Printer Friendly

Democracia y participacion en Colombia: un espacio en construccion.

Democracy and Participation in Colombia: A Space under Construction

"La democracia no se decreta, se logra"

Zuleta

Introduccion

Vivimos en una de las democracias mas antiguas de America Latina. ?Pero es Colombia una verdadera democracia? Ademas resulta preciso aclarar ?Que se entiende por democracia? ?Que clases de democracias hay? ?Que relacion existe entre democracia y participacion? Aparte de la democracia, ?Que otras formas de gobierno existen? Apoyado en el pensador colombiano Estanislao Zuleta y en el pensador Italiano Norberto Bobbio pretendo responder los anteriores interrogantes. La idea es edificar una propuesta democratica incluyente y no elitista, que propenda por el bienestar en general y rechace el enriquecimiento particular, una propuesta que se empiece a fraguar desde la escuela y gradualmente vaya incidiendo en los diferentes ambitos de la vida humana, en lo familiar, en lo social, en lo publico.

1. Origen de la democracia

No existe una definicion exacta y universal de la democracia. La Mayoria de las definiciones enfatizan en las cualidades, procedimientos e instituciones. La forma particular que adquiere la democracia en un pais esta condicionada por las circunstancias politicas, sociales y economicas predominantes, asi como por elementos historicos y culturales.

Recurramos a la etimologia para ofrecer una definicion de democracia. El concepto Democracia proviene de los vocablos griegos Demos que significa gente y Kratos que significa autoridad o poder. Democracia se define entonces como el poder de la gente, o mejor como: "La forma de gobierno en el que el control politico es ejercido por todas las personas, directamente o a traves de la eleccion de representantes" (Zuleta, 1980: 103-107).

Los griegos establecieron esta forma de gobierno en Atenas. Todos los hombres adultos se reunian para discutir diferentes temas relacionados con la POLIS y votaban levantando las manos. Sin embargo, ya desde los griegos la democracia era excluyente, solo el 20% de la poblacion griega era considerada apta para participar en las decisiones que se tomaran, mujeres, esclavos, ninos y extranjeros residentes, no eran tenidos en cuenta. De igual forma, en nuestro pais la democracia excluye, es una forma de gobierno legal, pero ilegitima, porque no representa los intereses del pueblo, solo prioriza intereses mezquinos y de algunos particulares. El bien comun que se debe buscar solo es un ideal, lo que se alcanza a palpar de forma evidente es la corrupcion y el conflicto de intereses de unos pocos por alcanzar las esferas del poder. Si bien es cierto que, la democracia en sus inicios excluia algunos integrantes de la POLIS, los adultos tenian un objetivo comun decidir por el bienestar general de los habitantes, caso contrario, ocurre en nuestro pais.

Colombia se ufana de tener una de las democracia mas antigua del mundo, pero en la realidad no se cumple, al menos es dificil constatar en la realidad un gobierno que se identifique con la voluntad de la sociedad en general, priman los intereses sordidos de algunos, hay un gran vacio en el control politico que se ejerce, los organismos de control estan viciados por el mismo mal o ya estan comprados por los que estan en la cabeza del gobierno de turno.

Somos conscientes de que una democracia perfecta es imposible de lograr, pero tambien sabemos que esta forma de gobierno, bien interpretada y como un estilo de vida que incluya valores como la solidaridad, el altruismo, la responsabilidad social, el espiritu civico, el reconocimiento del otro como sujeto de derecho, puede posibilitar un gobierno incluyente y legitimo.

Siguiendo a Estanislao Zuleta en su escrito Democracia y Participacion en Colombia podemos afirmar que: La democracia no se decreta, se logra. Con lo anterior nos queda claro que la democracia no debe ser una forma de gobierno impuesta sino un constructo, un proceso, un proyecto, o como bien afirma Daniel Herrera la democracia es una verdad en construccion: es la construccion del ideal de vida social y politica que un dia el pueblo griego inicio dentro de su horizonte historico vital (Herrera, 1999: 94).

La democracia no es un deseo facil de lograr; es muy facil elogiarla, disertar sobre ella, escribir tratados y elaborar congresos en torno a ella, sin embargo, a la hora de llevarla a la practica, es donde la tarea se hace dificil e implica un esfuerzo mancomunado de los que deseamos encontrar en la democracia una forma de gobierno incluyente.

Bueno, cabe preguntarnos, en este momento, ?desde cuando en Latinoamerica existe la democracia? Y si ?realmente la democracia que se pregona es una forma de gobierno, que tiene en cuenta las necesidades y las opiniones de todos los que hacemos parte de la sociedad?

Remontemonos a la colonia para apreciar si Espana como potencia hegemonica promovio la democracia en estas tierras. Daniel Herrera nos comenta al respecto: "Espana trazo en sus colonias los mismos caminos que habia trazado en la metropoli. Los espanoles trazaron unos limites artificiales para crear unas nacionalidades de acuerdo con las posibilidades burocraticas-administrativas. Limites en torno hacia "afuera" en terminos de virreinatos; limites hacia dentro en terminos de provincias. Criterios que aun continuan vigentes entre nosotros desde el punto de vista geografico-administrativo (Herrera, 1999: 95).

Los colonizadores espanoles y los hijos de ellos (los criollos) nunca tuvieron una experiencia democratica, su vision teocentrica de la realidad, limitaba la posibilidad de admitir argumentos diferentes, todo se explicaba aludiendo a Dios y a la fe como camino para alcanzar la "revelacion divina", los demas modelos eran satanizados, perseguidos y deslegitimados por la iglesia con la venia de la monarquia.

En Latinoamerica todavia se siente el peso de la vision religiosa de los tiempos coloniales, aunque en menor medida, el respeto por la tradicion, por el orden jerarquico y por la autoridad, esta latente aun en nosotros. Nuestra etica se anclo en lo religioso, y nuestra forma de ver las cosas y la realidad siempre ha estado permeada por el orden eclesiastico.

Ni siquiera en los procesos de independencia, se posibilito una real vivencia de la democracia. Los criollos heredaron esa vision teocentrica conservadora y los que empunaron las banderas del republicanismo (liberalismo) para nuestro caso Bolivar, terminaron defendiendo un gobierno excluyente y hasta despotico.

Para tomar nuestro caso Colombiano, que es el vivo reflejo de lo que sucedio en muchos paises de nuestra Latinoamerica, podemos decir que en el siglo XIX y principios del siglo XX, nuestro pais, fruto de ese espiritu retrograda y egoista padece muchas guerras, conflictos que no fueron del pueblo ni para el pueblo, sino que fueron originados por intereses mezquinos de unos pocos. Solo en el siglo XIX el pais padecio nueve guerras civiles nacionales y catorce guerras regionales, tal vez la mas cruenta fue una denominada "la guerra de los mil dias" que culmino con el tan triste episodio de la separacion de panama en 1903. Y que decir del siglo XX, que con conflictos absurdos desato el origen de un conflicto armado interno que hasta el sol de hoy perdura y no se avizora en un corto plazo una posible solucion (al menos negociada).

Para la muestra un boton de la exclusion y la reparticion selectiva del poder y los recursos en el pais: el Frente Nacional donde liberales y conservadores se repartieron el poder del pais durante 16 anos, descartando las demas iniciativas politicas. El Frente Nacional, marco la historia del pais, dando origen a los grupos subversivos y generando un periodo caracterizado por la violencia politica, la persecucion, el desplazamiento y el exilio. El bipartidismo aniquilo propuestas politicas distintas con ayudas de fraudes (El caso de la Anapo), con ayuda de represion y con la participacion de ejercitos paraestatales (llamense grupos de limpieza social, paramilitares o como hoy en dia, las aguilas Negras).

El Frente Nacional agudizo la perdida de credibilidad en las instituciones estatales, formalizo una democracia restringida (hoy vigente), en manos de los mismos, una especie de poliarquia, el poder de unos pocos, por lo general, son personas dispuestas a seguir al pie de la letra, las disposiciones de los grupos economicos, las trasnacionales o en el peor de los casos las "sugerencias" de la banca internacional.

Actualmente, sigue vigente la crisis de legitimidad del gobierno politico colombiano, esto se manifiesta en una falta de credibilidad y de confianza de una gran parte de la poblacion en las instituciones estatales y en los gobernantes, derivada de la ausencia de respuesta por parte del Estado al sin numero de carencias que padecen mas del 80% de los compatriotas (parece paradojico, que mientras se anuncia que crece la economia, a la par crecen los desempleados, subempleados, desplazados, desarropados y miserables, inmersos en la pobreza absoluta) en materia de vivienda, servicios publicos, empleo, seguridad social, educacion, salud, medio ambiente, recreacion, entre otras. Alo anterior se le suma la corrupcion (el desangre de las instituciones publicas), el clientelismo, la narcopolitica, la impunidad, las prevendas, el trasteo de votos, el fraude, el testaferrato, el peculado, el prevaricato y otra gran cantidad de delitos, que hacen que la politica adquiera un matiz peyorativo y que las personas desconfien cada vez mas de ella.

Colombia llega al siglo XXI sin conocer la democracia verdadera, sin reconocer la soberania absoluta (siempre atendiendo las ordenes ajenas, vb. Las instrucciones de Estados Unidos o de la Comunidad Europea).Y aqui nos encontramos: vivenciando un pais fragmentado, insolidario, falto de identidad nacional, con un Estado que hace alarde de ser liberal y de defender los intereses generales, cuando lo que hace es decretar politicas que aniquilan suenos, castran realidades y promueven cada vez mas un individualismo tenaz y una indiferencia intransigente. Nuestro Estado no es democratico en el sentido real de la palabra, aqui, cada vez se excluye mas, se cierran hospitales, se reprimen las protestan, se declararan ilegales las huelgas, se les brinda apoyo a agentes paraestatales, se negocia con delincuentes y no con profesores, se vende la patria a las trasnacionales y a la banca extranjera.

Al parecer no solo en Colombia sino en toda Latinoamerica (salvo unas pocas excepciones) cunde una especie de desesperanza en torno al papel del Estado Democratico, como la forma de gobierno que representa los intereses de la comunidad en general; pareciere que la democracia como valor universal que reivindica la libertad, la vida, los derechos humanos, las politicas publicas, la proteccion, que prioriza las necesidades populares, se haya convertido en una falacia, en una palabra vacia, sin contenido social. El imaginario de Estado Democratico que impera no fue el que se conquisto mediante luchas, ni mucho menos el que se pregona a viva voz como el mejor de sistema de gobierno. El Estado actual se encuentra supeditado a las agencias economicas internacionales como el Banco Mundial (BM), El Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organizacion Mundial del Comercio (OMC). Quienes dentro de sus politicas defienden a ultranza la democracia, pero esta termina siendo subordinada por la economia, o por los que estan detras de ella y pueden manipular la conciencia de muchos a traves de la publicidad y en general de los medios de comunicacion que ellos presiden.

Las agencias multilaterales y las grandes trasnacionales han reducido la injerencia del Estado al menos a nivel de impacto social a una nimiedad. Se promueve el minimalismo estatal, la privatizacion de las empresas, el recorte del gasto publico, la primacia de las exportaciones, los tratados inequitativos de libre comercio, y el gravamen cada vez mas alto a bienes de consumo masivo.

Se nos vende la idea de un Estado paranoico, que por un lado, es "debil" para defender las demandas de la poblacion: educacion, salud, vivienda, trabajo, entre otros. Pero por otro, es un Estado "fuerte" a la hora de exigir el pago de impuesto y de defender la propiedad privada (en manos de pocos). El Estado elegido democraticamente, pierde fuerza ante los poderes mercantiles de las grandes multinacionales. Hay una crisis del modelo social y todo apunta a un mercado salvaje, donde no hay compasion con nadie, y todo se debe pagar (ya hasta los subsidios estan siendo desmontados).

Latinoamerica pareciere no tener dolientes, prima la mentalidad excluyente, enemiga de la participacion popular y de la organizacion. Se desconocen los derechos humanos, existe una clase dirigente que legisla defendiendo intereses particulares, que se olvida de la justa distribucion de los bienes sociales, economicos y culturales, que se oponen a la igualdad y libertad realmente democraticas.

2. Democracia y participacion

Estanislao Zuleta Velasquez, apoyandose en Inmanuel Kant, asegura que la democracia va en tres direcciones: la una, es la posibilidad; la otra, es la igualdad; y la otra es la racionalidad (Zuleta, 1980: 103). Zuleta reconoce que vivimos en una democracia muy restringida, y que es necesario ampliarla. Plantea que la igualdad debe ser una busqueda en dos frentes: el economico y el cultural. A nivel economico enfatiza en el hecho de no ser solamente iguales ante la ley, sino ante la vida. La igualdad no se decreta como se hace en las constituciones, donde todos somos iguales, sino que la igualdad es una tarea por construir que debe estar acorde con la realidad y no con la utopia que plantean las leyes. Lo que pasa con nuestra constitucion a nivel de redaccion es una de las mejores del mundo, pero en practica ni la mitad de lo que esta ahi plasmado se cumple a cabalidad. No solo basta que este en el papel, falta que se brinde la posibilidad de alcanzarlo. ?Que sentido tiene tener derecho a la vivienda digna? Cuando no se brinda la posibilidad que asi sea; cuando cada vez mas desplazados arriban a nuestras ciudades, cuando los terratenientes, se apropian con ayuda de grupos ilegales de las tierras abandonadas por los campesinos.

Por la misma linea, Bobbio en su libro: "El futuro de la democracia" le apunta a la creacion de un proyecto diferente, donde la democracia este intrinsecamente vinculada con la reparticion equitativa de los bienes materiales:

"Se requiere un proyecto de contrato social diferente, que incluya entre sus clausulas un principio de Justicia Distributiva" (Bobbio, 1992: 112).

La pobreza en la cual esta inmersa la mayoria de la poblacion colombiana impide a los individuos satisfacer las necesidades basicas y a su vez no los deja participar plenamente de la vida social y politica del pais.

La parte economica es clave para un ejercicio pleno de la democracia, es una exigencia y requerimiento la democratizacion de la riqueza social, debe fraguarse una politica social con objetivos claros donde las acciones que se emprendan favorezcan a los trabajadores, los microempresarios y al sector solidario de la economia. Las reformas agrarias y urbanas deberan contar con mecanismos efectivos y recursos financieros suficientes para romper con las dificultades estructurales que entorpecen la concretizacion de estas reformas.

Ademas, es necesario que el "poder invisible" (1), se haga evidente y deje de imponer sus intereses particulares, sobre los generales, que al ser detectados los regentes de este poder sean sancionados tanto moral como legalmente. Mientras la justicia sea para los de ruana, la desigualdad y la democracia no se vislumbraran.

La crisis de Latinoamerica y de sus infestados sistemas "democraticos", demuestran la crisis de lo humano y de la libertad. Por eso la solucion vendra de un gran movimiento por la paz, los derechos humanos y un real compromiso de la sociedad civil. Unos individuos que asuman su condicion de sujetos autonomos gestores de una historia diferente, que lideren proyectos desde las comunidades barriales, que abracen planes globales posibilitando la realizacion de los planes concretos de los individuos.

"La conquista de la democracia supone la organizacion del pueblo en muchos niveles, se puede hacer en los barrios, en una junta de accion comunal, en las comunidades indigenas, etc. Y esta organizacion es esencial porque es la manera que tiene el pueblo de producir su propia cultura, no solo de recibirla".... El pueblo disperso, las masas impotentes cada cual refugiado en su pequena miseria sin mas relaciones de linderos, de celos, es un pueblo que no produce nada ... es un pueblo que esta perdido no solamente porque hay tanta miseria sino porque no tiene una cultura y creatividad propia" (Zuleta, 1980: 104).

Lo expuesto por Zuleta, apunta a lo que hoy se conoce con el nombre del fortalecimiento de la sociedad civil. Una sociedad que no comulgue con la corrupcion, que denuncie, que no le tema a la represion y que promueva una cultura del bienestar general por encima de los intereses particulares.

Se requiere de una sociedad civil que exprese libremente sus proyectos ya sea a traves de plebiscitos, referendos, consultas populares, se requiere de una sociedad civil que ejerza la veeduria sobre los actos del gobierno y de los actos de todos, acudiendo inclusive a mecanismos como la revocatoria del mandato o a la desobediencia civil, cuando las leyes vayan en contravia de los intereses generales.

3. Democracia y racionalidad

Zuleta asevera que una de las direcciones de la democracia debe ser la racionalidad, haciendo hincapie en tres principios:

1. Pensar por si mismo

2. Pensar en el lugar del otro

3. Ser consecuente con lo que se piensa.

Pensar por si mismo, sin delegar esa facultad en ente alguno; no se debe dejar que los demas decidan por uno, no se debe delegar la responsabilidad en un lider religioso, politico, cultural ni en nadie. Debemos pensar logicamente, anclados en la realidad, sin olvidarnos de los demas y asumiendo las consecuencias de nuestras decisiones. Pensar en el lugar del otro, guarda estrecha relacion con el respeto por el pensamiento del otro, en reconocer, a pesar de la diferencia, la igualdad del otro, donde el otro posee argumentos tan validos como los mios, y que deben ser escuchados. Ser consecuente con lo que se piensa, no se trata de ser testarudo con las opiniones propias, sino por el contrario, si comprobamos gracias a la propia reflexion y con ayudas de colegas que nuestras tesis no son las mas acordes, debemos abandonarlas y asumir otras mas pertinentes y afines al contexto en el que estamos inmersos. En tener una gran disponibilidad al cambio, se puede resumir el tercer principio del racionalismo. La guarda de los principios del racionalismo facilita una etica democratica, donde se admite la pluralidad de ideas, no hay cabida a la dominacion y se acepta la contradiccion y el debate.

"Que la gente pueda opinar no es suficiente, que pueda actuar es necesario, y que pueda actuar en aquello que le interesa, en su comunidad, en su barrio, en su municipio" (Zuleta, 1980: 107).

Zuleta aboga por la unidad de los diferentes actores sociales: obreros, pequenos y medianos empresarios, campesinos, artistas, indigenas, afrodescendientes, academicos, estudiantes, lideres barriales, entre otros, para que no se queden en el mero comentario, sino para que se pase al plano de la accion y promocion de un pluralismo ideologico, politico y cultural donde se articulen proyectos y converjan suenos, se incuben empresas y se promueva el reconocimiento mutuo.

Para Estanislao Zuleta una nueva civilizacion si es posible, pero una civilizacion fraguada en el reconocimiento mutuo, el dialogo, la igualdad y la posibilidad. Sin los anteriores elementos se estaria navegando contra la corriente. Ademas, se requiere que los individuos asumamos la condicion de seres pensantes, autonomos y responsables.

4. La escuela como escenario democratico

Estanislao Zuleta define a la escuela como un campo de combate, pero no un campo de concentracion al estilo nazi, ni mucho menos como un campo de aniquilacion del otro, por el contrario, se ve la escuela como el escenario propicio para el combate pero de ideas, donde no se trata de imponer dogmas, ni verdades absolutas, sino de negociar espacios y crear certezas. Un espacio dialogico, donde la confrontacion es de argumentos academicos que favorezcan el desarrollo de la libre personalidad sin herir susceptibilidades. Que mejor que aprovechar este primer espacio, como lo es la escuela para difundir y enriquecer los ideales democraticos. Podemos decir que la escuela es un universal cultural presente en todas las sociedades y que aglutina la mayor parte de la poblacion infante (2).

Desde la escuela los ninos experimentan unas relaciones de convivencia y participacion tangibles, las cuales van interiorizando en su actuar y son adaptadas a su ethos cotidiano como costumbre o forma de vida, esto es innegable.

La escuela entonces se erige como un espacio donde se fragua la cultura de la participacion, del respeto y del bienestar comun. Es la escuela uno de los escenarios ideales para fomentar la racionalidad que pregona Zuleta. La escuela dentro de sus dinamicas internas hace culto al pensamiento, a la autonomia, a la empatia, a la confrontacion de ideas. La escuela se constituye en un crisol de conocimiento, donde la alteridad deja entrever la necesidad del respeto, la tolerancia y la solidaridad, estribos todos ellos de la democracia.

Es por eso, que debemos ondear las banderas de la democracia desde la escuela, suprimiendo esos brotes aun presentes del autoritarismo y propiciar la critica y la libre expresion de las ideas. Apremia estimular y apoyar iniciativas escolares que propendan por la agrupacion y la defensa de propositos magnanimos que estimulen la generosidad, el compromiso y la responsabilidad social.

Se requiere de un esfuerzo mancomunado para que lo anterior se concrete. Es necesario trabajar aunadamente docentes, discentes, administrativos y padres de familia en la consecucion de los ideales democraticos. Se demanda una participacion mayor de todos los agentes del proceso escolar. Debe haber compromiso en la organizacion de los consejos estudiantiles, en la conformacion de las asociaciones de padres de familia y en la disposicion de los consejos directivos escolares para promover proyectos que beneficien a toda la comunidad y que fomenten la integracion educativa.

Si la escuela se convierte en un verdadero caldo de cultivo de ciudadanos democratas, el papel de la sociedad sera el de seguir afianzando esas practicas en el devenir cotidiano.

A manera de Conclusion

Una verdadera sociedad democratica, es una sociedad donde todos los integrantes sin importar raza, sexo, condicion social, economica, cultural y religiosa puedan caminar erguidos viviendo dignamente, donde la suerte y el azar no tengan cabida, donde la corrupcion y la impunidad hayan sido desterradas de cualquier ambito.

Por otra parte, urge apostarle a una economia que se encuentre anclada en lo social, donde se le haga contrapeso a la economia neoliberal que promueve el enriquecimiento de unos pocos y el empobrecimiento de muchos. Es necesario reconsiderar las prioridades politicas que beneficien a la mayor parte de la poblacion y que promuevan la igualdad ante la ley y ante la realidad.

Es hora que reconozcamos el papel protagonico de la escuela en la siembra de los pilares democraticos y que asumamos desde nuestra condicion: padres de familia, docentes, administrativos o sociedad civil, la tarea de suscitar desde nuestras practicas los valores democraticos.

Igualmente, se requiere del fortalecimiento de la sociedad civil como un ente regulador y fiscalizador de las actividades del Estado. Se debe hacer uso de los mecanismos de participacion ciudadana (el sufragio, el referendo, la consulta popular, la revocatoria del mandato) para minimizar el hecho de que personas inescrupulosas lleguen al poder. Se debe ejercer un control politico, partiendo de las bases, desde las comunidades barriales, hasta los poderes mas altos. Se debe hacer uso de la racionalidad para presentar iniciativas a las corporaciones publicas que redunden en bienestar general. Es hora que la democracia como valor universal se experimente y deje de ser una quimera plasmada en el papel.

Referencias bibliograficas

BOBBIO, N. (1992) El Futuro de la Democracia. Mexico: Fondo de Cultura Economica. 211 p.

HERRERA RESTREPO, D. (1999) La democracia: una verdad y un valor etico en construccion: En La persona y el mundo de la experiencia. Bogota: Universidad San Buenaventura. 225 p.

ZULETA VELASQUEZ, E. (1980) "Democracia y Participacion en Colombia". Revista Foro No. 4, 103- 107.

Recibido: 14-03-10/Aceptado: 23-08-10

Juan Alexis Parada Silva, Universidad Santo Tomas. Bogota, Colombia. E-mail: alecrazyp@gmail.com

(1) Bobbio denomina de esta forma a la realidad que esta detras de bambalinas, una realidad caracterizada por las transacciones, negociaciones, acuerdos entre actores economicos, politicos, subversivos, paraestatales, un poder "invisible", que no se ve claramente, sino que se presume que esta ahi, fijando parametros de gobernabilidad.

(2) Bueno, cabe aclarar que la poblacion desescolarizada tambien es amplia, y seria necesario implementar otra estrategia para dar a conocer a ellos los pilares de la democracia.
COPYRIGHT 2010 Espacio Abierto, Cuaderno Venezolano de Sociologia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:En Foco: Participacion y Democracia
Author:Parada Silva, Juan Alexis
Publication:Espacio Abierto: Cuaderno Venezolano de Sociologia
Date:Oct 1, 2010
Words:4338
Previous Article:Governanca democratica, participacao e solidariedade: entre a retorica e a praxis.
Next Article:Gobernabilidad, legitimidad y participacion. El Chile que no se quiere. La necesidad de una reforma constitucional.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters