Printer Friendly

Desobediencia civil.

El cardenal Norberto Rivera recordo, hace dias, dos viejos principios. Uno de conducta etica: no hay obligacion de obedecer a una autoridad cuando se sale del marco legal; otro de conducta historica" la Iglesia puede y debe meterse en politica. Lo ha hecho siempre. El Papa es jefe de Estado, para empezar. Hay en sus declaraciones una confusion que no esta aclarada. Una cosa es hablar de la jerarquia eclesiastica, del clero en general, y otra cosa es hablar del pueblo de Dios, que asi es como el Vaticano II define a la Iglesia. El pueblo de Dios, en Mexico, esta y ha estado siempre metido en politica. Muchos politicos, empezando por Fox, son catolicos y, por tanto, son Iglesia y no tienen ningun impedimento legal para meterse en politica. El impedimento legal es para el clero alto y bajo, la jerarquia en general, que solo es una pequena parte de la Iglesia, y en eso tiene razon el cardenal: El clero alto y bajo no esta metido en politica de partidos ni de gobiernos; pero si lo esta, y debe estarlo, en lo que concierne a la etica de la politica y de las decisiones politicas.

El cardenal se refiere a la desobediencia a las autoridades cuando se salgan del marco legal, se opongan a los derechos humanos y al bien comun de la sociedad, pero pone ejemplos que no pertenecen al marco legal, sino al marco moral, como las uniones homosexuales. Y eso ampliaria el asunto. No se trataria solo de que no hay obligacion de obedecer, sino de que hay obligacion de no obedecer. Ahi se entra ya a tres terrenos: de la conciencia, de la doctrina jerarquica y de la desobediencia civil, porque la doctrina no es sinonimo de conciencia, ni es, ni puede ser, el unico contenido de la conciencia.

El problema es si la desobediencia se refiere solo a la autoridad civil o se refiere tambien a la autoridad eclesiastica, cuando el imperativo de conciencia no concuerda con una o con otra, como puede ser el caso. La conciencia esta antes que la autoridad. El juicio del hombre es sobre la conciencia. La obediencia es un dato de la conciencia. Y las conciencias catolicas en Mexico difieren grandemente entre si y de la jerarquia, como muestran estadisticas profesionales y la vida misma.

Lo contradictorio y lo peligroso sena que no se aplique a la Iglesia el mismo principio de respetar la libertad y la objecion de conciencia y, por tanto, la desobediencia civil, que la Iglesia sanciona inclusive con penas eternas. La intolerancia eclesiastica con el desacuerdo de conciencia llevo a la Inquisicion, a las Cruzadas y a las guerras religiosas, asi como al exterminio santo de los diferentes, entre otras aventuras de la Iglesia, que, en nuestra epoca, no acaba de avenirse ni con la democracia ni con la libertad de conciencia y de criterio, ni con la pluriculturalidad de valores, eticos y morales inclusive. La modernidad va en sentido inverso y ya estamos frente a problemas inescapables, como aborto, alquiler de vientres, matrimonios homosexuales, eutanasia, ordenacion sacerdotal de mujeres y muchos otros que van a implicar y ya implican la desobediencia civil en la Iglesia.

Ya entramos al terreno de la desobediencia civil, que es un acto o un conjunto de actos interrelacionados que representan la violacion de una norma juridica, o de una prohibicion, o de un mandato de la autoridad que se pretende legitima. Violacion que representa una o diversas formas de confrontacion con el poder, fuera de la legalidad y en el marco de una violencia pacifica. A querer o no, construye un escenario de conflicto simbolico para evitar un posible enfrentamiento. Se trata de hacer visible el conflicto. Es una estrategia de intervencion politica. Es la desobediencia como estrategia, independientemente de que obtenga resultados o no, al margen de otras instancias posibles.

Asi fueron la desobediencia de Gandhi y de Martin Luther King, las protestas contra la guerra de Vietnam, la destruccion del Muro de Berlin, la lucha por los derechos civiles de los negros, las movilizaciones de Praga, el desacato a la ley de Henry David Thoreau, que se opuso a las medidas de Estados Unidos contra Mexico. De el aprendio Gandhi el concepto de desobediencia civil como modo de lucha y de resistencia del individuo frente a la injusticia de las instituciones, igual que aprendio de Tolstoi el anarquismo pacifico como opcion transformadora de la realidad. Y asi muchos otros personajes y acontecimientos. La desobediencia civil es un camino de lucha contra la opresion, no un acto de moral catolica individual.

Es interesante que el cardenal aborde este problema en las circunstancias actuales, a la vista de la politica descabellada en la que estamos inmersos, acorralados en la incertidumbre del futuro que nos aguarda. Porque no se trata solo de las cuestiones relacionaras con el sexo que menciona el cardenal --como anticoncepcion, aborto, parejas homosexuales-- y de la eutanasia que va contra la sacralidad de la vida. Son situaciones morales que hoy enfrentamos.

Hay otra que hemos sufrido desde mucho tiempo atras, la injusticia economica y social que mantiene en una grave pobreza a mas de la mitad de la poblacion. No es la eutanasia la que atenta hoy por hoy contra la sacralidad de la vida, es la miseria inhumana derivada de la injusticia la que destruye toda posible dignidad de la vida y de la muerte. Alli es donde pegan y destruyen los ciclones, que nos dan la oportunidad de que los ricos y el gobierno les manden a los pobres las migajas que sobran, pero sin sacarlos de su miseria.

Esa es una culpa nacional, mucho mas grave, cotidiana e ignorada. Mueren muchos mas de desnutricion y a consecuencia de la pobreza extrema que de eutanasia. Asi es la indiferencia, por no decir el desprecio, ante

la vida y la muerte de los pobres en Mexico. Pero eso no nos escandaliza como la eutanasia. Frente a la pobreza no hay hoy desobediencia civil, ni etica ni moral, ni siquiera humana. La hubo en personas como Heberto Castillo, por citar solo a uno de una lista. Ante esta situacion, viene a cuento el dicho del escritor italiano Franco Berardi: "Cada persona gana su dignidad solo cuando se rebela, cuando desobedece, cuando desafia al poder y a la autoridad".

Todavia nos falta en Mexico andar el camino de la libertad contra la corrupcion politica, el acumulamiento economico, la injusticia social, la privatizacion del pais y de sus riquezas, a partir del despertar consciente del pueblo, de la pluralidad de culturas, de la variedad de conciencias, del enfrentamiento con la realidad y de la desobediencia civil como estrategia pacifica.
COPYRIGHT 2005 CISA Comunicacion e Informacion, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2005 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Norberto Rivera; estado e iglesia
Author:Maza, Enrique
Publication:Proceso
Date:Oct 23, 2005
Words:1193
Previous Article:Historias sin Dios.
Next Article:Sexualidad y castidad en la Iglesia catolica.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters