Printer Friendly

Decorated stela in Alto de la Huesera dolmen (Laguardia, Alava)/ESTELA DECORADA EN EL DOLMEN DEL ALTO DE LA HUESERA (LAGUARDIA, ALAVA).

ABSTRACT: The Alto de la Huesera dolmen was excavated in 1948. In 2010 a new archaeological fieldwork started with the objective of determining the condition of the monument, subsequently restoring it. In these works the team located a sandstone stela in the burial mound and beside the corridor, datable to the Chalcolithic age. The engravings are five deep parallel grooves that come in contact at the end creating a bell-shaped form and two pointed shapes that are connected with a 'punal de lengueta'. This discovery and the revision of the post-Paleolithic graphic entities from the Basque-Navarre area allow the documentation of the graphic diversity, both in theme and context, of the artistic phenomenon of Prehistory.

Key words: Megalithic art; Recent Prehistory; Chalcolithic; Northern Spain.

RESUMEN: El dolmen del Alto de la Huesera fue excavado en 1948. En 2010 se inicio una intervencion arqueologica con el fin de determinar el estado del monumento y su posterior puesta en valor. Durante estos trabajos se localizo una losa decorada de arenisca en el tumulo, junto al corredor, datable en el Calcolitico. Presenta cinco profundos surcos paralelos horizontales que se cierran en un extremo describiendo una forma acampanada y dos formas apuntadas que se relacionan con punales de lengueta. Esta nueva localizacion y la revision de los grafismos postpaleoliticos del sector vasco-navarro documentan la diversidad grafica en temas y contextos de este fenomeno artistico de la Prehistoria.

Palabras clave: Arte megalitico; Prehistoria Reciente; Calcolitico; Norte de Espana.

1. Introduccion (1)

La geografia del arte megalitico peninsular se ha modificado en los ultimos anos (Bueno et al, 2009a, 2009b). El sector cantabro-pirenaico del norte de la Peninsula Iberica ha sido considerado un area geografica en la que el grafismo estaba escasamente documentado en contextos megaliticos (Shee, 1981; De Balbin, 1989; Bueno y De Balbin, 2003). Esta realidad se correspondia con la baja densidad de arte postpaleolitico en abrigos, cavidades y al aire libre (De Balbin, 1989; Gomez Barrera, 1992; Diaz, 1993; Garcia-Diez y Hortola, 2003). Ademas contrastaba con el mayor numero de conjuntos graficos en abrigos y al aire libre en zonas limitrofes (Gomez Barrera, 1992), si bien el arte megalitico representaba un vacio que progresivamente fue diluyendose con la localizacion de monumentos megaliticos decorados en Castilla y Leon (Delibes y Rojo, 1988), Galicia (Bello, 1994), Euskadi y Navarra (Lopez Quintana, 2007-2009; Bueno et al., 2005) y posteriormente en el centro del area cantabrica (De Blas, 1997).

Asi, la ausencia de grafismo megalitico era una apariencia arqueologica, consecuencia de la carencia de proyectos que atendieran la perspectiva grafico-simbolica, en parte por las dificultades para su reconocimiento. Sin embargo, tambien debe considerarse el estado de conservacion de las camaras de muchos monumentos, cuyos ortostatos estan fragmentados o faltan debido a su reutilizacion.

La progresiva localizacion de grafismos en contextos megaliticos (Bueno et al., 2009b) ha supuesto una ruptura con la tradicional consideracion de un arte megalitico propio de la fachada atlantica y del s-so peninsular. Tambien se ha desdibujado (Bueno et al., 2008) la vision que implico la definicion de areas geograficas--con implicaciones socioculturales-, que sirvieron para contraponer lo mediterraneo--con mayor recurso a la pintura-frente a lo atlantico--vinculado al grabado-, y cronologicas--tendencia a que lo pintado era anterior al grabado-. Ademas, la vision integrada de la comparacion tematica y de implantacion espacial -megalitico, abrigos y aire libre--ha permitido proponer que una gran parte de la iconografia postpaleolitica forma parte de una misma estructura ideologica.

La Rioja Alavesa es un area clasica del Megalitismo peninsular por haberse llevado a cabo excavaciones desde el primer tercio de la pasada centuria, documentarse arquitecturas de grandes dimensiones y ajuares de gran calidad. A pesar de ello y de la alta densidad de arquitecturas funerarias, no se habia documentado ninguna evidencia de arte megalitico, por lo que representaba un vacio en este sentido. El descubrimiento reciente de una estela decorada en el dolmen del Alto de la Huesera completa la dispersion del arte megalitico, relativizando la existencia de vacios geograficos. En el presente trabajo se describe la decoracion del soporte, se valora su cronologia y se inscribe en el contexto del fenomeno grafico megalitico del sector geografico circundante.

2. El dolmen del Alto de la Huesera

Se localiza en la Rioja Alavesa (Fig. 1), comarca que se enmarca entre las sierras de Codes y Cantabria-Tolono y el cauce del rio Ebro, formando parte de la Depresion del Ebro. La altura maxima de la sierra alcanza 1440 m, siendo la cota minima 900 m. Esta caracteristica hace que la sierra actue a modo de barrera bioclimatica, separando lo mediterraneo -al s--de lo atlantico--al N--.

Al pie de la Sierra de Cantabria y hasta el cauce del rio Ebro dominan los planos inclinados hacia el s con suaves pendientes que unen las tierras elevadas, al pie de monte de la sierra, con las mas proximas al rio. Existen altozanos cuyas alturas oscilan entre 580 y 690 m y otras zonas de superficies mas bajas comprendidas entre los 420 y 440 m.

2.1. Contexto arqueologico

En el sector geografico en el que se ubica el dolmen se documenta una intensa ocupacion humana desde el Neolitico Antiguo a epoca romana. El dolmen del Alto de la Huesera (Fig. 1) fue descubierto por Domingo Fernandez Medrano en 1947 y excavado, por el mismo, al ano siguiente (Fernandez Medrano, 1948; Barandiaran y Fernandez Medrano, 1958). En 2010 se inicio un proyecto de excavacion y estudio dirigido por J. A. Mujika y J. Fernandez-Eraso (2011, 2012, 2013, 2014).

El proyecto se centro inicialmente en la camara, con la extraccion de la cubierta caida y su posterior excavacion, ya que se pudo constatar que parte del deposito sepulcral se encontraba intacto. Durante las campanas de 2010 y 2011 se recuperaron, en un nivel de unos 40 cm, restos humanos--algunos en conexion anatomica y el numero minimo es de al menos 106 (Fernandez Crespo y Rua, 2015)--, ademas de abundante ajuar. El equipamiento material es variado. En la industria litica destacan 1 trapecio de retoque abrupto, 10 puntas de flecha--de pedunculo y apendices laterales, de pedunculo y aletas desarrolladas, etc.--con retoque plano bifacial, 3 laminas de hoz completas de tamano destacado-->6 cm-, otros 3 fragmentos mediales y 1 raspador. Entre los adornos destacan las cuentas discoidales biseladas--tipo arandelas--de hueso, cuentas tipo tonelete en distintas rocas--calcita, lignito, etc.--y 1 concha perforada. El conjunto ceramico incluye campaniformes y cordadas. En bronce destacan un punzon o biapuntado y una punta de flecha de pedunculo y aletas.

Las zanjas superficiales abiertas en el tumulo documentaron que era circular--y no ovalado como inicialmente se habia propuesto--, que habia sido construido con bloques de arenisca y caliza--estas ultimas en su superficie mas exteriory que alcanzaba un diametro de unos 20 m y una potencia variable--entre aproximadamente 1 y 2 m--,

A pesar de no haberse documentado en los primeros trabajos, se localizo un corredor delimitado por varios ortostatos e in situ una losa de cubierta. Su longitud es de unos 8 m y su anchura varia entre 1 y 1,20 m.

Las dataciones [C.sup.14] (Fig. 2) muestran un uso dilatado de la estructura funeraria entre hace 4520 [+ or -] 30 BP (Beta-301219; 5310-5050 cal BP) y 3550 [+ or -] 30 BP (Beta-321417; 3958-3721 cal BP). El momento fundacional corresponderia, cuando menos, al Calcolitico inicial, si bien no debiera descartarse una fase final del Neolitico debido a la presencia de una armadura geometrica. Se documenta un uso reiterado del monumento durante el Calcolitico Medio-Final, la fase campaniforme, el Bronce Inicial y un momento avanzado del Bronce.

2.2. La estela decorada

En el exterior de las losas 5 y 6 del corredor, a poco mas de 1 m y sobre la superficie del tumulo original, se identifico una estela con decoracion grabada que se encontraba apoyada sobre uno de sus laterales y bajo una potente capa de bloques--unos 45 cm--acumulados, a modo de morcuero, en epoca posterior a la construccion del tumulo original (Fig. 1D). Espacialmente se localizo en el extremo del corredor intratumular, antes de la zona adintelada del mismo. Aunque su posicion tumbada no sea muy posiblemente la original, su localizacion no debiera estar muy alejada de su emplazamiento primigenio.

El soporte decorado (Fig. 1 A y B) es una losa de arenisca pseudotriangular de 47,5 cm de altura maxima, 43,5 cm de anchura maxima y 14 cm de grosor medio; sus dimensiones estan dentro de la variabilidad de las lajas de la base del tumulo, a la vez que son mayores que las de la capa superficial del mismo. Esta roca forma parte del substrato arenisco de la zona y se corresponde con el mismo tipo utilizado para los ortostatos y la cubierta. Presenta las caras en general planas, si bien en la decorada un resalte natural rompe la uniformidad de la superficie. No se han identificado acciones tecnicas conducentes a la preparacion de las superficies y bordes.

Los tres motivos o unidades graficas se identifican en una misma cara del soporte. En la parte inferior un motivo envolvente tipo 'acampanado' configurado a partir de cinco lineas rectilineas paralelas --la discontinuidad del trazado de algunas se debe a desconchados producidos tras el proceso de grabado--; mide 34,5 cm de ancho y 14,5 cm de alto. Las lineas fueron ejecutadas por percusion y presentan una anchura variable entre 4 y 20 mm, siendo los surcos muy profundos.

Por encima de esta se grabaron, en la parte central del soporte y en un pequeno resalte central, dos formas apuntadas. La primera corresponde a la morfologia de punta triangular asimetrica--escaleno y acutangulo--con apendice lateral incipiente y arranque de pedunculo. Presenta unas medidas maximas de 7,5 cm de ancho y 14,5 cm de alto. Se documentan dos tecnicas: el trazo simple, fino y poco profundo, y la percusion que configura lineas de anchura variable entre 2 y 8 mm, siendo los surcos poco profundos. La relacion entre ambos procedimientos tecnicos implica que el grabado fino es anterior a la percusion y que el primero se utilizo para esbozar la morfologia general apuntada.

La segunda morfologia apuntada, situada a la izquierda de la anterior y de menor tamano, es una forma romboidal con arranque de pedunculo recto. Presenta unas medidas maximas de 2,5 cm de ancho y 5,5 cm de alto. Se grabo mediante trazo simple, muy fino y muy poco profundo. Su reconocimiento es muy complejo debido a la finura de la linea incisa y a la alteracion superficial de la roca.

Cabe indicar la posibilidad de que el resalte de la cara decorada (Fig. 1e), localizado en la parte central, pudiera haberse integrado como parte del dispositivo iconografico. De este modo, su forma pudiera relacionarse con un tipo de alabarda. Mas alla del resalte, en apariencia natural, se reconocen, no sin problemas de identificacion debido a la deficiente conservacion de las superficies, varias pequenas concavidades en la parte izquierda --y asociadas al borde del resalte--que pudieran vincularse a negativos de impacto producidos por un instrumento. Ademas, su relacion fisica con la forma de lineas "acampanadas" pudiera llevar a interpretar esta como una simplificacion de una mano, motivo que se documenta esquematicamente en algunas estelas decoradas de la geografia peninsular (Diaz-Guardamino, 2010). Sea como fuera, asumimos la dificultad--por falta de reconocimiento evidente y reiterado de acciones tecnicas--de aceptar taxativamente la hipotesis formal del relieve natural, quedando por ello en una consideracion basada en una percepcion sugestiva.

Por ultimo, consideramos que su forma actual corresponderia con su configuracion original, ya que no se han documentado evidencias de fracturas modernas y, ademas, las lineas que conforman la forma 'acampanada' no alcanzan el borde izquierdo y todas se separan del mismo a una distancia similar.

Como se apunto, la estela no estaria colocada en la base del tumulo, sino en su parte superior y en correspondencia con la parte superior de los ortostatos del corredor. Su implantacion pudiera ser interpretada como un elemento de monumentalizacion y referenciacion paisajistica, pero su 'pequeno tamano' implicaria que su visualizacion--y lectura--solo podria llevarse a cabo desde un contexto espacial inmediato y cercano al propio monumento. Por otro lado, la localizacion de la estela en la parte superior del tumulo implica una significacion vinculable a todo el monumento, pero es dificil discriminar si su ejecucion--y uso--tuvo un caracter individual --relativa a un individuo concreto--o colectivo--a los individuos asociados a la ultima fase de inhumacion--; sea como fuere, su implantacion y la reutilizacion del monumento pudieran implicar un valor atemporal del uso y significacion de la estela, que progresivamente pudo haber sido reaprovechada.

3. Discusion

3.1. Cronologia de la decoracion de la estela

La frecuentacion humana del dolmen, que se corresponde con un periodo maximo de casi 1600 anos, entre hace 5310 y 3720 cal BP, permite definir una fecha post-quem (edad maxima) de la ejecucion, es decir, sincronica o posterior a la segunda mitad del vi milenio cal BP. Por el contrario, es complicado aceptar la fecha mas reciente como necesariamente limite ante-quem--edad minima--, ya que una vez construida la estructura en cualquier momento pudiera haberse visitado y procedido al grabado de la iconografia, si bien hay que senalar que no se han documentado para el caso concreto frecuentaciones humanas posteriores a la primera mitad del iv milenio cal BP.

Durante los trabajos de excavacion se atestiguaron dos momentos diferentes de utilizacion de la camara. El mas antiguo, que se corresponde con las excavaciones realizadas desde el ano 2010, se enmarca entre 5310 y 4830 cal BP. El de cronologia mas reciente se identifica, basicamente, con las intervenciones de 1948 y se desarrolla entre 4450 y 3720 cal BP. En la zona del corredor mas proxima a la camara se obtuvo una datacion de 5210-5195 cal BP. Asi el corredor y la parte baja de la camara muestran una cronologia similar, lo que no ocurre en la parte alta de la camara, de cronologia mas reciente. La primera ocupacion obedece al momento fundacional del dolmen, que se prolonga hasta el colapso del mismo. La segunda a la modificacion de la arquitectura en la zona de la camara, la amortizacion del corredor y su reutilizacion a modo de dolmen simple hasta el definitivo abandono de la estructura funeraria.

Dos de los temas figurativos de la estela son morfologias apuntadas. A pesar de este caracter comun, su variabilidad es destacada: forma general triangular o romboidal, ausencia de apendices laterales o incipiente en un lateral, y pedunculo desarrollado recto o escasamente incipiente. Destacan sus diferentes dimensiones, variabilidad que bien pudiera responder a una transposicion fidedigna de la realidad material, o bien, como probablemente sea mas correcto considerar, a una voluntad artistica en la que la finalidad grafica se centra en transmitir el concepto principal--el caracter apuntado--. Estas morfologias se asemejan a un punal de lengueta, como los documentados en el contexto cercano de Obioneta Sur (Fig. 4a; Apellaniz, 1973: 263) o Goldanburu (Fig. 4b; Aranzadi y Barandiaran, 1953: 95), ambos de cronologia Calcolitico Final-Bronce Antiguo (Rodriguez de la Esperanza, 2005: 78).

La de mayor dimension presenta morfologia triangular y hoja desproporcionadamente ancha. En el extremo proximal se ha querido representar un apendice que desde el punto de vista tipologico se corresponderia con una lengueta. Podria tratarse de un punal ancho de lengueta, de los cuales hay paralelos proximos: en el Puerto de la Herrera (Fig. 4c; Apellaniz, 1973) y en el nivel superior del dolmen de San Martin (Fig. 4d; Barandiaran y Fernandez Medrano, 1964; Apellaniz, 1973), junto a botones de perforacion en v y ceramica campaniforme que apuntan a una cronologia del Calcolitico Final. Pero para esta morfologia tambien seria susceptible de considerar la representacion de una alabarda, aunque la falta de algunos detalles--como la nervadura central--dificulta aceptar dicho reconocimiento.

En conclusion, y a partir de las comparaciones propuestas, la cronologia de las morfologias grabadas habria que situarla en un lapso cronologico de entre aproximadamente 5050 y 4450 cal BP, es decir, en el Calcolitico Final. Considerando que el estudio global del megalitismo iberico permite confirmar, con caracter generico, una clara tendencia a relacionar una "contemporaneidad esencial entre la construccion y la decoracion" (Bueno et al., 2007: 636), cabria plantear como hipotesis mas probable que la decoracion de la estela se llevo a cabo en el momento en el que se realizo algun tipo de transformacion arquitectonica, habilitar un nuevo acceso por la parte este de la camara. Durante la excavacion del monumento se constato el temprano abandono del uso del corredor, junto al que se recupero la estela, y la clausura intencional del mismo para continuar utilizando solo la camara. Este fenomeno se relaciona con las fechas obtenidas en la camara, que definen un lapso de unos 200 anos en los que, al parecer, no se efectuaron inhumaciones entre el 4300 [+ or -] 30 BP (Beta 301224; 4880-4830 cal BP) y 4100 [+ or -] 30 BP (Beta 321415; 4810-4760 y 4460-4450 cal BP), fecha a partir de la que se observa un aumento de las inhumaciones.

3.2. Arte postpaleolitico en el entorno del dolmen del Alto de la Huesera

El contexto grafico de la estela del dolmen del Alto de la Huesera se circunscribe a la geografia vasco-navarra, con una diversidad de modalidades de expresion grafica (Fig. 5).

En contextos megaliticos se cuenta con evidencias antropomorfas, bien en soportes mobiliares de hueso, bien sobre bloques petreos a modo de estelas. Entre los primeros se pueden senalar los idolos espatula con representaciones femeninas, sobre tibias de ovicaprino, recuperados en dolmenes como el de San Martin, datados en 5920 [+ or -] 40 y 5380 + 40 BP, cuyos paralelos se localizan en dolmenes como El Miradero, La Velilla y otros (Fernandez-Eraso et al., 2015) (3). Por lo que al segundo caso se refiere, en los dolmenes de Errekatxuetako Atxa (Lopez Quintana y Guenaga, 2007/2009; Bueno et al., 2007/2009; Lopez Quintana et al., 2010) y Mendigana (Bueno et al., 2007/2009). Asimismo en la estructura hemisferica megalitica tipo cista de Katillotxu v (Lopez Quintana y Guenaga, 2007/2009; Bueno et al., 2007/2009; Lopez Quintana et al., 2010) se documento una variada actividad grafica, alguna sobre estela antropomorfa: una punta pedunculada tipo Palmela, un util enmangado--posiblemente hacha--, pequenos circulos y/o cazoletas, un motivo interpretado como pieza doble tipo pulimento, una forma concentrica tendente a triangular, una banda de cinco lineas paralelas enmarcada por un reborde oval, una forma oval con division interna, otras semicirculares y diversas lineas. A estas localizaciones se anade el aqui presentado y ademas se ha indicado la existencia de un dolmen con pinturas en Turendo (Bueno et al., 2007/2009: 43). Problematicas son las lineas del menhir de Erroldan Harria (Iturralde y Suit, 1911: 202) y las posibles incisiones del dolmen de Argonitz (Apellaniz, 1973).

Otros soportes trabajados sumariamente para definir formas graficas son las estelas antropomorfas asociadas a construcciones megaliticas. En este contexto se consideraria el dolmen de Larrarte (Mujika y Armendariz, 1991) y el de San Martin (Barandiaran y Fernandez, 1971; Galilea, 2009), no existiendo consenso en este ultimo sobre el caracter antropomorfo de las losas (Narvarte, 2005; Lopez Quintana et al., 2010), que tambien se ha reconocido en el contorno trabajado del gran menhir de Kurtzegan (Lopez Quintana, 2015).

La concepcion de estela antropomorfa se ha descrito claramente para la estela-menhir de Soalar (Bueno et al., 2005), cuya complejidad grafica se manifiesta por la presencia de un cinturon, de posibles protecciones pectorales asociadas a una armadura, una alabarda, etc., que implican su interpretacion como de hombre armado o guerrero.

Una situacion particular corresponde a la estela de Cortecampo II (Ramos, 2007), una losa triangular, dispuesta a modo de senalizacion de una inhumacion individual tipo hoyo, cuya decoracion consiste en una banda roja en torno a la estela.

La modalidad de abrigo pintado se documenta en Las Yurdinas II, Socuevas, Pena del Cantero I y II y Pena del Cuarto. En el primero (Fernandez-Eraso, 2003; Garcia-Diez y Hortola, 2003), y asociado a un contexto de cueva sepulcral, se documenta una figura de bovido y una mujer de trazado subnaturalista. En Socuevas (Llanos y Vegas, 2009) se identificaron motivos rojos--antropomorfos esquematicos (uno con brazo en asa, otro con posible arco) y pequenas lineas--y negros--principalmente de caracter lineal y grabados (rectangulos, reticulados, etc.)--, ademas de algun grabado historico. En La Pena del Cantero i (Santesteban, 1969, 1971) se han senalado dos caprinos y una representacion humana. En La Pena del Cantero II (Armendariz et al., 1987) se han identificado, todo en rojo, una forma rectangular, varias lineas o barras y una problematica figura humana tipo ancoriforme. En La Pena del Cuarto (Monreal, 1977) se grabaron diversos trazos lineales y zoomorfos y figuras humanas simplificadas que se situan sobre el lomo de alguno de los zoomorfos, remitiendo la composicion a un caballero. Por ultimo, se ha senalado la existencia de pinturas rojas prehistoricas en el abrigo del Portillo de Leron (Llanos, 2007), pero consideramos (por su caracter sobrexpuesto al exterior, por la posicion de las pinturas sobre liquenes 'recientes'--en relacion a una visita en 2005--y por el hecho de que actualmente estan practicamente perdidas) que no son dibujos de epoca prehistorica.

Tambien se han documentado en el interior de cavidades, como en Ciriza (Nuin, 1988/1989), donde junto a dos formas de signos--uno lineal y otro geometrico--se ha reconocido un zoomorfo esquematico de extremidades y cuello alargados. Otro espacio subterraneo con representaciones grabadas es la cueva de Goikolau (Basas, 2000/01/02), donde se han identificado numerosas lineas, un conjunto de antropomorfos--posiblemente uno con los brazos en asa y otro tipo cruciforme--y al menos cinco zoomorfos (destacando los caprinos). Incluso para el interior de algunas cuevas--Solacueva, Lazalday, Los Moros, Liciti, Pico Corral, etc.--se propuso la existencia de una tradicion grafico-simbolica (principalmente de caracter lineal y en ocasiones figurativa, aunque su definicion formal en varios casos es problematica) de la Edad del Bronce y del Hierro y denominada Arte Esquematico-Abstracto (Llanos, 1966, 1977); actualmente las fechas AMS C14 obtenidas determinan resultados de momentos prehistoricos y principalmente historicos, y su finalidad artistico-simbolica no es facil de justificar (Garcia-Diez y Gonzalez, 2003).

Otros grafismos se emplazan en soportes naturales localizados en entornos de aire libre. Para Anorbe, Elizarrate, Nequeas, Learza, etc. (Monreal, 1977; Armendariz, 1987) se han descrito cazoletas u hoyos de contorno preferentemente circular o pseudocircular que en algunos casos presentan surcos asociados, a modo de canales. Tambien se han documentado cazoletas en losas cercanas espacialmente a contextos megaliticos: como en Jentillarri (Barandiaran et al., 1918) e Intxusburu (Barandiaran, 1975). Su adscripcion cronologica es problematica, ya que, si bien existe una tendencia a vincularlas a momentos finales de la Prehistoria, no debe descartarse su edad historica.

Descontextualizadas se encuentran las losas grabadas con motivos lineales rectilineos paralelos o de ovalos concentricos de Beire y Borunda (Mendoza, 1922; Beguiristain y Jusue, 1986, 1987). Como se ha apuntado, posiblemente su origen se debe relacionar con ortostatos de monumentos megaliticos --?acaso menhires? como senala Mendoza (1922)--o con estelas. Igualmente poco seguro es el contexto arqueologico y de implantacion de la laja o estela de Echauri (Beguiristain, 1983; Nuin, 1988/1989), que presenta, en pintura negra y roja, puntos y lineas, y junto a ellos formas que pudieran interpretarse como zoomorfos--como una posible ave y formas pectiniformes que algunos autores (Acosta, 1968) vinculan con esquematizaciones de zoomorfos--, ademas de una posible herradura.

En el poblado Basagain, en un contexto habitacional que ha servido para sugerir de forma preliminar que se trata de un taller de estelas de finalidad funeraria del Bronce Final/Edad del Hierro, se ha senalado la existencia de losas y lajas con decoracion lineal y formas reticuladas (Penalver, 2009). Composiciones graficas similares en contextos domesticos o simbolicos, para unos interpretables como "tablero de damero", para otros como elementos de simbolismo grafico, se documentan en contextos del Hierro en Gastiburu (Valdes, 2009), La Hoya (Llanos, 2002) y La Custodia (Llanos y Vegas, 2009).

Tambien vinculados a las estructuras de habitacion domesticas de un momento final del Bronce o inicios de la Edad del Hierro, destacan los grafismos del Alto de la Cruz y de La Hoya (Maluquer de Motes, 1954; Llanos et al., 2009): formas triangulares o zigzags seriados a veces con rellenos interiores de lineas paralelas o incluso puntos, y formas humanas muy sumarias.

El repaso a las evidencias rupestres postpaleoliticas del sector vasco-navarro permite evidenciar un area geografica con una variada manifestacion de simbolismo grafico documentado en cueva, abrigo, estructura megalitica--dolmen y menhir--, al aire libre, hoyo sepulcral y contexto habitacional de poblado. En algunos casos existe una vinculacion espacial entre grafismo y accion funeraria, si bien no es facil precisar debido a la reutilizacion funeraria de los lugares, a la ausencia de dataciones numericas para el grafismo y a la inexistencia de elementos de vinculacion certeros, si la accion grafica esta vinculada al momento fundacional, a la clausura o a un momento temporal intermedio.

Con relacion a la cronologia del arte postpaleolitico, la precision de su datacion sigue siendo objeto de debate. En este contexto de avance e incertidumbre, el area de estudio no es ajena a las limitaciones, y por ello las propuestas cronologicas apuntadas deben ser tomadas con cautela, pero a la vez son necesarias para plantear un estado de la cuestion que ciertamente pudiera ser modificado/matizado prontamente.

Las primeras evidencias graficas postpaleoliticas se corresponderian con los cantos con representacion antropomorfa de Mendigana, asociados a un contexto funerario neolitico avanzado y posiblemente de fundacion del dolmen. Similar propuesta se ha presentado, a falta de confirmacion, para el menhir antropomorfo de Kurtzegan. No es facil discriminar en la mayor parte de los casos si algunas grafias deben vincularse necesariamente a lo neolitico o ya a las primeras sociedades metalurgicas calcoliticas, como ocurre con las estelas antropomorfas de Katillotxu v, donde la variedad tematica y complejidad tecnica del dispositivo iconografico se acentua, reconociendose elementos metalicos como una punta de Palmela. Este momento tambien pudiera estar representado en el caracter antropomorfo de la estela de Larrarte y en la estela-menhir de Soalar, donde una alabarda muestra claramente la referencia a las sociedades metalurgicas y el papel de relevancia simbolica--?y social?--del hombre armado/guerrero, consecuencia de la mayor complejidad y fragmentacion territorial. El mundo antropomorfo--tambien en Errekatxuetako Atxa con estelas antropomorfasy la presencia de elementos apuntados--en Alto de la Huesera, acaso tambien como una referencia al mundo de lo belico/defensivo--son una constante al menos entre hace 4500 y 3500 BP.

Aun no disponiendo de datos certeros sobre la cronologia de las pinturas rojas de Las Yurdinas II y Socuevas, parece viable sostener que los grupos calcoliticos, si no antes, desplegaban su iconografia tanto en las estructuras arquitectonicas como en abrigos/cuevas, siendo comun en ambos su vinculacion espacial a un entorno funerario, aunque debe reconocerse que la iconografia para esta area geografica no presenta estrechas similitudes graficas mas alla de estar presente el tema humano, sin referencia alguna al mundo del hombre armado/guerrero. Lo evidente, por lo conocido hasta ahora en el sector vasco-navarro, es que la diversidad tematica se reduce. Los abrigos de la Pena del Cantero, la cueva de Ciriza y la estela de Echauri, en terminos generales, muestran cierta similitud tematica, tecnica y de implantacion con Socuevas y Las Yurdinas II, si bien algunos autores han propuesto la perduracion de este tipo de dispositivos graficos mas alla del Calcolitico-Bronce Antiguo, incluso hasta la Edad del Hierro--acaso Pena del Cuarto--, Este hecho implicaria relacionarlos temporalmente con la simplicidad grafica manifiesta con la estela de la inhumacion en hoyo de Cortecampo II, e incluso con el mundo de las cazoletas y elementos similares de Anorbe, Elizarrate, Nequeas, Learza, Beire, Borunda, Jentillarri y Intxusburu para lo que ciertamente la definicion cronologica es muy compleja, hasta el punto de no deber descartar su posible edad historica para, cuando menos, algunos casos.

Si es segura la adscripcion a un momento del Bronce Final o del Hierro Antiguo de los grafismos presentes en estructuras habitacionales de los poblados de La Hoya y el Alto de la Cruz. Su presencia en este contexto asegura una vinculacion estrecha entre arte y cotidianidad, mas alla de su interpretacion simbolica. Similar cronologia, o ya propiamente de la Edad del Hierro, debe atribuirse a las 'estelas' de Basagain, Gastiburu, La Hoya y La Custodia.

4. Conclusion

La estela decorada del dolmen del Alto de la Huesera, con un dispositivo iconografico lineal--forma 'acampanada' o de mano--y otros figurativos--dos hojas de punales de lengueta--, amplia el repertorio grafico postpaleolitico y se adscribe a una cronologia del Calcolitico Final. Su localizacion en un contexto arquitectonico monumental funerario pone de relieve el papel del variado equipamiento metalurgico y su mayor relevancia en los dispositivos iconograficos, que refleja las transformaciones sociales, economicas y territoriales que se estaban produciendo.

Su valoracion en el contexto grafico cercano permite mostrar, tal y como otros autores han ejemplificado para otras areas, la diversidad de los entornos y contextos de localizacion, de los temas y de las tecnicas del arte postpaleolitico. En el sector vasco-navarro se puede proponer una posible complementariedad de las diferentes manifestaciones graficas, que deberan complementarse con nuevas evidencias y sus dataciones.

DOI: https://doi.org/10.14201/zephyrus2016781933

Bibliografia

ACOSTA, P. (1968): La pintura rupestre esquematica espanola. Salamanca: Universidad de Salamanca.

APELLANIZ, J. M. (1973): Corpus de materiales de las culturas prehistoricas con ceramica de la poblacion de las cavernas del Pais Vasco Meridional. Munibe supl., 1. San Sebastian: Sociedad de Ciencias Aranzadi.

ARANZADI, T. Y BARANDIARAN, J. M. (1953): "Exploraciones de Prehistoria en las cercanias de Roncesvalles (Auritzberri y Auritz) y en Gorriti y Huid", Munibe, 5 (2), pp. 74-102.

ARMENDARIZ, J. (1987): "Nuevas cazoletas rupestres en la Navarra Media", Principe de Viana, anejo 48, pp. 183-189.

ARMENDARIZ, R.; CORERA, M.; GARCIA, C. Y NUIN, J. (1987): "Nuevas pinturas esquematicas en el termino de Echauri (Navarra)", Principe de Viana, anejo 7, pp. 191-196.

BARANDIARAN, J. M. (1975): "Exploracion de siete dolmenes de la sierra en Ataun-Borunda". En Obras Completas de J. M. Barandiaran. Bilbao: Edit. La Gran Enciclopedia Vasca, t. vn, pp. 383-452.

BARANDIARAN, J. M.; ARANZADI, T. Y EGUREN, E. (1918): Exploracion de nueve dolmenes en el Aralar guipuzcoano. San Sebastian: Euskalerriaren Aide.

BARANDIARAN, J. M. Y FERNANDEZ MEDRANO, D. (1958): "Excavaciones en Alava", Boletin de la Institucion Sancho El Sabio, ii (1), pp. 91-180.

BARANDIARAN, J. M. Y FERNANDEZ MEDRANO, D. (1964): "Excavaciones del dolmen de San Martin (Laguardia, Alava)", Boletin de la Institucion Sancho el Sabio, 8, pp. 41-66.

BARANDIARAN, J. M. Y FERNANDEZ MEDRANO, D. (1971): "Excavacion del dolmen de San Martin (Laguardia)", Investigaciones Arqueologicas en Alava 1957-1968, pp. 147-173.

BASAS, C. (2000/01/02): "El arte esquematico de la cueva de Goikolau (Vizcaya)", Kobie, xxvi, pp. 109-130.

BEGUIRISTAIN, M. A. (1983): "Una laja con pintura esquematica en el Museo de Navarra", Zephyrus, xxxvi, pp. 149-151.

BEGUIRISTAIN, M. A. Y JUSUE, C. (1986): "Petroglifos en Beire, Navarra: una nueva zona con grabados postpaleoliticos", Bajo Aragon Prehistoria, vii-vm, pp. 265-272.

BEGUIRISTAIN, M. A. Y JUSUE, C. (1987): "Hallazgo de petroglifos en Navarra". En Cronica delXVIII Congreso Arqueologico Nacional. Zaragoza: Univ. Zaragoza, pp. 525-534.

BELLO, J. M. (1994): "Grabados, pinturas e idolos de Dombate, ?grupo de Viseu o grupo noroccidental? Aspectos taxonomicos y cronologicos". En Actas del Seminario 'O Megalitismo no centro de Portugal' (Mangualde, 1992). Viseu, pp. 287-304.

BUENO, P. Y DE BALBIN, R. (2003): "Una geografia cultural del arte megalitico iberico: las supuestas areas marginales". En De Balbin, R. y Bueno, P. (eds.): El arte prehistorico desde los inicios del siglo xxi. Ribadesella: Asociacion de Amigos de Ribadesella, pp. 291-313.

BUENO, P. Y DE BALBIN, R. (2007/2009): "Katillotxu v. Un programa grafico integral". En Lopez Quintana, J. C. (ed.): "El conjunto monumental de Katillotxu (Mundaka): una mirada al Megalitismo cantabrico", Illunzar, 7, pp. 127-138.

BUENO, P.; DE BALBIN, R. Y BARROSO, R. (2005): "La estela armada de Soalar. Valle de Baztan (Navarra)", Trabajos de Arqueologia Navarra, 18, pp. 5-40.

BUENO, P.; DE BALBIN, R. Y BARROSO, R. (2008): "Models of integration of rock art and megalith builders in the International Tagus". En BUENO, P. Y DE BALBIN, R.: Graphical markers & megalith builders in the International Tagus, Iberian Peninsula, bar Int. Ser., 1765. Oxford: Archaeopress, pp. 5-15.

BUENO, P.; DE BALBIN, R.; BARROSO, R.; LOPEZ QUINTANA, J. C. Y GUENAGA, A. (2009a): "Frontieres et art megalithique. Une perspective depuis le monde pyreneen", L Anthropologic, 113, pp. 882-929.

BUENO, P.; DE BALBIN, R.; BARROSO, R.; LOPEZ QUINTANA, J. C. Y GUENAGA, A. (2009b): "Entre fronteras. Perspectivas de analisis del arte megalitico en el norte de la Peninsula Iberica", Illunzar, 7, pp. 39-62.

DE BALBIN, R. (1989): "Arte megalitico y esquematico en el norte de la Peninsula Iberica". En Gonzalez Morales, M. R. (ed.): Cien anos despues de Sautuola. Santander: Diput. Regional de Cantabria, pp. 15-98.

DE BLAS, M. A. (1997): "El arte megalitico en el territorio cantabrico: un fenomeno entre la nitidez y la ambiguedad". En Actas ni Congreso Internacional de Arte Megalitico. Brigantium, 10, pp. 69-89.

DELIBES, G. Y ROJO, M. (1988): "En torno al origen del foco megalitico del Oriente de la Meseta, de nuevo el sepulcro de Cubillejo de Lara", Boletin del Seminario de Estudios de Arte y Arqueologia, 54, pp. 5-21.

DIAZ, Y. (1993): El arte rupestre esquematico en Cantabria. Una revision critica. Santander: Univ. Cantabria.

FARINA, J. (1966): "Un enterramiento en la Sierra de Cantabria (Alava)", Estudios de Arqueologia Alavesa, l,p. 160.

FERNANDEZ CRESPO, T. Y DE LA RUA, C. (2015): "Demographic evidence of selective burial in megalithic graves of northern Spain", Journal of Archaeological Science, 53, pp. 604-617.

FERNANDEZ-ERASO, J. (2003): Las Yurdinas ii: Un deposito funerario entre finales del iv y comienzos del ni milenio BC. Monografias de Yacimientos Alaveses, 8. Vitoria: Diput. Foral de Alava.

FERNANDEZ-ERASO, J. Y MUJIKA-ALUSTIZA, J. A. (2011): "Dolmenes de la Rioja Alavesa: El Montecillo (Villabuena de Alava), Chabola de la Hechicera (Elvillar) y Alto de la Huesera (Laguardia)", Arkeoikuska, 10, pp. 164-174.

FERNANDEZ-ERASO, J. Y MUJIKA-ALUSTIZA, J. A. (2012): "Dolmenes de la Rioja Alavesa: Chabola de la Hechicera (Elvillar) y Alto de la Huesera (Laguardia)", Arkeoikuska, 11, pp. 207-212.

FERNANDEZ-ERASO, J. Y MUJIKA-ALUSTIZA, J. A. (2013): "La estacion megalitica de la Rioja Alavesa: cronologia, origenes y ciclos de utilizacion", Zephyrus, lxxi, pp. 89-106.

FERNANDEZ-ERASO, J. Y MUJIKA-ALUSTIZA, J. A. (2014): "Dolmen del Alto de la Huesera", Arkeoikuska, 13, pp. 99-103.

FERNANDEZ-ERASO, J.; MUJIKA-ALUSTIZA, J. A. Y FERNANDEZ CRESPO, M. T. (2015): "Sobre la cronologia de los idolos-espatula del dolmen de San Martin (Laguardia-Alava)". En Homenaje a R. de Balbin Behrmann. arpi 03 Extra, pp. 257-271.

FERNANDEZ MEDRANO, D. (1948): "Descubrimientos prehistoricos en la zona de Laguardia (Alava)", Ikuska, 10-13, pp. 77-78.

GALILEA, F. (2009): "Datacion por C14 del dolmen de San Martin (Laguardia, Alava). Dataciones actuales de excavaciones antiguas", Estudios de Arqueologia Alavesa, 24, pp. 131-146.

GARCIA-DIEZ, M. Y GONZALEZ, M. R. (2003): "En torno al llamado 'arte esquematico-abstracto': a proposito de unas fechas de Covalanas (Ramales de la Victoria, Cantabria)", Veleia, 20, pp. 227-241.

GARCIA-DIEZ, M. Y HORTOLA, P. (2003): "Grafismo pintado en el abrigo de Las Yurdinas ii". En FERNANDEZ-ERASO, J. (coord.): Las Yurdinas ii (Penacerrada/Urizaharra, Alava): un deposito funerario entre finales del IV y comienzos del III milenio BC. Memorias de Yacimientos Alaveses, 8. Vitoria: Diput. Foral Alava, pp. 149-162.

GOMEZ BARRERA, J. A. (1992): Grabados rupestres post-paleoliticos del Alto Duero. Soria: Caja Duero.

ITURRALDE Y SUIT, J. (1911): "Monumentos Megaliticos de Navarra", Boletin de la Real Academia de la Historia, LVIII (III), pp. 197-215.

LLANOS, A. (1966): "Resumen tipologico del arte esquematico en el Pais Vasco-Navarro", Estudios de Arqueologia Alavesa, l,pp. 149-158.

LLANOS, A. (1977): "Avance a un planteamiento sobre el arte rupestre esquematico-abstracto en el Norte de Espana". En Actas XIV Congreso Nacional de Arqueologia (Vitoria, 1975). Zaragoza: Univ. Zaragoza, pp. 645-648.

LLANOS, A. (2002): "Tableros de juego en el patrimonio arqueologico de Alava", Estudios de Arqueologia Alavesa, 19, pp. 191-196.

LLANOS, A. (2007): "El conjunto de pinturas rupestres de Portillo Leron, Parque de Valderejo (Lahoz, Alava)", Estudios de Arqueologia Alavesa, 24, pp. 275-295.

LLANOS, A.; ARMENDARIZ, J.; CASTIELLA, A.; PENALVER, X.; SAENZ DE URTURI, P. Y UNZUETA, M. (2009): "La Edad del Hierro en el Cantabrico oriental y su entorno". En Actas Medio siglo de Arqueologia en el Cantabrico oriental y su entorno. Vitoria: Instituto Alaves de Arqueologia, pp. 201-344.

LLANOS, A. Y VEGAS, J. I. (2009): "Cavidad de Socuevas de San Miguel, Alava. Sus pinturas y grabados", Estudios de Arqueologia Alavesa, 24, pp. 225-274.

LOPEZ QUINTANA, J. C. (2015): "Dolmenes, cistas y menhires en la estacion megalitica de Gorbeia (Pais Vasco): distribucion geografica y secuencia funeraria". En Death as Archaeology of Transition: Thoughts and Materials, bar Int. Ser., 2708. Oxford: Archaeopress, pp. 197-219.

LOPEZ QUINTANA, J. C. Y GUENAGA, A. (2007/2009): "El dolmen de Katillotxu v (Mundaka, Bizkaia): arquitectura y secuencia estratigrafica de un monumento megalitico decorado". En Lopez Quintana, J. C. (ed.): El conjunto monumental de Katillotxu (Mundaka): una mirada al Megalitismo cantabrico. Illunzar, 7, pp. 87-125.

LOPEZ QUINTANA, J. C.; GUENAGA, A.; BUENO, P. Y DE BALBIN, R. (2010): "El codigo funerario megalitico en Bizkaia: estelas y estatuas en dolmenes de Urdabai y Gorbeia", Munibe, supl. 32, pp. 472-486.

MALUQUER DE MOTES, J. (1954): El yacimiento hallstatico de Cortes de Navarra. Pamplona: Institucion Principe de Viana.

MENDOZA, F. (1922): "Un cementerio antiguo en la Borunda", Boletin de La Comision de Monumentos Historicos y Artisticos de Navarra, XIII, pp. 59-65.

MONREAL, A. (1977): Carta arqueologica del Senorio de Learza (Navarra). Pamplona: Institucion Principe de Viana.

MUJIKA-ALUSTIZA, J. A. Y ARMENDARIZ, A. (1991): "Excavaciones en la estacion megalitica de Murumendi (Beasain, Guipuzcoa)", Munibe, 43, pp. 105-165.

NARVARTE, N. (2005): Gestion funeraria dolmenica en la cuenca Alta y Media del Ebro: fases de ocupacion y clausuras. Historia-Arqueologia, 16. Logrono: Instituto de Estudios Riojanos.

NUIN, J. (1988/1989): "Nuevas aportaciones para el conocimiento del arte esquematico en el valle de Etxauri y una aproximacion a su interpretacion", Principe de Viana, anejo 14, pp. 97-103.

PENALVER, X. (2009): "Estela decorada del poblado protohistorico de Basagain (Anoeta, Guipuzkoa)", Veleia, 27, pp. 43-53.

RAMOS, M. (2007): "Cortecampo II (Los Arcos) y Osaleta (Lorea, Valle de Yerri). Sepulturas descubiertas en las obras de la autovia del Camino". En La Tierra te sea leve. Arqueologia de la muerte en Navarra. Pamplona: Institucion Principe de Viana, pp. 93-96.

RODRIGUEZ DE LA ESPERANZA, M. J. (2005): Metalurgia y metalurgicos en el Valle del Ebro (c. 2900-1500 cal. ac). Bibliotheca Archaeologica Hispana, 24. Madrid: RAH-Institucion Fernando el Catolico.

SANTESTEBAN, I. (1969): "Primeros vestigios de pintura rupestre en Navarra", Principe de Viana, 112-113, p. 327.

SANTESTEBAN, I. (1971): "Pinturas rupestres en Navarra", Principe de Viana, 124-125, pp. 263-265.

SHEE, E. (1981): The megalithic art of Western Europe. Oxford: Clarendon Press.

VALDES, L. (2009): El santuario vasco de la Edad del Hierro y el territorio Cariete del oppidum de Marueleza. Madrid: RAH.

Javier Fernandez-Eraso, Erik Arevalo-Munoz, Cristina Camarero Arribas, Marcos Garcia-Diez, Blanca Ochoa Fraile y Jose Antonio Mujika-Alustiza

Dpto. Geografia, Prehistoria y Arqueologia. Facultad de Letras upv-ehu. O Tomas y Valiente, s/n. 01006 Vitoria. Correo-e: javier.femandeze@ehu.eus; earevalo002@gmail.com; Cristina, camarero.a@gmail.com; marcos.garcia@ehu. eus; blanca.ochoafraile@gmail.com; joseantonio.mugica@ehu.eus

Recepcion: 14/02/2016; Revision: 6/07/2016; Aceptacion: 31/07/2016

(1) Esta labor de investigacion se enmarca en el ambito del Grupo de Investigacion en Prehistoria de la upv-ehu del Gobierno Vasco (IT-622/13), del proyecto HAR201 1-26956 del Ministerio de Ciencia e Innovacion y del proyecto ElMegalitismo en Alava de la Diputacion Foral de Alava. El trabajo de E. Arevalo, C. Camarero y B. Ochoa se ha desarrollado en el ambito del Programa de Formacion de Investigadores Pre- doctorales del Gobierno Vasco y de la UPV-EHU.

(2) Diaz-Guardamino, M.: Las estelas decoradas en la Prehistoria de la Peninsula Iberica. Tesis doctoral inedita presentada en 2010 en la Univ. Complutense de Madrid.

(3) Cf. tambien Zapatero, M. P. (2015): El Neolitico en el noreste de la cuenca del Duero: el yacimiento de La Velilla en el valle del Valdavia (Palencia). Tesis doctoral presentada en 2015 en la Univ. de Valladolid (disponible en https://www.uvadoc.uva.es/bitstream/10324/13185/1/Tesis69 5-150729.pdf [acceso 11/07/2016]).

Caption: Fig. 1. El dolmen del Alto de La Huesera: a) localizacion geografica; b) ortoimagen del dolmen con indicacion de la localizacion de la estela decorada; c) detalle fotografico del descubrimiento de la estela; d) vista de seccion transversal con implantacion de la estela en relacion al morcuero.

Caption: Fig. 3. La estela decorada del dolmen del Alto de la Huesera: a) imagen general; b) detalles de los motivos; c) calcos--morfologias grabadas--; d) propuesta de aprovechamiento de las cualidades formales del soporte.

Caption: Fig. 4. Punales de lengueta: a) Obioneta Sur; b) Goldanburu; c) Puerto de Herrera y d) San Martin (segun Farina, 1966 y Apellaniz, 1973; sinescala).

Caption: Fig. 5. Sitios arqueologicos con expresiones graficas postpaleoliticas en el entorno geografico de dolmen del Alto de la Huesera (*): 1) San Martin y La Hoya; 2) Las Yurdinas; 3) Socuevas; 4) Errekatxuetako Atxa, Mendigana; 5) Katillotxu V; 6) Kurtzegan; 7) Goikolau; 8) Gastiburu; 9) Jentillarri, Intxusburu, Argonitzy Larrarte; 10) Basagain; 11) Turendo; 12) Erroldan Harria; 13) Soalar; 14) Cortecampo ir; 15) Pena del Cantero I-II y Echauri; 16) Pena del Cuarto, Anorbe, Elizarrate, Nequeasy Learza; 17) Alto de la Cruz.
Fig. 2. Dataciones de los niveles de ocupacion del dolmen
del Alto de la Huesera y de otros yacimientos dolmenicos
citados en el texto (apl: Ante Portam Latinam)
(Ferndndez-Eraso y Mujika-Alustiza, 2013).

Dolmen                             Fecha BP

El Sotillo                     2740 [+ or -] 30
El Sotillo                     3120 [+ or -] 30
El Sotillo                     3160 [+ or -] 30
La Chabola de la Hechicera     3170 [+ or -] 130
La Chabola de la Hechicera     3280 [+ or -] 40
El Sotillo                     3320 [+ or -] 30
El Sotillo                     3360 [+ or -] 30
El Sotillo                     3360 [+ or -] 30
El Sotillo                     3380 [+ or -] 30
El Sotillo                     3430 [+ or -] 30
El Sotillo                     3550 [+ or -] 30
Alto de la Huesera             3550 [+ or -] 30
Layaza                         3770 [+ or -] 30
Alto de la Huesera             3850 [+ or -] 30
El Montecillo                  3920 [+ or -] 40
El Sotillo                     4000 [+ or -] 40
Alto de la Huesera             4010 [+ or -] 30
El Sotillo                     4040 [+ or -] 30
Alto de la Huesera             4050 [+ or -] 30
Layaza                         4060 [+ or -] 30
Alto de la Huesera             4080 [+ or -] 30
Los Llanos                     4080 [+ or -] 170
Los Llanos                     4090 [+ or -] 120
Alto de la Huesera             4100 [+ or -] 30
San Juan apl 4                 4200 [+ or -] 95
Alto de la Huesera             4230 [+ or -] 30
Alto de la Huesera             4290 [+ or -] 30
Alto de la Huesera             4300 [+ or -] 30
Alto de la Huesera             4320 [+ or -] 30
Alto de la Huesera             4320 [+ or -] 30
Alto de la Huesera             4320 [+ or -] 30
Alto de la Huesera             4340 [+ or -] 30
Alto de la Huesera             4350 [+ or -] 30
El Sotillo                     4350 [+ or -] 30
Layaza                         4360 [+ or -] 30
La Chabola de la Hechicera     4380 [+ or -] 40
Alto de la Huesera             4390 [+ or -] 30
El Sotillo                     4390 [+ or -] 30
Alto de la Huesera             4410 [+ or -] 30
La Chabola de la Hechicera     4420 [+ or -] 30
La Chabola de la Hechicera     4430 [+ or -] 40
Alto de la Huesera             4430 [+ or -] 30
San Juan apl 2                 4440 [+ or -] 40
La Chabola de la Hechicera     4440 [+ or -] 40
Alto de la Huesera             4450 [+ or -] 30
San Juan apl 8                 4460 [+ or -] 70
Alto de la Huesera             4470 [+ or -] 30
La Chabola de la Hechicera     4480 [+ or -] 40
San Juan apl 1                 4510 [+ or -] 40
San Juan apl 5                 4520 [+ or -] 50
San Juan apl 7                 4520 [+ or -] 75
Alto de la Huesera             4520 [+ or -] 30
San Juan apl 3                 4570 [+ or -] 40
La Chabola de la Hechicera     4650 [+ or -] 40
San Martin                     4650 [+ or -] 30
Los Llanos                     4660 [+ or -] 200
La Chabola de la Hechicera     4670 [+ or -] 40
San Martin                     4780 [+ or -] 31
San Martin                     4800 [+ or -] 40
San Martin                     4806 [+ or -] 34
La Chabola de la Hechicera     4980 [+ or -] 30
San Martin                     4896 [+ or -] 32
San Juan apl 8 5 a             5020 [+ or -] 140
San Juan apl 8 5 b             5070 [+ or -] 150
Los Llanos                     5190 [+ or -] 120
San Martin                     5380 [+ or -] 40
San Martin                     5920 [+ or -] 40

Dolmen                         Fecha cal BC (2[sigma])

El Sotillo                     930/820
El Sotillo                     1440/1370 - 1340/1320
El Sotillo                     1500/1400
La Chabola de la Hechicera     1750/1110
La Chabola de la Hechicera     1650/71460
El Sotillo                     1680/1520
El Sotillo                     1740/1600 - 1570/1540
El Sotillo                     1740/1600 - 1570/1540
El Sotillo                     1740/1610
El Sotillo                     1870/1850 - 1780/1670
El Sotillo                     1960/1870 - 1850/1780
Alto de la Huesera             1950/1870 - 1840/1810 - 1800/1780
Layaza                         2290/2130 - 2080/2060
Alto de la Huesera             2460/2200
El Montecillo                  2550/2540 - 2490/2290
El Sotillo                     2610/2600 - 2590/2460
Alto de la Huesera             2580/2470
El Sotillo                     2630/2480
Alto de la Huesera             2830/2820 - 2660/2650 - 2630/2490
Layaza                         2830/2820 - 2660/2640 - 2640/256 -
                               2560/2550 - 2540/2490
Alto de la Huesera             2850/2810 - 2740/2720 - 2700/2570 -
                               2520/2500
Los Llanos                     3100/2000
Los Llanos                     2950/2300
Alto de la Huesera             2860/2810 - 2760/2720 - 2700/2570 -
                               2510/2500
San Juan apl 4                 3022/2493
Alto de la Huesera             2900/2865 - 2805/2760
Alto de la Huesera             2920/2880
Alto de la Huesera             2920/2880
Alto de la Huesera             3010/2980 - 2960/2950 - 2940/2890
Alto de la Huesera             3010/2970 - 2960/2890
Alto de la Huesera             3010/2970 - 2960/2890
Alto de la Huesera             3020/2900
Alto de la Huesera             3020/2900
El Sotillo                     3020/2900
Layaza                         3080/3060 - 3030/2060
La Chabola de la Hechicera     3100/2900
Alto de la Huesera             3090/2910
El Sotillo                     3090/2910
Alto de la Huesera             3260/3245 - 3100/2920
La Chabola de la Hechicera     3310/3300 - 3280/3280 - 3260/3240 -
                               3100/2920
La Chabola de la Hechicera     3330/3210 - 3180/3150 - 3130/2920
Alto de la Huesera             3320/3235 - 3170/3160 - 3115/3005 -
                               2990/2930
San Juan apl 2                 3334/2926
La Chabola de la Hechicera     3340/3210 - 3190/2920
Alto de la Huesera             3330/3215 - 3185/3155 - 3130/3015
San Juan apl 8                 3351/2927
Alto de la Huesera             3340/3080 - 3070/3025
La Chabola de la Hechicera     3350/3020
San Juan apl 1                 3361/3091
San Juan apl 5                 3366/3031
San Juan apl 7                 3497/2933
Alto de la Huesera             3360/3100
San Juan apl 3                 3496/3103
La Chabola de la Hechicera     3610/3610 - 3520/3360
San Martin                     3520/3390 - 3390/3369
Los Llanos                     4000/2800
La Chabola de la Hechicera     3620/3590 - 3530/3360
San Martin                     3643/3518
San Martin                     3640/3550 - 3540/3370
San Martin                     3654/3619 - 3610/3522
La Chabola de la Hechicera     3890/3880 - 3800/3700
San Martin                     3761/3742 - 3731/3726 - 3715/3637
San Juan apl 8 5 a             4229/3522
San Juan apl 8 5 b             4255/3535
Los Llanos                     4350/3700
San Martin                     4330/4220 - 4210/4160 - 4130/4060
San Martin                     4900/4860 - 4850/4710

Dolmen                           Material muestra      Laboratorio

El Sotillo                         hueso humano        Beta 299308
El Sotillo                         hueso humano        Beta 299303
El Sotillo                         hueso humano        Beta 299307
La Chabola de la Hechicera         hueso humano
La Chabola de la Hechicera         hueso humano        Beta 288936
El Sotillo                         hueso humano        Beta 299309
El Sotillo                         hueso humano        Beta 299312
El Sotillo                         hueso humano        Beta 299302
El Sotillo                         hueso humano        Beta 299311
El Sotillo                         hueso humano        Beta 299101
El Sotillo                         hueso humano        Beta 299310
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 321417
Layaza                             hueso humano        Beta 317864
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 321418
El Montecillo                      hueso humano        Beta 288932
El Sotillo                         hueso humano        Beta 299300
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 321414
El Sotillo                         hueso humano        Beta 299306
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 321419
Layaza                             hueso humano        Beta 317862
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 321415
Los Llanos                         hueso humano          I 15195
Los Llanos                         hueso humano          I 14593
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 321420
San Juan apl 4                     hueso humano
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 391716
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 301226
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 301224
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 321416
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 301223
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 301221
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 301220
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 301222
El Sotillo                         hueso humano        Beta 299305
Layaza                             hueso humano        Beta 317863
La Chabola de la Hechicera         hueso humano        Beta 288933
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 301225
El Sotillo                         hueso humano        Beta 299304
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 391717
La Chabola de la Hechicera         hueso humano        Beta 307797
La Chabola de la Hechicera         hueso humano        Beta 288939
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 382978
San Juan apl 2                     hueso humano
La Chabola de la Hechicera         hueso humano        Beta 288937
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 382979
San Juan apl 8                     hueso humano
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 382980
La Chabola de la Hechicera         hueso humano        Beta 288934
San Juan apl 1                     hueso humano
San Juan apl 5                     hueso humano
San Juan apl 7                     hueso humano
Alto de la Huesera                 hueso humano        Beta 301219
San Juan apl 3                     hueso humano
La Chabola de la Hechicera         hueso humano        Beta 288938
San Martin                       hueso de punzon       Beta 339342
Los Llanos                         hueso humano          I 14788
La Chabola de la Hechicera         hueso humano        Beta 288935
San Martin                         hueso humano       OxA-X 2626-36
San Martin                         hueso humano        Beta 273269
San Martin                         hueso humano       OxA-X 2627-25
La Chabola de la Hechicera            carbon           Beta 307796
San Martin                         hueso humano       OxA-X 2627-24
San Juan apl 8 5 a                 hueso humano
San Juan apl 8 5 b                 hueso humano
Los Llanos                         hueso humano          I 15168
San Martin                     hueso idolo espatula    Beta 339342
San Martin                     hueso idolo espatula    Beta 317865
COPYRIGHT 2016 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Fernandez-Eraso, Javier; Arevalo-Munoz, Erik; Arribas, Cristina Camarero; Garcia-Diez, Marcos; Frail
Publication:Zephyrus
Date:Jul 1, 2016
Words:8275
Previous Article:Prados Martinez, Fernando y Jimenez Vialas, Helena (eds.) (2015): La muerte en Baelo Claudia. Necropolis y ritual en el confin del Imperio romano.
Next Article:THE COPPER AGE IN THE LANDS OF ANTEQUERA (MALAGA): INTRODUCTION TO THE SETTLEMENT PATTERNS AND SOCIAL DYNAMICS/La Edad del Cobre en las Tierras de...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters