Printer Friendly

De flores, brotes y palmitos: alimentos olvidados.

INTRODUCCION

Se les ha llamado comunmente alimentos subexplotados, silvestres, indigenas o, mas tecnicamente, son "recursos no maderables del bosque". Cualquiera que sea el calificativo, han abandonado nuestra mesa y las nuevas generaciones ya no los conocen: son los alimentos de nuestros antepasados, existentes mucho antes de la posibilidad de importar semillas de especies comestibles foraneas, que hoy son mayoria en la cocina costarricense.

Son alimentos de recoleccion, en general silvestres; la mayoria no son cultivados, pero en la agricultura tradicional campesina e indigena son tolerados dentro de los cultivos. Son facilmente identificados por las personas que los consumen, se tiene un conocimiento basico sobre sus habitats, y se les puede aplicar algunas practicas culturales incipientes. Son muy apetecidos y no se comercializan.

Encontramos entre estos alimentos frutas, raices, leguminosas, y hortalizas subexplotadas, pero en este trabajo el interes del autor es ese ultimo grupo: aquellos alimentos a los que podriamos denominar "hortalizas" o "vegetales"-a saber--flores, brotes, puntas, frutos inmaduros y palmitos.

Su particularidad como alimentos se cita ya desde hace casi 500 anos. La siguiente es una observacion hecha a principios del Siglo XVI por Gonzalo Fernandez de Oviedo, cronista de Indias:

"Son los indios muy amigos de comer hierbas cocidas, y en Tierra Firme llamanlas iracas, que es lo mismo que decir hierbas; porque, aunque son conocidas entre ellos e tienen sus nombres propios e particulares, cuando las nombran juntas, dicen iracas, que es lo mismo que decir hierbas. E las tienen por sanas y experimentadas para su comer, juntas de muchos generos, las cuecen, y hacen un potaje que paresce espinacas guisadas, y echan asimismo flores de otras, e asi, toda aquella mezcla llaman ellos iracas, e asi hacen sus potajes. En la Tierra Firme algunos cristianos estiman este potaje e loanle e aun le continuan" (Molina et al. 1979).

Pero, ?tiene sentido recuperar en la dieta del costarricense las hortalizas subexplotadas, si las que tienen un origen foraneo ya son parte de nuestros habitos alimentarios y la importacion de semillas esta bien establecida?

El cuestionamiento es valido para aquellas areas del pais en las que se comercializa efectivamente todo tipo de hortalizas. Pero basta con adentrarse un poco en zonas rurales para darse cuenta de que la cantidad, variedad y calidad de las hortalizas es baja, llegando a ser su presencia nula en las comunidades mas alejadas. Testimonio que se refuerza con los datos de la ultima Encuesta Nacional de Nutricion, que demuestra que el consumo de hortalizas en zonas rurales es menor que en el area urbana e igualmente el deficit de algunos micronutrimentos es mayor en el area rural (Ministerio de Salud 1996). Y sin embargo, los alimentos subexplotados en general, y las "hortalizas" subexplotadas en particular, suelen estar presentes en estas zonas: naturalmente restringidas solo al territorio y en el consumo de algunas personas.

Los alimentos subexplotados son (o han sido) parte de la dieta tradicional costarricense, solo que esta cambia aceleradamente, empujada, como en todo el mundo, por una casi homogenea dieta que responde mas a intereses comerciales que nutricionales y que hasta lleva consigo las enfermedades tipicas de la "civilizacion". Esta demostrado que los pueblos que abandonan su dieta tradicional y acogen una de corte occidental (caracterizada por elevado consumo de carbohidratos simples y grasas, pero escasa en fibra y micronutrimentos), acogen tambien el perfil epidemiologico occidental y se incrementan aquellas enfermedades asociadas con la alimentacion, que anteriormente no se manifestaban: obesidad, diabetes mellitus, hipertension arterial y accidentes vasculares (Pelto y Vargas 1992).

Esta investigacion explora las razones del desuso de estos alimentos entre la poblacion, propone estrategias para la reversion de este proceso, enumera los alimentos subexplotados y considera su potencial nutricional, productivo o comercial. El territorio costarricense presenta una ventaja en cuanto al estudio de especies subexplotadas y es que confluyen aqui 2 areas de influencia cultural y botanica: el Area Mesoamericana y el Area Suramericana. Siendo, pues, Costa Rica el limite sur de Mesoamerica y el norte de Sudamerica, podemos estudiar en una zona relativamente pequena, plantas y costumbres asociadas provenientes de ambas areas. Es un privilegio con el que no todo pais puede contar.

Sin embargo, esto apenas es tema de estudio a nivel nacional, no asi en otras latitudes (Ayala 1986, Estrella 1986, Antunez 1981) y la atencion sobre estos ha sido destacada por FAO (FAO 1990) y por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (National Academy of Sciences 1975).

Recientemente se reconoce y privilegia, tanto el conocimiento como las practicas tradicionales -indigenas y campesinas--en relacion con la biodiversidad, y la Ley de Biodiversidad establece un criterio denominado "criterio de interes publico ambiental", que reza: "El uso de los elementos de la biodiversidad debera garantizar las opciones de desarrollo de las futuras generaciones, la seguridad alimentaria, la conservacion de los ecosistemas, la proteccion de la salud humana, y el mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos" (Zeledon 1998).

Pittier (1978) menciona alimentos subexplotados-talvez en aquel momento no tan "subexplotados"--en su libro clasico "Plantas Usuales de Costa Rica" de principios del Siglo XX. Obras mas recientes tambien destacan la calidad de alimento que tienen estas plantas (Nilsson 2005, Leon y Poveda 1999, Alan 2001).

METODOLOGIA

Se recopilo informacion en los Territorios Indigenas de: Talamanca (Provincia de Limon, en varias comunidades pero principalmente en Soqui); Matambu (Provincia de Guanacaste, canton de Hojancha), Chirripo (Provincia de Cartago, canton de Turrialba) y Zapaton (Provincia de San Jose, canton de Puriscal). Residentes del Hogar de Ancianos de Tilaran (Provincia de Guanacaste), personas de Cahuita (Provincia de Limon) y companeros de trabajo de diferentes regiones del pais suministraron informacion para la realizacion de este trabajo.

Este trabajo vincula 2 disciplinas, Antropologia y Nutricion, que se pueden ver en conjunto como una disciplina por si misma, la Antropologia Nutricional. Se utilizan herramientas de la Etnobotanica, que tiene que ver con la totalidad de funciones que las plantas desempenan en una cultura, entendiendo etnobotanica como el estudio de las interrelaciones entre plantas y humanos insertados en ecosistemas dinamicos de componentes tanto sociales como naturales (Lok 1998).

La investigacion concilia la recuperacion documental de datos con entrevistas no estructuradas a personas de comunidades rurales en todo el pais, aprovechando las giras de trabajo frecuentes. En este sentido, se solicitaba referencias, sobre personas en las comunidades visitadas, principalmente ancianos con quienes se pudiera conversar del tema. Igualmente se hizo en comunidades indigenas, en visitas con diferentes objetivos. No hay un periodo determinado en el que se realizo la recoleccion de la informacion, pero puede afirmarse que fue durante las giras realizadas por el autor en el contexto del trabajo de promocion de huertas familiares durante los anos 2003 a 2005.

En general las entrevistas se iniciaban con una frase motivadora, como tema basico para la conversacion: hablar sobre los "alimentos que se comia antes y que ahora ya no". En todos los casos, se procuraba conocer en su medio las plantas comestibles que se mencionaran durante la entrevista, para fotografiarla y tomar una muestra botanica suficiente para su identificacion posterior.

Se elaboro un registro grafico a partir de fuentes secundarias, principalmente textos de botanica (Standley y Steyermerk 1949, Woodson y Schery 1943) y muestras botanicas preservadas del Herbario Nacional, asi como fotografias de algunas especies. No se ha recuperado aun toda la informacion etnobotanica y fotografica posibles y necesarias para cada especie, que serian motivo de posteriores investigaciones y publicaciones.

INFORMACION RECOPILADA

Para aclaracion del lector, los cuadros 1 y 2 muestran las hortalizas foraneas y las nativas, centro de atencion de este estudio. Hay una caracteristica principal, mas que todo de estas hortalizas, y es la facilidad con que la informacion fluye entre los entrevistados cuando se plantea el tema: les resulta fascinante, principalmente entre ancianos y personas de mediana edad de zonas rurales. Estos alimentos son muy apreciados y anorados por la poblacion que los conoce, y superan en atencion y orgullo a otros cultivos: son, para los informantes, de mejor sabor, mas sanos, y nutritivos que los alimentos que se compran.

Causas del desuso

Al saber que las hortalizas subexplotadas, en su mayoria nativas de estas tierras, fueron en tiempos precolombinos alimentos favoritos y que perduraron como las unicas hortalizas hasta hace relativamente poco en nuestra historia, llama la atencion el desconocimiento que existe sobre ellos en la poblacion general. Este desconocimiento tiene que ver con:

Rango social. El fenomeno guarda relacion con el "estatus" que adquirieron las hortalizas nativas luego del advenimiento de las variedades exoticas.

Aunque no ha sido posible determinar la epoca en que llegaron las primeras semillas de hortalizas foraneas, puede afirmarse con alguna certeza que informalmente debieron llegar con el equipaje de los colonos espanoles y, en mayor o menor medida, se mantendrian algunos cultivos ocasionales, puesto que la produccion de semillas en suelo nacional no siempre da buen resultado ya que algunas especies requieren de 4 estaciones, o temperaturas muy bajas para

florecer y producir semilla. Por ejemplo, el ajo y la cebolla ya estan presentes en 1759 (Bolanos 1995) y para el Siglo XIX se esta importando una variedad importante de semillas de Europa y Estados Unidos (Pittier 1978).

Esta condicion de exoticidad, por si misma, daba a las hortalizas foraneas una categoria mayor -un "estatus" mayor- que la que tenian sus equivalentes nativas (como tambien sucede, por ejemplo, con las modas en la vestimenta). Por otro lado, para disponer de ellas habia que pagar, es decir, tenian un valor monetario (que no tenian las nativas, que eran simplemente recolectadas en el campo o en los solares) y no toda la poblacion podia darse el lujo de pagar. Pronto las hortalizas silvestres se convirtieron en alimentos para pobres e indios; ninguna de estas categorias era atractiva para la poblacion y si se era pobre o indio, se procuraba no serlo, evitando lo tipico de ellos: entre otras cosas, los alimentos tradicionales.

Cambios medio ambientales. Tambien se han dado cambios en el medio ambiente que han contribuido con la merma de las hortalizas nativas:

* Se modificaron o desaparecieron sus habitats naturales: como plantas silvestres que son, "nacen solas", como suelen decir los campesinos e indigenas. Claro esta, si se dan las condiciones naturales para ello, condiciones que no han sido precisamente las que la cultura nacional ha permitido, porque bajo la vision judeocristiana imperante, la Naturaleza se domina y se explota. Sumado a ello, politicas desarrollistas de Gobierno, que promueven la tala indiscriminada de bosques para dedicarlas al monocultivo y la ganaderia, dificultaron la proliferacion de alimentos subexplotados en las areas de intervencion humana.

Por el contrario, la vision indigena considera al humano y a su agricultura como una parte del bosque, no como un elemento extrano, por lo que no ha habido incompatibilidad entre el desarrollo espontaneo de especies comestibles silvestres y la preservacion del ambiente. No en vano, entonces, son los territorios indigenas donde todavia persisten estas especies como parte de su dieta (Bozzoli 1986).

* Desaparecieron los solares: la urbanizacion ha convertido los solares en "patios de luz" y el empobrecimiento en desposeidos de tierra a muchos habitantes. Cada vez hay menos espacio destinado al huerto tradicional tropical, que contenia diversidad de plantas comestibles (medicinales y ornamentales) y que complementaba la dieta principal y aliviaba las crisis alimentarias temporales (Lok 1998).

La Academia. Hoy contribuimos con la subutilizacion de estas plantas de otras maneras. Los profesionales en nutricion y de otras ciencias de la salud no las conocen, no solo porque no son parte del curriculo, sino ademas porque su formacion academica tiene, en general, una concepcion urbana. Los docentes de estas disciplinas no las conocen porque tampoco fueron parte de sus programas de estudio. Por lo tanto, no se habla de ellas y tampoco aparecen en los materiales educativos que se producen, por ejemplo, entre las instituciones del Sector Salud: los textos y carteles mencionan e ilustran solo hortalizas foraneas (que es una forma inconsciente de hacer "invisibles" las subexplotadas). Tampoco se han estudiado en sus aportes nutricionales: solo una minoria de estas especies tiene analisis de su composicion nutricional, basicamente aquellas que son mayormente consumidas en el resto de Centroamerica.

En las ciencias agricolas son consideradas como "malas hierbas". Muchas especies, hoy subexplotadas, son parte de las hierbas asociadas a cualquier cultivo tradicional, pero la concepcion "moderna" de agricultura, basicamente del monocultivo, impedia el crecimiento de "malas hierbas", muchas de las cuales son comestibles. Notense los titulos de algunos textos de uso en agronomia, en donde podemos obtener informacion sobre hierbas comestibles subexplotadas: "Plantas indeseables de importancia economica en los cultivos tropicales" (Sanchez y Uranga 1993), "The World's Worst Weeds" (Las peores hierbas del mundo) (Holm et al. 1977), "Plantas competidoras. Un componente mas de los agroecosistemas" (Garro 2002)

En biologia, estas especies son solo parte de la rica biodiversidad nacional y la etnobotanica no pasa de ser un tema de interes individual para algunos biologos o antropologos.

Potencial nutricional de las hortalizas comestibles subexplotadas

A pesar de la ausencia de analisis de la composicion nutricional de la mayoria de especies subutilizadas, es posible darles credito por su reconocimiento empirico como alimentos "buenos". Dicho de otra manera, han superado la prueba del tiempo entre nuestros antepasados como alimentos utiles. El sentido comun sugiere, que si hay poblaciones cuyo consumo de hortalizas es bajo, pero incrementan la ingesta de plantas comestibles silvestres, la presencia de micronutrimentos en su dieta seguramente se incrementara.

Pero consecuentes con un enfoque positivista, se elabora el cuadro 3 para comparar algunas especies subexplotadas americanas presentes en Costa Rica y de las que se cuenta con informacion de su composicion nutricional, con algun referente foraneo.

Se encuentran similitudes y diferencias como las que podrian encontrarse entre solo especies foraneas. Nutricionalmente hablando, no son ni mejores ni peores. Son simplemente alimentos que incrementarian el numero de plantas comestibles y por lo tanto enriquecerian la dieta, pero tambien reforzarian el concepto de soberania alimentaria o lo que quede de el.

Potencial comercial

Si se explotan estos recursos en su estado actual (silvestre) para el consumo habitual de las comunidades o para la venta, pronto se agotaran. Pero es posible iniciar procesos de cultivo y domesticacion que no son ajenos al campesino o al indigena (ambos, por ejemplo, en el caso del maiz, seleccionan con cada cosecha las mejores plantas-las de mejor porte y produccion-y de estas las mejores semillas, para conservarlas para la siguiente cosecha) y que junto con el aporte de la investigacion institucional, pueda llevar pronto al cultivo intencionado de ciertas especies. Adicionalmente, por ser especies nativas estan adaptadas al clima y suelos del pais y su reproduccion no requiere, como nunca lo ha requerido, insumos externos a las comunidades.

Con esto en ejecucion se puede pensar en la comercializacion local, en la venta para ser consumidas por el ecoturista, por los vegetarianos o consumidores de productos organicos, o simplemente para la venta entre quienes quieran enriquecer su dieta aumentando la variedad de productos alimenticios, con nuevos sabores, formas y colores.

La agricultura tradicional--indigena y Campesina--como hoy la agricultura organica, permiten el crecimiento de hierbas comestibles y medicinales que no perjudican el crecimiento del cultivo principal.

Alimentos subexplotados

En una lista, con toda seguridad incompleta, es posible citar 46 especies de plantas subexplotadas comestibles -sin contar los hongos comestibles, que pueden representar otro tanto-, o mas si contamos partes comestibles diferentes (considerando que de algunas plantas se consume mas de una de sus partes).

Para subclasificarlos se ha preferido una caracterizacion empirica mas que botanica, porque aunque todas las clases de hortalizas citadas, que son parte de una planta, tienen su correspondiente nombre en morfologia vegetal, la terminologia especializada suele ser desconocida y poco util para los propositos de este articulo.

El cuadro 4 incluye las hortalizas subexplotadas segun una clasificacion utilitaria.

DISCUSION

Los procesos de conquista se han manifestado en la soberania alimentaria, se expresan cuando un grupo de alimentos son desplazados por otros, que no aportan ventajas nutricionales que no tuvieran los primeros, pero que si representan la imposicion de la cultura alimentaria de la clase dominante. Hoy en dia, las hortalizas que buena parte de los costarricenses consumimos, aunque cultivadas en el pais, provienen de semillas provenientes de Estados Unidos, Canada o Europa. Se manifiesta la conquista tambien cuando se arrasan los bosques, considerados barreras contra la "civilizacion", cuando se introduce el monocultivo como sinonimo de desarrollo en la agricultura y no se considera el valor del solar para la alimentacion de la poblacion. Estos procesos de conquista no han terminado: la globalizacion comercial, que no es mas que la imposicion del mercado libre para favorecer a las economias del norte del planeta y la bien cimentada idea de que para ser "desarrollados" debemos igualarnos con ellos, nos estan llevando a adquirir habitos alimentarios que ni el planeta ni nuestra salud podran soportar.

La comercializacion de hortalizas (no nativas) es dificil en los pueblos mas alejados del pais y, aun considerando que todos tuvieran caminos accesibles, el precio de estos alimentos seria de todas maneras elevado por el numero de intermediarios y los costos del transporte. Pero pueden iniciarse procesos de domesticacion en plantas silvestres para generar variedades que mejoren los atributos deseados y, por que no, introducir al mercado nuevas hortalizas, con lo que gana el agricultor tanto como el consumidor.

Las hortalizas subexplotadas, presentes en todo el territorio nacional, pueden representar una opcion util para incrementar la ingesta de micronutrimentos entre la poblacion nacional en general, y de la rural especialmente, asi como contribuir con el mantenimiento de la tradicion alimentaria nacional, que es una barrera defensiva contra la dieta de la tan criticada globalizacion y por supuesto, entonces, de las enfermedades de la "civilizacion".

RECOMENDACIONES

* Introducir el tema de los alimentos subexplotados como materia de estudio en las Universidades, basicamente en las Escuelas de Nutricion, Agronomia, Forestales, Biologia y Antropologia.

* Introducir el tema en actividades de educacion continua para profesionales de la salud.

* Promover su consumo solo en aquellas areas donde se estime que no habra un agotamiento por sobreexplotacion.

* Promover la investigacion etnobotanica, agronomica y quimica de estas especies, para conocer, entre otras cosas:

preparaciones culinarias, propiedades atribuidas a cada especie, practicas culturales recomendables, propagacion, habitats, valor nutricional, y potencial de domesticacion.

Recibido: 19/02/08 Aceptado: 18/06/08

LITERATURA CITADA

ALAN E. 2001. Plantas espontaneas tropicales. Cartago, Editorial Tecnologica de Costa Rica. 212 p.

ANTUNEZ DE MAYOLO S. 1981. La nutricion en el antiguo Peru. Lima, Banco Central. 189 p.

AYALA A. 1986. La alimentacion de los antiguos mayas de Yucatan. Tesis, de licenciatura en Historia, UNAM, Mexico. 306 p.

BOLANOS M. 1995. Las plantas nativas en el desarrollo rural costarricense. In: Memoria Seminario-Taller, Practicas Agricolas Tradicionales: un mundo alternativo para el desarrollo rural centroamericano. San Jose, Oficina Publicaciones Universidad de Costa Rica. 177 p.

BOZZOLI M.E. 1986. Visiones de la Naturaleza: la forma en que dos culturas costarricenses han tratado la selva. Depto. de Antropologia, Universidad de Costa Rica. 390 p.

ESTRELLA E. 1986. El pan de America: etnohistoria de los alimentos aborigenes del Ecuador. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Cientificas.

EVANS R., VON REIS S. (ed). 1997. Ethnobotany: evolution of a discipline. Oregon, U.S.A.: Timber Press, Inc. 414 p. FAO. 1990. Utilizacion de alimentos tropicales. Roma: FAO. 62 p.

GARRO J. E. 2002. Plantas competidoras: un componente mas de los agroecosistemas. San Jose, Costa Rica: EUNED. 278 p.

HOLM L.G., PLUCKNETT D.L., PANCHO J.V., HERBERGER J.P. 1977. The World's Worst Weeds. Distribution and biology. Hawaii: The University Press of Hawaii. 609 p.

LEON J., POVEDA L. 1999. Nombres comunes de las plantas en Costa Rica. Heredia, Costa Rica: EFUNA. 915 p.

LOK R. (ed). 1998. Huertos caseros tradicionales de America Central. Turrialba, Costa Rica: CATIE. 232 p.

MENCHU M. T., BARRERA M.A., ORTEGA L. 1996. Tabla de composicion de alimentos de Centroamerica. Guatemala: INCAP-OPS. 98 p.

COSTA RICA, MINISTERIO DE SALUD. 1996. Encuesta Nacional de Nutricion. Fasciculos 2 y 3.

MOLINA M., PIANA J., FUENTES A. 1979. El escenario geografico de Costa Rica en el Siglo XVI segun los informes de Gonzalo Fernandez de Oviedo en la "Historia General y Natural de las Indias". Proyecto Historia de Costa Rica, Avances de Investigacion, No. 2. 233 p.

NACIONAL ACADEMY OF SCIENCES. 1975. Underexploited tropical plants with promising economic value. Washington, D.C. 188 p.

NILSSON V. 2005. Hierbas y arbustos comunes en cafetales y otros cultivos: guia para su identificacion. San Jose, Costa Rica: Herbario Juvenal Valerio. 270 p.

PELTO G.H., VARGAS L.A. 1992. Introduction: dietary change and nutrition. Ecology of food and nutrition. 27:159-161.

PITTIER H. 1978. Plantas usuales de Costa Rica. San Jose: Editorial Costa Rica. 166 p.

SANCHEZ P., URANGA H. 1993. Plantas indeseables de importancia economica en los cultivos tropicales. La Habana: Editorial Cientifico-Tecnica.

STANDLEY P.C, STEYERMERK J.A. 1949. Flora de Guatemala: Chicago Natural History Museum. 24, parte VI. 440 p.

WOODSON R.E., SCHERY R.W.. 1943. Flora de Panama: Missouri Botanical Garden 30(3):403.

ZELEDON R. (comp). 1998. Codigo ambiental. San Jose: Porvenir. 316 p.

Romano Gonzalez Arce *

* Secretaria de la Politica Nacional en Alimentacion y Nutricion, Ministerio de Salud.

Correo electronico: romanogonzalez@gmail.com
Cuadro 1. Algunas hortalizas comunes en Costa Rica de
origen foraneo.

Nombre comun                     Nombre cientifico

Ajo                              Allium sativum
Apio                             Apium graveolens
Berenjena                        Solanum melongena
Brocoli, coliflor, repollo       Brassica oleracea
                                   (diferentes variedades)
Cebolla                          Allium cepa
Espinaca                         Tetragonia tetragonoides
Lechuga                          Lactuca sativa
Pepino                           Cucumis sativus
Rabano                           Raphanus sativus
Remolacha                        Beta vulgaris
Zanahoria                        Daucus carota

Cuadro 2. Plantas comestibles de origen americano presentes en el
territorio de Costa Rica: Hortalizas.

Nombre comun           Nombre cientifico        Parte comestible (1)

Ayote                  Cucurbita moschata       Brotes y hojas,
                                                  semillas
Amaranto, bledo        Amaranthus dubius        Brotes y hojas
Cachua, caiba          Cyclanthera pedata       Fruto inmaduro
Capuchina, mastuerzo   Tropeolum majus          Flores
Chanchito              Rytidostilis             Brotes y hojas
                         cartaginensis
Chiverre               Cucurbita ficifolia      Fruto inmaduro
Chicasquil             Cnidoscolus              Hojas
                         aconitifolius
Chile                  Capsicum annum,          Frutos
                         C. frutescens
Chonta                 Prestoea acuminata       Palmitos
Cohombro               Sicana odorifera         Fruto inmaduro
Coyol                  Acrocomia aculeata       Palmito
Cuayote                Gonolobus edulis         Fruto inmaduro
Culantro de coyote     Eryngium foetidum        Hojas
Culantro de montana    Peperomia peltiliimba    Hojas
Guaba caite            Inga paterno             Semillas
Irish mash (alga)      Hydropuntia usneoides    Talo
Itabo                  Yucca guatemalensis      Flores
Jaboncillo, calalu     Phytolocca icosandra,    Brotes y hojas
                         P. rivinoides
Jicaro                 Crescentia cujete        Fruto inmaduro
Lirio de agua          Eichornia crassipes      Brotes y hojas, flores
Loroco                 Fernaldia pandurata      Flores
Madero negro           Gliricidia sepium        Flores
Oregano                Limpia graveolums        Hojas
Oreja de palo          Pleurotus ostreatus      Cuerpo frutal
  (hongo)
Ortiga                 Urera baccifera          Brotes, flores
Pacaya de danta,       Chamaedorea tepejilote   Inflorescencia
  siplina                                         inmadura
Pacaya de raton        Prestoea                 Palmito
                         longipetiolata
Palma conga            Euterpe predatoria       Palmito
Palmilera              Iriartea deltoidea       Palmito
Papaya                 Carica papaya            Fruto inmaduro
Papayillo              Jacaratia dolichaula     Fruto inmaduro
Pejibaye               Bactris gasipaes         Inflorescencia
                                                  inmadura
Pinuela                Bromelia pinguen         Inflorescencia
                                                  inmadura
Pipian                 Cucurbita argyrosperma   Brotes
Nombre comun           Nombre cientifico        Parte comestible1
Platanilla             Heliconia mariae         Palmitos
Pochote                Bombacopsis quinata      Brotes y hojas, flores
Poro                   Eritrina berteroana      Flores
Quiebraplato,          Crotalaria spp           Brotes y hojas
  chipilin
Rabo de mico           Cyathea sp.,             Brotes
                         Dicksonia sp.
Rabo de mono           Hypolepis repens         Brotes
Sanmiguel              Blakea gracilis          Flores
Surtuba                Geonoma sp.              Palmito
Tacaco                 Sechium tacaco           Fruto inmaduro
Tomate                 Lycopersicum             Fruto
                         esculentum
Tornillo, orejas       Cyclanthus bipartitus    Inflorescencia
  de burro                                        inmadura
Tuna                   Nopalea cochenillifera   Pencas
Verdolaga              Portulaca oleracea       Hojas
Yerbamora              Solanum americanum       Hojas
Yuca                   Manihot esculenta        Hojas
Zapallo                Cucurbita pepo           Fruto inmaduro
Zorrillo               Cestrum racemosum        Hojas

(1) Se menciona solamente la parte comestible subutilizada.

Cuadro 3. Comparacion nutricional entre 2 especies vegetales nativas
subexplotadas y una introducida.

                            Nutrimentos (a)

                   Vitamina A     Calcio       Hierro
Especie                mg           mg           mg

Chicasquil            790          234          2,8
Quelite de ayote      272          127          5,8
Espinaca              672           16          2,7

(a) En 100 g de producto fresco. Fuente: Menchu et al. 1996

Cuadro 4. Numero de hortalizas subexplotadas, segun clasificacion
utilitaria.

Clase             Numero    Ejemplos (a)

Hojas               12      Chicasquil, zorrillo
Brotes              3       Calalu, amaranto
Zarcillos           3       Chanchitos, chayote, ayote
Flores              8       Ortiga, poro, madero negro
Inflorescencia      4       Pinuela, ciplina
  inmandura
Palmitos            8       Chonta, surtuba
Frutos            4 (b)     Papayita, chiverre, jicaro
Helechos            2       Rabo de mono
Semillas            1       Guaba caite (sin el arilo
                            blanco)
Hongos              50      Oreja de palo
Algas               1       Irish mash

(a) Ver los nombres cientificos en el cuadro 2.

(b) Frutos que se consumen como "hortalizas", generalmente
inmaduros ("verdes", "celes").
COPYRIGHT 2008 Universidad de Costa Rica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2008 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Nota Tecnica
Author:Gonzalez Arce, Romano
Publication:Agronomia Costarricense
Date:Jul 1, 2008
Words:4371
Previous Article:Densidad de siembra del girasol forrajero.
Next Article:Mejoramiento de plantas.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters