Printer Friendly

Desigualdad salarial, demanda de trabajo calificado y modernizacion: lecciones del caso de Tijuana, 1987-1994 *.

Resumen: Este trabajo revisa algunos de los estudios que buscan explicar la creciente dispersion salarial que acompario la etapa inicial de reformas economicas y liberalizacion, comprendida entre 1987 y 1994 y presenta evidencias para el caso de Tijuana. Esta investigacion permite concluir que, efectivamente, hay evidencias que apuntan a que la liberalizacion implico una mayor demanda de mano de obra calificada y que esta explica parte de la desigualdad salarial. Pero el trabajo tambien argumenta que la evidencia no es contundente, particularmente si se introducen factores regionales al analisis. La revision del comportamiento de la prima a la educacion universitaria en el caso de Tijuana, puntal de las nuevas exportaciones, no muestra aumentos claros, lo que hace suponer que no se presento ahi el pronosticado aumento de la demanda de trabajo calificado. Ademas, su comparacion con la Ciudad de Mexico confirma las dudas surgidas respecto a la naturaleza altamente demandante de trabajo calificado de las nuevas exportaciones e inversiones. El texto sugiere, sin mayor elaboracion, que parte de la explicacion de la creciente desigualdad se debe encontrar en factores institucionales que mantuvieron bajos los salarios de los trabajadores con poca calificacion.

Palabras clave: demanda de trabajo, salarios relativos, reforma economica, regiones.

Abstract: This paper reviews studies attempting to explain raising wage disparities that accompanied the 1987-1994 initial stages of economic reform and liberalization and provides further evidence regarding the case of Tijuana. The study undertaken suggests that there is indeed a case to held a rising demand of skflled labour accountable for increasing wage inequality. However, evidence is not without problems, particularly when regional factors are introduced into the analysis. The evidence provided in the paper from the case of Tijuana on returns to university education cast further doubts. Being a leading site of new exports, economic activity in Tijuana, including manufacturing, does seem to be demanding more medium-low skill labour than high skill workers. Additionally, a comparison between Tijuana and Mexico City confirms that demand for high skill labour in Tijuana is relatively weak. This paper suggests, without further elaboration, that institutional factors keeping wages low for the less skilled workers might have played an important role in rising income inequality.

Key words: labour demand, relative wages, economic reform, regions.

Introduccion

La economia mexicana experimento cambios radicales entre principios de los anos ochenta y la primera mitad de los noventa. La crisis de la deuda externa, la liberalizacion comercial y la reforma economica impactaron la vida economica y social del pais, con consecuencias profundas en la distribucion del ingreso, la pobreza y el funcionamiento de los mercados laborales (Alarcon y McKinley, 1997b; Boltvinik y Hernandez, 1999; Cortes, 2000; Hernandez, 2000 y 2003; INEGI-CEPAL, 1993; Lustig, 1996). Al mismo tiempo que la estructura economica se modificaba, la configuracion geografica tambien sufria alteraciones. Las repercusiones de la crisis y la recuperacion economica tuvieron expresiones diferentes segun se tratase de una u otra region. Mientras las ciudades del norte aumentaban su produccion, empleo y exportacion, el sur se sumia en una depresion aguda. Por su parte, el area metropolitana de la Ciudad de Mexico, con sus inmediaciones, cambiaba su configuracion, perdiendo actividad manufacturera y ganando en servicios.

El rapido crecimiento economico del norte de Mexico ha sido claramente liderado por tres localidades: Ciudad Juarez, Monterrey y Tijuana. Monterrey, situada a 200 kilometros de la frontera internacional con Texas y de amplia tradicion manufacturera, ha consolidado su liderazgo en manufactura tradicional pero con tecnologia de vanguardia y con una marcada vocacion exportadora (la industria del vidrio es un ejemplo destacado), asi como en ciertos servicios de alto valor agregado (por ejemplo, financieros y de ingenieria industrial). Ciudad Juarez y Tijuana, por otro lado, han tenido un desarrollo fuertemente influido por su condicion fronteriza. Estas dos ciudades concentran gran parte de la actividad maquiladora del pais, especializandose en autopartes, la primera, y en electronicos, la segunda; (1) ademas, se caracterizan por intensas relaciones economicas transfronterizas que incluyen flujos laborales y de servicios, entre los que se encuentran los relativos a la salud. Asimismo, de oeste a este, Mexicali, San Luis Rio Colorado, Nogales, Piedras Negras, Nuevo Laredo y Matamoros participan de esta reorganizacion geografica. De manera similar, situadas a algunos cientos de kilometros al sur de la frontera, se tienen tambien las ciudades de Hermosillo, Chihuahua, Saltillo, San Luis Potosi, entre otras. No obstante, se debe ser cauteloso en concluir que esta recomposicion geografica significa un claro proceso de modernizacion en agudo contraste con lo que sucede en el resto del pais. En primer lugar, el dinamismo de la actividad economica en la mayoria de las urbes del norte no se puede comparar con la de Ciudad Juarez, Monterrey y Tijuana. Segundo, la estructura economica de las ciudades fronterizas es muy diferente en comparacion con Monterrey. Tercero, la relevancia economica de estas tres urbes es aun lejana comparada con la del area metropolitana de la ciudad de Mexico. Cuarto, la profundidad del desarrollo economico y su proyeccion como ciudades internacionales esta aun por verse; en el caso de Monterrey, porque su crecimiento se funda en industrias tradicionales, y en el caso de Ciudad Juarez y Tijuana, porque su actividad manufacturera en sectores modernos adolece de encadenamientos con la industria nacional, por no hablar de sus vinculos con la planta local. (2)

En este trabajo nos planteamos abordar la problematica regional de la modernizacion economica de una manera un tanto tangencial pero, esperamos, util. Intentamos examinar la naturaleza de esta transformacion a traves del analisis de los salarios relativos de los trabajadores mas educados. Para facilitar el planteamiento de nuestros puntos de vista es conveniente delimitar nuestro campo de estudio, tanto en el tiempo como en el espacio. Concentramos la atencion, entonces, exclusivamente en los anos comprendidos entre 1987 y 1994 y, geograficamente, en la ciudad de Tijuana, con algunas comparaciones con la Ciudad de Mexico.

Entre mediados de los anos ochenta y la mitad de los noventa, los salarios de los trabajadores con educacion superior y/o con puestos directivos tendieron a despegarse respecto de los ingresos salariales del resto de los trabajadores. Posteriormente, la crisis de 1995 modifico este proceso, pues la reduccion porcentual de los salarios mas elevados fue mayor que entre los salarios bajos y, mas adelante, el auge economico de 1996 a 2000 cambio la direccion de la tendencia (Alarcon y Zepeda, 2003; Lopez, 2001; Salas y Zepeda, 2003). Aunque a la fecha se cuenta ya con informacion mas reciente, en este trabajo concentramos la atencion unicamente en el periodo de aumento relativo de los salarios de los trabajadores con mayor calificacion, que coincide con el impacto inicial de las reformas economicas y de la estabilizacion macro.

Los cambios economicos en el periodo de estudio tuvieron efectos diferentes por ciudad, pero aqui solo analizamos el caso de Tijuana y lo comparamos solo con el de la Ciudad de Mexico. De esta manera, dejamos para otro momento la discusion de las diferencias que existen entre Ciudad Juarez y Tijuana como sedes de la maquiladora, (3) y las desigualdades entre Guadalajara, Monterrey y el area metropolitana de la Ciudad de Mexico como sitios de tradicion industrial, asi como las diferencias entre estos dos bloques de ciudades. Tambien dejamos de lado lo que se ha dado en llamar la segunda frontera, que incluiria poblaciones como Saltillo, Aguascalientes y San Luis Potosi, entre otras.

El articulo se inicia con una revision del patron de cambio de los salarios relativos en el ambito nacional durante el periodo seleccionado. Despues, se formula una bateria de hipotesis de trabajo que incorporan la dimension regional a la discusion sobre los salarios relativos. En la siguiente seccion contrastamos estas hipotesis con la evidencia empirica obtenida de diversos estudios y de un sencillo ejercicio econometrico que permite identificar los determinantes del ingreso y sus cambios en Tijuana, asi como su comparacion con la Ciudad de Mexico. Mas que en la tecnica de su derivacion, concentramos la atencion en la interpretacion de los resultados, gracias a que los obtenidos son similares a los reportados en la ya amplia gama de estudios sobre el tema. Algunas reflexiones finales cierran el articulo.

La creciente dispersion salarial

En Mexico, como en otros paises, la liberalizacion economica ha coincidido con una mayor dispersion salarial y una distribucion mas inequitativa del ingreso. Una diversidad de trabajos con datos de fuentes varias coinciden en senalar que la dispersion del ingreso empeoro en Mexico a partir de mediados de los anos ochenta. Segun varias estimaciones, la distribucion de ingresos se agravo de 1984 a 1989 y entre 1989 y 2000; ademas, la desigualdad salarial jugo un papel preponderante, pues aporto mas de la mitad de la desigualdad total en los ingresos (Alarcon, 1994; Alarcon y Mckinley, 1997b; Cortes, 2000; Hernandez, 2000 y 2003, Szekely, 1998). Numerosos estudios muestran que, segun los datos de las encuestas de empleo, el salario de los trabajadores con mayor escolaridad formal o con puestos de elevada jerarquia ha aumentado respecto a los que tienen menos escolaridad o se desempenan en puestos basicos (Alarcon y Mckinley, 1997a,b; Cragg y Epelbaum, 1996; Hernandez, Garro y Llamas, 2000; Robbins, 1995; Zepeda y Ghiara, 1999). Datos de la industria manufacturera sugieren un comportamiento similar median te el cual el salario de los obreros se deteriora en relacion con el de los empleados y trabajadores no involucrados en el proceso productivo (Feenstra y Hanson, 1994 y 1997;Tan y Batra, 1997; Lopez, 2001).

La creciente dispersion en el ingreso salarial ha sido examinada mediante ecuaciones de ingreso y expresada como rendimientos crecientes a la pericia de los trabajadores, aproximada esta ya sea por escolaridad formal, tipo de oficio o experiencia. Por lo general, la regresion de los ingresos salariales sobre un conjunto de variables economicas y demograficas da como resultado coeficientes constantes en el tiempo para los trabajadores con poca educacion pero crecientes para aquellos con educacion media y superior. De manera similar, permanece constante el coeficiente que identifica oficios como operadores de maquinaria, obreros fabriles y puestos diversos que requieren poca calificacion, pero en el caso de los altos puestos gerenciales y los profesionistas, entre otros, sus coeficientes observan una tendencia creciente. (4)

No obstante que la disparidad en los ingresos salariales se explica por el crecimiento en los rendimientos a la educacion y/o tipo de ocupacion, asi como por otras variables economicas y sociodemograficas, lo que no es explicado por estas variables acusa, a su vez, una dispersion creciente. La diferencia entre el ingreso medio del decil mas bajo y del mas alto de la distribucion de los residuos de regresiones de ingreso aumento de 40 a 80 por ciento entre 1987 y 1993 (Ghiara y Zepeda, 1996). El incremento de este residuo sugiere que en la determinacion del ingreso influyen cada vez mas factores no incluidos en los analisis de regresion, dificilmente incorporables a las encuestas de empleo pero, quiza, cada vez mas relevantes. Uno de estos factores alude a diferenciales significativos en la calidad de la educacion. En un trabajo dedicado a la dispersion salarial en Chile, Robbins (1994a y 1994b) argumenta que las diferencias en la calidad de la educacion superior recibida en aquel pais pudieran ser una explicacion de los crecientes residuos. De igual manera, la polarizacion de las condiciones de ensenanza entre escuelas publicas y privadas en Mexico acaecida en los ultimos veinte anos bien pudiera ser un factor de diferenciacion en el ingreso salarial recibido. En cualquier caso, es ampliamente conocido que la escolaridad y la ocupacion solo pueden dar cuenta de una manera bastante aproximada de las diferencias en capacidades y habilidades, y que cuestiones como "suerte" o el entorno institucional pueden influir significativamente en la determinacion del ingreso.

Las causas de la dispersion salarial

De acuerdo con la teoria del comercio internacional en su formulacion Hescker-Ohlin-Samuelson, los episodios de liberalizacion en un pais con relativa abundancia de mano de obra debieran acompanarse con el aumento del salario relativo de los trabajadores poco calificados y de una igualacion en la distribucion del ingreso (Krueger, 1990). No obstante, la creciente dispersion del salario en Mexico, asi como en otros casos de liberalizacion, contradice las predicciones de la teoria tradicional del comercio internacional. Esto ha llevado a la busqueda de explicaciones alternativas. Entre las de mayor aceptacion se encuentran las que se centran en el impacto salarial de las nuevas tecnologias que enfatizan el conocimiento. En la medida en que la liberalizacion y modernizacion incorporan estas tecnologias, la demanda de trabajo calificado se desplaza y el salario relativo de estos trabajadores aumenta a pesar de que su oferta tambien se eleva. De acuerdo con esta perspectiva analitica, entonces, la causa detras del cambio en los salarios relativos es el cambio tecnologico con sesgo hacia el trabajo calificado. Siguiendo lineamientos similares pero explicitamente extendiendo el analisis mas alla de la organizacion de la produccion, se plantea que la liberalizacion y la reforma economicas demandan trabajadores altamente calificados. La idea basica es que el cambio en la manera de hacer negocios reclama personas con habilidades para conducirlo y llevar a cabo la insercion en mercados con reglas y practicas hasta ese momento poco comunes (Robbins, 1994a, 1994b y 1995; Cragg y Epelbaum, 1996). Desde otra perspectiva, Wood (1997) ha puesto enfasis en la naturaleza actual del comercio y la competencia internacional. Ciertamente, los salarios en Mexico son bajos pero se compite tambien en el mercado interno y externo con paises con salarios aun mas reducidos. Esto significa que, concediendo que la liberalizacion efectivamente promoviese el crecimiento y el aumento del salario, la competencia con paises cuyos salarios son aun mas bajos impide el incremento de las retribuciones de los trabajadores menos calificados.

Luego de reflexionar sobre la relacion economica entre Mexico y Estados Unidos, asi como acerca de la gran relevancia de la produccion compartida y la subcontratacion internacional, gran parte de la cual ocurre bajo el programa maquilador, se ha propuesto que la liberalizacion del comercio puede aumentar el salario relativo de los trabajadores mas calificados en ambos paises (Feenstra y Hanson, 1994 y 1997). La idea central es que la produccion dentro de cada pais puede representarse por una linea continua de combinaciones entre trabajo calificado y trabajo sin calificacion. En condiciones de libre comercio internacional, la inversion internacional de Estados Unidos en Mexico traslada segmentos de la produccion que corresponden a una combinacion de trabajo con la menor calificacion en Estados Unidos, pero que resultan ser de alta calificacion en nuestro pais. La produccion compartida y la subcontratacion internacional aumentan, asi, la demanda relativa de los trabajadores mas calificados tanto en Mexico como en Estados Unidos, lo cual eleva su salario. Notese que este incremento en el salario relativo se obtiene independientemente de la naturaleza del cambio tecnologico, implicando que la mayor dispersion salarial no supone necesariamente la adopcion de tecnologias sesgadas hacia el conocimiento. Este planteamiento tampoco requiere de desplazamientos de la demanda de trabajo entre sectores, tal y como lo reclama la teoria tradicional del comercio, ni exige procesos de especializacion siguiendo las pautas de abundancia relativa de factores. Otra ventaja, empirica en este caso, de esta explicacion es que incorpora el papel predominante que juegan los flujos entre empresas e industrias en el comercio internacional entre Mexico y Estados Unidos.

Al igual que la argumentacion sobre la naturaleza de la competencia internacional, la perspectiva de la produccion compartida es consecuente con la idea de que Mexico es, en el contexto internacional, un pais con salarios intermedios. Suponiendo que, por exclusion, salarios de rango medio implican una abundancia relativa de trabajadores de calificacion intermedia, la liberalizacion comercial debiera aumentar el salario de estos trabajadores mediante un mecanismo tipo teoria del comercio internacional. Pero estos obreros, que, vistos internacionalmente, son de calificacion intermedia, localmente corresponden a segmentos de alta calificacion. El aumento de sus salarios explica, pues, la creciente polarizacion salarial. Cabe hacer notar que, al contrario de la argumentacion basada en la competencia internacional, este mecanismo no supone nada respecto a la direccion del cambio absoluto en los salarios; todo lo que requiere es que los salarios reales se muevan en favor de los trabajadores mas calificados. De igual manera, notese que la idea de un continuo de combinaciones en la calificacion de la mano de obra que se inicia en Estados Unidos y desciende hacia Mexico puede extenderse a otros paises. En cierto sentido, esta argumentacion constituye, pues, una generalizacion de las predicciones de la teoria del comercio internacional y tal vez de la argumentacion de la competencia internacional.

Desde una perspectiva diferente, se ha senalado que las explicaciones arriba presentadas no son plenamente satisfactorias, en parte porque la creciente dispersion salarial tambien se asocia con las presiones de la estabilizacion macroeconomica, la influencia de los salarios minimos, de las instituciones en general y en particular las laborales (Card y DiNardo, 2002; Fairris, Popli y Zepeda, 2002; Fortin y Liemeux, 1997). Considerando que durante los anos ochenta y noventa estos dos factores interactuaron entre si, se enfatiza el papel de las instituciones del mercado laboral para controlar los salarios de los trabajadores poco calificados como parte de los ajustes antiinflacionarios de esos anos. Este enfoque rescata el gran poder que han demostrado tener los disenadores de politica para reprimir los salarios de los trabajadores menos calificados a traves de instituciones que fueron originalmente constituidas para proteger sus derechos y condiciones de vida. Cabe resaltar que esta linea de argumentacion acepta que, al igual que la perspectiva de la competencia internacional, los salarios absolutos de los trabajadores menos calificados aumentaran poco o incluso disminuiran en funcion de las necesidades de la estabilizacion y la capacidad de las instituciones del mercado laboral para concretarla.

Evidencia empirica

La discusion sobre la evidencia empirica respecto a las crecientes diferencias que implican los salarios relativos se puede organizar en torno a cuatro preguntas. Primero, como se comportan el empleo y los salarios en las distintas ramas? Segundo, como cambian el empleo y los salarios a traves del tiempo? Tercero, que ramas experimentan los aumentos mas rapidos? Cuarto, en que regiones los incrementos son mas pronunciados? La respuesta a estas preguntas nos permitira, creemos, acercamos a la comprension de las causas que originan el crecimiento de los salarios relativos.

Los argumentos fundados en la teoria del comercio internacional predicen desplazamientos sustanciales del empleo, la inversion y la produccion entre industrias. Por su parte, aquellos que suscriben el cambio tecnologico sesgado al conocimiento y la habilidad, el aumento de los requerimientos de habilidades por efecto

del comercio internacional y la subcontratacion internacional, predeciran cambios en el ambito interindustrial. Las perspectivas que enfatizan los cambios institucionales, la estabilizacion macroeconomica y las nuevas formas de la competencia internacional no se adscriben de manera definitiva ni a los cambios interindustriales ni a los intraindustriales. La mayoria de los estudios sobre cambios en el empleo no han encontrado evidencias de cambios interindustriales sustantivos (Alarcon y Mckinley, 1997a y 1997b; Ghiara y Zepeda, 1999). Sin embargo, ello no debe llevamos inmediatamente a la conclusion de que los mecanismos que la teoria del comercio internacional realza no esten funcionando, ya que el empleo y la produccion han tendido a concentrarse en los sectores manufactureros pesados y modernos, tanto en las ultimas etapas de la sustitucion de importaciones como durante la liberalizacion. Ello explica el hecho senalado por diversos estudios de que el aumento de las habilidades en el empleo se haya localizado en el interior de las industrias mismas (Cragg y Epelbaum, 1996; Ghiara y Zepeda, 1996; Robbins, 1995). (5) Mas aun, en la medida en que las distintas explicaciones no son necesariamente excluyentes, cabe la posibilidad de que efectos en direcciones contrarias se compensen entre si, dificultando su identificacion empirica. Por ejemplo, la teoria del comercio internacional predice que los recursos fluiran hacia las ramas que exigen en abundancia mano de obra poco calificada, pero si la estabilizacion tiene efectos depresivos particularmente agudos en estas ramas, dada su especializacion en los mercados internos, el efecto esperado por la teoria del comercio internacional no sera visible aun cuando efectivamente estuviese en accion. (6)

Se ha argumentado que la liberalizacion y la reforma economica deben mejorar la eficiencia productiva en todo tipo de actividad, o al menos en aquellas directamente conectadas con los flujos comerciales. Sin embargo, no todas las ramas estan expuestas en el mismo grado a la competencia internacional ni tampoco observan las mismas posibilidades de transformacion tecnologica. De aqui que se puedan esperar diferencias entre ramas en cuanto a la velocidad y magnitud de los cambios en salarios. La evidencia disponible indica que ciertamente existen diferencias significativas en la prima a la educacion entre ramas y que incluso las mismas ecuaciones que explican el comportamiento de los salarios difieren estructuralmente de una rama a otra (vease mas adelante Ghiara y Zepeda, 1996). Pero, cuales ramas son las lideres y cuales se retrasan en este proceso de aumento en la prima a la educacion? Las explicaciones ya presentadas apuntan, nuevamente, en diversas direcciones. El enfoque del cambio tecnologico sesgado a la habilidad y la subcontratacion Estados Unidos-Mexico implica en ambos que el crecimiento de la prima a la educacion debera ser mayor alli donde la inversion esta fluyendo. El punto de vista del aumento de la habilidad por efecto del comercio indica que el crecimiento de la prima a la educacion sera mayor donde las exportaciones esten aumentando mas rapidamente. En terminos de ramas, se proponen entonces unas cuantas actividades con crecimiento rapido de la prima a la educacion: servicios al productor (legales, ingenieria, gerencia), comercio al mayoreo y menudeo, finanzas y comunicaciones; maquinaria y equipo dentro de la manufactura. El enfoque del sesgo habilidad en la tecnologia y la subcontratacion tenderan a enfatizar la manufactura sobre los servicios, mientras que el efecto habilidad del comercio seria tal vez indiferente entre los servicios y la manufactura. (7)

La evidencia disponible sobre Mexico sugiere que la prima aumenta mas rapidamente en los servicios de alto valor agregado, asi como en la manufactura de maquinaria y equipo (Ghiara y Zepeda, 1996). Esto quiere decir que la prima a la habilidad aumenta mas rapido donde se concentra la inversion y donde las exportaciones son mayores. Esto es consecuente con el enfoque del sesgo habilidad del cambio tecnologico y comercial, por lo que no permite distinguir cual es el efecto que esta dominando. El resto del trabajo se aboca a la dimension regional y dentro de esta aborda tambien la cuestion sectorial, esto es, la tercera y cuarta pregunta. Primero revisamos la literatura sobre el tema para despues analizar la evidencia relativa a la prima a la habilidad en el caso de la ciudad de Tijuana.

La dimension regional

Los cambios regionales han sido un componente sumamente importante en el cambio estructural desde los anos ochenta. De hecho, el comportamiento economico entre regiones ha sido bastante dispar, cuestion que sugiere que el patron de cambio salarial por regiones puede tambien haber sido muy diferente. En una serie de estudios se sostiene que tanto el monto como el incremento en los salarios de los trabajadores mas calificados son mayores en la region fronteriza de Mexico con los Estados Unidos, argumentando que durante los anos ochenta la inversion extranjera directa en la manufactura se recupero y que mucho de ello se debio a la industria maquiladora localizada en dicha frontera (Feenstra y Hanson, 1994 y 1997). El analisis de estos autores se centra en el salario relativo de los empleados respecto a los obreros, reportados en los censos industriales de 1975 a 1988 y en los incluidos en la Encuesta Industrial Mensual (EIM) correspondiente a los anos de 1984 a 1990. Las estimaciones con datos censales muestran que los salarios relativos son mas altos y aumentan mas rapidamente en los estados fronterizos. La misma tendencia se observa entre 1984 y 1990, segun los datos de la EIM.

No obstante lo anterior, los resultados de un estudio sobre una problematica semejante, pero utilizando la base datos de la Encuesta Nacional de Empleo Urbano (ENEU), apuntan en una direccion contraria. Los salarios relativos de los trabajadores con mayor educacion y su aumento, entre 1987 y 1993, en ocho industrias manufactureras es menor en tres ciudades fronterizas que en otras 13 importantes urbes, incluyendo la Ciudad de Mexico, Monterrey y Guadalajara (Zepeda, 1997). En apoyo de estos resultados se argumenta que la manufactura en ciudades fronterizas se caracteriza por requerir mano de obra poco calificada en abundancia. Contrario a la vision de Feenstra y Hanson (1997), pues, las maquiladoras no deben ser consideradas como lideres en el aumento de la calificacion de la mano de obra en la manufactura. Como pueden conciliarse estos puntos de vista claramente opuestos?

Las plantas maquiladoras constituyen ciertamente un conjunto heterogeneo que, sin embargo, puede ser mejor descrito como intensivo en mano de obra de calificacion intermedia. (8) Una buena parte de estas plantas demandan trabajadores cuya calificacion es por lo general superior a aquella de la micro, pequena y, tal vez, mediana manufactura. Sin embargo, las maquiladoras generalmente exigen menos mano de obra calificada que la gran manufactura. Ahora bien, estas plantas han venido cambiando con el tiempo y, sensibles a ello, algunos analistas hablan de la "nueva" maquiladora y de una primera, segunda e, incluso, tercera generacion de plantas (Mendiola, 1998). Un buen numero de estudios de caso han documentado estos cambios. Sin embargo, el comportamiento de los datos agregados poco refleja los cambios sugeridos en dichos estudios. Por ejemplo, la composicion del empleo en la maquiladora se ha estado inclinando hacia una mayor presencia de trabajadores que no estan vinculados directamente con la produccion, pero su monto aun continua siendo muy bajo en comparacion con el promedio de la manufactura no maquiladora. Los casos documentados de la nueva maquila se ubican sobre todo en la industria electronica y de autopartes, pero estas industrias han ido perdiendo terreno frente a la manufactura tradicional tanto en ocupacion como en numero de plantas. Si por cada planta en manufactura tradicional existian 1.5 de manufactura moderna en 1985, para 1997 esta relacion se habia invertido, de modo que habia tan solo 0.7 plantas en sectores modernos por planta en sectores tradicionales. Por cada empleado en manufactura tradicional en 1985 habia 3.5 en sectores modernos; para 1997 solo habia dos. (9) Mas sorprendente es el hecho de que tras muchos anos de existencia, la proporcion de insumos nacionales en los insumos totales continua siendo de aproximadamente 2%. Esto sugiere, pues, que la maquiladora dificilmente podria estar jugando un papel de liderazgo en un cambio tecnologico cuya naturaleza implicase un gran aumento en la prima a la habilidad.

Pero, que nos esta diciendo, entonces, la evidencia presentada por Feenstra y Hanson? Creemos que sus datos deben interpretarse de otra manera. La asociacion entre inversion en maquiladora y la prima a la habilidad no puede tratarse analizando los estados fronterizos. Primero, la actividad maquiladora toma lugar en solo algunas regiones de los estados fronterizos: en las ciudades alli situadas. Estas representaban 90% del empleo maquilador en 1984 y un significativo 75% en 1998. Segundo, el efecto economico de las maquiladoras mas alla de las poblaciones en que se localiza es muy limitado debido a que sus encadenamientos son muy reducidos. Tercero, un problema adicional con los datos por estado es que las entidades fronterizas incluyen a Nuevo Leon. Economicamente hablando, dicho estado se centra en el area metropolitana de Monterrey, segunda ciudad industrial de Mexico, donde reside 90% de la poblacion de la entidad. La inclusion de Monterrey dentro del agregado fronterizo de Feenstra y Hanson sesga el salario relativo medio hacia arriba porque se trata de un area industrial que crecio durante la sustitucion de importaciones, especializandose en grandes plantas en las industrias metalicas y de maquinaria y equipo, con una demanda considerable de actividades de ingenieria para la adaptacion e innovacion tecnologica (Katz, 2000). Mas aun, siendo un estado fronterizo, Nuevo Leon no cuenta con ninguna ciudad fronteriza de consideracion y por lo tanto no existe en la entidad la maquiladora tipica de este tipo de ciudades. (10) Cuarto, un problema adicional al del tratamiento de la maquiladora a partir de estados fronterizos consiste en que el analisis de Feenstra y Hanson (1997) de los datos de la EIM equivocadamente atribuye los cambios regionales observados a los efectos de la inversion en maquiladora. El problema es que la EIM explicitamente excluye de su muestra a las plantas maquiladoras. (11) A partir de esta revision nos inclinamos, pues, a aceptar la evidencia que sugiere que la prima a la habilidad tiene un valor menor y crece menos rapido alli donde la forma dominante de la manufactura es la maquila, esto es, en ciudades fronterizas.

Una limitacion del analisis tanto de Feenstra y Hanson (1994 y 1997) como de Zepeda (1997) es que se considera a la frontera como un agregado homogeneo. Ello esta lejos de ser el caso. En realidad existen diferencias sustanciales entre las ciudades fronterizas mismas en lo relativo a, por ejemplo, estructura manufacturera y de servicios, montos de ingreso e incidencia de la pobreza, avance educativo y otros aspectos socioeconomicos (Weeks y Ham, 1992; Zepeda y Felix, 1995). Para evitar el problema de la heterogeneidad de la frontera norte de Mexico e incorporar datos mas recientes, la siguiente seccion se concentra en el comportamiento de la prima a la educacion en Tijuana entre 1987 y 1994.

Salarios relativos en Tijuana

Tijuana contaba a mediados de los anos noventa con mas de un millon de habitantes, siendo una de las ciudades de mas rapido crecimiento en Mexico; sus ingresos medios tienden a ubicarse por encima de los nacionales y su poblacion esta relativamente bien educada. Tijuana ha desarrollado una amplia red de restaurantes, de comercio al menudeo y ha generado una planta manufacturera no maquiladora significativa para los estandares fronterizos. La importancia de esta ciudad en el empleo nacional y en varias ramas de actividad ha sido ampliamente documentada (Alarcon y Mckinley, 1997b; Boltvinick y Hernandez, 1999; Cortes, 2000; Hernandez 2000 y 2003; INEGI-CEPAL, 1993; Lustig, 1996). De una manera esquematica se puede decir que el impulso economico tijuanense reside en el comercio transfronterizo de bienes y servicios, en el flujo internacional de trabajadores y en la industria maquiladora. Se ha estimado que hasta una tercera parte del producto regional interno de la ciudad se relaciona con los vinculos transfronterizos (Clement y Zepeda, 1993; Alegria, 1992). Esta cifra incluye 8% de residentes de la ciudad que laboran en el condado de San Diego, con salarios significativamente por encima de los pagados en la ciudad (y que ejercen un poder de compra importante que eleva precios en rubros especificos como el de vivienda). Haciendo uso extensivo, casi exclusivo, de insumos importados y empleando una fuerza de trabajo de calificacion intermedia, Tijuana es asiento preferido de la industria maquiladora y su especializacion es la industria electronica. Los establecimientos y el empleo en la maquiladora han venido aumentando continuamente durante los ultimos 20 anos. En 1980 Tijuana daba cuenta del 10% del empleo maquilador y de menos del 20% de los establecimientos, para 1998 estas cifras llegaban casi al 15 y rebasaban el 20%. Por lo general, las maquiladoras han ocupado un numero relativamente reducido de personas. Pero su tamano relativo ha ido aumentando. En 1980, el promedio nacional de ocupacion por establecimiento maquilador era aproximadamente de 200 trabajadores; en Tijuana era de tan solo 100 personas. Para 1998 el promedio se elevo a poco mas de 300 empleados por establecimiento en el ambito nacional, pero se duplico a 200 en la ciudad. La reduccion de la brecha entre el tamano en Tijuana y el promedio nacional sin duda esta relacionado con la llegada de grandes plantas en el renglon electronico en esta ciudad.

Como se deben comportar los salarios relativos o la prima a la educacion en Tijuana? Proponemos las siguientes hipotesis de trabajo.

* Primera, en el supuesto de que Tijuana sea un lider en la exportacion moderna manufacturera, desde la perspectiva del cambio tecnologico sesgado a la habilidad, del efecto mayor calificacion del comercio y del enfoque de la subcontratacion, se deberia observar un rendimiento a la educacion superior mas alto, con un crecimiento mas rapido que en otras ciudades.

* Segunda, debemos encontrar que en el interior de la manufactura de Tijuana el valor y crecimiento de la prima a la educacion sean claramente mayores en la industria electronica.

* Tercera, el crecimiento y valor de la prima a la educacion en los servicios de alto valor agregado de Tijuana debera ser menor que en las principales ciudades no fronterizas del pais. Tres argumentos sustentan esta hipotesis. Un primer argumento nos remite a las economias de aglomeracion requeridas por estas actividades. Aunque Tijuana es una ciudad de rapido crecimiento, su tamano aun esta lejos de las magnitudes de metropolis tales como Guadalajara y Monterrey, para no mencionar a la Ciudad de Mexico. Otro elemento que apoya esta hipotesis es la escasa integracion entre la industria manufacturera de Tijuana y las demas actividades productivas, como por ejemplo los servicios al productor. Entre las ciudades fronterizas, Tijuana se caracteriza por tener como contraparte en Estados Unidos a la ciudad economicamente mas solida, San Diego; de esta manera, en un contexto fronterizo de alta porosidad, es muy probable que la demanda de Tijuana de este tipo de servicios sea abastecida desde aquella ciudad. (12) Cuarta, en servicios de menos valor agregado y mas especificamente en aquellos ligados o en competencia con los servicios ofrecidos desde San Diego, esperariamos que la prima a la educacion en Tijuana tuviese un valor y un crecimiento mas rapido que en ciudades no fronterizas. (Una version menos ambiciosa de esta hipotesis indicaria que en caso de que el valor y crecimiento de la prima a la educacion en Tijuana sea menor que en las ciudades no fronterizas, la distancia entre estas dos no seria tan grande). El sustento para esta hipotesis se encuentra en la idea de que la proximidad fronteriza ejerce una fuerte presion a igualar la calificacion de la mano de obra utilizada en ambos lados de la frontera. En el caso de que su ritmo de crecimiento no fuese mayor pero si su valor, ello sugeriria que las presiones al alza se habrian dado con anterioridad, impulsadas por una creciente transfronterizacion de Tijuana.

Datos

Para someter a escrutinio las hipotesis arriba expuestas, hacemos uso de los registros de la base de datos de la ENEU que el Instituto Nacional de Estadistica, Geografia e Informatica lleva a cabo trimestralmente. Los datos utilizados corresponden a los registros sin expandir para el segundo trimestre de cada ano entre 1987 y 1994 para las ciudades de Tijuana y el Distrito Federal. Dado que nuestro interes se ubica en los segmentos de la fuerza de trabajo mas sensibles a la modernizacion, seleccionamos una submuestra que corresponde al empleo formal y estable, definida como los trabajadores asalariados que trabajaron mas de 40 horas, todo el ano, en establecimientos con registro, con mas de 5 empleados si se trata de servicios y mas de 15 si es manufactura. (13) Los salarios nominales se deflactaron con el indice de precios al consumidor correspondiente a cada ciudad. Las categorias de educacion indican el maximo grado obtenido por los entrevistados (una lista completa de estas categorias aparece en el cuadro 1). Dado que la encuesta no provee informacion sobre la experiencia laboral, estimamos la experiencia potencial a partir de la edad y la escolaridad del entrevistado.

Estimaciones del rendimiento a la habilidad

El rendimiento a la habilidad o destreza es estimado en esta seccion mediante un analisis de regresion con datos entre 1987 y 1994. Las habilidades de los agentes en el mercado laboral pueden ser aproximadas mediante la escolaridad o la experiencia. Sus cambios se miden a partir de ecuaciones de capital humano para determinar salarios del tipo propuesto por Mincer (1974, 1994). Estimamos para el segundo semestre de cada ano formulaciones identicas pero separadamente para hombres y mujeres. La ecuacion a estimar es la siguiente:

[Ln(ingreso).sub.i] = [alfa] + [[beta].sub.1] [Ed.sub.i] + [[beta].sub.2] [Ex.sub.i] + [[beta].sub.3] [H.sub.i] + [[beta].sub.4] [S.sub.i] + [[beta].sub.5] [I.sub.i] + [[epsilon].sub.I] (1)

Cada ecuacion explica el logaritmo del ingreso real mensual en funcion de [Ed.sub.i]., vector con nueve variables dicotomicas que identifican el grado de escolaridad (prminc, prmcom, secinc, seccom, prep, tec1, tec2, subprof, prof); [Ex.sub.I], vector que incorpora los anos de experiencia potencial bajo un forma polinominal de orden cuatro; [H.sub.I], numero de horas; (14) [S.sub.I], rector de variables dicotomicas para distinguir los lugares de trabajo por el numero de empleados; finalmente, [I.sub.I], vector con variables dicotomicas por rama de actividad. Verificamos que este ejercicio no violase los supuestos sobre los que se construye el modelo de regresion; encontramos resultados satisfactorios en todas las ecuaciones y todos los trimestres. El coeficiente de correlacion [R.sup.2], ajustado, observa valores en un rango de 0.25 a 0.47, pero de mayor interes es el hecho de que su comportamiento en el tiempo sugiere que el enfoque del capital humano gana progresivamente poder explicativo durante el periodo analizado. Todos los coeficientes estimados tienen el signo esperado y la mayoria de ellos son estadisticamente significativos.

Para damos una idea de los cambios en el retorno a las habilidades fijamos la atencion en el rendimiento a la educacion una vez que se toma en cuenta la experiencia y las demas variables explicativas. En las graficas 1 y 2 mostramos el coeficiente para grados seleccionados de la variable educacion. (15) En estas graficas se puede observar que el rendimiento a la educacion para los trabajadores con poca educacion ciertamente fluctua en el tiempo pero no se puede percibir ninguna tendencia. Por el contrario, los rendimientos a la educacion correspondientes a estudios profesionales tienden claramente al alza. Un trabajador con educacion profesional recibia en 1987, ceteris paribus, un salario 80% (coeficiente = 0.8) mayor que un trabajador sin educacion, mientras que en los anos noventa esta relacion se situo en alrededor de 100%.

[GRAFICO 1-2 OMITIR]

El rendimiento a la educacion superior en Tijuana ha sido siempre mucho mayor que el rendimiento a la educacion sub-profesional o a la educacion secundaria, pero la brecha que los separa se ha ensanchado en los ultimos anos, indicando que la desigualdad entre la poblacion asalariada ha aumentado. Este es un resultado consistente con la situacion nacional. En todo caso, ello es consistente con la perspectiva de que la presion de demanda sobre los segmentos de alta calificacion puede ser relativamente debil en la frontera. (16)

La comparacion de la evolucion y estructura del rendimiento a la educacion para hombres y mujeres revela hechos interesantes que pueden matizar el punto de vista sostenido aqui: la idea de que el cambio estructural hacia una mayor calificacion laboral es debil. Al comparar los resultados de regresiones separadas para hombres con las de mujeres, se observa que el rendimiento es semejante pero que su patron de cambio es diferente. Primero, los cambios en el rendimiento a la educacion son menos bruscos en lo concerniente a las mujeres, lo cual sugiere que en este caso una proporcion mas grande del cambio en el rendimiento a la educacion, pero no mucho mas grande con respecto a los hombres, debe atribuirse a cambios estructurales y una menor a los coyunturales. Segundo, el rendimiento a la habilidad tiende a aumentar mas rapido para las mujeres que para los hombres, indicando que posiblemente la demanda de habilidades sea mas fuerte en posiciones ocupadas por mujeres. (17) Tercero, el comportamiento de la prima a la educacion para trabajadores de educacion media y basica difiere marcadamente entre hombres y mujeres. Mientras el coeficiente para hombres disminuye, el de mujeres aumenta. Esto es, el cambio hacia empleo mas calificado en el caso de las mujeres abarca todos las categorias educacionales aqui definidas. Dado que la ocupacion de mujeres de alta calificacion ha aumentado, el hecho de que sus rendimientos a la educacion sean crecientes sugiere que la modernizacion en Tijuana esta demandando mujeres en ocupaciones que requieren alta calificacion. Esto es notable no solo porque las mujeres en esta ciudad tienen una alta tasa de participacion en la fuerza de trabajo (Cruz, 1993:112), sino sobre todo porque sugiere que el tradicional mercado de trabajo de poca calificacion esta cambiando hacia un mercado laboral mas integral en la maquiladora tijuanense.

Rendimientos a la habilidad por rama

En esta seccion analizamos la estructura y cambios en la diferencias interindustriales en la prima a la habilidad a partir de estimar separadamente ecuaciones con regresiones por rama. La hipotesis de que la prima a la habilidad varia en su monto y tasa de cambio de una rama a otra debido al grado de exposicion a la competencia internacional y al potencial de cambio tecnologico se confirma con los resultados de esta seccion. La comparacion entre ramas indica que la determinacion de los salarios no tiene la misma estructura de una rama a otra. La prueba de Chow aplicada por pares de ramas resulto, en la mayoria de los casos, en el rechazo de la hipotesis nula de que las ecuaciones son estructuralmente las mismas. (18)

Debido a que el tamano de la muestra resulto ser muy pequeno para la fuerza laboral femenina por rama, la regresiones se corrieron exclusivamente para hombres. Aunque el punto de un tamano de muestra pequeno pudo haber sido solucionado utilizando la fuerza laboral conjunta de hombres y mujeres, la diferencia estructural que de hecho existe entre la determinacion del salario para cada uno de lo sexos nos llevo a no seguir este procedimiento. Aun en las mismas regresiones para hombres, sus resultados deben interpretarse con precaucion en el caso de algunas ramas debido precisamente al reducido tamano de la muestra. El ejercicio consistio en regresiones similares a la ecuacion (1). Se presentan resultados correspondientes a las ramas de alimentos y cuero como representativas de actividades manufactureras tradicionales; productos quimicos y de maquinaria y equipo en la manufactura moderna; construccion, restaurantes y hoteles, comercio al menudeo y mayoreo, en los servicios tradicionales y como servicios modernos a los de finanzas y educacion.

El coeficiente de correlacion ([R.sup.2]) ajustado se ubico dentro de un rango de 0.29 a 0.56, todos los coeficientes mostraron d signo esperado y la mayoria de ellos estadisticamente significativos. En las graficas 3 y 4 se muestran los coeficientes ajustados de la educacion profesional. Los resultados indican que el patron de fluctuacion difiere de una industria a otra, pero el valor de los coeficientes no discrepa mucho entre industrias, ademas de que se constata que casi todos los sectores acusan amplias fluctuaciones. En las ramas de manufactura tradicional (grafica 3) se observa un aumento rapido entre 1987 y 1989, seguido por una caida grande en 1990 que regresa el valor del coeficiente a valores semejantes a los de 1987. Por otra parte, en las dos ramas de manufactura moderna no se registran aumentos tan pronunciados durante los primeros anos, sino fluctuaciones tenues y un aumento ligero en el coeficiente en comparacion con el ano de 1987. Estos resultados no permiten concluir que Tijuana sea lider en la modernizacion manufacturera y en la demanda de trabajo calificado por parte de la manufactura en el pais. En la rama de alimentos, por ejemplo, en 1987 el coeficiente de la variable educacion superior de Tijuana se encontraba en el orden de 1.0 comparado con 0.8 en 16 ciudades grandes; para 1993 la relacion se habia invertido, pues el coeficiente en Tijuana era de 0.8, mientras que se registraba 0.9 en estas ciudades (cuadro 2). Aunque en maquinaria y equipo efectivamente se aprecia que Tijuana pudiese liderar la modernizacion en el pais, no por la rapidez de su crecimiento sino porque el valor de su coeficiente es superior al nacional en 1987 y en 1993 (0.9 y 1.0 en 1987; 1.1 y 1.2 en 1993, respectivamente), creemos que las grandes fluctuaciones en el coeficiente estimado nos deben hacer dudar de la solidez de una conclusion de este tipo.

[GRAFICO 3 OMITIR]

El patron de cambio en el rendimiento a la educacion en las actividades de servicios de Tijuana tampoco es consecuente con la vision del aumento de calificacion por efecto del comercio. En la grafica 4 se muestran los coeficientes para los servicios de construccion, comercio, finanzas y educacion. En el caso de las dos ramas de servicios tradicionales observamos un aumento brusco en 1989; despues de ese ano la tendencia es de estancamiento, tal vez con un ligero descenso. En el caso del servicio moderno de finanzas el rendimiento a la educacion superior aumenta rapidamente en 1989 y con lentitud despues de esa fecha. En la actividad de educacion se registran fluctuaciones amplias en los valores de los coeficientes estimados. Entre 1987 y 1989 el coeficiente cae abiertamente pero se recupera a partir de 1990; no obstante, su valor en 1994 es menor que el registrado en 1987. A diferencia de las otras actividades consideradas, el rendimiento a la educacion superior en la rama de la construccion claramente aumenta, producto de una rapida tendencia ascendente en los primeros anos que no alcanza a ser neutralizada por una fuerte caida en 1991. Entre este ano y 1994, el coeficiente a la educacion superior duplico su valor.

[GRAFICO 4 OMITIR]

Que nos dicen estos ultimos resultados respecto a las hipotesis de trabajo planteadas? El crecimiento del premio a la educacion en el sector de finanzas en el conjunto de 16 grandes ciudades aumenta de 0.8 a 1.2 entre 1987 y 1993, pero permanece constante en Tijuana. Esto indica que dicha ciudad se rezaga en relacion con el conjunto nacional. En contra de esta idea se tiene el hecho de que en el ano pico de 1989, el coeficiente de Tijuana fue superior al que ha sido estimado para las 16 grandes ciudades de Mexico. No obstante, las finanzas en Tijuana parecieran no ser particularmente pujantes en modernizacion, pues para 1993 el coeficiente de educacion superior de este sector era solo un punto superior al nacional (1.3 contra 1.2). En el caso del comercio, los resultados arrojan cierta evidencia de que el proceso de modernizacion es mas acelerado en Tijuana que en el contexto nacional. El coeficiente del rendimiento a la educacion inicia al muy bajo valor de 0.5 en 1987, para alcanzar un valor de 0.8 en 1993. Para el conjunto de 16 grandes ciudades los coeficientes fueron de 0.9 en 1987, mucho mas alto que el de Tijuana, y de 1.0 en 1993, ligeramente por encima de aquel de Tijuana. Finalmente, el crecimiento del coeficiente para construccion refleja el gran dinamismo de esta actividad en dicha ciudad y el hecho de que pudiese ser relativamente mas intensiva en capital y en mano de obra calificada que en el resto del pais. Los coeficientes estimados para Tijuana aumentaron de 0.3 en 1993 a 0.9 en 1993.

Para apreciar mejor el desempeno del rendimiento a la educacion superior en una industria con condiciones regionales probablemente muy diferentes, comparamos los resultados de las regresiones para la rama de maquinaria y equipo de Tijuana con los de la Ciudad de Mexico. De esta manera contrastamos una industria, la de Tijuana, que se desarrollo en un entorno de libre comercio determinado por el programa maquilador y una planta productiva que crecio en la Ciudad de Mexico bajo el cobijo de la proteccion, que solo recientemente se ha visto sometida a la competencia internacional y a la urgencia de reorientarse hacia el exterior. Para facilitar la identificacion del patron de cambio en la actividad orientada a la exportacion, comparamos por separado entre empresas grandes (con mas de 250 empleados) y entre empresas medianas y pequenas (de 16 a 250 empleados). Los coeficientes para la variable 'educacion superior' por tamano de establecimiento se presentan en las graficas 5 y 6, donde se muestra que en casi todos los anos el rendimiento a la educacion es menor en Tijuana que en la Ciudad de Mexico. Tanto para empresas grandes como para las de tamano menor, el rendimiento a la educacion aumento continuamente en la Ciudad de Mexico. En el caso de Tijuana, en cambio, los coeficientes han fluctuado bastante. De esta manera se tienen anos en que son muy semejantes entre una ciudad y otra, pero tambien se tienen anos en que los coeficientes de la Ciudad de Mexico son claramente mayores. Lo anterior no apoya la idea de que las maquiladoras demandan preferentemente, en comparacion con la Ciudad de Mexico, fuerza de trabajo con calificacion intermedia mas que con calificacion alta.

[GRAFICO 5-6 OMITIR]

Finalmente, es dificil atribuir el escaso crecimiento del rendimiento a la educacion superior en Tijuana a una abundancia regional relativa de profesionistas. En realidad la proporcion de trabajadores con educacion profesional en la fuerza laboral de Tijuana es menor que la media nacional y que aquella de la Ciudad de Mexico. (19) Entonces, la evidencia proporcionada en esta seccion no apoya la idea de que Tijuana sea la localidad propulsora del cambio y de la modernizacion economica.

Observaciones finales

A partir de mediados de los anos ochenta, Mexico experimento reformas economicas que rapidamente liberalizaron el comercio internacional y modificaron el entorno institucional. Los mercados laborales y particularmente los salarios relativos experimentaron cambios sustanciales. Durante la primera mitad de los anos noventa, los salarios de los trabajadores con alta calificacion aumentaron en relacion con aquellos de baja calificacion. Este de por si poco deseable efecto vino a empeorar un ambiente social ya enrarecido por una gran desigualdad en la distribucion del ingreso.

Las evidencias revisadas en este articulo indican que la mayor demanda de trabajo altamente calificado en Mexico contribuyo a que las remuneraciones de estos trabajadores se separaran cada vez mas de los salarios de los obreros menos calificados. Los aumentos fueron mas pronunciados en ramas manufactureras orientadas a la exportacion y/o favorecidas por los flujos de inversion, tales como maquinaria y equipo, asi como en servicios de alto valor agregado, v.gr., finanzas y comunicaciones. No obstante, este trabajo mostro que la evidencia no es suficiente para sostener que este sea el mecanismo que explique la desigualdad.

En esta investigacion se revisaron los cambios en los salarios relativos en Tijuana, una ciudad en la frontera con los Estados Unidos que se ha distinguido por su marcada orientacion exportadora y por ser sede preferente de inversiones manufactureras en la industria electronica. Mediante regresiones sobre ecuaciones de salario para diferentes secciones del mercado laboral de Tijuana, se encontro que el rendimiento a la educacion superior aumento durante el periodo de 1987 a 1994. El hecho de que estos aumentos fueran mas pronunciados para las mujeres confirma que el mercado laboral de Tijuana puede estar dejando atras su caracteristica de trabajo femenil poco calificado de ensamble o de rutinas sencillas que caracterizo a la industria maquiladora y a las actividades de servicios.

Sin embargo, los rendimientos a la educacion superior de trabajadores de sexo masculino por rama en Tijuana resultaron ser sistematicamente menores que los correspondientes a la Ciudad de Mexico. Aunque este resultado no sorprende si hablamos de servicios de alto valor agregado, dados sus requerimientos de concentracion urbana, llama la atencion en el caso de la manufactura. La moderna tecnologia y fuerte orientacion exportadora de la manufactura en Tijuana debieran situar esta ciudad como lider en el rendimiento a la educacion superior. Pero aun en la misma metropoli, el aumento en el rendimiento a la educacion superior en ramas de la manufactura tradicional es mayor que en maquinaria y equipo, lo cual se contrapone a lo encontrado empiricamente en otras urbes (Ciudad de Mexico y el agregado de 16 grandes ciudades) y a lo esperado dado las mas amplias posibilidades de innovacion tecnologica que ofrece la rama de maquinaria y equipo.

Parece ser, pues, que la modernizacion no ha cambiado radicalmente la naturaleza de la industrializacion en Tijuana, dominada por la maquiladora y por procesos que requieren mano de obra en abundancia. Ciertamente la demanda de mano de obra calificada ha aumentado, pero no lo ha hecho con la rapidez ni con la misma intensidad que ha sucedido en, por ejemplo, la Ciudad de Mexico. Estos resultados ponen en duda las visiones que atribuyen a la industria maquiladora y a Tijuana el liderazgo en la industrializacion con profundidad tecnologica y orientacion exportadora. En la medida en que la industria maquiladora, con ella Tijuana y otras ciudades de la frontera, gano peso en el empleo y la produccion manufacturera nacional, los resultados de este trabajo matizan tambien la vision de que la liberalizacion encamino la planta manufacturera mexicana hacia el uso de tecnologias sofisticadas. Sugiere que una buena parte de la industrializacion de esos anos y de su orientacion hacia la exportacion descanso en la utilizacion de mano de obra de calificacion media-baja aun dentro del contexto nacional.

Las debilidades encontradas al contrastar las proposiciones teoricas con la evidencia empirica, aunadas al hecho de que los salarios de los trabajadores con calificacion media y baja casi no crecieron, obligan a buscar otras causas que den cuenta del creciente salario relativo de los trabajadores con educacion universitaria. En este trabajo se sugiere sin abundar en ello, que las politicas de contencion salarial aplicadas sobre las remuneraciones de los trabajadores menos calificados influyeron decisivamente en la ampliacion de la brecha salarial.

Recibido en febrero de 2003

Revisado en agosto de 2003

Bibliografia

Aguilar, Ismael (1995), "Monterrey: Formas de integracion a la economia del sur de Estados Unidos", Comercio Exterior, vol. 45, no. 5, pp. 409-415.

Alarcon, Diana (1994), Changes in the Distribution of Income in Mexico and Trade Liberalization: 1984-1989, Tijuana, El Colegio de la Frontera Norte.

-- y Eduardo Zepeda (2003), "Economic Reform or Social Development? The Challenges of a Period of Reform in Latin America: Case Study of Mexico", Journal of Development Studies, por publicarse.

-- y Terry McKinley (1997a), "The Paradox of Narrowing Wage Differentials and Widening Wage Inequality in Mexico" Development and Change, vol. 28, pp. 505-530.

-- (1997b), "The Rising Contribution of Labor Income to Inequality in Mexico", North American Journal of Economics and Finance, vol. 8, no. 2, pp. 201-212.

Alegria, Tito (1992), Desarrollo urbano en la frontera Mexico-Estados Unidos, Mexico, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Ampudia, Lourdes (2002), "El rendimiento a la educacion en Ciudad Juarez", UACJ (mimeografiado).

-- (2003), "Analisis de empleo y los salarios relativos en Ciudad Juarez 1987-1998", Noesis, vol. 3, no. 25, pp. 93-130.

Boltvinik, Julio y Enrique Hernandez Laos (1999), Distribucion del ingreso en Mexico, Mexico, El Colegio de Mexico y Siglo XXI Editores.

Browning, Harley y Rene Zenteno (1993), "The Diverse Nature of the Mexican Northern Border: The Case of Urban Employment", Frontera Norte, vol. S, no. 9, pp. 11-31.

Card, David y John DiNardo (2002), "Skill-Biased Technological Change and Rising Wage Inequality: Some Problems and Puzzles", National Bureau of Economic Research, Cambridge, Working Paper W8769.

Carrillo, Jorge y Maria Eugenia de la O (2003), "Las dimensiones del trabajo en la industria maquiladora de exportacion en Mexico", en Enrique de la Garza y Carlos Salas (coords.), La situacion del trabajo en Mexico, Mexico, Plaza y Valdes, pp. 297-322.

-- y Alfredo Hualde (1998), "Third Generation Maquiladora? The Delphi-General Motor Case", Journal of Borderland Studies, vol. 23, no. 1, pp. 59-76.

Clement, Norris y Eduardo Zepeda (1993), San Diego and Tijuana in Transitian: a Regional Analysis, San Diego, Institute for Regional Studies of the California, pp. 91-99.

Contreras, Oscar (2000), Empresas globales, actores locales: produccion flexible y aprendizaje industrial en las maquiladoras, Mexico, El Colegio de Mexico, Centro de Estudios Sociologicos.

Cortes, Fernando (2000), La distribucion del ingreso en Mexico en epocas de estabilizacion y reforma economica, Mexico, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropologia Social/Porrua.

Cragg, M. y Epelbaum, M. (1996), "Why has Wage Dispersion Grown in Mexico? Is it Incidence of Reforms or Growing Demand for Skills?", Journal of Development Economics, vol. 51, pp. 99-116.

Cruz, Rodolfo (1993), "Algunos factores asociados a la participacion femenina en los mercados de trabajo: ciudades de la frontera norte y areas metropolitanas de Mexico," Frontera Norte, vol. 5, no. 9, pp. 97-116.

Fairris, David, Gurleen Popli y Eduardo Zepeda (2002), "Minimum Wages and the Wage Structure in Mexico", UCR Working Paper.

Feenstra, Robert C. y Gordon Hanson (1994), "Foreign Investment Ourtsourcing and Relative Wages", en R. Feenstra, G. Grossman y D. Irwin (eds.), Politicai Economy of Trade Policy: Essays in Honor of Jagdish Bhagwati, Cambridge, MIT Press, pp. 89-127.

-- (1997), "Foreign Direct Investment and Relative Wages: Evidence from Mexico's Maquiladoras", Journal of International Economics, vol. 42, pp. 371-393.

Felix, Gustavo (1996), "Rotacion de personal en la industria maquiladora de exportacion: estudios de caso", Documentos de Investigacion, s. n., Centro de Investigaciones Socioeconomicas, Universidad Autonoma de Coahuila.

Fortin, Nicole y Thomas Liemeux (1997), "Institutional Changes and Rising Wage Inequality: is there a Linkage?", Journal of Economic Perspectiva, vol. 11, no. 2, pp. 75-96.

Garza, Gustavo (1992), Desconcentracion tecnologica y localizacion industrial en Mexico, Mexico, El Colegio de Mexico.

-- (2003), "The Dialectics of Urban and Regional Disparities in Mexico", en Kevin J. Middlebrook y Eduardo Zepeda (eds.), Confronting Development: Assessing Mexico's Economic and Social Policy Challenges, Stanford University Press y Center for U.S.-Mexican Studies, UCSD, pp. 487-521.

Ghiara, Ranjeeta y Eduardo Zepeda (1996), "Returns to Education and Economic Liberalization", Documentos de Investigacion 4, Centro de Investigaciones Socioeconomicas, Universidad Autonoma de Coahuila.

Graizbord, Guillermo (1995), "La reestructuracion regional en Mexico: cambios de la actividad economica urbana", Comercio Exterior, vol. 45, no. 2.

Hernandez, Enrique (2000), "Crecimiento economico, distribucion del ingreso y pobreza en Mexico," Comercio Exterior, vol. 50, no. 10, pp. 863-73.

-- (2003), "Distribucion del ingreso y pobreza", en Enrique de la Garza y Carlos Salas (coords.), La situacion del trabajo en Mexico 2003, Mexico, Plaza y Valdes.

Hernandez, Enrique, Nora Garro e Ignacio Llamas (2000), Productividad y mercado de trabajo en Mexico, Mexico, UAM/Plaza y Valdes.

Hiernaux, Daniel (1995), "Reestructuracion economica y cambios territoriales en Mexico. Un balance 1982-1995", Revista de Estudios Regionales, vol. 43, sep-dic, pp. 151-176.

INEGI-CEPAL (1993), "Magnitud y evolucion de la pobreza en Mexico, 1984-1992", Mexico, INEGI/CEPAL.

Katz, Jorge (2000), "Pasado y presente del comportamiento tecnologico de America Latina", Serie Desarrollo Productivo 75, Comision Economica para America Latina y El Caribe, Santiago de Chile, pp. 1-83.

Krueger, Anne O. (1990), "The Relationship Between Trade, Employment, and Development", en G. Ranis y T. Schultz (coords.), The State of Development Economics: Progress and Perspectives, Cambridge, Basil Blackwell, pp. 357-385.

Krugman, Paul y Raul Livas (1992), "Trade Policy and the Third World Metropolis", National Bureau of Economic Research, Cambridge, Working Paper 4238.

Lopez Acevedo, Gladys (2001), Evolution of Earnings and Rates of Returns to Education in Mexico, Research, Working Papers, Banco Mundial.

Lustig, Nora (1996), "La medicion de la pobreza en Mexico: El origen de las discrepancias. Una nota metodologica", El Trimestre Economico, vol. LXIII(3), no. 251, pp. 1229-1237.

Mendiola, Gerardo (1998), "Las empresas maquiladoras de exportacion 1980-1995," en Enrique Dussel, Michael Piore y Clemente Ruiz, Pensar globalmente y actuar regionalmente, Mexico, D. F., UNAM/EBERT, pp. 185-226.

Mendoza, Eduardo y Gerardo Martinez (1999), "Specialization, Diversity, and Regional Industrial Growth in Mexico", Saltillo, Coahuila, Centro de Estudios Socioeconomicos, Universidad Autonoma de Coahuila (mimeografiado).

Mincer, Jacob (1974), Schooling, Experience and Earnings, Nueva York, Columbia University Press.

-- (1994), "Human Capital: A Review", en Clark Kerr y Paul D. Staudohar (coords.), Labor Economics and Industrial Relations. Markets and Institutions, Massachusetts y Londres, Harvard University Press Cambridge.

Pozas, Maria de los Angeles (1997), "Competitividad emergente y capital internacional: el caso de Monterrey", Estudios Sociales, Revista de Investigacion del Noroeste, vol. VII, no. 14, pp. 153-186.

Roberts, Brian (1993), "Enterprise and Labor Markets: The Border and the Metropolitan Areas", Frontera Norte, vol. 5, no. 9, pp. 33-65.

Robbins, Donald (1994a), "Worsening Relative Wage Dispersion in Chile During Trade Liberalization: Is Supply at Fault?", Harvard University (mimeografiado).

-- (1994b), "Relative Wage Structure in Chile, 1957-1992: Changes in the Structures of Demand for Schooling", Harvard University (mimeografiado).

-- (1995), "Trade, Trade Liberalization and Inequality in Latin America and East Asia", Harvard University (mimeografiado).

Ruiz, Wilfrido y Eduardo Zepeda (1998), "Servicios profesionales en la frontera norte: competitividad y educacion", en Guillermo Uribe (coord.), Efectos del Tratado de Libre Comercio sobre la educacion superior, Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo, pp. 197-236.

Salas, Carlos y Eduardo Zepeda (2003), "Employment and Wages: Enduring the Cost of Liberalization and Economic Reform", en Kevin J. Middlebrook y Eduardo Zepeda (eds.), Confronting Development: Assessing Mexico's Economic and Social Policy Challenges, USCD, Stanford University Press/Center for U.S.-Mexican Studies, pp. 522-558.

Szekely, Miguel (1998), The Economics of Poverty, Inequality, and Wealth Accumulation in Mexico, Nueva York, St. Martin's.

Tan, Hong y Geeta Batra (1997), "Technology and Firm Size-Wage Differentials in Colombia, Mexico, and Taiwan (China)", The World Bank Economic Review, vol. 11, no. 1, pp. 59-83.

Weeks, John y Roberto Ham (1992), Demographic Dynamics in the Mexico-US Border, El Paso, Western Press.

Wood, Adrian (1997), "Openness and Wage Inequality in Developing Countries: The Latin American Challenge to East Asian Conventional Wisdom", The World Bank Economic Review, vol. 11, no. 1, enero, pp. 33-59.

Zepeda, Eduardo (1997), "Salarios relativos y region: 1987-1993. El caso de la frontera norte de Mexico," Estudios Sociales. Revista de Investigacion del Noroeste, vol. VII, no. 14, julio-diciembre, pp. 123-152.

--, David Castro y Gustavo Felix (1996), "Empleo y desarrollo y servicios al productor en los corredores del norte de Mexico", en Fernando Chavez y Eduardo Zepeda, El sector servicios: Desarrollo regional y empleo, Mexico, Fundacion Friedrich Ebert y Universidad Autonoma de Coahuila, pp. 99-208.

-- y David Castro (1998), "Manufactura y servicios en el norte de Mexico", El Mercado deValores, vol. LVIII, no. 3, pp. 20-36.

-- y Gustavo Felix (1995), El empleo y los servicios en la frontera norte, Mexico, Fundacion Friedrich Ebert.

-- y Ranjeeta Ghiara (1999), "Determinacion del salario y capital humano en Mexico: 1987-1993", Economia, Sociedad y Territorio, vol. II, no. 5, Mexico, pp. 67-116.

(1) La industria maquiladora esta constituida por los negocios de manufacturas y servicios que se suscriben al Programa de la Industria Maquiladora originalmente para ensamblar bienes en ciudades de la frontera norte con insumos importados y con destino para la exportacion.

(2) Hay un buen numero de trabajos que tratan los cambios economicos regionales en Mexico.Vease, por ejemplo: Garza, 1992 y 2003; Graizbord, 1995; Hiemaux, 1995; Krugman y Uvas, 1992; Mendoza y Martinez, 1999; Zepeda y Felix, 1995; Zepeda, Castro y Felix, 1996.

(3) Una discusion semejante a la que aqui presentamos pero referida al caso de la otra gran localidad fronteriza, Ciudad Juarez, se puede encontrar en Ampudia (2002 y 2003).

(4) Debido a que muchos de los trabajadores con educacion avanzada ocupan puestos de alta jerarquia, las regresiones que incluyen educacion y ocupacion como variables independientes terminan con estimaciones sesgadas; vease Zepeda y Ghiara (1999). En relacion con la habilidad aproximada por la experiencia, ejercicios de regresion han identificado tambien una tendencia creciente, si bien ligera, en el rendimiento a la experiencia potencial.

(5) Lo novedoso en el patron de inversion y empleo remite a la gran importancia que ha adquirido la inversion extranjera directa en servicios y comercio.

(6) Casi todas las explicaciones que se han sugerido no abordan la cuestion de la continuidad en el crecimiento del rendimiento a la educacion. Sin embargo, si se quiere distinguir entre factores coyunturales y causas estructurales de dicho crecimiento, esta es una cuestion relevante. En terminos generales, un cambio en el rendimiento a la educacion originado en amplias modificaciones estructurales deberia adquirir una forma suave y continua. Si por el contrario, el cambio sigue un patron abrupto es posible que su causalidad estructural sea un tanto debil y se deban buscar tambien factores coyunturales. Vease Zepeda y Ghiara (1999) para una discusion mas detallada.

(7) Las perspectivas de la estabilizacion y la competencia internacional son neutras en cuanto a la dimension por rama del cambio en los rendimientos a la habilidad,

(8) Existe una literatura relativamente abundante sobre las condiciones laborales en las ciudades fronterizas y en la industria maquiladora. Vease, por ejemplo, Browning y Zeuteno (1993); Carrillo y de la O (2003); Carrillo y Hualde (1998); Contreras (2000); Cruz (1993); Felix (1996); Roberts (1993).

(9) La proporcion de obreros en el empleo total maquilador decrecio de 85% en 1980 a 80% en 1999.

(10) Sobre el desarrollo economico de Monterrey, vease, por ejemplo: Aguilar (1995), Pozas (1997), Zepeda y Castro (1998).

(11) La Encuesta Industrial Mensual recoge informacion sobre empleo y produccion de 1,157 establecimientos (el numero fue elevado a 3,170 en 1993). La muestra se define deterministicamente, de tal manera que se incluyan los establecimientos que generan 80% de la produccion. Se presenta informacion sobre 57 ramas manufactureras, basicamente establecimientos grandes (a partir de 1993 se incluyen 129 ramas). El diseno de muestra explicitamente excluye plantas maquiladoras y no incluye ninguna consideracion regional en su concepcion. Este ultimo hecho obliga a tratar con precaucion cualquier corte regional en el analisis. Lo que la EIM nos dice es lo que en todo caso esta sucediendo en las empresas grandes localizadas en estados del norte de Mexico.

(12) Para una discusion sobre servicios en la frontera, vease Ruiz y Zepeda (1998); Zepeda y Felix (1995); Zepeda, Castro y Felix (1996).

(13) Los trabajadores autoempleados asi excluidos representan aproximadamente un tercio de la fuerza laboral.

(14) La variable de salarios se obtiene a partir del ingreso laboral mensual. Para tomar en cuenta diferencias en el numero de horas trabajadas introducimos este como variable independiente.

(15) Los resultados de la regresion indican que el rendimiento a la experiencia potendal ha aumentado durante el periodo de analisis. No obstante, la magnitud del cambio apenas alcanza unas centesimas. Nuestra atencion se concentrara, entonces, en el rendimiento a la educacion. Para una discusion mas detallada de los rendimientos a la experiencia, vease Cragg y Epelbaum (1996), asi como Zepeda y Ghiara (1999).

(16) Cabe hacer notar que las graficas 1 y 2 muestran coeficientes que fluctuan mucho mas en el caso de Tijuana que en la Ciudad de Mexico. Retomando lo dicho en la nota de pie de pagina 8, esto sugiere que las fuerzas estructurales que empujan al alza la prima a las habilidades pueden ser menos sistematicas y poderosas en la primera que en la segunda ciudad.

(17) Aunque se requeriria un estudio mas detallado para descartar la posibilidad de que el mas rapido crecimiento de la prima a la educacion en mujeres se deba a una oferta mas debil de mano de obra calificada, ya sea por atencion a obligaciones familiares o por simple presencia escasa en grados educativos avanzados, no parece ser que estos pudiesen ser factores de peso en el rapido avance en la prima a la educacion.

(18) Los resultados de la prueba de Chow pueden ser solicitarse directamente a los autores.

(19) La proporcion de hombres mayores de 12 anos que cuentan con educacion superior en la totalidad de 41 ciudades cubiertas por la ENEU en el segundo trimestre de 1992 es de 17.5%; en Tijuana es de 12.2% y de 19.1% en la Ciudad de Mexico.

Ranjeeta Ghiara **

Eduardo Zepeda ***

* Agradecemos la asistencia de investigacion de Rogelio Omar Grados y los comentarios anonimos de dos colegas.

** California State University San Marcos. Se le puede enviar correspondencia a 6242 Craven Hall, 333 S. Twin Oaks Valley Rd. San Marcos CA 92096, tel. 01-760750-4178, correo electronico: ranjeeta_ghiara@coyote.csusm.edu

*** Universidad Autonoma Metropolitana Azcapotzalco. Se le puede enviar correspondencia a Av. San Pablo 180, Azcapotzalco, Mexico, D. F., C. P. 02000, tel. 5255-5318-9133. Correo electronico: ezepeda_m@hotmail.com
Cuadro 1
Descripcion de variables de educacion

Variable    Descripcion

Prminc      Primaria incompleta
Prmcom      Primaria completa
Sec         Secundaria y preparatoria completa
Prep        Preparatoria completa
Tec 1       Grado tecnico despues de terminar la primaria
Tec 2       Grado tecnico despues de terminar la secundaria
Subprof     Educacion media superior
Prof        Educacion superior

Cuadro 2
Rendimiento a la educacion superior de trabajadores
sexo masculino. Ramas y anos selectos

                       1987               1993

               Nacional   Tijuana   Nacional   Tijuana

Alimentos        0.8        0.9       0.9        0.8
Maquinaria       0.9        1.0       1.1        1.3
Finanzas         0.8        1.0       1.2        1.0
Comercio         0.9        0.5       1.0        0.8
Construccion      nd        0.3        nd        0.9

Nota: los datos corresponden al coeficiente de educacion superior en
regresiones de ingreso, para la fuerza laboral estable, de tiempo
completo y que trabaja todo el ano. Los datos nacionales corresponden
al conjunto de datos de 16 ciudades incluidas continuamente en la
muestra de la ENEU de 1987 a 1993.

Fuente: datos nacionales, Ghiara y Zepeda, 1999. Los datos sobre
Tijuana son estimaciones propias.
COPYRIGHT 2004 El Colegio de Sonora
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2004 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Ghiara, Ranjeeta; Zepeda, Eduardo
Publication:Revista Region y Sociedad
Date:Jan 1, 2004
Words:12532
Previous Article:Jose Manuel Valenzuela Arce (1998), Nuestros piensos. Culturas populares en la frontera Mexico-Estados Unidos.
Next Article:La violencia y los movimientos sociales en el gobierno de Vicente Fox, 2001-2002.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters