Printer Friendly

Determinismo y temporalidad distinciones en un debate actual.

1. Actualidad del debate sobre el determinismo

La cuestion metafisica del problema del determinismo aparece ya en la Grecia clasica asociada a la nocion de destino inexorable o fatalidad. En el periodo medieval el problema del determinismo se inserta en la discusion teologica, como tema subyacente en la doctrina de la predestinacion. Sin embargo, una cosmovision determinista con fundamentos teoricos en la fisica es una comprension moderna, concebida a partir de los exitos predictivos de la fisica de Newton y de la mecanica racional. La mecanica racional concibio el mundo como un gran sistema de relojeria, cuyos estados evolucionan a partir de un estado inicial de un modo inexorable (1). Uno de los representantes mas caracteristicos del determinismo mecanicista fue Laplace, quien formulo hipoteticamente la existencia de una super-inteligencia capaz de calcular con la misma precision lo acaecido y el futuro a partir de una informacion exhaustiva del universo en un instante cualquiera de su transcurso (2).

El determinismo mecanicista prevalecio en la fisica sin cuestionamientos hasta fines del siglo XIX, cuando los trabajos de Poincare manifestaron limitaciones intrinsecas en la prediccion de la evolucion temporal de algunos sistemas mecanicos. Poincare demostro que no existe una solucion analitica no perturbativa que permita resolver el movimiento de tres cuerpos celestes: si bien con el metodo perturbativo es posible alcanzar una precision en la predictibilidad de hasta veinte decimales correctos, este metodo no puede ofrecer mayor precision que esta, porque no converge analiticamente (3). Asi, durante el siglo XX la cosmovision de la ciencia se alejo considerablemente de la imagen determinista del mundo-reloj, asumiendo nuevas modalidades (4).

Por otra parte, la relacion entre el determinismo y la libertad es una de las grandes cuestiones presente en la reflexion filosofica de todos los tiempos (5). Diversos pensadores han enfrentado a la libertad (o al azar) y a la necesidad (o a la causalidad), analizando si la libertad esta presente o no en la conexion entre los procesos y sus resultados, y distinguiendo asi entre procesos necesarios (o causales) y procesos libres (o azarosos) (6). Los avances de la filosofia de la mente han abierto nuevamente el debate sobre la posible compatibilidad de una fisica determinista con la libertad humana (7). Si bien la filosofia de la mente hasta hace pocos anos se centro casi exclusivamente en cuestiones relativas al conocimiento sensible o en las formas mas basicas de la afectividad, hoy comienza a incursionar en actividades humanas de una complejidad mucho mayor (8). De este modo, el problema etico, bajo la multidisciplinar mirada de la filosofia de la mente, es un interesante terreno en el que la causalidad libre y el determinismo de base organica estan en permanente contrapunto (9). Asi, la discusion filosofica en torno a la relacion entre el libre albedrio, la responsabilidad moral y el determinismo es tambien una cuestion abierta (10). Para el libertarianismo el hombre tiene libre albedrio, siendo su libertad incompatible con el determinismo fisico. Pero hay tambien quienes sostienen esta incompatibilidad negando el libre albedrio. Por ultimo, tampoco faltan pensadores contemporaneos que defienden la compatibilidad entre ambos.

De lo expuesto surge que son cada vez mas numerosos los autores que exigen una profunda revision del problema del determinismo, resultando este un debate plenamente vigente. Pero si bien tradicionalmente el determinismo fue considerado una tesis metafisica, hoy no esta del todo claro si el determinismo debe interpretarse como una tesis metafisica o como una hipotesis cientifica.

En este articulo veremos que la clarificacion epistemologica y antropologica realizada por Leonardo Polo puede arrojar nuevas luces en esta discusion. Si bien el interes por la obra de Polo aumenta progresivamente, el despliegue de su pensamiento aun presenta muchos aspectos sin explorar. Como es bien sabido, el proyecto intelectual de Polo comprendio el desarrollo de una amplia tematica filosofica, a partir de un metodo propio que llamo el abandono del limite mental (11). La distincion de cuatro modos aporeticos de notar vivencialmente que el pensar objetivante es limitado le condujo a articular su propuesta filosofica en cuatro dimensiones. La primera dimension, que es metafisica, advierte la existencia extramental (los primeros principios metafisicos) (12). La segunda, la dimension fisica, accede al conocimiento de la esencia del universo (la principialidad dependiente, es decir, las cuatro causas predicamentales en tanto que concausales) (13). Con la tercera y la cuarta, dimensiones antropologicas, es posible alcanzar el acto de ser del hombre (14) y manifestar la esencia de la persona humana (15), respectivamente. En su Curso de teoria del conocimiento Polo lleva a cabo una importante clarificacion gnoseologica, necesaria para explicar el conocimiento de la esencia del universo fisico (16). Metafisica, teoria del conocimiento, filosofia de la naturaleza y antropologia se entroncaron asi en un programa filosofico unitario, que busco dar cuenta tanto de la existencia del orden intracosmico, como del existir peculiar de la persona humana. La teoria del conocimiento de Leonardo Polo no solo diferencia diversos niveles en el conocimiento intencional, sino que ademas distingue los metodos que permiten acceder al conocimiento de la realidad fisica de aquellos que son propios de la objetivacion fisico-matematica. La propuesta poliana habilita al desarrollo de una filosofia de la biologia y de la fisica matematica en armonia con las ciencias contemporaneas (17), ofreciendo una nueva perspectiva para el estudio del debate sobre el determinismo.

En este trabajo analizare, en primer termino, la pluralidad de tiempos de la propuesta poliana debido a la intima relacion que existe entre temporalidad, movimiento y determinismo. Como cada tipo de temporalidad esta asociada a un movimiento peculiar, se reconoceran diversos niveles de discusion en el debate sobre el determinismo, correspondientes a los binomios: a) contingencia-necesidad, b) azarcausalidad eficiente, c) emergencia-determinismo genetico, d) incertidumbre-capacidad de prediccion, e) libre albedrio-automatizacion, f) libertad trascendental-destino inexorable. Si bien el debate sobre el determinismo puede establecerse de un modo riguroso en cualquiera de los seis niveles senalados, se propondra la exigencia metodica de evitar la confusion de los mismos, como camino esclarecedor para avanzar en el estudio de esta polemica.

2. Determinismo y temporalidad

La evolucion temporal de un proceso fisico se suele describir como una sucesion temporal de diversos estados posibles. Para la doctrina determinista todo lo que ha sucedido (pasado), sucede (presente) y sucedera (futuro) esta de antemano fijado, condicionado o establecido.

En el paradigmatico determinismo mecanicista, esta vinculacion adquiere una nitidez peculiar, pues las ecuaciones dinamicas de cualquier sistema mecanico contienen al tiempo como variable independiente. Dada la intima relacion que existe entre el determinismo y la temporalidad, cabria sugerir que, si se reconoce una diversidad de temporalidades, corresponderia tambien distinguir una pluralidad de deterninismos, como veremos en los parrafos siguientes.

3. Pluralidad de tiempos en la propuesta filosofica de Polo

Respecto del tiempo articulado de la presencia mental, Polo distingue tiempos inferiores (tiempos propios de la esencia fisica) y tiempos superiores (tiempos antropologicos) (18).

El tiempo del cosmos esta ligado a su concausa material, de manera que en el tiempo fisico hay un antes (una perfeccion potencial de un ser que se mantiene sin culminar) y un despues (un mantenimiento sin culminacion). Asi, lo fisico persiste: "al acto de ser del universo como descrito como persistencia le corresponde el despues". A su vez, cabe distinguir tres tiempos diversos en la realidad fisica (el antes, el espacio-tiempo, la sincronia), asociados a los diversos movimientos fisicos.

En cambio, es propio del ser humano articular el tiempo fisico desde un nivel superior (tiempo articulado). Se trata de una articulacion en presencia (inmaterial) de lo conocido por la sensibilidad interna (imaginacion, memoria y cogitativa). Al conectar imagenes con recuerdos y proyectos, el hombre no distingue ya entre un antes y un despues, sino entre el pasado y el futuro. Ademas, el ser humano, con su libertad, puede poseer su futuro segun incontables modalidades de proyectos que es capaz de forjar (19). De esta manera, el futuro del hombre no es un mantenimiento sin culminacion, como lo es el despues que persiste. Tampoco el pasado humano es un mero antes, sino una biografia (tiempo de la esencia del hombre), que indica la situacion de cada hombre en la historia (20). Asi, el tiempo de la persona humana no es un mero persistir, sino el despliegue libre de un ser personal que se corresponde con una esencia que es autoperfeccionable por habitos.

Resumiendo, los tiempos del universo fisico y los tiempos del hombre son realidades temporales diversas, que no deben confundirse o asimilarse, a las que caracterizare brevemente en los parrafos siguientes.

a) Antes (temporalidad del hilemorfismo):

El antes es el tiempo del movimiento fisico mas elemental, aquel que tiene como termino la bicausalidad hilemorfica, o sustancia infima del orden predicamental.

La causa material es, para Polo, el sentido causal del antes temporal exigido para que existan otras causas. La causa formal necesita o requiere a la causa material, ya que esta ultima es, por decirlo de algun modo, su estatuto fisico primario: no puede haber forma fisica sino esta unida a la materia. La forma se plasma en algo que significa anterioridad (21), pues la causa material es "la estricta antecedencia temporal con valor de prius fisico" (22).

Mientras que la actualidad es propia de la presencia mental, lo fisico--que esta fuera de la mente--exige una anterioridad dada por su concausa material. "Cuando se trata de hilemorfismo, la union es inmediata, pero no segun la actualidad, sino segun la anterioridad, segun el antes temporal porque eso es lo que significa causa material, la prioridad segun el tiempo, como antes temporal" (23). El antes extramental es previo a la actualidad objetiva: los principios reales fisicos son previos a los objetos (24).

Las sustancias inertes requieren de una organizacion corporea, que se realiza en el espacio-tiempo. Pero los cuerpos organizados son concausalidades de orden superior a las sustancias hilemorficas. Las sustancias inertes no son bicausalidades, sino concausalidades triples (eficiente, formal y material), que cumple el orden de la causa final. Ademas, mientras que en la bicausalidad hilemorfica la preponderancia es de la causa material, la preponderancia causal en las tricausalidades de las sustancias inertes corresponde a la causa eficiente.

c) Sincronia (temporalidad de la vida corporea):

Polo llama sincronia a la temporalidad peculiar de la vida corporea. Las causas formales de los organismos vivos son mas complejas, pues organizan una pluralidad concurrente de causas eficientes. Asi, a diferencia de lo que sucede con las sustancias inertes, en los organismos vivos la preponderancia causal es de la causa formal. "La sincronia se nota ya en los que he llamado funciones praxicas, que ejercen todos los cuerpos vivos. Se detecta sobre todo en la embriogenesis, que puede describirse como reproduccion sin mengua de la unidad formal del viviente" (25).

d) Tiempo articulado (temporalidad intencional):

El tiempo articulado, ya no es un tiempo fisico sino el tiempo propio de la presencia mental o del objeto abstracto. La abstraccion es la primera operacion de la inteligencia. Cuando el intelecto agente ilumina los niveles superiores de la sensibilidad (de la imaginacion, la memoria y la cogitativa) la convierte en especie impresa de la inteligencia (26).

La inteligencia, por la abstraccion, entra en posesion del objeto abstracto (27). "Un objeto abstracto es siempre un objeto presente" (28). La abstraccion coloca lo conocido en situacion de presente, lo que implica estar en cierto sentido por encima del tiempo. La presencia asi no forma parte del tiempo (29), sino que el objeto abstracto articula el tiempo en presencia. Es decir, lo conocido en el nivel de la imaginacion, la memoria y la cogitativa es iluminado por el intelecto agente en la abstraccion de acuerdo con la actualidad de una presencia que lo articula (30).

El tiempo que considera la ciencia tambien es una objetivacion presencial, pues es una representacion mental de instantes sucesivos y no una duracion real (31). Cuando la ciencia asigna a sus objetos un tiempo t, este tiempo no es una duracion, sino un numero determinado de simultaneidades o de correspondencias. La objetivacion fisicomatematica considera sistemas aislados, objetos separados, los extremos de intervalos, y no el fluir temporal mismo: el curso matematico del tiempo de la ciencia no equivale a la duracion inmanente del todo del universo.

f) Tiempo de la esencia del hombre (apertura del hombre al futuro):

El hombre es, para Polo, un ser temporal, un espiritu en el tiempo que va sacando a la luz sus potencialidades: cada hombre es un gran proyecto, una persona que se va haciendo cargo de una naturaleza enteramente potencial. La esencia del hombre es capaz de un crecimiento irrestricto, pues sus potencias espirituales continuan creciendo aun cuando su organismo ya se ha constituido y su crecimiento organico detenido.

Por eso, "superior a la articulacion presencial del tiempo es el tiempo peculiar de la esencia humana, en el cual la presencia es abierta al futuro" (32). El crecimiento de la esencia del hombre se centra en el crecimiento de los habitos adquiridos de la inteligencia y de la voluntad. Pues la realidad espiritual del hombre organiza su despliegue personal, dando lugar a una biografia personal.

g) Tiempo de la persona humana (apertura del hombre a su destinacion trascendente):

Segun Polo, la libertad trascendental humana es posesion del futuro (33). El hombre no esta finalizado por nada finito, ni siquiera por la especie: es potencial respecto de un fin absoluto que es su destinacion espiritual (34). El futuro del hombre no se agota en la vida, sino que el hombre puede poseer un futuro ilimitado, un destino trascendente para siempre.

4. Pluralidad de determinismos

A partir de la distincion de temporalidades realizada en los parrafos anteriores, es posible reconocer tambien diversos niveles de discusion en el debate sobre el determinismo.

En el nivel fisico mas elemental--propio de la bicausalidad hilemorfica--, la contingencia fisica se debe a la causa material, mientras que la necesidad fisica corresponde a la causa final (causa extrinseca de la sustancia hilemorfica) (35). Pero la causa material y la causa final son sentidos causales opuestos, que nunca concurren en bicausalidad sino solo en concausalidad cuadruple. Segun la intervencion de la causa formal (causa determinante) y de la causa eficiente (causa conjuntiva), la necesidad fisica (causa final) y la contingencia fisica (causa material), coexisten en la esencia tetracausal de la realidad extramental (36). Pero como no cabe una sustancia fisica sin causa material, en la realidad fisica no puede haber necesidad sin contingencia. El nivel mas elemental de la constitucion material exige la contingencia o indeterminacion de la causa material. Asi, la causa material--entendida como prioridad fisica--introduce un cierto indeterminismo en el nivel fisico mas elemental.

Por otra parte, la preponderancia causal de la causa eficiente es propia de las tricausalidades que conforman las sustancias inertes. Por tanto, cuando en el debate sobre el determinismo se consideran terminos opuestos las nociones de azar y de causalidad (reduciendo la causalidad a causa eficiente), pareceria adecuado circunscribir esta discusion al nivel de las sustancias tricausales inertes, sustancias que exigen una organizacion corporea pero elemental.

Las nociones de emergencia o de determinismo genetico, en cambio, son propias de las tricausalidades superiores, en las que juega un papel preponderante la causa formal, pues corresponden al nivel fisico de los movimientos vitales. La dinamica de los procesos temporales determinan en los organismos vivos tanto la evolucion de las especies--desde la mas simple a la mas compleja--como el proceso de desarrollo y crecimiento de cada individuo--desde su estado embrionario a la complejidad de su organismo ya constituido--. Durante el ultimo siglo se han propuesto diversas explicaciones del proceso evolutivo, en su mayoria desde un punto de vista mecanicista, buscando establecer la relacion que existe entre la aparicion de una funcion organica y el agente que la origina (37). Para el determinismo biologico o genetico los factores biologicos o geneticos determinan completamente tanto la evolucion como el comportamiento de los seres vivos.

A diferencia de la mayoria de las doctrinas evolucionistas, que aplican modelos cineticos para explicar los cambios de las formas vitales, Polo propone entender la evolucion en terminos de praxis y no de kinesis. Si se considera que los movimientos vitales son operaciones que poseen su fin, lo peculiar de ellos no es solo sobrevivir, sino tambien perfeccionarse, de manera que en virtud de una causa final estrictamente fisica--ocurre en el universo la morfogenesis de configuraciones cada vez mas complejas. La sustancia viva tiene un valor de potencia vital activa en tanto que es capaz de ordenacion. Asi, el viviente ocurre en concausalidad morfotelica (formal-final), concausalidad que da cuenta tanto del ordenamiento interno de su sustancia natural, como de la capacidad del organismo vivo para salir de si y formalizar relaciones con lo distinto de el, porque el viviente no existe aislado (38). El organismo vivo se autoorganiza incluyendose a si mismo en el ordenamiento del cosmos, pues el movimiento intrinseco a la sustancia natural es tambien su ordenacion respecto de la unidad de orden del universo.

El binomio incertidumbre--capacidad de prediccion en el debate sobre el determinismo, por su parte, se corresponde con el nivel de objetivacion de las ciencias experimentales. Es bien sabido que toda medicion lleva consigo un cierto error experimental que--si bien se puede disminuir afinando los instrumentos de medicion o utilizando metodos estadisticos (39)--nunca puede eliminarse por completo. Por tanto, aunque las ecuaciones de movimiento de un sistema mecanico sean deterministas, nunca se puede establecer con precision absoluta (sino dentro de un rango de error experimental) las condiciones iniciales del movimiento. El desconocimiento exacto del estado inicial del sistema hace imposible la prediccion de la evolucion temporal de cada una de las particulas que componen algunos sistemas complejos como los caoticos. Debido a que en estos sistemas el movimiento de las particulas esta regido por ecuaciones muy sensibles a las condiciones iniciales, las trayectorias que siguen dos puntos inicialmente muy cercanos divergen exponencialmente (y no linealmente) con el transcurso del tiempo, de manera que en los sistemas caoticos las pequenas incertidumbres iniciales son amplificadas exponencialmente. Asi, la coexistencia--en los sistemas caoticos--de leyes deterministas no lineales, junto con establecimientos inciertos de sus condiciones iniciales, tiene como resultado la imposibilidad de predecir la evolucion temporal de cada una de las muchas particulas del sistema.

Sostener, por tanto, un determinismo en la dinamica de los sistemas caoticos exige una interpretacion peculiar (40). Como todavia es posible predecir estadisticamente de un modo holistico los estados futuros en los sistemas complejos, los procesos aparentemente aleatorios macroscopicamente pueden interpretarse como respuestas a leyes deterministas subyacentes, responsables de restaurar la dependencia temporal univoca entre los estados del sistema. Si se considera que la probabilidad tiene la exclusiva funcion de permitir el tratamiento de sistemas muy complejos con un numero enorme de grados de libertad, la estadistica se concibe como la expresion de la ignorancia acerca del proceso perfectamente determinista que sigue un sinnumero de elementos inobservables (41). Las opiniones de los cientificos contemporaneos estan divididas en la actualidad (42). Algunos consideran que el caracter estadistico de las macroevoluciones es objetivo, mientras que para otros es subjetivo. Para estos ultimos la descripcion estadistica de las macroevoluciones debe reducirse a una dinamica determinista a nivel microscopico. Asi, el estudio de la evolucion temporal de los sistemas complejos ha dado lugar a un nuevo tipo de indeterminismo, que podemos llamar epistemologico, pues se apoya en la imposibilidad--para el hombre de ciencia--de conocer con una precision absoluta el valor de ciertas magnitudes que le resultan de interes para su investigacion. En estas circunstancias, un determinismo epistemologico resulta dificilmente sostenible, pero esto no significa que resulte un argumento incuestionable a favor del indeterminismo, pues el indeterminismo epistemologico puede ser compatible con un determinismo mecanicista a nivel microscopico.

Otra perspectiva de este debate se encuentra en la antropologia. Para el determinismo antropologico los actos humanos son consecuencia directa de las leyes de la naturaleza y de los eventos del pasado remoto (43). En definitiva, el interrogante perenne en esta discusion continua siendo si somos seres libres y responsables o juguetes de un complejo neuro-quimico-electrico que todavia no alcanzamos a comprender. Se trata ahora de una perspectiva distinta: la propia de la esencia de la persona humana (44), realizada con frecuencia en terminos del binomio libre albedrio--automatizacion.

Finalmente, el binomio libertad trascendental--destino inexorable en el debate sobre el determinismo corresponde al ambito de la antropologia trascendental. Leonardo Polo sostiene que el acto de ser del universo extramental (persistencia) y el acto de ser personal (coexistencia) se distinguen radicalmente, ofreciendo una perspectiva nueva en esta discusion. Como la libertad trascendental es, para Polo, un trascendental antropologico (que se convierte con el acto de ser personal) y no un trascendental metafisico (que se convierte con el acto de ser de la realidad extramental), el determinismo fisico y el determinismo antropologico no deben confundirse, porque no se reduce uno al otro, sino que refieren a principios diversos.

En suma, en el debate sobre el determinismo suelen aparecer nociones diversas. Por un lado, los terminos de contingencia, azar, emergencia, incertidumbre, libre albedrio y libertad trascendental, parecen conducir a una vision indeterminista de la realidad. Por otro, las nociones de necesidad, causalidad, determinismo genetico, automatizacion y destino inexorable apuntan a una vision determinista. Pero como el debate sobre el determinismo abarca una tematica muy amplia, resulta importante distinguir niveles de discusion en el. En este trabajo, a partir del reconocimiento de los distintos tipos de temporalidad considerados por Polo, se sugieren seis niveles de discusion: el fisico elemental, el propio del movimiento de las sustancias inertes, el que corresponde a los movimientos vitales, el que se ajusta a la objetivacion matematica y empirica de la ciencia, el antropologico en el nivel de la esencia del hombre y el que corresponde a la destinacion trascendente de la persona humana. Dada la variedad de perspectivas posibles, pareceria adecuado admitir como exigencia metodica para el estudio de esta cuestion la necesidad de circunscribir las discusiones a un nivel especifico, porque si se realizara una inadecuada transposicion de los planos ontologicos, gnoseologicos y antropologicos se generarian confusiones. Por otra parte, dada la riqueza de la tematica estudiada, tampoco seria acertado considerar el nivel de discusion elegido como unico o absoluto, porque se correria el riesgo de incurrir en una vision reduccionista. A la luz de la propuesta filosofica de Leonardo Polo es posible, a mi juicio, evitar ambos riesgos, ofreciendo de este modo un camino esclarecedor para avanzar en el estudio de esta polemica.

Documento recibido: 14-XI-2009

Version definitiva: 25-XI-2009

BIBLID

Claudia Vanney

Universidad Austral (Argentina)

e.mail: CVanney@austral.edu.ar

(1.) Cfr. G. F. DEAR, "Determinism in classical physics", en The British Journal for the Philosophy of Science, 1961, (11), 289-304.

(2.) Cfr. P. S. LAPLACE, Ensayo Filosofico sobre las Probabilidades, Alianza Editorial, Madrid, 1985.

(3.) Cfr. H. POINCARE, Methodes Nouvelles de la Mecanique Celeste, Gauthier Villars, Paris, 1892.

(4.) Cfr. E. CASSIRER, Determinism and Indeterminism in Modern Physics, Yale University Press, New Haven, 1956--W. James, "The dilemma of determinism", en The Will to Believe, Dover Publications, New York, 1956; J. EARMAN, "Laplacian determinism, or is this any way to run a universe?", en The Journal of Philosophy, 1971 (68), 729-744; J. EARMAN, A Primer on Determinism, Reidel Publishing Company, Dordrecht-Boston-Lancaster-Tokyo, 1986; R. MONTAGUE, "Deterministic theories", en Formal Philosophy, Yale University Press, New Haven, 1974; N. RESCHER, A Theory of Possibility. A Constructivistic and Conceptualistic Account of Possible Individuals and Possible Worlds, Basil Blackwell, Oxford, 1975; S. G. BRUSH, "Irreversibility and indeterminism: Fourier to Heisenberg", en Journal of the History of Ideas, 1976 (37), 603-630; J. Butterfield, "Determinism and indeterminism", en Edward Craig (ed.), Routledge Encyclopedia of Philosophy, 1998 (3), Routledge, London-New York, 33-39; O. LOMBARDI, (2002), "?Es la mecanica clasica una teoria determinista?", en Theoria. Revista de Teoria, Historia y Fundamentos de la Ciencia, 2002 (17), 5-34.

(5.) Cfr. L. EKSTROM, "Free will, chance, and mystery", en Philosophical Studies, 2003 (22/2), 153-80; J.K. CAMPBELL (ed.). Freedom and Determinism. Cambridge MA, Bradford Book, MIT Press, 2004; R. KANE, A Contemporary Introduction to Free Will, Oxford University Press, Oxford, 2005; J. ARANA, Los filosofos y la libertad, Proyecto editorial Filosofia, Hermeneia, n.16, Sintesis, Madrid, 2005; N. LEVY, (2006), "On determinism and freedom", en Philosophical Quarterly, 2006 (56/223), 310-312; R. CLARKE, (2007), "The appearance of freedom", Philosophical Explorations, 2007 (10/1), 51-57.

(6.) Cfr. B. F. KRINNER, Science and Human Behavior, Free Press, New Cork, 1953; P. FEVRIER, Determinismo e Indeterminismo, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Direccion General de Publicaciones, Mexico, 1957; M. Bunge, Causalidad, Eudeba, Buenos Aires, 1978; J. MONOD, El Azar y la Necesidad, Hyspamerica, Buenos Aires, 1985; A. QUEVEDO, Ens per accidens. Contingencia y determinacion en Aristoteles, Eunsa, Pamplona, 1989; R. PENROSE, The Emperor's New Mind: Concerning Computers, Minds, and The Laws of Physics, Oxford University Press, Oxford, 1989; J. SEARLE, Freedom and Neurobiology, Columbia University Press, New York, 2007.

(7.) Cfr. K. VIHVELIN, (2008), "Compatibilism, incompatibilism, and impossibilism", en John Hawthorne, Theodore Sider, and Dean Zimmerman (eds.), Contemporary Debates in Metaphysics, Malden, MA, Blackwell Publishing, 2008, 303-318; G. GILLETT (2001), "Free will and events in the brain", en Journal of Mind and Behavior, 2001, (22/3), 287-310; J. SEARLE, "Free will as a problem in neurobiology", en Philosophy, 2001 (76/298), 491-514; E. CARLSON, "On a new argument for incompatibilism". Philosophia, 2003 (31/1-2), 159-164; G. LABOOY, "Freedom and neurobiology: A scotistic account", en Zygon 2004 (39/4), 919-932; S. NICHOLS,--J. KNOBE, "Moral responsibility and determinism: The cognitive science of folk intuitions", en Nous, 2007 (41/4), 663-685.

(8.) Cfr. J. J. SANGUINETI, Filosofia de la mente: un enfoque ontologico y antropologico, Palabra, Madrid, 2007.

(9.) Cfr. M. D. HAUSER, Moral Minds: how nature designed our universal sense of right and wrong, Ecco, New York, 2006.

(10.) Cfr. J. M. FISCHER,--R. KANE,--D. PEREBOOM,--M. VARGAS, Four Views on Free Will. Blackwell Publishing, Oxford, 2007.

(11.) Cfr. El acceso.

(12.) Cfr. El ser.

(13.) Cfr. Curso de teoria IV.

(14.) Cfr. Antropologia trascendental I.

(15.) Cfr. Antropologia trascendental II.

(16.) Cfr. Curso de teoria I, II, IIIy IV.

(17.) Cfr. C. VANNEY, Principios reales y conocimiento matematico. La propuesta epistemologica de Leonardo Polo, Eunsa, Pamplona, 2008.

(18.) Cfr. Nietzcche, 249-250.

(19.) Cfr. Antropologia, I, 230-234.

(20.) Cfr. Antropologia, I, 239-241.

(21.) "Con otras palabras, el empleo de la diferencia interna de la taleidad solo tiene valor fisico si se entiende como no actual, sino segun el antes temporal". Curso de teoria, IV/1, 171.

(22.) Curso de teoria, IV/2, 64.

(23.) El conocimiento racional, 157. No se debe "colocar" el antes temporal en el pasado: el "antes" es un sentido causal que tambien se encuentra en el "ahora" fisico cuando este no esta supuesto. Cfr. Curso de teoria, IV/1, 175-177.

(24.) Que la prioridad fisica "nunca llegue a ser ahora de ninguna manera quiere decir una frustracion para lo fisico, porque para eso haria falta que lo fisico aspirara a pensar. Esto es un orden de realidad distinto del acto de pensar, del acto de entender, que, en tanto que prius, el acto de entender pugna. La realidad fisica no tiene nada de actual". El conocimiento racional, 161.

(25.) Nietzsche, 257.

(26.) Nuestro autor senala que la inteligencia no es una facultad organica, de manera que no puede tener ni retener especies del mismo modo que las facultades sensibles. El comienzo del inteligir se debe a una iluminacion pura del nivel de la sensibilidad por el intelecto agente. Asi, la inteligencia no desciende a la sensibilidad para encontrar a su objeto, sino que se retrae a la iluminacion que le proporciona el intelecto agente. Cfr. Curso de teoria, II, 294-302.

(27.) "El acto de entender se corresponde exactamente con lo entendido, puesto que se entiende al entender". Lo intelectual y lo inteligible, 123.

(28.) Curso de teoria, II, 264.

(29.) "El abstracto es presente en tanto que la presencia articula el tiempo desde mas arriba. La presencia mental es un aunar: no deja que el pasado pase ni que el futuro se extinga porque los articula, y lo lleva a cabo sin confusion de niveles". Curso de teoria, II, 266.

(30.) Un abstracto es una articulacion actual, donde lo actual no es temporal, sino una elevacion de lo sensible al nivel mental. Polo senala que existe, ademas, otro tipo de abstracto (la circunferencia) que no es articulante. Llama conciencia a la operacion que lo abstrae. Cfr. Curso de teoria, II, 225-251.

(31.) "Los sistemas sobre los que opera la ciencia estan en un presente instantaneo que se renueva sin cesar, jamas en una duracion real, concreta, en la que el pasado forma cuerpo con el presente". H. BERGSON, La evolucion creadora, en Obras escogidas, Aguilar, Madrid, 1963, 456.

(32.) Nietzsche, 259.

(33.) Cfr. Antropologia, I, 229-245.

(34.) Polo ha desarrollado estas ideas en su intervencion en las II Jornadas del Aula de Ciencias y Letras: La diferencia entre el hombre y el animal, Madrid, 30-X-92. El texto de esta conferencia se encuentra en Miscelanea Poliana, revista en la web del Instituto de Estudios Filosoficos Leonardo Polo, n. 4, 2005.

(35.) "Tiene sentido hablar de la causa final como causa necesaria en tanto que es la que unifica todos los otros sentidos causales. Por lo tanto, todo lo efectivo, todo lo que acontece, todo lo que se formaliza, todas las determinaciones, el determinarse de la causa formal, etc., todo eso esta coordinado por el fin". El conocimiento racional, 117.

(36.) "La finalidad es la necesidad. Por otra parte a las formas las llamamos determinaciones. Asimismo, en el universo existen causas materiales, a las que llamamos posibilidades, y existen causas eficientes, a las que llamamos efectividades. La efectividad tiene un caracter reunitivo, conjuntivo". El conocimiento racional, 117.

(37.) Entre estas posturas evolucionistas se encuentran los lamarckismos y neolamarckismos, que proponen un mecanicismo evolutivo estricto (cfr. O. E. LANDMAN, "Pero ?existe la herencia lamarckiana?", en Investigacion y Ciencia, 1993 (202), 96); los neodarwinismos, que explican la evolucion en terminos de seleccion natural, azar y gradualidad (cfr. L. Stebbins,--F. AYALA, "La evolucion del darwinismo", en Investigacion y Ciencia, 1985 (108), 42-53); y la teoria del equilibrio puntuado, que sostiene la existencia de saltos irregulares y al azar en el origen de las nuevas especies (cfr. N. Eldredge,--S. Gould, "Puntuated equilibria: an alternative to phyletic gradualism", en Models in Paleobiology, Freeman Coopper, San Francisco, 1972, 82-115).

(38.) "?Como evita la degradacion el organismo vivo? La contestacion obvia es: comiendo, bebiendo, respirando, fotosintetizando, etc. El termino tecnico que engloba todo esto es metabolismo. La palabra griega de la que deriva significa cambio o intercambio". E. SCHRODINGER, ?Que es la vida?, Tusquets Editores, Barcelona, 1983, 111.

(39.) Cfr. J. M. SIMON,--M. C. SIMON,--C. E. VANNEY, "Errores sistematicos, errores estadisticos: una experiencia demostrativa", en Anales de la Asociacion Fisica Argentina, 1993 (5), 1-4.

(40.) H. G. SCHUSTER, Deterministic Chaos, VCH, Weinheim, 1989; M. A. Stone, "Chaos, prediction and laplacean determinism", en American Philosophical Quarterly, 1989 (26), 123-131.

(41.) K. POPPER, "Probability magic or knowledge out of ingnorance", en Dialectica, 1957 (11), 354-373.

(42.) B. MISRA,--I. PRIGOGINE,--M. COURBAGE, (1979), "From deterministic dynamics to probabilistic descriptions", en Physica A, 1979 (98A), 1-26; E. ELLS, "Objective probability theory", en Synthese, 1983 (57), 387-442; P. CLARK, (1987), "Determinism and probability in physics", en Proceedings of the Aristotelian Society, 1987 (61), 185-210; R. W. BATTER, "Randomness and probability in dynamical theories: on the proposals of the Prigogine school", en Philosophy of Science, 1991 (58), 241-263; O. LOMABRDI, "La teoria del caos y el problema del determinismo", en Dialogos, 1998 (XXXIII), 21-42.

(43.) Van Inwagen ha formulado esta definicion, conocida como el Consequence Argument (cfr. P. VAN INWAGEN, An Essay on Free Will, Clarendon Press, Oxford, 1983). Algunas corrientes contemporaneas sostienen esta posicion. El conductismo, por ejemplo, asume que el comportamiento humano es legal y determinado. Para Skinner el actuar humano es resultado de ciertas condiciones especificas, de modo que una vez descubiertas estas es posible anticipar su conducta. Cfr. B. F. SKINNER, Science and Human Behavior, Free Press, New York, 1953.

(44.) El estudio de la esencia de la persona humana constituye la cuarta dimension del abandono del limite mental en la propuesta poliana.
COPYRIGHT 2010 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Vanney, Claudia
Publication:Studia Poliana
Date:Jan 1, 2010
Words:5802
Previous Article:Relaciones entre los tiempos naturales y los tiempos humanos a traves de las ciencias y la cultura.
Next Article:El tiempo y los metodos de la biologia.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters