Printer Friendly

DOS CIUDADANOS DE MERITO ENTRE EL DERECHO Y LA HISTORIA.

Fundamentalmente la ciudad de Trujillo en estos dias de junio, y seguramente en julio proximo, esta celebrando el centenario del natalicio de dos ciudadanos de excepcion, oriundos ambos de este solar de la paz, los doctores Marcos Ruben Carrillo y Mario Briceno Perozo, abogados los dos, juristas prominentes que coincidieron en varios aspectos biograficos, como que nacieron en la misma ciudad, con un mes de diferencia, en la misma parroquia, Matriz, bautizados en la misma iglesia Catedral; primos hermanos, descendientes de hombres ilustrados y trabajadores, idos ambos por caminos profesionales concordantes, enamorados ambos de la historia, con proyeccion en ambitos regionales y nacionales, academicos los dos. Fruto entonces de una ejemplar historia de vida que nutre los valores de esta trujilania de tantos ancestros y acervos que se han venido recogiendo, que se pueden y deben seguir recogiendo.

Quiero decir que este estado tiene una gran tradicion humanistica, y que el merito mayor de esa tradicion se lo reparten la iglesia y el derecho, es decir, los sacerdotes y los abogados; pero mas, mucho mas, los abogados que los ha nombrado la historia a traves de todos los tiempos de la ciudad, o mejor, de la provincia, porque historicamente es la provincia la que ha prevalecido sobre la ciudad y el estado, aunque intangiblemente. Y en la historia total de la entidad han estado los abogados, los hombres del derecho dictando pautas y conductas, muchas de ellas contadas y conocidas por medio de los anales documentales y muchas de ellas escritas por autores que fueron abogados, como el caso de Carrillo y Briceno Perozo, escritores de densa obra, en este caso, de vocacion escritora; mas Briceno Perozo, porque se dedico durante toda su vida a la escritura y su obra bibliografica sobrepaso los cien titulos por lo que podemos concluir que otra de las cualidades historicas que destacan y valoran a Trujillo es la presencia activa y productiva de sus abogados, en todas las epocas y en todas las instancias de la composicion institucional socio-cultural.

Los doctores Marcos Ruben Carrillo y Mario Briceno Perozo son dos representantes de primera linea de esa buena causa del derecho. Porque se hicieron abogados desde su temprana juventud para servir y administrar la justicia, ejercer una magistratura que busco las causas de las cosas por razon del intelecto y la verdad. Y porque en muchos sentidos el derecho es un arte, una ciencia, mas esta: "que defiende en el mas amplio sentido, al hombre, igual y libre". Con esta vision estos senores dedicaron anchamente sus esfuerzos humanos en esa aplicacion positiva de la ciencia juridica, justamente para hacer labor social, cultural, pedagogica que es lo que manda la moral como requisito fundamental para la aparicion de la conciencia y el bienestar de los conglomerados humanos.

Trujillo ha sido estado de tradicion juridica. Existe mucha documentacion historica que fundamenta esta aseveracion. En la revision de esos viejos infolios nos encontramos con personajes, organismos e instituciones que tuvieron que ver con la administracion y representatividad de la justicia. Probos magistrados y jurisprudencias: integracion de cortes supremas y subalternas, tribunales y juzgados; magistrados y jueces; pequenos listados de los de antes y despues de la aparicion del Colegio de Abogados, ya por 1900, aproximadamente. De tanta relevancia su institucionalidad, que fuesen las memorias y cuentas, las gacetas oficiales, boletines municipales y otros documentos estadisticos, siempre se colocaba de primero en el orden lo atinente al Poder Judicial, como signo de respeto y consideracion.

A principios de siglo XX habia pocos abogados en el estado. A ellos los acompanaban en la gestion judicial algunos procuradores y bachilleres entendidos. Pero de todas maneras, los profesionales del derecho incidieron para que a medida del transcurrir del siglo se fuesen dictando leyes y reglamentos, tanto asi que para la segunda decada del XX, habia publicada toda una recopilacion de leyes del estado, entre otras, la Constitucion del Estado, Ley Organica de Regimen Politico, del Poder Municipal, del Poder Judicial, de Obras Publicas y Fomento, de Arancel, de Instruccion Publica, de Papel Sellado, de Milicias, de Policia, de Registro, de Tierras Baldias y Ejidos, decretos reglamentarios diversos, entre otras disposiciones.

En esta situacion, vinieron a la vida estos dos ciudadanos que estamos recordando y celebrando en el centenario de su natalicio, que nacieron predestinados para la mejor causa del derecho, pues esa vocacion les provenia de los mismos ancestros de que estoy hablando, de la formidable realidad de una institucionalidad juridica excepcional, que fue causa determinante para que ambos, en el mismo momento en que se hicieron bachilleres, quisieran ingresar a la Escuela de Ciencias Politicas, institucion ya madura a mediados de la decada del treinta, aunque venia funcionando desde 1923, cuando un pequeno grupo de abogados prominentes la crearon en esta ciudad de Trujillo, bajo el amparo de la Ilustre Universidad de Los Andes, que dio apoyo y cobijo institucional y academico a la iniciativa, cuestion que vemos porque algunos de los cursantes, luego serian abogados muy representativos y participativos; hacedores de otras generaciones que tambien dieron lustre y valores a Trujillo. Esta Escuela de Ciencias Politicas laboro por espacio de 24 anos ininterrumpidos, entre 1923 y 1947.Y fue de notable y destacada en la ciudad y en otras partes del estado, llamativa para jovenes que aspiraban estudiar la carrera de Derecho, suponemos o deducimos que en algun sentido, estos dos jovenes bachilleres de aquel tiempo quisieron abrevar en sus aulas. Briceno Perozo lo hizo por un tiempo: Carrillo no, porque se fue directamente a Caracas, e ingreso a la Universidad Central, y pocos anos mas tarde, En 1941, egreso graduado de abogado. Lo que si podemos deducir es que en este lapso, tanto Marcos Ruben Carrillo como Mario Briceno Perozo, cumplieron sus ciclos de estudiantes de derecho, que los dos se graduaron de abogados, uno en Merida y el otro en Caracas, y regresaron a Trujillo y se instalaron en el ejercicio de la profesion, como vamos a ver, o se fueron a la administracion publica y entraron a servir en los tribunales, en cargos subalternos, como era logico; pero, poco a poco fueron subiendo en el escalafon correspondiente, mas en el caso de Carrillo, que hizo carrera judicial y laboro en varias de las instancias por las que se pasa hasta llegar al cargo de Juez Superior del Estado, en que permanecio por anos hasta que paso a gozar de una merecida jubilacion, luego de casi cincuenta anos ininterrumpidos de servicio en la administracion tribunalicia-Judicial. La actuacion de Briceno Perozo fue mas parcial en este campo, de menos tiempo, y alternada porque el destino le tenia reservado otras tambien graves responsabilidades en la administracion publica.

Hay un caso entre nosotros que ha llamado la atencion. Es el de Monsenor Estanislao Carrillo, abogado tambien, que fue Vicario de Trujillo por mas de 65 anos ininterrumpidos, y supo sortear los escollos de la larga dictadura de Juan Vicente Gomez. Hemos creido que lo hizo, entre otras virtudes, porque fue un hombre sumamente preparado e inteligente. Y en el caso del doctor Carrillo tambien fue asi, supo sortear con su preparacion y su inteligencia todos los avatares y sinsabores que suelen aparecen en el ejercicio de un cargo tan delicado y exigente como es el de juez; pero el estuvo preparado, como mando a preparar don Simon Rodriguez, "para lo grande y para lo hermoso", por lo que sorteo con eficacia y eficiencia el dificil papel rector en disimiles entes tribunalicios del estado. Ademas, el doctor Carrillo fue un hombre muy respetado, como sabemos.

Si hacemos una apretada sintesis de su trayectoria como jurista, vemos que se graduo de Doctor en Ciencias Politicas y en Derecho en la Universidad Central de Venezuela en el ano 1941. Por cierto, en una simpatica presentacion que le hizo el Obispo de Barcelona, Monsenor Constantino Maradei Donato, en ocasion de una conferencia que dicto el doctor Carrillo en la sesion Solemne de la Asamblea Nacional Bolivariana en el Palacio Arzobispal de Maracaibo, dijo: "Saben tambien que es doctor en Ciencias Politicas por la UCV, y que el nombre de su tesis doctoral es: "Sucesiones Ab Intestato en el Derecho internacional Privado". (1973, p. 7) Dijo igualmente aquel senor Obispo: "Saben tambien que es abogado eminente, que lleva muchos anos de juez en su tierra natal, que es miembro de muchas corporaciones y que en su pecho tiene muchas condecoraciones." (Idem, pp. 7-8)

El largo historial del doctor Carrillo dentro del Poder Judicial comenzo cuando entro a formar parte del personal subalterno de la Judicatura del Distrito Federal (1939-1941). En enero de 1942 ingreso al Poder Judicial del Estado Trujillo, como Juez de Primera Instancia, y en 1980 como Juez Superior hasta el 2 de abril de 1984, cuando fue jubilado, luego de haber prestado servicios en esta rama del Poder Judicial durante 47 anos ininterrumpidos.

Por su parte, Mario Briceno Perozo se graduo de Abogado en Merida, en la Ilustre Universidad de Los Andes, en 1943. Y tuvo una larga trayectoria como abogado, en asuntos judiciales, ocupaciones que ejercio en Trujillo, Merida, Falcon, Tachira, Aragua y el Distrito Federal.

Su vida de abogado fue una formulacion de ideales entre la palabra de la literatura, la historia y el derecho. Y si el derecho es el arte de lo justo y equitativo, como enuncia Joaquin Escriche y Martin, nadie practico mejor este concepto que el propio Briceno Perozo, pues su personalidad vital transmitio senales de una conciencia plena, justa y aportadora, como lo demanda la carrera universitaria que lo titulo joven y de por vida para las virtudes y las bondades.

Como miembro de la Judicatura que fue el doctor Mario, su Curriculum Vitae nos dice que este oficio lo cumplio durante 10 anos, como secretario del Juzgado del Distrito Trujillo, Escribiente y Secretario del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil del Estado Trujillo, Secretario del Juzgado Superior del Estado Merida, Juez (interino) de Primera Instancia en lo Penal del Estado Trujillo, Ministro de la Corte Suprema del Estado Trujillo, Juez Superior en lo Civil, Mercantil, Penal y del trabajo de la 8a Circunscripcion Judicial (Estado Falcon), Juez 4 de Primera Instancia en lo Civil del Distrito Federal.

Este diverso ejercicio judicial-administrativo, lo doto, sin duda, de un extenso bagaje de conocimientos de las ciencias juridicas. Y en esta alta especialidad fue un hombre culto, lo que determinamos al hacer un superficial analisis de discurso que empleo en la redaccion de libros que tienen que ver con el derecho y las ciencias politicas, que fueron varios, entre otros: Origenes sociales, su primer libro; Bases para un paz definitiva, Notas para la historia de una escuela. Este libro es importante, en especifico, porque contiene la historia total de la Escuela de Ciencias Politicas de Trujillo; Responsabilidad Penal de los Regentes de Farmacia, El verbo adherir, El juez visitador Alonso Vasquez de Cisneros, Don Cristobal Mendoza, Abogado de la Libertad, La Poesia y el Derecho, La obligacion de ensenar el Castellano a los Aborigenes de America, La espada de Cervantes.

Sobremanera este libro nombrado "La Poesia y el Derecho", que es denso sin dejar de ser sencillo, ya que habla con igual soltura cuando maneja conceptos y preceptos del derecho, tal como lo hace con los conceptos y preceptos de la poesia. Es porque Briceno Perozo fue un consumado manejador de la lengua castellana. En el libro "La espada de Cervantes" habla de la vigencia del pensamiento cervantino en el Derecho y en la administracion de Justicia. Alli anota, por ejemplo, que fue seguro "que Cervantes escribio con el pensamiento fijo en el derecho Romano, en los principios de los grandes jurisprudentes. De aquellos para quienes la justicia es la perpetua y constante voluntad de dar a cada uno su derecho (Justitia est constans et perpetua voluntas jus summcui que tribuens) y fundamento de la justicia es la buena fe asi como la ecuanimidad y la verdad (Fundamentum justitia estfides, id est constantia et veritas). (1987, pp. 83-84). Como vemos, emplea el latin para sostener sus apreciaciones.

El acervo de jurisprudencia trujillana es inmenso, tiene que serlo por el devenir de la administracion de justicia entre nosotros. Debe haber, tiene que haber un extenso archivo de documentos y disposiciones, un reservorio de doctrina juridica que esta a la espera de su revision con fines de nuevo conocimiento, aunque tambien con fines de investigacion. Es un llamado para aquellos estudiantes de derecho, tanto a nivel de pre como de postgrado, que tienen que inmiscuirse en aspectos diversos de esta ciencia para cumplir con las exigencias de su carrera, asi como por el deseo de hacerse investigadores profesionales y comenzar a tener su propia produccion intelectual. Es un llamado entonces. En el caso de Briceno Perozo alli estan sus libros para inmiscuirse en ellos y averiguar por una tesis de valor, sin duda alguna. En el caso de Carrillo, alli esta el reservorio de su actuacion como magistrado, la jurisprudencia que dicto durante tantos anos; sus dictamenes, sus sentencias, su conocimientos de derecho, a disposicion en los archivos de esos juzgados y tribunales, para recabar informaciones y armar tesis y otros tipos de publicaciones. Sabemos que el conocimiento esta materializado en los libros, pero el conocimiento esta tambien subyacente en los archivos, en esos repositorios dictados por la inteligencia humana como fuentes ocultas en espera de los que quieran hacerlos aflorar a la superficie, a una nueva superficie deseable y efectiva.

Tanto a los profesionales del derecho que estan circunstancialmente hoy aqui, como a los que, en estos y otro espacios, vienen dedicando esfuerzos de nuevos aprendizajes y formacion para crecer en su profesion, yo les sugiero leer el libro "La Poesia y el Derecho", de Mario Briceno Perozo, porque es un libro esencialmente escrito para los abogados, un libro concebido y materializado por un autor que fue un abogado en plenitud, conocedor del derecho en sus origenes y en su devenir, como una abierta didactica para profundizar en los contenidos filosoficos, cientificos y eticos que esencian su materia, y hasta por el simple animo de leer como via de culturizacion y recreacion. Porque desde Roma nos trae en un viaje historico y pedagogico, y nos detiene en estaciones, como Ciceron, por ejemplo. Y alli nos dice que: "Ciceronianos acuciosos de todas las epocas han extractado de los escritos del maximo escritor latino, pensamientos hondos y atinados, de saludable reflexion para los amantes del derecho". (La Poesia y el Derecho, p. 146)-Los coloca en latin y los traduce al castellano, como debe ser. Y en otra estacion, nos pone delante de Eduardo Couture, para que nos ensene los diez mandamientos del Derecho, en los que dice: TEN FE ... Piensa ... Trabaja ... Se leal ... Tolera ... Ten paciencia ... Ten fe... Olvida ... Ama a tu Profesion. (ob. cit. pp. 155-156). En este ultimo, recomienda: "Ama a tu profesion, trata de considerar la abogacia de tal manera que el dia en que tu hijo te pida consejo sobre su destino, consideres un honor para ti proponerle que se haga abogado".(Idem, p. 156). ?Y no fue esto acaso, lo que muy bien pudieron haberle dicho Marcos Ruben Carrillo y Mario Briceno Perozo a sus hijos?

Estamos celebrando la vida de dos excelentes abogados trujillanos; nombrandolo que hicieron en su existencia terrena, que es lo que los mantiene vivos y vigentes luego de su fallecimiento. Siempre presentes entre nosotros, revividos como personajes del tiempo, de todo el tiempo. Porque esa es la gracia de los que entendieron que la existencia es un bien que hay que aprovechar para hacerse un nombre propio con trabajo, con esfuerzo y una gran responsabilidad. Estos dos senores trujillanos son hoy sujetos trascendidos por su obra, que la estamos mostrando, con "impetu renovador" para que nos renueve, pues lo dice el Himno del Abogado, en una de sus estrofas: "Abogado ese titulo encierra / de lealtad y deber clara norma / siempre en alto, como una bandera, / tu conducta lo llene de honra." (Ibidem, p. 225)

REFERENCIAS BIBLOGRAFICAS

Briceno Perozo, Mario. (1987) La espada de Cervantes. Caracas. Italgrafica, S.R.L.

--. (1983) La Poesia y el Derecho. Caracas. Academia Nacional de la Historia. Italgrafica, S.R.L.

Carrillo, Marcos Ruben. (1973) Trujillo. El Obispo Lasso de la Vega. Ediciones del Centro de Historia del Estado Trujillo. Imprenta Oficial.

Ali Medina Machado, Profesor ordinario a dedicacion exclusiva, adscrito al Departamento de Lenguas Modernas del Nucleo "Rafael Rangel" de la Universidad de Los Andes. Docente de Castellano y Literatura. Investigador activo del Laboratorio de Investigaciones Semioticas y Literarias del NURR-ULA. Premio Nacional IPASME, Mencion Cronica Escolar. E-mail: medinamachadoa@gmail.com

Recibido: 24/04/2017 Aprobado: 26/06/2017
COPYRIGHT 2017 Universidad de Los Andes, Venezuela
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:ENSAYO
Author:Machado, Ali Medina
Publication:Revista Agora Trujillo
Date:Jul 1, 2017
Words:2987
Previous Article:HISTORIA POLITICA VENEZOLANA. REFLEXIONES BREVES: 1959-1973.
Next Article:CULTURA, IMAGINARIO SOCIAL Y DEMOCRACIA.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters