Printer Friendly

Deteccion de rotavirus y parasitos intestinales en infantes menores de 5 anos de edad de comunidades indigenas del Estado Zulia, Venezuela.

Detection of rotavirus and intestinal parasites in children under 5 years old, from indigenous communities in Zulia state, Venezuela.

INTRODUCCION

Durante los primeros seis anos de vida los ninos son vulnerables a diversas enfermedades, siendo la diarrea una de las mas frecuentes (1). La diarrea se ha definido como la presencia de 3 o mas evacuaciones liquidas o blandas en 24 horas o una evacuacion liquida con sangre en el mismo periodo de tiempo (2). Actualmente, apenas el 60% de los episodios diarreicos son diagnosticados etiologicamente, permaneciendo gran numero de los casos con etiologia desconocida (1). Las principales causas de las diarreas infecciosas pueden ser virales, bacterianas y/o parasitarias; entre las mas frecuentes de tipo viral se encuentra rotavirus (3).

Rotavirus es un virus que, una vez que infecta al individuo, se aloja en la mucosa duodenal (principalmente de ninos lactantes hasta aproximadamente los 5 anos de edad), destruyendo las celulas intestinales y causando diarrea severa, fenomenos inflamatorios, vasculares, deshidratacion, fiebre, vomito, intolerancia temporal a la lactosa y gastroenteritis aguda que puede llegar a durar entre 3 y 9 dias. Su transmision es de manera fecal-oral, por el consumo de agua no potable, comida contaminada o por el contacto con superficies infectadas y se evidencia principalmente en areas que no cuentan con agua potable y en condiciones insatisfactorias de higiene (4). Se encuentra asociado a la gastroenteritis infantil, produciendo entre un 30-65% de las diarreas que requieren de hospitalizacion en los paises en desarrollo (5). Los casos se hacen menos frecuentes luego del primer ano de edad, lo cual apunta a la posible adquisicion de memoria inmunitaria desarrollando anticuerpos por exposiciones previas a virus entericos (6).

Por otro lado, las parasitosis intestinales constituyen un problema de salud publica a nivel mundial. Alrededor de unas 3.500 millones de personas son afectadas por parasitos intestinales mientras que 450 millones manifiestan enfermedad, siendo la mayoria ninos (7). Pueden ocasionar diferentes manifestaciones clinicas como diarrea de intensidad variable, perdida de sangre e intolerancia a azucares y mala absorcion de vitaminas y desnutricion (6), manifestandose especialmente en zonas con malas condiciones higienico sanitarias. Segun la Organizacion Panamericana de la Salud (OPS), aproximadamente 3,3 millones de ninos menores de 5 anos mueren en Asia, Africa y America Latina (paises en vias de desarrollo), a causa de enfermedades diarreicas cada ano (1).

En el caso de Venezuela, las estadisticas epidemiologicas colocan a la diarrea en el segundo lugar de causa de mayor ocurrencia de hospitalizacion en la poblacion con un porcentaje del 15 a 20% de los reportes semanales de enfermedades, siendo los infantes menores de 5 anos los mas afectados (8). En el primer lugar de las causas de mortalidad en ninos menores de 5 anos en Venezuela, se encuentra la diarrea sin especificarse la causa de la misma, provocando 3.433 muertes (9). Mientras que el estado Zulia para el ano 2010, correspondia con mas del 32% del total de los reportes (6); manteniendose como el estado con mayor numero de casos diarreicos en todo el pais superando al resto de las regiones con una cifra de 36.680 casos solo en menores de 1 ano, para finales del 2014 (9).

Existen factores condicionantes que favorecen el contacto directo entre las especies parasitarias, los virus entericos y los individuos, tales como la falta de saneamiento ambiental basico por la indebida disposicion de excretas y basuras, falta de agua potable, habitos higienicos deficientes en el manejo de alimentos y deficientes condiciones sanitarias (7), favorecido por el bajo nivel socioeconomico y educativo presente en algunas comunidades, ademas de un limitado acceso a servicios de salud (10). Estas condiciones son muy frecuentes tanto en las poblaciones rurales como en comunidades indigenas, especialmente las del estado Zulia, Venezuela, que reflejan una elevada prevalencia de parasitos entericos (11, 12), pero existe poca informacion en relacion a rotavirus.

En vista de lo anteriormente expuesto, el objetivo de esta investigacion fue detectar rotavirus y parasitos intestinales en muestras de heces de ninos menores de 5 anos, pertenecientes a comunidades indigenas del estado Zulia, Venezuela.

MATERIALES Y METODOS

Area de estudio

Las poblaciones indigenas estudiadas pertenecen a las etnias Anu o Paraujana, Wayuu, Yukpa y Bari. Los Anu estudiados fueron tres comunidades, una localizada en la Laguna de Sinamaica (municipio Paez), con una latitud de 11[grados]3'12.76" N y una longitud de 71[grados] 52' 32.12" O; otra en Isla Zapara (municipio Insular Padilla) con una latitud de 10[grados]58'17.77"N y una longitud de 71[grados]33'27.32"O y finalmente Isla Maraca (municipio Insular Padilla), una pequena isla al norte de Isla de Toas, con una latitud de 10[grados]59'18.39"N y una longitud de 71[grados]41'3.83"O. La etnia Wayuu evaluada, fue la comunidad de Alitasia (municipio Paez), situada en la Alta Guajira con una latitud de 11[grados]23'29.86"N y una longitud de 71[grados]58'58.64"O. La etnia Yukpa incluida fue una comunidad en Toromo, situado en el municipio Machiques de Perija, el cual cuenta con una latitud de 10[grados] 2'53.81"N y una longitud de 72[grados]42'50.04"O. La etnia Bari evaluada fue la comunidad de Saimadoyi (municipio Machiques de Perija), a una latitud de 9[grados] 59' 84.3" N y una longitud de 72[grados] 90' 93"O.

Toma de muestras

Se visito cada comunidad indigena seleccionada, con el fin de dar a conocer los objetivos de la investigacion y explicar la logistica; en algunos casos fue necesario solicitar permiso y colaboracion del cacique respectivo. Posteriormente, a los individuos que aceptaron participar en la jornada, se les proporciono un envase plastico grande para la recoleccion de la muestra fecal y las instrucciones precisas que se debian seguir para el momento de la toma de la muestra. El respectivo representante de cada menor al momento de entregar la muestra, firmo el consentimiento informado para poder efectuar sobre las muestras los analisis pertinentes. Como criterio de inclusion se determino, cualquier nino menor de 5 anos con o sin diarrea, que entregase muestra de heces en cantidad suficiente para el protocolo y cuyos padres o representantes llenaran la encuesta y autorizaran su participacion en el estudio.

Se recolectaron 173 muestras fecales de individuos de ambos sexos entre 0 y 5 anos de edad durante las jornadas medico-asistenciales efectuadas en cada comunidad. Cada recipiente fue adecuadamente rotulado con el nombre y la edad del infante, la fecha y nombre de la comunidad. A todas las muestras se les realizo un examen coproparasitologico directo y el resto de la muestra fue separada en dos porciones; una parte fue colocada en tubo eppendorf para su mantenimiento en frio y posterior analisis virologico y otra porcion de heces fue preservada con formol-salino al 7% para la realizacion de la tecnica de concentracion. Todas las muestras fueron trasladadas a la Facultad de Medicina de la Universidad del Zulia.

Recoleccion de datos

De todos los ninos participantes, se obtuvo informacion que incluia aspectos socio-economicos, higienico-sanitarios y datos clinicos y de vacunacion. Esta informacion se recogio mediante una encuesta que fue aplicada a los padres o representantes de los ninos estudiados, previo consentimiento informado.

Procesamiento de las muestras

Para la deteccion de rotavirus, se trasladaron las muestras refrigeradas al Laboratorio Regional de Referencia Virologica (LRRV) de la Facultad de Medicina de La Universidad del Zulia. Todas las muestras fueron sometidas a la prueba rapida de aglutinacion ofrecida por Plasmatec Rota-virus latex test kit, que fue realizada segun las especificaciones del fabricante. Para la homogenizacion de las muestras fecales segun la tecnica, se empleo un Vortex Genie T.M y una centrifuga (Thermo electron corporation).

Para el diagnostico parasitologico, las muestras fecales fueron evaluadas macro y microscopicamente en el sitio de recoleccion. Alli se realizo el examen microscopico con SSF y Lugol. Posteriormente, las muestras fueron preservadas con formol salino al 7% para ser trasladadas al laboratorio de Parasitologia de la Escuela de Bioanalisis de la Facultad de Medicina de LUZ, en donde se realizo tecnica de concentracion fecal con formol-eter (Ritchie).

Analisis estadistico

Los datos fueron analizados inicialmente mediante la estadistica descriptiva. Los resultados obtenidos fueron plasmados en tablas a traves del empleo de valores absolutos y porcentajes, donde se representaron las diversas variables estudiadas. Fue utilizado el paquete estadistico SPSS, version 10 para Windows (SPSS Inc. Chicago Estados Unidos) y Graph Pad Prism 6, para aplicar el test de ji-cuadrado ([ji al cuadrado]) para comparar las proporciones, utilizando un nivel de significancia de p<0,05 y constatar la diferencia estadistica (confiabilidad del 95%).

RESULTADOS

En la Tabla 1, se muestran los resultados obtenidos para rotavirus segun estatus de vacunacion y diarrea. Se obtuvo una prevalencia general para rotavirus del 16,2% (28/173), de las cuales 9% (16 muestras) correspondieron a infantes vacunados y 7% (12) de no vacunados. Asi mismo, 12 ninos con rotavirus presentaban diarrea (7%); se detecto una relacion estadisticamente significativa entre la presencia de rotavirus y la existencia de diarrea (p=0,0001). Mientras que no se observo significancia estadistica (p>0,05), entre presencia de rotavirus y ninos vacunados.

En la Tabla 2 se muestran los resultados obtenidos para rotavirus segun grupo etario. En ella se evidencia que el mayor numero de casos positivos se detecto en el grupo etario de 4 a 5 anos (38%), aunque sin diferencia estadisticamente significativa entre grupos de edades, p>0,05

Se detecto que el 71% de los ninos estudiados estaba parasitado (122/173) por algun patogeno o comensal intestinal. Dentro de los parasitados, 52% presentaban poliparasitismo (2 o mas especies diferentes en el mismo nino), mientras que el 18% estaba monoparasitado y el 30% restante no presento algun parasito segun las pruebas efectuadas.

En cuanto a la identificacion de parasitos intestinales en las muestras de heces, se lograron identificar 12 especies de parasitos intestinales (Tabla 3). Se detectaron mas especies de protozoarios (71%), que de helmintos (29%). Las principales especies encontradas fueron: Ascaris lumbricoides (32,4%), Blastocystis spp (31,2%) y Entamoeba coli (28,9%).

Al relacionar la coexistencia de casos de rotavirus con parasitos intestinales, se observo que de los 28 ninos positivos a rotavirus (Tabla 4) las principales asociaciones fueron con E. coli y Blastocystis spp. (10 casos respectivamente). A traves del Ji-cuadrado se determino que no existia diferencia significativa (p>0,05) entre dichas variables.

En la Tabla 5 se observan los resultados obtenidos a traves de la encuesta socio-epidemiologica e higienica aplicada. En ella se observa que 75,66% de los individuos se abastecen de cuerpos de agua naturales tales como rios o lagunas y apenas un 23,03% de la poblacion encuestada hierve el agua que consume. El 100% de los individuos de las comunidades estudiadas, habitan cerca de rios, lagos y lagunas que utilizan para abastecerse de agua. En cuanto al almacenamiento del agua la mayoria lo hace en pipas (62,96%) donde el agua no esta protegida, pues solo el 33,30% tapa las pipas. En cuanto a la disposicion de excretas, el 63,16% acostumbra defecar a campo abierto, ya que muy pocos (13,16%) disponen de red de cloacas; y lamentablemente los que la tienen no la usan, pues no es parte de su cultura. En cuanto a las viviendas, el 80,92% de los ciudadanos encuestados viven en ranchos (chozas, palafitos u otra vivienda de elaboracion indigena) y en estas el 59,21% presentan pisos de arena, mientras que solo un 21,05% presenta suelos cubiertos de cemento en su totalidad.

DISCUSION

Los resultados obtenidos en cuanto a la prevalencia de rotavirus (16,2%), son mas elevados que los referidos por Rivero y cols. (11) en ninos asintomaticos de la comunidad de Nazareth (2,86%), comunidad indigena tambien del estado Zulia. Nuestros valores son similares a los referidos por Maldonado y cols. (5) en ninos menores de 5 anos de Cumana (19,5%) y Godoy y cols. (10) en ninos menores de 5 anos de Ciudad Bolivar (11,7%).

Es importante destacar que algunos de los infantes que recibieron la vacuna, resultaron positivos para rotavirus, independientemente de si las muestras eran diarreicas o no; 16 ninos vacunados (9%) fueron positivos para rotavirus. Para determinar la efectividad de la vacunacion en el grupo infantil estudiado, se calculo el numero de ninos vacunados totales y se determino cuantos de ellos fueron positivos al virus, resultando asi que la vacuna tiene una efectividad del 83%, (recibida una o dos dosis de la vacuna); esta cifra se corresponde con lo demostrado en investigaciones previas (13). Es importante mencionar que la excrecion viral se inicia antes de la aparicion de sintomas, por lo que pueden encontrarse particulas virales en deposiciones desde aproximadamente 48 horas antes del inicio del cuadro clinico (14); lo cual explicaria porque 9 de las muestras positivas para rotavirus provenian de infantes vacunados y estos no presentaban cuadro diarreico.

Aunque no se detecto diferencia significativa en la presencia de rotavirus segun el grupo etario; el grupo mas afectado por rotavirus fue el de infantes de 4 a 5 anos de edad. Esto posiblemente se deba a una mayor ingesta de alimentos o aguas que puede estar contaminada con el virus por la disminucion de los cuidados maternos en estas edades y mayor independencia; mientras que en el grupo etario de 0-1 anos, los ninos se encuentran inmunizados al virus, gracias a la alimentacion exclusiva con leche materna, portadora de importantes anticuerpos capaces de proveer proteccion contra la infeccion viral (5, 11) y a los cuidados propios en dichas edades. En la cultura indigena venezolana, aun se mantiene el habito de amamantar a sus hijos durante los primeros anos de vida (15,16), por lo que esta explicacion es muy viable.

Se detecto la prevalencia de los protozoarios sobre la de helmintos; esta situacion es contraria a la referida en las investigaciones realizadas por Solano y cols. (17), para el ano 2008, donde senala que ciertas comunidades rurales o empobrecidas presentan un indice mas alto de helmintiasis especialmente cuando hay un alto indice de hacinamiento y el grupo familiar esta conformado por mas de 5 personas, siendo los mas afectados los ninos menores de 5 anos, caracteristicas similares a las de las comunidades estudiadas. Sin embargo, en estudios previos realizados en la comunidad indigena de Toromo (18), los protozoarios presentaron una incidencia mayor con respecto a los helmintos, posible senal de un alto grado de fecalismo, debido a las condiciones de insalubridad a las que se encuentran expuestos. Aunque es evidente la prevalencia de los protozoarios, el porcentaje de helmintiasis es considerablemente alto en comparacion a otras investigaciones enfocadas en comunidades indigenas, senalando que es un rasgo comun de estas debido a varios factores de orden biologico, cultural, socio-economico, y geografico (12).

El alto porcentaje de poliparasitismo encontrando (52%) ha sido reportado tambien por estudios previos en aquellas comunidades en las que el grupo familiar se encuentra conformado por mas de 5 personas conviviendo en el mismo hogar (17). Segun las investigaciones realizadas por Rivero y cols. (11), dicha situacion es preocupante ya que la combinacion de todas las manifestaciones clinicas provocadas por varias especies (poliparasitismo), produce un mayor impacto que el producido por los parasitos de manera individual, conduciendo a complicaciones graves como procesos de obstruccion y formas invasivas de parasitosis.

Blastocystis spp., fue el microorganismo mas frecuentemente detectado. Este era anteriormente considerado un protozoario, sin embargo, gracias a estudios filogeneticos con tecnicas moleculares, se ha demostrado que esta especie esta relacionada con el reino Chromista (19). Previamente otros investigadores (11,17,20), han reportado a Blastocystis spp. como el mas frecuente en infantes menores de 5 anos, bajo las mismas condiciones socioeconomicas, y lo han relacionado a la ingesta de agua no potable y alimentos contaminados con heces que transportaban a dicho patogeno. Una investigacion sobre patogenos transmitidos por agua (21), refiere una prevalencia del 27% de Blastocystis spp. Asi mismo, una investigacion realizada en ninos en edad preescolar pertenecientes a comunidades de estrato socioeconomico bajo, senala una prevalencia de 57,5% (22). La patogenicidad de Blastocystis spp. ha sido un tema controversial durante los ultimos anos, ya que para algunos sigue considerandose como un microorganismo comensal debido a la falta de evidencia convincente respecto a su patogenicidad, mientras que otros afirman su relacion con cuadros diarreicos agudos (23).

Entamoeba coli y Endolimax nana fueron identificados en el segundo y tercer lugar de organismos unicelulares mas frecuentes en esta investigacion. A pesar de tratarse de organismos comensales, su presencia es considerada un indicador importante de contaminacion fecal de agua y alimentos consumidos por humanos (18). Ademas de estos dos protozoarios, otros parasitos relativamente inocuos o comensales se detectaron en estos ninos, como son C. mesnili, I. butschlii y P. hominis. Estos ultimos han sido referidos por otros autores como particularmente frecuentes en indigenas venezolanos (11,12,18).

Los dos helmintos mas frecuentes en toda la poblacion muestreada fueron Ascaris lumbricoides y Trichuris trichiura; los cuales segun investigaciones previas, son los geohelmintos mas prevalentes en comunidades empobrecidas o subdesarrolladas (12,17). El mecanismo de infeccion de ambos es comun, representado por el fecalismo, por ingestion de agua no tratada o alimentos mal lavados contaminados con tierra infectada por huevos embrionados de estos geohelmintos (24). Cabe destacar que en los infantes la geofagia, es decir, comer tierra, no es un habito extrano en ninos entre 1 y 5 anos, en ausencia de ciertos nutrientes y mas si se encuentran expuestos a suelos desprovistos de pavimento caracteristicos de las zonas rurales en las que se localizan las comunidades indigenas (17). Es importante senalar aqui, que el mayor porcentaje de viviendas en las comunidades estudiadas (59,21%), tenian suelo de arena.

Strongyloides stercorals y Ancylostomideos se detectaron en porcentajes importantes (63,16%), estos geohelmintos comparten el mismo mecanismo de transmision (ingreso a traves de piel desnuda de las larvas filariformes infectantes), el hecho de que la mayoria de los ninos estudiados se mantengan descalzos favorece a ambas parasitosis, asi como la defecacion directa en el suelo, situacion detectada en la mayoria de las comunidades estudiadas.

En cuanto a las posibles relaciones existentes entre rotavirus y los parasitos detectados, ninguna de las relaciones establecidas fue estadisticamente significativa por medio de analisis estadistico. Sin embargo, se debe tener en consideracion que las aguas contaminadas con material fecal son uno de los principales vehiculos de agentes patogenos como virus y parasitos (21). Mas del 75,66% de la poblacion evaluada se abastece de cuerpos de agua naturales tales como rios o lagunas, estas ultimas por ser un cuerpo de agua estancada, tiene un nivel de contaminacion fecal alto, sin contar con los otros posibles contaminantes que recibe de los rios que le alimentan (25). Marcano y cols. (26) refieren que los factores de riesgo para adquirir una infeccion parasitaria son del tipo de agua de consumo (hervida, filtrada, de botellon y directa del chorro), demostrando tener significancia estadistica las ultimas dos, al igual que no lavarse las manos antes de comer los alimentos.

La tenencia de animales domesticos sin desparasitar (entre otros animales como gallinas, cerdos, vacas incluso ratas), y el suministro de alimentos diferentes a la leche en biberon, por ejemplo, estan asociados a la presencia de Blastocystis spp., en heces (22). No cumplir con normas basicas de higiene al alimentar a lactantes y no hervir adecuadamente el agua para la preparacion de biberones son algunos de los factores que contribuyen con la infeccion parasitaria y viral. Entre los parasitos detectados se encuentra Ascaris lumbricoides, el cual cumple la fase final de su estadio larvario en el intestino delgado (27), donde tambien se encuentra presente rotavirus. Por otro lado, Trichuris trichiura puede manifestarse de forma severa, causando lesiones inflamatorias significativas entre las criptas de Lieberkuhn, erosion y ulceracion a nivel de la mucosa intestinal (28).

El protozoario patogeno mas frecuente fue Giardia lamblia, que aunque puede producir infecciones que cursan de manera asintomatica, suele presentar una fase aguda con diarrea junto con otros sintomas (29), ademas al igual que rotavirus esta se encuentra en el intestino delgado, sobre el cual crea un efecto de barrera mecanica, principalmente en el duodeno y yeyuno, llevando a una inflamacion intestinal por lesion de las celulas epiteliales especialmente en las microvellosidades, produciendo un sindrome de mala absorcion y en ocasiones ulceracion de la mucosa (30), por lo cual podria facilitar la infeccion del virus o viceversa.

Se concluye que la prevalencia de rotavirus detectada se corresponde a la referida en Venezuela para ninos menores de 5 anos de areas urbanas. Asi mismo, que las condiciones de vida y costumbres de las comunidades indigenas colaboran en la elevada prevalencia de enteroparasitos observada.

Recibido: 12/04/16 / Aceptado: 08/05/16

BIBLIOGRAFIA

(1.) Cermeno J, Hernandez I, Camaripano M, Medina N, Guevara A, Hernandez C. Etiologia de diarrea aguda en ninos menores de 5 anos Ciudad Bolivar, Venezuela. Rev Soc Venezol Microbiol. 2008; 28:50-60.

(2.) World Health Organization (WHO). Descripcion de diarrea. Disponible en: www.who.int/topics/diarrhoea/en/ (visitado en Septiembre 2015).

(3.) Urrestarazu M, Liprandi F, Perez E, Gonzalez R, Perez I. Caracteristicas etiologicas, clinicas y sociodemograficas de la diarrea aguda en Venezuela. Rev Panam Salud Publica. 1999; 6:149-156.

(4.) Romero R. Microbiologia y parasitologia humana. Bases etiologicas de las enfermedades infecciosas y parasitarias. 3era Ed. Editorial Medica Panamericana, Espana. 2007. p. 423.

(5.) Maldonado A, Franco M, Blanco A, Villalobos L, Martinez R, Hagel I et al. Caracteristicas clinicas y epidemiologicas de la infeccion por rotavirus en ninos de Cumana, Venezuela. Invest Clin. 2010; 51:519-529.

(6.) Wildermann N, Porto-Espinoza L, Moronta R, Bracho M, Costa L, Callejas D. Deteccion molecular mediante RT-PCR de calicivirus y enterovirus en ninos menores de 6 anos con sindrome diarreico. Rev Soc Venezol Microbiol. 2010; 30:145-150.

(7.) Zonta M, Bergel L, Cociancic P, Gamboa M, Garraza M, Cesani M et al. Enteroparasitosis en ninos de Villaguay, entre rios: un estudio integrado al estado nutricional y al ambiente. Rev Arg Parasitol. 2013; 1:125-150.

(8.) Baron M, Solano L, Paez M, Pabon M. Estado nutricional de hierro y parasitosis intestinal en ninos de Valencia, Estado Carabobo, Venezuela. An Venez Nutr. 2007; 20:5-11.

(9.) Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS). 2014. Boletin Epidemiologico Semanal. Semana Epidemiologica No. 44. Gobierno Bolivariano de Venezuela. Ano LXIII. pp 7,10.

(10.) Godoy G, Cermeno J, Gonzalez C, Hernandez I. Rotavirus y Adenovirus en heces diarreicas de ninos menores de 5 anos, en ciudad Bolivar, Venezuela. Universidad de Oriente. Saber. 2012; 24:56-61.

(11.) Rivero de R Z, Maldonado A, Bracho A, Castellanos M, Torres Y, Costa-Leon L, et al. Prevalencia de enteroparasitos, rotavirus y adenovirus en ninos aparentemente sanos. Kasmera. 2009; 37:62-73.

(12.) Rivero de Rodriguez Z, Churio O, Bracho A, Calchi La Corte M, Acurero E, Villalobos R. Relacion entre geohelmintiasis intestinales y variables quimicas, hematologicas e IgE en una comunidad yukpa del estado Zulia, Venezuela. Revista de la Sociedad Venezolana de Microbiologia. 2012; 32:55-61.

(13.) Cotes K, Alvis-Guzman N, Rico A, Porras A, Cediel N. Evaluacion del impacto de la vacuna contra rotavirus en Colombia usando metodos rapidos de evaluacion. Rev Panam de Salud Publica. 2013; 34:220-6.

(14.) Delpiano L, Riquelme J, Casado C, Alvarez X. Comportamiento clinico y costos de la gastroenteritis por rotavirus en lactantes: Adquisicion comunitaria versus nosocomial. Rev Chil Infect. 2006; 23:35-42.

(15.) Freitez, A. El rol de la educacion en el marco de las teorias de la fecundidad: analisis de sus argumentos". En: Temas de Coyuntura, No 39. Venezuela: Instituto de Investigaciones Sociales y Economicas. Universidad Catolica Andres Bello. 1999. p. 20.

(16.) Maury-Sintjago E, Martinez-Garcia E, Bravo-Henriquez A, Martinez-Ugas J. 2011. Minerales Bioesenciales en Leche Materna Madura de Indigenas Bari. Antropo. 24: 9-19.

(17.) Solano L, Acuna I, Baron M, Moron de Salim A, Sanchez A. Asociacion entre pobreza e infestacion parasitaria intestinal en preescolares, escolares y adolescentes del sur de valencia estado Carabobo-Venezuela. Kasmera 2008; 36:137-147.

(18.) Bracho A, Rivero Z, Rios M, Atencio R, Villalobos R, Rodriguez L. Parasitosis intestinales en ninos y adolescentes de la etnia Yukpa de Toromo, estado Zulia, Venezuela. Comparacion de los anos 2002 y 2012. Kasmera. 2014; 42:41-51.

(19.) Cazorla-Perpetti D. ?Blastocystis sp. o B. hominis? ?Protozoario o chromista? Revista Saber. 2014; 26:343-346.

(20.) Acurero E, Avila A, Rangel L, Calchi M, Grimaldos R, Cotiz M. Protozoarios intestinales en escolares adscritos a instituciones publicas y privadas del municipio Maracaibo-estado Zulia. Kasmera. 2013; 41:50-58.

(21.) Solarte Y, Pena M, Madera C. Transmision de protozoarios patogenos a traves del agua para consumo humano. Colombia Medica. 2006; 37:75-80.

(22.) Londono A, Herrera L, Lora J, Gomez E. Frecuencia y fuentes de Blastocystis sp. en ninos de 0 a 5 anos de edad atendidos en hogares infantiles publicos de la zona urbana de Calarca, Colombia. Biomedica. 2014; 34:218-227.

(23.) Nastasi J. Prevalencia de parasitosis intestinales en unidades educativas de Ciudad Bolivar, Venezuela. Rev Cuid. 2015; 6:1077-1084.

(24.) Dall' Orso P, Cantou V, Rosano K, De los Santos K, Fernandez N, Berazategui R, et al. Ascaris lumbricoides. Complicaciones graves en ninos hospitalizados en el Centro Hospitalario Pereira Rossell. Arch Pediatr Urug. 2014; 85:149-154.

(25.) Montiel M, Zambrano J, Castejon O, Oliveros C, Botero L. Indicadores bacterianos de contaminacion fecal y colifagos en el agua de la Laguna de Sinamaica, Estado Zulia, Venezuela. Ciencia. 2005; 13:292-301.

(26.) Marcano Y, Suarez B, Gonzalez M, Gallego L, Hernandez T, Naranjo M. Caracterizacion epidemiologica de parasitosis intestinales en la comunidad 18 de Mayo, Santa Rita, estado Aragua, Venezuela, 2012. Bol Mal Salud Amb. LIIL135-145

(27.) Vasquez O, Gutierrez P, Yamazaki M, Arredondo J, Campos T, Martinez I. Antihelminticos como factor de riesgo en la obstruccion intestinal por Ascaris lumbricoides en ninos. Bol Chil Parasitol. 2000; 55:3-7.

(28.) Mota A, Di Pietrantonio K, Guevara R. Cuantificacion del numero de huevos en la determinacion del grado de infeccion por Trichuris trichiura mediante el examen directo de heces. Revista Saber. 1999; 11:39-44.

(29.) Artola L, Garcia G, Gonzalez D. Parasitismo intestinal y su relacion con alteraciones en el hemograma completo en los ninos de 4 a 6 anos de edad de la escuela Parvularia Monsenor Basilio Plantier de la ciudad de San Miguel, periodo de julio a septiembre de 2012. [Tesis Licenciatura]. El Salvador: Universidad de El Salvador. pp. 68.

(30.) Giraldo-Gomez J, Lora F, Henao L, Mejia S, Gomez-Marin J. Prevalencia de Giardiasis y Parasitos Intestinales en Preescolares de Hogares atendidos en un programa estatal en Armenia, Colombia. Rev Salud Publica. 2005; 7:327-338.

Atencio Ricardo [1] *; Perozo Irama [2]; Rivero Zulbey [3]; Bracho Angela [3]; Villalobos Rafael [4], Osorio Sergio [4]; Atencio Maria [4]

[1] Laboratorio Regional de Referencia Virologica. Instituto de Investigaciones Clinicas "Dr. Americo Negrette". Facultad de Medicina. Universidad del Zulia. Maracaibo, Venezuela.

[2] Escuela de Biologia. Facultad Experimental de Ciencias. Universidad del Zulia. Maracaibo, Venezuela.

[3] Escuela de Bioanalisis. Laboratorio de Parasitologia "Lic. Regino Arape". Facultad de Medicina. Universidad del Zulia. Maracaibo, Venezuela.

[4] Escuela de Medicina. Facultad de Medicina. Universidad del Zulia. Maracaibo, Venezuela.

* Autor de correspondencia: Ricardo Atencio, e-mail: ratencio40@yahoo.com
TABLA 1. Prevalencia de rotavirus segun estatus de vacunacion y
diarrea en ninos menores de 5 anos de comunidades indigenas.

                              Diarrea *       Vacunados **
Rotavirus   no    %      Si        No         Si        No
                         no   %    no    %    no   %    no   %

Si          28    16,2   12   7    16    9    16   9    12   7
No          145   83,8   40   23   105   61   80   46   65   38
Total       173   100    52   30   121   70   96   55   77   45

* Con diferencia significativa (p=0,0001)

** Sin diferencia significativa (p>0,05)

TABLA 2. Prevalencia de rotavirus de acuerdo al grupo etario, en ninos
menores de 5 anos de comunidades indigenas.

                    Rotavirus       Total
Grupo Etario   Si        No
               no   %    no    %    no    %

0-1 Ano        4    2    41    24   45    26
2-3            9    5    54    31   63    36
4-5            15   9    50    29   65    38
Total          28   16   145   84   173   100

Sin diferencia significativa (p>0,05)

TABLA 3. Prevalencia de parasitos intestinales detectados en ninos
menores de 5 anos de comunidades indigenas *.

Especies                    no   %

Cromista
Blastocystis spp.           54   31,2
Protozoarios
Entamoeba coli              50   28,9
Endolimax nana              44   25,4
Complejo Entamoeba          36   20,8
Giardia lamblia             34   19,7
Chilomastix mesnili         8    4,6
Iodamoeba butschlii         7    4
Pentatrichomonas hominis    7    4
Helmintos
Ascaris lumbricoides        56   32,4
Trichuris trichiura         16   9,2
Strongyloides stercoralis   13   8
Ancylostomideos             8    4,6
Hymenolepsis nana           6    3,5

* incluidas las asociaciones parasitarias

TABLA 4. Relacion entre la presencia de parasitos intestinales y
rotavirus en ninos menores de 5 anos de comunidades indigenas.

                   Helmintos
                   A. lumbricoides   T. trichiura   Ancylostomideos

Rotavirus          8                 5              0
Positivo (n=28)
Rotavirus          48                11             8
Negativo (n=145)

                   Helmintos
                   S. stercoralis   H. nana   Complejo    E. coli
                                              Entamoeba

Rotavirus          1                1         8           10
Positivo (n=28)
Rotavirus          12               5         28          40
Negativo (n=145)

                   Protozoarios
                   E. nana   I. butschlii   Blsastocystis spp.

Rotavirus          8         1              10
Positivo (n=28)
Rotavirus          36        6              44
Negativo (n=145)

                   Protozoarios
                   G. lamblia   Ch. mesnili   P. hominis

Rotavirus          7            3             2
Positivo (n=28)
Rotavirus          27           5             5
Negativo (n=145)

Sin diferencia significativa (p>0,05)

TABLA 5. Condiciones socio-economicas
e higienico sanitarias de las
comunidades evaluadas.

Aspectos evaluados        %

Agua de consumo
Cuerpos de agua           75,66
Hervida                   23,03
Cisterna                  15,79
Embotellada               1,97
Almacenamiento de agua
Pipas                     62,96
Tapadas                   33,30
Disposicion de excretas
Campo abierto             63,16
Red de cloacas            13,16
Letrinas                  11,84
Tipo de vivienda
Rancho                    80,92
Casa                      19,08
Piso de la vivienda
Arena                     59,21
Cemento                   21,05
Mixto                     19,74
COPYRIGHT 2016 Universidad del Zulia, Escuela de Medicina
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Atencio, Ricardo; Perozo, Irama; Rivero, Zulbey; Bracho, Angela; Villalobos, Rafael; Osorio, Sergio;
Publication:Kasmera
Date:Jan 1, 2016
Words:5420
Previous Article:Es Urbanorum spp. un parasito?
Next Article:CHIKUNGUNYA: Experiencia en la emergencia de adultos. Hospital III Nuestra Senora de la Chiquinquira. Maracaibo, Venezuela. Septiembre-Diciembre 2014.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters