Printer Friendly

Descanse en paz Otto de Habsburgo: Murio, muy anciano, el ultimo de la dinastia.

En el centro de Guadalajara hay una hermosa iglesia barroca, la de Santa Monica, la que encima de una de sus puertas luce un extrano simbolo esculpido: un aguila bicefala, simbolo que me recuerda, cada vez que la veo, que esta ciudad, que este pais, fue alguna vez territorio del imperio mas grande de su mundo, el de los Habsburgo.

Los mexicanos tendemos a olvidar las curiosidades de nuestra fantastica historia y entre tantas mas ese pasado dominio de los Habsburgo, esa dinastia que los espanoles bautizaron como los Austrias y que goberno a Mexico casi por doscientos anos.

Y todo esto me viene a cuento porque hace unos dias murio, muy anciano ya, el ultimo heredero de la otrora poderosa dinastia: Otto de Habsburgo. Esto merece aunque sea un pie de pagina en la diaria cronica de este pais desmemoriado para acordamos no solo de los dos siglos coloniales bajo el gobierno de don Carlos y los Felipes, hasta el advenimiento del pobre rey embrujado, cuya esterilidad y muerte acabo en Espana con la dinastia, pero tambien para recordar que en pleno siglo XIX la eterna reaccion mexicana nos trajo de emperador a otro Habsburgo, el malhadado Maximiliano. Un archiduque maldito como tantos Habsburgo que cambio la belleza de Viena y la serenidad de Miramar por un piquete de fusilamiento en Queretaro.

Fantastica, prodigiosa y finalmente tragica la biografia de los Habsburgo desde un lejanisimo 1273, cuando tos principes electores, para acabar una cruenta crisis causada por la ausencia de un emperador, eligieron a un noble provincial llamado Rodolfo de Habsburgo, un hombre agradable y mediocre al que los etectores pensaban controtar sin saber que con ello iniciaban la vida de una dinastia que por poco se aduena del mundo conocido.

Una familia que invento como su divisa las cinco vocales AEIOU que significaban Austriae Est Imperare Orbi Universo y que para lograrlo no solo se basaban en las armas sino sobre todo en et amor.

Es decir, en la busqueda de matrimonios convenientes, como el de aquel emperador Maximiliano que caso con la bella heredera Maria, de la riquisima Borgona, y que engendrarian a un Felipe conocido como el Hermoso del que se enamoraria literalmente hasta la locura Juana, la hija de los Reyes Catolicos y que seria la madre tragica de don Carlos, emperador de Occidente y que estuvo a punto de serlo del Orbi Universo.

Ese buen rey, don Carlos nacido en Flandes y que pensaba en frances, retratado magnificamente por el Tiziano y al cual Cortes, un hidalguillo extremeno, le regalaria mas tierras de las que habia heredado don Carlos de sus ancestros.

La historia de los Habsburgo es una verdadera novela-rio con maravillosos personajes como Maria Teresa y Maria Antonieta, Jose el emperador, musico de los tiempos de Mozart, y el eterno Francisco Jose, con su Sissi emperatriz y su tragico hijo Rodolfo, el de Mayerling, Francisco Jose que ve morir su imperio bajo los canonazos de la Primera Guerra Mundial.

Ese imperio que es la mitad de la vida de Europa. Ese imperio del que alguna vez fue parte la Suave Patria. Que descanse en paz Otto de Habsburgo, cuyo reino es solo una tumba.

COPYRIGHT 2011 Editorial Cruzada, S.A. DE C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Garcia Oropeza, Guillermo
Publication:Siempre!
Article Type:Obituario
Date:Jul 31, 2011
Words:584
Previous Article:Cultura civica y deber ciudadano: en el pais y en la ciudad de Mexico.
Next Article:Estados Unidos, en riesgo de un impago: de suceder, afectaria la economia mundial.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters