ricardo Chinchilla-Monge, Lic [2], Pablo Alvarado-Ulate, MQC [1]

[1] Facultad de Microbiologia y Centro de Investigacion en Hematologia y Trastornos Afines (CIHATA), Universidad de Costa Rica.

[2] Laboratorio Clinico de la Oficina de Bienestar y Salud, Universidad de Costa Rica.
Tabla 1. Comparacion de as caracteristicas antropometricas, sociales y
parametros bioquimicos de los partecipantes hipertiroideos subclinicos
y participantes eutiroideos.

            Variables               Hipertiroideos subclinicos
                                     (n = 12)

           Edad (anos)              62 [+ o -] 16
                                    (30 a 85)
            Peso (kg)               77,1 [+ o -] 10,0
                                    (54,5 a 95,0)
            Talla (m)               1,7 [+ o -] 0,1
                                    (1,6 a 1,8)
      Indice masa corporal          21,6 [+ o -] 12,0
         (kg/[m.sup.2])             (20,0 a 37,1)
           Fumador (%)              0,0
    Hipertension arterial (%)       83,3
   Fractura cadera/munecas (%)      8,3
  Historia familiar de ECV (%)      50,0
   Historia familiar de DM (%)      66,7
             Glucosa                7,22 [+ o -] 2,61
            (mmol/L)                (4,50 a 10,38)
        Colesterol total            5,09 [+ o -] 1,37
            (mmol/L)                (4,01 a 6,56)
          Trigliceridos             2,21 [+ o -] 1,46
            (mmol/L)                (1,02 a 5,76)
         HDL-colesterol             1,14 [+ o -] 0,31
            (mmol/L)                (0,65 a 1,68)
         LDL-colesterol             2,92 [+ o -] 1,27
            (mmol/L)                (2,12 a 4,11)
       Indice de Castelli           4,9 [+ o -] 1,8
                                    (2,5 a 7,5)
              TSH                   0,1 [+ o -] 0,1
             (mUI/L)                (0,1 a 0,2)
            [T.sub.4]               134 [+ o -] 46
            (nmol/L)                (70 a 201)
            [T.sub.3]               1,39[+ o -]0,46
            (nmol/L)                (1,08 a 1,85)
           [FT.sub.4]               15,5 [+ o -] 1,3
            (pmol/L)                (12,9 a 16,8)

            Variables               Eutiroideos (n=249)   Valor p (1)

           Edad (anos)              54 [+ o -] 13        0,040
                                    (30 a 87)
            Peso (kg)               73,4 [+ o -] 15,3    0,408
                                    (44,0 a 118,0)
            Talla (m)               1,6 [+ o -] 0,1      <0,001
                                    (1,4 a 1,9)
      Indice masa corporal          27,2 [+ o -] 4,6     <0,001
         (kg/[m.sup.2])             (16,7 a 42,7)
           Fumador (%)              14,9                  0,307
    Hipertension arterial (%)       47,8                  0,035
   Fractura cadera/munecas (%)      8,0                   0,612
  Historia familiar de ECV (%)      44,6                  0,944
   Historia familiar de DM (%)      62,2                  0,993
             Glucosa                5,99 [+ o -] 1,72    0,020
            (mmol/L)                (3,89 a 15,54)
        Colesterol total            5,58 [+ o -] 1,11    0,140
            (mmol/L)                (2,53 a 9,92)
          Trigliceridos             2,25 [+ o -] 1,52    0,940
            (mmol/L)                (0,51 a 15,63)
         HDL-colesterol             1,14 [+ o -] 0,34    1,000
            (mmol/L)                (0,47 a 2,61)
         LDL-colesterol             3,46 [+ o -] 0,96    0,060
            (mmol/L)                (0,72 a 6,72)
       Indice de Castelli           5,3 [+ o -] 1,6      0,401
                                    (1,9 a 11,3)
              TSH                   2,8 [+ o -] 1,6      <0,001
             (mUI/L)                 (0,3 a 6,1)
            [T.sub.4]               121 [+ o -] 37       0,250
            (nmol/L)                (31 a 315)
            [T.sub.3]               1,54[+ o -]0,62      0,394
            (nmol/L)                (0,15 a 3,70)
           [FT.sub.4]               14,2 [+ o -] 1,3     <0,001
            (pmol/L)                (9,0 a 20,6)

* Promedio [+ o -] DE (intervalo). (1) Diferencia significativa al
ser p<0,05; n: numero de participantes; ECV: enfermedad
cardiovascular, DM: diabetes mellitus; HDL: colesterol ligado a
proteinas de alta densidad; LDL: colesterol ligado a proteinas
de baja densidad.

Tabla 2. Comparacion de las caracteristicas antropometricas, sociales
y parametros bioquimicos de los participantes hipotiroideos
subclinicos y participantes eutiroideos.

          Variables               Hipotiroideos
                                   cubclinicos
                                      (n=36)

         Edad (anos)              56 [+ o -] 13
                                     (30 a 84)
          Peso (kg)             69,4 [+ o -] 13,2
                                    (49 a 106)
          Talla (m)              1,6 [+ o -] 0,1
                                    (1,5 a 1,9)
    Indice masa corporal        27,5 [+ o -] 5,6
       (kg/[m.sup.2])              (19,4 a 44,1)
         Fumador (%)                    8,3
  Hipertension arterial (%)            55,6
 Fractura cadera/munecas (%)            8,3
Historia familiar de ECV (%)           50,0
 Historia familiar de DM (%)           63,9
           Glucosa              5,94 [+ o -] 1,94
          (mmol/L)                (4,27 a 13,93)
      Colesterol total          5,76 [+ o -] 1,03
          (mmol/L)                 (4,08 a 8,04)
        Trigliceridos           2,17 [+ o -] 1,04
          (mmol/L)                 (0,73 a 5,12)
       HDL-colesterol           1,19 [+ o -] 0,28
          (mmol/L)                 (0,70 a 1,89)
       LDL-colesterol           3,57 [+ o -] 0,85
          (mmol/L)                 (2,17 a 5,58)
     Indice de Castelli          5,0 [+ o -] 1,4
                                    (2,6 a 8,4)
            TSH                  9,7 [+ o -] 3,9
           (mUI/L)                 (6,3 a 22,0)
          [T.sub.4]               115 [+ o -] 31
          (nmol/L)                  (57 a 194)
          [T.sub.3]             1,69 [+ o -] 1,39
          (nmol/L)                 (0,77 a 8,01)
     [FT.sub.4] (pmol/L)        12,9 [+ o -] 1,3
                                   (10,3 a 15,5)

          Variables                Eutiroideos        Valor p (1)
                                      (n=249)

         Edad (anos)              54 [+ o -] 13         0,389
                                     (30 a 87)
          Peso (kg)             73,4 [+ o -] 15,3       0,137
                                  (44,0 a 118,0)
          Talla (m)              1,6 [+ o -] 0,1        1,000
                                    (1,4 a 1,9)
    Indice masa corporal        27,2 [+ o -] 4,6        0,723
       (kg/[m.sup.2])              (16,7 a 42,7)
         Fumador (%)                   14,9              0,419
  Hipertension arterial (%)            47,8              0,486
 Fractura cadera/munecas (%)            8,0              0,790
Historia familiar de ECV (%)           44,6              0,668
 Historia familiar de DM (%)           62,2              0,990
           Glucosa              5,99 [+ o -] 1,72       0,859
          (mmol/L)                (3,89 a 15,54)
      Colesterol total          5,58 [+ o -] 1,11       0,358
          (mmol/L)                 (2,53 a 9,92)
        Trigliceridos           2,25 [+ o -] 1,52       0,764
          (mmol/L)                (0,51 a 15,63)
       HDL-colesterol           1,14 [+ o -] 0,34       0,380
          (mmol/L)                 (0,47 a 2,61)
       LDL-colesterol           3,46 [+ o -] 0,96       0,540
          (mmol/L)                 (0,72 a 6,72)
     Indice de Castelli          5,3 [+ o -] 1,6        0,287
                                   (1,9 a 11,3)
            TSH                  2,8 [+ o -] 1,6       <0,001
           (mUI/L)                  (0,3 a 6,1)
          [T.sub.4]               121 [+ o -] 37        0,325
          (nmol/L)                  (31 a 315)
          [T.sub.3]             1,54 [+ o -] 0,62       0,254
          (nmol/L)                 (0,15 a 3,70)
     [FT.sub.4] (pmol/L)        14,2 [+ o -] 1,3       <0,001
                                   (9,0 a 20,6)

* Promedio[+ o -] DE (intervalo). (1) Diferencia significativa al
ser p<0,05; n: numero de participantes; ECV: enfermedad
cardiovascular, DM: diabetes mellitus; HDL: colesterol ligado a
proteinas de alta densidad; LDL: colesterol ligado a proteinas de
baja densidad.
COPYRIGHT 2015 Universidad Nacional Mayor de San Marcos
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Guevara-Sanchez, Oscar; Holst-Schumacher, Ileana; Boza-Oreamuno, Sandra; Barrantes-Santamaria, Mauro
Publication:Anales de la facultad de medicina
Article Type:Report
Date:Dec 22, 2015
Words:5242
Previous Article:Progresion clinica de la tiroiditis autoinmune en ninos y adolescentes atendidos en el Instituto Nacional de Salud del Nino.
Next Article:El profesionalismo en la formacion del medico en la Universidad Nacional Mayor De San Marcos. Un estudio de silabos.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters