Printer Friendly

DIAGNOSTICO DE SIMULACION DE DISFUNCION NEUROCOGNITIVA EN SUJETOS QUE PRESENTAN ACCIDENTES LABORALES.

Simulation diagnostics of neurocognitive dysfunction in subjects that present occupational accidents

Introduccion

La evaluacion y el diagnostico clinico de los trastornos mentales realizados por los profesionales de la psicologia se llevan usualmente de manera apropiada, debido a que los pacientes reportan sus propios sintomas de manera honesta, precisa y completa [1]. Sin embargo, e infortunadamente, no siempre los pacientes permiten realizar una evaluacion sincera, especialmente cuando las personas se encuentran en la busqueda de obtener algun beneficio externo o ganancia secundaria, en vista de que suelen exagerar los sintomas existentes o incluso hacer una invencion de algunos de ellos, tanto psicologicos como cognitivos.

Lo anterior exige que tanto la evaluacion como el diagnostico clinico se establezcan sobre bases cientificas, que permitan descartar otras alteraciones cognitivas que el paciente pretenda imitar, lo que requiere de una evaluacion detallada y minuciosa de los resultados, debido a la naturaleza de efectos sutiles simulados, y es aqui en donde la evaluacion neuropsicologica se considera como la fuente principal de evidencia para apoyar el diagnostico de simulacion en casos en los cuales se pueda obtener algun incentivo externo [2,3]. No obstante, esta evaluacion debe ser sumamente detallada y cuidadosa debido a que el rendimiento de un paciente puede afectarse de manera negativa, ademas, por otros factores que no se encuentran asociados a un dano neurologico, y requiere llevar a cabo diagnosticos diferenciales de trastornos que pueden superponerse o brindar explicaciones alternas tales como trastornos somatomorfos, depresion y trastorno facticio, entre otros. Igualmente la evaluacion neuropsicologica requiere, tanto de una seleccion de tests disenados especificamente para detectar exageracion o simulacion de trastornos cognitivos, denominados Tests de Validez de Sintomas (TVS), como del uso de la identificacion de perfiles neuropsicologicos incongruentes con sindromes conocidos y existentes, y la validacion de los puntos de corte en los tests seleccionados, que puedan ser indicadores de esfuerzos por debajo de lo esperado [4].

Adicional a lo anterior, Grossman & Wasyliw [5] manifiestan que los evaluadores clinicos no logran detectar la exageracion o la invencion de sintomas, mas alla de lo esperado al azar, por lo que se alejan de la capacidad de percibir la informacion sutil, y de otro lado, hasta la fecha, no se cuenta con una herramienta valorativa que permita identificar los deficits patognomonicos de fraude clinico neuropsicologico, lo que apremia la necesidad de desarrollar experticia clinica neuropsicologica, con argumentos cientificos relacionados con la toma de decisiones finales con respecto a los resultados obtenidos en los casos que lo requieran.

Antecedentes Investigativos

Es habitual encontrar que los trastornos mas frecuentemente simulados son los cognitivos, conductuales, problemas sensoriales y alteraciones de la personalidad [6]. Asi, dentro de los trastornos cognitivos, los problemas de memoria son los que se simulan con mayor frecuencia [7, 8, 9] debido a la creencia popular de que es mas facil fingir no recordar, ya que no se tiene que crear una alteracion no existente, sino que lo que se requiere es sobredimensionar el problema [10].

Actualmente existen controversias con respecto a la incidencia real de posibles casos de simulacion que varian entre el 5 al 10% de los casos de traumatismos craneo-encefalicos (TECs) leves [11,12], e incluso se informan porcentajes extremos de simulacion, tal como Rimel, Giordani, Barth & Jane [13] quienes refirieron solo 6 casos de simulacion de un total de 424 pacientes evaluados 3 meses posterior al TEC (0,01%), hasta un 27% reportado en empleados con quejas falsas o exageradas [14] o un 41% reportado por Vilar-Lopez et al [15], en pacientes con TEC, e incluso datos aproximados al 30% en casos de SDN debido a la exposicion de quimicos neurotoxicos [16]. Esto permite inferir que existen dificultades, probablemente de naturaleza metodologica, que expliquen la complejidad de la estimacion de la incidencia del problema.

Son numerosos los metodos que se han desarrollado para hacer el diagnostico de SDN, sin embargo, Trueblood et al [14] manifiestan que en la neuropsicologia se ha hecho hincapie en la evaluacion del posible simulador y la evaluacion de exageracion de sintomas durante el desarrollo de los diferentes tests. Es asi, por ejemplo, Tombaugh, [17] el mismo autor de la prueba (Test de Simulacion de la Memoria [TOMM]), en 1997, realizo 4 investigaciones para poseer datos normativos del TOMM en personas sanas e individuos con alteraciones cognitivas. En la primera investigacion, los datos normativos de personas sanas se obtuvieron de 405 voluntarios, que no presentaron antecedentes de enfermedades neurologicas, psiquiatricas o deficits neuropsicologicos. Se les aplicaron tanto los dos ensayos como el ensayo de retencion. En esta investigacion no se les brindo retroalimentacion inmediata de sus respuestas y durante la fase de seleccion forzada se presentaba la tarjeta estimulo y 3 reactivos distractores, en cada carta, pero al comenzar cada ensayo, se manifestaba al participante que muchos de los dibujos que habia seleccionado fueron identificados correctamente, con el objetivo que autoevaluaran la dificultad. En el ensayo 1, los participantes identificaron correctamente el 94% de los reactivos. Tanto para el ensayo 2 como para la retencion, la media fue sobre el 99% y menos del 3% de los participantes cometieron mas de un error en cada ensayo.

En la segunda investigacion se administro la prueba a 138 pacientes pertenecientes al Centro Medico de Veteranos de Boston (Massachusetts), y 23 personas con dano cerebral, con un requisito fundamental: que ninguno de ellos se encontraran en algun proceso legal. La muestra quedo conformada por 161 participantes, con edades de 19 a 90 anos (Media= 56,2; DE=18,8) y con escolaridad entre 4 y 21 anos (Media=12.7; DE=2,8) y fueron divididos en cinco grupos: Grupo a) conformado por 13 personas sanas; b) conformado por 42 personas con alteracion cognitiva debido a enfermedad neurodegenerativa, u otra condicion medica; c) 21 personas con afasia; d) 45 personas con Trauma Craneo Encefalico (TEC); y e) 40 pacientes con demencia. Tres de los pacientes con demencia fueron excluidos debido a que presentaban un dano severo que les impedia realizar la prueba. Se les aplico el TOMM, la Escala de Memoria de Wechsler-Revisada (Wechsler Memory Scale-Revised; WMS-R; [18] y el Test de Aprendizaje Verbal de California (California Verbal Learning Test; CVLT; [19]. Los resultados arrojaron que las puntuaciones obtenidas por los primeros 4 grupos eran comparables entre ellos, pero no ocurrio asi con los individuos del grupo de demencia, quienes obtuvieron puntuaciones significativamente mas bajas en respuestas correctas que los demas grupos. En el ensayo 1, el grupo con demencia puntuo significativamente por debajo en relacion al grupo sano, al grupo con afasia y al grupo con TEC. En el ensayo 2, los primeros 4 grupos puntuaron todas correctas en un 97%, mientras que el grupo con demencia puntuo asi apenas en un 92% (solo 4 participantes de este ultimo grupo puntuaron por debajo de 40 en el ensayo 2). El analisis de regresion multiple para todos los grupos indico que las variables de edad y escolaridad explicaban menos del 5% de la varianza en el ensayo 1 y menos del 11% en el ensayo 2 y el ensayo de retencion. Lo anterior sugiere que el TOMM es sensible para ciertos problemas mnesicos relacionados con la demencia. En el ensayo 2, el grupo con demencia obtuvo una media de 45,7 respuestas correctas, mientras que los demas grupos obtuvieron una media de 49.3, y en el ensayo de retencion, el grupo con demencia obtuvo una media de 47,0 y los demas cuatro grupos obtuvieron una media de 49,7. Estos resultados sugieren que se debe tener cuidado con el analisis e interpretacion del TOMM cuando se emplea en personas con deficit mnesico como en el caso de diagnostico de demencia.

Tombaugh [20], en su manual, sugirio que una puntuacion por debajo de 45 en el ensayo 2 o en el ensayo de retencion, es un indicador de posible simulador. Utilizando entonces este punto de corte, en esta tercera investigacion, el TOMM clasifico correctamente la mayoria de los participantes del grupo con demencia como no simuladores, pero el 27% de los individuos de este grupo fueron falsamente clasificados como posibles simuladores. Estos datos son relativamente altos en comparacion con los demas grupos, en los que los falsos positivos no se hizo en ningun participante sano, en el grupo con alteracion cognitiva se hizo en un 10%, en el grupo de afasias se hizo en un 4.8%, y en el grupo con TEC se hizo en el 2.2%. Todos los participante del grupo Sano (grupo a) puntuo 50 en al menos dos ensayos. En el grupo con alteracion cognitiva (grupo b) el 9.6% puntuo por debajo de 45 en el ensayo 2, y solamente el 3.1% puntuo por debajo de 45 en el ensayo de retencion. En los grupos con afasia y con TEC (grupo c y d), el 4,8% y el 2,2%, respectivamente, fueron clasificados falsamente como simuladores en el ensayo 2, pero ninguno de los participantes puntuo por debajo de 45 en el ensayo de retencion.

El puntaje promedio de todos los grupos mejoro con cada ensayo sucesivo, a menos que se hubiese logrado la puntuacion mas alta. Debido a lo anterior, el mismo Tombaugh [17] concluyo que un punto de corte de 45 clasifica correctamente el 91% de la muestra total como no simuladores, pero esa misma clasificacion correcta se incrementa al 95% si se excluyen de la muestra a los pacientes con demencia. Un analisis correlacionai indica que la edad y la escolaridad representan menos del 10% de la varianza. Ademas, correlaciones entre las tres puntuaciones del TOMM, y el WMS-R y el CVLT, correspondian de ,20 a ,35 para todos los grupos, lo que indica que el TOMM es relativamente independiente de otras pruebas de memoria y aprendizaje. Estos resultados sugieren que el TOMM es poco sensible para deficit mnesicos reales, pero que si tiene un alto grado de especificidad, especialmente en personas no dementes

Consecuente con los anteriores resultados, el autor quiso definir la capacidad de clasificar correctamente a un simulador (Sensibilidad) con el TOMM y llevo a cabo la cuarta investigacion. Para ello utilizo el diseno metodologico de "simulacion" en el cual a un grupo de personas normales se le pide falsificar ciertos sintomas para comparar el rendimiento con otro grupo normal a quienes se les solicita que contesten y actuen de manera honesta. Para ello evaluo 41 voluntarios estudiantes de psicologia que fueron asignados bien al grupo de simuladores o al grupo control. El promedio de edad fue de 22,2 anos (DE= 3,9) y con un promedio de escolaridad de 13,3 anos (DE= 1,0). A los participantes del grupo de simuladores (N= 20) se les explicaron los objetivos del estudio, y se les describio el escenario de los individuos que esperan obtener alguna compensacion economica despues de haber sufrido un dano cerebral por accidente de transito, ademas, y se les brindaron instrucciones para modificar su comportamiento y presentar el de una persona con lesion cerebral. A todos los participantes se les aplico el TOMM y el Test de Memoria de Digitos (Digit Memory Test; DMT; [21]. En los resultados no se presentan diferencias significativas en el rendimiento estimado entre los dos grupos para el ensayo 1, lo que indica que todos los participantes percibieron el mismo grado de dificultad. Sin embargo, los participantes del grupo control incrementaron la puntuacion estimada de rendimiento en cada ensayo, mientras que los participantes del grupo de simulacion incrementaron la puntuacion estimada unicamente para el ensayo 2, pero la disminuyeron para el ensayo de retencion. Esto indica que las personas quienes simulan en el TOMM, creen que su rendimiento se debe decrementar en el ensayo de retencion. En esta investigacion, el grupo control puntuo mas alto que el grupo simulador en cada ensayo. El grupo control puntuo entre 49 y 50 respuestas correctas tanto en el ensayo 2, como en el ensayo de retencion, pero ningun participante del grupo de simuladores puntuo mas de 42 en alguno de estos ensayos. Por lo tanto, utilizando el punto de corte de 45 para el ensayo 2, la sensibilidad y la especificidad es del 100%.

Materiales y metodos

Poblacion y Muestra

Los participantes de esta investigacion fueron por conveniencia todas las personas que hasta antes de sufrir el dano cerebral, se encontraban laboralmente activas y al momento de la evaluacion se encontraban en proceso para determinar el funcionamiento cognitivo secundario al dano cerebral. Se conformaron tres grupos no pareados, mayores de 18 anos, de ambos sexos. El primer grupo se conformo con un total de 32 participantes que estuvieron activamente laborales antes de sufrir el TEC, minimamente 6 meses antes a la evaluacion y se podia presumir poseian mayores motivaciones e incentivos para SDN, pues se encuentran a la espera de definir su situacion laboral. El segundo grupo estuvo conformado por 30 personas que ya se encontraban pensionados laboralmente y no poseen necesidades de SDN. Y el ultimo grupo, eran 31 participantes cognitivamente sanos, que voluntariamente desearon participar del estudio. Todos ellos fueron informados de la participacion voluntaria en una investigacion y los aspectos eticos de los estudios llevados a cabo con seres humanos, avalado por el Comite de Etica del programa de doctorado de la Universidad Maimonides (Buenos Aires, Argentina).

Instrumento

Test de Simulacion de Memoria (TOMM; [20]

El TOMM es un test de administracion individual que consiste en dos ensayos de aprendizaje y un ensayo opcional de retencion. Durante el primer intento, al participante se le muestran 50 dibujos de objetos comunes, tales como una hoja, llave, zanahoria, etc. Despues de que el participante ha visto los 50 reactivos, se hace un reconocimiento de seleccion de los 50 dibujos. En cada hoja se presentan los 50 dibujos mostrados previamente, ademas de un reactivo distractor que no fue ensenado previamente. Al paciente se le informa que debe seleccionar solo un dibujo por cada reactivo y se les presentan los 50 pares de dibujos. El evaluador brinda inmediatamente retroalimentacion con respecto a la seleccion del paciente, el cual le permite otra oportunidad para aprender el material.

Se procede igual en el segundo ensayo. Se le muestran las mismas 50 figuras, pero en diferente orden. Inmediatamente se hace la tarea de reconocimiento mediante seleccion de uno de los dos dibujos mostrado, del cual el sujeto solo debe seleccionar uno solo. Los reactivos distractores usados en el segundo ensayo son diferentes al primero. Inmediatamente se le retroalimenta para corregir las respuestas. Tombaugh [17,20] asegura que brindar retroalimentacion a los participantes, en cuanto a su rendimiento, ofrece una excelente oportunidad para motivar a los individuos a aprender el material y, por lo tanto, incrementar su rendimiento. Sin embargo, para las personas SDN, la retroalimentacion, les permite hacer un seguimiento y posiblemente, ajustar su rendimiento con mas precision a sus objetivos. El ensayo opcional de evocacion diferida, puede hacerse en un intervalo de 15 minutos que no incluya ningun test visual. Este ensayo se necesita solamente si el participante puntuo por debajo de 45 en el ensayo 2.

Para el proposito de esta investigacion, una puntuacion por debajo de 45 respuestas correctas en el segundo ensayo en el TOMM se considerara como indicativo de rendimiento que invalida el test y en todos los casos se aplicaran los tres ensayos.

Resultados

La informacion demografica de los participantes se presenta en la Tabla 1. Los participantes en total fueron 93 adultos (72 hombres y 21 mujeres). Los participantes del primer grupo fueron evaluados en un periodo de un ano en Medellin, Colombia, con el proposito de llevar a cabo una evaluacion neuropsicologica para definir su estado cognitivo. Todos habian presentado Traumatismo Craneoencefalico durante sus actividades laborales y en el momento de la evaluacion se encontraban en proceso de definir la posible compensacion laboral.

Los participantes oscilaron en edades entre los 19 y 84 anos (Media= 47,87; DE=20,32). Los anos de escolaridad variaron entre 0 y 19 (Media= 8,46, DE= 5,59).

Utilizando el punto de corte sugerido por Tombaugh [20], seria posible distinguir el grupo de posible SDN de los demas grupos conformados. Los participantes fueron separados en dos categorias utilizando un punto de corte de 45/50 en el ensayo 2 del TOMM [17, 20, 22], para el cual 12 participantes puntuaron en el rango de simuladores y 81 puntuaron en el rango de no simuladores (ver Tabla 2).

De los participantes con estatus clinico de Simulador de acuerdo con los criterios diagnosticos del Manual de Diagnostico y EstadisticaIV Texto Revisado [23], el 100% obtuvieron puntuaciones por debajo de 45 en el ensayo 2 del TOMM, que corresponde a 5 participantes del Grupo SDN, y los otros siete (7) participantes aun cuando obtuvieron puntuaciones por debajo de 45 en el ensayo 2 del TOMM, no cumplieron con los criterios diagnosticos para simulacion, sino que se debio a otros diagnosticos neuropsicologicos, tales como severas alteraciones mnesicas, demencia Post TEC y Sindrome del Cuerpo Calloso (n= 3), y los otros participantes clasificados por el TOMM como posibles SDN, son personas con probable diagnostico de Deterioro Cognitivo Leve (n= 4) con edades superior a los 79 anos.

Los resultados indican que aplicando el punto de corte de 45 para el ensayo 2, el 92.04% de los participantes controles (81/88 participantes) y 5 de los 5 simuladores (100%) fueron correctamente identificados, lo que corresponde a una sensibilidad del 100% y una especificidad del 92%, es decir la probabilidad de clasificar correctamente a un individuo como simulador, siendo este un real simulador es del 100%, sin embargo la probabilidad de clasificar a un individuo como simulador, sin realmente serlo, es del 8%.

Para analizar si el grupo de personas SDN, con diagnostico de simulacion, presentan diferencias significativas con respecto a los demas grupos, se analizaron las puntuaciones obtenidas en los diferentes ensayos del TOMM, para cada uno de los grupos. Los resultados obtenidos en los diferentes ensayos del TOMM por los diversos grupos de la presente investigacion, permite inferir clinicamente a partir de los valores con referencia al criterio, que el mejor rendimiento fue obtenido por el grupo control, seguidos por los participantes de mayor edad, pensionados, y que el grupo que sufrio TEC y se encontraba en proceso de compensacion laboral obtuvieron las puntuaciones mas bajas (ver Tabla 3).

Discusion

Esta investigacion genera hallazgos clinicamente significativos para afirmar que el TOMM es capaz de detectar entre aquellas personas probables SDN y de quienes no lo son, porque ademas de presentar una sustancial motivacion por una ganancia secundaria (en este caso la indemnizacion laboral debido al accidente presentado), no enganan o fingen presentar una alteracion cognitiva importante. No obstante, este tipo de estudio centrado en el desempeno del instrumento previa asignacion de la muestra en las diversas caracteristicas diagnosticas se deben asumir como experiencias significativas u observaciones preliminares en el ambito clinico [24].

El TOMM es un test de validez de sintomas, disenado especificamente para detectar la exageracion o simulacion de trastornos cognitivos, que permite que el neuropsicologo identifique a la persona que pretende enganar la presencia de un deficit cognitivo inexistente que de acuerdo con Guilmette [2] y Hartman [3] es considerada la principal fuente de evidencia para apoyar este diagnostico clinico.

Contar en nuestro medio con esta herramienta evaluativa exploratoria facilitara a los neuropsicologos clinicos argumentar la necesidad de profundizar y ampliar el diagnostico de simulacion, el cual ha sido asumido con una actitud de incredulidad por la controversia de este comportamiento con evidencia cientifica, al superar notablemente los errores diagnosticos basados en la intuicion del profesional y las tecnicas informales de diagnostico.

Las personas sospechosas de simulacion se comportan claramente diferentes a otras personas, pues su rendimiento disminuye considerablemente en comparacion con los demas, incluyendo a otros pacientes con dano cerebral, en condiciones de obtener ganancias secundarias y de las personas adultos mayores, ya que con el envejecimiento se observa cierta perdida cognitiva que no debe interpretarse como un proceso demencial [25].

Por ultimo, los analisis permiten la identificacion de las variables que se requieren tener en cuenta para el diagnostico correcto. En lo que respecta al TOMM, el que una persona con probabilidades de simulacion, considere dificil una prueba que realmente es sencilla, facilita el aumento del comportamiento erratico caracteristico del Simulador, incrementando la sensibilidad [26], que en el presente estudio, el punto de corte 45 en el ensayo 2, corresponde a una sensibilidad del 100% y una especificidad del 95%, lo que permite que este punto de corte se convierta en un factor clinico especifico de profundizar por el neuropsicologo. Sin embargo, la especificidad del 95%, indica mucha prudencia, porque se tiene un 5% de falsos positivos, que pueden corresponder a otros diagnosticos, tales como Deterioro Cognitivo, o problemas amnesicos, los cuales el test los clasificaria como Simuladores de Disfuncion Neurocognitiva [27]. Adicionalmente, las diferencias clinicas relacionadas con referencia al criterio observadas entre los diferentes grupos, se presentan en el Ensayo de Retencion, lo que sugiere que estas diferencias no son dificiles de detectar entre los pacientes de manera individual, porque las puntuaciones obtenidas en los grupos no se superponen.

En lo que respecta al Ensayo 2 del TOMM al igual que al ensayo de Retencion, este estudio demostro y apoyo la informacion que aparece en la literatura. Sin embargo, para nuestro contexto, los resultados sugieren que el uso del TOMM, se puede tener en cuenta para considerar un probable simulador, ademas de cumplir el Criterio A, referido a la presencia de un importante incentivo externo, en lo que respecta a la respuesta de sesgo negativo con validez cientifica, y que el uso del TOMM es muy util para ser considerado una prueba de rastreo inicial, que facilite y guie la evaluacion del paciente. Corresponde al neuropsicologo el analisis que permita descartar la presencia de otro factor psiquiatrico o neurologico que explique el comportamiento del paciente.

Estos resultados apoyan los obtenidos por Tombaugh [17,20] en los que se muestra una fuerte validez del TOMM al facilitar detectar la diferencia entre individuos simuladores y no simuladores con una sensibilidad que varia entre el 84% y el 100%, por lo que se puede considerar de mucha utilidad en la clinica.

Por ultimo, se pudiera inferir que la presencia de posibles casos de simulacion corresponde aproximadamente al 15% de las personas que han sufrido un Traumatismo Craneo-Encefalico y que durante la evaluacion neuropsicologica se encuentran en espera que se defina su indemnizacion laboral, dato coherente con los resultados de Franzen, Iverson & McCracken [11] y Williams [12]. Por lo tanto el uso de la herramienta clinica exploratoria ofrecida por la presente investigacion permitira el desarrollo de posteriores investigaciones que busquen llegar a conclusiones mas acertadas y de esta manera disminuir los altos costos generados por un diagnostico errado, en el que el Sistema de Riesgos Profesionales consecuente con este, comience a brindar prestaciones asistenciales y economicas a problemas inexistentes o exagerados.

Agradecimientos

Agradecemos a la Universidad Catolica Luis Amigo por su apoyo para el desarrollo del presente articulo en beneficio del cuidado del presupuesto de salud para la atencion integral de los trabajodores que sufren accidentes laborales.

Conflictos de interes: no se presentan por los autores del presente articulo.

Fuentes de financiacion: Universidad Catolica Luis Amigo

Literatura citada

[1.] Rogers R. Clinical Assessment of malingering and deception. New York: Guilford Press; 1998.

[2.] Guilmettte TJ, Hart KJ, Guilian AJ. Malingering detection: the use of forced-choice method in identifying organic versus simulated memory impairment. Clin Neuropsychol. 1993; 7:59-69

[3.] Hartman DE. Neuropsychological toxicology: Identification and assessment of human neurotoxic syndromes. 2[grados] ed. New York: Plenum Press; 1995

[4.] O'Bryant SE, Lucas JA. Estimating the predictive value of the Test of Memory Malingering: an illustrative example for clinicians. Clin Neuropsychol 2006; 20:533-40.

[5.] Grossman LS, Wasyliw, OE. A psicometric study of stereotypes: Assessment of malingering in a criminal forensic group. J Pers Asses 1988; 52: 549-563.

[6.] Ferrero-Arias J. Evaluacion del deterioro cognitivo y simulacion. Primer Congreso Virtual de neurologia [Internet]. 1998 [citado 2016 junio 9]. Disponible en: http://www.uninet.edu/neurocon/congreso-1/conferencias/neuropsicologia-1-3.html.

[7.] Fernandez SG. La neuropsicologia forense: consideraciones basicas y campos de aplicacion. Rev Neurol 2001; 1:783-87.

[8.] Mittenberg W, Rothole A, Russell E, Heilbromer R. Identification of malingered head injury on The Halstead-Reitan Battery. Arch Clin Neuropsychol 1996; 11:271-81.

[9.] Munoz JM, Fernandez-Guinea S. Evaluacion neuropsicologica y funcional de los adultos con traumatismo craneoencefalico. Neuropsiquiatria del dano cerebral traumatico. Barcelona: Prous Science; 1997.

[10.] Brandt J. Malingered amnesia. Clinical assessment of malingering and deception. New York: The Guildford Press; 1988.

[11.] Franzen MD, Iverson GL, McCracken LM. The detection of malingering in neuropsychological assessment. Neuropsychol Rev 1990; 1:247-79.

[12.] Williams AD. Special issues in the evaluation of mild traumatic brain injury. The practice of forensic neuropsychology. Meeting challenges in the courtroom. New York: Plenum Press; 1997.

[13.] Rimel RW, Giordani B, Barth JT, Jane JA. Disability caused by minor head injury. J Neurosurg 1981; 9:221-28.

[14.] Trueblood W, Schmidt M. Malingering and other validity considerations in the neuropsychological evaluation of mild head injury. J Clin Exp Neuropsychol 1993; 5:197-219.

[15.] Vilar-Lopez R, Santiago-Ramajo S, Gomez-Rio M, Verdejo-Garcia A, Llamas JM, Perez-Garcia M. Detection of malingering in a Spanish population using three specific malingering tests. Arch Clin Neuropsychol 2007; 22:379-88.

[16.] Mittenberg W, Patton C, Canyock EM, Condit DC. Base rates of malingering and symptom exaggeration. J Clin Exp Neuropsychol 2002; 24:1094-1102.

[17.] Tombaugh TN. Test of Memory Malingering (TOMM): Normative data from cognitively intact and cognitively impaired individuals. Psychol Asses 1997; 9:260-68.

[18.] Wechsler D. Wechsler Memory Scale-Revised. Manual. New York: The Psychological CorporationHarcourt Brace Jovanovich; 1987.

[19.] Delis DC, Kramer JH, Kaplan, California Verbal Learning Test-Second Edition. San Antonio: The Psychological Corporation; 2002.

[20.] Tombaugh TN. Test of Memory Malingering: TOMM. North Tonawanda; Multi-Health Systems, Inc; 1996.

[21.] Hiscock M, Hiscock CK. Refining the forced-choice method for the detection of malingering. J Clin Exp Neuropsychol 1989; 11:967-74.

[22.] Rees LM, Tombaugh TN, Gansler DA, Moczynski NP. Five validation experiments of the Test of Memory Malingering (TOMM). Psychol Asses 1998; 10:10-20.

[23.] American Psychiatric Association (APA). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 4th Ed. Washington DC: American Psychiatric Press; 2000.

[24.] Alarcon AM, Munoz S. Medicion en salud: Algunas consideraciones metodologicas. Rev Med Chile 2008; 136:125-130.

[25.] Friedland RP Epidemiology education and the ecology of Alzheimer disease. Neurolog 1993; 43:246-9.

[26.] Elwood RW. Psychological tests and clinical discriminations: Beginning to address the base rate problem. Clin Psychol Rev 1993; 13:409-19.

[27.] Bianchini KJ, Mathias CW, Greve KW. Symptom validity testing: A critical review. Clin Neuropsychol 2001; 15:19-45.

[28.] Londono JL, Restrepo H, Poveda J, Mahecha CG, Rocha LF, Cortes JM. Costo de las prestaciones causadas por accidentes laborales en trabajadores de la industria de la construccion afiliados a la ARP-ISS, seccionales de Caldas, Risaralda y Santander. Rev Fac Nac Salud Publica 1997; 15:121-47.

ISABEL C. PUERTA LOPERA (1), EDUARDO ARANGO TOBON (2), JUAN DIEGO BETANCUR ARIAS (3), JOSE WILMAR SANCHEZ DUQUE (4) Recibido para publicacion: 22-07-2016-Version corregida: 02-11-2016-Aprobado para publicacion: 08-11-2016

(1) Ph.D. en Psicologia. Universidad Catolica Luis Amigo. Correo: ipuerta@funlam.edu.co

(2) Magister en Neuropsicologia.Fundacion Universitaria Luis Amigo. Correo: olber.arangoto@amigo.edu.co

(3) Ph.D. en Psicologia. Universidad Catolica Luis Amigo. Correo:Juan.betancurri@amigo.edu.co

(4) ph.D. en Psicologia. Universidad Catolica Luis Amigo. Correo:jwsanchez@funlam.edu.co
Tabla 1. Variables Demograficas de todos los
participantes evaluados en el Centro Neuropsicologico
Neuroser, Medellin-Colombia, Ano 2013.

Variables Demograficas       Media         D.E

Edad (rango 19-84)           47,87        20,32
Escolaridad (rango 0-19)      8,46         5,59

                           Frecuencia   Porcentaje

                      Sexo

Hombres                        72          77.4
Mujeres                        21          22,6

          Estatus de Compensacion Laboral

Compensacion Laboral           32          34,4
No Compensacion Laboral        61          65,6

     Estatus Clinico de Definitiva Simulacion
            de Disfuncion Neurocognitiva

SI                             5           5,3
NO                             88          94,6

              Estrato Socioeconomico

Bajo                           31          33,3
Medio                          37          39,8
Alto                           25          26,9

Tabla 2. Relacion entre los hallazgos clinicos
de simulacion y la puntuacion obtenida
por debajo de 45 en el Ensayo 2 del TOMM,
en los diferentes grupos conformados,
evaluados en el Centro Neuropsicologico
Neuroser, Medellin-Colombia, Ano 2013.

Puntuacion           Diagnostico de Simulacion
del TOMM        (DSM-IV, 2000; Slick et al., 1999)

                      SDN                   Controles

             Positivo    Negativo   Positivo   Negativo

Positivo         5          3          0          0
Negativo         0          24         0          31
Total            5          27         0          31

Puntuacion     Diagnostico de
del TOMM     Simulacion (DSM-IV,
                2000; Slick et
                  al., 1999)

                     Mayores

             Positivo   Negativo   Total

Positivo        0          4        12
Negativo        0          26       81
Total           0          30       93

Tabla 3. Estadisticas Descriptivas de las variables demograficas y de
las puntuaciones del TOMM, en los diferentes grupos evaluados en el
Centro Neuropsicologico Neuroser, Medellin-Colombia, Ano 2013

Variables         SDN                        Mayores       Controles
del TOMM                                       N=30           N=31

              Definitivo         No
               Simulador     Simulador
                  N=5           N=27

              Media (DS)     Media (DS)     Media (DS)     Media (DS)

Edad          32,8 (9,0)    35,9 (10,7)     73,5 (5,1)    35,9 (12,5)
Escolaridad    7,4 (3,6)     8,5 (3,7)      2,6 (1,5)      14,2 (3,3)
Ensayo 1      28,6 (11,8)    45,0 (6,9)     45,1 (3,1)     47,8 (2,0)
              Rango 17-46   Rango: 25-50   Rango 39-50    Rango: 43-50
Ensayo 2      31,6 (7,1)     48,1 (3,8)     47,6 (2,7)     49,2 (0,9)
              Rango 23-41   Rango: 35-50   Rango: 39-50   Rango: 47-50
Ensayo        24,2 (7,8)     45,4 (9,6)     48,9 (6,5)     49,9 (0,3)
  Retencion   Rango 14-34   Rango: 13-50   Rango: 40-50   Rango: 49-50
COPYRIGHT 2016 Universidad de Manizales
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:ARTICULO DE INVESTIGACION
Author:Puerta Lopera, Isabel C.; Arango Tobon, Eduardo; Betancur Arias, Juan Diego; Sanchez Duque, Jose Wil
Publication:Archivos de Medicina
Date:Jul 1, 2016
Words:5308
Previous Article:PERFIL NEUROPSICOLOGICO DEL TRASTORNO POR ESTRES POSTRAUMATICO AGUDO EN UNA MUESTRA DE PERSONAS, VICTIMAS DE UN ATENTADO CON CARRO-BOMBA EN COLOMBIA:...
Next Article:REHABILITACION NEUROPSICOLOGICA INFANTIL: DE LA TEORIA A LA PRACTICA CLINICA.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |