Printer Friendly

Diana Moro, Sergio Ramirez, Ruben Dario y la literatura nicaraguense.

Diana Moro, Sergio Ramirez, Ruben Dario y la literatura nicaraguense.

Raleigh, Contracorriente, 2015, 335 paginas.

Volver a la escritura de Ruben Dario nunca es una tarea facil no solo por su complejidad sino porque no se vuelve en solitario, sobre los pasos que ya la desandaron una y otra vez. Pero volver a traves de la escritura de otro nicaraguense, Sergio Ramirez, supone una mirada ocupada en nuevos horizontes de investigacion. Sergio Ramirez, Ruben Dario y la literatura nicaraguense es el corolario de esta mirada y del trabajo meticuloso de Diana Moro que resulto, primero, en su tesis doctoral centrada en las figuraciones de Ruben Dario y de si mismo que construye Sergio Ramirez en su obra.

En el libro se retoma esta linea de pensamiento y en relacion con ella se lo organiza en tres partes: "Ruben Dario y la literatura nicaraguense", "Sergio Ramirez, los comienzos" y "Sergio Ramirez, escritor consagrado". Sin embargo, la propuesta pone enfasis en abordar, a partir de los dialogos que se entablan dentro de la obra de Ramirez y hacia otros textos, el modo en que este autor "funda y consolida" una literatura nacional nicaraguense en la que, claro esta, la figura de Dario adquiere una relevancia insoslayable. Para esto, Moro se apropia de un campo teorico amplio sobre el cual sustenta el analisis a lo largo de todo el trabajo pero que explicita y desarrolla ordenadamente en la "Introduccion general" en torno a tres grandes nucleos problematicos: la tradicion, la memoria y el archivo. En relacion con ellos, se ponen en dialogo nociones como las de "tradiciones discursivas" de Johannes Kabatek, "tradicion selectiva" de Raymond Williams, "invencion de la tradicion" de Eric Hobsbawn y "tradicion construida" de Andreas Huyssen, entre otros. Respecto de la memoria, Moro recupera de Pierre Nora el concepto de "lugares de la memoria" y desde la mirada de Paul Ricoeur reflexiona acerca de lo que se recuerda o se olvida en relacion con la literatura nicaraguense. Finalmente, autores como Iuri Lotman, Michel Foucault o Jacques Derrida son convocados en este dialogo como abordajes posibles en torno a la nocion de archivo.

En este orden de cosas, uno de los objetivos que se propone la autora es indagar el modo en que las figuraciones de Ruben Dario y la obra de Sergio Ramirez constituyen ejes sobre los cuales se centra la construccion de tradiciones en Nicaragua. Atenta a este proposito, Moro situa su analisis en el siglo XX pero dando especial atencion al periodo revolucionario, que se extiende entre los anos 1979 y 1990, en tanto considera que es una epoca que "condensa y refracta problemas culturales" y en la que se toman decisiones ideologicas y politicas de relevancia para el problema de lo nacional y de la integracion regional. En este contexto, Ramirez, segun Moro, responde a una imperiosa necesidad de fundar y consolidar una literatura nacional nicaraguense por lo que le otorga a la figura de Ruben Dario una importancia notable en su obra en tanto la instaura como un elemento de articulacion de esa literatura.

Puede hablarse, en este sentido, de cuatro momentos significativos en la historia y la politica del pais en los que la figura dariana adquiere relevancia singular. En primer lugar, se trata del momento mismo de su muerte cuando el gobierno de Somoza pone en juego un proceso de monumentalizacion de sus restos que le permite construir una figura de Dario en la que se destaca su religiosidad para sellar, de ese modo, una alianza simbolica con los sectores conservadores de la sociedad y la politica y lograr prestigio y legitimacion nacional. El segundo momento, por su parte, corresponde a los anos veinte y treinta del siglo XX cuando es la vanguardia la que recupera a Dario en un tiempo en el que "se habria consolidado un proyecto literario cultural nacional de caracter conservador" (34). Los dos ultimos momentos corresponden a las decadas del cuarenta--cuando el gobierno de Somoza busca su consolidacion--y al periodo revolucionario, respectivamente. En esta etapa comienza a construirse una figura del poeta antiimperialista que se consolidara durante la decada del sesenta cuando se realicen los homenajes por el centenario de su nacimiento. En este ultimo capitulo, Moro analiza las figuraciones de Ruben Dario en dos novelas de Sergio Ramirez: Margarita esta linda la mar (1998) y Mil y una muertes (2004) y preludia, de este modo, las dos partes siguientes del libro en las que se dedica por completo al analisis de su obra.

En "Sergio Ramirez, los comienzos", Moro se sostiene en las nociones de Edward Said con el objetivo de analizar el modo en el que el escritor se autofigura desde sus inicios en las acciones intelectuales. Aun mas, en este apartado busca indagar sobre el lugar en el que Ramirez ubica su discurso en relacion con los debates acerca de la tarea del escritor revolucionario y de su propio posicionamiento en el campo centroamericano y nicaraguense. Asi, con este proposito, la autora elige poner en dialogo algunos textos de inicio con otros de escritura posterior. En ellos lee esta doble vertiente vinculada, por un lado, con la afiliacion al ambito politico y cultural y, por el otro, con la produccion de significado de su obra. "Balcanes y volcanes" (1973), uno de los textos trabajados, es visto en esta doble perspectiva; es decir, mientras se analiza el texto desde el punto de vista generico, se ubica a su autor en la tradicion ensayistica latinoamericana.

Otras escrituras abordadas, en este sentido, son los cuentos publicados antes de su etapa de formacion en Europa--tambien considerados de inicios--que constituyen, segun Moro, muestras tempranas de lo que sera su narrativa posterior. A modo de ejemplo, se podria mencionar que el tratamiento que se les da a los medios masivos en este corpus vuelve a aparecer en sus novelas mas recientes como Castigo divino (1988).

Finalmente, la tercera parte del libro "Sergio Ramirez, escritor consagrado" se centra en las obras publicadas con posterioridad al decenio revolucionario; esto es, Margarita esta linda la mar (1998), Sombras nada mas (2003), Mil y una muertes (2005) y un texto vinculado tanto con la tradicion del ensayo como con la de la autobiografia: Adios muchachos (Memoria de la revolucion sandinista) (1999). El eje sobre el que gira el analisis es la relacion Literatura/Historia/Nacion en tanto cada uno de los textos mencionados constituye una mirada diferente sobre este contexto historico y, en distinta medida, sobre la participacion politica y la interpretacion literaria de Ramirez en los acontecimientos de su tiempo. Segun Moro puede leerse en estos trabajos una preocupacion por la necesidad "de una obra literaria y un relato que organice la Historia de Nicaragua; en el mismo nivel tambien una necesidad de autofiguracion como el escriba capaz de cubrir ese vacio" (228).

Volver a la escritura de Dario por el camino de Ramirez, releer a Ramirez desde si mismo. Una mirada rigurosa y creativa y una prosa clara y precisa: dos cualidades de la escritura que Diana Moro logra articular en este libro que, constituye, sin dudas, un aporte de enorme valia al campo de la investigacion literaria.
COPYRIGHT 2016 Universidad Nacional de la Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educacion
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Berton, Sonia
Publication:Orbis Tertius: Revista de teoria y critica literaria
Date:Dec 1, 2016
Words:1312
Previous Article:Oscar Ariel Cabezas (comp.), Gramsci en las orillas.
Next Article:David Mauricio A. Solodkow, Etnografos coloniales. Alteridady escritura en la conquista de America (siglo XVI).

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters