Printer Friendly

Descripcion anatomica, fisiologica y embriologica del nervio trigemino en el marco conceptual de la terapia neural, como sustrato frecuente de campo interferente.

Anatomical, physiological and embryological description of trigeminal nerve in the conceptual framework of neural therapy, as common substrate interference field

INTRODUCCION

El nervio trigemino es llamado asi por sus tres divisiones: oftalmica, maxilar y mandibular. Tiene funciones mixtas: contiene ramas motoras que auspician el proceso de la masticacion y raices sensitivas proveen la sensibilidad de la cara, el cuero cabelludo y de estructuras profundas como la duramadre (1).

Dada su amplia distribucion en la region facial y la relacion que guarda con zonas que estan sometidas a irritaciones frecuentes como la dentadura, el trigemino puede ser la fuente de sintomatologias tan variadas como sus relaciones estructurales y funcionales. Desde la optica del nervismo como doctrina de la terapia neural que contempla el papel rector del sistema nervioso tanto en el estado saludable como en el patologico (2), el trigemino se perfila como fuente de estudio, ya que puede albergar campos interferentes, entendidos como zonas electricamente disfuncionales, es decir, areas en despolarizacion constante de la membrana celular, que lleva a la alteracion de la dinamica funcional (y, a largo plazo, estructural organica) de las celulas, con la consecuente imposibilidad de transmision normal de la informacion en respuesta a estimulos. Consecuencia de lo anterior, el dialogo corporal regentado por el sistema nervioso se ve afectado, ya que un sitio disfuncional envia informaciones alteradas al sistema, con la generacion de respuestas reflejas que se traducen en patologias (manifestaciones). Finalmente, las manifestaciones se conciben como una consecuencia de la alteracion en la transmision de la informacion nerviosa y pueden localizarse cerca o lejos del sitio irritativo (3).

La terapia neural prioriza la busqueda del campo interferente mediante una historia de vida que permita conocer detalladamente al individuo, acercandose a la fuente real de sus manifestaciones. Mediante la aplicacion de neuralterapeuticos en sitios especificos propende a generar estimulos adecuados que evoquen mecanismos de autoorganizacion (4) traducibles en estados armonicos o saludables.

METODOLOGIA

Se hizo una revision historica de la terapia neural, enfatizando en postulados como el nervismo, la patologia corticovisceral, la neurodistrofia hasta conceptos actuales en fisiologia y plasticidad cerebral; para tal fin se consultaron textos referentes al tema, inclusive la tesis del Dr. Salazar "La terapia neural--de terapia 'ortodoxa' a sistema medico complejo".

Adicionalmente, se consultaron textos de anatomia y se realizo una busqueda en las bases de datos de articulos cuyas revisiones involucraran el nervio trigemino en relacion con otras estructuras neurales y que pudieren sustentar otro tipo de relaciones funcionales y por ende de correlaciones clinicas.

Marco conceptual de la terapia neural

Terapia neural como sistema medico complejo

"La terapia neural es un pensamiento y una practica de tipo medico socialsanitario, contestatario y propositivo, alternativo y holistico en su concepcion, no hegemonico, empirico e intuitivo, dialectico y dialogico, revolucionario, humanista, singular e irrepetible en su practica, que devuelve al ser humano sus potencialidades y capacidades de auto-curacion y auto-eco-organizacion y le permite un relacionamiento mas armonico con su comunidad social y el universo" (5).

Los sistemas medicos son constructos sociales que cuentan con estrategias orientadas hacia la prevencion e intervencion de enfermedades con el objetivo de entenderlas y, en consecuencia, proponer formas terapeuticas que propendan a un estado saludable (6). La terapia neural no escapa a estos propositos y propone:

La morfologia; entendida como la forma de organizacion, se basa en la anatomia estructural y funcional organica, parti fines fragmentarios sino incluyentes, lo que genera una vision totalitaria de los organismos. Las estructuras que median el dialogo corporal son el sistema de Pischinger y el neurovegetativo (7, 8).

La doctrina medica determina el proceso salud-enfermedad teniendo como eje causal el campo interferente, desde una vision dialectica, de conjunto y de sintesis, con base en la teoria de sistemas, la termodinamica y la fisica cuantica (7, 8).

La dinamica vital, bajo la concepcion del nervismo, explica las relaciones entre los componentes del sistema (7, 8).

El sistema de diagnostico se basa en una historia de vida que permita el acercamiento y acompanamiento del individuo para identificar las inter-trans-relaciones entre hechos particulares y la enfermedad (entendida esta como un proceso dialectico y emergente) (7, 8).

El sistema terapeutico se vale de la aplicacion de neuralterapeuticos en sitios especificos con el objetivo de generar estimulos inespecificos que evoquen mecanismos de auto-eco-organizacion, es decir, procesos emergentes (7, 8).

Nervismo

Corriente desarrollada por la escuela fisiologica rusa a la cabeza de I. P. Pavlov; sustenta el papel rector del sistema nervioso (SN) sobre los procesos vitales en el organismo, considerado como un todo e interrelacionado y afectado por el ambiente (2).

Conceptos postulados por Pavlov

Plasticidad: algunos estimulos inducen la formacion de conexiones dinamicas entre neuronas, facilitando un continuo desarrollo que permite la adaptabilidad de los seres vivos a los cambios de su entorno (9, 10).

Localizacion de las funciones: existen regiones corticales con una funcion en particular y redes neuronales dispersas que participan en la realizacion de dicha funcion (9, 10).

Analizadores: conjunto de receptores y neuronas que participan en el procesamiento de informaciones especificas y en la obtencion de su representacion cortical (9, 10). El receptor puede ser primario (dendrita) o secundario (celula especializada). Media el paso de la informacion hacia una neurona aferente (de primer orden) de los ganglios sensitivos; la informacion se procesa y proyecta a la de segundo orden (en el tallo cerebral o medula espinal); posteriormente a la de tercer orden de los nucleos talamicos, para finalmente ser distribuida en la corteza. Esta via es especifica y media la percepcion. La via inespecifica lleva la informacion a la formacion reticular y nucleos talamicos inespecificos, de donde parte una irradiacion mas amplia pero difusa hacia la corteza, que colabora con la percepcion de la informacion que llega por la via especifica (9, 10).

Reflejos condicionados y no condicionados: los primeros se generan luego de la creacion de conexiones temporales corticales en respuesta a un estimulo. En el segundo caso, la respuesta se considera innata o instintiva y no requiere necesariamente de la participacion cortical (11).

A partir de estos postulados nace la fisiologia patologica de la actividad nerviosa superior y la patologia corticovisceral expuesta por K. M. Bikov, quien demostro que no es posible separar los impulsos nerviosos troficos de los reguladores y ordenantes; asi, la corteza define el comportamiento de organos y sistemas (2). A. D. Speransky, discipulo de Pavlov, demostro experimentalmente que en la patogenesis de muchos procesos, inclusive los toxicoinfecciosos, participan los mecanismos reflejos con un caracter inespecifico desencadenando danos en organos especificos, a lo que denomino neurodistrofia y constituye la base de la patologia que le confiere a la corteza la funcion de reguladora superior frente a los estimulos del mundo externo. Enfatizo en el estudio de las irritaciones (no de los irritantes). Sus experiencias permitieron concluir que para comprender los mecanismos de los procesos patologicos se debian tener en cuenta el lugar de la primera irritacion, la intensidad, la calidad, el tiempo, el intervalo, el ritmo, la resultante y la reaccion. Noto que las irritaciones perifericas se reflejan en los ganglios espinales y simpaticos, por lo que para el desarrollo de los sintomas distroficos no es necesario que la lesion ocurra en dichos lugares sino que puede iniciarse en terminaciones perifericas localizadas por ejemplo en la piel, dientes, musculo, etc. Lo anterior supone que el proceso puede comenzar de forma segmentaria: inicialmente se encuentra la dupla irritacion e inicio del proceso y posteriormente viene la inclusion de otros elementos nerviosos; asi, cuanto mas grande sea la irritacion, mas dificil es conocer el orden en que han ocurrido los sucesos (no lineal). La influencia sobre el componente nervioso de cualquier proceso patologico determina cambios no solo localizados sino tambien en el complejo total de los fenomenos manifestados (12). En este campo, Pavlov y A. A. Ujtomsky proponen el concepto de dominancia patologica, el cual afirma que las estructuras nerviosas que se encuentran en estado de excitacion atraen sobre si las irritaciones que se producen en otras secciones del sistema; asi, una nueva irritacion, tras difundirse por el sistema nervioso, se manifiesta particularmente en las zonas afectadas por el proceso patologico previo (13).

Alejandro Vasilievich Vichnevsky y su hijo Alejandro Alejandrovich Vichnevsky enriquecieron el concepto del trofismo nervioso:

"Proceso fisiologico fundamental del metabolismo, vinculado a la correcta alternancia entre la asimilacion y desasimilacion en funcion de un estado quimico normal del medio interno del organismo" (13).

Concluyeron que el efecto de una irritacion debil en el sistema nervioso (SN) modifica el estado neurotrofico general, lo que podria aprovecharse como factor terapeutico. Pavlov establecio las bases cientificas sobre las funciones del sistema nervioso, lo que permitio el establecimiento de los fundamentos para las neurociencias, concebidas como una disciplina moderna e integrativa (14). Estos elementos son:

Uso del termino reflejo, como la reaccion general del organismo frente a un estimulo (14).

Los centros corticales excitatorios e inhibitorios interactuan formando un todo integrado y balanceado (14).

Reconocimiento de la diferencia entre la actividad nerviosa superior de humanos y el comportamiento animal (14).

Las funciones organicas y la dinamica de las interrelaciones entre el organismo y el ambiente se dan en el marco de sistemas funcionales autoorganizativos (modelo cibernetico) (14).

Pavlov reconocio la presencia de caos y cambio como rol importante en el comportamiento animal; defendio la concepcion integral del organismo como mentecuerpo, enfatizando que los fenomenos mentales conscientes o inconscientes son funciones cerebrales (14).

Odontologia neurofocal

Esta corriente nacio en Alemania con Ernest Adler en 1958, quien considero la cavidad oral y sus elementos constituyentes "no como elemento aislado sino en razon de la totalidad del ser" (15). Desde esta concepcion, y teniendo como base el nervismo, cualquier irritacion localizada en la boca puede generar campos interferentes en el trigemino o en estructuras relacionadas, que como resultado generan manifestaciones locales o distantes del foco; es posible que las manifestaciones de la cavidad oral sean producto de otros procesos sistemicos que desde esta optica tienen un origen, fisiopatologia y terapeutica propios (15).

Denticion y origen embriologico

Los dientes derivan de la lamina ectodermica junto con el sistema nervioso, el mesenquima y las celulas de la cresta neural. El diente consta de tres tejidos calcificados: el esmalte, la dentina y el cemento, y un tejido blando central: la pulpa. El esmalte tiene un origen ectodermico y los tejidos restantes se originan de la cresta neural y el mesenquima asociado (16).

Organos relacionados funcionalmente con el trigemino, segun Voll

El medico aleman Reinhold Voll estudio experimentalmente las propiedades electricas de la piel y sus alteraciones en estados patologicos, lo que dio origen a la electroacupuntura. Voll propone la siguiente correlacion funcional entre odontones y organos:

Incisivos: seno frontal, rodilla, cadera, pie, organos de los sentidos, sacro-coxis, rinon, suprarrenales, vejiga, vertebras (V): L2-L3 C1 S3-S5, segmento medular (SM): C1 L2-L3 S4-S5, region urogenital y glandula pineal (17).

Caninos: ojos, oidos, rodilla, cadera, pies, SM: T8-T10, V: T9-T10, higado, vesicula y via biliar, gonadas y neurohipofisis (17).

Premolares superiores y molares inferiores: seno maxilar, hombro, codo, grueso artejo del pie, SM: C5-C7 T2-T4 L4-L5, pie, region radial de la mano, V: L4-L5 T3-T4 C5-C7, colon ascendente y descendente, ciego, timo, neurohipofisis, venas y arterias, pulmon y rodilla (17).

Premolares inferiores y molares superiores: seno maxilar, seno etmoidal, mandibula, rodilla, SM: T11-T12 L1, V: T11-T12 L1, pancreas, bazo, estomago, tiroides, paratiroides, glandula mamaria, linfaticos y gonadas (17).

Cordales: oido interno, hombro, codo, region cubital de la mano, articulacion sacroiliaca, SM: C8 T1 T5-T8 S1-S3, V: C1 C7 T1 T5-T7 S1-S2, corazon, duodeno, yeyuno, ileon, adenohipofisis, sistema nervioso central, psiquis, sistema nervioso periferico y dedos del pie (17).

Nervio trigemino

Embriologia

En la tercera semana de desarrollo sucede la gastrulacion en la que aparece el ectodermo, capa germinativa que origina, entre otras, estructuras neurales. La migracion y acomodacion de celulas en el epiblasto e hipoblasto, en torno al nodulo y fosita primitiva, dan origen al mesodermo y la lamina ectodermica. De esta se forma la notocorda que origina la placa neural que conformara el neuroectodermo, como primer paso para la neurulacion (18, 19). La placa neural se extiende y pliega en direccion a la linea primitiva, resultando una estructura tubular cerrada, el tubo neural, con una porcion caudal (medula espinal) y otra cefalica, dilatada, con vesiculas (encefalo). En el cierre del tubo neural, las celulas pueden seguir la dermis (deriva del mesodermo) originando los melanocitos y foliculos pilosos, o discurrir ventral en cada somita y originar los ganglios sensoriales, simpaticos y entericos, junto con las celulas de Schwann y de la medula suprarrenal (19). Simultaneamente, el pliegue del borde lateral del tubo neural forma la cresta neural, que origina el esqueleto craneofacial y las neuronas de los nucleos de los pares craneanos, celulas gliales y otros tipos celulares (19). Las celulas de la cresta del neuroectodermo de las regiones anterior, media y posterior del encefalo migran ventralmente a los arcos faringeos y rostralmente alrededor del cerebro anterior y hacia una dilatacion denominada optica, en la region facial. Otras celulas de la cresta neural y las placodas ectodermicas dan origen a las neuronas del quinto, septimo, noveno y decimo ganglios sensoriales craneanos (18-20).

Las celulas del trigemino derivan de dos placodas ectodermicas: la oftalmica y la maxilomandibular, de donde emergen neuronas sensitivas cutaneas hacia regiones distales del lobulo ganglionar de origen; otro sitio de origen es la cresta neural, de donde emergen neuronas con funcion sensitiva y propioceptiva, y celulas satelite de la glia, que migraran hacia regiones proximales del lobulo ganglionar respectivo. En terminos generales, el nervio trigemino surge en asociacion con el primer arco branquial (bloques de mesenquima separados por hendiduras), tambien llamado mandibular (18-21).

Fisiologia

La fisiologia actual, concebida como "el estudio dinamico de la vida" (22), supone el entendimiento integrado del comportamiento corporal y la fusion conceptual de la forma y la funcion. En el marco de la neurofisiologia moderna, el encefalo tiene diferentes zonas interconectadas, con funciones distintas pero complementarias de procesos adaptativos. Lo anterior supone la existencia de circuitos locales que tienen vias de ingreso de la informacion (aferentes), vias de salida (eferentes) y otras de interconexion entre los elementos del sistema. En estas redes se crean microcircuitos que determinan la transformacion de la informacion, que ocurre especificamente en los sitios receptores de la celula y por ende en las sinapsis (22). Una caracteristica importante de la informacion motora es que existe el denominado programa motor, que consta de comandos determinados por el sistema nervioso, los cuales son enviados al musculo para que se ejecuten sin la necesidad de una retroalimentacion sensorial. Asi, muchas actividades no requieren estrictamente del encefalo para originarse, como los reflejos espinales; sin embargo, la informacion siempre llega al encefalo con el objetivo de tener un control fino. Esto se logra gracias a la presencia de mapas o representaciones corticales de cualidades espaciales o no espaciales de cada modalidad sensorial (22).

Los receptores sensoriales se disponen en hojas que forman mapas espaciales del ambiente sensorial en respuesta a estimulos. Otras disposiciones incluyen mapas de frecuencia, mapas quimicos, mapas de las caracteristicas del estimulo y finalmente puede haber combinacion de mapas como sucede en los campos visual y auditivo. Una representacion cortical importante es la somatotopica, que implica el mapeo corporal (22). Llaman la atencion dos particularidades: que la representacion corporal no sigue un patron continuo y que el mapa no esta hecho en la misma escala de las estructuras corporales. Tal distribucion obedece al cumulo de informacion que ingresa en cada zona y por lo tanto delimita la representacion. En consecuencia, en la neocorteza se crean multiples mapas, cada uno segun el tipo de informacion somatosensorial que ingresa (22, 23). La actividad motora tiene un mapeo o representacion. Penfield logro mapear en humanos dicha codificacion y ademas establecio que las zonas de representacion motora y sensitiva se encuentran adyacentes y con una disposicion muy similar. Sin embargo, al darse un movimiento especifico, se crean mapas motores que se superponen con otras zonas del cerebro, las cuales no quedan delimitadas a la mera zona topografica (22).

En conclusion, al hacer referencia a mapas no se esta definiendo un territorio en particular, sino se alude a representaciones abstractas de medidas experimentales, lo que genera una realidad subjetiva. Por ejemplo:

"Al enfrentarnos a un mapa sensorial estariamos representando un punto en un espacio sensorial, con la consecuente activacion de un grupo de neuronas especificas de una region encefalica. Hay una diseminacion espacial de la actividad como parte de la codificacion y procesamiento de la informacion, lo que conlleva la activacion fuerte y debil de distintas porciones. Esto significa que un punto en el espacio sensorial no codifica la actividad de una unica neurona, sino que representa la actividad de una poblacion neuronal" (22).

La plasticidad como propiedad de las celulas neuronales permite que los mapas establecidos puedan cambiar, por ejemplo, con el desarrollo, estimulos, lesiones de nervios perifericos, etc.; por lo tanto, un mapa no es una estructura anatomica estatica sino funcional dinamica (22, 23).

Anatomia

El trigemino se localiza en la porcion media del puente. Consta de la raiz sensitiva o aferente que conduce informacion proveniente de la cara y el cuero cabelludo; la rama motora o eferente inerva los musculos de la masticacion y el musculo tensor del timpano (24).

La porcion motora o eferente parte del nucleo motor del trigemino localizado en el tegmento pontino y se dirige hacia los musculos que inerva (25). El nucleo recibe informacion a traves de dos vias: el tracto corticobulbar (bilateral) y los nucleos sensitivos del V par (24, 26, 27). Esta porcion motora se divide en:

Rama maseterina: inerva los musculos maseteros (26, 28).

Rama del milohioideo: inerva el musculo milohioideo y el vientre anterior del musculo digastrico (26, 28, 29).

Rama del pterigoideo lateral: inerva el musculo pterigoideo lateral (26, 28, 29).

Rama del pterigoideo medial: inerva el tensor del velo del paladar, el tensor del timpano y el pterigoideo medial (26, 28, 29).

Rama del temporal: inerva el musculo temporal (26, 28, 29).

La porcion sensitiva o aferente contiene raices que llevan informacion propioceptiva y somatica general desde la periferia hacia el nucleo sensitivo localizado en el tallo cerebral y porcion cefalica de la columna cervical (25, 27, 29, 30); tiene tres subnucleos organizados de caudal a cefalico como sigue: el nucleo espinal, el nucleo sensitivo principal del trigemino en la protuberancia y el nucleo mesencefalico. El nucleo trigeminal principal y el espinal forman el complejo nuclear sensorial trigeminal. El nucleo espinal se subdivide en las porciones oralis, interpolaris y caudal, que se comunican con la corteza a traves de los tractos trigeminotalamicos anterior y posterior (31).

Las raices propioceptivas van de la cara al nucleo mesencefalico del trigemino, llevando informacion de presion, movimiento y estiramiento de los dientes, paladar blando, capsulas articulares y musculos de la masticacion. Desde el nucleo las fibras se proyectan al cerebelo, talamo, nucleos motores y formacion reticular del tallo cerebral (32). Las raices exteroceptivas que parten de la cara y porcion anterior de la cabeza llevan informacion de tacto, dolor y temperatura. Todas las raices sensitivas ingresan al sistema nervioso central en busqueda del ganglio del trigemino, en forma de tres raices principales denominadas V1 o raiz oftalmica, V2 o raiz maxilar y V3 o raiz mandibular. Cada raiz esta conformada por multiples raices perifericas:

Raiz oftalmica o V1: provee la inervacion sensitiva de la duramadre, glandula lagrimal, cuerpo ciliar e iris (26). Se forma por la confluencia de las siguientes raices:

Frontal: formada a partir de las raices supratroclear (inerva la frente, nariz y parpado superior) y supraorbitaria que lleva informacion sensitiva del tercio superior de la hemicara ipsilateral. Tiene anastomosis con el nervio occipital mayor (24, 25, 33).

Nasociliar: formada por la raiz sensitiva del ganglio ciliar (a veces tiene filamentos comunicantes provenientes del plexo cavernoso--simpatico--o de la rama superior del troclear) (1, 25), los nervios ciliares largos (contienen ramas simpaticas posganglionares para el dilatador de la pupila y raices sensitivas desde la esclera), la raiz infratroclear (tiene filamentos comunicantes con la supratroclear) y las raices etmoidales que inervan las celdillas etmoidales (1, 25).

Lagrimal: esta raiz da un filamento comunicante a la cigomatica (orbitaria) para la inervacion de la glandula lagrimal (1, 25).

Tentorial: inerva el tentorio y la hoz del cerebro (29).

Raiz maxilar o V2: es sensitiva; sin embargo, contiene ramas motoras provenientes del septimo par a traves del ganglio pterigopalatino, proveyendo la inervacion vasomotora de las cavidades nasales. Se forma a partir de:

Raiz infraorbitaria: lleva informacion sensitiva del tercio medio de la cara y dientes superiores (25, 26). Emite un filamento comunicante con el facial para inervar el parpado inferior, ala nasal, piel de mejillas y del labio superior, a traves de las raices palpebrales inferiores, nasales y labiales (25).

Raiz meningea media: suple la inervacion sensitiva de la duramadre y recibe un filamento comunicante del plexo carotideo interno (1).

Raiz cigomatica: formada por la confluencia de las raices cigomaticotemporal y cigomaticofacial (34):
   Cigomaticotemporal: recibe un filamento
   de la raiz lagrimal y se anastomosa
   con el nervio facial y el auriculotemporal
   (de V3). Se distribuye en la
   frente (34).

   Cigomaticofacial: inerva la piel de
   la prominencia de la mejilla. Tiene
   anastomosis con el nervio facial y con
   raices palpebrales del maxilar (34).


Raiz sensitiva del ganglio pterigopalatino (1, 25, 34).

Raices alveolares superiores (posterior, media y anterior): llevan informacion de la cavidad nasal, seno maxilar y reborde alveolar (25, 26, 34).

Raices palpebral, nasal y labial: suplen respectivamente la conjuntiva, septum movil nasal y piel del labio superior. La raiz palpebral se anastomosa con el nervio facial y la raiz cigomaticofacial, la nasal se anastomosa con dos raices del nasociliar, y la labial se anastomosa con raicillas del nervio facial formando el plexo infraorbitario (1, 34).

Raiz mandibular o V3: inerva dientes y encias de la mandibula, piel de la region temporal, oreja, tercio inferior de la cara y los dos tercios anteriores de la lengua (1, 34). Se forma a partir de:

Raiz meningea o espinosa (recurrente): inerva la duramadre, se anastomosa con la raiz meningea del nervio maxilar (29, 34).

Raiz bucal: da inervacion sensitiva de la piel de la parte anterior del bucinador y mucosa bucal. Se anastomosa con los ramos bucales del nervio facial (1, 34).

Raiz lingual: inerva la mucosa de la lengua, suelo de la boca, encias linguales mandibulares y la mucosa de los dos tercios anteriores de la lengua. Tiene anastomosis con la raiz alveolar inferior, la cuerda del timpano (del nervio facial), con el hipogloso (en el piso de la boca) y con fibras simpaticas provenientes del plexo arterial de la arteria facial (1, 25).

Adicionalmente emite filamentos al ganglio submaxilar donde se comunica con el nervio hipogloso formando un plexo (1).

Raiz auriculotemporal: tiene anastomosis con el facial y con el ganglio otico (1). Contiene:

Raiz auricular anterior: inerva la piel que cubre el helix y el trago (1, 34).

Raiz al meato acustico externo: inerva la piel del meato auditivo y la membrana timpanica (1, 34).

Ramos auriculares: ingresan en la articulacion temporomandibular (1, 34).

Ramos parotideos: inervacion secretomotora de la parotida (1, 34).

Raiz temporal superficial: inerva la piel de la region temporal y se anastomosa con el nervio facial y la raiz cigomaticotemporal (1, 34).

Raiz alveolar inferior: inerva los dientes y encias de la mandibula, labio inferior y menton (1, 29, 34). Contiene:

Raiz dental: inerva los molares y premolares (1, 34).

Raiz incisiva: inerva los incisivos y los caninos (1, 34).

Raiz mentoniana: conformada por tres raicillas; una inerva la piel de la barbilla y las restantes inervan la mucosa del labio inferior; se anastomosan con el nervio facial (1).

Una vez ingresa la informacion sensitiva en el ganglio del trigemino a traves de V1, V2 y V3, los procesos centrales de las neuronas unipolares del ganglio toman diferentes rutas:

Algunas descienden por el puente y medula oblonga hasta el segundo o tercer segmento medular cervical, conformando el haz espinal trigeminal. A su paso, emiten proyecciones en el nucleo espinal trigeminal y llevan informacion de dolor y temperatura (32). Otro sitio de proyeccion en el tallo cerebral es el nucleo del tracto solitario (confirmado en humanos). Dichas aferencias abarcan areas rostrales (gustatorias) asi como caudales (cardiovasculares, respiratorias e intestinales). Aparentemente esta informacion juega un rol en la integracion de la actividad sensorial que parte de la boca, la faringe y el esofago durante la masticacion y la deglucion (31, 35).

Otras fibras que conducen informacion tactil se incorporan en el haz espinal trigeminal descendente y siguen el curso ya descrito (32, 35).

Las fibras que ascienden (tambien conducen informacion tactil) emiten proyecciones sobre el nucleo sensitivo principal del trigemino (32, 35).

Las fibras que llevan informacion propioceptiva desde los musculos de la mandibula y el periodonto, ingresan en el nucleo mesencefalico, de donde parten axones hacia el nucleo motor del trigemino, para conformar el circuito responsable del reflejo mandibular (31, 32).

Una vez que las fibras ascendentes o descendentes hacen sinapsis en los nucleos sensitivos del trigemino, neuronas de segundo orden emiten procesos centrales que toman distintos rumbos:

Los axones que parten del nucleo espinal del trigemino se decusan y ascienden formando el tracto trigeminal ascendente ventral (lemnisco trigeminal) hasta el talamo. Durante el ascenso estas fibras emiten colaterales a los nucleos motores del nervio trigemino, facial, glosofaringeo, vago e hipogloso, lo que genera circuitos responsables de reflejos especificos (32, 35).

Los axones que parten del nucleo principal sensitivo del trigemino ascienden homo y contralateralmente, formando el tracto trigeminal dorsal ascendente hasta el talamo. Algunas de estas fibras se incorporan en el tracto trigeminal ascendente ventral (32, 35).

Las proyecciones que alcanzan el talamo hacen sinapsis en el nucleo ventral posteromedial (VPM). Desde este complejo nuclear, mediante los axones de neuronas de tercer orden, se forman los haces talamocorticales, que se dirigen hacia la corteza somatosensorial (30) por la capsula interna, en las areas 1, 2 y 3 de Brodman (29, 35).

A partir de los tres nucleos sensitivos trigeminales se emiten proyecciones hacia el cerebelo, y desde el nucleo espinal del trigemino hacia el cuerno dorsal de la medula espinal (32). Otras aferencias trigeminales se proyectan en la formacion reticular, a lo largo del nucleo interpolaris, al nucleo dorsal de la columna espinal, especificamente al gracilis y al cuneatus, al parecer con el objetivo de permitir la integracion de la informacion sensorial de los musculos del cuello y aferencias cutaneas, con la coordinacion de los movimientos de la cabeza, cuello y ojos (31).

Estimulos nocivos con calor en el terreno del trigemino han demostrado activacion de la porcion inferior del lobulo parietal derecho (giro poscentral), corteza prefrontal, cingulo anterior, giro del cingulo bilateral, la insula (bilateral), el talamo (bilateral) y el cerebelo (lado izquierdo) (36).

Otros estudios han develado proyecciones trigeminales que parten de una subpoblacion celular especifica desde el ganglio del trigemino, alimentando el sistema nociceptivo medial que se proyecta a nivel cortical en el cingulo y al parecer participa en aspectos afectivos-motivacionales relacionados con el dolor (37).

Reflejos trigeminales

Las raices aferentes que median el reflejo corneano estan contenidas en el nervio oftalmico; viajan junto a la porcion cefalica del haz espinal del trigemino y hacen sinapsis en el nucleo espinal del mismo, desde donde parten axones de interneuronas que se proyectan al nucleo motor contralateral del nervio facial, lo que genera un circuito con las motoneuronas encargadas del cierre ocular (29, 30).

Los reflejos de parpadeo y lagrimeo estan mediados por aferencias de V1 y eferencias del facial (29).

El reflejo oculocardiaco esta mediado por aferencias via de V1 que generan un circuito con eferencias del vago, lo que resulta en bradicardia (29).

El reflejo mandibular esta mediado por aferencias y eferencias transportadas por raices y ramas contenidas en el nervio mandibular (29).

El reflejo de extension de la cabeza esta mediado por aferencias que parten de la region supra e infraorbitaria de la cara y generan un arco reflejo con eferencias dirigidas a los musculos extensores del cuello (38).

Estructuras nerviosas relacionadas anatomicamente con el trigemino

A. Nervio troclear: tiene anastomosis con la raiz oftalmica del trigemino (V1) y con el plexo cavernoso del simpatico (1, 31, 34, 39).

B. Nervio abductor: tiene anastomosis con filamentos del plexo simpatico carotideo interno y con V1 (1).

C. Nervio facial: tiene interconexiones con el trigemino (en la cara), el glosofaringeo, el vago y nervios cervicales (1, 31, 40-42).

D. Nervio glosofaringeo: La porcion sensitiva lleva informacion del oido medio (entre otras) a traves de raices cuyos cuerpos neuronales yacen en el ganglio yugular superior y se proyectan al nucleo del tracto espinal del trigemino (1, 31, 43). De las raices de distribucion, las linguales tienen anastomosis con la raiz lingual de V3 (1).

E. Nervio vago: la porcion sensitiva consta (entre otras) de raices que llevan informacion aferente somatica general desde el oido externo y la membrana timpanica hasta el ganglio superior del nervio vago, desde donde la informacion se proyecta en el nucleo del tracto espinal del nervio trigemino (1, 31, 32, 43).

F. Nervio hipogloso: la porcion motora se origina en el nucleo del hipogloso (que se conecta con los nucleos sensitivos del trigemino) y aporta ramas somaticas a los musculos de la lengua (excepto el palatogloso) (1). Tiene multiples conexiones con los nervios glosofaringeo, vago y trigemino (31, 32).

G. Ganglios:

Ciliar: la raiz sensorial pertenece a la nasociliar (de V1), la motora parasimpatica que contiene fibras del nucleo de Edinger-Westpal por la via del III par y por la via de la raiz ciliar del trigemino y la raiz simpatica proveniente del seno cavernoso (32, 44).

Pterigopalatino: la raiz sensorial deriva de los ramos colaterales de V2 y la rama motora parasimpatica es el nervio vidiano. La raiz simpatica deriva del plexo carotideo a traves del nervio petroso profundo (1, 31, 45). Se han descrito fibras posganglionares que se incorporan en la raiz cigomaticotemporal (de V2) (1).

Submandibular: contiene axones preganglionares provenientes del facial a traves de la cuerda del timpano; la raiz simpatica proviene del plexo que rodea la arteria facial y la rama parasimpatica es un filete que se une a la raiz lingual (de V3). Se han descrito filetes comunicantes entre el ganglio y la raiz lingual de V3 (1, 31).

Otico: la raiz motora parasimpatica la conforma el nervio petroso superficial menor (del glosofaringeo) y la raiz simpatica se origina del plexo de la arteria meningea media (1). Tiene ramos comunicantes con el nervio del pterigoideo interno (rama del nervio mandibular), con la cuerda del timpano y el nervio vidiano (1, 31).

H. Sistema nervioso simpatico: El plexo carotideo interno tiene ramas comunicantes con el ganglio del trigemino, el nervio abducens y el ganglio esfenopalatino (1). Otra forma de comunicacion del simpatico incluye las anastomosis de fibras provenientes del ganglio cervical superior con raices trigeminales perifericas, para alcanzar glandulas sudoriparas en la piel de la cara y mucosas de la cavidad oral y nasal (31).

I. Sistema nervioso parasimpatico (division craneal): cada rama trigeminal recibe fibras parasimpaticas: el nervio oftalmico desde el ganglio ciliar, el maxilar desde el pterigopalatino y el mandibular desde el submandibular y el otico (31).

Talamo: el nucleo ventral posterior medial recibe el lemnisco trigeminal y fibras gustatorias (24, 31, 32). Los nucleos intralaminares reciben aferencias del cerebelo, formacion reticular, tracto espinotalamico, lemnisco trigeminal, globo palido y corteza cerebral, y se proyectan hacia otros nucleos talamicos y el estriado (31, 32).

DISCUSION

La descripcion del nervio trigemino muestra el origen, localizacion, funcion y relaciones que guarda con otras estructuras. Este panorama determinista sustenta las funciones sensitivas y motoras especificas para el trigemino desde la cara, incluso de componentes craneanos profundos como la duramadre, asi como su papel rector en la funcion masticatoria. Aun asi, de lo anterior surgen otras relaciones que pueden calificarse como indirectas, inferidas mediante la inmensa posibilidad de conexiones multisinapticas caracteristicas de las vias neurales y por las anastomosis con otros nervios, lo que sugiere la afectacion de terceras estructuras a partir de estimulos repetitivos sobre ramas, raices o nucleos del quinto par o sobre componentes del sistema que tengan algun tipo de conexion con dicho nervio.

La evidencia diaria exige otras miradas que parten de aproximaciones no tradicionales y que permiten diferentes intervenciones: investigaciones recientes con base en sucesos clinicos observados como la aparicion del reflejo trigemino cardiaco (46-48), el reflejo autonomico (49), la utilidad de la estimulacion del trigemino en la depresion mayor (50), la modulacion en la actividad de las neuronas del nucleo ventral coclear por el trigemino (51, 52), proyecciones trigeminales en la corteza del cingulo, zona relacionada con procesamiento emocional y control del sistema nervioso autonomo (entre otros) (53), reafirman dicha exigencia, para poder abordar cualquier situacion clinica desde la integralidad. Este marco conceptual se ha venido construyendo, particularmente para la terapia neural, desde el nervismo con Pavlov, pasando por la patologia corticovisceral de Bikov, la propuesta de Speransky, la fisiologia moderna, la cibernetica, la teoria de sistemas, el pensamiento complejo y los aportes de investigaciones hechas sobre plasticidad neuronal y sinaptica y en conectomica (entre otras) (que objetiva en los mapeos comprensivos y el analisis de la conectividad cerebral), planteando una vision integradora de todos los elementos corporales para el caso particular del sistema nervioso. Por ejemplo, los hallazgos en conectomica han develado nuevos mapas cerebrales basados en respuestas neurales ante actividades y estimulos, que sugieren otras relaciones establecidas entre estructuras cerebrales diferentes a los mapeos tradicionales, que si bien es cierto constituyen la primera aproximacion que permite en la actualidad diagnosticar y llevar a cabo intervenciones exitosas en la clinica, y que adicionalmente constituyen la base fundamental del entendimiento cerebral, se basan en modelos experimentales de laboratorio que se alejan del dinamismo inherente a un ser vivo. Por el contrario, la conectomica busca obtener resultados haciendo observacion de "cerebros" in vivo a traves de tecnicas no invasivas que, aun cuando carecen de una absoluta precision, se acercan a la formulacion de modelos que llevan a una aproximacion pronta y funcional. Estos conceptos se pueden extrapolar a este trabajo dado el planteamiento de modelos que permiten ampliar la gama de posibilidades de interconexion, interferencia, intercepcion, modulacion, retransmision e incluso cambios estructurales dependientes de una estimulacion en la escala de tiempo (54), en el marco del terreno del nervio trigemino hacia un impacto sistemico.

Otros estudios que apoyan lecturas innovadoras de los aspectos relacionales del sistema nervioso son los modelos de comunicacion quimica como via de informacion entre elementos neurales y de estos con los que se relacionan. Es el caso de estudios en roedores que demuestran la expresion de grelina en las neuronas del ganglio trigemino y cuyos receptores se localizan en una vasta zona corporal que incluye varios elementos constitutivos del aparato digestivo, explicando cambios locales comportamentales durante algunas fases del ciclo ovarico (55). En humanos, por ejemplo, hay evidencia de receptores para estrogenos en las celulas del ganglio espinal trigeminal, lo que propone cambios en la neuromodulacion relacionada con fluctuaciones hormonales (56); incluso las concentraciones de estrogenos aparentemente modulan la expresion de peptidos especificos en el ganglio del trigemino, lo que pudiere jugar un papel importante en la genesis de migranas y desordenes temporomandibulares relacionados con el ciclo ovarico (57).

Se hace necesario el emprendimiento de investigaciones que aboquen este tipo de posibilidades con estrategias de demostracion in vivo, en la medida en que no es posible colegir correlaciones complejas y no evidentes en modelos estaticos (in vitro o post mortem), dados los cambios en el ambiente intrinseco y extrinseco que subyacen en la dinamica adaptativa funcional permanente.

Lo anterior sustenta la intervencion en el nervio trigemino en el marco conceptual de la terapia neural como asiento de campo interferente, dadas las amplias posibilidades de manifestaciones clinicas que subyacen a esta estructura desde el punto de vista anatomico y funcional.

CONCLUSIONES

El nervio trigemino tiene funciones sensitivas y motoras y esta distribuido en la region facial y craneana. Cuenta con amplias relaciones anatomicas y funcionales con otras estructuras corporales.

La evidencia diaria exige otras miradas que parten de aproximaciones no tradicionales y que permiten diferentes intervenciones.

La terapia neural es un sistema medico complejo que se caracteriza por el enfoque integral del organismo cuya dinamica esta enmarcada por el papel rector del sistema nervioso.

Los hallazgos en conectomica han develado nuevos mapas cerebrales basados en respuestas neurales ante actividades y estimulos, que sugieren otras relaciones establecidas entre estructuras cerebrales diferentes a los mapeos tradicionales.

La posible inferencia funcional del trigemino con estructuras cerebrales como la corteza del cingulo, la corteza prefrontal, el sistema nervioso autonomo (entre otras) sugiere una vision integradora de todos los elementos constitutivos del organismo.

Se hace necesario el emprendimiento de investigaciones con estrategias de demostracion in vivo, en la medida en que no es posible colegir correlaciones complejas en modelos estaticos.

AGRADECIMIENTOS

Fabio Ojeda. realizador de cine y television, Universidad Nacional de Colombia.

Recibido: 29-03-2012 Aceptado: 11-05-2012

REFERENCIAS

(1.) Gray H, Williams PL, Bannister LH. Anatomia de Gray: bases anatomicas de la medicina y la cirugia. 38 ed. Madrid: Harcourt Brace; 2001.

(2.) Bykov KM. Text-book of physiology. Moscow: Foreign Languages Pub. House; 1960.

(3.) Dosch P, Dosch J, Dosch M. Manual of Neural Therapy According to Huneke. Cologne (Germany): Thieme; 2007.

(4.) Payan JC. Lanzate Al Vacio Se Extenderan Tus Alas. Bogota: McGraw-Hill Spanish; 2000.

(5.) Payan JC. Desobediencia vital. Barcelona (Espana): Instituto de Terapia Neural; 2004.

(6.) Alarcon A, Vidal A, Neira J. Salud intercultural: elementos para la construccion de sus bases conceptuales. Revista medica de Chile. http://www.scielo. cl/scielo.php?script = sci_arttext&pid = S003498872003000900014&nrm=iso (consultado el 27de febrero de2011). 2003;131:1061-5.

(7.) Urrego D. Abordaje de la Medicina Alternativa como sistema medico complejo en la Universidad Nacional de Colombia. Revista Facultad e Medicina de la Universidad Nacional de Colombia. http://www.scielo.org. co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S012000112010000200007&nrm=iso (consultado el 23 de marzo de 2011). 2010;58:155-6.

(8.) Salazar J, Urrego D. La terapia neural: de terapia "ortodoxa" a sistema medico complejo. Trabajo de grado para obtenerel Titulo de Magister en Medicina Alternativa. Area Terapia Neural, Universidad nacional de Colombia, Bogota; 2010.

(9.) Ado A. Patologia cheskaya Fisiologia. Moscu: Triada X; 2002..

(10.) Agadzhanian N. Fisiologia Chelovieca. Moscu: Medizinskaia kiniga; 2003.

(11.) Pavlov IP, Anrep GV. Conditioned Reflexes. Mineola: Dover Publications; 2003.

(12.) Speransky AD. Bases para una nueva teoria de la medicina: Psique; 1954.

(13.) Vishnevsky A. El Bloqueo Novocainico y los Antisepticos Oleo balsamicos como una forma Terapeutica Patogena. Buenos Aires: Cartago; 1958.

(14.) Pickenhain L. The importance of I.P. Pavlov for the development of neuroscience. Integrative physiological and behavioral science : the official journal of the Pavlovian Society. http://www. ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10485608 (consultado el 18 de diciembre de 2011). 1999;34(2):85-9.

(15.) Osorio Y Odontologia Neurofocal. "Otra Racionalidad". Revista de la Federacion Odontologica Colombiana. http://www.terapianeural.com/index. php?option=com_content&task=view&id = 148&I temid=26 (consultado el 10 de abril de 2011). 2003;65:11.

(16.) Moore K, Persaud T. Embriologia clinica. 8 ed. Madrid Elsevier; 2008.

(17.) Adler E. Allgemein-Erkrankungen durch Storfelder (Trigeminus Bereich). 3 ed. Heidelberg-Alemania: Verlag fur Medizin; 1983.

(18.) Sadler TW, Langman J. Embriologia medica/ Medical Embryology: Con orientacion clinica/ With Clinical Orientation. 10a ed. Buenos Aires: Editorial Medica Panamericana; 2007.

(19.) Shigetani Y, Howard S, Guidato S, Furushima K, Abe T, Itasaki N. Wise promotes coalescence of cells of neural crest and placode origins in the trigeminal region during head development. Developmental biology. http://www.ncbi.nlm. nih.gov/pubmed/18538759 (consultado el 16 de mayo de 2011). 2008;319(2):346-58.

(20.) Donkelaar HJ, Lammens M, Hori A. Clinical Neuroembryology: Development and Developmental Disorders of the Human Central Nervous System. Berlin: Springer; 2010.

(21.) Carlson BM. Embriologia Humana Y Biologia Del Desarrollo. 4 ed. Barcelona (Espana): Elsevier; 2009.

(22.) Boron WF, Boulpaep EL. Medical Physiology: a cellular and molecular approach. 2nd ed. Philadelphia: Saunders/Elsevier; 2009.

(23.) Dietz V. Neuronal plasticity after a human spinal cord injury: Positive and negative effects. Experimental neurology. http://www.ncbi.nlm. nih.gov/pubmed/21530507 (consultado el 11 de octubre de 2011) 2011. doi: 10.1016/j. expneurol.2011.04.007.

(24.) Waxman SG. Clinical Neuroanatomy. 26 ed. New York: McGraw-Hill Medical; 2009

(25.) Latarjet M, Liard AR. Anatomia Humana/ Human Anatomy. 4 ed. Buenos Aires: Editorial Medica Panamericana; 2005.

(26.) Go JL, Kim PE, Zee CS. The trigeminal nerve. Seminars in ultrasound, CT, and MR. http://www. ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11770929 (consultado el 18 de marzo de 2011). 2001;22(6):502-20.

(27.) Kamel HA, Toland J. Trigeminal nerve anatomy: illustrated using examples of abnormalities. AJR American journal of roentgenology.http://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pubmed/11133576 (consultado el 12 de noviembre de 2011). 2001;176(1):247-51.

(28.) Borges A, Casselman J. Imaging the trigeminal nerve. European journal of radiology.http://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pubmed/20227216 (consultado el 6 de agosto de 2011). 2010;74(2):323-40.

(29.) Gonella MC, Fischbein NJ, So YT. Disorders of the trigeminal system. Seminars in neurology. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pubmed/19214931 (consultado el 8 de julio de 2009). 2009;29(1):36-44.

(30.) Gilman S, Newman SW. Neuroanatomia y neurofisiologia clinicas de Manter y Gatz. 5 ed. Mexico: Manual Moderno; 2003. 281 p .

(31.) Mai JK, Paxinos G. The Human Nervous System. 2 ed. Amsterdam: Elsevier Science; 2011.

(32.) Afifi AK, Bergman RA. Neuroanatomia funcional: texto y atlas. 2 ed. Mexico: McGrawHill; 2006.

(33.) Vorobev VP. Gran atlas de anatomia humana. Moscu: Oformlenie; 2001.

(34.) Kahle W, Frotscher M. Color Atlas and Textbook of Human Anatomy: Nervous system and sensory organs. 5 ed. New York: Thieme; 2002.

(35.) Capra NF, Dessem D. Central connections of trigeminal primary afferent neurons: topographical and functional considerations. Critical reviews in oral biology and medicine : an official publication of the American Association of Oral Biologists. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pubmed/1457683 (consultado el 24 de octubre de 2011). 1992;4(1):1-52.

(36.) de Leeuw R, Davis CE, Albuquerque R, Carlson CR, Andersen AH. Brain activity during stimulation of the trigeminal nerve with noxious heat. Oral surgery, oral medicine, oral pathology, oral radiology, and endodontics. http://www.ncbi. nlm.nih.gov/pubmed/17138177 (consultado el 24 de octubre de 2011). 2006;102(6):750-7.

(37.) Iwata K, Miyachi S, Imanishi M, Tsuboi Y, Kitagawa J, Teramoto K, et al. Ascending multisynaptic pathways from the trigeminal ganglion to the anterior cingulate cortex. Experimental neurology. http://www.ncbi.nlm. nih.gov/pubmed/20854814 (consultado el 24 de octubre de 2011). 2011;227(1):69-78.

(38.) Leandri M, Gottlieb A, Cruccu G. Head extensor reflex evoked by trigeminal stimulation in humans. Clinical neurophysiology : official journal of the International Federation of Clinical Neurophysiology. http://www.ncbi.nlm. nih.gov/pubmed/11595141 (consultado el 10 de agosto de 2011). 2001;112(10):1828-32.

(39.) O'Rahilly R, Gardner E, Muller F, Zamora CH. Anatomia de Gardner. 5 ed. Mexico: McGraw-Hill; 198.

(40.) Veillon F, Ramos-Taboada L, Abu-Eid M, Charpiot A, Riehm S. Imaging of the facial nerve. European journal of radiology. http://www.ncbi. nlm.nih.gov/pubmed/20456888 (consultado el 1 de septiembre de 2011). 2010;74(2):341-8.

(41.) Tohma A, Mine K, Tamatsu Y, Shimada K. Communication between the buccal nerve (V) and facial nerve (VII) in the human face. Annals of anatomy = Anatomischer Anzeiger : official organ of the Anatomische Gesellschaft.http://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pubmed/15125049 (consultado el 5 de enero de 2012). 2004;186(2):173-8.

(42.) Parkinson D, Johnston J, Chaudhuri A. Sympathetic connections to the fifth and sixth cranial nerves. The Anatomical record. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/666018 (consultado el 20 de junio de 2011). 1978;191(2):221-6.

(43.) Ong CK, Chong VF. The glossopharyngeal, vagus and spinal accessory nerves. European journal of radiology. http://www.ncbi.nlm.nih. gov/pubmed/20233644 (consultado el 31 de octubre de 2011). 2010;74(2):359-67.

(44.) Neuhuber W, Schrodl F. Autonomic control of the eye and the iris. Autonomic neuroscience: basic & clinical. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pubmed/21071284 (consultado el 10 de enero de 2012). 2011;165(1):67-79.

(45.) Rusu MC, Pop F. The anatomy of the sympathetic pathway through the pterygopalatine fossa in humans. Annals of anatomy = Anatomischer Anzeiger : official organ of the Anatomische Gesellschaft. http://www.ncbi.nlm. nih.gov/pubmed/19939656 (consultado el 31 de octubre de 2011). 2010;192(1):17-22.

(46.) Schaller B, Sandu N, Filis A, Ottaviani G, Rasper J, Noethen C, et al. Trigemino-cardiac reflex: the trigeminal depressor responses during skull base surgery. Clinical neurology and neurosurgery. http://www.ncbi.nlm.nih. gov/pubmed/18996640 (consultado el 20 de noviembre de 2011). 2009;111(2):220.

(47.) Schaller B, Cornelius JF, Prabhakar H, Koerbel A, Gnanalingham K, Sandu N, et al. The trigemino-cardiac reflex: an update of the current knowledge. Journal of neurosurgical anesthesiology.http://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pubmed/19542994 (consultado el 7 de noviembre de 2011). 2009;21(3):187-95.

(48.) Schaller B, Sandu N, Cornelius JF, Filis A. Comment on "Asystole due to trigemino-cardiac reflex: A rare complication of trans-sphenoidal surgery for pituitary adenoma". Journal of clinical neuroscience : official journal of the Neurosurgical Society of Australasia. http://www.ncbi.nlm. nih.gov/pubmed/19766494 (consultado el 8 de octubre de 2011). 2009;16(12):1709.

(49.) Koeda S, Ishii H, Kuchiiwa S, Izumi H. Role of the spinal trigeminal nucleus in the rat autonomic reflex. Archives of oral biology. http:// www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19818431 (consultado el 24 de octubre de 2011). 2009;54(12):1136-42.

(50.) Schrader LM, Cook IA, Miller PR, Maremont ER, DeGiorgio CM. Trigeminal nerve stimulation in major depressive disorder: first proof of concept in an open pilot trial. Epilepsy & behavior : E&B. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21820361 (consultado el 1 de septiembre de 2011). 2011;22(3):475-8.

(51.) Shore SE, El Kashlan H, Lu J. Effects of trigeminal ganglion stimulation on unit activity of ventral cochlear nucleus neurons. Neuroscience.http://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pubmed/12831866 (consultado el 5 de enero de 2012). 2003;119(4):1085-101.

(52.) El-Kashlan HK, Shore SE. Effects of trigeminal ganglion stimulation on the central auditory system. Hearing research. http://www. ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14987749 (consultado el 2 de febrero de 2012). 2004;189(1-2):25-30.

(53.) Matthews SC, Paulus MP, Simmons AN, Nelesen RA, Dimsdale JE. Functional subdivisions within anterior cingulate cortex and their relationship to autonomic nervous system function. Neuroimage. http://www.ncbi.nlm. nih.gov/pubmed/15219587 (consultado el 1 de octubre de 2011). 2004;22(3):1151-6.

(54.) Behrens TE, Sporns O. Human connectomics. Current opinion in neurobiology. http://www. ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21908183 (consultado el 10 de octubre de 2011). 2012;22(1):144-53.

(55.) Puri V, Chandrala S, Puri S, Daniel CG, Klein RM, Berman NE. Ghrelin is expressed in trigeminal neurons of female mice in phase with the estrous cycle. Neuropeptides. http://www. ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16376425 (consultado el 24 de octubre de 2011). 2006;40(1):35-46.

(56.) Fenzi F, Rizzzuto N. Estrogen receptors localization in the spinal trigeminal nucleus: an immunohistochemical study in humans. European journal of pain. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pubmed/21640622 (consultado el 2 de febrero de 2012) 2011;15(10):1002-7.

(57.) Puri V, Cui L, Liverman CS, Roby KF, Klein RM, Welch KM, et al. Ovarian steroids regulate neuropeptides in the trigeminal ganglion. Neuropeptides.http://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pubmed/15936815 (consultado el 24 de octubre de 2012). 2005;39(4):409-17.

Gloria Esperanza Lopez [1], Jorge Ivan Salazar [2], Edgar Osuna Suarez [3]

[1] Maestrante en Medicina Alternativa, linea de profundizacion en Terapia Neural, Facultad de Medicina, Universidad Nacional de Colombia.

[2] Coordinador del area de Terapia Neural, Maestria en Medicina Alternativa, Facultad de Medicina, Universidad Nacional de Colombia.

[3] Profesor titular, coordinador de Neuroanatomia, Facultad de Medicina, Universidad Nacional de Colombia.

Correspondencia: gloeslopez@gmail.com
COPYRIGHT 2012 Universidad Colegio Mayor de Cundinamarca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Lopez, Gloria Esperanza; Salazar, Jorge Ivan; Osuna Suarez, Edgar
Publication:NOVA
Date:Jan 1, 2012
Words:8816
Previous Article:Modelo animal de anemia inducida por flebotomia cronica: relacion funcional entre hierro y eritropoyesis.
Next Article:Calidad del agua de unidades odontologicas.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters