Printer Friendly

De lo artesanal a lo industrial. La consolidacion de la industria de medicamentos en Cali (Colombia, 1876-1944).

From the Artesan to the Industrial: The Consolidation of the Medicine Industry in Cali (Colombia) 1876-1944)

Do artesanal ao industrial. A consolidacao da industria de medicamentos em Cali (Colombia, 1876-1944)

Introduccion

En el desarrollo de la historia empresarial en America Latina y Colombia han participado diferentes disciplinas como la historia, la economia, la sociologia, la administracion de empresas y la ingenieria industrial (1). Pero son los avances presentados en los estudios sobre la historia economica--en su variante empresarial--los que presentan rasgos de particular interes para los propositos de esta investigacion. Los estudios de este corte historiografico han pasado por el uso de metodologias y teorias especificas, tematicas puntuales, cronologias diversas, y, de manera particular, se han concentrado en el estudio de la historia de empresas y de los empresarios (2). Por lo tanto, es a partir de las particularidades actuales de la historia empresarial que en este articulo se presentara la transformacion de una botica con caracteristicas artesanales en una empresa de tipo industrial.

En cuanto a investigaciones especificas encaminadas al estudio de empresas en Colombia, la historiografia muestra una importante compilacion realizada por Carlos Davila (3), donde analiza algunas empresas constituidas durante los siglos XIX y XX. Dicha compilacion incluye un total de diez estudios de caso en establecimientos de diferentes sectores, de los cuales tres pertenecen a companias de tipo industrial (4), ubicadas en Subachoque (5), Cartagena (6) y San Jose de Suaita (7); por otra parte, en este mismo compendio se identifica un estudio mas amplio enfocado en el analisis del sector textil en Antioquia, que muestra de esta manera el desarrollo de algunas fabricas dedicadas a esta actividad (8).

Del mismo modo, sobresalen otras investigaciones basadas en el desarrollo de empresas con caracteristicas industriales, entre las que se destacan, para la region de Antioquia, las realizadas por Gabriel Poveda (9), donde se analiza el proceso llevado a cabo desde 1938 por la empresa denominada Simesa, lider en el sector siderurgico en el pais. Tambien se encuentra el estudio realizado por Carlos Londono (10), quien presenta una investigacion a nivel general de la industria textil en Colombia, centrandose especificamente en la region antioquena. En esta misma linea se identifica el analisis realizado por Luz Arango (11), un estudio sobre la relacion entre mujer, religion e industria en una de las fabricas antioquenas del sector textil. Por otro lado, en regiones como la Costa Caribe se encuentran investigaciones como las de Sergio Solano (12) y Jorge Conde (13), las cuales se basan en el estudio de empresas de tipo industrial constituidas en Barranquilla a finales del siglo XIX y principios del XX. Pero ademas se encuentra una investigacion para la zona cundiboyacense, realizada por Tatiana Machler (14), en la que se elabora un estudio de caso de la Ferreria de Pacho, fabrica que obtuvo un importante desarrollo industrial gracias a la participacion de vinculos extranjeros. Por ultimo, otra de las regiones que sobresalio por su desarrollo industrial fue la del Valle del Cauca; sin embargo, a pesar de la gran cantidad de empresas de este tipo constituidas durante el periodo senalado, es dificil encontrar produccion historiografica en relacion con ellas, aunque se identifican estudios como el de Luis Ordonez (15), sobre la fabrica de tejidos La Garantia, y el de Jaime Londono16, con su investigacion sobre la empresa de baterias MAC.

El presente articulo se suscribe en este tipo de historiografia, retomando de estas investigaciones conceptos como empresa y empresario. En este sentido, pretende ademas contribuir a estas discusiones, enmarcadas por demas en la historia empresarial y la historia industrial, con el analisis de una de las primeras empresas nacionales de tipo industrial, encargada de la elaboracion de medicamentos. Para este caso, la investigacion tiene como objetivo analizar la transformacion de un local de comercio--especializado en la venta de medicamentos--hasta llegar la apertura de una industria farmaceutica lider en su produccion. Para ello se tendra en cuenta el proceso de constitucion y funcionamiento de Laboratorios J.G.B., desde sus origenes en la ciudad de Cali--como establecimiento de tipo artesanal desde 1876--; pasando por su conversion en laboratorio farmaceutico industrial en 1931; y finalizando con su desenvolvimiento comercial hasta 1944, ano en el que su fundador fallece. Paralelo a esto, y con el estudio del contexto, se mostraran las razones que conllevaron que tardiamente esta empresa se trasformara en una destacada industria de tipo farmaceutico. Finalmente se analizara el papel que dicha empresa tuvo no solo en la economia local, sino tambien en la economia del Suroccidente de Colombia, al destacarse su participacion dentro del proceso de industrializacion a nivel regional.

Para efectos metodologicos, por un lado, esta investigacion se apoya en documentos, tales como poderes generales, sucesiones y constitucion de sociedades comerciales, que reposan en el Archivo Historico Municipal de Cali (AHMC). Por el otro, se tendra en cuenta la publicidad de la empresa J.G.B. en algunos periodicos, ubicados en el centro de documentacion de la Biblioteca Luis Angel Arango; y, por ultimo, se analizaran algunas revistas editadas por los Laboratorios J.G.B., que se resguardan en la Biblioteca Nacional de Colombia. El articulo se divide entonces en tres apartados: en primer lugar, se explican las caracteristicas de los primeros laboratorios farmaceuticos latinoamericanos, presentando especial interes en los construidos en Colombia, mas especificamente, el creado en ciudades como Cali; en segundo lugar se analiza la transicion que presento el laboratorio artesanal--anexo a la farmacia de Jorge Garces Borrero--hacia un laboratorio farmaceutico de tipo industrial; y en tercer lugar se examinan algunas particularidades que el laboratorio presento a traves de sus etapas y procesos de transformacion.

1. Antecedentes historicos de los laboratorios

Al analizar el proceso de formacion de los primeros laboratorios farmaceuticos en America Latina se puede identificar que la mayoria de estos surgen a finales del siglo XIX y principios del XX, a partir de dos caracteristicas basicas: la primera, tiene que ver con las casas comerciales, cuyas actividades principales se basaban en la importacion de productos--en especial de medicamentos--y en el saber/hacer de algunos boticarios o farmaceutas. La combinacion de estas dos actividades fue comun en la mayoria de los origenes de los laboratorios, es decir, se encuentran casos de establecimientos que inician como droguerias, pasan a ser farmacias y posteriormente llegan a ser laboratorios farmaceuticos de tipo industrial (17). Otra caracteristica se relaciona con la conformacion directa de nuevos laboratorios a comienzos del siglo XX, los cuales, con poca o nula experiencia en la elaboracion de medicamentos y un considerable capital, logran producir a gran escala diferentes productos medicinales para mercados locales y nacionales (18). Frente a este desarrollo farmaceutico local, autores como Fernando Pedrao senalan que las industrias y manufacturas regionales dependieron de los mercados de sus regiones y debieron generar sus propios financiamientos para encontrar salidas concretas a su formacion de capital (19).

En el caso colombiano, a finales del siglo XIX y principios del XX, como en la mayoria de los paises latinoamericanos, varias regiones contaban con boticas que con el tiempo--algunas de estas--se fueron transformando en droguerias y farmacias. Un ejemplo de lo anterior se encuentra en Cartagena con la Botica Roman, constituida en 1835, propiedad del farmaceuta espanol Manuel Roman y Picon, quien arribo a esa ciudad un ano antes de inaugurar su negocio, con el animo de comerciar con quina en toda la region (20). Del mismo modo, el inmigrante Hugo Biester, proveniente de Hamburgo, despues de llegar a Colombia inicio su actividad comercial distribuyendo quina en el entonces estado de Santander, y luego, en 1863, crea en Bucaramanga la Botica Alemana (21). Ya en 1876, el medico colombiano Enrique Garces crea en Cali una botica--conocida con su mismo nombre--que con el tiempo logro combinar las labores de elaboracion de medicamentos con la venta de productos medicinales importados. No obstante, por aquellas epocas no era la unica empresa que existia en esta ciudad dedicada a esta distribucion, ya que los senores Pedro Scarpetta, Evaristo Garcia, Francisco Cruz y Mario de Caycedo tambien habian constituido este tipo de negocios (22). A pesar de los ejemplos, que son muestra del numero de boticas fundadas para la epoca y de su importancia regional, muy pocas trascendieron, se convirtieron y combinaron las labores de drogueria, farmacia y, posteriormente, laboratorio farmaceutico. De hecho, los pocos establecimientos de los que se tiene referencia hasta el momento con este tipo de caracteristicas son los tres relacionados hasta aqui.

Teniendo en cuenta lo anterior, se observa que, al dedicarse estos comerciantes pioneros a la elaboracion de formulas artesanales, buscaban tambien participar con su oferta en la demanda local de medicamentos, es decir, desarrollaban actividades de produccion hacia un mercado interno; y de la misma manera, buscaban que sus clientes adquirieran medicamentos a un costo menor, en comparacion con los productos importados. Aqui es claro ademas que algunos comerciantes empezaron a requerir un lugar donde elaborar sus formulas medicinales, y por lo tanto, los propietarios de este tipo de negocios--no solo los de Colombia, sino tambien los de todo el territorio latinoamericano--preparaban sus productos en un espacio dentro de las denominadas "boticas" (23).

Por consiguiente, se evidencia que estos comerciantes constituyeron muy tempranamente laboratorios farmaceuticos con tecnicas y tecnologias muy comunes para la epoca, siendo los talleres y la unidad familiar los centros de difusion mas importantes del conocimiento y la experiencia en la elaboracion de medicinas (24). Estos personajes, en medio de las limitaciones propias de la epoca, lograron desarrollar metodos y tecnicas para la produccion de formulas medicinales que presentaban una fuerte demanda en la poblacion. Fueron entonces el impulso por continuar produciendo medicamentos nacionales a gran escala, y la importante acogida que recibian sus productos, los que llevaron a que las boticas de Roman, Biester y Garces fueran las grandes impulsoras de importantes empresas industriales que aportaron al desarrollo de la economia colombiana durante gran parte del siglo XX. Ahora bien, de estos tres importantes negocios constituidos en diferentes regiones de Colombia, este articulo se concentrara en la empresa creada por el caleno Enrique Garces Velasco, ya que su botica fue fundamental para dar el primer paso a la industria farmaceutica en el Valle del Cauca y en el Suroccidente colombiano.

2. De botica a farmacia y de farmacia a laboratorio industrial

Enrique Garces Velasco fundo su botica en Cali en 1876 y al poco tiempo

vio la necesidad de incluir dentro del surtido que ofrecia a sus clientes mercancia importada; pero ademas este establecimiento comercial acondiciono un espacio con el fin de producir medicamentos preparados a traves de un Codex (25), cuya informacion suministraba datos sobre la materia prima exacta para elaborar formulas medicinales. La demanda en el mercado de medicamentos y el espiritu innovador de Enrique Garces fueron entonces las razones que lograron llevar al exito a su botica y drogueria, pues a lo largo y ancho del territorio nacional, para finales del siglo XIX, este establecimiento ya gozaba de importante reconocimiento. No obstante, tras el fallecimiento de su fundador en 1899, dicho negocio paso a ser parte de su esposa e hijos (26), siendo el cuarto de ellos, Jorge Enrique Garces Borrero (27), quien continuo el legado de su padre, comprando a sus otros hermanos el valor total de este negocio.

La botica y drogueria, ahora al mando de su hijo Jorge Enrique Garces Borrero, continuo realizando las actividades de importacion y elaboracion de medicamentos, actividades que su padre habia incluido como objetivo principal. En cuanto al pequeno laboratorio de tipo artesanal que se habia creado en este establecimiento, se evidencia que seguia funcionando gracias a las ensenanzas que Enrique Garces habia impartido a sus hijos. Sin embargo, aquella actividad de formulas medicinales elaboradas en la primera decada del siglo XX, al parecer no fue tan sobresaliente, si se le compara con la venta de medicamentos importados. Lo anterior se daba principalmente por tres razones: en primer lugar, debido a que la adquisicion de tecnologia para fabricar medicamentos por parte de los empresarios colombianos fue lenta; en segundo lugar, competian con laboratorios norteamericanos y europeos que se instalaron rapidamente en el mercado farmaceutico latinoamericano; y, en tercer lugar, debido a que, en este caso, el dueno de este negocio--a pesar de haber aprendido de su padre algunas lecciones de como elaborar formulas medicinales--no se encontraba profesional y tecnicamente preparado para realizar dicha funcion.

Es por lo anterior que Jorge Enrique Garces Borrero decide viajar a Londres en 1905 con el proposito de conocer sobre los mercados mayoristas, las fabricas de medicamentos y los nuevos productos que salian al mercado. Este viaje, segun se detalla en las fuentes consultadas, lo acerco no solo al tema del negocio de medicamentos, sino tambien a todo lo relacionado con la industria en general; al identificar los posibles riesgos y beneficios que una fabrica de este tipo podria generar a la hora de invertir o no una suma importante de capital en el pais. Esta era una cuestion dificil en la Colombia de principios del siglo XX, donde el proceso de industrializacion apenas despuntaba, y, en terminos practicos, era muy arriesgado para un empresario invertir en el desarrollo fabril sus escasos capitales (28). Asi, se observa que, luego de regresar de Londres en 1908, Garces Borrero no introdujo cambios importantes o innovadores en la administracion de su empresa. Razon por la cual, si bien se puede suponer que el viaje a Europa llevaria a Garces a establecer en Cali la produccion de medicamentos a nivel industrial en poco tiempo, la realidad es que durante las dos primeras decadas del siglo XX no hay indicios de que este haya intentado posicionar su negocio como un laboratorio farmaceutico industrial.

En este caso se tiene una cuestion bien particular: Jorge Garces nuevamente viaja a Londres en 1921, pero esta vez para radicarse durante mas tiempo (catorce anos en total). Durante ese periodo su hermano Manuel tomo las riendas de sus negocios en Colombia, a traves de un poder presentado por el mismo Jorge Enrique Garces Borrero, donde indicaba que: "[...] para el caso de que llegue a ausentarse del pais y mientras dure esa ausencia, confiere poder general con amplia facultad al senor Manuel Maria Garces B [...] para que haga la representacion de este en todos los actos o negocios en que este tenga interes, a fin de que en ningun caso quede sin representacion [...]" (29).

A pesar de su estancia en Londres, Jorge Garces nunca se desconecto de su negocio en Cali. Muestra de ello fue el avance cada vez mas sobresaliente que la drogueria y la farmacia iban adquiriendo; ademas se observa que en 1924 se da un importante cambio en terminos de innovacion, pues la empresa pasa de vender medicamentos importados y recetas artesanales a producir formulas medicinales a cargo de farmaceutas profesionales. Por ejemplo, en una de las pautas de publicidad de este establecimiento en 1924 se indicaba que este era "[...] el unico en Cali que tiene un departamento especial para el despacho de formulas, bajo la vigilancia inmediata de un farmaceutico titulado, doctor Enrique Rohden (Aleman), donde solo emplean drogas de absoluta pureza, aunque sus precios son nacionales" (30). Es necesario anotar que aun cuando se habian incorporado profesionales especializados al trabajo en la drogueria y farmacia con el fin de que empezaran a elaborar medicamentos--en especial, jarabes para combatir enfermedades tropicales--, hasta bien entrada la segunda decada del siglo XX no se presentaban caracteristicas que la identificaran con una empresa de tipo industrial (31). Esto quizas responderia al alto riesgo o a la falta de capitales que inhibian a algunos empresarios para dar el paso a la tecnificacion de sus actividades comerciales (32).

Por otro lado, se tiene conocimiento que Jorge Enrique Garces Borrero para este momento ya tenia los conocimientos del mercado, producia de manera artesanal algunos productos y habia acumulado algun capital, pero decidio retrasar el momento de invertir en la creacion de un laboratorio de tipo industrial. Esto responde a una problematica mas amplia. Es posible plantear que muchos empresarios, a pesar de tener estudios de mercadeo y conocimiento, esperaron el momento oportuno para invertir en fabricas o industrias modernas; no debe olvidarse que el riesgo en la toma de decisiones pesaba mucho a la hora de dar un paso tan importante. Por tanto, Garces Borrero espero pacientemente a la hora de tomar esta decision, como se vera mas adelante. Por ello, contrario a lo que indican autores como Luis Aurelio Ordonez (33), Edgar Vasquez (34) y Jairo Candamil (35), Jorge Enrique Garces Borrero no constituyo su laboratorio de tipo industrial en 1925, cuestion que se corrobora en los documentos revisados, como por ejemplo, escrituras notariales, prensa y boletines estadisticos a nivel regional y local, que no dan cuenta de algo parecido a un cambio tecnologico en la drogueria y la farmacia.

No obstante, ya para la decada del treinta Colombia avanzaba hacia una industrializacion de sus principales ciudades, entre las que se encontraba, de manera especial, Cali. Ello debido al aumento en la demanda local, sobre todo en las zonas productoras de cafe, a las cuales tenian acceso los empresarios asentados en la capital del Valle del Cauca; y tambien a que en ese momento los empresarios e industriales habian adquirido experiencia en el manejo de los negocios, y ya se estaba formando mano de obra calificada en el manejo de tecnicas, utilizacion de maquinaria y conocimientos precisos en lo que respecta a cada sector industrial (36). En esta tonica, era tal la confianza de los empresarios, que personajes como Jorge Enrique Garces Borrero decidieron tomar el riesgo de crear industrias, debido por demas a la configuracion de un conjunto de elementos que a nivel nacional e internacional se iban presentando, como por ejemplo, la bonanza en los precios del cafe. Asi como a unas politicas del Estado encaminadas a la proteccion de la industria nacional y al aumento de demografico en las ciudades, lo que genero mano de obra suficiente para las nacientes industrias y el desarrollo de una infraestructura vial, que sirvio para romper las fronteras que incomunicaban a diferentes regiones de Colombia.

Fue entonces debido a este conjunto de elementos, y a la propia decision de tomar el riesgo (37) de invertir en una industria farmaceutica, que el empresario Garces Borrero transforma su laboratorio artesanal en uno industrial; asi, en 1931 se constituye en Cali Laboratorios J.G.B., una industria pionera en el Valle del Cauca y una de las primeras en Colombia en la produccion de medicamentos de forma industrial. De esto dio cuenta en 1935 el organo de publicidad de dicho establecimiento, cuando se celebraban en sus paginas cuatro anos de creacion del laboratorio farmaceutico: "Cuando hace ya cuatro anos, el espiritu lucido, patriota y emprendedor de don Jorge Garces B. determino romper en Colombia el grillete que nos ataba a la farmaceutica extranjera y fundo en Cali sus grandes Laboratorios J.G.B. sabia que hallaria no pocos tropiezos [...]" (38).

Como se observa aqui, a pesar de que Garces Borrero ya tenia un laboratorio de tipo artesanal en su drogueria y farmacia, durante un tiempo analizo el mercado y adquirio el capital necesario para constituir un establecimiento de tipo industrial. Estos anos de analisis y de previa acumulacion de capital hicieron que este empresario reflexionara sobre el riesgo y la incertidumbre que un negocio acarrea con el tiempo. Por lo cual, segun planteamientos de autores como Frank Knight (39), empresarios como este asumieron el riesgo, caracterizado como "la aleatoriedad de los resultados con probabilidades conocidas", es decir, tras haber realizado estudios de mercado, este empresario poseia los conocimientos requeridos de la situacion. Tambien teniendose que enfrentar a la incertidumbre, en donde se presenta "una aleatoriedad de los resultados con probabilidades des conocidas". Esto, porque no le bastaba con haber realizado analisis profundos del mercado, pues la incertidumbre en la inversion de un capital siempre va a estar presente, y lo que trae con ella, sin duda, sera desconocido. Por ejemplo, Garces Borrero no podia estar seguro de que sus consumidores aceptarian favorablemente sus productos, por lo que debia estar alerta ante cualquier circunstancia que fuese desconocida para el y su empresa.

A pesar de esto, este comerciante tomo el riesgo de crear la primera empresa de industria farmaceutica en el Valle del Cauca desde Londres, cuestion que no fue impedimento para fundar Laboratorios J.G.B. Se debe senalar, que esta decision se tomo dentro de un marco proteccionista y con unas politicas del Estado encaminadas hacia un nacionalismo, que incentivaba el consumo de productos elaborados en Colombia (40). Pero ?a que se debio que Jorge Enrique Garces Borrero haya tomado el riesgo de constituir su laboratorio industrial en la decada del treinta y no en la decada del veinte del siglo XX, momento en el que surgieron destacadas empresas en el pais? Como indican Ocampo y Montenegro, el acelerado crecimiento industrial que vivio Colombia durante los anos treinta se relaciona con tres explicaciones basicas y puede ayudar a comprender la apuesta de este empresario: la primera de ellas es que solamente a finales de los anos veinte se habian dado las condiciones de fortalecimiento del mercado interno, que, jalonado por los ingresos de la exportacion de cafe, se expandia y fortalecia la demanda de productos manufacturados; en la segunda es claro que la industria encontro un ambiente favorable en materia de politica economica y proteccionismo; y finalmente, consideran que el comportamiento del sector externo fue favorable para el desarrollo industrial, unido a los cambios en la composicion de las importaciones, las cuales permitieron que la industria manufacturera pudiera incrementar su capacidad productiva e importar las materias primas necesarias para su expansion (41).

Ademas de lo anterior, volviendo a la trasformacion de un laboratorio artesanal a uno industrial, se debe senalar que dentro de las escrituras notariales, para 1931 no se encuentra la creacion de una sociedad con el nombre de laboratorio, lo que lleva a concluir que dicha empresa continuo con la misma razon social con la cual se habia constituido la drogueria y farmacia. Pero es a partir de 1937 que se encuentra un documento que describe la constitucion de la sociedad "Jorge Garces B. e hijos", siendo su principal accionista el empresario Jorge Enrique Garces Borrero, y sus cuatro hijos varones Alvaro, Armando, Diego y Jorge Garces Giraldo (42); dicha compania se constituyo con un capital de $100.000 y su objeto general se basaba en "Comprar y vender drogas nacionales y extranjeras, especialidades farmaceuticas de toda clase y procedencia, producirlas y transformarlas, y en general todos los negocios del ramo de la farmacia sin limitaciones alguna [...]" (43).

Esta escritura muestra las labores del negocio comercial de la drogueria y farmacia, indicando que se centraran en comprar y vender medicamentos, como tambien en las funciones propias del laboratorio industrial, basandose en la transformacion de estos. De esta manera, los dos negocios se manejarian bajo dicha concepcion, hasta que en 1941 se constituyen otras sociedades, logrando separar tanto capitales como funciones en lo que respecta al negocio comercial (drogueria) y el industrial (laboratorio farmaceutico). La tabla 1 muestra los principales aspectos de estas sociedades comerciales.

En esta tabla se evidencian algunos aspectos principales de la constitucion de estas dos sociedades, resultando clara la separacion que se da entre el negocio comercial y el industrial, dividiendo asi sus funciones y capitales. Pero algo que llama la atencion es lo relacionado con este ultimo aspecto, pues la inversion de capitales presentada en la sociedad denominada Drogueria Jorge Garces B. Ltda. es mucho mas elevada que la inversion de capitales en la sociedad Laboratorios J.G.B. Ltda. Esto se debe precisamente a la division de capital en las once sucursales de la drogueria--cuatro en Cali, dos en Bogota y una en Palmira, Barranquilla, Medellin, Honda y Pasto--, las cuales fueron distribuidas en todo el territorio nacional durante las dos primeras decadas del siglo XX. Es por ello entonces que se evidencia un valor mucho mas alto, en comparacion con la inversion en el laboratorio. Una vez creado dicho laboratorio se empezaron a notar diferentes aspectos caracteristicos en su transformacion. Las particularidades de esta evolucion se senalaran a continuacion.

2.1. De la botica al layout (44) fabril: su dimension espacio-temporal

En cuanto al laboratorio de tipo artesanal, se puede indicar que se inicio adjunto a la Drogueria y Farmacia Garces, que se ubicaba desde sus origenes en la esquina occidental de la carrera cuarta con calle once (Cali). Sin embargo, cuando se establece el laboratorio de tipo industrial--por las condiciones de produccion, consecucion de nuevas tecnicas, importacion de tecnologia, aumento de mano de obra, entre otros aspectos--, tuvo que ser acondicionado un lugar de mayor tamano con el fin de posicionar en la ciudad una empresa farmaceutica de tipo industrial. Pero ademas, escrituras notariales dan cuenta de que Jorge Garces compro un terreno en el barrio San Nicolas, donde se construiria el edificio para que funcionaran los Laboratorios J.G.B., cuyas delimitaciones eran las siguientes:

"[...] por el norte la carrera 5, por el oriente con la avenida Miguel Lopez Munoz, por el sur con el lote de la propiedad de los hermanos maristas y por el occidente la calle 23 al medio con el lote de los senores Garces & Cia. con carrera 6 en el punto que la intercepta la calle 23 ya dicha, con el lote del doctor Pedro Pablo Scarpetta" (45).

Por otro lado, ya en su parte interior, el laboratorio de tipo industrial se encontraba dividido en varias secciones: seccion de elaboracion, un sitio que albergaba la maquinaria; seccion de comprimidos, salon donde reposaban los hornos, que servian para el proceso de secado; seccion de envase, donde estaban las maquinas para envasar los medicamentos; seccion de empaque, en la planta baja del laboratorio, donde los productos elaborados esperaban para el empaque y colocacion de los marbetes exteriores; seccion de deposito, espacio donde se encontraban estantes con los productos listos para ser distribuidos; seccion de inyectables, donde se aplicaban los medicamentos liquidos producidos por el laboratorio; y seccion administrativa, donde estaban las oficinas de funcionarios como el gerente, los administradores, secretarias, entre otros (46).

Pero ademas, en este laboratorio artesanal--que empezo junto con la drogueria y farmacia desde finales del siglo XIX, debido a los impulsos comerciales de Enrique Garces Velasco--se dieron pequenas innovaciones, de manera especial en lo que se refiere a las tecnicas de elaboracion de medicamentos. Se encuentra aqui la combinacion de saberes antiguos con la utilizacion de productos de los reinos vegetal, animal y mineral, y con la introduccion de nuevos saberes basados en los conocimientos farmaceuticos mas industrializados. Asi, pues, alrededor de 1931 se comienzan a evidenciar ciertos cambios en sus tecnicas, partiendo desde la incorporacion de profesionales en la rama de la farmacia hasta la formulacion de metodos novedosos para la elaboracion de medicamentos, entre los que se encuentran, por un lado, las tecnicas de extractos fluidos, es decir, formas farmaceuticas de consistencia liquida que eran secadas al aire y finalmente pulverizadas (47); por el otro, las tecnicas de extractos granulados, una moderna forma farmaceutica de transformar el azucar en productos medicinales.

En cuanto al proceso tecnologico establecido en sus inicios, segun las diferentes fuentes consultadas, no se encuentra referencia de la introduccion de equipos hasta que el nuevo propietario de la drogueria y farmacia decide transformar el laboratorio en una industria farmaceutica, cuando es clara la utilizacion de maquinaria importada, tal como lo relata el organo propagandistico del laboratorio en 1937: "Debido a la gran demanda y al exito creciente de los productos J.G.B., ha sido preciso importar maquinarias cada dia mas completas y eficientes; pues si bien desde un principio montaron equipos de primer orden, estos resultaron bien pronto deficientes y se hizo imprescindible adquirir otros de ultimo modelo y de rendimiento mas rapido" (48).

La importacion de maquinas mas modernas conllevo que los Laboratorios J.G.B. fueran una de las empresas mas innovadoras en la produccion de medicamentos. Se trata de una afirmacion que era conocida por la mayoria de habitantes de la ciudad, pues la prensa local reconocia esta labor de la siguiente manera: "Entre las energias industriales instaladas en Cali ocupan lugar muy destacado los laboratorios de propiedad de don Jorge Garces B., montados en locales magnificos, con la dotacion de maquinas modernisimas, completas, que dirigen y manejan hombres de capacidad tecnica" (49). Asi, pues, por la implementacion de tecnicas y tecnologias modernas en esta industria, el empresario Jorge Garces y Laboratorios J.G.B. fueron identificados por sus contemporaneos como unos agentes de innovacion, al introducir un metodo de produccion y creacion de nuevas combinaciones de factores productivos (50).

2.2. De materia prima a insumos de manufactura

En sus inicios, la materia prima por excelencia para la elaboracion de medicamentos fueron elementos de origen vegetal, que eran mezclados con otros productos quimicos importados. Posteriormente, cuando el laboratorio presenta su transformacion, toda la materia prima era obtenida en el mercado nacional: "La mayor parte de nuestras materias primas son originarias de nuestro pais, en efecto, en nuestro suelo contamos con casi todos los elementos de farmacopea, todo nos lo regala la madre naturaleza" (51). No obstante, esta industria tambien realizaba importaciones de diferentes articulos quimicos, con el fin de mezclarlos con las materias primas nacionales y obtener un producto optimo. El problema de comprar insumos--como por ejemplo la glucosa--eran los altos gravamenes que el Gobierno nacional cobraba por su importacion. Los impuestos hacian que los productos de fabricacion nacional tuvieran un costo muy elevado, casi imposible de comprar por parte de los consumidores colombianos. Por esta razon, varios empresarios, incluido el senor Jorge Enrique Garces Borrero, intentaban negociar con el Gobierno diferentes propuestas que beneficiaran tanto a los empresarios como a los consumidores y la nacion en general. Frente a ello, para 1935, el organo de publicidad de estos laboratorios indica que:

"La industria farmaceutica nacional [...] necesita la rebaja de algunas materias primas [...] cuyo valor es de centavos por kilo [...] estas tarifas arancelarias son excesivamente caras, de ahi la razon para que muchos articulos de fabricacion colombiana salgan un tanto recargados en sus precios de venta [...] para que la Industria Farmaceutica Nacional prospere es necesario que el gobierno reconsidere ciertos renglones del arancel vigente" (52).

Lo anterior se presentaba por el conjunto de reformas proteccionistas que el Gobierno introdujo en 1918, 1927, 1931 y 1935. Pero fue tras las consecuencias de la deflacion de 1929-1931 que se elevo el efecto protector de las tarifas, a lo cual contribuyo la reforma arancelaria de 1931. Por ejemplo, dicha reforma se destaco por el proteccionismo en el caso de los alimentos, las industrias de tejidos de lana y la fabricacion de cemento y cerveza. Posteriormente, la devaluacion de 1933-1935 erosiono fuertemente el efecto protector de la tarifa, y, de esta manera, los aranceles ad valorem retornaron a niveles moderados, excepto en el caso de los alimentos (53). Por ultimo, a pesar de todas las reformas proteccionistas impulsadas por el Gobierno, se desvirtua la bondad politica arancelaria en la promocion del desarrollo industrial en esta decada. Sin embargo, empresarios como Garces Borrero trataron de sobrellevar dicha situacion, intentando importar la menor cantidad de productos quimicos extranjeros y sustituyendolos poco a poco con la mercancia producida en el pais.

2.3. De boticarios a farmaceutas y la aparicion de obreros industriales

En el laboratorio artesanal, la principal mano de obra fue familiar, por ejemplo, Enrique Garces era el encargado de elaborar algunos de los medicamentos, luego dos de sus hijos (Manuel y Jorge) y su esposa, Joaquina Borrero, ayudaron en distintas labores en este local de comercio. Pero seria su hijo Jorge, como se indico, quien continuaria las actividades de elaboracion artesanal, pero al no tener los conocimientos suficientes en el tema de la farmacia o medicina--despues de comprar este establecimiento a su madre--, decide contratar diferentes profesionales en el ramo farmaceutico con el fin de continuar la elaboracion de productos medicinales, tradicionalmente elaborados por este negocio. Fue entonces durante 1920 que la Drogueria y Farmacia Jorge Garces B. y sus sucursales iniciaron la contratacion de nuevo personal especializado en la farmacia.

Mas adelante, con la transformacion en laboratorio industrial, la mano de obra en las droguerias paso a cumplir la funcion de vender los productos ofrecidos en estas. No obstante, a la fabrica farmaceutica ingresa una gran cantidad de obreros, los cuales deben centrarse en el funcionamiento de la moderna maquinaria importada; tambien se encuentra el ingreso de tecnicos extranjeros, profesional farmaceutico, enfermeras y personal administrativo. Por lo tanto, para 1935, el numero de personas que laboraban en Laboratorios J.G.B. ascendia a un total de 300 trabajadores (54).

Ademas de los elementos senalados, fue fundamental la publicidad de este establecimiento, que se presento principalmente en la prensa local desde inicios del siglo XIX. Se observa que, en principio, las propagandas se basan en anuncios que dan a conocer a la poblacion la llegada de un producto del exterior o la nueva elaboracion de medicamentos, por ejemplo: "Atencion vinos blancos y tintos, superior calidad, de venta en Farmacia de Enrique Garces" (55). En una segunda etapa de la drogueria y la farmacia se presenta una variada publicidad en la prensa local, en relacion con los medicamentos importados; no obstante, es casi nula la publicidad de productos elaborados en el laboratorio artesanal. Esto bien podia responder a que dichos medicamentos eran realizados con formulas secretas; asi, un anuncio publicitario de "Vermifugo Tropical", elaborado por este establecimiento, permite ilustrar este punto, donde se indica: "el cual esta compuesto por sustancias medicinales rigurosamente losadas y en proporciones terapeuticas" (56).

Finalmente, en una tercera etapa, en la que el laboratorio se transforma en un establecimiento industrial, se evidencian estrategias publicitarias llamativas para los consumidores de los productos J.G.B.; entre estas se encuentran propaganda gratuita, con las revistas denominadas Cotizaciones Farmacia y Drogueria Jorge Garces B. y Lamparilla del Hogar, distribuidas por todo el territorio nacional, y por ultimo, propaganda en prensa local, que se basa en la publicacion de anuncios, principalmente de productos fabricados en el laboratorio.

2.4. Competencia: ausencia de locales y presencia de foraneos

Se identifica que a partir de la segunda mitad del siglo XIX, varios de los medicos con formacion profesional optaron por establecer boticas, pero eran pocos los que se dedicaban a la elaboracion de medicamentos, y sus locales de comercio se enfocaban en la venta de mercancia de tipo medicinal. De ahi que, durante los primeros anos de este establecimiento, no se presento una fuerte competencia en relacion con laboratorios de este tipo. Pues, en realidad, la principal competencia recaia sobre los grandes laboratorios de Estados Unidos, Francia, Alemania e Inglaterra, que surtian una considerable cantidad de medicamentos ofrecidos en las droguerias colombianas.

Esto hizo que empresarios como Jorge Enrique Garces Borrero vieran la necesidad de constituir una industria farmaceutica nacional capaz de competir con los laboratorios extranjeros, intentando asi reproducir medicamentos que estos elaboraban. Cabe destacar que para la decada de los treinta ya se encontraban en el pais importantes laboratorios farmaceuticos (57), muchos creados por emigrantes extranjeros--especialmente los de la Costa--y por profesionales colombianos ubicados en el centro del pais. Fueron varias las industrias farmaceuticas que a nivel nacional generaron competencia a Laboratorios J.G.B.; adicional a esto, en el Valle del Cauca tambien surgieron otros establecimientos de este mismo tipo; no obstante, son creados despues de la decada del cuarenta (58), y no tuvieron la importancia de los laboratorios constituidos por Garces Borrero.

Ahora bien, en sus inicios como laboratorio artesanal, es dificil identificar los productos que se elaboraban--con los que se haria frente a esta industrial internacional--, al no promocionarse en la prensa u otros medios de difusion, por lo que la unica mercancia conocida ante sus consumidores eran los productos importados ofrecidos en la drogueria. Pero desde 1931 se da la difusion propagandistica con la apertura de todos los medicamentos y productos ofrecidos por el laboratorio. Al ampliarse la produccion, y con ella, la introduccion de nuevos medicamentos, se reemplazan automaticamente los productos importados de Estados Unidos y Europa. Por ejemplo, los productos ofrecidos en la Drogueria y Farmacia Jorge Garces B. durante 1932 continuaban siendo de caracter importado, con un 49%; les seguian los nacionales, con un 27%, y, por ultimo, los elaborados por el laboratorio de Garces Borrero, con un 24%. Lo anterior significa que si se unieran los productos realizados a escala local y nacional se obtendria un total de 51%--sobrepasando a los de escala importada--, lo cual demuestra un gran avance en la sustitucion de productos importados y el incentivo del desarrollo de un mercado interno.

Luego de la transformacion industrial del laboratorio se empieza a identificar durante este mismo contexto la aparicion de una gran variedad de medicamentos, que abarcaban la cura o prevencion de todas las enfermedades que se presentaban en los consumidores (59). Al mismo tiempo se observa la cantidad de mercancia, que daba cuenta del rango de accion que se desarrollo en Laboratorios J.G.B., cuyo fin principal se centraba en la expansion de la oferta. En el grafico 1 se pueden observar las cantidades de productos elaborados durante la decada del treinta, que eran introducidos al mercado cada ano por Laboratorios J.G.B.

Ademas se muestra la cantidad de productos farmaceuticos introducidos al mercado entre 1932 y 1937. Por otro lado, cabe aclarar que durante el ano de creacion de Laboratorios J.G.B. (1931) no se observan en la publicidad productos elaborados por este laboratorio, sino que se continua promocionando la mercancia importada que ofrecia la Drogueria Jorge Garces B. Ya para 1932 se da la introduccion de nuevos medicamentos--nueve en total--, basados en insumos como hierro, calcio y yodo. En 1933 y 1934 se identifica una disminucion en la introduccion de nuevos productos al mercado, en comparacion con la cantidad presentada en el ano inmediatamente anterior. En tanto, entre 1936 y 1937 son claves para esta empresa, pues lanzan un total de veintisiete productos al mercado colombiano, una cantidad importante que despues no pudo ser superada, pues a partir de aquellos anos se redujo la introduccion de nueva mercancia hacia los consumidores, por ejemplo, se encuentra que para 1937 se incluyen solo dos nuevos productos. Del mismo modo, ya para la decada de los cuarenta se observa--a traves de diferentes fuentes--que no se realiza ninguna introduccion de nuevos productos, pues durante este periodo se continuaba promocionando la mercancia producida durante la decada inmediatamente anterior.

Finalmente, se puede indicar que existio una gran oferta de productos por parte de Laboratorios J.G.B., que cubria la gran demanda de enfermedades caracteristicas de la epoca. Ademas, dichos productos no solo estaban especializados en curar algunos padecimientos, sino que tambien se relacionaban con la prevencion de futuras enfermedades en el organismo de las personas. Por otra parte, es importante indicar que productos elaborados por grandes laboratorios extranjeros, y que fueron tan famosos en el mercado mundial como Emulsion de Scott, Kola Granulada o Sal de Frutas, fueron productos que los colombianos pudieron consumir en la decada de los treinta gracias a la produccion de Laboratorios J.G.B. No obstante, con la competencia que se presento--despues de la segunda decada del siglo XX--, muchos de estos productos elaborados por este laboratorio salieron del mercado. Sin embargo, existe un producto que aun se sigue consumiendo en el pais, conocido como Kola Granulada J.G.B., o como comunmente lo recuerdan los colombianos: "Tarrito Rojo J.G.B.".

Consideraciones finales

En este articulo se mostro como desde los primeros anos de funcionamiento de su empresa, Jorge Enrique Garces Borrero vio factible la conformacion de una industria farmaceutica en Colombia; sin embargo, dicha idea de transformar su laboratorio artesanal en uno industrial es tardia. Esto debido a que el empresario decidio no tomar el riesgo de invertir en un posible negocio que podia llevarlo al fracaso. Esta incertidumbre de no saber que podia pasar en el futuro hizo que el empresario investigara en el mercado mundial todo lo relacionado con la industria farmaceutica, logrando asi prever los mas minimos riesgos que traeria consigo la constitucion de una empresa de tipo industrial (60).

Cuando Garces Borrero tomo el riesgo de realizar la transformacion, creo nuevas combinaciones de factores productivos dentro de su empresa, es decir, este individuo se convirtio en un agente de la innovacion. Dicha innovacion se basa en lo que Schumpeter llamaba "la introduccion de un nuevo bien o una nueva calidad de un bien" (61), pues esta empresa incluyo en el mercado nuevos productos medicinales. Por otra parte, se dio "la introduccion de un nuevo metodo de produccion", utilizando metodos para la elaboracion de fluidos liquidos y granulados. Del mismo modo, gracias a la importante produccion de medicamentos de J.G.B., se da la "apertura de un nuevo mercado", abasteciendo de esta manera distintas ciudades--como Bogota, Barranquilla, Pasto, Medellin, Honda, Bucaramanga, todas las del Valle del Cauca, entre otras--gracias a las sucursales que la drogueria presentaba o a los distribuidores que el laboratorio contrataba. Finalmente, se identifica tambien "la aparicion de una nueva organizacion", pues Laboratorios J.G.B. logro establecer un orden empresarial, iniciando desde su parte administrativa, al incluir a personas especialistas en el tema de la administracion o de la farmacia en los cargos de gerencia y presidencia. Luego pasando por los tecnicos y farmaceutas encargados del mantenimiento de la maquinaria, en el caso de los primeros, y de proporcionar los componentes necesarios que cada medicamento requeria, en el caso de los segundos. Tambien se encontraban las enfermeras, encargadas de aplicar los medicamentos inyectables a los clientes, y finalmente se encuentran los obreros, que se enfocaban en el manejo de la maquinaria, manufactura, empaque, transporte, entre otros.

Estos logros fueron conquistados por Jorge Enrique Garces Borrero debido a la innovacion y al esfuerzo; sin embargo, en 1944, tras su fallecimiento, continuaron a cargo sus hijos y esposa con el legado de una industria farmaceutica que inicio en 1931. A pesar de que la temporalidad de esta investigacion termina en 1944, es importante resaltar que este laboratorio farmaceutico siguio teniendo exito a traves de los anos; muestra de ello es su permanencia hasta la fecha en el mercado nacional. De hecho, en 2012 un especial presentado por el diario El Pais de Cali identifico a dicha compania como una de las mas importantes de la region indicando que:

"Laboratorios J.G.B. es un legado para la region, considerandose asi, como una empresa 'emblematica', las cuales son empresas que se fundaron en el departamento y que se han consolidado por decadas en el imaginario de los vallecaucanos por la calidad de los productos, por sus servicios eficaces, por la innovacion que han traido a la region y que en el ambito nacional dan brillo al Valle" (62).

Bibliografia

Fuentes primarias

Archivos:

1. Archivo Historico Municipal de Cali (AHMC), Cali-Colombia. Fondo Escribanos-Notarial, serie Notaria Primera; Fondo Escribanos-Notarial, serie Notaria Segunda.

Publicaciones periodicas:

2. El Ferrocarril. Cali, 1894.

3. El Pais. Cali, 2012.

4. El Relator. Cali, 1924, 1925 y 1935.

5. La Razon. Cali, 1937.

6. Revista Lamparilla del Hogar. Cali, 1935 y 1937.

Fuentes secundarias

7. Arango, Luz Gabriela. Mujer, religion e industria: Fabricato 1923-1982. Medellin: Universidad de Antioquia, 1991.

8. Bejarano, Jesus Antonio. El regimen agrario de la economia exportadora a la economia industrial. Bogota: La Carreta, 1978.

9. Belini, Claudio y Marcelo Rougier. El Estado empresario en la industria argentina: conformacion y crisis. Buenos Aires: Manantial, 2008.

10. Botero, Fernando. La industrializacion en Antioquia: genesis y consolidacion, 1900-1930. Medellin: Hombre Nuevo, 2003.

11. Camou, Maria. "Desempeno economico y relaciones de trabajo en la industria uruguaya: la empresa Campomar: 1900-1960". Revista ALHE 19, n.o 1 (2012): 67-97.

12. Candamil, Jairo. "El empresario Jorge Garces Borrero, la empresa J.G.B. y su entorno. Cali-Valle del Cauca 1925-1980", tesis de pregrado, Universidad del Valle, 1997.

13. Cardoso, Fernando. Empresario industriale desenvolvimiento economico no Brasil. Sao Paulo: Difel, 1964.

14. Cerutti, Mario. Propietarios, empresarios y empresas en el norte de Mexico. Mexico: Siglo XXI Editores, 2000.

15. Conde, Jorge. "Industria en Barranquilla para el siglo XIX". Boletin Cultural y Bibliografico 28: n.o 26 (1991): 41-56.

16. Davila, Carlos, compilador. Empresas y empresarios en la historia de Colombia: siglos XIX y XX. Bogota: Grupo Editorial Norma, 2002.

17. Davila, Carlos. "El empresariado colombiano (1850-2010) ?Microcosmos del empresario latinoamericano? Una aproximacion a sus caracteristicas". Revista Apuntes Ciencias Sociales 39, n.o 70 (2012): 29-68.

18. Erazo, Maria Fernanda. "Los caminos del ascenso empresarial en Cali 1900-1944: el caso de Jorge Garces Borrero", tesis de pregrado, Universidad del Valle, 2013.

19. Garcia, Victor. Remedios secretos y drogas heroicas. Historia de los medicamentos en Antioquia 1900-1940. Medellin: La Carreta Editores, 2008.

20. Gestion Ltda. El gran salto de Chile: la historia economica y empresarial vista por estrategia. Santiago de Chile: Editorial Gestion, 1998.

21. Godinez, Rogelio y Patricia Aceves Pastrana. Proyectos, realidades y utopias: la transformacion de la Farmacia en Mexico (1919-1940). Mexico: Universidad Autonoma Metropolitana, 2014.

22. Knight, Frank. Risk, Uncertainty and Profit. Nueva York: Dover, 2006.

23. Londono, Carlos. Origen y desarrollo de la industria textil en Colombia y Antioquia. Medellin: Lealon, 1983.

24. Londono, Jaime. MAC: empresa y familia, medio siglo de energia. Cali: Editorial Norma, 2007.

25. Machler, Tatiana. "La ferreria de Pacho: una ventana de aproximacion". Cuadernos de Economia 6, n.o 7 (1984): 107-131.

26. Mejia, Rubi. El riesgo y la historia empresarial antioquena. Tres casos de estudio. Medellin: Fondo Editorial Universidad Eafit, 2011.

27. Mises, Ludwig Von. La accion humana. Tratado de economia. Madrid: Union Editorial, 2001.

28. Montenegro, Santiago. "La politica arancelaria en la primera fase de la industrializacion". En Crisis mundial, proteccion e industrializacion, editado por Jose Antonio Ocampo y Santiago Montenegro. Bogota: Editorial Norma, 1984.

29. Nahum, Benjamin. Empresas publicas uruguayas: origen y gestion. Montevideo: Ediciones de la Banda Oriental, 1993.

30. Ocampo, Jose Antonio y Santiago Montenegro. Crisis mundial, proteccion e industrializacion. Bogota: Editorial Norma, 2007.

31. Ocampo, Jose Antonio. "Un siglo de desarrollo pausado e inequitativo: la economia colombiana 1910-2010". En Colombia 1910-2010, editado por Maria Teresa Calderon e Isabela Restrepo. Bogota: Taurus, 2010, 119-196.

32. Ordonez, Luis Aurelio. Antonio Dishington: empresario pionero fundador de La Garantia. Cali: Universidad del Valle, s/a.

33. Ordonez, Luis Aurelio. Industrias y empresarios pioneros. Cali 1910-1945. Cali: Universidad del Valle, 1998.

34. Ospina, Luis. Industria y proteccion en Colombia 1810-1930. Medellin: Oveja Negra, 1974.

35. Pedrao, Fernando. "Industrializacion y desindustrializacion en Latinoamerica". Revista ALHE 1, n.o 2 (1994): 79-92.

36. Perez, Julian y Ana Gardey. "Definicion de layout". Definiciones.de <http://definicion.de/layout/>.

37. Poveda, Gabriel. Simesa: medio siglo de siderurgia colombiana. Medellin: Simesa. 1988.

38. Raccanello, Mario. "Industrias aeronauticas y mecanicas del Estado y la logica de la politica economica peronista". Revista ALHE 19, n.o 1 (2012): 177-221.

39. Raymond, Pierre. "De la utopia a la agonia: Historia del fracaso de una inversion industrial pionera en Santander (1907-1980)". En Empresas y empresarios en la historia de Colombia siglos XIX-XX, compilado por Carlos Davila. Bogota: Editorial Norma, 2002, 771-806.

40. Rivero, Maryelis. "La farmacia en Colombia: Sociedad de Farmaceuticos y Revista Farmaceutica 1895-1914". Colombia Grafia n.o 6 (2008): 24-37.

41. Rivero, Maryelis. Laboratorio Roman: origen de la industria farmaceutica en Colombia 1835-1900. Cartagena: Ediciones Tecnologicas de Bolivar, 2005.

42. Saavedra, Maria Claudia. "Empresas y empresarios: el caso de la produccion textil en Antioquia (1900-1930)". En Empresas y empresarios en la historia de Colombia siglos XIX-XX, compilado por Carlos Davila. Bogota: Editorial Norma, 2002, 1215-1248.

43. Schumpeter, Joseph. The Theory of Economic Development. An Inquiry into Profits, Capital, Credit, Interest, and the Business Cycle. Cambridge: Harvard University Press, 1959.

44. Segovia, Rodolfo y Claudia Navarro. "J. V. Mogollon & Cia. (1900-1930) 'Rayando papel'". En Empresas y empresarios en la historia de Colombia siglos XIX-XX, compilado por Carlos Davila. Bogota: Editorial Norma, 2002, 705-736.

45. Solano, Sergio. "Familia empresarial y desarrollo industrial en el Caribe colombiano. El caso de la fabrica de tejidos Obregon". Revista Historia y Cultura 1, n.o 1 (1993): 35-65.

46. Solano, Sergio. "El mundo del trabajo urbano en el Caribe colombiano durante el siglo XIX". En Historia social del Caribe colombiano. Territorio, indigenas, trabajadores, cultura, memoria e historia, editado por Jose Acuna y Sergio Solano Cartagena: La Carreta Editores, 2001, 73-122.

47. Sotomayor, Hugo, Estela Restrepo, Augusto Gomez y Mauricio Perez. El medicamento en la historia de Colombia. Bogota: Laboratorios Schering-Plough, 1997.

48. Tovar, Bernardo. La intervencion economica del Estado en Colombia. 1914-1936. Bogota: Banco Popular, 1984.

49. Uhthoff, Luz. "La industria del petroleo en Mexico, 1911-1938: del auge exportador al abastecimiento del mercado interno. Una aproximacion a su estudio". Revista ALHE 17, n.o 1 (2010): 5-30.

50. Valero, Edgar. "Heroismo empresarial y fomento estatal en la siderurgia del siglo XIX colombiano (1881-1893)". En Empresas y empresarios en la historia de Colombia siglos XIX-XX, compilado por Carlos Davila. Bogota: Editorial Norma, 2002, 595-631.

51. Vasquez, Edgar. Historia de Cali en el siglo XX. Sociedad, economia, cultura y espacio. Cali: Universidad del Valle, 2001.

52. Von der Weid, Elisabeth. "La industria textil en Brasil. Estudio de caso de una empresa en Rio de Janeiro. Las fuentes documentales". Revista ALHE 2, n.o 4 (1995): 47-58.

53. Zuluaga, Julio Cesar. "Emprendimiento e Historia Empresarial. Apuntes para un dialogo interdisciplinario en America Latina". Presentado en 20 Congreso Latinoamericano de Historia Economica y 20 Congreso Internacional de la Asociacion Mexicana de Historia Economica, Mexico, 3-5 de febrero del 2010.

doi: dx.doi.org/10.7440/histcrit62.2016.07

Articulo recibido: 06 de abril de 2015/Aprobado: 11 de septiembre de 2015/ Modificado: 09 de octubre de 2015

Maria Fernanda Erazo Obando

Estudiante de la Maestria en Historia Economica y de las Politicas Economicas de la Universidad de Buenos Aires (Argentina) y licenciada en Historia de la Universidad del Valle (Colombia). Integrante del grupo de investigacion Asociacion: Centro de Estudios Regionales (Categoria A en Colciencias). Entre sus publicaciones se destaca "Palpitando la modernidad: el negocio de bienes raices en Cali (Colombia) a partir del caso de Jorge Garces Borrero, 1900-1944". Revista de Historia Local y Regional HISTORELO 6, n.o 12 (2014): 125-170, doi: dx.doi.org/10.15446/historelo.v6nl2.42068. mafeerazoobando@hotmail.com

Maria Fernanda Erazo Obando

Universidad de Buenos Aires, Argentina

* Este articulo presenta los resultados de la monografia de grado realizada para obtener el titulo de Licenciada en Historia, denominada "Los caminos al ascenso empresarial en Cali: el caso de Jorge Garces Borrero, 1900-1944", Universidad del Valle (Colombia) en 2013. A su vez, esta se inscribio en el macroproyecto denominado "Buscando el crecimiento economico: factores de mercado, industrializacion y desarrollo economico en Cali 1900-1950", el cual recibio financiacion por parte de esta misma Universidad. La autora agradece las correcciones y los aportes del profesor Hugues R. Sanchez Mejia.

(1) En el caso argentino ver: Claudio Belini y Marcelo Rougier, El Estado empresario en la industria argentina: conformacion y crisis (Buenos Aires: Manantial, 2008); para Brasil: Fernando Cardoso, Empresario industrial e desenvolvimiento economico no Brasil (Sao Paulo: Difel, 1964); en relacion con Mexico: Mario Cerutti, Propietarios, empresarios y empresas en el norte de Mexico (Mexico: Siglo XXI Editores, 2000); para paises como Chile: Gestion Ltda., El gran salto de Chile: la historia economica y empresarial vista por estrategia (Santiago de Chile: Editorial Gestion, 1998); y, finalmente, para Uruguay: Benjamin Nahum, Empresas publicas uruguayas: origen y gestion (Montevideo: Ediciones de la Banda Oriental, 1993).

(2) Carlos Davila, "El empresariado colombiano (1850-2010) ?Microcosmos del empresario latinoamericano? Una aproximacion a sus caracteristicas". Revista Apuntes Ciencias Sociales 39, n.o 70 (2012): 35.

(3) Carlos Davila, comp., Empresas y empresarios en la historia de Colombia: siglos XIXy XX (Bogota: Grupo Editorial Norma, 2002).

(4) Entre algunos estudios a nivel latinoamericano se encuentran: Maria Camou, "Desempeno economico y relaciones de trabajo en la industria uruguaya: la empresa Campomar: 1900-1960". Revista ALHE 19, n.o 1 (2012): 67-97; Luz Uhthoff, "La industria del petroleo en Mexico, 1911-1938: del auge exportador al abastecimiento del mercado interno. Una aproximacion a su estudio". Revista ALHE 17, n.o 1 (2010): 5-30; Mario Raccanello, "Industrias aeronauticas y mecanicas del Estado y la logica de la politica economica peronista". Revista ALHE 19, n.o 1 (2012): 177-221; Elisabeth Von der Weid, "La industria textil en Brasil. Estudio de caso de una empresa en Rio de Janeiro. Las fuentes documentales". Revista ALHE 2, n.o 4 (1995): 47-58.

(5) En esta region se identifica la evolucion de la ferreria La Pradera; para mayor informacion ver: Edgar Valero, "Heroismo empresarial y fomento estatal en la siderurgia del siglo XIX colombiano (1881-1893)", en Carlos Davila, comp., Empresas y empresarios en la historia de Colombia: siglos XIXy XX (Bogota: Grupo Editorial Norma, 2002), 595-631.

(6) A principios de 1900, Jose Vicente Mogollon instalo en Cartagena un taller para la encuademacion de libros; varios anos despues, dicho establecimiento inicio su produccion industrial. Vease: Rodolfo Segovia y Claudia Navarro, "J. V. Mogollon & Cia. (1900-1930) 'Rayando papel'", en Carlos Davila, comp., Empresas y empresarios en la historia de Colombia: siglos XIX y XX ( Bogota: Grupo Editorial Norma, 2002), 705-736.

(7) En San Jose de Suaita (Santander) se desarrollo una fabrica de hilados, la cual desaparecio a finales del siglo pasado; vease: Pierre Raymond, "De la utopia a la agonia: Historia del fracaso de una inversion industrial pionera en Santander (1907-1980)", en Carlos Davila, comp., Empresas y empresarios en la historia de Colombia: siglos XIX y XX (Bogota: Grupo Editorial Norma, 2002), 771-806.

(8) Vease: Maria Claudia Saavedra, "Empresas y empresarios: el caso de la produccion textil en Antioquia (19001930)", en Carlos Davila, comp., Empresas y empresarios en la historia de Colombia: siglos XIXy XX (Bogota: Grupo Editorial Norma, 2002), 1215-1248.

(9) Gabriel Poveda, Simesa: medio siglo de siderurgia colombiana (Medellin: Simesa, 1988).

(10) Carlos Londono, Origen y desarrollo de la industria textil en Colombia y Antioquia (Medellin: Lealon, 1983).

(11) Luz Gabriela Arango, Mujer, religion e industria: Fabricato 1923-1982 (Medellin: Universidad de Antioquia, 1991).

(12) Sergio Solano, "Familia empresarial y desarrollo industrial en el Caribe colombiano. El caso de la fabrica de tejidos Obregon". Revista Historia y Cultura 1, n.o 1 (1993): 35-65.

(13) Jorge Conde, "Industria en Barranquilla para el siglo XIX". Boletin Cultural y Bibliografico 28, n.o 26 (1991): 41-56.

(14) Tatiana Machler, "La ferreria de Pacho: una ventana de aproximacion". Cuadernos de Economia 6, n.o 7 (1984): 107-131.

(15) Luis Ordonez, Antonio Dishington: empresario pionero fundador de La Garantia (Cali: Universidad del Valle, s/a).

(16) Jaime Londono, MAC: empresa y familia, medio siglo de energia (Cali: Editorial Norma, 2007).

(17) Algunos laboratorios con estas caracteristicas son: Laboratorios Casasco (Argentina, 1881); Laboratorio de la Calle Palacios (Peru, 1898); Laboratorio Chile (Chile, 1896); Laboratorios Dr. A. Bjarner C.A. (Ecuador, 1925); Organizacion Comercial Belloso (Venezuela, 1910); Laboratorios Grisi (Mexico, 1863); Laboratorios Inti (Bolivia, 1950); Laboratorios Athena (Uruguay, 1930); Laboratorios Lasca (Paraguay, 1935); Laboratorios Zambon (Brasil, 1920); Laboratorios Ancalmo (El Salvador, 1938); Laboratorio Raven S.A. (Costa Rica, 1949), entre otros.

(18) Entre algunos laboratorios que presentaron formacion inicial a gran escala pueden destacarse: Grupo Sidus (Argentina, 1938); Laboratorios Rider (Chile, 1950); Laboratorios Life (Ecuador, 1940); Laboratorios Giempi, C.A. (Venezuela, 1944); Laboratorios Manuell S.A. (Mexico, 1929); Laboratorios Gautier (Uruguay, 1917); Unidad Quimica Farmaceutica Nacional S.A. (Brasil, 1936); Laboratorios Lopez (El Salvador, 1936); Laboratorios Laprin (Guatemala, 1938); Grupo ANCLA (Costa Rica, 1927); Laboratorios Infarma (Honduras, 1952), entre otros.

(19) Fernando Pedrao, "Industrializacion y desindustrializacion en Latinoamerica". Revista ALHE 1, n.o 2 (1994): 79-92.

(20) Maryelis Rivero, Laboratorio Roman: origen de la industria farmaceutica en Colombia 1835-1900 (Cartagena: Ediciones Tecnologicas de Bolivar, 2005), 10.

(21) Hugo Sotomayor et al., El medicamento en la historia de Colombia (Bogota: Laboratorios Schering-Plough, 1997), 126.

(22) Luis Aurelio Ordonez, Industrias y empresarios pioneros. Cali 1910-1945 (Cali: Universidad del Valle, 1998), 143.

(23) Botica, farmacia y drogueria, aparentemente pueden dar a entender lo mismo, presentandose con ello algunas confusiones, sin embargo, "botica" era el lugar donde preparaban medicamentos; "farmacia" es tanto ciencia como profesion de esta ciencia, cuyo fin es prevenir, aliviar y vencer la enfermedad; y finalmente "drogueria" se diferencia del resto de establecimientos de venta de medicamentos porque sus duenos eran comerciantes importadores de todo tipo de productos. Para un analisis mas amplio ver: Victor Garcia, Remedios secretos y drogas heroicas. Historia de los medicamentos en Antioquia 1900-1940 (Medellin: La Carreta Editores, 2008), 206; Maryelis Rivero, "La farmacia en Colombia: Sociedad de Farmaceuticos y Revista Farmaceutica 1895-1914". Colombia Grafia n.o 6 (2008): 5.

(24) Sergio Solano, "El mundo del trabajo urbano en el Caribe colombiano durante el siglo XIX", en Historia social del Caribe colombiano. Territorio, indigenas, trabajadores, cultura, memoria e historia, editado por Jose Acuna y Sergio Solano (Cartagena: La Carreta Editores, 2001), 89.

(25) Los Codex eran libros de recetas con formulas prescritas, siendo utilizados por boticarios, farmaceutas y medicos durante el siglo XIX y XX. Victor Garcia, Remedios secretos y drogas, 128.

(26) Para identificar la herencia dejada por Enrique Garces ver: "Juicio de sucesion", Cali, 21 de noviembre de 1900, en Archivo Historico Municipal de Cali (AHMC), Cali-Colombia, Fondo Escribanos-notarial, serie Notaria Primera, Escritura No 216, t. 105, f. 173.

(27) Enrique Garces Velasco se caso con Joaquina Borrero en 1877, union en la cual concibieron a sus hijos Manuel (1879), Soledad (1881), Rosa (1883), Jorge (1884), Juana (1887), Luis (1888) y Gabriel Garces Borrero (1890). Para ampliar la informacion vease: Maria Fernanda Erazo, "Los caminos del ascenso empresarial en Cali 19001944: el caso de Jorge Garces Borrero" (tesis de doctorado, Universidad del Valle, 2013).

(28) Jesus Antonio Bejarano, El regimen agrario de la economia exportadora a la economia industrial (Bogota: La Carreta, 1978); Fernando Botero, La industrializacion en Antioquia: genesis y consolidacion, 1900-1930 (Medellin: Hombre Nuevo, 2003); Jose Antonio Ocampo y Santiago Montenegro, Crisis mundial, proteccion e industrializacion (Bogota: Editorial Norma, 2007).

(29) "Poder general", Cali, 12 de agosto de 1921, en AHMC, Fondo Escribanos-notarial, serie Notaria Segunda, Escritura No 532, t. 16, f. 95.

(30) El Relator, Cali, 2 de julio, 1924, 7.

(31) Para un analisis sobre la transformacion de la farmacia en paises como Mexico: Rogelio Godinez y Patricia Aceves Pastrana, Proyectos, realidades y utopias: la transformacion de la Farmacia en Mexico (1919-1940) (Mexico: Universidad Autonoma Metropolitana, 2014).

(32) Varios estudiosos senalan una multiplicidad de factores que influyeron para la epoca en las actitudes de los empresarios locales, desde la minima voluntad de asumir riesgos, la falta de capitales, el precario apoyo estatal, hasta la dificultad para hacerse a maquinaria y tecnologia; por ello, muchos empresarios esperaron la maduracion del proceso de industrializacion para transitar al cambio de sus unidades productivas. Julio Cesar Zuluaga, "Emprendimiento e Historia Empresarial. Apuntes para un dialogo interdisciplinario en America Latina", presentado en 20 Congreso Latinoamericano de Historia Economica y 20 Congreso Internacional de la Asociacion Mexicana de Historia Economica, Mexico, 3 y 5 de febrero del 2010, 3.

(33) Luis Aurelio Ordonez, Industrias y empresarios pioneros.

(34) Edgar Vasquez, Historia de Cali en el siglo XX. Sociedad, economia, cultura y espacio (Cali: Universidad del Valle, 2001).

(35) Jairo Candamil, "El empresario Jorge Garces Borrero, la empresa J.G.B. y su entorno. Cali-Valle del Cauca 1925-1980" (tesis de doctorado, Universidad del Valle, 1997).

(36) Luis Ospina, Industria y proteccion en Colombia 1810-1930 (Medellin: Oveja Negra, 1974), 499.

(37) Para una historia del riesgo en Colombia ver: Rubi Mejia, El riesgo y la historia empresarial antioquena: tres casos de estudio (Medellin: Fondo Editorial Universidad Eafit, 2011).

(38) Revista Lamparilla del Hogar 1, n.o 5 (1935): 1.

(39) Frank Knight, Risk, Uncertainty and Profit (Nueva York: Dover, 2006), 264.

(40) Para un analisis sobre la intervencion economica del Estado ver: Bernardo Tovar, La intervencion economica del Estado en Colombia, 1914-1936 (Bogota: Banco Popular, 1984).

(41) Ocampo y Montenegro, Crisis mundial, proteccion, 114-115. Dentro de esta misma tonica ver: Jose Antonio Ocampo, "Un siglo de desarrollo pausado e inequitativo: la economia colombiana 1910-2010", en Colombia 1910-2010, editado por Maria Teresa Calderon e Isabela Restrepo (Bogota: Taurus, 2010), 119-196.

(42) Jorge Garces Borrero se caso con Emma Giraldo Pineda el 10 de abril de 1910 en la ciudad de Cali; de dicha relacion nacieron cinco hijos: Armando, Alvaro, Diego, Jorge y Julia Emma Garces Giraldo, vease: Maria Fernanda Erazo, "Los caminos del ascenso".

(43) "Constitucion de Sociedad", Cali, 28 de junio de 1937, en AHMC, Escribanos-notarial, Notaria Primera, Escritura No 536, t. 8, f. 1.

(44) Termino comun en la lengua inglesa y que no forma parte del diccionario de la Real Academia Espanola; dicho concepto puede traducirse como disposicion o plan y tiene su uso extendido en el ambito de la tecnologia. Julian Perez y Ana Gardey, "Definicion de layout", Definiciones.de, 11 de septiembre del 2016, <http://definicion.de/layout/>.

(45) "Compra", Cali, 18 de octubre de 1937, en AHMC, Escribanos-notarial, Notaria Primera, Escritura No 882, t. 10, f. 166.

(46) Revista Lamparilla 3, n.o 11, 12 y 13 (1937): 29.

(47) Revista Lamparilla 1, n.o 2 (1935): 25.

(48) Revista Lamparilla 3, n.o 22 (1937): 16.

(49) El Relator, Cali, 15 de agosto, 1935, 6.

(50) Joseph Schumpeter, The Theory of Economic Development. An Inquiry into Profits, Capital, Credit, Interest, and the Business Cycle (Cambridge: Harvard University Press, 1959), 66.

(51) La Razon, 1 de abril, 1937, citado por Revista Lamparilla 3, n.o 15 (1937): 5.

(52) Revista Lamparilla 1, n.o 2 (1935): 2.

(53) Santiago Montenegro, "La politica arancelaria en la primera fase de la industrializacion", en Crisis mundial, proteccion e industrializacion, editado por Jose Ocampo y Santiago Montenegro (Bogota: Editorial Norma, 2007), 332.

(54) Revista Lamparilla 1, n.o 5 (1935): 20.

(55) Ferrocarril, Cali, 13 de julio, 1894, 3.

(56) El Relator, Cali, 2 de febrero, 1925, 2.

(57) Algunos de ellos son los laboratorios Roman, LaFrancol, Gomez Plata, Escovar, Samper Martinez, Kiuham, Uribe Angel, Lafont, Tecnoquimicas, Gerco, entre otros.

(58) Entre estos se hallan los laboratorios Universal Farmaceutico, Pedro Marin, Standard Brand Inc. y Uribe Angel.

(59) Entre algunos productos elaborados anualmente por Laboratorios J.G.B. durante la decada de los treinta encontramos: Citronel, Jarabe Yodotanico, Fosfato de Hierro (1932); Tonico de Vida, Insecticida Satanas (1933); Tonico Ovarico, Jarabe de Gualanday, Ferrosan, Tricosan (1934); Emulsion J.G.B., Bronquisol J.G.B., Vermifugo del Valle, Kola Granulada J.G.B., Sal de Frutas J.G.B., Sedocratol J.G.B. (1935); Zarzaparrilla J.G.B., Sedatona J.G.B., Lustrol J.G.B., Bismoquina J.G.B., Sueros J.G.B. y Ovaril (1936); Digestivosa y Bromoformina (1937).

(60) Ludwig Von Mises, La accion humana. Tratado de economia (Madrid: Union Editorial, 2001), 308.

(61) Joseph Schumpeter, The Theory, 66.

(62) El Pais, Cali, 30 de julio, 2012, 10.
Tabla 1. Datos de constitucion Drogueria Jorge Garces B. y
Laboratorios J.G.B (1941)

Nombre                Socios                  Capital

Drogueria Jorge       Jorge Garces Borrero,   $1.200.000 Jorge
  Garces B. Ltda.       Armando, Alvaro,        Garces aporto
                        Diego y Jorge           $800.000 y el
                        Garces Giraldo.         resto de socios
                                                $100.000 c/u.
Laboratorios J.G.B.   Jorge Garces Borrero,   $360.000 Jorge
  Ltda.                 Armando, Alvaro,        Garces aporto
                        Diego y Jorge           $160.000 y el
                        Garces Giraldo.         resto de socios
                                                $50.000 c/u.

Nombre                Objeto

Drogueria Jorge       Compra de drogas y productos
  Garces B. Ltda.       farmaceuticos nacionales y
                        extranjeros, al por mayor y
                        detal; y la introduccion de estos
                        mismos productos.
Laboratorios J.G.B.   Fabricacion y venta de productos
  Ltda.                 medicinales y especialidades
                        farmaceuticas por cuenta propia;
                        la compra y transformacion de
                        materias primas nacionales o
                        extranjeras; la representacion
                        y agencias de casa comerciales,
                        nacionales o extranjeras y en
                        los mismos u otros ramos de
                        negocios

Fuente: elaboracion propia a partir de "Escrituras notariales",
Cali 14 de octubre de 1941, en AHMC, Escribanos-notarial, Notaria
Primera, Escritura No 1281, t. 16, f. 264, y Cali 29 de octubre de
1941, en AHMC, Escribanos-notarial, Notaria Primera, Escritura No
1356, t. 17, f. 250.

Grafico 1. Productos elaborados anualmente por Laboratorios J.G.B.
durante la decada del treinta

# De Productos J.G.B

1932   9
1933   5
1934   7
1935   15
1936   12
1937   2

Fuente: Grafico basado en la publicidad de Revista Cotizaciones
(varios numeros) Revista Lamparilla del Hogar (varios numeros);
El Relator (varios numeros) y El Heraldo Industrial (varios
numeros).
COPYRIGHT 2016 Universidad de los Andes (Colombia)
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Erazo Obando, Maria Fernanda
Publication:Revista Historia Critica
Article Type:Ensayo
Date:Oct 1, 2016
Words:11796
Previous Article:Neoliberalismo y crisis economica: politicas estatales, mercado y agricultores en Chile, 1973-1985.
Next Article:Womack, John. El trabajo en la Cerveceria Moctezuma, 1908. Ciudad de Mexico/Xalapa: El Colegio de Mexico/Fideicomiso Historia de las Americas/H....
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |