Printer Friendly

Del periodo precolombino al mito fundacional de pereira: Cien siglos de historia previa/From the pre-columbian period to the foundational myth of pereira: One hundred centuries of previous history.

Resumen

El presente articulo analiza la larga trayectoria que precede a la fundacion institucional de Pereira; asi pues, se aborda la evolucion de este periodo en funcion de algunos aspectos claves, como son: los antecedentes precolombinos en la territorializacion de este espacio geografico; el traslado de Cartago-viejo a finales del siglo XVII y el "vacio historico" del area durante el resto del periodo colonial; la construccion de la leyenda fundacional entre la apologia a la gesta colonizadora y los conflictos sociales por la tierra en el siglo XIX.

Por consiguiente, se plantea como objetivo la realizacion de una exploracion geo-historica de los procesos de poblamiento y cambios territoriales anteriores a la fundacion del municipio de Pereira acaecida en la segunda mitad del siglo XIX. Asimismo, se examina la histo-genesis agraria de Pereira relacionada con la configuracion de asentamientos humanos rurales que anteceden a la constitucion del nucleo urbano, los cuales evidencian un patron de ocupacion discontinuo.

Palabras clave: bazar de tierras, colonizacion agraria, configuracion rural dispersa, nomadismo urbano, poblamiento precolombino.

Abstract

This article analyzes the long history that precedes the institutional foundation of the city of Pereira; therefore, the evolution of this period relies on some key issues, such as: pre-Columbian history in the territorialization of this geographical area; the old-Cartago city removal at the end of seventeenth century, and the 'historical vacuum' about this territory for the rest of the colonial period; the construction of foundational legend between the colonizing process and social conflict because of the land property dynamics in the nineteenth century.

Consequently, the aim of this article focuses on a geo-historical exploration of settlement processes and territorial changes that preceded the foundation of the municipality of Pereira which occurred in the second half of the nineteenth century. At the same time, the agricultural origin of Pereira related to rural human settlements that precede the urban heart formation which evidence a discontinuous occupation pattern is examined

Key words: land bazaars, agrarian colonization, disperse rural settlements, urban nomadism, pre-columbian settlement.

Introduccion

Considerando la existencia de un consenso generalizado e institucionalizado alrededor de las coordenadas iniciales o momento de gestacion de Pereira en 1863 y la figura emblematica de los colonos fundadores, asociada a un conjunto uniforme de entusiastas y vivaces arrieros procedentes de Antioquia, tambien es importante advertir que, ante el unanimismo que ha creado esta version oficial, han aparecido voces expertas disonantes que abren un espectro de discusion, investigacion y analisis sobre cuestiones tan importantes, como por ejemplo: la larga presencia historica de los grupos indigenas en la zona; la disputa posterior por la posesion de sus territorios durante el periodo colonial y republicano; y las razones politicas que impulsaron el establecimiento de este municipio de "frontera" en medio de la pugna entre los Estados soberanos del Cauca y Antioquia durante la segunda mitad del siglo XIX.

De igual modo, se incorporan en este analisis geo-historico las contradicciones emanadas de los intereses mercantilistas de un grupo social heterogeneo de latifundistas, que se forjo a traves de cuestionables litigios e impugnaciones para hacer efectivos sus invalidos y apocrifos "titulos realengos de origen colonial" y asi poder apropiarse de las "mejoras de tierras" ejecutadas de antemano por los campesinos pobres provenientes del occidente colombiano, que en su afan por labrarse un nuevo lugar para trabajar y vivir, desbrozaron espacios de selva andina y cultivaron con ahinco la vertiente cordillerana, el piedemonte, los valles coluvio-aluviales y el conglomerado de lomerios que componen el macro-abanico donde se emplazaron diversos municipios, entre ellos Pereira.

En otras palabras, este municipio presenta con relacion a las tipologias de poblados surgidos de la colonizacion interna del siglo XIX en Colombia, una hibridacion y convergencia conflictiva de dinamicas de poblamiento espontaneo y popular, junto a acciones de tipo especulativas ejecutadas por una clase emergente de terratenientes que, con base en perfidas astucias legales, allanaron el camino para constituir su dominio y poder regional mediante el mecanismo secular de acaparar las tierras valorizadas, cambiando paulatinamente la estructura original minifundista que caracterizo a la colonizacion de baldios efectuada por los campesinos sin tierra. A continuacion se presentan entonces, los periodos historicos que antecedieron a la fundacion de Pereira.

Poblamiento precolombino en las cuencas de los rios Otun y Consota

Inicialmente, hay que senalar como punto de partida que en la mayoria de obras escritas sobre la historia de Pereira ya sean de caracter diletante o academicas (1) se define a partir de registros oficiales el 30 de Agosto de 1863 como fecha de origen del municipio, en el lugar donde se localizo la antigua ciudad colonial de Cartago, territorio habitado desde tiempos ancestrales por la cultura Quimbaya.

En efecto, a traves de estudios arqueologicos, historicos y geograficos, se ha establecido como antecedente primigenio de la ocupacion humana en el espacio donde esta situada la ciudad de Pereira, a la presencia milenaria de este grupo indigena. De acuerdo a los hallazgos encontrados en este tipo de investigaciones se ha podido realizar una aproximacion a su area de poblamiento, al igual que precisar su evolucion temporal. Es asi como desde una perspectiva locacional se reconoce que el espacio geografico Quimbaya estaba posiblemente delimitado asi: al oriente, por la vertiente occidental de la cordillera central; al occidente, por el valle y canon del rio Cauca; entre el rio la Paila, al sur; y allende el rio Otun, al norte. Con relacion a la distribucion espacial Quimbaya, el economista Antonio Garcia en su obra Geografia economica de Caldas describio que:
sus necropolis en la hoya del Quindio, destruidas por los buscadores de
oro, son la mejor guia para localizar geograficamente la civilizacion
Quimbaya. Se puede conjeturar que el vertice de la nacionalidad estuvo
situado en las margenes del rio La Vieja, afluente del Cauca. A juzgar
por esta ruta, la civilizacion se desarrollo en unas alturas sobre el
nivel del mar que oscilaban entre los 1300 y los 2600 metros, con
temperaturas medias desde 22[grados] centigrados hasta 17[grados].

Sin embargo estos son marcos relativos, ya que los desplazamientos de
poblacion ensanchaban la zona territorial de influencia. Las
necesidades comerciales obligaron a la nacion Quimbaya a penetrar en
las agrupaciones colindantes (Ansermas, Umbras, etc.) y sus huellas se
hacen notar en la alfareria y en las manufacturas de adornos,
verbigracia. Inclusive los conquistadores pijaos, con una cultura
inferior, son dominados por la cultura superior Quimbaya (1978:10-13).


[FIGURE 1 OMITTED]

El mapa de la figura 1, elaborado por el geografo James Parsons, en su obra clasica sobre la colonizacion antioquena (1979) muestra la ubicacion de algunos grupos indigenas que ocuparon el centro-occidente colombiano, identificando la zona habitada por los Quimbayas con la hoya del Quindio. Ademas, junto a esta ilustracion grafica, el autor senala a partir del estudio de Luis Arango (1914), titulado Recuerdos de la guaqueria en el Quindio, una serie de observaciones que permiten inferir la amplia extension de los pueblos indigenas en la region, fundamentado en el hecho de la dispersion que tuvo la actividad de la guaqueria o saqueo de los sepulcros indigenas por parte de los colonizadores antioquenos.

Otro aspecto ligado a la localizacion de los poblados indigenas en esta region, son los testimonios existentes sobre la modificacion del paisaje producto de la actividad agraria y las transformaciones fisiograficas derivadas de las formas de poblamiento. Como muestran los analisis efectuados por Parsons concernientes a los elementos sintomaticos de la ocupacion prehispanica en esta region, se enuncia que:
en las tierras templadas de Antioquia y Caldas practicamente no habia
ninguna prominencia importante del terreno que no contuviese
sepulturas. Algunas de ellas fueron cementerios con centenares de
sepulcros.

[...] Otra prueba importante de la existencia de una numerosa poblacion
en los tiempos primitivos son los extensos alomares o caballones de los
antiguos campos indigenas (surcos de indios) que encontraron los
modernos colonizadores antioquenos en los guaduales del Quindio. Cieza
de Leon da clara noticia de ellos cuando escribe que "todos los densos
canaverales parecen haber sido poblados en otro tiempo y cultivados
"[...] Las hileras en los antiguos campos no seguian los contornos del
terreno, sino que iban de arriba hacia abajo por las vertientes, dando
la idea de avenamientos [...] Pero de acuerdo con primitivos colonos,
virtualmente toda la tierra que no esta convertida en caminos, da
muestras claras de haber sido cultivada previamente por los indigenas.
Esto, junto con el inmenso numero de sepulturas descubiertas en el
Quindio, ha llevado a varios observadores residentes en la region a
creer que la poblacion en los tiempos de los naturales debio haber sido
mayor que la de hoy, a pesar de ser el area agricola mas densamente
poblada de la moderna Colombia (1979:57-58).


Por otra parte, tal y como lo describe desde una interpretacion arqueologica, la antropologa Martha Cecilia Cano Echeverri[R], gracias a diversos estudios (Cano, 1988; Cano, 2001; Restrepo, 2003; INCIVAECOPETROL, 1995-1996; Patino et al., 1997; INTEGRAL, 1995-1996; Tabares y Vergara, 1996) se han podido conocer los primeros datos absolutos sobre cronologias milenarias en Pereira, verificando la presencia humana permanente desde hace casi diez milenios en el actual territorio de Risaralda, es decir, sobre como los grupos humanos llegaron desde comienzos del holoceno e interactuaron con el medio ambiente, modificando el bosque natural, seleccionado plantas y utilizando artefactos simples para el procesamiento de vegetales (Lopez y Cano, 2004: 71).

En este orden de ideas, han sido muy valiosos los aportes realizados por los estudios arqueologicos y paleoecologicos adelantados en la ciudad de Pereira y sus inmediaciones desde la decada de los noventa, toda vez que han posibilitado iniciar un camino de reconstruccion de las ocupaciones culturales secuenciales--desde tiempos prehispanicos agroalfareros, periodos colonial y republicano--soportados tecnicamente en las caracteristicas formales de conjuntos materiales encontrados en: excavaciones; cambios topograficos contrastantes; densidad de la cobertura boscosa; existencia de campos de cultivo; y haciendo enfasis en algunos recursos como la guadua, el oro y la sal (Bruhns, 1990; Duque et al., 1963).

Estas indagaciones sirven, principalmente, para complementar y confrontar las versiones de los relatos encontrados en las cronicas de la conquista hispanica, las impresiones registradas por los viajeros del siglo XIX y las investigaciones historiograficas efectuadas en el transcurso del siglo XX sobre la region centro-occidental, en particular, de la ciudad de Pereira.

En el marco de esta novel actividad cientifica, vale la pena extender algunos de sus hallazgos con el animo de generar aperturas interpretativas ya sean fruto del ejercicio de contrastar ideas en apariencia antagonicas o de encauzar e hilar argumentaciones coincidentes que, en ultimo termino, permitiran generar rupturas paradigmaticas en la comprension del poblamiento humano, la historia social y territorial de este espacio geografico.

Asimismo, uno de los aspectos renovadores planteados por esta autora, es que a partir de las investigaciones se ha llegado al reconocimiento sistematico de mas de un centenar de sitios arqueologicos en las areas de influencia urbana de Pereira y Dosquebradas, lo que poco a poco conduce a superar el imaginario Quimbaya, es decir, la idea preconcebida de asignar todos los vestigios dejados por culturas nativas, como pertenecientes exclusivamente a la cultura Quimbaya (Lopez y Cano, 2004: 72). Del mismo modo, fundamentando en los estudios arqueologicos acometidos a la par de la construccion del acueducto Red Expresa Sur oriental de Pereira, se identificaron lugares, recuperaron materiales y caracterizaron patrones de asentamientos, a saber:
en la Hacienda de Cuba, se recuperaron importantes evidencias
relacionadas con la ocupacion temprana de la region (principios del
Holoceno) y reocupaciones en varias temporadas a lo largo del tiempo,
por distintos grupos humanos. Los vestigios encontrados se corresponden
con actividades de la cotidianidad, relacionadas con la subsistencia y
aprovechamiento de recursos naturales. Este sitio puede ser considerado
como un referente de la secuencia cultural ocurrida en Pereira y sus
alrededores [...] Con los resultados obtenidos se logro determinar
cuando pudo haberse iniciado la ocupacion humana del sector y desde
cuando se da un cambio con la introduccion de la alfareria; este
periodo comprendido entre el 9730 y el 4220 anos del presente, ha sido
identificado en la literatura arqueologica como Preceramico (Cano,
1998).

[...]El area de la Finca La Mikela, ubicado en el sector conocido como
Caracol-La curva, proximo a la carretera que de Pereira conduce a
Armenia, se han encontrado evidencias arqueologicas, las cuales indican
intensas actividades humanas en el pasado (Cano, 2000). De hecho, a
partir de la identificacion de las caracteristicas fisicas de los
fragmentos hallados se ha definido la presencia de un grupo para el
Clasico Regional y otro para el periodo tardio. Es decir, se reconocen
al menos tres momentos de ocupacion prehispanica, uno de grupos
preceramicos y dos de grupos ceramicos (Cano, 2000; Cano, 2001).

[...] En definitiva, los vestigios recuperados en este sitio demuestran
una intensa ocupacion por milenios, seguramente aprovechando los
recursos naturales, y en particular, una fuente salada, la cual se
encuentra localizada en el Salado de Consota (Cano, 2004: 74-79).


[FIGURE 2 OMITTED]

En la foto superior derecha se observan tumbas saqueadas luego del descapote de un area destinada a construccion de viviendas. En la imagen inferior se puede apreciar el grado de alteracion que sufren los sitios donde se realizan obras de infraestructura. Los hallazgos arqueologicos se concentran en los primeros dos metros, desde la superficie.

Con base en la descripcion anterior se reitera, a partir de los estudios de historia local y ecologia historica, la identificacion de un elemento singular en el desarrollo de la cultura precolombina regional, como es el descubrimiento, uso y explotacion de fuentes de agua salada en la cuenca del rio Consota, las cuales perduraron hasta el siglo XIX en poder de comerciantes y terratenientes que seguian utilizando la "mano de obra esclava" en su explotacion. Esta actividad productiva y el legado ambiental indigena se convierte en prueba categorica de su larga trayectoria en la zona de la provincia del Quindio, contradiciendo el relato historico sobre Pereira, segun el cual la vida indigena languidecio y llego a su ocaso en la colonia, dejando solo como testimonio de su antigua existencia los sepulcros con sus majestuosos trabajos de ceramica y orfebreria.

Igualmente, en el apartado elaborado por el antropologo Luis Duque Gomez (1963), para el trabajo academico homenaje al primer centenario de la ciudad, titulado Historia de Pereira, se advierte que la poblacion precolombina tuvo como base de sustentacion la agricultura, los tejidos, la explotacion de salinas, el laboreo de minas y la metalurgia de oro y cobre (Jaramillo, 1963: 19, 21). Otro documento que enuncia esta actividad y su larga continuidad en la epoca colonial, es La nueva historia de Pereira: fundacion, del historiador Victor Zuluaga Gomez (2004), donde precisa que:
luego de fundada la ciudad de Cartago en el ano de 1540, los aborigenes
que ocupaban el area cercana al rio Consota en el sitio de la fuente
salada, tuvieron que pagar a los espanoles un tributo que estaba tasado
en sal, con el fin de abastecer de este producto a la poblacion
espanola que se establecio en la ciudad, asi como a los esclavos que
introdujeron los conquistadores en la region (2004:27).


[FIGURE 3 OMITTED]

Dentro de los hallazgos mas significativos, junto a la fuente salobre, se destaca un horno en ladrillo usado en la extraccion de la sal a partir de agua salada procedente del pozo contiguo, con una antiguedad aproximada de, al menos, 160 anos. Se sustenta su uso y temporalidad en la acuarela del dibujante de la Expedicion Corografica, Henry Price (Ardila y Lleras, 1985) expuesta en la imagen superior izquierda.

Justamente, como se expone en la figura precedente, los recientes estudios arqueologicos liderados por la Facultad de Ciencias Ambientales de la Universidad Tecnologica de Pereira, en convenio con la Agencia de Cooperacion Alemana al Desarrollo (GTZ), ratifican que en el sector suroriental de Pereira, sobre la llanura aluvial del rio Consota, se logro el redescubrimiento de la fuente de agua salada que surtio la produccion de sal por milenios a los habitantes de la localidad e incluso sirvio de intercambio con comunidades mas alejadas.

Se partio de los hallazgos arqueologicos y se complemento con las cronicas de conquista, las historias de la fundacion de Pereira y la tradicion oral de los habitantes del sector. De esta forma, las evidencias culturales se han identificado como procedentes de distintas epocas de ocupacion humana en la region desde grupos nativos--preceramicos y ceramicos--con miles de anos de uso de este espacio hasta periodos historicos de la conquista y la colonia espanola, ademas, de los procesos culturales mas recientes tal como aquellos de los ultimos 150 anos (Lopez y Cano, 2004: 81).

En suma, ante las referencias expuestas con anterioridad de la importante herencia indigena en la zona es menester ir mas alla de la idea neutral, inconexa y lejana que se ha construido en torno a ella, al concentrar la atencion en argumentos de caracter museistico y de relatos curatoriales como es su habilidad en la orfebreria, la metalurgia (el uso de la tumbaga como aleacion o mezcla de cobre y oro) y los textiles, pero soslayando la pervivencia historica del uso dado al territorio, su manejo ambiental (agua, salinas, agricultura, patrones de asentamiento, y demas) y la resistencia decidida al enfrentar la dominacion impuesta por la conquista espanola y la institucion colonial de la encomienda, quedando huellas tan recientes de su presencia en el pueblo indigena de Zerrillos hasta el siglo XIX, actual zona de expansion urbana de Cerritos.

Incluso, siguiendo el analisis de Zuluaga (2004), en el parrafo citado sobre los antecedentes de la colonizacion, se pone de manifiesto, en primer termino, la reiterativa invisibilizacion y menoscabo por parte de la historia oficial, a la memoria y el papel de los pueblos indigenas y afrocolombianos en la construccion de la nacion y las diversas regiones y, en segundo lugar, la tergiversacion y relativismo que denota la historia fundacional de Pereira; tal como lo indica este autor:
la historia nuestra, sea local o nacional, en forma invariable se
inicia con la llegada de los conquistadores europeos o con el arribo de
una oleada de colonos antioquenos, cuando hablamos en este ultimo caso,
de la historia durante el siglo XIX y principios del XX. La
invisibilidad de los pueblos indigenas y afrocolombianos se hace
evidente, cuando quedan relegados a unas breves alusiones sobre su
presencia la historia. Esto en gran medida se debe al menosprecio que
se ha tenido por estos grupos humanos, siempre considerados de menor
categoria y asimilados a un estado "natural" y "salvaje" [....].

Por otro lado, ya no es posible seguir hablando de una historia que se
inicio en 1863, sino que es necesario remontarnos a un pasado
prehispanico, no solo para dar cuenta de los grupos humanos que
ocupaban la region, mucho antes de que se asomara el elemento hispanico
a ella, sino tambien para hacerle preguntas a ese pasado, en orden a
establecer la manera como esos grupos se relacionaron entre si y con la
naturaleza. En el caso de Pereira, se hace alusion con frecuencia a la
fundacion de Cartago La Antigua por parte del Mariscal Jorge Robledo en
el ano de 1540 y su posterior abandono que se protocolizo en el ano de
1691 cuando se trasladaron a orillas del rio La Vieja los ornamentos y
Santos pertenecientes al templo de los curas franciscanos (2004:21-22).


Nomadismo urbano: traslado de Cartago la Antigua a orillas del rio la Vieja

Durante el periodo colonial se produce el episodio de "nomadismo urbano" acaecido en Cartago Viejo, siendo este uno de los tantos ocurridos en la Nueva Granada. Entre sus principales razones explicativas se reconocen los incesantes conflictos por el poder territorial entre grupos e individuos espanoles, los pleitos y reclamos de jurisdiccion y las decisiones administrativas de desalojo y, mas que todo, el persistente rechazo armado del campesinado indigena americano, que obligaron a los espanoles a mudar constantemente los primitivos nucleos. Arquetipo de esta situacion es la aludida por Jacques Aprile-Gniset al destacar la firme y persistente resistencia aborigen hacia la primera fundacion de Cartago erigida por Jorge Robledo, en el actual emplazamiento de Pereira:
acosada durante varias generaciones por la contra-ofensiva del
campesinado Quimbaya, solo se mantiene como escala indispensable en el
camino del Quindio, pero a costa de una numerosa guarnicion. Sin
embargo, y despues de ciento cincuenta anos de permanencia, tendra que
ser abandonada en 1691, desplazandose hacia orillas del rio Cauca.
Algun dia la totalidad de sus 1156 habitantes, en procesion y cargando
hasta con puertas y ventanas, abandonan una ciudad, que contaba
entonces con 26 manzanas y 180 casas, una fundicion de oro y, segun
parece, dos conventos con templos construidos en ladrillo (1991:169).


De este modo, aprovechando el traslado de Cartago en 1691, se creo con posterioridad un discurso e imaginario de "vergel y vacio social" de esta area, que permitio definirla como "baldio", debido al proceso de restauracion ecosistemica del espacio geografico, que segun los cronistas "quedo en total abandono", asi como por la poca informacion que existia sobre la permanencia de poblacion Quimbaya en la region o de alguna actividad productiva desarrollada alli. Como ejemplo de estas particularidades se describen, en su orden, las citas de dos relatores de la historia de Pereira que reflejan dicha situacion; como son Ricardo Sanchez Arenas y Jaime Jaramillo Uribe:
sobre los escombros de San Jorge de Cartago se levanto otra vez la
montana, cubriendo con su verde manto la tierra generosa que hollaron
los conquistadores de la vieja Espana y asi permanecio por mas de tres
siglos (Sanchez, 2002:26).

En los territorios que hoy forman los Departamentos de Antioquiay
Caldas, si bien la poblacion indigena debio ser numerosa y hubo alli
culturas de relativo alto nivel como la Quimbaya, la conquista encontro
enconada resistencia hasta el punto de convertirse en una guerra de
exterminio de la poblacion nativa [...] Respecto de Cartago informa que
[...] a pocas leguas de la ciudad hay un solo pueblo nombrado Los
Zerrillos [hoy Cerritos] en un buen paraje y con muy corto numero de
indios (Jaramillo, 1963:354, 356).


Indudablemente, estas afirmaciones invitan a pensar que tan pronto se da el traslado de Cartago a orillas del rio la Vieja, territorio donde estaba situado el poblado original, hubiera quedado animado solo por el proceso de regeneracion de un "eden natural" y congelado en la "historia social" hasta la llegada de los colonizadores antioquenos del siglo XIX. No obstante, a partir del estudio de Zuluaga (2004: 86-93), se ha podido conocer que, si bien la poblacion indigena fue fuertemente diezmada en la region, no desaparecio del todo ante la accion de exterminio a la que fueron sometidos durante los siglos de conquista y colonia espanola en el area actual de Pereira, como lo demuestra la existencia del pueblo de Zerillos.

Al mismo tiempo, al ampliar los testimonios de la presencia humana en esta jurisdiccion, se hace visible, en primera instancia, los acontecimientos ocurridos en el ano 1785 cuando un punado de esclavos residentes en Cartago se fugaron de las haciendas de sus amos para fundar de manera transitoria un "palenque" o refugio de libertad, en el sitio que hoy ocupa la zona de Turin en Pereira; y luego conocer las actividades que se desarrollaban a orillas del rio Otun y Consota, asi como en muchas propiedades ubicadas entre Cerritos y Cartago actual (Figura 4).

Estas ultimas propiedades pertenecian a descendientes de antiguos encomenderos espanoles de la ciudad de Cartago y fueron explotadas con abundante mano de obra esclava hasta la mitad del siglo XIX--cuando se abolio la esclavitud--, en la produccion de cana panelera, cacao, entre otros productos agricolas (Zuluaga, 2004: 23). Toda esta informacion controvierte, refuta y se opone por la fuerza a los hechos documentales de la categorizacion de los terrenos de Cartago Viejo como virgenes y sin propietario alguno. Algunos casos planteados por Zuluaga (2004), ilustran la cesion de vastas extensiones de tierra a prestigiosos comerciantes vecinos de Cartago a traves de los beneficios que les conferia la legislacion colonial de adjudicaciones de realengos, como patricios de esta localidad (Figura 5):
entre el ano de 1770 y 1775, don Ignacio de Renteria solicito al rey de
Espana que le diera una concesion de tierras realengas ubicadas en las
cercanias del area en donde estuvo edificada Cartago La Antigua. El rey
espanol le dio la Concesion Real que constaba de cien cuadras, o el
equivalente a una legua castellana. Cada cuadra constaba de 80 metros,
aproximadamente (2). El procedimiento para la concesion de tierras
realengas consistia en hacer la solicitud al rey por intermedio de la
Real Audiencia y esta ordenaba a las autoridades locales, dieran
constancia de que las tierras solicitadas estaban "vacas" es decir, no
estaban ocupadas por un grupo humano ni estaban ubicadas cerca de un
camino. Con esta certificacion se nombraba un Juez de Composicion
encargado de hacer un avaluo de los terrenos, de medirlos y tambien de
tomar algunos testimonios de los vecinos del lugar en orden a probar
que iba a recibir las tierras era una persona de solvencia economica
que le permitiera introducir mejoras en dichas tierras. Conocemos de la
concesion de Renteria por las declaraciones ante juez que se dieron en
Cartago en el ano de 1810, cuando se fueron a titular las tierras del
area que ocupa hoy Pereira. Decian los peritos acerca de la concesion a

Renteria: "... (en) anos pasados se le franqueo a don Ignacio de
Renteria en esta misma montana (del Quindio) cien cuadras de tierra,
derecho a los minerales de agua, sal, metales, a orillas del rio Otun,
por cien pesos" [...].

En el ano de 1804, don Manuel Antonio Gomez de Lasprilla elevo una
solicitud a la real Audiencia de Santafe de Bogota, pidiendo que le
dieran en venta unas tierras realengas, es decir, tierras que
pertenecian al rey de Espana y que en ese momento se encontraban
incultas. Para ello, Gomez Lasprula le dio un poder general a un
abogado santafereno, don Luis de Ovalle, quien envio la siguiente
peticion formal a la Corona espanola: "Luis de Ovalle, Procurador de
numero de esta Real Audiencia, personero de Don Manuel Antonio Gomez
Lasprula vecino de ciudad d Cartago como consta del poder que pretesto
(sic) presentar, ante Vuccelencia, con mayor respeto digo: que en
jurisdiccion de esta ciudad hai un pedazo de tierras realengas: linda
por un extremo con el rio Otun hacia la quebrada de Consota. Todo el
terreno es montanoso, aspero e inutil, su extension de cincuenta
cuadras, poco mas o menos. Mi parte pretende aprovecharse de el y
tratar de su cultivo. Pide por lo tanto que se le admita composicion
bajo la protesta de consignar en las Cajas Reales de Cartago, el precio
que se le exija, atendiendo su actual estado de inutilidad en que se
halla y de que necesita desembolsar muchos pesos para su cultivo (...)"
(2004:37, 40).


[FIGURE 4 OMITTED]

Bazar de tierras en el periodo republicano: antecedentes a la colonizacion de baldios en el siglo XIX

Con el advenimiento del periodo republicano se da inicio por parte de la nueva elite criolla en el poder, a una carrera vertiginosa por la rapida recomposicion del modelo senorial que conferia amplios beneficios sociales y economicos a los latifundistas poseedores de la tierra. Es asi como, haciendo uso del discurso instaurado de tierras "baldias e incultas", se abrio la posibilidad de comprarlas a la nacion a un precio muy bajo.

En este contexto, es cuando emerge la figura del prestigioso abogado Jose Francisco Pereira Martinez, quien en el ano de 1825 emprendio la gestion de solicitud de los terrenos de Cartago Viejo al gobierno de la nueva republica a traves de la intendencia del departamento del Cauca, por intermediacion de Jose Maria Palomeque:
que por parte del Doctor Jose Francisco Pereira, abogado de los
Tribunales de Colombia se ha hecho ante la Intendencia una solicitud
cuyo tenor con los documentos concernientes a ella, es como sigue:
-Jose Antonio Mazuera, Jefe Politico Municipal de este Canton, por el
Gobierno de la Republica, etc., certifico en cuanto puedo y debo a
todas las personas que la presente vieren, y a donde convenga, que
hacia el Norte de esta ciudad, al pie del Paramo de la cordillera del
Quindio, se hallan unas tierras baldias, desiertas, incultas y
montuosas, sin entradas, ni salidas o caminos publicos ni rios
navegables o poblacion alguna, las cuales se denominan "Cartago Viejo",
encerradas por lo largo entre la quebrada de Consota y rio Otun y por
lo ancho, hacia la puerta de arriba, con la quebrada "Las Partidas" y
hacia esta ciudad con los resguardos de la pequena poblacion de "Los
Cerrillos", del otro lado de este rio de la Vieja, cuyas tierras no
pertenecen en dominio y propiedad a persona alguna y si al Estado,
graduando su valor a cuatro reales la fanegada en atencion a su
situacion y a los muchos gastos que demanda su desmonte hasta ponerla
en estado de cultivo, por ser demasiado quebrado dicho terreno, en
certificacion de lo cual y a pedimento verbal de los senores Jose
Francisco Pereira y Jose Maria Palomeque, doy la presente que firmo en
esta oficina de Cartago, a veinticuatro de septiembre de mil
ochocientos veinticinco. Firmado, Jose Antonio Mazuera (Sanchez,
2002:27).


Ahora bien, esta descripcion al ser analizada a la luz del contexto nacional e internacional de la epoca se convierte en algo mas que un dato anecdotico relacionado con la familia Pereira, a la cual el poblado hace un homenaje asumiendo su nombre en gratitud a la "generosa cesion" que hiciera de sus predios para la fundacion de este municipio de colonos, de acuerdo a lo expresado en las principales obras de la historia de la ciudad (3).

En este orden de ideas, ubicados en medio de los cambios que se estaban produciendo en la etapa transicional del modelo colonial espanol al capitalismo librecambista comercial bajo la tutela del imperialismo britanico en el pais, se desarrolla una trascendental recomposicion territorial. Efectivamente, como lo plantea Aprile tan pronto como se expropiaron los antiguos terrenos coloniales se inicia la distribucion de las tierras realengas a "los nuevos conquistadores"--haciendo alusion a la apertura de beneficios a ciudadanos y companias principalmente europeas--, pero tambien a las elites locales:
a partir de 1825 comienza la feria de las tierras nacionales: duraria
un siglo este gran bazar de los baldios entre 1827 y 1935, conservado
en el Archivo Historico Nacional de Colombia -AHNC, hemos tratado de
identificar las titulaciones a sociedades y ciudadanos extranjeros,
tarea de por si ardua y con resultados poco satisfactorios; a
continuacion solo se presenta una muestra parcial ilustrando este
fenomeno. Es probable que estas cifras no pasen de un 10% del total de
las tierras que se convierten en propiedades de extranjeros, no
obstante permiten entender los mecanismos por medio de los cuales el
latifundio colonial privado, o realengo, supuestamente despedazado en
el momento de la Independencia, se vuelve a conformar rapidamente bajo
la Republica [...] Pero tambien los nativos no se quedan atras y muy
temprano se lanzan en el "bazar de las tierras". No es dificil
encontrar alli el origen del latifundio moderno y de sus numerosos
conflictos con el campesinado a principios del siglo (Aprile, 1992:22,
28).


Como muestra de esta intensa dinamica de recomposicion del latifundio en el inicio del periodo republicano, se pueden mencionar los siguientes beneficiarios nacionales y extranjeros de bonos de baldios en la region del centro-occidente colombiano:
Juan Uribe, quien en 1835, en Caramanta, se vuelve de una vez
propietario de 102707 hectareas con 4400 metros cuadrados; en
Ansermanuevo, en 1873, Rudesindo Ospina recibe una adjudicacion de
10000 hectareas; en 1880, en Ansermaviejo titula 10000 hectareas mas.
En cuanto a los extranjeros, en 1825, el frances Boussingault y los
banqueros Goldschmidt, de Londres, controlan unas doce minas de Marmato
y Supia; Tyrell Moore se convierte en un pionero del cultivo intensivo
del cafe en Antioquia aprovechando las 64000 hectareas de baldios que
le fueron adjudicados y el ingeniero de minas Edward Walker hace lo
propio con las primeras plantaciones en la region Manizales-Chinchina
(Aprile, 1992:23, 28).


Por ello, la peticion y posterior adjudicacion de los "baldios" de Cartago Viejo al magistrado de la Corte Suprema de Justicia radicado en Bogota, Jose Francisco Pereira Martinez en 1825, coincide y se inscribe en el marco de este "bazar de tierras" que privilegio a los inversionistas extranjeros, la elite nacional y la burocracia de la clase media alta de la naciente republica "independiente" que, con base en el conocimiento de este proyecto latifundista en marcha, aprovecho su posicion ventajosa para acceder a extensos predios.

Estas estrategias de reorganizacion latifundista en los albores del periodo republicano son explicadas de manera magistral por uno de los mas destacados cientificos sociales del siglo XX en Colombia, el especialista en demografia, Alvaro Lopez Toro (1976), en su obra sobre Migracion y cambio social en Antioquia durante el siglo XIX. En efecto, este autor indica que las formas de tenencia de la tierra desempenaron un rol protagonico en las zonas que fueron ocupadas durante el siglo pasado por la ola de migracion antioquena, clasificandose en tres categorias: concesiones realengas; colonizaciones capitalistas; y baldios.

Las primeras habian sido, por lo general, otorgadas por la corona a personas influyentes por lo que, de acuerdo con la tradicion legal, implicaban las obligaciones de morada y labor. Aunque estas obligaciones no se cumplian en muchos casos (4), concedio, en ocasiones, algun grado de libertad a las autoridades locales para resolver algunos litigios entre invasores y propietarios a favor de aquellos, si esa solucion se consideraba ventajosa desde el punto de vista social o politico (Hirschman, 1963; Lopez, 1976). La segunda categoria de territorios colonizados durante el siglo XIX, particularmente durante las dos o tres primeras decadas de la republica, estaba controlada por grupos capitalistas y especuladores, como consecuencia del famoso proceso de emision, negociacion y concentracion de los bonos agrarios de la administracion Santander (5).

La tercera linea de colonizacion se oriento hacia terrenos baldios, cedidos gradual y libremente por las autoridades. Las caracteristicas institucionales mas interesantes, en ese sentido, y que tambien se hicieron patentes en algunos arreglos privados entre propietarios e invasores en la primera modalidad, consistieron en una serie de medidas que pretendian organizar el poblamiento de un numero relativamente grande de centros, en condiciones razonables de ordenamiento social y de control por parte de la administracion central (Lopez, 1976). Ademas de lo anterior, otro elemento definitivo en la interpretacion del proceso de colonizacion de baldios durante la primera mitad del siglo XIX, es que de manera sincronica a la consolidacion del nuevo latifundio heredero del modelo senorial se produjo un cumulo de tensiones, pugnas y conflictos sociales que llevaron a diversas manifestaciones de insatisfaccion, violencia y, finalmente, a constantes guerras civiles (6).

Esta situacion, determinada al mismo tiempo por los altos niveles de pobreza y exclusion de la poblacion campesina, confinada en minifundios rurales de baja productividad, derivo en el masivo desplazamiento y conquista de nuevos territorios, siendo uno de los mas importantes, el ocurrido en las vertientes de la cordillera central, dando origen a una constelacion de nuevos poblados, entre ellos Pereira. Sobre estas condiciones, son esclarecedoras las explicaciones efectuadas por Aprile y Mosquera:
llama la atencion como durante toda la segunda mitad del siglo pasado,
las zonas de despoblamiento coinciden con los acontecimientos sociales.
Miseria, hambre, guerras y expoliaciones parecen ser la motivacion
principal de los exodos rurales. La intransigencia religiosa expulsa a
unos librepensadores de la region de Marinilla-Rionegro. Las guerras
civiles propician en el antiguo Caldas un exodo de colonos hacia el sur
[...].

Durante todo este periodo hay una extrana coincidencia geografica entre
las guerras de los nuevos feudales y la aparicion de productos de
exportacion. El mapa de los conflictos armados es muy parecido al mapa
de la expulsion. Hoy, cien anos despues, corresponde al mapa de los
grandes latifundios mecanizados produciendo para la exportacion (1978:
92, 93).


[FIGURE 5 OMITTED]

Contexto fundacional: entre la conquista campesina de baldios y la disputa legal por la tierra

En conjunto, son diversas las circunstancias ambientales, sociales, economicas y politicas que confluyeron para el desarrollo de la diaspora campesina que colonizo las laderas de la vertiente andina central, las cuales fueron desdenadas durante dos siglos por la gran hacienda colonial establecida en la planicie costera, el altiplano cordillerano o los amplios valles interandinos.

En primer lugar, la condicion de degradacion y perdida de capacidad agrologica de los suelos en amplias zonas del Estado de Antioquia dedicadas historicamente a la explotacion minera y agropecuaria bajo el modelo colonial espanol, influyo en la migracion de numerosos cultivadores en busca de tierras mas fertiles. En segundo termino, aspectos sociales analizados por el geografo cultural James Parsons y su discipula en la Universidad de Berkeley, la antropologa colombiana Virginia Gutierrez de Pineda, pionera en los estudios de familia en el pais, evidencian la relacion entre la influencia ideologica y cultural de la religion catolica en la sociedad antioquena del siglo XIX, la conformacion familiar a modo de clan y la superpoblacion (7).

Los efectos aparecen claramente hacia 1840-1850 cuando Antioquia poseia las tasas de natalidad mas altas del pais, con un 3% anual, caracteristica que se va a mantener hasta el ecuador del siglo XX con la irrupcion de una nueva fase en la transicion demografica. Dicho de otro modo, la radicacion de familias con tamano de clan o de villorrios en tierras mediocres y parcelas minusculas de contra-filos en montanas escarpadas, desemboco inevitablemente en la salida de un excedente de poblacion (Aprile y Mosquera, 1978: 90, 91).

De otra parte, el cafe empezaba a perfilarse como un negocio prospero despues de advertir los campesinos antioquenos las ganancias que habian tenido con su cultivo algunos ingenieros y negociantes extranjeros (8). Por ello, se considera el potencial agricola de las tierras al sur de Antioquia, en especial al cafe, como un poderoso acelerador y animador de las corrientes colonizadoras.

A su vez, otra motivacion economica de muchos colonos para emprender su desplazamiento al gran Caldas, fueron las leyendas que circulaban por todo el territorio nacional acerca de las riquezas que habian enterrado los aborigenes durante el periodo de la conquista espanola, siendo los cementerios de estos grupos humanos, de acuerdo a los mitos entretejidos, fuente de enormes fortunas. La guaqueria represento entonces un fuerte acicate para muchos colonos, pues sonaban con encontrar en algun entierro, la solucion definitiva para su pobreza.

En ultimo lugar, hay que senalar a los factores politicos como elementos estructurales de los procesos de colonizacion campesina y posterior fundacion del municipio de Pereira. En este sentido, se reconoce como a partir de la aplicacion de las politicas de librecambismo comercial en el pais sobreviene una reconfiguracion del latifundio, quedando en un primer momento por fuera del "bazar de tierras" las vertientes andinas.

Es asi como estos espacios baldios se convierten en la unica opcion plausible para los campesinos sin tierra de hacerse a un terruno en el cual afincar sus esperanzas de vida familiar y colectiva, al quedar marginados de los proyectos productivos de la naciente republica, patrimonio exclusivo de la elite en ciernes. Por lo demas, en el seno de este contexto de convulsion social y territorial, irrumpen con su fuerza destructiva las guerras civiles asociadas a los conflictos de propiedad, poniendose en marcha la expulsion y redistribucion de la poblacion, generando con ello, una "nueva geografia de colonizaciones internas" con modelos de ocupacion centrifuga y en espiral (Figura 6).

Es precisamente en este escenario de enfrentamiento politico y militar que al ser vencidos los defensores del liberalismo democratico, adalides del fortalecimiento y proteccion de un mercado nacional, se desato la injusta distribucion de las tierras baldias, con la institucionalizacion de concesiones de extensos territorios para la nueva elite (criollos adscritos al partido conservador y a un sector del liberalismo afin al librecambio, llamado "progresista"; ademas de los ingenieros y comerciantes extranjeros), que excluyo de estas mercedes y del proyecto economico en gestacion a la gran masa campesina rural, al igual que a los sectores populares urbanos de villas y poblados.

Asi, junto a la entrega de estas concesiones por parte del Estado, se sumo al proceso de concentracion de la tierra, la aparicion de poderosas companias comerciales de latifundistas, dirigidas por el contubernio "conservador-liberal progresista"; entre ellas se destacan por su papel en la region, la Sociedad Gonzalez-Salazar y Burila, con sede en Manizales, creadas por negociantes y politicos bogotanos, manizalitas y calenos, pretendiendo ser duenos de no menos de 200000 fanegadas en la cordillera central.

En consecuencia, para los primeros antecedentes de presencia y sedentarizacion de colonos pobres en tierras del Otun promediando el siglo XIX, jugo un papel fundamental la suposicion de estar Cartago Viejo por fuera de los litigios promovidos por este tipo de companias usurpadoras, que amparadas en titulos coloniales revendian o disputaban la propiedad de los terrenos donde ya se habian realizado toma de predios, o fundado algunas aldeas. Es decir, que para los colonos el asentamiento de un poblado en este territorio estaria favorecido, en teoria, por la ausencia de las querellas legales entabladas por la compania Gonzalez-Salazar y su concesion realenga de Aranzazu, la cual comprendia una extensa zona que iba desde la jurisdiccion de Salamina hasta Manizales; o de su reclamacion del sur, delimitada por este ultimo municipio hasta los rios Chinchina y Claro (Figura 7).

Hasta cierto punto esta aparente condicion de ausencia de conflictividades agencio la llegada de colonos, previo a la formalizacion administrativa de un municipio en Cartago Viejo. La complacencia con la toma de tierras y el establecimiento de cultivos de pan coger realizado por los advenedizos campesinos se debia a la necesidad de los hacendados caucanos por reemplazar con prontitud a los esclavos tras su manumision y de este modo mantener sus cultivos comerciales de cacao en la zona.

Sobre esta situacion, vale la pena describir primero la explicacion de Zuluaga (2004) y, luego, las impresiones del geografo aleman Alfred Hettner (1976), en su recorrido entre la cordillera central y el Valle del Cauca, las cuales quedaron plasmadas en la obra titulada Viajes por los Andes colombianos, veamos:
es bueno recordar que la esclavitud en Cartago habia sido una de las
actividades mas importantes para los comerciantes, toda vez que desde
alli se surtian las minas de oro del Choco. Pero tambien las haciendas
establecidas en los alrededores de Cartago dependian en gran parte de
la mano de obra esclava. Al producirse la liberacion de los esclavos a
mediados del siglo XIX, los afrocolombianos preferian no retornar al
trabajo en las tierras de sus antiguos amos, produciendose una notable
escasez de mano de obra. En este contexto debemos mirar la llegada de
colonos pobres procedentes deAntioquia y la acogida que van a tener por
parte de las autoridades de Cartago y los propietarios de tierras [...]
(2004:53).

[...] Fundaciones por el estilo no tenian nada de excepcional en la
region (Aguadas, 1820; Salamina, 1824 y Neira apenas hace un par de
anos). Para seguir, esta en camino de constituirse otro numero de
pueblos mas al sur de los mencionados, ya en territorio del Cauca [...]
Asi que dadas las condiciones mas favorables, el mayor progreso se
manifestaba en el costado derecho, o este, del rio Cauca, haciendo
avanzar aquella cadena de pueblos nuevos hasta llegar a las llanuras
cercanas a Cartago ya pobladas por habitantes caucanos [...] El ganado
levantado casi sin costo alguno en las sabanas del alto Cauca y
Magdalena, se traslada para su ceba a los ricos potreros mantenidos en
las cercanias de Manizales, para luego ser consumidos en la Antioquia
Central. Al mismo centro de consumo llega el cacao producido en la
region de Pereira y Cartago, en remplazo del cultivado cerca de la
ciudad de Antioquia, cuyas plantaciones desde los anos cincuenta se
hallan afectadas por la llamada "mancha" (1976:249, 250).


[FIGURE 7 OMITTED]

Sin embargo, el aspecto politico que en definitiva precipito el acto fundacional de Pereira fue la respuesta de la elite de Cartago--con intereses particulares sobre "Cartago Viejo"--ante la estrategica avanzada expansionista de su vecino, el Estado soberano de Antioquia, el cual en una dinamica de poblamiento a saltos hacia el sur habia establecido a Manizales como punto de lanza en su batalla por colonizar nuevos territorios en la provincia del Quindio, presionando la frontera con el Estado del Cauca.

Por tal razon, el contexto embrionario en el que emerge Pereira es la contienda regional entre dos Estados que en terminos de desarrollo, representaban abiertamente dos enfoques de pais disimiles. Por un lado, Cauca, que enarbola la vision retardataria de inmovilidad social ajustada a los canones de su tradicion hacendataria y latifundista, al ser uno de los epicentros politicos del periodo colonial y, de otra parte, Antioquia, abanderada de las ventajas de la apertura comercial del siglo XIX. Asi pues, como testimonio espacial de la relacion dialectica existente entre las fundaciones de Manizales y Pereira se puede constatar el papel que cumplio la primera como eje motriz en la transicion o despliegue "colonialista" antioqueno y la segunda, junto a Villamaria, como fundaciones de "contraofensiva y barrera", en la reaccion timida y tardia de Cartago y de la lejana Popayan. Esta particularidad geopolitica e historica es ilustrada por Aprile de la siguiente manera:
[...] Manizales surge como proyeccion en el espacio y como producto
urbano de la politica expansionista del Estado de Antioquia a mediados
del siglo pasado: auspiciando esta fundacion Medellin afirma con fuerza
su presencia sobre la frontera con el vecino rival, el Estado del
Cauca. Eso explica en parte por que el acto de fundar no es un producto
autoctono, sino promovido desde afuera. No son colonos aledanos los
fundadores sino gente que conformo una columna de foraneos llegados del
norte, con tal proposito exclusivo y preestablecido [...].

Algo comparable ocurre quince anos despues con Pereira: tampoco la
fundan colonos del vecindario rural, sino una expedicion compuesta por
vecinos urbanos de Cartago, entre los cuales se destacan un clerigo y
un tinterillo. Y la crean tambien de manera explicita, para oponerse,
entre otras razones, a la injerencia expansionista de Manizales hacia
el sur y el Quindio (1992:116).


En cuanto a las contradicciones y conflictos que surgen en el poblado de Pereira, erigido a manera de "tapon o dique" por los caucanos debido a la amenaza de penetracion de los antioquenos, hay que senalar que esta barrera fue rapidamente franqueada por el arrasador avance territorial de estos ultimos, el cual se incremento durante la segunda mitad del siglo XIX. De hecho, en la primera fase de esta dinamica colonizadora, cuando la cofradia de la elite cartaguena se acerca al lugar en donde Robledo habia fundado Cartago Viejo, advierten la presencia de colonos antioquenos y caldenses en el oriente del municipio, con sus ranchos y sembrados de maiz en unos "derribados". Precisamente, sobre los pormenores del acto fundacional, el destacado historiador Jaime Jaramillo Uribe cita que:
sobre el camino que conducia del Valle hacia Manizales y de alli a
Medellin, en el territorio situado en la parte baja del rio Otun, en
Boquia, Condina, San Jeronimo y Nacederos, desde 1844 se fueron
formando fondas y posadas para albergue de muias y arrieros que
conducian cacao y mercancias para la provincia de Antioquia. Hacia el
ano de 1850 colonizadores antioquenos como Jose Hurtado y Fermin Lopez,
despues de haber contribuido a fundar ciudades como Manizales y Santa
Rosa, avanzaron hasta Cartago y se detuvieron en el sitio que
actualmente ocupa la ciudad de Pereira [...].

Muy poco a poco se fueron asentando estos en los territorios situados
entre los rios Consota y Otun, al pie del nevado de Santa Isabel.
Cuando el 24 de Agosto de 1863, algunos vecinos de la ciudad de Cartago
encabezados por el presbitero Remigio Antonio Canarte decidio fundar
una villa en el actual territorio de Pereira, encontro que ya existia
en el lugar una colonia de cerca de 79 personas, no menos de 20 casas y
algunos cultivos. Entre ellas se encontraban Jose Hurtado, Laurencio
Carvajal, Tomas Cortes, Manuel Ramirez, Nepomuceno Buitrago y otros
colonos que asistirian a la misa que habria de celebrarse en la primera
capilla de la naciente villa (1963,361,362).


Ahora bien, esta informacion cobra sentido al cotejar las disputas iniciadas entre los dos grupos de agentes sociales participantes en los primeros repoblamientos de Cartago Viejo como fueron los colonizadores campesinos antioquenos, caldenses, tolimenses y caucanos que habian realizado la posesion inaugural de "baldios" entre los rios Consota, Otun y el area de Condina, abriendo pequenos caserios o fondas de estancia; y, de otro lado, los representantes de la elite cartaguena con sus litigios de retoma de concesiones realengas y bonos de baldio y, posteriormente, con su bastion de expedicionarios orientados a la "reconquista caucana" de la anorada Cartago colonial. Por otra parte, el historiador Jaramillo Uribe fiel a la version oficial, desestima cualquier controversia sobre las querellas en torno a la propiedad de las tierras, aunque reconoce la posibilidad que entranaba la fundacion en la generacion de plusvalias para la familia Pereira y sus descendientes:
quienes se han ocupado de la historia de Pereira han dado al problema
de la propiedad de los terrenos en que se desarrollo la ciudad una
importancia que quizas no sobrepase el hecho de saber si se justifica
el recuerdo de gratitud filial hacia Guillermo Pereira Gamba quien los
heredo de su padre y luego cedio parte de ellos a los primeros colonos
residentes en el lugar. No puede dudarse que la familia Pereira, y
particularmente Francisco Pereira Martinez y su hijo Guillermo Pereira
Gamba tenian amor por las tierras aledanas a su viejo solar, Cartago;
pero lo mas probable es que en su iniciativa de fundar una ciudad en
las tierras que el primero habia adquirido en 1826, habia de por medio
una buena dosis de interes en la valorizacion que tales tierras
obtendrian y con su apertura por parte de los colonos asentados en
ella. La circunstancia de que en 1870, cuando estos se dirigieron al
gobierno nacional solicitando la adjudicacion de 12000 hectareas de
tierras que consideraban baldias, a fin de adquirir la propiedad,
confirma la hipotesis de que solo en parte la filantropia entro en sus
intenciones. El que la nacion resolviera luego entregarle como
indemnizacion bonos territoriales por las 12000 hectareas cedidas a la
Villa de Pereira, confirma los anteriores asertos (1963:363, 364).


Dicho esto, el asunto de los pleitos por la propiedad de las tierras no es una nimiedad, ni un detalle baladi e inane en la investigacion historica sobre los aspectos sociales, legales y politico-administrativos del municipio de Pereira; todo lo contrario, la apertura de estos imprescindibles estudios deben estar encaminados a aclarar y explicar desde una perspectiva critica ajustada a los hechos y no a las veleidades o a los acomodos de la elite e institucionalidad local, el papel de los diferentes agentes sociales en el cambio de rumbo que fue tomando el tan conocido y mitico sistema de propiedad minifundista de la colonizacion, el cual si bien en un inicio se soporto en la distribucion equitativa de los predios, luego introdujo a esta estructura de tenencia, medianos y grandes propietarios. De este modo, se pueden sintetizar los agentes sociales involucrados en la genesis de Pereira y los conflictos que emergieron entre ellos.

Con lo anterior, se expresa que lejos de ser los pobladores iniciales un conjunto social homogeneo, lo que existia era una jerarquizacion dentro del conglomerado de colonos, en razon a la multiplicidad de motivaciones, fines y medios que tenian los actores de este proceso de colonizacion interior. Esta nueva perspectiva de analisis empieza a desmitificar tanto la epopeya fundacional y la figura emblematica del arriero, construida por la historia oficial, como aquel colono aguerrido que domestico la salvaje e indomita selva, con su ferrea conviccion de estar acometiendo un acto heroico. Sin lugar a dudas, este tipo de apologia a las hazanas de los bravios colonizadores antioquenos elude las confrontaciones y reyertas suscitadas entre los diversos agentes sociales. Como caso tipico de estos enfoques desmitificadores se expone a continuacion las explicaciones de Aprile y Mosquera:
el estereotipo del colono heroico con el hacha en mano oculta la
verdad: hay en la empresa colonizadora todo un abanico social. Dentro
del fenomeno se edifica una completa estructura clasista, que comprende
desde peones hasta "aristocratas". Habia "especialistas" del desmonte,
empresarios de colonias agrarias o fundadores de poblaciones; otros se
dedican al aspecto legal de la colonizacion, mientras unos vivos de
ultima hora invierten en la acaparacion de las tierras valorizadas
(1978: 93).


En conclusion, entre dichos agentes sociales de la fase fundacional es que se inician las desavenencias por el evidente interes especulador de los negociantes y la elite regional, poniendose en entredicho el supuesto caracter democratico que distinguio este periodo. Para ejemplicar esta problematica se enuncian en la tabla 2, las formas de operacion de la colonizacion y los mecanismos de apropiacion de tierras.

En este sentido, es necesario reiterar el cuestionamiento al mito fundacional en relacion con su caracter democratico, ante las profundas fricciones entre los colonos pobres y los "duenos-herederos de los titulos coloniales" y de los bonos de baldios republicanos, que generaron la agitada oposicion de los colonos.

Ciertamente, como lo esgrimen los geografos alemanes Bettina Bischoff y Thomas Krafft en su trabajo sobre el proceso de urbanizacion del viejo Caldas (1999: 46), la colonizacion interna, idealizada con frecuencia en la literatura colombiana como "democratica", ayudo a un grupo amplio de colonos a conseguir tierra propia en minifundios y, por tanto, una seguridad economica modesta. No obstante, la evolucion de una estructura agraria caracterizada en sus inicios por pequenas y medianas empresas familiares con cierta prolongacion hasta hoy no fue tanto el resultado de desarrollos democraticos, sino mas bien una consecuencia de condiciones especiales economicas y geopoliticas.

Del mismo modo, estos autores aludiendo a las apreciaciones de uno de los principales especialistas en historia y teoria de la arquitectura, como de los procesos de desarrollo territorial en Colombia, el profesor emerito de la Universidad Nacional, sede Bogota, Carlos Nino Murcia, quien exhibe algunos detalles controvertidos de la colonizacion antioquena:
fue una empresa propiciada por la explosion geografica y la falta de
tierras; la realizaron campesinos medios con cierta capacidad economica
o empresarios antioquenos que podian enganchar peones, conseguir medios
de transporte (bueyes y muias) y herramientas, asi como financiar la
instalacion de los primeros habitantes, por lo cual recibian terrenos
privilegiados para conformar una sociedad con una fuerte diferenciacion
social. Hubo una intensa lucha entre colonos y los propietarios de las
enormes extensiones, quienes en el siglo XVIII habian recibido
concesiones a cambio de caminos u otras obras publicas, o simplemente
por sus relaciones y posicion social. Al final, los propietarios cedian
algunos terrenos y, sabiendo que con ello valorizaban todavia mas los
restantes, acaparaban tierras y forzaban a romper la frontera agricola.
Despues habrian de llegar nuevos inmigrantes, pero ya las tierras
estaban ocupadas; en vista de ello, debian resignarse a ser simples
trabajadores, pues las elites formadas se hicieron cerradas y
excluyentes, sobre todo con gentes de otras culturas, lo que desvirtua
la supuesta igualdad y democracia de la colonizacion antioquena [...]
(Bischoff y Krafft, 1999:46.


Poblamiento rural disperso y primeros antecedentes del poblado urbano en Contadero de Egoya: 1850-1863

Con los primeros frentes de colonizacion campesina se produce la configuracion de un habitat disperso, asociado a la conquista de baldios y a la construccion de unidades productivas como la finca, en donde se desarrollaron los primeros cultivos de pan coger o autoconsumo y, posteriormente, las plantaciones comerciales de cafe. Fruto de esta dinamica de poblamiento rural empiezan a conformarse algunos caserios y fondas con funciones de cohesion social, captacion, acopio y distribucion de la produccion agricola.

[FIGURE 8 OMITTED]

Esta etapa se caracteriza por un habitat eminentemente rural, disperso en las vertientes, laderas y lomerios del macro-abanico Pereira-Armenia, con una baja densidad humana y de viviendas, predominando los predios pequenos que crecen de manera paulatina con el desmonte y la ampliacion de la frontera agricola. El patron de ocupacion espacial y crecimiento rural es discontinuo, al desarrollarse de manera aislada las viviendas entre la montana, sus cuchillas y el piedemonte. De ahi que la histo-genesis agraria determine una primera etapa de construccion del habitat familiar o unidad productiva, en donde se construye con los materiales del entorno las casas destinadas al alojamiento y los espacios anexos requeridos para la produccion de auto-subsistencia junto a los cobertizos, depositos, lavadero, y demas. Luego, se unian progresivamente las parcelas de produccion familiar con otras, cimentando caminos de herradura y fondas de comercializacion, que finalmente terminaban configurando pequenos caserios en los vertices de las vias de comunicacion (Aprile y Mosquera, 1984: 22) tal como se observa en la siguiente figura.

[FIGURE 9 OMITTED]

Por anadidura, a nivel de la configuracion territorial generada en este periodo que antecedio al hecho fundacional, hay que senalar como en el area de influencia regional de la actual Pereira se establecieron desde la decada del cincuenta del siglo XIX unos asentamientos de colonos procedentes de Antioquia y Cauca entre ellos los caserios de El Palmar, Buritica, entre otros. Evidentemente, muchos de estos lugares se constituyeron a modo de fondas o posadas para albergar las mercancias que llevaban a lomo de mula los arrieros. Estos espacios de transito hacian parte de las redes de comercializacion trazadas sobre los antiguos caminos y vias de trueque indigenas.

Justamente, en este marco espacial de estancias y vias, dado el interes expreso por dominar las rutas comerciales que eran disputadas por los Estados del Cauca y Antioquia, se establecio la primera fonda caminera en la zona aledana al Contadero de Egoya, dentro del area actual urbana de Pereira. Esta fonda como repoblamiento inicial de Cartago Viejo se unia a traves de los antiguos caminos reales con Zerrillos y Cartago hacia el occidente y hacia el nor-oriente con Santa Rosa de Cabal y Villamaria, superando la cuenca hidrografica de los rios Otun y Consota (Figura 10).

[FIGURE 10 OMITTED]

En este orden de ideas, el sitio del actual parque Olaya se constituyo en el primer punto nodal de sedentarizacion de colonos al estar ubicado en un extenso plan donde llegaban los arrieros, descansaban y realizaban el conteo de muias, por esta razon, es que se conocio como "Contadero de Egoya" (Figura 11). En particular, dos testimonios historicos comprueban su localizacion: coincide con el sitio donde se erigio Cutucumai, espacio sugerido por Juan Hoyos Cabal comisionado del gobierno del Cauca para indicar las bondades de establecer una fonda en Cartago Viejo; y, el mas especifico, la version de uno de los trabajadores que se contrataron para la apertura del camino que de Cartago nuevo conduciria al punto del "Contadero de Egoya", dejando claro que en este ultimo punto, el ayudo a construir un rancho en el ano de 1847, para que se alojaran Jose Francisco Pereira, Emigdio Palau y Ramon Gomez de Lasprilla, cuando se produjo el acto de posesion de los terrenos de este ultimo. Ese mismo rancho, serviria como "fonda" para brindar alimento y alojamiento a los viajeros que se desplazaban por este camino, con direccion al actual norte de Caldas (Zuluaga, 2004: 56).

[FIGURE 11 OMITTED]

Conclusion

Por ultimo, a manera de conclusion general, se puede senalar que entre los elementos interpretativos de la trayectoria historica previa a la fundacion de Pereira se contempla, en orden cronologico, la configuracion territorial de asentamientos humanos indigenas en las cuencas de los rios Otun y Consota desde el holoceno hasta su reduccion geografica en la zona de "Zerrillos" en el periodo decimononico; el traslado y abandono de Cartago a orillas del rio la Vieja durante la etapa colonial debido al asedio y resistencia indigena que derivo en una larga fase de recomposicion natural de este bio-espacio; y, finalmente, la reparticion de este territorio a partir del uso instrumental de los bonos de baldios concedidos por el gobierno republicano para renovar, fortalecer y ampliar los beneficios de un grupo social de empresarios, negociantes y burocratas del naciente Estado-nacion.

En cuanto a la configuracion territorial del poblamiento rural previo al hecho fundacional de Pereira se evidencia un patron de ocupacion disperso al ser fondas primigenias de la colonizacion de baldios, como tambien, espacios testimoniales de la adecuacion de los trayectos de herradura de la colonia y de la construccion de nuevas vias durante esta etapa del periodo republicano.

Asimismo, cabe destacar que en el marco de este escenario territorial en construccion, se empiezan a revelar las tensiones propias de las clases sociales en disputa (colonos pobres vs. elite caucana) haciendose notorias sus contradicciones tanto en la formas de operacion de la colonizacion como en los mecanismos de apropiacion de tierras y en la distribucion de los predios rurales.

En este sentido, situados en este complejo proceso de adjudicacion de tierras, se pone de manifiesto el interes de los patricios cartaguenos para preservar la titularidad de sus propiedades heredadas o para "negociar" de la mejor manera la venta de sus terrenos a la nacion o, sino con los colonos provenientes del centro-occidente colombiano. Ciertamente, el proceso de concentracion de la propiedad rural que dio lugar a la valorizacion de estos capitales fijos fue obtenido a traves de la "ley del menor esfuerzo del linaje colonial".

Por tanto, en medio de la diversidad de agentes sociales que participaron en los procesos de poblamiento rural de caracter disperso previo a la fundacion del poblado de Pereira, se paso de la homogeneidad social de la etapa colonizadora donde se mantenia una organizacion parcelaria familiar, compartiendo las diferentes actividades productivas asociadas a la agricultura, a una heterogeneidad de actores liderados por la elite regional que aprovecho sus titulos heredados de la colonia y la adquisicion de nuevos territorios con el bazar de tierras, instaurado en el periodo republicano para ampliar su poder economico y politico.

Bibliografia

APRILE-GNISET, Jacques. (1991). La ciudad colombiana. Prehispanica, de conquista e indiana. Bogota: Talleres Graficos Banco Popular.

__. (1992). La ciudad colombiana. Siglo XIX y Siglo XX. Bogota: Talleres Graficos Banco Popular.

APRILE-GNISET, Jacques, MOSQUERA, Gilma. (1978). Dos ensayos sobre la ciudad colombiana. Cali: Universidad del Valle.

__. (1984). Clases, segregacion y barrios. Cali: Universidad del Valle.

BISCHOFF, Bettina, KRAFFT, Thomas. (1999). "Caficultura y colonizacion interna: el proceso de urbanizacion del viejo Caldas". En: MERTINS, Gunter, GIRALDO, Hernan (Ed.). Pequenas poblaciones de la region cafetera del centro de Colombia: desarrollo, polos economicos y patrimonio. Manizales: Universidad Nacional de Colombia.

CANO, Martha y LOPEZ, Carlos. (Comps.) (2004). Cambios Ambientales en Perspectiva Historica. Ecorregion del Eje Cafetero. Volumen 1. Pereira: Universidad Tecnologica de Pereira, GTZ.

ECHEVERRI, Carlos. (1909). Apuntes para la historia de Pereira. Pereira: Alcaldia de Pereira.

JARAMILLO URIBE, Jaime. (1963). Historia de Pereira 1863-1963. Bogota: Editorial Voluntad.

JARAMILLO, Lucia. (2004). Cuaderno de notas para la historia de Cartago Viejo. Salento: FUNDACION ATA.

GARCIA, Antonio. (1977). Colombia. Esquema de una Republica Senorial. Bogota: Ediciones cruz del sur Ltda.

__. (1978). Geografia Economica de Caldas. Bogota: Banco de la Republica.

GONZALEZ, Juan Leonardo. (2009). El habitat y la periferia de un sistema urbano en Montana: La configuracion del habitat periurbano en Manizales. Trabajo de grado para optar por el titulo de Magister en Habitat tropical en laderas. Facultad de Arquitectura, Universidad Nacional de Colombia. Manizales, Colombia. HETTNER, Alfred. (1976). Viajes por los Andes Colombianos. Bogota: Banco de la Republica.

LOPEZ, Alvaro. (1976). Migracion y cambio social en Antioquia durante el siglo XIX. Bogota: CEDE-Centro de Estudios sobre Desarrollo Economico. Universidad de Los Andes.

MOLANO, Joaquin. (Ed). (1992). Las regiones tropicales Americanas: vision geografica de James J. Parsons. Bogota: Fondo FEN Colombia.

PARSONS, James. (1979). La colonizacion antioquena en el occidente colombiano. Bogota: Carlos Valencia Editores.

SANCHEZ, Ricardo. (2002). Coleccion Clasicos de Pereira, 1875-1935. Pereira: Alcaldia de Pereira.

ZULUAGA, Victor. (2004). La nueva historia de Pereira: fundacion. Pereira: Universidad Tecnologica de Pereira, Empresa Telefonica de Pereira.

JORGE ANDRES RIVERA PABON (**)

(*) El articulo es resultado de analisis derivados de la tesis doctoral realizada por el autor en la Universidad de Barcelona.

(**) Docente del Departamento de Historia y Geografia, Universidad de Caldas. Administrador Ambiental, Universidad Tecnologica de Pereira-UTP. Magister en Geografia, Convenio Universidad Pedagogica y Tecnologica de Colombia e Instituto Geografico Agustin Codazzi, UPTC-IGAC. Magister en Planificacion Territorial y Gestion Ambiental, Universidad de Barcelona-UB. Doctor en Geografia, Planificacion Territorial y Gestion Ambiental, Universidad de Barcelona-UB. E-mail: jorgeandres. rivera@ucaldas.edu.co.

Recibido: 24 de febrero de 2013

Aprobado: 12 de mayo de 2014

(1) Entre las publicaciones mas relevantes sobre la historia de Pereira se encuentran: Apuntes -para la historia de Pereira del periodista Carlos Echeverri Uribe (1909), libro reconocido por ser la primera cronica del poblado originario. Historia de Pereira (1963), es la primera monografia sobre la ciudad escrita por un historiador experto, como es Jaime Jaramillo Uribe. La nueva historia de Pereira: fundacion (2004), obra elaborada por el historiador Victor Zuluaga Gomez, en la cual se abre el debate sobre el "mito de origen" que construyo el grupo social pereirano.

(2) Durante el periodo colonial, las tierras en America se dividian en: tierras del clero; tierras de indios (Resguardos); tierras de particulares y tierras realengas. Estas ultimas equivaldrian a los "baldios" en el periodo republicano (Lopez y Cano, 2004: 37).

(3) Vease los acalorados debates alrededor del papel de la familia Pereira en la fundacion de la ciudad (Zuluaga, 2004: 11, 16).

(4) Como de hecho sucedio en Pereira con las primeras adjudicaciones de realengos y, posteriormente, de baldios. Para efectos de una ampliacion sobre este particular, vease Zuluaga (2004: 37, 44).

(5) Para una explicacion del fenomeno, consultese, Lievano Aguirre Indalecio. Los grandes conflictos sociales y economicos de nuestra historia.

(6) En el siglo XIX se desataron grandes alzamientos revolucionarios, entre ellos se destacan las Guerras de Independencia y la Revolucion de las Sociedades Democraticas que cubre cuatro anos de luchas por una reforma del Estado senorial a partir de 1850 (Garcia, 1977: 7).

(7) Vease los trabajos de Virginia Gutierrez de Pineda: La familia en Colombia: transfondo historico (1963); Familia y cultura en Colombia (1968); Estructura, funcion y cambio de la familia en Colombia (1975). Con referencia a James Parsons: La colonizacion antioquena en el occidente de Colombia (1979); Las regiones tropicales americanas: vision geografica de James ]. Parsons (1992).

(8) En este sentido, hay que considerar como precursor del cultivo comercial del cafe en Colombia al ingeniero de minas ingles Tyrell Moore, que con sus 64000 hectareas recibidas a traves de adjudicacion de bonos de baldios en el ano de 1837, en jurisdiccion de Santa Rosa-Antioquia, emprendio la colonizacion empresarial fundando las novedosas plantaciones cafeteras en este municipio, asi como posteriormente en Ituango-Ayapel, y Guaduas (Aprile, 1992: 37).
Tabla 1. Agentes sociales de Pereira. Periodo fundacional.

Colonizacion       Elite caucana      Conflictos,
campesina de       Cartago            pleitos y litigios
baldios                               por las tierras de
                                      Cartago Viejo

Villamaria         Considerado        Las dos personas
no detuvo la       aqui no como       que reclamaban
penetracion del    individuo, sino    como suyas
campesinado        como agente        las tierras que
antioqueno,        social, Francisco  ocupaban los
tolimense          Pereira es         primeros colonos
y caldense         el tipico          fueron, el doctor
hacia el sur y     exponente de       Guillermo Pereira
los caucanos       los "emergentes    Gamba y don
trataron de        de la              Manuel de Jesus
levantar otro      independencia",    Sanz.
limite.            especie de
                   Rastignac          Las demandas
Este es el         andino que,        presentadas por
significado        como el            estos dos senores,
politico de        personaje de       produjeron la
la fundacion       Balzac, emigra     reaccion airada
de Pereira,        de una apartada    de los colonos de
habilmente         provincia, llega   la aldea, llamada
utilizado con      a la capital y se  ya Pereira,
fines meramente    lanza al asalto    quienes elevaron
especulativos,     del exito social   una peticion
por una familia    abriendose paso    ante un juez
que pretendia      en la sociedad     del circuito del
salvar asi un      Bogotana,          Quindio.
latifundio.        consiguiendo
                   cargos y
                   riquezas.

Con la             Segun Jaime        El apoderado
intervencion de    Jaramillo Uribe,   de don Benicio
la elite caucana,  Francisco          Angel y Julio
se desvanece la    Pereira compra     Castro, cuando
solidaridad que    a la nacion        entraron en
prevalecia en la   en 1826 un         pleitos por
comunidad de       "extenso globo     la compra de
los colonos.       de terreno         terrenos expreso
                   calculado          textualmente:
De ahi en          en 10000           "cuando los
adelante,          hectareas".        compradores
manipulados                           de lotes del
y enganados,       Mas preciso que    terreno entre el
durante decenios   el distinguido     Otun y Consota
se enfrentan       academico,         se quejan de
en un conflicto    Jorge Villegas     verse enredados
racial artificial  establece que      en juicios de
los "negros        en realidad no     deslinde porque
caucanos" con      fueron sino        se les vendio mas
los "blancos       2710 hectareas,    terreno de que
antioquenos",      compradas por      tenia el dicho
por el solo        la suma de 4234    doctor Pereira
beneficio de la    pesos, o sea un    (Gamba)", con
familia Pereira,   1,50 centavos      la prontitud
tratando de        por hectarea,      y viveza
dividir a los      precio entonces    acostumbrada,
labradores para    inferior al de un  contesto: "esa es
conservar un       cerdo.             una falsedad, yo
latifundio que                        no he vendido
iba creciendo en                      lo que no tenia,
los titulos.                          es que mis
                                      compradores
                                      quieren tener
                                      mas terrenos
                                      del que les he
                                      vendido".

Colonizacion       Empresarios
campesina de       de tierras y
baldios            especuladores


Villamaria         Hay que recordar
no detuvo la       que don Manuel
penetracion del    de Jesus Sanz,
campesinado        era heredero de
antioqueno,        los realengos
tolimense          de Ignacio de
y caldense         Renteria, alegando
hacia el sur y     que parte de las
los caucanos       tierras ocupadas
trataron de        por los colonos le
levantar otro      pertenecian.
limite.
                   Tampoco
Este es el         entendemos como
significado        Pereira Gamba
politico de        hace donacion de
la fundacion       tierras en zona que
de Pereira,        no le pertenecia
habilmente         o, al menos, no
utilizado con      existen pruebas
fines meramente    documentales al
especulativos,     respecto, pues
por una familia    si releemos
que pretendia      detenidamente
salvar asi un      la "donacion"
latifundio.        que hace, esta
                   refiriendose a
                   las tierras que
                   pertenecian a la
                   Concesion de los
                   Gomez Lasprilla.
Con la             Finalmente, queda
intervencion de    claro que todas las
la elite caucana,  tierras que poseia
se desvanece la    Pereira Gamba las
solidaridad que    vendio a personas
prevalecia en la   de reconocida
comunidad de       solvencia, pero casi
los colonos.       todos los negocios
                   se complicaron con
De ahi en          engorrosos pleitos.
adelante,
manipulados
y enganados,
durante decenios
se enfrentan
en un conflicto
racial artificial
los "negros
caucanos" con
los "blancos
antioquenos",
por el solo
beneficio de la
familia Pereira,
tratando de
dividir a los
labradores para
conservar un
latifundio que
iba creciendo en
los titulos.

Fuente: elaboracion propia a partir de Zuluaga (2004: 51-52, 79-85);
Aprile (1992: 146-147); Jaramillo (1963: 361-362).

Tabla 2. Formas de operacion de la colonizacion y mecanismos de
apropiacion de tierras. Pereira, Colombia. 1850-1863.

Formas de operacion de la       Mecanismo de apropiacion de las
colonizacion                    tierras

Hay acciones individuales y     Hay vivos apoderandose de tierras
solitarias, otras en las que    con titulos litigiosos o de latifundios
las se unen dos hermanos o      ociosos, que explotan la credulidad
vecinos; hay desplazamientos    enteras y   de colonos analfabetas y
de familias otros que           los lanzan al desmonte. A su vez,
involucran a varias familias    esperan los negociantes que trafican
que han abandonado la misma     con la madera, esperando el momento
vereda y se reagrupan en        oportuno para comprar las mejoras a
otra region.                    diez o veinte familias derrotadas.
Hay empresas de azar, otras     No faltara un especulador que
planeadas desde el principio    vislumbrando un mercado potencial
en forma colectiva con un       "obsequia" un pedazo de tierras para
objetivo preciso.               fundar el poblado. No faltaran tampoco
                                los clerigos socios del negociante o
                                del nuevn latifundista.
En el sector "proletario" de    Otros colonos, con la venta de las
los colonos, existen los que    mejoras cambian de clase social, se
se radican de manera            pasan a un pueblo cercano y ascienden
definitiva, y los itinerantes,  a tenderos o fonderos. Pocos se
los que tumban, adecuan el      enriquecen, pero muchos propician
terreno, venden a un            el enriquecimiento de algunos; los
candidato-latifundista urbano   que con base a su labor, por compra,
y se mudan a otro sitio para    engano o violencia y expoliacion van a
desmontar de nuevo.             conseguir tierras adecuadas en donde
                                posteriormente se podra instalar la
                                gran empresa agropecuaria de cafe o de
                                ganado.

Fuente: Aprile y Mosquera (1978: 93-94).
COPYRIGHT 2014 Universidad de Caldas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Articulo de Reflexion
Author:Pabon, Jorge Andres Rivera
Publication:Antropologia y Sociologia: Virajes
Date:Jul 1, 2014
Words:13179
Previous Article:El complejo establecimiento del orden de policia en una sociedad de frontera. Manizales 1853-1871/The complex establishment of the police order in a...
Next Article:Configuraciones del espacio publico en el centro tradicional de la ciudad de pereira: Criterios de sectorizacion espacial, delimitacion del centro y...

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |