Printer Friendly

Daniela Gleizer, El Exilio Incomodo. Mexico y los refugiados judios, 1933-1945.

DANIELA GLEIZER, El exilio incomodo. Mexico y los refugiados judios, 1933-1945, Mexico, El Colegio de Mexico, Universidad Autonoma Metropolitana, 2011, 321 pp. ISBN 978-607462-284-3

El libro de Daniela Gleizer ofrece por primera vez una historia sistematica de la politica inmigratoria mexicana respecto del ingreso de los refugiados judios entre 1933-1945, a quienes se les negaba el estatus legal de asilados, tal como se beneficiaron los exiliados espanoles y otros refugiados politicos.

A pesar de la ideologia antifascista del cardenismo, y la inmediata alineacion de Avila Camacho con Estados Unidos y la ruptura de relaciones con el Eje, luego de Pearl Harbor, la autora analiza las razones por las cuales esos refugiados "de raza semita" no fueron considerados "extranjeros en peligro" y, en cambio, fueron clasificados de "extranjeros indeseables". De ahi que el primer desafio metodologico de Gleizer haya sido no restringirse solo a la legislacion vigente, al estatus juridico de las solicitudes individuales y colectivas de refugio o a las contradictorias disposiciones inmigratorias y rivalidades internas del aparato estatal, sino a indagar en los prejuicios de la doctrina del mestizaje en general hacia los extranjeros y el peso de los prejuicios hacia los judios, en especial del campo nacionalista. Es lo que realiza en el capitulo 1, donde analiza en profundidad la historia de las ideas sobre nacion/ extranjeridad desde la epoca de la Revolucion y las percepciones de la comunidad judia en Mexico hasta el inicio de los anos treinta. Consciente de que el tema de los refugiados judios del nazismo debe analizarse en el contexto internacional y de la segunda guerra mundial, no meramente en el plano local, en el capitulo 2 Gleizer examina el refugio judio como un problema global europeo, y en el 3 contextualiza la reaccion latinoamericana y de las democracias anglosajonas en la Conferencia de Evian a fin de estudiar su impacto en la politica exterior e inmigratoria.

Una estrategia analitica fecunda de esta investigacion para desentranar las razones de la insignificante actuacion mexicana de admitir apenas 1 500-1 850-2 250 refugiados judios ingresados, (1) es tomar en cuenta varios escenarios simultaneos, tanto las presiones internacionales (especialmente de Estados Unidos) como las presiones locales de la opinion publica antirrefugiados espanoles de los sectores nacionalistas y de la oposicion politica a Cardenas, asi como tambien las pugnas, divergencias y rivalidades de funcionarios dentro de las instancias gubernamentales intervinientes.

La actuacion de las gestiones presidenciales de Cardenas y Avila Camacho respecto del ingreso de judios perseguidos, a pesar de sus diferencias politicas e ideologicas, surge del analisis de Daniela Gleizer, bastante similar en sus practicas dentro de agencias del Estado que manejaban concretamente la implementacion del ingreso, en especial la Secretaria de Gobernacion y la Secretaria de Relaciones Exteriores. Sin embargo, la autora le da credito al compromiso de Cardenas, en 1938, con las potencias aliadas, de colaborar en la admision de refugiados, y sobre todo de apoyar a algunos proyectos de colonizacion judia en Tabasco, atendiendo la solicitud del Joint Distribution Committee. No obstante, Gleizer toma muy en cuenta las dificultades politicas internas de Cardenas durante los ultimos dos anos del sexenio cuando, para calmar a la oposicion, el presidente habria elegido seguir manejando personalmente la politica de asilo espanol (a la que se oponian y resistian sectores de la sociedad civil) mientras delegaba en la hostil Secretaria de la Gobernacion, las solicitudes de refugio judio, clasificado como un asunto de inmigracion y no de asilo.

El rechazo del desembarco en Veracruz a finales de agosto de 1940 del vapor Quanza, que partio de Lisboa trayendo 111 pasajeros en transito a otros paises americanos, con visas por 30 dias expedidas por la Legacion mexicana en la capital portuguesa, es comparado por Gleizer con el famoso caso del St. Louis. El pretexto administrativo para no autorizar el desembarco de 85 pasajeros judios que traian visas legales conforme al articulo 58 de la ley de Poblacion fue que el ministro de Mexico en Lisboa, Juan Manuel Alvarez del Castillo, que la desconocia, no habia solicitado permiso a la Secretaria de Gobernacion. Y a pesar de que en su descargo Alvarez del Castillo alegaba interpretar "el pensamiento humanitario del Senor Presidente Cardenas, quien en repetidas ocasiones ha proclamado que Mexico es tierra de refugio", segun el periodico El Universal (5 sep. 1940), "el propio Primer Magistrado ordeno que no se dejara desembarcar a ninguno sin una orden expresa de el". De los cuatro transmigrantes que lograron desembarcar gracias al jefe de Poblacion en Veracruz sin autorizacion de la Secretaria de gobernacion, ninguno era judio. Tampoco eran judios los nueve asilados politicos (cinco espanoles, una francesa, un checoslovaco, un aleman y una hungara) ni los cinco inmigrantes inversionistas desembarcados (p. 192). Cardenas ni siquiera respondio la carta al desesperado pedido de los pasajeros que lo felicitaban por su posicion de otorgar asilo a los refugiados politicos, a la par que le advertian del peligro de muerte que les esperaba si no se les permitia desembarcar.

La diferencia para el presidente mexicano entre el rechazo a los "inmigrantes indeseables" y los asilados politicos que ayudo, se hizo evidente al dia siguiente de que el Quanza partio a Estados Unidos: Cardenas ofrecio proteccion diplomatica a los miembros de las Brigadas Internacionales en Francia que corrian peligro de ser arrestados (p. 193).

Contrasta la actitud de Cardenas con su decidida autorizacion personal durante 1940 para que el consul mexicano en Marsella, Gilberto Bosques, visara el ingreso de destacados exiliados politicos alemanes y austriacos, o cuando aprobo el asilo de Otto Katz y su esposa, de Victor Serge y su hijo Vlady, de Egon Erwin Kisch, de Leo Katz y de diez politicos austriacos, entre otros, Karl Heinz y Rudolf Neuhaus. Sin embargo, la autora recuerda la tardia actitud humanitaria de Cardenas, quien dos dias despues de que entregara la presidencia, pudo hacer cumplir la orden de desembarco a seis refugiados judios a punto de ser reembarcados a Europa a bordo del barco japones Rakuyo Maru en el puerto de Manzanillo, luego de que ningun pais latinoamericano los admitio (p. 201).

Por su parte, la actuacion de Avila Camacho es mucho mas deficitaria que la de Cardenas vis a vis el rescate de refugiados judios, si se evaluan algunas iniciativas de rechazo en anos fatidicos de implementacion de la solucion final. La insensibilidad humanitaria discriminadora respecto de los judios del presidente mexicano aliado de Estados Unidos es demostrada comparativamente por Gleizer en el asentamiento experimental de la hacienda Santa Rosa donde 1 453 refugiados de guerra polacos catolicos en iran llegaron durante 1943, en virtud de un acuerdo de finales de 1942 entre el gobierno polaco en el exilio y el gobierno mexicano para que permanecieran hasta el final de la guerra, con apoyo de Estados Unidos y gran Bretana. De las 5 000 visas ofrecidas, solo fueron utilizadas 1 453 por el gobierno mexicano, pero Avila Camacho se abstuvo de conceder siquiera un cupo de 150 visas para que judios polacos refugiados en Lisboa pudieran ingresar a Mexico (cap. 6). En verdad, el tratamiento preferencial hacia polacos catolicos que no eran agricultores, ni inversionistas, ni industriales fue compartido tambien por los gobiernos de Estados Unidos, gran Bretana y el gobierno polaco en el exilio.

Gleizer confirma que Avila Camacho habia adoptado en 1941 signos de apertura al ser considerados asilados politicos tanto los perseguidos politicos como los refugiados por motivos raciales. Pero la autora demuestra que quedo sin implementacion la autorizacion del presidente de conceder 500 visas para refugiados judios de Francia en 1942, ademas de inutilizarse en enero de 1943 el permiso para traer 100 ninos judios huerfanos al no efectivarse su localizacion. Mas aun: no obstante que durante esos anos algunos barcos con refugiados fueron admitidos, como el Serpa Pinto en noviembre de 1941, el San Thome en abril de 1942, y luego de la declaracion de guerra, dos barcos adicionales con refugiados judios (el Guinee, en junio de 1942, con 70 refugiados judios, y nuevamente el Serpa Pinto), la autora se pregunta si hubo realmente un viraje en la actitud de las autoridades mexicanas o los desembarcos se realizaron gracias a la corrupcion de funcionarios locales en Veracruz y de visas vendidas (pp. 222-223).

Avila Camacho fue insensible al hacer excepciones a la estricta politica de asilo politico durante los dramaticos momentos de la solucion final en 1944 a fin de satisfacer solicitudes del War Refugee Board. Tampoco mostro compasion ante el pedido del American Jewish Committe de hacer un gesto propagandistico formulando una declaracion publica de crear "un puerto seguro" tan solo mientras durara la guerra. En el primer caso, el War Refugee Board procuraba por razones humanitarias que algunos paises centroamericanos se abstuvieran de revocar, cancelar o anular le vigencia de pasaportes latinoamericanos conseguidos por refugiados judios, ya no para ingresar a esos paises sino al solo efecto de que no fueran enviados a los campos de exterminio. El War Refugee Board intentaba un minimo compromiso de proclamar la voluntad de Mexico para recibir refugiados judios despues de la guerra, pero el embajador estadounidense, Messersmith, se encontro con una cerrada negativa de Avila Camacho ante su consulta con el secretario de Relaciones Exteriores, a pesar de que calificaba de "muy positiva" la cooperacion mexicana en otros temas de politica interamericana e internacional (p. 294).

Finalmente, la actuacion del gobierno de Avila Camacho resulto nefasta para implementar la autorizacion de 400 visas mexicanas en septiembre de 1944 para salvar judios hungaros. Mexico formaba parte del Comite Intergubernamental de Refugiados, creado en la Conferencia de Bermuda, y se esperaba que su posicion fuera de apoyo. Pero no solo la Secretaria de Gobernacion anulo luego de una semana la propuesta de la Secretaria de Relaciones Exteriores de considerar a esos 400 judios hungaros como asilados de guerra por un ano, sin necesidad de exigirles "garantias de repatriacion: se permitio unicamente que los beneficiarios utilizaran las visas mexicanas para radicar en otros lugares, fuera de Mexico. Aun asi, las dilaciones burocraticas de la Secretaria de Gobernacion para que el Consulado de Mexico en Berna emitiera ese tipo de visas se prolongaron seis meses despues de la fecha de autorizacion, cuando ya no habia posibilidad de salvacion. De modo que el gesto humanitario de la Secretaria de Relaciones Exteriores fue deliberadamente torpedeado en aquella ultima oportunidad para rescatar apenas un punado de los 560 000 judios hungaros deportados y exterminados en 1944" (pp. 292-293).

Gleizer analiza la actuacion de la politica inmigratoria de Cardenas y Avila Camacho respecto a los refugiados judios, acompanada de toda la documentacion de archivos disponibles en Mexico y Estados Unidos, ademas de un enorme corpus documental con la cautela y la diferenciacion que en los ultimos anos fue abordada la politica mexicana de asilo, segun la interpretacion de Abdon Mateos, quien la califico de "contradictoria, carente de medios e improvisada",1 habida cuenta la rivalidad y pugna entre las diversas secretarias de Estado para controlar la entrada de los exiliados republicanos espanoles.

Centrado fundamentalmente en la politica migratoria, en los prejuicios discriminatorios que no reconocian los beneficios del asilo a los refugiados judios, y atento a la opinion publica antisemita de agrupaciones nacionalistas y a la accion de intercesion y anti-difamatoria de organizaciones internacionales judias (Joint, hias, ajc) y locales (Comite Pro Refugiados, Camara Israelita de Industria y Comercio de Mexico, Comite Central israelita de Mexico), este libro presta poca atencion a las relaciones entre el nucleo ya establecido de inmigrantes judios en Mexico y los refugiados recientes. Pero tampoco aborda las relaciones entre la comunidad organizada judia en Mexico y los exiliados politicos judeo-alemanes y austriacos que fueron acogidos como asilados por Cardenas, en especial el movimiento politico antinazi Freies Deutschland donde se destacaron escritores y periodistas de habla alemana de la fama de Anna Seghers, Egon Erwin Kisch, Ludwig Renn, otto Katz. Especificamente, hubiera sido necesario recordar que los intelectuales de la organizacion comunista Fries Deutschland se acercaron a la comunidad judia mexicana en los primeros anos de su exilio. A fines de 1944, otto Katz dirigio la revista mensual Tribuna Israelita, editada por la Bne B'rith. Ademas, el Centro Cultural Enrique Heine de la ciudad habia sido transformado en un ateneo compartido por emigrados judios del Tercer Reich y algunos asilados politicos de Alemania libre bajo la presidencia de Anna Seghers. Incluso, dirigentes judios mexicanos se sintieron estimulados luego de que un comunista judio asimilado, Leo Zuckermann, se pronuncio a favor de la causa de un Estado nacional judio en 1945. Elucidar esos ejemplos mexicanos cuestionaria la vision del cerrado divorcio entre los apoliticos emigrados judios alemanes y los asilados de Freies Deutschland de participar en un frente popular aleman antifascista de alemanes libres, divorcio compartido entre la mayoria de los refugiados apoliticos judios "de lengua alemana" en Argentina y Uruguay durante aquellos anos. (2)

Un aspecto muy bien tratado por Gleizer, es la ayuda indirecta del Comite Central Israelita a los asilados no judios, mediante acciones coordinadas con la Liga Pro Cultura Alemana y Freies Deutschland, dada la falta de ayuda y asistencia a los refugiados no judios, a pesar de la existencia de buen numero de organizaciones del exilio politico de habla alemana, pero que carecian de una estructura organizativa para la asistencia (pp. 248-249).

Otro aspecto importante hubiera sido explorar los mecanismos de insercion economica productiva y cultural de los emigrados judios en la era del nazismo respecto de los judios llegados a Mexico en el ciclo inmigratorio anterior. Pero ello hubiera demandado un trabajo de historia social y cultural de los refugiados judios del nazismo y la de sus hijos en Mexico que no se propuso realizar en este libro.

En sintesis: la valiosa investigacion doctoral de Gleizer constituye una referencia imprescindible para conocer no solo la historia de la politica inmigratoria hacia los refugiados judios, sino que tambien ayuda a hacer mas inteligibles los procesos politicos, ideologicos, etnicos y sociales de los regimenes posrevolucionarios de Mexico.

Leonardo Senkman

Universidad Hebrea de Jerusalen

(1) Abdon MATEOS, De la Guerra Civil al exilio. Los republicanos espanoles y Mexico. Indalecio Prieto y Lazaro Cardenas, Madrid, Biblioteca Nueva, 2005, p. 91.

(2) Vease David BANKIER, "Los exiliados alemanes y los refugiados centroeuropeos en Argentina y Uruguay", en Estudios Migratorios Latinoamericanos, 11 (abr. 1989), pp. 49-60; veanse las tensiones identitarias e ideologicas en los contactos entre la agrupacion politica de germanoparlantes antinazis en Buenos Aires, Das Andere Deutschland (DAD), y miembros de la publicacion apolitica Judische Wochhenschau (Semanario israelita), autodefinida como el periodico judeo-aleman mas importante de Sudamerica en German C. FRIEDMANN, "las identidades judeoalemanas. Alemanes antinazis y judios de habla alemana en Buenos Aires durante la Segunda guerra Mundial", en Emmanuel KAHAN et al. (comps.) Marginados y consagrados. Nuevos estudios sobre la vida judia en Argentina, Buenos Aires, lumiere, 2011. pp. 191-211.
COPYRIGHT 2013 El Colegio de Mexico, A.C.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Gleizer, Daniela
Author:Senkman, Leonardo
Publication:Historia Mexicana
Article Type:Resena de libro
Date:Dec 1, 2013
Words:2765
Previous Article:Daniel Kersffeld, Contra el Imperio. Historia de la liga antiimperialista de las Americas.
Next Article:Jose Woldenberg, Historia Minima de la Transicion Democratica en Mexico.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters