Printer Friendly

De la oralidad a la escritura: un camino de ida y vuelta en el cancionero popular infantil.

Cuenta Ana Pelegrin (1982:16) una anecdota muy significativa: la de una nina de Zamora a la que su profesora habia encargado como tarea escolar la memorizacion del romance del "Conde Olinos" que, en version de Menendez Pidal, venia en su libro de lecturas de clase. Cuando se le requirio el recitado, "letra por letra--suspiraba la nina zamorana--que tenemos que saber el Conde Olinos letra por letra--decia la maestra-", la nina comenzo: "Madrugaba el Conde Olinos/mananitas de San Juan/a dar agua a su caballo/a las orillas del mar", pero de pronto, entre vacilaciones y balbuceos, se aparto de la version incluida en su libro para, con mayor seguridad, continuar diciendo otra version diferente que ella habia escuchado con anterioridad de boca de su abuela. A la nina le "sonaba" ese romance y enseguida lo asocio al que su abuela le habia ensenado, que era el mismo que aparecia en su libro pero con algunas diferencias. El romance habia vuelto asi a su origen, al caudal oral de la lirica popular: la nina habia descubierto, y al tiempo habia provocado que lo descubriera tambien su profesora, el proceso de la tradicionalidad.

Hace ya unos anos, Carmen Martin Gaite (1999:45) dijo: "Durante mucho tiempo los pueblos sin escritura han atesorado la memoria de lo que han vivido, la memoria de lo que les ha ocurrido o la memoria de lo que les han contado". Los que fuimos ninos en los anos cincuenta y sesenta del siglo xx aun recordamos composiciones de la literatura popular que formaron parte importante de nuestra infancia: nanas, cuentos maravillosos, canciones de corro y comba, retahilas para echar suertes, trabalenguas, adivinanzas, oraciones, etc. Hoy, esto ya no es exactamente igual, incluso a nosotros nos parece que sucedio hace infinitos anos. Rodriguez Almodovar (1990:54) ha afirmado que es un drama haber vivido hasta ayer mismo tantas infancias participando activamente de la literatura popular y que hoy no seamos capaces de re-aprender (quiza, mas bien, aprender de otras maneras) lo que fue, sin duda, uno de los modelos pedagogicos mas sencillos y mas eficaces que se han conocido.

El modelo de sociedad en que vivimos ha facilitado la ruptura de la cadena que transmitia, oralmente, las composiciones literarias tradicionales, y que propiciaba su enriquecimiento con la continua aparicion de variantes. Hoy es muy dificil escuchar, en calles y plazas, de viva voz, de boca a oido, manifestaciones que, en otros tiempos, eran habituales: aguinaldos, leyendas, canciones de siega, quintos o bodas, romances, incluso villancicos. En cualquier caso, son composiciones que perviviran como textos literarios, mas alla de su primitiva vida oral, puesto que se han recogido, transcrito y fijado literariamente. Lo que sucede es que, a diferencia de lo que ha pasado con los cuentos (que se han recogido, fijado y versionado en diferentes momentos: recordemos a Perrault, los Grimm, Andersen, Fernan Caballero, los Espinosa o Afanasiev), del folclore poetico lo que ha pervivido son sus variantes orales, pese a que en algunas ocasiones (no tantas como los cuentos) hayan sido recogidas y fijadas por escrito, con un sentido claro de conservacion, sobre todo en los ultimos anos en que se vislumbraba un real peligro de desaparicion.

Salvo algunos casos muy particulares (los "mayos"), la lirica de tradicion popular ha quedado reducida a determinados juegos infantiles y a aquellas canciones que los ninos aprenden en la escuela. Y, aun asi, en el caso concreto del Cancionero Popular Infantil es dificil encontrar hoy un grupo de ninas que jueguen en corro imaginando que son reinas de los mares o que, por un dia, van a representar el papel de la Viudita del Conde Laurel. La oferta ludica de la television, los juegos electronicos, internet y las nuevas actividades que se derivan del ordenador se han impuesto a otros juegos que, ademas, requerian unos espacios que las actuales configuraciones de las ciudades, incluso de muchos pueblos, no pueden ya ofrecer. Antes de la irrupcion de la television en los hogares espanoles, muchas familias, en las largas tardes de invierno, aprovechaban el calor de la estufa o del fogon para contar leyendas y cuentos o para cantar romances, burlas y amores, entreteniendo tambien a los mas pequenos. Con la llegada del buen tiempo, los ninos aprendian en la calle juegos diversos, retahilas para sortear, canciones de comba y corro o aplicaban los romances antes aprendidos a sus propios juegos, en un proceso de recreacion singular e interesantisimo, del que hemos hablado en otros trabajos (vid. Cerrillo, 2005:143-179).

No podemos cerrar los ojos al cambio que se ha producido en los mecanismos de transmision y, por tanto, tambien de aprendizaje, de las composiciones del Cancionero Popular Infantil. Ademas, son visibles tambien cambios importantes en los espacios en que esa poesia se practicaba y en los agentes que intervenian en su transmision.

Los tiempos han cambiado: razones para un estudio

No podemos cerrar los ojos al cambio que se ha producido en los mecanismos de transmision y, por tanto, tambien de aprendizaje, de las composiciones del Cancionero Popular Infantil. Ademas, son visibles tambien cambios importantes en los espacios en que esa poesia se practicaba y en los agentes que intervenian en su transmision.

Los cambios de habitos sociales, el despoblamiento del medio rural, la mejora de las comunicaciones, el desarrollo de nuevos medios de comunicacion o las nuevas practicas ludicas de los ninos han provocado un debilitamiento de la practica del Cancionero Popular Infantil, del que, no obstante, muchas composiciones siguen vivas en la memoria de quienes fueron ninos hace ya bastante anos. Queriamos saber como se esta produciendo ese debilitamiento, asi como los posibles cambios en el aprendizaje que pudieran detectarse, tanto los referidos a la fuente como al lugar de aprendizaje de la composicion. Para ello realizamos dos trabajos de campo, en el ambito de Castilla La Mancha, en los anos 2000 y 2009, por medio de los que hemos recogido mas de mil cuatrocientas composiciones de dos grupos de informantes: ninos (de 3, 4 y 5 de Primaria) y adultos (de mas de 50 anos).

Teniamos el convencimiento de que la recogida de composiciones de boca de adultos y ninos nos ofreceria informacion sobre el estado en que se encuentran vivas en su memoria canciones y retahilas del Cancionero Popular Infantil, y podria confirmar lo que presumiamos: que, en el caso de los ninos de hoy, el aprendizaje de algunas de ellas no se ha realizado por la via natural de la oralidad, sino como un material escolar mas. A cada informante le pediamos que nos dijera o cantara una composicion que recordara, (1) que grababamos de su voz. Solicitamos tambien nombre y edad del informante, localidad y momento en que aprendio la cancion, de quien la aprendio, y en que situacion la interpretaba. En un momento posterior transcribimos las composiciones, las fijamos literariamente y seleccionamos los corpus que ibamos a estudiar.

Aunque no son muchas las investigaciones realizadas sobre el Cancionero Popular Infantil, hemos tenido en cuenta aportaciones anteriores de indudable interes: Rodriguez Marin (1981), Frenk (2003, I), Pelegrin (1990,1996 y 1998), Diaz Viana (1997 y 2008) y Pedrosa (2004).

Los informantes

El numero total de informantes es de 1 079, segun la siguiente distribucion por edad, sexo y numero de habitantes del lugar de residencia:

Los informantes adultos

Ano 2000 (total: 75). Por edades predominan los informantes que tienen entre 60 y 80 anos (casi el 54% del total); la media de edad es ligeramente superior a los 65 anos (65.3).

Ano 2009 (total: 201). Por edades predominan los que tienen entre 50 y 60, y entre 70 y 80 (entre ambas franjas mas del 59% del total); la media es de 65.9 anos.

Por sexos (ver Grafico 1), la representacion es poco proporcional, siendo bastante mayor el numero de mujeres, tanto en 2000 como en 2009. En cuanto al lugar de residencia de los encuestados (ver Grafico 2), poco mas del 25% viven en localidades de mas de 25 000 habitantes, y el resto, tres de cada cuatro, viven en poblaciones menores de 25 000 habitantes.

[GRAFICO 1 OMITIR]

[GRAFICO 2 OMITIR]

Los informantes ninos

Ano 2000 (total: 168). Ano 2009 (total: 635). Todos los alumnos en cuestados eran de 3, 4 y 5 de Educacion Primaria, con edades entre 9 y 11 anos. El tanto por ciento de ninas y ninos encuestados es similar en ambos anos (Grafico 3).

[GRAFICO 3 OMITIR]

Del total de ninos que intervinieron en los dos anos, en torno a un 60% vivian en localidades con poblacion inferior a los 25 000 habitantes (Grafico 4). En cuanto al tipo de escuela en que estudiaban (Grafico 5) los datos difieren notablemente del ano 2000 al 2009: en 2000 el 52% de los chicos estudiaban en centros privados concertados, frente a un 48% que lo hacia en centros publicos: ya en aquel momento nos hubiera gustado invertir las cifras, porque reflejarian mejor la representacion de ambos tipos de centros en la comunidad de Castilla La Mancha, en donde la presencia de la ensenanza privada no es tan grande como ese porcentaje resenado, pero ello no fue posible, por razones de accesibilidad inmediata y, por tanto, de tiempo. En 2009 las cifras representan mejor esa realidad resenada: 89% en colegios publicos y 11% en colegios concertados.

[GRAFICO 4 OMITIR]

[GRAFICO 5 OMITIR]

Los corpus de composiciones

Aunque por razones de espacio, no podemos ofrecer aqui los corpus de composiciones seleccionadas (recordemos que recogimos dos corpus en cada uno de los dos anos: uno de boca de informantes adultos y otro de boca de informantes ninos), si comentaremos algunas particularidades que tienen que ver con la fijacion escrita de las composiciones seleccionadas, con sus variables interpretativas y con su caracter tradicional.

Las composiciones recogidas de informantes adultos

En el ano 2000 recogimos un total de 198 composiciones, de las que seleccionamos 75, descartando aquellas de las que teniamos la seguridad de que no eran populares o no eran de tradicion infantil, y tambien las que eran variantes de alguna ya seleccionada. En el ano 2009 la seleccion ha sido de 215 composiciones de las mas de 400 recogidas.

Agrupamos las composiciones seleccionadas por tipos, de acuerdo a la clasificacion que propusimos en trabajos anteriores (vid. Cerrillo, 2005:33-142), es decir: Nanas. Juegos mimicos. Canciones escenificadas. Oraciones. Suertes. Burlas y trabalenguas. En ambos corpus predominan las canciones escenificadas (42%), pero es curioso comprobar que aparecio representacion de todos los tipos de composiciones (Grafico 6).

[GRAFICO 6 OMITIR]

Para determinar el caracter tradicional de algunas composiciones tuvimos algunos problemas, no muchos, aunque previsibles. En unos casos, las singularidades que encontrabamos nos llevaron a excluir el texto de la seleccion porque las dudas que teniamos sobre su caracter tradicional eran muy grandes; asi este que se inicia con el verso "Que bonita es mi faldita", recogido en Ucles (Cuenca) de la informante Emilia Serrano, de 79 anos, quien afirma que se la ensenaron las monjas del pueblo. Aunque en la cancion hay elementos populares, nos llamaban la atencion dos cosas que nos hacian "sospechar" de ella: que no nos fue posible encontrar ninguna otra version y las frecuentes arritmias (versos 4, 7, 11 y 12), a veces cacofonicas, que aparecian:
   Que bonita es mi faldita,
   lalarala, larala, larala,
   ella es toda mi ilusion.
   Mi faldita es la mas bonita,
   5 !si senor, si senor, si senor!,
   ya la tengo tres anitos,
   mi abuelita me la regalo.
   Que bonita es mi faldita,
   lalarala, larala, larala,
   10 ella es toda mi ilusion.
   Por la manana cuando me levanto
   con mi faldita me pongo a bailar,
   lalarala, larala, larala,
   ella es toda mi ilusion.
   15 Que bonita es mi faldita,
   lalarala, larala, larala,
   ella es toda mi ilusion.
   Cuando siento que se rompe,
   !que penita que me da!,
   20 caen las lagrimas de mis ojos,
   mi faldita las vuelve a limpiar.


En ningun caso incluimos composiciones que no eran tradicionales y que, en ocasiones, eran fruto de ciertas modas televisivas, como "La Gallina Turuleta" (que popularizaron los "Payasos de la Tele"), lo que no dejaba de sorprendernos al tratarse de informantes adultos. Otras veces la cancion transmitida tenia autor: el poema que empieza con los versos "A la orilla del mar/busco un pez colorado".es de Luis F. Vivanco: la confusion pudiera estar relacionada con la presencia de dicho poema en algunos libros de primer curso de la antigua EGB.

Las composiciones recogidas de informantes ninos

En 2000 intervinieron un total de 168 ninos, se recogieron 168 composiciones (una por nino) y se seleccionaron solo 56, ya que muchas se repetian, o eran variantes de un mismo texto, o nos las transmitian incompletas (dando muestras de una memoria que no guardaba fielmente las cantilenas), o, incluso, como luego veremos, no eran composiciones de tradicion popular. En 2009, de las mas de 700 recogidas la seleccion que se hizo fue de 208.

Agrupamos las composiciones seleccionadas por tipos, como hicimos con el otro corpus y de acuerdo a la misma clasificacion. Los porcentajes que representan los diversos tipos de composiciones vuelven a indicarnos un claro predominio de las canciones escenificadas, aunque en la oleada del ano 2000 no habia apenas oraciones y ningun trabalenguas; y en los dos anos hubo muy pocas burlas y nanas.

[GRAFICO 7 OMITIR]

El proceso de debilitamiento de la memoria que provoca que los ninos de hoy conozcan menos composiciones que antes, las recuerden incompletas o las aprendan en contextos diferentes se puede ver en estos corpus. Nos ha llamado la atencion que algunos ninos describen la situacion en que interpretan la cancion que nos transmiten de una manera muy imprecisa y, a veces, chocante; asi, Lucia Madero (9 anos, Cuenca) afirma que "Una, dola, tela". la interpreta "para divertirme y para jugar a las palmas", cuando esta generalizado su uso como retahila para echar suertes. Debido, seguramente, a este mismo motivo, encontramos entre las composiciones del corpus de 2000 algunas que, por su amplia difusion como acompanamiento de juegos, se echan en falta en el corpus de escolares de 2009 ("A la sillita la reina", "Al corro chirimbolo", "A mi burro", "Anton Pirulero", "Mambru" o "Quisiera ser tan alta"); lo mismo sucede con algunos romances que son el soporte textual de canciones escenificadas para jugar a comba o a filas, de los que tampoco aparece ninguno en el corpus de 2009.

Respecto al caracter tradicional de las composiciones recogidas es, en algunos casos, mas que dudoso, y en otros claramente inexistente, algo que podemos percibir en los corpus de los dos anos, si bien un poco mas acentuado en el actual (vid. Sanchez Ortiz, 2010): hay ninos que nos han informado canciones de los ya citados "Payasos de la tele" ("Susanita tiene un raton", "Como me pica la nariz"), canciones de grupos y artistas actuales (Melendi, Andy y Lucas), canciones de programas de television ("Dragon Ball", "Los Lunnis"), o canciones de tradicion general ("La Tarara", "A la Mancha manchega" o "La cucaracha").

Tambien es cierto que los ninos incorporan a su repertorio retahilas y cantilenas nuevas, cuya practica pudiera llegar a extenderse, enriqueciendo el acervo del Cancionero Popular Infantil; a veces lo hacen cambiando las letras de composiciones con melodias o ritmos muy conocidos: ninos que vivieron como tales el "fenomeno televisivo" de Sabrina y Cicciolina se mostraron irreverentemente burlescos y disparatados cuando empezaron a cantar el popular villancico "24 de diciembre" con esta letra:
   31 de diciembre, boys, boys, boys,
   ha nacido la Sabrina
   con su amiga Cicciolina,
   ha ensenado los melones
   a todos los espanoles.

(Diaz Viana, 1997:27).


Otras veces crean la nueva composicion introduciendo leves variantes a canciones ya conocidas con anterioridad: muchas de esas variantes son de corte escatologico, tan del gusto de los ninos hasta cierta edad. Tamara Sanchez (10 anos, Tarancon, 1998) nos transmitio la siguiente version de esta suerte:
   Una mosca punetera
   se cago en la carretera
   y vinieron los bomberos
   a tirarse cuatro pedos:
   uno, dos, tres y cuatro.


En otras ocasiones crean sonsonetes o cantilenas con el fin de burlarse de algo o de alguien, y lo hacen a partir de la incorporacion de algun personaje que han conocido, en muchos casos, en programas de television, y que, en otros casos, no llegamos a saber de donde proceden. Sandra Reinosa (9 anos, Cuenca, 1999) nos aporto esta burla para dirigirse a alguien que se rie descontroladamente:
   No te rias, no te rias,
   de la Bruja Averias;
   si se rie usted, senor,
   se rompe el televisor;
   si se rie usted, senora,
   se rompe la lavadora.
   No te rias, no te rias,
   de la Bruja Averias.


Por su parte, Marta Saiz Culebras (9 anos, San Clemente, 1999) dice que juega a "palmas" con sus amigas con esta cantinela, que no tiene tradicion popular:
   Draculina soy,
   medio loca estoy,
   todas la mananas
   de excursion me voy.
   Mi casa es un cementerio,
   mi cama es un altavoz,
   mi padre es Frankestein,
   mi madres el fantasma azul.
   Y todas la mananas
   me levantas tu.


Por ultimo, si comparamos los corpus de composiciones de informantes ninos con los de informantes adultos, vemos que son similares en los porcentajes de juegos mimicos y canciones escenificadas, y muy parecidos en los de nanas y burlas y trabalenguas; sin embargo, los corpus de adultos incluyen un 16% y 7% de oraciones (para 2000 y 2009, respectivamente) frente a 1% y 5,9% de los corpus de ninos. Las cifras se invierten en el caso de las suertes (los adultos 9% y 8.1%, frente a 28% y 9.6% de los ninos, para 2000 y 2009).

Algunas composiciones de los corpus de ninos, mas en el de 2009, aparecen contaminadas con expresiones o vocablos tomados de peliculas o series televisivas; por ejemplo, en la version de la cantilena que empieza "Erase una vez un queso/que se comio el raton...", que nos transmitio Ma. Jose Serrano (9 anos, Barrax, 2007) se dice "oye, tio, dame la pasta". La presencia de elementos tan actuales, asi como la reescritura de tradicionales cantinelas basandose en temas de vigente actualidad (contrafactum, vid. Pedrosa, 2004:449-469) dificultan a veces su inclusion en un determinado tipo de composicion. En algun caso, la nueva variante de la composicion, independientemente de su actualidad o intencion, ha perdido sentido o ritmo respecto a la version de la que parte. Comparemos, al respecto, estas dos versiones de la suerte "En la calle veinticuatro", informadas el mismo ano pero muy diferentes entre si, ya que la segunda carece del ritmo de la primera:
   En la calle
   veinticuatro
   ha habido
   un asesinato,
   una vieja
   mato un gato
   con la punta
   del zapato.
   Pobre vieja,
   pobre gato,
   pobre punta
   del zapato.
(Cyntia Garcia, 10 anos. Herencia, 2007).

   En la calle
   veinticuatro
   ha habido
   un asesinato,
   ha sido un viejo
   que le ha roto
   un rinon.
   Lo han llevado
   a la carcel,
   y la mujer
   esta bien.
   Y el zapato
   muy bien
   [Y este es el final del poema]
(Juan A. Jativa, 8 anos, Barrax, 2007).


Fuente y lugar de aprendizaje de la composicion

En los informantes adultos (Grafico 8)

En las composiciones recogidas en 2000 se puede apreciar un predominio del aprendizaje de la composicion de boca de miembros de la familia (68%), seguido de los "amigos" (24%); en 2009 el 39% la aprendio de "amigos" y el 36% de familiares. En ambos anos, los familiares eran en su mayoria mujeres (madres y abuelas, sobre todo); en las dos oleadas, tambien, el tercer lugar los ocupan los profesores (con el 7% y el 10%, respectivamente).

[GRAFICO 8 OMITIR]

Los datos se corroboran cuando vemos los resultados de las respuestas al "lugar" en que aprendieron la composicion (Grafico 9). En el ano 2000, el 48% aprendio la composicion en el ambito familiar, el 31% en la calle y solo el 19% en el colegio (incluido el recreo); en 2009 las cifras varian sensiblemente: el 36% afirma haberla aprendido en lugares relacionados con el juego y los amigos ("calle", "plaza", "parque"); un 35% situan ese lugar en el ambito familiar; un 25% en el espacio educativo (aula y recreo); un 2% (en 2000) y un 4% (en 2009) lo situan en otros lugares.

[GRAFICO 9 OMITIR]

En los informantes ninos

Tanto en las composiciones recogidas en 2000 como en 2009 (Grafico 10) predomina el aprendizaje de boca de miembros de la familia (52% y 61%, respectivamente), en su mayoria mujeres (madres y abuelas, sobre todo: casi un 80%). Los "amigos" ocupan el segundo lugar (22% y 15% en 2000 y 2009, porcentajes notablemente mas bajos que en los adultos), ocupando el tercer lugar los profesores (21% y 18%, es decir, cifras mas elevadas que en los adultos). En los informantes del 2009 es importante destacar que con un 6% (en el apartado "otros") se afirma que la fuente de aprendizaje de la composicion ha sido "libro", "tele", "otros medios").

[GRAFICO 10 OMITIR]

Los datos se confirman si los cruzamos con las respuestas al "lugar" en que aprendieron la composicion (Grafico 11). En 2000, el 53% la aprendio en el ambito familiar ("casa" o "pueblo"), el 40% en el colegio y el 7% en la calle. En 2009 las cifras no varian mucho: el 52% en el ambito familiar, el 37% en el colegio, un 10% en la calle, y un 1% en "otros lugares".

[GRAFICO 11 OMITIR]

Conclusiones

1a. La comparacion entre los corpus de composiciones de informantes adultos e informantes ninos nos ofrece notables diferencias. Veamos:

a) El corpus de los ninos contiene composiciones mas breves (en ocasiones, incompletas o en versiones mas reducidas); en el corpus de los adultos podemos encontrar canciones escenificadas que tienen su base en un antiguo romance de considerable extension.

b) Pese a que recogimos mas composiciones en los informantes ninos (868 en el total de los dos anos) que en los adultos (598), la seleccion para formar los corpus es mayor la de los adultos (290) que la de los ninos (264), porque en estos hubo que descartar muchas al transmitirnos composiciones que no eran tradicionales y porque muchas eran solo leves variantes de la misma cantilena.

[GRAFICO 12 OMITIR]

c) La contaminacion con expresiones, vocablos o personajes ajenos a la composicion que nos transmiten aparece en el corpus de informantes ninos, pero rara vez en el de adultos.

d) En ambos corpus predominan las canciones escenificadas (casi el 60% en los dos casos). En el corpus de los adultos hay representacion de todos los tipos de composiciones; sin embargo, en el de los chicos hay poquisimas oraciones y nanas, y en la oleada del 2000 ningun trabalenguas.

2a. La comparacion de la fuente de la que aprendieron la composicion adultos y ninos nos indica que (Grafico 13): (2)

a) La principal fuente ha sido la familia en ambos casos (52% y 56,5%, respectivamente, en adultos y en ninos).

b) Que hay notables diferencias al comparar los porcentajes de "amigos" o "profesores" como fuente de aprendizaje de la composicion: en el caso de los adultos los "amigos" representan el 31.5% (en el de los ninos solo el 18.5%), y los "profesores" suman el 8,5% (en los ninos el 19.5%), lo que podemos interpretar como una importante perdida de las practicas de juegos a los que acompanan cantilenas diversas, por un lado, y como aprendizaje escolar de la composicion, por otro.

c) Un 6% de los ninos reconocen haber aprendido la composicion que nos transmiten de otras fuentes (libros, television, incluso internet).

[GRAFICO 13 OMITIR]

3a. Algo parecido sucede con el lugar de aprendizaje de la composicion (grafico 14): predomina el ambito familiar en ambos casos (41.5% y 52.5% para adultos y ninos); pero hay grandes diferencias en los ambitos "calle" y "colegio" (el 33.5% de los adultos afirman haber aprendido la cantilena en la calle y el 22% en el colegio; un 8.5% de los chicos, en cambio, dicen que la aprendieron en la calle, frente al 38.5% que la aprendieron en el colegio.

[GRAFICO 14 OMITIR]

Por todo ello, no es osado afirmar que existe un proceso de debilitamiento de la memoria que guarda estas composiciones, que provoca que los ninos del siglo xxi las conozcan en menor numero, las recuerden incompletas o las aprendan en contextos diferentes a los de sus antepasados mas inmediatos.

4a. Los datos del trabajo de 2009 no difieren mucho de los de 2000.

Consideraciones finales

Somos testigos de un cambio en el proceso de transmision de las composiciones del Cancionero Popular Infantil: de la transmision oral, de generacion a generacion, en los ambitos de la familia o de la calle, a un aprendizaje escolar, es decir, de la oralidad a la escritura. Ese cambio en los mecanismos de transmision y aprendizaje de las composiciones del Cancionero Popular Infantil nos debe llevar a una reflexion reposada; no sabemos si llegara el dia en que esas cantinelas habra que ensenarlas, literalmente, porque se hayan perdido de manera definitiva en la tradicion oral: estariamos ante ese "re-aprender" a que nos referiamos al principio. Hoy se estan publicando ya libritos que tienen su base textual en una retahila o en una cancion infantil y que llegan, por tanto, al receptor infantil, por via escrita, cuando su vida ha sido oral (por ejemplo, la coleccion Deditos, de Edelvives). En todo caso, la publicacion de colecciones y antologias escolares de poesia popular infantil no es algo desconocido en nuestra historia reciente; cierto es que muchos libros escolares del pasado siglo, mas frecuentemente en los anos cuarenta y cincuenta, cuando el Cancionero Popular Infantil formaba parte de los juegos de los ninas y ninas de entonces, incluian canciones, cantilenas y retahilas instrumentalizando lo que era puro juego.

No obstante, tambien es cierto que hay colecciones que no se hicieron con esos criterios y que son buenos ejemplos. Citare tres casos. La primera, la ya anunciada de Fernando Llorca (Zo que cantan los ninos. Valencia: Prometeo, 1914) (3), subtitulada "Canciones de cuna, de corro, coplillas, adivinanzas, relaciones, juegos y otras cosas infantiles anotadas y recopiladas por el autor". Es un libro que, como afirma Llorca en el prologo, tiene una importante deuda con los Cantos populares espanoles de Francisco Rodriguez Marin y con Dias geniales o ludricos, de Rodrigo Caro. El autor lo estructuro en once apartados, que podrian haber sido menos, ya que es dificil encontrar diferencias apreciables entre algunos de ellos; no obstante, el repertorio que ofrece es muy variado: juegos mimicos, nanas, suertes, canciones escenificadas, trabalenguas, oraciones y adivinanzas, entre otras.

La segunda coleccion tiene como autores a dos miembros de las Misiones Pedagogicas, el inspector de ensenanza J.L. Sanchez Trincado y el maestro R. Olivares Figueroa (Poesia infantil recitable. Madrid: Aguilar, 1935) (4). Es una antologia muy bien estructurada que ofrece poemas de autor: Lope de Vega, Gongora, Tirso de Molina, Antonio Machado, Lorca, Salinas o Guillen, entre otros, pero incluyendo tambien romances anonimos, adivinanzas o canciones escenificadas.

Y el tercero de los libros es de Jose Moreno Villa (Zo que sabia mi loro. Mexico, D.F., ?1945?), (5) que ofrece adivinanzas, canciones escenificadas, aleluyas, juegos mimicos, romances y trabalenguas, junto a algunos cuentos y fabulas, salpicado todo ello con algun "verso famoso"--dice el autor-, del que no suele decir su compositor.

No podemos olvidar que muchas tonadas todavia se practican, incluso se recrean, porque los ninos tienen una gran facilidad para incorporar la mas inmediata actualidad a su repertorio de juegos, aun con el riesgo de "contaminar" las composiciones por influencia de la publicidad y de la television, sobre todo. A cambio, nos ofrecen su capacidad y talento creativos para "inventar" nuevas adivinanzas, nuevas burlas o nuevas nanas: basta con que les ayudemos a desentranar los mecanismos de la composicion, unas veces incorporando noticias, elementos o personajes de la actualidad, y otras dotando de nuevos contenidos los mismos ritmos y tonadas.

Por todo lo dicho, entendemos que para la Didactica de la Literatura tiene sentido el tratamiento escrito de unos materiales literarios orales, para los que se requiere que el receptor se situe en una posicion distinta: lo que, en la transmision oral del texto es puro juego, en la transmision escrita necesita desentranamiento y comprension. Y tiene sentido, porque, como presumiamos--y los datos ahora lo corroboran-, nos encontramos en un proceso de debilitamiento y perdida de esta tradicion: desde hace ya unos anos, muchos ninos y ninas han aprendido las canciones y retahilas que recuerdan, y que en otro tiempo eran base o acompanamiento de distintos juegos, en el ambito escolar, de boca de sus maestros y, en ocasiones, en sus propios libros de texto, es decir, al margen de la transmision oral que les es (?era?) natural. Pero, al menos, es una manera de conocerlos y de salvaguardar una parte de sus valores, porque, como dice Mariana Masera (2010:109):
   Un elemento esencial en los juegos--se refiere a los de "corro"
   --es poder participar con distintas voces y experimentar los
   diferentes roles que permiten elegir [...] Voces que usan
   diferentes registros [...] Jugar es entonces una de las
   experiencias poeticas mas completas e intensas donde a traves de
   lo ludico los ninos comparten y aprenden las mas diversas formas
   de la tradicion oral y cultural de la que forman parte.


Hace bastantes anos Menendez Pidal (1968:385) se refirio a la supervivencia de algunos antiguos romances en ciertos juegos escenificados, casi siempre de ninas, afirmando que:

Donde ya todo el romancero esta olvidado, quedan aun los ninos cantando su pequeno repertorio. La ultima transformacion de un romance y su ultimo exito es llegar a convertirse en un juego de ninos.

Pasados mas de cuarenta anos desde aquellas palabras de Menendez Pidal, nos damos cuenta de que hoy muchos de esos juegos--tambien las canciones que los acompanaban--se han olvidado o estan en proceso de olvido. Composiciones del Cancionero Popular Infantil, heredadas de otros tiempos todavia cercanos, que tenian su sustento en la voz de la memoria y su sentido como acompanamiento de ciertos juegos infantiles, deben ser aprendidas en versiones escritas y en otros contextos.

Volver a tener una tradicion oral pujante es hoy un sueno casi imposible. Nuestra responsabilidad, como herederos de este importantisimo acervo cultural, debe llevarnos, al menos, a intentar que no se pierda lo que aun queda y, quiza, la unica manera de hacerlo es fijar por escrito algo que, sin embargo, nacio para ser dicho, cantado y escuchado (6).
   No se trata, en el fondo de rescatar viejas canciones ..., como de
   guardar o preservar formas culturales en inevitable transformacion
   [...] No se trata de salvar la cultura tradicional, sino de
   salvarnos a nosotros (Diaz Viana, 1999:9).


De ese modo respetaremos y conservaremos esa memoria, para que quienes nos sucedan pueden saber que cantaron las voces de sus antepasados: en el caso del Cancionero Popular Infantil, cantilenas, retahilas, sonsonetes y canciones, lirica tradicional que contiene una buena parte de costumbres y tradiciones de la colectividad de la que formamos parte.

Bibliografia

CERRILLO, PEDRO C., 2005. La voz de la memoria. Cuenca: Ediciones de la UCLM.

--Y SANCHEZ ORTIZ, Cesar (coords.), 2008. La palabra y la memoria. Estudios sobre literatura popular infantil, Cuenca: Ediciones de la uclm.

--, 2010. Eds. Tradicion y modernidad de la literatura oral. Homenaje a Ana Pelegrin, Cuenca: Ediciones de la uclm.

DIAZ VIANA, LUIS, 1997. Literatura oral, popular y tradicional, Valladolid: Castilla.

--, 1999. Los guardianes de la tradicion, Oyarzun: Sendoa.

--, 2008. "La memoria adolescente: oralidad y textualidad en la transmision del folclore contemporaneo", en Cerrillo, Pedro C. y Sanchez, Cesar (coords). La palabra y la memoria. estudios sobre literatura popular infantil, Cuenca: Ediciones de la uclm, 9-23.

FRENK, MARGIT, 2003. Nuevo corpus de la antigua lirica popular hispanica (siglos xv a xvn), tomo I, Mexico: fce y unam y Colegio de Mexico.

LLORCA, FERNANDO, 1914. Lo que cantan los ninos, Valencia: Prometeo.

MARTIN GAITE, CARMEN, 1999. "El cuento de viva voz", en clij, 44,45.

MASERA, MARIANA, 2010. "'Que salga la dama que la quiero ver bailar': bailes y poesia en las rimas infantiles"--en Cerrillo, Pedro C. y Sanchez, C., eds. Tradicion y modernidad de la literatura oral. Homenaje a ana Pelegrin, Cuenca: Ediciones de la uclm, 85-111.

MENENDEZ PIDAL, RAMON, 1968. "Los juegos infantiles", en Romancero Hispanico, vol. II, Madrid: Espasa Calpe.

PEDROSA, JOSE MANUEL, 2004. "Las canciones contrahechas: hacia una poetica de la intertextualidad oral", en PINERO, P. (ed.). De la cancion de amor medieval a las soleares. Prof. Manuel Alvar" in memoriam", Sevilla: Universidad de Sevilla, 449-469.

PELEGRIN, ANA, 1982. La aventura de oir, Madrid: Cincel.

--, 1990. "Poetica y temas de la tradicion oral. (El Romancero Infantil)", en Cerrillo, Pedro C. y Garcia Padrino, Jaime (Coords). Poesia Infantil. Teoria, critica e investigacion, Cuenca: Ediciones de la UCLM, 37-49.

--, 1996. La flor de la maravilla. Juegos, recreos, retahilas, Salamanca: Fundacion German Sanchez Ruiperez.

--, 1998. Repertorio de antiguos juegos infantiles, Madrid: csic.

RODRIGUEZ ALMODOVAR, ANTONIO, 1990. "Literatura Infantil y folclore", en El Urogallo, Madrid, 54.

RODRIGUEZ MARIN, FRANCISCO, 1882-83. Cantos populares espanoles, Sevilla: Fco. Alvarez y Cia, 5 vols., Madrid: Atlas, 1981.

SANCHEZ ORTIZ, CESAR, 2010. Cancionero popular Infantil: del texto oral al texto escrito. Estudio literario y aplicaciones didacticas, Cuenca: Universidad de Castilla La Mancha, Tesis doctoral.

Pedro C. Cerrillo y Cesar Sanchez Ortiz

Cepli--Universidad de Castilla la Mancha

Cuenca, Espana

(1) En bastantes casos, los informantes adultos nos transmitieron mas de una composicion.

(2) Las cifras de los graficos 13 y 14 se refieren a la media del computo 2000 y 2009.

(3) Vid. edicion facsimilar preparada por la hija del autor, Gloria Llorca Blasco Ibanez. Valencia: Artes Grafica Sandro, 1998.

(4) Vid. la edicion facsimilar de Compania Literaria: Madrid, 1994.

(5) Vid. la edicion facsimilar de Compania Literaria: Madrid, 1997.

(6) La presencia hoy de algunas composiciones del Cancionero Popular Infantil en distintos medios y formatos nos ofrece una esperanzadora realidad sobre su relativa vigencia y continua reactualizacion (vi'd. Sanchez Ortiz, 2010, apartado de "conclusiones"). Asi, encontramos composiciones del Cancionero que forman parte, como hipotexto, de obras literarias infantiles de autor, bien como base textual de una nueva obra (vi'd. Al pasar la barca, Tengo una muneca, La reina de los mares o El cocherito lere, de Montserrat del Amo en Alhambra Pearson), o bien imbricadas en la narracion (El faro del viento o El misterioso influjo de la barquillera, de Fernando Alonso en Anaya).
               Nanas   Juegos      Canciones
                       mimicos   escenificadas

2000 ADULTOS     8       12           42
2000 NINOS       5        5           52
2009 ADULTOS    5.2       4          71.7
2009 NINOS      5.3      9.5          62

               Oraciones   Suertes     Burlas y
                                     trabalenguas

2000 ADULTOS      16          9           13
2000 NINOS         1         28           5
2009 ADULTOS       7         8.1          4
2009 NINOS        5.9        9.6         7.7
COPYRIGHT 2012 Universidad Nacional de la Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educacion
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Cerrillo, Pedro C.; Ortiz, Cesar Sanchez
Publication:Olivar: Revista de literatura y cultura espanolas
Date:Dec 1, 2012
Words:6334
Previous Article:Motivos de la cancion popular aseguran el codigo simbolico del romance: el caso de La Samaritana.
Next Article:Juego y tradicion folklorica en una novela de Mario Vargas Llosa.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters