Printer Friendly

De Jaque de los Rios de Manzanedo Miguel, El inicio de un mundo globalizado. Viaje de las Indias Orientales y Occidentales.

DE JAQUE DE LOS RIOS DE MANZANEDO Miguel, El inicio de un mundo globalizado. Viaje de las Indias Orientales y Occidentales, Editoral Renacimiento, Sevilla, 2008.

Resumen

El siglo XVI puso las bases de un orden socioeconomico globalizado a partir del cual los territorios recien descubiertos fueron incorporados al incipiente sistema economico mundial. America primero y el Extremo Oriente Asiatico mas tarde, fueron ordenados conforme a las reglas de los dominadores: la religion y la espada establecieron los modelos economicos que las potencias coloniales desarrollaron en su exclusivo interes.

Abstract

The century XVI made the bases of a global socioeconomic order from which the territories newly disclosed were incorporated into the incipient economic world system. America first and the Asian Far East later, were arranged in conformity with the rules of the dominators: the religion and the sword established the economic models that the colonial powers developed in its exclusive profit.

**********

Gracias a dos manuscritos hallados, uno en los fondos bibliograficos de la Biblioteca Municipal de Jerez de la Frontera (Cadiz, Espana), y otro en la Biblioteca Publica de Nueva York, los investigadores Ramon Clavijo Provencio y Jose Lopez Romero han reconstruido la obra original de Miguel de Jaque de los Rios que ahora ve la luz en Ediciones Espuela de Plata.

La obra describe los viajes que su autor desarrollo por espacio de catorce anos por los confines de todos los nuevos mundos conocidos con el unico deseo de servir al rey (su viaje se inicio en 1592 siendo rey Felipe II y concluyo en 1606 con Felipe III en el poder) y relatar todos los sucesos sobrevenidos.

El mundo que Miguel de Jaque describe es ya, de facto, un mundo global donde una Espana en bancarrota aun asienta sus reales como la gran potencia economica del periodo. Los tentaculos de la dominacion politica y economica se alargan no solo a la America Hispana (en donde Jaque inicia su viaje) sino que tambien cubren el extremo oriente asiatico adonde llegan los galeones que desde Acapulco van en busca de las perlas, rubies, diamantes, clavos, pimientas, menjuies, estoraques, sandalos, alcanfores y canelas que se atesoran en las Filipinas. Desde ahi hasta las islas Maluchas, la China, Japon, Samatra, Bengala, Basora, y el cabo de Buena Esperanza se entabla un comercio global con la gran potencia economica y militar de la epoca (Espana y Portugal se habian unificado momentaneamente).

Para el mejor servicio del rey, Miguel de Jaque inicia, como tantos otros exploradores y aventureros del periodo, la senda que en el siglo XVIII retomaran los arbitristas: muestran a su rey donde, a su juicio, la corona deberia extremar su atencion impositiva y militar para extraer la mayor cantidad de frutos y tributos. En este proceso los aventureros se ofrecen como ventajosos conocedores del terreno y piezas clave para aumentar el rendimiento de los territorios conquistados.

De este modo la mirada de Jaque solo atiende de soslayo las caracteristicas sociales y culturales de los territorios. La atencion de Jaque se centra mas detenidamente en los recursos que ofrecen los distintos territorios, en los conflictos y juegos de estrategia establecidos entre los distintos pueblos y en como estos podrian ser conducidos a su favor de la dominacion espanola. Sin embargo Jaque, entre todos los nuevos mundos, describe dos universos tan distantes como distintos: el del mundo americano y del extremo oriente asiatico; el mundo dominado y el pendiente de subyugar.

El mundo pendiente de sujetar es el de Filipinas, Camboya, Sian, Pegu, Ranchon, Conchinchina, Maluchas, China, Seilan, Pan, Patan, Samatra, Jor, Bengala, Goa, Ormus, Basora, Mozambique, Madagascar y cabo de Buena Esperanza es el orbe del caos que es preciso ordenar. En el mundo de la "maldita secta de Mahoma" o de los adoradores de idolos, los reyezuelos combaten entre si estableciendo alianzas con o contra los espanoles. Estos disponen de dos armas de dominacion que se demuestran igualmente efectivas: la espada y la fe son los dos arietes fundamentales de imposicion de la autoridad espanola. La fe es la forma pacifica de senorio y de redencion de los ignorantes: "el demonio tiene enganados a tantas y tan diversas naciones, a unas hace le adoren de una suerte, y a otras de otra" (p. 110). Los frailes son los combatientes contra la herejia y el panteismo a traves de los cuales los territorios se pacifican y preparan para la instalacion de las factorias que extraeran los mas preciados frutos. La fe era la razon de estado que arrastraba todos los demas argumentos: conquistar Camboya y la Conchinchina no fue apropiarse de los ricos minerales de plata; de los rios de donde sacan oro en polvo y pepitas, ni de las sedas, diamantes, rubies "y otras cosas de mucho valor", reinos estos "a quien se pueden llamar las verdaderas Indias por la mucha riqueza que tienen ..." (p. 112). Conquistar Camboya y la Conchinchina era socorrer eufemisticamente a sus reyes al tiempo que se "plante nuestra fe catolica" en aquellos territorios y se pueda ayudar a todas las mujeres de esos reinos que "desean ser cristianas" (p. 133). Para ello, la labor de los frailes (agustinos, dominicos, franciscanos y jesuitas principalmente) resultaba fundamental. En algunos casos su penetracion pacifica daba por si misma buenos resultados: la transformacion de las conciencias al abandonar los viejos mitos ordenadores de sus sociedades preparo el advenimiento de los nuevos senores de la guerra. De ellos, los frailes fueron sus agentes en el mas alla, sustitutos de los "chuqus" camboyas. En otros casos, la tenacidad de los misioneros chocaba con la reticencia del poder local. De este modo sucedio a fray Pedro Bautista quien en 1593 paso al Japon enviado por el gobernador de Filipinas como embajador de Felipe II ante el emperador Taikosama. Una serie de disputas religiosas provocaron que el emperador ordenase el apresamiento de Pedro Bautista y de otros frailes y "japones" cristianos todos los cuales fueron crucificados en la ciudad de Osaka. La vision de una imagen de San Francisco sudando sangre y el terremoto que devasto Osaka despues de las ejecuciones mudaron la opinion del emperador quien solicito nuevos frailes a Filipinas (pp. 140-145).

De este modo se reafirmaba la fe cristiana que se amparaba en acontecimientos de fuerza mayor y en los mas extraordinarios sucesos acontecidos siempre en su defensa. Al respecto cabe destacar lo sucedido en la ciudad musulmana de Goa en 1597 donde el mismisimo Mahoma se aparecio y dijo a sus habitantes que como es que estaban tan ciegos que no habian visto en tanto tiempo la pura verdad y aun seguian a la falsa secta que el les habia predicado y ensenado, tan alejada de la salvacion y que si querian salvarse "tomasen y siguiesen a Nuestro Senor Jesucristo tomando y recibiendo su santa Ley" (p. 179).

Pero cuando solo los arcabuces eran respetados, tambien ahi los espanoles sabian hacerse valer: ejercitos despoblados y mal equipados pero que usaban de la mas alta tecnologia y de los juegos de influencias, divisiones y alianzas para la conquista de los territorios. Campanas en las mas reconditas selvas y en las mas abruptas montanas contra ejercitos de elefantes de combate (p. 95) y flecheros que sabian esperar hasta que la polvora quedase inservible en un aguacero (p. 91); fortines indefendibles por la ausencia de brazos con que mantenerlos y baluartes portugueses frente a las amenazas persas y musulmanes, desde la India hasta el Cabo de Buena Esperanza, siempre en peligro pero siempre avidos de los mas preciados tesoros.

Frente a la inestabilidad de los territorios adversos, la quietud de los ya domenados. En el viaje de 1592 la America conquistada es presentada como un territorio mas de la monarquia hispana sometido a sus mismas reglas y a un mismo reconocimiento. Santo Domingo, Cuba o Puerto Rico solo merecen descripciones geograficas (pp. 56-57) y solo Mexico Tenustitlan "cabeza y corte de aquel nuevo mundo" (p. 59) se muestra mas en detalle como un mundo ordenado por su arzobispado, virreinato, chancilleria, oficiales reales e innumerables monasterios. En el siguiente viaje a America, el de 1599, se ofrecen mas detalles de este nuevo mundo ya controlado. Desde Puerto Rico a Santa Marta, Cartagena, Mompox y Portobelo se da cuenta de la fertilidad de las tierras y de los fuertes testigos de la fortaleza del poder espanol contra los ataques de Hawking y Drake; la feracidad de las provincias de Veragua, Nicaragua y Costa Rica "tierra abundante de trigo y maiz, vacas, carneros, gallinas, cabras y caballos, y ropa de algodon, y pobre de metales de oro y plata" (p. 196) y del empleo del cacao de Tabasco como moneda en las provincias de Nueva Espana (p. 196). De Pigura del Piru, Lambayeque, Chiclayo y Trujillo se admira lo bien pobladas de espanoles que se encuentran y de Trujillo los buenos edificios o numerosos tesoros de oro, plata y ropa de algodon hallados en las guacas (p. 200). Despues de Ariquipa, Guamanga, Guancavelica y las minas de Castro Reina (de donde se sacan anualmente seis mil barras de a cien marcos cada una) Miguel de Jaque llega al Cuzco a las cercanas minas de Bilcabamba y a Chucuyto, ciudad desde donde se controlan los grandes pueblos de indios ordenados por 3, 4, 5 y 6 doctrinas y otras tantas iglesias (p. 206). De Potosi a Tarija y desde aqui a Jujuy, Tucuman, Buenos Aires y Brasil, De Jaque nos muestra un mundo de inconmensurables dimensiones (1900 leguas desde La Plata a Cartagena y de 150 a 200 leguas de ancho) todo el sometido a la ley divina.

Nada que ver este tranquilo mundo americano con los inestables camboyas o con los nunca fiables chinos y chincheos: en el primer caso, la globalizacion ya funcionaba a pleno rendimiento; en el segundo caso, nuevas potencias economicas retomarian la politica de dominacion iniciada por espanoles y portugueses.

Justo Cuno Bonito, Doctor en Historia de America por la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y licenciado en Filosofia y Letras por la Universidad de Alcala de Henares, Madrid. Es codirector del Master Virtual en Historia de America Latina "De la ilustracion al Mundo Contemporaneo" e investigador de El Colegio de America de la Universidad Pablo de Olavide. Universidad Pablo de Olavide, Carretera de Utrera, Km. 1, 41013 Sevilla, Espana, correo electronico: jcubon@admon.upo.es
COPYRIGHT 2008 Instituto Panamericano de Geografica e Historia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2008 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Cuno Bonito, Justo
Publication:Revista de Historia de America
Date:Jan 1, 2008
Words:1863
Previous Article:La vanguardia racionalista en Mendoza: la obra de los arquitectos Manuel y Arturo Civit.
Next Article:Nota editorial.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters