Printer Friendly

De la planificacion a la gestion: la necesaria simplificacion de la Ordenacion de Montes.

Titulo corto: Simplificar la ordenacion forestal

Short title: Simplify the forest management

1. Introduccion

1.1. La legislacion nacional en materia de Ordenacion de Montes

El Plan Forestal (MMA, 2002) es la aplicacion en el tiempo y en el espacio de la Estrategia Forestal Espanola, y pretende estructurar las acciones necesarias para el desarrollo de una politica forestal basada en los principios del desarrollo sostenible, la multifuncionalidad de los montes, la contribucion a la cohesion territorial y ecologica y la participacion publica y social en la formulacion de politicas, estrategias y programas, proponiendo la corresponsabilidad de la sociedad en la conservacion y la gestion de los montes, con una vigencia de 30 anos. Entre las 150 medidas que contiene, cabe destacar las siguientes: i) La exigencia de elaborar unas Instrucciones Basicas de Ordenacion y Aprovechamiento de Montes; ii) El establecimiento de Planes de Ordenacion de Recursos Forestales (PORF) como instrumentos de planificacion forestal a escala comarcal; iii) El impulso de la Gestion Forestal Sostenible a traves de la Ordenacion de Montes; iv) El apoyo a la Certificacion Forestal; v) El fomento de la selvicultura; vi) El apoyo a la vigilancia, prevencion y extincion de incendios forestales y vii) Las directrices y modelos de gestion en espacios forestales de la Red Natura 2000, junto con el fomento del asociacionismo forestal entre otras medidas.

La Ley 43/2003 de Montes (modificada por la Ley 10/2006, de 28 de abril), de 21 de noviembre introduce una importante novedad con respecto a la planificacion tecnica de ambito forestal (SECF, 2011), ya que determina con caracter general para la totalidad de montes publicos y privados, salvo aquellos que no alcancen la superficie minima que cada CC.AA. determine, la obligatoriedad de disponer de un Proyecto de Ordenacion, Plan Dasocratico u otro instrumento de gestion equivalente, a diferencia de la Ley de Montes de 1957, la cual quedo derogada y, en la que solo resultaba prescriptiva la redaccion de Proyectos de Ordenacion y Planes Tecnicos en el caso de Montes de Utilidad Publica (MUP), montes protectores y montes privados de relevante importancia forestal, economica o social. Para lograr tal fin, la ley actual, establece que el Ministerio de Medio Ambiente y las Comunidades Autonomas impulsaran tecnica y economicamente la ordenacion de todos los montes y, a traves de la Conferencia Sectorial previa consulta al Consejo Nacional de Bosques, elaboraran las "Instrucciones basicas para la ordenacion y el aprovechamiento de montes" que deberan ser informadas por la Comision Nacional de Proteccion de la Naturaleza y propuestas para su aprobacion por Real Decreto. Ademas, se establece un plazo de 15 anos, desde su entrada en vigor para desarrollar este proceso general de planificacion.

Estas instrucciones determinaran necesariamente: a) La adaptacion a los montes espanoles de los criterios e indicadores de sostenibilidad, su evaluacion y seguimiento, de conformidad con los criterios establecidos en resoluciones internacionales y convenios en los que Espana sea parte y, en particular, los requeridos para los montes incluidos en la Red Natura 2000; b) El contenido minimo de los Proyectos de Ordenacion y de los Planes Dasocraticos para la gestion sostenible de los montes y de sus correspondientes revisiones.

La superficie forestal total en Espana supone un total de 27,53 millones de hectareas, un 54,38% de la superficie total. Dicha superficie, esta compuesta por zonas arboladas (18,27 millones de hectareas) y, desarboladas (9,26 millones de ha). En el ano 2009, se estimaba que el 12,7% de la superficie forestal y, un 18,9% de la superficie arbolada (3,48 millones de ha), tenia redactado un Proyecto de Ordenacion Forestal, Plan Dasocratico o un Plan Tecnico de Gestion, si bien, se estima que en estos ultimos anos se ha avanzado en esta materia, en gran medida gracias al impulso del proceso de certificacion de la gestion forestal (SECF, 2011). El esfuerzo de planificacion se ha concentrado en los montes publicos, suponiendo en el ano 2006, un 68,5% de la superficie total planificada, lo que supone la ordenacion del 28% de la superficie forestal publica (SECF, 2011). En los terrenos privados, si bien, tambien se ha producido un considerable aumento, afectando en 2006, a algo mas de un millon de hectareas, un 31% de la superficie total ordenada en Espana, esta cifra solo representa un 6% de la superficie forestal privada.

1.2. Las Instrucciones de Ordenacion

Las primeras Instrucciones de Ordenacion de Montes en Espana fueron aprobadas en el ano 1857 (Gonzalez, 2004) y, en ellas, se han basado los "Proyectos de Ordenacion de Montes Arbolados" realizados (Gonzalez et al., 2006). Estas instrucciones, esbozan el esqueleto de un Proyecto de Ordenacion tradicional compuesto por: Titulo I. Inventario (Estado Legal, Natural, Forestal y Estado Socio-economico) y Titulo II. Planificacion (Fundamentos y Fines de la Ordenacion, Plan General, Plan Especial e Indicadores de Gestion Sostenible). Ya, entonces, se afirmaba que "para llevar a efecto la ordenacion de provisiones de montes se ejecutaran en cada una de las operaciones de reconocimiento, un inventario, asi como la ordenacion, aprovechamiento y revision ". Desde entonces, se aprobaron cinco revisiones, las ultimas, en 1970. La estructura de un Plan de Ordenacion debe contener, un Titulo I (Inventario) y un Titulo II (Planificacion u Ordenacion propiamente dicha), que consta de:

* Zonificacion del monte, confirmacion o revision de la obtenida en el Inventario

* Determinacion de objetivos, generales de la Ordenacion y, particulares, del monte

* Planificacion a largo plazo, de caracter indicativo o Plan General

* Planificacion a medio plazo, de caracter ejecutivo o Plan Especial

* Ejecucion de lo planificado en el Plan Especial o en los Planes Anuales y,

* Control o revision de la Ordenacion. Este esquema se revisa periodicamente al concluir cada Plan Especial, comparando las actuaciones planificadas y, las ejecutadas realmente, y conduce a la formulacion de un nuevo Plan Especial y a la posible revision de las lineas generales que marcan la planificacion a largo plazo.

1.3. Las instrucciones de Ordenacion Autonomicas

En 1999, la Junta de Castilla y Leon (BOCYL,

1999) publico un Decreto por el cual aprobaba las "Instrucciones Generales para la Ordenacion de los Montes Arbolados en Castilla y Leon ". Estas instrucciones contienen 305 articulos y entran en mayor nivel de detalle, en cuanto al calculo de existencias, entre otros aspectos, que las anteriores instrucciones (Garcia et al., 1999). En la misma linea, en 2004, la Junta de Andalucia (BOJA, 2004), publico la orden por la cual aprobaba las "Instrucciones Generales para la Ordenacion de Montes de la Comunidad Autonoma Andaluza", constituidas tambien por un gran numero de articulos (324 para la Ordenacion de Montes y 127 para elaborar los Planes Tecnicos). Recientemente, la Consejeria de Medio Ambiente y Ordenacion del Territorio de la Comunidad Autonoma de Madrid (CMAOT-CAM, 2010), tambien aprobo unas Instrucciones de Ordenacion de Montes, que constan de 249 articulos. Las Instrucciones de Castilla-La Mancha estan, en la actualidad, en proceso de aprobacion. Todas ellas siguen el esquema tradicional de: I. Inventario; II. Determinacion de usos y III. Planificacion a corto y medio plazo.

En paralelo, algunas CC.AA. comienzan a crear modelos divergentes con respecto a los modelos actuales de Ordenacion de Montes. Por ejemplo, la Comunidad Foral de Navarra, aprobo en el ano 1998, los Pliegos de Condiciones Tecnicas para la redaccion de Proyectos de Ordenacion y Planes Tecnicos de Gestion. En los mismos, se da plena libertad al gestor para la eleccion del metodo de ordenacion y el tipo de inventario a realizar (Gonzalez et al., 2006). Esta simplificacion, ha modificado la metodologia de elaboracion de ordenaciones forestal, incluyendo todos los usos, recursos y valores del monte, analizando sus compatibilidades y designando diferentes objetivos para cada masa forestal arbolada, formacion de matorral, asi como, zona de pastos inventariados. Esto ha supuesto una mayor focalizacion en la interrelacion existente entre el arbolado, el ganado, las especies protegidas u otros recursos o valores quedando estos por primera vez integrados que en los calculos, que aunque importantes, han pasado a un segundo plano, intensificandose, los aspectos relacionados con la gestion. La Ordenacion por Rodales se generalizo de forma natural en perjuicio de otros metodos, como los del tramo unico o movil (Olabe et al., 2010).

Cataluna aprobo en 1994, los Planes Tecnicos de Gestion y Mejora Forestal (PTGMF), y en el ano 2003, publico las Instrucciones Generales para la redaccion, aprobacion y revision de los Planes Tecnicos de Gestion y Mejora Forestal. En dicha norma, se regula el contenido de dichos planes para fincas mayores o iguales a 25 hectareas, asi como, el contenido de los Planes Simples de Gestion Forestal (para fincas < 25 ha) y aplicables, tanto a montes publicos como privados. Estas normas son muy singulares, ya que rompen la estructura tradicional de un Proyecto de Ordenacion, evitando la elaboracion de un inventario. En concreto, los epigrafes de los capitulos que debe contener un PTGMF son los siguientes:

a) Situacion legal y administrativa

b) Descripcion de la finca

c) Aprovechamiento de los ultimos anos

d) Infraestructura de prevencion y lucha contra incendios

e) Definicion de objetivos

f) Parcelacion

g) Caracteristicas de la planificacion

h) Programa de aprovechamientos y mejoras

i) Resumen economico

j) Ficha descriptiva de las unidades de actuacion

k) Cartografia

l) Planos

Al mismo tiempo que han aparecido Planes Tecnicos de Gestion alternativos a las Instrucciones de Ordenacion, tambien, es necesario mencionar dos tendencias, que si bien no constituyen una ordenacion en el sentido tradicional en si, pueden ser consideradas como modelos alternativos de buena gestion forestal sostenible, las tecnicas de Ordenacion por Rodales (Olabe et al., 2010), y la Certificacion Forestal. En este ultimo sentido Aunos (2008) se pregunta si estamos asistiendo a ordenaciones meramente nominales, asumiendo su insatisfactorio seguimiento, con el unico objeto de ampliar la superficie ordenada y poder asi con ello integrarla en la certificacion forestal.

Ambas estan suponiendo un paso en la simplificacion y flexibilizacion de las tecnicas de ordenacion. En relacion a la primera, una de las principales caracteristicas de este metodo es la planificacion a corto plazo (Plan Especial), que constituye el nucleo de la ordenacion y su flexibilidad radica en la posibilidad de planificar de forma independiente cada rodal en funcion de sus necesidades y/o potencialidad especifica (Gonzalez et al., 2006). Tambien en este sentido Aunos (2008) se vuelve a preguntar si no seria preferible entonces centrar mas el esfuerzo en garantizar el cumplimiento de las intervenciones planificadas, a traves de ayudas a la ejecucion de los tratamientos selvicolas prescritos, que no en incrementar las superficies ordenadas.

En la actualidad, el metodo de Ordenacion por Rodales se utiliza, de manera generalizada, en Navarra desde la aprobacion de los Pliegos de Condiciones Tecnicas en el ano 1998, asi como, en el Pais Vasco, y tanto, en montes publicos como privados de Cataluna. En relacion a la consideracion de la Certificacion Forestal como un Modelo de Gestion Sostenible, es preciso comentar, que si bien, nunca fue entendida como un sustituto de la Ordenacion de Montes, en la actualidad, esta asumiendo dicho rol, en la medida en que la cuantificacion de las existencias, esta adquiriendo en muchos montes, especialmente los mediterraneos, cada vez menos peso en detrimento de los servicios ambientales y sociales del monte (Campos, 2010, Campos et al., 2008, Campos y Caparros, 2009). La Certificacion Forestal es un metodo de gestion forestal sostenible radicalmente diferente, que parte del establecimiento de criterios e indicadores de gestion forestal sostenible, ecologicos, economicos y sociales, en lugar de una planificacion y cuantificacion de las existencias, asi como de la organizacion espacio temporal de su aprovechamiento.

En concreto, el sistema PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification schemes) promovio el desarrollo de las normas oficiales espanolas UNE 162002-1 y 162002-2 sobre gestion forestal sostenible, basadas en criterios e indicadores paneuropeos y de aplicacion en todo el territorio espanol. Tanto el sistema PEFC como el FSC (Forest Stewardship Council) pueden garantizar que la gestion de un monte es sostenible siempre y cuando se cumpla con sus criterios propios, los cuales incluyen, pero no definen la existencia de un instrumento de gestion. En el ano 2009, en Espana, la superficie forestal certificada mediante los sistemas FSC y PEFC era de 0,13 y 1,12 millones de ha, respectivamente, lo que suponia un 6,8 % de la superficie arbolada (SECF, 2011).

2. ?Por que simplificar las Instrucciones de Ordenacion?

La ordenacion forestal ha sido, y debe seguir siendo, el instrumento de planificacion optimo para la gestion de los espacios forestales, tanto en ecosistemas naturales como en masas artificiales. Sin embargo, en las ultimas decadas hemos asistido en Espana a una perdida de confianza en los metodos de ordenacion empleados tradicionalmente, un proceso que ya se habia producido con anterioridad en el resto de Europa especialmente por parte de propietarios particulares (De Turckheim, 1992, Schutz, 1997).

En concreto De Turckheim encabeza el movimiento de selvicultura proxima a la naturaleza o PROSILVA que en palabras de Garcia Abril (2007) es incompatible con "las programaciones rigidas en las que los documentos de ordenacion se transforman en objetivos, en vez de medios destinados a la mejora del monte" abandonando "una vision de la gestion proxima a la naturaleza, que busca adaptarse al monte para guiarlo tanto para su mejora, como para cumplir nuestros objetivos con el menor esfuerzo y gasto". Los Proyectos de Ordenacion de Montes estructuran la planificacion mediante los denominados "metodos de ordenacion" (Gonzalez et al., 2006), sistemas de organizacion de la cubierta arbolada y, por tanto, de la regeneracion, que tienen como objetivo principal garantizar la persistencia del bosque. Entre estos metodos, los conocidos metodos de ordenacion "por tramos", no debe olvidarse, se han aplicado en Espana en un gran numero de montes arbolados y han desempenado un papel decisivo, tanto en la conservacion como en la ampliacion de importantes superficies forestales, durante epocas en las que la demanda de productos forestales era muy elevada, lo que ponia en peligro, la existencia misma de nuestros bosques. Estos autores senalan que "estos metodos tienen como principal punto debil la excesiva rigidez temporal, espacial y especialmente silvicola, que supone en muchos casos una clara dificultad para su aplicacion real. Se pone asi en peligro la continuidad de la gestion a medio plazo, y por tanto no se garantiza la conservacion de los montes y la sostenibilidad en su uso".

Rojas (2011), afirma que los cambios profundos, en las demandas sociales y ambientales, asi como, la experiencia adquirida tras anos de aplicacion de esquemas de planificacion rigidos y monofuncionales, han motivado un cambio en la concepcion de la ordenacion y planificacion de los recursos forestales. Desde una perspectiva mas pragmatica, tanto los modelos catalan y navarro como los procedentes de la certificacion forestal abogan por una simplificacion, que en ultima instancia, puede permitir la generalizacion de la ordenacion a un mayor numero de montes, al abaratarla cuantiosamente. Esta segunda perspectiva, como veremos, encaja mejor con el concepto de externalidades, que actualmente, puede tener un mayor valor que la propia madera (1) (MMA 2002).

Sin embargo, no todos los autores consideran que debe abandonarse el modelo tradicional de ordenacion. La estructura clasica es defendida por autores como Gonzalez (2004), quien justifica la necesidad de desarrollar dichas normas basandose en tres argumentos: i) el interes publico de la ordenacion como defensa frente a los aprovechamientos abusivos y desordenados; ii) la necesidad de organizar de forma cientifica y economica la produccion forestal; iii) la aplicacion a los montes de los avances en dasonomia. En el presente articulo, se propone una simplificacion generica de los actuales modelos, de modo que de acuerdo con Gonzalez (2004), tengan como objetivo garantizar el interes y proteccion de los bosques, si bien, no necesariamente lo hagan garantizando la organizacion cientifica de la produccion, ni apliquen las mejoras tecnicas dasonomicas, si no son necesarias, y ademas resultan excesivamente caras. Estas dos ultimas premisas, creemos que pueden ser solventadas, si el peso de la gestion forestal sostenible (en cuanto a extraccion de madera se refiere) se hace recaer sobre un buen senalamiento y no sobre la planificacion. Un ejemplo de como hacerlo puede encontrase en Garcia Abril (2007), quien explica como desde la gestion proxima a la naturaleza este senalamiento preconiza usar la dinamica natural y el arbol individual dentro de la masa como unidad de gestion de la masa forestal realizando intervenciones detalladas y cuidadosas que juzguen el destino de cada arbol segun criterios economicos, funcionales y ecologicos, de cada arbol en concreto. Un arbol permanecera en el monte mientras siga acumulando valor dinerario, o realice una funcion protectora o formadora sobre otros, o sin tener ninguna ventaja selvicola o economica apreciable, su permanencia no origine ningun perjuicio y puede cumplir funciones paisajisticas, de refugio o de aumento de la diversidad. Los tratamientos intermedios y la produccion de madera de pequenas dimensiones queda reducida al minimo, y por lo tanto los gastos, al tiempo que la capacidad productiva se dirige hacia los arboles de mayores dimensiones y que los senalamientos procuran que sean los mejor conformados. La actuacion puntual o en pequenos grupos trae, como consecuencia conduce a, la irregularizacion de la estructura, pues no hay un tiempo limite para que un arbol permanezca en el monte.

A continuacion, se discuten, los argumentos a favor de la simplificacion de las Instrucciones de Ordenacion actuales:

2.1. Los Proyectos de Ordenacion deben ser utiles y utilizados

Un Proyecto de Ordenacion se concibe desde su formulacion inicial como un instrumento de planificacion de la gestion integral del conjunto de valores y funciones del monte (Gonzalez et al., 2006); sin embargo, hasta hace pocos anos se han basado, en las mentalidades y demandas sociales de cada epoca y en una gestion que daba prioridad a las producciones directas del monte: madera y lenas, corcho, pastos, resinas, etc.

Montero (2008), recoge la opinion de los distintos actores forestales, para los cuales, resulta positivo disponer de un instrumento de ordenacion. No obstante, en muchas ocasiones se han redactado proyectos complejos, dificiles de entender por todas las partes implicadas en su ejecucion, por lo que, muchas veces, no han llegado a desarrollarse (Sanjuanbenito, 2011; Olabe et al., 2010).

Por ello, Sanjuanbenito (2011) aboga por elaborar Proyectos de Ordenacion que sean: 1) sencillos (cuanto mas sencillos sean, mas probable es su ejecucion); 2) consensuados (deben ser impulsados por los gestores de los montes que tengan necesidad de poseer un instrumento de gestion para actuar en el monte y, redactados por ellos mismos y, en el caso, de que sean redactados por terceros, debe hacerse en perfecta coordinacion con el gestor, ademas deben ser discutidos con la propiedad y con el resto de sectores economicos implicados; 3) necesarios (deben responder a unas demandas basicas de la sociedad y plantear objetivos acordes con una posible planificacion establecida a una escala superior; 4) multifuncionales (han de comprender toda la gama de actuaciones que se desarrollaran en el monte); 5) viables tecnica y economicamente (en la practica, muchas ordenaciones no se llegan a ejecutar porque dependen en gran medida de la disponibilidad tecnica y presupuestaria de la Administracion, la cual, en ocasiones no dispone de tecnicos suficientes para hacer el seguimiento y control necesario; 6) divulgadas y accesibles (una ordenacion no deja de ser un planteamiento de gestion sostenible que el gestor desarrolla en un territorio).

2.2. El Inventario y los costes de los Proyectos de Ordenacion deben moderarse

El elevado coste de los Proyectos de Ordenacion, en muchas ocasiones, condiciona la capacidad de las Administraciones Publicas para ampliar la superficie ordenada, ya que son estas las que financian ampliamente estos costes, tanto en montes publicos como privados. Un abaratamiento en la ejecucion de estos proyectos posibilitaria la extension de la superficie ordenada. Ello seria posible, mediante una adecuada determinacion de objetivos y una simplificacion del inventario.

El coste de un Proyecto de Ordenacion "tradicional" varia entre 20-40 [euro]/ha (Gonzalez et al., 2006) o 40-50 [euro]/ha (Montero, 2008). La subvencion que aporta la Comunidad de Madrid, por ejemplo, oscila entre 38-60 [euro]/ha, dependiendo de la superficie del monte. El principal problema que surge en la realizacion de los inventarios forestales en montes privados es el coste economico que suponen (Farriol i Almirall y Cervera i Zaragoza, 2005). El coste del inventario segun Gonzalez et al., (2006) supone el 60% del presupuesto de un Proyecto de Ordenacion.

En el ano 2007, la Diputacion de Barcelona publico el manual titulado "Los Planes de ordenacion forestal en bosques de titularidad municipal". Estos planes estan enfocados a bosques productivos del Pirineo y mantienen el inventario de existencias maderables, si bien, recomiendan utilizar los valores del II Inventario Forestal Nacional, asi como, la utilizacion de los valores de crecimiento corriente y volumenes unitarios de anteriores ordenaciones y, en el caso, de no disponer de la informacion anterior proponen calcular una tarifa de cubicacion personalizada para el bosque concreto objeto de ordenacion, mediante la cubicacion de arboles tipo, si bien, se especifica textualmente que "este es un proceso costoso y laborioso que se intentara evitar". Este modelo de ordenacion establece ademas un balance previo y basico que justifique la inversion, tanto del plan como de la gestion que implicaria el mismo. Tambien se incluye una simplificacion del inventario, lo que, en teoria, permitiria la elaboracion de un mayor numero de planes al disminuir su coste. El Plan Tecnico de Gestion y Mejora Forestal de Cataluna (PTGMFC) ha permitido ordenar 400.000 ha (28 % de la superficie forestal privada). En la actualidad, existen casi 2.900 Planes de Gestion vigentes, mediante Ordenacion por Rodales.

A este respecto, segun Aunos (2008), el inventario debe disenarse teniendo siempre presente que su finalidad es la de informar sobre los elementos que van a condicionar la planificacion y, en consecuencia, no puede quedar englobado dentro del proyecto como un capitulo aseptico, frio y distante, sino que debe detallar y justificar en que medida ciertas actuaciones favorecen o limitan determinados objetivos. Una propuesta en esta linea es adecuar los costes y la intensidad del inventario a los usos previstos mediante una predefinicion de usos y objetivos. Ademas, resulta obvia la necesidad de economizar costes en su elaboracion, a cuyos efectos se apuntan algunas medidas:

* Prescindir del inventario propiamente dasocratico, o bien, en todo caso, realizarlo con un nivel menos exigente de fiabilidad estadistica, en aquellos cuarteles o cantones en los que, por tener ya establecida una vocacion predeterminada (proteccion, conservacion integral, ...), no van a ser objeto de actuaciones durante el Plan Especial.

* Admitir un menor grado de rigor estadistico en la elaboracion de algunas variables dasocraticas. Esto permitiria reducir el tamano de la muestra y poner un mayor enfasis en describir la organizacion estructural de la masa desde un enfoque silvogenetico.

* Omitir la determinacion de aquellas variables que, exigiendo una toma de datos prolija y onerosa, su coste de elaboracion no se corresponde con la relevancia de la informacion que suministran.

* Huir de la obsesion atavica en adoptar siempre el volumen como variable de control y centrar el analisis, en ocasiones, sobre otras variables mas sencillas de medir (por ejemplo, el area basimetrica), ya que, a fin de cuentas resultan mas determinantes para decidir la aplicacion de intervenciones silvicolas.

* Potenciar el empleo de otras fuentes indirectas (inventarios a gran escala como los Inventarios Forestales Nacionales), en particular, para el calculo de los volumenes.

Sobre este ultimo aspecto hay que apuntar, la posibilidad de utilizar herramientas dasocraticas de escala regional que, ademas de un abaratamiento de costes, permiten la unificacion de criterios de medicion y de gestion de las masas forestales. En este sentido, es muy interesante la creacion de ecuaciones de perfil a escala regional. A este respecto, existen algunas experiencias, como la de Castilla y Leon, que disponen de ecuaciones de perfil para cubicar las principales especies forestales, la Comunidad de Madrid dispone de la ecuacion de perfil para pino silvestre, Extremadura para pino negral. (Rodriguez y Fernandez, 2009). Tambien son muy interesantes, el uso de ecuaciones generalizadas de variables dasometricas y diagramas de manejo de densidad, tanto para reducir costes como para unificar criterios.

Es necesario mencionar tambien, el amplio desarrollo que ha adquirido en los ultimos anos la tecnologia LIDAR (Light Detection and Ranging) como sistema activo de teledeteccion. Su capacidad para localizar tridimensionalmente troncos, ramas, copas de los arboles o doseles arboreos, permite obtener una informacion tridimensional del monte, que hoy en dia, gracias al Plan Nacional de Ortofotografia Aerea (PNOA) (2) puede estar disponible a un precio practicamente gratuito en la mayoria de las CC.AA. Esta informacion LIDAR tridimensional, puede convertirse en la herramienta mas potente para realizar un inventario forestal, analizar la estructura de una masa arborea, estimar las existencias de biomasa o madera, detectar las zonas mas vulnerables frente a incendios o localizar los habitats mas adecuados para ciertas especies de fauna o flora protegida. La tecnologia LIDAR permitira, en breve, sustituir un inventario clasico (por ejemplo, basado en la medicion de 5 a 10 datos de diametros y alturas por hectarea, con un tamano de muestra del 1% aproximadamente), por otro modelo, basado en un vuelo LIDAR que maneje un volumen de informacion entre 10.000 y 40.000 datos de alturas de la vegetacion y densidades de volumen por hectarea con un tamano de muestra del 100%, donde la informacion de alturas de la vegetacion se obtendra de forma continua y sin huecos en toda la superficie (3) (Agresta, 2012).

2.3. La posibilidad de una masa forestal no siempre requiere un calculo exhaustivo

Un indicador cuantitativo de la sostenibilidad de la produccion de madera y lena puede ser el balance entre el crecimiento neto anual de las masas forestales y la extraccion de madera y lena que en ellas se realiza. El crecimiento neto de madera en Espana en 2005 se estimo en 46,20 millones de [m.sup.3] con una extraccion de 19,10 millones de [m.sup.3], lo que supone un aprovechamiento del 41,3 % del crecimiento obtenido en nuestros bosques, valor claramente inferior a la posibilidad de corta (SECF, 2011).

Estos datos refuerzan la idea de la escasez de la rentabilidad de los productos forestales directos y, tambien, del valor creciente que van adquiriendo las externalidades en muchos de los servicios que proporciona el monte, con una funcion fundamentalmente protectora de la mayor parte de nuestros bosques. Por lo tanto, sera preciso, determinar el objetivo de produccion, unicamente donde sea rentable. Por otra parte, la cuantificacion de la posibilidad se puede realizar de un modo aproximado e iterativo, mediante datos mucho mas sencillos de obtener, como el peso de los camiones cargados y descargados de madera, o bien, sencillamente anotando las extracciones en periodos consecutivos, siempre y cuando, estas se hagan con cuidado y basadas en posibilidades genericas que nos indique, por ejemplo, el Inventario Forestal Nacional u otros valores de referencia historicos para dicha zona.

Olabe et al. (2010), senalan como la experiencia Navarra pone de manifiesto que si se quiere planificar la totalidad de los terrenos forestales de dicha Comunidad con celeridad, no es posible, salvo en casos excepcionales y en montes muy particulares, elaborar Proyectos de Ordenacion como los actuales. Para lograr que esto, no vaya en detrimento de la gestion forestal ni de la ordenacion en si misma se sugiere la necesidad de contar con diferentes instrumentos de planificacion. A escala territorial, proponen planes que incluyan parametros que contengan informacion socio-economica, del medio natural, de la fauna o flora protegidas, de los espacios naturales, de las plagas y enfermedades y de las directrices de gestion silvicola, asi como, un buen numero de indicadores de Certificacion Forestal, sin olvidarnos de los modelos en los que se tome en consideracion la participacion de los responsables de la gestion forestal a nivel comarcal. De este modo, los Proyectos de Ordenacion, a nivel "monte", podran centrarse basicamente en determinar los tipos de masa y desarrollar los Planes Especiales, incluyendo a su vez, aquellos indicadores de certificacion necesarios. Por otra parte, dentro de "Los Planes de ordenacion forestal en bosques de titularidad municipal" en Cataluna (Diputacion de Barcelona, 2007), se propone desarrollar unas instrucciones basadas en aspectos generales, instrucciones basicas que regulen el contenido, proporcionen pautas y velen para que no haya incompatibilidades en los planeamientos que se realicen y que se basen en un adecuado conocimiento del territorio.

Por ultimo, cabe destacar, como en muchos lugares centroeuropeos, los selvicultores no hacen un inventario exhaustivo de sus montes, y menos aun, con la regularidad y siguiendo los metodos que propone la ordenacion tradicional y, sin embargo, estos montes se han gestionado siempre de forma sostenible, ya que el selvicultor posee un conocimiento exhaustivo de los mismos y sabe, perfectamente, lo que debe cortar cada ano (4).

2.4. El valor de los ecosistemas forestales es mayor por su existencia que por su produccion

La valoracion economica de los ecosistemas forestales tiene sentido, en la medida que nos aporta informacion, sobre la valoracion que la sociedad hace sobre su conservacion y, lo que realmente, estamos dispuestos a gastarnos en ella. En Espana, el gasto publico medio en nuestros bosques, incluyendo bienes y servicios, fue en 2009 de 41 [euro]/ha (SEFC, 2011).

El Plan Forestal Espanol (Ministerio de Medio Ambiente, 2002) estima que la renta de nuestros montes asciende a 2.720 millones de [euro]/ano, lo que supone un valor economico integral de 136.000 millones de [euro]. Para este calculo, se ha considerado la suma de las rentas de los elementos que han sido valorados, por disponer de un metodo adecuado, eliminando duplicidades, asi como, la renta obtenida aplicando el metodo de Valoracion Contingente, tanto por el no uso, como por el uso recreativo-social del paisaje. En concreto, se estima que considerando unicamente la produccion de madera, la renta obtenida seria de 766 millones de [euro], de los cuales, 24,54 correspondian a los Montes de Utilidad Publica. El uso recreativo aporta una renta de 646 millones de [euro]/ano y, el ambiental, es decir, la disponibilidad a pagar por la conservacion de nuestros montes, supondria 57 millones de [euro]/ano (comprendiendo un Valor de no uso de 37 millones de [euro] y un valor de uso recreativo-social del paisaje de 20 millones de [euro] para todos los bosques espanoles). Estos datos, suponen que el valor economico total de los montes seria de 99 [euro]/ha, de los cuales, la produccion de madera solo supone alrededor del 28% del mismo.

Merlo y Croitoru (2005), afirman que el valor de los montes espanoles en terminos de la demanda estimada tiene un Valor Economico Total (VET) minimo, en los bosques mediterraneos, aproximadamente de 90 [euro]/ha, teniendo, en este caso concreto, los ecosistemas forestales un valor economico por sus servicios mayor, un 72%, que por los bienes vendidos en el mercado, un 28%. Esta distancia entre valor y gasto publico efectuado en ellos, muestra como los pagos por servicios ambientales son una herramienta util en la medida que captan un valor adicional al valor de mercado, es decir, el valor de las externalidades positivas de las cuales nos beneficiamos, permitiendo poner nuestros montes a disposicion de la conservacion. En este sentido, las ordenaciones deben ser sobre todo documentos que tiendan a garantizar la provision de estos servicios, por otra parte, dificilmente cuantificables con exactitud, pero que son los que mayor valor tienen para la sociedad. De nuevo, en este sentido, se observa el creciente interes que estan teniendo los sistemas de criterios e indicadores como sustitutivos de los metodos de cuantificacion cientifica (Espinal y Martinez de Anguita, 2011).

2.5. La Red Natura 2000 exige a los bosques que ante todo sean habitats.

Como explica Tiscar (2007), la idea de utilizar el modelo de monte "normal" como marco de referencia o, mejor dicho, el objetivo de crear un monte normal partiendo de un monte real que debe transformarse, puede ser interesante desde el punto de vista empresarial, pero no lo es desde el punto de vista de la conservacion, simplemente, porque la naturaleza no es homogenea, lo cual requiere modificar la estructura mas tradicional de las ordenaciones forestales que tienden a crear un modelo de monte que introduce un importante grado de artificialidad y, que es por tanto contraproducente para la biodiversidad. La Red Natura 2000, se basa en la designacion de una "red ecologica coherente" de espacios protegidos sobre la base de criterios biologicos, compuesta por una parte, por las Zonas Especiales de Conservacion (ZEC), lugares que contribuyan de forma apreciable al mantenimiento de habitats y especies de interes comunitario y cuya figura provisional, previa a su declaracion, es la de Lugar de Interes Comunitario (LIC) y, por otra parte, por las Zonas de Especial Proteccion para las Aves (ZEPA), designadas sobre la base de la Directiva 79/409/CE, relativa a la conservacion de las aves silvestres y cuyo fin es proteger y conservar los espacios mas adecuados para el mantenimiento y recuperacion de todas las especies de aves en funcion de sus necesidades de alimentacion y/o cria.

Hernandez et al. (2006), indican que es deseable una integracion total entre los objetivos clasicos de la gestion forestal y las demandas de la Red Natura 2000 y, afirman que los Proyectos de Ordenacion de Montes son herramientas adecuadas para la gestion de los espacios incluidos en dicha Red, siempre que se realicen con una vision integradora.

En este sentido, Velazquez (2008), propone la adaptacion de la estructura y los contenidos de los Proyectos de Ordenacion de Montes, recogidos en las Instrucciones Generales para la Ordenacion de Montes de 1970, para asi cumplir con los requerimientos de la Directiva. La metodologia incluye la identificacion, localizacion y evaluacion de los habitats naturales y especies silvestres presentes en los espacios forestales de la Red. La evaluacion del estado de conservacion y la valoracion ambiental de dichos habitats y especies, permitira establecer objetivos y recomendaciones especificas para su mejora y conservacion.

En Cataluna estan trabajando en esta direccion, ya que buscan metodos mas sencillos y flexibles, incluso metodos unicos, para que, en el marco de la Red Natura 2000 y de la gestion de habitats, un unico documento, sirva para ordenar los bosques tal como los entendemos, de manera clasica, y al mismo tiempo, tambien sirva como documento de gestion de habitats.

3. Conclusiones

Nuestro trabajo parte de la hipotesis de que la sostenibilidad y buena gestion de los montes no puede ser una labor exclusiva de planificacion, sino sobre todo de la gestion y, esta gestion requiere llegar al bosque en si, tomar decisiones sobre el, sobre lugares concretos del mismo que escapan a la planificacion, incluso del monte como tal. Es decir, se requiere sobre todo realizar actuaciones silvicolas. Por tanto, proponemos la gestion forestal como una ciencia donde el momento culminante que garantice la sostenibilidad no deba a un plan bien documentado a priori (basado en un exhaustivo inventario), sino en proporcionar unas normas y criterios claros minimos de corta que garanticen la regeneracion del bosque, es decir, en el buen criterio de los senaladores. Desgraciadamente, esta tecnica sobre la que reposa a nuestro juicio, toda la sostenibilidad de la masa forestal esta ausente hoy en dia, en la carrera forestal, mas preocupada de modelos matematicos complejos que de la simple y detallada observacion del bosque.

El estudio de usos, la determinacion de objetivos y la zonificacion son los puntos criticos para la futura ejecucion del Proyecto de Ordenacion. Es necesario una definicion de objetivos y una zonificacion de acuerdo con las restricciones legales de los espacios protegidos y los sistemas de explotacion o aprovechamientos forestales. Hacen falta unos metodos y unos tratamientos silvicolas mas flexibles, adaptables a los cambios del mercado asi como nuevas definiciones de usos, que generen en la silvicultura una mejora de habitats, del paisaje ... Tras este analisis, en este nuevo modelo de gestion forestal se aboga por un tipo de ordenaciones, simplificadas, sin un inventario exhaustivo, basadas no tanto en la cuantificacion de la produccion de madera sino en un inventario muy simple, apoyado en indicadores de bienes y servicios ambientales que puedan servir, tanto para la gestion como para establecer sobre ellos mecanismos de pagos por servicios ambientales.

En este sentido, es necesario invertir una tendencia tradicional en el mundo forestal espanol: debemos abandonar la idea de que el buen gestor es el que sabe planificar el monte, y comenzar a reconocer que es el que lo conoce, lo gestiona bien dia a dia, lo ama y, vive en parte de el o con el. Es necesario, por tanto, dar un mayor peso a las personas y a los procesos, tales como la gestion o la participacion, en detrimento de la cuantificacion y la planificacion realizada por profesionales ajenos al territorio. Es necesario ensenar a realizar senalamientos adecuados en las Escuelas Forestales en lugar de calculos estadisticos basados en inventarios demasiado caros. Tambien es preciso ayudar a adquirir a los gestores el "sense of place", es decir, el conocimiento de las variables que permitan una buena gestion en el dia a dia, que es donde se juega la sostenibilidad del recurso y la permanencia de los servicios ambientales, asi como la biodiversidad, frente a su fria "cuantificacion matematica" como si el monte pudiera ser equiparable a una fabrica previsible y controlable exogenamente. Ningun agricultor sabe ni planifica la produccion exacta que tendra el ano que viene. Depende de multiples variables tales como la veceria, las precipitaciones, la climatologia ... ?Por que entonces el gestor de montes debe cumplir objetivos de produccion anuales? ?No deberia observar el bosque para saber que arboles estan maduros?

En definitiva, y como conclusion, entendemos que en la gestion forestal sostenible, y en concreto en las ordenaciones de montes, se debe dejar de poner el peso en la planificacion, para fortalecer su ejecucion y seguimiento. Esto requiere fomentar la colaboracion entre las Administraciones Locales, Consejerias, Ayuntamientos y particulares, dando paso al conocimiento local en una planificacion que debe conceptualizarse sencillamente como un documento de minimos que garantice no solo una cierta sostenibilidad productiva, sino un plan consensuado para garantizar el futuro de los usos sociales, ecologicos y economicos del monte. Para ello, sera ademas necesario promover la participacion publica, mejorar la percepcion social e impulsar la comunicacion en el sector forestal. En este sentido, los sistemas de criterios e indicadores de sostenibilidad, su evaluacion y seguimiento, probablemente vayan ganando peso.

Toda esta previsible simplificacion en la gestion forestal, basada en un menor coste de los inventarios forestales y en los nuevos modelos de gestion simplificados, podria facilitar la extension de la gestion sostenible efectiva a una gran mayoria de masas forestales, dependiendo, entre otros factores, de la disponibilidad periodica de los datos LIDAR, lo cual, a su vez, depende en ultima instancia de la politica que asuma a este respecto el Plan Nacional de Ortofotografia Aerea del Instituto Nacional Geografico (ING). Este levantamiento ha permitido, de un modo no intencionado pero real, generar modelos que permiten desarrollar inventarios forestales exactos y a un coste minimo. Si el ING mantiene la actualizacion cada 2 o 3 anos de sus levantamientos LIDAR, la gestion forestal en Espana tendra que redefinirse hacia modelos de gestion basados en datos "gratuitos" que proporcionara la administracion en lugar del administrado, cambiando, abaratando, extendiendo y simplificando la actual concepcion de la ordenacion forestal.

La simplificacion, la adaptacion a las nuevas tecnologias y la flexibilidad de las decisiones basadas mas en la buena gestion diaria de quien conoce bien el bosque que en la planificacion previa deben ser principios clave en la ordenacion de montes si finalmente el Ministerio de Medio ambiente elabora unas "Instrucciones basicas para la ordenacion y el aprovechamiento de montes " para su aprobacion por Real Decreto.

DOI: 10.5261/2012.GEN4.06

Received: 24 June 2012

Accepted: 12 October 2012

Agradecimientos

Los autores agradecen a Pablo Ascasibar y Tomas Sanchez Pellicer, de AGRESTA S. Coop., sus comentarios y aportaciones.

Este trabajo fue realizado en el marco del Proyecto Piloto "Nuevos modelos de simulacion en la ordenacion y gestion forestal basados en la subsidiariedad como foco de desarrollo sostenible de las sociedades rurales: aplicaciones practicas del sistema de pagos por servicios ambientales" , gracias a la ayuda convocada a traves de la Resolucion de 21 de febrero de 2011, de la Secretaria de Estado de Medio Rural y Agua (Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, publicada el 3 de Marzo de 2011 y concedida en virtud del expediente numero: 20115110601000019).

Referencias

AGRESTA, 2012. Aplicaciones Forestales LIDAR. Disponible en: http://www.agresta.org/lineas-detrabajo/aplicaciones-forestales-lidar (Consulta: 05/05/2012).

Aunos, A. 2008. La Selvicultura y la Ordenacion ante las actuales prestaciones de los montes. Actas de la Reunion sobre Ordenacion por Rodales. Cuad. Soc. Esp. Cienc. For. 27: 9-19.

Boletin Oficial de Castilla y Leon (BOCYL), 1999. Decreto 104/1999, de 12 de mayo de 1999, de la Junta de Castilla y Leon, por el que se aprueban las Instrucciones Generales para la Ordenacion de los Montes Arbolados en Castilla y Leon.

Boletin Oficial de la Junta de Andalucia (BOJA), 2004. Orden de 26 de enero de 2004 por la que se aprueban las Instrucciones Generales para la Ordenacion de Montes de la Comunidad Autonoma Andaluza.

Campos, P., Daly, H., Oviedo, J.L., Ovando, P. y Chebil, A. 2008. Accounting for single and aggregated forest incomes: Application to public cork oak forests of Jerez in Spain and Iteimia in Tunisia. Ecological Economics 65: 76-86.

Campos, P. y Caparros, A. 2009. La integracion del valor de cambio de los servicios ambientales en las cuentas verdes de las areas naturales. Informacion Comercial spanola 847: 9-22.

Campos, P. 2010. Renta total social y capital de un ecosistema natural. Ambienta 91: 5-54.

Consejeria de Medio Ambiente y Ordenacion del Territorio de la Comunidad Autonoma de Madrid (CMAOT-CAM), 2010. Instrucciones de Ordenacion de Montes de la Comunidad de Madrid. 179 pp. Madrid.

Diputacion de Barcelona, 2007. Plans d'ordenacio forestal en boscos de titularitat municipal. Colleccio Documents de Treball. Serie Territori 1. Barcelona.

De Turckheim, B., 1992. Pour une sylviculture proche de la nature. Forets de France. 350:14-20.

Espinal, F. y Martinez de Anguita, P. 2011. Principios, criterios, indicadores y verificadores para la evaluacion de sistemas de pagos por servicios ecosistemicos. Spanish Journal of Rural Development 2: 115-136.

Farriol i Almirall, R., Cervera i Zaragoza, T. 2005. El Inventario Forestal en los Planes Tecnicos de Gestion de propiedad privada de Catalunya: limitaciones economicas e introduccion de parametros de sostenibilidad. Actas de la I Reunion de Inventario y Teledeteccion Forestal. Cuad. Soc. Esp. Cienc. For. 19: 97-102.

Garcia Abril, A. 2007. La gestion forestal detallada a traves de la gestion proxima a la naturaleza. En La Gestion Forestal Proxima a la Naturaleza. Pedro Antonio Tiscar (Coord.). Ed: Asociacion Espanola para la Gestion Forestal Proxima a la Naturaleza (PROSILVA). Pp: 57-75.

Garcia, J.M., Madrigal, A., Allue, M., Barrio, J.M., Gordo, J., Martinez-Millan, J., Munoz, F., Yague, S. 1999. Las Instrucciones Generales para la Ordenacion de los Montes Arbolados en Castilla y Leon. Congreso de Ordenacion y Gestion Sostenible de Montes: 481-493. Santiago de Compostela, A Coruna.

Gonzalez, I. 2004. ?Son necesarias unas nuevas Instrucciones de Ordenacion de Montes? Actas del VII Congreso Nacional de Medio Ambiente (CONAMA). Madrid.

Gonzalez, J.M., Pique, M., Vericat, P. 2006. Manual de Ordenacion por Rodales. Gestion multifuncional de los espacios forestales. Centro Tecnologico Forestal. Solsona, Lerida.

Hernandez, A., Arrechea, E., Dorronsoro, B., Buendia, J., Oliet, J., Olabe, F., Sancho, D. 2006. Conclusiones de la reunion conjunta del Grupo de Trabajo de Ordenacion de Montes (VI Reunion) y del Grupo de Espacios Naturales Protegidos (IV Reunion) sobre "La Planificacion Forestal en la Red Natura 2000". Teruel.

Merlo, M., Croitoru, L. 2005. Mediterranean Forest Value. In: Merlo M. y Croitoru L. (eds.). Valuing Mediterranean Forests. Towards Total Economic Value. 415 pp.

Ministerio de Medio Ambiente 2002. Plan Forestal Espanol. Ministerio de Medio Ambiente. Madrid. 134 pp.

Montero, E. 2008. Aplicacion de la Ordenacion por Rodales en Navarra. Experiencias y Valoraciones. Actas de la Reunion sobre Ordenacion por Rodales Cuad. Soc. Esp. Cienc. For. 27: 21-28.

Olabe, F., Val, Y., Baeza, E. 2010. Estrategia de Ordenacion Forestal en la Comunidad Foral de Navarra. Revista de la Asociacion Forestal de Navarra 26: 14-17.

Rojas, E. 2011. Los Bosques en Espana. En: Sostenibilidad en Espana 2011: 325-402. Observatorio de la Sostenibilidad en Espana. 426 pp.

Rodriguez, F., Fernandez, A. 2009. Herramientas de cubicacion sin necesidad de apeo de arboles 98: 83-88.

Sanjuanbenito, P. 2011. Ordenacion de Montes de la Comunidad de Madrid 2011. Foresta 52: 142-149.

Sociedad Espanola de Ciencias Forestales (SECF) 2011. Situacion de los bosques y del sector forestal en Espana. 300 pp.

Schutz, J. PH., 1997. Sylviculture 2. La gestion des forets irregulieres et melangees. Presses Polytechniques et Universitaires Romandes. Lausanne.

Tiscar, P.A. 2007. La gestion proxima a la naturaleza en el nuevo paradigma de la ciencia forestal. En La Gestion Forestal Proxima a la Naturaleza. Pedro Antonio Tiscar (Coord.). Ed: Asociacion Espanola para la Gestion Forestal Proxima a la Naturaleza (PROSILVA). Pp: 1-25.

Velazquez, J. 2008. Propuesta metodologica para la ordenacion integral de montes de la Red Natura 2000. Tesis Doctoral. ETSI de Montes. Universidad Politecnica de Madrid.

Martinez de Anguita, P. [1] *, Iriarte, L. [2], Buendia, M. [2]

[1] Departamento de Tecnologia Quimica y Ambiental. Universidad Rey Juan Carlos. C/Tulipan s/n, 28933 Mostoles. Madrid

[2] Fundacion INFODAL. C/Zurbano 92, 28010 Madrid.

* Corresponding author: pablo.martinezdeanguita@urjc.es

(1) La Estrategia y el Plan Forestal Espanol (Ministerio de Medio Ambiente, 2002), a partir de estimaciones preliminares, cuantificaron que los montes en Espana, tienen un valor economico mayor debido a sus servicios (72%) que a los bienes de mercado (28% del valor economico).

(2) El Plan Nacional de Ortofotografia Aerea (PNOA) tiene como objetivo la obtencion de ortofotos aereas digitales, con una resolucion de 25 o 50 cm y un modelo digital de elevacion (MDE) de alta precision, de todo el territorio espanol, con un periodo de actualizacion de 2 o 3 anos, segun zonas. El MDE se calcula por correlacion automatica, o bien, a partir de datos obtenidos mediante el sistema LIDAR. Se trata de un proyecto cooperativo y cofinanciado entre la Administracion General del Estado y las CC.AA. Tanto los recubrimientos de las ortoimagenes como los modelos digitales de elevacion, forman parte de los "datos basicos de referencia" recogidos en la Directiva COM/2004/516/0175/(COD).

(3) Si bien, en el inventario LIDAR no existe el error de muestreo, el error en la estimacion de variables de la masa forestal puede, al igual que sucede en un inventario tradicional, proceder del error de los modelos matematicos que predicen determinadas variables dasometricas.

(4) Esta experiencia ha sido verificada por los autores en bosques privados de Belgica.
COPYRIGHT 2012 Asociacion Gallega de Investigadores para el Desarrollo Rural
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:de Anguita, P. Martinez; Iriarte, L.; Buendia, M.
Publication:Spanish Journal of Rural Development
Date:Oct 1, 2012
Words:8700
Previous Article:Competition and natural mortality in two mixed sessile oak (Quercus petraea (Matt.) Liebl.) dominated stands.
Next Article:Actores en el desarrollo territorial rural: elementos relevantes y redes de conocimiento de los extensionistas pecuarios en Sinaloa, Mexico.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2022 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |