Printer Friendly

Detective Santre, el caso Chang: Julian Nalber.

Detective Santre, el caso Chang *

Julian Nalber

Colgraf Editores, Bogota, 2017, 146 p.

Hablar de autores y novelas independientes deberia ser un cometido o una prioridad de la critica literaria en un pais como Colombia. Y caracterizo este grupo de escritores y obras dentro de aquellas que no cuentan con un apoyo solido en las editoriales tradicionales o los circulos literarios habituales, algunos de estos integrados por narradores ya aclamados. Por ende, bien vale la pena dar un vistazo a aportes literarios de poca divulgacion que por tal motivo se ubican al margen de los siempre promocionados. La democratizacion de la cultura, el arte y los saberes en general ayudarian mucho a generar inclusion y a la conformacion de una sociedad mas armonica y tolerante; tal vez seria una manera mas de hacer paz en nuestro pais.

Me ocupo de esta corta novela para evidenciar algunos rasgos que pueden llegar a ser significativos o que por lo menos invitan a una reflexion. Detective Santre, el caso Chang, se situa dentro de la llamada literatura de crimenes o policiaca. La historia, sin vacilacion, desde el principio se percibe como una lectura de entretenimiento o de distraccion. De aquellas que no ofrecerian mayor analisis critico pero que no por eso tendrian que excluirse, pues observadas desde esa misma circunstancia son un fenomeno que merece algun tipo de acotacion. Son novelas de lectura rapida que probablemente no contarian con la jerarquia para un estudio academico tradicional, pero que de alguna manera ilustran una realidad, en este caso la vida urbana de una ciudad como Bogota. Y, ademas, en muchas ocasiones sus creadores logran seducir a traves de aventuras, sucesos de accion que cautivan a lectores desenfadados que solo desean pasar un buen rato.

Bajo las anteriores consideraciones y lineamientos, nos encontramos ante una narracion franca que en su genero no es la mas creativa pero que esta ornamentada en el contexto de una ciudad colombiana, especificamente Bogota. En ella se intenta dar un paneo de lo que es la brega de la cotidianidad en barrios emblematicos y marginales inmersos en el imaginario bogotano. Aventuras, anecdotas, la vida diaria de una detective algo original que frecuenta barrios como Chapinero, La Candelaria, Galerias, el Veinte de Julio o simplemente el centro de Bogota con todos sus avatares. Dentro de los rasgos del personaje principal, un detective simpatico y bonachon, calco de muchos de sus colegas pertenecientes a este tipo de literatura, se recorre la urbe como escenario esencial en el que se gestan infortunios de toda clase. Y pensaria que ese puede ser un buen aporte de la novela, proponer un espejo parcial de la realidad contemporanea de una megaciudad tercermundista.

Aunque el argumento y desarrollo es muy analogo al de las historietas graficas de facsimil que salian semanalmente y que vivian sus mejores dias en las decadas de los setenta y los ochenta en Colombia (digase Kaliman, Arandu, Aguila Solitaria, etc.), la novela hurga levemente algunos de los melodramas sociales que se divulgan en los periodicos nacionales. Hablo de secuestros, trata de personas, la inseguridad en las calles, la doble moral de nuestros mandatarios, las barras bravas del futbol, entre otros. Creo que rescatar la caracteristica basica de la historieta grafica del pasado que entretenia a ninos y adultos (frase que se repetia por aquel entonces), sin mayores expectativas artisticas, es un medio valioso para captar lectores y, sabiendolo hacer, un metodo para presentar una linea de contenido que deje, en algun grado, una reflexion de orden moral o etico acerca del mundo en que vivimos. En esa direccion, y reviviendo las historietas nombradas, el discurso o la agenda de tales aventuras permitia, al menos en los mas chicos, sembrar una ensenanza afin con los valores humanos basicos tales como la honestidad o la compasion. Y aunque se debe manifestar que el protagonista, el detective Santre, tiene sus descarrios mundanos y el narrador lo pinta como un hombre totalmente imperfecto, al final de sus jornadas es un ser honrado, cumplidor de su deber y fiel a sus principios, muy a pesar de las tentaciones que le acechan. No tengo la evidencia para saber si el autor tiene esta pretension moralizadora, pero encausar las aventuras del personaje en esa via podria abrir el libro y sus futuras andanzas a un ideal altruista, que no sobraria para una sociedad como la nuestra, que por un lado es poco lectora, y por otro, es seguidora de la trampa, de la picardia; lo anterior como gran legado de la subcultura del narcotrafico. Lo digo porque varias de las obras que pertenecen al llamado genero negro pintan (desde diferentes matices) nuestra realidad corrupta y cruel, pero al final casi que el unico telon es el triunfo de la viveza, del dinero facil o de lo ilegal.

La novela, con aciertos y errores, algunos de autor bisono, logra lo fundamental para cualquier lector: que este se interese en la trama, termine con voracidad los primeros capitulos y se ensille en los siguientes para aterrizar en el ultimo parrafo de la historia. Sin embargo, en el texto se perciben algunas imperfecciones de estructura y de conformacion del temple de los personajes; hablo de edificar una trama mas intrincada para estos desencuentros, pues el genero asi lo exige; algo menos predecible, o fortalecer las voces de aquellos personajes secundarios; todo lo anterior claramente remediable si se piensa en un nuevo capitulo del detective, presuncion que el novelista deja de soslayo. En todo caso, mi incentivo no es defenestrar a aquellos que exploren este genero (ni ninguno), sino por el contrario, desde mi tribuna, modestamente senalar precisiones y fallos, estos ultimos con miras a que el autor de turno los identifique y mejore su tecnica. Como lo he referido, la novela cuenta tambien con meritos si hablamos del lienzo de la ciudad o ese coloquialismo bogotano que se cimenta a partir de los lugares, los gustos de los personajes y las maneras dialectales de las voces que describen un mundo urbano que obviamente esta expuesto a todos los aconteceres y dramas de las grandes ciudades. En la historia se siente la Bogota contemporanea, se transita en sus calles, se convive con la marginalidad encarnada en los fanaticos del futbol, las minorias, los guetos o la marana de la prostitucion que, a proposito, en nuestra cultura hipocritamente se condena, pero al mismo tiempo se consume avidamente a la vuelta de la esquina, como se narra en el libro. Estos detalles que el autor incrusta y que se refieren a la vida urbana o la manera de hablar de los habitantes, son puntos altos de su creacion, actuan como una invitacion a escudrinar la capital colombiana desde las sombras de sus esquinas, desde el legendario barrio Santa Fe--distrito rojo de la ciudad--o a traves del elemento cultural bien consignado en el libro, que en un termino es la "bogotaneidad", aquel componente que se ha leido en algunos relatos urbanos ampliamente reconocidos.

Un dato interesante que articulo con esta opera prima de Nalber se refiere al estudio La anomia en la novela de crimenes en Colombia (2012) del profesor Gustavo Forero Quintero, en la que se afirma que "[...] en la novela de crimenes colombiana se quiere un cambio social frente a ese caos, razon por la cual desde la critica se habla aun de un escritor de novela negra comprometido con fines sociales" (p. 336). (1) Ese acercamiento parece evidente en el proyecto narrativo del novelista, pues el personaje principal desde la apertura del caso conoce el mundo caotico en el que se halla, aquel de la impunidad y la corrupcion, y tiene la intencion de realizar un cambio, una transformacion idealista por una sociedad mas democratica e igualitaria. Ese podria ser el distintivo de las proximas paginas que vuelvan a situar a Santre en frente de su contexto, ese espacio impredecible, la ciudad: Bogota.

Mauro Javier Hernandez Ramos

mjavierhernandez@unipanamericana.edu.co

Unipanamericana--Compensar, Colombia

Recibido (15.02.2019)--Aprobado (06.05.2019)

doi.org/10.17533/udea.elc.n45a14

(1) Forero Quintero, G. (2012). La anomia en la novela de crimenes en Colombia. Bogota: Siglo del Hombre Editores.
COPYRIGHT 2019 Universidad de Antioquia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Hernandez Ramos, Mauro Javier
Publication:Estudios de Literatura Colombiana
Date:Jul 1, 2019
Words:1482
Previous Article:Memoria, escritura y culturas de Antioquia. Antologia: Maria Stella Giron Lopez (Comp.).
Next Article:Transterrados: Consuelo Trivino.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters