Printer Friendly

DEL MISTERIO DE LA TRASCENDENCIA A LA MARAVILLA DE LA DONACION: EL ENIGMA EN LA IDEA DE LA FENOMENOLOGIA DE HUSSERL.

FROM THE MYSTERY OF TRANSCENDENCE TO THE AWE OF DONATION: THE ENIGMA IN HUSSERL'S THE IDEA OF PHENOMENOLOGY

LA IDEA DE LA FENOMENOLOGIA es un texto pleno de tension. Permite seguir los derroteros de una investigacion amenazada por objeciones a las cuales se debe ir respondiendo mientras se insiste en la tarea de desandar prejuicios que ocultan los efectivos problemas filosoficos que la nueva disciplina esta llamada a responder. En este marco presenta Husserl por primera vez la reduccion fenomenologica y la idea de constitucion de los objetos en la conciencia. La novedad es presentada apelando a la figura del planteo de un enigma que incentiva recorridos en vistas de una solucion encontrada como recompensa a grandes esfuerzos, lo cual expresa un aspecto relevante de la impronta con que es concebida la fenomenologia en este momento fundacional.

En efecto, esta estrategia para concitar atencion oficia de hilo conductor y nos permitira examinar en primer lugar su efecto en la caracterizacion de la trascendencia como punto que debe ser explicado para dar cuenta del conocimiento. Luego consideraremos dos ejemplos de esta estrategia que apelan a la respuesta a objetores que refuerzan la carga enigmatica. Finalmente atenderemos a la presentacion de la nocion de dato o donacion absoluta (absolute Gegebenheit), que ha tenido un importante influjo en la tradicion fenomenologica posterior. Esta progresion revelara el modo en que La idea de la fenomenologia nos orienta hacia un terreno fundacional donde pueden atisbarse in nuce tanto numerosos aspectos de desarrollo ulterior, que en esta primera etapa apenas estan esbozados, como rasgos fundamentales persistentes de la disciplina.

1. El hallazgo de la reduccion y el conocimiento como enigma

LOS ESTUDIOS DE HUSSERL EN FILOSOFIA partieron de una formacion inicial en astronomia y matematicas, primero en Leipzig, entre 1876 y 1878, y luego en Berlin, entre 1878 y 1881, que dieron por resultado un doctorado en matematicas en 1882 a los 23 anos. La doble formacion en matematicas y en filosofia del joven Husserl dejo amplias huellas en su produccion posterior. Probablemente el efecto mas visible sea su preocupacion temprana por los fundamentos de las matematicas, que se extiende al problema de la legitimidad del conocimiento en general. Los enfoques contrarios al psicologismo de Bolzano dejaron sin duda su marca y acompanaron como un movimiento en segundo plano sus estudios en esta epoca. El posterior traslado a Viena propicio el encuentro con Brentano, que exploraba las derivas de una psicologia descriptiva encuadrada en un programa general de filosofia como ciencia rigurosa (Beyer, 1996; Benoist, 2002; Sebestik, 2003). Filosofia y estudio de la intencionalidad serian rasgos que ya no abandonarian la tarea de Husserl, de modo que el modelo de Brentano sirvio de plataforma para la exploracion que caracteriza su Filosofia de la aritmetica, hasta que, segun declara en la Crisis, en 1898 concibio la correlacion universal a priori entre objeto de la experiencia y modos de darse (Hua VI, p. 169).

El inicio de siglo alumbro la publicacion del primer volumen de sus Investigaciones logicas (1), seguido en 1901 del segundo, "Investigaciones sobre fenomenologia y teoria del conocimiento", orientado a estudios de psicologia descriptiva. Investigaciones logicas suele ser considerada la obra que funda la fenomenologia, aun cuando representa un estadio descriptivo que habria de durar poco tiempo. Esta obra ofrece, en la introduccion del segundo volumen, la formula de "ir a las cosas mismas" que Heidegger hizo celebre en el septimo paragrafo de Ser y tiempo (Zirion Quijano, 1989, 2003; Xolocotzi, 2009).

En esta area avanzaron sus estudios, focalizados en torno a temas como la percepcion, la memoria y la imaginacion, a la par de la creciente distincion entre conciencia pura y psicologia empirica que se plasma en las criticas al naturalismo, en el inicio de su estancia en Gotinga. Esta posicion, asi como el historicismo, ocupa el sitial de obstaculo que despena la filosofia hacia el escepticismo y ambos constituyen el nucleo de la presentacion del ensayo de 1911 "La filosofia como ciencia estricta" (Walton, 2006; Inverso, 2016a).

Los desarrollos de Investigaciones logicas le brindaron a Husserl una rapida aceptacion y un cumulo de seguidores entusiastas, como testimonia la conformacion del circulo de Munich que acompano sus investigaciones de estos anos. Un lustro despues de la publicacion del primer volumen de Investigaciones logicas, sin embargo, esta primera etapa de la fenomenologia quedo clausurada en una doble encrucijada que conecta lo biografico con lo teorico (2). Por un lado, el reconocimiento creciente de su trabajo fue interrumpido por una evaluacion desgraciada que frustro, al menos provisionalmente, su promocion de profesor extraordinario a profesor ordinario, cuando, en 1905, la universidad considero que los aportes de Husserl eran cientificamente insignificantes (3). El traspie--uno de los varios que tuvo en su carrera academica--provoco un malestar que se ha llegado a interpretar como un desafio para probar la fertilidad de su pensamiento (Schuhmann, 1997).

Incluso si no fue asi, lo cierto es que un par de meses despues, en el verano de 1905, se produjo el hito que dio lugar al surgimiento de la fenomenologia trascendental, en el contexto de sus vacaciones en Seefeld, en la zona del Tirol. Un manuscrito llamativo advierte la sorpresa que deparaba esta exploracion a sus discipulos Pfander y Daubert que lo acompanaban en esos momentos. La anotacion sumerge al lector en el examen del marron de una botella de cerveza: "veo una botella de cerveza que es marron, y me limito a lo marron de su extension, 'tal como es realmente dado'. Excluyo todo lo que es meramente mentado y no dado en el fenomeno" (Hua X, p. 103) (4).

Se trata de la primera irrupcion de la reduccion que desembocaria en una redefinicion completa de la fenomenologia, tal como se despliega en el curso que entre abril y mayo de 1907 dicto en Gotinga y se publico luego como La idea de la fenomenologia. La relectura de Descartes constituye en este acercamiento una estrategia central para redefinir los fundamentos del metodo. La presencia de este rasgo hace de esta obra el primer ejemplo de descripcion de un acceso hacia la fenomenologia en la forma de una "via cartesiana", que resulta asi el acercamiento primigenio a la fenomenologia como neocartesianismo (5).

Este curso de cuatro horas semanales del semestre de verano de 1907 constituia una introduccion a la Leccion sobre la cosa, publicado mas tarde como Cosa y espacio (Hua XVI). Usualmente se lo considera un texto de transicion, apelando a la fecha mas o menos equidistante entre las Investigaciones logicas de 1900 y la publicacion de Ideas I en 1913, pero tambien a cuestiones de contenido (Zirion Quijano, 1990). En Investigaciones logicas ya esta planteada la nocion de la fenomenologia como filosofia primera orientada al problema de la conciencia y su objeto, renegando del marco psicologista en el cual la logica se supedita a la psicologia y se pierde con ello la posibilidad de un terreno no sujeto a los vaivenes de lo empirico. La fenomenologia, con su reflexion sobre los fenomenos psiquicos y su descripcion de estas vivencias, resulta una ciencia ideal y ajena a la psicologia como ciencia de hechos.

El objetivo de deshacerse de supuestos para examinar el objeto de la conciencia "tal como es realmente dado" esta claro y ya se ensaya el analisis eidetico, pero no hay en esta obra todavia una formulacion explicita de la reduccion fenomenologica y faltan por tanto los elementos para plantear un yo trascendental. En la quinta de las Investigaciones logicas afirma Husserl que solo encuentra el yo empirico (Hua XIX/2, # 8, p. 165), pero mas tarde, en la segunda edicion, refiriendose al yo trascendental agrega una nota donde declara "he aprendido a encontrarlo", y sugiere que la ceguera inicial venia de la mano del temor a la metafisica del yo. En algun sentido, podriamos decir que esta nota ilustra un adelanto de lo que vendria despues, precisamente en la epoca que retrata La idea de la fenomenologia. En esta nueva etapa se verifica entre sus seguidores, tanto los contemporaneos como los actuales, la grieta entre quienes ven un giro hacia el idealismo trascendental que quiebra el animo de la primera fenomenologia y su realismo, y quienes vislumbran una zona de continuidad en la cual se da la manifestacion de formulaciones que ya estaban presentes en lecciones anteriores.

En este clima Husserl apela a crear un efecto impactante, donde la audiencia del curso primero y, posteriormente, los lectores quedan atrapados por la emocion de una trama que propone resolver un enigma. Husserl usa una treintena de veces el termino Ratsel y el adjetivo ratselhaft, con una reiteracion de este vocablo en lugares centrales para la argumentacion, con lo cual podria decirse que La idea de la fenomenologia, sobre todo en sus primeras cuatro lecciones que concentran las bases del planteo, esta concebida con una tension extrema. La apelacion a las nociones de enigma y misterio enfatizan asi la situacion de oscuridad de la que se parte y los puntos que permitirian superarla.

2. El enigma de la trascendencia

EL RECORRIDO SE INICIA con la caracterizacion de la actitud natural como aquella que por su confianza en la realidad de lo que aparece a la conciencia es ajena a misterio alguno, porque no llega a advertirlo. La actitud natural transcurre sumida en su actividad de acumulacion de juicios, relaciones contradictorias entre ellos y un complejo montaje de dispositivos para elegir en los casos conflictivos y erigir el edificio de la ciencia, todo esto sin rastros de enigma, en una transparencia ficticia que oculta los vicios de fundamento de toda la construccion. Por el contrario, la actitud filosofica nace de la percepcion repentina de un misterio enraizado en la posibilidad misma del conocimiento (6). La actitud filosofica queda asi afectada por el enigma y ya no puede renunciar a la reflexion sobre esta esfera, dado que no hay conocimiento en el que pueda avanzarse si primero no se establecen las condiciones por las cuales es posible.

Esta actitud filosofica se identifica rapidamente con la fenomenologia comprendida como "una ciencia, un conjunto de disciplinas cientificas" (Hua II, p. 23) (7), en lo cual cabe senalar su unicidad, pero al mismo tiempo su funcion de sustrato comun en el plano de la fundamentacion del resto de las ciencias particulares y sus ontologias locales. Inmediatamente Husserl agrega: "[...] pero tambien designa, al mismo tiempo y por encima de todo, un metodo y una actitud intelectual" (Hua II, p. 23) (8), poniendo de relieve la dimension metodologica que acompana siempre la empresa fenomenologica, que es, por tanto, a la vez una ciencia, un metodo y una actitud peculiar dictada por el estupor ante el enigma del conocimiento.

La definicion de la actitud filosofica, marcada por la intriga ante esta situacion misteriosa, se plantea inicialmente diciendo que "la donacion del objeto cognoscitivo en el conocimiento, que es algo obvio para el pensamiento natural, se vuelve un enigma" (Hua II, p. 20) (9), y avanza hasta universalizarse, de modo que cualquier seguridad o confianza queda anulada:

pues la habilidad objetiva del conocimiento en cuanto tal para alcanzar un objeto se ha convertido en algo enigmatico e, incluso, dudoso en lo que atane a su sentido y su posibilidad. Y, en consecuencia, el conocimiento exacto no resulta menos enigmatico que el no exacto, el cientifico no menos que el precientifico (Hua II, pp. 24-25) (10).

Asi, el misterio cubre por completo al conocimiento que queda afectado no solo en su capacidad para dar cuenta de objetos de modo adecuado, sino tambien en su posibilidad misma. Hacia el final de la primera leccion, Descartes, todavia sin mencion mas que como una tradicion del siglo XVII, aparece en el trasfondo como precursor de esta experiencia repentina de extranamiento que abre a una dimension fundante, pero opera a la vez como la senal de un fracaso. Sintetiza el intento de dotar a la filosofia de rigurosidad, pero se trata de un proyecto incompleto y que, por ello, derivo en la confusion de equiparar la filosofia con otras ciencias. E incluso en algo todavia peor: el intento de basarla en otras ciencias, como la psicologia y la biologia, con lo cual esta linea habria olvidado que las ciencias pueden apoyarse unas en otras, pero esto no le sucede a la filosofia, a riesgo de perder sus rasgos propios. En ambos casos, el estupor del enigma produce la necesidad de buscar puntos de partida totalmente nuevos (Hua II, p. 24).

Esta novedad adviene en la segunda leccion, que presenta la estrategia de "adjudicar el indice de la 'dubitabilidad' al mundo entero" (Hua II, p. 29) (11), delineando la epoche como el elemento que orienta hacia un conocimiento dado absolutamente libre de incertidumbre. La condicion de posibilidad del conocimiento primario es, entonces, que este libre de la "vaguedad e incertidumbre que por lo general presta a los conocimientos ese caracter enigmatico y problematico" (Hua II, p. 29) (12). Las expectativas sobre este recurso se advierten claramente en la siguiente consideracion:

Si no nos esta permitido tomar como dado previamente ningun ser, porque la falta de claridad gnoseologica trae consigo que no comprendamos que sentido puede tener un ser que sea en si y que, no obstante, sea conocido en el conocimiento, entonces ha de ser posible mostrar un ser que podamos reconocer como dado en forma absoluta y exento de cualquier duda en la medida en que esta dado con completa claridad, sobre cuya base toda pregunta encuentre y haya de encontrar su respuesta inmediata (Hua II, pp. 29-30) (13).

En efecto, la epoche no esta puesta, como en la tradicion mas antigua, al servicio del escepticismo, sino que apunta a poner de relieve un punto seguro, para lo cual se impone restringir el conocimiento a aquellos datos absolutos totalmente evidentes (14). La solucion del enigma pide un pilar de evidencia imposible de encontrar en los inasibles objetos de la trascendencia. La mencion que Husserl trae a cuento, ahora explicitamente, para enfocar este punto es la meditacion cartesiana sobre la duda, senalando que el error puede llevar a la "desesperacion esceptica [skeptische Verzweiflung]", pero que puede ser contrarrestada con la evidencia surgida de que es indudable que juzgo y que por tanto la duda universal resulta absurda (Hua II, p. 30).

Lo mismo se aplica a toda cogitatio, de modo tal que con las modificaciones debidas se puede usar esta consideracion cartesiana, puesto que toda vivencia intelectual es un dato absoluto y desde el inicio puede indicarse una esfera de donacion absoluta. Que estemos frente al plano de una absolute Gegebenheit implica que no depende de ningun elemento condicionado y funciona por eso como el punto de partida buscado. Husserl no ahonda aqui en los aspectos de la argumentacion cartesiana que deben ser alterados, pero es claro que la construccion de la figura de Descartes como una iniciacion imperfecta reverbera en la tradicion fenomenologica posterior a traves de distintos diagnosticos de falla, de un modo que permitiria construir un mapa de posiciones y tensiones fenomenologicas a partir del modo en que cada una diagnostica el error de Descartes. Un recorrido por las filosofias de Henry y Marion y las lineas asociadas con el giro teologico, asi como las mas recientes vinculadas a los nuevos realismos, muestran esta actitud de modo persistente.

La critica del conocimiento debe partir, por tanto, de lo que se da de modo indubitable y por tanto escapa "al enigma que habia sido el motivo de todas las confusiones escepticas" (Hua II, p. 33) (15). Con esto se sugiere que el escepticismo integro es una desviacion propia de la actitud natural y que desaparece con la epoche. Este no es mas que el inicio del planteo, que avanza con tension creciente, dando lugar a la intervencion de objetores posibles con preguntas peligrosas que amenazan con hacer fracasar los avances. El clima que construye Husserl es precisamente uno de alta tension dramatica, trazando el argumento con la aparicion de un enigma, un avance costoso en medio de la perplejidad y adversarios que amenazan el exito de la tarea. Los objetores encarnan la serie de equivocos de la tradicion filosofica previa y disparan objeciones que, en rigor, se revelan como sofismas.

3. Portadores del enigma: la apelacion a los objetores

LA CATEGORIA DE ENIGMA esta especialmente presente en dos casos que podemos tomar como ejemplos. En el primero, Husserl se pregunta sobre la posibilidad misma del conocimiento. Segun este tipo de objecion, el cuestionamiento solo es radical si parte de la siguiente condicion: "si para la teoria del conocimiento todo conocimiento es un enigma, entonces tambien lo habra de ser el primero con el que ella misma comience" (Hua II, p. 34) (16).

Este objetor toma la epoche como procedimiento que afecta a todo conocimiento y no solo a la tesis de efectividad del mundo, con lo cual anula la posibilidad misma de conocer, de un modo que recuerda las paradojas megaricas reflejadas en el pasaje platonico de Menon (80d-e), por el cual todo intento de conocimiento queda paralizado: no le es posible a nadie buscar ni lo que sabe ni lo que no sabe, pues ni podria buscar lo que sabe--puesto que ya lo sabe, y no hay necesidad alguna entonces de busqueda-, ni tampoco lo que no sabe--puesto que, en tal caso, ni sabe lo que ha de buscar--(17). Del mismo modo que Platon muchos siglos antes busco una salida a esta paradoja, Husserl debe excluir toda interpretacion en la que el ejercicio de la epoche se malentienda y cancele la posibilidad misma de un conocimiento primario cierto. Para ello sostiene que en esta pretendida proyeccion universalizante hay engano, pero se disipa al advenir ciertos conocimientos que se muestran indubitables. Cifrando en la reduccion la salida a la objecion esceptica, el conocimiento en cuanto tal pierde su caracter enigmatico, precisamente porque "el enigma no habita en ciertos otros conocimientos" (Hua II, p. 34) (18).

Se intenta, por tanto, senalar el terreno firme que emerge en el marco de lo dudoso. Cabe senalar que el desafio del objetor que quiere extremar el desconcierto permite delinear el nucleo del enigma, es decir perfilar los limites que separan lo cierto de lo dudoso, aclarando que lo que provoca perplejidad es el plano de la trascendencia. Esta situacion se produce porque, saliendo del plano de la inmanencia, se intenta afirmar "conocimiento trascendentemente objetivante" (Hua II, p. 34) (19), es decir que "pone objetos como existentes" (Hua II, p. 35) (20) sobre los que no se tiene seguridad alguna. Si este desvio no se produce, el conocimiento esta a salvo.

El segundo ejemplo de desafio parte de estos resultados y los explicita. Aparece poco despues en la misma segunda leccion, donde se distinguen los sentidos de inmanencia y de trascendencia para afirmar que la parte ingrediente en el acto de conocimiento es evidente, mientras que lo que no esta asi contenido resulta enigmatico. Husserl nota que todo lo perteneciente a la trascendencia en cualquiera de sus sentidos es problematico, porque "es el enigma que se cruza en el camino del conocimiento natural y constituye el impulso para las nuevas investigaciones" (Hua II, p. 36) (21).

Esto lo lleva a resumir la tarea de la critica del conocimiento en terminos de dar solucion al problema de la trascendencia, sintetizado como "nada trascendente puede emplearse como dado previamente" (Hua II, p. 36) (22). Asi, hay que determinar ahora ya no que es posible, sino como es posible el conocimiento. En este contexto se desarrolla una respuesta a un posible objetor que, al contrario del anterior, que con aires escepticos despenaba todo intento en el fracaso, minimiza el problema y con un optimismo ingenuo quiere utilizar los datos trascendentes para responder a esta cuestion. Este objetor plantea que "lo enigmatico es el como, mientras el que es absolutamente seguro" (Hua II, p. 36) (23), dando por sentado que hay conocimiento y que la misma practica de relacion con el mundo refuta la pregunta por su posibilidad, disolviendo cualquier duda esceptica al respecto.

Se trata de una posicion de amplios antecedentes, cuyo exponente mas famoso es sin duda la impugnacion aristotelica al objetor del principio de no contradiccion en la Metafisica, (IV.4, 1008b1-30). El ultimo de la serie de argumentos consiste precisamente en desconocer la legitimidad del cuestionamiento mismo, apelando a que en el trato con el mundo el objetor mostraria que la duda es ficticia y solo fruto de un deseo de discutir. En el caso aristotelico el negador del principio de no contradiccion se detiene frente al precipicio y en su praxis le confiere al objeto el grado de identidad y univocidad que debiera negarle si realmente dudara de tal principio. El objetor husserliano diria, del mismo modo, que la practica cientifica en su conjunto opera sobre la aceptacion del conocimiento, por lo cual esta praxis anula cualquier duda acerca de que este es posible y limita la duda al como, anulando de este modo la critica radical del conocimiento y transformandola en una epistemologia que no se diferencia en estatus del resto de las ciencias, salvo por su objeto especifico.

El modo de responder consiste en embarcar este intento en un callejon sin salida, porque el objetor deberia afirmar el conocimiento trascendente e inferir de ello que, dado que hay conocimiento de lo trascendente, entonces hay conocimiento. Esto ultimo se vuelve un enunciado analitico y nada dice sobre el como, pues sin la intuicion de la unidad entre conocimiento y objeto de conocimiento la separacion es tal que toda explicacion es imposible y un personaje asi deberia concluir que su confianza en la captacion de lo trascendente es un prejuicio (Hua II, p. 38).

Estas dos objeciones hacen posible afirmar que la peculiaridad de la filosofia que adopta la fenomenologia como su metodo radica en su caracter ultimo tantas veces desdibujado con el objetivo de alcanzar una estabilidad por medios equivocados. Distinguiendo el caracter de lo enigmatico, la pregunta sera ahora como valerse de los datos de la inmanencia y como acceder a objetos trascendentes para, de ese modo, establecer una correspondencia entre ellos y el acto de conocimiento. La intencionalidad apunta a dar cuenta de este acceso y de la peculiar correspondencia entre los componentes reales e intencionales de la conciencia (24).

3.1 DONACION ABSOLUTA Y HUELLAS DE PLATONISMO

EN EL INICIO DE LA TERCERA LECCION se resumen las dos primeras aludiendo a la trascendencia como enigma y a la prohibicion de tomar por real lo trascendente (Hua II, p. 43). La distincion entre las esferas de la inmanencia y la trascendencia permite a Husserl enfatizar ahora que en ningun caso esta permitido tomar en consideracion la realidad de lo trascendente; por el contrario, es preciso tomar en cuenta la esfera de las cogitationes, que "esta libre del enigma de la trascendencia" (Hua II, p. 43) (25). Afirma entonces respecto de las vivencias que "representan una esfera de datos inmanentes absolutos, en cualquier sentido en que interpretemos inmanencia" (Hua II, p. 43, el enfasis es nuestro) (26), es decir, ya se trate de la inmanencia ingrediente (reell), que apunta a los componentes inherentes y constitutivos de un acto o una vivencia, o de los componentes reales (real) de un acto psicologico (27). La reduccion investiga los primeros, sin confundir fenomeno puro con fenomeno psicologico, siendo este ultimo el que se da atado a un yo empirico como una cosa del mundo. Con este reparo, y por medio de la reduccion fenomenologica, se puede partir de un fenomeno psiquico y acceder a un fenomeno puro de modo tal que se revele en la inmanencia de la conciencia como dato absoluto (absolute Gegebenheit) (Hua II, p. 45).

El avance en la resolucion del enigma reposa en este punto en la figura de Descartes, que como hemos visto aparece primero apenas aludida, luego mencionada en su apelacion a la duda en la segunda leccion y retomada en la tercera leccion precisamente porque anticipo la pregunta sobre los fundamentos de esta donacion de evidencia de la vivencia. Esto sugiere que el recorrido husserliano es una especie de version que redobla la profundidad del planteo, dado que comprende el cogito de modo mas completo y por tanto los criterios de claridad y distincion atestan y legitiman lo que se da en una vivencia "en un sentido mas puro". De ese modo evita sobre todo la repeticion del error cartesiano, en el cual las meditaciones tercera y cuarta habilitan de modo indebido un supuesto acceso cognitivo a lo trascendente (Hua II, pp. 49-51).

Con esta redefinicion del camino cartesiano queda planteado que la percepcion no alcanza lo trascendente, sino lo inmanente "en la forma de la percepcion refleja y puramente inmanente" (Hua II, p. 49) (28), es decir reducida. En este sentido, el esquema cartesiano de correspondencia se complejiza, ya que no se trata de acto mental y objeto extramental, sino que la conciencia realiza multiples operaciones de constitucion a las que Husserl prestara atencion creciente y llevaran al analisis en terminos de noesis y noema en Ideas I. De este modo, concluye Husserl, tiene sentido dudar de un fenomeno que mienta algo que no esta dado en el fenomeno, pero no si al intuir no se mienta nada mas que lo aprehendido en la intuicion (Hua II, p. 49).

La amplitud de este ambito de vivencias se enfatiza en el planteo segun el cual, en el regimen de reduccion, se dan con autodonacion absoluta no solo objetos singulares, sino tambien universales, lo cual abre al analisis de esencias. La fenomenologia trata, entonces, "con el a priori en la esfera de los origenes, de las donaciones absolutas" (Hua II, p. 52) (29). Se ocupa de especies y estados a priori que se constituyen sobre esas especies de manera inmediatamente intuible. Con ecos platonicos, Husserl plantea que los objetos intencionales tienen un eidos, una esencia, de modo que junto a los objetos particulares adviene la esencia; junto a los colores particulares instanciados en las cosas adviene la esencia 'color', que no surge de una construccion a partir de datos empiricos, sino por intuicion eidetica.

Por este planteo se acuso a Husserl de platonismo (30). Cabe aclarar, sin embargo, que nunca se confiere estatus alguno a las ideas fuera de la conciencia y lo inteligible se forma a partir de lo sensible, unico plano real, frente a la idealidad de los universales, mas un excedente que se revela en el hecho de que no todas las formas categoriales se plenifican en una intuicion sensible. Esto habilita el planteo acerca de la intuicion categorial, que complejiza la explicacion de la experiencia, donde se incluyen objetos concretos, pero tambien abstractos imprescindibles para dar cuenta de la experiencia efectiva.

El ambito de la intencionalidad surge en el inicio de la cuarta leccion. Alli senala Husserl que "pertenece a la esencia de las vivencias cognoscitivas tener una intentio" (Hua II, p. 55) (31), es decir que las vivencias siempre mientan algo, se refieren a una objetualidad, que permanece ajena. De este modo, "lo objetual puede aparecer, puede tener cierta donacion en su aparecer, si bien no esta como ingrediente en el fenomeno cognoscitivo ni existe como cogitatio" (Hua II, p. 55) (32). La indicacion de su caracter no ingrediente implica que el objeto intencional es independiente del objeto externo, dado que la intencionalidad es un rasgo intrinseco de la conciencia, que no opera con representaciones. En este sentido, el conocimiento investiga lo inmanente ingrediente y lo inmanente en sentido intencional.

La fenomenologia procede aplicando la reduccion y en ese marco se atiene a la intuicion pura, lo cual constituye la metodologia propia de la filosofia y de la critica del conocimiento en tanto punto fundamental orientado al cuestionamiento de supuestos. Con esta afirmacion y establecimiento de vinculos, este entramado se aplica a la critica de la razon en general, lo cual, por un lado, muestra la amplitud de los alcances, dado que atane "tambien a la critica de la razon valorativa y practica". Por otro, asocia este tratamiento del enigma al que tematiza mucho despues, en la Crisis, el enigma de todos los enigmas y lo identifica precisamente con la razon (33). El enigma del conocimiento es la trascendencia y el enigma de todos los enigmas es la razon, como funcion de la conciencia en tanto maravilla de todas las maravillas.

Cuando hay intuicion pura, es posible que la conciencia aprehenda su objeto directamente y por tanto tenga evidencia, ya que "evidencia no significa otra cosa que autodonacion adecuada". Con esta aclaracion resulta que, si bien hemos visto que la trascendencia arrastra el enigma del conocimiento, esto no implica que la fenomenologia y su estrategia reductiva se limiten a la inmanencia delineada en la cogitatio, sino que esta reconduccion instala en primer plano "la esfera de la autodonacion pura" y su evidencia. La nocion de autodonacion refuerza un punto que sera importante en la tradicion posterior y nota que el aparecer se da "desde" el fenomeno, dado que el fenomeno es lo que se muestra y, en terminos marionianos, se muestra porque se da. Husserl afirma a proposito de esto que "la donacion absoluta es algo ultimo" (Hua II, pp. 7 y ss.), entendiendo por ello que no depende de ninguna mediacion. De este modo, negar la autodonacion es declarar todo ilusion y caer en el contrasentido del escepticismo (34). Este enfasis esta puesto a los efectos de senalar que autodonacion pura implica manifestacion completa, "lo que esta dado exactamente en el sentido que esta mentado, y dado por si mismo en el sentido mas estricto" (Hua II, p. 61) (35). Por ello, evita todo peligro de contaminar la evidencia pura con evidencia mediata.

La donacion absoluta, asi entendida, no significa que haya autodonacion de objetos singulares ingredientes, y Husserl plantea por ello la cuestion de la extension de la autodonacion y la pregunta por el sentido en que se vincula con las cogitationes y los objetos universales que las generalizan. A proposito de esto, Husserl aclara que no se trata de tomar las vivencias absolutas como material de mecanismos de abstraccion intuitiva, dado que con esto crece exponencialmente el riesgo de introducir elementos no certificados y reanimar lo enigmatico. Es por ello que se plantea que, si bien es cierto que el "conocimiento intuitivo es aquella forma de razon que se propone traer el entendimiento a la razon" (Hua II, p. 62) (36), debe hacerlo con lo menos posible de entendimiento para que no comprometa y distorsione con su falta de garantia.

Se establece de este modo un planteo que se repetira en toda la obra husserliana y que tendra especial impacto en la critica al psicologismo. Este yerra precisamente porque confunde la investigacion intuitiva con la esfera de la percepcion interna (37). Hay multiples modos de objetualidad y con ellos multiples modos de donacion, y la donacion del ser que se da en la percepcion interna se asocia con la de la ciencia natural. En obras posteriores extraera Husserl mas consecuencias de esta asociacion para indicar la radical diferencia de la fenomenologia.

3.2 LOS MODOS DE LA DONACION

LA QUINTA LECCION constituye un texto especialmente influyente en la fenomenologia posterior. De la rapida mencion del modo en que de la percepcion del color se obtiene, por reduccion, el fenomeno puro de color, y, por abstraccion pura, la esencia de color fenomenologico en cuanto tal, Husserl pasa al examen del recuerdo, donde parece suceder algo similar, pero le interesa notar que en la captacion del tono de un fenomeno sonoro parece captarse con evidencia mas alla del ahora, de modo que el recuerdo retiene intencionalmente la fase temporal (Hua II, pp. 67-68). El ejemplo de la duracion del tono sonoro sirve para senalar que lo temporal ofrece el caso de algo que no se encuentra en el fenomeno "y aun asi se constituye en el fenomeno" (Hua II, p. 68) (38). Por esta via se acerca Husserl a la donacion de esencias y su funcion de universalizacion, de lo cual son ejemplo la rememoracion y la fantasia tanto como la percepcion. En todos los casos hay intuicion y las posiciones de existencia son irrelevantes, de lo cual se ofrecen como ejemplos los casos de la fantasia sin recuerdo y el color fantaseado, que muestran que el juicio de esencias es independiente de la diferencia entre percepcion y fantasia (Hua II, pp. 69-70).

Esto permite afirmar que existencia y esencia son modos de ser en dos modos de autodonacion y lo que interesa al analisis fenomenologico es el juicio generico de esencias que excede a los objetos singulares. La evidencia de la cogitatio no es algo simple, sino que abre a un amplio plexo de apariciones que crean los objetos. En este sentido dira Husserl que "la conciencia que intuye es [...] actos de pensamiento formados de ciertas maneras" (Hua II, p. 72) (39) para que haya donacion de las cosas. Por ello se sugiere que "hasta donde llegue la evidencia real efectiva, hasta alli llega tambien la donacion" (Hua II, p. 73) (40), pero hay que averiguar que esta verdaderamente dado y que no, con el objetivo, de nuevo, de evitar introducir los efectos de pensamiento inautentico.

Esto pone a Husserl en la necesidad de mostrar los diferentes modos de la donacion autentica, que indica "la constitucion de los diferentes modos de objetualidad y las relaciones de unos con otros" (Hua II, p. 74) (41). Donde podriamos esperar una lista exhaustiva adviene una enumeracion abierta:

[...] la donacion de la cogitatio, la donacion de la cogitatio revivida en un recuerdo fresco, la donacion de la unidad de la aparicion que dura en la corriente de fenomenos, la donacion de su modificacion, la donacion de la cosa en la percepcion "externa", la donacion de las diferentes formas de la fantasia y la rememoracion, asi como, en los nexos correspondientes, la donacion de multiples percepciones y demas formas de representacion que se unifican sinteticamente. Y, por supuesto, tambien tenemos las donaciones logicas, la donacion de la universalidad, del predicado, del estado de cosas, etcetera; y asimismo la donacion del contrasentido, de la contradiccion y del no-ser, etc. (Hua II, p. 74).

Tras este listado Husserl sostiene que la donacion se da en el fenomeno del conocimiento, y es por ello que "en la consideracion de esencias hay que investigar por todas partes esta correlacion por el momento tan maravillosa" (Hua II, p. 74) (42), en un asombro que es en algun sentido el corolario de la salida del enigma. Podria decirse que el misterio de la trascendencia lleva a la maravilla de la donacion. En esta clave debe comprenderse la afirmacion de que "el problema verdaderamente importante es el de la donacion ultima de sentido del conocimiento y, por tanto, el de la objetualidad en cuanto tal, que solo es lo que es en su correlacion con el conocimiento posible" (Hua II, pp. 75-76) (43).

Solamente en este marco puede intuirse con evidencia. La donacion, por ser absoluta, ofrece la norma ultima.

Con la vinculacion entre la correlacion de conocimiento y objetualidad y la donacion concluye el texto de las lecciones, pero cabe detenerse en otra dimension de esta misma obra, especialmente porque se revela de suma importancia para nuestro recorrido. El texto de La idea de la fenomenologia se establecio a partir del manuscrito y la transcripcion de Landgrebe, hecha entre 1923 y 1926. Contiene en escritura taquigrafica el texto de las lecciones, pero adosa tambien un curso de ideas que parece haber sido una reformulacion para la quinta leccion que resume los puntos salientes del curso integro. En este sentido, sirve como una vision comprehensiva que ordena lo que hemos visto y marca tres estratos de reflexion que introducen a la fenomenologia, lo cual hace del "Curso de ideas" un recorrido en si mismo relevante.

Alli se sintetiza la tematica diciendo que trata de como se alcanza el conocimiento de "las cosas que existen en si mismas [an sich Seienden Sachen]" (Hua II, p. 3). En efecto, partiendo de la distincion entre actitud natural y actitud filosofica, afirma que al reflexionar de modo natural sobre el conocimiento se cae en contrasentidos, por lo cual se debe avanzar en su critica siguiendo el metodo fenomenologico entendido como "doctrina universal de las esencias, en la que la ciencia de la esencia del conocimiento se encuentra en su lugar" (Hua II, p. 3) (44). Entre ellas, la filosofia debe desentranar la esencia misma del conocimiento como condicion de posibilidad para la validez de cualquier afirmacion ulterior.

El metodo que este objetivo supone se resume en tres pasos que aqui mencionamos brevemente para senalar los puntos que Husserl considera centrales en el camino recorrido y organizan, por tanto, su vision del metodo en este momento. El primero, como hemos visto, parte de la meditacion cartesiana sobre la duda y ofrece el dato incontrovertible de la cogitatio en tanto dato absoluto (absolute Gegebenheit). El termino Gegebenheit apunta aqui a dar cuenta de lo que es dado de manera directa a la conciencia y es por tanto ya un conocer, aspecto que, segun vimos, cierra la quinta leccion. Con la renuncia a lo trascendente, es preciso operar sobre el material de las vivencias a traves de la reduccion fenomenologica, que implica precisamente una suspension de las posiciones trascendentes sin perdida de contenido, ya que se accede a todas las ciencias como fenomenos y no como sistemas de verdades.

Sobre esta base, en el segundo paso en la consideracion fenomenologica se produce un abandono de la psicologia, a la vez como ciencia empirica, a la manera de las criticas de Investigaciones logicas, y como psicologia descriptiva, orientada a vivencias que conservan el sentido de existentes en el mundo. No se trata de como puede el yo mundano alcanzar en sus vivencias un ser en si, sino "como puede la absoluta autodonacion del conocimiento alcanzar algo que no se da en si mismo" (Hua II, p. 7) (45). Con la referencia a la abstraccion ideativa, la intuicion de esencias, se abre el campo de la objetividad esencial. La reduccion fenomenologica excluye lo trascendente y revela un campo de lo a priori dentro de la autodonacion absoluta, donde todas las cosas, incluidas "yo, el mundo y Dios, asi como las multiplicidades matematicas y las objetividades cientificas, permanecen en la indecision" (Hua II, p. 9) (46).

Se trata de un punto fundamental en la presentacion, ya que bosqueja una nocion de sujeto bien distinta de la tradicion cartesiana, a la que refiere Husserl diciendo que "para Descartes, descubrirla y abandonarla fue todo uno" (Hua II, p. 10). Reparemos en este punto en la apelacion al error cartesiano para aludir a la necesidad de evitar el psicologismo, lo cual abre un vinculo entre las referencias a la psicologia y la reelaboracion del cartesianismo, que en la vision tradicional sobre las vias hacia la fenomenologia aparece oscurecido.

Para concluir este curso de ideas, Husserl presenta el tercer paso en la consideracion fenomenologica, indicando un tercer estrato de reflexion, a proposito de la extension y limites de la autodonacion, dado que lejos de un esquema simple, donde se captan los propios actos y se eleva lo intuido a conciencia de lo universal, adviene la amenaza de que las cogitationes "ocultan todo tipo de trascendencias" (Hua II, p. 11) (47). La ambiguedad del fenomeno apunta al fenomeno mismo y a lo que aparece en el, ofreciendo dos datos absolutos, donde el objeto no es un fragmento del fenomeno.

Con esto se presenta el problema de la constitucion, que apunta a que las cosas se constituyen en las vivencias, aunque no puedan encontrarse como ingredientes en aquellas vivencias: son y existen en la aparicion y estan dadas en si mismas gracias a ella. La fenomenologia investiga los tipos de correlacion entre fenomeno del conocimiento y objeto de conocimiento, de modo tal que el objeto real trascendente se constituye gradualmente. Este camino lleva a plantear que se trata de problemas de la donacion, entendidos como "problemas de la constitucion de todo tipo de objetualidades en el conocimiento" (Hua II, p. 14) (48), aclarando a la vez que no se trata de toda autodonacion, sino de la que opera un yo trascendental tras la reduccion, de modo tal que emerge el metodo del analisis de esencias en la esfera de la evidencia inmediata.

4. Corolarios

EL INTERES PRIORITARIO DE LA TRAMA de La idea de la fenomenologia es sentar la posibilidad de una critica fenomenologica del conocimiento mostrando sus requisitos y en este sentido no es una aplicacion del metodo sino una presentacion de su plausibilidad. E esta obra conviven un nivel critico que apunta al problema de la posibilidad del conocimiento y un nivel meta-critico que explora el problema de "la posibilidad del conocimiento de la posibilidad del conocimiento" con ambos planos en interaccion. En este marco se presenta la relacion entre el material cartesiano y el desarrollo fenomenologico de un modo que seguiria el propio camino de descubrimiento por el que avanzo Husserl, como sugiere L. Hardy (1999, p. 3).

El recurso al cartesianismo que hemos encontrado y que debe ser redefinido para convertirlo en herramienta de resolucion del enigma de la trascendencia apela a la autodonacion inmediata de la conciencia y su diferencia con la donacion de los objetos, de modo que la primera se da plenamente y aparece de forma total, mientras que la segunda es siempre parcial. La donacion inmanente de la conciencia constituye por tanto un campo que resiste a toda duda y ofrece el suelo firme que es imposible encontrar en los objetos trascendentes. No encontramos en esta obra todavia las precisiones ni los enfoques de detalle que caracterizan Ideas I, pero los anuncia anticipadamente, ofreciendo el fundamento de las argumentaciones. Con ello arribamos, habiendo pasado del enigma de la trascendencia a la maravilla de la donacion, al terreno de la fenomenologia como ciencia eidetica descriptiva de las vivencias de la conciencia trascendentalmente reducidas.

doi: 10.11l44/Javeriana.uph35-71.tdehm

Referencias

Benoist, J. (2002). Husserl and Bolzano. En: A.T. Tymieniecka. (Ed. de la serie). Analecta Husserliana. The Yearbook of Phenomenological Research: Vol. 80. Phenomenology World-Wide (pp. 98-100). doi:10.1007/978-94-007-04732_8

Beyer, C. (1996). Von Bolzano zu Husserl. Eine Untersuchunguber den Ursprung der phanomenologischen Bedeutungslehre. Dordrecht: Kluwer.

Biemel, W. (1956). Husserl, Personliche Aufzeichnungen. Philosophy and Phenomenological Research, 16(3), 293-302.

Canto-Sperber, M. (1991). Traduction inedite, introduction et notes. Platon, Menon. Paris: Flammarion.

De Muralt, A. (1974). The Idea of Phenomenology. Illinois: Northwestern University Press.

Drummond, J. (2005 [1975]). The Structure of Intentionality. En: R. Bernet, D. Welton, & G. Zavota. (Eds.). Critical Assessments of Leading Philosophers (vol. 3) (pp. 31-60). London: Routledge.

Follesdal, D. (1978). Brentano and Husserl on Intentional Objects and Perception. Grazer Philosophische Studien, 5, 83-94.

Gonzalez Porta, M. (2010). Psicologismo e idealismo en Frege y Husserl. Capa, 117(37), 57-86.

Hamrick, W. (1985). Phenomenology in Practice and Theory. Dordrecht: Martinus Nijhoff.

Hanna, R. (1993). Logical Cognition: Husserl's Prolegomena and the Truth in Psychologism. Philosophy and Phenomenological Society, 53, 251-275.

Hardy, L. (1999). The Idea of Phenomenology. Dordrecht: Kluwer.

Heidegger, M. (1976). [GA]. Gesamtausgabe, 9, Wegmarken. F.-M. von Herrmann (Ed.). Frankfurt am Main: Vittorio Klostermann. [Hay edicion en castellano: Heidegger, M. (2007). Hitos. (A. Leyte y H. Cortes, Trad.). Madrid: Alianza].

Husserl, E. (1950-2009). [Hua] Husserliana: Gesammelte Werke I-LX. Dordrecht: Springer [con anterioridad: Den Haag: Martinus Nijhoff; Dordrecht/Boston/London: Kluwer Academic Publishers].

Huemer, W. (2004). Husserl's Critique of Psychologism and his Relation to the Brentano School. En: A. Chrudzimski & W. Huemer. (Eds.). Phenomenology and Analysis: Essays on Central European Philosophy (pp. 199-214). Frankfurt: Ontos.

Inverso, H. (2014). "El espiritu absoluto deberia tener tambien un cuerpo". Una revision de la relacion entre epoche y corporalidad en Husserl y Merleau-Ponty. Devenires, 29, 63-82.

Inverso, H. (2015). El mundo entre parentesis. Una arqueologia de las nociones de reduccion y corporalidad. Buenos Aires: Prometeo.

Inverso, H. (2016a). Fenomenologia de lo inaparente (Tesis doctoral). Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina.

Inverso, H. (2016b). La fenomenologia de lo inaparente y el problema de las vias de acceso a lo trascendental. Eidos, 26, 43-73.

Kern, I. (1977). The Three Ways to the Transcendental Phenomenological Reduction in the Philosophy of Edmund Husserl. En: F. Elliston, et al. (Eds.). Husserl: Exposition and Appraisals (pp. 126-149). Notre Dame: University of Notre Dame Press.

Kuhn, H., Ave-Lallemant, E., & Gladiator, R. (Eds.). (1976). Die Munchner Phanomenologie. Halle: Phenomenologica.

Luft, S. (2004). Husserl's Theory of the Phenomenological Reduction: Between Life-World and Cartesianism. Research in Phenomenology, 34(1), 198-234.

Mohanty, J. (2003). The Concept of 'Psychologism' in Frege and Husserl. En: D. Jacquette. (Ed.). Philosophy, Psychology and Psychologism (pp. 113-130). Netherlands: Kluwer.

Mohanty, J. (2005). Husserl's Concept of Intentionality. En: R. Bernet, D. Welton, & G. Zavota. (Eds.). Critical Assessments of Leading Philosophers (vol. 3) (pp. 113-130). London: Routledge.

Nehamas, A. (1985). Meno's Paradox and Socrates as a Teacher. Oxford Studies in Ancient Philosophy, 3, 1-30.

Rabanaque, L. (2011). Actitud natural y actitud fenomenologica. Sapientia, 67, 147-163.

Schuhmann, K. (1997). Philosophy and Art in Munich around the Turn of the Century. Poznan Studies in the Philosophy of the Sciences and the Humanities, 54, 35-51.

Sebestik, J. (2003). Husserl Reader of Bolzano. Husserl's Logical Investigations Reconsidered. Contribution to Phenomenology, 48, 59-81.

Seebohm, T. M. (1991). Psychologism Revisited. En: T. Seebohm, D. Follesdall, & J. N. Mohanty. (Eds.). Phenomenology and the formal sciences (pp. 149182). Dordrecht: Kluwer.

Spiegelberg, H. (1982). The Phenomenological Movement. Den Haag: Martinus Nijhoff.

Staiti, A. (2012). The Pedagogic Impulse of Husserl's Ways into Transcendental Phenomenology. Graduate Faculty Philosophy Journal, 33(1), 39-56.

Walton, R. (2006). La filosofia como ciencia estricta segun Husserl. Anuario de filosofia juridica y social, 21-53.

Walton, R. (2009). La intencionalidad. Sus modos y desvelamiento. En: N. Corona. (Ed.). La fenomenologia. Sus origenes, desarrollos y situacion actual (pp. 11-38). Buenos Aires, Universidad de Buenos Aires.

Xolocotzi, A. (2009). Las cosas de la fenomenologia. Notas sobre la idea husserliana de una filosofia cientifica. Acta fenomenologica latinoamericana, III, 121-137.

Zirion Quijano, A. (1989). La palabra de las cosas. Reflexiones sobre el lema "A las cosas mismas". En: A. Zirion Quijano. (Comp.). Actualidad de Husserl (pp. 99-123). Mexico: Universidad Nacional Autonoma de Mexico/Fundacion Gutman/Alianza Editorial Mexicana.

Zirion Quijano, A. (1990). Breve diccionario analitico de conceptos husserlianos. Mexico: Universidad Nacional Autonoma de Mexico.

Zirion Quijano, A. (2003). La nocion de fenomenologia y el llamado a las cosas mismas. En: A. Xolocotzi (Coord.). Hermeneutica y fenomenologia. Primer Coloquio (pp. 31-58). Mexico: Universidad Iberoamericana.

HERNAN G. INVERSO *

* Universidad de Buenos Aires / ANCBA-CONICET.

Correo electronico: hernaninverso@filo.uba.ar

Recibido: 24.02.17

Aceptado: 23.01.18

Disponible en linea: 15.09.18

(1) El primer volumen corresponde a los "Prolegomenos a la logica pura", que presentan una critica al psicologismo, usualmente asociada con las criticas que Frege le dirigiera a Filosofia de la aritmetica. Sobre este punto, veanse: Hanna,1993; Mohanty, 2003; Huemmer, 2004.

(2) Veanse Kuhn, Ave-Lallemant y Gladiator, 1976; Spiegelberg, 1982; Schuhmann, 1997.

(3) El episodio es relatado por Husserl en los Personliche Aufzeichnungen editados por Biemel (1956, pp. 293-294).

(4) "Ich sehe eine Bierflasche, die braun ist, ich halte mich an das Braun in seinere Ausbreitung 'so wie es wirklichgegeben ist, ich schliefie alles, was im Phanomen blofi gemeint und nichtgegeben ist, aus" El manuscrito 35 o manuscrito de Seefeld sobre la individuacion usualmente se consigna como un suplemento al texto de Sobre la fenomenologia de la conciencia interna del tiempo. Acerca de las hojas de Seefeld, redactadas por Daubert sobre filosofia trascendental y fenomenologia, vease Hamrick 1985, p. 8.

(5) La cuestion de las vias hacia lo trascendental es de fundamental importancia en el despliegue del pensamiento husserliano. Sobre este punto, vease el trabajo tradicional de Kern (1977) y las relecturas de Drummond, 2005; Luft, 2004; Staiti, 2012 e Inverso, 2016b.

(6) Vease, por ejemplo, Hua II, p. 19, donde se dice que el conocimiento "se nos presenta de repente como un misterio [steht mit einem Mal ais Mysterium da]". Sobre la caracterizacion de la actitud natural y la actitud fenomenologica, vease L. Rabanaque, 2011.

(7) "einen Zusammenhang von wissenschaftlichen Disziplinen"

(8) "bezeichnet aber zugleich und vor allem eineMethode undDenkhaltung"

(9) "Die dem naturlichen Denken selbstvertandliche Gegebenheit der Erkenntnisobjekte in derErkenntnis wird zum RatseE.

(10) "Denn objektive Triftigkeit der Erkenntnis uberhaupt ist nach Sinn und Moglichkeit ratselhaft und dann auch zweifelhaftgeworden, und exakte Erkenntnis wird dabei nicht minder ratselhaft ais nicht exakte, wissenschaftliche nicht minder ais vorwissenschaftliche".

(11) "dieganze Welt [...] die sich mit dem Index der Fraglichkeit zu verstehen".

(12) "Unklarheit und Zweifelhafiigkeit, die erkenntnissen sonst den Charakter des Ratselhafien, Problematischen verleihen"

(13) "Wenn wir kein Sein als vorgegeben hinnehmen durfen, weil die erkenntniskritische Unklarheit es mit sich bringt, das san sich und doch in der Erkenntnis erkannt sei, so miss sich doch ein Sein aufweisen Lassen, das wir als absolut gegeben und zweifellos anerkennen mussen, sofern es eben in einer weise gegeben ist, dass bei ihm vollige Klarheit besteht, aus der Frage ihre unmittelbare Antwort findet und finden muss".

(14) Sobre la nocion y usos de epoche en la tradicion previa, vease Inverso, 2015, especialmente lo pertinente a la tradicion antigua y a Descartes.

(15) "von dem Ratsel, das den Anlass zu allen skeptischen Verwirrugen gegeben hatte".

(16) "und ist der Erkenntnistheorie alle Erkenntnis ein Ratsei, so auch die erste, mit der sie selbst beginnf.

(17) Sobre la paradoja del conocimiento, vease Nehamas, 1985 y Canto-Sperber, 1991; y, en relacion con las criticas platonicas en contra de los megaricos, Inverso, 2014.

(18) "das Ratseigewissen anderen Erkenntnissen nicht einwohnf.

(19) " transzenden t o bjektivierende Erken n tn is".

(20) "setzt Objekte ais seiend".

(21) "sie ist das Ratsei, das der naturiichen Erkenntnis in den Weg tritt und den Antrieb fur die neuen Forschungen biidef.

(22) "es darfdanach Transzendentes nicht ais vergegeben benutzt werden"

(23) "das Wie ist ratseihaft, wahrend das Dass absoiut sicher ist".

(24) Sobre la intencionalidad y su funcion en el sistema general, veanse Mohanty, 2005; Drummond, 2005 y Walton, 2009.

(25) "istvom Ratselder Transzendenz frei'.

(26) "absoluter immanenter Gegebenheiten darstellen, in welchem Sinn wir Immanenz auch deuten"

(27) Seguimos a Zirion Quijano, que traduce reell como "ingrediente", para diferenciarlo de "real" (real), aplicado a lo que existe de modo espacial o temporal, frente a lo ideal o lo irreal, sustraidos al tiempo. Reell refiere a lo que se encuentra efectivamente contenido en las vivencias intencionales como sus partes. Frente a ello, para mentar las cosas del mundo, Husserl se vale de los adjetivos real o wirklich. Los contenidos reales (reell) se diferencian de los contenidos ideales (ideell) de la conciencia, que refieren a lo que la conciencia mienta, el objeto meramente intencional, noematico. Sobre este punto, veanse [seccion]14 y [seccion]16 de la quinta de las Investigaciones logicas (Hua XVIII).

(28) "in Form der reflektiven un rein immatenten"

(29) "mit dem A priori in der Sphare der Ursprunge, der absoluten Gegebenheiten"

(30) Husserl respondio a esta critica en la segunda edicion de Investigaciones logicas, remitiendo los antecedentes a las "verdades en si mismas" planteadas por Bolzano y la interpretacion de la doctrina platonica de Lotze, que reniega de todo sustancialismo de las entidades ideales, que Husserl juzga una posicion superada. Veanse, por ejemplo, Hua XX/I, p. 121 y Hua XXIV, p. 37. Sobre el platonismo de Husserl, vease A. de Muralt, 1974, pp. 35-43.

(31) "die Erkenntniserleibnisse, dasgehort zu ihrem Wesen, haben eine intentio".

(32) "das Gegenstandliche kann erscheinen, kann im Erscheinen einegewisse Gegebenheit haben, wahrend esgleichwohl weder reell im Erkenntnisphanomen ist, noch auch sonst ais cogitatio ist".

(33) Afirma Husserl en la Crisis: "Cada vez mas se vuelve enigmatica la razon misma y lo existente para ella [...], hasta que finalmente el problema universal de la mas profunda relacion esencial entre la razon y lo existente en general, que se hizo conscientemente manifiesto, debio convertirse en el enigma de todos los enigmas (Ratsel aller Ratsel), en el verdadero tema de la filosofia (Hua VI, p. 208)". Esta expresion hiperbolica recuerda otra bien conectada a esta, que presenta "la maravilla de todas las maravillas": el puro ego y la pura conciencia, en Ideas III (Hua V, p. 75), formula a la que Heidegger responde con "que las cosas existan", en el postfacio a ?Quees metafisica? (GA, p. 9).

(34) Este punto explica la recurrencia de la linea de recepcion en que se encuentran, por ejemplo, Michel Henry y Jean-Luc Marion respecto de este texto, en el cual Husserl vuelve sobre la nocion de donacion para aclarar que la reduccion fenomenologica no implica limitarse a la esfera de la cogitatio, sino que refiere a la esfera de la autodonacion pura.

(35) " wasgenau in dem Sinn, in dem esgemeint ist, auchgegeben ist undselbstgegeben im strengsten Sinn"

(36) "Schauende Erkenntnis ist die Vernunft, die sich vorstzt, den Verstand eben zur Vernunft zu bringen"

(37) Sobre la cuestion del psicologismo, veanse T. Seebohm, 1991, pp. 149-182; D. Jacquete, 2003, y especialmente J. Mohanty, 2003, pp. 113-130, y M. Gonzalez Porta, 2010.

(38) "und doch konstituiert es sich im Phanomen"

(39) "das schauende Bewusstsein, das sind [...] so und so geformte Denkakte".

(40) "soweit wirkliche Evidenz reicht, soweit reicht Gegebenheif.

(41) "die Konstitution der verschiedenen Modi der Gegenstandlichkeit und ihre Verhaltnisse zueinander herauszustellen".

(42) "in der Wesenbetrachtung dieser zunachst so wunderbaren Korrelation nachzugehen"

(43) "das wahrhaft bedeutsame Problem das der letzten Sinngebung der Erkenntnis ist und damit zugleich der Gegenstandlichkeit uberhaupt, die nur ist, was sie ist, in ihrer Korrelation zur moglichen Erkenntnis".

(44) "die allgemeine Wesenslehre, in die sich die Wissenschaft vom Wesen der Erkenntnis einordnef.

(45) " wie kann die absolute Selbstgegebenheit der Erkenntnis eine Nicht-Selbstgegebenheit treffen".

(46) "das Ich und Welt und Gott und die mathematischen Mannigfaltigkeiten und was immer fur wissenschaftliche Objektivitaten dahingestellt bleiben"

(47) "bergen allerlei Transzendenzen".

(48) "der Konstitution von Gegenstandlichkeitenjeder Art in der Erkenntnis".
COPYRIGHT 2018 Pontificia Universidad Javeriana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Inverso, Hernan G.
Publication:Universitas Philosophica
Date:Jul 1, 2018
Words:9727
Previous Article:RATURER LA THEORIE MIMETIQUE: MARION AU-DELA DE GIRARD.
Next Article:?PARTIR DEL DASEIN O PARTIR DEL JUDAISMO? EL JUDAISMO COMO CATEGORIA FILOSOFICA EN LEVINAS Y UNA POSIBLE ACTUALIZACION DEL PROBLEMA.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2022 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |