Printer Friendly

Desarrollo de la herpetocultura en Costa Rica: Situacion actual de herpetarios y manejo ex situ de reptiles y anfibios.

Development of Herpetoculture in Costa Rica: Current Situation of Herpetariums and Ex Situ Management of Reptiles and Amphibians

1. Introduccion

En las ultimas cuatro decadas, la tenencia y manejo de anfibios y reptiles en cautiverio, disciplina conocida como Herpetocultura, se ha popularizado en Norte America, Europa y mas recientemente en algunos paises de Asia y Latinoamerica. Numerosas instituciones, centros e incluso entes productores privados mantienen y reproducen cientos de especies de herpetofauna, segun las disposiciones legales de cada pais o region (Ross y Marzec, 1990).

Como disciplina formal, la herpetocutura ha permitido importantes avances en la zootecnia de anfibios y reptiles en cautiverio, lo que a su vez ha permitido el desarrollo de centros de exhibicion, programas de educacion e investigacion, asi como de toda una industria basada en sus derivados (incluyendo cuero, carne, farmacos, venenos, o crias empleadas como mascotas). Otra afortunada contribucion de estos avances es el mantenimiento de poblaciones de especies amenazadas o en peligro de extincion (Mendelson et al., 2006), con lo cual aporta a programas de reintroduccion o de conservacion ex situ (Zippel et al., 2011).

A pesar de esos beneficios, el mantenimiento de herpetofauna en cautiverio es aun controversial para muchos sectores de la poblacion y requiere de legislacion y controles adecuados para evitar impactos negativos, en especial la extraccion desmesurada de especies silvestres de su medio natural, la potencial amenaza de escape de especies aloctonas y sus impactos a nivel ecologico y de salud publica.

Costa Rica ha experimentado importantes cambios en la legislacion y manejo de vida silvestre en las ultimas dos decadas. Ademas, numerosos centros que promueven la exhibicion y reproduccion de especies de herpetofauna han proliferado a lo largo de todo el territorio, al punto de constituirse en un importante componente de la industria turistica que ano tras ano atrae a miles de visitantes extranjeros y que promueve el turismo nacional en el pais (Sasa, Chaves y Porras, 2010).

Sin embargo, pese a estos desarrollos, no hay disponible informacion centralizada sobre esos herpetarios a nivel del pais, y se desconocen, de forma integral, sus objetivos y metas. Aun mas, no existe ningun analisis de la forma de operacion de estos centros o de las especies de herpetofauna mantenidas en ellos, por lo que no son claros los potenciales impactos -negativos o positivos- que pudieran tener en la conservacion de las especies empleadas.

En este trabajo analizamos el desarrollo de la herpetocultura en Costa Rica, describiendo los herpetarios que operan actualmente en el pais, senalando sus objetivos, manejo, especies involucradas y posibles impactos a ellas o a las comunidades biologicas de donde son extraidas. Pese a lo comun de sus objetivos y la convergencia en muchas de las especies mantenidas, la proliferacion de esos centros supone un interesante mosaico de experiencias, posibilidades y retos para la escena ambiental del pais.

2. Metodologia

Con el fin de identificar los herpetarios a lo largo del territorio nacional, se realizo una consulta sobre los centros inscritos y se opero en cada area de conservacion durante el periodo 2013-2014. La consulta fue dirigida de forma escrita a personal directivo y encargado de vida silvestre de las diferentes areas de conservacion que integran el Sistema Nacional de Areas del Conservacion (SINAC), del Ministerio de Ambiente y Energia.

A partir de las respuestas a esa consulta por parte de personeros del SINAC, se realizaron visitas a cada herpetario, con previa cita con la persona propietaria o regente del establecimiento. La lista de centros fue completada siguiendo una metodologia de "bola de nieve" (Salamanca y Martin-Crespo, 2007) basada en la busqueda de nuevos herpetarios desde la informacion suministrada por los sujetos entrevistados. Los datos fueron completados a partir de observaciones in situ en cada centro.

Para la recopilacion de los datos de interes para este estudio, se realizo una entrevista estructurada, la cual consiste en 54 preguntas, tanto abiertas (donde el sujeto entrevistado puede dar libre respuesta) como cerradas (debe escogerse una de entre varias respuestas preestablecidas). La entrevista se dividio en cinco partes: 1) Informacion del centro de manejo. 2) Objetivos de la actividad del centro. 3) Generacion de recursos y financiamiento. 4) Caracteristicas del manejo. 5) Relacion con otros centros de manejo de reptiles y anfibios. El instrumento empleado en la entrevista puede ser solicitado a los autores.

Para determinar el marco legal sobre el que se sustenta el establecimiento de centros que mantienen anfibios y reptiles en cautiverio se revisaron las leyes y decretos sobre vida silvestre vigentes en el pais.

3. Resultados

3.1 Herpetarios en Costa Rica

Un total de 33 sitios que mantienen reptiles o anfibios (o ambos) estuvieron activos en el pais durante el periodo de estudio (Cuadro 1). Estos sitios operan en cinco de las areas de conservacion que conforman el SINAC y fueron reconocidos por estas agencias, por lo que se asume que todos cumplen los requisitos legales del gobierno. Dos de esos herpetarios corresponden a colecciones privadas, mientras que los restantes son centros que cumplen distintos objetivos. De estos ultimos, dos centros se mostraron renuentes a participar de las entrevistas y visitas, por lo que la informacion que se presenta se basa unicamente en los 29 centros restantes.

El 87% de los herpetarios estan registrados en las categorias de exhibicion, zoocriadero o zoologico (Figura 1), mientras que un 10% corresponden a la categoria centro de rescate.

3.2 Objetivos y actividades

Al indagar sobre la finalidad del herpetario, tan solo un 23% de los sujetos entrevistados indica que la exhibicion de anfibios y reptiles es uno de sus fines, mientras que 26% menciona educacion como un objetivo principal de su operacion. Conservacion e investigacion como finalidad son reportados por un 18% y 17% de los herpetarios, respectivamente (Figura 2).

A pesar de que casi una cuarta parte de los centros indica que la exhibicion de animales es uno de sus objetivos, tan solo uno de ellos reporta el atender turistas como una de sus metas. Estas contradicciones se reflejan tambien en nuestras observaciones durante las visitas, ya que en la mayoria de herpetarios el atender turismo pareciera una prioridad del centro y su personal.

Aun mas, el 80% de los representantes entrevistados sostienen que su centro realiza actividades de investigacion y un 85% indica que realizan actividades de educacion, cifras que no coinciden con los porcentajes reportados para los objetivos del herpetario mostrados en la figura 2. A pesar de esas aseveraciones, la mayoria no presento ninguna evidencia de acciones formales en el tema de investigacion.

Dentro de las principales actividades de educacion reportadas por los entrevistados, un 42% corresponde a charlas-talleres y un 15% a visitas guiadas para grupos (Figura 3).

Los herpetarios asociados a las universidades (Instituto Clodomiro Picado, Zoocriadero de Cocodrilos del Instituto Tecnologico de Costa Rica en Santa Clara, y Zoocriadero de la Universidad Tecnica Nacional en Atenas), asi como el Serpentario Nacional y Reptilandia mostraron evidencia de actividades de investigacion, principalmente estudios sobre herpetologia, zootecnica de reptiles en cautiverio y reproduccion.

3.4 Financiamiento

Un 47% de los centros inicio con fondos propios o familiares, mientras que casi la mitad de los herpetarios indican que recurrieron a prestamos comerciales o al asocio con inversionistas para iniciar la operacion (Figura 4). Tres de los centros visitados pertenecen a universidades publicas, por lo que el financiamiento inicial proviene de fondos publicos (Figura 4).

El soporte financiero de los centros depende, en gran medida, de las actividades que realizan para cumplir sus verdaderos objetivos. Asi, aunque el turismo no es indicado como uno de los objetivos primordiales con el cual se manejan los centros de herpetofauna, la cantidad de visitacion anual sobrepasa las 2000 personas en la mayoria de ellos (Figura 5).

Esto sugiere que en cerca de un 60% de los centros, el financiamiento para operar proviene precisamente de la visitacion (Figura 6). Una proporcion menor de centros operan con recursos que provienen de donaciones, de actividades no relacionadas al herpetario o de fondos propios (Figura 6).

La mayoria de herpetarios son catalogados como negocios de corte familiar, que dirigen sus actividades a la visitacion (Figura 7).

Por lo tanto, la cantidad de personas que resulta directamente beneficiada de las actividades desarrolladas en ellos es relativamente baja, generalmente menor a cinco, entre personas funcionarias o compradoras directas de alimento o utensilios (Figura 8).

3.4 Especies mantenidas en cautiverio

Un total de 144 especies de anfibios y reptiles fueron observadas en los centros y son enlistadas en el cuadro 2. Los grupos de herpetofauna con mayor representacion son: serpientes (con 87 especies), anuros (30 especies), saurios (14 especies), tortugas (10 especies) y crocodilidos (3 especies). Las cuatro serpientes mas frecuentes en los centros son Boa constrictor (80% de los centros), Bothrops asper y Bothriechis schlegelii (en 71% de los centros) y Lachesis stenophrys (66% de los centros). El anuro mas habitual en los centros visitados es Oophaga pumilio (42% de los centros).

Entre los grupos de herpetofauna mas utilizados destacan las serpientes venenosas de la familia Viperidae, con 33 especies observadas en total. Un 76% de los herpetarios mantiene al menos tres especies de viboras, lo que subraya el interes sobre este grupo particular. Las serpientes constrictoras (familias Boidae y Pythonidae) son representadas por 19 especies en total; un 90% de los herpetarios incluye al menos una especie de ellas. Por otro lado, solo 30 especies de la familia Colubridae (sensu lato), el grupo mas diverso de serpientes en el pais, fue observado en nuestras visitas, con un 75% de los herpetarios que mantiene, al menos, una especie de ellas.

La razon de estas diferencias tiene que ver con facilidades de mantenimiento y el interes que el publico meta tiene sobre los distintos grupos. Asi, las viboras y las grandes constrictoras se alimentan principalmente de roedores y pequenos mamiferos, y pueden sobrevivir relativamente bien en espacios reducidos, por lo que es mas facil su mantenimiento. Ademas, son los grupos que mas llaman la atencion del publico por tratarse de animales capaces de generar severos envenenamientos en seres humanos (en el caso de viboras) o que logran alcanzar tamanos descomunales (en el caso de boas y pitones). En contraste, pese a su diversidad en el pais, los colubridos tienden a tener dietas mas especializadas, y muchos de ellos son depredadores activos que requieren grandes espacios para su adecuado mantenimiento, lo que complica su manejo en cautiverio.

De la lista de especies del cuadro 2 se percibe que el 68% son nativas, mientras que 32% son exoticas. Las mismas personas entrevistadas indican la razon de por que tan alto porcentaje de especies foraneas: muchas son traidas y mantenidas con el objeto de servir al publico meta nacional (estudiantes, turistas nativos). En el caso de los dos zoocriadores consolidados Mundo de Serpientes y Reptilandia, la existencia de especies exoticas es una consecuencia, ademas, de la demanda de crias de especies foraneas en el mercado internacional.

Aunque no todos los centros mostraron un riguroso inventario de las cantidades de individuos por especie, se logra apreciar que las serpientes son el grupo con mayor cantidad de individuos en cautiverio. En general, el numero de individuos varia entre un par de decenas en los herpetarios mas pequenos, hasta varias centenas en el caso del serpentario del Instituto Clodomiro Picado y Reptilandia. El maximo numero de serpientes se reporta en el Serpentario de Mundo de Serpientes, donde se ha llegado a mantener cerca de mil individuos en epoca de cria.

Ademas de los anfibios y reptiles, otros grupos taxonomicos son incluidos en esos centros, principalmente especies de aracnidos, insectos, mamiferos y aves. Durante las entrevistas, en muchos de los centros se indico que estos animales resultan de decomisos, rescates, abandonos o son adquiridos como parte de la alimentacion de las especies de reptiles y anfibios mantenidas.

3.5 Origen de los animales

Tan solo un 32% de los sujetos entrevistados reportan que sus animales provienen directamente del entorno natural, ya sea por encargo o como producto de decomisos o abandono; mientras que un 40% sostiene que sus animales provienen de padrotes provenientes de otros zoocriaderos. De esta manera, pareciera que la mayoria de sus animales es nacida en cautiverio. La fraccion restante corresponde a centros que no respondieron la pregunta.

Ahora bien, casi la mitad de los centros visitados estan registrados en la categoria de zoocriadero, lo cual significa que tienen permiso para realizar reproducciones de las distintas especies cautivas tanto para uso del mismo centro como para su comercializacion. De esta manera, se esperarian volumenes altos de nacimientos en al menos los herpetarios en categoria de zoocriadero. Sin embargo, la informacion suministrada no apoya esa expectativa: la cantidad de nacimientos anuales reportados en la gran mayoria de herpetarios fluctua entre 0-30 individuos, lo que es un numero muy bajo para centros especializados en reproduccion (Figura 9). El argumento utilizado por el personal encargado es que estas reproducciones se llevan a cabo con el fin de realizar cambios con otros herpetoculturistas o simplemente para sustituir animales de su propia coleccion. Sin embargo, como se menciono anteriormente, la proporcion de centros que indica un origen de zoocriaderos es alta, lo que no parece coincidir con la baja produccion de animales en cautiverio reportada.

Aun mas, un importante numero de centros reconoce que el origen de muchos de sus animales sigue siendo del medio natural. Asi, por ejemplo, un 57% de ellos indican ingresos de animales provenientes del campo, cifra que es mas alta que el porcentaje de centros que reportan un origen de zoocriaderos senalada anteriormente. En contraste, solo un 19% de los centros reportan que no reciben animales del campo. De los herpetarios que reconocen un origen del medio natural, el 24% indica el ingreso de al menos 5 individuos anualmente; 38% reporta entre 6 a 100 animales cada ano, y un 14% menciona recibir un volumen cercano a 200 individuos o mas anualmente.

Asi las cosas -con algunas pocas excepciones- es dificil identificar el origen de los reptiles y anfibios mantenidos por la mayoria de herpetarios en Costa Rica, aunque todo parece indicar que se trate de animales capturados en el medio natural.

3.6 Operacion y manutencion de animales

La mayor parte de los centros visitados se encuentran inscritos ante el SINAC, la agencia estatal que regula el manejo de fauna y flora silvestre en el pais. El SINAC requiere que los herpetarios elaboren un plan de manejo, especificado en el Reglamento de Ley Conservacion Vida Silvestre 7317. Este documento permite protocolizar las actividades de montaje, manejo y operacion de la actividad que se desarrolla en el centro. Tan solo el 63% de las entrevistas reportan el poseer dicho plan de manejo sobre el que sustentan el desarrollo de sus operaciones. Sin embargo, es interesante notar que poco mas de la mitad de los centros indica contar con una persona regente biologica, mientras que casi un 50% de ellos poseen, ademas, sujetos regentes veterinarios. La regencia es otra de las obligaciones de los centros especificadas en el mencionado reglamento, es incluso requisito para la categoria zoologico el que este cargo este contratado a tiempo completo.

Otra de las disposiciones basicas del plan de manejo requerido por el SINAC es contar con un cuarto de cuarentena, espacio donde se mantienen animales de recien ingreso para que pasen el proceso de adaptacion. Ese recinto fue observado en tan solo un 54% de los centros visitados. Los tipos de recintos utilizados en la manutencion de animales en los distintos herpetarios se relacionan con la finalidad de la coleccion. Asi, en aquellos centros en donde la produccion de serpientes o su mantenimiento con fines de produccion de veneno es el fin primordial, los animales son mantenidos en cajas de plastico, de policarbonato o de madera, ventiladas a partir de pequenos orificios creados en sus paredes. Para efectos de exhibicion se emplean terrarios de diferentes dimensiones (Figura 10a-b). Los terrarios permiten introducir sustratos y estructura viva, como vegetacion, para ambientar el recinto esteticamente y facilitan, al mismo tiempo, que el animal se sienta menos expuesto (Figura 10c). Sin embargo, en varias exhibiciones los terrarios no mostraban estructura alguna, dejando totalmente expuesto al individuo.

Al tratarse de animales ectotermos, cuyas temperaturas corporales dependen de la temperatura ambiental, muchos centros que mantienen anfibios y reptiles utilizan bandas de temperatura, piedras calientes y bombillos para proveer un punto focal de mayor temperatura y constituir asi un gradiente termico en la caja o terrario. En algunos centros ubicados en regiones donde alcanzan temperaturas ambientales relativamente bajas, se emplean calentadores ambientales para mantener la temperatura a nivel de cuarto. En unos pocos centros especializados en la reproduccion de especies de zonas frias, estas se mantienen en cuartos cuyas temperaturas bajas son mantenidas mediante unidades de aire acondicionado.

Cerca del 78% de los centros realiza revisiones de rutina diaria en cada recinto con individuos. Revisiones una vez a la semana, cada tres dias o una vez por semana, se hacen en un 4% de los centros en cada una de estas frecuencias, mientras que el 9% de los centros indico que la revision la efectuan de manera quincenal. Esta actividad consiste, basicamente, en la limpieza de los terrarios, mantener el suministro de agua, proporcionar alimento y observacion general del estado del animal.

Por otro lado, casi la mitad de los centros visitados cuenta unicamente con una sola barrera para impedir un eventual escape del animal (el recinto esta fuera del edifico). Otro 24% cuenta con dos barreras de proteccion (recinto y edificio) y un 23% dispone de tres niveles (recinto, cuarto y edificio), lo cual genera menor probabilidad de que un animal se escape. Ante la solicitud de protocolos de escape y seguridad, un 59% de los centros cuenta con un protocolo de escape y un 66% con uno en caso de accidente por algun animal peligroso.

Finalmente, no es claro que se tengan previstas ante la eventualidad de cierre del lugar, que es otro de los requisitos del Plan de Manejo solicitado por SINAC. Muchas de las personas entrevistadas indican que trasladarian sus animales a otros herpetarios, pero no hay claridad en cuanto a cuales serian los centros a donde se trasladarian, o si estos tendrian real capacidad o disponibilidad de aceptar los animales enviados. Estas diferencias en cuanto a la operacion de los centros evidencian importante variacion en la forma como se manejan anfibios y reptiles en los distintos herpetarios del pais, lo que sugiere un significativo gradiente en cuanto a su calidad y cualificaciones.

3.7 Relacion con otros centros

Con excepcion de siete centros que no reportan interaccion con otros herpetarios, la gran mayoria de centros (78%) indica tener alguna relacion con al menos uno de ellos (Figura 11). Estas interacciones se manifiestan como intercambios de informacion para mejorar tecnicas de manejo (reportadas en 22 de los centros), intercambio de animales para renovar o mejorar sus colecciones (en 15 centros), manejo directo mediante regencias o supervision en el mantenimiento de la coleccion (reportado en 5 centros) o por ultimo compra de alimento vivo para sus animales (6 centros). Se identifican principalmente Mundo de Serpientes, Reptilandia, Snake Garden y el Serpentario del Instituto Clodomiro Picado como los centros de referencia y fuentes de animales mas importantes para otros herpetarios del pais, aunque el Serpentario Nacional y el Refugio Herpetologico Nacional tambien mantienen importantes relaciones con otros centros similares (Figura 11). Unicamente Mundo de Serpientes y Reptilandia mostraron evidencia de programas de reproduccion permanentes en la mayoria de las especies mantenidas

4. Discusion

En Costa Rica, al menos 33 sitios mantienen y manejan anfibios y reptiles en cautiverio, cumpliendo diferentes objetivos con ellos. Para un pais con una poblacion de poco mas de 4 millones de habitantes, semejante numero representa una considerable cantidad de centros especializados en un uso no tradicional de vida silvestre y refleja la importancia que el manejo de la biodiversidad tiene en el pais.

Las cifras de herpetarios constituyen una importante fraccion del total de centros especializados en el manejo de vida silvestre, que segun el SINAC (2013) actualmente lo integran 28 centros de rescate, 52 zoologicos, 147 zoocriaderos y 11 en una categoria denominada "otros". En estos lugares se manejan principalmente mamiferos y aves, ademas de herpetofauna.

La inmensa mayoria de los herpetarios son pequenas empresas privadas de corte familiar, lo que se conoce en otras latitudes como "cottage industry" (Jaffe y Azumi, 1960). A nivel local o regional, estas empresas no representan un motor importante de la economia, principalmente por el bajo numero de beneficiados directos de sus actividades. Sin embargo, son sus aportes a nivel de educacion, entretenimiento y conservacion los que hacen de esta actividad un tema de mucho interes en un pais con solida reputacion ambiental como Costa Rica.

4.1 Herpetofilia y el interes en vida silvestre

La existencia de tantos y tan variados establecimientos expresa la fascinacion que la sociedad tiene sobre la tenencia de especies silvestres en cautiverio. Aunque controversial, este interes se manifiesta ademas en las cifras de especies silvestres mantenidas como mascotas en el pais: se estima que unos 250 000 hogares costarricenses conservaban al menos una especie silvestre en cautiverio hace diez anos (Drews, 1999), y la cifra se cree ha incrementado en los ultimos anos. Para el periodo 2000-2012 se realizaron 3,456 decomisos de especies silvestres, lo cual es un 35% del total de los decomisos realizados por el SINAC. Segun los centros de rescate que prestan colaboracion al SINAC, se estan recibiendo mas de 2,000 individuos por ano, ya sean por decomisos, heridos o entregas voluntarias, segun datos del SINAC (2013). En gran medida, estas cifras explican el gran numero de centros de rescate y exhibicion en el pais, iniciativas privadas orientadas al manejo de animales que son decomisados o que escapan en ambientes urbanos y semiurbanos.

Por un lado, a nivel nacional hay un auge de la "herpetofilia", el interes por mantener anfibios y reptiles en condiciones de cautiverio en casas o centros especializados. Este auge es claramente evidenciado en la cantidad de personas que reportan mantener serpientes, tortugas e iguanas como mascotas, asi como en el incremento de foros sobre estas tenencias en redes sociales. A su vez, ese atractivo se nutre de las actividades realizadas desde los herpetarios, que transmiten informacion sobre especies y condiciones de manejo. Con la posibilidad de adquirir legalmente herpetofauna, si esta es nacida en cautiverio, el publico costarricense ha aumentado su demanda. Este fenomeno no es nuevo en la escena global, tal y como lo reportan Hemley (1994) y Nilsson (1997), se cree que en el mundo la tenencia de reptiles en cautividad ronda entre los 2 a 3 millones, mientras que en Costa Rica se estima en unos 160,000 animales aproximadamente (Ramirez y Guillen 1999).

4.2 Industria turistica y herpetarios

Por otro lado, el creciente numero de centros que exhiben reptiles y anfibios es tambien una consecuencia del desarrollo de la industria turistica del pais, especialmente en las ultimas dos decadas. Rojas (2009) senala que el incremento en la llegada de turistas internacionales supero el 10% anual en el periodo de 1986-2007, con registros de poco menos 261 000 turistas durante los primeros anos del periodo hasta casi los 2 millones para el 2007. Esas cifras han continuado incrementandose en los ultimos ocho anos.

Es evidente que la industria turistica de Costa Rica promueve la observacion de vida silvestre en general, pero de anfibios y reptiles en particular. Asi, la publicidad sobre herpetofauna es canalizada a traves de diferentes medios de comunicacion, redes sociales, programas televisivos y reportajes del pais, donde se muestran anuros, tortugas marinas, serpientes y cocodrilos entre entornos de gran belleza.

Aunque muchos de los sujetos entrevistados sostengan que sus centros no persiguen fines turisticos, es claro que la atencion de turistas del extranjero es una de las actividades primordiales en la mayoria, tanto en aquellos incluidos en la categoria zoocriadero, como en los categorizados como exhibicion y zoologico, aunque tambien en aquellos creados como centros de rescate.

Evidencia de esa estrecha relacion con la industria turistica es el que posean mucha de su informacion en ingles, el que sus tarifas sean diferenciadas para turistas del extranjero y nacionales, el que su publicidad sea realizada en los foros e instrumentos generalmente destinados a empresas turisticas y centros de entretenimiento. Ademas, la mayoria de los centros que exhiben herpetofauna se ubica en las principales zonas turisticas del pais.

Ahora, no es facil explicar la discrepancia entre la posicion de muchos de sujetos entrevistados en torno a los objetivos turisticos de sus exhibiciones y otras actividades de sus centros. Tal pareciera que la percepcion general es que los objetivos de turismo rinen con los de conservacion o educacion. Esta apreciacion posiblemente tenga raices mas profundas, en la separacion entre actividades comerciales remuneradas y aquellas actividades que persiguen objetivos que no se basan en retribucion economica, como son las educativas, de investigacion y de conservacion.

La citada percepcion podria nutrirse en parte de la interpretacion que se da al Articulo 14 de la Ley de Conservacion de Vida Silvestre (Ley No. 7317, 1992) que indica que el Estado, por medio del SINAC regulara las diversas actividades relacionadas con el manejo de vida silvestre. Tres secciones del articulo son de interes para esta discusion:

c) Extraccion: Se prohibe la extraccion de vida silvestre salvo cuando su destino sea un sitio de manejo legalmente establecido para la reproduccion con fines de conservacion, reintroduccion o comerciales. El SINAC determinara cuales especies seran objeto de estudios poblacionales para establecer el plantel parental para centros de reproduccion autorizados.

d) Tenencia: Se prohibe la tenencia en cautiverio de vida silvestre salvo cuando provenga de un sitio de manejo legalmente establecido para la reproduccion con fines de conservacion, reintroduccion o comerciales. El SINAC determinara cuales especies seran objeto de estudios poblacionales para establecer el plantel parental para centros de reproduccion autorizados. Para efectuar la colecta, el transporte y la comercializacion de la vida silvestre se deberan cumplir con los requisitos establecidos en esta ley y su reglamento.

14 bis: Todos los organismos, partes, productos y derivados, sin importar su estado o grado de transformacion, podran ser aprovechados con fines de lucro cuando los organismos, partes, productos y derivados sean reproducidos u obtenidos de organismos criados en un sitio de manejo de vida silvestre que cuente con los permisos correspondientes. Los organismos declarados en peligro de extincion, con poblaciones reducidas o amenazadas y criadas en cautiverio, podran ser aprovechados a partir de la tercera generacion de acuerdo con el plan de manejo del sitio. Los organismos que no esten en estas categorias podran aprovecharse a partir de la primera generacion, cuando provengan de reproduccion en cautiverio, de acuerdo con el plan de manejo del sitio de manejo de vida silvestre. En caso de que el aprovechamiento tenga que ver con aspectos geneticos y bioquimicos de la vida silvestre debera aplicarse lo establecido en la Ley de Biodiversidad, No. 7788.

Asi, el articulo citado expone que para aprovecharse comercialmente de la vida silvestre debe contarse con permisos otorgados por la agencia reguladora SINAC y que ese aprovechamiento comercial es posible, siempre y cuando los organismos provengan de centros que los reproduzcan con ese fin y que cuenten con los permisos correspondientes.

De alguna manera, hay una interpretacion -errada- de que la actividad comercial no es apoyada por el Estado. De hecho, muchos de los sujetos entrevistados indicaron que los objetivos de los centros que representan iniciaron enfocados en actividades de educacion o de conservacion (principalmente como rescate), pero que "cambiaron por necesidad", es decir, que fueron modificados hacia actividades remuneradas (exhibicion dirigida a turismo, cria y venta de animales) para asegurar la sostenibilidad economica del mismo centro. Esta tesis se contrapone a la observacion que -con una sola excepcion en el criadero de Iguanas de Kekoldila mayoria de exhibiciones que operan actualmente en el pais iniciaron como tales desde la fundacion del centro, por lo que no hay evidencia de que hayan cambiado sus objetivos ante "nuevas necesidades".

El hecho de que casi una quinta parte de los centros visitados destaque investigacion cientifica como una de sus metas principales, refuerza esta nocion. Con pocas excepciones, no se encontro evidencia de investigaciones formales o informales realizadas en los centros que reportaban esta actividad como proposito fundamental, lo que es interpretado otra vez como una manera de acentuar la naturaleza no comercial de la operacion.

Es posible que el recalcar aspectos de investigacion, conservacion y educacion permita contribuir a mejorar la imagen del centro ante diferentes publicos meta, lo que a su vez podria traducirse en importantes reditos. Por ejemplo, centros enfocados en actividades de conservacion y educacion son mejor cotizados por el SINAC y otras agencias del gobierno para endosar animales silvestres decomisados. De hecho, un 10% de los entrevistados reportan decomisos del SINAC como la principal fuente de animales para su operacion, pero la totalidad de centros manifiesta haber recibido en algun momento animales decomisados o rescatados.

4.3 Actividades emergentes

Aunque sostenemos que no hay evidencia de que los objetivos planteados por la mayoria de herpetarios que opera en el pais hayan cambiado en el tiempo, si consideramos que las metodologias y actividades para cumplir esos objetivos han variado, reacciones esperadas para sobrevivir en un mercado cada vez mas demandante, que supone gastos fijos crecientes y una competencia relativamente alta. Algunas de estas nuevas tendencias o actividades observadas en centros son la venta de crias de serpientes al publico nacional, programas de voluntariado, y la produccion de serpientes venenosas con glandulas extirpadas ("venomoids", sensu Bielli y Silvetti, 2014).

Varios centros estan empezando a manejar programas de voluntariado, donde sus participantes -principalmente personas extranjeras- son reclutadas para colaborar en diferentes labores con los animales y el centro (aseo de jaulas, manipulacion, alimentacion, guias, etc.). El voluntario se beneficia de la experiencia de trabajar con animales, mientras que los centros son retribuidos economicamente, ya sea por medio de pago directo o porque logran asegurar labores con menor inversion.

Ademas, en los ultimos anos, el SINAC ha permitido en el pais la venta de animales criados en cautiverio. Asi, son comunes los anuncios de venta de serpientes de los generos Boa, Epicrates y Lampropeltis en diferentes redes sociales y otros medios. Esta practica no rine con la legislacion actual, pero no es claro que el SINAC posea efectivos mecanismos de control y seguimiento que aseguren el origen de estos animales.

Una modalidad relativamente reciente en el pais es la extirpacion de glandulas de veneno de serpientes venenosas (Tait, 1938), con el fin de conseguir "venomoids" o sea serpientes incapaces de producir toxinas y que, por lo tanto, no representen un riesgo de salud. Estas practicas se popularizaron en los anos 90 (Hoser, 2004) y existe una importante bibliografia cientifica y divulgativa sobre sus ventajas y desventajas. Como practica, la extirpacion de glandulas tiene sus seguidores y sus detractores. Sin entrar en la controversia, si es importante senalar que algunos centros nacionales han apoyado el proceso, pero que no ha habido una franca discusion sobre los alcances eticos o en salud publica de esta practica a nivel de pais.

4.4 Herpetarios y conservacion de herpetofauna

La cantidad de herpetarios existentes actualmente, asi como el hecho de que casi una cuarta parte de ellos mencione conservacion como una de sus principales metas hace inaplazable un analisis del aporte de estos centros a la conservacion de nuestra biodiversidad.

La existencia misma de los centros y el hecho que en su mayoria transmita informacion a publicos generales (turistas, visitantes nacionales, estudiantes) hace evidente que los herpetarios son centros que propician conciencia sobre las funciones ecologicas de herpetofauna y de las necesidades de conservacion de este importante componente de la diversidad biologica del pais. Al aumentar la exposicion de especies generalmente consideradas peligrosas o nocivas y permitir que el publico las pueda apreciar a corta distancia, en condiciones controladas y de seguridad, es una practica necesaria para la creacion de un vinculo que canalice cambios en la actitud hacia esos animales (Greene, 1997).

En ese contexto, los herpetarios han funcionado como un apoyo fundamental al Estado, realizando labores en diferentes campos de la educacion ambiental, asi como en la produccion de nuevas generaciones de algunas especies amenazadas o en peligro de extincion. Ademas, cuatro centros generan conocimiento formal sobre la biologia de herpetofauna, asi como sobre la zootecnia de su mantenimiento, por lo que contribuyen con informacion que eventualmente puede aportar a la conservacion tanto "in situ" como "ex situ" de las especies.

Adicionalmente, los herpetarios -incluso aquellos no categorizados como centros de rescate- sirven como albergues temporales o permanentes de animales silvestres decomisados o rescatados por las autoridades locales. Al no existir centros de rescate estatales, estos centros son empleados por el SINAC como los depositarios de serpientes, cocodrilos, tortugas y anuros incautados, mientras son procesados y se determina su destino final; por lo tanto, el soporte de estos centros es fundamental para la sobrevida de animales rescatados y para la gestion de las autoridades gubernamentales responsables del adecuado manejo de la vida silvestre nacional.

Quizas el aspecto mas controversial del impacto de herpetarios en la conservacion de la biodiversidad nacional sea el hecho que el grueso de los animales con los que operan provenga del entorno natural. Tal y como los revela nuestro analisis, independiente si resultan de decomisos, rescates o de capturas directas, la mayoria de centros requieren del constante flujo de animales del ambiente para poder operar. Excepciones han sido observadas en solo dos de los mayores zoocriaderos, donde muchos de sus reproductores corresponden efectivamente a animales con varias generaciones en cautiverio.

El hecho de que no se disponga de adecuadas maneras de identificacion individual genera incertidumbre en cuanto a la identidad de los ejemplares que son evaluados por regentes e inspectores estatales. Se suma a estos inconvenientes el hecho que todavia no esta en funcionamiento el registro de fauna silvestre, pese a estar regulado por el articulo 19 de la Ley de Conservacion de Vida Silvestre 7317; y el que haya importantes deficiencias a nivel de regulacion y control gubernamental, como por ejemplo, falta de personal y recursos por parte del SINAC para realizar las inspecciones y controles necesarios y poder verificar los numeros.

Con estas carencias, es dificil poder establecer cual es la demanda que hacen los herpetarios actuales de poblaciones naturales de anfibios y reptiles y si estos numeros comprometen o no a dichas poblaciones.

Paralelo a este hecho, preocupa el que no haya evidencia de adecuada capacidad de mantenimiento en muchos de los centros visitados, lo que podria exacerbar la presion sobre poblaciones naturales. Esta situacion es particularmente sensible cuando se trata de especies cuyas poblaciones se encuentran actualmente reducidas a las areas silvestres protegidas del pais, lo que supondria que su captura es de caracter ilegal.

Como caso concreto, se cita a la matabuey Lachesis stenophyrs, una especie de vibora considerada amenazada a lo largo de su distribucion. La matabuey es una especie asociada a bosques humedos maduros, por lo que sus poblaciones estan practicamente reducidas a algunas areas protegidas en el pais. Pese a eso, casi dos terceras partes de los herpetarios exhiben o mantienen esta especie, usualmente ejemplares adultos. Sin embargo, en tan solo dos de los centros visitados, Reptilandia y Mundo de Serpientes, hay certeza de programas exitosos en su reproduccion (Corrales, Meidinger, Rodriguez, Chacon y Gomez, 2014). Asi las cosas, la evidencia parece indicar que la mayoria de individuos de esta especie que son mantenidos en herpetarios provienen de capturas del entorno natural. El impacto de esta demanda a nivel de las poblaciones ya de por si reducidas del pais es desconocido, aunque posiblemente sea alto, especialmente si se toma en cuenta que la especie no es particularmente facil de adaptar a condiciones de cautiverio.

5. Conclusiones

Costa Rica cuenta con al menos 33 centros que mantienen reptiles y anfibios, en diferentes categorias de manejo reguladas por el Estado. La mayoria de esos centros consisten en pequenos negocios familiares, surgidos en las ultimas dos decadas en el marco del desarrollo de la industria del turismo. Con pocas excepciones, la esencia del proyecto reside en la exhibicion de animales a diferentes publicos meta.

La mayoria de las especies utilizadas son serpientes, principalmente venenosas. A pesar del contraste entre las respuestas de los sujetos entrevistados y lo observado, actividades como investigacion, educacion y conservacion no parecen ser prioridades para la mayoria de estos negocios. De hecho, para algunas especies podrian representar una amenaza para su conservacion, al incrementar la demanda de individuos del entorno natural para suplir sus operaciones.

6. Agradecimientos

A Jorge Hernandez y personal de las areas de conservacion que integran el SINAC por la colaboracion en la identificacion y ubicacion de los centros en estudio. Agradecemos a las personas propietarias y regentes de estos centros por la informacion suministrada. Apoyo logistico para realizar este trabajo fue brindado por el Instituto Clodomiro Picado, la Vicerrectoria de investigacion de la Universidad de Costa Rica y la Organizacion para Estudios Tropicales.

DOI: http://dx.doi.org/10.15359/rca.50-1.1

7. Referencias

Bielli, M. & Silvetti, S. (2014). Venomoid Surgery in Venomous Snakes: Surgical Technique and Follow Up. Journal of Herpetological Medicine and Surgery, 24(1-2), 43-47. doi: http://dx.doi. org/10.5818/1529-9651-24.1.43

Corrales, G., Meidinger, R., Rodriguez, S., Chacon, D., & Gomez, A. (2014). Reproduction in captivity of the Central American bushmaster (Lachesis stenophrys, Serpentes: Viperidae), in Costa Rica. Cuadernos De Herpetologia, 28(2), 137-139.

Drews, C. (1999). Rescate de fauna en el neotropico. Heredia, Costa Rica: EUNA.

Greene, H. W (1997). Snakes: Evolution of mystery in Nature. California, United States: University of California Press.

Hemley, G. (1994). International wildlife trade: a CITES sourcebook. California, United States: Island Press.

Hoser, R. (2004). Surgical removal of venom glands in Australian elapid snakes: the creation of venomoids. Herptile, 29(1), 37-52.

Jaffe, A. J., & Azumi, K. (1960). The birth rate and cottage industries in underdeveloped countries. Economic Development and Cultural Change, 9(1), 52-63. doi: http://dx.doi. org/10.1086/449868

Ley No. 7317: Ley de Conservacion de Vida Silvestre. Diario oficial La Gaceta #235, San Jose, Costa Rica, 07 de diciembre de 1992.

Mendelson, J. R., Lips, K. R., Gagliardo, R. W., Rabb, G. B., Collins, J. P., Diffendorfer, J. E. ... Brodie, E. D. (2006). Confronting amphibian declines and extinctions. Science. 313(5783): 48. doi: http://dx.doi.org/10.1126/science.1128396

Nilsson, M. (1997, April). Snake robot free climbing. In Robotics and Automation, 1997. Proceedings., 1997 IEEE International Conference on (Vol. 4, pp. 3415-3420). IEEE. doi: http:// dx.doi.org/10.1109/robot.1997.606864

Ramirez, S., y Guillen, F. (1999). Costa Rica: Estado situacional de lugares que funcionan como centros de rescate de fauna silvestre. En C. Drews (Ed.), Rescate de fauna en el neotropico (pp. 167-201). Heredia, Costa Rica: EUNA.

Rojas, L. D. (2009). Evolucion e importancia del turismo en Costa Rica. Estado de la Nacion. Costa Rica.

Ross, R. A., & G, Marzec. (1990). The reproductive husbandry of pythons and boas (pp 30-45). California, United States: The Institute for Herpetological Research.

Salamanca, A., & Martin-Crespo, C. (2007). El diseno en la investigacion cualitativa. Nure investigacion. 26,1-6.

Sasa, M., Chaves, G. & Porras, L.W. (2010). The Costa Rican herpetofauna: Conservation status and future perspectives. En Wilson, Larry David, Josiah H. Townsend, & Jerry D. Johnson. Conservation of Mesoamerican Amphibians and Reptiles (pp. 509-603). Eagle Mountain, Utah, United States: Eagle Mountain Publications, LC.

Sistema Nacional de Areas del Conservacion. (2013). Comunicado de prensa: Sinac desarrolla estrategia nacional para el manejo en cautiverio de fauna silvestre.

Tait, J. (1938). Surgical Removal of the Poison Glands of Rattlesnakes. Copeia, 1938(1), 10-13. doi: http://doi.org/10.2307/1435516

Zippel, K., K. Johnson, R. Gagliardo, R. Gibson, M. McFadden, R. Browne, ... & E. Townsed. (2011). The Amphibian Ark: A global community for ex situ conservation of amphibians. Herpetological Conservation and Biology, 6(3), 340-352.

Jazmin Arias-Ortega (a), Fabian Bonilla-Murillo (b), Mahmood Sasa (c)

[Recibido: 23 de mayo 2016; Aceptado: 01 de agosto 2016; Corregido: 11 de agosto 2016; Publicado: 29 de agosto 2016]

(a) Manejadora de recursos naturales especialista en herpetologia, esta a cargo de las colecciones de serpientes del Instituto Clodomiro Picado en la Universidad de Costa Rica (ICP-UCR), jazmin.ariasortega@ucr.ac.cr

(b) Biologo, herpetologo con una especialidad en conservacion y evolucion de la biodiversidad y trabaja como regente biologico e investigador ICP-UCR, fabian.bonilla@ucr.ac.cr

(c) Biologo, especialista en herpetologia y bioestadistica, trabaja como director de la Estacion Biologica Palo Verde de la Organizacion para Estudios Tropicales e investigador del ICP-UCR, mahmood.sasa@ucr.ac.cr

Leyenda: Figura 10. Terrarios para la exhibicion de herpetofauna. A) Recintos interiores con paredes de vidrio, Serpentario Nacional. B) Recintos exteriores para reptiles de gran tamano, Reptilandia. C) Detalle de terrario con estructura y refugios

Leyenda: Figura 11. Representacion de las interacciones unilaterales (-->) o bilaterales (<-->) entre centros que mantienen reptiles y anfibios en cautiverio. Numeros en cuadros grises corresponden al codigo de centro en cuadro 1. Importancia del herpetario en terminos de sus interacciones con otros centros se muestra como tamano del cuadro. Herpetarios que no indicaron relacion con otros centros no muestran interacciones.
Cuadro 1. Listado de centros activos que mantienen anfibios y reptiles
en Costa Rica, entre el ano 2013-2014

ID      Nombre de centro

1.      Arenal Eco Zoo el Castillo
2.      Arenal Ecological Park
3.      Centro de Rescate Jaguar
4.      Centro de Proteccion y Educativo Bajo Tigre
5.      Centro de Rescate de Vida Silvestre Tropical Zooave
6.      Costa Rica Fun Adventures
7.      Doneth Rodriguez
8.      Herpetarium adventures
9.      Hotel Si como No (Fincas naturales)
10.     Instituto Clodomiro Picado, Universidad de Costa Rica
11.     Instituto Tecnologico de Costa Rica
12.     Kekoldi
13.     Mundo de las serpientes
14.     Museo de los Ninos
15.     Neofauna
16.     Pedro Roig
17.     Refugio Herpetologico Nacional
18.     Reptilandia
19.     Reptiliana
20.     Reptizoo
21.     Selvatura
22.     Serpentario Movil
23.     Serpentario Nacional/ Inbio Parque
24.     Snake Garden 1 Centro de vida silvestre
25.     Snake Garden 2
26.     Tortufauna
27.     Universidad Tecnica Nacional, sede Atenas
28.     Veragua Rain Forest
29.     Viborana
30.     Zoologico El Arca de Noe
31.     Zoologico Jardines de la Catarata
32.     Zoologico la Marina
33.     Zoologico Nacional y Jardin Botanico Simon Bolivar

ID      Ubicacion                          Area de Conservacion (1)

1.      Fortuna, San Carlos                ACAHN
2.      Arenal                             ACAHN
3.      Puerto Viejo, Limon                ACLAC
4.      Turrialba, Bajo Tigre              ACLAC
5.      Dulce Nombre, La Garita Alajuela   ACCVC
6.      Puerto Viejo, Sarapiqui            ACCVC
7.      Trinidad, Moravia                  ACCVC
8.      Santa Elena, Monte Verde           ACOPAC
9.      Manuel Antonio, Quepos             ACOPAC
10.     Dulce Nombre, Coronado             ACCVC
11.     Santa Clara, San Carlos            ACAHN
12.     Hone Creek, Talamanca              ACLAC
13.     Grecia                             ACCVC
14.     San Jose Centro                    ACCVC
15.     Jaco                               ACOPAC
16.     Santo Domingo, Heredia             ACCVC
17.     Santa Ana                          ACOPAC
18.     Dominical                          ACLAP
19.     Heredia                            ACCVC
20.     Pococi                             ACLAC
21.     Monteverde, Puntarenas             ACOPAC
22.     La Isla, Moravia                   ACCVC
23.     Santo Domingo, Heredia             ACCVC
24.     La Virgen, Sarapiqui               ACCVC
25.     Jaco, Puntarenas                   ACOPAC
26.     Turrucares, Alajuela               ACCVC
27.     Balsa de Atenas, Alajuela          ACOPAC
28.     Limon                              ACLAC
29.     Pavones, Turrialba                 ACCVC
30.     Cristo Rey, San Jose               ACCVC
31.     Vara Blanca, Alajuela              ACOPAC
32.     La Marina, San Carlos              ACAHN
33.     San Jose Centro                    ACCVC

Notas: (1) Areas de Conservacion: ACCVC (Area de Conservacion
Cordillera Volcanica Central); ACAHN (Area de Conservacion Huetar
Norte); ACLAC (La Amistad Caribe); ACOPAC (Area de Conservacion
Pacifico Central); ACLAP (Area de Conservacion La Amistad Pacifico)

Cuadro 2. Especies mantenidas en cautiverio en herpetarios de
Costa Rica. Periodo 2012-2014. Origen (1= =Nativa; 2=Exotica)

ESPECIE                                Origen

ANURA

Bufonidae
Chaunus marinus                        1
Incilius coniferus                     1
Incilius luetkenii                     1
Incilius melanochlorus                 1
Rhaebo haematiticus                    1
Centrolenidae
Cochranella granulosa                  1
Espadarana prosoblepon                 1
Hyalinobatrachium fleischmanni         1
Craugastoridae
Craugastor fitzingeri                  1
Dendrobatidae
Dendrobates auratus                    1
Oophaga granulifera                    1
Oophaga pumilio                        1
Phyllobates lugubris                   1
Hylidae
Agalychnis annae                       1
Agalychnis callidryas                  1
Agalychnis spurrelli                   1
Agalychnis lemur                       1
Cruziohyla calcarifer                  1
Dendropsophus ebraccatus               1
Duellmanohyla rufioculis               1
Scinax boulengeri                      1
Scinax elaeochroa                      1
Smilisca baudinii                      1
Smilisca phaeota                       1
Trachycephalus typhonius               1
Leptodactilidae
Leptodactylus savagei                  1
Petropedetidae
Phrynobatrachus gutturosus             2
Ranidae
Lithobates taylori                     1
Lithobates vaillanti                   1
Lithobates warszewitschii              1
CROCODILIA
Alligatoridae
Caiman crocodilus                      1
Paleosuchus trigonatus                 2
Crocodylidae
Crocodylus acutus                      1
TESTUDINATA
Chelydridae
Chelydra acutirostris                  1
Emydidae
Trachemys emolii                       1
Trachemys scripta                      2
Trachemys venusta                      1
Geoemydidae
Rhinoclemmys annulata                  1
Rhinoclemmys funerea                   1
Rhinoclemmys pulcherrima               1
Kinosternidae
Kinosternon angustipons                1
Kinosternon leucostomum                1
Kinosternon scorpioides                1
SQUAMATA
SAURIA
Anguidae
Abronia fimbriata                      2
Diploglossus monotropis                1
Corytophanidae
Basiliscus basiliscus                  1
Basiliscus plumifrons                  1
Basiliscus vittatus                    1
Corytophanes cristatus                 1
Helodermatidae
Heloderma horridum                     2
Iguanidae
Ctenosaura similis                     1
Iguana iguana                          1
Phrynosomatidae
Sceloporus malachiticus                1
Phyllodactylidae
Thecadactylus rapicauda                1
Polychrotidae
Anolis biporcatus                      1
Scincidae
Tiliqua scincoides                     2
Xantusiidae
Lepidophyma flavimaculatum             1

ESPECIE                                Origen

SERPENTES

Boidae
Acrantophis dumerili                   2
Boa constrictor                        1
Corallus annulatus                     1
Corallus caninus                       2
Corallus hortulanus                    2
Corallus ruschenbergerii               1
Epicrates cenchria                     2
Epicrates maurus                       1
Epicrates striatus                     2
Eunectes murinus                       2
Eunectes notaeus                       2
Sanzinia madagascariensis              2
Colubridae
Clelia scytalina                       1
Coluber mentovarius                    1
Conophis lineatus                      1
Drymarchon melanurus                   1
Drymobius margaritiferus               1
Elaphe guttata                         2
Orthriophis taeniura                   2
Erythrolamprus bizona                  1
Erythrolamprus mimus                   1
Hemorrhois hippocrepis                 2
Lampropeltis abnorma                   2
Lampropeltis getulus                   2
Lampropeltis pyromelana                2
Lampropeltis triangulum                1
Lampropeltis triangulum campbellii     1
Lampropeltis triangulum gaigeae        1
Leptophis ahaetulla                    1
Liophis epinephelus                    1
Mastigodryas melanolomus               1
Orthriophis taeniurus                  2
Oxybelis aeneus                        1
Oxybelis brevirostris                  1
Oxybelis fulgidus                      1
Phrynonax poecilonotus                 1
Rhinobothryum bovallii                 1
Rhyncophis boulengeri                  2
Senticolis triaspis                    1
Spilotes pullatus                      1
Trimorphodon quadruplex                1
Elapidae
Micrurus alleni                        1
Micrurus mosquitensis                  1
Micrurus nigrocinctus                  1
Hydrophis platurus                     1
Loxocemidae
Loxocemus bicolor                      1
Pythonidae
Morelia spilota variegata              2
Python curtus                          2
Python molurus                         2
Python regius                          2
Python reticulatus                     2
Python spilotes                        2
Ungaliophidae
Ungaliophis panamensis                 1
Viperidae
Agkistrodon bilineatus                 1
Agkistrodon taylori                    2
Atropoides mexicanus                   1
Atropoides occiduus                    2
Atropoides picadoi                     1
Bitis gabonica                         2
Bothriechis aurifer                    2
Bothriechis lateralis                  1
Bothriechis nigroviridis               1
Bothriechis schlegelii                 1
Bothriechis supraciliaris              1
Bothrops alternatus                    2
Bothrops asper                         1
Bothrops colombiensis                  2
Bothrops diporus                       2
Bothrops leucurus                      2
Bothrops pubescens                     2
Bothrops venezuelensis                 2
Cerrophidion sasai                     1
Crotalus adamanteus                    2
Crotalus durissus                      2
Crotalus polystictus                   2
Crotalus ravus                         2
Crotalus simus                         1
Crotalus vegrandis                     2
Lachesis melanocephala                 1
Lachesis muta                          2
Lachesis stenophrys                    1
Porthidium lansbergi                   1
Porthidium nasutum                     2
Porthidium ophryomegas                 2
Porthidium porrasi                     2
Proatheris superciliaris               1
Trimeresurus trigonocephalus           1

Figura 1. Categoria de manejo de los distintos centros
inscritos ante el SINAC

                           % de Centros de Manejo

Zoocriadero                34%
Zoolgico                   31%
Exhibicion                 21%
Centro de rescate          10%
Produccion veneno u otro

Nota: Tabla derivada de grafico de barra.

Figura 2. Finalidad de los centros en estudio

                  % de Centros de Manejo

Turismo           3
Cria y comercio   10
Investigacion     17
Consevacion       18
Educacion         26
Exhibicion        24

Nota: Tabla derivada de grafico de barra.

Figura 3. Actividades de educacion ambiental desarrolladas
por los centros entrevistados

                         % de centros los realizan

Charlas y Talleres       42
Visita guiada            15
Capacitacion de guias    10
Capacitacion de manejo   7
material impreso         7
Obras de teatro          5
Documentales TV          5
Cursos especializados    2
Ninguna                  7

Nota: Tabla derivada de grafico de barra.

Figura 4. Tipo de financiamiento con el cual iniciaron
operaciones los
propietarios de los centros

                      % de Centros de Manejo

Fondos propios        43
Prestamo comercial    27
Inversionistas        13
Fondos publicos       10
Patrimonio familiar   3
Donaciones            3

Nota: Tabla derivada de grafico de barra.

Figura 5. Cantidad de personas recibidas anualmente en
los sitios de estudio

% de Centros de Manejo   NUmero de visitantes recibidos anualmente

15                       < 10
5                        10-49
5                        50-99
10                       100-999
5                        > 1000
60                       > 2000

Nota: Tabla derivada de grafico de barra.

Figura 6. Fuentes de financiamiento para operaciones anuales en
centros
de manejo

                       % de Centros de Manejo

Actividand de manejo   54
Apoyo institucional    14
Fondos externos        11
fondos propios         9
Patrimonio familiar    9
Donaciones             3

Nota: Tabla derivada de grafico de barra.

Figura 7. Forma en la cual es catalogada la actividad de manejo
en los distintos
centros de manejo

                          % de Centros de Manejo

Institucion estatal       9
Seciedad Internacional    9
Sociedad local            13
ONG sin lucro             17
Negocio familliar         52

Nota: Tabla derivada de grafico de barra.

Figura 8. Numero de personas beneficiadas directamente por
la actividad desarrollada en
centros de manejo

% de centros de manejo   Numero de beneficiarios derectos

60                       1 a 5
15                       6 a 10
20                       21 a 50
5                        mas de 50

Nota: Tabla derivada de grafico de barra.

Figura 9. Cantidad de animales reproducidos anualmente

% de centros de manejo   Numero de animes producidos anualmente

18                       No responde
27                       0 a 9
36                       10 a 30
5                        31 a 50
5                        51 a 100
9                        201 a 1000

Nota: Tabla derivada de grafico de barra.
COPYRIGHT 2016 Universidad Nacional de Costa Rica. Escuela de Ciencias Ambientales
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Arias-Ortega, Jazmin; Bonill-Murillob, Fabian; Sasa, Mahmood
Publication:Ciencias ambientales
Date:Jan 1, 2016
Words:8667
Previous Article:El renacimiento del monitoreo ambiental dentro de nuevos paradigmas cientificos y operacionales.
Next Article:?Cambio climatico o variabilidad climatica? Historia, ciencia y politica en el clima mesoamericano.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters