Printer Friendly

DESVIACIONES, CONTROL SOCIAL Y ADMINISTRACION DE JUSTICIA EN EL REINO DE CHILE DURANTE EL S.XVIII.

DEVIATIONS, SOCIAL CONTROL AND ADMINISTRATION OF JUSTICE IN THE KINGDOM OF CHILE DURING THE 18TH CENTURY.

Los expedientes judiciales son una rica fuente para poder estudiar el periodo colonial, sin embargo, presentan una gran dificultad ya que muchos de ellos se encuentran incompletos o simplemente perdidos en los catalogos. En el archivo del Fondo de Capitania General de Chile del Archivo Nacional es el lugar donde es posible apreciar no solo como se impartia la justicia, sino que ademas las causas que motivaban su actuar y los problemas que el sistema encontraba en el camino. Al respecto, su importancia como fuente para este trabajo es explicado por Alejandra Araya, al plantear que "la informaci6n de las confesiones ha sido tratada de manera cuantitativa, pero los resultados son eminentemente cualitativos. La causa, mas bien, es una instancia en que confluyen los tres niveles de 1o sufrido, lo vivido y el discurso, un documento que representa el encuentro de la estructura de poder de la que emana con una diversidad de situaciones que deben ser interpretadas para dar un sentido a este encuentro: justicia o injusticia, victimas y victimarios." (1)

Antes de comenzar, me parece prudente ahondar, aunque sea brevemente en el concepto de control social (2) que se utilizara para el presente trabajo, principalmente ya que es un termino ampliamente trabajado desde la filosofia y la filosofia politica mas que por la historiografia. Aqui nos referiremos al control social como era visto por autores como Michel Foucault y Norbert Elias. En primer lugar, Foucault es quien ofrece una de las miradas mas comunmente utilizada para intentar explicar el control social desde el punto de vista de la represion y castigo de las conductas consideradas inapropiadas para la sociedad. En su obra Vigilar y Castigar,, plantea que "muchos procedimientos disciplinarios existian desde largo tiempo atras, en los conventos., en los ejercitos., tambien en los talleres. Pero las disciplinas han llegado a ser en el trascurso de los siglos XVII y XVIII, formulas generales de dominacion, distintas de la esclavitud, puesto que no se fundan en una relacion de apropiacion de los cuerpos, es incluso elegancia de la disciplina prescindir de esa relacion costosa y violenta obteniendo efecto de utilidad tan grande por lo menos" (3).

Por otro lado, una perspectiva algo diferente es la que ofrece Norbert Elias, quien en su obra El Proceso De La Civilizacion, plantea que el control social es producto no solo del ejercicio del poder por parte de la clase dominante, sino que tambien emana desde los dominados, en lo que Mantecon (4) denomina consenso y adaptacion por parte de los subditos. Las normas emanadas desde arriba hacia el resto de la sociedad no eran absolutas, sino que el proceso de civilizacion requeria modificaciones y adaptaciones propias a cada momento historico. Finalmente, se buscaba llegar al autocontrol por parte de los individuos, el cual es el pinaculo del proceso. Por ejemplo, uno de los temas que aborda Elias es el del pudor en las relaciones sexuales como una base de un patron para conductas y habitos para permitir asi una mejor convivencia social. Si bien en el caso espanol el componente religioso catolico tiene mucho que ver con este tipo de conciencia, se denota una intensificacion y un constante dinamismo en este topico a lo largo del proceso civilizatorio (5).

Tanto publica fama como publico y notorio son conceptos que se repiten en la mayoria los casos donde los acusados han incurrido en una accion que deriva en la condena del nucleo social al que pertenecen. Esto debido a que, si nos referimos al control social, el denominado chismorreo es identificado como el espejo de los valores morales (6) de una comunidad especifica y delimitada.

Varios son los autores que han trabajado desde la historiografia el concepto de la fama y el honor, siendo Veronica Undurraga una de las que mas ha desarrollado este trabajo a partir de expedientes judiciales. Es por esto que su definicion del termino dice relacion con la importancia de la opinion de la comunidad en la construccion del publico honor de la persona cuestionada. Al respecto, Undurraga dice que "la enunciacion "el honor no es mas que la buena opinion", consignada por un protagonista de un pleito por injurias en 1822, fue la manifestacion visible de estos contextos y consigno la autonomia del honor como reputacion." (7)

Ahora, siguiendo lo argumentado por Salinas, las formas de sociabilidad son las que determinan la manera como interactuan los individuos de un determinado grupo o sociedad. En el Chile rural del siglo XVIII la modernizacion de esta sociabilidad aun no habia llegado al mayor punto de desarrollo, ya que este proceso se llevo a cabo por lo que se ha denominado una subdivision de la propiedad, es por esto que se generaron las condiciones materiales para el desarrollo de un conjunto de relaciones intra e interpersonales entre sus residentes, las que se fueron haciendo mas variadas y complejas a medida que se hizo permanente la residencia de sus moradores (8).

De hecho, de estas relaciones nace el murmullo o el chisme, formas basicas de control social impuestos por una misma comunidad para repudiar y rechazar de manera publica las desviaciones de alguno de sus integrantes. Y, por lo tanto, es el escandalo lo que se genera a raiz de esta conducta desviada y el posterior rumor que genera.

Lourdes Villafuerte aclara que el escandalo es una nocion compleja, ya que se refiere tanto a un hecho fisico como a hechos sociales, donde tambien esta presente una carga moral; tiene un caracter publico, pues para que un hecho se convierta en escandalo debe ser presenciado por otras personas (9). La importancia de esta publicidad en el acto repudiado como tal es visible en los expedientes judiciales, ya que no solo se hace presente en el relato de los testigos, sino que tambien al momento de entablar la defensa del acusado ante el tribunal.

La fama publica del acusado o acusados es determinante al momento de hacer la investigacion. Una buena fama previa puede incluso hacer que la comunidad haga caso omiso a cualquier posible desviacion en la que el individuo haya incurrido. El problema se produce cuando se trata de actos reiterados y expuestos al ojo y juicio publico sin mayor discrecion, donde vemos que no solo falla el control social ejercido por la propia comunidad, sino que tambien el ejercido por los tribunales de justicia que hayan fallado con anterioridad respecto de algun delito similar. De hecho, podemos decir que los distintos procesos estaban sustentados en la reputacion personal, y no solo del acusado, sino que tambien en la de los testigos. Un testigo con mala fama es un mal testigo, tanto como para la parte acusatoria como para la defensa.

Lo que se desea demostrar en las siguientes paginas es que, a pesar de que existio lo que conocemos como control social al interior de la sociedad chilena del siglo XVIII, los problemas administrativos, la carencia de funcionarios y, sobre todo, el afan de la poblacion en mantener ciertas conductas desafiando a la autoridad, hizo que en la practica las desviaciones de conducta de los individuos se mantuvieran, demostrando las fallas en el ejercicio de tal control. Como desviaciones de conducta se comprenden aquellos actos que escapan a las convencionalidades y normas sociales entendidas como apropiadas. Entre ellas, encontramos los homicidios, hurtos, robos, actos que escapan a la moral y buenas costumbres, como el adulterio y el amancebamiento, etc.

Funcionamiento de la administracion de justicia en las zonas rurales chilenas y el Corregidor como autoridad judicial en el Chile del siglo XVIII (10).

Como se ha senalado, es importante recordar que, en el reino de Chile, y mas aun en sus zonas rurales, las practicas judiciales distaban mucho de ser aquellas apegadas a los libros y a los procedimientos habituales. Para motivos de este trabajo, entenderemos como rural aquellas zonas y asentamientos alejados de los principales centros urbanos, investigados a cabalidad por Cobos y Lorenzo quienes identifican por ejemplo a Colchagua, el Maule y el valle del Itata como zonas rurales activas hacia el siglo XVIII. Esto es lo que nos dara nuestro margo geografico de investigacion dado que los expedientes revisados tratan casos ligados a dichas localidades. Tambien cabe agregar la vision de Alejandra Araya, que tambien hace hincapie en el hecho de que "la politica de poblaciones, que pretendia reunir en villas a los habitantes no habia tenido resultados y la vida rural, predominante en el territorio., siguio siendo en ranchos dispersos cuyos habitantes estaban sujetos a la jurisdicci[sz]n del dueno de la tierra donde se encontraban. Atendiendo a esta realidad, el Gobernador concedi[sz] a los hacendados la facultad de ejercer como jueces de comision." (11)

La practica judicial colonial chilena en zonas rurales contiene elementos propios y locales a cada lugar. La bibliografia no es vasta en este tema, de hecho, son pocos los que se adentran a tal tipo de investigacion, pero con los trabajos elaborados por Cobos, Lorenzo y Salinas entre otros, se dara una mirada general al sistema judicial colonial imperante mas comunmente en las zonas rurales del Chile del siglo XVIII.

Tal y como lo recalcan Cobos y Lorenzo en Esquema de la Administracion de Justicia en las Areas Rurales Chilenas. 1700-1786, uno de los factores determinantes a tener en cuenta es que la ley y la justicia no siempre son realidades armonicas ni coincidentes, queriendo con esto significar que el medio resulta mas fuerte que la doctrina. (12) Esto dice relacion con algo que se ha senalado, que nuestra legislacion y funcionamiento del aparato judicial colonial es netamente localista y casuistico, lo que claramente dificulta un estudio detallado de este campo en particular de la historiografia.

Cobos y Lorenzo identifican a continuacion algunos de los principales problemas que enfrentaba la administracion de justicia en el Chile rural del siglo XVIII:

* Aumento de la poblacion

* Ruralizacion

* Fraccionamiento de jurisdicciones

* Aumento de delitos como el bandolerismo o contra la propiedad

La division de poderes no existia como la conocemos hoy durante el siglo XVIII, aunque ya existia la concepcion del derecho como el responsable de asegurar la justicia y el orden al interior del Estado y es por ello que se transforma en materia prioritaria. Esto se grafica en que, a pesar de que la justicia se impartia en distintas materias, tales como comercio, criminal, hacienda, etc., no habia tribunales que se dedicaran exclusivamente a una u otra materia, ya que todas perseguian el mismo fin. De hecho, mas que una separacion propiamente tal, lo que si existio fue una separacion de funciones, es decir, no se concebia por ejemplo lo que entendemos como juzgados penales, civiles, comerciales, sino que mas bien la distincion existio en lo que respecta a las funciones de los magistrados, por ejemplo, un mismo juez podia conocer tanto materias penales como civiles, de hecho, de acuerdo a Cobos y Lorenzo, similar superposicion de funciones existio en las demas magistraturas con poder jurisdiccional. Y esto es lo que constituye una de las especificidades del sistema indiano. (13)

El oficio del corregidor, quien era un funcionario real, es importante para propositos de esta investigacion pues, de acuerdo a los expedientes judiciales de zonas rurales analizados, era este funcionario -o en su defecto el juez de campo- el que conocia y fallaba segun dictara el caso, dada la conocida y estudiada por varios academicos escasez de funcionarios.

El corregidor aparece como la muestra palpable de la concepcion de la idea de justicia colonial, ya que al no considerarse durante ese momento la idea de la division de poderes, este funcionario real tenia a su cargo tanto funciones administrativas como judiciales y ejecutivas, es por ello que ostentaba los grados de corregidor y de justicia mayor, capitan de guerra y de alcalde mayor de minas. Es por esto, que los corregidores (y sus brazos ayudantes) tomaban tanta importancia en los partidos (14) o lugares donde tenia facultades, dada la gran variedad de materias que podian conocer. Lo anterior se debe principalmente a la compleja topografia chilena, ademas de la cada vez mayor ruralizacion de la poblacion.

Especialmente durante el siglo XVIII en Chile, tanto la administracion de justicia penal como civil radicaba en distintos funcionarios y tribunales en primera instancia, y existia una determinada forma de como delegar funciones. Cabe destacar que la gran presencia de jueces legos o no letrados en las zonas rurales de Chile fue uno de los principales problemas para la administracion de justicia en esas zonas, y es algo comprobable al mirar los expedientes judiciales. Los funcionarios que destacan en este sentido son los jueces de comision o comisionados.

La falta de funcionarios de justicia calificados se hace incluso aun mas notoria durante el siglo XVIII, en que se hace ya insostenible dado el aumento de la poblacion, la ruralizacion y, ademas las bajas remuneraciones. De hecho, Lorenzo refiriendose al oficio del corregidor, plantea que, respecto de los ingresos, que le reportaba la administracion de justicia, por cierto, su labor mas importante, ellos provenian de ejecuciones, embargos, comisiones, inventarios y decretos provinciales. Aunque estos ingresos a veces podian llegar a ser interesantes, son comunes las quejas de corregidores por la proliferacion de demandas verbales y causas de oficio en que no perciben derechos. (15) Incluso, a pesar de que los corregidores tenian un salario asignado, cabe mencionar que esa no era la realidad para los otros funcionarios de justicia del reino, de hecho, tanto es asi, que ya durante el siglo XVIII el numero de espanoles presentes en Chile para realizar este tipo de labores se disminuye casi en su totalidad dado lo poco atractivo que era viajar a un territorio tan lejano cuando la paga no lo justificaba. (16)

No solo los bajos sueldos (o la falta de ellos) eran un problema para una buena administracion de justicia a nivel provincial, sino que ademas la falta de escribano hacia que en los expedientes aparecieran las figuras de ministros de fe publica, que generalmente correspondian a particulares. (17)

El amancebamiento de las hermanas Corral.

Dentro de los tantos expedientes que pueden encontrarse en los archivos chilenos, se han seleccionado aquellos que mejor representan la forma en que la justicia y los conceptos como honor y fama operaban durante el siglo XVIII. A traves de ellos se aprecia al control social actuando sobre individuos que, a pesar del accionar de los tribunales, insisten en sus actitudes desviadas. En general, la mayoria de los casos revisados tienen que ver con raptos, amancebamientos, adulteros, etc. El foco de la lectura de estos expedientes estuvo en encontrar individuos reincidentes en sus conductas "desviadas", ademas del elemento de la ruralidad como una forma de escapar del control colonial.

Este es un caso particularmente interesante, no solo desde el punto de vista juridico, sino que tambien desde la perspectiva de lo que significa el peligro del "escandalo publico" y las repercusiones que algo como esto pudiese tener dentro de la sociedad o comunidad.

El caso esta fechado en 1747, y los hechos transcurren en el partido del Maule. Es el ministro de campo Don Pedro Donoso Pabuelo, quien ademas se desempena como juez de comision por el superior gobierno, el que se encarga de conocer las causas criminales.

En este expediente, Donoso se encarga de recoger los dichos de testigos bajo juramento con respecto a las acusadas, en este caso, las hermanas Maria Rosa y Margarita Corral, acusadas de amancebamiento con hombres casados. Es importante notar que en el expediente se establece que una de las principales aristas para esta acusacion es el hecho de que los amancebados habian descuidado a sus legitimas esposas en pos de continuar su relacion pecaminosa con las hermanas.

El primer testimonio es el del propio Donoso, quien dice:

"(...) que por cuanto es publico y notorio que Maria Rosa Corral y su hermana Margarita Corral viven con escandalo de todos amancebada la dha (dicha) Maria Rosa con Carlos Moran hombre casado que vive junto a su morada mas tiempo de veinte anos aunque se le amonestado por dos al dho (dicho) Carlos Moran por el The G.e Dn Cristobal Lopes notificandole no tuviese entrada en dha casa y no ejecutandolo contraviniendo contra el mandato de la real Justicia (...)" (18)

Es en este pasaje cuando el ministro Donoso se refiere al mandato que el Gobernador y Capitan del Reino de Chile le envia a la casa de las amancebadas donde tambien vive Margarita amancebada con Nicolas Villalobos, tambien casado, quien le da mala vida a su mujer por el tal amancebamiento (19). El delito de los esposos infieles cae dentro de la tipificacion del adulterio, pero el de las mujeres, que son solteras, en el del amancebamiento.

Asimismo, el cura y vicario del lugar donde vivian las acusadas, llamado Manuel de Loyola, pide que se prosiga a la detencion de Margarita Corral por el "escandalo referido", posterior a lo cual, las hermanas, segun la version de los testigos fue tal la voracidad de sus lenguas que no quedo honra de senora que no le quita ni de sacerdotes, ademas de inferir insultos al juez y a la justicia.

Este tipo de procedimientos judiciales, como deciamos, son netamente casuisticos, lo que era la regla general, y su fuerza se validaba en este caso a base de las declaraciones de testigos, los cuales debian gozar de conocida rectitud y buen comportamiento.

Por ejemplo, uno de los testigos, el capitan Cristobal Villalobos, declaraba que conocia a las acusadas dado que el vivia cerca de estas, y que cuando volvia a casa de una diligencia:

"(...) los vio salir a los dos Carlos y Maria de un Monte algo distante de la casa y que asi mismo sabe se le tiene notificado al dho (dicho) Carlos Moran por el th.e G.e Dn Cristobal Lopez no tuviese entrada en la casa por dos veces y siempre prosigue con la entrada y asi mismo dice este declarante de la otra hermana Margarita Corral esta en el mismo amancebamiento con un hermano suyo con bastante escandalo de todos (...)" (20)

Como vemos, el sistema judicial espanol colonial, al intentar controlar a sus subditos, llegan al punto de prohibir, de manera "oficial" el amancebamiento de Carlos Moran y de Nicolas Villalobos con las hermanas Corral. Esto da dos lineas de accion evidentes: por un lado, si bien existe un animo de control, este es poco efectivo, ya que, segun el mismo expediente, esta es una situacion que se venia dando desde hace ya varios anos. Por otro lado, la causa criminal aqui expuesta va en contra de las mujeres y no de los hombres casados. En lugar de que la causa se siga en contra de los cuatro involucrados, solo se intenta condenar a ambas mujeres.

Lo que ademas funciona como una agravante en este caso, es la actitud de las acusadas frente a la autoridad colonial. No solo se resisten a las medidas previas ya mencionadas de no acercarse a sus vecinos casados (y viceversa), sino que ademas aumenta su calidad de mujeres publicamente rechazadas por su comunidad por sus palabras e insultos. Es asi que se dice en el expediente, de acuerdo al ultimo testigo citado, cuando llegado el momento de la aprehension de las hermanas Corral "fue tal el ultraje y desverguenza de oprobios" que le dieron al ministro de campo que ejecuto la orden que "no quedo por su boca atrevida honra de senoras".

El dia 24 de marzo del mismo ano el ministro Pedro Donoso recibe testimonio del Alferez Pedro Alcantara, quien relata los hechos ocurridos cuando este acompano al ministro Donoso a la prision donde fueron llevadas las hermanas Corral luego de su arresto. A pesar del estado de los expedientes, ademas de la ya compleja ortografia y redaccion del siglo XVIII, es posible reconstruir este testimonio, el cual es relevante debido a la ya mencionada importancia de la moral e imagen publica, tanto de los acusados como de los testigos, transformandose esto en algo trascendental en la administracion de justicia de la epoca.

El Alferez relata que al momento en que el ministro Donoso visita a las acusadas, estas no solo se atrevieron a insultarlo "con poca veneracion a la justicia y a escandalo de los oyentes", sino que tambien "les oyo decir de su lengua atrevida" que otra mujer de su doctrina estaba tambien amancebada, ante lo cual reclamaban por que no iban tambien a apresarla a ella. Lo mas grave son las acusaciones que las hermanas Corral hacen en contra de las hijas del Ministro de Campo Donoso y del Corregidor, diciendo que sus hijas estaban amancebadas con sus criados.

Posteriormente, el Capitan Juan Ortiz Berrios, otro de los funcionarios que acompanaron al ministro Donoso cuando fueron a aprehender a las hermanas Corral, relata hechos algo similares a los esbozados por el Alferez Alcantara. Esta vez, se dice que este testigo oyo decir a las hermanas que el cura de su doctrina tambien se encontraba amancebado. Tambien este testigo da cuenta de la denuncia de estas hermanas acerca de un supuesto amancebamiento de las hijas del ministro Donoso con sus criados. Las hermanas aparentemente hacen hincapie en su condicion de hijas de una india de encomienda, por lo tal tendrian peor trato que otras amancebadas de mayor posicion social.

Lo anterior es corroborado por el testimonio del Capitan Juan de Mora, tomado el 24 de marzo de 174 7, el cual senala que ademas de conocer a las hermanas Corral y del amancebamiento de estas, insiste en que al momento en que las fueron a "sacar", "quitaron muchos creditos a muchos y a muchas senoras siendo ellas unas pobres, mestizas nietas de una india de encomienda (21) "tanto por parte de madre y padre.

Ya para terminar con la revision de este expediente, el dia 27 de marzo el Ministro de Campo Pedro Donoso, habiendo revisado los autos sumarios contra las hermanas Corral, donde los delitos son catalogados como ofensa de Dios continuada y sin obedecimiento a los apercibimientos que por justicias se les tienen hechos (22), sumado a eso las constantes injurias y atentados contra la honra de personas a las cuales se les conocen por su buen actuar y moral, como le llaman, de "virtudes conocidas", es por lo tanto que el Ministro declara como probados los delitos imputados a las hermanas en base a los autos presentados en el expediente, por lo que remite los antecedentes a Santiago para de esa manera proseguir la causa hasta obtener una posible condena.

Sebastian Fernandez: adultero, ladron y homicida.

El expediente que se analizara a continuacion se titula Contra Sebastian Fernandez por Adulterio, sin embargo, al interior del mismo encontramos acusaciones relacionadas con delitos tales como el robo y el homicidio. Como se analizara a lo largo de este capitulo, es usual que, para sustentar el testimonio de los testigos, se recurra a acusaciones de delitos adicionales para evidenciar la mala fama del sujeto.

Este expediente es algo mas complejo que el anterior, dado que, en un solo sumario, se incluyen tres acusaciones, las cuales una vez mas, pretenden ser demostradas mediante el uso de testigos, y como no, la defensa tambien usa el mismo metodo para lograr la libertad de su cliente. Ademas, la falta de escribanos es una tonica presente y reiterada en este proceso, lo que denota otro problema de caracter administrativo en la zona, pero que del cual nos ocuparemos mas adelante.

Los hechos transcurren durante los primeros dias del mes de diciembre de 1711, en el partido de Maule, especificamente en el asiento de Talca, cuando ante el tribunal se presenta el Capitan Dionisio de Bobadilla, lugarteniente y corregidor de la doctrina de Talca. Con esta presentacion en primera instancia lo que se persigue es mandar a hacer oficio para la sumaria informacion acerca de las acusaciones o procedimientos del acusado Sebastian Fernandez.

El capitan de Bobadilla cita como testigo al capitan Francisco de Zuniga, quien como es costumbre, hizo juramento por Dios y la Cruz y senalo que era "publico y notorio" en ese partido y que ademas por haberlo escuchado del propio acusado que desde hacia varios anos este estaba manteniendo una amistad ilicita con una mujer casada de la localidad, y que por esa razon, la susodicha mujer no haria vida con su marido. Esto es claramente una acusacion de adulterio. Pero no es solo eso, sino que ademas el capitan afirma que "es publico y notorio asimismo que para mantener esta dicha ilicita amistad ejercita algunos hurtos" (23).

Estas son dos de las tres acusaciones que se le hacen a Sebastian Fernandez, ya que, en este caso, se le acusa de un homicidio perpetrado en la Estancia del Rey (24) en contra de Sebastian de la Calle, delito cometido a traicion con el uso de una chueca (25), despues de lo cual el acusado habria ingresado segun este testigo al regimiento local, para asi tener movilidad y realizar sus crimenes en el partido en el cual se encontraba al momento de caer preso. Obviamente, que esto contaba con el conocido gran respaldo de la voz publica y la supuesta fama del victimario, la cual, segun el testigo, es algo acreditado tambien por los vecinos.

Es luego de esta acusacion que un funcionario identificado como el General Pedro de Prado decide decretar la prision para Fernandez, lo cual queda plasmado en el expediente de la siguiente manera:

"Visto los autos y proceso criminal que de oficio de la Rl Justicia se sigue contra Sebastian Fernandez sobre la ilicita amistad que tiene con una mujer casada. Y lo ahi mas deducido en dicha causa. Y porque de ella resulta culpado el susodicho en el dicho delito. Y otros crimenes que por dicha sumaria resultan debia de mandar y mando se despache mandamiento de prision contra la persona del susodicho y preso y a buen recaudo se ponga en la carcel de este dicho partido asi lo aprobe, mande y firme actuando por ante mi y testigos a falta de escribano" (26).

Luego de este tramite, se ordena a que cualquier ministro de Guerra o de Justicia tome preso a Fernandez, en caso de que el ya mencionado Dionisio de Bobadilla no pudiera llevar a cabo la diligencia. De acuerdo a los documentos, si el encarcelamiento fue mandado el dia 19 de noviembre, consta que para el dia siguiente Fernandez ya se encontraba en la carcel presto a que se le "tome confesion".

En este punto es donde el acusado puede en cierta medida defenderse de los cargos que se le imputan, en este caso tres, sin la presencia de un abogado que patrocinara su defensa en esta instancia.

Si bien el llamado era a que se le "tomara confesion", Fernandez lo que hace en su relato es defenderse de los delitos que se le acusan. El expediente, como en casi todos los de esta naturaleza, comienza con la identificacion del prisionero, donde queda establecido que es natural del tercio de Yumbel, y que ademas no tenia un oficio, sino que " vive de su sudor y trabajo manteniendose a servir: y con sus caballos y de arriero" (27).

Durante el interrogatorio, declara no saber la razon de su encarcelamiento, y ante la acusacion de la supuesta amistad ilicita que mantiene con una mujer casada de la localidad con evidente escandalo publico, Fernandez dice que las imputaciones son falsas. Con respecto a haber robado a un indio y a una mulata a un lado del camino para asi poder costear su aventura amorosa, el imputado declara que eso tambien es falso, que ellos le dieron a el algunas de las alhajas que portaban para que este no los retuviera y los dejara en libertad. Finalmente, se le consulta si "elmotivo de aver zentado plaza abia sido una muerte alevosa que hizo con una chueca a hun hijo de P.o de la calle en la estancia del Rey" (28), a lo que responde tambien que las acusaciones son falsas y que si sento plaza no tenia otra explicacion mas que la de querer ser soldado.

Ahora bien, si la primera "confesion" que se le toma a Fernandez es sin el patrocinio de un abogado, luego de tal tramite se dictan las siguientes resoluciones para nombrarle un defensor, en la persona de Don Antonio Corbalan, ante lo cual el tribunal dictamina:

"Admitase el nombramiento que esta parte hace en la persona de Dn Antonio Corbalan el cual jurara aceptara el dicho nombramiento de tal defensor y que hara la dicha defensa bien y fielmente a su leal saber y entender consultandole con persona de ciencia y conciencia y para que se le haga saber este decreto se da com.n (sic) la necesaria en derecho a cualquier persona espanol que sepa leer y escribir" (29).

Es en este momento que el proceso se torna interesante, ya que este expediente es un muy buen ejemplo de lo que los abogados defensores podian impugnar a lo largo de una causa, en este caso, impugnar el mayor medio de prueba que existia para el siglo XVIII: los testigos.

El capitan Don Antonio Corbalan, quien asume la defensa de Fernandez, esboza una argumentacion que se divide en cuatro puntos centrales:

1. En primer lugar, en la primera investigacion sumaria no se encontro ningun testigo que pudiese acreditar de buena manera la existencia de una ilicita amistad entre el acusado y una mujer casada, ya que no dan razon evidente del hecho ni se hallara haberle amonestado ni requerido asi de parte de los jueces eclesiasticos como de los seculares (30). Esto dado que de haber existido un adulterio tan publico y notorio como el que los denunciantes describian, se daba por hecho que los jueces responsables de investigar y castigar dichas conductas nunca lo hubieren permitido.

Por otra parte, se cita que el acusado oficio de mulero en la ciudad de Santiago, trabajo en el cual tuvo contacto con autoridades de renombre, por lo que el defensor niega cualquier intento del defendido por mantenerse en constante movimiento y fugitivo, por lo tanto, es ilogico ya que Fernandez si fuera cooperante en tal delito es cierto excusara el ponerse a vista de quien pudiere castigarle. (31)

2. Como segundo argumento, senala que aquella mujer a la cual se le vincula al acusado y con la cual mantiene una supuesta "amistad ilicita" se encuentra separada del marido, y que lo unico publico y notorio es que la razon por la cual la mujer no se junta con su esposo es que el es impotente y por lo cual no ha sido posible consumar el matrimonio desde un principio, y no solo eso, sino que la mujer ha intentado en numerosas ocasiones divorciarse.

Por ultimo, tambien es publico y notorio que el marido se ha valido de varios remedios (...) y no ha omitido diligencia hasta valerse de personas diabolicas para conseguirlo.

3. En cuanto al hurto que le imputan, si bien el expediente no es muy claro en este aspecto, deja ver que la argumentacion del abogado es que los ladrones originales fueron la pareja con la cual Fernandez se encontro en el camino, y que ellos entregaron los bienes a este ultimo.

4. Como cuarto y ultimo argumento de la defensa, entra en juego el concepto de venganza personal. El abogado aduce que si el acusado fuera efectivamente culpable del homicidio ocurrido en la Estancia del Rey, este no se habria arriesgado a mantenerse en el partido, y por lo tanto, en las cercanias de donde ocurrio el delito, exponiendose a que alguno de los familiares del fallecido tomara algun tipo de venganza en su contra.

Luego de expuestos estos cuatro breves, pero precisos puntos, el abogado procede a pedir la absolucion:

"A Vm pido y suplico se sirva de mandar se absuelva el dicho mi parte de los dichos delitos dandole por libre de ellos por hallarse escusado de las dichas disposiciones por ser falsas como no hallarse en ellos ninguna substancia para el menor castigo pues ningun testigo de la sumaria da razon evidente de su dicho. Pido justicia y costas. Juro en animo de mi parte que no procedo de malicia y para ello. Antt.o Corbalan" (32).

Ante esta solicitud, Dionisio de Bobadilla como juez suplente en el territorio del Maule, manda a ratificar a los testigos ante los argumentos del abogado de Fernandez. Esto es crucial dado que al ser cuestionado este importante medio de prueba que eran los testigos durante el Chile colonial, el caso careceria de sustento.

Para esto, el juez Bobadilla solicita que se realice un cuestionario basado en cinco preguntas (33), las cuales debian ser contestadas por cada uno de los testigos. Es importante senalar este intento por homogeneizar el proceso y la recoleccion de testimonio, el cual es algo que queda a absoluta discrecion del juez. Las preguntas eran:

1. Primeramente, por el conocimiento de las partes y si tienen noticia de esta causa.

2. Si saben que el dicho Sebastian Fernandez a tiempo de ocho anos se haya en ilicita amistad con una mujer casada, en este dicho partido. Y, que, para mantener esta amistad en el tiempo, el acusado a robado y si es que la susodicha tiene dos hijas con este.

3. Si saben de aquel encuentro con unos ladrones que previamente habian robado al Capitan Francisco de Aragon y que Fernandez les quito dicho hurto y oculto la mayor parte.

4. Si saben que el susodicho hizo una muerte alevosa con una chueca en la Estancia del Rey a Sebastian de la Calle.

5. Que se refieran a cualquier comportamiento que sea publico y notorio, ademas de la publica voz y fama respecto de las partes implicadas.

El primero en declarar fue el juez Juan de Vergara, quien, cumpliendo el juramento de rigor previo a su testimonio, en primer lugar, dice conocer a las partes involucradas y la causa que se esta llevando en curso, para luego declara que no sabe si el dicho Sebastian Fernandez haya "vivido en ylisita amistad" con la mujer incluida en la pregunta. Tambien que nunca ha visto robar al acusado ni hacer dano alguno a otra persona, y que de haber sido asi, el testigo asegura haber tenido algun conocimiento dado el cargo que ostenta en la zona (34).

A la tercera, cuarta y quinta pregunta, el testigo "dijo que no la sabe" y ha omitido respuesta alguna.

Para finalizar este primer interrogatorio, el testigo anade al final declaraciones que escapan al cuestionario dado por el juez, lo que una vez mas da cuenta de lo casuistico del proceso penal colonial en Chile.

Juan de Vergara declara que el marido de la mujer a la cual citan como el objeto de la ilicita amistad que mantiene con Fernandez "no es ni nunca ha sido un hombre para consumar el matrimonio" (35). Si bien esto ya se ha hecho presente en el expediente, el testigo asevera que esto lo ha escuchado de la propia mujer en cuestion, y que lo asegura bajo juramento.

Seguidamente, el abogado defensor Antonio Corbalan presenta como testigo al indio ladino Xptobal (Cristobal) Cheuguiriqui y declara que conoce a Sebastian Fernandezo como tambien tiene noticia de esta causa, sin embargo, no puede dar testimonio alguno referido a la pregunta numero dos. Respecto a la pregunta numero tres, Cheuguiriqui no varia en su testimonio respecto del testigo anterior, en el cual no dudan de su honradez y en su comportamiento intachable bajo las ordenes de previos empleadores y ante la cuarta pregunta declara "que no la sabe".

Ahora, la respuesta para la quinta pregunta de este testigo merece especial atencion.

El indio Cristobal declara que el marido de la mujer a la cual relacionan con el acusado en el contexto de un posible adulterio no es capaz de consumar el matrimonio, y que esto lo sabe pues el esposo de esta mujer se le habria acercado al testigo con el afan de solicitar "remediospara volver en potencia natural". Lo notable de estas declaraciones no se agota aqui, sino que ademas procede a detallar cuales fueron los tratamientos que este indio recomendo para curar la supuesta impotencia del marido de la mujer. Segun este testimonio, este le dijo al hombre que tomase un azadon y que lo caldease y que orinara en el orificio de dicho azadon. Y que, si la impotencia persistia, le visitara nuevamente. El testigo declara haber visto al hombre posteriormente, y al comentarle este que el remedio no habia surtido efecto alguno, el indio le recomienda que fuera a visitar a un tio de el que "sabia de remedios" y que le curaria, pero sin embargo nunca fue. Finalmente, el indio Cristobal asegura que todo lo anterior es publico, notorio y verdad ante la publica fama.

Finalmente, el abogado de Fernandez presenta un ultimo testigo, un indio ladino de nombre Gregorio. A modo de resumen, el indio declara conocer a Fernandez, y que no tiene conocimiento de amistad ilicita alguna con una mujer casada, ademas de asegurar que el mismo ha facilitado al marido de la mujer en cuestion y a muchos otros hombres, remedios contra la impotencia pues el primero estaba imposibilitado de consumar su matrimonio. Finalmente, el indio Gregorio declara que Fernandez es un hombre de sudor y trabajo, y entrega las mismas referencias laborales previas del acusado trabajando como mulero y arriero de personas connotadas.

Luego de que el juez Fernandez de Bobadilla publicara los plazos (tres dias) para cualquier declaracion que tuviese que hacer el abogado defensor de Sebastian Fernandez, Antonio Corbalan presenta el escrito en el cual solicita que su defendido no sea hallado culpable a la luz de los testimonios de los testigos que este facilito para la causa. En primer lugar, el verdadero motivo de divorcio entre la mujer casada a la cual relacionan en delito de adulterio con Fernandez y su marido, es el hecho de que este ultimo es impotente y no ha podido consumar el matrimonio, y que son conocidos y publicos los intentos del hombre en buscar remedios y ayuda para sanear su situacion. Por lo tanto, pide que se le absuelva con relacion a la acusacion de adulterio.

En segundo lugar, solicita que se le declare inocente en los cargos de robo que se le imputan, pues de acuerdo al abogado, era conocido el odio que le tenian los testigos que declararon en la sumaria, y que solo los motivo el afan de desacreditar al acusado, quien contaba con una imagen intachable frente a su comunidad y es por ello importante la referencia que se hace respecto a sus antiguos empleadores, quienes al tratarse de personas con notoriedad publica es una ayuda para respaldar la tesis de la defensa.

Finalmente, Corbalan cierra con el siguiente argumento:

(...) los dichos testigos sus adversarios delatan y que hoy viendole preso pudieran ponerle demanda a los robos que le imputan probandole por el contexto de sus disposiciones; y no hacerlo solo con voces muertas y por narraciones simples de que no se puede sacar consecuencia ninguna para el menor castigo, por todo lo cual A Vm pido y suplico que vistos las dichas mis razones y consideraciones el derecho del dicho mi parte y la poca substancia de las dichas disposiciones mandar dar por libre y absuelto al dicho mi parte que es justicia la cual y costas pido juro ... Anima de mi parte que no procedo de malicia y para ello (...) (36).

Lamentablemente, no existe sentencia en este expediente, por lo que no es posible terminar el relato de manera completa, sin embargo, lo clave de este caso es la defensa que hace el abogado del acusado y la manera como impugna a los testigos. La fama y voz publica en este caso, al igual que en la mayoria de los procesos de este tipo son de una importancia crucial, pues a veces son el motivo suficiente para condenar o no a un individuo, por lo que ante una mala fama es importante para el defensor construir una buena fama a partir de otros testimonios.

Rapto y honor en el Valle de Colchagua.

Finalmente, se analizara un expediente el cual es una muestra fehaciente tanto del control social ejercido por los organos judiciales coloniales como por la comunidad, como de la poca efectividad que estos tienen en algunos casos en particular, donde la reincidencia y el escaso temor a las sanciones judiciales marcan un caso sin dudas singular.

En enero de 1749 se inicia el proceso criminal contra Manuel Gomez, quien es acusado de rapto, amancebamiento, robo de ganado y actos de violencia contra varios vecinos de la doctrina de Colchagua.

Los testigos en su mayoria describen al acusado de que es sabido que es y ha sido de vida muy desastrada y muy osado (37) y como alguien que no respeta ni la ley ni el accionar de las instituciones eclesiasticas ante sus repetidas faltas.

Miguel Lagos, un habitante de Colchagua, comparece ante el tribunal y procede a querellarse criminal y civilmente (38) en contra del acusado, y segun declara, Gomez ha estado por mas de siete anos manteniendo una ilicita amistad, con Eusebia Benavides, la esposa del declarante, lo que por cierto ha provocado el escandalo publico, y ante lo cual ni los tribunales eclesiasticos ni los seculares han tomado medidas efectivas ante tal situacion, por lo que somos testigos nuevamente de una reincidencia y de una resistencia al control social que se queria imponer como modelo de conducta.

De hecho, de acuerdo con el documento, la conducta de Manuel Gomez era reiterada e inclusive a veces, descarada, tal y como evidencia el siguiente relato:

"(...) Habra tiempo de cuatro para cinco anos que llevando en ancas a la susodicha mi mujer Eusebia Benavides de mi casa a la de su madre, me salio al camino y sobre quererme defender, y que no me llevase a la dicha mi mujer, saco la espada estando yo indefenso me rompio la cabeza y de la cuchillada me volvio del caballo dejandome sin sentido por lo cual quede incapaz de defensa alguna y llevandose consigo a la dicha mi mujer al Valle de la Ligua (...)" (39)

Luego del rapto, y quizas por arrepentimiento, Manuel Gomez entrega a la mujer al cura de la doctrina de Colchagua, Don Pedro Galano, diciendo que esta era maltratada por su esposo. El cura actua y reconviene a Lagos cuando le llevaba a su mujer de vuelta a casa, solo para que Gomez nuevamente esperara un momento en el que Eusebia se encontrara sola para raptarla de nuevo y esta vez, el cautiverio duro por meses.

Ahora bien, el rapto de Eusebia Benavides da un giro interesante, ya que el esposo relata que su mujer se encontraba viviendo junto con el acusado, simulando estar casados y ocultando sus identidades (40). Sorprendentemente, luego de que Lagos encontrara a su mujer y que el cura del partido la devolviera a su hogar, Gomez nuevamente, y tan solo pasados ocho dias desde que la mujer volvio a su hogar, vuelve a raptarla, la que incluso se encontraba bajo el cuidado de su hermano y cunado del declarante. Vuelven a encontrar a la mujer conviviendo con Gomez, asentados e incluso con una vaca charqueada (41) en el jardin, por lo que finalmente el marido opta por entregar a la mujer a don Santiago Contreras, quien por entonces era el cura de la doctrina de Colchagua, quien luego de unos dias visita a Lagos en compania de otras personas de cristiano celo para llevar de vuelta a la mujer a su hogar y asi esta fuese perdonada.

Sumado a esta acusacion, Miguel Lagos acusa tambien a Gomez del rapto de una joven mujer llamada Josefa de Oyarse, quien fue sacada del lado de sus padres por el acusado.

Dados todos estos hechos, el declarante solicita Gomez sea desterrado de este reino a la isla de la piedra por continuado tiempo respecto de que de darle soltura o destierro para cualquiera de los presidios de este reino se vendra a la misma inquietud en que me tiene sobre que pueden seguirse gravisimas consecuencias (42)

Una vez ya remitido en la carcel publica de Santiago, Manuel Gomez realiza la confesion de rigor. El acusado declara que su oficio es de labrador y de comerciante de ganado, ademas de no tener conocimiento cabal de la razon por la cual se encuentra en prision. Respecto al supuesto amancebamiento que mantiene con la mujer que Miguel Lagos, la historia que relata difiere bastante de la declaracion dada por el molesto esposo.

De acuerdo con Gomez, conocio a la tal Eusebia Benavides cuando en una ocasion, ocho anos antes del juicio que se esta aqui analizando, y cuando el hombre buscaba refugio debido al duro clima del invierno, llego a la casa de Lagos, quien no se encontraba ahi en ese momento, y fue recibido por la madre de este, quien lo acogio y le permitio pasar la noche en ese lugar. Este es un hecho sumamente comun en sectores rurales, donde personas, por motivos de trabajo, buscaban refugio corriendo con ello, el riesgo de adquirir mala fama o incluso dar lugar a sospechas que recaian sobre quienes los acogian. (43)

De acuerdo con el testimonio del acusado, los problemas comenzaron cuando Lagos llego a su hogar y noto la presencia del extrano durmiendo bajo su techo, por lo que ante tal situacion responsabiliza a su esposa, Eusebia. La confesion lo explica de la siguiente manera:

"(...) Alli le alcanzo a percibir que peleaba con ella por el confesante por que le habia dado alojamiento y aunque su madre le satisfizo diciendole que ella habia sido la que le habia dado alojamiento todavia continuo en su rina, tanto que paso a darle golpes, haciendola huir de la cama en la que estaba (...)" (44).

Posteriormente, Gomez relata que el segundo encuentro con Lagos y su mujer fue mera coincidencia. Relata que cerca del anochecer ve a un hombre desconocido llevando en ancas y de una manera violenta a una mujer. El marido reconoce a Gomez y es ahi cuando se inicia la rina de acuerdo con el testimonio, y que luego de dejar herido a Lagos, toma a la mujer y la lleva, a peticion de ella, a la casa del cura para que asi Eusebia pudiera dejar querella y constancia de los supuestos abusos y agresiones de su esposo.

En general, las explicaciones que da el acusado para su amancebamiento radican en su voluntad de ayudar a una supuesta mujer indefensa, y no solo eso, ademas las huidas de ella con el confesante eran absolutamente consensuadas. Fue en este contexto que Gomez recuerda el incidente cuando Lagos y su cunado encuentran luego de varios dias a la mujer viviendo con el confesante, ante lo cual aclara que siempre intento persuadir a Eusebia Benavides de volver con su esposo, sin exito. Es por esto ultimo que Gomez finaliza su confesion respecto a estos cargos aclarando que con el fin de evitar mas malos entendidos entre el y el senor Lagos, que decide irse a vivir al partido del Maule por cerca de dos anos, por lo que desestima las acusaciones de testigos los cuales establecen que la ilicita amistad que mantenia el acusado con Benavides venia llevandose a cabo por mas de siete anos.

Respecto al cargo del rapto de la joven Josefa Oyarse, Gomez explica que ella era una mujer con la cual tenia pretendido casarse y que incluso contaba con la venia de sus padres, pero no asi de sus hermanos, por lo que estos la enviaron a casa del cura del partido para mantenerla en resguardo, ante lo cual, el acusado relata que, con ocasion de una visita, la joven sale a su paso y le pide llevarsela de vuelta a sus padres.

Sorprende sin duda que todas las acusaciones contra Manuel Gomez tengan explicaciones mas bien heroicas y que sean las mujeres las que propiciaron estas conductas inaceptables de acuerdo con los canones de la epoca. No queda finalmente establecida la pena para este individuo, ya que el expediente termina con una solicitud de este al tribunal para que se le permita la libertad bajo fianza aduciendo problemas de salud que no puede tratarse estando en la carcel dada la lejania con su pueblo y sus conocidos. Vale la pena mencionar tambien que, en su solicitud, Gomez recalca su conducta intachable en la carcel ya que segun el mismo argumenta, fue el unico que no escapo del cautiverio a diferencia de otros procesados.

Observaciones finales.

La falta de funcionarios es evidente, partiendo por la reiterada frase a falta de escribano presente en practicamente todos los expedientes judiciales analizados. Esto hace que la figura del testigo tome un rol aun mas protagonico, pues no solo ofician como medio de prueba en los juicios, sino que, ademas, los fiscales, corregidores y jueces de campo necesitan de sus propios testigos para validar el proceso por la falta de este funcionario real.

En segundo lugar, se confirma la importancia de la fama y la publica voz como instrumentos de control propios de la sociedad colonial ademas de ser una herramienta fundamental a la hora de entablar los antecedentes de un juicio y de ello depende el exito o fracaso del mismo. La fama del individuo determina en gran parte el destino del acusado, lo que da paso a la ultima conclusion, que es la reincidencia como muestra de como falla el control social efectivo por parte de la corona en el territorio rural.

Un individuo con mala fama es un individuo reincidente, lo que se observa en practicamente todos los expedientes revisados para el presente trabajo y en los analizados en el mismo. Sin importar que delito cometiesen o del que fueran acusados, cualquier presunta conducta desviada anterior hara que las acusaciones sean tomadas por ciertas, o al menos, atraeran una mayor atencion de los jueces. La incapacidad de constrenir a aquellos sujetos conocidos por tener desviaciones de conducta por parte no solo de tribunales ordinarios, sino que tambien eclesiasticos en casos de amancebamiento o adulterio son una muestra de que el proceso civilizatorio en esas zonas se ve sobrepasado.

Nuevamente estamos frente a la importancia y el valor que tienen los archivos judiciales coloniales para estudiar cualquier tipo de suceso o conducta de la epoca, puesto que "el poder judicial en funcionamiento nos entrega valiosa informacion, puesto que la "justicia" debe ante todo "dejar hablar" a victimas y victimarios, a privilegiados y desfavorecidos por medio de los "papeles" que produce." (45) La rebeldia o la necesidad de no obedecer ciertos canones de conducta es algo natural y presente en toda sociedad humana y por lo tanto no es algo ajeno a la realidad colonial chilena, al menos en el periodo abarcado en este articulo. La rebeldia y la "desviacion" esta presente en cada uno de los expedientes judiciales, a veces podemos ver reincidencia por parte de algunos de los acusados, por otro lado, un acumulativo de denuncias y acusaciones, y ante esto, fue muy dificil para la administracion colonial mantener a raya dichas conductas, mas aun en las zonas rurales del reino.

Bibliografia:

Fuentes Primarias

Archivo Nacional de Chile. Fondo Capitania General.

* Criminal contra Maria Rosa Corral i otra, por amancebamiento. Partido del Maule, 1747. Volumen 281.

* Criminal contra Sebastian Fernandez por adulterio. Partido del Maule, 1711 Volumen 283.

* Criminal contra Tiburcio Alarcon, por incesto. Partido de Itata, 1766. Volumen 301.

* Criminal contra Manuel Gomez. Valle de Colchagua, 1749. Volumen 289.

Fuentes secundarias

* ARAYA, Alejandra, Justicia, cuerpo y escritura en la sociedad colonial americana: intersticios de transculturacion y aculturacion, en Espacios de Transculturacion en America Latina. Centro de Estudios Culturales Latinoamericanos, Facultad de Filosofia y Humanidades, Universidad de Chile, 2005

*--, Ociosos, Vagabundos y Malentretenidos en Chile colonial. Dibam, Santiago, 1999

* COBOS Maria Teresa y LORENZO Santiago, Esquema de la Administracion de justicia en las areas rurales chilenas. 1700-1786.

* COVARRUBIAS Sebastian, El Tesoro de la Lengua Castellana, en Madrid: por Luis Sanchez, 1611. Reproduccion digital del original conservado en la Biblioteca de la Universidad de Sevilla.

* ELIAS, Norbert. El proceso de la Civilizacion. Investigaciones sociogeneticas y psicogeneticas. Fondo de Cultura Economica, Mexico, 2009

* LORENZO, Santiago, El Corregidor Chileno en el siglo XVIII. P 134. En Historia Vol.12, 1999, Pontificia Universidad Catolica de Chile.

* MANTECON MOVELLAN, TOMAS, Formas de Disciplinamiento Social, Perspectivas Historicas, en Revista de Historia Social y de las Mentalidades, Vol. 14, N[degrees] 2, 2010, Issn: 0717-5248.

* PO-CHIA HSIA, Ronald, Disciplina social y catolicismo en la Europa de los siglos XVI yXVII. Manuscrits 25. 2007

* ROODENBURG, HERMAN, Social Control in Europe 1500-1800. Vol I. Ohio State University Press. 2004, p. 150.

* SPIERENBURG, Pieter. Social Control And History: An Introduction. Ohio State University Press, 2004.

* SALINAS, Rene, Violencias sexuales e interpersonales en Chile tradicional. En Revista Social y de las Mentalidades N[degrees]4, Invierno 2000, pp. 13-49.

*--,. Fama publica, rumor y sociabilidad, en Lo publico y lo privado en la historia americana, Fundacion Mario Gongora, Santiago, 2000, pp. 134.

* UNDURRAGA, Veronica, Los rostros del honor. Normas culturales y estrategias de promocion social en Chile colonial, siglo XVIII. Dibam, Santiago, 2012

* VILLAFUERTE GARCIA, Lourdes. Lo malo no es el pecado sino el escandalo. Un caso de adulterio en la Ciudad de Mexico, siglo XVIII. en Senderos de palabras y silencios. Formas de comunicacion en la Nueva Espana, Mexico: Instituto Nacional de Antropologia e Historia, 2000. P. 100-101.

Articulo Recibido: 4 de Noviembre de 2017

Articulo Aceptado: 7 de Diciembre de 2017

Felipe Tessa Bassa *

Pontificia Universidad Catolica de Chile

* E-Mail: felipetessa@gmail.com

(1) Araya, Alejandra, Ociosos, Vagabundos y Malentretenidos en Chile colonial. Dibam, Santiago, 1999, p.17.

(2) Para mayor informacion se recomienda tambien los siguientes titulos: Po-Chia Hsia, Ronald, Disciplina social y catolicismo en la Europa de los siglos XVI y XVII. Manuscrits 25. 2007 y Spierenburg, Pieter. Social Control And History: An Introduction. Ohio State University Press, 2004.

(3) Foucault, Michel, Vigilar y Castigar, Siglo XXI Editores, Argentina, p.83.

(4) Mantecon Movellan, Tomas, Formas de Disciplinamiento Social, Perspectivas Historicas, en Revista de Historia Social y de las Mentalidades, Vol. 14, N2 2, 2010, Issn: 0717-5248.

(5) Elias, Norbert. El proceso de la Civilizacion. Investigaciones sociogeneticas y psicogeneticas. Fondo de Cultura Economica, Mexico, 2009, p. 258.

(6) Salinas, Rene. Fama publica, rumor y sociabilidad, en Lo publico y lo privado en la historia americana, Fundacion Mario Gongora, Santiago, 2000, pp. 134.

(7) Undurraga, Veronica, Los rostros del honor. Normas culturales y estrategias de promocion social en Chile colonial, siglo XVIII. Dibam, Santiago, 2012. P. 211

(8) Salinas, Rene, op.Cit. 133

(9) Villafuerte Garcia, Lourdes. Lo malo no es el pecado sino el escandalo. Un caso de adulterio en la Ciudad de Mexico, siglo XVIII. en Senderos de palabras y silencios. Formas de comunicacion en la Nueva Espana, Mexico: Instituto Nacional de Antropologia e Historia, 2000. P. 100-101.

(10) Competencias en la administracion de justicia: Corregidor: las causas dentro de todo el partido. Intendentes: los asuntos en algun distrito o valle en particular. Tenientes de alcalde mayor de minas: cualquier lugar o asentamiento minero dentro del partido. Jueces de comision: se remitia al territorio comprendido por una o mas haciendas.

(11) Araya, Alejandra. Op.cit. p. 44

(12) Cobos Maria Teresa y Lorenzo Santiago, Esquema de la Administracion de justicia en las areas rurales chilenas. 1700-1786. p. 65.

(13) Ibidem, p. 68.

(14) Partido es la denominacion que se le daba durante la colonia a un territorio o provincia determinada.

(15) LORENZO, Santiago, El Corregidor Chileno en el siglo XVIII. P.134. En Historia Vol.12, 1999, Pontificia Universidad Catolica de Chile.

(16) COBOS, LORENZO, Op. Cit. P.80.

(17) El escribano era un funcionario publico encargado de otorgar fe a un documento o negocio entre dos personas. Un ministro de fe. En los expedientes revisados para esta investigacion, en cada uno de ellos se menciona la falta de escribano y el uso de ministros de fe publica en su lugar se hace necesario.

(18) AHN, FCG, Contra Maria Rosa Corral i otra, por amancebamiento. Volumen 281, f. 387.

(19) Idem.

(20) AHN, FCG, V. 281, f. 388.

(21) AHN, FCG. Volumen 281, f. 389v.

(22) Idem.

(23) AHN, FCG, Contra Sebastian Fernandez por adulterio, Vol. 283. F. 285.

(24) Antiguo fundo patronal ubicado en Cauquenes, lo que hoy es la actual Region del Maule el cual fue destinado al cultivo de vino durante el siglo XVIII.

(25) Palo de madera el cual era utilizado para realizar el juego del mismo nombre, que era popular durante la epoca de la Colonia.

(26) AHN, FCG, Vol. 283. F. 285v.

(27) AHN, FCG, Vol. 283. f. 286v.

(28) AHN, FCG, Vol. 283. f. 287.

(29) AHN, FCG, Vol. 283. F. 288, 288v.

(30) AHN, FCG, Vol 283. F. 290.

(31) Idem.

(32) AHN, FCG, Vol 283. F. 290 v.

(33) Las preguntas fueron transcritas desde el original. Sin embargo, para un mejor entendimiento, se ha optado por darles una mejor redaccion y eliminar el uso de algunas abreviaturas.

(34) El testigo declara que el acusado se ha mantenido en base a su "sudor y trabajo". Como ejemplo, cita que Fernandez trabajo como mulero para Fray Joseph Baes y luego para el ministro de campo Don Antonio de Opazo. Importante pues son antecedentes verificables, algo equivalente a las recomendaciones de empleadores previos que conocemos hoy en dia.

(35) AHN, FCG, Vol. 283, f. 291

(36) AHN, FCG, Vol 283. f. 295 y 295v

(37) AHN, FCG, Criminal contra Manuel Gomez, Vol. 289, f. 213.

(38) Recordemos que los tribunales no diferenciaban materias durante los juicios.

(39) AHN, FCG, Vol. 289, f. 199.

(40) (...) de hallarse el dicho Gomez y a dicha Eusebia Benavides en su compania y suponiendo ser casados y mudos nombres y apellidos (...) FCG, vol. 289, f.199.

(41) Se refiere al metodo por el cual la carne del animal se pone a secar y se convierte en charqui.

(42) AHN, FCG, Vol. 289, f. 199v

(43) Araya, Alejandra. Op.Cit. p.81

(44) AHN, FCG, Vol. 283, f. 203.

(45) Araya, Alejandra, Justicia, cuerpo y escritura en la sociedad colonial americana: intersticios de transculturacion y aculturacion, en Espacios de Transculturacion en America Latina. Centro de Estudios Culturales Latinoamericanos, Facultad de Filosofia y Humanidades, Universidad de Chile, 2005. P. 16
COPYRIGHT 2017 Universidad Adolfo Ibanez
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Tessa Bassa, Felipe
Publication:Intus-Legere Historia
Article Type:Ensayo
Date:Dec 31, 2017
Words:10411
Previous Article:MORISCOS Y ALGARABIA EN LA CORONA DE CASTILLA (S XVI). LA LENGUA COMO IDENTIDAD DE UN GRUPO.
Next Article:EL QUIEBRE EN EL SISTEMA UNIVERSITARIO CHINO DEL SIGLO XX.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters