Printer Friendly

De Ratzinger a Benedicto XVI.

Un rapido conclave. Una eleccion que tomo el camino de lo seguro: el cardenal aleman Joseph Ratzinger, prefecto de la fe y gran colaborador de Juan Pablo II.

Este muy inteligente hombre con tendencias teologicas conservadoras y eurocentristas eligio por nombre el de Benedicto XVI. El ultimo Benedicto en el papado habia sido Giacomo della Chiesa a inicios del siglo XX (1914-1922). Escoger un nombre es decidir una mision.

Benedicto XV tuvo que enfrentar el desgarramiento europeo provocado por la Primera Guerra Mundial. La situacion y su tarea eran extremadamente dificiles. Como Papa de todos los catolicos mantuvo cierta neutralidad entre los enemigos, sin dejar de insistir sobre la necesidad imperiosa de la paz. No fue monedita de oro. Su actitud conciliadora creo mucho descontento. Sin embargo, los turcos le elevaron un monumento como reconocimiento por sus acciones humanitarias y diplomaticas llamandolo "bienhechor de los pueblos"; otros le llamaron "El buen samaritano de la humanidad". Algunas de sus ultimas palabras fueron: "Ofrecemos nuestra vida a Dios en nombre de la paz del mundo".

La situacion actual presenta un panorama belico mundial orquestado por la gran superpotencia estadounidense. Ante esta gran potencia militar y economica, el Papa Juan Pablo II opuso una profetica negativa a la invasion de Irak. Bush, a pesar del recogimiento que demostro en el entierro del Papa, se hizo de oidos sordos en el momento de su suplica. La paz en el mundo pende de un hilo. Seguramente luchar por mantenerla sera la tarea que se impondra a si mismo Benedicto XVI. Su funcion como sucesor de Pedro sera mantener en pie esta tierra y a sus habitantes amenazados por armas letales a nivel global. "Dios quiere al hombre vivo", dijo San Irineo de Lyon, entonces, primeramente hay que mantenerlo vivo en una tierra habitable. Los problemas internos de la Iglesia solo podran ser abordados si sigue existiendo un mundo en el que pueda haber una Iglesia. El sacerdocio de hombres casados, el uso de anticonceptivos, las posiciones bioeticas, la situacion de los homosexuales ..., no corren prisa. La Iglesia tiene sus tiempos, y estos tienden a ser lentos para que madure todo aquello que pide maduracion.

Benedicto XVI no hara grandes cambios al interior de la Iglesia, quiza suceda lo contrario, no obstante, el teologo Hans Kung, con quien Ratzinger tuvo serios conflictos teologicos con consecuencias negativas para su oponente, le ha otorgado el beneficio de la duda en cuanto a la direccion de sus acciones. El tiempo mostrara quien es y que puede hacer. Las determinaciones que carga no son necesariamente una maldicion.

Ademas opinamos que hay que respetar los Acuerdos de San Andres, liberar a todos los zapatistas presos, derruir el Costco-CM del Casino de la Selva y esclarecer los crimenes de las asesinadas de Juarez.

COPYRIGHT 2005 Editorial Cruzada, S.A. DE C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2005 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Sicilia, Javier; Gutierrez-Otero, Patricia
Publication:Siempre!
Date:May 1, 2005
Words:498
Previous Article:Hibri-dos.
Next Article:El problema de fondo: segun Benedicto XVI.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters