Printer Friendly

DIFERENCIAS EN LA CONDUCTA DE EMPAREJAMIENTO ENTRE MUJERES JOVENES UNIVERSITARIAS DE SANTIAGO DE CHILE EN RELACION CON EL CONSUMO DE PILDORAS ANTICONCEPTIVAS ORALES.

DIFFERENCES IN MATING BEHAVIOR AMONG UNIVERSITY YOUNG WOMEN OF SANTIAGO DE CHILE IN RELATION TO THE CONSUMPTION OF ORAL CONTRACEPTIVE PILLS

INTRODUCCION

Los anticonceptivos orales, tambien conocidos como pildoras anticonceptivas (PAs), estan disponibles en el mercado mundial desde hace cinco decadas (Groves, Mosher, Lepkowski & Kirgis, 2009). Actualmente, el uso de la PA se encuentra masificado a nivel mundial siendo consumidas por mas de 100 millones de mujeres en el planeta (Alvergne & Lummaa, 2010). El uso de la PA cambia el estado hormonal durante el ciclo menstrual simulando un embarazo, debido a que se inhibe la liberacion de las hormonas foliculo estimulante y luteinizante (Frye, 2006). Como consecuencia, se produce una disminucion general de las hormonas producidas en los ovarios (Fleischman, Navarrete & Fessler, 2010) y una suavizacion del peak de estrogenos que se produce a mitad de ciclo durante un proceso normal (van Heusden & Fauser, 2002). Todo ello se traduce finalmente en una ausencia de maduracion folicular, de ovulacion y por tanto, del periodo fertil (Alvergne & Lummaa, 2010). Segun la Organizacion Mundial de la Salud este metodo anticonceptivo se situa en la cuarta posicion de mayor uso considerando cualquier tipo de metodo anticonceptivo tras el coito interrumpido (metodo tradicional), el preservativo y el dispositivo intrauterino (DIU). En Espana se ha incrementado el consumo de la PA en mujeres en edad fertil de un 14.2% en el ano 1997 a un 20.3% en el ano 2007 (Serrano, 2009). Por otra parte, en los paises de America Latina tambien se ha observado un incremento en el uso de los anticonceptivos orales, por ejemplo en Venezuela en el ano 2009, el 39% de las mujeres en edad fertil consumian la PA, siendo el anticonceptivo mas utilizado (R. Fernandez et al., 2009). En Peru, la PA ocupa un tercer lugar ya que la consume el 9.1% de las mujeres en edad fertil (Instituto Nacional de Estadistica e Informatica, 2015). En Bolivia y Colombia, alrededor de un 5% y un 10% respectivamente de mujeres en edad fertil la consumen (Aliaga, Jimenez & Rodriguez, 2011). Finalmente, en la poblacion chilena se ha producido una masificacion en el consumo de la PA que sigue el patron de los paises europeos anteriormente senalados (INJUV, 2017). En este sentido, la PA es el segundo metodo anticonceptivo mas utilizado despues del preservativo en poblacion joven, con un 31% en el ano 2015 (INJUV, 2017).

De acuerdo a Fenieux (2010), la razon mas probable por la cual se ha masificado el consumo de la PA en Chile se fundamenta en el cambio sociocultural que han presentado las mujeres en las ultimas decadas. Por un lado, despues de la dictadura militar (entre los anos 1973-1990) se abrio un periodo de debate en el que se replanteo y se cuestiono la legitimidad del concepto de sexualidad defendido por las antiguas instituciones, lo que condujo en 1996 a un enfrentamiento entre el Gobierno y la Iglesia Catolica por la politica en torno a la educacion sexual (Araujo, 2005). A su vez y como consecuencia de las transformaciones sociales derivadas del cambio de regimen politico, se observo un aumento de la fuerza laboral femenina, que en el 2013 alcanzo a un 48.3% en el trimestre octubre-diciembre (Instituto Nacional de Estadistica, 2015) y por otra parte, se evidencio el incremento de mujeres con estudios superiores. Un ejemplo de esto es que en el ano 2008, 6 de cada 10 egresados de educacion superior eran mujeres (MINEDUC, 2008). Estos cambios han llevado a una modificacion del comportamiento sexual, los valores y las normas que afectan tanto a los habitos sexuales de los jovenes como de los adultos, adelantando la edad de la primera experiencia sexual y su significado, incrementando la variedad de practicas sexuales o retrasando la edad de matrimonio (Barrientos, 2006). Estos cambios han afectado de manera importante a las mujeres ya que la normalizacion de los metodos anticonceptivos y la mayor independencia adquirida en diferentes facetas de sus vidas, entre ellas la sexual, han llevado a que ellas decidan retrasar la maternidad y planificar sus embarazos controlando su fecundidad principalmente con la PA (Fenieux, 2010). Actualmente, dos millones de mujeres en Chile consumen PAs, siendo la edad promedio de inicio del consumo a los 17 anos; de hecho, estudios recientes han evidenciado que un 20.4% de la poblacion femenina de 15 a 29 anos de edad las utilizo en su primera relacion sexual. Esta cifra aumenta al 73% en las jovenes de estratos socioeconomicos medios y altos (INJUV, 2017). En este sentido, es notorio que los cambios socioculturales y la modificacion del comportamiento sexual asociado a ellos no ha afectado de manera equivalente a todos los estratos sociales, de manera que la trasformacion ha sido menos evidente en aquellos estratos sociales mas desfavorecidos (Silva & Barrientos, 2008). Consecuentemente, el consumo de la PA en Chile no es igualitario, ya que en mayor medida es utilizada por mujeres de 20 a 29 anos, de un nivel socioeconomico alto (ABC1 y C2) y con estudios superiores universitarios (INJUV, 2017).

Si bien la planificacion familiar y el uso de anticonceptivos es una necesidad social, la reduccion de los niveles hormonales durante el ciclo ovarico producidos por la PA puede tener efectos sobre diferentes aspectos de la fisiologia y comportamiento de las mujeres (Spencer, Bonnema & McNamara, 2009). A este respecto, las consecuencias comportamentales y psicologicas derivadas del uso de PA han recibido mucha menor atencion que las consecuencias fisicas y fisiologicas; sin embargo, desde hace algunos anos se ha desarrollado internacionalmente una linea de investigacion para estudiar el efecto del consumo de las PA sobre el comportamiento (cf., Welling, 2013). Tal vez uno de los resultados mas interesantes, polemicos y replicados de forma consistente a lo largo de diferentes poblaciones radica en el rol modificador de la PA sobre el comportamiento de emparejamiento femenino (cf., Alvergne & Lummaa, 2010).

La variacion hormonal que se produce de manera natural durante el ciclo ovarico esta relacionada con un cambio en las preferencias de las mujeres por ciertos rasgos masculinos (cf., Gangestad & Thornhill, 2008). De esta manera, diversos estudios muestran que las mujeres prefieren rasgos mas masculinos y simetricos durante la fase fertil que durante la fase lutea de su ciclo ovarico (Havlicek, Roberts & Flegr, 2005; Little, Jones & DeBruine, 2008; Little, Jones & Burriss, 2007; Penton-Voak & Perrett, 2000).

Sin embargo, este cambio en las preferencias parece no producirse en las mujeres que consumen PA, lo que puede tener importantes consecuencias para la satisfaccion sexual en mujeres emparejadas y con un uso discontinuado de la PA (Roberts et al., 2012; Roberts et al., 2014; Russell, McNulty, Baker & Meltzer, 2014) y que en terminos generales desencadenaria una aparente reduccion del interes sexual (Bancroft, Sanders, Warner & Loudon, 1987; Caruso et al., 2004; Graham, Ramos, Bancroft, Maglaya & Farley, 1995; Sanders, Graham, Bass & Bancroft, 2001; Wallwiener et al., 2010). A su vez, la variacion hormonal que se produce durante un ciclo ovarico normal tambien influye en el atractivo de la propia mujer. Numerosos estudios encuentran que diversos rasgos como son la forma de la cara, el olor y la voz se vuelven mas atractivos durante la fase fertil del ciclo, y ademas, estos cambios son percibidos por los hombres (Miller, Tybur & Jordan, 2007; Pipitone & Gallup, 2008; Roberts et al., 2004; Singh & Bronstad, 2001). Junto a la variacion en las preferencias por los rasgos masculinos, este incremento del atractivo de las mujeres durante la fase fertil del ciclo se piensa que funcionaria como una senal para atraer y retener con mayor eficacia a hombres con caracteristicas indicadoras de buenos genes durante la etapa fertil de su ciclo (Alvergne & Lummaa, 2010; Gangestad & Thornhill, 2008). Las mujeres que consumen PA no muestran esa variacion de atractivo a lo largo de su ciclo, lo que podria disminuir su capacidad de competir con otras mujeres y de atraer y mantener eficazmente posibles parejas (Welling, 2013). De hecho, el consumo de la PA se ha vinculado a un aumento de la intensidad de la respuesta de celos (Geary, DeSoto, Hoard, Sheldon & Cooper, 2001), especialmente para aquellos anticonceptivos con dosis mas altas de estradiol (Cobey et al., 2012) y una disminucion de la intensidad de la competencia intrasexual, aunque solo en aquellas mujeres involucradas en una relacion de pareja (Cobey, Klipping & Buunk, 2013). Estos cambios podrian tener relacion con la alteracion de las senales y preferencias que sufren las mujeres que consumen PA, aunque no existe una evidencia directa clara. Sin embargo, los cambios negativos emocionales, de estado de animo general y de bienestar sexual son importantes predictores de la discontinuacion en el uso de anticonceptivos orales (Graham et al., 1995; Rosenberg & Waugh, 1998; Rosenberg, Waugh & Meehan, 1995; Walker & Bancroft, 1990), aunque esta sigue siendo un area en la que existen estudios con evidencia contradictoria, especialmente para la relacion con el estado de animo y su variacion a lo largo del ciclo (Caruso et al., 2005; Oinonen & Mazmanian, 2002).

Por otro lado, el uso de la PA podria estar asociado a ciertos patrones sociales y comportamentales previos a su uso. A este respecto, se ha descrito una tendencia hacia una mayor diversidad de parejas sexuales y una mayor tendencia hacia la busqueda de relaciones de corto plazo entre aquellas mujeres que consumen PA (Guillermo, Manlove, Gray, Zava & Marrs, 2010; Little, Jones, Penton-Voak, Burt & Perrett, 2002), si bien no se encuentra establecida claramente la relacion causal entre ambas variables. Es decir, el deseo hacia mantener relaciones con un numero diverso de parejas puede conducir al consumo de PA o bien el consumo de PA y la reduccion de los costes asociados al sexo casual puede aumentar la diversidad de parejas sexuales.

En conjunto, los resultados presentados anteriormente destacan la importancia de investigar la conducta de emparejamiento femenina en las consumidoras de la PA, con el fin de caracterizar a este grupo, establecer diferencias y posibles problematicas o beneficios, que pueden producirse como resultado del consumo de la PA. Dichas investigaciones resultan aun mas importantes en la poblacion chilena, debido a la ausencia de estudios sobre el posible efecto psicologico del consumo de la PA sobre la conducta femenina y especificamente, la conducta de emparejamiento. De hecho, hasta la fecha no se ha realizado este tipo de investigaciones en poblaciones hispanoparlantes. Lo anterior es una alerta que denota la necesidad de generar datos cuantitativos que permitan a la Psicologia mejorar y profundizar el conocimiento de este fenomeno, no solo utilizando los antecedentes derivados de poblacion anglosajona. En este sentido, es claro que si los efectos de las PAs sobre el comportamiento humano tienen una fuerte base biologica, entonces estos deberian ser mensurables de manera ubicua en las diferentes poblaciones en el mundo. Sin embargo, los factores sociales e intrinsecos de cada cultura pueden atenuar o intensificar dichos efectos. Algo que no se puede saber sin tener evidencia intercultural como la que aporta este estudio.

Uno de los conceptos mas relevantes para comprender la conducta de emparejamiento en la especie humana es el denominado valor de pareja (del ingles mate value - Fisher, Cox, Bennett & Gavric, 2008). Este concepto se deriva desde la Psicologia Evolucionista y se define como la suma total de caracteristicas que posee un individuo en un momento dado dentro de un contexto particular y que impacta sobre su habilidad de encontrar, atraer y retener exitosamente a una pareja (Fisher et al., 2008). En este sentido, existe un Cuestionario de Valor de Pareja (CVP), disenado por Fisher y colaboradores (2008) y recientemente validado en poblacion chilena (Fernandez, Munoz-Reyes, Dufey, Buccioni & Cid, 2015) que explora siete dimensiones diferentes de este constructo a nivel fisico, psicologico y social. Estas dimensiones se refieren a la apreciacion del sexo opuesto acerca de las habilidades sociales, el interes por la paternidad / maternidad, la importancia que le dan a exhibir su riqueza, la historia de relaciones previas, la importancia que le dan a su apariencia y sobre el miedo al fracaso.

El CVP ha sido evaluado en mas de 30 investigaciones diferentes en el area de la sexualidad. Por ejemplo, en relacion con la autoestima (Goodwin et al., 2012), las estrategias de agresion intrasexual femenina (Fisher, Cox & Gordon, 2009) o su vinculo con marcadores corporales de atractivo (Fernandez, Munoz-Reyes & Dufey, 2014), etc. Dicha prueba psicometrica podria ser considerada como una importante herramienta para medir las diferencias en torno a la conducta de emparejamiento que pueda existir entre la poblacion consumidora y no consumidora de PA. Sin embargo, como se ha mencionado anteriormente, los estudios previos unicamente han evaluado el efecto del consumo de PA en algunas de las dimensiones del valor de pareja y en concreto, sobre el atractivo fisico (por ejemplo, Miller et al., 2007; Pipitone & Gallup Jr, 2008), relacionado con la Subescala de Apariencia y sobre la diversidad de parejas (por ejemplo, Little et al., 2002), relacionada con la Subescala de Historia de Relaciones Previas.

Dado el numero escaso de investigaciones en Chile en estos topicos, a traves de este estudio se pretendio caracterizar a una poblacion de jovenes universitarias chilenas en torno a su autopercepcion del valor de pareja y establecer diferencias entre quienes consumen la PA y quienes no lo hacen.

Asumiendo la hipotesis de que el consumo de PA modifica el comportamiento de emparejamiento femenino eliminando la variacion de atractivo a lo largo del ciclo ovarico y limitando la capacidad de atraer y retener a las parejas por parte de las consumidoras de PA, se podria esperar que las mujeres consumidoras de PA muestren globalmente una autopercepcion del valor de pareja menor que las no consumidoras. Esas diferencias se espera verlas marcadas por una menor autoevaluacion de las escalas fisicas de Apariencia y Apreciacion desde el sexo opuesto por parte de las consumidoras de PA. Si ademas se asume que la mayor diversidad de parejas que muestran las mujeres consumidoras de PA se deriva de una reduccion de los costes del sexo casual y de un cambio comportamental en la orientacion sociosexual, entonces se podria esperar que, a pesar de que ellas muestren una autopercepcion del valor de pareja mas bajo en general, a nivel de la Subescala de Historia de Relaciones, los valores deberian ser mas elevados en comparacion a las mujeres que no consumen PA.

METODO

PARTICIPANTES

La muestra estuvo integrada por 164 mujeres heterosexuales jovenes (M [+ o -] DE = 19.27 [+ o -] 2.88 anos) universitarias provenientes de cuatro casas de estudio de la Region Metropolitana de Chile.

Las universidades fueron seleccionadas siguiendo un criterio de conveniencia de la muestra. Se descartaron dos participantes homosexuales ya que no era posible articular las predicciones en torno a esta orientacion sexual. Las universidades participantes acogen a estudiantes de niveles socioeconomicos medios y bajos principalmente, de hecho, todas estan acogidas a la nueva Ley de Gratuidad en la Educacion, que beneficia a los sectores socioeconomicos mas vulnerables de la poblacion.

Del total de mujeres, 87 eran consumidoras de la PA (19.60 [+ o -] 2.89 anos) y 77 no lo eran (18.90 [+ o -] 2.84 anos). Las participantes no recibieron ningun tipo de compensacion economica o academica por participar.

PROCEDIMIENTO

Las mujeres fueron invitadas a participar en el estudio a traves de anuncios distribuidos en las cuatro universidades (es decir, carteles e invitaciones orales de los investigadores). Se solicito a las interesadas que contactaran a un correo electronico a traves del cual se establecia una fecha para la aplicacion del instrumento.

El estudio fue anonimo y conto con la aprobacion del Comite de Bioetica de la Universidad de Playa Ancha. Cada participante completo un consentimiento informado previo a la administracion de los cuestionarios. Los instrumentos fueron aplicados al inicio del ano lectivo.

INSTRUMENTO

CUESTIONARIO DE VALOR DE PAREJA (CVP)

En primer lugar las participantes cumplimentaron un breve cuestionario con preguntas generales (edad y orientacion sexual). Ademas, se les pidio que indicaran si consumian anticonceptivos orales anovulatorios. En funcion de su respuesta se dividio la muestra en dos categorias: mujeres consumidoras de PAs y mujeres no consumidoras. A continuacion, se les pidio que contestaran el CVP. Se utilizo la adaptacion chilena (Fernandez et al., 2015) del cuestionario de componentes del valor de pareja de Fisher y colaboradores (2008). Este cuestionario esta compuesto por 22 items que se responden en una escala Likert de 7 valores (1 = discrepo fuertemente a 7 = concuerdo fuertemente). El cuestionario abarca las siguientes dimensiones:

--Apreciacion desde el sexo opuesto, que contiene seis items que evaluan la percepcion del individuo sobre su propio exito con el sexo opuesto.

--Habilidades sociales contiene cinco items que evaluan la sociabilidad del individuo.

--Cuidado de los hijos contiene tres items que evaluan la importancia que los individuos le dan a ser visto como un buen padre / madre y la intencion de tener hijos.

--Dinero contiene dos items que evaluan las tendencias a mostrarse adinerado.

--Apariencia contiene dos items que evaluan la importancia que tiene el propio aspecto fisico para el individuo.

--Historia de relaciones de pareja contiene dos items que evaluan la cantidad de parejas y la capacidad de atraccion a nuevas parejas.

--Miedo al fracaso contiene dos items que evaluan el miedo de la persona a ser rechazada.

Cada dimension se calculo de acuerdo a las indicaciones de Fisher y colaboradores (2008), es decir, sumando los puntajes de los items que la componen. Este estudio mostro una fuerte consistencia interna, evidenciada a partir del valor Alpha de Cronbach (.83), similar a la reportada en otros estudios (Chile: .85 y .83 en Fernandez et al., 2014 y Fernandez et al., 2015, respectivamente; Canada: .83 en Fisher et al., 2008).

ANALISIS ESTADISTICOS

Para evaluar las diferencias en el CVP entre los grupos de mujeres consumidoras de PA y no consumidoras se empleo una prueba t para muestras independientes debido a la distribucion normal de la variable. Sin embargo, la normalidad desaparecio al comparar las diferentes subescalas del CVP, por lo que estas comparaciones se realizaron con la prueba U de Mann Whitney. Los analisis se realizaron con el programa IBM SPSS 20, y el nivel de significacion se establecio para un valor de Alpha igual a .05.

Para las diferencias significativas se calcularon ademas los intervalos de confianza para la diferencia de medias (para los datos no parametricos se empleo el estadistico de Hodges-Lehmann para la mediana) y el tamano del efecto. Para esto ultimo se utilizo el estadistico d de Cohen que fue calculado manualmente aplicando la formula habitual.

RESULTADOS

Los estadisticos descriptivos se reportan en la Tabla 1. Siguiendo la prediccion se analizo si existian diferencias significativas entre las mujeres que declararon consumir PAs y aquellas que no lo hacian, para el CVP y sus subescalas.

Se encontraron diferencias en el indice general del CVP ([t.sub.162] = 2.52; p < .05; Intervalo de confianza para la diferencia de medias superior: 11.23, inferior: 1.36) (ver Figura 1), siendo las consumidoras de PAs quienes presentaron el valor de CVP mas elevado (ver Tabla 1). Este tamano del efecto fue moderado (d de Cohen = .4).

En las suescalas se encontraron diferencias significativas en Apreciacion desde el sexo opuesto (U = 2581;p < .01; Intervalo de confianza superior: 5, inferior: 1), Apariencia (U = 2486.50;p < .01; Intervalo de confianza superior: 2, inferior: .00) e Historia de relaciones de pareja (U = 2661 de confianza superior: 2, inferior: .00). Los tamanos de efecto fueron moderados para Apreciacion desde el sexo opuesto (d = .4), Apariencia (d = .4) e Historia de relaciones de pareja (d = .3). En todas ellas, el grupo de consumidoras de PAs presento valores mas elevados que las que no consumian PAs (ver Tabla 1).

Por otro lado, no se encontraron diferencias significativas entre ambos grupos para las siguientes dimensiones: Cuidado de los hijos (U = 2915; p = .151), Dinero (U = 3122.5; p = .406), Habilidades sociales (U = 3202; p = .627) y Miedo al fracaso (U = 3104; p = .416).

DISCUSION

La sociedad chilena es habitualmente definida como conservadora en aspectos sexuales y reproductivos, no obstante, durante la ultima decada se ha vivido una apertura paulatina en torno a la discusion sobre sexualidad y derechos reproductivos (Macintyre, Montero Vega & Sagbakken, 2015). Es probable que el aumento del consumo de PAs en Chile este vinculado a esta mayor apertura social y mas aun, al incremento de las mujeres que deciden cursar estudios superiores y desarrollar carreras profesionales (Fenieux, 2010; INJUV, 2017). Sin embargo, aunque la inhibicion de la ovulacion y los cambios hormonales necesarios para ello se han asociado a diversos efectos fisiologicos, comportamentales y psicologicos (Graham et al., 1995; Spencer et al., 2009; Welling, 2013), lamentablemente dichos efectos no han sido investigados previamente en tal poblacion. En este estudio se investigo la relacion entre el uso de las PAs y el comportamiento de emparejamiento de las mujeres chilenas a traves de su efecto en la autopercepcion del valor de pareja. El valor de pareja es un constructo que incorpora una serie de dimensiones fisicas, psicologicas y sociales que estan relacionadas con la habilidad de un individuo para encontrar, atraer y retener exitosamente a una pareja (Fisher et al., 2008) y que, por tanto, tienen importancia en el comportamiento de emparejamiento. Los resultados muestran diferencias en general en el valor de pareja entre los grupos, asi como en algunas de las dimensiones de dicha variable. Sin embargo, a excepcion de la Subescala Historia de las relaciones de pareja, los resultados obtenidos no estan en linea con las predicciones que se plantearon ya que muestran un patron opuesto al esperado. Aun asi, constituyen evidencia que aporta al conocimiento y caracterizacion de la conducta de emparejamiento de las mujeres jovenes consumidoras de la PA.

En esta investigacion se esperaba que la autopercepcion del valor de pareja se viese reducida en aquellas mujeres consumidoras de la PA al inhibirse en ellas el periodo fertil y modificar de esta manera el cambio en las preferencias y en el atractivo que las mujeres que ovulan normalmente presentan durante el ciclo ovarico (Welling, 2013).

Mas concretamente, era de esperar que las subescalas relacionadas con los componentes fisicos, es decir, las de Apreciacion desde el sexo opuesto y Apariencia, estuviesen reducidas en las consumidoras de PAs, ya que se postula que la falta de incremento en el atractivo durante el periodo fertil que sufren estas mujeres limitaria su capacidad de atraer y retener parejas (Welling, 2013) y eso podria afectar a su autopercepcion del valor de pareja. Sin embargo, los resultados obtenidos no apoyan dichas predicciones. En primer lugar, los valores generales de valor de pareja son mayores para aquellas mujeres que tomaron PA en comparacion con las que no. En relacion con la Subescala Apreciacion desde el sexo opuesto, los resultados muestran que las mujeres que consumen la PA perciben que son vistas como mas atractivas por los hombres. Esto conllevaria una mayor seguridad en si mismas, ya que esta escala ha sido considerada como una medida de autoestima vinculada a la conducta de emparejamiento (Fisher et al., 2008). De hecho, esta dimension se encuentra estrechamente asociada a la Escala de Autoestima General de Rosenberg (1973) (Fernandez et al., 2015). Asimismo, en relacion con la Subescala Apariencia, las mujeres consumidoras de PA se sienten y perciben como mas atractivas que sus pares. A este respecto, existe cierta evidencia previa de dicha asociacion entre consumo de la PA y el atractivo autopercibido (Clark, 2004).

Por otro lado, en la Subescala Historia de relaciones de pareja se encontro apoyo para nuestra prediccion. Estudios previos han reportado que las mujeres que empleaban la PA manifestaban haber tenido mayor diversidad de parejas sexuales y una tendencia hacia la busqueda de relaciones de corto plazo (Guillermo et al., 2010; Little et al., 2002). Los resultados obtenidos apuntan en la misma direccion, ya que las mujeres que consumen PA estarian reportando una historia de relaciones de pareja mas diversa. Sin embargo, ni nuestros analisis ni los publicados en el estudio original de Little y colaboradores (2002) pueden entregar una valoracion causal a esta relacion, es decir, que el consumo de PA conllevaria un cambio psicologico que aumentaria el numero de parejas sexuales. De hecho, si se tiene en cuenta la relacion positiva entre el consumo de PA y las subescalas Apariencia y Apreciacion desde el sexo opuesto parece mas probable pensar que estas diferencias estan dadas por diferencias previas en la orientacion socio-sexual entre mujeres que consumen PA y las que no. De esta manera, las que se perciben como mas atractivas e interesadas en relaciones a corto plazo consumirian anticonceptivos orales al tener un mayor acceso a parejas sexuales ya que saben que son especialmente valoradas por el sexo contrario. Por lo tanto, ellas estarian demostrando que son conscientes de la relevancia de su uso para evitar embarazos no deseados, lo que en ultima instancia daria cuenta de la aplicacion de conocimientos en torno a educacion sexual. En cualquier caso, son necesarios estudios futuros mas profundos y de corte longitudinal para explorar la profundidad de esta relacion entre estas tres subescalas con el consumo de PA.

En las restantes subescalas no se encontraron diferencias significativas entre las mujeres consumidoras de la PA y las que no las consumen, lo que indicaria que estas diferencias en el comportamiento no son extrapolables mas alla de una dimension fisica, ya que otros aspectos que influyen en el valor de la pareja, pero no relacionados directamente con el atractivo o apariencia fisica, no son diferentes entre grupos. De esta manera no se encontraron diferencias en la inversion parental entre los grupos, lo que impide concluir que aquellas mujeres que consumen PA busquen mas que las no consumidoras retardar o impedir la maternidad. Tal vez la principal razon de esta falta de diferencias entre grupos, podria estar sustentada en la muestra en la cual se focalizo esta investigacion, es decir, jovenes mujeres universitarias. Ellas se encuentran en una etapa de desarrollo en la que la maternidad normalmente se retrasa conscientemente (Fenieux, 2010), ya sea a traves del consumo de la PA, la abstinencia sexual u otros metodos anticonceptivos. De esta forma, se puede especular que las que no consumen la PA, probablemente estan eligiendo otro metodo anticonceptivo, ya que no parecen particularmente interesadas en tener hijos.

Por ultimo, tampoco se encontraron diferencias entre las subescalas Habilidades sociales, Dinero y Miedo al fracaso, por lo que los resultados obtenidos sugieren que las principales diferencias encontradas en torno a la conducta de emparejamiento entre grupos de mujeres consumidoras de PA versus no consumidoras solo se encuentran en aquellos componentes que estan integramente relacionados con el atractivo fisico y no por ejemplo, con aspectos tan relevantes para la busqueda de pareja como el desarrollo de habilidades sociales que es un rasgo de la personalidad atractivo para el sexo opuesto.

Se puede mencionar que el estudio realizado presenta ciertas limitaciones relevantes que deben ser senaladas. De esta forma, la poblacion que afirmo estar consumiendo anticonceptivos orales no detallo el tipo de principio activo que tienen las pildoras. Por lo tanto, tal y como lo senalan los estudios en torno a la respuesta de celos en funcion del consumo de diferentes tipos de PA (por ejemplo, Cobey et al., 2012), podrian existir diferencias que surgirian a partir de las hormonas utilizadas y las concentraciones de las mismas que no fueron evaluadas en el presente estudio. Sin embargo, esta variable no suele ser considerada en estudios de este tipo (Munoz-Reyes et al., 2014; Penton-Voak et al., 1999) porque lo que se intenta establecer es la presencia de un efecto general derivado de la supresion de la fertilidad, independientemente de las concentraciones hormonales.

Por otro lado, al no ser longitudinal este estudio, se carece de informacion para una misma mujer sobre su autopercepcion del valor de pareja en las dos condiciones, con consumo de PA y sin consumo, lo que seria valioso para evaluar las posibles diferencias previas en el valor de pareja de futuras consumidoras de PA con respecto a las que nunca las han consumido y establecer una relacion causal entre el consumo de PA y los valores en la autopercepcion del valor de pareja. Por ultimo, aquellas mujeres que declararon no consumir PA podrian estar consumiendo otro tipo de anticonceptivo hormonal no oral ya que no se les pregunto sobre ello. Sin embargo, la tasa de consumo de anticonceptivos hormonales no orales es baja entre la poblacion joven y universitaria. Por ejemplo, segun la octava encuesta del Instituto Nacional de la Juventud, los parches transdermicos fueron utilizados por el 3.4% de las mujeres mientras que las inyecciones anticonceptivas alcanzaron el 7.4% (INJUV, 2017). A su vez, la posible inclusion de mujeres que emplean anticonceptivos hormonales no orales en el grupo de no consumidoras de PA no explicaria nuestros resultados, ya que en todo caso dificultaria la deteccion de diferencias entre los grupos.

Es importante senalar que pese a que se realizo una campana de reclutamiento de participantes, el tamano de la muestra fue relativamente modesto. En este sentido, existe evidencia de estudios previos en tematicas de sexualidad en los que se ha logrado un buen numero de participantes (sobre 500 individuos en: Comision Nacional del Sida, 2000; Fetis et al., 2008; Gonzalez, Molina, Montero, Martinez & Leyton, 2007; Gonzalez, Molina, Montero, Martinez & Molina, 2009; Gonzalez, Molina & San Martin, 2016; Schiappacasse, Bascunan, Frez & Cortes, 2014). Sin embargo, en estas investigaciones, la metodologia de recoleccion de datos, la promocion y el acceso a la muestra son diferentes. De esta forma, usualmente se aplican entrevistas cara a cara, auspiciadas por organismos del estado y con muestras cautivas, ya sean estudiantes de colegios o pacientes de hospitales. En contraposicion, los estudios de reclutamiento abierto en torno a temas de sexualidad alcanzan tamanos muestrales muy similares a los de este estudio (por ejemplo, n = 117 en Cardenas & Barrientos, 2008; n = 232 en Conejero & Almonte, 2009; n = 110 en Gomez & Barrientos, 2012), siendo menores a otros estudios con similar metodologia pero que abordan caracteristicas psicologicas no relacionadas directamente con la sexualidad (por ejemplo, n = 371 en Fernandez, Martinez-Conde & Melipillan, 2009; n = 473 en Rojas-Barahona, Zegers & Forster, 2009). El equipo de investigacion presupone que, pese a la apertura en temas sexuales que vive el pais, el contexto conservador con el que aun este tipo de problematicas son enfrentadas en la poblacion chilena, juega un rol central. Como senalan otros autores (por ejemplo. Lehrer, E.L., Lehrer, V.L. & Krauss, 2009; Moran Faundes, 2013a), Chile es un pais que se ha caracterizado por un ferreo control conservador de sus politicas publicas de sexualidad y reproduccion, derivado principalmente desde la Iglesia Catolica. Ejemplos de esto son la dificil aprobacion de la pildora anticonceptiva de emergencia, que recien ocurrio el ano 2010 (Moran Faundes, 2013b), la ilegalidad del aborto en cualquier tipo de circunstancia, incluyendo la violacion o la inviabilidad del feto (Amnistia Internacional, 2015) y la legalizacion del divorcio en el ano 2004 (Blofield, 2006). Esta politica conservadora probablemente ha retrasado la aparicion de estudios robustos en esta area que permitan tener lineas de base sobre la realidad pais, incluso en temas de alta sensibilidad social. Un ejemplo de esto ultimo son los recientes estudios en torno a los abusos sexuales en estudiantes universitarios (Schuster, Krahe, Ilabaca Baeza & MunozReyes, 2016) y la discriminacion contra las minorias sexuales (Barrientos & Bozon, 2014). Es por esto que esta investigacion es parte de un conjunto de estudios que utilizando un perfil cuantitativo, intentan comenzar a generar resultados en un area de dificil acceso dentro de la politica conservadora del pais. De ahi que sumado a los resultados obtenidos, exista tambien una valoracion cualitativa en torno al robustecimiento del area y a la generacion de antecedentes que permitan discusiones mas informadas.

En conclusion, esta investigacion ha arrojado nuevos resultados que en su mayoria se contraponen a nuestras hipotesis iniciales basadas en la evidencia empirica reciente. Esta evidencia previa indica que las mujeres consumidoras de la PA no mostrarian los cambios en las preferencias por los rasgos masculinos y el incremento en su atractivo durante la etapa fertil que exhiben las mujeres que no consumen PA, lo que limitaria su habilidad en atraer y retener parejas (por ejemplo, Alvergne & Lummaa, 2010; Welling, 2013) impactando negativamente sobre su autopercepcion de su valor de pareja.

Sin embargo, en este estudio las mujeres consumidoras de la PA se autoperciben y creen que el sexo contrario las evalua como atractivas y muestran una vida sexual mas diversificada, no mostrando diferencias en los otros aspectos relevantes para el valor de pareja no vinculados al atractivo fisico.

En definitiva, los resultados parecen indicar que el consumo de anticonceptivos hormonales no modifica la conducta social y parental de las mujeres, aunque su uso parece estar asociado con una mayor autopercepcion de atractivo y mayor diversidad en la vida sexual. Este estudio aporta nueva informacion que permitira aumentar la comprension y discusion sobre el hipotetico efecto que tendria o no, el consumo de la PA sobre la conducta de emparejamiento. Es importante senalar que el campo de investigacion en torno a los cambios en las preferencias sexuales de las mujeres, derivados de los estados hormonales, se encuentra en un importante proceso de discusion, ya que existe evidencia contrapuesta en torno a sus principales resultados (por ejemplo, Harris, Chabot & Mickes, 2013; Munoz-Reyes et al., 2014). Por tanto, creemos que es critico realizar investigaciones en el futuro con el fin de dilucidar la real robustez de este fenomeno, no solo en poblacion anglosajona, sino tambien incluyendo nuevas poblaciones como la que ha participado en este estudio.

Referencias bibliograficas

Aliaga, L., Jimenez, M. & Rodriguez, J. (2011). Una mirada desde America Latina y el Caribe al objetivo de desarrollo del milenio de acceso universal a la salud reproductiva [A look from Latin America and the Caribean toward the developmental aim from the Millenium of reproductive health universal access]: CEPAL. Recuperado el 18 de julio de 2017 de http://reposito rio.cepal.org/bitstream/handle/11362/7132/S1 001054_es.pdf?sequence=1.

Alvergne, A. & Lummaa, V. (2010). Does the contraceptive pill alter mate choice in humans? Trends in Ecology & Evolution, 25(3), 171-179. http://dx.doi.org/10.1016Zj.tree.2009.08.003

Amnistia Internacional. (2015). Amnesty International Report 2014/15: The State of the world s human rights. Madrid, Espana. Recuperado el 18 de julio de 2017 de https://www.amnesty.or g/en/ documents/pol10/0001/2015/en/

Araujo, K. (2005). Sobre ruidos y nueces: Debates chilenos en torno a la sexualidad [On noise and nuts: Chilean debates on sexuality]. Iberoamericana, 5(18), 109-125.

Bancroft, J., Sanders, D., Warner, P. & Loudon, N. (1987). The effects of oral contraceptives on mood and sexuality: A comparison of triphasic and combined preparations. Journal of Psychosomatic Obstetrics & Gynecology, 7(1), 1-8. http://dx.doi.org/10.3109/01674828709019585

Barrientos, J. (2006). ?Nueva normatividad en el comportamiento sexual juvenil en Chile? [New social rules on youth sexual behavior in Chile?]. Ultima Decada, 14(24), 81-97. http://dx.doi. org/10.4067/S0718-223620060001000 05

Barrientos, J. & Bozon, M. (2014). Discrimination and victimization against gay men and lesbians in Chile: Two patterns or just one? Interdisciplinaria, 31(2), 323-340. Recuperado el 18 de julio de 2017 de http://www.scielo.org. ar/sciel o.php?script=sci_arttext&pid=S 1668-7027201 4000200008&lng=es&tlng=en; https://doi.org/ 10.16 88 8/interd.2014.31.2.8

Blofield, M. (2006). The politics of moral sin: abortion and divorce in Spain, Chile and Argentina. New York, NY: Routledge.

Cardenas, M. & Barrientos, J. (2008). Actitudes explicitas e implicitas hacia los hombres homosexuales en una muestra de estudiantes universitarios en Chile [Explicit and implicit attitudes towards homosexual men in a sample of university students in Chile]. Psykhe (Santiago), 17 (2), 17-25. http://dx.doi.org/10.4067/S0718-22 282008000200002

Caruso, S., Agnello, C., Intelisano, G., Farina, M., Di Mari, L. & Cianci, A. (2004). Sexual behavior of women taking low-dose oral contraceptive containing 15 gg ethinylestradioF60gg gestodene. Contraception, 69(3), 237-240. http:// dx.doi.org/10.1016/j.contraception.2003.11.001

Caruso, S., Agnello, C., Intelisano, G., Farina, M., Di Mari, L., Sparacino, L. & Cianci, A. (2005). Prospective study on sexual behavior of women using 30 gg ethinylestradiol and 3 mg drospirenone oral contraceptive. Contraception, 72(1), 19-23. http:// dx.doi. org/ 10.1016/j. contraceptio n.2005.02.002

Clark, A.P. (2004). Self-perceived attractiveness and masculinization predict women's sociosexuality. Evolution and Human Behavior, 25 (2), 113-124. http://dx.doi.org/10.1016/S10 905138(03)00085-0

Cobey, K.D., Buunk, A.P., Roberts, S.C., Klipping, C., Appels, N., Zimmerman, Y. et al. (2012). Reported jealousy differs as a function of menstrual cycle stage and contraceptive pill use: A within-subjects investigation. Evolution and Human Behavior, 33(4), 395-401. http://dx.doi. org/10.1016/j.evolhumbehav.2011.12.001

Cobey, K.D., Klipping, C. & Buunk, A.P. (2013). Hormonal contraceptive use lowers female intrasexual competition in pair-bonded women. Evolution and Human Behavior, 34(4), 294-298. http://dx.doi.org/10.1016/j.evolhumbehav.013. 04.003

Comision Nacional del Sida. (2000). Estudio nacional de comportamiento sexual [National study of sexual behavior]. Santiago, Chile. Recuperado el 18 de julio de 2017 de http://www. scielo.cl/pdf/rmc/v144n2/art06.pdf

Conejero, J. & Almonte, C. (2009). Desarrollo de la orientacion sexual en adolescentes de 16 a 18 anos de ambos sexos de Santiago de Chile: Estudio exploratorio [Development of sexual orientation in adolescents between 16 and 18 years of age in both sexes of Santiago de Chile: Exploratory study]. Revista Chilena de Neuropsiquiatria, 47(3), 201-208. http://dx.doi.org/ 10.4067/S0717-92272009000300004

Fenieux, C.G. (2010). Impacto social y psicologico de la pildora anticonceptiva [Social and psychological impact of the contraceptive pill]. Revistas de Obstetricia y Ginecologia Hospital Santiago Oriente Dr Luis Tisne Brousse, 5, 127-130.

Fernandez, A.M., Munoz-Reyes, J. A. & Dufey, M. (2014). BMI, age, mate value, and intrasexual competition in Chilean women. Current Psychology, 33(4), 435-450. http://dx.doi.org/10. 1007/s12144-014-9221 -x.

Fernandez, A.M., Munoz-Reyes, J.A., Dufey, M., Buccioni, G. & Cid, V. (2015). Adaptacion del cuestionario de componentes del valor de pareja al contexto chileno [Adaptation of the mate value questionnaire to the Chilean context]. Revista Iberoamericana de Diagnostico y Evaluacion Psicologica, 40(1), 94-102.

Fernandez, O.M., Martinez-Conde, M. & Melipillan, R. (2009). Estrategias de aprendizaje y autoestima: Su relacion con la permanencia y desercion universitaria [Learning and self-esteem strategies: their relationship with university permanence and withdrawal]. Estudios Pedagogicos (Valdivia), 35(1), 27-45. http:// dx.doi.org/10.4067/S0718-0705200900 0100 002

Fernandez, R., Lopez, L., Martinez, H., Kopecky, D., Uzcategui, G. & Munoz, M. (2009). Metodos anticonceptivos: Prevalencia de uso segun metodo en el Hospital Materno Infantil del Este Petare [Contraceptive methods: Prevalence of use according the method in the Hospital Materno Infantil del Este Petare]. Revista de Obstetricia y Ginecologia. Venezuela, 09(1), 28-34.

Fetis, G., Bustos, L., Lanas, F., Baeza, B., Contreras, J., Hebel, E. & Marucich, C. (2008). Factores asociados al uso de anticonceptivos en estudiantes de ensenanza media de la comuna de Temuco [Factors associated with the use of contraceptives in middle school students in the commune of Temuco]. Revista Chilena de Obstetricia y Ginecologia, 73(6), 362-369. http:// dx.doi.org/10.4067/S0717-752620080 006000 02

Fisher, M., Cox, A., Bennett, S. & Gavric, D. (2008). Components of self-perceived mate value. Journal of Social, Evolutionary, and Cultural Psychology, 2(4), 156-168. http://dx.doi. org/10.1037/h0099347.

Fisher, M., Cox, A. & Gordon, F. (2009). Selfpromotion versus competitor derogation: The influence of sex and romantic relationship status on intrasexual competition strategy selection. Journal of Evolutionary Psychology, 7(4), 287-308. http://dx.doi.org/ 10.1556/jep.7.2009. 4.6

Fleischman, D.S., Navarrete, C.D. & Fessler, D. M. T. (2010). Oral contraceptives suppress ovarian hormone production. Psychological Science, 21 (5), 750-752. http://dx.doi.org/10.1177/095679 7610368062

Frye, C.A. (2006). An overview of oral contraceptives: Mechanism of action and clinical use. Neurology, 66(66 suppl 3), S29-S36. http://dx. doi. org/10.1212/WN L.66.66_suppl_3 .S29

Gangestad, S.W. & Thornhill, R. (2008). Human oestrus. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 275(1638), 991-1000. http: //dx.doi.org/10.1098/rspb.2007.1425

Geary, D.C., DeSoto, M.C., Hoard, M.K., Sheldon, M.S. & Cooper, M.L. (2001). Estrogens and relationship jealousy. Human Nature, 12(4), 299-320. http://dx.doi.org/10.1007/s12110-0011001-2

Gomez, F. & Barrientos, J. (2012). Efectos del prejuicio sexual en la salud mental de gays y lesbianas, en la ciudad de Antofagasta, Chile [The effects of sexual prejudice on the mental health of gays and lesbians in Antofagasta, Chile]. Sexualidad, Salud y Sociedad-Revista Latinoamericana, (10), 100-123.

Gonzalez, E., Molina, T., Montero, A., Martinez, V. & Leyton, C. (2007). Comportamientos sexuales y diferencias de genero en adolescentes usuarios de un sistema publico de salud universitario [Sexual behavior and gender differences among adolescents users of a public university health system]. Revista Medica de Chile, 135 (10), 1261-1269. http://dx.doi.org/10.4067ZS 0034-98872007001000005

Gonzalez, E., Molina, T., Montero, A., Martinez, V. & Molina, R. (2009). Factores asociados a la continuidad del uso anticonceptivo en adolescentes solteras nuliparas [Factors associated with maintenance of contraception among adolescents]. Revista Medica de Chile, 137(9), 1187-1192. http://dx.doi.org/10.4067/S003498872009000900007

Gonzalez, E., Molina, T. & San Martin, J. (2016). Comportamientos sexuales y caracteristicas personales segun orientacion sexual en adolescentes chilenos [Sexual behaviors and personal characteristics related to sexual orientation in Chilean adolescents]. Revista Chilena de Obstetricia y Ginecologia, 81(3), 202-210. http:// dx.doi.org/10.4067/S0717-7526201600030006

Goodwin, R., Marshall, T., Fulop, M., Adonu, J., Spiewak, S., Neto, F. & Hernandez Plaza, S. (2012). Mate value and self-esteem: Evidence from eight cultural groups. PLoS One, 7(4), e36106. http://dx.doi.org/10.1371/journal.pon e.0036106

Graham, C.A., Ramos, R., Bancroft, J., Maglaya, C. & Farley, T.M.M. (1995). The effects of steroidal contraceptives on the well-being and sexuality of women: A double-blind, placebocontrolled, two-centre study of combined and progestogen-only methods. Contraception, 52 (6), 363-369. http://dx.doi.org/10.1016/00107824(95)00226-X

Groves, R.M., Mosher, W. D., Lepkowski, J.M. & Kirgis, N.G. (2009). Planning and development of the continuous National Survey of Family Growth. Vital and Health Statistics. Ser. 1, Programs and Collection Procedures, 1(48), 1-64.

Guillermo, C.J., Manlove, H. A., Gray, P.B., Zava, D. T. & Marrs, C.R. (2010). Female social and sexual interest across the menstrual cycle: The roles of pain, sleep and hormones. BMC Womens Health, 10(1), 19-29. http://dx.doi.org/ 10.1186/1472-6874-10-19

Harris, C.R., Chabot, A. & Mickes, L. (2013). Shifts in methodology and theory in menstrual cycle research on attraction. Sex Roles, 69(9), 525-535. http://dx.doi.org/10.1007/s11199-0130302-3

Havlicek, J., Roberts, S.C. & Flegr, J. (2005). Women's preference for dominant male odour: effects of menstrual cycle and relationship status. Biology Letters, 1(3), 256-259. http://dx. doi.org/10.1098/rsbl.2005.0332

INJUV. (2017). VIII Encuesta Nacional de Juventud 2015 [VIII Youth National Survey 2015]. Santiago. Chile. Recuperado el 18 de julio de 2017 de http://www.injuv.gob.cl/portal/wp-con tent/ file s_ mf/septima encuestanacional juven tud2.pdf

Instituto Nacional de Estadistica e Informatica. (2015). Encuesta demografica y de salud familiar, 2014 [Demographic and family health survey, 2014]. Recuperado el 18 de julio de 2017 de https://www.inei.gob.pe/media /Menu Recursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib 1211 /pdf/Libro.pdf

Instituto Nacional de Estadistica. (2015). Mujeres en Chile y mercado de trabajo. Participacion laboral femenina y brechas salariales [Women in Chile and work market. Female labor participation and income gap]. Recuperado el 18 de julio de 2017 de http://www.ine.cl/canales/ch ile_ stadistico/estadisticas_ sociales_ cultural es/genero/pdf/participacion_laboral_fe

Lehrer, E.L., Lehrer, V.L. & Krauss, R.C. (2009). Religion and intimate partner violence in Chile: Macro- and micro-level influences. Social Science Research, 38(3), 635-643. http://dx.doi.org/ 0.1016/j.ssresearch.2009.03.001

Little, A.C., Jones, B.C. & Burriss, R.P. (2007). Preferences for masculinity in male bodies change across the menstrual cycle. Hormones and Behavior, 51(5), 633-639. http://dx.doi.org/ 10.1016/j .yhbeh.2007.03.006

Little, A.C., Jones, B.C. & DeBruine, L.M. (2008). Preferences for variation in masculinity in real male faces change across the menstrual cycle: Women prefer more masculine faces when they are more fertile. Personality and Individual Differences, 45(6), 478-482. http://dx.doi.org/10. 1016/j .paid.2008.05.024

Little, A.C., Jones, B.C., Penton-Voak, I.S., Burt, D.M. & Perrett, D.I. (2002). Partnership status and the temporal context of relationships influence human female preferences for sexual dimorphism in male face shape. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 269 (1496), 1095-1100. http://dx.doi.org/10.1098/ rspb.2002.1984

Macintyre, A.K., Montero Vega, A.R. & Sagbakken, M. (2015). ?Sexualidad? Un millon de cosas vienen a la mente: Reflexiones sobre genero y sexualidad de adolescentes chilenos [Sexuality? A million things come to mind: Reflections on gender and sexuality by Chilean adolescents]. Reproductive Health Matters, 23(46), 85-95. http://dx.doi.org/10. 1016/j.rhm.20 15.11.003.

Miller, G., Tybur, J.M. & Jordan, B.D. (2007). Ovulatory cycle effects on tip earnings by lap dancers: Economic evidence for human estrus?. Evolution and Human Behavior, 28(6), 375381. http ://dx. doi. org/10.1016/j.evolhumbehav. 2007.06.002

MINEDUC. (2008). Indicadores de la educacion en Chile 2007-2008 [Indicators of the education in Chile 2007-2008]. Recuperado el 18 de julio de 2017 de http://www.scielo. cl/pdf/rmc/ v144n2/art06.pdf

Moran Faundes, J.M. (2013a). Feminismo, Iglesia Catolica y derechos sexuales y reproductivos en el Chile post-dictatorial [Feminism, Catholic Church and sexual and reproductive rights in post-dictatorial Chile]. Estudos Feministas, 21 (2), 485-508.

Moran Faundes, J.M. (2013b). La anticoncepcion de emergencia en Chile: Estructuracion de su demanda en funcion de variables socioeconomicas [Emergency contraception in Chile: Structuring of its demand based on socioeconomic variables]. Revista Brasileira de Estudos de Populagao, 30(1), 125-144.

Munoz-Reyes, J.A., Iglesias-Julios, M., MartinElola, C., Losada-Perez, M., Monedero, I., Pita, M. & Turiegano, E. (2014). Changes in preference for male faces during the menstrual cycle in a Spanish population. Anales de Psicologia / Annals of Psychology, 30(2), 667-675. http://dx. doi. org/10.6018/ analesps.30.2.145221

Oinonen, K.A. & Mazmanian, D. (2002). To what extent do oral contraceptives influence mood and affect? Journal of Affective Disorders, 70 (3), 229-240. http://dx.doi.org/10.1016/S01650327(01)00356-1

Penton-Voak, I.S. & Perrett, D.I. (2000). Female preference for male faces changes cyclically: Further evidence. Evolution and Human Behavior, 21(1), 39-48. http://dx.doi.org/10.1016/ S1090-5138(99)00033-1

Penton-Voak, I.S., Perrett, D., Castles, D.L., Kobayashi, T., Burt, D.M., Murray, L.K. & Minamisawa, R. (1999). Menstrual cycle alters face preference. Nature, 399(6738), 741-742.

Pipitone, R.N. & Gallup Jr, G.G. (2008). Women's voice attractiveness varies across the menstrual cycle. Evolution and Human Behavior, 29(4), 268-274. http://dx.doi.org/10.1016Zj.evolhum be hav.2008.02.001

Roberts, S.C., Havlicek, J., Flegr, J., Hruskova, M., Little, A.C., Jones, B.C. et al. (2004). Female facial attractiveness increases during the fertile phase of the menstrual cycle. Biology Letters, 271(Suppl 5), 270-272. http://dx.doi.org/10.10 98/rsbl.2004.0174

Roberts, S.C., Klapilova, K., Little, A.C., Burriss, R.P., Jones, B.C., DeBruine, L.M. et al. (2012). Relationship satisfaction and outcome in women who meet their partner while using oral contraception. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 279(1732), 1430-1436. http://dx.doi.org/10.1098/rspb.2011.1647

Roberts, S.C., Little, A.C., Burriss, R.P., Cobey, K. D., Klapilova, K., Havlicek, J. et al. (2014). Partner choice, relationship satisfaction, and oral contraception: The congruency hypothesis. Psychological Science, 25(7), 1497-1503. http: //dx.doi.org/10.1177/0956797614532295

Rojas-Barahona, C.A., Zegers, B. & Forster, C.E. (2009). La Escala de Autoestima de Rosenberg: Validacion para Chile en una muestra de jovenes adultos, adultos y adultos mayores [Rosenberg self-esteem scale: Validation in a representative sample of Chilean adults]. Revista Medica de Chile, 137(6), 791-800. http://dx. doi.org/10.4067/S0034-98872009000600009

Rosenberg, M. (1973). La autoimagen del adolescente y la sociedad [Adolescent's self-image and society]. Buenos Aires: Paidos.

Rosenberg, M.J. & Waugh, M.S. (1998). Oral contraceptive discontinuation: A prospective evaluation of frequency and reasons. American Journal of Obstetrics and Gynecology, 179(3), 577-582. http://dx.doi.org/10.1016/S0002-93 78(98)70047-X

Rosenberg, M.J., Waugh, M.S. & Meehan, T.E. (1995). Use and misuse of oral contraceptives: Risk indicators for poor pill taking and discontinuation. Contraception, 51(5), 283-288. http://dx.doi.org/10.1016/0010-7824(95)0007 4-K

Russell, V.M., McNulty, J.K., Baker, L.R. & Meltzer, A.L. (2014). The association between discontinuing hormonal contraceptives and wives' marital satisfaction depends on husbands' facial attractiveness. Proceedings of the National Academy of Sciences, 111(48), 17081-17086. http://dx.doi.org/10.1073/pnas.1414784111

Sanders, S.A., Graham, C.A., Bass, J.L. & Bancroft, J. (2001). A prospective study of the effects of oral contraceptives on sexuality and well-being and their relationship to discontinuation. Contraception, 64(1), 51-58. http://dx. doi.org/10.1016/S0010-7824(01 )00218-9

Schiappacasse, V., Bascunan, T., Frez, K. & Cortes, I. (2014). Pildora anticonceptiva de emergencia: caracteristicas de la demanda en una organizacion no gubernamental en Chile [Emergency contraceptive pill: demand characteristics in a non-governmental organization in Chile. Revista Chilena de Obstetricia y Ginecologia, 79(5), 378-383. http://dx.doi.org/10.4067/S0717-7526 2014000500004

Schuster, I., Krahe, B., Ilabaca Baeza, P. & MunozReyes, J.A. (2016). Sexual aggression victimization and perpetration among male and female college students in Chile. Frontiers in Psychology, 7, 1354. http://dx.doi.org/10.3389/fp syg.2016.01354

Serrano, I. (2009). VI Encuesta Daphne-Bayer Schering Pharma [VI Daphne-Bayer Schering Pharma survey]. Recuperado el 18 de julio de 2017 de http://www.sidastudi.org/ es/registro/d 25f08042de87f95012dea8f6a4a0025.

Silva, J. & Barrientos, J. (2008). Guiones sexuales de la seduccion, el erotismo y los encuentros sexuales en el norte de Chile [Sex scripts of seduction, eroticism and sexual encounters in northern Chile]. Estudos Feministas, 16(2), 539-556.

Singh, D. & Bronstad, P.M. (2001). Female body odour is a potential cue to ovulation. Proceedings of the Royal Society of London. Series B: Biological Sciences, 268(1469), 797-801. http: //dx.doi.org/10.1098/rspb.2001.1589

Spencer, A.L., Bonnema, R. & McNamara, M.C. (2009). Helping women choose appropriate hormonal contraception: Update on risks, benefits, and indications. American Journal of Medicine, 122(6), 497-506. http://dx.doi.org/ 10.1016/j.amjmed.2009.01.016

van Heusden, A.M. & Fauser, B.C.J.M. (2002). Residual ovarian activity during oral steroid contraception. Human Reproduction Update, 8 (4), 345-358. http://dx.doi.org/10.1093/humup d/8.4.345

Walker, A. & Bancroft, J. (1990). Relationship between premenstrual symptoms and oral contraceptive use: A controlled study. Psychosomatic Medicine, 52(1), 86-96.

Wallwiener, M., Wallwiener, L.M., Seeger, H., Mueck, A.O., Zipfel, S., Bitzer, J. & Wallwiener, C.W. (2010). Effects of sex hormones in oral contraceptives on the female sexual function score: a study in German female medical students. Contraception, 82(2), 155-159. http:// dx.doi.org/10.1016/j.contraception.2009.12.022

Welling, L.L. M. (2013). Psychobehavioral effects of hormonal contraceptive use. Evolutionary Psychology, 11(3), 718-742. http://dx.doi.org/ 10.1177/147470491301100315

Universidad de Playa Ancha

Valparaiso

Chile

Fecha de recepcion: 24 de mayo de 2016

Fecha de aceptacion: 24 de julio de 2017

Jose Antonio Munoz-Reyes **, Pablo polo ***, Valeska Cid ****, Giannina Buccioni *****, Ana Maria Fernandez ****** Michele dufey *******, Luis Flores-prado ********, Marcial Beltrami ********* y Enrique Turiegano **********

* Trabajo financiado con el Proyecto FUNDECYT regular No 1140234 y el Proyecto FUNDECYT postdoctorado No 3160366 asignado al Dr. Pablo Polo.

** Doctor en Ciencias y Profesor de Biologia. investigador de Jornada Completa en el Centro de Estudios Avanzados de la Universidad de Playa Ancha. E-Mail: jose-munoz-cea@upla.cl

*** Doctor en Psicobiologia y Profesor de Biologia. investigador Postdoctoral en el Centro de Estudios Avanzados de la Universidad de Playa Ancha.

**** Magister en Ciencias Biologicas, Profesora de Biologia y Doctoranda en Neurociencias. Ayudante de investigacion en el Centro de Estudios Avanzados de la Universidad de Playa Ancha.

***** Licenciada en Educacion en Biologia. Ayudante de Zoologia en el Departamento de Biologia de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educacion.

****** Doctora en Psicologia y Psicologa. Academica de Jornada Completa en la Escuela de Psicologia de la Universidad de Santiago de Chile.

******* Doctora en Psicologia y Psicologa. Academica de Jornada Completa en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile.

******** Doctor en Ciencias, mencion Ecologia y Evolucion y Profesor de Biologia. Academico de Jornada Completa en el instituto de Entomologia de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educacion.

********** Magister en Ciencia y Profesor de Biologia y Ciencias Naturales. Academico de Jornada Completa en el Departamento de Biologia de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educacion.

********** Doctor en Ciencias y Biologo. Academico de Jornada Completa en el Departamento de Biologia de la Universidad Autonoma de Madrid. Universidad de Playa Ancha. Valparaiso, Chile.

Leyenda: FIGURA 1 MEDIA [+ o -] DESVIACION ESTANDAR PARA EL VALOR DE PAREJA PARA CONSUMIDORAS Y NO CONSUMIDORAS DE LA PILDORA ANTICONCEPTIVA (PA)
TABLA 1

ESTADISTICOS DESCRIPTIVOS (MEDIA [+ o -] DESVIACION ESTANDAR)
PARA EL CUESTIONARIO DE VALOR DE PAREJA Y SUS SUBESCALAS

Variable                              Consumidoras PA
                                         (n = 87)

Cuestionario de valor de pareja     93.48 [+ o -] 16.08
Apreciacion desde el sexo opuesto   27.79 [+ o -] 6.27
Habilidades sociales                21.28 [+ o -] 5.98
Cuidado de los hijos                15.59 [+ o -] 4.49
Dinero                               3.47 [+ o -] 2.09
Apariencia                           9.89 [+ o -] 3.23
Historia de relaciones de pareja     9.81 [+ o -] 2.39
Miedo al fracaso                     5.62 [+ o -] 2.65

Variable                              No consumidoras
                                         (n = 77)

Cuestionario de valor de pareja     87.18 [+ o -] 15.83
Apreciacion desde el sexo opuesto   25.01 [+ o -] 6.78
Habilidades sociales                20.67 [+ o -] 6.62
Cuidado de los hijos                14.87 [+ o -] 4.28
Dinero                               3.05 [+ o -] 1.60
Apariencia                           8.62 [+ o -] 3.15
Historia de relaciones de pareja     8.87 [+ o -] 2.74
Miedo al fracaso                     6.07 [+ o -] 3.04

Variable                                   Total
                                         (N = 164)

Cuestionario de valor de pareja     90.52 [+ o -] 16.22
Apreciacion desde el sexo opuesto   26.48 [+ o -] 6.64
Habilidades sociales                21.00 [+ o -] 6.28
Cuidado de los hijos                15.25 [+ o -] 4.39
Dinero                               3.27 [+ o -] 1.88
Apariencia                           9.29 [+ o -] 3.25
Historia de relaciones de pareja     9.37 [+ o -] 2.60
Miedo al fracaso                     5.83 [+ o -] 2.84
COPYRIGHT 2017 CIIPCA-CONICET
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Munoz-Reyes, Jose Antonio; Polo, Pablo; Cid, Valeska; Buccioni, Giannina; Fernandez, Ana Maria; Dufe
Publication:Interdisciplinaria
Date:Jul 1, 2017
Words:9688
Previous Article:CONDUCTAS DE RIESGO AUDITIVO Y ACCION DEL MECANISMO DE PROTECCION COCLEAR EN ADOLESCENTES.
Next Article:DESEMPENO EN MEMORIA DE TRABAJO E INDICADORES COMPORTAMENTALES: RELACIONES ENTRE MEDIDAS DIRECTAS E INDIRECTAS.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters